Sie sind auf Seite 1von 11

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/221982604

Electroencephalographic normal variants or with uncertain significance

Article  in  Revista de neurologia · April 2012


Source: PubMed

CITATIONS READS

3 5,877

4 authors, including:

Bruno Estañol
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán
292 PUBLICATIONS   1,575 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Semiology of signs in Clinical Neurology View project

Physiological time series analysis View project

All content following this page was uploaded by Bruno Estañol on 22 February 2014.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


rEVISIÓN

Variantes normales o de significado incierto


en el electroencefalograma
Mauricio J. Berenguer-Sánchez, Francisco Gutiérrez-Manjarrez, Horacio Sentíes-Madrid, Bruno Estañol-Vidal

Resumen. El electroencefalograma es una herramienta vital en el diagnóstico de afecciones primarias o secundarias del Departamento de Neurología
y Psiquiatría. Laboratorio de
sistema nervioso central, dentro de las cuales la epilepsia es una de las más importantes. En ocasiones, la actividad ence- Neurofisiología Clínica. Instituto
falográfica normal simula actividad epileptiforme. Esta actividad no tiene valor patológico y se considera una variante Nacional de Ciencias Médicas
normal de la actividad cerebral. Hemos dividido las alteraciones en cuatro grupos fundamentales basados en la clasifica- y Nutrición Salvador Zubirán.
México DF, México.
ción propuesta por Blum y Cervone: patrones rítmicos, patrones epileptiformes, ondas lambda y variantes dependientes
de la edad. Estos cambios se ven con frecuencia durante la somnolencia o el sueño y durante las maniobras de activación, Correspondencia:
Dr. Mauricio José Berenguer
y son más comunes en los niños y adolescentes. El objetivo de esta revisión es presentar las características más importan- Sánchez. Departamento de
tes de cada una de estas variantes, con el fin de evitar que sean confundidas con actividad cerebral anormal. Neurología y Psiquiatría.
Laboratorio de Neurofisiología
Palabras clave. Benigno. EEG. Epileptiforme. Variante. Clínica. Instituto Nacional de
Ciencias Médicas y Nutrición
Salvador Zubirán. Vasco de
Quiroga, 15. Col. sección XVI.
Del. Tlalpan. CP 14000. Tlalpan,
Introducción del mismo sujeto, alternan con el alfa normal, se México DF, México.
ha notificado mayor prevalencia en algunas fa- E-mail:
Las variantes normales electroencefalográficas se de- milias, tienen predominio posterior, se bloquean mjberenguers@hotmail.com
finen como ritmos u ondas que simulan anormalida- por la apertura palpebral y no se relacionan con
Aceptado tras revisión externa:
des interictales e ictales [1-4]. Estas variantes pueden epilepsia. Se describen dos variantes, el alfa rá­ 04.01.12.
clasificarse en las siguientes categorías: patrones rít- pido y el alfa lento. El alfa lento o subarmónico
Cómo citar este artículo:
micos, patrones epileptiformes, ondas lambda y lamb- tiene la mitad de la frecuencia del alfa normal Berenguer-Sánchez MJ, Gutiérrez-
doideas, y variantes relacionadas con la edad [1]. Es- (4-5 Hz), a menudo es de gran voltaje y abrupto, Manjarrez F, Sentíes-Madrid H,
Estañol-Vidal B. Variantes normales
tas variantes son más comunes en niños y adolescen- y se puede diferenciar de un patrón encefalopáti- o de significado incierto
tes, aunque no privativas de ellos, y se observan con co por su apariencia escotada, su carácter este- en el electroencefalograma.
Rev Neurol 2012; 54: 435-44.
mayor frecuencia en la somnolencia, en el sueño y al reotipado y la presencia de actividad central y
despertar, con las maniobras de activación; por lo frontal normal [2,5]. En niños, este patrón es © 2012 Revista de Neurología
tanto, es necesario obtener registros de sueño en es- raro [6]. El alfa rápido o armónico tiene una fre-
tos pacientes. Las principales características de es- cuencia entre 16 y 20 Hz, aparece en alerta y está
tas variantes se presentan en la tabla. superimpuesto al alfa [3,6].
El objetivo de la revisión es presentar las carac- – Alfa extraoccipital. Se refiere a la localización del
terísticas más importantes de cada una de estas va- ritmo alfa distinta de la habitual, como la región
riantes, con el fin de evitar que se confundan con central, temporal o difusa, con igual reactividad
actividad cerebral anormal. y sin significado patológico [2,7].
– Alfa escaso o nulo. Se refiere a un ritmo alfa po-
bremente definido o ausente, y ocurre en el 10%
Patrones rítmicos de los sujetos sanos [2].
– Variante alfa rápida de bajo voltaje. Es la varian-
Consiste en actividad rítmica en el rango theta, alfa, te más importante del adulto sano. Se observa
beta o la mezcla de los anteriores con morfología entre el 5-7% de la población normal. Tiene una
que simula actividad epileptiforme. mezcla de frecuencias entre 2 y 30 Hz, con un
voltaje menor de 20 µV. Al realizar un mapeo de
Variantes del ritmo alfa esta actividad, se encuentra una mezcla de acti-
vidad theta, delta y beta. Parece ser genética-
EEG en vigila mente determinada y se ha sugerido un patrón
– Variantes alfa. Descritas por Goodwin en 1947, autosómico dominante. Puede estar presente en
aparecen en alerta, varían en prevalencia dentro el reposo o la hiperventilación. En ausencia de

www.neurologia.com  Rev Neurol 2012; 54 (7): 435-444 435


M.J. Berenguer-Sánchez, et al

Tabla. Características principales de las variantes que pueden confundirse con epilepsia.

