Sie sind auf Seite 1von 7

Alejandro Ortiz Bullé-Goyri

Licenciado en Literatura Dramática


y Teatro por la Universidad Nacio-
nal Autónoma de México y Doc-
tor en Estudios Ibéricos e Ibero-
Amerieanos por la Universidad de
Perpignan (Francia). Dramaturgo,
director e investigador teatral, ha
impartido cursos sobre historia del
teatro, literatura hispanoamericana
e historia deí arte en universidades
de México, España y Francia. Ac-
tualmente es profesor titular en el
Departamento de Humanidades de
APROXIMACIONES A LOS TECUANES, la Universidad Autónoma Metro-
politana. Entre sus publicaciones
destacan Teatro y vanguardia en el
DANZA-DRAMA DE ORIGEN NÁHUATL México posrevolucionario (UAM,
2005), las coediciones de El teatro
franciscano en la Nueva España
DEL ESTADO DE GUERRERO (UNAM, 2000) y Teatro y Poder
(Universidad de Perpignan, 2002)
y su participación en la edición
ALEJANDRO ORTIZ BULLÉ-GOYRI de Fernando Horcasitas, El teatro
náhuatl v. II (UNAM, 2004), así
como numerosos artículos en revis-
tas y publicaciones especializadas
en teatro tanto americanas como
europeas.

RESUMEN

La danza de Tecuanes, de Tigres o de Tlacololeros es una de las expresiones escénicas


con mayores elementos mesoamericanos que conocemos y que se mantiene viva. Posee pe-
culiaridades sorprendentes, como su sentido teatral, el humor y el sentido festivo con el que
se desarrolla la trama, bastante sencilla, por cierto: es la representación de los esfuerzos de
unos cazadores por conseguir atrapar a un tigre. Así también cabe mencionar los elementos
mágico-religiosos vinculados con ritos de fertilidad ancestrales que se manifiestan en la danza
de Tecuanes.
¿Está vinculada esta danza con la tradición de evangelización, como las otras danzas-drama
y representaciones de Guerrero que Maclovio Ariza analiza? Existe además un texto que Fer-
nando Horcasitas debía haber utilizado en el capítulo de su libro El teatro náhuatl II «Farsas
de los pueblos» y que quedó inconcluso.
En este trabajo trataremos de describir y reconocer sus elementos más importantes, para
permitir más adelante estudios más amplios y clarificadores de esta expresión escénica vinculada
en algunos casos con las fiestas de carnaval.

APPROXIMATIONS TO LOS TECUANES:


NÁHUATL ORIGIN DANCE-DRAMA IN THE STATE OF GUERRERO

ABSTRACT

The Tecuanes, Tigres or Tlacololeros dance is one ofthe scenic expressions with the greatest
number of Mesoamerican elements known to us and that remains active. It has surprising
peculiarities such as its theatricality, humour and festive sensibility which develop the fairly
simpleplot: a representation ofhunters' efforts to catch a tiger. The magical-religious element
linked to ancestral fertility rights should also be mentioned which is seen in the Tecuanes
dance.
Is this dance linked to the evangelist tradition as the other dance-dramas and representations
in Guerrero analysed by Maclovio Ariza? Furthermore, there is a text that Fernando Horcasitas
must have used in the chapter 'Farsas de los pueblos' in his book El teatro náhuatl II which
remained incomplete.
Aproximaciones a Los Tecuanes,
This work will describe and recognise the most important elements so as to allow later, Danza-Drama de origen Náhuatl
del Estado de Guerrero
wider studies which clarify this scenic representation linked in some cases with carnival
ALEJANDRO ORTIZ
celebrations. BULLÉ-GOYRI
«De las bestias fieras»

El tigre anda y bulle en las sierras, y entre las peñas y riscos, y también en el agua,
y dicen es príncipe y señor de los otros animales; y es avisado y recatado y regálase como el gato,
y no siente trabajo ninguno, y tiene asco de beber cosas sucias y hediondas,
y tiénese en mucho; es bajo y corpulento y tiene la cola larga, las manos son gruesas,
las manos son gruesas y anchas y tiene el pescuezo grueso;
tiene la cabeza grande, las orejas son pequeñas, el hocico grueso y carnoso y corto,
y de color prieto, y la nariz tiene grasienta, y tiene la cara ancha
Caza del tigre en Oaxaca. Detalle foto de Darina Robles.
y los ojos relucientes como brasa.

Fray Bernardino de Sahagún,


«De las propiedades de los animales», Historia general de las cosas de Nueva España.

