Sie sind auf Seite 1von 12

TEMA: EDUCACIÓN INCLUSIVA

1.1. Introducción

El objetivo de cualquier sistema educativo ha de ser el de dar a todas las personas la posibilidad de aprender. Para lograrlo, la escuela como institución educativa, deberá dar respuesta a las peculiares necesidades de todos y de cada uno de los estudiantes que a ella acuden. En este sentido, la expresión educación inclusiva (actualmente utilizada en el contexto internacional y recogida en diferentes políticas educativas) ha de incorporar intrínsecamente la diversidad, contemplar la identidad y la pluralidad de los sujetos de aprendizaje evitando en todo momento cualquier tipo de exclusión.

Para hacer efectivos los derechos a la educación, a la igualdad de oportunidades y a la participación de todos bajo el planteamiento de escuela inclusiva se debe obviar cualquier requisito de entrada y cualquier mecanismo de discriminación. La escuela ha de ser, en todo momento, un lugar de encuentro para la igualdad de oportunidades además de un espacio de aprendizaje y de interacción social donde se conoce, comparte y convive con personas que provienen de distintos grupos sociales aprendiendo a respetar y valorar al y lo diferente. En su consideración prospectiva se busca una mayor calidad educativa para todos de cara a lograr la plena participación e inclusión social y productiva en el mundo adulto.

Ahora bien, hablar de este tipo de escuela con las finalidades que se propone viene a suponer materializar algunos cambios a diferentes niveles. En primer lugar, se situa políticas educativas coherentes con estos planteamientos y que promuevan la creación de un enfoque institucional inclusivo, además de vincular una identificación comunitaria de la educación en la que las ideas de equidad y calidad sean incorporadas como elementos fundamentales en la trayectoria educativa que desarrolle e irradie la escuela.

Lo importante, o hacia donde se debe caminar, es a alcanzar una cultura inclusiva. Para ello es preciso llevar a término una mayor identificación del equipo directivo, de los profesionales docentes, de los alumnos y de los padres con la escuela, considerarla como propia, como una “casa educativa”. Es por ello que se entiende que la mayor fortaleza va

a residir en el grado de apropiación de esa cultura por parte de toda la comunidad educativa de forma que todos compartan el proyecto pedagógico a cuyo logro se comprometen.

1.2. Antecedentes

Se denomina inclusión a toda actitud, política o tendencia que busque integrar a las personas dentro de la sociedad, buscando que estas contribuyan con sus talentos y a la vez se vean correspondidas con los beneficios que la sociedad pueda ofrecer. La educación inclusiva se asocia frecuentemente con la participación de los niños con discapacidad en la escuela común y de otros alumnos etiquetados “con necesidades educativas especiales”. (Hernández, 2014)

Se trata de un modelo de escuela en la que no existen requisitos de entrada ni mecanismos de selección o discriminación de ningún tipo, para hacer realmente efectivos los derechos

a la educación, a la igualdad de oportunidades y a la participación. El enfoque de

educación inclusiva implica modificar substancialmente la estructura, funcionamiento y propuesta pedagógica de las escuelas para dar respuesta a las necesidades educativas de todos y cada uno de los niños y niñas. (Hernández, 2014)

En cuanto a distinciones por nombre se menciona que antes se les solía llamar anormales, en el siglo XIX deficientes mentales; en el siglo XX deficientes mentales, deficientes físicos, inadaptados, autistas, superdotados, trastornos de aprendizaje. Y Ahora como alumnos con necesidades educativas especiales. En la década de los 80 se comienza a utilizar a nivel educativo un nuevo término que da respuesta a la exclusión vivida por mucho tiempo por algunas minorías, como las etnias o la población con discapacidad. (Unesco, 2013)

En términos de integración, la educación inclusiva es entendida como un principio que orienta, ayuda y mentaliza a aceptar que la sociedad está formada por seres diferentes. Y

la inclusión, que surge en la década de los 90, por ser una época en donde se comienza el

reconocimiento de los derechos de las personas en situación de discapacidad, se toma en cuenta el trabajo colaborativo entre profesores, estrategias de enseñanza aprendizaje, atención a la diversidad desde el currículo, organización interna, colaboración escuela

familia, y transformación de los servicios/recursos destinados a la educación especial. (Unesco, 2013)

La UNICEF apoya la iniciativa desde el 2003 y en varios países se ha trabajado continuamente para lograr el objetivo de lograr que todos los niños y personas puedan acceder a la educación como un derecho de toda persona.