Localización Características

Ondas agudas occipitales Ondas agudas positivas, bi o monofásicas, triangulares, de duración breve, aisladas o en trenes intermitentes,
Occipital
positivas transitorias amplitud < 50 µV, bisincrónicas, ocasionalmente asimétricas

Ondas de gran amplitud, de 75-200 µV (máximo anterior o posterior), con elementos afilados, rítmicas,
Hipersincronía Centroparietal
sincrónicas, frecuencia de 3-5 Hz, difusas, ocasionalmente paroxísticas. Se presenta en niños de 3 meses
hipnagógica o generalizada
a 14 años durante la somnolencia

Puntas esporádicas Temporal anterior Puntas de 50 ms, de campo cerebral amplio, bifásicas, de amplitud baja, estereotipadas, independientes
benignas del sueño y media uni o bilateral o sincrónicas. Se presentan en adolescentes o adultos en fase I y II del sueño
Salva theta rítmica
Temporal medio Puntas pequeñas de 50 ms con muesca superior, independientes o sincrónicas.
temporal de la somnolencia
uni o bilateral Se presentan en adolescentes o adultos durante la fase I y II del sueño
(variantes psicomotoras)
Frecuencia alfa de 9-11 Hz (más agudas y menos sinusoidales), arciforme o en ‘peineta’, en trenes,
de duración de pocos segundos, amplitud de 20-60 µV, simétrico (ocasionalmente asimétrico de forma
Ritmo mu Central
aislada), desaparece con estímulo sensitivo o motor o con el pensamiento sobre actividad motora.
Se presenta en adolescentes y adultos < 30 años

Ondas agudas, positivas, triangulares, bifásicas, duración 160-250 ms, amplitud < 50 µV
Ondas lambda Occipital (ocasionalmente de mayor voltaje), se presentan con los movimientos oculares de búsqueda,
precedidas por un potencial generado por movimiento ocular, sincrónicas, asimétricas
Temporal anterior y
Ritmo en empalizada Ondas agudas, arciforme, repetitiva, amplitud media, polaridad negativa, rango theta.
media uni o bilaterales
(wicket spikes) Se presenta en el adulto durante la vigilia o somnolencia y el sueño ligero
(habitualmente unilaterales)
Temporal posterior o parietal Trenes de puntas agudas, arciforme, frecuencia de 6 Hz con ritmo de 14 Hz sobreimpuesto, polaridad
Puntas positivas 14 y 6 Hz
uni o bilaterales positiva. Se presenta en niños y adolescentes durante la fase I y II del sueño
Generalizada, la localización
Punta ‘fantasma’-onda Puntas bifásicas, de bajo voltaje, seguidas de onda lenta de mayor amplitud, frecuencia 5-7 Hz,
depende del género (femenino
de 6 Hz en salvas de 1-2 s. Se presenta en adolescentes y adultos (más en mujeres) en vigilia o somnolencia
occipital, masculino anterior)
Descargas rítmicas Parietocentrotemporal Ondas agudas, mono o bifásicas, sinusoidales, seguidas de actividad rítmica de 5-7 Hz, duración 40-80 s,
subclínicas del adulto uni o bilateral rango theta. En > 50 años durante la vigilia, fase I y II del sueño e hiperventilación

Ritmo de ruptura ósea Ondas agudas de mayor amplitud que el ritmo basal + actividad beta localizadas en el sitio de ruptura ósea.
Región de craniectomía
(breach rhythm) Se presenta en cualquier edad durante la vigilia o el sueño
Actividad posterior
Occipital bilateral Ondas mono o bifásicas de 200-400 ms. Se presenta en niños durante la vigilia con los ojos abiertos
por parpadeo del niño
Temporal anterior y
Actividad temporal lenta Ondas agudas + ritmo theta. Se presenta en > 55 años de edad, durante la vigilia, sueño fase I y II
media uni o bilateral
y aguda del anciano e hiperventilación
de predominio izquierdo
Actividad theta de la
Línea media, central Trenes de ondas afiladas, sinusoidales o arciformes de 5-7 Hz. Se presenta en niños y adultos en vigilia o sueño
línea media de Ciganek

Puntas occipitales del invidente Occipital uni o bilateral Puntas y ondas agudas de 200 ms. Se presenta en niños durante la vigilia o somnolencia

Ondas de diente Theta rítmico de 4,5-6 Hz independiente o sincrónico que dura más de 2 s. Más evidente
Temporal media
de sierra temporal entre las 28 y 32 semanas y desaparece a las 33 semanas. Marcador de madurez gestacional

Actividad delta Actividad rítmica que aparece entre las 34 y 37 semanas. Su frecuencia es de 1,5-2 Hz y voltaje de 50-150 µV.
Frontal bilateral
bifrontal rítmica Ocurre en el sueño

Presente entre las 26 y 38 semanas, pico a las 32 y 35 semanas. Frecuencia: 0,3-1,5 Hz. Voltaje: 50-250 Hz.
Delta en cepillo Central/temporooccipital Sobreimpuesta actividad de 18-22 Hz. Inicialmente central y en sueño REM, luego temporal y occipital
en sueño no REM
Ondas agudas y puntas
Predominio parietal Predomina entre las 32 y 35 semanas. Aparece en el sueño tranquilo y pasivo
esporádicas o multifocales
Puntas frontales Predominan en transición de REM y no REM entre las 34 y 35 semanas. Voltaje: 50-150 µV. Llamadas ‘encoches
Frontal
transitorias frontales’. Bipolares de inicio negativo. Sincrónicas y simétricas. Desaparecen después de las 44 semanas

Theta puntiagudo Brote monomórfico. Dura 5-6 s. Máxima frecuencia a las 24 semanas y luego desaparece.
Occipital
occipital Marcador de madurez gestacional

436 www.neurologia.com  Rev Neurol 2012; 54 (7): 435-444


Variantes nornales o de significado incierto en el EEG

medicamentos desencadenantes, se considera una


variante normal [1,2]. Puede verse en la corea de Figura 1. Ritmo mu. Varón de 29 años, alerta y ojos abiertos, actividad en peine de 11 Hz en la región
central de predominio derecho.
Huntington o el mixedema, sin tener relación pa-
tológica.
– Squeak effect. Es un incremento de la frecuencia
del ritmo alfa después del cierre palpebral [3].
– Fenómeno ‘beating’. Es la presencia de dos o más
frecuencias dominantes en el EEG [2].