NOTA PREVIA o atemorizante que encontramos en la mayor


Fernando Horcasitas (1924-
1980) fue un importante inves-
parte de los casos de dramas y danzas-drama
tigador, antropólogo y filólogo, La danza de Tigres, de Tecuanes, de Tlaco- de herencia medieval que, desde el siglo XVI,
que dedicó sus investigaciones a
la recopilación de textos escritos
loleros, o cualquiera de sus variantes, es una se representan dentro de los ciclos religiosos
en lengua náhuatl y al estudio de de las expresiones escénicas con mayores cristianos año con año, desde Adviento hasta
esta lengua y sus hablantes. Una elementos mesoamericanos que conocemos Pentecostés.
parte de esas labores se orientó
a reflexionar sobre las manifes- y que se mantiene viva. Posee peculiaridades Nuestro objetivo será el de describir y
taciones escénicas y teatrales en sorprendentes, como su sentido teatral, el reconocer los elementos más importantes de
náhuatl, especialmente las del
llamado teatro de evangelizador
humor y el sentido festivo con el que se desa- estas manifestaciones escénicas, para permitir
del siglo XVI y del teatro tradicio- rrolla la trama: bastante sencilla en apariencia, más adelante estudios más amplios y clarifica-
nal indígena del siglo XX. Parte
de ese segundo volumen que
se trata de la representación de los esfuerzos dores de esta expresión escénica vinculada en
proyectaba publicar ha sido edi- de unos cazadores por conseguir atrapar a un algunos casos con las fiestas de carnaval. Hay
tado por María Sten y Germán tigre. Asimismo cabe mencionar los elemen- una cuestión sobre estas danzas que quedará
Viveros en Fernando Horcasi-
tas, Teatro náhuatl 11, México, tos mágico-religiosos vinculados con ritos de sin resolver: si su origen es mesoamericano
UNAM, 2004. fertilidad ancestrales que se manifiestan en la ¿cómo es que no fueron reconfiguradas por
danza de Tecuanes en forma de un enfrenta- los misioneros en su obra evangelizadora,
Fernando Horcasitas, «La danza miento a golpes «real» entre los intérpretes. convirtiéndolas en expresiones danzarías o
de Tecuanes», Estudios de Cultu-
ra Náhuatl, 1980, vol. 14, págs.
Existe un texto que Fernando Horcasitas1 teatrales de carácter piadoso, o al menos con
238-286. pensaba incluir en el capítulo titulado «Farsas algunas referencias cristianas edificantes? En
de los pueblos» de su libro El teatro náhuatl cualquier forma, es claro que danzas en donde
v. II. El capítulo referido quedó inconcluso y participan o aparecen ejecutantes personifi-
la versión de Horcasitas del texto de la Danza cando a tigres, pueden encontrarse en dis-
de Tecuanes permanece en archivos esperando tintas regiones de México y Centroamérica,
salir a la luz. Sí se encuentra publicado, en y muy probablemente sus orígenes daten de
cambio, un texto de la danza que editó y pu- tiempos remotos. En este breve acercamiento
blicó acompañando a su ensayo «La Danza de nos centraremos las se ejecutan en las regio-
Tecuanes» publicado en Estudios de Cultura nes que mantienen elementos propios de las
Náhuatl2. culturas nahuas en el Estado de Guerrero al
En este trabajo haremos principalmente sur de México.
aproximaciones a aspectos que nos parece rele-
vante tomar en consideración para un estudio ALGUNOS ESTUDIOS A PROPÓSITO
más amplio y profundo de esta manifestación DE LA DANZA DE TIGRES O TECUA-
escénica de origen nahua y de peculiaridades NES
poco exploradas, no sólo dentro del universo
de las fiestas y danzas populares mexicanas, No puede decirse en modo alguno que
sino de manera más específica en el campo de los trabajos en forma de artículos o ensayos,
los estudios del teatro en México. Dos son las sobre Tecuanes sean exiguos. Hoy podemos
Aproximaciones a Los Tecuanes,
Danza-Drama de origen Náhuatl
que consideramos que vale la pena resaltar: encontrar referencias bibliográficas de estu-
del Estado de Guerrero su herencia ritual precortesiana y, sobre todo, dios o acercamientos a la danza que datan
ALEJANDRO ORTIZ
BULLÉ-GOYRI
su carácter festivo, ajeno al espíritu solemne de 1910, como el de Elfego Adán sobre las
danzas de Coatetelco publicado en Anales cual recomendamos como guía fundamental
Elfego A d á n , «Las danzas de
del Museo Nacional de Arqueología, Historia para estudios sobre danzas y fiestas populares Coatetelco», Anales del Museo
y Etnología3. Pero sí puede afirmarse que la en México 6 . En este libro aparece también un Nacional de Arqueología, His-
toria y Etnología, 1910, núm. 2,
mayoría se acercan a ésta desde la perspec- texto titulado «Notas para una lectura sobre pág. 177.
tiva del análisis antropológico o sociológico, danzas mexicanas» donde, de manera sintéti-
presentando aspectos sociales y culturales ca, hace observaciones sobre las características
Horcasitas, «La danza de Tecua-
alrededor de la danza. Otros trabajos en cam- y el texto de esta danza de tecuanes a la que él nes», op. cit., págs. 238-286.
bio se orientan a testimoniar y a comentar los llama «de Coatetelco».
aspectos musicales y danzarios que aparecen Rosalía Díaz Vázquez, El ritual
