Sie sind auf Seite 1von 25

En los temas anteriores hemos visto que la ley de conservación de la energía

para sistemas compuestos por un número pequeño de partículas, requiere la


suma de la contribución de cada partícula a la energía del sistema. Sin embargo,
los sistemas con un gran número de partículas, como el de un gas
compuesto por millones de moléculas, el problema resulta demasiado
complicado matemáticamente. Además no estamos interesados en el
comportamiento de cada molécula individual, sino del comportamiento
macroscópico del sistema.
En estos casos se recurre a uso de ciertos métodos estadísticos, lo que
constituye la rama de la Mecánica Estadística. O bien estudiamos los valores
medidos experimentalmente, olvidándonos de la estructura microscópica, lo que
constituye otra rama de la física, la TERMODINÁMICA.

En los siguientes temas utilizaremos magnitudes macroscópicas como la


temperatura, la presión, el volumen que podemos medir experimentalmente.

1
2
Temperatura y calor se utilizan indistintamente en la vida cotidiana, sin embargo
en física tienen significados muy diferentes.
A menudo asociamos el concepto de temperatura a cómo de caliente o frío
sentimos un objeto cuando lo tocamos. Nuestros sentidos nos proporcionan una
indicación cualitativa de la temperatura. Sin embardo, no son fiables, ya que un
trozo de cartón y otro de metal nos dan sensaciones distintas aunque ambos
tengan la misma temperatura al sacarlos del congelador. Lo que notamos
realmente es la rapidez con que estamos transfiriéndoles energía en forma de
calor. Necesitamos por tanto el uso de termómetros, basados en las propiedades
termométricas de la materia para determinar la temperatura.

3
La temperatura de un sistema con un gran número de partículas es una
cantidad relacionada con la energía cinética promedio de las partículas
(respecto del CM). Como veremos en los siguientes temas, conocida la energía
cinética promedio podemos conocer la temperatura de un sólido o un gas.
Notar que la temperatura no depende del movimiento del CM del objeto, no
depende de su desplazamiento neto.
La temperatura es una magnitud física objetiva, que nos da información del
estado macroscópico del objeto. Las características macroscópicas que cambian
con la temperatura se denominan propiedades macroscópicas.

4
A volumen constante, la presión de un gas depende linealmente con la
temperatura. Conforme la temperatura aumenta, las moléculas del gas se
mueven más rápidamente y sus colisiones contra las paredes ejercen mayor
presión.
¿Qué ocurre si seguimos bajando la temperatura? Las moléculas disminuyen su
velocidad hasta que llega un punto en el que su rapidez es cero. Ya no pueden
bajar más su rapidez ( y su energía cinética), así que existe un mínimo
ABSOLUTO de temperatura que en la escala de grados centígrados está en -
273.15ºC
Resulta conveniente utilizar una escala que no tenga valores negativos y que
empiece en este mínimo absoluto. Dicha escala se denomina escala absoluta
de temperatura o escala Kelvin.

5
El tamaño de un grado Kelvin es el mismo que el tamaño de un grado
centígrado (o Celsius). Es decir, que la diferencia de temperaturas entre la fusión
y la ebullición del agua sigue siendo 100K.
La escala Celsius se escogió precisamente de forma que la fusión del hielo y la
ebullición del agua coincidiera con el 0ºC y 100ºC respectivamente. Pero no hay
ninguna razón de peso para escogerlos así. De hecho en la escala Fahrenheit,
utilizada especialmente en los países anglosajones, estos puntos están en el
32ºF y 212ºF respectivamente.
En termodinámica utilizaremos la escala Kelvin preferentemente, ya que es
la única escala que no está basada en la fusión de un material concreto, sino en
el mínimo absoluto de temperatura o cero absoluto.