EEG en somnolencia
– Ritmo alfa paradójico. Es la aparición de ritmo alfa
durante la apertura palpebral en sujetos somno-
lientos [2].
– Alfa temporal del anciano. Se refiere a la activi-
dad alfa que aparece asincrónica y episódica du-
rante la somnolencia en el anciano [2].

EEG al despertar
Alfa frontal del despertar. Es común en niños du-
rante la transición del sueño al alerta [2]. Desapare-
ce al estar completamente alerta. Corresponde a ac-
tividad frontal de 7-10 Hz, su morfología es mellada
y dura hasta 20 s.

Otros patrones de frecuencia alfa


vidad del ritmo mu durante la imitación en sujetos
EEG en vigilia con trastorno del espectro autista [10].
Ritmo mu (Fig. 1). Descrito por Gastaut en 1952, es
un hallazgo poco común en el EEG normal [8,9]. Se Patrones de frecuencia theta
observa entre el 10-20% de los adultos jóvenes me-
nores de 30 años [1,2,8]. La posibilidad de encon- EEG en vigilia
trar esta actividad se reduce al aumentar la edad, se Theta centrofrontal. Esta variante aparece en el 35%
presenta en el 14% de los adolescentes y es menos de los adultos jóvenes alertas y relajados. Muestra
frecuente en niños menores y ancianos [1,8]. Tiene una frecuencia de 6-7 Hz, una amplitud menor de
una morfología arciforme o en peine y es bifásico, 15 µV y su localización es máxima en la región fron-
siendo la porción negativa puntiaguda y la positiva tal o frontocentral. En adolescentes, ocurre en el 10-
redondeada [2]. Ocurre en el alerta, en la región 20% de los registros. Puede facilitarse con maniobras
central (C3, C4 y Cz), usualmente es bilateral con que requieran tareas mentales y concentración [3].
ligero predominio unilateral, asimétrico y asincró-
nico. Su frecuencia es alfa (9-11 Hz) y su duración EEG en somnolencia
es menor de un segundo a unos pocos segundos [5]. – Brote theta temporal rítmico de la somnolencia o
Se atenúa con el movimiento o la planeación del descarga rítmica temporal media, antes llamado
movimiento de la extremidad contralateral (brazo o variante psicomotora (Fig. 2). Descrita por Gibbs
mano), y también con la estimulación sensorial y antes llamado ‘variante psicomotora’ porque se
(táctil) [2,8]. El bloqueo de la actividad es bilateral, representaba en sujetos con crisis del lóbulo
pero predomina en el lado contralateral [8]. Está re- temporal, sin embargo, ahora se sabe que ocurre
lacionado con la corteza sensoriomotora y se ha de- en sujetos normales y tiene pobre correlación
mostrado actividad beta de 20 Hz en ésta con reac- con la epilepsia. Se presenta en adultos y adoles-
tividad similar, por lo que se considera al ritmo mu centes en somnolencia, sueño ligero y, en oca-
un subarmónico del anterior. Si se presenta focali- siones, en pacientes alertas y bien relajados, pero
zado, hace sospechar una anormalidad hemisférica. desaparece con el sueño profundo. Se localiza en
Es de mayor voltaje en defectos óseos y se puede la región temporal media o puede diseminarse a
confundir con una falsa zona epileptógena [5,9]. Es- la región parasagital. Se presenta en brotes de
tudios recientes han demostrado una pobre reacti- 5-7 Hz en ráfagas de 10 s hasta 1 min. Su morfo-

www.neurologia.com  Rev Neurol 2012; 54 (7): 435-444 437


M.J. Berenguer-Sánchez, et al

Figura 2. Theta temporal rítmico de la somnolencia. Mujer de 35 años, somnolienta, Figura 3. Hipersincronía hipnagógica. Niña de 7 años, somnolienta, ac­tividad theta ge-
con actividad theta triangular rítmica temporal media izquierda que no afecta la activi- neralizada sincrónica de alto voltaje.
dad de fondo.

logía es variable, afilada, achatada o escotada, reconocido que consiste en actividad rítmica de 4,5-
pero a menudo es agudamente contorneada; sin 6 Hz independiente o sincrónica de la región tem-
embargo, puede ser arciforme, sinusoidal o pun- poral media que dura más de 2 s [9,13,14]. Esta ac-
tiagudo. Su conformación escotada se debe a la tividad puede verse antes de las 28 semanas, y es
superimposición de actividad rápida o a la pre- más evidente entre las 28 y 32 semanas, para pro-
sencia de frecuencias de reposo armónicas [4]. gresivamente reducirse a partir de las 32 semanas
No evoluciona en frecuencia ni amplitud, tiende [15]. Se ha descrito como ondas de diente de sierra
a ser monomórfico y puede ocurrir bilateral- temporal [16]. Su amplitud varía entre 20-200 µV.
mente o independiente con ligero predominio. A partir de las 32 semanas es reemplazada por acti-
Los brotes tienen un inicio y final gradual con vidad en frecuencia alfa, por lo cual se considera un
incremento y decremento de la amplitud [4]. La marcador para las 33 semanas [9,13].
incidencia es de 0,5-2% [3]. Esta variante normal
se diferencia de la actividad epileptiforme debi- EEG al despertar
do a que no afecta la actividad de fondo previa y Theta frontal del despertar. Esta actividad normal,
posterior a la descarga, no hay progresión en la descrita por White y Tharp, es más frecuente en jó-
frecuencia y está presente en la somnolencia, venes y niños, y consiste en brotes de ondas con
pero no en el sueño [5,11]. una frecuencia de 7-20 Hz que ocurren predomi-
– Ritmo theta de la línea media (Ciganek). Se pre- nantemente en la región frontal por unos 20 s, se
senta en niños y adultos en vigilia o somnolen- facilita con las emociones, tiene una apariencia es-
cia. Localizado en Cz o en electrodos cercanos, cotada y desaparece en el paciente completamente
tiene una frecuencia de 5-7 Hz, apariencia llana, despierto [1,4].
de arco (mu like) o puntiaguda. La duración es
variable, muestra aumento y descenso de la am- EEG durante hiperventilación
plitud, es más común en alerta y adormecimien- – Hipersincronía hipnagógica e hipnopómpica (Fig.
to. Su reactividad es diferente al ritmo mu y es 3). Consiste en ondas bisincrónicas ampliamente
variable al movimiento de las extremidades, aler- distribuidas, de gran amplitud (75-200 µV) que
ta y apertura palpebral. El mecanismo de origen ocurren durante los primeros años de la vida.
es incierto [12]. Puede ocurrir intermitentemente o en ráfagas
por unos minutos al inicio del sueño (hipnagógi-
EEG durante el sueño co) o al final (hipnopómpica). Entre los 3 meses
Brote theta temporal. Es un marcador de madurez y los 6 años, la frecuencia es de 3-5 Hz. Se incre-

