Sie sind auf Seite 1von 52

LA PINTURA MURAL

PREHISPÁNICA EN MÉXICO
Boletín Informativo
año III números 6-7 julio-diciembre 1997

Proyecto La pintura mural prehispánica en México


Universidad Nacional Autónoma de México
Universidad Nacional Autónoma de México

Dr. Francisco Barnés de Castro


Rector

Dr. Humberto Muñoz García


Coordinador de Humanidades

Mtra. Rita Eder


Directora del Instituto de Investigaciones Estéticas

Dra. Beatriz de la Fuente


Titular del Proyecto
La pintura mural prehispánica en México

Lic. Leticia Staines Cicero


Cotitular del Proyecto
La pintura mural prehispánica en México

Boletín Informativo La Pintura Mural Prehispánica en México


Año III, números 6-7, julio-diciembre de 1997

Editora
Lic. Leticia Staines Cicero

Diseño y tipografía
Lic. Ricardo Alvarado Tapia/Luis Serrano Figueroa

Portada: Bonampak. Estructura 1 o Templo de las Pinturas. Cuarto 1, muro oriente. Detalle.
Dibujo de Alfonso Arellano Hernández.
La cenefa en la parte inferior de las páginas interiores corresponde al diseño pictórico del peralte de
la banqueta del Cuarto 3. Tomado de Agustín Villagra, 1952.

Las opiniones expresadas en el Boletín Informativo La Pintura Mural Prehispánica en México son
responsabilidad exclusiva de sus autores.

El Boletín Informativo La Pintura Mural Prehispánica en México es una publicación semestral del proyecto "La
pintura mural prehispánica en México" del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional
Autónoma de México, Circuito Mario de la Cueva, Ciudad Universitaria, C.P. 04510, México D.F.
Certificado de reserva de derecho al uso exclusivo del título, Dirección General de Derechos de Autor, Secretaría
de Educación Pública, número 003016/96, expedido el 11 de febrero de 1997. Certificados de licitud de título y
de contenido, Comisión Certificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas, Secretaría de Gobernación,
números, 9888 y 6927 respectivamente, expedidos el 23 de enero de 1997. ISSN 1405-4817.
Impreso en el Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM.
Tiraje: 700 ejemplares
Índice

Presentación .................................................................................................... 3
Beatriz de la Fuente

La cal y los mayas: un ejemplo de la necesidad de contextualizar


la investigación sobre el México prehispánico ........................................ 5
Diana Magaloni Kerpel

El arte plumaria, fiel reflejo de la creatividad maya ............................... 9


Lourdes Navarijo Ornelas

Posibles lugares de observación astronómica en Bonampak .............. 12


Daniel Flores Gutiérrez

La pintura mural 1 de Uxmal ..................................................................... 13


Karl Herbert Mayer

Tres bloques con pintura mural de Chichén Itzá


en el Smithsonian Institution ................................................................... 18
Javier Urcid Serrano

La iconografía maya Postclásica Tardía y el origen


del Códice Dresde ........................................................................................ 23
Merideth Paxton

Un nuevo dato en la Tumba 5 de Suchilquitongo ................................ 27


Bernd Fahmel Beyer
Apéndice

Sistema posicionador de cámara para el registro fotográfico de la


pintura mural en Bonampak ..................................................................... 32
Daniel Flores Gutiérrez

Un viaje relámpago a Palenque y a Bonampak ..................................... 36


Jorge Angulo Villaseñor

Cuando la Vía Láctea se alineó: experiencias astronómicas


en Bonampak ................................................................................................ 39
Jesús Galindo Trejo

Breves memorias de un trabajo compartido ........................................... 41


María Elena Ruiz Gallut

Recuerdos ...................................................................................................... 43
Alfonso Arellano Hernández

Índice de ilustraciones ................................................................................ 45

Noticias ........................................................................................................... 47
Presentación
Con nuevo impulso el Boletín Informativo La Pintura Mural Prehispánica en
México vuelve a cobrar presencia con los números 6 y 7, compuesto por
artículos y estudios breves a la vez que originales.
Es así que Diana Magaloni nos ofrece una suerte de síntesis ejemplar de
sus trabajos de campo y de gabinete en torno a la técnica pictórica de los
murales mayas. Apunta, de intachable modo profesional, la metodología
que usa y cómo a partir de los elementos propios del entorno ambiental
maya, sus antiguos habitantes dieron a la cal una función técnica relevante
y fue usada con diferentes fines artísticos.
De su parte Lourdes Navarijo, la bióloga del Proyecto, aporta reflexiones
propias en torno al manejo pictórico de las plumas de las aves, y de cómo
suscitaron la inventiva de los pintores mayas. La autora se apoya en la
identidad científica de las plumas que reconoce en las representaciones.
A partir del hecho pictórico sitúa la especie del ave de la cual proceden, y,
con fundamento, opina sobre el uso y simbolismo que se les dio en
Bonampak.
Notablemente abreviada y por ello significativa, es la noticia de Daniel
Flores sobre los “Posibles lugares de observación astronómica en
Bonampak” resultado de los estudios efectuados durante los trabajos de
campo de 1997.
Karl Herbert Mayer con la voluntad que lo caracteriza por contribuir
al conocimiento de las inscripciones mayas, da cuenta de un fragmento
pictórico de la Casa de los Pájaros en Uxmal, originalmente publicado
por E. Seler y posteriormente descrito por H. Pollock, mismo que fue
reportado por el propio Mayer y por I. Graham. El autor pone énfasis en
trabajos recientes del INAH y en su cuidadosa restauración. Añade datos
e ilustraciones importantes resultados de su propio quehacer como
investigador.

3
De indudable interés es el artículo del reconocido especialista Javier Urcid,
de modo principal por sus eruditos estudios acerca de la escritura zapoteca,
quien, en este ensayo, aclara la presencia en el Smithsonian Institution
de Washington, de tres bloques con pintura mural procedentes de Chichén
Itzá. El investigador resume la historiografía de estas piezas al rastrear su
tránsito hasta llegar finalmente al sitio donde actualmente se guardan.
Sugerente y documentado es el estudio de Merideth Paxton sobre el
Códice Dresde y la iconografía maya tardía. La autora discute la hipóte-
sis de Eric S. Thompson acerca de la procedencia del códice en los
alrededores de Chichén Itzá. Propone, con base en el análisis de las
imágenes del manuscrito la presencia de signos tardíos del período
Posclásico. Se trata de un estudio cabal y hondo sobre el tema.
En su texto Bernd Fahmel Beyer da a conocer su hallazgo durante la última
visita que realizó a la Tumba 5 de Suchilquitongo en Oaxaca. Propone y
rectifica, con la solidez del estudioso, que la lectura previa del diseño en la
fachada es incorrecta. Con base en la apreciación de un elemento no
considerado con anterioridad, sugiere una nueva hipótesis acerca de quien
construyó la Tumba 5.
El Boletín concluye con algunas notas del arqueólogo Jorge Angulo, del
astrofísico Jesús Galindo, del epigrafista Alfonso Arellano, y de la
historiadora de arte Ma. Elena Ruiz Gallut, acerca de las experiencias que
estos integrantes, junto con otros miembros del Seminario de La Pintura
Mural Prehispánica en México y el equipo de TV-UNAM, tuvieron en
Bonampak durante el trabajo de campo que se llevó a cabo en marzo
de 1997, bajo la coordinación de Leticia Staines. Mención especial merece
el informe de Daniel Flores, constructor intelectual de un aparato destina-
do a llevar a buen fin el registro fotográfico del Proyecto. Muchas de las
espléndidas placas del fotógrafo del IIE, Ernesto Peñaloza fueron tomadas
con el sustento de esa estructura.

Beatriz de la Fuente

4
La cal y los mayas: un los pobladores mayas de entonces
ejemplo de la necesidad (empleo del diccionario de la len-
de contextualizar la gua maya, libros de botánica,
investigación sobre el geología, geografía, cultural y
México prehispánico trabajos arqueológicos modernos).
A través de esta investigación se
Diana Magaloni Kerpel puede concluir que tanto la con-
Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM cepción, como las maneras de
realizar materialmente dichas
Otro aspecto del proyecto "La obras, son el resultado directo de
pintura mural prehispánica en una forma particular de entender,
México" ha sido el estudio de la experimentar, e interpretar los ele-
técnica pictórica de los murales mentos que ofrecía el entorno a
mayas. La investigación ha sido los habitantes de la región. En este
realizada mediante una metodo- sentido la técnica pictórica se revela
logía interdisciplinaria que com- como una manera de hacer y como
bina las técnicas de análisis de una forma de pensar y percibir. Es
materiales de la ciencia moderna decir, como una expresión concreta
(cromatografía de gases-espectros- de la visión del mundo y de la
copía de masas, microscopía óptica relación que los pueblos mayas
y electrónica de barrido, difracto- tuvieron con la naturaleza. Para
metría de rayos-X, entre otras), con abrir el secreto de la plástica maya
los métodos de investigación de la es necesario penetrar en el mundo
historia del arte y la conservación de los pintores de entonces: en su
(observación in situ de las cuali- cultura, en su geografía, en sus
dades materiales y plásticas de las circunstancias. Los resultados
capas de color, lectura de docu- obtenidos corroboran que no
mentos del siglo XVI y trabajos de podemos catalogar a priori la
etnohistoria de principios del siglo pintura mural maya como un
XX), así como el uso de información fresco o como un temple europeos
complementaria para entender en y que estas categorías no explican
el contexto geográfico-cultural de nada por sí mismas.

