Sie sind auf Seite 1von 7

CAPÍTULO 21 - DISPOSITIVOS DE PROTECCIÓN

21.1 DISPOSITIVOS FUSIBLES

21.1.1 Características

Los fusibles de baja tensión se individualizan con un par de letras, que pueden ser “a” o “g”
para la primera y L, R, M, Tr, C* o B para la segunda. Los pares más difundidos se clasifican
por su uso en:

- gl y gll protección de aparatos de maniobra en general


- aR: protección de semiconductores de potencia contra cortocircuitos
- aM: protección de motores contra cortocircuitos
- gTr: protección completa de transformadores
- gR: protección completa de semiconductores
- gB: protección de circuitos mineros
- gC*: protección de capacitores

* No normalizado.

Los fusibles de uso general (tipos gl y gll), son fusibles limitadores de corriente, capaces de
interrumpir, en condiciones especificadas, todas las corrientes que pueden ocasionar la
fusión del elemento fusible, hasta su capacidad de interrupción nominal. Son empleados en
la protección de conductores eléctricos contra sobrecargas y cortocircuitos.

Los fusibles de respaldo (tipo aM) son limitadores de corrientes capaces de interrumpir, en
condiciones específicas, todas las corrientes entre el menor valor indicado en sus
características tiempo corriente y su capacidad de interrupción nominal. Son utilizados
generalmente para proporcionar protección contra cortocircuitos, siendo normalmente
utilizados en combinación con otro dispositivo (que proporciona la protección contra
sobrecargas y contra los cortocircuitos hasta un determinado valor).

A continuación se definen los valores nominales que deben conocerse:

21.1.1.1 Corriente nominal (del fusible)

Corriente que puede circular por el fusible en forma permanente sin producir su operación, ni
elevación de temperatura mayor que la admisible (usualmente entre 65 ºC y 70 °C) ni
envejecerlo o apartarlo de su característica de operación.

En otras palabras, es la corriente de servicio del fusible, la cual no lo altera ni modifica en lo


más mínimo.

21.1.1.2 Corriente presunta de cortocircuito

Es la corriente de cortocircuito que se produciría en el lugar de instalación del fusible cuando


se lo reemplaza por una barra de impedancia nula.

21.1.1.3 Capacidad de ruptura

Es la máxima corriente de cortocircuito que el fusible es capaz de interrumpir a tensión


nominal.
21.1.1.4 Corriente de paso

Es el máximo valor instantáneo de corriente que el fusible deja pasar, el cual puede ser
bastante inferior al que atravesaría el circuito, si el fusible no estuviera instalado en él.

21.1.1.5 Tiempo de operación

Es el tiempo que tarda el fusible en interrumpir la corriente de falla. Como los ensayos para
determinar estos valores son destructivos y además los fusibles no son siempre
exactamente iguales, los valores de la curva característica corriente – tiempo, poseen una
tolerancia que usualmente es del orden del 5 % al 10 %, en términos de corriente.

21.1.1.6 Energía específica

Este término, usualmente indicado como I2t, representa en cierta medida la energía que el
fusible deja pasar en su operación, medida en A2S, o sea que muestra la solicitación térmica
a la que estará sometido el equipo protegido, por ejemplo un transformador o
semiconductor.

Si se posee el dato del I2t soportado por el equipo, puede compararse directamente con el
del fusible.

21.1.1.7 Tensión nominal (del fusible)

Es la tensión de trabajo, para la cual está definida la capacidad de ruptura, generando en la


operación una sobretensión acorde a tal valor de trabajo.

21.1.2 Aplicaciones de fusibles

La aplicación específica de los tipos de fusibles citados previamente se indica con la


denominada clase de operación. El conocimiento del significado de la clase de los fusibles
es imprescindible a fin de lograr una utilización correcta de los mismos.

Los fusibles podrán ser aplicados en:

- usos industriales
- usos domésticos

En los usos industriales deben utilizarse dispositivos cuyos fusibles solo son accesibles a
personas autorizadas y solo podrán ser sustituidos por este personal; los dispositivos no
precisan asegurar necesariamente la no intercambiabilidad (entendiéndose por no
intercambiabilidad, la propiedad de un dispositivo fusible de no permitir la sustitución de los
fusibles por otros no adecuados eléctricamente, véase 21.1.3 de esta norma) y la protección
contra contactos accidentales con partes vivas.

