You are on page 1of 10

Microscopia Urinaria

1. Leucocitos: La presencia de leucocitos en la orina suele indicar que hay


alguna inflamación en las vías urinarias. En general, sugiere infección
urinaria, pero puede estar presente en varias otras situaciones, como
traumas, uso de sustancias irritantes o cualquier otra inflamación no causada
por un agente infeccioso.

Figura 1. Cilindro de Leucocitos.

2. Eritrocitos: Los hematíes se eliminan en forma muy reducida en la orina,


incluso en personas normales, los eritrocitos se identifican al examen
microscópico como discos redondos de color débilmente amarillo rojizo, con
doble contorno.

Figura 2. Hematies en la orina


3. Cilindros: La presencia de cilindros indica casi siempre la presencia de una
enfermedad renal, aunque la evidencia de alguno de ellos (hialinos y
granulosos) pueden encontrarse en personas sanas tras grandes esfuerzos
físicos.
Existen diversos tipos de cilindros:
 Cilindros epiteliales: Están compuestos de epitelio tubular descamado.
Su presencia se aprecia especialmente en la fase de recuperación de
la diéresis luego de una falla renal aguda por necrosis tubular
isquémica o tóxica. Son poco frecuentes.

Figura 3. Cilindros epiteliales

 Cilindros hialinos: Está compuestos por una proteína de alto peso


molecular (mucoproteina de Tamm-Horsfall) que se produce y elimina
en cantidades muy pequeñas en condiciones normales.

Figura 4. Cilindros hialinos

 Cilindros céreos: Suelen ser más anchos que los hialinos, muestran
una refringencia mucho mayor y no son fáciles de omitir. Presenta
muescas o hendiduras finas en sus bordes, que se dirigen
perpendicularmente al eje longitudinal del cilindro.
Figura 5. Cilindros Céreos

 Cilindros granulosos: Ocasionalmente pueden aparecer en personas


sanas, aunque su presencia se relaciona con enfermedades agudas y
crónicas del riñón. Suelen ser más grandes que los hialinos y
presentar inclusiones granulares.

Figura 6. Cilindros granulosos


 Cilindros con inclusiones lipídicas: Se diferencian de los epiteliales por
la inclusión de gotas de grasa en las células tubulares. Se observan
en el curso de un Sme. Nefrótico.

Figura 7. Cilindros con inclusiones lipídicas

 Cilindros eritrocitarios: Se componen de eritrocitos hinchados que se


adhieren a una sustancia fundamental hialina. Indican siempre el
origen renal de la hematuria y por consiguiente se trata de un hallazgo
muy valioso. Aparecen fundamentalmente en la Glomerulonefritis
aguda y crónica y también en la Nefropatía lúpica, panarteritis nodosa,
endocarditis bacteriana asociada a Glomerulonefritis.

Figura 8. Cilindros eritrocitarios

4. Epitelios: Los elementos epiteliales son frecuentes en el sedimento urinario


y su valor diagnóstico muy reducido.
Existen diversos tipos:
 Epitelio plano: Procede de los genitales externos o de la porción inferior de
la uretra. Se trata de grandes células de aspecto irregular con un núcleo
pequeño y redondo, pudiendo observarse en forma frecuente un repliegue
parcial en el borde celular

Figura 9. Epitelio plano

 Epitelio de transición: Tiene su origen desde la pelvis renal, uréter y vejiga,


hasta la uretra. Su presencia acompañada de leucocituria puede indicar una
inflamación de la vía urinaria descendente. En caso de apreciar anomalías
nucleares deberá descartarse un proceso maligno. Estas células son más
pequeñas que las del epitelio plano, son redondeadas con "cola" y su núcleo
es más grande y redondo.
Figura 10. Epitelio de transición

 Epitelio tubular o renal: Son células algo mayores que los leucocitos y
presentan granulaciones. Su núcleo, de difícil visualización es grande y
redondo.

Figura 11. Epitelio renal

5. Cristales: Los cristales pueden adoptar múltiples formas que dependen del
compuesto químico y del ph del medio.
En comparación con otros elementos de la orina, los cristales sólo poseen
significación diagnóstica en muy pocos casos.
 Uratos: Se encuentran en forma amorfa en orinas ácidas o conformando un
cilindro, lo que puede llevar a confusión. Cuando se eliminan en grandes
cantidades, se reconocen macroscópicamente como un precipitado rojo-
pardo (polvo de ladrillo).

