Sie sind auf Seite 1von 5

EXPEDIENTE 02612-2018

SECRETARIO Merino Valer


ESCRITO N°02
CUADERNO Principal
SUMILLA APELACION DE AUTO

AL PRIMER JUZGADO CIVIL DE LA MOLINA Y CIENEGUILLA DE LA CORTE

SUPERIOR DE JUSTICIA DE LIMA ESTE:

MANUEL ENRIQUE GARCIA RODRIGUEZ, en el proceso iniciado por MARÍA

MILAGROS VILLARÁN ZEGARRA, sobre Ejecución de Acta de Conciliación; a

Ud. atentamente digo:

Que, en virtud del inciso 2) del artículo 365º del Código Procesal Civil

INTERPONEMOS RECURSO DE APELACIÓN contra la Resolución N°03 que

contiene el Auto de fecha 24/04/2018, en base a las siguientes consideraciones:

I. PRETENSIÓN IMPUGNATORIA:

Que, interponemos el presente Recuso de Apelación para lograr que la SALA

SUPERIOR REVOQUE la Resolución cuestionada y REFORMANDOLA

DECLARE FUNDADA la presente Apelación y ordene la ACUMULACION DE LOS

PROCESOS materia de nuestro pedido, en virtud de lo prescrito en el artículo 90°

del Código Procesal Civil que establece imperativamente lo siguiente: “El

pedido impide la expedición de sentencia hasta que se resuelva en

definitiva la acumulación”; en consecuencia el presente Expediente N°02612-

2018, deberá anexarse al que gira ante vuestro mismo despacho en expediente

N°04384-2018, sobre nulidad de acto jurídico, en razón que la presente ejecución

del Acta de Conciliación sub litis depende directamente de lo que se deberá

resolver en el referido proceso de nulidad de acto jurídico, donde lo que se

cuestiona es precisamente la validez de dicha Acta.


II. ERRORES DE DERECHO INCURRIDOS EN LA RESOLUCIÓN

IMPUGNADA:

2.1 Que, el A quo ha transgredido el DEBIDO PROCESO al haber incurrido en

un error in cogitando al haber emitido una RESOLUCION QUE ADOLECE DE

MOTIVACIÓN VALIDA, pues dicha resolución, no expresa las consideraciones

necesarias, por las cuales ella, considera que “NO HA LUGAR a la acumulación

de procesos, que solicita”, por cuanto, aduce “no acredita que el proceso número

4384-2018 se encuentre en trámite”.

Nos preguntamos cómo es posible justificar el rechazo del A quo a nuestro

pedido de acumulación por la (única) razón expuesta en la apelada, si dicho

proceso N°04384-2018 gira ante el mismo juzgador, es de conocimiento de su

Despacho y se encuentra a cargo del mismo especialista legal. Es que acaso el A

quo pretende que acreditemos que él conoce, lo que es un deber que él conozca?

Ello escapa a toda lógica y racionalidad. Más aún, convierte a la resolución que

impugnamos en una decisión arbitraria.

Lo cierto y evidente es que dicha “razón” es un claro ejemplo de falta de

motivación de la resolución, lo que la ley exige para que una decisión judicial sea

válida.

2.2 En verdad, el problema va, así, más allá de una simple falta de

motivación, puesto que ni siquiera ha podido conformarse una resolución válida. Y

ésta no existe por no haberse formulado correctamente, según las normas legales

de nuestro ordenamiento procesal. De este modo, se puede apreciar que la

resolución apelada es formulada por el A quo como lo sería un “Decreto”, es decir,

como una resolución de mera sustanciación del proceso, que no incide sobre
ninguna cuestión de fondo de la controversia. Cuando lo que debió emitirse, en

este caso, es un “Auto”, es decir, una resolución que sí requiere de

fundamentación, en cuanto se debe resolver un pedido de acumulación de

procesos y, adicionalmente, nuestro pedido de suspensión del proceso – extremo

éste último sobre el cual el A quo ni siquiera se pronunció en la apelada-,

conforme a lo dispuesto en el artículo 320° del Código Procesal Civil, modificado

por el artículo 2 de la Ley N°30293.

