Sie sind auf Seite 1von 9

Nombre: Leonardo Daniel Oropeza Aguilar Grupo: 1701

TEMA 3: ASPECTO LEGAL DE LAS PYMES.

3.1 Sociedad Anónima.


Principio General.

La sociedad anónima es una sociedad de capital, porque en ella las aportaciones de


los socios para formar el capital social son más importantes que la calidad personal
de sus socios, dejando en segundo plano saber qué personas forman parte de la
sociedad.
En este tipo de entidades, el capital cumple la doble
función de garantizar tanto a los acreedores sociales como a
los propios socios. Respecto de los acreedores, el capital refleja
el monto de responsabilidades de los socios con las deudas
sociales. En relación con los socios, el capital representa la
existencia efectiva de una masa de bienes y un conjunto de relaciones
jurídicas destinados a concretar el objeto social.

Definición legal.

Definición legal que se desprende del artículo 87 de la Ley General de


Sociedades Mercantiles: “La sociedad anónima es aquella que existe bajo una
denominación social y en la que la responsabilidad de los socios se limita al
pago de sus respectivas aportaciones”.

El nombre de la sociedad anónima se constituye bajo una denominación social que, según
expresa la ley, se formará libremente utilizando cualquier vocablo, palabra o nombre, ya sea
que exista en la realidad o que sea producto de la fantasía. Aunque no existe impedimento
para que se utilice el nombre de alguno de los socios como denominación social, no es
común que ocurra, pues uno de los principios distintivos de esta sociedad es, precisamente,
mantener el anonimato de sus socios.

Existen dos condiciones que deben cumplirse para que la denominación de una sociedad
anónima sea válida:
1. Que sea distinta de la utilizada por cualquier otra sociedad.
2. Que vaya siempre seguida de las palabras sociedad anónima o de su abreviatura S. A
Constitución y número de socios

El artículo 89 de la Ley General de Sociedades Mercantiles establece como requisitos para


la constitución de una sociedad anónima, el número de socios y establece que no pueden
ser menos de dos.
La legislación mercantil, antes de la actual redacción,exigía un mínimo de cinco para
constituir este tipo social, pero fue reducido a sólo dos en el texto de la ley vigente.Así, para
la constitución simultánea, bastará con que la sociedad se integre con dos socios como
mínimo; en el caso de la constitución por suscripción pública, aunque basta con el mínimo
previsto legalmente, se entiende que la sociedad se integrará por tantos socios como fueren
necesarios para que se reúna el capital social contenido en el programa formulado por los
fundadores.
Los demás requisitos del artículo 89 aluden a la integración del capital social
y ordenan:
• debe estar íntegramente suscrito
• no puede ser menor de $50 000
• que cada socio haya suscrito por lo menos una acción
• que si la aportación se hace en efectivo, se pague 20% de su valor
• si la aportación se hace en especie, se pague íntegramente

Constitución simultánea o por suscripción pública

La sociedad anónima se puede constituir en forma simultánea, es decir, en un solo


acto,ante notario público. En esa reunión,los socios aprueban los estatutos sociales,
designan los órganos de administración y vigilancia y celebran su primera asamblea.
Así,una vez formada, se inscribe en el Registro Público de Comercio. Sin embargo, la
diferencia reside en que este tipo de sociedad también puede constituirse por medio del
procedimiento conocido como suscripción pública.

En la constitución pública podemos distinguir tres momentos:

1. Uno, es aquel en el que los socios fundadores redactarán un programa y


convocan al público en general a adherirse a la empresa, mediante la firma
de suscripciones para participar en la constitución de dicha compañía.

2. El siguiente momento es en el que los adherentes firman las suscripciones


y hacen efectiva su participación en la sociedad, depositando su aportación
en efectivo en la institución bancaria designada.

3. El tercer momento es precisamente el de la celebración de la asamblea


constitutiva de la sociedad, una vez que tanto los socios fundadores
como los socios adherentes han suscrito el capital social previsto en el
programa.
3.2 COOPERATIVA
El artículo 1º de la Ley General de Sociedades Mercantiles estipula reconoce como
especies de sociedades mercantiles la Sociedad Cooperativa y de su lectura se desprende
que ésta siempre será de capital variable. Asimismo el artículo 212 de la LGSM precisa:
“Las sociedades cooperativas se regirán por su legislación especial.”

DEFINICIÓN

El artículo 2º de la Ley General de Sociedades Cooperativas (LGSC) la define como: “…


una forma de organización social integrada por personas físicas con base en intereses
comunes y en los principios de solidaridad, esfuerzo propio y ayuda mutua, con el propósito
de satisfacer necesidades individuales y colectivas, a través de la realización de actividades
económicas de producción, distribución y consumo de bienes y servicios.”

