Sie sind auf Seite 1von 12

CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA LIMA - Sistema de

Notificaciones Electronicas SINOE


SEDE LA MAR,
Secretario De Sala:GUEVARA VASQUEZ KATERINE /Servicio Digital -
Poder Judicial del Perú
Fecha: 31/07/2018 12:01:43,Razón: RESOLUCIÓN JUDICIAL,D.Judicial:
LIMA / COMERCIALES,FIRMA DIGITAL

Poder Judicial
Corte Superior de Justicia de Lima
Segunda Sala Civil con Subespecialidad Comercial

La valoración de los medios probatorios integran la dimensión jurisdiccional de la competencia


decisoria del Tribunal Arbitral, solo a éste le corresponde atribuir o extraer un determinado
elemento de convicción de un medio probatorio y todo cuestionamiento de dicha actividad y
resultado, importará en realidad uno del fondo de lo resuelto, por vía de un alegado error in
cogitando por falta de sindéresis en el laudo.
En ese sentido, el argumento materia de análisis debe ser rechazado porque importa un
cuestionamiento al ejercicio valorativo del tribunal respecto de los medios probatorios
relacionados con la Primera Pretensión Principal del Consorcio en el proceso arbitral.

Expediente Nº 297-2017-0

Demandante : CONSORCIO MIRAFLORES


Demandado : PROGRAMA NACIONAL DE ALIMENTACIÓN
ESCOLAR QALI WARMA y COMITE DE COMPRAS
CAJAMARCA N° 09
Materia : ANULACIÓN DE LAUDO ARBITRAL

RESOLUCIÓN NÚMERO ONCE


Miraflores, siete de marzo de dos mil dieciocho
VISTOS:
1.- OBJETO DEL RECURSO
Es materia de pronunciamiento la demanda de Anulación de Laudo Arbitral
interpuesta por el Consorcio Miraflores contra el laudo arbitral de fecha 18
de noviembre de 2016, respecto de los extremos resolutivos primero, segundo
y sexto del laudo, así como contra la resolución arbitral N° 16, de fecha 4 de
mayo de 2017 que resuelve la solicitud de aclaración, interpretación e
integración del referido laudo, expedidos por el Tribunal Arbitral conformado
por Juan Miguel Rojas Ascón (Presidente), Roger Pavletich Vidal Ramos y
Carlos Alberto Moreno Grandez, (en calidad de árbitros), en el proceso
arbitral seguido por el Consorcio Miraflores contra el Comité De Compras
Cajamarca N° 09 y el Programa Nacional De Alimentación Escolar Qali
Warma, invocando como causal de anulación la contenida en el literal b) del
numeral 1) del artículo 63° del Decreto Legislativo Nº 1071, a fin que se
anule el mencionado laudo.
Interviene como magistrado ponente el Sr. Rossell Mercado.
2.- FUNDAMENTOS DE LA DEMANDA

-1-
Causal de anulación de laudo arbitral invocada:
CAUSAL B
La Entidad invoca como causales de anulación, la prevista en el artículo 63,
numeral 1, literal b) del Decreto Legislativo N.° 1071, según la cual el laudo
sólo podrá ser anulado cuando la parte que solicita la anulación alegue y
pruebe “que una de las partes no ha sido debidamente notificada del
nombramiento de un árbitro o de las actuaciones arbitrales, o no ha podido
por cualquier otra razón, hacer valer sus derechos”. (Énfasis agregado)
El consorcio recurrente fundamenta su pretensión impugnatoria,
sosteniendo los siguientes argumentos:
i) Que el Tribunal Arbitral al desestimar la primera pretensión autónoma del
Consorcio, ha incurrido en “motivación insuficiente” y “motivación aparente”,
ya que ha sostenido que la demora en la firma de las adendas le es
imputable al consorcio, considerando que si bien la entidad invitó
tardíamente al Consorcio a firmar las adendas, esto se ha debido a la no
aceptación oportuna del mismo sobre el contenido de las adendas, afirma
que para llegar a esta conclusión, el Tribunal sostiene que las Cartas N° 11,
12 y 14-2014-COMITE DE COMPRA CAJAMARCA 09 demostrarían que la
entidad invitó tardíamente al Consorcio a firmar las adendas, pero, agrega el
demandante, que del tenor de las cartas se desprende que la firma tardía de
las adendas se ha debido a la demandada alcanzaba adendas con
modificación y reajuste del precio ya pactado, prohibida por la Dirección
Ejecutiva N° 992-2014-MIDIS/PNAEQW, hecho que evidencia que la entidad
es la responsable de la demora en las firmas de las adendas.
ii) Que la aparente argumentación se evidencia cuando analiza el Acta de
Supervisión, donde no se analiza que el contrato es de prestaciones
recíprocas, sino se le atribuye una presunta condición incumplidora, por no
haber abastecido oportunamente, pero sin analizar que la entidad
demandada no pagaba la retribución correspondiente.
iii) Afirma que el Tribunal también incurrió en vulneración al deber de
motivación, toda vez que para amparar la segunda pretensión reconvencional
de la entidad, se remite a lo señalado respecto del primer punto controvertido
(primera pretensión autónoma del Consorcio), esta remisión sin hacer
distingos “deviene en una falta de motivación interna del razonamiento”.
iv) Agrega que el Tribunal Arbitral contradictoriamente ha considerado que
el Comité de Compra no cuenta con facultades legales para dejar sin efecto la
resolución del contrato (efectuada a través de la Carta N° 17-2017-COMITÉ DE
COMPRA CAJAMARCA 09), cuando a su vez argumenta que para que el Comité
de Compra deje sin efecto una resolución de contrato, requería de un informe
técnico de Qali Warma. Así se ha declarado nula la Carta N° 17-2014-COMITÉ