5
Los pintores mayas se enfrentaron La cal fue no sólo un cementante
con condiciones ambientales muy de estupenda calidad que ha
específicas y tenían un bagaje cul- sobrevivido en la selva durante
tural propio y muy diferente al 1500 años, sino la base de la quí-
nuestro. Ambos hechos contribuye- mica cotidiana del mundo maya.
ron a la creación de una técnica Los antiguos pobladores de la
pictórica original que se basa en la región conocieron bien los efectos
mezcla de la cal, tanto en pasta de que las soluciones alcalinas tenían
hidróxido de calcio, como en solu- sobre ciertos materiales orgánicos
ción (agua de cal) con gomas vegetales a base de polisacáridos y celulosa.
recolectadas en el bosque tropical. Por ejemplo, al sumergir el maíz
El modo de fabricar cal en el mundo en agua de cal, la solución de alta
maya es sobresaliente. La trans- basisidad, ablanda los granos
formación de las rocas calizas en una secos y se puede producir la
pasta untuosa, adhesiva y con gran masa de nixtamal con la que se
resistencia mecánica aún en con- elaboran los alimentos básicos
diciones de alta humedad relativa de la dieta prehispánica, como
y alta temperatura no es nada fácil. tortillas, tamales, pozol, etc. De
Sin embargo, es gracias a esta grande igual modo las fibras de la
invención tecnológica que los cons- corteza de árbol son ablandadas
tructores mayas edificaron sus con una solución alcalina, produ-
grandes centros ceremoniales y ciendo la exudación de una goma
urbanos, utilizando los morteros de en el interior de la corteza y el
cal para pegar piedra contra piedra, ablandamiento de la celulosa.
y que los artistas realizaron relieves Este proceso permite el aplanar
en estuco utilizando la cal como y consolidar los folios sobre los
materia prima para el modelado y que se escribe y pinta. El proceso
elaboraron pinturas murales en para la fabricación de los mor-
el interior y exterior de los edifi- teros y aplanados de cal en el
cios, utilizando soportes de cal y mundo maya sigue el mismo
un aglutinante orgánico que se dilu- principio químico que la nixtama-
ye en agua de cal. lización de los granos de maíz o la

6
elaboración del papel “amate”. queda en reposo en la calera y
Los resultados de laboratorio de para preparar los morteros se
análisis de 24 sitios con pintura extrae y mezcla con la proporción
mural permiten afirmar que los de arena adecuada. Los técnicos
mayas preparaban una solución mayas en cambio, mezclaban la
de agua de goma de corteza (en arena (sascab) y el polvo de cal y
maya yucateco agua de holol), posiblemente los cernían para
la cual se vertía sobre la mezcla producir el conjunto homogéneo
en seco del polvo de cal viva y característico de sus aplanados.
sascab (arena de calcita y aluminio), Posteriormente, esta mezcla se
es decir, la mezcla de cal es similar
a la mezcla para hacer tortillas,
ambas manejan un elemento
orgánico a base de carbohidratos
y un material inorgánico, la cal.
Esta forma de preparar la mezcla
de cal para morteros y aplanados
es totalmente distinta de la manera
“occidental”. Los técnicos occiden-
tales desde la Roma Imperial y el
Renacimiento hasta nuestros días,
preparan la mezcla de cal para
aplanados sumergiendo el polvo bañaba con el agua de corteza o
de cal viva (óxido de calcio) en agua de holol. Los azúcares con-
una pila de agua (calera) y dejan tenidos en la goma de corteza
la cal bajo el agua el mayor tienen el efecto de incrementar
tiempo posible (estipulaciones la hidratación de la cal de manera
romanas indican un período de que se lleve a cabo de modo
tres años) de manera que se ge- eficiente; aparentemente la mez-
nere una hidratación completa y cla de cal, sascab y agua de holol,
se logre una pasta untuosa de permanecía en reposo solamente
hidróxido de calcio. Esta pasta dos semanas antes de ser em-

7
pleada (Morris, et al., 1931, I: 223). liente y en un contexto climático
La mezcla se fabricaba cerca del particularmente difícil.
sitio en que se estaba construyendo Considero que el conocimiento de
o pintando. Información propor- la técnica pictórica mural maya
cionada por la restauradora Frida permite una mejor comprensión
Mateos (Comunicación personal, artística e histórica de los murales
agosto, 1996) confirma que en la mayas, y va a posibilitar su mejor
actualidad algunas personas en conservación, ya que los restau-
Chichén Itzá conocen esta técnica. radores podremos emplear la
Mateos presenció que después de lógica de los técnicos mayas, y los
mezclar la cal, el sascab y el agua materiales que usaron para inter-
de goma de corteza, se construye venir los monumentos en sitios
una especie de cono invertido, a arqueológicos. De este modo se
manera de horno de pan, con la respeta la integridad de las obras y
mezcla. Las paredes exteriores de se emplean métodos que el mismo
este cono se adelgazan y pulen tiempo ha probado como los más
con una piedra, mientras que al eficaces para las circunstancias
interior la pasta permanece hu- específicas. El haber rescatado el
medecida y sin contacto con el legado de conocimiento de índole
aire, después de dos semanas, la práctico y conceptual que los
estructura se abre como sí se grupos de artistas y técnicos fueron
rompiera el cascarón de un huevo, acumulando a través del tiempo es
y la mezcla en el interior está extender nuestras propias raices,
para ser usada. Probablemente hacerlas más profundas y así
esta fue la manera prehispánica recobrar la continuidad cultural que
de fabricar las caleras. sirve de base para un mejor presente.
Las propiedades de esta pasta
de cal maya son excelentes: posee Bibliografía
Morris, H.Earl, J. Charlot, and A. A. Morris
adhesividad, plasticidad y re-
1931 The Temple of The Warriors at Chichen
sistencia mecánica, además ha Itzá, Yucatán. Carnegie Institution of
probado su calidad al sobrevivir Washington, publication 406, 2 vol.
en el tiempo de manera sobresa- Washington, D.C.

8
El arte plumaria, fiel reflejo prima para satisfacer una variedad
de la creatividad maya de exigencias propias de la vida
diaria, así como, no es nada extraño
Lourdes Navarijo Ornelas encontrarlas asociadas a conceptos
Instituto de Biología, UNAM y símbolos en todos los pueblos
del orbe. Es por ello, y en consi-
En razón de que las diversas formas deración a que en cada una de
de cultura son consecuencia directa estas manifestaciones se asienta
de las relaciones que los seres la herencia cognoscitiva acumu-
humanos hemos ido estableciendo lada en varias generaciones, que
con el medio físico y social a lo estimo inminente la labor de
largo de la historia, no debe resultar documentar la cantidad y calidad
inverosímil esperar que en los de las relaciones que se han
procesos culturales los recursos mantenido con los animales en
naturales, en particular fauna y el mundo mesoamericano, pues
flora, al ser parte imprescindible de esta forma se abastece de
de los diferentes elementos que elementos para la comprensión
otorgan substancia a las manifes- de su importancia en términos
taciones materiales y espirituales culturales.
del hombre, hayan quedado no Con ese propósito en mente inicié
sólo incluidos en ellas sino que el ascenso al Edificio de las Pintu-
también al unísono, hayan sido ras en Bonampak, pues en las
dotados de un determinado valor expresiones pictóricas mayas con-
circunstancial que se agrega al curren evidencias de una presencia
intrínseco y que trasciende ya avifaunística. Dicha presencia
incorporado en la cultura. puede ser vista desde dos vertien-
Ciertamente, se dispone de un catá- tes, esto es, como base para el regis-
logo considerable de especies de tro avifaunístico, aunque algunas
aves a las que se les han conferido especies hayan sido importadas
numerosos papeles contextuales. física y culturalmente hablando.
Estos organismos, o sus partes, han Pero, por otro lado, nos brindan
sido utilizados como la materia las pruebas de una utilización

9
selectiva del ave completa o de sus sas plumas destinadas para la
partes, como lo fueron las plumas confección de los tocados, fueran
en un despliegue de inventiva y estos sencillos o c o m p l i c a d o s s i
de plasticidad colorida. s e consideran las cantidades
En efecto, ahí estaban dibujadas empleadas en cada uno de ellos,
las plumas formando hileras uni- me ha sido posible determinar
formes bien definidas de color y confirmar, además de la ya
amarillo, verde o rojo en los adornos reveladora presencia del quetzal
en forma de alas o aspas pertene- (Pharomachrus mocinno), la de por
cientes a los diez personajes del lo menos una de tres especies
Cuarto 3. Del mismo modo, figu- de ictéridos para obte-
ran como parte cardi- ner los tonos amarillos,
nal en los variados esto es, el tordo alia-
tipos de tocados, ya marillo (Cacicus
en forma solitaria o en melanicterus), la
masas compactadas zacua cabecicas-
difíciles de contar de un taña (Psarocolius
verde intenso; o bien, waglen) y la zacua
aparecen de manera mayor u oropén-
ordenada en otros dola (Psarocolius
casos esos peculiares montezuma).
apéndices proteí- Posiblemente fueron
nicos que son usadas para la obtención
privativos de los de las plumas verdes
miembros de tamaño regular,
de la Clase una o dos
Aves...las de cua-
plumas. tro es-
Por me- pecíes
dio de la de loros,
utilización los co-
de diver- nocidos

10
con los nombres de cabecios- formando parte de los elementos
curo (Pionopsitta haematotis), el del tocado del personaje 15 en el
coroniblanco (Pionus senilis), el Cuarto 3.
cariamarillo (Amazona autumnalis) El análisis de esta situación indica
o el loro coroniazul (Amazona que aunque en la pintura mural de
farinosa), además de ser usadas con Bonampak no figuren individuos
seguridad las del quetzal y las de completos o de una manera inde-
la guacamaya verde (Ara militaris). pendiente, como así sucede en
Entre las aves portadoras de plumas varios de los murales teotihuacanos,
rojas, es del todo probable que sí se dispone de suficientes eviden-
se contara con la presencia de la cias para documentar no sólo la
tangara roja (Piranga rubra) y con comparecencia de algunas especies
la guacamaya roja (Ara macao). de aves, sino que también significa
Distinguiéndose por sus ocelos poder hablar de la importancia
metálicos de color azul y dorado utilitaria de las plumas, de la
marginado de negro, encontré versatilidad de su arte plumaria y,
que unas trece plumas del pavo sobre todo, de una importancia
ocelado formaban parte del tocado simbólica en virtud de que la
del personaje número ocho, situa- hechura de cada tocado era par-
do en el Cuarto 1. ticular y formaba parte de la
Además de esta lista de especies personalidad del usuario como
usadas para la obtención de plumas, un mecanismo de identidad y
la que asciende a por lo menos signo de estatus social o de perte-
una docena de aves, por último, es nencia a un grupo, más que como
importante señalar como otra concepto de ornamentación y
forma de presencia la singular embellecimiento.
cabeza y cuello de una garza

