Sie sind auf Seite 1von 48

‰8E!.>!

2qe^Š

Expte. N° JN-595-2018 "VARELA JOSE CARLOS S/ HOMICIDIO


CALIFICADO".-
///nín, 15 de Noviembre de 2018.-
VISTOS: En la ciudad de Junín, provincia de Buenos Aires,
siendo las nueve horas, se encuentran reunidos en dependencias del
cuarto piso de este edificio de Tribunales los Señores Jueces integrantes
de este Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 Departamental, DOCTORES
MIGUEL ANGEL VILASECA, ESTEBAN MELILLI y KARINA
LORENA PIEGARI, bajo la presidencia del primero, a los efectos de
dictar Veredicto en esta causa JN-595-2018, seguida por el delito de
Homicidio Calificado, a José Carlos Varela, argentino, nacido el
30/03/1977 en la ciudad de La Plata (B), siendo hijo de Marta Ruth
Varela, Titular de D.N.I. N° 25.350.733 y con último domicilio en calle
Uruguay N° 622 de esta ciudad de Junín (B).-
Realizado el sorteo de Ley, a los fines de expedir los votos,
resulta el siguiente orden: Doctora Karina Lorena Piegari y Doctores
Esteban Melilli y Miguel Angel Vilaseca.-

C UE S T I O N E S

1°) Se encuentra acreditada la existencia de los hechos en su


exteriorización material?.-
A esta cuestión la Doctora Karina Lorena Piegari dijo:
Que el Señor Agente Fiscal Dr. Sergio Manuel Terrón, a
cargo de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 5 de este Departamento
Judicial de Junín, requirió la elevación de la presente causa a juicio

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

contra José Carlos Varela, a quien imputó de la comisión de los hechos,


conforme los describe en la pieza obrante a fs. 338/355.-
En el debate, y de acuerdo con lo establecido en el art. 354
del CPP., concedida que le fue la palabra al Señor Agente Fiscal actuante
en el juicio Doctor Terrón a los fines de que establezca la línea de la
acusación, mantuvo lo sustancial de la imputación de la requisitoria de
elevación a juicio, manifestó acreditado que en la ciudad de Junín, Pdo.
del mismo nombre, el día 25 de Febrero de 2018, entre las 12:00 y las
16:00 hs. aproximadamente, una persona de sexo masculino y mayor de
edad, introdujo dentro del domicilio sito en Av. Arias 1559 a la menor
Camila BORDA, de 11 años de edad, ocultando también la bicicleta que
la misma portaba en una habitación de dicha finca para,
posteriormente, someterla sexualmente por vía anal y vaginal y
finalmente quitarle la vida mediante estrangulación por lazo,
provocando un paro cardiocirculatorio traumático secundario a asfixia
mecánica. Tales términos han sido ratificados al momento de formular
los alegatos, conforme las previsiones del art. 368 del C.P.P.;
encuadrando legalmente la materialidad ilícita referida, en los tipos
penales de homicidio agravado por haber sido cometido mediante
alevosía, criminis causae y violación seguida de muerte, en los
términos de los artículos 80 incisos 2 y 7 y 124 del Código Penal,
requiriendo la pena de reclusión perpetua y costas.-
Por su parte el Dr. Mastropierro, patrocinante de los
particulares damnificados Marta Beatriz Bordón y Roberto Darío Borda,
al formalizar su alegato circunscribió la acusación privada sobre la
misma plataforma fáctica definida por el Representante de la Vindicta

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

Pública, discrepando en relación al encuadre legal de la misma, toda vez


que consideró que la misma encuadraba en los términos del delito de
violación seguida de muerte, previsto y penado en el art. 124 del
Código Penal, solicitando la imposición de la pena de prisión perpetua
y costas procesales.-
En el otro extremo de la relación procesal, el Sr. Defensor
Oficial Doctor Gerardo Doyle al estructurar su alegato defensivo y
ejerciendo la defensa del encartado Varela, previo aceptar la materialidad
ilícita acusada así como la autoría de su asistido en tal evento, centró su
disconformidad respecto de las acusaciones formalizadas en el debate
considerando que su defendido José Carlos Varela se hallaba
comprendido en una causal de inimputabilidad que le impidió
comprender jurídicamente el obrar analizado, por tal razón reclamó la
absolución de su pupilo procesal. Subsidiariamente, y para el supuesto
hipotético que se rechace tal planteo, cuestionó los encuadres legales
propuestos por los Acusadores de este proceso, argumentando en tal
sentido. Ante la eventualidad del rechazo de sus pretensiones dejó
planteada la inconstitucionalidad de las penas perpetuas en cualquiera de
los encuadres reclamados por los acusadores.-
Establecida la posición que cada una de las partes ha
tomado en la contienda, y respecto de la comprobación del cuerpo del
delito, definido éste como el conjunto de elementos materiales cuya
existencia induce en el juez la certidumbre de un hecho delictuoso. La
comprobación de la existencia del cuerpo del delito como punto de
partida de la actuación del poder de jurisdicción consiste en establecer,
en el caso dado, la realidad, la concreción en el tiempo y el espacio, de

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

una conducta prevista por la ley como delito. Y partiendo de tal hecho,
cuando se le añadan referencias a determinadas modalidades de la
acción, a la persona de quien la materializó, sus condiciones personales y
las de la víctimas, relaciones existentes entre ambos, se llegará a la
oportunidad de imputar el hecho a alguien y a determinado título, con las
consecuencias que ello implica, pero estas consideraciones no entran en
la elaboración del juicio relativo a la existencia del cuerpo del delito que,
de acuerdo con un orden lógico, debe preceder en sentencia a cualquier
otra declaración.-
Efectuadas tales aclaración, se impone la búsqueda de la
respuesta a la cuestión planteada, sobre los cimientos de la coincidencia
plena de las partes integrantes de este proceso respecto de la
materialidad ilícita endilgada en el juicio que antecede al encausado
José Carlos Varela.-
Previo a la faena propia de este decisorio, dedicaré un tramo
de razonamiento convictivo al análisis de la cuestión preliminar
planteada por la Defensa, en cuanto solicitó la exclusión probatoria de la
pericia informática obrante a fs. 248/256, en tanto su realización fue
anterior a la autorización judicial que habilitó la apertura del teléfono
celular periciado, sumado a la ausencia de notificación a la Defensa. De
tal incidencia, se le confirió traslado al Sr. Agente Fiscal actuante en el
juicio, quien adelantó que dicha pericia no iba a ser utilizada como
medio de prueba por la Acusación. Sentadas las posiciones de las partes,
estimo que la cuestión planteada deviene abstracta, toda vez que la
pericia de la cual se pretende la exclusión probatoria, no ha sido incluída
al debate por su lectura –conforme consta en el decisorio de

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

fs.378/381vta.-, por tal razón no será un medio de prueba pasible de


valoración en esta instancia. En consecuencia, deviene estéril la
pretensión de exclusión de un medio probatorio que no ha sido incluído
en la instancia plenaria en la que transita este proceso.-
Despejada la cuestión preliminar y adentrándome en el
mérito de las probanzas analizadas, estimo de importante valor
probatorio el testimonio de Alejandra Beatriz Barzabal, la progenitora
de la víctima de autos Camila Borda, quien en la audiencia de debate
expresó que el día 25 de febrero de este año, al mediodía mientras ella
realizaba los quehaceres domésticos, le pidió a su hija Camila que fuera
al kiosko -que distaba a unas cinco casas de su morada- a comprar
cigarrillos, ante el transcurso de quince minutos ante la ausencia de
Camila, se preocupó y se dirigió hacia el kiosko y al no observar en ese
lugar la bicicleta en la que se movilizaba Camila, ella junto a su otro hijo
Agustín salieron a buscarla por el barrio; especificando que esto
aconteció a las 11,45 u 11,50hs. aproximadamente. Expresó que junto al
mencionado Agustín recorrió varios lugares movilizándose en la moto de
su madre y también sus padres recorrieron el barrio, además llamó a la
abuela paterna de Camila y a los tíos, pero nadie la había visto ni sabía
dónde estaba. Agregó que Camila era una nena que no salía sin su
permiso, ni tenía trato con personas ajenas a la familia. Continuó su
relato expresando que, mientras desesperadamente recorría distintos
lugares en búsqueda de su hija Camila, fue al destacamento policial
ubicado en inmediaciones de su domicilio (Arias y Ricardo Rojas) allí
aportó los datos de su hija y en compañía de agentes policiales
emprendieron la búsqueda de Camila, recorriendo diversos lugares

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

públicos de la ciudad. Luego fue a la comisaría -seccional primera- a


realizar la denuncia, posteriormente continuó recorriendo la ciudad con
efectivos de esa dependencia. Mientras ello acontecía su hermana le
comentó que en el acceso de la quinta vecina a su morada se observaban
huellas del rodado de una bicicleta y que en ese lugar se escuchaba
música a alto volumen, que a las 12.30hs aproximadamente su hermana
y madre habían golpeado y no salió nadie. Ante esa información, junto a
los efectivos policiales que la acompañaban fueron al kiosko, los mismos
se entrevistaron con la persona que atendía en el lugar, quien manifestó
que Camila había estado en el lugar comprando cigarrillos y que
movilizándose en bicicleta se retiró en dirección a su casa. Describió que
en ese momento, varias personas del barrio estaban buscando a su hija,
que ella gritaba el nombre de la niña pretendiendo que la misma
escuchara que la estaban buscando. Que junto a los efectivos policiales
llegaron a la quinta aludida, que los mismos ingresaron al lugar porque
se escuchaba música a alto volumen y nadie respondía a los llamados,
mientras ella se quedó en la tranquera y continuó gritando el nombre de
su hija. En ese momento, desde el interior de la quinta se escucharon
gritos, la gente del barrio se amontonó en la tranquera, la gente estaba
agolpada y nerviosa, tiraban piedras a la casa. Especificó que en ese
momento, le dijeron que Camila estaba sin vida y al mismo tiempo
recibió un piedrazo de los que arrojaba la gente y se desvaneció.
Seguidamente, el Fiscal le preguntó si ella conocía a Varela, y respondió
que en una oportunidad fue a su casa a buscar agua, porque se le había
prendido fuego un sector de la quinta, entonces ella le permitió sacarla
de los tambores en los que bebían los caballos; especificó que ese fue el

