You are on page 1of 10

£ Mi

SALA PENAL DE APELACIONES Sub Sede Modulo Penal


EXPEDIENTE : 00213-2012-0-2801-SP-PE-01 - REF. SALA N* 389-2012-0 ESPECIALISTA :
VICTOR CUELLAR SALAS
IMPUTADO : ORDOÑEZ MAMANI, SONIA MERCEDES
DELITO : DIFAMACIÓN
AGRAVIADO — : LOPEZ LAZO, CARMEN GRACIELA
CUADERNO : DE IMPUGNACIÓN DE SALA
SENTENCIA DE VISTA
RESOLUCIÓN NRO. 05
llo, dos de abril
del dos mil trece.-
VISTOS y OIDOS: En audiencia pública el recurso de apelación presentado por Carmen
Graciela López y Sonia Mercedes Ordóñez Mamani, en contra de la sentencia de primera
instancia.
l, ANTECEDENTES:
Con fecha 11 de septiembre del año 2012, Carmen Graciela López Lazo, presenta querella
en contra de Sonia Mercedes Ordóñez Mamani por el delito difamación. Mediante
resolución N* 02 se admite la querella y mediante escrito de folios 107 del expediente
principal la querellada contesta la demanda. Mediante resolución N* 03 de folios 123 se
cita para el juicio para el 25 de octubre del 2012, el mismo que se inicia en la misma fecha,
continúa el 07 de noviembre, culminando el 15 de septiembre del mismo año donde el
señor Juez del Primer Juzgado Unipersonal Penal de la
Provincia de llo, ha emitido la sentencia, resolución N* 05, por la cual se condena a la
querellada
• Sonia Mercedes Ordóñez Mamani con la pena privativa de libertad de un año en
calidad de
suspendida por el mismo año con reglas de conducta y el pago de una reparación civil de
mil nuevos soles más una multa de cincuenta días multa. Con fecha 06 de diciembre del año
2012, la querellante Carmen Graciela López Lazo, interpone recurso de apelación el que es
concedido por resolución N* 06 de fecha 13 de diciembre del mismo año. Mediante escrito
de fecha 07 de diciembre la querellada ratifica y fundamenta su recurso de apelación el que
es concedido por
resolución N* 07 de fecha catorce de diciembre del 2012, Elevado el expediente a esta
instancia y mes “a
Ps,
o
A yA
previo traslado de la apelación y absolución a la misma, mediante resolución N* 04
(cuaderno de apelación), se programa la audiencia de apelación para el 22 de marzo del
año en curso, la que se llevó a cabo en la misma fecha conforme se encuentra registrado en
los respectivos audios, habiéndose fijado como fecha para la audiencia de lectura de
sentencia para el día de la fecha,
siendo el caso de emitir y lecturar la sentencia de vista.
II. POSICIÓN DE LA APELANTE CARMEN GRACIELA LÓPEZ LAZO:
Carmen Graciela López Lazo en la audiencia, ha expuesto como argumentos de su apelación
que:
1) No existe una interpretación legal en cuanto al daño causado, en razón de que las
afirmaciones
de la querellada, en relación a que está loca y que ha estado internada en un manicomio, perjudica

su honor y reputación como persona, las que han sido hechas con dolo por la querellada. 2)
Que no cuestiona la pena sino la reparación civil. Como pretensión impugnativa solicita se
revoque la
sentencia apelada en cuanto a la reparación civil y se eleve a la suma de S/, 20,000.00. II.
