Sie sind auf Seite 1von 6

Los antiinflamatorios naturales con aromaterapia 1

LOS ANTIINFLAMATORIOS NATURALES MÁS EFICACES EN MASAJE

En quiromasaje es habitual utilizar preparados a base de plantas para mejorar los síntomas del dolor
y la inflamación. El planeta nos ofrece excelentes antiinflamatorios naturales como son la árnica, el
hipúrico, la caléndula, el helicrisum, el harpagofico, el romero o el jengibre.

La ventajas mas importante de los principios activos antiinflamatorios de las plantas medicinales es
su capacidad de penetración a través de la piel. Se absorben fácilmente, se difunden rápidamente en
los tejidos subcutáneos y pasan a la circulación sanguínea que los distribuye profundamente por
toda la zona. Es por esto que al aplicar el aceite o la pomada sobre la piel observaremos unos
efectos curativos a nivel local, en la zona de aplicación, y otros a nivel mas profundo. Así, las
sustancias antiinflamatorias, una vez absorbidas por la piel, ayudan a relajar y desinflamar la zona
dolorosa.

En el dolor muscular debido a la fatiga acumulada por el trabajo, el deporte o los malos hábitos
posturales, las técnicas de masaje mas apropiadas son los amasamientos de mediana profundidad
sobre toda la zona. En este caso se busca relajar la musculatura rompiendo su rigidez, aumentar la
temperatura local y mejorar la circulación sanguínea para limpiar la zona de toxinas acumuladas.
Todo esto dará como resultado una disminución del dolor y mejorará la movilidad.

Cuando se combinan las propiedades terapéuticas de las plantas antiinflamatorias, con las técnicas
de masaje y la aplicación de calor externo (infrarrojos, moxas, piedras calientes, manta eléctrica,
etc.) se consigue un efecto mas profundo y duradero, ya que después de la sesión de masaje los
aceites esenciales absorbidos a través de la piel continúan haciendo un efecto terapéutico durante
muchas horas.

Los efectos del masaje son mucho más potentes si éste se realiza con productos elaborados a base
de extractos de plantas medicinales y aceites esenciales. Los aceites esenciales indicados en estos
casos son el de romero que es vasodilatador y aumenta la temperatura local, el de wintergreen que
es un excelente antiinflamatorio, el de laurel que calma el dolor, el tomillo que equilibra el sistema
nervioso y estimula la circulación.

Elaboración de aceites y ungüentos para el dolor y la inflamación

La elaboración de aceites y ungüentos para masaje es sencilla y rápida. A continuación algunos


fórmulas eficaces:

Aceites de masaje para el tratamiento de lesiones y dolores musculares

En el tratamiento de lesiones y dolores musculares suelen mezclarse con aceites macerados


(oleatos) con propiedades calmantes y antiinflamatorias como manzanilla, árnica o hipérico al 25-
50%. En estos casos la cantidad de esencias también es mayor (5-10%) porque se trata de pequeñas
zonas corporales y los tratamientos duran pocos días.

Aceites para masaje

 Los aceites esenciales más adecuados son los antiinflamatorios y los calmantes del dolor.
 Los antiinflamatorios más efectivos en orden decreciente son los siguientes: Abedul,
wintergreen, alcanfor, eucalipto citronado, romero, hipérico, laurel, mostaza, pimienta y
jengibre.
Los antiinflamatorios naturales con aromaterapia 2

 Los calmantes indicados en contracturas y dolores musculares son: Lavanda, manzanillas


romana y alemana, mirra, ylang, lemongras y geranio.

En el caso que la lesión haya producido hematomas, los aceites esenciales anticoagulantes ayudarán
a eliminar la hemorragia interna. Los mejores son: Siempreviva, lima, laurel, zanahoria y lavanda.

Ejemplo: Aceite de masaje para el dolor muscular de árnica y wintergreen

 Aceite de almendras 65%


 Aceite de árnica 25%
 Esencia de wintergreen 4%
 Esencia de eucalipto citronado 3%
 Esencia de lemongras 3%

Preparación: Se mezclan todos los componentes y se agita ligeramente.

Ejemplo: Aceite de masaje para las agujetas de caléndula y laurel

 Aceite de oliva 40%


 Aceite de girasol 40%
 Oleato de caléndula 19%
 Aceite esencial de laurel 1%

Preparación: Se mezclan todos los componentes y se agita ligeramente.

Aceites de masaje relajantes

El propósito de este masaje es facilitar a la persona sensaciones corporales de relajación muscular,


calma y bienestar.

Con las técnicas de masaje trasmitimos seguridad, firmeza, suavidad y calidez.

Creamos un ambiente seguro y agradable para que la persona pueda soltarse, expandirse y
disponerse a descansar en nuestras manos.

Los aceites de masaje relajantes se preparan con los aceites vegetales básicos indicados más arriba a
los que se añaden pequeñas cantidades de aceites esenciales (0,5-1%) según la intensidad del aroma
y la mezcla que se realice.