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

único trato que tuvo con él y en relación a Camila expresó “es raro que
la nena haya hablado con él… porque no tenía trato con personas
ajenas a la familia…”.-
El relato de la madre de la víctima, reseñado
precedentemente guarda sustancial correspondencia con el contenido
documentado en las actas de procedimiento policial obrantes a fs. 1/2 y
3/8 -incorporadas por lectura al debate- en tanto la primera de las
mencionadas registra el tramo inicial de la búsqueda de la menor
realizado por la madre en compañía de efectivos policiales y, la restante
describe el tramo siguiente de la búsqueda donde se recabó información
de la persona que atendió a Camila en el comercio vecino a su morada,
así como el ingreso de los agentes a la quinta donde lamentablemente
fue encontraba sin vida la víctima Camila Borda junto a José Carlos
Varela.-
También el relato de Alejandra Barzabal encuentra
corroboración convictiva en el testimonio de Agustín Barzabal,
hermano de la infortunada Camila, quien junto a la referida -madre de
ambos- participó de la búsqueda de la menor desaparecida y quien al
testimoniar en la audiencia de debate, narró todos los pormenores de la
búsqueda de modo sustancialmente idéntico a lo relatado por aquella.
Además, el testigo narró que él junto a otras personas golpearon en la
quinta vecina y si bien se escuchaba música a elevado volumen, nadie
respondió a los llamados. Y, presenció cuando los efectivos policiales
ingresaron a la quinta vecina, oportunidad en la cual salió Varela y ante
preguntas concretas manifestó que no había visto a Camila, notándolo
nervioso en ese momento, que inmediatamente el personal policial

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

decide ingresar a la morada y él permaneció afuera porque así se lo


indicaron los agentes actuantes.-
Se integra al plexo probatorio reunido en este proceso el
contenido del acta de procedimiento policial de fs. 3/8 -incorporada por
lectura al debate-, en tanto ella da cuenta del macabro hallazgo
registrado el día 25/02/18 por los Oficiales de policía Braian Del Dago y
María Julieta Moyano, quienes a las 15.45hs de ese mismo día habían
iniciado la búsqueda de Camila Borda ante las manifestaciones de su
madre Alejandra Barzabal, que indicaban que cerca de las 12:00 horas la
menor había ido hasta el kiosco ubicado en las calles Arias y 27 de
septiembre de este medio y no había regresado a su morada. En la pieza
aludida se describen diversos recorridos desplegados por los efectivos
mencionados en compañía de la madre de la aludida Camila Borda.
También se corroboró la presencia de la menor en el kiosko señalado, de
donde se retiró en bicicleta en dirección a su casa. En la misma
oportunidad, Barzabal manifestó que ella y algunos familiares habían
consultado en todas las casas del vecindario, pero restaba hacerlo en una
casa quinta vecina de donde provenía música a elevado volumen, la cual
se ubicaba en calle Arias N°1559. Ante esa información personal
policial, mediante la bocina y sirena del patrullero llamó a la morada, al
no ser atendidos ingresaron al predio, traspasando una tranquera unos
cincuenta metros encontraron una casa de dos pisos. Continúa el relato
documentado por los protagonistas, donde se consignó que luego de
golpear las manos y al grito de "POLICIA" (sic), en reiteradas
oportunidades, “…pasando unos cinco minutos aproximadamente…
baja una persona de sexo masculino, encontrándose la puerta de

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

ingreso cerrada… desde el interior preguntaba "...QUE NECESITAN?.."


(sic)… le dice que abra la puerta que necesitaba entrevistarme con él, y
hallándose… en estado de nerviosismo, tarda…en abrir la puerta. Que
una vez abierta,.. le pregunta si conocía a la menor Borda, (hallándose
en todo momento junto a BARZABAL y su compañera) y responde que
SI, refiriendo que la chica que vive acá a media cuadra, que era la hija
de una persona que no recordaba en este momento. Se le pregunta si se
encontraba solo en el lugar y responde que SI, hallándose en todo
momento en estado de nerviosismo y en actitud evasiva, esquivando la
mirada y respondiendo a las preguntas de forma escueta, a lo que se
consulta sobre si podíamos ingresar a la vivienda y… prestando la
anuencia correspondiente… procedemos a ingresar al lugar,
permaneciendo la madre afuera. Seguidamente iniciamos una
inspección del lugar revisando las habitaciones de la planta baja
primeramente, subiendo luego por las escaleras, mostrando… dos
habitaciones y al llegar al baño, lo esquiva… le pregunta si le podía
mostrar el baño, y le responde textualmente: "...SI PERO ESTA LLENO
DE AGUA..." SIC. A continuación e ingresando al mismo los tres,… la
Subteniente Moyano corre la cortina de la bañera y hallando en el lugar
a una joven femenina, con la cabeza tapada con una bolsa, las manos
hacia atrás y en el cuello un cable alrededor, en posición decúbito
dorsal…”. Inmediatamente, el Oficial Del Dago sujetó con esposas al
ocupante de la vivienda, quien en el mismo acto resultó identificado
como José Carlos Varela. Al escuchar la madre de la menor desde afuera
de la finca los gritos del personal policial, la misma junto al abuelo de la
niña, y un vecino del lugar, identificado posteriormente como Braian

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

Alexis Imaz, ingresaron a la morada, desde ese momento se requirió la


presencia de este último como testigo de actuación. Continuó el relato
documentado en primera persona por el Oficial Del Dago, expresando
que con su obrar “…impidió que nadie entrara al baño, cerrando la
puerta e intentando reanimar a la joven, y tomándole el pulso del cuello
previo sacarle la bolsa y el cable, a simple vista… se hallaba sin vida,
con la cara de color morada. Que… les solicita a las personas que
permanezcan fuera de la vivienda…”. Inmediatamente, preservando la
escena del hecho, solicitó apoyo de otros efectivos policiales. En ese
momento, “…comienza a escuchar de la planta baja, un grupo de
personas se habían reunido… y arrojando todo tipo de elementos
contundentes (piedras, palos, cuchillos, etc.) ingresando a la parte
inferior generando todo tipo de daños y destrozos en vidrios, y muebles
existentes en el lugar…”. En custodia del identificado José Carlos
Varela y preservando la escena del crimen quedó Julieta Moyano,
mientras Del Dago descendió a la planta baja “…intentando calmar a la
muchedumbre, diciéndoles que lo dejaran trabajar tranquilo, recibiendo
todo tipo de insultos y amenazas, hasta llegar a intentar golpearlo,
llegando en ese entonces el primer apoyo del Grupo Motorizada Junín,
… comenzando con la persuasión verbal… para que se retiren del
lugar….”.Continúa la descripción del acta registrando desde las 16.30hs.
hasta 16.50hs., la presencia de refuerzos de agentes policiales,
autoridades de esa misma fuerza, personal de Policía Científica y la
presencia del Fiscal interviniente. También consta documentado el
secuestro de la totalidad de prendas de vestir del mentado Varela, como
así también la aparatología celular, billetera, Tablet, cinta aisladora,

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

tijera, cuchillo, pinza, ropa de cama y almohada, y “…en la planta baja


se observa una bicicleta de mujer con canasto color violeta rodado 26 y
en el canasto se hallaba un paquete de cigarrillos Marlboro, la cual
coincide con las características aportadas por la Sra. Barzabal y en la
cual circulaba su hija Camila Borda produciéndose de ese modo el
secuestro del biciclo…” -Vale aclarar que dicho rodado obra examen de
visu a fs. 47 y fotografías a fs. 46, incluídos al debate por su lectura y
exhibición.-
Mientras acontecía el accionar policial descripto, la
muchedumbre enardecida intentaba ingresar al predio, con la finalidad
de llegar hasta la persona que estaba aprehendida, se produjeron
desmanes, los que dejaron un lamentable saldo de seis efectivos
policiales heridos y nueve patrulleros dañados, más la sustracción de
diversos elementos que se detallaron en dicha acta.-
El contenido documentado del acta precedentemente
transcripta ha sido minuciosa y fielmente reproducido por los
testimonios de los efectivos policiales intervinientes -Braian Del Dago y
María Julieta Moyano- y del testigo de actuación Braian Alexis Imas,
quienes en oportunidad de declarar en la audiencia de debate,
pormenorizadamente refirieron la vivencia registrada en la oportunidad,
reconstruyendo mediante sus testimonios las condiciones en las cuales
fue hallado el cuerpo sin vida de la infortunada Camila Borda.-
A modo ilustrativo y complementario respecto de la
descripción de la ubicación urbanística y las características edilicias de la
morada donde se produjo el hallazgo del cuerpo de la niña víctima de
marras, se impone el contenido pertinente del acta de fs. 3/8 y el croquis

