Sie sind auf Seite 1von 1

UN REGALO MUY ESPECIAL

Merling vivía en una isla de Hawai. Cuando ya casi finalizaba el año escolar, escuchó a
su maestra explicar por qué las personas se entregan obsequios de navidad.
-El regalo es una expresión de nuestro amor y la alegría que nos da el nacimiento de
Jesús, quien es el mejor regalo que la humanidad ha recibido – dijo ella.
Merling oyó esas palabras con pena, pues sus padres eran humildes y no podían
comprar regalos para esa fecha.
Días después, al llegar la Navidad, sorprendentemente el niño le entregó un regalo a su
maestra: una concha de mar de una belleza increíble, que rara ocasión se ve entre lo que
el océano deja en la orilla.
--¿Dónde enccontraste esta concha tan
extraordinaria y única? – preguntó la maestra.
El niño le dijo que conocía un lugar donde
podían encontrarse ejemplares de tanta
belleza. En una bahía, a más de veinte
kilómetros, muy escondida y desolada, donde
esas conchas llegan a la orilla sólo de vez en
cuando.
--Es… realmente hermosa. La voy a atesorar
por el resto de mi vida – dijo la maestra --, pero
no debiste ir tan lejos para darme un regalo.
-- Maestra, por aquí solo encontré cosas viejas
y oxidadas, botellas y latas de conserva—
respondió.
Y recordando la lección que ella había
impartido acerca de dar obsequios, los ojos le
brillaron y añadió con una sonrisa en los labios:
--Es larga caminata es parte de mi regalo.

Ernest Llayd.