en ella, con el fin de sistematizar su estudio en CONSIDERACIONES GENERALES de la lluvia en la tierra de los
hombres tigre. Cambio socio-
esos menesteres. cultural en una comunidad ná-
El estudio que más datos y reflexiones La Danza de Tecuanes se escenifica de ma- huatl (Acatlán, Guerrero, í 998-
1999), México, C N C A (Culturas
aporta sobre esta manifestación escénica lo nera tradicional en las poblaciones de Zitlala,
populares e indígenas), 2 0 0 3 .
hace Fernando Horcasitas en 1980 y aparece y Acatlán, en la región de la Montaña, en el
publicado en la revista Estudios de Cultura Estado de Guerrero, hacia el 3 de mayo, día
Fernando Horcasitas, «Notas
Náhuatl*. Se trata de un texto amplio; un de la Santa Cruz, pero podemos encontrar para una lectura sobre danzas
estudio monográfico que podría haberse pu- variantes que se representan en otras regio- mexicanas» en El teatro náhuatl,
v. II, op. cit, págs. 369-380.
blicado de manera independiente de la revista nes del Estado, así como en Oaxaca, Puebla,
que lo acoge y que revisa, reflexiona y aporta Chiapas y probablemente en Centroamérica,
multitud de datos y elementos para ubicar la en distintas fiestas patronales y religiosas, Horcasitas da esa definición de
tecuán, siguiendo la ¡dea de que
danza. El estudio de Horcasitas va acompaña- como es el caso de las fiestas de Carnaval, en el verbo comer es cua y el prefijo
do de una trascripción de una versión paleo- Juxtlahuaca (Oaxaca). te, refiere a gente. En su libro
Náhuatl práctico y ejercicios
grafiada, procedente del Estado de Morelos, El vocablo Tecuán significa literalmente para el principiante, México,
cuyo manuscrito fue adquirido hacia los años «que come gente»7. Es decir que el tigre, por UNAM-Instituto de Investigacio-
nes Antropológicas, 1998, de-
30-40 por el etnólogo y folklorista norteame- su fiereza y por situarse en Mesoamérica fine la palabra TITECUAH como
ricano Donald Cordry. como el animal más poderoso en la cadena «Comemos gente»; de manera
que el Tecuán o Tekwan, es el
Hay un trabajo reciente (2003) de Ro- alimenticia, adquiere una supremacía tal que animal salvaje que devora a los
salba Díaz Vázquez, titulado El ritual de incluso es superior al humano, al cual bien hombres. Es decir, el tigre ame-
la lluvia en la tierra de los hombres tigre. puede devorar. Esa, creo, es la causa por la ricano no domesticado, como el
jaguar o el puma.
Cambio sociocultural en una comunidad ná- que la danza no se titula en náhuatl como
huatl (Acatlán, Guerrero, 1998-1999)5, que danza de tigres, que sería en todo caso de
resulta un estudio antropológico muy útil Ocelotl; es decir, «del tigre»8. En todo caso, El término «tigre» suena un tanto
ajeno a las culturas indoameri-
para conocer los aspectos étnicos, sociales y el término ocelotl, debe referir de manera canas, toda vez que los tigres co-
culturales de las comunidades en donde se genérica a todos los felinos y en el caso parti- mo tales no existían en América,
sino una amplia variedad de feli-
realiza la danza. cular del Tekwan o Tecuán, se trataría de una nos, tales como pumas, ¡aguares
Pero no encontramos estudios específicos suerte de jaguar que por su fiereza (y por la o gatos monteces. Ninguno con
la fiereza o la majestuosidad del
en cuanto a los aspectos teatrales y especta- consiguiente imposibilidad de su domestica- llamado tigre de bengala.
culares de la danza de Tecuanes, o tigres, lo ción) adquiere el nombre o el mote de «come
cual nos hace ver la necesidad de orientar un gente». Véase Miguel León Portilla (ed.),
proyecto de investigación hacia el futuro en Hay un aspecto interesante que cabe re- De Teotihuacán a los Aztecas,
(fuentes e interpretaciones histó-
donde, al analizar la danza, se equipare su saltar en relación con las manchas que lleva el
ricas), México, U N A M (Lecturas
presencia mesoamericana con la de la Danza tigre (o los tigres) de la danza: remiten no sólo Universitarias, 11), 1983.
del Guegüence de Nicaragua o se realice una a sus rasgos felinos sino al tigre mítico que se
comparación con el Cautivo en Rabinal, o lanzó al fuego después de que Nanahuatzin
Rabinal Achí de Guatemala, sobre todo en lo y Tecuciztécatl se arrojaran asimismo a las
que se refiere a los intrincados vínculos entre llamas en Teotihuacán para crear el nuevo sol
fiesta ritual, representación dramática y danza y darle movimiento al universo9. Las manchas
ceremonial. que lleva son los restos del tizne o cenizas del
Por lo pronto, al final de estas aproxima- fuego primordial al que se arrojó también el
ciones ofrecemos una bibliografía específica animal para convertirse así, en el plano mítico,
sobre esta danza, que parte de la utilizada en el símbolo de una fuerza cósmica relacio-
por Fernando Horcasitas para realizar sus nada con las fuerzas oscuras y nocturnas.
investigaciones sobre esta expresión escénica, N o olvidemos tampoco que muchos felinos,
y que aparece tanto en su estudio de 1980 especialmente los que habitan las selvas del