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

ilustrativo de fs. 9; así como el acta de inspección ocular de fs. 11/12,


los croquis de fs. 13/15 y las fotografías de fs. 16/20 y planimetría de
fs. 204/206; todas piezas que han ingresado mediante su lectura y
exhibición al debate.-
Asimismo, se impone el mérito del informe elaborado por
personal de Policía Científica luciente a fs. 216/220 ilustrado mediante
anexo fotográfico de fs. 221/223, acta de levantamiento de evidencia
física en la escena del hecho, obrante a fs. 209/210vta. e ilustrada
mediante el croquis de fs. 211, resultando relevante el hallazgo en el
mismo baño de la morada donde se encontró el cadáver de la víctima, de
un cuchillo, una pinza, una tijera, cinta aisladora y un trozo de dicha
cinta adjunto a nylon, siendo estos elementos compatibles con la
sujeción constatada en el cuerpo de la víctima mediante cables, bolsas
de nylon y cinta aisladora; todo ello, tal como ha sido consignado en el
acta de fs. 3/8, testimoniado por Del Dago, Moyano e Imas, e ilustrado
mediante las fotografías de fs. 19/20, que dan cuenta del estado en que
fue hallado el cuerpo sin vida de Camila Borda.-
Avanzando en el análisis de las probanzas reunidas en este
proceso y emergentes del debate oral que antecede, se impone el mérito
del protocolo de autopsia obrante a fs. 86/96 -incorporado por lectura al
debate- donde surge relevante la descripción del estado en que fue
hallado del cuerpo de la infortunada niña “…vestido y descalzo, con
ambos miembros superiores unidos por sus muñecas en la región dorsal,
por cinta plástica adherente de color negra a modo de lazo. Entre sus
piernas se encuentran depositadas un par de ojotas de color blanco; y
sobre el tórax, un cable con nudos de color negro apoyado sobre la

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

superficie corporal, enroscada en el mismo, una remera de color


blanca…”, con inscripciones y detalles que allí se consignan. “…
EXAMEN CADAVÉRICO EXTERNO… cadáver de sexo femenino,…
edad real de 11 años…. Hábito longilíneo. Altura real medida de 1,30
mts, peso aproximado entre los 25 a 30 Kgs. Con desarrollo óseo acorde
a sexo y edad,… constatándose… sufusiones hemorrágicas en ambas
escleróticas. Presenta esfacelo de epidermis en ambas muñecas…
cianosis en ambos labios, secreción blanquecina seca en hemirostro
derecho que parte de la boca, con dirección a región malar y temporal
homolateral…. CRONOTANATODIAGNÓSTICO… Considerando los
signos externos tanatológicos… y el registro de la temperatura, es
verosímil considerar que la data de la muerte se correspondería entre
las 12:00 y las 15:00 horas, aproximadamente, del día 25/2/18….
CONSIDERACIONES MEDICO LEGALES: Es verosímil considerar en
función de lo constatado macroscópicamente en la operación de
Autopsia que, quien en vida fuera Camila Luciana Borda,… presenta
lesiones a nivel genital, anal e intra abdominal compatibles con
violencia sexual. Que a nivel de cuello, se consta lesión compatible con
impronta de elemento constrictor, que aunado a la presencia de
secreción hemática espumosa en vía aérea; cianosis bucal e inyección
conjuntival, presupone la presencia de un cuadro de asfixia mecánica
como causal de la muerte. CONCLUSIONES MÉDICO LEGALES: Es
verosímil considerar por los signos cadavéricos externos e internos
constatados de quien en vida fuera, … Camila Luciana Borda… de 11
años de edad, que la causa del deceso ha sido… un paro
cardiorespiratorio traumático secundario a asfixia mecánica tras

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

estrangulación por lazo, constatándose lesiones a nivel intraabdominal,


ano y vagina compatibles con violencia sexual, quedando dicha
ratificación o rectificación ad referéndum del resultado de las pericias
solicitadas…”.-
Tales conclusiones médico legales contenidas en el informe
de autopsia transcripto precedentemente encuentran corroboración
científica en las conclusiones contenidas en el informe
anatomopatológico obrante a fs. 286/291, donde se consigna
"...CONCLUSIONES ANATOMOPATOLOGICAS: Se trata en
correlación con los datos aportados por las pericias e investigación:
-Losange de Piel en región lateral izquierda de cuello con surco
deprimido, compatible con lesión por compresión, de carácter vital y
breve evolución. - Losanges de piel de labio de vulva bilateral con
vasocongestión y hemorragia dérmica, lesiones de carácter vital. -
Laceración desgarro de piel de ano con hemorragia en dermis y mucosa
de canal anal. Lesión vital de breve evolución. -Microhemorragia en
endocervix. -Extensa hemorragia en músculos profundos de block
cervical. Lesión vital de breve evolución en relación al losange de cuello
descripta anteriormente. -Pulmón con signos de asfixia (pulmón de
lucha). -Vasocongestión y asfixia visceral."
Con relación a los hallazgos detectados en el cuerpo de la
víctima Camila Borda, ha brindado su testimonio la perito médico
integrante del Instituto de Investigación Criminal y Ciencias Forenses
Norte dependiente de la Procuración General de la SCJBA, Dra.
Carolina Pérez Mernes, quien en tal función realizó la operación de
autopsia reseñada precedentemente. Y, con una destacable claridad

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

expositiva e impecable didáctica refirió todos y cada uno de los


hallazgos detectados en el cadáver autopsiado, los que derivaron en las
conclusiones médico legales consignadas, las que además consideró
corroboradas por los informes anatomopatológicos elaborados por la
misma dependencia forense que integra. También, describió el modo en
el cual llegó el cadáver, las vestimentas y sujeciones corroboradas,
recreando el contenido documentado y transcripto supra. Además, indicó
las evidencias físicas que fueron levantadas del cuerpo y secuenció el
proceder pericial. Puntualizó que la niña tenía un desarrollo físico
normal y acorde con su edad, no tenía desarrollo mamario ni vello
púbico, la vagina donde se encontró sangre “era de una niña”. Respecto
de los hallazgos detectados en el himen, estimó que eran compatibles
con dilatación del mismo, evidenciando una penetración compatible con
el empleo de un dedo. Expresó que en el endocervix la anatomía
patológica halló microhemorragias que no habían sido detectadas
macroscópicamente, siendo todo ello compatible con la misma mecánica
de producción. El ano se observó completamente dilatado (2cm. de
diámetro aproximado) podía observarse el conducto anal donde existía
materia fecal con manchas de sangre, el borramiento total de pliegues
anales más los desgarros constatados, demuestran que la niña fue
accedida carnalmente con violencia. También se halló hematoma en raíz
del mesenterio, lo cual demuestra una violencia importante en el acto de
la penetración anal. Describió las distintas lesiones externas halladas en
el cuerpo autopsiado y se detuvo en las importantes lesiones halladas en
el cuello, donde se hallaron trazos compatibles con surcos de
ahorcamiento con lazo, también se hallaron lesiones escoriativas lineales

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

perpendiculares al surco de ahorcamiento, las que demuestran la


maniobra de la víctima pretendiendo sacar el elemento constrictor, y si
bien, en el cuello no había lazo colocado, la existencia de un cable de TV
al lado del cuerpo evidencia que ese ha sido el elemento empleado dada
la compatiblidad con los surcos lesionales hallados. Especificó que la
causa de la muerte es la asfixia mecánica por constricción, todas lesiones
halladas son vitales, tenía cianosis, hemorragia interna y congestión en
diversos órganos, desde la tráquea emanaba un líquido espumoso, que
salía por la conjuntiva de la boca (pulmón de lucha propia de la asfixia).
También habló de lesiones en rodilla, hombro, codo, en la parte superior
de la cadera, que son compatibles con fricción y un acceso carnal “desde
atrás” y sobre una superficie plana. Al ser preguntada por el Fiscal,
respondió que el cuerpo se hallaba vestido, especificando que las prendas
habían sido colocadas mientras la niña conservaba su vida, ello en
consideración con las características de las vestimentas y el modo en que
estaban colocadas; aludió que después de los accesos carnales
especificados “pudo haberse vestido sola o haber sido vestida por su
victimario” y después aconteció la muerte. Respecto de la sujeción en
miembros superiores hallada en el cadáver, indicó que ella respondía al
transporte del cadáver.
Por todo lo hasta aquí expuesto, y teniendo presente las
pruebas incorporadas por lectura al debate y la producida en el mismo,
tengo por comprobado en la presente causa que en la ciudad de Junín, el
día 25 de Febrero de 2018, entre las 12:00 y las 16:00 hs.
aproximadamente, en el interior del domicilio sito en Av. Arias 1559,
una persona de sexo masculino, sometió sexualmente a Camila Borda,

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

de 11 años de edad, accediéndola carnalmente por vía anal y vaginal, y


finalmente causó su muerte mediante estrangulación por lazo,
provocando un paro cardiocirculatorio traumático secundario a asfixia
mecánica.-
De tal manera, tengo por comprobado en el sub-lite la
materialidad del ilícito acusado, lo que así declaro.-
Consecuentemente, y a la cuestión planteada doy mi voto
por la afirmativa, en lo que respecta a la acreditación de todos los
hechos precedentemente relatados, todo ello por ser mi sincera
convicción (Arts. 371 inc. 1°, 373 y 210 del C.P.P).-
A la misma cuestión, el Doctor Esteban Melilli, por
análogos fundamentos, votó en igual sentido, por ser ello su sincera
convicción (Arts. 371 inc. 1°, 373 y 210 del C.P.P).-
A la misma cuestión, el Doctor Miguel Angel Vilaseca, por
análogos fundamentos, votó en igual sentido, por ser ello su sincera
convicción (Arts. 371 inc. 1°, 373 y 210 del C.P.P).-

2°) Se encuentra probada la participación del imputado en


los mismos?.
A esta cuestión la Doctora Karina Lorena Piegari, dijo:
En relación a la cuestión que me convoca a decidir, estimo
conveniente recordar, que en su alegato acusatorio Dr. Terrón concluyó
en la atribución plena del obrar analizado al imputado José Carlos
Varela, motivando juicio de reproche penal en relación al mismo por
considerarlo autor penalmente responsable del injusto penal referido.-