Para esta aplicación se considera los fusibles gl, gll y aM.

En usos domésticos se emplearán dispositivos cuyos fusibles son accesibles a las personas
no calificadas, su montaje debe ser tal que incluya protección contra contactos accidentales
con partes vivas, no es necesario asegurar la no intercambiabilidad (véase 21.1.3 de esta
norma). Para este fin se considera los fusibles gl y gll solamente.

Es necesario asegurar en caso de reemplazo del dispositivo fusible, que ésta se realice en
vacío obligatoriamente, utilizando alguna forma de enclavamiento para este fin.
Los dispositivos fusibles deben tener las siguientes capacidades de ruptura nominal como
mínimo:

Uso industrial:

- no inferior a 50 kA, con tensiones nominales hasta 500 V.

Uso domestico:

- gl, no inferior a 20 kA, con tensiones nominales de 380 V y 415 V.


- gll, 3 A a 11 A, con tensiones nominales de 240 V - 6 kA, todos los demás valores, no
inferior a 20 kA.

Para los diversos tipos de fusibles, en función de la corriente nominal se definen:

- el tiempo convencional
- la corriente convencional de no función (Inf)
- la corriente nominal de fusión (lf)

Las tablas 21.1 35 a 21.4 38 muestran las características de los distintos dispositivos
fusibles.

Para los fusibles de respaldo (aM), no se fijan las corrientes convencionales de fusión y de
no fusión.

Tabla 21.1 35 - Corrientes nominales de los dispositivos fusibles

Portafusibles, en A Fusibles, en A
2
4
6
8
10
12
16
20
25
32 32
40
50
63 63
80
100 100
125
160 160
200
250
315
400 400
500
630 630
800 800
1 000 1 000
1 250 1 250
Tabla 21.2 36 - Tiempos convencionales para fusibles tipos “gl” y “gll”

Corriente nominal, en A Tiempo convencional, en h


In ≤ 63 1
63 ≤ In ≤ 160 2
160 ≤ In ≤ 400 3
400 ≤ In 4

Tabla 21.3 37 - Corrientes convencionales de no fusión (Inf) y de fusión (If) para


fusibles “gl” y “gll” (uso industrial)

Corriente nominal gl gll


In, en A Inf If Inf If
In ≤ 4 1,5 In 2,1 In
4 ≤ In ≤ 10 1,5 In 1,9 In
10 ≤ In ≤ 25 1,4 In 1,75 In 1,2 In 1,6 In
25 ≤ In ≤ 100 1,3 In 1,6 In
100 ≤ In ≤ 1000 1,2 In 1,6 In

Tabla 21.4 38 - Corrientes convencionales de no fusión (Inf) y de fusión (If) para


fusibles “gl” y “gll” (uso domestico)

In, en A Inf If
In ≤ 4 1,5 In 2,1 In
4 ≤ In ≤ 10 1,5 In 1,9 In
gl
10 ≤ In ≤ 25 1,4 In 1,75 In
25 ≤ In ≤ 100 1,3 In 1,6 In
3 y 13 1,6 In 1,9 In
gll
2 a 100 1,2 In 1,6 In

21.1.3 Uso de fusibles específicos fuera de su campo de aplicación

Lo ideal es emplear cada fusible exactamente bajo las características y aplicación de diseño,
no obstante en casos de emergencia pueden aceptarse los cruzamientos, siempre y cuando
se efectúen teniendo en cuenta las características nominales del fusible y del sistema donde
será conectado.

Al poseer un número mayor de clases, los posibles reemplazos son mucho más numerosos,
siendo necesario estudiar cada uno de ellos, en detalle.

La clase aR o gR, para protección de semiconductores, no puede ser reemplazada por


ninguna de las restantes clases, en razón de que no continuarán protegiendo al
semiconductor. Ningún fusible de otra clase que las citadas es capaz de controlar la energía,
valores instantáneos de corriente ni sobretensiones, como lo hacen los aR o gR.