1.3. Problema

A pesar de los estudios y documentos elaborados, especialmente por la UNESCO, existen

varios factores que hacen de la educación inclusiva un mito, debido a que la población es

el principal inconveniente, por su rechazo a aceptar a niños y jóvenes con capacidades

diferentes a formar parte de un mismo entorno que los demás. De algunos de estos

factores se mencionan los siguientes: (Revista educación virtual, 2017)

Las normas sociales son a menudo el mayor obstáculo para la inclusión. Las viejas actitudes tardan en morir, y muchos todavía resisten el alojamiento de los estudiantes con discapacidades y problemas de aprendizaje, así como los de las culturas minoritarias.

Algunas barreras físicas en la estructura de las escuelas, restringen la accesibilidad de los estudiantes con discapacidades.

Un plan de estudios rígido que no permite la experimentación o el uso de diferentes métodos de enseñanza puede ser una enorme barrera para la inclusión.

Los maestros que no están capacitados o que no están dispuestos o poco entusiasmo por trabajar con los estudiantes con capacidades diferentes son un inconveniente para la inclusión exitosa.

La financiación adecuada es una necesidad para la inclusión y, sin embargo, es raro. Las escuelas a menudo carecen de instalaciones adecuadas, maestros calificados y adecuadamente capacitados y otros miembros del personal, materiales educativos y apoyo general.

La superación de las muchas barreras para la educación inclusiva requiere fondos adicionales, pero aún más importante, se requiere el cambio de actitudes. Los estudios

apoyan lo que muchos maestros saben por experiencia: que la inclusión ofrece beneficios a todos los estudiantes justificando sus esfuerzos.

1.4.

Objetivos de la educación inclusiva

Favorecer la igualdad de oportunidades proporcionando una educación personalizada, fomentando la participación, la solidaridad y cooperación entre los alumnos a fin de mejorar la calidad de la enseñanza y la eficacia del sistema educativo.

Impulsar la democracia y la justicia, favoreciendo el hecho que todos los niños y niñas de una determinada comunidad aprendan juntos, independientemente de sus condiciones personales, sociales o culturales, incluso aquellos que presentan discapacidad.

Promover el dinamismo y la interacción entre instituciones para que la inclusión sea una realidad en el mundo del trabajo y en la sociedad.

Concienciar, tanto a la Administración Pública como a Entidades Privadas, de la necesidad de flexibilizar las estructuras educativas.

Potenciar la idea de la escuela como comunidad educativa ligada al sentido de pertenencia y de responsabilidad compartida.

1.5.

Justificación

A nivel mundial, según datos de la Unesco, en el año 2010 había alrededor de 1 795 300 personas con discapacidad y en Ecuador según cifras del Ministerio de Educación 82.833; cifra que representa el 1.6 por cada 100 habitantes. Estas cifras alertaron a distintos sectores de la sociedad con el ámbito educativo y, en un intento de reflexionar sobre la realidad de dicho colectivo, se pusieron en marcha planes de acción para que los niños con discapacidad tuvieran garantizada su escolaridad. Aunque existe un ordenamiento legislativo integrador, en la práctica existen todavía muchas contradicciones, actitudes y creencias alejadas de un modelo de paradigma, razón por la cual se hace necesario conocer acerca de los niveles de inclusión existen en las escuelas con la intención de concienciar a la comunidad educativa, y especialmente a los docentes, de la situación real de sus escuelas con la finalidad de generar cambios en las prácticas organizativas, para que puedan ofrecer una educación de calidad a toda la población.

