Sie sind auf Seite 1von 3

La Primera Revolución Industrial debe considerarse como el hecho más importante

que ha ocurrido en la Historia de la Humanidad desde la época neolítica. Comenzó


en Inglaterra en el año 1760 y se considera finalizó en el año 1870.

¿Qué fue la Primera Revolución Industrial?

Fueron una serie de cambios que afectaron no solamente a la industria, sino a toda
la organización económica y social, y que permitió el crecimiento económico
sostenido de los países a nivel mundial.

¿Dónde y cuándo se inició la Revolución Industrial?

En Inglaterra, a mediados del siglo XVIII, en torno al año 1760.

Causas de la Primera Revolución Industrial

Para un cambio del calibre que supuso esta Revolución Industrial son precisos una
serie de factores que multiplicaron los efectos de la misma:

1. Aumento de la producción agraria. Era el sector primario del cual se nutría


la población. Por lo tanto, para crecer ésta, era necesario que hubieran los
recursos agrarios suficientes como para alimentar a esa población.
2. Mano de obra abundante. No es posible que crezca la industria si no hay
mano de obra que trabaje en ella.
3. Capital. Evidentemente, sin dinero no pueden afrontarse nuevos proyectos
industriales.
4. Expansión del comercio. Mayor demanda promueve el que haya mayor
oferta. Es decir, mientras más nos pidan, más creamos, y eso sólo es posible
con un comercio creciente.
5. Innovaciones técnicas. Para un cambio semejante era necesario la
presencia de nuevas máquinas y herramientas con las que trabajar.
6. Mentalidad empresarial. La sociedad debe estar abierta a todos esos
cambios
7. Política favorable. El sistema político debe favorecer que se produzcan todos
esos cambios.

Estos siete elementos confluyeron en una misma época y en un mismo lugar, los
mencionados en el punto anterior: Inglaterra a mediados del siglo XVIII.

La diversificación y especialización favoreció el aumento de la producción agraria


del mismo modo que lo hicieron los nuevos métodos de cultivo. Estas
transformaciones agrícolas permitieron prucir más alimentos y generar más mano
de obra que quedaron excedentes. Además, los propietarios se enriquecieron y
afloró el capital.

Al mismo tiempo, Inglaterra sufrió una explosión demográfica, creciendo en un siglo


de 6 a 28 millones de habitantes.

El aumento del comercio se reflejó en el aumento de las operaciones tanto a nivel


nacional como en sus colonias.

En cuanto a las innovaciones técnicas, el uso de la energía hidráulica fue el


primer gran salto que se produjo a nivel técnico. Gracias a ello se aprovechó mejor
el agua de los ríos, de las que se obtenía energía suficiente. En el sector textil se
inventó la lanzadera volante de J.Kay que hizo mejorar el trabajo del hilado y
permitió aumentar la producción de tejidos. Sin embargo, el gran invento de esta
Primera Revolución Industrial fue la máquina de vapor que perfeccionó James Watt
que se aplicaría años después a los transportes, por medio de los ferrocarriles y los
barcos de vapor.

Consecuencias de la Primera Revolución Industrial

Podemos estudiarlos desde dos puntos de vista: el social y el económico.

– Consecuencia social: se produjo una auténtica revolución demográfica. Desde


Europa se propagó un crecimiento constante de la población favorecido por los
movimientos migratorios y por la creación de una nueva estructura social más a
favor de la familia. Comenzó en esta época el declive rural en favor de las ciudades.
Crecieron el número de ciudades por todo el mundo y el tamaño de éstas. Apareció
la ciudad industrial que nacía y se desarrollaba en torno a una industria concreta.
En un siglo se calcula que hubo un movimiento migratorio entre Europa y América
de unos 50 millones de personas.

– Consecuencia económica: a partir de la Revolución se pudo comenzar a hablar


de “crecimiento económico sostenible”. Gracias a esta revolución, a largo plazo, se
consiguió que las diferentes naciones fueran cada vez más ricas. Comenzó a
aparecer los conceptos de capitalismo, la propiedad privada se fortaleció, la libertad
de empresa, y el libre mercado que ajustaba sin injerencias la oferta con la
demanda. Las Bolsas se fortalecieron, los bancos mejoraron, y con ellos la
sensación de riqueza entre la sociedad. Surgió el movimiento obrero en torno a la
mano de obra y por último, surgió el capitalismo financiero que conduciría a la
Segunda revolución Industrial.