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

Idéntica postura asumió el letrado Representante de la


Vindicta Privada.-
Por su parte, el Sr. Defensor Oficial Dr. Doyle no formuló
expresa objeción en tal sentido, toda vez que aceptó los términos de la
materialidad ilícita acusada y la autoría de su pupilo en el evento de
marras. Por lo tanto, en su estrategia defensiva el Dr. Doyle ha
consentido la atribución de autoría que realizaran los Acusadores de este
proceso.-
Habiendo dejando establecido que, en relación a la cuestión
en tratamiento las partes integrantes de la contienda judicial han
confluido al unísono y armónicamente; sin perjuicio de tal aclaración,
debo meritar el contundente valor cargoso que traducen los testimonios
de Braian Del Dago y María Julieta Moyano, quienes en la condición
de efectivos policiales afectados a la búsqueda de la menor Camila
Borda, llegaron a la casa quinta ubicada en la Avda. Arias N°1559 de
esta ciudad -vecina al domicilio de la víctima- con la finalidad de
interrogar al morador respecto de la niña desaparecida. Al testimoniar
ambos integrantes de las fuerzas de seguridad en la audiencia de debate,
narraron que desde el interior de la quinta aludida se escuchaba música a
elevado volumen, que ante la ausencia de respuestas a los constantes
llamados, ingresaron al predio, llegando hasta el acceso de la vivienda,
donde fueron atendidos por el morador del lugar. Que, con anuencia de
este y en su presencia revisaron las dependencias de la morada y en el
baño existente en la planta alta, concretamente en el habitáculo de la
ducha hallaron el cadáver de la niña Camila Borda. Respecto de las
condiciones en las que fue hallada sin vida la infortunada niña, así como

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

el temperamento adoptado por la autoridad policial respecto del morador,


me remito a la transcripción que antecede del acta de procedimiento
policial obrante a fs. 3/8, incorporada por lectura al debate por acuerdo
de las partes, la que ha sido fielmente reproducida por los testimonios de
los intervinientes.-
Del contenido de la versión documentada del accionar
policial cumplido en la ocasión a fs. 3/8 y de los testimonios de los
intervinientes Del Dago, Moyano e Imas, así como del relato de la
madre de la menor víctima, surge demostrado fehacientemente que el
ingreso de los efectivos policiales a la morada donde fue hallado el
luctuoso escenario temporalmente se ubica entre las 15.45 y 16hs. del
25/02/18. Que Camila salió de su casa ese mismo día a las 11.30hs
aproximadamente con dirección al kiosko próximo a su morada. Que los
hallazgos cadavéricos registrados en la operación de autopsia posibilitan
inferir que la data de la muerte se produjo entre las 12hs. y las 15hs. del
día 25/02/18. De tal modo, surge evidenciado un sólido entramado
probatorio, que demuestra certeramente que la lamentable muerte de la
niña se produjo a escaso tiempo del hallazgo de su cadáver en poder del
encausado Varela y todo ello -también- acaeció en circunstancias
temporales de cercanía con la desaparición de la niña.
Y en ese escueto lapso temporal en el cual se ubican los tres
hitos fácticos aludidos (a saber, la desaparición de la niña, el ultraje
sexual y muerte violenta que le sobrevinieron, más el hallazgo del
cadáver con la exclusiva presencia del encausado Varela), cobra
incuestionable relevancia que el encausado Varela, era el único habitante
de esa morada al tiempo de comisión del hecho de marras. Que la quinta

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

habitada sólo por Varela y donde fue hallada la víctima junto al


encausado de marras, se encuentra a escasos metros de la casa donde
vivía la menor. Que Camila fue accedida carnalmente de manera violenta
y su muerte fue causada por estrangulamiento mediante el empleo de un
lazo. Todo ello aconteció en un acotado lapso temporal en el contexto
definido por las escasas horas en las que se prolongó la desaparición de
la menor.
En consecuencia, surgiendo acreditado de modo certero
que Varela se encontraba con el cuerpo sin vida de Camila Borda en
circunstancias temporales de inmediatez con la muerte de esta,
diáfanamente surge delineada una sólida incriminación que lo liga
indisolublemente con la causación del ultraje sexual violento y la
muerte de la niña. Tal conclusión se encuentra reafirmada por el
hallazgo junto al cadáver de elementos (cables, pinza, cinta aisladora,
bolsas de nylon, cuchillo y tijera) que estaban siendo empleados en la
sujeción del cuerpo con miras al transporte del cuerpo y consecuente
ocultamiento de este (ver acta de fs. 3/8, testimonios de Del Dago,
Moyano e Imas y de la perito Pérez Mernes).-
Esa sólida construcción incriminante que edifican las
probanzas analizadas, se consolida y potencia su valor convictivo con el
certero y científico hallazgo de material genético (ADN) del encausado
en el cuerpo de la malograda Camila Borda. En particular, así lo
demuestra el informe pericial genético obrante a fs. 273/277
-incorporado por lectura al debate- elaborado por la Lic. Elina Francisco,
perito genetista del Laboratorio de Genética del Instituto Investigación
Criminal y Ciencias Forenses Norte de la Procuración de la SCJBA,

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

donde constan los siguientes “…RESULTADOS: Estudio de


marcadores autosómicos 1) A partir de las muestras indubitadas del
imputado Varela José Carlos y la victima Camila Luciana Borda se
obtuvieron perfiles completos para los marcadores analizados. 2) Se
obtuvieron perfiles mezclados a partir de las muestras 485.3 (recorte 1,
bombacha de victima), 485.4 (recorte 2, bombacha de victima), 485.7
(hisopado subungueal mano derecha de la víctima) y 485.8 (hisopado
subungueal mano izquierda de la víctima), en el caso de las muestras
485.3 y 485.4 (con alguna perdida por dropout de alelos de la víctima)
el perfil mayoritario corresponde al perfil del imputado Varela José
Carlos. Los perfiles de las muestras 485.7 y 485.8 coinciden con los de
la víctima e imputado. El LR: 1,7980E21 indicando que es
aproximadamente 1 trillón de veces más probable hallar estos
resultados si la mezcla está compuesta por material biológico de la
víctima y el imputado a que si estuviese compuesta por material
biológico de la víctima y otro individuo masculino tomado al azar de la
población, no relacionado con Varela José Carlos… 3) A partir de las
muestras 485.5 (cabello encontrado en región peri-umbilical se obtuvo
un perfil coincidente con el de Varela José Carlos, El LR= 8,9139E23
indicando que es aproximadamente 8 cuatrillones de veces más
probable hallar estos resultados si esa muestra biológica fue aportada
por Varela José Carlos a que si fuera aportada por otra persona tomada
al azar de la población, no relacionada con el imputado…. Estudio de
los Marcadores del Cromosoma Y: 1. A partir de la muestra indubitada
de Varela José Carlos se obtuvo el haplotipo completo… el cual
coincide con el haplotipo hallado en las evidencias 485.15, 485.16,

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

485.17, 485.18 y 485.19 (hisopados anales y vaginales). La frecuencia


mínima del haplotipo en la población es:0,0013…”.-
Deriva del mentado informe, la certera determinación de la
existencia de material genético del encausado José Carlos Varela, en
la bombacha de la víctima, debajo de las uñas de ambas manos de la
niña, sumado al hallazgo en la región periumbilical del cuerpo de la
víctima de un cabello que genéticamente le pertenece a Varela,
también el semen hallado en la remera y bermuda que vestía la
víctima al momento de encontrar su muerte le corresponde
genéticamente a Varela (marcadores autosómicos). Sumado a ello, se
encontró material genético que responde a los marcadores del
cromosoma Y del encausado Varela, en las muestras vaginales y anales
extraídas del cuerpo de la víctima de marras. Vale destacar que las
determinaciones científicas logradas en el análisis pericial analizado,
indican una altísima probabilidad de pertenencia genética entre el
material hallado en la víctima y el encausado, que en el ámbito de la
cientificidad de ese análisis, nos sitúa probatoriamente en el plano de la
certeza absoluta.-
Adunado a ello, se impone el mérito del informe elaborado
por la Perito Médico Forense -Mirta Mollo Sartelli- perteneciente al
Instituto de Investigación Criminal y Ciencias Forenses Norte,
dependiente de la Procuración General de la S.C.J.B.A, obrante a fs.
71/73 –incorporado por lectura al debate- donde la profesional aludida
examinó al encausado Varela a las 18hs. del luctuoso día 25/02/18, es
decir a escasas horas de producido el lamentable episodio donde la niña
Camila Borda, perdió su vida de manera violenta luego de haber sido

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

accedida carnalmente, también con violencia. En esa oportunidad, la


perito mencionada halló diversas lesiones en el cuerpo del encausado,
concretamente en sus labios, extremidades superiores y una congestión
leve en región genital; y si bien, las lesiones halladas fueron
caracterizadas por la profesional como de carácter leve, sus
características y cronología reciente, diáfanamente evidencian la
vinculación de las mismas con la materialización del lamentable
episodio violento que terminara con la vida de la niña de tan solo 11
años de edad, en las circunstancias acreditadas precedentemente. Tales
lesiones obran descriptas por la profesional a fs. 71/73 e ilustradas
mediantes las fotografías contenidas en el CD de fs. 74, incorporadas al
debate mediante su exhibición.-
Avanzando en el mérito de las probanzas incorporadas al
debate, se impone destacar que en oportunidad de celebrarse la
audiencia prevista en el art. 308 del C.P.P., el encausado José Carlos
Varela, ejerció su derecho de defensa en juicio, optando por brindar su
declaración. Tal acontecer luce documentado en el acta de fs.68/69
-incorporada por lectura al debate-, allí expresó “…que sólo recuerda
que el día domingo, en horas del mediodía, salió de la casa para darle
de comer al perro y fue allí que vio a la nena en el parque de la quinta,
al lado del perro…”. Repárese que en esa escueta versión Varela
pretende desvincularse de la imputación endilgada y reconociendo la
presencia de la niña en el predio de su casa, “recorta a través de un
olvido selectivo” lo medular de la imputación.
En esta maniobra defensiva con clara intención
desvinculante de la imputación, Varela fracasa, dado que sus meras