Se hace necesario además iniciar proyectos educativos fundamentados en la equidad, la convivencia, la democracia y el éxito académico y personal, a fin de reducir los niveles de marginación y exclusión. Ante esta situación, el trabajo busca primero incentivar el entender, configuran los dos pilares básicos sobre los que se sustenta la atención a la diversidad: la organización y la inclusión; en la organización de escuelas que tienen Programas de Integración y en la filosofía de la inclusión que subyace a las mismas.

La intención es explicar el potencial inclusivo que tienen algunos elementos de la organización, como es el liderazgo y las formas de ejercerlo; el trabajo colaborativo y participativo que se da entre los profesores; la capacidad de los docentes para asumir proyectos de innovación; las estrategias de formación y reflexión conjunta; los recursos humanos y materiales; las estrategias metodologías didácticas de aula o de centro; la aceptación y acogimiento al alumnado en general, incluyendo a aquéllos que presentan necesidades educativas especiales; la modalidad y la tipología de apoyo; las barreras para el aprendizaje y la participación y la relación entre la escuela y los padres.

Por otra parte, la necesidad de hacer mención sobre la realidad de la educación inclusiva en el Ecuador, a fin de que cualquier análisis o proyecto parta siempre desde la realidad en la que se vive.

1.6. Marco teórico

1.6.1. Educación Inclusiva

La educación inclusiva es un proceso de formación fundamentado en la idea de que en el ser humano existen singularidades en la forma de aprender que promueven la utilización de los recursos necesarios para cada individualidad y considera que cada persona tiene una historia de vida marcada por factores de naturaleza orgánica, social o cultural; e implica, al mismo tiempo, que todos en una determinada comunidad aprendamos juntos, independientemente de nuestras condiciones personales, sociales o culturales, incluidos quienes presentan una discapacidad.

La educación inclusiva (EI) trabaja en pro de la consecución de dos objetivos fundamentales: “la defensa de la equidad y la calidad educativa para todos los alumnos,

sin excepciones, la lucha contra la exclusión y la segregación en los procesos de enseñanza”. (Bracho, 2017)

1.6.2. Ejes a tomar en cuenta para la educación inclusiva

La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies)

se

sustenta para transitar hacia una nueva generación de políticas de educación superior.

Y

para lograrlo presentó, en 2012, el documento: Inclusión con responsabilidad social.

Una nueva generación de políticas de educación superior, en el que propone diez ejes que

permitirán impulsar y dar soporte a un nuevo modelo de desarrollo nacional, basado en

la inclusión con responsabilidad social: (UANL, 2011)

Un nuevo diseño institucional para la gestión y coordinación de la educación.

Un nuevo sentido de cobertura de la educación superior.

La vinculación, atributo fundamental de las funciones sustantivas.

Renovación de la evaluación para mejorar la calidad académica.

Fortalecimiento de la carrera académica.

Innovación: creación de polos regionales de investigación.

Plena movilidad en el sistema de educación superior.

Un nuevo enfoque de internacionalización.

Financiamiento con visión de Estado.

Reforzamiento de la seguridad en los CAMPI e instalaciones de las instituciones de educación superior.

1.6.3. Características de la educación inclusiva

Asequibilidad: Es cuando el gobierno debe garantizar la disponibilidad de escuelas a estos niños con o sin discapacidad. Accesibilidad: Es cuando las escuelas no deben tener obstáculos para acceder al sistema educativo obteniendo una infraestructura adecuada para estos niños especiales. Adaptabilidad: Aquí los maestros deben adaptar su diseño curricular de acuerdo a las necesidades de los alumnos. Todo profesor debe ser apoyado por el estado en el aspecto de capacitaciones y material educativo. (Ainscow, 2013)

1.6.4.

Ventajas e inconvenientes de la educación inclusiva

Ventajas

Mejora la afectividad del alumno con necesidades específicas de apoyo educativo, ya que el sentirse como un miembro más de la comunidad educativa hace que en dicho alumno aumente su autoestima.

