Sie sind auf Seite 1von 4

¿Qué es el PM, y cómo llega al aire?

El material particulado (PM) es un contaminante de naturaleza compleja no sólo por


sus características físicas (masa, tamaño, y densidad), sino también por sus
características químicas (contiene compuestos orgánicos e inorgánicos, metales y
contaminantes primarios y secundarios). Es una mezcla de partículas sólidas y gotas
líquidas que se encuentran en el aire. Algunas partículas, como el polvo, la suciedad,
el hollín, o el humo, son lo suficientemente grandes y oscuras como para verlas a
simple vista. Otras son tan pequeñas que solo pueden detectarse mediante el uso de
un microscopio electrónico.

Comparación de tamaño de las partículas de PM


La contaminación por partículas incluye:

 PM10: partículas inhalables que tienen diámetros de, por lo general, 10 micrómetros y
menores; y
 PM2,5: partículas inhalables finas que tienen diámetros de, por lo general,
2,5 micrómetros y menores.
o ¿Qué son 2,5 micrómetros? Tome como referencia un solo cabello de su cabeza. En
promedio el cabello humano mide, aproximadamente, 70 micrómetros de diámetro, lo
que lo hace 30 veces más grande que la partícula fina más grande.

Fuentes de PM
Algunas se emiten directamente desde una fuente, como obras en construcción,
caminos sin asfaltar, campos, chimeneas o incendios.
La mayoría de las partículas se forman en la atmósfera como resultado de reacciones
complejas de químicos, como el dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno, que son
contaminantes emitidas por centrales eléctricas, industrias y automóviles.

Fuentes fijas o estacionarias Estas fuentes se refieren a toda instalación establecida en un solo
lugar y que tenga como propósito desarrollar procesos industriales, comerciales, servicios o
actividades que generen o puedan generar emisiones contaminantes a la atmósfera. Las
emisiones de partículas por combustión dependen del tipo de combustible que se utiliza. Entre
las fuentes fijas con actividades de combustión que contribuyen a las emisiones de partículas
sobresalen las plantas generadoras de electricidad y las plantas industriales y comerciales. Los
procesos industriales en general son también una fuente muy importante de partículas, y
comúnmente las emisiones se generan como resultado de uno de los siguientes mecanismos:
a) La molienda, trituración o abrasión de materiales. b) La evaporación de materia volátil
derivada de materiales sujetos a calentamiento por ejemplo, la que se presenta en los hornos
de vidrio y de metales no ferrosos. c) El arrastre de partículas finas en flujos gaseosos, como en
el secado de los compuestos químicos por atomización

Fuentes de área Las fuentes de área incluyen aquellas fuentes que son demasiado numerosas
y dispersa, pero que en conjunto son emisoras significativas de contaminantes. Ejemplo de
ellas son las gasolineras, tintorerías, actividades de construcción, quemas agrícolas, re
suspensión de polvos de caminos, entre otras.

Fuentes móviles Las fuentes móviles que se incluyen en esta categoría son todas las fuentes
motorizadas con autorización para circular por caminos públicos, como motocicletas, vehículos
de pasajeros, camiones y autobuses, así como aquellas que no circulan por carretera, como
maquinaria de uso agrícola, locomotoras, embarcaciones marinas, maquinaria para
construcción, entre otras. Las emisiones de este tipo de fuentes son principalmente un
producto de la combustión y evaporación de los combustibles utilizados, así como del desgaste
tanto de los frenos como de las llantas.

Fuentes naturales Las fuentes naturales se definen como aquellas que emiten contaminantes
atmosféricos sin la participación de las actividades humanas. En algunas regiones, las
emisiones naturales contribuyen de manera muy importante al total de las emisiones.
Generalmente las fuentes naturales se clasifican en biogénicas y geogénicas o del suelo [12],
aunque en términos de las emisiones de partículas únicamente contribuyen estas últimas. Las
fuentes geogénicas comprenden todas las de origen geológico, como los volcanes, y las que
tienen que ver con el suelo; aunque en algunos casos también se consideran fuentes
geogénicas los incendios forestales y la erosión eólica, de estas últimas hay discusiones sobre
si se deben incluir, ya que si la erosión es ocasionada por cambios en la cobertura del suelo
producidos por actividades humanas, como cultivos, quemas controladas o no controladas,
adecuación de terrenos para pastoreo o vivienda, entre otras, ya no se deben considerar
propiamente fuentes naturales.

Efectos sobre la salud


El tamaño de las partículas se encuentra directamente vinculado con el potencial para
provocar problemas de salud. Las partículas pequeñas de menos de 10 micrómetros
de diámetro suponen los mayores problemas, debido a que pueden llegar a la
profundidad de los pulmones, y algunas hasta pueden alcanzar el torrente sanguíneo.