POSICIÓN DE LA APELANTE SONIA MERCEDES ORDÓÑEZ MAMANI:
Sonia Mercedes Ordóñez Mamani a través de su abogado, en la audiencia de apelación
sustenta su apelación que: 1) Que efectivamente se dio una entrevista en forma
circunstancial en relación a la relación personal de ella con la persona de Rolando Zeballos,
quien es casado con la querellante, con quien tuvo una relación convivencial. 2) Que
conforme a la demanda, no se imputa a la querellada el haber imputado a la querellante la
condición “foca”, pero que el Juez A quo ha sentenciado a su patrocinada consignando el
término “loca”. 3) No existe acto de difamación ni ánimo de difamar. Como pretensión
impugnativa solicita que la sentencia sea revocada en todos
sus extremos y se absuelva a la querellante, IV. PROPÓSITO DE LA APELACIÓN:
Conforme a lo dispuesto en el artículo 419 del Código Procesal Penal, la apelación es un
recurso impugnativo y otorga atribución a la Sala Penal Superior, dentro de los limites de la
pretensión impugnatoria, examinar la resolución recurrida tanto en la declaración de
hechos cuanto en la aplicación del derecho. El reexamen de la resolución por parte del
Colegiado Superior tiene como
propósito que la resolución impugnada sea anulada o revocada, total o parcialmente,
siendo que en ( A
este último caso, tratándose de sentencias absolutorias, el colegiado podrá dictar sentencia
condenatoria y,
CONSIDERANDO:
PRIMERO: De la revisión de los antecedentes, se aprecia que el presente proceso, se ha
desarrollado dentro de los cánones que garantizan un debido proceso donde las partes
involucradas han tenido la oportunidad de ejercer plenamente su derecho de contradicción
y defensa, siendo expresión de este derecho, la interposición de los recursos de apelación
presentados por ambas partes. Igualmente de la revisión de la sentencia no se aprecian
errores desde el punto de vista rmal, apreciándose que se cumple en la apelada, las
exigencias previstas en los artículos 394 y 395 del Código Procesal Penal, siendo el caso de
emitir un pronunciamiento sobre el fondo del sunto absolviendo los fundamentos de las
apelaciones.
SEGUNDO: El delito de difamación es un delito de persecución privada y está previsto en el
artículo
131 del Código Penal. El precepto citado textualmente establece:
“El que, ante varias personas, reunidas o separadas, pero de manera que pueda difundirse
la noticia, atribuye a una persona, un hecho, una cualidad o una conducta que pueda
perjudicar su honor o reputación, será reprimido con pena privativa de libertad no mayor
de dos años y con treinta a ciento veinte dias-multa.”
El tercer párrafo establece:
“Si el delito se comete por medio del libro, la prensa u otro medio de comunicación social,
la pena será privativa de libertad no menor de uno ni mayor de tres años y de ciento veinte
a trescientos sesenticinco días-
multa?
TERCERO: Conforme al tipo penal que describe el código sustantivo, el verbo rector que
utiliza es el de “atribuir. Atribuir según la real Academia de la lengua española tiene dos
acepciones: La primera como “aplicar, a veces, sín conocimiento seguro, hechos o
cualidades a alguien o algo” y la
segunda como “Señalar o asignar algo a alguien como de su competencia”!
Según el tratadista Ramiro Salinas Siccha?, se pueden presentarse hasta tres supuestos, 1)
Atribuir
) http://lema.rae.es/drae/?val=atribuir ? Ramiro Salinas Siccha. "Derecho Penal parte
especial”. Quinta edición. Lima, Editorial lustita, 2013. Página 328, 329.
fs
a una persona un hecho. 2) Atribuir a una persona una cualidad y 3) Atribuir a una persona
una
conducta. En todo los casos con posibilidad de perjudicar el honor de una persona.
En el primer caso se imputa al sujeto pasivo un suceso o acontecimiento, de manera que
deteriora su honor. En el segundo se achaca a la víctima una condición o calidad personal
intelectual, moral o física que perjudica su honor y la tercera cuando se inculpa a la
agraviada una forma de proceder
cuya potencial divulgación afecta el honor frente a terceros
En el caso de autos, la audiencia de apelación se ha centrado en establecer si la querellada
Sonia Mercedes Ordóñez Mamani a imputado o no a la persona de Carmen Graciela López
Lazo un hecho y una cualidad, puesto que en la teoría del caso del abogado de la apelante
querellante se ha centrado en sustentar que la querellada ha atribuido a su patrocinada la
calidad de “loca” y como echo “que ha estado hasta tres veces en un manicomio”, en tanto
que el abogado de la querellada expuesto que la querellada no ha dicho nunca el término
“loca” y que si ha hecho referencia al término "manicomio” lo ha hecho porque así se lo
había referido la persona de Rolando Zeballos, esposo de la querellante, con quien, la
querellada, afirma haber tenido una relación convivencia! de hecho.