La clase aR puede ser reemplazada por el gR, ya que su campo de actuación incluye al
anterior, pero no a la inversa.

El fusible clase gTr puede ser reemplazado sin mayores problemas (salvo si existe la
posibilidad de sobrecargas leves de duración muy extensa, cercana a las 10 h) por el gL con
corriente nominal inmediata inferior a la que se obtiene de transformar los kVA utilizando los
400 V nominales.
Este reemplazo limita la capacidad de carga del transformador y lo coloca en riesgo para las
sobrecargas duraderas, por lo que el reemplazo por el gTr adecuado debe ser realizado tan
pronto como sea posible.

El dispositivo con clase aM, puede ser reemplazado por otro gL de mayor corriente nominal
(un rango o calibre mayor) a fin de que soporte el régimen de arranque.

El inconveniente del reemplazo está dado fundamentalmente en la mayor solicitación frente


a cortocircuitos que el fusible permitirá y en las intervenciones conjuntas con el relé térmico
del contactor.

En la intervención conjunta se funde o se envejece (operación incompleta) innecesariamente


un fusible.

Por lo visto, puede concluirse que el reemplazo bajo condiciones de emergencia es factible,
pero debe volverse al fusible original si se desea un buen desempeño del sistema de
protección.

El empleo de fusibles diseñados para AC en DC es solo posible en sistemas con tensión de


trabajo no mayor a una tercera parte de la tensión de diseño del fusible.

Esta relación de tensiones debe aún incrementarse cuando el circuito de corriente continua
es fuertemente inductivo (constantes de tiempo mayores a 20 ms).

La situación se ve aún empeorada, cuando el fusible opera frente a sobrecargas en DC,


donde la no existencia de los pasajes naturales por cero, hacen la interrupción definitiva,
prácticamente imposible.

21.1.4 Reemplazo del fusible por otro dispositivo interruptor

Para el reemplazo de un fusible por otro dispositivo interruptor, deben considerarse los
siguientes aspectos.

- velocidad de operación
- capacidad de ruptura
- nivel de limitación de la energía específica
- nivel de control de los picos de corriente
- forma de las curvas características
- pérdidas y elevación de temperatura

21.2 INTERRUPTORES AUTOMÁTICOS DE BAJA TENSIÓN

Para los interruptores automáticos de baja tensión se definen las siguientes tensiones:

- tensión nominal de operación


- tensión a la cual se refieren sus capacidades de interrupción
- tensión nominal de aislamiento

Un mismo interruptor automático puede poseer más de una tensión nominal de operación.
Para los circuitos polifásicos, se toma la tensión entre fases.

La capacidad de interrupción nominal en cortocircuito (lcn) de un interruptor automático, se


considera como el valor de corriente presunta de interrupción (valor eficaz de la componente
periódica) que el dispositivo puede interrumpir, para la tensión nominal de operación a la
frecuencia nominal y para un determinado factor de potencia.
Estos valores se muestran en la tabla 37? 47.

La capacidad de establecimiento (o cierre) nominal en cortocircuito de un interruptor


automático, se considera como el valor de la corriente presunta de establecimiento que el
dispositivo puede establecer, para la tensión nominal de operación, a frecuencia nominal y
para un determinado factor de potencia, se fija el valor en términos del valor de cresta de la
corriente presunta simétrica y no debe ser inferior al producto de la capacidad de
interrupción nominal en cortocircuito por el factor indicado en la tabla 47.

Para los interruptores automáticos equipados con disparadores en serie, no se fija una
corriente soportable nominal de corta duración. Se admite que esos interruptores
automáticos serán capaces de soportar una corriente igual a su capacidad de interrupción
nominal en cortocircuito, durante el tiempo total de interrupción, con el disparador serie
ajustado en su retardo máximo.

Los interruptores automáticos de baja tensión se caracterizan también por la capacidad de


corriente de estructura (frame size), que es el valor de corriente que su estructura puede
conducir, por tiempo indeterminado, sin daños o elevaciones de temperatura superiores a
los admisibles para sus componentes.

La corriente de operación del elemento protector o disparador, es cualquier valor de


corriente que cause la operación del disparador.

