You are on page 1of 5

Introducción

La escucha activa es una forma de que la persona concentre la mayor parte de sus fuerzas tanto

física como mental para que pueda entender y discernir un mensaje, de esta manera la persona

podrá explicarlo a las otras personas con mas precisión, el mensaje puede ser emitido ya sea de

forma verbal, no verbal o paraverbal.

Es necesario entender que la tarea de escuchar necesita una gran cantidad de concentración para

que de esta forma se pueda llegar a comprender el mensaje de la forma más adecuada ya que las

personas pueden llegar a procesar entre 350 y 700 palabras cada 60 segundos. Al contrario de el

procesamiento de los mensajes expresados de modo verbal que supera aproximadamente las 130

palabras cada 60 segundos.

¿Qué es la escucha activa?

Según López Rodríguez (2009) dijo que la escucha activa es la manera en que una persona se

esfuerza tanto físicamente como mental para tratar de captar con la mayor atención un mensaje

determinado que está siendo emitido por un canal determinado, al mismo miento determinado el

significado preciso del mismo, que se emite ya sea de modo verbal o paraverbal para que de este

modo pueda indicar por medio de la retroalimentación lo que se cree que se entendió del mismo.

Pensamientos u elementos que entorpecen la concentración al escuchar

Estos elementos que generalmente entorpecen concentración a la hora de escuchar se pueden

resumir en:
 Escuchar lo que es de más interés para nosotros: Esto quiere decir que la persona se

presenta en una posición egocéntrica contradictoria a la empatía ya que esto no tiene

coherencia para nosotros porque simplemente no coincide con nuestra perspectiva o no es

de nuestro interés.

 Los prejuicios: Juzgamos de manera anticipada a la persona que está trasmitiendo el

mensaje y así mismo al mensaje que está transmitiendo tomando más atención a su

apariencia física y esto tergiversa como se entiende el mensaje.

 Fingir escuchar: Fingir que escuchamos un mensaje es menos cansado que escucharlo

realmente ya que podemos pensar cualquier cosa más “interesante” mientras solo oímos,

así mismo pensamos en diferentes respuestas aun cuando no hemos escuchado la pregunta.

 Las berreras personales: Estas barreras pueden ser tanto físicas, como la climatización

del lugar o la manera en que se trasmite el mensaje, este puede ser deficiente, o también

pueden ser psicológicas como el cansancio o la excitación emocional.

 Replicas seguidas: estas pueden ser interrupciones constantes o también tensión en el

lugar. (Liemann Hernández, 2010)

Cómo evitar los pensamientos u elementos que eviten la concentración al escuchar

Si se da estos obstáculos la manera en que se puede contrarrestas es:

 Estar concentrados y consientes del expositor: Se debe evitar toda distracción de la mente

así también como las evaluaciones precoces o los prejuicios también debe evitarse la

distracción ambiental.

 Se debe preguntar de una manera reflexiva: Por ejemplo ¿Es así realmente o quiere decir

alguna otra cosa? O ¿Existe otra forma de entender su mensaje verbal? Poner atención al
lenguaje paraverbal nos será de ayuda para así comprender con más precisión la intensión

de lo que se está comunicando así también el sentimiento.

 Retroalimentación breve: Es necesario pedir ciertas aclaraciones si el mensaje no fue

totalmente claro y no se entendió por completo los motivos o intenciones también hay que ser

cuidadosos al momento de hacer la retroalimentación ya que esta no debe molestar a ningún oyente.

(Codina Jiménez, 2004)

Habilidades para la escucha activa

Mostrar empatía: Es necesario que la persona a la que estamos escuchando sienta que es

importante para nosotros tanto como para él, esto no significa que vamos estar de acuerdo con todo

lo que diga, quiere decir que debemos mostrar comprensión con ciertas frases como: “Entiendo

casi a la perfección lo que me dice”, “Parece que es algo muy delicado e importante para usted”

Parafrasear: Es importante confirmar lo que la persona nos está hablando, es decir verificar

con frases como “según me dice lo que sucede es…” para de esta manera corroborar que se ha

entendido lo que la persona está diciendo y de esta manera se sienta comprendido manteniendo así

la atención en la conversación. (Rodado, Sanz, & Otero, 2006)

Emitir palabras de refuerzo o cumplidos: Además de comprender lo que dice la persona para

que la comunicación sea más amena se debe mostrar cierto grado de aprobación para que la persona

se sienta bien y siga hablando como por ejemplo decir; “Magnifico” o “Claro, le entiendo, suele

pasarme”. (Murillo Rojas, 2009)


Conclusión

La escucha activa es más que necesaria ya que si las personas escucharan de esta forma cada

mensaje que los demás quisieran dar, habría un mejor entendimiento y una mejor comprensión

hacia los demás, no habría confusiones de mensajes y tampoco habría mensajes tergiversados,

aunque siempre habrá problemas para escuchar sin interrupciones también hay formas de

contrarrestarlos.
Bibliografía

Codina Jiménez, A. (2004). Saber escuchar. Un intangible valioso. Intangible Capital, 5-7.

Liemann Hernández, E. (2010). El escuchar como elemento esencial en la psicoterapia.

Psychologia. Avances de la disciplina, 2.

López Rodríguez, J.-G. (2009). LA ESCUCHA MÚLTIPLE. Quintana. Revista de Estudos Do

Departamento de Historia da Arte, 11.

Murillo Rojas, M. (2009). La Habilidad De Escuchar. Una Tarea Pendiente En La Educación

Costarricense. Revista Káñina, 8.

Rodado, J., Sanz, E., & Otero, J. (2006). La escucha analítica como lugar de encuentro. Revista de

la Asociación Española de Neuropsiquiatría, 4-5.