-2-
DE COMPRA CAJAMARCA 09, sin pronunciarse sobre los argumentos de la
entidad que venía sosteniendo que la carta era inválida e ineficaz,
conteniendo un imposible jurídico; sin embargo, no explica bajo qué
premisas fácticas y jurídicas se ampara la pretensión reconvencional,
efectuando así una decisión incongruente.
v) Que, el Consorcio demandante, en relación a lo resuelto por el Tribunal
Arbitral respecto de la Segunda Pretensión Autónoma del Consorcio, sostiene
que se ha incurrido en motivación aparente únicamente en cuanto a la
aplicación de penalidades del mes de setiembre de 2014, toda vez que se
basa en una inspección realizada en el mes de octubre y de productos que
debían ser abastecidos en dicho mes, sin alegarse nada en relación al mes de
setiembre, es más, dicha omisión fue comunicada en la solicitud de
aclaración, interpretación e integración que presentó, sin embargo, el
Tribunal Arbitral sólo atinó a señalar que la aplicación de penalidades se
debió al incumplimiento del contratista, donde únicamente fue necesario
dejar constancia de ello, conforme se hizo en las Actas de Supervisión y de
los informes pertinentes, lo que vulnera su derecho a que en sede arbitral se
analice un debido procedimiento sancionador.
3.- CONTESTACIÓN DE DEMANDA
El emplazado PROGRAMA NACIONAL DE ALIMENTACIÓN ESCOLAR – QALI
WARMA, representado por el Procurador Público del Ministerio de Desarrollo
e Inclusión Social – MIDIS, a través de su escrito de fecha 21 de setiembre de
2017 (página 329 a 338), absuelve el traslado del recurso de anulación,
sosteniendo que el laudo objeto de anulación ha sido debidamente motivado,
puesto que ha realizado una interpretación normativa ceñida a la legalidad.
Del mismo modo refiere que el Tribunal Arbitral sí valoró los medios
probatorios señalados por la recurrente y además no se le afectó su derecho
a la debida motivación, ya que presentó los documentos que creyó ser
relevantes para sustentar sus argumentos, los cuales fueron analizados en
forma conjunta, efectuando la motivación correspondiente.
4.- TRÁMITE DEL PROCESO
Mediante Resolución N° 2, de folios 308 a 309, se admitió a trámite la
demanda por la causal que se invoca; se tuvo por ofrecidos y admitidos los
medios probatorios presentados. Luego, mediante resolución N° 5 de folios
342 a 345 se tuvo por contestado el recurso de anulación de laudo arbitral y
se reprogramó la vista de la causa.
CONSIDERANDO:
FUNDAMENTOS DE ESTA SALA SUPERIOR
PRIMERO.- Cabe resaltar que nuestro ordenamiento jurídico a través del
Decreto Legislativo N° 1071 “Ley de Arbitraje”, delimita expresamente la

