Sie sind auf Seite 1von 4

LA NO OBLIGATORIEDAD DE COMPARECENCIA DE LOS AGENTES CIVILES DE

TRANSITO EN AUDIENCIAS DE IMPUGNACIÓN DE MULTAS IMPUESTAS POR


CONTRAVENCION DE TRANSITO CAPTADA POR FOTORADAR O FOTO MULTAS
(MEDIOS ELECTRONICOS).

Primero es menester señalar que el contar con registros de fotografías y


radares de control es un avance tecnológico muy importante en cuestión de
captación de contravenciones de tránsito; recordando sobremanera que su fin
primordial es seguir concientizando al conductor sobre su comportamiento en la
conducción y como usuario de la vía; considerando que frecuentemente el
conductor únicamente cambia su actitud conductual cuando ve a un agente de
tránsito frente a sí o en la vía.

Ahora debe considerar el conductor, que existen cámaras que captan su


comportamiento y que no solo captan, sino que frente a un mal comportamiento
que se traduce en infracción de tránsito, esto es una contravención; esa captación
por medio electrónico, generan una información que es prueba suficiente para la
imposición de una sanción, que para estos casos específicos, es únicamente
pecuniaria, por mandato legal.

Si bien es cierto que en muchos de los casos la consecuencia de este control,


conlleva una sanción pecuniaria al propietario del vehículo, es importante
determinar que no todas las multas aplicadas se establecen en circunstancias
similares, pues para la imposición de la multa inclusive debe determinarse la clase
de contravención cometida. Forjará entonces, de todos modos, provocar la
instancia discrecional, para escuchar los descargos de los infractores respecto de
alguna infracción captada por estos medios, que en el conocimiento de la
normativa a aplicarse, con la naturaleza misma de la prueba suficiente por ser
captada por un medio electrónico, la única alegación posible sería direccionada
precisamente a refutar, atacar la precisión o no del medio electrónico; esto es
falta de calibración adecuada, homologación forzada por circunstancias que no
dependen de ellos, fallas derivadas de las condiciones climáticas.

Por mandato del artículo 57 del Código Orgánico de Organización Territorial,


COOTAD, publicado en el Registro Oficial Suplemento 303 del 19 de Octubre del
2010, entre otras señala, que son atribuciones de los Municipios el ejercicio de la
facultad normativa en materia de su competencia mediante la expedición de
ordenanzas, acuerdos y resoluciones; y, el artículo 324 ibídem le faculta publicar
las normas no tributarias que expiden en sus propias gacetas municipales.
El argumento válido para la implementación de los dispositivos de detección de
velocidad será invariablemente el mismo: la efectiva prevención de accidentes de
tránsito y el consecuente descenso de sus efectos, algo con lo que posiblemente
muchos ciudadanos usuarios de las vías, estén en desacuerdo; o como dispone la
Ordenanza Municipal No. 445, “…con el fin de desincentivar comportamientos
lesivos en el tránsito y minimizar los riesgos de accidentes en el espacio público,
incrementando los niveles de seguridad y convivencia ciudadana entre todos los
administrados”; debiendo entender que estos aparatos o dispositivos electrónicos,
han pasado por un proceso para su operación, como la homologación que infiere,
calibración, verificación, certificación, utilización.

Frente a la procedencia del mecanismo, son innumerables las disposiciones


legales, que fundamentan su implementación, utilización, aplicación, notificación,
impugnación, procedimiento y sanción; iniciando desde la Constitución de la
República en la que establece la acción de tutela, y al debido proceso.