Figura 12. Uratos


 Ácido úrico: En la orina ácida pueden adoptar múltiples formas (cuadros
romboidales, rosetas, pesas, barriles, bastones). Son frecuentes en orinas
concentradas, como ocurre en la fiebre, en la gota y en la lisis tumoral.

Figura 13. Cristales de Acido úrico


 Oxalato de calcio: Es incoloro y muy birrefringente. Es característica su
forma en sobre de carta. Se producen con gran frecuencia luego de la
ingesta de alimento ricos en oxalato.

Figura 14. Cristales de oxalato de calcio


 Sulfato de calcio: Se observan como agujas largas y finas. Son raros y sólo
se detectan en orinas muy ácidas.

Figura 15. Sulfato de calcio


 Bilirrubina: Se observan de forma abundante en patologías donde esté
implicada la aparición de bilirrubina, como afectaciones hepáticas y
destrucción de hematíes.

Figura 16. Bilirrubina


 Fosfato amónico-magnésico: Se aprecian como formas incoloras en "tapa
de ataúd" en la orina alcalina. Aparecen como consecuencia de la
fermentación amoniacal en casos de bacteriuria marcada.

Figura 17. Fosfato amónico-magnésico

 Cistina: Se detectan en orinas ácidas como cuadros hexagonales incoloros.


Se observan en la cistinuria, trastorno congénito de la reabsorción tubular
de cistina.

Figura 18. Cistina

 Colesterol: Pueden aparecer en síndrome nefrótico, aunque también se


observan en orinas normales.

Figura 19. Colesterol

 Cristales de tirosina: Son muy poco frecuentes y sólo se observan en orinas


ácidas. Su color varía desde incoloros a amarillo pardo. Su forma es la de
agujas muy finas y refringentes, apareciendo en grupos o acúmulos.
Figura 20. Cristales de tirosina

 Cristales de leucina: Se los encuentra en orinas ácidas en forma de esferas


con estriaciones concéntricas. Son altamente refringentes y aparecen como
cuerpos amarillentos u amarronados. Aparecen en la orina en asociación
con los cristales de tirosina.

Figura 21. Cristales de leucina

6. Otros
 Cuerpos cilindroides y pseudocilindros: Es importante conocer estas estructuras para no
confundirlas con los verdaderos cilindros. Tienen forma de banda longitudinal, acaban en
punta por los extremos o se disponen en filamentos. Su origen no está bien determinado.

Figura 22. Cuerpos cilindroides y pseudocilindros

 Tricomonas: Se destacan en el sedimento urinario por su movilidad, por lo que no basta con
observar una imagen inmóvil con un aspecto sugerente. Se trata de estructuras redondas u
ovaladas que disponen de cuatro flagelos en uno de los polos, generalmente móviles. Su
tamaño es aproximadamente 2 a 3 veces mayor que el de los leucocitos. Suelen encontrarse
en la orina de mujeres con infección vaginal y en ocasiones indican infección vesical.

Figura 23. Tricomonas

 Hongos (levaduras): Son estructuras incoloras de forma ovalada. A veces se los puede
confundir con eritrocitos, pero son algo más pequeños que éstos, además con frecuencia
presentan evaginaciones tubulares o filamentosas, (hifas).

Figura 24. Hongos

Bibliografia
 HUERTA, A. (16 de Octubre de 2018). Valoración clínica y metabólica. Obtenido de:
Blogspot: http://proyectodevaloracion.blogspot.com/2011/04/examen-general-de-orina-
analisis.html
Botanica.(12 de noviembre del 2002).Analisis de Orina.Obtenido de:
http://www.botanica.cnba.uba.ar/Pakete/6to/membr-casos/Fisiol-Nefron/Analisis-
Orina.htm

 Slishare .(3 de noviembre del 2010). Sedimento urinario 2010.Obtenido de:


https://es.slideshare.net/drecma/sedimento-urinario-2010
 Dalet Escribá, F. Sedimento Urinario. Tratado y Atlas. Safel Editores, 2000.