-3-
intervención de la justicia ordinaria estatal (Poder Judicial), sólo a través de
los recursos de anulación de laudo arbitral, este recurso tiene un carácter
excepcional y sumarísimo, el cual se desprende de la Ley de Arbitraje en
mención, razón por la cual el numeral 1) de su artículo 62° prescribe que
“Contra el laudo sólo podrá interponerse recurso de anulación. Este
recurso constituye la única vía de impugnación del laudo y tiene por objeto
la revisión de su validez por las causales taxativamente establecidas
en el artículo 63”. Estas causales que justificaría someter la decisión de los
árbitros a un juicio de validez por parte del órgano jurisdiccional competente
y por consiguiente, permitirían la anulación de la actuación arbitral, están
referidas a la tutela del derecho al debido proceso arbitral, a la tutela del
orden público y a la reserva judicial de los asuntos extraídos de la libre
disposición de los particulares o no pronunciamiento sobre materias no
arbitrables.
SEGUNDO.- Asimismo el numeral 2) del artículo 62 de la referida ley establece
imperativamente que “El recurso se resuelve declarando la validez o la
nulidad del laudo. Está prohibido bajo responsabilidad, pronunciarse
sobre el fondo de la controversia o sobre el contenido de la decisión o
calificar los criterios, motivaciones o interpretaciones expuestas por el
tribunal arbitral”. Al respecto, cabe resaltar que el recurso de anulación
constituye una pretensión impugnativa que activa el sistema de revisión
judicial del arbitraje, donde la ley especial establece los límites de la labor del
órgano jurisdiccional competente, el cual ve restringida su función a las
causales taxativamente contempladas en la norma e invocadas por la parte
recurrente, encontrándose impedido de someter a evaluación el criterio
adoptado por los árbitros al decidir el fondo de la controversia, tal como
lo precisa la norma acotada, puesto que si se permitiera que en sede judicial
analizar el fondo de la controversia, se contravendría la voluntad de las
partes expresada en el convenio arbitral, donde expresamente renunciaron a
la jurisdicción estatal y se sometieron a la competencia de los árbitros para
la solución de sus conflictos.
TERCERO.- En armonía con lo normado por el Decreto Legislativo citado,
debemos expresar que el recurso de anulación realiza un control formal de
todo el arbitraje, abarcando dicho control al sometimiento de las partes a un
convenio arbitral, pasando por la designación de los árbitros, así como la
regularidad del procedimiento, y si todo ello no tiene especiales vicios que
invaliden el laudo arbitral no puede ser declarado nulo. De esta forma, la
doctrina señala que:
“[…] no existe posibilidad alguna de cuestionar el derecho sustantivo ordinario o constitucional
aplicado por el árbitro en su laudo, pues el control que realiza el juez sobre este último sólo puede
afectar a la forma del juicio emitido pero no a su contenido. Más allá de este control extraordinario se
desnaturalizaría la esencia misma del arbitraje como elemento de composición privada y se abriría la
posibilidad a una ilimitada recurribilidad del laudo a favor de quienes no viesen acogidos en ellos sus

-4-
pretensiones acudiendo al fácil motivo de denunciar infracción del orden público.” 1
En tal sentido, mediante el recurso de anulación no resulta legalmente
posible cuestionar la decisión respecto del fondo de lo que fue objeto de
controversia en el arbitraje.
ANÁLISIS DEL CASO CONCRETO – CAUSAL B
CUARTO.- Como argumento sustentado en el literal b) del artículo 63.1 de la
Ley de Arbitraje, el Consorcio Miraflores ha señalado el laudo carece de una
debida motivación con lo cual se ha vulnerado su derecho constitucional al
debido proceso, por lo que considera que el laudo en cuestión merece ser
declarado nulo.
Al respecto debe anotarse que en muchas ocasiones los cuestionamientos al
laudo arbitral se presentan bajos subterfugios concernientes a una indebida
motivación, cuando lo que en realidad se cuestiona es el fondo de lo decidido
por el árbitro. Así, bajo el argumento de una presunta indebida motivación se
plantea, en realidad, la posibilidad de revisión, por el órgano jurisdiccional,
del laudo arbitral. Al respecto, la doctrina ha señalado lo siguiente:
“Consideramos que el deber de motivar implica incluir una motivación y no darle una calidad
determinada a la misma, salvo, claro está, un acuerdo distinto entre las partes, sea de manera
directa o a través del sometimiento a un Reglamento Arbitral que así lo exija. El artículo 62° de la
Ley Arbitral claramente indica que los jueces no pueden revisar la calidad de la motivación ni
calificar la misma por la vía de anulación. Pero como está redactada la norma no cierra el camino
a que el Juez defina la existencia de una motivación, sin entrar a calificar las bondades o defectos
de la misma. Dicho de otra manera, el juez puede ver de fuera si la motivación existe, pero no
puede ver la motivación desde dentro y calificar si es adecuada. De esa manera se da pleno
sentido a una norma como el artículo 56° que obliga a motivar y a otra norma como el artículo
62° que prohíbe al juez revisar la motivación. Como dijimos el artículo 62° preserva que las
anulaciones no se conviertan en apelaciones. La interpretación que sostenemos cuida que eso
sea así.”2
QUINTO.- Por consiguiente, cuando del recurso de anulación se advierta un
cuestionamiento al razonamiento intrínseco del Tribunal Arbitral respecto del
fondo de la controversia analizada, dicho recurso (demanda) será declarado
infundado, pues no existe espacio en este proceso judicial de anulación de
laudo para pronunciarse sobre el fondo de la controversia o sobre el
contenido de la decisión, así como para revisar los criterios o motivaciones
del árbitro expuestos en el laudo arbitral, conforme a lo prescrito por el
artículo 62, inciso 2, del Decreto Legislativo N° 1071.
Por cuya razón, corresponde revisar los fundamentos de la demanda
interpuesta por el Consorcio y si éstos realmente evidencian una vulneración
al derecho de motivación o, en realidad, pretenden un pronunciamiento
sobre el fondo de lo decidido en el arbitraje.
SEXTO.- Que los extremos resolutivos cuestionados por el Consorcio

1
MERINO MERCHÁN, José F. CHILLÓN MEDINA, José M. Tratado de Derecho Arbitral. Tomo II; Tercera
Edición 2006; Thomson Civitas; p. 691
2
SOTO COAGUILA, Carlos y BULLARD GONZALES, Alfredo. Comentarios a la Ley Peruana de Arbitraje,
Tomo II, p. 629 y 630.