OBJETO Y FORMA DE ORGANIZARSE.

Algunas precisiones que ayudan a comprender estas sociedades son las siguientes:
a) La Ley General de Sociedades Cooperativas tiene por objeto regular la organización y
funcionamiento de éstas, considerando sus disposiciones que son de orden público, interés
social y de observancia general en el territorio nacional.
b) Tienen una forma de organización social peculiar, por ello Lizardi explica: “…su
mercantilidad en el caso de las cooperativas de producción solamente puede considerarse
por su organización como empresa; y en el caso de las cooperativas de consumo por su
función de intermediación.”

De los organismos Cooperativos, del sistema cooperativo y del movimiento cooperativo


nacional Organismos cooperativos, son las uniones, federaciones y confederaciones que
integren las sociedades cooperativas, y Sistema cooperativo, es la estructura económica y
social que integran las sociedades cooperativas y sus organismos. El sistema cooperativo
es parte integrante del movimiento cooperativo nacional. El movimiento cooperativo
nacional comprende al sistema cooperativo y a todas las organizaciones e instituciones de
asistencia técnica del cooperativismo a nivel nacional. Su máximo representante será el
Consejo Superior del Cooperativismo.

Se consideran actos cooperativos los relativos a la organización y funcionamiento interno


de las sociedades cooperativas.
Los actos cooperativos deben observar los siguientes principios:
I. Libertad de asociación y retiro voluntario de los socios;
II. Administración democrática;
III. Limitación de intereses a algunas aportaciones de los socios si así se
pactara;
IV. Distribución de los rendimientos en proporción a la participación de los
socios;
V. Fomento de la educación cooperativa y de la educación en la economía
solidaria;
VI. Participación en la integración cooperativa;
VII. Respeto al derecho individual de los socios de pertenecer a cualquier
partido político o asociación religiosa, y
VIII. Promoción de la cultura ecológica.
Las sociedades cooperativas se podrán dedicar libremente a cualquiera actividad
económica lícita.
Sanción de nulidad de pleno derecho. Las sociedades que simulen constituirse en
sociedades cooperativas o usen indebidamente las denominaciones alusivas a las mismas,
serán nulas de pleno derecho y estarán sujetas a las sanciones que establecen las leyes
respectivas.

BASES CONSTITUTIVAS.

De las sociedades cooperativas contendrán en sus bases constitutivas lo


estipulado en el artículo 16 de la LGSC:
I. Denominación y domicilio social;
II. Objeto social, expresando concretamente cada una de las actividades a
desarrollar;
III. Los regímenes de la responsabilidad limitada o suplementada de sus socios,
debiendo expresar en su denominación el régimen adoptado;
IV. Forma de constituir o incrementar el capital social, expresión del valor de los
certificados de aportación, forma de pago y devolución de su valor, así como la
valuación de los bienes y derechos en caso de que se aporten;
V. Requisitos y procedimiento para la admisión, exclusión y separación voluntaria
de los socios;
VI. Forma de constituir los fondos sociales, su monto, su objeto y reglas para su
aplicación;
VII. Áreas de trabajo que vayan a crearse y reglas para su funcionamiento y en
particular de la educación cooperativa en los términos del artículo 47 de la ley;
VIII. Duración del ejercicio social que podrá coincidir con el año de calendario, así
como el tipo de libros de actas y de contabilidad a llevarse;
IX. Forma en que deberá caucionar su manejo el personal que tenga fondos y
bienes a su cargo;
X. El procedimiento para convocar y formalizar las asambleas generales ordinarias
que se realizarán por lo menos una vez al año, así como las extraordinarias que
se realizarán en cualquier momento a pedimento de la asamblea general, del
consejo de administración, del de vigilancia o del 20% del total de los miembros;
XI. Derechos y obligaciones de los socios, así como mecanismos de conciliación y
arbitraje en caso de conflicto sobre el particular;
XII. Formas de dirección y administración interna, así como sus atribuciones y
responsabilidades, y
XIII. Las demás disposiciones necesarias para el buen funcionamiento de la
sociedad cooperativa siempre que no se opongan a lo establecido en la ley.
Las cláusulas de las bases constitutivas que no se apeguen a lo dispuesto
por la ley, serán nulas de pleno derecho para todos los efectos legales
correspondientes (art. 16).

REALIZACIÓN.

La constitución de las sociedades cooperativas, deberá realizarse en asamblea


general que celebren los interesados, y en la que se levantará un acta que
contendrá:
I. Datos generales de los fundadores;
II. Nombres de las personas que hayan resultado electas para integrar por primera
vez consejos y comisiones, y
III. Las bases constitutivas.
Los socios deberán acreditar su identidad y ratificar su voluntad de constituir la
sociedad cooperativa y poner sus firmas o las huellas digitales que obran en el
acta constitutiva ante notario público, corredor público, juez de distrito, juez de
primera instancia en la misma materia del fuero común, presidente municipal,
secretario o delegado municipal del lugar en donde la sociedad cooperativa tenga
su domicilio (Art. 12).