11
Posibles lugares de de cada una de ellas, ya que desde
observación astronómica ahí se pudieron observar ciertos
en Bonampak grupos estelares que tal vez llegaron
a ser importantes en las épocas
Daniel Flores Gutiérrez de esplendor de Bonampak. Por
Instituto de Astronomía, UNAM ejemplo, si consideramos el ins-
tante de observación a la media
De la distribución de los edificios noche, durante el siglo VI, nues-
en la Acrópolis de Bonampak, tros cálculos indican que desde
podemos distinguir dos grupos la Estructura 4, el 29 de julio la
principales de construcciones, las Vía Láctea se orientaba en la
que se encuentran al nivel de la dirección del edificio, y el 21 de
Plaza y las numeradas 1 y 3, situa-
das hasta los 13 m sobre la misma;
y las Estructuras 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 19,
construidas arriba del nivel de
los 30 m de altura. Esta diferencia
de alturas nos hace pensar, en el
sentido utilitario, que éstas últimas
reúnen ciertas características de
ubicación, que las hacen fuertes
candidatos a ser consideradas
como lugares de observación del
cielo, quizá la más importante es la
altura sobre el nivel de la Plaza;
como es fácil corroborar, y sin
importar el gran tamaño que los
árboles han alcanzado en nues-
tros días, se puede observar con
facilidad la bóveda celeste desde
el interior de cada una de ellas.
Nos llama la atención la orientación

12
diciembre, se encontraba la Osa La pintura mural 1 de Uxmal
Mayor; en las Estructuras 5 y 6, el
13 de agosto la constelación de Karl Herbert Mayer
Casiopea; en dirección de las Graz, Austria
orientaciones de la 7 y 8, el 23 de
abril se encontraba la constelación En la gran ciudad Puuc de Uxmal,
de Corona Borealis; y desde la Yucatán, existen pinturas mono-
Estructura 9, se pudo observar la cromas y policromas en contexto
puesta del Sol en el Solsticio de arquitectónico; se encuentran
Verano. varias piedras tapas de bóveda
Como un caso suigéneris, men- pintadas en el Cuadrángulo de las
cionaremos el recinto que se Monjas y hay un solo ejemplo de
encuentra en la estructura nume- un mural vertical en un muro
rada por Pérez Campa como la interior del complejo de la Casa
19, el cual se ve como un lugar de los Pájaros, que es una estruc-
subterráneo de base rectangular, tura de muchos cuartos situada
cuya entrada está delimitada por entre la Pirámide del Adivino y
un dintel, aparentemente in situ. el Cuadrángulo de las Monjas.
En los primeros planos hechos Esta última pintura ha sido
en 1949, Arai la señala como una descrita y parcialmente ilustrada
tumba y posteriormente Andrews por Eduard Seler (1917: 79-80, fig.
la menciona como cueva. A mi 75b), una casa norte y otra sur, de
modo de ver y de acuerdo con lo las cuales elaboró planos.
observado en el lugar y el ángulo Seler visitó Uxmal tres veces entre
acimutal de su eje de simetría, 1902 y 1911, y publicó su estudio
creo que este lugar fue construido sobre las ruinas de Uxmal en 1917.
exprofeso para efectuar observa- En vista de que su descripción
ciones astronómicas. Desde ahí de esta pintura fragmentada fue
debió seguirse el movimiento de la primera que se realizó, la
algunas de las estrellas circum- transcribo por completo, traducida
polares, cercanas al Polo Norte del alemán: “Sobre el muro interior
Celeste. del cuarto medio de la casa norte,

13
la cubierta de estuco se conserva extensa de la Casa de los Pájaros y,
todavía, y muestra en las orillas, como planteó Seler, considera las
bandas de pintura roja y debajo del dos casas como una sola estructura
arranque de la bóveda en el extremo que constaba de un total de ocho
sur del lado oeste, y en el extremo cuartos. Pollock designó la cámara
oeste del lado norte, los restos de con pinturas como Cuarto 2 y
una hilera simple (¿o doble?) de describió los muros de la siguien-
jeroglíficos pintados en color rojo te manera: “En el Cuarto 2 hay
sobre un fondo blanco, y rodean- pintura roja con impresiones en el
do a la cámara” (Seler, 1917: 79). arranque de la bóveda, abajo de las
El dibujo, tal como fue publicado piedras tapa de bóveda, en la unión
por Seler (fig. 1), representa una de los muros, en la bóveda y en
inscripción jeroglífica fragmen- el extremo de los muros. Todo lo
tada, que consta de cuatro bloques cual hace pensar en que se pintó
de glifos: el primero, arriba a la el contorno de una franja roja, o
izquierda, contiene la se hizo un panel en
expresión calendárica el frente de la bóveda,
“9 Ahau”; en el tercer pero también pudo
bloque, en la parte de ser que la bóveda
abajo, se muestra un entera haya sido
glifo-retrato, que obvia- pintada de rojo. De
mente muestra el perfil acuerdo con mis
de una cabeza antropo- notas, los frescos con
morfa vuelta hacia la líneas negras pue-
izquierda. De los res- den haber sido jero-
tantes dos bloques de glíficos sobre el
glifos en el lado derecho estuco color crema o
sólo quedan los contor- amarillo en el muro
nos y, por lo tanto, no debajo del arranque
pueden ser interpretados. de la bóveda en el Cuarto 2, Seler
Harry Pollock (1980: 235-239) (1917: 79) registra estos frescos
publicó una descripción más definitivamente como jeroglíficos,

14
uno claramente como 9 Ahau y turas murales y los textos de
afirma que fueron hechos en rojo”. los jeroglíficos pintados mayas,
Sin embargo, Pollock no publicó he visitado con frecuencia la
ninguna ilustración del texto Casa de los Pájaros, y desde 1989
jeroglífico que observó en 1936. he tomado casi cada año fotogra-
En 1980, volví a publicar el dibujo fías en color de los poco visibles
de Seler del mural, y señalé que vestigios de dicho fragmento,
“hoy en día apenas es visible” que en realidad actualmen-
(Mayer, 1990: 30, fig. 10: 34). te consta sólo de la parte
En su definitivo Corpus de las más grande del bloque del glifo
inscripciones jeroglíficas mayas, pA2, el cual no se ha deteriorado
Ian Graham designó reciente- mucho en los últimos diez años.
mente este texto como “Uxmal, Recientemente, el Instituto Na-
pintura mural 1“, abreviado como cional de Antropología e Historia
“UXM:Mr1. 1”, y lo sitúa en “la ha emprendido, bajo la coor-
superficie interior del muro oeste dinación de Alfredo Barrera Rubio
de la cámara en medio del edificio y José Huchim Herrera, la conso-
norte de la Casa de los Pájaros“, cita lidación y reconstrucción del
parte del texto de Seler, y describe complejo de la Casa de los Pájaros,
su condición como: “sólo un frag- una estructura del Clásico termi-
mento, evidentemente, de una nal. El cuarto con el fragmento
inscripción mayor, que ha desapa- de mural ha sido cuidadosa-
recido hoy, salvo por vestigios mente restaurado y los vestigios
de un borde rojo”. Graham apunta de las pinturas se encuentran
que las dimensiones del mural se ahora mucho mejor protegidas.
desconocen, lo ilustra mediante un Es obvio que el Cuarto 2 de Pollock,
nuevo dibujo basado en el dibujo originalmente cubierto con estuco
de Seler, y designa a los cuatro de color crema, tenía como de-
bloques de glifos pA1-pB2 (Graham coración una franja rojo oscuro
y Von Euw, 1992: 145). En el a todo lo largo de la línea de
transcurso del trabajo que he arranque de la bóveda, tanto hori-
realizado para registrar las pin- zontal como verticalmente. En la

15
esquina noroeste del Cuarto 2 se adyacentes de glifos pA1 y pB2,
encuentra aún una porción gran- ninguno de los cuales pude
de de estuco en el muro de detectar en el Cuarto 2 y que
mampostería, a la altura de la probablemente están perdidos,
moldura inferior de la bóveda. La sugiero que no fueron pintados
porción de estuco muestra una en la parte superior de los bloques
franja horizontal pintada en la pA2 y pB2, como afirma Seler,
parte superior, a lo largo de la sino en algún otro lado.
línea de arranque de la bóveda, La parte existente del bloque de
elaborada con un pigmento rojo, glifos pA2 está pintado con un
en la superficie interior del muro pigmento negro sobre una super-
oeste, así como en el
muro norte. El bloque
de glifos pA2, parcial-
mente conservado, se
localiza en una esquina
debajo de la franja
roja horizontal a lo
largo de la línea de
arranque, en la super-
ficie sur del muro
norte del Cuarto 2. La
localización de este
glifo contrasta con la
descrita por Seler. La
porción de estuco en
la parte derecha del
glifo está rota, y las líneas de ficie amarillenta de estuco, y mide
arranque del supuesto bloque de 18 cm de altura y 14 cm. de ancho
glifos pB2 en este lugar están en el lado izquierdo y 19. cm del
perdidas. Respecto a la locali- lado derecho. El glifo que queda
zación original de los dos bloques es de 7.5 cm. de alto por 5 cm. de

16
ancho. La fotografía que presento Pollock, Harry E. D.
1980 The Puuc: An Architectural Survey on
aquí (fig. 2) es la primera que se
the Hill Country of Yucatan and Northern
publica de la pintura mural 1 Campeche, Mexico, Memoirs of the Peabody
de Uxmal que ha sobrevivido, Museum, vol. 19, Peabody Museum of
demostrando así que no ha desa- Archaeology and Ethnology, Harvard
University, Cambridge, Massachusetts.
parecido por completo como se
ha afirmado. Es de esperar que Seler, Eduard
80 años después de que se 1917 Die Ruinen von Uxmal, Abhandlungen
supo de ella a partir de un dibujo, der Koeniglich Preussischen Akademie
der Wissenschaften, Jahrgang 1917,
se pueda presentar finalmente Philosophisch-Historische Klasse, Nr.3,
una fotografía adecuada del Berlin.
fragmento de mural, así como un
dibujo a línea preciso.