CUARTO: Análisis de los audios. Sobre lo que es materia de juicio, en autos obran dos discos
compactos. El primero está en el sobre de folios 04 y el segundo obra a folios 134. El
primero de ellos contiene la grabación completa de las declaraciones de la querellada Sonia
Mercedes Ordóñez Mamani, hechas a un periodista en la plaza principal de la ciudad de llo,
con una duración de 25 minutos con 32 segundos, que ha sido presentado por la
querellante como prueba de la querella. El segundo, presentado por la querellada, es un
extracto del primero y tiene una duración de 04 _minutos y todo indica que fue difundido
en el noticiero “Telesur” de la ciudad de llo y radio expresión, como también lo han
aceptado las partes. Este colegiado luego de haber escuchado ambas grabaciones, deja
sentado que en el segundo video no aparece declaración alguna en relación a los
calificativos y hechos expuestos atribuidos a la querellada, como agraviantes al honor de la
querellante, por tanto no requiere mayor análisis, siendo de analizar el primer video
(completo).
En relación al contexto en que dieron las expresiones “Loca" y “haber estado en un
manicomio” por parte de la querellada, en el primer video se escucha las siguientes
declaraciones de parte de la querellada:
6 A de
Me e
“... Lo que yo tengo de referencia por parte de él (haciendo alusión a la persona de Rolando
Zeballos Núñez) de que ella ha estado tres veces internada en el manicomio, es lo que me
ha dicho, y voy averiguar en qué manicomio, porque él me ha dado los nombres. Voy
averiguar...”
Del contenido de la declaración en ninguna parte de la grabación se acredita que la
querellada ha vertido el calificativo de “loca” a Carmen Graciela López Lazo. El delito de
difamación, conforme a lo expuesto en el tercer considerando se configura cuando se
atribuye a una persona una condición o calidad personal intelectual, moral o fisica que
perjudica su honor, por tanto al no existir el calificativo que se considera agraviante, no se
configura el delito de difamación en la segunda
hipótesis descrita en el segundo párrafo del tercer considerando.
QUINTO: En relación al hecho de atribuir a una persona un hecho con posibilidad de
perjudicar el onor de una persona, este colegiado tampoco aprecia que la procesada haya
atribuido directamente a Carmen Graciela López Lazo el hecho de haber estado en un
manicomio. La declaración alude a que por información de Rolando Zeballos Núñez, ha
tomado conocimiento que la querellante estuvo en un manicomio. Luego reitera que “eso
es lo que le ha dicho” para terminar
diciendo que “voy a averiguar en qué manicomio porque él me ha dado los nombres”.
Aún asumiendo que se tratara de una atribución de un hecho en forma directa, estando al
contexto en que se dieron las declaraciones, no es posible concluir que exista animus
difamandi o voluntad de difamar. La entrevista desde el inicio se fijó para recavar
declaraciones de la querellada en relación al maltrato sufrido por su conviviente Rolando
Zeballos Núnez,; tal es así que la entrevista se inicia cuando el periodista le dice. “. usted
esfá presentando una denuncia contra... maltratos psicológicos” y luego la querellante
detalla los maltratos de los que ha sido objeto, para luego continuar sobre las denuncias
hechas en su defensa, siendo de destacar que el periodista le pregunta sobre un suicido,
que la querellada acepta. En el resto de la declaración la querellada describe una serie de
situaciones que ella considera lesivas a su integridad física y psicológica responsabilizando
a su ex conviviente. También alude a una audiencia en la gobernación de Pacocha con la
persona de Inés Zeballos López, en la que considera que ha existido una serie de
irregularidades en su perjuicio, por parte del gobernador. Termina por aludir a denuncias y
procesos en contra de la querellada, que considera afectan su integridad psicológica a la
que califica como “acoso”. Termina mostrando arrepentimiento por haber dedicado y
perdido parte su vida a la
persona de Rolando Zeballos Núnez invocando el perdón de Dios para dicha persona, para
luego
7 y S” referirse al internamiento en un “manicomio” para luego concluir que está en
tratamiento psiquiátrico y
y su voluntad de salir adelante en su trabajo.
