Sie sind auf Seite 1von 4

INSTITUTO TECNOLÓGICO SUPERIOR “LIBERTAD”

Nombre: Martha Targelia Toapanta Chimborazo


Aula: 202
Fecha: 09 de Noviembre de 2018

ANTECEDENTES

ESTUDIO Y CUIDADO DE ENFERMERÍA EN EL ADULTO MAYOR PARA


MANTENER UNA BUENA CALIDAD DE VIDA, BAJO EL CARGO DEL
PERSONAL DE LA CASA HOGAR ABUELITOS N°1

La OMS declara en sus investigaciones que en todo el mundo sigue


aumentando la esperanza de vida de las personas mayores. En 2020, por
primera vez en la historia, los mayores de 60 años superarán en número a los
menores de 5 años. Para 2050 se espera que la población mundial de más de
60 años llegue a los 2000 millones, un aumento considerable frente a los 841
millones de la actualidad. El 80% de estas personas mayores vivirán en países
de ingresos bajos y medianos.
El aumento de la longevidad, especialmente en los países de ingresos altos, se
debe en gran medida al descenso en el número de muertes por enfermedades
cardiovasculares (accidentes cerebrovasculares y cardiopatías isquémicas),
gracias sobre todo a estrategias sencillas y costoeficaces para reducir el
consumo de tabaco y la hipertensión arterial, y a la mayor cobertura y eficacia
de las intervenciones sanitarias.
Ahora bien, aunque se vive más tiempo, no se goza necesariamente de mejor
salud que antes: casi una cuarta parte (23%) de la carga mundial general de
mortalidad y morbilidad se registra en los mayores de 60 años, y gran parte de
esa carga puede atribuirse a enfermedades de larga duración como el cáncer,
las enfermedades respiratorias crónicas, las cardiopatías, las enfermedades
osteomusculares (como la artritis y la osteoporosis) y los trastornos mentales y
neurológicos.
Esa prolongada carga de morbilidad y reducción del bienestar afecta a los
pacientes, sus familias, los sistemas de salud y las economías, y está previsto
que vaya a más. Por ejemplo, según las últimas estimaciones se espera que el
número de personas con demencia aumente de los 44 millones de la actualidad
a los 135 millones para 2050. «Serán necesarias reformas profundas y
fundamentales en los sistemas de salud y atención social»*, comenta el Dr.
John Beard, Director del Departamento de Envejecimiento y Ciclo de Vida de la
Organización Mundial de la Salud (OMS) y codirector de la serie junto con el
Dr. Ties Boerma y el Dr. Somnath Chatterji.

En la Conferencia regional intergubernamental sobre envejecimiento hacia una


estrategia regional de implementación para América Latina y el Caribe en su
investigación muestra que existe cada vez una mayor conciencia en la región
de la necesidad de readecuar los servicios de salud para atender las
necesidades de una creciente población adulta mayor. Para ello será preciso
hacer frente a dificultades existentes en la actualidad que atañen a los
problemas siguientes:
• Falta de personal capacitado para atender a las personas mayores:
• Dificultades de financiamiento de los sistemas de salud
• Desconocimiento de los derechos
• Desarrollo limitado y poco fiscalizado de las instituciones de larga estadía
• Fragmentación de los servicios y falta de una atención integral
• Falta de investigación y monitoreo

No hay investigación sobre los factores de riesgo y el cambio de los


comportamientos nocivos de las personas de 60 años y más. Con la excepción
de la encuesta SABE, la Encuesta Nacional Mexicana sobre el Envejecimiento
y la Encuesta Nacional sobre Envejecimiento en Puerto Rico, no se tienen
muchos ejemplos de estudios de población hechos en gran escala durante los
últimos tres años que tengan como objetivo el estudio de la salud y sus
determinantes en la vejez.

Según la información estadística del (Instituto Nacional de Estadística y Censos


(INEC); Villacís, Byron , 2011): En el Ecuador hay 1‟229.089 adultos mayores
de más de 60 años, el 11% vive solo, esta proporción aumenta en la costa
ecuatoriana con el 12,4%; el 49% viven acompañados en su mayoría de sus
hijos, el 16% de sus nietos y el 15% de su esposo o compañero.
El mismo informe del INEC menciona que, el 81% se encuentra satisfecho con
su vida actual, pero un 28% se siente desamparado, los adultos mayores que
viven solos tienen un menor nivel de satisfacción. También el 69% de los
adultos mayores han requerido atención médica los últimos 4 meses, el 28% de
los casos son ellos mismos los que se pagan los gastos de la consulta médica,
mientras que en un 21% los paga los hijos.
Las enfermedades más frecuentes en el adulto mayor son: enfermedades
cardiacas, cerebro vasculares, pulmonares, diabetes, hipertensión arterial,
deterioro cognitivo, cáncer, y depresión. Una alta proporción, presentan
trastornos visuales y auditivos así como alteraciones que influyen
negativamente en su calidad de vida o en su funcionamiento diario.
La frecuencia, severidad y discapacidad provocada por las enfermedades
crónicas aumenta conforme se incrementa la edad del adulto mayor. El 42% de
los adultos mayores no trabaja, a pesar de que desean ser productivo, el 50%
dejo de hacerlo por problemas de salud, el 23% por jubilación, y el 8% porque
su familia no quiere que trabaje.
Según el (Ministerio de Inclusión Económica y Social del Ecuador; Secretaria
Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), 2012): En su gran mayoría,
las personas adultas mayores no conocen o tienen acceso limitado a
programas del Estado, por lo que se promueve el desarrollo de nuevas
estrategias para la atención de sus necesidades de salud, trabajo, cuidados,
protección social y convivencia intergeneracional, entre otras. (pág. 10-11),
además fallecen alrededor de 34.000 ecuatorianos mayores de 65 años de
edad, el 30% de los adultos mayores cuentan con la asistencia de una persona
para su cuidado, siendo por lo general sus hijos, compañeros, nietos.
En base a la estadística analizada se establece que quienes tienen mayores
riesgos de una mala calidad de vida son los adultos mayores que viven solos,
en este caso, que no tienen apoyo de alguien de su familia, por ello quienes
viven en asilos se sienten más aislados, y pueden tener mayores riesgos de
enfermedades, porque no cuentan con la asistencia personalizada de alguien
para su cuidado. Las intervenciones de enfermería son necesarias para
garantizar una adecuada atención a los adultos mayores sobre todo aquellos
que se encuentran en asilos o son atendidos en los centros de salud del país,
la situación actual en el Ecuador involucra una serie de variables desde su
satisfacción con los servicios de salud, mejorar la calidad de vida y su
capacidad para acceder a los mismos.