CLASES

.
a) Sociedades cooperativas de consumidores de bienes y/o servicios.
Son aquellas cuyos miembros se asocian con el objeto de obtener en común artículos,
bienes y/o servicios para ellos, sus hogares o sus actividades de producción. Los
excedentes que reporten los balances anuales, se distribuirán en razón de las
adquisiciones que los socios hubiesen efectuado durante el año fiscal (art. 22).

Independientemente de la obligación de distribuir artículos o bienes de los


socios, estas sociedades podrán realizar operaciones con el público en general
siempre que se permita a los consumidores afiliarse dentro del término que
establezcan sus bases constitutivas, no requieren de más autorización que para la
actividad económica específica (art. 23).

Y en el caso de que los compradores del público ingresaran como socios y


estas sociedades, los excedentes generados por sus compras, se aplicarán a
cubrir y pagar su certificado de aportación y si estos no asociados, no retiraran en
el plazo de un año los excedentes a que tienen derecho, no hubiesen presentado
solicitud de ingreso a la cooperativa, los montos correspondientes se aplicarán a
los fondos de reserva o de educación cooperativa, según lo determinen las bases
constitutivas de dichas sociedades (art. 25).

Estas cooperativas podrán dedicarse a actividades de abastecimiento y


distribución, ahorro y préstamo, así como a la prestación de servicios relacionados con la
educación a la obtención de vivienda (art. 47).

b) Sociedades cooperativas de productores de bienes y/o servicios.

Son aquellas cuyos miembros se asocian para trabajar en común en la producción de


bienes y/o servicios, aportando su trabajo personal, físico o intelectual.
Independientemente del tipo de producción a la que estén dedicadas
podrán almacenar, conservar, transportar y comercializar sus productos y los
rendimientos anuales que reporten los balances de estas sociedades, se
repartirán de acuerdo con el trabajo aportado por cada socio durante el año,
tomando en cuenta que el trabajo puede evaluarse a partir de los siguientes
factores:
1. Calidad, tiempo, nivel técnico y escolar (art. 28);
2. Cuando se trate de cooperativas de productores cuya complejidad tecnológica
lo amerite, deberá haber una comisión técnica integrada por el personal técnico
que designe el consejo de administración y por un delegado de cada una de las
áreas de trabajo en que podrá estar dividida la unidad productora.
94
Las funciones de la comisión técnica se definirán en las bases constitutivas (art.29)

CATEGORÍAS.

a) sociedades ordinarias. Las que para funcionar requieren únicamente de su


constitución legal (art. 31); y
b) sociedades cooperativas de participación estatal. Son las que se asocian
con autoridades federales, estatales o municipales, para la explotación de
unidades productoras o de servicios públicos dadas en administración, para
financiar proyectos de desarrollo económico a niveles local, regional o nacional.
En éstas el Estado puede dar en concesión o en administración, bienes o
servicios. Asimismo el artículo 33 autoriza a las sociedades cooperativas para que
desarrollen actividades de ahorro y préstamo de manera preponderante o
complementaria, se rigen por las leyes aplicables en la materia y por las
disposiciones administrativas que determine la Secretaría de Hacienda y Crédito
Público, oyendo la opinión de la Confederación Nacional respectiva y la del
Consejo Superior de Cooperativismo.

3.3 SOCIEDAD DE
RESPONSABILIDAD LIMITADA.
La sociedad de Responsabilidad Limitada es de reciente creación, de origen inglés y de
Alemania, así las describe el maestro Joaquín Rodríguez y Rodríguez.
En Inglaterra nació, Private Company, recibiendo la aceptación social.
Esta sociedad es una sociedad anónima con un máximo de 50 socios y tiene
prohibido ofrecer al público sus acciones, y para su creación se necesita que su
contrato social lo apruebe la autoridad pública, además de no ceder sus partes
sociales al comercio, y solamente los socios por contrato social aceptaban nuevos
socios, bajo su aprobación.
En Alemania, nace la Ley de 20 de abril de 1892, y ya nombra a la sociedad como
sociedad de Responsabilidad limitada.
En México, en el Código de Comercio de 1884, ya se regula a la sociedad de
Responsabilidad Limitada (aunque conserva la forma de sociedad anónima).
En Francia en 1863, llama sociedad de Responsabilidad Limitada a una sociedad
anónima, chica, para pequeños comerciantes.
La Ley General de Sociedades mercantiles de 1934, ya le dá su propia naturaleza a la
sociedad de responsabilidad limitada, descrita en éste tutorial.