El dolo supone conocimiento de una conducta ilícita y la voluntad de realizarla. En el caso
en concreto no se evidencia que el objeto de las declaraciones prestadas a un periodista sea
lesionar el honor de la querellante sino más bien denunciar los maltratos y una conducta
agresiva de su exconviviente.
SEXTO: Conforme a lo expuesto es de aplicación lo dispuesto en el artículo dos del inciso
24.d) de
nuestra Constitución Política del Estado que textualmente establece:
“Nadie puede ser procesado ni condenado por acto u omisión que al tiempo de cometerse
no esté previamente calificado en la ley de manera expresa e inequívoca, como infracción
punible ni sancionado con pena no prevista en la ley”.
Igual precepto ratifica el artículo II del Título Preliminar del Código Penal cuando indica:
"Nadie será sancionado por un acto no previsto como delito o falta por la ley vigente al
momento de su comisión, ni sometido a pena o medida de seguridad que no se encuentren
establecidas en ella”.
La ausencia de atribución de hecho y cualidad lesiva al honor de la querellante, no puede
generar responsabilidad penal a la querellada. Asimismo la ausencia de dolo o ánimus
difamandi refuerza la tesis de la irresponsabilidad penal, teniendo en cuenta que el derecho
penal es de última ratio y no
0 : es el único medio de control social por lo que no puede hacerse un uso extensivo de éste.
SÉPTIMO: No obstante lo dicho, este colegiado precisa que el delito de difamación, entre
otros elementos constitutivos, exige el potencial difusor, constituido por las probabilidades
de difusión de la noticia o lo que el artículo 132 del Código Penal exige “de manera que
pueda difundirse la
noticia”.
En el caso de autos, el testigo de cargo Mario Gerardo Coronado Ruiz, declaró que estuvo en
la plaza principal de llo y que escuchó que la querellada habría manifestado que la
querellante estaba “loca”, sin embargo como ha quedado demostrado del video, no existe
tal imputación, por lo que su declaración en relación a los hechos deviene en dudosa y poco
creible. ys
La jurisprudencia precisa que el potencial difusor, sea de tal magnitud que exista la
posibilidad de e
que la noticia sea difundida ante varias personas. La Corte Suprema en la ejecutoria
Suprema de d fecha 19 de abril del 20013 ha señalado que:
ec
(....) La difamación es una modalidad del delito contra el honor, el cual se consuma al
propagar una noticia de fal manera que llegue al conocimiento de un gran número de
personas, atribuyéndole el hecho, una calidad o una conducta que pueda perjudicar el
honor o la reputación de una persona”
En el caso de autos, la imputación lesiva a la querellante, sobre todo la referencia a la
calidad de “loca” y al internamiento en el manicomio, sólo ha sido acreditada por el primer
video contenido en | sobre de folios 04 (video completo) que acredita se dio en presencia
del periodista Gamarra y frente en presencia del testigo Lourdes Veis Prado Pamo, sin que
hayan referido que la imputación también se haya hecho a otras personas que permita
inferir que la difusión sea ante “un gran número de personas”. Tampoco se ha probado que
la conducta atribuida al querellante, haya afectado concreta y comunitariamente las
actividades económicas, culturales u profesionales de la querellante, habiéndose limitado a
señalar que es funcionaria de la Municipalidad Provincial de llo. El Bien jurídico que tutela
el derecho penal, en relación a este tipo de delitos, es el Honor y buena reputación, que no
se configura cuando sólo se atribuye un hecho, una cualidad o conducta, sino
que en ésta imputación debe concurrir el ánimo de afectar el derecho protegido.