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

manifestaciones -carentes de respaldo probatorio independiente- no


logran tan siquiera conmover la contundente y sólida estructura
incriminante que han edificado los diversos medios de prueba analizados
precedentemente. Y, más allá de la diáfana debilidad convictiva que
posee el relato de Varela vertido en la Investigación Penal Preparatoria,
no puedo obviar en la consideración que el mismo no ha sido ni siquiera
acompañado en la estrategia defensiva consolidada en la audiencia de
debate, toda vez que, en esta última oportunidad, la Defensa de Varela
aceptó la autoría endilgada por la Acusación a su pupilo.
Además de todas las razones esgrimidas, se impone destacar
que los peritos psiquiatras y psicólogos que intervinieron en el abordaje
pericial del encausado Varela, luego de haber desplegado distintas
estrategias y técnicas propias del saber de cada uno de ellos, arribaron
-de modo coincidente- a la conclusión de que la amnesia parcial que
mostraba Varela en su relato, era atribuíble a un medio defensivo
disociativo propio del funcionamiento de su psiquis, y así lo
manifestaron en la audiencia de debate al brindar sus testimonios, sobre
este extremo ahondaré al analizar el planteo vinculado a la existencia de
una causal de inimputabilidad.-
En consecuencia, las probanzas reunidas en este proceso
edifican una sólida y contundente estructura incriminante, que de
modo certero e indisoluble vincula al encausado José Carlos Varela,
como autor del ultraje sexual y la muerte violenta de la niña Camila
Borda, toda vez que en la morada habitada exclusivamente por el
encausado se halló su presencia junto al cadáver de la víctima en
circunstancias de cercanía temporal con su deceso, la existencia de

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

material genético del imputado Varela en el cuerpo y prendas


vestidas por la niña, sumado a los vestigios físicos hallados en el
cuerpo de Varela que resultan compatibles con el desarrollo material
de tales acciones. Edificándose de tal modo, un sólido y certero
enlace entre el encausado Varela y el funesto final que encontró la
vida de la niña víctima, consolidándolo de modo unívoco e
incontrastable como autor de los hechos acreditados
precedentemente; extremo de la imputación que ha sido plenamente
aceptado por la Defensa del encausado Varela al desplegar su
estrategia en la instancia plenaria que antecede.-
De acuerdo al mérito de las pruebas formulado
precedentemente, doy por debidamente acreditada la autoría de José
Carlos Varela, en los hechos relatados en la cuestión que antecede.-
Consecuentemente, y a la cuestión planteada doy mi voto
por la afirmativa, todo ello por ser mi sincera convicción (Arts. 371 inc.
2°, 373 y 210 del C.P.P).-
A la misma cuestión, el Doctor Esteban Melilli, por
análogos fundamentos, votó en igual sentido, por ser ello su sincera
convicción (Arts. 371 inc. 2°, 373 y 210 del C.P.P).-
A la misma cuestión, el Doctor Miguel Angel Vilaseca por
análogos fundamentos, votó en igual sentido, por ser ello su sincera
convicción (Arts. 371 inc. 2°, 373 y 210 del C.P.P).-

3°) Está probada la existencia de eximentes?


A esta cuestión la Doctora Karina Lorena Piegari dijo:

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

Al tiempo de alegar, el Sr. Defensor Oficial Dr. Doyle,


reclamó la declaración de inimputabilidad de su defendido considerando
que su pretensión abarcaba una decisión jurídica, alejada de criterios
médicos. Y, posicionándose en el testimonio del perito Villafañe, en
cuanto indicó que el hecho motivante de este proceso es aberrante y que
Varela tiene una personalidad esquizoide, es un sujeto asocial, sin
afectividad, con escaso interés sexual. Argumentó que, los peritos Calvet
y Villafañe, indicaron que personalidades como las de Varela “pueden
sufrir episodios psicóticos de corta duración” y si bien, ambos
profesionales descartaron en el caso concreto la existencia de un
episodio psicótico, “no descartaron que este haya podido ser el
primero”. Y en "favor rei" planteó, que más allá de lo que evaluaron los
expertos, existiendo la posibilidad de que el obrar haya sido concretado
en el ámbito de un episodio psicótico, reclama entonces la
inimputabilidad de este. Peticionando se valore que Varela no recuerda
nada del hecho y no simula, que en su relato admite haber visto a la niña
dentro del predio, preguntándose entonces cuál sería el objetivo de
simular una amnesia si es que asume haber visto a Camila. Y con
sustento en las previsiones contenidas en el art. 34 inc. 1 del C.P.
reclamó la declaración de inimputabilidad de su pupilo.-
Mientras que en el bloque acusatorio actuante en el debate
precedente, tanto el Acusador Público como el Privado, con sustento en
las diversas pericias psicológicas y psiquiátricas realizadas sobre el
encausado Varela y los testimonios brindados por los peritos en la
audiencia de debate, concluyeron que Varela al tiempo de comisión del
hecho de marras tenía plena capacidad de comprensión de su obrar y

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

dirección de sus acciones, sustentando el juicio de reprochabilidad sobre


el cual reclamaron la imposición de pena.
Así han quedado delineadas las posiciones que las partes
han adoptado al respecto de la cuestión sometida a decisión, y en la
faena propia que amerita la resolución de esta encrucijada decisiva
donde se centrará el esfuerzo argumentativo, estimo se impone aclarar
que la medular contradicción de las partes está ubicada en el alcance
jurídico que merecerá la personalidad de Varela como autor penalmente
responsable del hecho acreditado.-
Desde esa perspectiva, inicialmente resulta vital la
delimitación de la personalidad de Varela, para de ahí definir las
consecuencias jurídicas que la misma ligará en la suerte de este
pronunciamiento, es decir la imputabilidad plena como lo sostienen los
Acusadores o por el contrario, inimputabilidad absoluta, tal como lo
pregona la Defensa en su alegato.-
Adentrándome en la consideración, estimo se impone
valorar que respecto del encausado Varela se realizaron múltiples
abordajes periciales psicológicos y psiquiátricos, por parte de diversos
peritos de la Asesoría Pericial Departamental.-
Inicialmente, la perito psicóloga Mirta Bruno y la perito
psiquiatra Estefanía Calvet, realizan una primer entrevista de
evaluación del encausado Varela a escasos días de acontecido el hecho
de marras, extrayéndose conclusiones preliminares consignadas en el
informe de fs. 195/196 –incorporado por lectura al debate-, donde
consta que “…Las facultades mentales del causante, en el momento del
examen, encuadran dentro de los parámetros considerados como

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

normales, desde la perspectiva médico legal. Es decir, que al momento


actual no padece patología psiquiátrica alienante ni impedimento
alguno en su capacidad para comprender la criminalidad de un hecho
(distinguir lo correcto de lo incorrecto) ni de discernir libremente
respecto de su accionar… La personalidad del examinado evidencia
rasgos sobresalientes que hacen pensar en propensión hacia la
mendacidad, ocultamiento y no reconocimiento de problema... El
examinado comprende la naturaleza del presente trámite judicial,
entiende lo que significa estar acusado de un delito…”.-
Posteriormente, la perito psiquiatra Calvet elabora el
informe glosado a fs. 325/326vta., –incorporado por lectura al debate-,
donde constan las siguientes “…Consideraciones psicológicas –
psiquiátricas:… Respecto a los hechos atribuidos, sostiene su postura de
amnesia selectiva, localizada al momento de los hechos, negando el
consumo previo de alcohol como de otras sustancias psicoactivas… y
niega antecedentes neurológicos que permitan atribuir o inferir
causalidad a la amnesia alegada en cuestión (epilepsia, trauma craneal,
por ej.)….” En las conclusiones del mismo, se reiteran con el mismo
alcance que el antecesor la plena capacidad de comprensión de la
criminalidad de los actos y el discernimiento libremente de su accionar;
así como la comprensión de la significación del sometimiento a este
proceso judicial.
La mencionada perito médico psiquiatra, realiza una nueva
evaluación pericial del encausado Varela, respondiendo a un
requerimiento de instrucción suplementaria formalizado por la Defensa
del imputado de marras. En consecuencia, vuelve a entrevistar en varias

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

oportunidades a Varela y profundizando la evaluación pericial de este,


elaboró el informe glosado a fs. 445/449 –incorporado al debate por su
lectura- donde consignó que la concreción de varias entrevistas, el
empleo del método clínico de investigación psicopatológico-forense, la
integración de la evaluación neurológica, EEG e imagen estructural de
cerebro, más la realización e interpretación de test de personalidad de
Minnesota, la lectura y análisis conjuntos de evaluaciones psicológicas y
test proyectivos, integraron la metodología de trabajo empleada. En las
consideraciones psiquiátricas, la profesional expresó que José Carlos
Varela: “…muestra rasgos de personalidad estables (modo de ser y
relacionarse) e inflexibles, de larga duración y que se manifiestan en
una amplia gama de situaciones, a destacar: hipotimia y retraimiento
emocional, baja intensidad hedónica (placentera), introversión,
desapego en las relaciones interpersonales, ausencia de relaciones
personales significativas, tendencia al aislamiento social, todos estos
compatibles con un trastorno de personalidad de tipo esquizoide. Esta
personalidad no implica una pérdida de contacto con la realidad ni del
juicio crítico. A fin de informar sobre el estado mental inferido en el
causante al momento de los hechos atribuidos, se considera necesario
remarcar: A) presencia de fallas mnésicas aducidas… ha presentado
estabilidad en la referencia de falta de recuerdos claros del periodo de
tiempo que nos interesa, con lenta y muy pobre incorporación de
imágenes confusas en las distintas evaluaciones periciales. Amnesia
retrógrada autobiográfica episódica. B) esta falla referida dificulta el
acceso al conocimiento del estado psíquico en el momento de los hechos
y obliga a descartar distintas causalidades de interés médico legal en su