6
7
Otra de las propiedades termométricas más conocidas es la expansión térmica:
conforme la temperatura aumenta, el volumen aumenta.
Si un objeto tiene una longitud inicial Lo en una de sus dimensiones a una
temperatura inicial To, y aumentamos ligeramente la temperatura T, su longitud
aumenta de forma proporcional al incremento de temperatura. A la constante de
proporcionalidad  se le denomina coeficiente de expansión lineal.
Notar que estamos trabajando con un valor promedio de  en el rango de
temperaturas T. Realmente el coeficiente de expansión depende de la
temperatura (T).
Este fenómeno juega un importante papel en ingeniería ya que obliga a incluir
juntas de dilatación en los edificios, puentes, vías de tren, etc.
El coeficiente de expansión lineal depende del material, de forma que si
juntamos dos láminas de materiales distintos (de acero y latón por ejemplo),
como uno se expande más que el otro, el conjunto de las dos láminas se curva.
Este efecto se puede utilizar en el diseño de termómetros, como el de la figura.

8
9
Como las dimensiones lineales del objeto cambian con la temperatura, la
superficie y el volumen también lo hacen.
Para pequeños incrementos de temperatura, el cambio en volumen es
proporcional al cambio de temperatura.
Se puede comprobar que el coeficiente de expansión volumétrica es
aproximadamente tres veces el de expansión lineal.
Los líquidos incrementan el volumen con la temperatura con un coeficiente de
expansión volumétrica que es diez veces mayor que el de los sólidos. El agua
entre 0ºC y 4ºC es una excepción a esta regla.

10
El agua entre 0ºC y 4ºC se contrae al aumentar la temperatura, de forma que 
es negativo en este rango de temperaturas. Al contraerse, aumenta su densidad,
alcanzándose el máximo entorno a 4ºC. Esto explica porque los lagos empiezan
a congelarse por la superficie.
Cuando baja la temperatura pero por encima de 4ºC, el aire enfría el agua de la
superficie que se contrae, se hace más densa y baja al fondo del lago.
Pero, si la temperatura baja por debajo de 4ºC el agua de la superficie se
expande y se hace menos densa que la que tiene por debajo. De forma que se
queda en la superficie enfriándose hasta que finalmente se congela. El hielo es
menos denso que el agua así que flota en la superficie, aislando térmicamente al
agua del lago.
Si no fuese así, los lagos se congelarían de abajo a arriba, destruyéndose su
vida acuática.

11
12
12
El calor es la transferencia de energía debida a la diferencia de temperaturas.
Este flujo de energía siempre ocurre desde el cuerpo de mayor temperatura
hacia el cuerpo de menor temperatura, hasta que ambos cuerpos están a la
misma temperatura, es decir, en equilibrio térmico.
Los termómetros se basan en alguna de las propiedades termométricas del
material del que están compuestos, y realmente indican su propia temperatura.
Si queremos medir la temperatura de un café caliente o cualquier otro objeto,
tenemos que poner el termómetro en contacto térmico con dicho objeto, el
termómetro sube su temperatura y el café la baja ligeramente, hasta que
finalmente el termómetro y el café llegan a la misma temperatura y se dice que
están en equilibrio térmico.
Existen materiales como la madera o el vidrio que son aislantes térmicos,
aunque todos permiten con el tiempo llegar al equilibrio térmico. Se define como
aislante térmico ideal al que no permite ninguna interacción entre dos objetos o
sistemas.

13
Una de las unidades más utilizadas para el calor, además del julio, es la caloría.
Que se define como el calor necesario para aumentar la temperatura de un
gramo de agua de 14.5ºC a 15.5 ºC.
Esta definición tan explícita de la caloría nos está indicando que el calor
requerido para aumentar la temperatura de un objeto depende de la masa del
objeto, del material y de las temperaturas inicial y final:
La energía o calor que necesita un objeto para incrementar su temperatura es
proporcional a la diferencia de temperatura, siendo la constante de
proporcionalidad la capacidad calorífica, que dependerá de las características
del objeto.
Evidentemente un objeto muy masivo va a requerir más energía, así que para
poder comparar el comportamiento de diferentes materiales tendremos que tener
en cuenta la misma masa del objeto. Así definimos calor específico como el
calor necesario para incrementar 1kg 1K.
Hablamos de calor específico medio cuando el incremento de temperatura es
finito, y de calor específico cuando el incremento de temperatura es infinitesimal.
En general el calor específico depende de la temperatura .
Así pues, de la definición de caloría podemos decir que el calor específico del
agua es de 4.186 kJ/kg K= 1cal/g ºC.

