Sie sind auf Seite 1von 3

CAMBIO

Por falta de información, la palabra homofobia se puede malinterpretar como el


miedo a los hombres, sin embargo, su significado es distinto. La homofobia es el
miedo, rechazo, aversión y odio hacia la homosexualidad, consiste en señalar a
una persona como contraria, inferior o anormal.

Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta


declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión,
opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social,
posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. (Declaración
Universal de los derechos Humanos).

Estamos rodeados de una sociedad que, es libre, una sociedad democrática,


“justa”, con igualdad para todos, llena de diversidades, una sociedad donde se
hace prevalecer tus derechos. No, este tipo de sociedad solo existe para aquellos
que están dentro de lo que esta misma a denominado “normal”, “bueno”, nuestra
verdadera sociedad está llena de prejuicios, miedos, inseguridades, injusticias,
creadas por nosotros mismos. La homosexualidad estaría siendo parte de esta
otra cara de la moneda, lo que consideramos extraño, “Anormal”, lo que la gente
mediocre, ha tachado de equivocado, malo, entones es ahí donde para ellos, la
sociedad es incluso dañina, las personas homosexuales no deberían de tener
que luchar por los derechos que toda persona debería tener.

Siempre escucho que los homosexuales no pueden adoptar, que eso afectaría
a la sexualidad del niño, que es antinatural, que no vendría a formar parte de una
familia, porque tiene que haber presencia de una mamá, que es inaceptable, que
no está bien, que harían daño a ese niño, ¿No es que acaso, los homosexuales
en primera estancia, salen de pareja heterosexuales?

Si no quieren que los homosexuales adopten, díganle a los heterosexuales que


dejen de tener tantos hijos que no los van a querer, ya que lo único que hacen
los homosexuales es darles el hogar que un heterosexual le quito a su hijo, ¿Qué
si es inaceptable?, creo que es más inaceptable que los niños que viven en los
orfanatos, no se les permita ser queridos por buenas personas,
independientemente de las preferencias sexuales de los individuos que desean
con sinceridad un hijo. Eso sí que es inaceptable.
Quiero que todos tengamos derecho a casarnos, tener hijos, tener una familia,
ser libres, pero en todo sentido, ¿Qué no es normal?, ¿qué es normal para ti?
¿Sentarme a criticar, juzgar, por el mismo hecho de ser alguien inferior que no
está acostumbrado a respetar a los demás? No gracias, prefiero ser “anormal” ,
además ,que sí importa si quiero ser diferente, eso está bien, y tienen que
aceptarlo, siempre va a ver un momento donde quiera hacer valer mis derechos
y para hacerlo de una manera justa debo de hacer valer los de los demás, tienen
que entenderlo, no pido que amen a las personas homosexuales, solo que sean
tolerantes, a todos nos enseñan los valores, por eso no puedes solo odiar a
alguien que lo único que hace es amar , sea o no sea del mismo sexo, aprender
a aceptar que no eres solo tú, que también puede gustarme el azul, que no quiero
esto, me gusta de esta forma, y no, si está bien, lo está, porque así lo quiero,
porque es mi decisión y solo yo tengo el derecho de tacharlo de malo, porque
también soy una persona, soy parte de la sociedad, porque lo soy y amo serlo,
nadie, absolutamente nadie, tiene derecho de hacerme dudar de lo que quiero
ser, juzgar lo que soy, porque no saben cuánto he vivido para estar aquí, para
ser yo misma, para amarme.

Y ahora creo que uno solo puede odiar aquello que trae muy dentro de sí, aquello
que es muy propio. Sí no fuese así no perderíamos el tiempo con un sentimiento
tan destructivo como el odio. Seguirá habiendo personas querochasen la
homosexualidad, estoy segura, que se opongan rotundamente, diciendo una y
otra vez que es algo que va en contra de la naturaleza humana y que es inmoral,
¿Cómo se puede pensar que el amor entre dos personas humanas va contra la
naturaleza?, ¿Acaso hay algo más natural que el amor?, lo que está mal, lo que
es infinitamente cruel e injusto es discriminar a alguien por ser como es. Lo que
está mal es pretender que haya ciudadanos de primera y segunda categoría, y
que no todos tengamos los mismos derechos.

Vive y lucha por tener que elegir con quien estar, a quien amar, orgulloso de ser
quien eres, no lo que deberías ser.

Defender el derecho de elegir la preferencia sexual no es asunto exclusivo de


lesbianas y homosexuales, es un asunto que compete a todos, porque llegar al
punto de elegir libremente su sexualidad, es un derecho que ha costado sangre,
sudor y lágrimas a las naciones modernas.
Por lo tanto, debemos cambiar, depende de nosotros, ya estamos en el siglo XXI,
somos libres, dejar un mejor futuro a nuestros hermanos, primos, hijos, es sueño
de todos. Por qué todo es constante, en algún punto tiene que cambiar, no
siempre vamos a estar en esta atmosfera llena de prejuicios, mejor es empezar
ahora, ser mejores, merecemos un cambio.