Bibliografía

Graham, Ian y Eric Von Euw


1992 Corpus of Maya Hieroglyphic
Inscriptions, vol 4, part 3: Uxmal,
Xcalumkin, Peabody Museum of
Archaeology and Ethnology, Harvard
University, Cambridge, Massachusetts.

Mayer, Karl Herbert


1990 "Maya-Wandmalereien in der
Pucc-Region (Mexiko)", en: Antike Welt, 21,
Jahrgang, Heft 1, p. 26-44, Mainz.

17
mitad norte y derribando el techo y
Tres bloques con pintura
paredes hasta una altura de 2.29 m.
mural de Chichén Itzá en
A pesar de ello, las exploraciones
el Smithsonian Institution arqueológicas en la subestructura
permitieron concluir que el templo
Javier Urcid Serrano
National Museum of Natural History
del Chac Mool era originalmente
Smithsonian Institute un recinto con dos cuartos cuya
entrada daba hacia el oeste. Los te-
Uno de los objetivos del trabajo chos abovedados de ambos cuartos
arqueológico hecho por la Carnegie estaban sostenidos por columnas
Institution en Chichén Itzá entre grabadas y pintadas con policromía
1923 y 1930, fue la excavación y en sus cuatro caras. Cada recinto
restauración del Templo de los tenía cuatro columnas, aunque en
Guerreros. Durante el curso de las total só1o se encontraron seis de
exploraciones se descubrió que el las ocho. El cuarto interno tenía al
edificio tenía una larga historia centro un altar que seguramente
arquitectónica, pues hay un templo fue del tipo atlantes, e inclusive
anterior que quedó encapsulado pudo ser el mismo que después se
por una subsecuente ampliación. colocó en el recinto posterior del
La subestructura, conocida como el Templo de los Guerreros. Los
Templo del Chac Mool, fue apro- muros de ambos cuartos en el
ximadamente una cuarta parte más Templo del Chac Mool estuvieron
pequeña y se encuentra en el núcleo pintados, teniendo una franja basal
noroeste de la plataforma para el de 81 cm. de alto pintada en negro,
Templo de los Guerreros (fig. 1). seguida de otras tres franjas muy
Debido al desplazamiento del área delgadas, cada una de 14 cm. de
que se planeó para el Templo de los alto, pintadas de rojo, amarillo y
Guerreros y a la altura de la pla- azul. Por encima de estas franjas
taforma que lo sostiene, el Templo del se pintaron grandes serpientes
Chac Mool tuvo que ser parcialmente ondulantes. En total había ocho de
destruido por los constructores estas serpientes, cuatro en cada
antiguos, demoliendo casi toda su cuarto, dispuestas en forma si-

18
métrica y de tal forma que sus marco azul, y la policromía inter-
cabezas veían hacia el eje este-oeste na incluyó el verde, azul, amarillo
del templo, enmarcando así la y negro; todo sobre un fondo rojo
pared encima del altar y los accesos obscuro brillante. De acuerdo a
a ambos cuartos del templo. Earl Morris, el arqueólogo de la
Circundando el altar del recinto Carnegie encargado de las explo-
interno, a lo largo de las paredes raciones, estas
norte y sur, se colocaron origi- son "las pin-
nalmente unas bancas de mam- turas más es-
postería en forma de L que tenían pléndidas
una altura de 1 m. Las bancas encontradas
se construyeron antes de pintar hasta ahora
los muros y taparon la parte en Chichén
correspondiente a las franjas negra Itzá" (1931:
y roja. El alzado en estas bancas 76).
incluía un panel de 85 cm. de altura
rematado por una cornisa de 15
cm. de alto. Original-
mente, la cornisa y
las caras de los pane-
les, construidas con
tres hiladas de
bloques de pie-
dra caliza bien
careadas, estuvie-
ron recubiertas
de estuco y pin-
tadas al fresco.
La iconografía
en los paneles
quedó delimi-
tada por un Templo del Chac Mool

19
No obstante, con la construcción de relleno aparece en Morris
del Templo de los Guerreros, las (1931: 155 bis.)
bancas fueron desmanteladas, Después de recuperar 78 bloques
y los bloques con pintura, ya con restos de pintura y de un
desensamblados, se utilizaron admirable trabajo de detective,
como material de construcción Earl Morris y su equipo de trabajo
en el relleno que cubrió ambos lograron reconstruir parte de
recintos del Templo del Chac los programas iconográficos que
Mool. Este enterramiento es lo decoraban las bancas (Morris,
que sin duda protegió la pintura et al., 1931: 373, láms. 135-136, 138
en muchos de los bloques. Una [banca norte], y láms. 133-134, 137-
fotografía de la forma en que los 138 [banca sur]. De la banca sur
bloques de las bancas fueron únicamente se encontraron 40
apilados por los antiguos cons- bloques, incluyendo un sólo
tructores para formar celdas pedazo de cornisa. De la banca

20
norte só1o hubo 38 bloques, y publicadas por Morris, et al., 1931.
su estado de preservación no fue Como parte de un convenio entre
tan bueno como el de los bloques el gobierno de México (a través
de la banca sur. Mientras la banca de la Secretaría de Educación
norte incluía la representación Pública) y la Carnegie Institution,
de guerreros sentados en tro- Cornisa
nos en forma de jaguares, la Franja del marco
narrativa en la banca sur
mostraba varios personajes
ricamente ataviados llevando
diversos objetos y parafernalia.
Parece que las cornisas de A
Franja del marco
ambas bancas tenían repre-
sentaciones de serpientes ondu- tres bloques pintados de la banca
lantes. La figura 2 presenta una sur fueron a dar a Washington.
vista hipotética del recinto poste- Posteriormente, el 6 de enero de
rior en el Templo del Chac Mool, y 1930, la Carnegie los pasó al
la figura 3 ilustra parte de los pro- Smithsonian como un préstamo
gramas iconográficos en las bancas por tiempo indefinido. Estos
norte y sur. Esta última figura fue bloques forman ahora parte de
elaborada a partir de las láminas las colecciones del departamento

Cornisa
Franja del marco

Franja del marco

A 345470-0 A 345471-0 A 345469-0 B


(28 x 28 x 14) (30 x 39 x 14) (30 x 30 x 17)

21
de Antropología en el Museo de
Historia Natural y se encuentran
guardados en el Centro de Apoyo
del Museo en Suitland Maryland.

Bibliografía

Morris, H. Earl, J. Charlot, and A. A. Morris


1931 The Temple of the Warriors at Chichen
Itzá, Yucatán. Carnegie Institution of
Washington, publication 406, 2 vol.
Washington, D.C.

Morris, H. Earl A 345471-0


1931 The Temple of the Warriors. The Aventure (30 x 39 x 14)
of Exploring and Restoring a Masterpiece of
Native American Architecture in the Ruined
Maya City of Chichen Itzá, Yucatan. Charles
Scribner's Sons, New York and London.

A 345470-0 A 345469-0
(28 x 28 x 14) (30 x 30 x 17)

22
La iconografía maya (Thompson, 1972: 15-16, 90, 113). El
Postclásica Tardía y el punto de vista de Thompson fue
origen del Códice Dresde 1 generalmente formado por el am-
biente intelectual de su época, el
Merideth Paxton cual consideraba los años después
Instituto Latinoamericano, de 1250 como una fase de la decli-
Universidad de Nuevo México nación de la cultura formalmente
conocida como el Período de
Entre los documentos europeos Decadencia (también como el
de la época colonial no parece Postclásico Tardío).2 Thompson
haber ninguno que relate la his- había notado que las ilustraciones
toria preconquista del Códice en el Códice Dresde incluyen urnas
Dresde. Por eso, las teorías sobre el cerámicas asociadas con los prime-
origen y la fecha de la producción ros años del Postclásico Tardío en
del manuscrito deben ser basadas Mayapán, y éstas no muestran los
totalmente en su examen interno. incensarios con figuras modela-
El eminente mayista, J. Eric S. das en alto relieve los cuales son
Thompson concluyó que la versión típicos de la parte tardía. Esta obser-
actual fue copiada de fuentes vación, junto con los otros factores
anteriores, y que probablemente fue mencionados previamente, lo
pintada en los alrededores de incitaron a entrelazar la produc ción
Chichén Itzá, Yucatán entre los del Códice Dresde con el flore-
años 1200-1250. Estas opiniones cimiento tardío de Chichén Itzá.
surgieron en su mayoría, por las La reconsideración de la misma
fechas escritas en el códice, los información utilizada por
intervalos relacionados por los Thompson y el estudio de algunos
esquemas astronómicos, las distri- descubrimientos los cuales post-
buciones geográficas de ciertos datan su análisis, indican que las
jeroglíficos, el alto nivel de talento afiliaciones culturales del Códice
técnico reflejado en la pintura, Dresde no se concentraron des-
y los motivos iconográficos pués de todo, necesariamente en
incorporados en las ilustraciones Chichén Itzá (Paxton,1986). Las

