Sie sind auf Seite 1von 4

TEJIDO LIBERIANO:

-También denominado “floema “


Tejido conductor encargado del transporte de nutrientes orgánicos e
inorgánicos —especialmente azúcares— producidos por la parte aérea
fotosintética y autótrofa, hacia las partes basales subterráneas, no
fotosintéticas, heterótrofas de las plantas vasculares. También se pueden
denominar tubos o vasos liberianos.
El término floema fue acuñado por Karl Wilhelm von Nägeli en 1858; deriva
del griego "φλόος" (phloos) que significa corteza. También se usan para
designarlo los términos líber, leptoma y tejido criboso.
Se reconocen dos tipos de floema: el primario y el secundario. En el vástago,
el floema primario se encuentra asociado al xilema primario constituyendo los
haces vasculares.
Se diferencia en protofloema y metafloema. El primero madura en las partes
de la planta que aún están creciendo en extensión, y sus elementos cribosos
pronto se vuelven inactivos. El metafloema se diferencia más tarde, completa
su maduración después que el órgano ha terminado su crecimiento en
longitud. En las plantas que no poseen crecimiento secundario, constituye el
floema funcional de los órganos adultos.
El floema secundario, igual que el xilema secundario, se origina en
el cámbium, ubicado hacia la periferia de tallo o raíz. Posee un sistema axial y
un sistema radial, que se continúa con el del xilema secundario a través del
cámbium.

primarias de las dicotiledóneas Varios tipos celulares forman el floema, tejido


vegetal encargado del transporte de una solución de sacarosa y otras muchas
sustancias orgánicas conocida tradicionalmente como savia elaborada. Estos
tipos celulares son : los elementos de los tubos cribosos con sus células anexas,
las células cribosas, las fibras y las células parenquimáticas.

Es el floema primario.

Floema primario. Consta de varios elementos componentes:

 Tubos o vasos cribosos


 Células acompañantes
 Células parénquimaticas
 Fibras
Tubos o vasos cribosos:

Estos tubos que sirven para el transporte de las materias orgánicas elaboradas por las plantas, a
partir del proceso fotosíntesis, se componen de células vivientes, dispuestas en series longitudinales
y unidos entre si por medio de poros abiertos que resultan de la perforación local de la membrana
divisoria entre dos células procambiales contiguas las células de los tubos cribosos presentan
protoplastos vivos, muy pobres en plasma. Es un hecho notable que sus núcleos desaparecen muy
pronto; presentan leucoplastos, en los que a menudo se observa almidón y, como jugo celular
poseen un líquido acuoso que durante el período de asimilación es especialmente rico en sacarosa
y a veces también en prótidos.

En general los tubos cribosos son activos únicamente durante un solo período de vegetación. Hacia
el final de dicho período, las cribas quedan obstruidas por gruesas acumulaciones de calos,
sustancias hialinas que ya mucho antes revestían de una débil película las paredes de los poros.
Debido a ello queda interrumpido el intercambio de materia entre los elementos de los tubos
cribosos.

Células anexas o acompañantes:

Adyacentes a los tubos cribosos hay una o más de hileras paralelas de células asociadas, que pueden
ser de la misma longitud o más cortas que las células que componen los tubos cribosos.

La célula inicial de las anexas tiene el lúmen mucho más estrecho que los tubos cribosos, son muy
ricos en plasmas, poseen grandes núcleos, a través de un gran número de finas punteaduras y
plasmodesmos se comunican con los tubos cribosos, asumen el control de las actividades que
ocurren en el plasmas de los tubos cribosos.

Células parénquimaticas:

El floema contiene, en cantidad variable, células parénquimaticas, además de las células


acompañantes. A ellos incumben mucho de las actividades características de las células
parénquimaticas tales como el almacenamiento de grasa, almidón y otros materiales orgánicos
alimenticios y acumulaciones de taninos y resinas.

Estas células son alargadas y están orientadas de forma que sus ejes longitudinales son paralelos a
la dirección longitudinal del tejido vascular.

Fibras:

Pueden alcanzar gran longitud. Sus células forman membranas secundarias después de
complementar su alargamiento. En algunas plantas las fibras están lignificadas típicamente, en otras
no. Las puntuaciones son por lo general simples; también pueden presentarse rebordeadas o
areoladas.
Tejidos vasculares de origen secundario:

En la mayoría de las Dicotiledóneas y Gimnospermas, los tejidos vasculares primarios en el tallo


están dispuestos en forma de haces agrupados circularmente; con el xilema hacia el interior y el
floema hacia el exterior. Como ya se ha dicho, una parte de las células del procambium permanecen
meristemásticas aún después de completarse el crecimiento primario, desarrollándose por
consiguiente el cambium vascular en forma de un cilindro ininterrumpido entre los haces vasculares
vecinos.

Este cilindro discontinuo pronto se hace continuo ya que las capas de parénquima entre los haces
cercanos manifiestan actividad meristemática, formando el cambium interfascicular. De esta
manera, el cambium vascular en el tallo está constituido de porciones alternas de cambium
fascicular e interfascicular.

El cambium fascicular por repetidas divisiones mitóticas de sus células forma leño hacia la parte
interna y liber hacia la parte externa, mientras que el cambium interfascicular forma además
parénquima radiomedular. En algunas Dicotiledónea herbáceas con crecimiento secundario, el
cambium interfascicular produce solamente fibras o sólo parénquima esclerotizado en el lado del
xilema (Medicago), o bien el crecimiento secundario puede ser tan pequeño que queda limitado a
los haces vasculares (Cucurbita).

En la raíz de Dicotiledónea y Gimnospermas, la parte principal del cambium vascular, se forma


entre el xilema primario y el floema en la estela. Cundo se produce crecimiento secundario en ella,
una capa de células de procambium se forma entre el xilema y el floema, se conserva permanente
embriónico y no diferenciado, representando una parte del cambium vascular de la raíz. El resto
forma poco después las células parénquimaticas del periciclo. Este cambium vascular se presenta
primero el borde interno de los cordones floemáticos.

Floema secundario

El líber secundario se forma la actividad del cambium hacia el interior de los cordones liberianos
primarios y constituyen la parte principal de la corteza secundaria; esta formado por diversos
elementos que se superponen de manera regular. Estos elementos son:

Los tubos cribosos, con placas perforadas, y en las Dicotiledóneas acompañadas de células anexas
ricas en plasma.

El parénquima liberiano, constituido de células de membranas sutiles, que se llenan de almidón o


de sustancias proteicas, (como en las Gimnospermas).

Las fibras esclerenquimáticas (por lo general muertas).

Se puede observar además, esclereidas, radios medulares, células crístaliferas, secretoras, tubos
laticíferos y células mucilaginíferas.
En ciertas Dicotiledóneas se presenta una gran diversidad de tipos de ordenación en sus células,
presentándose las fibras dispuestas en bandas tangenciales, alternando más o menos regularmente
con bandas de tubos cribosos, que por lo general forman conductos longitudinales ininterrumpidos
y ramificados que van desde las raíces a las hojas.

Estos tubos limitan al que los cordones de parénquima liberiano, con los radios medulares, también
longitudinales, los que constituyen la prolongación radical de los radios medulares del leño.