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

génesis por ser algunas de estas de impacto en el estado de las


facultades mentales; a saber: 1) Estados de inconsciencia:
caracterizados por lucidez abolida, nulidad completa de conciencia,
desorientación auto y alopsíquica, automatismos psicomotores
(reacciones primarias), confusión mental y amnesia total de lo ocurrido.
Esta descripción no sería compatible con las características de los
hechos en donde priman las conductas complejas, con actos de
defensa, sin amnesia total. Incluye las siguientes causas: *ebriedad
patológica/intoxicación: niega consumo habitual, y… en el periodo
inmediato a los hechos. Informe toxicológico de Fs. 365 “No se ha
constatado la presencia de ninguna sustancia de las ensayadas (alcohol
etílico).” *epilepsia: el examinado niega/desconoce antecedentes. Las
características de los hechos no se corresponden con las
manifestaciones comportamentales típicas de las epilepsias, en donde
por el grado de afectación de la conciencia priman los automatismos.
Electroencefalograma: normal. *patologia cerebral estructural: puede
asociarse también a estrechamiento de la conciencia. Niega
antecedentes. Sin particularidades en Tomografia de encéfalo.
*episodio psicótico: si bien la personalidad esquizoide del examinado
representa un estado de vulnerabilidad ante el estrés a presentar
episodios de características psicóticas, el causante niega antecedentes
de síntomas o episodios psicóticos previos al periodo de tiempo que nos
ocupa y los datos con los que se cuentan respecto al periodo inmediato
posterior a los hechos no remiten ni hacen referencia a su presencia.
Tampoco fueron objetivados síntomas psicóticos en las diferentes
evaluaciones. 2) Estados crepusculares de conciencia: caracterizados

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

por obnubilación o crepuscularización de la conciencia, las imágenes de


la fantasía se superponen con las de la realidad con amnesia lacunar
del episodio. Se describen las siguientes causalidades. *estado
crepuscular de consciencia por emocionalidad o estrés agudo (emoción
violenta): Niega y se desconocen eventos de estrés, emoción intensa,
ansiedad en dicho periodo inmediato anterior… No contándose con
elementos positivos que apoyen los diagnósticos diferenciales orgánicos
planteados, la condición excluyente orienta a revisar los rasgos de
personalidad identificados en informes preliminares, y de vigencia
actual, donde se evidencia una personalidad de tipo esquizoide,
condición que como se dijo, no implica per se una pérdida de contacto
con al realidad ni del juicio crítico, a pesar de tratarse de individuos
vulnerables a atravesar episodios psicóticos breves. Estos sujetos se
caracterizan por presentar un uso rigidizado de recursos de
afrontamiento del estrés deficientes, poco contacto con las emociones y
mecanismos de defensa (inconscientes) primitivos (negación,
represión, disociación), condición que permitiría considerar la
amnesia referida en el contexto de una posible disociación (amnesia
disociativa). Por otra parte, debe remarcarse que en el examinado
fueron aplicadas técnicas de evaluación de personalidad (MMPI2), con
autoreportes positivos en personalidad de tipo esquizoide, paranoide,
sin embargo las escalas de validez, y su integración con datos clínicos,
arroja valores controvertidos que no permiten descartar la exageración
de los síntomas reportados… Conclusiones… Los elementos con los que
se dispone para dar cuenta del estado de las facultades mentales al
momento de los hechos atribuidos no son consistentes ni suficientes

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

para inferir impacto o abolición de la capacidad para comprender o


dirigir los actos…” (lo resaltado me pertenece). Además en las aludidas
conclusiones la profesional reafirma que al tiempo del abordaje el
examinado registraba parámetros considerados como normales, desde la
perspectiva médico legal; y con plena comprensión de estar acusado de
un delito.-
Con relación a sus intervenciones ha brindado su testimonio
en la audiencia de debate la psiquiatra forense Estefanía Calvet, quien
en lo sustancial recreó todos los informes periciales transcriptos
precedentemente. Y en lo medular del planteo en tratamiento,
respondiéndole a preguntas concretas del letrado defensor de Varela,
indicó que, en las numerosas entrevistas mantenidas, el imputado negó la
vivencia de episodios psicóticos y tampoco las técnicas periciales
aportaron datos en cuanto a la existencia de estos. Y si bien, Varela
aducía falta de memoria con relación al hecho, fueron descartadas causas
orgánicas causantes de estado de inconsciencia u obnubilación de esta.
También indicó la incompatibilidad entre una causal de inconsciencia
que derive en la inimputabilidad con la falla parcial de la memoria, así
como la complejidad de este hecho, ya que en aquella la amnesia
siempre es total y los obrares son primitivos y rudimentarios. Agregó
que, la amnesia parcial evidenciada en el relato de Varela, no se vincula a
un estado de inimputabilidad, sino que responde a un mecanismo
defensivo de disociación, indicó que en el estudio de personalidad
realizado surgieron valores elevados que demuestran la posibilidad de
sobresimulación, es decir una exageración de los síntomas que están
presentes, ello es diverso a la simulación donde “se pone algo que no

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

hay”. Reafirmó sus conclusiones periciales indicando que en Varela


halló un trastorno de la personalidad esquizoide, que ello no implica
pérdida de contacto con la realidad, indicando que los esquizoides suelen
ser vulnerables a registrar breves episodios psicóticos, pero insistió que
en Varela no se hallaron antecedentes de episodios de tal naturaleza y el
obrar posterior al hecho registrado por el mismo descarta la existencia de
un episodio de esa naturaleza al tiempo de comisión del hecho de marras.
Concluyó en ello, en consideración de la negación que hizo Varela
respecto de antecedentes previos y si bien -respondiéndole a una
pregunta del Defensor- concluyó que podría darse un episodio psicótico
sin antecedentes previos, insistió que en el caso periciado descartaba esa
posibilidad, en consideración del accionar posterior del encausado,
reparando en el informe médico de la Perito Médico Forense Mirta
Mollo, quien al examinar a Varela inmediatamente después de haber sido
encontrado en la escena del hecho junto al cadáver de Camila Borda, no
presentaba síntomas de un estado psicótico; además expresó que en todas
las evaluaciones periciales realizadas, tanto por ella como por los otros
profesionales intervinientes, las que comenzaron a pocos días del hecho
y se prolongaron hasta unos días previo al debate, no se hallaron
síntomas de episodios psicóticos.
También el perito médico psiquiatra Gustavo Villafañe,
perteneciente a la Asesoría Pericial Departamental, abordó pericialmente
al encausado José Carlos Varela, ello aconteció recientemente y en el
ámbito de la medida de instrucción suplementaria requerida por la
defensa del imputado. En tal oportunidad, se integró el abordaje pericial
con el aporte de la Lic. Beatriz Zerillo -perito psicóloga de la misma

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

dependencia- obrando informada tal labor a fs. 453/459 –incorporada por


lectura al debate-, allí se consignó que “…Como resultado de las
pruebas administradas y tomando en cuenta la impresión diagnóstica
obtenida de las entrevistas, señalo que las respuestas del examinado
denotan reticencia, evidenciando un tipo de personalidad hermética y
evasiva, con ausencia de repercusión emocional alguna, con un uso
correcto del lenguaje, con coherencia discursiva… Expresa especie de
extrañeza en relación a los hechos manifestando no recordar lo
sucedido, mostrándose rígido y algo distante respecto de los mismos,
apareciendo una estereotipia en el relato que abarca el antes y el
después respecto al hecho que se le imputa, con una especie de
escotomización (quiebre, ruptura) relativa al lapso de tiempo en que
ocurrieron los hechos….CONSIDERACIONES PSICOLÓGICO -
PSIQUIÁTRICAS:… Los estudios del reconocimiento practicado,
basado en…los caracteres propios del psiquismo del peritado, como
también el resultado que arrojó el estudio psicológico,… la evaluación
neurológica con resultado de T.A.C. de cerebro y electroencefalograma
con hiperventilación y estudio de los elementos que surgen de la lectura
del expediente, permitieron establecer que JOSÉ CARLOS VARELA es
una persona que presenta un Trastorno Esquizoide de la Personalidad,
éstas son personas distantes, introvertidas, que sólo se relacionan para
satisfacer las mínimas necesidades de supervivencia, que no obtienen
satisfacción de las relaciones sociales, ni con familiares ni amigos, que
tampoco están interesados en el sexo. Son sujetos asociales que no
necesitan a nadie más que a sí mismos, muestran una escasa reactividad
emocional, rara vez experimentan reacciones fuertes como la tristeza o

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

la alegría. - Teniendo en cuenta los aspectos descriptos del imputado ha


resultado dificultoso obtener información en la entrevista pericial,
expresando sus problemas de forma fría, sin poder determinarse si son o
no fundamentales para él, dada la baja implicación emocional que
manifiesta en su discurso. - Si bien surge en Varela la presencia de
rasgos obsesivos, no se evidenció en las entrevistas realizadas la
presencia de ideas que irrumpan en forma inesperada, generadoras de
ansiedad o impulsos irresistibles… y… no poder dirigir sus acciones….
la presunta falla mnésica que refiere sufrir Varela, quien manifiesta y así
se constató en las distintas entrevistas realizadas… refiere un recuerdo
no claro ni preciso respecto al encuentro con la víctima, y luego del
hecho al verse con otras personas, … ha repetido sistemáticamente lo
mismo… observándose una especie de extrañamiento en su mirada
durante su relato. - Es aquí donde se debe determinar si existe una falla
verdadera de memoria o si estamos en presencia de una simulación. Las
distintas pruebas psicotécnicas empleadas (Bender, Rorschach como
también el MMPI), no dan muestra cierta de que Varela sea un
simulador… Por las características de personalidad del sujeto, donde
no predominan los rasgos psicopáticos del disocial, por la impresión
prosopográfica que transmite Varela y porque no la intuición clínica de
quienes lo evaluamos, es que consideramos que no se está en presencia
de una simulación vera. Ahora bien, si Varela no simula la falla
mnésica descripta, queda determinar si la misma es producto de un
trastorno transitorio de la conciencia, es decir un estado de
inconsciencia al momento del hecho o es posterior al hecho.- La falta de
patología orgánico-cerebral, (por ejemplo epilepsia) o que estuviera