23
urnas usadas por Thompson también pueden ser usados. Las
para vincular el códice con la orejeras que proyectan son una
fase temprana de la historia de carecterística normalmente en-
Mayapán también aparecieron en contrada entre los tocados de las
el sitio en depósitos más tardíos figuras modeladas añadidas a los
(Paxton, 1991). Además, el manus- incensarios del pleno Postclásico
crito incorpora diseños conocidos Tardío en Mayapán. Incensarios
solamente en contextos mayas similares también son conocidos de
tardíos.3 Aunque las escenas del los depósitos de la superficie
Dresde no muestran directamente encontrados en una extensa región
los incensarios con figuras del maya.
Postclásico Tardío, sí ilustran La asociación cultural tardía pro-
elementos de atavíos usados por puesta aquí con base en rasgos
las figuras. Estos elementos tam- iconográficos no es refutada por
bién se han encontrado en los argumentos avanzados de Thomp-
murales tardíos de varios lugares son para respaldar su teoría sobre
de la ocupación en Yucatán y en la fecha de origen y procedencia
Santa Rita, Corozal, Belice, pero no del Códice Dresde. Una presen-
en los murales o esculturas tación más detallada sobre estos
de la ocupación principal de puntos, incluyendo los límites
Chichén Itzá. Un ejemplo de tal tardíos de uso para los esquemas
iconografía es un tocado conocido para predecir las apariencias de
del Códice Dresde y del arte de Venus y los sucesos de eclipses, es
Mayapán, de Tulum, y de Santa presentada en Paxton 1986. Una
Rita (fig. 1). Este tocado tiene una conclusión del estudio, que estos
forma cilíndrica no muy alta, con esquemas astronómicos Dresde
orejeras rectangulares que se tendrían un valor práctico durante
proyectan desde el área de la cabeza la parte tardía del Postclásico
hacia los lados del que lo lleva. En Tardío, está de acuerdo con inves-
varias ocasiones, el cilindro está tigaciones efectuadas por Bricker
decorado por una línea horizontal y Bricker (1983). Si el Códice Dresde
de bolitas, pero otros adornos fue pintado en Chichén Itzá, el

24
a b c

d e
proyecto fue probablemente Notas
terminado durante la segunda 1. Quisiera agradecerle a Ana Zazueta por su
valiosa traducción de este informe.
ocupación del sitio, la cual fue 2. Sabloff y Rathje (1975) propusieron la teoría
asociada con el uso ritual del Ceno- de que éste no fue un período de decadencia,
te Sagrado. Sin embargo, los sino una era de reorientación hacia el
pragmatismo económico.
murales y otros aspectos del arte 3. La interpretación de la estratigrafía cerámica
producido durante la flor del en la cual se basó Thompson para poner fechas
Postclásico Tardío sugieren que a los objetos, usada en sus comparaciones con
el códice, fue desarrollada por Robert E. Smith
el manuscrito también puede (1971). La revisión del esquema de Smith
vincularse a Mayapán o a la subsecuentemente ha sido propuesta (Ball,
costa oriental de Yucatán. 1979). La nueva interpretación resulta en una
fecha de producción más temprana para

25
algunos componentes culturales, debido a que Paxton, Merideth
eventos anteriormente considerados como 1982a "The Tulum Frecoes: Some Early
consecutivos ahora se han visto como Photographs", en: Mexicon 4,1:4-7.
concurrentes. Sin embargo parece que los
artículos citados en éste breve informe son de
1982b "Los frecos de Tulum, Quintana
fecha tardía, debido a que son generalmente de
depósitos tardíos en sus respectivos lugares de Roo: algunas fotos de Samuel K. Lothrop",
procedencia. en: Boletín de la Escuela de Ciencias
Antropológicas de la Universidad de Yucatán,
Año 9, No. 53:50-53.
Bibliografía
1986 Codex Dresden: Stylistic and Icono-
Ball, Joseph W.
graphic Analysis of a Maya Manuscript. Ph. D.
1979 "Ceramics, Culture History, and
diss., University of New Mexico, Ann Arbor,
the Puuc Tradition; Some Alternative
Mich., University Microfilms.
Possibilities", en: The Puuc: New Perspectives
(Central College Scholarly Studies in the
1991 "Codex Dresden: Late Postclassic
Liberal Arts, 1), editado por Lawrence C.
Ceramic Depictions and the Problems
Mills, pp. 18-35. Pella, lowa.
of Proveenience and Date of Painting",
en: Sixth Palenque Round Table, 1986,
Bricker, Harve R. and Victoria R. Bricker
Merle Greene Robertson (Editora General)
1983 "Classic Maya Prediction of Solar
y Virginia M. Fields (Editora del Volumen),
Eclipses", en: Current Anthropology, 24,
pp. 303-308. Norman and London,
1: 1-23.
University of Oklahoma Press.
Codex Dresdensis
Sabloff, Jeremy A. and William J. Rathje
1975 Codices Selecti, 36. Graz:
1975 "The Rise of a Maya Merchant Class",
Akademische Drucku Verlagsanstalt.
en: Scientific American, 233, 4: 73-82.
Gann, Thomas
Smith, Robert E.
1900 "Mounds in Honduras", en: Bureau
1971 The Pottery of Mayapan, Papers of the
of American Ethnology, 19th Annual Report,
Peabody Museum of Archaeology and
Part 2, pp. 655-92. Washington, D.C.
Ethnology, Harvard University, 66,
Cambridge.
Lothrop, Samuel K.
1924 Tulum, an Archaeological Study
Thompson, J. Eric S.
of the East Coast of Yucatan, Carnegie
1972 A Commentary on the Dresden Codex,
Institution of Washington, Publication
Memoirs of the American Philosophical
335, Washington, D.C.
Society, 93. Philadelphia.

26
Un nuevo dato en la en el Museo Comunitario de
Tumba 5 de Santiago Suchilquitongo, descu-
Suchilquitongo brimos un elemento que permite
realizar una nueva lectura de éste,
Bernd Fahmel Beyer y por ende, del contexto en que
Instituto de Investigaciones Antropológicas, fue elaborada la tumba.
UNAM Cuando se excavó la tumba en 1985
(Méndez, 1986) se dió a conocer
El 31 de enero de 1998 salimos a al mundo un recinto funerario
Oaxaca para documentar algunos excepcional, ya que en éste se
detalles de la Tumba 5 de Suchil- combinaron de una manera ele-
quitongo, cuya reproducción será gante y armoniosa elementos de
expuesta en la exposición sobre la arquitectura zapoteca del siglo
Murales Prehispánicos, progra- VIII con numerosos bajorelieves,
mada en el Antiguo Colegio de extensas pinturas murales y dos
San Ildefonso para el segundo esculturas elaboradas con tierra,
semestre del presente año. Habien- piedra y estuco. La fachada com-
do realizado el análisis de los ele- prende un gran mascarón situado
mentos que componen al mascarón dentro de un tablero de tipo
que decora la fachada de la doble escapulario que
cámara funeraria y ob- descansa sobre un
servado su réplica

27
dintel sostenido por dos jambas jaguar se observan dos barras y un
ricamente labradas. La antecámara punto, por lo que la representación
se estructura alrededor de un ha sido leída como 11 Mono. Sin
espacio que imita los patios domés- embargo, hay un punto adicional
ticos con impluvium. Dos grandes dentro del signo del año que no ha
nichos se abren a este patio, sido tomado en cuenta. Al fondo de
mientras que al norte se sube a la cámara mortuoria se encuentra
la cámara funeraria. Tanto los una estela que relata eventos de
nichos como la cámara estuvieron interés para los señores que man-
profusamente pintados con escenas daron construir la tumba.
rituales y de la vida diaria. Los Como se señala en otra parte
relieves de las jambas conservan (Fahmel, 1995), "en el segmento
su color rojo, superior de
que contrasta dicha estela
con el blanco observamos
de los dinteles. al príncipe 12
Un recuadro Mono, quien
de color rojo ascendió al
decora los din- poder en el
teles, así como año 11 Hierba
lo vemos en (763 d.C.),
la Tumba 6 ocasión que
de Lambityeco. aprovechó
Sobre el acceso para dirigir
a la cámara funeraria se encuentra una ofrenda a su abuelo materno,
un segundo mascarón que repre- nombrado 13 Mono. Este señor
senta a un jaguar coronado por había sido gobernante del reino de
el signo del año teotihuacano y Huijazoo, cuya cabecera fue el
un gran tocado de plumas. De las sitio arqueológico que abarca el
fauces del animal surgen la cara y Cerro de la Campana y la Tumba 5,
los brazos de quien parece ser un en los actuales municipios de
mono. Debajo de la mandíbula del Huitzo y Suchilquitongo. La

28
ofrenda consiste de una vasija
con un ave, una espina de maguey
y un lienzo de tela parecido al que
recibe como tocado otro príncipe
conmemorado en la lápida de
Noriega. El señor 13 Mono había
muerto en el año 7 Hierba (759 d.C.)
y dejado en la regencia a su hija, la
señora 12 Hierba, quien realizó una
ofrenda semejante en el año 4 Tem-
blor (756 d.C.). En el segmento
inferior de la estela vemos frente a
ella al señor 11 Nudo, padre del
príncipe, quien a su vez ofrendó
en el año 6 Temblor (732 d.C.). En
los cantos de la piedra se espe-
cifica, además, que la madre del
heredero murió en el año 2 Hierba
(767 d.C.) y éste en el año 3 Hierba
(807 d.C.)".
Ahora bien, ¿que relación hubo
entre estos señores y los usuarios
de la tumba? La poca información
que se tiene sobre los entierros y
sus ofrendas deja entrever que el
recinto fue ocupado varias veces.
Pero si fijamos nuestra atención
en el mascarón interior, e inclui-
mos el punto colocado dentro del
signo del año en el numeral
asociado al rostro de mono, obte-
nemos la lectura 12 Mono. Este

29
tipo de dislocación sígnica es Bibliografía
muy común en la escultura
Méndez Martínez, E.
zapoteca, como se puede ver en 1986 "Descubrimiento de la tumba 5 de
los distintos relieves de la misma Huijazoo", en: Antropología n.e., México,
tumba. También lo vemos en la INAH, no.9: 14-16.
fachada de la Tumba 6 de
Fahmel Beyer, B.
Lambityeco antes mencionada,
1995 "La pintura mural zapoteca", en:
cuyos rostros supuestamente Arqueología Mexicana, México, INAH-Edito-
representan a los personajes rial Raíces, III, (16): 36-41.
enterrados en ella. Parecería,
entonces, que fue el príncipe
12 Mono, hijo de la señora 12
Hierba, quien mandó construir
la Tumba 5 de Suchilquitongo y
el mascarón que hace alusión
a su nombre.

