Sie sind auf Seite 1von 5

Carlos Ruben Guzman Morales

Psicología 01
1650055
Sintomatología afectiva

Síndromes clínicos como los síntomas afectivos aislados siendo parte de las manifestaciones
psíquicas morbosas que tienen lugar en la afectividad de las personas expandiéndose al resto de
las áreas psicopatológicas.

Humor maniaco-depresivo

Los estados anímicos de depresión y de manía abundan siendo agrupados dentro de la misma
categoría conocida trastorno bipolar, ambos se consideran patológicos.

Humor maniaco

Consiste en una variante patológica del humor caracterizada clínicamente por una elevación
clínicamente por una elevación del estado de animo o euforia, acelerando el curso del
pensamiento e hiperactividad psicomotora., los episodios hipomaniacos son característicos del
trastorno tipo bipolar II, suele reaccionar con irritabilidad maniaca cada vez que se trata de poner
limites externos en su actividad sin freno, pasando de la hilaridad al enfado y la agresividad. Una
alteración en la memoria de fijación y cambios comportamentales que le llevan a mantener una
actividad sin descanso, asociada a proyectos grandiosos e infundados, gastos excesivos, escasa
necesidad de sueño y una desinhibición alejada de su carácter normal.

Es frecuente la aparición de ideas delirantes, congruentes al estado anímico, en la esfera


sensoperceptiva se observa hiperestesia o, lo que es lo mismo, un aumento de la intensidad de las
percepciones, que se hacen más vivas e intensas. Existen personas que ostentan la actitud eufórica
más allá de las frases maniacas del trastorno afectivo bipolar, a nivel biológico se encuentra una
alteración del patrón circadiano de origen endógeno o exógeno, causante de un cabio secundario
de la disposición del individuo frente al medio que lo rodea.

Humor depresivo

Puede ser considerada como el reverso del humor maníaco, entre sus principales manifestaciones
psicopatológicas nos encontramos con la astenia o fatiga vital, frito de una variabilidad circadiana
no apreciable en los cuadros reactivos, siendo sinónimo de la apatía o desinterés generalizado. La
anhedonia puede aparecer tanto en los trastornos depresivos como en las formas negativas de la
esquizofrenia, aunque con ciertas diferencias cualitativas, presentándose de forma aislada, siendo
menos comunicativo y generalmente más irritable.

Este paciente depresivo, va más allá de su ánimo triste y de su astenia, apatía y anhedonia, suele
presentar tendencia al llanto, tanto espontaneo como inducido, incluso llegar a la propia
inhibición no solo emocional si no también psicomotor, tanto facial como el lenguaje y en el
movimiento.
Carlos Ruben Guzman Morales
Psicología 01
1650055
La ansiedad suele aparecer con frecuencia enmascarando los síntomas depresivos, a través de la
angustia somática y de su cortejo neurovegetativo, acompañado de molestias físicas. El resto de la
sintomatología somática concomitante, incluyendo el apatito, la alteración del sueño, los relojes
circadianos, también la relación psicosocial.

La atención es escasa y generalmente dirigida hacia uno mismo, motivo por el cual se observan
alteraciones mnésicas que dificultan considerablemente la toma de decisiones prácticas y el
funcionamiento social del individuo. Aproximadamente el 15% de los trastornos depresivos
mayores graves o melancólicos presentan síntomas de tipo psicótico. Según Schneider la ideación
delirante en la depresión puede resultar congruente con el estado anímico decaído afectando
cuatro ámbitos, desde las finanzas, salud valores morales hasta las relaciones interpersonales,
además se encuentran presentes los autorreproches y los sentimientos de culpabilidad y de
indignidad, que alcanzan proporciones deliroides, una de las definiciones más interesantes e
innovadoras es la de Minkowski es que el vacío nuclear o humor desvitalizado propio de la
melancolía no se debe a la tristeza sino a una alteración en la vivencia del tiempo, a una
desincronización con el tiempo exterior.

