Sie sind auf Seite 1von 7

CENTRO SUPERIOR TECNOLÓGICO "CESTEC"

Tema: Cerveza en el Perú

Alumno: ROJAS ROJAS Héctor Gilmar


Alexander

Huaraz - Perú

2016
HISTORIA DE LA CERVEZA EN EL PERÚ
La cerveza es la tercera bebida más consumida en el
mundo después del agua y del café. Además, ocupa el
primer lugar como la bebida alcohólica con más adeptos
en el mundo. Nosotros, los peruanos nos consideramos
"cheleros" por excelencia. Siempre existe la burbujeante
bebida en toda reunión y acontecimiento, para
refrescarnos y/o para "entonarnos" en algún evento. Si
seguimos con las estadísticas, más de un millón y medio
de peruanos son alcohólicos; y el promedio de los
limeños gasta más de 30 soles en cerveza por semana,
toda una inversión ¿no?

Sin embargo siempre fuimos cheleros? La historia de la


cerveza en el Perú comienza a finales del siglo XIX.
Tenemos que admitirlo que los orígenes de la producción de cerveza, la influencia
alemana era evidente.

Cerveza Pilsen Callao: La primera cerveza

La información más antigua sobre el


consumo de cerveza en el Perú data 1863,
el alemán Federico Bindels produjo en su
local ubicado en la antigua calle Lima
(actual Avenida Saénz Peña) en El Callao la
primera cerveza en el Perú. A esta bebida la
bautizó como "Pilsen" en consideración de
su tipo que era una "pilsener" (que son
cervezas ligeras, claras de color que suelen
ir desde el pale (‘pálido’) hasta el amarillo
dorado, y poseen un refinado aroma y sabor
a lúpulo) . Por aquel entonces y para el
asombro de muchos un inmigrante francés llamado Aloise Kieffer hacía también cerveza
de manera artesanal, en medio de un suceso muy importante de nuestra historia
republicana como fue El Combate de Dos de mayo. En 1866 la cervecería de Bindels se
amplía y en 1868 es adquirida por el señor Kieffer. Este francés fallece en 1888 dejando
la cervecería a sus herederos, quienes fundan en 1902 la Compañía Nacional A. Kieffer.
Otro gestor de la naciente industria cervecera fue
Faustino G. Piaggio, empresario y político italiano
que invirtió mucho en la industria petrolera. Este
señor tuvo un gran papel durante la Guerra del
Pacífico siendo protector del Callao e impidiendo
el avnce destructor del ejército chileno y fue
codecorado por el gobierno. Piaggio desarrolló el
progreso del Callao e inició una serie de sólidas
inversiones y creando empresa.

En 1904, los Kieffer venden su participación en la


cervecería al empresario petrolero Faustino G.
Piaggio y ésta pasa a llamarse Compañía Nacional de Cerveza, que sería manejada
durante las próximas decadas por Elías Mujíca y Transmonte. La Compañía Nacional de
Cerveza inició en 1962 la construcción de su planta modelo ubicada en el distrito de
Bellavista en la actual Avenida Colonial que en su momento fue considerada como una de
las modernas del continente y que fue inaugurada en 1968.

La Backus & Johnston: Nace la competencia

De otro lado y en 1870, los americanos que


llegaron junto con Enrique Meiggs para la
construcción de ferrocarriles en el Perú, eran a
su vez descendientes de inmigrantes ingleses,
alemanes, polacos, holandeses, irlandeses,
escoceses quienes aportaron sus tradicionales
costumbres culinarias, se comenzó a degustar
en Lima roastbeef, los kuchen que se
transformarían en “pie” en Norteamérica,
especialmente exitoso fue el de manzana y entre
las bebidas desarrollaron la costumbre de beber
whisky, ginebra y nuestra protagonista, la
cerveza.

Los jóvenes ingenieros norteamericanos, Jacobo Backus y Howard Johnston, se


asociaron para fundar en Lima la Fábrica Sudamericana de Hielo. En 1879, en plena
guerra con Chile, incursionaron en la industria cervecera al fundar en el Rímac la
compañía “The Backus & Johnston Brewery Ltd.”. Hacen una ampliación a su fábrica
de hielo para la elaboración de cerveza; esto motivados por el éxito que Pilsen Callao
había obtenido en Europa al ganar un premio.