-5-
Miraflores en el presente recurso de anulación de laudo arbitral, son los
siguientes:
PRIMERO: DECLARAR INFUDADA, la primera pretensión principal del contratista, por lo que, no
corresponde declarar la resolución por causal sobreviniente no imputable al proveedor de los
contratos N° 01-2014-CC-CAJAMARCA9/PRO, N° 02-2014-CCCAJAMARCA9/PRO, N° 03-2014-CC-
CAJAMARCA9/PRO, N° 04-2014-CC- CAJAMARCA9/PRO, N° 05-2014-CC-CAJAMARCA9/PRO, N° 06-
2014-CCCAJAMARCA9/PRO y N° 07-2014-CC-CAJAMARCA9/PRO. Asimismo, no corresponde que se
disponga la devolución del fondo de garantía de cada uno de los contratos, ascendente al 10% del
monto de cada contrato y que corresponden a la suma total de S/. 190 089,57 (Ciento noventa mil
ochenta y nueve con 57/100 Soles).
SEGUNDO: DECLARAR INFUNDADA, la segunda pretensión principal del contratista, por lo que, no
corresponde declarar la inaplicación de penalidades impuesta por el Comité de Compra Cajamarca 09
al Consorcio Miraflores en cada uno de los contratos. Asimismo, tampoco corresponde que se
disponga la devolución del monto retenido por aplicación de penalidades, ascendente a la suma total
de S/. 218 261,48 (Doscientos dieciocho mil doscientos sesenta y uno con 48/100 Soles).
SEXTO: DECLARAR FUNDADA, la segunda pretensión principal planteada en la reconvención, por lo
que, corresponde declarar la invalidez e ineficacia de la Carta N° 17-2014-COMITÉ DE COMPRA
CAJAMARCA 09, que deja sin efecto la resolución de los contratos N° 02-2014-CC-CAJAMARCA9/PRO,
Contrato N° 03-2014-PRO, N° 04-2014-CC-CAJAMARCA9/PRO, N° 05-2014-PRO, N° 06-2014-CC-
CAJAMARCA9/PRO y N° 07-2014-CCCAJAMARCA9/PRO, debido a la vulneración del Manuel de
Compras del Programa Qali Warma.
PRIMERA PRETENSIÓN PRINCIPAL DEL CONSORCIO (PRIMER PUNTO RESOLUTIVO DEL
LAUDO).-
SÉTIMO.- Que absolviendo el agravio aludido como ítems i) y ii) del presente
recurso, este colegiado advierte que se cuestiona el razonamiento intrínseco
del Tribunal Arbitral respecto del fondo de la controversia, concretamente
cuestiona la interpretación que se ha efectuado dicho tribunal sobre las
Cartas N° 11, 12 y 14-2014-COMITE DE COMPRA CAJAMARCA 09; y, como
se ha expresado en diferentes resoluciones emitidas por este órgano
jurisdiccional, no le corresponde examinar o dilucidar si las razones
expuestas son acertadas o erradas, pues ello supondría un nuevo
juzgamiento, y en este caso una revisión al ejercicio valorativo que ha
realizado el tribunal sobre los medios probatorios mencionados, para luego
sustituirlos por el criterio interpretativo de este órgano de control,
convirtiéndonos de ese modo en un órgano de instancia, actividad prohibida
expresamente como se ha dejado perfectamente establecido ut supra.
Corresponde enfatizar que la valoración de los medios probatorios integran la
dimensión jurisdiccional de la competencia decisoria del Tribunal Arbitral,
solo a éste le corresponde atribuir o extraer un determinado elemento de
convicción de un medio probatorio y todo cuestionamiento de dicha actividad
y resultado, importará en realidad uno del fondo de lo resuelto, por vía de un
alegado error in cogitando por falta de sindéresis en el laudo.
En relación a las pruebas en el arbitraje y la exclusividad del Tribunal
Arbitral en cuanto a su pertinencia, admisión, actuación y valoración, el
artículo 197 de la Ley de Arbitraje regula lo siguiente:
Artículo 43.- Pruebas.
1. El tribunal arbitral tiene la facultad para determinar de manera exclusiva la admisión,
pertinencia, actuación y valor de las pruebas y para ordenar en cualquier momento la