Aproximaciones a Los Tecuanes,
como en la amplia bibliografía expuesta en su territorio mexicano poseen, precisamente, Danza-Drama de origen Náhuatl
del Estado de Guerrero
fichero personal y que aparece publicada en hábitos nocturnos, como el de la cacería y el
ALEJANDRO ORT1Z
el volumen II de su Teatro Náhuatl (2004), la apareamiento. BULLÉ-GOYRI
En muchas culturas Llama la atención que, en el calendario
mesoamericanas como festivo del México actual, esta danza sea eje-
los olmecas, los mayas, cutada especialmente durante los festejos de
la cultura teotihuacana y, la Santa Cruz del tres de mayo, así como en
en general, en el vasto las fiestas de Carnaval y en algunos casos en
horizonte de las culturas fiestas de Santos Patronos, así como en honor
nahuas, el tigre se vincu- a la Virgen de Guadalupe el 12 de diciembre.
ló con la estirpe de los Entre las variantes más conocidas de las
gobernantes, y se piensa danzas de tigres, están la del modelo, digamos,
que esa asociación pueda «clásico», que es la que denomina Horcasitas
deberse tanto al sentido como «Tecuanes de Coatetelco», en la que se
mítico religioso del felino baila y se interpreta un texto dramático que
como a la propia fuerza y más o menos sigue una historia, pero están
majestuosidad inherente también las de los llamados «Tlacololeros»,
al animal, cualquiera que que Horcasitas distingue muy bien como
sea la especie10. Asimis- diferentes a los Tecuanes tipo Coatetelco,
mo, el tigre mesoameri- como él mismo los clasifica, porque tienen
Cazador en una Danza del tigre en Oaxaca. Detalle foto de cano puede considerarse un carácter más danzario y chocarrero, como
Darina Robles.
como una fuerza totémica demonios alocados que agitan sus látigos y
a la que, en determinados ritos, podría habér- recorren las calles asustando a los asistentes
sele presentado como una figura patriarcal y espectadores.
que había que vencer para que el mundo Estas son las características que describe
siguiera su cauce y continuaran los ciclos de Rosalba Díaz Vázquez en su estudio y que
vida respectivos. Horcasitas no describe con esta precisión:
10
Interesante por ello resulta la
Mercedes de la Garza nos recuerda en su
suerte de procesión de tigres que libro El hombre en el pensamiento religioso Los tlacololeros
aparece en la llamada pirámide
de Quetzalcóatl en Tula, ¡unto
náhutl y maya que precisamente «el primer Esta danza representa aspectos cotidianos de la siem-
con coyotes y águilas (véase Sol o Sol de Tierra, fue destruido por ocelotes. bra del tlacolol13. Los doce o catorce participantes
ibidem., págs. 94-95). En él predominó Tezcatlipoca. Los hombres se forman en dos hileras, dirigidos por el danzante
11 se alimentaron de piñones y fueron comidos principal que se distingue por traer un tejón dise-
Mercedes de la Garza, El hom- por los ocelotes»11. cado colgado al frente. En general, la indumentaria
bre en el pensamiento religio-
so náhuatl y maya, México,
El océlotl se asocia con lo nocturno y de tlacololero consiste en un sombrero de palma
U N A M , 1978, págs. 20-31 véa- con lo femenino, y de ahí probablemente la tejida de ala ancha con un listón alrededor, además
se también Roberto Moreno de
los Arcos, «Los cinco soles cos-
relación que se establece en la danza con la de costales que les cubren el frente, la espalda y
mogónicos», Estudios de Cultura propiciación de lluvias y en general con la los brazos. Portan una máscara con rasgos fijos sin
Náhuatl, México, U N A M , 1967, fertilidad12. Y de ahí quizás la necesidad de pintar y emplean un chirrión o chicote de plástico o
vol. Vil, págs. 183-210.
que, en una de las variantes de Tecuanes, corra de ixtle con el que, al terminar una pieza, se golpean
12 la sangre para que el ritual propiciatorio cobre con fuerza unos a otros. Según algunos entrevistados,
En su Diccionario de mitología
y religión de Mesoamérica, Yó-
sentido. A esa celebración ritual relacionada estos golpes significan la imitación de los truenos y
lotl González Torres nos ofrece con la petición de lluvias se le conoce todavía relámpagos que auguran buenas lluvias14.
consideraciones sobre el tigre
como Atzatziliztli y probablemente haya te-
mesoamericano, en particular
sobre el ¡aguar: «Es uno de los nido relación con la fiesta de Atlcahualo entre O t r o tipo de danzas de tigres es aquella
animales más frecuentemente los mexicas, que era la festividad dedicada a en la que la atención se centra en el aspecto
representado, sobre todo en
las primeras fases de la cultura las deidades de la lluvia, como Tláloc. propiciatorio del ritual: el encuentro entre
mesoamericana. Se le ha aso-
ciado al poder político, a los
poderes ocultos de los magos y
de los hechiceros, así como al
mundo nocturno y subterráneo,
a las cuevas, a las fuentes, a la
oscuridad y a la noche. Era un
motivo favorito entre los olme- cas. / / N A H U A S . océlotl. Era gónicas, Quetzalcóatl le da (Yólotl González Torres, los siguientes elementos: tlaco-
el segundo signo del ciclo de un puntapié a Tezcatlipoca Diccionario de mitología y lotl «vara» y ololi: «en forma