En estos casos se hace una selección de las esencias y se permite al cliente elegir el que más le
guste.

Las esencias calman la excitabilidad del sistema nervioso y favorecen la calma. Los más
interesantes son: Angélica, manzanilla romana, bergamota, mandarina, comino, lavanda, melisa,
palmarosa, geranio y vetiver.

Ejemplo: Aceite de masaje relajante de hipérico y lavanda

 Aceite de girasol 50 %
 Aceite de albaricoque 30 %
 Aceite de hipérico 19 %
 Aceite esencial de lavanda 1 %
Los antiinflamatorios naturales con aromaterapia 3

Preparación: Se mezclan todos los componentes y se agita ligeramente.

Ejemplo: Aceite para masaje relajante de manzanilla y bergamota

 Aceite de almendras 84 ml
 Oleato de manzanilla 15 ml
 Aceite esencial de bergamota 1 ml

Preparación: Se mezclan todos los componentes y se agita ligeramente.

Ungüento de masajista

Este ungüento está compuesto por una mezcla de aceites esenciales de pino, romero, alcanfor,
clavo, lavanda, limón, naranja, petitgrain, canela, cayeput y wintergreen disueltos en aceite de
árnica.

Los aceites esenciales producen una expansión de la energía vital en el lugar de aplicación,
estimulan la circulación, relajan la musculatura y disminuyen considerablemente la sobrecarga y los
bloqueos musculares.

Es ideal para masaje sobre zonas tensas e inflamadas. Facilita el contacto en todas las maniobras de
masaje y tiene un suave efecto calor sobre la zona de aplicación

Ejemplo: Ungüento de marihuana para el dolor muscular

 Colofonía 10 gramos.
 Cera de abejas 10 gramos.
 Oleato de árnica 72 ml.
 Aceite esencial de pino 1 ml.
 Aceite esencial de romero 1 ml.
 Aceite esencial de alcanfor 2 ml.
 Aceite esencial de clavo 1 ml.
 Aceite esencial de canela 1 ml.
 Aceite esencial de wintergreen 2 ml.

Preparación: En un vaso se colocan la cera y la resina. Se calientan en un baño de arena o sal hasta
que se fundan. A continuación se añade el oleato de marihuana y se mantiene caliente hasta que
disuelvan todos los componentes. Se aparta del baño y cuando la temperatura sea de 50 grados se
añaden los aceites esenciales, removiendo suavemente. Dejar enfriar.

Este ungüento reúne las propiedades analgésicas, antiinflamatorias y drenantes de los aceites
esenciales y la marihuana necesarias para reducir la inflamación y calmar el dolor en los casos de
traumatismo.

Los aceites esenciales producen una expansión de la energía vital en el lugar de aplicación,
mejorando considerablemente las contracturas y los bloqueos musculares.

Es un producto denso y ligeramente adhesivo, lo que permite mayor contacto de la mano durante el
masaje.

Hay una gran cantidad de productos que podemos elaborar nosotros mismos en nuestra casa si
tenemos los ingredientes y el conocimiento necesario. Si quieres comenzar a formarte, te
Los antiinflamatorios naturales con aromaterapia 4

recomendamos que visites la página del Instituto Europeo de Dermocosmética, en especial su Curso
Completo de Dermocosmética Natural.

Aceites esenciales para sobrecarga muscular


La sobrecarga muscular se produce por la contracción mantenida de un músculo, a menudo de
forma involuntaria. Por ejemplo en la práctica excesiva de un determinado deporte o al repetir de
forma continuada un determinado movimiento en el trabajo de forma inadecuada.

También son causa de sobrecargas musculares las situaciones de tensión o estrés, pudiendo llegar a
provocar contracturas y espasmos musculares importantes, con mucho dolor, como en el caso del
bruxismo a nivel mandibular.

¿Cómo podemos prevenir la sobrecarga muscular?


Para prevenir las sobrecargas musculares se aconseja el calentamiento de la musculatura antes del
deporte o de un esfuerzo físico importante. También serán de ayuda la aplicación de calor local y el
masaje.

Si la causa principal es el estrés, deberemos tomar conciencia y aprender a manejarlo con técnicas
de relajación (meditación, yoga, etc.) y evidentemente, con ¡la aromaterapia!

De hecho con la aplicación tópica de un aceite de masaje a base de aceites esenciales podríamos
reunir todas las premisas anteriores: calentar la musculatura, aportar calor y aliviar la tensión
muscular y emocional.

¿Qué aceites esenciales escogeremos?


Si yo tuviera que escoger un sólo aceite esencial lo tendría claro, el de gaulteria o wintergreen
(Gaultheria procumbens), ya que su elevado contenido en salicilato de metilo (90-95%) le aporta
una acción antiinflamatoria excepcional.

Precisamente en un estudio a doble ciego, aleatorizado, controlado versus placebo y multicéntrico


realizado en humanos, se pone en evidencia la eficacia de la aplicación tópica de un preparado a
base de salicilato de metilo al 10% para el alivio de la tensión muscular, sin que aparezcan efectos
adversos.1

El preparado utilizado en el estudio anterior también contenía un 3% de mentol, con lo que


conseguimos potenciar la actividad calmante de la mezcla, ya que el mentol tiene una acción
anestésica.