-6-
presentación o la actuación de las pruebas que estime necesarios.
2. El tribunal arbitral está facultado asimismo para prescindir motivadamente de las pruebas
ofrecidas y no actuadas según las circunstancias del caso.
En ese sentido, los argumentos materia de análisis deben ser rechazados
porque importan un cuestionamiento al ejercicio valorativo del tribunal
respecto de los medios probatorios relacionados con la Primera Pretensión
Principal del Consorcio en el proceso arbitral.
Adicionalmente, el Consorcio accionante pretende que este órgano
jurisdiccional –que en este tipo de proceso solo ejerce un control formal
sobre el proceso arbitral y no sobre el fondo de lo decidido– emita un
pronunciamiento sobre la naturaleza de los contratos celebrados con el
Comité de Compras Cajamarca 09, es decir si se trata o no de contratos con
prestaciones reciprocas, y a partir de dicha conclusión, examinar si el
incumplimiento del ahora accionante estaría justificado por el
incumplimiento que le atribuye al Comité de Compras o Qali Warma en
pagar la retribución correspondiente. Como se aprecia este es un
fundamento o agravio propio de un recurso de apelación, es un invocado
error in iudicando que no corresponde ser revisado en el trámite de un
recurso de anulación de laudo arbitral. Razones por las que se deben
desestimar los presentes argumentos.
SEGUNDA PRETENSIÓN PRINCIPAL DE LA RECONVENCIÓN (SEXTO PUNTO RESOLUTIVO
DEL LAUDO).-

OCTAVO.- En cuanto a la alegación referida a que el Tribunal Arbitral habría


considerado contradictoriamente que el Comité de Compra no cuenta con
facultades legales para dejar sin efecto la resolución del contrato (efectuada a
través de la Carta N° 17-2017-COMITÉ DE COMPRA CAJAMARCA 09), cuando a su
vez argumenta que para que el Comité de Compra deje sin efecto una
resolución de contrato, requería de un informe técnico del Qali Warma, es
menester transcribir los fundamentos del Laudo relativos a este extremo
resolutivo:
5.6.3.2. En relación a la presente pretensión, el Tribunal Arbitral ha expresado su posición en el
desarrollo del primer punto controvertido, por lo que, se remite a dicho desarrollo a fin de declarar
fundada la pretensión en base a lo expresado precedentemente.
Así mediante el fundamento transcrito, el Tribunal Arbitral se remite a los
fundamentos expuestos en el laudo para declara infundada la Primera
Pretensión Principal del Consorcio. En éstos, el colegiado arbitral esgrime las
razones que a su juicio justifican la resolución contractual efectuada por la
Entidad:
(...)
5.1.3.15. Por otro lado, se tiene que mediante Acta de Supervisión de fecha 06 de octubre de 2014, el
supervisor del Programa Nacional de Alimentación Escolar, dejo constancia de que no pudo realizar
verificación alguna porque le impidieron el ingreso al almacén del Consorcio Miraflores. La visita tenía
por objetivo realizar la verificación de productos existentes para el abastecimiento del mes de
octubre.
5.1.3.16. Es de precisar que esta documental no ha sido cuestionada ni tachada por el demandante