2 6 0 días o tonalpohualli. En quien se convirtió en ¡aguar, religión de Mesoamérica, de montocitos», se cree que
el mito de la creación del Sol mismo que es la Constela- México, Ediciones Larousse, se refiere al tipo de montículos
se dice que después de que ción de la Osa Mayor. Tam- 1 9 9 1 , p á g . 99). que se hacen al desmontar el
salieron el Sol y la Luna de bién se dice que los ¡aguares terreno de las laderas o en las
la hoguera, se arrojaron un se comieron a los gigantes 13 faldas de un cerro.
Aproximaciones a Los Tecuanes,
águila y un ¡aguar; éste se que habitaron en la primera El término tlacolol o tlacolole,
Danza-Drama de origen Náhuatl
«chamuscó» y quedó man- edad cosmogónica. Entre los como es denominado en algu- 14
del Estado de Guerrero
chado de negro y blanco. En mexicas había una orden de nas de las regiones del estado Díaz Vázquez, op. cit., pág.
ALEJANDRO ORTIZ
una de las edades cosmo- guerreros, llamados océ/of» de Guerrero, se compone de 87.
BULLÉ-GOYRI
tigres que combaten entre ellos en una suerte o mesoamericanos de la danza de Tecuanes y
de sacrificio gladiatorio, donde debe manar y sus respectivas variantes. Horcasitas, incluso,
correr la sangre para fertilizar la tierra. Esto es cita a cronistas como fray Toribio Benavente
lo que Díaz Vázquez observa al respecto: Motolinía para comentar cómo en el teatro
evangelizador del siglo XVI aparecían actores
La pelea de tigres o tecuams indígenas disfrazados de tigre17.
Mención aparte merece la pelea de tigres, un cere- No obstante, da la impresión de que, en
monial que no pertenece a la categoría de las danzas ambos casos, parecen haberse quedado cortos
ya que no cuenta con música ni coreografía, es decir, en el análisis de los antecedentes mesoameri-
tiene una sucesión de posiciones o pasos, ejecutados canos y en los aspectos rituales de las danzas
a un ritmo musical determinado. Su presentación es de Tecuanes. Creo, por ello, que vale la pena
exclusiva de esta fiesta y tiene gran importancia en detenerse en ese aspecto, especialmente en lo
todo el ceremonial. tocante a los antecedentes festivos mexicas, de
En primer lugar es una de las fases centrales de la los que tenemos abundantes referencias gra-
Petición de lluvias, formando parte de la secuencia cias a la labor etnográfica de fray Bernardino
simbólica del rito propiciatorio: ceremonia de ofren- de Sahagún expuesta en su Historia General Danzante-tigre de una Danza de
Tecuanes de Guerrero.
das y a los vientos para atraer las nubes (ehecame), pre-de las Cosas de la Nueva España.
paración de la tierra para la siembra y, finalmente, la
petición de agua de los tecuanis. Pero ellos no claman ALGUNOS ANTECEDENTES Y ASPEC-
e imploran, su exigencia no es verbal, es acción, pelea, TOS RITUALES DE LA DANZA
dinamismo que se manifiesta en cada golpe de un
tecuani sobre otro, también es equilibrio, compatibili- En la fiesta de Tlacaxipehualixtli, dedica-
dad y control al entregar el tomoxóchitl ¡flor de colorda a Xipe Totee, el señor de los desollados, 15
El comentario es nuestro.
rojo, tal vez del árbol del colorín, que en el Altiplano la deidad tutelar del manto terrestre, la piel
se conocía como huanacaxtle, con la que por tradición de la madre tierra, Sahagún hace mención a
Op. át, págs. 8 9 - 9 1 .
se solicita a una novia como esposa, o al menos combates en no- entre jóvenes guerreros como parte
viazgo15], el hombre-tigre entonces pide buena lluvia de la festividad, y, aunque en otras festivida- 17
y buena fertilidad para la tierra y buena semilla para des se realizan combates entre participantes, Véase para mayor referencia
documental María Sten (coord),
la reproducción, fruto de la unión entre el tecuani y en la fiesta de Tlacaxipehualiztli, la segunda Óscar Armando García Gutié-
la mujer. Es por eso que su lugar en esta ceremonia es en el calendario mexica, algunos de quienes rrez y Alejandro Ortiz Bullé-
Goyri (eds.) El teatro franciscano
complejo y responde a una lógica rigurosa. combaten van ataviados como tigres, en una en la Nueva España (Fuentes y
En segundo lugar constituye, por tradición, un rito suerte de sacrificio gladiatorio. Menciona ensayos para el estudio del tea-
de paso que los jóvenes desean realizar para mostrar tro de evangelización del siglo
Sahagún al respecto: XVI¡, México, U N A M - C O N A -
a sus familias y a la comunidad su fortaleza física y CULTA/FONCA, 2 0 0 0 .
su compromiso con la «costumbre» y reforzar las Poníanse todos sentados sobre unos lechos de heno,
características más sobresalientes de los acatecos, «ser o de tízatl o greda; y estando ahí sentados, otros Fray Bernardino de Sahagún,
buenos peleadores»16. mancebos provocábanlos a pelear, y los otros huían, y Historia General de las Cosas
de la Nueva España, México,
alcanzándolos comenzaban a luchar o pelear los unos Porrúa, 1999, pág. 1 0 1 . El su-
Extraña que Horcasitas no mencione esta con otros, y se prendían los unos a los otros (...). brayado es nuestro.