El delirio hipocondriaco es típico en las depresiones psicóticos así como en las de esquizofrenia,
características del estado de ansiedad y de angustia, en cuanto a la percepción al paciente todo le
parece gris, marchito, falto de vida, sintiéndose irreal debido a la ansiedad . La autoestima suele
estar disminuida de forma invariable y catastrófica, lo cual unido a lo anterior suele llevar al
individuo con frecuencia a presentar ideas, rumiaciones e impulsos suicidas.

Balbuena destaca en su análisis que hay una escases de estudio y de atención de dedicada a la
atención normal y patológica la cal contrasta con el amplio abanico de datos disponibles, Freud
llego a la conclusión de que el melancólico al igual que en el duelo también existe una perdida del
objeto amado pero en lugar de retraerse de momento la fijación afectivo- libidinal y proyectarse
sobre el otro objeto donde no hay una distinción entre el yo y el si mismo.

En todo melancólico hay un comportamiento agresivo en consideración de las instancias suicidas


y la relación con los demás.

Castilla del pino propone dos formas principales de la resolución de la melancolía

 La aceptación resignada del nuevo estatus del yo mediante la coartación del horizonte de
expectativas recortando las aspiraciones narcisistas iniciales
 Negando la falta de aceptación del yo siendo la realidad y la sustituye por una imagen
inversa

Estados mixtos

El paciente parece afectado por un cuadro de inquietud psicomotora, tendencia a la hiperactividad


, verborrea , taqipsiquia, entre otras llega en ocasiones a ataques de pánico suspicacia, irritabilidad
, aire de frustración y reproche , culpa y ruina, se presentan de diferente forma apareciendo en un
desarrollo de un episodio maniaco o una depresión ansiosa o depresión agitada.
Carlos Ruben Guzman Morales
Psicología 01
1650055
Psicosis esquizoafectiva

Son los trastornos esquizofrénicos y bipolares, aparición de síntomas psicóticos no congruentes


del estado anímico se aceptan dichos síntomas siendo negativos y con antecedentes familiares
donde se incluyen diferentes posibilidades:

 Pacientes con un primer episodio de psicosis esquizofrénica además de padecer


un episodio catalogado de psicosis afectiva
 Pacientes diagnosticados con psicosis maniaco- depresivo
 De forma simultánea presenta síntomas de esquizofrenia y maniaco- depresivos
 No es posible establecer de forma nítida los límites entre los síntomas
esquizofrénicos y síntomas afectivos de tipo bipolar

Humor ansioso

La ansiedad alude al componente más psicológico de una emoción, la angustia hace referencia al
componente somático de la misma , se debe encontrar en un momento concreto definido en
respuesta a circunstancias estimulantes y determinantes. Estos pacientes no suelen relacionarse
con desencadenantes específicos, siendo la mayoría de las ocasiones desde el punto de vista
consciente y crecimiento el apelativo de ansiedad libre.

Reconociendo dos tipos de ansiedad:

 La ansiedad señal que representa la movilización defensiva del yo ante las pulsiones
inconscientes y su presión por aflorar a la conciencia, poniendo en marcha mecanismos de
defensa del yo.
 Una ansiedad conocida como “primaria” de tipo automático, que aparece en una situación
de amenaza o de peligro exterior.

Las manifestaciones físicas se observan una sensación de “nudo en el estómago” y en la garganta,


además de taquicardia, opresión torácica, dificultad para respirar entre otras cosas.