-7-
por lo que posee pleno valor probatorio.
5.1.3.17. Sobre el particular, se tiene que el literal m) del numeral 84 del Manual de Compras, señala
lo siguiente:
“84. Son causales de resolución contractual:
(…)
m. EL PROVEEDOR no permite el ingreso al supervisor u otro personal acreditado por el programa
a las instalaciones del establecimiento.”.
5.1.3.18. En atención a ello, se tiene el demandante incurrió en una acción considerada en el Manual
de Compras y en los contratos celebrados como causal de resolución de contrato.
5.1.3.19. Asimismo, se tiene que las cláusulas décimas sextas de cada uno de los mismos,
específicamente en los supuestos señalados en el punto 16.1 y 16.2, señalan lo siguiente:
16.1. Que el proveedor, incumpla injustificadamente las obligaciones contractuales, legales o
reglamentarias a su cargo.
16.2. Que el proveedor, no se permita el ingreso al supervisor u otro personal acreditado por el
programa a las instalaciones del establecimiento.
5.1.3.20. De lo expuesto, se advierte que el contratista ha incurrido en las causales establecidas en la
cláusula décima sexta de los contratos suscritos y en el numeral 84° del Manual de Compras.
5.1.3.21. Dichos incumplimientos legalmente habilitaban a que la Entidad pueda resolver el contrato
conforme se ha procedido en el presente caso.
5.1.3.22. En consecuencia, la resolución del contrato es válida amparada en hecho y derecho.
En relación al informe técnico previo de Qali Warma, para resolver el
contrato y/o dejar sin efecto la resolución contractual efectuada, se
transcriben las glosas realizadas por el tribunal de la contestación de
demanda de la Entidad sobre este punto:
5.1.2.19. De esta manera, debido a que el proveedor incurrió en causales de resolución de contrato
establecidas en los puntos 16.1 y 16.2 de la Cláusula Décimo Sexta, el Programa Qali Warma mediante
Carta N° 050-2014-MIDIS/PNAEQW-UTC-JMR2 (Anexo 5) recomienda al Comité de Compra Cajamarca
09 resolver LOS CONTRATOS, incluyendo el Informe N° 001-2014-PNAE-QW/JATY-SPA (ANEXO 6);
luego del cual, éste último mediante Carta N° O 13-2014-COMITÉ DE COMPRA CAJAMARCA 09
comunicó al Consorcio Miraflores la resolución de pleno de derecho de LOS CONTRATOS.
Luego respecto de la Carta N° 17-2014-COMITE DE COMPRA CAJAMARCA
09 del Comité de Compra Cajamarca 09 mediante la cual se deja sin efecto la
resolución contractual efectuada previamente por dicho Comité, se sostiene
lo siguiente:
5.1.3.23. No obstante, lo expuesto precedentemente, se tiene que el Comité de Compra Cajamarca
09, mediante Carta N° 17-2014-COMITE DE COMPRA CAJAMARCA 09, dejo sin efecto la resolución de
los contratos suscritos con el demandante.
5.1.3.24. Sobre el particular, debe tenerse presente que el numeral 26 del Manual de Compras,
señala:
“26. A través de sus distintos órganos, Qalí Warma brinda asistencia técnica permanente al Comité
de Compra y supervisa el cumplimiento estricto de la normativa aprobada por el Programa”.
5.1.3.25. Asimismo, se tiene que el numeral 86° del Manual de Compra establece que para proceder
con la resolución de un contrato, la Unidad Territorial debe haber emitido previamente el informe
técnico que sustente los fundamentos de dicha decisión.
5.1.3.26. Esta última disposición se enmarca en el hecho de que Qali Warma brinda la asistencia
técnica y legal al Comité de Compra a efecto de realizar determinados actos.
5.1.3.27. Por otro lado, se tiene que de conformidad con el numeral 15 del Manual de compras, el
Comité de Compra tiene como funciones las siguientes:
Funciones del Comité de Compra:
a. Convocar al proceso de compra de raciones y productos.
b. Conducir el proceso de compra, conforme a los lineamientos aprobados por Qali Warma.
c. Seleccionar a los proveedores de raciones y productos de conformidad con las respectivas bases
aprobadas por Qali Warma.
d. Suscribir contratos con los proveedores seleccionados, de conformidad con lo establecido en las
bases y el presente manual de Compras, así como, de ser el caso, suscribir las adendas respectivas.
e. Resolver contratos con los proveedores por las causales establecidas en el presente Manual.
(...)

-8-
5.1.3.28. Se aprecia que las funciones establecidas en el Manual de Compra, que el Comité de Compra
no posee facultad establecida expresamente para dejar sin efecto las resoluciones de contrato
realizadas.
[Subrayado agregado por esta Sala]
5.1.3.29. Debemos tener presente que los Comités de Compra se constituyen para la compra de
raciones y productos destinados a la prestación del servicio alimentario, por lo que, la asistencia para
su proceder corresponde a Qali Warma.
5.1.3.30. En atención a lo expuesto, es criterio de este Tribunal que para efectos de dejar sin efecto
una resolución de Contrato, se requeriría de un informe técnico de Qali Warma, en concordancia de
que para resolver el contrato se requiere del informe en mención. A ello, debemos agregar que la
decisión de dejar sin efecto debe ser amparada en la asistencia técnica que brinda Qali Warma a los
Comités de Compra en el marco de lo dispuesto por el Manual de Compras.
5.1.3.31. Se advierte que la decisión de dejar sin efecto la resolución de contrato no ha sido amparada
en la asistencia técnica de Qali Warma no se encuentra el informe en tal sentido emitido por la
Unidad Territorial de Qali Warma.
5.1.3.32. En consecuencia, a criterio de este Tribunal la decisión del comité de Compra sin sustento de
parte de la Unidad Territorial no es válidad no siendo conducente con lo establecido en el Manual de
Compras.
5.1.3.33. Por lo que, corresponde amparar la pretensión incoada.
NOVENO.- De las citas efectuadas en el considerando anterior, se aprecia que
el Tribunal Arbitral ha expresado las razones por las cuales los 07 contratos
de prestación de servicios alimentarios celebrados entre el Consorcio y el
Comité de Compras Cajamarca 09 fueron justificadamente resueltos, porque
a su juicio incurrió en las causales de resolución contractual pactadas en los
contratos mencionados y también estipuladas en el Manual de Compras del
Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma. Más adelante
expresa que el Comité de Compras de Cajamarca 09, de acuerdo al Manual
de Compras, no estaba facultado expresamente para dejar sin efecto las
resoluciones contractuales realizadas. Adicionalmente señala que para dejar
sin efecto una resolución contractual previamente efectuada, requería un
informe técnico de Qali Warma y que la decisión del Comité de Compra en el
sentido señalado no era válida, puesto que carecía del informe de marras.
DÉCIMO.- De lo expuesto se aprecia que el Tribunal Arbitral ha expuesto las
razones que a su juicio hacen estimable la Segunda Pretensión Principal de
la Reconvención (Sexto Punto Resolutivo del Laudo), argumentos que a juicio
de este Colegiado son coherentes en sí mismos, con explicitación de los
fundamentos fácticos y jurídicos que sustentan el fallo estimatorio, sin que
ello signifique la aprobación o desaprobación de las consideraciones
expuestos por dicho tribunal o revisar la justicia del caso, puesto que a este
órgano jurisdiccional le está vedado ingresar a analizar el fondo de lo
resuelto, es decir analizar los errores in iudicando en que se hubiera podido
incurrir en la laudo objeto de anulación; el control de la debida motivación se
limita a la verificación de la aceptabilidad de la justificación adoptada, esto
es, de su aceptación bajo condiciones de racionalidad. En ese sentido, no se
aprecia vulneración al derecho a la debida motivación alegado por la entidad
demandante.
Asimismo, el razonamiento del Tribunal arbitral para estimar la Segunda
Pretensión Principal de la Reconvención, remitiéndose a los fundamentos
expuestos previamente para desestimar la Primera Pretensión Principal del

