Sie sind auf Seite 1von 3

Ana Karla Brizuela Alarcón.

A01374851

20 de noviembre de 2018.

Ética Profesional

La ética significa “la ciencia de lo moral” de acuerdo a las investigaciones griegas.

Estas investigaciones en torno a la ética humana se han realizado desde el inicio de

la filosofía. Hoy en día sabemos que es parte de la personalidad del ser humano,

por lo tanto ha de ser formado desde temprana edad con eficiencia. Una vez que

personalmente se haya concluído este proceso, es hora de llevarlo a cabo en el

área profesional. Cada quien tiene sus propios códigos personales de ética y las

empresas también funcionan de esta manera aunque más formal. Las universidades

como el Tecnológico de Monterrey incluso tienen sus códigos de ética en papel y

deben ser firmados por cualquiera que tenga que ver con la escuela y sus

instalaciones. Sin embargo esto causa que en nuestra mente pensemos que no hay

que romper el código de ética porque habrá consecuencias con la institución en

lugar de cumplir porque es lo correcto. ¿Cómo fomentamos la ética en un espacio

profesional sin que sea sólo por compromiso y que sea por decencia humana?

Desde la época de la moral filosófica, los filósofos advirtieron sobre las

consecuencias que podría traer la “moralidad forzada”; a estas personas se les

llama heterónomas. ​Como dice ​Kant​,​ “cuando la voluntad es forzada conforme a la

ley, por alguna otra cosa a obrar de cierto modo; en la heteronomía la ley no surge

como expresión de la propia voluntad”.​ Por ejemplo, una persona con la ideología
de heteronomía pensaría que no debería plagiar un trabajo porque es probable que

su jefe haya leído ya el texto y no porque el plagio es hacer trampa. Claro está que

la educación es el inicio de todo, entonces significa que a esta persona le enseñaron

a ser alguien moralmente correcto a través del miedo desde pequeño. El miedo no

es más que una manera que les facilita a los padres mantener a un niño en el

estado que quieran. La causa de todos los acontecimientos que históricamente han

sido vergonzosos para la humanidad están basados en miedos y además que

generalmente se han formado desde la infancia. Por ejemplo, el dictador Adolf Hitler

sabía el poder y el dinero que tenían los judíos y que hoy en día siguen teniendo.

Tenían costumbres diferentes a su familia y lo diferente y desconocido pero

abundante causa mucho miedo aparte de otros sentimientos como envidia, pero eso

es otro tema. Tenía miedo de tanto poder que tenían, así como otros sectores de la

población que sufrieron el mismo destino.

Si llegando al espacio de trabajo, se nota cierta falta de decencia, pensaríamos que

es muy tarde para corregir conductas pero no es así. En lugar de fomentar el miedo

para tener un grado mínimo de moralidad en empleados y compañeros, es preferible

enseñarles más sobre trabajo en equipo. Hay empresas (incluso grandes) que un

día a la semana tienen un horario para las diferentes áreas de trabajo en donde se

organizan dinámicas. Ni siquiera son tan complejas, tan sólo con formar equipos y

jugar basquetbol es suficiente. Algunas lecciones valiosas que se han llevado los

trabajadores al convivir de manera recreativa tan seguido son: pasar el balón,

ayudar a mi compañero dándole una opción de pase cuando está acorralado,

apoyar con gritos constructivos cuando no es mi turno de jugar, respetar el esfuerzo


del compañero, admirar el esfuerzo del contrario, querer ganar no sólo por mí sino

por mis compañeros.

La importancia de la ética es elevada y no debe tomarse a la ligera, pero hay que

llevar a cabo una autocrítica para saber si realmente somos personas bien formadas

o si sólo seguimos algunos códigos dependiendo del lugar y de la gente. Una vez

que sepamos la verdad podremos realmente comenzar a trabajar en equipo y como

consecuencia tener una vida profesional plena individualmente y colectivamente.

Referencias:

● Lic. Yaniris Rodríguez Sánchez1, Dr. C. María Elena Mesa Fleitas2 y Dr. C.

Ernestina Álvarez Solórzano. (2006). La ética del profesional de la

información ante la nueva sociedad del conocimiento. 15/11/18, de Scielo

Sitio web:

http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1024-94352006000100

012

● Savedra Fernández O. El bibliotecario del siglo XXI: Acimed 2003;11(5).

15/11/18, Sitio web: ​http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol11_5_03/aci10503.htm