Sie sind auf Seite 1von 3

SENTENCIA T-760/08

Entregado por:

Edward Hernando Ruiz López ID 682475

Antony Gonzalez Ramos ID 682239

Ingri Dayana Villamil Avendaño ID 683557

Docente:

Lamberto Guerrero Herrera

Sistema General Seguridad Social NRC 2806

Universidad Uniminuto UVD

Bogotá D. C.

2018
RESEÑA

La sentencia T-760 del 2008 establece unos mandatos de obligatorio


cumplimiento como precedente judicial en materia constitucional, en los cuales
se obliga a encauzar el Sistema General de Seguridad Social en Salud dentro
de las líneas y parámetros originales establecidos por la Constitución Política
de 1991, la Ley 100 de 1993 que desarrollo dicho mandato y los instrumentos
internacionales aceptados por Colombia y obligatorios en consecuencia.

Todos los estamentos coinciden en señalar que es una sentencia positiva,


trascendental y revolucionaria, en el entorno jurídico administrativo del sistema,
en primer termino por darle al vuelco al sistema de salud a que obliga la
sentencia al darle a derecho a la salud el carácter de derecho fundamental, por
rescatar los principios constitucionales con base en los cuales debe
garantizarse y protegerse el derecho fundamental a la salud, traducido en el
acceso a los servicios de salud que se requieren.

La Corte Constitucional en esta sentencia solo cumple son su deber de hacer


cumplir con los postulados constitucionales, por lo cual declara un estado de
cosas, como las fallas de que adolece el sistema, que hacen imposible o
precaria la protección y la garantía al derecho a la salud en consecuencia,
conmina a los responsables del sistema a que cumplan con sus obligaciones
para que realmente se otorgue al derecho fundamental a la salud, la protección
debida. De ahí la enorme importancia que reviste esta sentencia.

Consideramos que la sentencia T-760 e 2008, es la más importante que ha


proferido la Corte Constitucional en materia del derecho a la salud y marca un
hito y un cambio muy significativo en la concepción misma del derecho a la
salud y a la garantía de este derecho, al darle el carácter de derecho
fundamental autónomo, lo cual tiene grandes implicaciones en el Sistema
general de Seguridad Social en Salud, porque con fundamento en su
naturaleza, ya no es posible que puedan continuar tanto el Estado como los
particulares que obran en su nombre, desconociendo la responsabilidad que
les asiste en garantizar el derecho fundamental de la salud, traducido en el
acceso a los servicios de salud que se requieren, consagrado en la Constitución
Política, el que se debe prestar de conformidad con los principios
fundamentales que inspiraron la reforma de 1993, solidaridad, universalidad
eficiencia, equidad, que no han sido respetados ni cumplidos por las diferentes
entidades encargadas de hacerlo efectivo.

Por las anteriores razones, que fueron las que motivaron a la corte a declarar
esta sentencia, los usuarios de la salud, han tenido que verse motivado a
recurrir a la acción de tutela, como único medio de defensa posible y efectivo,
para solicitar el acceso a servicios de salud a los que tienen derecho, negados
por las entidades obligadas a garantizarlos y a prestarlos, y sobre todo y en
mayor medida como se señala en la decisión, servicios que se encuentran
incluidos en los planes obligatorios de salud, que ya se encuentran financiados
por la UPC (Unidad de pago por capitación), por lo que no existe razón alguna
para que se hubiesen negado