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

bajo efecto de sustancias exotóxicas, como también el considerar


ciertas conductas complejas que se sucedieron en el hecho y luego el
intentar ocultar pruebas, hacen presumir que al momento del hecho
Varela pudo comprender y disponer de su voluntad para ejecutar el
hecho, pudiéndose entender que al tratarse de un suceso altamente
estresante, pudo con posterioridad al mismo, sufrir una pérdida de
memoria mediante un mecanismo de defensa del yo, que al no lograr
asumir conscientemente el hecho o acción cometida, lo reprime al nivel
inconsciente, instaurándose tal amnesia de características disociativas,
que lo protege de la realidad, que lejos de mostrar conductas
manipulativas, se declara culpable de los hechos ante la evidencia y
detallando lo sucedido hasta un punto determinado en forma no clara
hasta que despierta poco después también con recuerdos no claros en un
principio… CONCLUSIONES:… JOSÉ CARLOS VARELA, padece un
trastorno esquizoide de la personalidad, que el mismo no presenta
imposibilidad para discernir libremente respecto a su accionar, que
igual estado presentó al momento del hecho y que la falla mnésica que
presenta puede ser una reacción defensiva ante el hecho aberrante
cometido, por lo que por su estado como por la patología de
personalidad que padece, amerita que reciba asistencia
psicoterapéutica…”.-
Respecto del aludido análisis pericial, brindó su testimonio
el perito médico psiquiatra Gustavo Villafañe, recreando de manera
pormenorizada el contenido del informe transcripto; por tanto, en honor
a la economía expositiva evitaré reiteraciones sobreabundantes. Y, en lo
medular del planteo defensivo en tratamiento, el profesional respondió a

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

interrogantes del letrado, expresando que con las herramientas y


estrategias periciales se descartó que -al momento del hecho- Varela
haya obrado incurso en una causal de inimputabilidad, ya que en él
no hubo afectación en la capacidad de comprensión y de accionar.
Explicó que la amnesia parcial, responde a un mecanismo de defensa
disociativo porque no logra asumir conscientemente el hecho y lo
reprime por la aberración de este. Descartó la existencia de un episodio
psicótico, el cual es incompatible con las acciones realizadas, destacó
que el mismo inmediatamente después de acontecido el hecho tuvo la
capacidad de ocultar pruebas. Luego, refiriéndose a este tipo de trastorno
de la personalidad esquizoide, citó estudios estadísticos de España, que
demuestran que los esquizoides son altamente propensos a cometer
delitos con contenido sexual y si bien, manifiestan desinterés sexual ello
no impide que puedan cometer un delito de las características del que
nos convoca, consideró que la incidencia está en la oportunidad de actuar
que se les presenta. Destacó que, en las pruebas de personalidad
administradas, surgía la conflictiva sexual, aunque no era perversión ni
sadismo. Respondiendo a las inquietudes de la defensa, expresó que el
trastorno de personalidad esquizoide puede tener episodios
psicóticos, pero en Varela está descartado ya que no hay ni un solo
dato que permita sospechar de la existencia de estos. Afirmó, Varela
es una personalidad normal, en el hecho hay una planificación y un
modo claro de encubrir el delito, y si bien fue un episodio breve, dejó
una amnesia post hecho de naturaleza defensiva disociativa, pero no
es un episodio psicótico.

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

Por su parte, también de la Lic. Mirta Bruno, perito psicóloga


de la Asesoría Pericial Departamental, esbozó sus conclusiones respecto
de los abordajes periciales realizados sobre la persona del encausado
José Carlos Varela. Obra a fs.327/331 -incorporado por lectura al
debate-, informe donde la profesional formaliza la siguiente “…
CONCLUSIÓN:… un sujeto psíquicamente normal a la consideración
jurídica, esto es con plena capacidad de comprensión y discriminación
respecto de su accionar, el que retrospectivamente no muestra signo de
trastornos de la conciencia…”. En esta oportunidad, vinculó las fallas
amnésicas evidenciadas en el relato de Varela a un modo defensivo de
enfrentar su situación.-

Respondiendo a un posterior abordaje, en el ámbito de la


instrucción suplementaria requerida por la Defensa, la profesional
elaboró el informe glosado a fs.450/452, donde concluyó que “… José
Carlos Varela es un sujeto con las facultades mentales conservadas, con
capacidad para comprender y discriminar respecto de su accionar y con
un funcionamiento global normal ... Su perfil responde a una Estructura
Esquizoide de la Personalidad, con las características "ut-supra"
descriptas, sin signos ni indicadores que, retrospectivamente se puedan
evidenciar como alienantes de la conciencia, que indujesen a pensar en
una patología Psicológica mayor".

A instancia de las partes, la Lic. Bruno compareció a la


audiencia de debate a brindar su testimonio, oportunidad en la cual se
refirió al contenido de las determinaciones periciales logradas.
Ratificando sustancialmente el contenido de los informes mencionados y
respondiendo a preguntas de las partes expresó, haber mantenido varias

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

entrevistas con el mencionado, donde se administraron pruebas


psicotécnicas y metodología clínica. Indicó certeza en la determinación
de la estructura de personalidad esquizoide de Varela, en la carencia de
alienación de la conciencia, plena capacidad, funcionamiento normal del
psiquismo. Los esquizoides, generalmente presentan represión en lo
sexual, dificultad al relacionarse con otras personas, el impulso sexual
está presente, mientras pueden subliman pero no siempre son capaces de
reprimir ese impulso, en Varela la religión actuaba como sublimación,
pero cuando no logró abolir su impulso y sobrevino la irrupción
conductual desajustada, en ese momento el optó por complacer su
impulso, “buscó esa descarga”, sin afectación de su capacidad
judicativa. Descartó la existencia de un brote psicótico al momento del
hecho. La amnesia evidenciada en su relato, es un mecanismo
disociativo, porque comprende lo que está bien y lo que está mal, sabe de
su obrar y lo disocia como un mecanismo de defensa, disimulándolo.-

Reseñadas que han sido todas las probanzas que han versado
sobre el psiquismo del encausado Varela y desde la perspectiva que
impone el planteo defensivo en tratamiento, se impone destacar que la
inimputabilidad es la incapacidad psíquica de una persona de ser
culpable y ello acontece cuando se registra una afectación de la
conciencia de tal gravedad que le impide al autor de un hecho
comprender la antijuridicidad de sus actos y/o dirigir sus acciones, o sea,
para saber lo que hace y conocerlo como contrario al derecho, o para
dirigir sus acciones de acuerdo con ese conocimiento. De tal forma, para
que se configure la causal de inimputabilidad prevista en el artículo 34
inciso 1° del Código Penal, lo que debe probarse no es únicamente la

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

existencia de los estados biopsíquicos que señala la ley, sino el efecto de


ellos en cuanto impedir al sujeto la comprensión de lo criminal de los
actos o la dirección de sus acciones. Y justamente, ese análisis de la
inimputabilidad no reconoce ni descansa en un criterio puramente
biológico, sino en un criterio mixto, pues el Juzgador debe analizar la
capacidad del encausado para comprender la criminalidad de su
conducta y/o dirigir sus acciones, considerando los datos sobre la
personalidad del imputado, sus actitudes previas y posteriores al
hecho, las características de la conducta delictiva y el contexto en
que se despliega.
Con la directriz que impone la delimitación teórica de la
cuestión sometida a tratamiento, y en la búsqueda de la respuesta a la
cuestión planteada se impone destacar que de las probanzas analizadas se
derivan las siguientes consideraciones:

I.- Desde unos pocos días de acontecido el hecho y hasta escasos días
previos al inicio del debate, el encausado Varela ha sido sometido a
diversas pericias psicológicas y psiquiátricas, materializadas por cuatro
peritos pertenecientes a la Asesoría Pericial Departamental, dos
formados en la Psicología y los restantes dos en la Psiquiatría. En las
aludidas pericias se han desplegado metodologías de trabajo y
herramientas diversas, con el cometido de lograr un completo e integral
abordaje sobre el psiquismo del imputado Varela. -

II.- Los peritos intervinientes han coincidido en las siguientes


conclusiones:

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

a) José Carlos Varela posee un trastorno de la personalidad


esquizoide, que su psiquismo funciona dentro de los parámetros
de normalidad, con plena capacidad de comprensión de la
criminalidad de los actos que realiza y con libre dirección de
sus acciones, es decir con plena capacidad judicativa, que le
permite discernir lo que está bien de aquello que está mal, y desde
ese discernimiento puede libremente motivar su conducta.

b) Que al momento del hecho, no ha existido en la psiquis de


Varela ninguna causal de abolición u obnubilación de su
conciencia.

c) En particular, los peritos descartaron que Varela al tiempo


de comisión del hecho de marras, hubiera estado inmerso en
un episodio psicótico, que “lo desconectara de su conciencia en
el obrar”. Y brindando razones de sus conclusiones, marcaron
comportamientos de Varela que lejos de evidenciar un brote
psicótico, reafirmaban la plena vigencia de su conciencia con
inmediatez al lamentable suceso que nos convoca. Así, señalaron
las respuestas de Varela a los interrogantes de los efectivos
policiales que, buscando a la niña desaparecida llamaron en la
morada habitada por Varela, el intento fallido de disimular la
existencia del cadáver de la víctima y la lucidez encontrada por la
perito Mollo en el examen médico practicado con inmediatez al
suceso de marras.

d) En la búsqueda pericial de la causa de la amnesia parcial


evidenciada de manera constante en el relato de Varela, los

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

profesionales actuantes -de manera unánime- descartaron su


vinculación con episodios de abolición u obnubilación de la
conciencia; y certeramente, la vincularon a un mecanismo
disociativo defensivo, compatible con la personalidad de Varela.-

Tomando como cimientos las fehacientes y categóricas


determinaciones emergentes de los análisis periciales formalizados
por los psicólogos y psiquiatras, que evaluaron el psiquismo de
Varela, debe analizarse el argumento defensivo que sustenta la
declaración de inimputabilidad en tratamiento.