438 www.neurologia.com  Rev Neurol 2012; 54 (7): 435-444


Variantes nornales o de significado incierto en el EEG

menta de 4 a 6 Hz a los 5 años. Esta actividad de­


saparece entre los 10 y 14 años. Figura 4. Ritmo de ruptura ósea. Varón de 54 años, alerta con los párpados cerrados y craniectomía fron­
totemporal derecha.
– Descarga electroencefalográfica rítmica subclíni-
ca del adulto –subclinical rhythmic electrogra-
phic dis­charges in adults (SREDA)–. Es un patrón
poco común que se presenta con mayor frecuen-
cia en adultos mayores de 50 años en reposo,
somnolientos, en sueño en fase II y durante la
hiperventilación [4, 8,17-19]. Tiene una inciden-
cia del 35%. Se presenta en un fondo normal, tie-
ne morfología de contorno puntiagudo y una
frecuencia de 5-7 Hz. Su distribución es amplia,
aunque principalmente temporoparietal, gene-
ralmente bilateral, pero asimétrica, con mayor
predominancia del lado izquierdo [3]. Aparece de
manera abrupta o tiene progresivo aumento
de la amplitud, cambia de morfología y frecuen-
cia a través de la descarga y desaparece abrupta-
mente o de manera gradual [5,8]. Puede aparecer
como ondas agudas monofásicas repetitivas o
como una simple descarga seguida de una onda
aguda que poco a poco aumenta en frecuencia
hasta aparecer de manera sostenida. Su duración
es mayor de 20 s, en promedio 40-80 s. Debido a
su duración y evolución, puede malinterpretarse barse por la hiperventilación. Puede ser simétricas o
como patrón ictal. Puede diferenciarse de la ac­ asimétricas. Usualmente no duran más de 2-3 s [2].
tividad epileptiforme porque ocurre en alerta
principalmente y la conciencia está intacta du-
rante la descarga [5]. El mecanismo de origen es Patrones u ondas epileptiformes
incierto [4].
Una inusual variable de SREDA tiene predomi- EEG en vigilia
nancia de ritmo delta, forma amellada o las des-
cargas tienen una distribución frontal o más fo- Ritmo de ruptura ósea (breach rhythm)
cal, al igual que tiene brotes de mayor duración y Descrito por Coob en 1979, se refiere al incremento
puede ocurrir en el sueño [7]. focal de la amplitud de la actividad cerca o sobre el
área de un defecto óseo [4,19,21,22]. Es un ritmo
Patrones de frecuencia delta parecido al ritmo mu, el cual aparece en individuos
con cirugías craneales. Tiene apariencia puntiagu-
EEG en transición sueño-vigilia da y una frecuencia de 6-11 Hz, un componente rá-
Actividad delta bifrontal monorrítmica. Aparece en- pido y las ondas a menudo presentan una fase ne-
tre las 34 y 37 semanas y persiste hasta el período gativa como puntas; se localiza en la región parasa-
perinatal. Consiste de actividad semirrítmica mo- gital, a menudo es reactivo al hacer un puño o la
nomórfica de 1,5-2 Hz, con un voltaje de 50-150 µV planeación del movimiento, mientras que, si se lo-
y de localización frontal bilateral. Ocurre predomi- caliza más lateralmente (T3 o T4), no tiene respues-
nantemente en los períodos de transición de sueño. ta a ningún estímulo [4,22]. La presencia de este
Se ha referido como ‘disrritmia anterior’ (si bien ritmo no predice la aparición de crisis o la recu-
‘disrritmia’ es un término que la Federación Inter- rrencia de la lesión intracraneal que motivó la ciru-
nacional de Neurofisiología Clínica ya no aconseja gía [2] (Fig. 4).
usar) y no sugiere anormalidad [9,20].
EEG en somnolencia
EEG en hiperventilación
Ondas lentas posteriores del joven. Comunes en ni- Brotes positivos de 14 y 6 Hz
ños y adultos jóvenes, se localizan en la región poste- Antes llamados puntas positivas de 14 y 6 Hz o cte-
rior y se mezclan con actividad alfa. Pueden exacer- noides. Se presentan en el 10-58% de los sujetos sa-