30
Apéndice

31
Sistema posicionador de rísticas fotográficas.
cámara para el registro Para lograr la captura de los murales
fotográfico de la pintura al interior de los tres recintos
mural en Bonampak pintados de Bonampak, se diseño
un sistema de registro que resol-
Daniel Flores Gutiérrez viera los siguientes problemas:
Instituto de Astronomía, UNAM a. Desplazamiento en un plano
vertical paralelo a los muros.
Con el propósito de construir una b. Sistema de giro con eje vertical
imágen completa de cada uno de para orientarse a cualquiera de los
los murales del Edificio de las muros.
Pinturas, se hace necesario ensam- c. Sistema de giro con eje horizontal
blar un gran número de fotografías para orientarse hacia la bóveda.
del mural que compartan ciertos d. Sistema estable y sin vibración.
parámetros fotográficos, como la Con este dispositivo mecánico se
distancia focal y el campo visual logró un proceso sencillo y orde-
del objetivo. La distancia de enfoque nado con el que se obtuvieron
nos lleva a definir un plano, al que varias secuencias fotográficas de
llamaremos Plano de enfoque, desde los murales.
el que sin importar la posición de la Sistema posicionador de cámara
cámara frente al muro y Este sistema consta de dos
manteniendo la misma lente subsistemas independientes, a los
objetivo, siempre se tendrá el que llamaremos Transportador y
mismo tamaño de imágen. Así una Montura de la cámara, donde el
vez encontrado dicho plano, primer subsistema posee dos
bastará delimitar una secuencia grados de libertad y el segundo
fotográfica para cubrir la totalidad cuatro.
del muro, y sin que sea necesario En el transportador se definen los
determinar de nuevo los men- dos movimientos independientes
cionados parámetros, será posible mediante un movimiento recti-
obtener imágenes de las zonas líneo horizontal y otro de rotación,
elegidas con las mismas caracte- donde el primero se obtiene colo-

32
cando el transportador en una los movimientos independientes
base rectangular con cuatro ruedas, de la montura definen un sistema
que corren a lo largo de rieles de referencia ortogonal, llamado
paralelos al eje de simetría del así porque sus ejes son mutua-
recinto. Sobre él se transporta la mente perpendiculares entre sí. El
montura de la cámara a lo largo cuarto movimiento independiente
del muro a fotografiar. El trans- de la montura, está dado por un eje
portador consta de una estructura de giro en el propio soporte de la
tubular, a manera de un para- cámara, que permite rotarla sobre
lelepípedo, en cuya base se monta un plano perpendicular al m
un disco metálico que constituye uro, orientándola hacia algún punto
su sistema de giro, este se completa de la bóveda.
con otro de dimensiones similares Captura de imágenes
montado en la base rodante. Dado el esquema general del
Con la montura de la cámara, que Sistema posicionador de cámara
posee cuatro grados de libertad, es posible imaginar, habiendo
se tiene la parte del sistema elegido uno de los muros, la
posicionador que permite orientar necesidad de encontrar su corres-
a la cámara fotográfica hacia los pondiente plano de enfoque, el
murales, no solo de los muros cual queda definido por la distancia
laterales sino hacia los de la bóveda focal. Una vez encontrado éste, ya
y el cierre de la misma. Consta de tenemos la posibilidad de efectuar
una torreta, también a manera de cualesquiera de los movimientos
un paralelepípedo, colocada sobre paralelos al plano en la dirección
una base cuadrada que puede horizontal o vertical, necesarios
moverse sobre un plano horizon- para ubicar la cámara en los puntos
tal, mediante dos pares de rieles deseados y fotografiar las escenas
perpendiculares entre sí. En este de los murales.
elemento de la montura se colo- Bien sabemos de las irregularida-
caron otro par de rieles que des en la superficie del soporte
permiten el desplazamiento verti- de la pintura mural, que hace que
cal de la cámara. De este modo estas muestren protuberancias con

33
espesores de unos 5 cm. en pro- Carrasco Ortega, Vicente Cajero
medio; estas irregularidades son Coria, Manuel García López,
inapreciables, cuando se eligen Manuel Pineda Rivera. Cálculo
parámetros fotográficos apro- de resistencia de materiales y
piados, de tal manera que las pro- vibraciones: Silvio Tinoco Puerto.
fundidades de campo sean mayores Diseño: Silvio Tinoco Puerto y
a los espesores arriba citados, y de Daniel Flores
este modo lograr fotografías nítidas Gutiérrez.
de los fragmentos del mural que
interesan.
Diseño y construcción
Ponderando las necesidades del
registro fotográfico de los mu-
rales de Bonampak y tomando en 140.02
cuenta las necesarias precaucio-
nes para evitar que provocasen
algún daño a las pinturas, o a los
recintos, se analizaron varios tipos Montura de la
de estructuras para encontrar cámara
aquella que mostrara suficiente
estabilidad y que careciera de
oscilaciones que dificultaran
la toma de imágenes fotográficas.
El instrumento presentado
aquí, se diseñó y construyó
en el Instituto de Astronomía, 63.50
para el proyecto "La pintura
mural prehispánica en México", Base rodante
del Instituto de Investi-
gaciones Estéticas, con las
siguientes colaboraciones: 80.00

Construcción: Arturo 120.00

34
80.00
Disco de giro
ø 80.00

116.20

Soporte de la cámara
127.44

Transportador

86.19

Disco de giro

127.44

35
Un viaje relámpago a valiosos datos sobre las superpo-
Palenque y a Bonampak sición estructural.
Toniná estuvo incluida en el
Jorge Angulo Villaseñor maratón revisionario y el largo
Subdirección de Estudios Arqueológicos, INAH viaje proporcionó una serie de
inesperadas observaciones, espe-
Con fines de confirmar o rechazar cialmente las efectuadas alrededor
los datos elaborados de antemano del área de Ocozingo.
en gabinete, se efectuó este viaje en Mismas que merecerían un buen
el que cada miembro del seminario número de comentarios -no inclui-
“La Pintura Mural Prehispánica en dos aquí- que podrían servir de
México” tenía algo por corroborar base a diversos estudios hechos
de su investigación previa. por sociólogos, politólogos, antro-
Durante nuestra corta estancia en pólogos y arqueólogos de media-
Palenque, tuve que revisar mi dos del próximo siglo XXI.
hipótesis sobre la secuencia El viaje a Bonampak marcó un
constructiva de los múltiples derrotero distinto al acostumbrado
edificios que construyeron en el vuelo que las avionetas Cessna
Palacio, basado en la calas y en los efectuaban dos o tres veces al día
informes proporcionados desde el acarreando investigadores, turistas
siglo pasado por Holmes, Mausdlay y algunos objetos de carga, puesto
y otros de la primera mitad del que esta vez el recorrido se efectuó
presente, como el de Miguel Angel en dos camionetas de la UNAM
Fernández, y Franz Blom por un sobre la nueva carretera pavimen-
lado, o Alberto Ruz, Jorge Acosta y tada que une Palenque con la
Cesar Sáenz por otro, quienes población de Corozal o Frontera.
trabajaron el sitio hasta cerca de los De la estancia de San Javier, poco
setenta, así como los más recientes antes de esa población sobre el
de Alejandro Tovalín y Rosalva Usumacinta, parte la desviación
Nieto con investigaciones apoyadas que lleva a Bonampak y a Lacanhá.
en nuevas técnicas y nuevos Un camino que hasta fines de
enfoques que han proporcionado marzo y principios de abril,

36
todavía estaba en el proceso de tirar en su natural impulso por reco-
árboles y ampliar la brecha por brar un habitual ecosistema que
medio de maquinaria pesada, a la es alterado por la presencia del
vez que colocaban grandes tubos ser humano.
para encauzarlos cada vez más En cada una de las escalonadas
escasos flujos de agua de los visitas que he efectuado al sitio
antiguos arroyos que lo cruzaban. desde el inicio de los sesenta, he
El camino llega a la zona arqueo- recibido una nueva sorpresa visual,
lógica por el extremo noroeste de mental y emocional, respecto a la
la misma, donde está el campa- batalla sin fin que el "hombre
mento de los restauradores y el civilizado" emprende al destruir
de los arqueólogos (éste último (con el pretexto de dominar) a un
facilitado por el INAH), así como medio selvático que aún consi-
las casas y champas donde se derándolo hostil, es requerido
alojan y efectúan algunos de los para establecer un asentamiento
servicios utilizados por los custo- artificial, un tanto imitativo del
dios y sus familias, como por ámbito urbano al que está acos-
los miembros de la comunidad tumbrado, pero en el que solo
lacandona ahí establecida. logra sobrevivir por medio de un
Los inevitables trabajos de lim- sistema de aprovisionamiento
pieza del campamento nos lleva- alimentario dependiente de varios
ron casi todo un día, a pesar de productos importados y de un
existir claras evidencias de que gran número de costosos imple-
los arqueólogos que habían termi- mentos y aparatos técnicos que
nado su temporada de campo deben recibir un mantenimiento
alrededor de dos meses, habían constante, antes de su prematuro
realizado una meticulosa limpieza deterioro. Es notable como el
antes de salir. Es decir, nos enfren- "hombre civilizado", respondiendo
tamos a una palpable muestra de a una aparente consigna inter-
los estragos que en tan poco tiempo, nacional iniciada en los años
la lucha de los elementos de un setenta, se ha dedicado a explotar
ámbito selvático dejaron su huella, los recursos -no renovables- de los