-9-
Consorcio, en modo alguno significa un vulneración al derecho a la
motivación en los laudos arbitrales, de ese modo los argumentos
identificados como iii) y iv) por el Consorcio demandante, deben
desestimarse.
SEGUNDA PRETENSIÓN RECONVENCIONAL DEL CONSORCIO (SEGUNDO PUNTO
RESOLUTIVO DEL LAUDO).-
DÉCIMO PRIMERO.- Que en el argumento v), el Consorcio demandante, en
relación a lo resuelto por el Tribunal Arbitral respecto de la Segunda
Pretensión Autónoma del Consorcio, sostiene que se ha incurrido en
motivación aparente únicamente en cuanto a la aplicación de penalidades del
mes de setiembre de 2014, toda vez que se basa en una inspección realizada
en el mes de octubre y de productos que debían ser abastecidos en dicho
mes, sin alegarse nada en relación al mes de setiembre, es más, dicha
omisión fue comunicada en la solicitud de aclaración, interpretación e
integración que presentó, sin embargo, el Tribunal Arbitral sólo atinó a
señalar que la aplicación de penalidades se debió al incumplimiento del
contratista, donde únicamente fue necesario dejar constancia de ello,
conforme se hizo en las Actas de Supervisión y de los informes pertinentes, lo
que vulnera su derecho a que en sede arbitral se analice un debido
procedimiento sancionador.
DÉCIMO SEGUNDO.- Bajo este contexto, se verifica que el Tribunal Arbitral
justificó las razones que lo llevaron a concluir que no corresponde declarar la
inaplicación de penalidades impuestas por el Comité de Compra Cajamarca
09 al Consorcio Miraflores en cada uno de los contratos.
Pues se aprecia, en principio, que el Tribunal Arbitral, inició su análisis
realizando un ejercicio interpretativo del ítem 80 del Manual de ]Compras de
Qali Warma (donde se establece que las penalidades son aplicables automáticamente
cuando se configure una situación de incumplimiento prevista en dicho manual y en el
contrato) y del ítem 82 del mencionado manual (donde se indica que cada
penalidad se calculará de forma independiente de las demás penalidades), y, continuó
explicando que las penalidades fueron aplicadas por la demora en la
atención de entrega de productos. Es a partir de ello, que el referido Tribunal
Arbitral, describió cada contrato, el tipo de penalidad, los días de atraso y el
monto contratado del mes de setiembre y octubre de 2014, afirmando que
tales incumplimientos no han sido desvirtuados por el demandante
(Consorcio Miraflores).
Asimismo, se observa que el referido Tribunal expresó fundamentos
adicionales para no declarar la inaplicación de penalidades del mes de
setiembre, sino también la que corresponde al mes de octubre del 2014, así
acotó en el fundamento 5.2.3.9. del laudo, que el demandante (el Consorcio)
admitió “la no entrega de los productos conforme se aprecia de ítem 6.6. de la
página 77 de su escrito de demanda”, que el incumplimiento en la entrega