Para una comprensión del tema, es necesario conocer la clasificación de los


dispositivos electrónicos por su ubicación, y que es como prosigue:
a) Fijos: Cuando el equipo detector de infracciones se encuentra instalado en un
lugar definido, fijado a una infraestructura estacionaria de carácter permanente;
b) Estáticos: Cuando el equipo detector de infracciones se encuentra instalado
temporalmente en un local adecuado o para permitir su operación se lo ha fijado a
un soporte físico, no permanente, en un vehículo parado o en soporte apropiado;
y,
c) Móviles: Cuando el equipo detector de infracciones se encuentra instalado en
un vehículo que está en movimiento o estacionado en un punto determinado de la
vía.
Es indudable por tanto que cuando una contravención de tránsito ha sido
evidenciada, captada por uno de los Agentes Civiles de Tránsito, es obligatoria su
comparecencia, tanto más que a quien se va a refutar el cometimiento o no es al
mismo, quien al haber afirmado una conducta contravencional, y haber emitido la
correspondiente citación, deberá sustentarla en Audiencia, toda vez que la única
prueba válida resultaría el testimonio del agente y el testimonio del presunto
contraventor, al no contarse con prueba alguna respecto de la misma, salvo que
esa inconducta se haya registrado en un medio electrónico propio del agente o del
presunto contraventor(teléfonos celulares o móviles) y como dice el COIP,
corresponda al momento mismo del hecho.

Por el contrario si la infracción ha sido detectada por sistemas, dispositivos y


equipos tecnológicos que permitan detectar y notificar a través de medios
electrónicos el cometimiento de infracciones de tránsito, sea que este haya sido
fijo, estático o móvil; la esencia misma radica en que la captación de esa infracción
la realizó el medio electrónico, aun cuando haya sido maniobrado por uno de los
Agentes Civiles de Tránsito; si este fue estático o móvil, quien maniobra el
dispositivo, comunica inmediatamente de esa conducta contravencional, al Agente
Civil de Tránsito que se encuentre más adelante en la vía, como parte del
operativo, precisamente para otorgar la citación; considerando que al entregar
personalmente la citación, se puede determinar la identidad del conductor del
vehículo, y por tanto de resultar efectivamente sancionado, la sanción se la dará al
conductor sin perjuicio de que sea el propietario del vehículo o no; procediendo
por tanto la sanción total, esto es: la rebaja de los puntos y la multa.

Por el contrario si el dispositivo electrónico es fijo, cuya captación es


automática, al registrarse la misma en la forma considerada por la Ley y los
Reglamentos aplicables, la notificación debe realizarse al propietario del vehículo,
pues no se ha podido individualizar al conductor; por tanto en cambio resulta
improcedente que al propietario del vehículo se le sancione también con rebaja de
puntos; ya que no constituye una regla que debe ser el mismo propietario el que
debe conducir el vehículo que tenga registrado a su nombre. Y cierto es que
muchas de las impugnaciones, no atacan ni al dispositivo electrónico ni a la
notificación, sino a que ya no es propietario del bien y más bien se dedican a
probar cuando enajenaron los mismos.

Así entendido debería considerarse que el único fundamento válido para


impugnar esta clase de contravenciones de tránsito, captadas por dispositivos
electrónicos, llámese este foto radar, foto multas; estaría enfocado a que el
dispositivo electrónico adolece de fallas; y, para sustentar este fundamento podrán
pedir los presuntos contraventores, la intervención de un perito que deberá ser
nombrado conforme al Reglamento existente y cuyo costo debería ser cancelado
por el impugnante, pues no es válido que pretendan la presencia de los técnicos o
personeros de la Agencia Nacional de Tránsito, encargados de la correcta
homologación de los dispositivos, para sustentar sus impugnaciones.

En cambio una impugnación que ataca al procedimiento, es aquella que


mantiene como fundamento la falta de notificación oportuna o hasta que nunca
han sido notificados, que eso obviamente conlleva otros pronunciamientos, y que
claro será únicamente en el segundo caso que he establecido respecto de los
dispositivos fijos; porque como ya he dicho, en los otros casos serán citados
inmediatamente, luego de presuntamente cometida la infracción.

Finalmente tomando en cuenta lo expuesto, y por la existencia de basta


normativa, respecto de la calificación de prueba plena y suficiente de la
información que emite los dispositivos electrónicos, se podría concluir de que es
improcedente, inoficiosa e innecesaria la presencia obligatoria del Agente Civil de
Tránsito, a las audiencias de Juzgamiento de Contravención de Tránsito, captada
por dispositivo electrónico por impugnación; puesto que su presencia en nada
aportaría para el esclarecimiento del hecho, ya que consta una prueba válida y
sobre el medio de captación, el agente nada podrá aportar.