Del primer local de producción de la Backus & Johnston hay mucho que decir. Don Jaime
Adriansen Céspedes, historiador culinario nos dice en su Historia de la Cerveza en el
Perú:"El antiguo local donde funcionaba la fábrica de cerveza de Backus y Johnston en el
Rímac, tenía una historia impresionante. Era la casa que el Virrey Manuel de Amat y
Junyent, desde España, en vísperas de su tardío e interesado matrimonio, obsequio por
interpósita persona, a su famosísima amante doña Micaela Villegas y Hurtado de
Mendoza, conocida como “La Perricholi”, una muy joven, bella y célebre actriz criolla,
madre de su único hijo, Manuel Amat y Villegas, por cuyo porvenir quería velar. Don
Pedro Portillo, el propietario de la finca, con fecha 8 de noviembre de 1781, transfiere la
quinta a doña Micaela, que entonces tenía 33 años y su hijo Manuel de Amat, diez, actúan
como abogados Ramírez de Laredo y Cayetano Valón, el Escribano de su Majestad fue
don José de Aizcorbe".

Cerveza Cuzqueña: Gran cerveza regional

La historia de la cerveza Cusqueña se empezó a


escribir el 1 de octubre de 1908, cuando Ernesto
Günther y un grupo de hombres emprendedores fundó,
en la ciudad del Cusco, la Cervecera Alemana que
lanzó Cerveza Cusqueña. El 27 de octubre de 1909 se
inició el primer cocimiento de cerveza en las
instalaciones de esta planta cervecera. La nueva
bebida fue aceptada por el público consumidor. Esto se
explica porque en el mundo andino, la chicha, una
especie de cerveza de maíz, fue el centro de la
actividad diaria, gastronómica y religiosa de la población del Incanato.

En el año de 1939, Cervecera Alemana cambió su nombre a Compañía Cervecera del


Sur (Cervesur) e incrementó su producción. Con el pasar de los años, la planta adquirió
nuevos equipos de fermentación. En el año de 1995, Cerveza Cusqueña, que se
comercializaba en el sur del país, y en pequeñas cantidades en bares y restaurantes de
Lima, de nivel socioeconómico A, fue lanzada en la capital con el nombre de Cusqueña
Premium.
La cerveza peruana en el siglo XX

En 1909, el éxito de la Pilsen Callao es evidente, según


cifras proporcionadas por la misma empresa y siendo
presidente del directorio el ciudadano genovés don
Faustino Piaggio, ya se vendían 300 mil docenas de
botellas anualmente. Hasta 1919, en los contratos de
trabajo en la sierra del Perú, se consideraban como
parte del salario al pisco, la chicha de jora y la coca. Al
parecer todavía la cerveza no era la bebida favorita de
los obreros. Ostentaba un rango intermedio, entre el vino
y la chicha: La cerveza bebida burguesa, sigue el
camino de mesocratizarse primero y luego recién
proletarizarse.

Hacia 1950 la industria de la cerveza estaba principalmente en manos de cuatro


prosperas empresas: Compañía Nacional de Cervezas que produce la Pilsen, Cervecería
Backus y Johnston con su producto estrella la cerveza Cristal y los fabricantes regionales
de las cervezas Cusqueña y Arequipeña. Para esto, ya en provincias, el consumo de
cerveza había desplazado a las bebidas alcohólicas tradicionales siendo de consumo
masivo.

En 1954, un consorcio de inversionistas nacionales presidido por


Ricardo Bentín Mújica, con la participación de Gustavo
Berckemeyer Pazos, Carlos Díaz Ufano Schultz, Enrique Pardo
Heeren, Manuel Pablo Olaechea, Juan Tudela y Lavalle y Gustavo
Aspillaga Anderson, adquirieron la compañía cervecera Backus y
Johnston. El ingeniero Ricardo Bentín Mujica, había nacido el 29
de Diciembre de 1899, estudio en el Colegio Recoleta y en la
Escuela de Ingenieros. George Bertie fue el Gerente General de la
firma comercial Duncan Fox. El Banco Intermediario fue el Banco
de Lima del que era presidente Daniel Olaechea, el cual sería el
primer presidente peruano de la Backus Peruana.

Durante el gobierno dictatorial de las fuerzas armadas a


finales de los años sesenta, se promulgó muchos decretos
leyes en donde se incentivaba el consumo de cerveza
nacional, los impuestos a los productos importados fueron
muy altos.