www.neurologia.com  Rev Neurol 2012; 54 (7): 435-444 439


M.J. Berenguer-Sánchez, et al

puntas de baja amplitud (< 50 µV) y breve dura-


Figura 5. Ritmo en empalizada (wicket spikes). Varón de 44 años, somnoliento, actividad de 8 Hz, tem- ción (< 50 ms), pueden ser monofásicas o bifási-
poral independiente que no afecta la actividad de base.
cas, en cuyo caso muestran una rama ascendente
más abrupta que la descendente, y pueden ir se-
guidas de una sutil onda lenta. Estas puntas se pre-
sentan de manera aislada y esporádicamente o en
dobletes, pero nunca en trenes repetitivos; son ge-
neralmente unilaterales o muestran independencia
hemisférica [1,4,19]. Están localizadas en la región
temporal anteromesial. En el montaje transverso
se observan en oposición de fase entre hemisfe-
rios. Se diferencian de la actividad epiléptica por-
que no se presentan como descargas, no alteran el
ritmo de base, no coexisten con el sueño de ondas
lentas y desaparecen con la profundidad del sueño
[1,2,4,11].

Punta onda de 6 Hz o punta fantasma onda


Notificada por Gibbs, aparece en adolescentes y
adultos durante el alerta y adormecimiento. Desa­
parece en el sueño de ondas lentas. Su frecuencia
varía entre 5-7 Hz y ocurre en brotes de 1-2 s y rara
vez de 3-4 s. La punta puede ser difícil de recono-
cer por su brevedad y baja amplitud, de ahí el tér-
nos [4]. Son más frecuentes en adolescentes entre mino ‘fantasma’; la onda lenta es de mayor duración,
los 12 y 20 años que en niños [1,17,19,23]. Apare- tiene gran amplitud y tiene una distribución más
cen durante la somnolencia y el sueño ligero (fase amplia. Su incidencia es del 2,5%. Usualmente es
II). Son brotes de ondas positivas arciformes rítmi- difusa, bilateral y sincrónica, aunque puede ser asi-
cas similares a los husos del sueño, que ocurren a métrica y focal. Puede presentar transición con
una frecuencia de 13-17 Hz o 6-7 Hz y duran entre los brotes de puntas positivas de 6 Hz. Hughes, en
0,5 y 1 s. Su componente negativo es romo y el po- 1980, describió dos formas de este patrón: WHAM
sitivo es afilado, se visualizan mejor en montaje re- (waking, high amplitude, anterior, males), que ocu-
ferencial y se localizan en las regiones temporales rre en hombres en vigilia, es de gran amplitud y
posteriores o parietales, aunque pueden presentar- aparece en la región cerebral anterior, y FOLD (fe-
se de manera difusa [1,5]. Tienen un voltaje de 60- males, occipital, low amplitude, drowsy), que ocu-
70 µV. Usualmente tienen independencia hemisfé- rre en mujeres durante la somnolencia, es de baja
rica con ligero predominio. Están influidos por la amplitud y aparece en la región occipital [3,4,11,13].
edad, montaje y duración del adormecimiento y sue- Es monomórfica, desaparece durante el sueño de
ño. La actividad de 6 Hz predomina en niños pe- ondas lentas, la punta es de menor tamaño que la
queños, mientras que el patrón de 14 Hz predomi- onda lenta y las descargas son más acentuadas en
na en niños mayores [5]. Este patrón puede encon- la región occipital, a diferencia de la actividad epi-
trarse en la encefalopatía metabólica, sin embargo, leptiforme, en la cual las descargas se localizan
la actividad de fondo es anormal [5]. También pue- más en sentido frontal; son de gran amplitud, ocu-
den verse en pacientes en coma, síndrome de Reye, rren a una frecuencia menor de 6 Hz, se presentan
y fallo hepático o renal, sin que representen en sí un durante el alerta y persisten en el sueño de ondas
hallazgo patológico [2]. lentas [1,2,4,24].

Puntas afiladas pequeñas u ondas Puntas en empalizada o wicket spikes (Fig. 5)


transitorias epileptiformes benignas del sueño Aparecen en adultos mayores de 30 años durante el
Descritas inicialmente por Gibbs y Gibbs, se pre- adormecimiento y sueño ligero, aunque pueden ver-
sentan en adultos durante el adormecimiento (fase se en el alerta. Tienen una incidencia del 0-9% [25].
I) y sueño ligero (fase II) en el 25% de los sujetos Este patrón se presenta como ondas aisladas nega-
normales [1,2,17,23]. Es un hallazgo raro en niños tivas monofásicas o como ráfagas de ondas mono­
jóvenes, pero se pueden ver en adolescentes. Son fásicas arciformes similares al ritmo mu. Tienen una

440 www.neurologia.com  Rev Neurol 2012; 54 (7): 435-444


Variantes nornales o de significado incierto en el EEG

frecuencia de 6 a 11 Hz, su amplitud varía de 60 a


200 µV, y la duración varía de 90 a 150 ms. General- Figura 6. Ondas occipitales positivas transitorias. Mujer de 16 años, somnolienta, presencia de ondas posi-
tivas occipitales sincrónicas.
mente se presentan en las regiones temporales de
manera independiente o tienen ligera predominan-
cia hemisférica. Cuando aparecen aisladas, pueden
fácilmente confundirse con actividad epileptiforme;
sin embargo, esta variante normal no afecta la ac­
tividad de fondo, su morfología es semejante a la
que se presenta en las ráfagas, ocurre en ráfagas de
6-10 Hz y no se sigue de actividad lenta [1,2,4,5,11].