37
ámbitos selváticos, sin considerar modificaciones y patrones cons-
que está destruyendo los pulmones tructivos a niveles locales y
del globo terráqueo, que habitamos regionales, al igual que com-
y que son tan necesarios para que prender el tipo de asentamiento
sus propios hijos y las nuevas al que pudieran corresponder
generaciones tengan aire para éste y otros sitios integrados
respirar. dentro del área, para asociarlos
Sin embargo, poco se ha tomado con alguno de los modelos de
en cuenta la forma en que los la estructuración socio-política
mayas del Clásico se adaptaron y conocida, fue necesario efectuar
aprovecharon el medio selvático, un recorrido poco más allá de los
sin causar la enorme devastación edificios liberados y registrados en
del bosque tropical lluvioso en el plano de la zona. Sin embargo,
que vivían, puesto que respe- al no poder cubrir todos los sitios
taban los recursos naturales que el planeados, se tuvo que recurrir a
medio les proporcionaba. Esta la referencia de los ya reportados
actitud del pueblo maya, se basaba en los estudios previos.
en un concepto claro acerca del Aquí se debe admitir que la
equilibrio ecológico con el que concepción de este ensayo se
llegaron a constituir una compleja apoya en los informes de los
sociedad, de la que sólo quedan diversos autores que han traba-
huellas de pocas aldeas, de algu- jado el sitio, desde la temprana
nos pueblos y de varias ciudades participación de Alberto T. Arai y
interactuantes dentro de una la valiosa información propor-
extensa red de caminos que cionada por los arqueólogos Mari
establecían su comunicación Crúz Paillés, Jorge Quiróz,
interna y externa, según los restos Alejandro Tovalín y Mario Pérez
culturales que han sobrevivido por Campa, quienes han estudiado el
más de mil años. área circundante y han hecho
En vista de que el proyecto de muy meritorias observaciones
investigación de quien esto escribe, acerca de las estructuras y el mate-
trata de dilucidar secuencias, rial localizado, comunicando

38
una serie de datos sobre los Cuando la Vía Láctea
varios rasgos culturales mani- se alineó: experiencias
fiestos en, la expresión picto- astronómicas en
gráfica, iconográfica y en la glífica Bonampak
estudiada por otras disciplinas
afines que se hermanan a la Jesús Galindo Trejo
investigación de las culturas Instituto de Astronomía, UNAM
extintas.
En el desarrollo del ensayo que se El participar en una expedición
integra al tomo de Bonampak, se multidisciplinaria a un sitio tan
dan las razones para proponer la maravilloso como Bonampak fue
existencia de algunas modi- sin duda una experiencia inusual
ficaciones y superposiciones pero ciertamente sobrecogedora.
estructurales en los edificios que Al admirar sus impresionantes
ahora vemos después de haber pinturas trata uno infructuo-
sido explorados consolidados y samente de transportarse a épocas
parcialmente restaurados o re- remotas en el afán de entender el
construidos durante los trabajos mensaje de sus creadores. Duran-
efectuados durante casi medio te muchas horas contemplamos
siglo de su descubrimiento. vívidas escenas que reflejan segu-
ramente conductas humanas
motivadas por los mismos sen-
timientos de un hombre moderno,
sin embargo el hombre maya
concibió un mundo donde la acción
de los dioses se manifestaba en
todo fenómeno natural. Así, el
transcurrir del tiempo, el movi-
miento de los astros e incluso las
manifestaciones de poder por par-
te del gobernante, se enmarcaban
en un contexto natural y necesario

39
para la sociedad. civilización maya, como si al
El trabajo de campo arqueo- amparo de la oscuridad fuera
astronómico en Bonampak nos posible sentir la presencia de los
confrontó con una manera di- habitantes ancestrales de esta
ferente de practicar la Astronomía. grandiosa ciudad.
Al medir sus muros tratando de Como parte de nuestra investi-
indagar el propósito de los gación tuvimos la necesidad de
constructores para lograr una observar la salida del Sol desde el
armonía con el universo, notamos Edificio de las Pinturas; ahora el
que la arquitectura se subordinó ambiente era otro, la humedad y la
vehementemente a lo que sucedía niebla, el crepúsculo acompañado
en el cielo en la época de esplendor por el canto de las aves hacían
de la ciudad. Durante varias noches, especialmente emocionante la
en la oscuridad observamos el espera para ver surgir el astro rey
firmamento tratando de recrear en el horizonte, inundando a la
aquel ciclo que vieron los mayas ciudad con tibios y brillantes rayos
cuando erigieron el Edificio de las de luz. El Sol también participaría
Pinturas. En ocasiones en la penum- en el plan del gobernante para
bra, en el interior de algunos de hacer resaltar su ideología de
los cuartos pintados, realizábamos poder al penetrar el haz de luz so-
cálculos astronómicos, sin darnos lar al interior de los cuartos en el
cuenta, éramos tal vez los primeros momento del amanecer.
astrónomos después de aquellos Tal vez habría sido de noche
sacerdotes-astrónomos mayas que cuando el gobernante maya, crea-
utilizaban ese espacio tan singular dor de los magníficos murales de
para practicar la Astronomía. Los Bonampak, habría alcanzado la
sonidos y el frescor de la noche en apoteosis de su persona por medio
la selva lacandona nos ayudó de un impresionante alinea-
a desvincularnos del mundo miento del Edificio de las Pinturas,
moderno y acompañados de un hacia un objeto celeste que por
cielo esplendoroso nos sumer- su extensión y tenue resplandor
gimos en reflexiones sobre la ha motivado la atención de los

40
observadores ancestrales: la Vía Bonampak: breves
Láctea. En una fecha que el pintor memorias de un trabajo
maya dejó plasmada en el interior compartido
del edificio, después de la puesta
solar, la Vía Láctea surge alineada en María Elena Ruiz Gallut
el horizonte, a lo largo del eje de Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM
simetría del cuarto central. Después
de varias horas, en esa misma noche, La compra de víveres, la revisión
como resultado de su movimiento de los vehículos, la salida de
en la cúpula celeste, poco antes del madrugada, la carretera, el calor,
amanecer, la Vía Láctea se alínea justo la instalación del campamento, la
a lo largo de la fachada del edificio. preparación del equipo de trabajo,
Parecería como si el gobernante maya las garrapatas, los tábanos y la noche
hubiera controlado el cielo para lograr en la selva. Largas jornadas que
una completa armonía de su obra hombro con hombro se tornan en
con el Universo. Grandiosa exaltación hechos y recuerdos compartidos,
de un poder terrenal manifestado en risas, discusión de hipótesis, de
el esce-nario sublime del firmamento. resultados. Cada día algo nuevo
Pocas veces en el transcurso de que se convierte en la experiencia
una expedición arqueoastro- inolvidable del compañerismo, la
nómica hemos experimentado solidaridad y el aprendizaje común,
una emoción tan grande al vivir enmarcado por la vibración de los
durante día y noche en la colores y las pinceladas de los
maravillosa ciudad de Bonampak, artistas, hombres mayas que
lugar donde lo terrenal se funde testimoniaron en los muros
armoniosamente con lo celeste. pintados de Bonampak una parte
de su forma de entender la vida,
todo ello bajo el cobijo de una selva
húmeda y fascinante.
El anecdotario se integra por
decenas de momentos que van
desde el descubrimiento nocturno

41
de un escorpión sobre la fachada fue la de viajar a Yaxchilán para
del Edificio de las Pinturas, hasta realizar las tomas fotográficas de
el conocimiento de cómo funciona la pintura. Los días estaban nu-
una planta de luz, el desarrollo del blados y la fortuna hizo que una
arte culinario con los mínimos avioneta llevara a los designados
ingredientes o el baño diario de agua para cumplir exitosamente su
helada y en ocasiones, bajo el tenue encomienda.
resplandor de una vela. Aprendimos también de los
El uso del tránsito y la brújula se compañeros de TV-UNAM, que
alternaron en el campo con la atentos, responsables y altamente
computadora y los programas de profesionales nos mostraron otra
astronomía y dibujo, con el cambio parte de lo que significa el apoyo
de lentes de las cámaras y las en la solución de los problemas
lecturas del exposímetro para que surgen sobre la marcha del
cada toma, con la vigilancia y trabajo de campo. Gracias a la
cuidado de la temperatura a la utilización, durante el rodaje del
que se resguardaban los rollos video, de un maravilloso equipo
fotográficos ya tomados. de iluminación pudimos apreciar
Mientras unos tomaban medidas, detalles, formas desconocidas en
ya de alineaciones del edificio, ya la penumbra y sobre todo, el
de la altura de los personajes, ya colorido majestuoso de la paleta
de las dimensiones de la plaza, otros bonampaqueña.
se aplicaban a tratar de discernir, Muchas son las cosas que se ubican
bajo el ojo escudriñador y experto, en la memoria y que este espacio
trazos que quizás no hubiesen sido no permite traer al papel. Pero el
observados antes y otros más a re- resultado del esfuerzo personal y
gistrar con la mayor fidelidad los conjunto, del entusiasmo y
tonos y colores usados en una profesionalismo quedan en las
armonía sorprendente. imágenes impresas y la palabra
A la mitad de la estancia en el sitio escrita. Las vivencias de los días en
se integró un “comando” con cuatro Bonampak permanecen en cada
miembros del equipo, cuya misión uno de nosotros.