Mejora la aceptación por los alumnos/as con necesidades educativas especiales ya que el alumno al ser un miembro más no existe diferencia alguna.

Mejora el rendimiento del alumno con necesidades específicas debido a su alta motivación.

Mejora el rendimiento de todo el alumnado en general cuando existe una buena adaptación curricular.

Dinamiza la renovación pedagógica tanto del centro como del profesorado.

Puede mejorar el rendimiento del alumnado sin necesidades específicas de apoyo educativo, con el paso de los días y la colaboración de toda la comunidad educativa.

Aceptación de los planteamientos ético-sociales del proyecto.

Dotación complementaria de recursos materiales y humanos.

Innovación y mejora en los planteamientos de la enseñanza.

Sensibilidad y colaboración de la comunidad tanto educativa como estudiantil.

Inconvenientes u obstáculos

Si existe un sistema educativo diferenciador, donde el centro no se adapta al alumno sino al contrario. Esto es un error ya que se debe anteponer el alumnado ante todo, para que así alcance las competencias básicas para su desarrollo personal. Para ello es necesario adaptar el centro al alumnado.

Deficiente planificación donde no se ha tenido en cuenta en el plan educativo del centro las características y peculiaridades del alumnado, por lo tanto no cuenta con los recursos necesarios para dar una adecuada respuesta educativa. Así que a la hora de elaborar el plan del centro, debemos tener en cuenta la inclusión de medidas para el alumnado con necesidades específicas.

Rigidez organizativa: existencia de una estructura cerrada, no abierta a ningún tipo de cambio o modificación.

La falta de formación e información por parte del profesorado, esto constituye un obstáculo fundamental para la integración y la inclusión. Por lo tanto, es importante reseñar el reciclaje del profesorado y su formación para la buena adaptación a las diferentes situaciones educativas.

Falta de organización relacionada con los elementos necesarios para el buen funcionamiento de un centro educativo, como por ejemplo, excesivo número de alumnos por aula, mala planificación del centro, rigidez educativa, entre otros.

Falta de recursos como pueden ser servicios de apoyo, recursos económicos, recursos didácticos, barreras arquitectónicas, etc.

Dificultades desde el punto de vista familiar, como la falta de comunicación entre familia y centro, falta de adaptación.

Dificultades desde el punto de vista didáctico, como por ejemplo la enseñanza de tipo memorístico, falta de trabajo de equipo entre el alumnado, evaluaciones cerradas, falta de trabajo en equipo por parte del profesorado, falta de formación

1.6.5. El desafío de una educación inclusiva

La sociedad neoliberal es muy lastimera y poco compasiva; se conmueve y recauda donativos ante las crisis humanitarias, pero no se pregunta por las causas de los desajustes ni se aboca a combatir a fondo la situación. Por otra parte, frente al individualismo que, en el Siglo XXI, es el “verdadero opio del pueblo” (Unesco, 2013), se debe cultivar la austeridad para que los derechos alcancen a todos.

Según un análisis presentado por Aincow: Si los centros educativos no logran egresar alumnos verdaderamente dispuestos a combatir todo tipo de exclusión y a trabajar por un mundo mejor para todos, donde desaparezca la miseria y toda forma de discriminación, también han fracaso como centros de inclusión, y sobre todo, si vocean un carácter humano. Han fracasado en lograr que los alumnos hagan suyos los valores. De ahí que los centros de educación tienen el deber de invitar a sus alumnos con mayor radicalidad a que hagan suyo el proyecto de solidaridad y compañerismo. (Ainscow, 2013)