La exposición a estas partículas puede afectar tanto a los pulmones como al corazón.
Múltiples estudios científicos vincularon la exposición a la contaminación por partículas
a una variedad de problemas, que incluye:

muerte prematura en personas con enfermedades cardíacas o pulmonares


infartos de miocardio no mortales
latidos irregulares
asma agravada
función pulmonar reducida
síntomas respiratorios aumentados, como irritación en las vías respiratorias, tos o
dificultad para respirar.
La exposición a la contaminación por partículas tiende a afectar en su mayoría a
personas con enfermedades cardíacas o pulmonares, niños y adultos mayores.

El efecto en la salud de las partículas se producen a los niveles de exposición normal de la


mayoría de la población urbana y rural de países desarrollados o en vías de desarrollo. No hay
que realizar una actividad especial ni estar en un entorno especial. La exposición crónica
aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, respiratorias y cáncer de pulmón.

Mientras que la partículas PM 10 quedarían retenidas en las vías respiratorias, produciendo


efectos a nivel de sistema respiratorio, las partículas menores, como las PM 2.5, tienen
la capacidad de pasar al torrente sanguíneo por lo que pueden, potencialmente, dañar
cualquier órgano o sistema. Se ha demostrado, por ejemplo, que el pireno, hidrocarburo
policíclico aromático, afecta al sistema inmune ya que puede inducir la producción de
proteínas inmunoreguladoras IL-4 e IL-8.Estas proteínas están relacionadas con el desarrollo
de alergias y de respuestas inflamatorias inducidas por estrés celular.

NEUMOCONIOSIS POR INHALACIÓN DE POLVO INORGÁNICO

La silicosis es la neumoconiosis producida por inhalación de dióxido de silicio (SiO2) o sílice


libre en forma cristalina

La neumoconiosis de los trabajadores del carbón es de polvo mixto,porque la acción


patógena del carbón se suma a la sílice

La neumoconiosis del caolín es de polvo mixto, sílice y caolín (silicato de aluminio hidratado).
Se observa en explotaciones subterráneas

El talcosis es producido por el talco

La inhalación de sales de berilio produce una enfermedad aguda parecida a una neumonía
química y otra crónica similar a la sarcoidosis. Puede inhalarse en forma de polvos o humos.

La inhalación de hierro (polvo, humos) da lugar a la siderosis.

Cuando se inhala sílice conjuntamente se produce la siderosilicosis

El estaño, el antimonio y el bario producen neumoconiosis similares a la siderosis. Otras


enfermedades asociadas a inhalación de metales son: la fibrosis por aluminio, cobalto y cobre y
la neumonitis granulomatosa por aluminio y cobre.

NEUMOCONIOSIS POR INHALACIÓN DE POLVO ORGÁNICO


Neumoconiosis por polvo de madera, cáncer, EPOC, bronquitis crónica, irritaciones etc.

Bisinosis (Polvo de algodón): Trabajadores de la industria de algodón.

Bagazosis (Bagazo de caña de azúcar): Trabajadores de la industria de la caña de azúcar,


papelera.

Enfermedad pulmonar por polvo de cáñamo: Trabajadores del cáñamo.

Tabacosis (Polvo de tabaco): Trabajadores de la industria del tabaco. (MPSC, 2009)

Otras enfermedades por inhalación de


polvo inorgánico e inorgánico:
 Bronquitis crónica, alergias y Enfermedad pulmonar obstructiva crónica
 Asma Ocupacional
 Cáncer ocupacional

Numerosos estudios clínicos han demostrado efectos nocivos del polvo y los gases emitidos
tanto por fuentes móviles como inmóviles, afectando la salud humana a través de amplia gama
de enfermedades. Algunos ejemplos son el aumento en la frecuencia de cánceres de tipo
pulmonar, dificultades respiratorias severas, muertes prematuras, irritación de zonas mucosas
tales como ojos y nariz, ciertos cuadros médicos en asmáticos, enfermedades cardiovasculares,
entre otras. Adicionalmente, su acumulación en los pulmones puede provocar silicosis y
asbestosis. La silicosis es una enfermedad pulmonar causada por la sobreexposición a la sílice
cristalina respirable. Es irreversible y puede llegar a causar invalidez e incluso la muerte. La
sílice es extremadamente abundante en la corteza terrestre. La sobreexposición a polvo que
contiene partículas de sílice cristalina puede causar la formación de tejidos de cicatrización en
los pulmones. Disminuyendo con ello la capacidad de los pulmones de extraer oxígeno del aire.
Por otro lado, la asbestosis es la formación extensa de tejido cicatricial en los pulmones
causada por la aspiración del polvo de amianto. Su inhalación puede producir el
engrosamiento de la pleura pulmonar. Como síntomas usuales de esto son ahogos leves y la
disminución de la capacidad pulmonar. También se le puede relacionar con el cáncer de
pulmón