variante en su estudio que en sí mismo es am- En acabando esta pelea luego comenzaban a acuchi-
plio y complejo. La razón estriba, quizás, en llar a los que habían de morir acuchillados sobre la
que no forma parte de expresiones populares muela.
nahuas en donde aparezca un sistema textual Peleaban contra ellos cuatro, los dos vestidos como
específico, es decir, que no hay un texto pre- tigres y los otros como águilas; y antes que comen-
vio en lengua náhuatl (no hay que olvidar zasen a pelear uno contra uno; y si era valiente el
que Horcasitas, antes que etnólogo, era un que estaba atado y se defendía bien acometiéndole
experto en filología náhuatl y que su interés todos cuatro; en esta pelea iban bailando y haciendo
primordial siempre fue el estudio de la lengua muchos meneos los cuatro18.
náhuatl). Pero también extraña que en el es-
tudio antropológico de Díaz Vázquez no se Podríamos afirmar, pues, que las danzas de
haga mención a las Danzas de Tecuanes «tipo tigres, o al menos los combates gladiatorios
Coatetelco», ni a la parte de los diálogos, es de tecuanes, poseen un claro antecedente en
decir, a los aspectos propiamente dramático- la vida festiva de las culturas mesoamericanas.
literarios de la danza. Pero, por otra parte, no creo que sea fácil aven-
Aproximaciones a Los Tecuanes,
En ambos casos textos, en el de Horcasitas turarse a aseverar que la danza y sus diversas Danza-Drama de origen Náhuatl
del Estado de Guerrero
y en el de Díaz Vázquez, se hace referencia a variantes, tal como las conocemos, sean pre-
ALEJANDRO ORTIZ
los incuestionables antecedentes prehispánicos cortesianas de origen. Se trata de expresiones BULLÉ-GOYRI
sincréticas que se fueron amalgamando duran- la Santa Cruz, con el fin de participar en la
te los procesos de aculturación en los distintos fiesta y formar parte de los contingentes de
pueblos mesoamericanos evangelizados por púgiles que se enfrascarán en el duelo gladia-
franciscanos, agustinos o dominicos que apro- torio de tigres propiciatorio de lluvias y de la
vecharon la rica tradición escénica y festiva de fecundidad de las tierras, como se manifiesta
los pueblos indígenas durante la conquista y en la crónica de la fiesta de 2005 en Zitlala,
colonia para cristianizarlos19. En cualquier for- a cargo de Arturo Jiménez, publicada en el
ma, no es de nuestro interés demostrar en estas diario La Jornada22.
líneas la autenticidad o pureza prehispánica de N o son pocos los trabajos, estudios, en-
la Danza de Tecuanes o sus variantes. sayos o artículos donde se hace referencia
Hay también en la Historia General de a esta danza tan emblemática del Estado de
las Cosas de la Nueva España de Sahagún Guerrero, debido en particular a sus aspectos
una mención por demás interesante sobre propiamente folklóricos que atraen año con
una práctica que tenían, entre los mexicas, los año a turistas de distintas latitudes y no sólo
cazadores de tigres: de México. El hecho de que sea una danza
en la que se plantea un combate escénico con
Danzante-venablo de una Dan- Una gente que eran como asesinos, los cuales se lla- unos vistosos y coloridos trajes y máscaras
za de Tecuanes de Guerrero.
maban nonotzaleque20, era gente osada y atrevida para de tigres la hace de suyo atractiva, pero, en
matar, traían consigo del pellejo del tigre un pedazo de cambio, no abundan los estudios en los que se
la frente y otro pedazo del pecho, y el cabo de la cola aborde la danza no sólo desde sus aspectos de
19 y las uñas y el corazón, y el colmillo y los hocicos; de- costumbre y tradiciones populares sino desde
Beatriz Aracil Varón nos hace cían que con esto eran fuertes y osados, y espantables los aspectos rituales y sus correspondientes
ver que Carlos Navarrete encon-
tró un documento inquisitorial
a todos, y todos les temían, y a ninguno habían miedo reminiscencias mesoamericanas.
novohispano interesante sobre por razón de tener consigo estas cosas del tigre21. Dos han sido las ocasiones en que he tenido
la presencia de las danzas de
tigres en la Colonia: Carlos Na-