1.7. Educación inclusiva en el Ecuador

Según Aguilar, en el Ecuador se registran alrededor de la de 1940, los primeros indicios de búsqueda de apoyo para integrar al ámbito escolar, como un derecho, a niños y niñas con necesidades educativas especiales a partir de las necesidades de los padres, quienes buscaban centros de apoyo para sus hijos e hijas. En 1945 el Ministerio de Educación según su Ley Orgánica, planteó atención para los niños con “capacidades diferentes” tanto biológicas como mentales, sin embargo, no existió una decisión política clara desde el Estado en las siguientes décadas para establecer los recursos necesarios que brindar apoyo oportuno a las necesidades de este grupo de alumnos. Estos fueron los principios de un interés, aunque pequeño, por parte de la institución estatal por prestar atención a una educación inclusiva. (Ecuador, Ministerio de Educación, 2014)

En un mundo que ha demostrado ser muy diverso, la educación inclusiva se presenta como una forma de enfrentar esta realidad. La educación en Ecuador estuvo por mucho tiempo relegada. Actualmente el país pasa por una fase de transformaciones sociales, políticas y económicas. La educación es parte de este cambio y esto se manifiesta en su nuevo marco legal. A través del análisis de la normativa, entrevistas y datos sociológicos obtenidos de fuentes secundarias se constató la presencia de los principios de las buenas prácticas de la educación inclusiva en las políticas y la cultura educativa del país, pero también se evidenciaron las resistencias del sistema educativo actual al mantener posturas integradoras para dar respuesta a las necesidades educativas especiales. (Gallegos, 2017)

El Plan Nacional del Buen Vivir reconoce a la diversidad como un valor de la sociedad, y el derecho de los grupos de atención prioritaria al acceso, permanencia y participación en la educación. Se requiere brindar protección especial a niñas, niños, adolescentes y jóvenes, en especial para los que se encuentran en condiciones de discapacidad, enfermedad crónica o degenerativa, abandono y mendicidad, en convivencia con madres y padres privados de la libertad, y adolescentes en conflicto con la ley o en rehabilitación por adicciones. Sin embargo, se requiere para ello de docentes preparados para atender las necesidades de estas poblaciones y sus familias, de esta manera se eliminen toda forma de discriminación en todos los niveles y modalidades educativas. (García, 2015)

Actualmente, en el proceso de educación inclusiva se hace necesaria la figura del docente

de apoyo que recae en el docente de educación especial cuando se trata de estudiantes con

discapacidad, el rol de este profesional en un sistema educativo inclusivo ejerce las

funciones de apoyo, asesoramiento y acompañamiento del proceso educativo de

estudiantes que lo requieran, razón por la cual se requieren de competencias específicas.

Estadísticamente se presentan las siguientes cifras a tomar en cuenta, a fin de sustentar la

necesidad de que las instituciones educativas participen en la preparación para recibir a

niños con capacidades de aprendizaje diferentes:

Tabla 1 Estadística de educación especial en el Ecuador

Número

de

alumnos

Número

de

alumnos

Porcentaje

matriculados

en

el

matriculados

con

educativo

necesidades

educativas

sistema nacional (S.E.N.)

 

especiales

4.14 millones

 

24.499

Menos del 1%

Fuente: (Ecuador, Ministerio de Educación, 2014)

En esta tabla se puede observar que existe en porcentaje menos del 1% del total de

alumnos matriculados en el sistema educativo nacional, pero en cifra real, representa un

número considerable.

Tabla 2 Estadística de educación especial en el Ecuador

Instituciones

educativas

Instituciones educativas que acogen a niños con capacidades especiales

Porcentaje instituciones regulares

de

regulares

25.461

4.690

18%

Fuente: (Ecuador, Ministerio de Educación, 2014)

De la tabla 2 se puede obtener la cifra respectiva que apenas el 18% de instituciones

regulares acogen a niños con capacidades educativas especiales (N.E.E.).

A lo que se deduce que apenas 10.755 niños con N.E.E. acceden a educación y cuentan

con educación inclusiva. Y el CONADIS registra 58.165 niños con necesidad de acceder

a una educación inclusiva. (Salas, 2013)

1.8.

Conclusiones

Se requiere diseñar planes de estudio integrados y articulados asesorados por profesionales en pedagogía, quienes comprendan la importancia de la potenciación de la diversidad y del aprendizaje intercultural.