2.3 En definitiva, la Sala Superior podrá apreciar que el Juzgado ha cometido

serios errores de derecho en contravención de nuestro derecho fundamental a

una decisión debidamente motivada, por ello confiamos en que la Sala Superior

sabrá revocar la Resolución cuestionada.

III. NATURALEZA DEL AGRAVIO:

La resolución apelada nos causa agravio, pues, al no contar con una resolución

válidamente motivada por los errores de derecho señalados precedentemente, se

afecta nuestro derecho a la tutela jurisdiccional efectiva y al debido proceso.

IV. SUSTENTO DE LA PRETENSIÓN IMPUGNATORIA:

Nuestra pretensión impugnatoria se sustenta en el derecho a la debida motivación

de las resoluciones judiciales, que forma parte del derecho al debido proceso y se

encuentra reconocido en el artículo 139. 5 de la Constitución Política.

Ahora bien la motivación de las resoluciones judiciales constituye no solo un

principio de orden constitucional, sino de orden legal, pues ha sido recogido en el

artículo 12° de la Ley Orgánica del Poder Judicial, así como en los incisos 3 y 4

del artículo 122° del Código Procesal Civil, el cual constituye una garantía para el
justiciable, mediante la cual, se puede comprobar que la solución del caso en

concreto viene dada por una valoración racional de los elementos fácticos y

jurídicos relacionados al caso y no de una arbitrariedad por parte del Juez, por lo

que una resolución que carezca de motivación suficiente no solo vulnera las

normas legales citadas, sino también los principios constitucionales señalados. En

especial, en el inciso 6 del artículo 50° del Código Procesal Civil, que

expresamente establece son deberes de los Jueces en el proceso, fundamentar

los autos y las sentencias, bajo sanción de nulidad. En consecuencia, la

resolución que impugnamos al carecer de motivación es nula ipso iure.

Asimismo, sustentamos nuestra pretensión impugnatoria principalmente en las

siguientes normas legales:

- Artículo I del Título Preliminar del Código Procesal Civil, que consagra el

derecho de toda persona a la tutela jurisdiccional efectiva para el ejercicio o

defensa de sus derechos o intereses, con sujeción a un debido proceso.

- 364° del Código Procesal Civil, que se refiere al objeto del Recurso de

Apelación.

- 365° inciso 2) del Código Procesal Civil, respecto a la procedencia de la

apelación contra autos.

- 366° del Código Procesal Civil respecto a la fundamentación del agravio que

constituyen los fundamentos de este recurso y porque su ejecución, causa

perjuicio.

- 367° del Código Procesal Civil en relación a la admisibilidad, y,

- 368° del Código Procesal Civil, en cuanto se refiere a los efectos en que debe

concederse la presente apelación.


- Finalmente, en lo dispuesto por el artículo 90° del Código Procesal Civil, en

cuanto prescribe: “El pedido impide la expedición de sentencia hasta que se

resuelva en definitiva la acumulación”.

POR TANTO:

Al Juzgado, solicito se sirva admitir el presente recurso de apelación, a fin de que

el superior en grado lo examine y proceda a revocar la resolución impugnada.

PRIMER OTROSI DIGO: Que, cumplimos con señalar domicilio procesal en

casilla física N°6783 de la oficina de casillas judiciales del distrito judicial de Lima

Este ubicada en la Sede Judicial Meteorólogos, Jr. Los Meteorólogos N°120, Urb.

Las Acacias, La Molina (primer piso).

SEGUNDO OTROSI DIGO: Que, adjunto el arancel judicial por recurso de

apelación de autos correspondiente.

Lima, 09 de noviembre del 2018.

Germán Jaramillo Villar


Abogado
Reg. CAL N°22740

MANUEL ENRIQUE GARCIA RODRIGUEZ