14
Si en lugar de determinar el calor en función de la masa nos interesa conocerlo
en función de la cantidad de sustancia, o número de moles, tendremos que
utilizar la capacidad específica molar, Cmolar=M c (la masa molar x el calor
específico).

Nota: De aquí en adelante, si no se indica lo contrario, seguiremos la notación


del Sears & Zemansky, en el que se reserva la “C” (y no “Cmolar”) para la
capacidad calorífica molar.

15
Normalmente la temperatura de una substancia crece linealmente con el calor
que se le añade, siendo la pendiente el inverso del calor específico.

Sin embargo, en algunos casos la temperatura no aumenta. Esto ocurre en los


cambios de estado de la materia (o cambios de fase).
Por ejemplo, las moléculas de agua líquida, al añadir calor, aumentan su energía
cinética y por tanto la temperatura a nivel macroscópico, hasta que empiezan a
romperse los enlaces intermoleculares (entre moléculas). Cuando estos enlaces
se han roto, la energía añadida vuelve a emplearse en aumentar la energía
cinética de las moléculas y por tanto la temperatura del vapor de agua.

16
Calor latente de fusión es el calor requerido para cambiar 1kg de sustancia de
sólido a líquido. Calor latente de vaporización es el calor requerido para cambiar
1kg de sustancia de líquido a vapor, etc.
Notar que cuando el cambio de fase corresponde a pérdida de energía del
sistema el signo será negativo. Por ejemplo cuando el sistema se licua o se
condensa.

17
Nota : El calor necesario para evaporar el agua es mucho mayor que el resto .

18
Una técnica para medir calores específicos consiste en calentar una muestra a
una determinada temperatura T y colocarlo en un recipiente con una cantidad de
agua de masa y temperatura conocidas. Midiendo después la temperatura de
equilibrio.
Esta técnica se llama calorimetría y los recipientes que se utilizan calorímetros.
Si el agua y la muestra están perfectamente aisladas, la ley de conservación de
la energía nos indica que la cantidad de energía que deja la muestra (de calor
específico desconocido) tiene que ser igual a la energía que entra en el agua, de
forma que el cómputo total de la energía absorbida y cedida sea cero.
Es decir que el calor cedido (= negativo) por el cuerpo caliente tiene que ser
igual al calor absorbido (=positivo), salvo por el signo. Notar que el signo
menos es necesario para ser consistente con la definición de calor específico.
Utilizando la definición de calor específico y conocida la masa de la muestra, y la
del agua, sus temperaturas iniciales y la temperatura de equilibrio final, podemos
determinar el calor específico de la muestra.

19
20
20
21
La rapidez de trasferencia de calor por conducción depende del material, del
área y del gradiente de temperaturas, es decir, de la relación entre la diferencia
de temperaturas y la anchura del material.

22
Aplicaciones:
- Los elementos de calefacción se sitúan cerca del suelo ya que el aire al
calentarse se expande, se hace menos denso y asciende calentando toda la
estancia. Por el mismo motivo, los sistemas de refrigeración deben situarse lo
más elevados posible.
- Para la refrigeración de diversos dispositivos electrónicos se utilizan tanto
disipadores que trasmiten el calor por conducción y por tanto tiende a tener una
superficie con el aire muy extensa (parte de abajo), como ventiladores,
añadiendo la convención forzada

23
La corriente de calor depende fuertemente de la temperatura y la longitud de
onda en la que la emisión es máxima también. No necesita soporte material para
trasmitirse.
Aplicaciones:
- La imagen infrarroja es una “fotografía” de la emisión en infrarrojos se muestra
en “falso color”. Nos permite medir la temperatura.
- Manta térmica: La cara plateada evita la pérdida de calor por radiación porque
la refleja, y la cara amarilla es una capa aislante que evita la pérdida de calor por
conducción.

24
Dispositivo que minimiza la trasmisión de calor: El vacío entre las dos láminas
minimiza la trasmisión por conducción y convención y el recubrimiento de las
paredes la trasmisión por radiación. Sólo se produce conducción en el cuello de
la botella donde están unidas las paredes interna y externa del vaso, por lo que
se reduce el radio del cuello para evitar la pérdida de energía.

25