La diversidad implica descartar que existen estudiantes “irrecuperables”, todos y todas pueden aprender, por lo tanto, se debe evitar el etiquetar y partir la acción educativa en lo que puede hacer, y no en lo que no puede hacer.

El aprendizaje es básicamente un resultado de la interacción social. Depende, en gran medida, de las relaciones interpersonales y del clima afectivo. Por eso, es muy importante el planteamiento y seguimiento de aspectos no sólo académicos, sino también personales, relacionales y afectivos.

La docencia tiene una fuerte responsabilidad en la atención a la diversidad desde dos ámbito: la formación inicial de docentes, y ser en la realidad una institución inclusiva. Las instituciones en este sentido pueden incluir la línea de investigación en educación inclusiva y realizar un reflexión al interior para determinar cuan inclusivos somos desde la cultura, las políticas y prácticas inclusivas.

1.9. Contribución

Una de las principales contribuciones que se puede obtener del análisis y puesta en práctica de la información obtenida es el compromiso y la cooperación de toda la comunidad educativa dado que son fundamentales para mejorar la inclusividad en los centros educativos. Empezando por la dirección y el profesorado, responsables del funcionamiento del modelo inclusivo, y llegando hasta las familias y otros agentes sociales que van a participar activamente en el mismo. Gracias a la cooperación de todo el equipo, los centros lograrían el máximo nivel de desarrollo para cada estudiante en función de sus capacidades.

Se motiva también a que los centros educativos, especialmente los que cuentan con un porcentaje elevado de alumnado desfavorecido, aumenten el tiempo de aprendizaje en

horario extraescolar o incluso en periodo vacacional. Las actividades adicionales pueden realizarse en distintos espacios dentro o fuera del centro. El objetivo es incrementar las oportunidades de aprendizaje y elevar el rendimiento de todo el alumnado, pero también lograr la progresiva involucración de otros agentes de la comunidad en la vida del centro.

Y la contribución más importante, es quizá, el aprender y comprender de los docentes quienes en realidad están dispuestos a poner en práctica un modelo educativo que no complique sus labores, ni haga diferencia en el trato dado a sus estudiantes.

1.10. Bibliografía Ainscow, M. (2013). Desarrollo de sistemas educativos inclusivos. Recuperado el 2 de mayo de 2018, de http://www.hezkuntza. ejgv.euskadi.net/r43- 2459/es/contenidos/informacion/dia6/ es_2027/adjuntos/escuela_inclusiva/Respuesta_ necesidades_c.pdf Bracho, E. (marzo de 2017). Ciencia Uanl. Recuperado el 2 de mayo de 2018, de http://www.comie. org.mx/congreso/memoriaelectronica/v10/pdf/area_

tematica_10/ponencias/1852-F.pdf

Ecuador, Ministerio de Educación. (2014). Cambios educativos en el Ecuador. El Telégrafo, 3. Recuperado el 2 de mayo de 2018 Gallegos, M. (2017). La educación inclusiva. Quito. Recuperado el 2 de mayo de 2018 García, J. (27 de abril de 2015). La educación inclusiva en el marco legal del Ecuador. Recuperado el 2 de mayo de 2018, de http://eprints.ucm.es/29383/ Hernández, A. (2014). Necesidades educativas especiales. España: Salama. Recuperado el 3 de mayo de 2018 Revista educación virtual. (30 de enero de 2017). Los mayores obstáculos para la educación inclusiva. Recuperado el 3 de mayo de 2018, de

https://revistaeducacionvirtual.com/archives/2853

Salas, M. B. (2013). Comprensión orientada a la educación inclusiva. noviembre. Recuperado el 2 de mayo de 2018 UANL. (2011). Visión en la educación inclusiva 2020. Recuperado el 2 de mayo de 2018, de http://www.uanl.mx/sites/default/files/documentos/ universidad/folleto-

vision2020uanl.pdf

Unesco. (2013). Acceso y calidad de la educación muncial. Veracruz: Educativa.