La corriente de ajuste es el valor de corriente para el cual el disparo es ajustado, constituye


un término difícil de definir. En el caso de un elemento térmico ajustable, representa, por
decir así, un valor de corriente que puede llevar o no al disparador a operar en un tiempo
relativamente largo.

La corriente térmica nominal (rated thermal current), es la corriente máxima que el


interruptor automático puede conducir durante 8 h de funcionamiento, sin que la elevación
de temperatura, de sus diversas partes, exceda límites especificados.

21.3 DISPOSITIVOS A CORRIENTE DIFERENCIAL-RESIDUAL

Los dispositivos de protección a corriente diferencial-residual designados FI, son dispositivos


interruptores y por tanto, de baja capacidad de interrupción, sus características nominales se
muestran en la tabla 21.6 40.

Los interruptores automáticos de protección contra choque eléctrico, combinan las funciones
de un interruptor termomagnético con las de un dispositivo a corriente diferencial-residual.
Generalmente son dispositivos unipolares de corrientes nominales de 15 A a 30 A y
capacidad de interrupción de 10 kA, utilizados en la protección de circuitos derivados.

Los interruptores diferenciales protegen solamente las partes de la instalación que están
aguas abajo de sus bornes de salida. Si se desea incluir en el circuito de protección las
partes metálicas en que van montados los interruptores automáticos, hay que aplicar otra
medida de protección para las partes de la instalación antepuestas. Para ello resulta muy
apropiado el aislamiento de protección.

Si se montan varios interruptores diferenciales en una instalación, hay que prever para cada
uno de ellos, un neutro separado.
El conductor de neutro no debe tener ningún punto de contacto con tierra aguas arriba del
interruptor.

Los interruptores diferenciales se caracterizan por tener diferentes sensibilidades.


La sensibilidad es el valor que aparece en catálogo y que identifica al modelo, este
diferencia el valor de la corriente a la que opera el diferencial, es decir, valor de corriente
que si se alcanza en la instalación, ésta se desconectará. Las diferentes sensibilidades son:

• muy alta sensibilidad: 10 mA


• alta sensibilidad: 30 mA
• sensibilidad normal: 100 mA y 300 mA
• baja sensibilidad: 0,5 A y 1 A

El tipo de interruptor diferencial que se utiliza en las viviendas, es de alta sensibilidad (30
mA) o de muy alta sensibilidad (10 mA) cuando los cables de instalación son cortos, ya que
estos valores están por debajo del límite considerado peligroso para el cuerpo humano.

NOTA

En el interruptor diferencial existe un pulsador de prueba (botón indicado con una T), que simula un defecto en la instalación y
por lo tanto al ser pulsado, la instalación debe desconectar. Es recomendable accionar el pulsador periódicamente (por ejemplo
una vez al mes).

21.4 DISPOSITIVO INTERRUPTOR DE CIRCUITO POR FALLA DE ARCO

Un interruptor de circuito por falla de arco, es un dispositivo destinado a brindar protección


de los efectos de falla de arco, mediante el reconocimiento de las características únicas de
la formación del arco y mediante su funcionamiento para desenergizar, cuando se detecta la
falla.

Estos dispositivos están previstos para mitigar los efectos de las fallas de arco que pueden
presentar peligro de incendio bajo ciertas condiciones, si el arco persiste.

Tabla 21.5 39

Valor mínimo de
Capacidad de interrupción capacidad de
Factor de potencia
nominal en c.c. Icn, en kA establecimiento nominal
en c.c. n x Icn
Icn ≤ 10 0,45 - 0,50 1,7 x Icn
10 ≤ Icn ≤ 20 0,25 - 0,30 2,0 x Icn
20 ≤ Icn ≤ 50 0,20 - 0,25 2,1 x Icn
50 ≤ Icn 0,15 - 0,20 2,2 x Icn

Tabla 21.6 40 - Características típicas de un dispositivo F1

Corriente Corriente diferencial Tensión nominal, en Capacidad de


nominal, en A residual, en mA V interrupción, en A
40 30 380 1 500
40 500 500 1 500
63 30 380 1 500
125 500 380 1 500