Ondas occipitales positivas


transitorias u ondas lambdoideas (Fig. 6)
Son más comunes entre los 15 y 35 años. Aparecen
en las fases I y II del sueño. Tienen morfología posi-
tiva, son bisincrónicas con voltaje asimétrico y apa-
recen en la región occipital como simples comple-
jos o en brotes repetitivos. Tienen una frecuencia
de 4-5 Hz [1,2]. Se piensa que pueden estar relacio-
nadas con repetición de información visual durante
el sueño, aunque esta hipótesis no se ha comproba-
do y no se observan en pacientes con ceguera ni en
pacientes con graves defectos visuales [5].
Un tipo especial son las ondas lambdoideas del
joven o niño, que también son conocidas como on- EEG en sueño no REM y sueño REM
das en cono u O. Son ondas delta de gran voltaje,
bifásicas, su duración es de 200-400 ms, son transi- Complejos delta-beta
torias y aparecen en las regiones occipitales durante Patrón transitorio y marcador que identifica a los
el sueño profundo y siempre en menores de 5 años. El prematuros descritos por Dreyfus-Brisac [26]. Otros
escaneo de patrones o pinturas pueden evocar es- nombres dados a esta actividad son: brotes de hu-
tos potenciales [1,8]. sos-delta, cepillos, ondas rápidas parecidas a husos
y ondas de prematuros [9,13]. Se presentan entre
Ondas occipitales de la ceguera las 26 y 38 semanas de edad de concepción, con un
Son puntas y ondas agudas de 200 ms que se pre- pico máximo entre las 32 y 35 semanas. Consisten
sentan en niños con ceguera congénita. Se presen- en ondas aleatorias de 0,3-1,5 Hz y 50-250 µV, a las
tan en la vigilia o somnolencia de manera unilateral cuales se sobreimponen brotes de actividad rápida
o bilateral [2]. de 8-22 Hz de bajo a moderado voltaje, asincróni-
cos y asimétricos [9]. La frecuencia de la actividad
EEG en fase II de sueño rápida es variable en el mismo neonato, siendo la
más frecuente de 18-22 Hz antes de las 32 semanas,
Mittens para luego dar paso a frecuencias de 8-12 Hz. La
Esta actividad se observa sólo en el sueño y consiste amplitud de esta misma actividad raras veces supe-
en la fusión de husos del sueño y una onda del vér- ra 75 µV. Inicialmente, esta actividad es infrecuente
tex. La última onda del huso se superimpone a la y de predominio central, para, en las siguientes 5-6
onda del vértex. La suma del voltaje da la aparien- semanas, ­ser más frecuente y de mayor voltaje. La
cia de una onda rápida (onda aguda). Se ven en la localización varía con la edad, teniendo una ubica-
región prefrontal, frontal o central, y predominan ción temporal y occipital a mayor edad. Entre la se-
durante la fase III del sueño. La apariencia le da el mana 29 y 33 de edad de concepción se hacen pro-
nombre de guante de cocina o mittens, en donde el minentes durante el sueño REM y a partir de la 33
pulgar es la onda rápida y el resto de los dedos for- son más frecuentes en el sueño no REM. De la se-
ma el componente lento de la onda del vértex. Pue- mana 33 a la 38 ocurren primariamente en el sueño
den confundirse con un patrón de punta onda lenta tranquilo. La desaparición de esta actividad duran-
[5,19]. Los mittens se consideran variantes de las te el alerta entre las 36 y 37 semanas las convierten
ondas V o de los complejos K. en marcadores de prematuridad [9].

www.neurologia.com  Rev Neurol 2012; 54 (7): 435-444 441


M.J. Berenguer-Sánchez, et al

Ondas agudas y puntas esporádicas o multifocales Brotes theta/alfa Fz


Esta actividad ha sido poco estudiada en pretérmi- Consisten en actividad aguda rítmica localizada en
nos menores de 32 semanas [16,27]. Pueden verse en la región frontocentral y en el vértex. Ocurren en un
recién nacidos de cualquier edad y aparecen de for- tercio de los recién nacidos sanos [31].
ma aislada entre las 32 y 35 semanas [13]. Esta activi-
dad es difícil de distinguir de la actividad de fondo EEG durante hiperventilación
mixta (theta y beta). En recién nacidos a término,
entre 9 y 12 meses, esta actividad ocurre durante el Otros patrones epileptiformes no patológicos
sueño tranquilo y sólo se presenta en el 25% durante Consisten en un alfa puntiaguda en la región tem-
el sueño activo. La actividad predomina en la región poral y superimposición de frecuencias con aparien-
parietal, con un intervalo entre 38 s y 25 min. Se con- cia de descarga epileptiforme, como en el caso de la
sidera anormal dependiendo del contexto clínico, lo- aparición de actividad delta y beta superimpuesta,
calización en el EEG, morfología y edad gestacional. que puede aparecer durante la hiperventilación [3].

Puntas frontales transitorias


Esta actividad predomina entre las 34 y 35 sema- Ondas lambda
nas. Su voltaje varía entre 50 y 150 µV [28,29]. Se
les ha llamado ‘encoches frontales’ (del francés en- EEG en vigilia
coche, que significa ‘muesca’) o pointes lents dipha-
siques frontales [13]. Tienen un componente nega- Ondas lambda
tivo de cerca de 200 ms, seguido de uno positivo Son más comunes en niños entre los 2 a 15 años
variable en duración, además de estar asociadas que en adultos jóvenes. Son ondas agudas mono­
con una actividad delta frontal aguda rítmica. Apa- fásicas positivas o bifásicas que semejan a la letra
recen a las 34 semanas, siendo infrecuentes y de griega lambda, en forma triangular o dientes de sie-
bajo voltaje, alcanzando su máxima expresión a las rra, que tienen una frecuencia menor de 3-4 Hz. Su
35 semanas. Después de las 44 semanas, esta activi- duración es de 160-250 ms y, en algunas ocasiones,
dad disminuye en número y voltaje, y son raras en hasta de 500 ms [8]. Su amplitud es de 20-50 µV.
neonatos mayores de 6 semanas postérmino. Son Están localizadas en la región bioccipital y pueden
sincrónicas y simétricas, o pueden aparecer de ma- ser unilaterales o muy asimétricas. Son potenciales
nera independiente y asimétrica. Ocurren de ma- cerebrales que se desencadenan con el movimiento
nera aleatoria como simples eventos y, sobre todo, sacádico, estando los ojos abiertos durante el ras-
en la transición entre los sueños REM y no REM. treo de una imagen compleja en una habitación
Pueden mezclarse con la actividad delta bifrontal, bien iluminada y bloqueándose al mirar una super-
lo que se considera normal en neonatos a término o ficie blanca y con el cierre palpebral [1,2,11].
cerca del término [9].
Ondas lambda lenta de la juventud
Ondas agudas temporales Conocidas como ondas de cierre ocular u ondas
Son hallazgos considerados normales en el registro lambda transitorias posteriores asociadas a movi-
neonatal, siempre y cuando cumplan con los si- mientos oculares, resultan comunes en niños duran-
guientes requisitos: morfología difásica simple, ini- te el parpadeo. Aparecen en la región occipital como
cio de polaridad negativo, aparición aleatoria, asin- simples ondas negativas o amplias ondas monofási-
crónica y de aparición durante el sueño. Se conside- cas o bifásicas. La duración es de 200 a 400 ms y la
ran patológicas si poseen morfología compleja, po- amplitud, de 100 a 200 µV. Pueden ser asimétricas.
laridad positiva de inicio, focalidad y aparición du- Usualmente ocurren en niños menores de 10 años.
rante el alerta [9].