Si bien es cierto que, los psiquiatras forenses indicaron


-en sus informes y al testimoniar- que los trastornos de personalidad
esquizoides resultan vulnerables a padecer episodios psicóticos
breves antes situaciones estresantes. Al mismo tiempo, los
profesionales aludidos descartaron que Varela haya obrado en la
comisión del hecho de marras inmerso en un episodio psicótico, ello
en consideración de la ausencia de antecedentes que den cuenta de
esos estadios y fundamentalmente de la evaluación del
comportamiento de Varela inmediato posterior a la comisión del
hecho de marras. Deviene de lo expresado y analizado por los propios
peritos que, la afirmación materializada desde la generalidad de
los casos respecto a una propensión de los trastornos esquizoides
hacia los episodios psicóticos, en este caso particular del
encausado Varela, se encuentra anulada por la existencia de
pruebas autónomas que traducen mediante el comportamiento
asumido por Varela con posterior inmediatez a la consumación
del hecho, su plena conexión con la realidad, su conciencia

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

íntegra, sin aboliciones ni obnubilaciones que la obturen, y su


capacidad judicativa indemne.

A consecuencia de las propias determinaciones de los


peritos psicólogos y psiquiatras, carece de asidero probatorio y
sustento razonable el planteo de la Defensa y ello define la suerte de
tal reclamo. Arribo a tal conclusión, sustentando mi razonamiento en
las determinaciones periciales, fundamentadas y racionales que obran
reseñadas supra, las cuales encuentran múltiples confirmaciones en
diversos medios de pruebas analizados precedentemente, que de
manera objetiva traducen el estado del psiquismo de Varela en
circunstancias temporales de inmediatez con el acontecimiento de
marras.

Desde esa perspectiva cobran incuestionable relevancia


los testimonios de Braian Del Dago y Julieta Moyano, brindados en
la audiencia de debate y contenidos en la versión documentada en el
acta de fs. 3/8, quienes afectados a la búsqueda de la niña
desaparecida, llegaron a la morada habitada por Varela, quien los
atendió respondiendo a los llamados, les preguntó sobre el motivo de
la presencia en la casa, les respondió cuando fue interrogado respecto
de Camila Borda manifestando conocerla indicando su condición de
vecina y aportó ciertos datos de la vinculación filial de la niña.
Permitió el acceso de los efectivos policiales a la morada, los
acompañó durante el recorrido emprendido en las distintas
dependencias de la casa, pretendió ocultar el cadáver de la niña que
se hallaba en el receptáculo de la ducha de uno de los baños de la
vivienda, manteniéndolo detrás la cortina de baño. Pero, previamente

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

intentó desviar el ingreso de los agentes policiales a ese baño,


primero con una maniobra de elusión y ante la pretensión del
personal policial de ingresar al baño de la morada, construyó una
mentira para cumplir su propósito de ocultar el cadáver de la niña que
se encontraba en el lugar, manifestó la existencia de un caño roto. No
obstante, tales maniobras elusivas desplegadas por Varela, el personal
policial ingresó al baño y además de comprobar la mentira respecto
del caño averiado, la Oficial Moyano corrió la cortina de la ducha que
ocultaba ese espacio y encontró el macabro hallazgo, Camila Borda
con claros signos de haber perdido su vida de manera violenta.

En consecuencia, del devenir del accionar de Varela en


circunstancias de inmediatez temporal con la comisión del hecho,
acontecido ante presencia de los efectivos policiales Moyano y Del
Dago traduce certeramente la conciencia plena de su
comportamiento y de la ilicitud de este, donde consciente del
contenido de su obrar antecesor pretendió ocultarlo -de diversas
maneras- ante el personal policial con la innegable finalidad de
no ser descubierto en su macabra obra. Es decir, diáfanamente
pretendió ocultar y/o disimular su accionar ante el conocimiento
de la búsqueda de la misma niña a la que él acababa de
arrebatarle la vida luego de un ultraje sexual violento.

Avanzando respecto de las evidencias que traducen los


comportamientos analizados, considero que el modo en que estaba el
cadáver de Camila Borda junto a Varela traduce de manera certera el
estado psíquico del mencionado en circunstancias de inmediatez
temporal con el hecho. El cadáver de Camila, tenía sujetas las

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

extremidades con cinta adhesiva que se hallaba en el lugar, su cabeza


estaba cubierta con una bolsa sujeta al cuello y junto al cuerpo había
diversos elementos compatibles con el despliegue de maniobras de
sujeción con miras a un transporte. En detalle, pueden verse las
fotografías de fs. 19/20 y las de la autopsia contenidas en el CD
resguardado en el sobre obrante de fs. 96, el contenido del acta de fs.
3/8 y el contenido del informe de autopsia así como el testimonio de
la Dra. Pérez Mernes. Todo ello devela que, Varela consciente de su
obrar y en plena conexión con la realidad circundante, estaba
realizando maniobras con miras a un transporte y posterior
ocultamiento del cadáver, ello acontecía al tiempo que fue
sorprendido por personal policial cuando la niña acababa de
morir cruelmente, lo cual confirma -una vez más- su plena
conciencia con su obrar y el gobierno de sus acciones. -

Sumado a ello, no puedo obviar en la consideraci ón el


dato probatorio que emerge del contacto que Varela tuvo a las 18hs.
con la Dra. Mollo, es decir a escasas horas de la data de muerte de
Camila Borda, allí la perito médico forense lo encontró lucido,
ubicado en tiempo y en espacio, respondió a preguntas
identificatorios, tales como edad, filiación, documento de identidad,
domicilio, ocupación y demás (ver fs. 71/73). Evidenciándose otro
dato más, que confirma la plena conciencia personal y temporal
con nítida conexión con la realidad que poseía Varela en tiempo
inmediato a la materialización del lamentable suceso.

En consecuencia, las determinaciones periciales


analizadas, sumado al acreditado devenir del obrar del encausado

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

Varela inmediato posterior a la comisión del hecho de marras, deriva


certeramente en la afirmación de que el imputado poseía plena
capacidad de comprensión de la criminalidad de los actos que
realizaba y libremente dirigía sus acciones. Configurándose de tal
modo, un sólido entramado probatorio que niega certeramente que
Varela haya transitado un episodio psicótico al tiempo de
comisión del funesto suceso, aún siendo poseedor de un trastorno
de personalidad esquizoide con una abstracta propensión a los
mismos; en tanto ello, se encuentra negado de manera tajante y
categórica por las pruebas objetivas y fiables analizadas que
indican la plena capacidad de imputabilidad y culpabilidad de
Varela, lo cual viabiliza el juicio de reprochabilidad que debe
anteceder a la imposición de la penalidad.

Por las razones vertidas, concluyo en la desestimación del


planteo defensivo en tratamiento, y en honor al mérito racional de las
probanzas analizadas, así se lo propongo a mis distinguidos colegas que
me acompañan en este acuerdo.-
Consecuentemente, y a la cuestión planteada doy mi voto
por la negativa por ser mi sincera convicción (Arts. 371 inc. 3°, 373 y
210 del C.P.P).-
A la misma cuestión, el Doctor Esteban Melilli, por
análogos fundamentos, votó en igual sentido, por ser ello su sincera
convicción (Arts. 371 inc. 3°, 373 y 210 del C.P.P).-
A la misma cuestión, el Doctor Miguel Angel Vilaseca, por
análogos fundamentos, votó en igual sentido, por ser ello su sincera
convicción (Arts. 371 inc. 3°, 373 y 210 del C.P.P).-

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

4°) Se verifican atenuantes?


A esta cuestión la Doctora Karina Lorena Piegari, dijo:
Que no habiendo sido deducida por ninguno de los rivales
de este proceso, ni advirtiendo la existencia de las mismas, su
tratamiento deviene improcedente.-
Consecuentemente, y a la cuestión planteada doy mi voto
por la negativa por ser mi sincera convicción (Arts. 371 inc. 4°, 373 y
210 del C.P.P).-
A la misma cuestión, el Doctor Esteban Melilli, por
análogos fundamentos, votó en igual sentido, por ser ello su sincera
convicción (Arts. 371 inc. 4°, 373 y 210 del C.P.P).-
A la misma cuestión, el Doctor Miguel Angel Vilaseca, por
análogos fundamentos, votó en igual sentido, por ser ello su sincera
convicción (Arts. 371 inc. 4°, 373 y 210 del C.P.P).-

5°) Concurren Agravantes?


A esta cuestión la Doctora Karina Lorena Piegari, dijo:
No habiendo sido esgrimidas en las valoraciones que
contienen los alegatos acusatorios del Ministerio Público Fiscal y del
Patrocinante del Particular Damnificado, su tratamiento deviene
improcedente.-
Consecuentemente, y a la cuestión planteada doy mi voto
por la negativa, por ser mi sincera convicción (Arts. 371 inc. 5°, 373 y
210 del C.P.P).-

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)


‰8E!.>!2qe^Š

A la misma cuestión, el Doctor Esteban Melilli votó en


igual sentido, por análogos fundamentos y por ser ello su sincera
convicción (Arts. 371 inc. 5°, 373 y 210 del C.P.P).-
A la misma cuestión, el Doctor Miguel Angel Vilaseca
votó en igual sentido, por análogos fundamentos y por ser ello su
sincera convicción (Arts. 371 inc. 5°, 373 y 210 del C.P.P).-

VEREDICTO
Atento al resultado que arroja la votación de las cuestiones
anteriormente planteadas y decididas, el Tribunal pronuncia:
1) VEREDICTO CONDENATORIO para JOSE
CARLOS VARELA, argentino, nacido el 30/03/1977 en la ciudad de
La Plata (B), hijo de Marta Ruth Varela, Titular de D.N.I. N° 25.350.733
y con último domicilio en calle Uruguay N° 622 de esta ciudad de Junín
(B), en relación a los hechos cuya materialidad y autoría se tuvo por
comprobada en el presente veredicto.-
Con lo que terminó el acto, firmando los Señores Jueces por
ante mí, que doy fe.-

JN-595-2018 (IPP PP-04-00-001915-18/00)

Verwandte Interessen