la oportunidad de presenciar este espectáculo
varrete, «Prohibición de la dan- Esta observación de Sahagún, si bien no festivo ritual que considero que es la Danza de
za del tigre en Tamulte, Tabasco
refiere propiamente a un antecedente direc- Tecuanes: una durante las fiestas de carnaval
en 1 6 3 1 » , T/o/ocan Vl:4 (1971]
págs. 3 7 4 - 3 7 6 . to de la Danza de Tecuanes, nos hace ver la de Juxtlahuaca, Oaxaca, y otra en una suer-
relación mágica que se solía establecer con te de exhibición en Zitlala, Guerrero, como
20
«Que tiene conjura, secreto,
los atributos del tigre a través del acto de parte de las actividades de una fiesta de teatro
ciencia transmitida por tradi- enfundarse con partes y piel del tigre recién comunitario23. En ambos casos la danza me
ción» (fray Bernardino de Saha-
gún, «Vocabulario», en op. cit.,
cazado. La utilización de disfraces y máscaras pareció fascinante, pero por razones diferentes.
pág. 939). con formas de tigres en las diversas variantes La primera destacó por su carácter festivo, su
de tigres podría ser una derivación de ello, espectacularidad y por la interacción que los
21
Ibidem., págs. 6 2 1 - 6 2 2 . como ocurre específicamente en las peleas de danzantes enmascarados de tigres lograban
hombres tigres en Zitlala el tres de mayo. con los espectadores participantes de la fiesta
22
Arturo Jiménez, «En Zitlala, la
de carnaval; la segunda por la violencia «real»
lluvia llega convocada por la CONSIDERACIONES PARTICULARES que se desata entre los tigres y el reguero de
violencia», La Jornada, secc.
Cultura, domingo 8 de mayo,
sangre que salpica a los propios combatientes,
2 0 0 5 , págs. 3-4. Con el fin A pesar de los embates de la cultura urbana a la tierra y a los asistentes a la fiesta24.
de constatar esa presencia de
las danzas de tigres en otras
y de la «norteamericanización», por factores Ambos aspectos, el carácter festivo y el
comunidades y en otras fechas, migratorios, de muchas de las poblaciones del carácter de ritual propiciatorio, unidos a los
acudí en el mes de agosto a la Estado de Guerrero, en donde de manera tra- elementos mágico-religiosos y simbólicos al-
población de Tecpan de Galea-
na en el Estado de Guerrero. dicional se celebra esta danza ritual, es claro rededor de la figura del felino, le dan a Los
Si bien sólo encontré en dicha que ésta aún se mantiene viva y sabemos que Tecuanes un sentido mesoamericano que con
fiesta ciertas formas de combates
escénicos, como los que suelen
muchos migrantes indígenas que ya radican mucho se diferencia de la mayoría de formas
darse en la llamada «topa del en el norte suelen volver a sus comunidades, escénicas dramáticas o danzarías relacionadas
toro», la presencia del tigre y
de las danzas de Tecuanes y sus
como Zitlala o Acatlán, durante las fiestas de con la tradición escénica de origen misionero
respectivos encuentros gladiato-
rios permanecía latente con la
presencia en la procesión de una
Danza de Mapaches, cercana a
la de Tecuanes, que incluye a un tigre que supuestamente será de danzas de tigres más cono- a pensar y sentir que la riña de Zitlala, en el Estado de
cazado (como se plantea en el cidas: la de Tlacololeros y la iba en serio, por el número Guerrero, se hubiera rega-
modelo que Horcasitas llama otra de Atzatziliztli con su res- de combatientes y que podría d o con mi propia sangre y
danzas tipo Coatetelco). pectivo combate gladiatorio. ser y o también alcanzado hubiera a y u d a d o a fertilizar
Aproximaciones a Los Tecuanes,
Danza-Drama de origen Náhuatl por los golpes, lo que no los terrenos agrícolas y a
del Estado de Guerrero 23 24 ocurrió, desde luego; aunque atraer las lluvias generosas
ALEJANDRO ORTIZ Es claro que lo que presencié Esta última situación me tomó quizá hubiera sido un alto y dadoras de la vida en la
BULLÉ-GOYRI se trató de dos de las variantes tan desprevenido que llegué honor para mí, pues la tierra región.
y de herencia medieval en México. En este Horcasitas, Fernando, «La danza de
sentido, el tigre americano y su simbología Tecuanes», Estudios de Cultura