En los ochentas, las inversiones en campañas publicitarias


de las cervezas, especialmente en la televisión, llegaron a
niveles nunca antes vistas en la historia de la difusión
nacional. Los presupuestos son millonarios y sacuden las
arcas de las empresas. Las pantallas se llenan de hermosas
chicas, especialmente rubias, en diminutas prendas, el tema
es monocorde y poco creativo, solo mujeres voluptuosas y desnudas, en infinidad de
poses y situaciones, los publicistas responden: ”eso es lo que le gusta a la gente”. Este
argumento publicitario increíblemente dura hasta nuestros días, es utilizado por más de
18 años, y no tiene un panorama al cambio.

"La Chela" en el siglo XXI

La cerveza, como si duda saben muchos de ustedes, es


el resultado de la fermentación alcohólica de diversos
tipos de cereales, predominantemente la cebada, con la
adición de algunos otros ingredientes, el más notorio de
los cuales es el lúpulo, responsable del sabor más o
menos amargo de la bebida.

A diferencia de muchos países latinoamericanos, el


Perú tiene uno de los más altos índices de consumo de
cerveza. Hemos adoptado como nuestra una bebida
que llegó de Europa y vino a quedarse para siempre
entre nuestra gente. La manera de consumirla en grupo
pasando la botella de mano en mano y servirla en un solo vaso, es una costumbre del
interior del país, que encierra muchas cosas -como el compartir y experimentar juntos la
experiencia- que poco a poco está dejando de manifestarse en nuestros días.

El envase que Pilsen ahora presenta como


"Botella aniversario" es muy similar al usado
en 1967. La botella verde, no es muy común
en nuestro medio. Cuando fue producida en
ese año, no satisfizo la demanda y no fue
acogida por los consumidores de cerveza. Sin
embargo los gustos han cambiado, y a raíz de
un estudio de factibilidad y de mercado, los
peruanos prefieren la botella verde o de otro
color y forma que los acostumbrados envases
de color ámbar.
Desde hace aproximadamente 10 años, los
gustos siguen cambiando, y existe un
significativos porcentaje de consumidores peruanos que está optando por otro tipo de
bebidas alcohólicas como el pisco, vino, etc.; comenzando a desplazar al ron, vodka y
demás bebidas. La industria del Pisco está adquiriendo mayor realce hoy en día en el
Perú, mejorando las exportaciones y el consumo interno cada año que pasa. En este
aspecto cabe señalar que la edad de los consumidores describe la aceptación en
determinado consumo. Mientras el consumidor de pisco se encuentra entre los 35 años a
más, los que consumen cerveza van desde los 18 hasta los 34 años como promedio.
Siendo aquí que este grueso de la población es el más grande y el que consume más
cerveza en el país.
Lo cierto es que, esta "cultura cervecera" no perdona
sexos, mientras que antes la cerveza solo era para
los "machos" ahora, las damas también gustan de su
"chela". Lo que sí influye en este caso son los niveles
socioeconómicos. Pese a esto existe una mayor
tendencia en las mujeres a optar por otro tipo de
bebidas (los tragos cortos o el vino). Por su parte, los
hombres básicamente se inclinan por consumir
cerveza, independientemente del nivel
socioeconómico en que se encuentran.

Otra situación que tenemos que contemplar es que a pesar de que el consumo de
cerveza en el país es grande, el índice per cápita es uno de los más bajos de Sudamérica,
debido que la cerveza que consumimos todos los peruanos es una de las más caras de
esta parte del mundo. Brasileños y argentinos, consumen una cerveza de menor precio.
Esto es así porque la mayoría de marcas de cerveza, pertenecen a una empresa y es
dueña del mercado, poniendo las pautas en el mercadeo (desde el año 1996). Es así que
cerveza como Brahma y Franca luchan por el mercado con precios muy competitivos,
ofertando así sus productos, tratando de mantener precios muy al alcance de los
consumidores. Aún así los precios de alguna cervezas importadas en envase lata valen
menos que una lata de leche evaporada.

Cuando empezamos nosotros a consumir bebidas


alcohólicas -en los setentas- se acuerdan? lo
hicimos metiéndonos licores de fantasía desde los
16 o 18 años, y no precisamente con cerveza.
Ahora en el 2010, la cerveza ocupa el primer lugar
cuando se trata de elegir entre la juventud. Se
dice que el joven promedio se encuentra por vez
primera con su vaso de cerveza a los 13 o 14
años de edad.