Theta puntiagudo de la región occipital Variantes dependientes de la edad


–sharp theta in the occiput of premature
infants (STOP)– EEG en vigilia
Es una actividad theta monomórfica occipital que
ocurre en brotes de 5-6 s. Es un dato gestacional es- Ondas lentas posteriores de la juventud
pecífico de prematuridad, tiene mayor expresión a Son visibles entre los 8 y 20 años, máximo en la
las 24 semanas de edad de concepción y usualmen- temprana adolescencia. La frecuencia de aparición
te está ausente en neonatos a término [30]. aumenta durante la primera década de la vida. Tam-

442 www.neurologia.com  Rev Neurol 2012; 54 (7): 435-444


Variantes nornales o de significado incierto en el EEG

bién se llaman ondas de la juventud, ondas fusiona- un riesgo para el paciente [35]. Por lo tanto, la ade-
das posteriores transitorias u ondas vela. Consisten cuada valoración de la morfología, evolución de la
en actividad de 2-4 Hz que duran entre 250-500 ms. actividad, frecuencia, distribución, duración, capa-
Puede aparecer como ondas aisladas o descargas. cidad para afectar la actividad de fondo, reactivi-
Forman un complejo de ondas delta al cual se so- dad, nivel de alerta y edad del paciente son vitales
breimponen, y les sigue un ritmo rápido que se fu- para reconocer este grupo de variantes [4].
siona con la actividad de fondo. Se ven mejor en las
regiones posteriores durante el alerta. Son ocasio- Bibliografía
nalmente asimétricas. Tienen la misma reactividad
1. Blum A, Rutkove S. The clinical neurophysiology primer.
que el ritmo alfa [32]. Se bloquean con la apertura Totowa, NJ: Humana Press; 2007.
palpebral, aumentan con hiperventilación y desa­ 2. Aminoff MJ. Electrodiagnosis in clinical neurology. 5 ed.
parecen en la somnolencia [1]. Philadelphia: Elsevier; 2005.
3. Tatum W, Husain A, Benbadis S, Kaplan P. Normal adult EEG
and patterns of uncertain significance. J Clin Neurophysiol
EEG durante el sueño 2006; 23: 194-207.
4. Ebersole J, Pedley T. Current practice of clinical electro­
encephalography. 3 ed. Philadelphia: Lippincott Williams
Depresión electroencefalográfica del & Wilkins; 2003.
recién nacido a término durante el sueño 5. Misulis KE, Head TC. Essentials of clinical neurophysiology.
Esta depresión es frecuentemente unilateral y pue- 3 ed. Burlington: Elsevier; 2003.
6. Aird RB, Gastaut Y. Occipital and posterior electroencephalo­
de durar entre 30 s y dos minutos. Al final hay bro- graphic rhythms. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1959;
tes y períodos de ‘trazo discontinuo’ [33,34]. 11: 637-56.
7. Westmoreland BF, Klass DW. Unusual variants of subclinical
rhythmic electrographic discharge of adults (SREDA).
EEG durante la hiperventilación Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1997; 102: 1.
8. Kojelka JW, Pedley TA. Beta and mu rhythms. J Clin
Enlentecimiento por hiperventilación Neurophysiol 1990; 7: 191.
9. Niedermeyer E, Da Silva F. Electroencephalography.
Aparece actividad delta o theta. La aparición es sú- Basic principles, clinical application and related field.
bita o gradual, a menudo rítmica y de gran ampli- 5 ed. Philadelphia: Lippincott, Williams & Wilkins; 2005.
10. Palau-Baduell M, Valls-Santasusana A, Salvadó-Salvadó B.
tud (> 500 µV). Desaparece un minuto después de Trastornos del espectro autista y ritmo mu. Una nueva
la hiperventilación. Es más prominente en las re- perspectiva neurofisiológica. Rev Neurol 2011; 52 (Supl 1):
giones posteriores en niños y en las anteriores en S141-6.
11. Tatum WO, Husain AM, Benbadis SR, Kaplan PW. Handbook
los adultos. Es extremadamente común en niños y of EEG interpretation. New York: Demos Medical Publishing;
adolescentes, menos frecuente a partir de los 30 2008.
años. Se presenta con mayor frecuencia en sujetos 12. Westmoreland BF, Klass DW. Midline theta rhythm.
Arch Neurol 1986; 43: 139-41.
con bajos niveles de glucemia. 13. Holmes GL, Moshe SL, Jones HR. Clinical neurophysiology of
infancy, childhood, and adolescence. Philadelphia: Elsevier;
Theta temporal del anciano 2006.
14. Hughes JR, Fino JJ, Hart LA. Premature temporal theta (PT
Es una actividad de 4-5 Hz que se localiza en la re- theta). Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1987; 67: 7-15.
gión temporal, se considera un subarmónico del 15. Anderson CM, Torres F, Faoro A. The EEG of the early premature.
ritmo de base. Persiste con los ojos abiertos, somno- Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1985; 60: 95-105.
16. Stockard-Pope JE, Werner SS, Bickford RG. Atlas of neonatal
lencia y sueño ligero. La hiperventilación aumenta electroencephalography. 2 ed. New York: Raven Press; 1992.
el voltaje y la persistencia. Ocurre en breves frag- 17. Westmoreland BF, Ebersole JS, Pedley TA. Benign electro­
mentos de sólo 2-3 ondas, raramente más de siete. encephalographic variants and patterns of uncertain clinical
significance. In Ebersole JS, Pedley TA, eds. Current practice
Tiene mayor prevalencia en el lado izquierdo y su of clinical electroencephalography. 3 ed. Philadelphia:
incidencia es del 35%. Lippincott Williams & Wilkins; 2003. p. 235-45.
18. Westmoreland BF, Klass DW. A distinctive rhythmic EEG
discharge of adults. Electroencephalogr Clin Neurophysiol
1981; 51: 186-91.
Conclusión 19. Daube J, Rubin D. Clinical neurophysiology. 3 ed. New York:
Oxford University Press; 2009.
20. Fish B. Spehlmann’s EEG primer. 2 ed. Amsterdam: Elsevier;
Las variantes descritas en este artículo pueden con- 1991.
fundirse fácilmente con actividad epileptiforme y 21. Cobb WA, Guiloff RJ, Cast J. Breach rhythm. The EEG related
to skull defects. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1979;
llevar a conclusiones erróneas, por lo cual la inter- 47: 251-71.
pretación del EEG debe realizarse por médicos al- 22. Radhakrishnan K, Chandy D, Menon G, Sarma S. Clinical
tamente calificados, con el fin de evitar el sobre- and electroencephalographic correlates of breach activity.
Am J Electroneurodiagnostic Technol 1999; 39: 138-47.
diagnóstico de epilepsia y la inadecuada toma de 23. Fisch BJ. Spehlmann’s EEG primer. Principles of digital
decisiones diagnósticas y terapéuticas, que conlleva and analog EEG. 3 ed. Amsterdam: Elsevier; 1999.

