Sie sind auf Seite 1von 2

OPINION CONSULTIVA – Corte IDH- 3/83

Antecedentes: La Comisión IDH presente ante la Corte una consulta respecto a la interpretación
del artículo 4 de la Convención:

Artículo 4. Derecho a la Vida


1. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir
del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente.
2. En los países que no han abolido la pena de muerte, ésta sólo podrá imponerse por los delitos más graves, en
cumplimiento de sentencia ejecutoriada de tribunal competente y de conformidad con una ley que establezca tal pena,
dictada con anterioridad a la comisión del delito. Tampoco se extenderá su aplicación a delitos a los cuales no se la
aplique actualmente.
3. No se restablecerá la pena de muerte en los Estados que la han abolido.
4. En ningún caso se puede aplicar la pena de muerte por delitos políticos ni comunes conexos con los políticos.
5. No se impondrá la pena de muerte a personas que, en el momento de la comisión del delito, tuvieren menos de
dieciocho años de edad o más de setenta, ni se le aplicará a las mujeres en estado de gravidez.
6. Toda persona condenada a muerte tiene derecho a solicitar la amnistía, el indulto o la conmutación de la pena, los
cuales podrán ser concedidos en todos los casos. No se puede aplicar la pena de muerte mientras la solicitud esté
pendiente de decisión ante autoridad competente.

Preguntas planteadas: 1) ¿Puede un gobierno aplicar la pena de muerte a delitos para los cuales
no estuviese contemplada dicha pena en su legislación interna, al momento de entrar en vigor
para ese Estado la CADH? 2) ¿Puede un gobierno, sobre la base de una reserva hecha al momento
de la ratificación al artículo 4, inciso 4, legislar con posterioridad a la entrada en vigor de la CADH,
imponiendo la pena de muerte a delitos que no tenían esa sanción cuando se efectuó la
ratificación?

Posición de Guatemala: se excluye la aplicación de penas a delitos políticos, PERO no a los delitos
comunes conexos con los políticos.

Problema planteado: si una reserva puede ser invocada por un estado para imponer la pena de
muerte a delitos que no la tenían prevista para la fecha de la ratificación –en particular si
Guatemala puede aplicarla para delitos conexos a los políticos que no la acarreaban
anteriormente-.

Antecedentes: Guatemala solicita que la corte no se expida porque no le han reconocido facultad
contenciosa. Ahora bien, esto es una mera opinión consultiva –sobre la interpretación de la
norma- así que no corresponda que se abstenga de intervenir. Para someter un caso a la facultad
contenciosa se requiere que se trate de Estados Parte y comisión, ahora bien en casos de OC,
puede ser también un estado simplemente miembro de OEA. No hay una afectación al sistema
contencioso.

Sentido e interpretación de los textos


 Se debe interpretar a) el 4.2 y en qué contexto puede aplicarse la pena de muerte. Es decir
el 4 en su conjunto; b) qué criterio se aplica a las reservas que puedan llegar a ir contra el
sistema de protección de los DDHH.
 Tipo de interpretación: de buena fe, por sentido corriente, intención de las partes. Prima
el criterio objetivo, pues se trata de tratados fuera de lo tradicional.
 Análisis del 4 – establece el derecho a la vida y a no ser privado de la misma de forma
arbitraria. Posteriormente establece tres tipos de limitaciones a la pena de muerte:
1. 4.2: debe estar sujeta a reglas procesales –sentencia fundada-. OJO: 4.2 IN FINE:
marcadamente se establece que no se puede aplicar la pena de muerte a delitos
que antes NO la tenían prevista.
2. 4.3: OJO- se prohíbe la restauración de la pena de muerte en estados que ya la
abolieron.
3. 4.4: su ámbito de aplicación se debe reducir al de los más graves delitos comunes
y no conexos con políticos (A ESTA LE HACEN LA RESERVA).
4. 4.5: condiciones personales del reo que lo puede excusar.
 Hay una progresiva restricción que conduce a la supresión paulatina de la pena de muerte.
Debería haberse hecho la reserva en relación al 4.2.
 Reservas:
1. Art. 75 CADH: pueden hacerse reservas en los tratados según las disposiciones de
la Convención de Viena.
2. Ojo, la jurisprudencia de la Corte ya refirió: pueden realizarse mientras no sean
incompatibles con el objeto y fin del tratado.
3. La única forma de suspender las obligaciones de un Estado respecto de la CADH,
son guerra, peligro público o seguridad del Estado –Art. 27 CADH-. Aún así hay
derechos fundamentales que no pueden tocarse, entre ellos el Derecho a la Vida
contemplado en el 4. Por tal motivo no resulta compatible con fin y objeto, una
reserva al respecto.
4. Las reservas tienen por objetivo excluir/modificar contenido del tratado. La
interpretación debe contemplarlas, siempre en base a la primacía del sentido del
texto.
5. Por otra parte, el art. 29 de la CADH permite solucionar conflictos de
interpretación: a) las reservas no pueden interpretarse de modo que limiten el
goce de derechos y libertades previstos en tal II, en mayor medida que la prevista
en la reserva misma.
 Finalmente:
1. Ambos acápites si bien se relacionan, deben ser interpretados con primacía del
texto. Es decir, la reserva del 4.4 no se extiende al 4.2. El 4.2 suprime la pena de
muerte para delitos en que no estaba prevista; ahora bien el 4.4 extiende la
prohibición a delitos políticos y conexos, aunque ya la tuvieran.
2. Aun habiendo hecho reserva del 4.2 y no del 4.4, no hubieran podido hacerlo.