Humor irritable

La irritabilidad aparece en la mayoría de los trastornos afectivos como un síntoma acompañante


de los mismos y algunos autores piensan que debe considerarse como un trastorno anímico con
entidad propia. Snaith y Taylor lo definen como un estado afectivo primario el cual es
característico por una disminución del control volitivo sobre el temperamento, es frecuente en
pacientes que no presentan otra sintomatología psiquiátrica acompañante, también señalan que
el estado de irritabilidad es primariamente un estado anímico que, posteriormente, puede ser
traducido en una conducta más o menos violenta derivada del mismo, por ejemplo la ira tiene
como afecto y estadios primitivos del desarrollo la función de eliminar una fuente de dolor o de
irritación insoportable para quien la sufre, en su componente cognitivo el odio es uno de los más
complejos y dominantes en la constitución de la agresión como pulsión, presentando un mayor
anclaje caracterológico que la ira o la irritabilidad, donde se incluye racionalizaciones poderosas
con las correspondientes distorsiones del funcionamiento del yo y del super yo.
Carlos Ruben Guzman Morales
Psicología 01
1650055
Distimias

Es toda desviación del estado anímico considerado normal (eutimia), pero desde el punto de vista
patológico se encuentran las distimias que son acentuaciones del ánimo en una dirección
determinada, generalmente transitorias, que destacan por su intensidad anormal y que engloban
a la personalidad de forma catatímica, englobando depresiones neuróticas contrapuestas al
trastorno depresivo mayor, se destaca : un menor grado de incapacitación a nivel psicosocial,
ausencia de síntomas psicóticos, presencia de rasgos caracterízales y de personalidad de tipo
desadaptativo, ausencia de ruptura biográfica nítida y al menos la duración de los síntomas debe
de ser de 2 años.

Indiferencia afectiva

Relata como subjetivamente se muestra incapaz de experimentar sentimientos, mientras que de


forma manifiesta presenta un cuadro de arre actividad emocional que le incapacita para expresar
sus emociones hacia los que le rodean, Jasper decía que no se trata de apatía, si no de un
torturante de sentir o no sentir , sintiendo un enormemente bajo ese vacío de sentimiento
subjetivamente sentido, esta manifestación es característica de la esquizofrenia y en concreto de
los síntomas negativos de ella, llega a su caso extremo al autismo , en el cual existe una perdida
absoluta del contacto afectivo del paciente.

La disociación de la persona aparece como un mecanismo de defensa frente a un trauma psíquico,


donde aparece la creación de estos estados disociativos o estados segundos aparecen, a diferencia
de la represión en la que se crea una ruptura horizontal y el material rechazado es transferido al
inconsciente dinámico, la disociación crea una ruptura vertical, de forma que los contenidos
mentales rechazados coexisten con otros aceptables y conscientes.

Inadecuación afectiva

La respuesta afectiva del individuo no parece apropiada al contexto situacional en el cual se


desarrolla, donde las emociones del enfermo no se ajustan de un modo natural al contenido de su
vivenciar actual, en las paratimias se encuentra la labilidad afectiva en una forma de expresión
emocional muy cambiante y de forma independiete de estímulos causales externos, aunque
ambas son típicas de ciertos trastornos orgánicos cerebrales, como la epilepsia, cuadros de
demencia o afecciones seudobulbares.

Se puede dividir:

 Ambivalencia de sentimientos: coexistencia de sentimientos contradictorios hacia un


mismo objeto
 Ambivalencia intelectual: coexistencia de una idea o representación ideativa con su
contraria.
Carlos Ruben Guzman Morales
Psicología 01
1650055

Alexitimia

Introducido por Sifneos, que describe una incapacidad por parte del individuo para encontrar
palabras o representaciones cognitivas que definan los propios sentimientos, denominando a
estos pacientes como “sordomudos del afecto”, donde lejos de experimentarse a nivel
sentimental, se manifiesta de forma somática. McDougall compara la forma en que los pacientes
alexitímicos y psicóticos tratan el lenguaje donde el “pensamiento del psicótico puede concebirse
como una inflación delirante”.

Neotimias

Referencia a sentimientos de nueva aparición, donde según Fish se incluye la experiencia extática
o de éxtasis, con un cuadro de exaltación, de bienestar extremo, asociado con un sentimiento de
gozo además de “sentimientos espirituales”, puede presentar alucinaciones visuales de temas
religiosos e incluso auditivas de contenido místico-espiritual, puede ser por sustancias, orgánico o
cuadros psicóticos de la esquizofrenia.