www.neurologia.com  Rev Neurol 2012; 54 (7): 435-444 443


M.J. Berenguer-Sánchez, et al

24. Kellaway P, Ebersole JS, Pedley TA, Orderly approach to encephalograms in preterm infants with periventricular
visual analysis: characteristics of the normal EEG of adults leukomalacia. J Pediatr 2003; 143: 26-30.
and children. In Daly DD, Pedley TA, eds. Current practice 30. Hughes JR, Miller JK, Fino JJ. The sharp theta rhythm on
of clinical electroencephalography. 2 ed. New York: Raven the occipital areas of prematures (STOP): a newly described
Press; 1990. p. 139-99. waveform. Clin Electroencephalogr 1990; 21: 77-87.
25. Reither J, Lebel M. Wicket spike: clinical correlates of a 31. Hayakawa F, Watanabe K, Hakamada S. Fz theta/alpha burst:
previously undescribed EEG pattern. Can J Neurol Sci 1977; a transient EEG pattern in healthy newborn. Electroencephalogr
4: 39-47. Clin Neurophysiol 1987; 67: 27-31.
26. Watanabe K, Iwase K. Spindle-like fast rhythms in the EEGs 32. Petersen I, Eeg-Olofsson O. The development of the electro­­-
of low-birthweight infants. Dev Med Child Neurol 1972; 14: encephalogram in normal children from the age of 1 through
373-81. 15 years: non-paroxysmal activity. Neuropaediatrie 1971; 2:
27. Dubowitz LM, Dubowitz V, Goldberg C, Keith I. Rapid 247-304.
assessment of gestational age at birth. Arch Dis Child 1976; 33. O’Brien MJ, Lemis YL, Prechtl HF. Transient flattening in
51: 986-7. the EEG of newborns: a benign variation. Electroencephalogr
28. Hughes JR, Kuhlman DT, Hughes CA. Electro-clinical Clin Neurophysiol 1987; 67: 16.
correlations of positive and negative sharp waves on the 34. Chalamel MJ, Isnard H, Brunon AM. Transient EEG
temporal and central areas in premature infants. Clin asymmetry during quiet sleep. Electroencephalogr Clin
Electroencephalogr 1991; 22: 30-9. Neurophysiol 1984; 57: 49.
29. Okumura A, Hayakawa F, Kato T, Maruyama K, Kubota T, 35. Benbadis SR, Tatum WO. Overinterpretation of EEGs and
Suzuki M, et al. Abnormal sharp transients on electro­ misdiagnosis of epilepsy. J Clin Neurophysiol 2003; 20: 42-4.

Electroencephalographic normal variants or with uncertain significance

Summary. Electroencephalography is an important tool in the diagnosis of primary or secondary disorders of central
nervous system, epilepsy is one of the most important. Sometimes normal electroencephalographic activity simulates
epileptiform activity. This activity does not have pathological value and is considered a variant of normal brain activity. The
main groups based on the classification proposed by Blum and Cervone are: rhythmic patterns; epileptiform patterns;
lambda waves, and age dependent changes. These changes are frequently seen during drowsiness, sleep and during
activation maneuvers and more common in children and adolescents. The aim of this review is to present the most
important characteristics of each of these variants, in order to prevent them being confused with abnormal brain activity.
Key words. Benign. EEG. Epileptiform. Variant.

444 www.neurologia.com  Rev Neurol 2012; 54 (7): 435-444

View publication stats