-10-
de productos en el mes de octubre, se debió al no pago de las valorizaciones
de cada uno de los contratos respecto de los meses de junio, julio, agosto y
setiembre, argumento que también sirve de sustento para justificar las
penalidades del mes de setiembre.
Por tales razones, es que el citado Tribunal Arbitral -según su criterio-
concluyó que ante el incumplimiento en la entrega de productos no sólo en el
mes de octubre sino también en el mes de setiembre, estando dichos
incumplimientos previstos en las adendas de los contratos suscritos.
DÉCIMO TERCERO.- Además, debemos precisar que la alegada motivación
aparente que denuncia el accionante, ha sido respondida por el Tribunal
Arbitral a través de la Resolución N° 16 del 04 de mayo de 20173, mediante
la cual declaró Infundada su solicitud de Integración de Laudo,
argumentando lo siguiente:
“(…)
En relación a la aplicación de penalidades, este Tribunal desarrollo su razonamiento a fin de
determinar su decisión sobre dicho tema, asimismo, es de precisar que es un absurdo jurídico
que para la aplicación de penalidades se requiera el consentimiento del contratista para tal fin;
por otro lado, la aplicación de penalidades se da por el incumplimiento del contratista y basta
con dejar constancia de ello por parte de Qali Warma, conforme se tiene de las Actas de
Supervisión y de los informes pertinentes.
Asimismo, conforme se advierte del Manual de Compras, no existe obligación alguna del
programa de comunicar al proveedor la aplicación de penalidades, al no existir de la
transcripción de la misma ninguna obligación de realizar este tipo de comunicación, por lo que la
decisión del colegiado se basó en la normatividad vigente y de obligatorio cumplimiento de
ambas partes.
Cabe señalar que, sobre la indebida aplicación de penalidades en el mes de setiembre, debe
tenerse en cuenta que el Tribunal Arbitral ha revisado los medios probatorios aportados por las
partes y ha establecido su decisión al respecto, por lo que lo planteado por la demandante es
propiamente de naturaleza impugnatorio que no condice con el sentido del recurso de
integración, dado que solicita al Tribunal un reexamen de su decisión.
(…)”
DÉCIMO CUARTO.- En ese contexto, las alegaciones de la parte demandante
respecto al deber de motivar adecuadamente las resoluciones decaen, no solo
porque el Tribunal Arbitral expresó –como se ha señalado– motivación
suficiente para sustentar la desestimación de la primera y segunda
pretensión principal de la demanda arbitral, así como la estimación de la
segunda pretensión principal de la reconvención, sino además porque las
objeciones formuladas por el accionante denotan cuestionamientos sobre las
consideraciones dictadas por ese Tribunal, importando el Recurso planteado
una discrepancia de posición, por razones de fondo, con los cuales pretende
se revise el criterio jurisdiccional con que el Tribunal Arbitral resolvió la
causa, lo que está proscrito a esta instancia de control judicial, como se ha
señalado en los considerandos precedentes.

3 Obrante en autos de fojas 114 a 123.

-11-
Por lo mismo, es pertinente reiterar que se encuentra legalmente prohibido
un pronunciamiento judicial sobre el fondo de la controversia, contenido de
la decisión o calificación de los criterios, motivaciones o interpretaciones
expuestas por el Tribunal Arbitral, y aún cuando este Colegiado pueda o no
estar de acuerdo con el razonamiento, criterio, posición jurídica o conceptos
que haya empleado ese Tribunal, no puede revisarlos, más que en lo
estrictamente formal, pues –como se ha indicado– se trata de una jurisdicción
independiente, que debe respetarse. Por tanto deben desestimarse los
presentes argumentos.
En consecuencia, el Laudo Arbitral cuya anulación se pretende, fue emitido
válidamente, con respeto al debido proceso y especialmente al de motivación
de las resoluciones, cuya trasgresión denunció el Consorcio demandante,
debiendo declararse su validez.
Por las razones expresadas y las normas legales invocadas, los integrantes de
este Colegiado Superior, administrando justicia a nombre de la Nación,
resolvieron:
DECLARAR INFUNDADA la demanda de Anulación de Laudo Arbitral,
sustentada en la causal b) interpuesta por Consorcio Miraflores, contra los
extremos resolutivos primero, segundo y sexto del laudo, así como contra la
Resolución Arbitral N° 16 de fecha 4 de mayo de 2017 que resuelve la
solicitud de aclaración, interpretación e integración del referido laudo,
expedidos por el Tribunal Arbitral conformado por Juan Miguel Rojas Ascón
(Presidente), Roger Pavletich Vidal Ramos y Carlos Alberto Moreno Grandez,
(en calidad de árbitros); en consecuencia DECLARARON VALIDO el
mencionado Laudo Arbitral.
En los seguidos por Consorcio Miraflores contra Comité De Compras
Cajamarca N° 09 y el Programa Nacional De Alimentación Escolar Qali
Warma, sobre Anulación de Laudo Arbitral.- Notificándose.
JMRM®

ROSSELL MERCADO SOLIS MACEDO

RIVERA GAMBOA

-12-