Concepto.

La Ley General de Sociedades Mercantiles regula a ésta sociedad del artículo 58 al 86.

Concepto: Es la sociedad que se constituye entre socios que solamente están obligados al
pago de sus aportaciones, sin que las partes sociales puedan estar representadas por
títulos negociables a la orden o al portador, siendo sólo serán cedibles en los casos y con
los requisitos legalmente preestablecidos en la presente ley. (La sociedad de
responsabilidad limitado, en su contrato social sólo acepta socios conocidos y de mucha
confianza que aportan su capital, y que se limita su ingreso o su cambio, cuando quieran
abandonar la sociedad. En México, esta sociedad, es de familias adineradas que las hacen
para evitar personas extrañas o indeseables como socios).

Caracteres.

a) Tienen denominación o razón social seguidas de las letras S. de R.L., o también


Sociedad de Responsabilidad Limitada.
b) Se constituye su capital social totalmente suscrito, con $3000 pesos o más, y pueden ser
de capital variable, agregando a su razón social de C.V.
c) Se constituye con 2 a 50 socios,como lo establece la Ley citada, y que aportan su capital
totalmente pagado por su aportación social.

Las aportaciones sociales y las partes sociales.

El capital social de la sociedad, se integra con las aportaciones de los socios y que
son el límite de su responsabilidad económica y legal para con la sociedad, y en caso
de quiebra la aportación total responde de las obligaciones sociales de cada socio; a
cada aportación la ley le llama parte social y que es una suma de dinero (pero no es
título de crédito) que reconoce y ordena el contrato social, de dicha sociedad de
responsabilidad limitada, garantizando al socio su permanencia en la sociedad.
El capital social nunca será inferior a tres mil pesos, se dividirá en partes iguales que
podrán ser de valor y categoría pero en todo caso serán de mil pesos o de un múltiplo
de esta cantidad.
Al constituirse la sociedad, los socios pueden pagar o exhibir el 50% de su parte social
y por el contrato social, tienen un plazo para liquidar el otro 50%.
Asambleas ordinarias y extraordinarias.

La asamblea de socios, es el órgano de poder supremo o voluntad, de la sociedad, y


toda resolución propuesta debe contar con la mayoría de sus socios que representan
el 50% del capital o más porcentaje, si el contrato social lo ordena. La asamblea de
socios es la voluntad suprema de ésta sociedad.
Las asambleas, según el artículo 78 de la ley ya citada, trata de las facultades y que
son las siguientes:
I. Discutir, aprobar o reprobar el balance general correspondiente del ejercicio social
clausurado y tomar, con estos motivos las medidas que juzguen oportunas;
II. Proceder al reparto de utilidades;
III. Nombrar y remover gerentes;
IV. Designar en su caso, el consejo de vigilancia;
V. Resolver sobre la división y amortización de las partes sociales;
VI. Exigir, en su caso, las aportaciones suplementarias y las prestaciones accesorias;
VII. Intentar contra los órganos sociales o contra los socios, las acciones que
correspondan para exigirles daños y perjuicios;
VIII. Modificar el contrato social;
IX. Consultar en las cesiones de partes sociales y en la admisión de nuevos socios;
X. Decidir sobre los aumentos y reducciones del capital social;
XI. Decidir sobre la disolución de la sociedad, y
XII. Las demás que les corresponda conforme a la ley o al contrato conforme a la ley o
al contrato social.
Como ya se expresó el artículo 77 de la Ley General de sociedades mercantiles,agrega:
La asamblea de los socios es el órgano supremo de la sociedad. Sus resoluciones se
tomarán por mayoría de votos de los socios que representan, por lo menos la mitad
del capital social. A no ser que el contrato social exija una mayoría más elevada.
Salvo estipulación en contrato, si esta cifra no se obtiene en la primera reunión, los
socios serán convocados por segunda vez tomándose las decisiones por mayoría de
votos, cualquiera que sea la porción del capital representado.
Todo socio tendrá derecho a participar en las decisiones de las asambleas, gozando
de un voto por cada mil pesos de su aportación o el múltiplo de esta cantidad que se
hubiere determinado, salvo lo que el contrato social establezca sobre patentes
sociales privilegiadas.
Las asambleas son convocadas por los gerentes o el consejo de vigilancia.

Asambleas ordinarias.- Deberá reunirse una vez al año, para analizar los estados
financieros de la sociedad y el balance anual y sobre todo las utilidades, de cada
socio.
Asamblea extraordinaria.- Los socios son convocados para atender algún punto o
problema que afecta a la sociedad, en cualquier época del año, previa convocatoria.