Además, el aceite esencial de wintergreen provoca una ligera vasodilatación a nivel local, con lo
que aumenta el flujo sanguíneo y el calor en la zona de aplicación.

Para no causar una irritación cutánea es conveniente mezclar este aceite esencial con un aceite
vegetal o base adecuada para masaje. Yo me decanto por el aceite de maceración de hipérico, que
potenciará la actividad antiinflamatoria y analgésica del preparado.
Los antiinflamatorios naturales con aromaterapia 5

El aceite esencial de wintergreen está desaconsejado en personas alérgicas a los salicilatos o que
tomen anticoagulantes o antiagregantes plaquetarios.

También podríamos utilizar aceites esenciales rubefacientes, como los de canela de Ceilán o de
China, (Cinnamomum zeylanicum corteza, Cinnamom cassia), o el de enebro común (Juniperus
communis).

Si se trata de una zona de piel sensible, como el cuello o la cara, deberemos tener mucho cuidado
con la concentración de estos aceites esenciales, especialmente los de canela, ya que su elevado
contenido en cinamaldehido les da un riesgo importante de dermocausticidad.

Por esta razón se desaconsejan concentraciones superiores al 0,5% a nivel facial y al 10% en zonas
de piel no sensibles ni con heridas.

¿Y para el estrés?

Para obtener una sinergia completa podríamos añadir algún aceite esencial que fuera relajante y
antiespasmódico a la vez.

Disponemos de varios: lavanda oficinal, manzanilla noble, ylang-ylang…pero uno de mis


preferidos a nivel aromático es el que se obtiene de la destilación de las hojas del naranjo amargo
(Citrus aurantium subs amara), denominado Petit grain bigaradier, en francés.

¿Y si ya tenemos sobrecarga muscular?


En esta situación podemos añadir otros aceites esenciales para potenciar nuestra sinergia para
masaje.

Lo ideal es que los diferentes aceites esenciales que escojamos pertenezcan a diferentes familias
bioquímicas, de forma que sus diferentes moléculas actuarán mediante mecanismos distintos y la
actividad global del preparado será mucho más completa y eficaz.

Una buena opción sería el aceite esencial de romero quimiotipo alcanfor (Rosmarinus officinalis
qt alcanfor). El alcanfor o borneona, es una cetona con una potente actividad miorelajante. Por lo
que este aceite esencial es de elección para contracturas y sobrecarga muscular.

Si necesitamos un efecto calmante rápido podríamos añadir un poquito de aceite esencial de menta
piperita.

Este aceite esencial contiene varias moléculas interesantes para la gestión del dolor. Por un lado
tiene alrededor de un 40% de mentol, un alcohol monoterpénico de actividad analgésica por el
efecto anestésico local de acción casi inmediata. Pero además también es muy rico en mentona (35
– 60%) y esta cetona actuará relajando la tensión muscular (miorelajante).

Así, nuestro aceite de masaje actuará muy rápido y también tendrá un efecto más duradero, pues el
aceite esencial de romero es capaz de bloquear los receptores del dolor de forma completa y durante
más tiempo que la menta.

De esta forma en nuestro aceite para tensión muscular contaríamos con la actividad de 4 familias
bioquímicas diferentes, todas con propiedades beneficiosas para la gestión del dolor y la
inflamación:
Los antiinflamatorios naturales con aromaterapia 6

 ésteres terpénicos: salicilato de metilo de la gaulteria y acetato de linalilo del naranjo


amargo.
 terpenos: alfa y beta-pineno del enebro.
 cetonas: borneona del romero alcanfor y mentona de la menta piperita.
 alcoholes terpénicos: mentol de la menta piperita

Mis propuestas

En prevención

 AEQT gaulteria 2ml


 AEQT enebro 1ml
 AEQT naranjo amargo hojas 2ml
 AM hipérico qsp 50ml

Aplicar de 5 a 10 gotas, según extensión de la zona afectada, realizando un masaje para favorecer la
absorción de los aceites, 2 o 3 veces al día. Preferentemente antes del esfuerzo físico.

Cuando ya hay sobrecarga muscular

 AEQT gaulteria 3ml


 AEQT enebro 2ml
 AEQT menta piperita 1ml
 AEQT romero qt alcanfor 2ml
 AEQT naranjo amargo hojas 2ml
 AM hipérico qsp 50ml

Aplicar de 5 a 10 gotas, según extensión de la zona afectada, realizando un masaje para favorecer la
absorción de los aceites, de 4 a 8 veces al día, según necesidad.

Complementar con la inhalación de 2-3 gotas de AEQT de naranjo amargo, en las muñecas o en un
pañuelo, varias veces al día y antes de acostarnos.

Precauciones
Estas sinergias están desaconsejadas durante el embarazo, la lactancia y en niños menores de 6
años.

Verwandte Interessen