bien podían considerarse como manifesta- Náhuatl, 1980, vol. 14, págs. 238-
ciones del mal, como ocurría con la célebre 286.
tarasca de las procesiones del Corpus Christi — , «Los Tecuanes de 1907» (steno-
en todo el mundo hispánico25. No lo podría graphic versión), Horcasitas Pa-
afirmar de manera categórica, pero me parece pers, box 15/fl2, Latin Amercan
una buena hipótesis. Library, University of Tulane,
En definitiva, la Danza de Tecuanes ofrece USA.
todavía múltiples aspectos de interés al in- — , «Notas para una lectura sobre
vestigador teatral; esperamos por ello poder danzas mexicanas» en El Teatro
ofrecer en un futuro un estudio más completo Náhuatl v. II, México, UNAM,
y esclarecedor en torno de esta expresión de la 2004, págs. 369-380.
cultura escénica tradicional mexicana. — , El teatro náhuatl, v. II (Selec-
ción y Estudio Crítico de los
BIBLIOGRAFÍA CITADA materiales inéditos de...), México,
UNAM, 2004. Vestuario de una Danza de Tecuanes,
Adán, Elfego, «Las danzas de Coatetelco», — , Náhuatl práctico y ejercicios para
Anales del Museo Nacional de Arqueolo- el principiante, México, UNAM-Instituto
gía, Historia y Etnología, 1910, núm. 2, de Investigaciones Antropológicas, 1998.
pág. 177. Jiménez, Arturo, «En Zitlala, la lluvia llega
Ariza, Maclovio, Teatro de evangelización en convocada por la violencia», La Jornada,
Cbilapa, Guerrero, Chilpancingo, Univer- secc. Cultura, domingo 8 de mayo, 2005,
sidad Autónoma de Guerrero, 1989. págs. 3-4.
Barlow, R. H., Ichcateopan (Tekwanis), ms. León-Portilla, Miguel (ed.), De Teotihuacán
Archivo Barlow [Universidad de Las a los Aztecas, (fuentes e interpretacio-
Américas], Cholula, 1947 ca. nes históricas), México UNAM (Lecturas
— , In Tekwanis, versión I» Expediente Ná- Universitarias, 11) 1983.
25
huatl Language in Guerrero, Archivo Martí, Samuel, Canto, danza y música pre- La Tarasca era una suerte de
Barlow [Universidad de Las Américas, cortesiana, México, Fondo de Cultura serpiente muy característica del
Corpus que personificaba las
Cholula. Económica, 1961. acechanzas del mal.
— , Tekwanis, Tlamacazapa II, ms. Archivo Moreno de los Arcos, Roberto, «Los cin-
Barlow [Universidad de Las Américas], co soles cosmogónicos», en Estudios de
Cholula. Cultura Náhuatl, 1967, vol. VII, México
Canciones y danzas folklóricas de las Améri- UNAM, págs. 183-210.
cas, Washington, E.U., Unión Panameri- Neff, Francoise, Fiestas de los pueblos indíge-
cana, [s.d.]. nas: el rayo y el arcoiris; la fiesta indígena
Cinco décadas de investigación sobre música en la montaña de Guerrero y el oeste de
y danza indígena, coord. Julio Herrera, Oaxaca, México, INI; Sedesol, 1994.
México, INI, 2002. Navarrete, Carlos, «Prohibición de la danza
La danza del tecuán (investigación y edición del tigre en Tamulte, Tabasco en 1631»,
de FONADAN), México, FONADAN, Tlalocan, 1971, VI:4, págs. 374-376.
1975. Olivera, Mercedes, Catálogo Nacional de
Danzas mexicanas auténticas, México, SEP, Danzas, México, Fondo Nacional para el
Depto. De Enseñanza Agrícola y Normal Desarrollo de la Danza Popular Mexicana,
Rural, 1937. 1974.
Díaz Vázquez, Rosalba, El ritual de la lluvia en Sahagún, fray Bernardino de, Historia Ge-
la tierra de los hombres tigre. Cambio socio- neral de las Cosas de la Nueva España,,
cultural en una comunidad náhuatl (Acat- México, Porrúa, 1999.
lán, Guerrero, 1998-1999), México, CNCA Sten, María (coord.), Óscar Armando García
(Culturas populares e indígenas), 2003. Gutiérrez y Alejandro Ortiz Bulle Goyri
Garza Mercedes, de la, El hombre en el pensa- (editores), El teatro franciscano en la Nue-
miento religioso náhuatl y maya, México, va España (Fuentes y ensayos para el estu-
UNAM, 1978, págs. 20-31. dio del teatro de evangelización del siglo Aproximaciones a Los Tecuanes,
González Torres, Yólotl, Diccionario de mi- XVI), México, UNAM-CONACULTA/ Danza-Drama de origen Náhuatl
del Estado de Guerrero
tología y religión de Mesoamérica, México, FONCA, 2000. ALEJANDRO ORTIZ
Ediciones Larousse, 1991. BULLÉ-GOYRI