Sie sind auf Seite 1von 11

Si bien no se puede generalizar cuando se habla de este mito del sexo, ya que cada hombre y mujer

experimentan de diferentes maneras el deseo sexual, diversos análisis coinciden en que el de ellas
es menos directo y más difícil de identificar. por el contrario, psicólogos sociales de la Universidad
Estatal de Florida han comprobado que los hombres se excitan más espontáneamente y tienen
muchas más fantasías sexuales que las mujeres. Además, investigadores de la Universidad de
Chicago, que han estudiado por años los patrones sexuales masculinos, confirmaron que la mayoría
de los hombres adultos menores de 60 años piensan al menos una vez al día en el sexo. Mientras
que sólo una cuarta parte de las mujeres reportan esta frecuencia. Por ello se dice que los hombres
quieren más sexo, siempre. Por eso, son más propensos a buscar sexo casual y con varias
compañeras. Ellos también están más dispuestos a pagar por el sexo (prostitución) que las mujeres.
Además, se masturban con mucho más frecuencia. Sin embargo, recientes estudios indican que
debido a que la satisfacción sexual se ha convertido en un indicador de felicidad dentro de una
relación de pareja, actualmente las mujeres tienen una mayor iniciativa y buscan establecer una
mayor frecuencia de relaciones sexuales. Las mujeres son más influenciables por la sociedad y los
tabúes, por lo que existe un mayor número de factores que inciden en su vida sexual; no obstante,
tampoco es en realidad un obstáculo para disfrutar de una sexualidad plena, ya sea por sí misma o
en pareja. Por su parte, la gran mayoría de los hombres en el presente se ha ido despojando del
típico rol de macho sexual predominante, por lo que cada vez es más frecuente que la conexión
emocional sea un factor decisivo en su deseo y desempeño sexual.

Sexualidad puede ser fuente de placer para el individuo, en otras situaciones puede generar una
notable frustración y malestar al individuo (trastornos sexuales), han sido los grandes desconocidos
de la ciencia siendo tradicionalmente campo reservado a filósofos sociólogos o teólogos, en esta
situación los primero estudios científicos comenzaron el el siglo XX, tuviero una amplia repercusi+ón
social que se ha visto reflejada en un cambio de las concepciones spobre la sexualiudad en los
nambitos sociales y científicos, todo esto con el consentimiento incrementoi de la preocupación
para conseguir un adecuacuo funcionamiento de sexual, de este momodo el sexo ha entrado en
formar parte de los aspectos tratatod spor los profesioneslde salud en aras de la constitución de
una calidad de vida,