42
Recuerdos no he logrado olvidar ni la riqueza
colorística ni el simbolismo de los
Alfonso Arellano Hernández murales, así como la impenetrable
Coordinación de Humanidades, UNAM capa blanca de los Cuartos 2 y 3.
Yo sólo conocía al señor Chaan Muan
II y su familia por lecturas (el texto
1986: Semana Santa en Bonampak de Peter Mathews en una de las
Hace once años llegué por vez Mesas Redondas de Palenque, de
primera a Bonampak y nunca 1978), de manera que verlos “en
imaginé conocerlo como ahora. Al vivo y a todo color” cambió mis
inicio -como tal vez ocurra en la percepciones sobre Bonampak y
mayor parte de los casos- fui por toda la cultura maya.
ver las famosísimas pinturas 1990: enero y Pitufilandia
murales. Entonces asistí con un Una llamada telefónica cambió mi
grupo de estudiantes de arqueo- vida para siempre: era mi maestra,
logía, de la E.N.A.H. Beatriz de la Fuente. Me preguntó
Pernoctamos en el campamento del si quería participar en un pro-
I.N.A.H., gracias a que nuestro guía yecto que ella tenía la intención
fue -y es- también arqueólogo. Yo de iniciar, relativo a la pintura
dormí afuera del edificio oficial, mural prehispánica en México.
junto con otros compañeros, Después de hecha una cita y al
porque ya no cabíamos en el inte- cabo de la primera de innumera-
rior. Explico la razón: en aquella bles reuniones, acepté sin pensarlo
época los especialistas estaban en dos veces.
temporada de campo y éramos 1993: Palenque y la última Mesa
alrededor de 40 personas en total; Redonda
el trabajo consistía en limpiar y Aprovechamos la oportunidad de
consolidar las pinturas de la participar en la Mesa Redonda de
Estructura 1; recién habían con- Palenque, pues estábamos muy
cluido el Cuarto 1 y empezaban el cerca de Bonampak. Un grande y
Cuarto 2. bello grupo viajó por avioneta (dos
La impresión que recibí fue tal que avionetas dos) -con pavor de mi

43
parte y risas de todos- hasta desesperación. Todo a un tiempo.
Bonampak para ver los murales Diez días de aprender y aprehen-
en todo su esplendor: los trabajos der. Días de topes contra las
de limpieza y restauración habían piedras y los muros polícromos
terminado tiempo atrás. porque no respondían a las
Para ese momento yo ya había preguntas hechas. Días que contá-
iniciado la lectura de todos los glifos bamos para ver a "la tícher" -como
pintados. Incluso leí el nombre llama Tere Uriarte a Beatriz de la
original de la Estructura 1 ¡antes Fuente-. Días de espera, en que
que cualquiera! Vanitas vanitatum TV- UNAM filmaba, sudaba y se
et omnia vanitas: jamás creí acongojaba con nosotros. Días de
encontrar tantos problemas, Bonampak.
dudas y complicaciones... ¡iluso de Hoy puedo decir -modestia aparte-
mí! que tal vez encontré la vacuna
1996: Primavera gringa bonampakera contra la "bonampakitis". Ojalá sea
Tuve el honor de estar en el sitio cierto. Mi pesquisa ha retrocedido
una vez mas, pero ahora con más de 1,600 años al pasado
Mary Ellen Miller, famosa en búsqueda de los ahpoob de
"bonampakista" y otros estudiosos Bonampak y las hazañas que
de EE.UU. Fue una semana por efectuaron.
demás interesante y provechosa en Pero a once años de mi primer
todos los sentidos. Crecí. También encuentro con Bonampak estoy
reconocí el campamento que hacía seguro de una cosa: es uno de los
diez años pisé por vez primera más nobles y hermosos sitios del
como pasante de Historia. área maya. Tal vez muy pronto
1997: equinoccio marciano en Bolontik'u, la Tierra y Oxlahuntik'u
Bonampak nos hablen en un idioma que
Diez días con mis amigos y colegas entendamos y Bonampak decida
en marzo. Diez días de complica- revelarnos todos sus tesoros, todos
ciones, trabajo intensísimo, calores, sus jades y sus plumas finas. Tal
bichos, comidas chistosas, carencia vez muy pronto...
de cigarros y tequila, risas y

44
Índice de ilustraciones

Bonampak, Chiapas. Estructura 1 o Templo de las Pinturas. Cuarto 3, bóveda norte. Detalle.
Foto Ernesto Peñaloza, marzo, 1997....................................................................................... pág. 7

Bonampak, Chiapas. Estructura 1 o Templo de las Pinturas. Cuarto 3, muro sur, personaje 15.
Dibujo de Arturo Reséndiz.................................................................................................... pág. 10

Bonampak, Chiapas. Vista de la Acrópolis desde el Grupo Frey. Foto Daniel Flores, marzo,
1997........................................................................................................................................... pág. 12

Uxmal, Yucatán. Casa de los Pájaros. Cuarto 2. Pintura mural 1. Tomado de Seler,
1917........................................................................................................................................... pág. 14

Uxmal, Yucatán. Casa de los Pájaros. Cuarto 2. Fragmento de la pintura mural 1. Foto Karl
Herbert Mayer, 1989................................................................................................................. pág. 16

Chichén Itzá, Yucatán. Templo de los Guerreros y la Subestructura (Templo del Chac Mool).
Dibujo basado en los planos de Morris, et al., 1931............................................................ pág. 19

Chichén Itzá, Yucatán. Vista hipotética del recinto posterior en el Templo del Chac Mool.
Dibujo con base a la descripción de Morris, et al., (1931), sobre los elementos arquitectónicos
y la decoración del recinto; las columnas en los extremos se omitieron para mostrar las
serpientes en los muros. Las porciones de los paneles en las bancas laterales que aparecen con
líneas diagonales se ilustran en la figura 3 de la página 21.................... .............................. pág. 20

Chichén Itzá, Yucatán. Partes de las narrativas iconográficas en las bancas norte (A) y sur (B).
Los tres bloques que ahora están en el Smithsonian Institution aparecen identificados por sus
números de catálogo............................................................................................................... pág. 21

Chichén Itzá, Yucatán. Tres bloques de la banqueta sur, actualmente en el Smithsonian


Institution. Fotos Javier Urcid, 1997......................................................................................pág. 22

45
Tocado cilíndrico ilustrado en el Códice Dresde y en el arte maya del Postclásico Tardío:
a) Códice Dresde, lám.2a, derecha. Según Thompson, 1972 y Codex Dresdensis, 1975; b) Códice
Dresde, lám. 11a, centro. Se encuentran otros ejemplos en las secciones b, derecha, y
c, izquierda de esta página. Según Thompson, 1972 y Codex Dresdensis, 1975; c) Mayapán,
incensario con figura (Chen Mul modelado). Según Smith, 1971, parte 2, fis. 32k; d) Tulum,
Estructura 5, pared exterior oeste, hilera superior, figura a la izquierda. Según Paxton , 1982a:
fig. 1; véase también Paxton 1982b, y Lothrop, 1924: lám. 6; e) Santa Rita, Corozal, Belice.
Montículo 1, pared norte, lado este. Según Gann, 1900: lám. 29-5..................................pág. 25

Suchilquitongo, Oaxaca. Tumba 5, fachada de la cámara funeraria.


Foto Pedro Cuevas, 1992........................................................................................................ pág. 27

Lambityeco, Oaxaca. Estructura 195-3. Tumba 6, relieve de la fachada. Detalle.


Foto Ricardo Alvarado, 1997................................................................................................. pág. 28

Suchilquitongo, Oaxaca. Estela de la Tumba 5. Dibujo de Felipe Dávalos, publicado en


Fahmel, Bernd, "La pintura mural zapoteca", en: Arqueología Mexicana, México, INAH-
Editorial Raíces, III (16):39 .................................................................................................... pág. 29

Bonampak, Chiapas. Vista de la Acrópolis (Estructura 5), desde el Grupo Frey .


Foto María Elena Ruiz Gallut, marzo, 1995.......................................................................... pág. 31

Sistema posicionador de cámara. Dibujos de Daniel Flores, 1997.......................... págs. 34 y 35

46
Noticias "Pintura mural: perspectivas de
un arte milenario" auspiciado por
A fines del primer semestre de este la UNAM y El Colegio Nacional,
año, serán publicados los dos del 5 al 9 de octubre de este
primeros tomos del Volumen II mismo año. En esta reunión se
referente a "La pintura mural aboradarán diversos temas alre-
Prehispánica en México: Área dedor de la pintura mural no
Maya". Ambos están dedicados sólo prehispánica, sino también de
a los murales de Bonampak, el otras antiguas civilizaciones.
Tomo I es el Cátalogo y el Tomo II
son los Estudios. El Tomo III y IV Invitación
de este mismo volumen, los cuales
se encuentran en elaboración, se Reiteramos nuestra invitación
referirán al Cátalogo y Estudios a todos los investigadores in-
de las pinturas mayas localizadas teresados en la pintura mural
en sitios arqueológicos en el estado prehispánica a enviar notas,
de Chiapas y en la Península de no mayores de dos cuartillas,
Yucatán, así como a los fragmentos para que den a conocer sus
que se conservan en museos y en opiniones, avances y descubri-
colecciones privadas nacionales y mientos al respecto, los cuales
extranjeras. serán publicados en este medio.
También queremos informar que Toda correspondencia deberá
la exposición "Fragmentos del dirigirse a Beatriz de la Fuente o
pasado. Murales prehispánicos", Leticia Staines.
que anunciamos en el número 3 Instituto de Investigaciones
de este Boletin, tendrá lugar Estéticas, Circuito Mario de la
en el Antiguo Colegio de San Cueva, s/n. Ciudad Universitaria,
Ildefonso del 27 de agosto de este C.P. 04510. México D.F.
año al 30 de enero de 1998. Teléfono: 6-22-75-47
Asimismo y como parte de esta Fax: 6-65-47-40
magna exposición, se llevará a E-mail: staines@servidor.unam.mx
cabo el Coloquio Internacional rat@servidor.unam.mx

47
Instituto de Investigaciones Estéticas
ISSN 1405-4817