OCTAVO: Juicio de adecuación penal. Conforme a lo expuesto no se aprecia que la conducta
de la procesada Sonia Mercedes Ordóñez Mamani, se subsuma en el tipo penal descrito en
el segundo de considerando de la presente, específicamente en no haber atribuido hecho o
cualidad en contra de ( la persona de Carmen Graciela López Lazo, por tanto la presunción
de inocencia de la procesada
no ha sido disipada por la actividad probatoria, consecuentemente corresponde su
absolución, de
ormidad con lo establecido en el inciso 01) del artículo 398 del Código Procesal Penal,
siendo el
caso de revocar la sentencia apelada.
NOVENO: El literal ej del inciso veinticuatro del artículo dos de nuestra Constitución
Política del Estado establece que: “foda persona es considerada inocente mientras no se
haya declarado
judicialmente su responsabilidad".
• Expediente N” 4264-2000, Loreto. Jurisprudencia penal. Taller de dogmática penal.
Jurista editores. Lima C 3 2005. página 398. A, f E
La responsabilidad penal de la imputada hay que demostrarla en sede judicial, teniendo la
carga de la prueba, por regla general el Ministerio Público y la parte querellante cuando es
se trata de delitos de acción privada, como el de autos y siendo que no se ha probado la
concurrencia de todos los elementos que configuran el delito de difamación la sentencia
debe ser revocada y reformándola debe absolverse a la procesada Sonia Mercedes Ordóñez
Mamani, sin costas para la querellante por haber tenido razones atendibles para litigar.
Estando a lo expuesto y de conformidad con las normas señaladas y con las facultades
previstas en el artículo 39 del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial
aprobado por D.S. N* 017-93-JUS, por mayoría, con el voto en discordia del Juez Superior
Jorge De Amat Peralta,
RESOLVIERON:
PRIMERO: REVOCAR la sentencia de primera instancia de fecha quince de noviembre del
dos mil doce, expedida por el señor Juez del Primer Juzgado Unipersonal del Módulo Penal
de llo, la misma que obra de folios tres a trece del cuaderno de apelación, la misma que
condena a Sonia Mercedes Ordóñez Mamani por el delito de difamación a pena privativa de
libertad de un año suspendida por el mismo periodo sujeta a reglas de conducta, más multa
y reparación civil y REFORMÁNDOLA absolvieron a la querellada.
SEGUNDO: Dispusieron la devolución de los actuados a la instancia de origen, para los fines
de ley. Juez Superior Ponente señor Eloy Albert Coaguila Mita. Regístrese y hágase saber.-
SS.
LAURA ESPINOZA COAGUILA MITA AD
LES
COITO FITITI TI TOrOD Abeg Yeny Yackeime Mendoza Condon! ESPEGIALISTA LEGAL fa) »
MODULO PENAL GBRTE SUPERIOR BE JUSTICIA DE MOQUEGUA MARISCAL NIETO
as
3 yo
í(A
EXP. N* 00213-2012-0-2801-SP-PE-01 - REF, SALA N* 389-2012-0
EL ESPECIALISTA LEGAL DE LA SALA PENAL DE APELACIONES DE MOQUEGUA QUE
SUSCRIBE, HACE CONSTAR QUE EL VOTO EN DISCORDIA DEL SEÑOR JUEZ SUPERIOR
JORGE DE AMAT PERALTA, ES COMO SIGUE:
ILO, dos de abril del dos mil trece.-
A tenor de lo previsto en el art. 138 del T.U.O. de la Ley Orgánica del Poder Judicial, emito
mi voto
discordante, en base a los siguientes fundamentos de hecho y de derecho:
PRIMERO: A manera de premisa ineludible es necesario tener en consideración que el art.
132 del Código Penal instituye el delito de Difamación como figura penal que protege el
bien jurídico honor, y de acuerdo a lo establecido en el Acuerdo Plenario Nro, 3-2006/CJ-
116 de la Corte Suprema de Justicia de la República el honor es un concepto jurídico
ciertamente indeterminado y variable, cuya
delimitación depende de las normas, valores e ideas sociales vigentes en cada momento
histórico, Á pero que en todo caso, desde una perspectiva objetiva, aluden a la suma de
cualidades que se atribuyen a la persona y que son necesarias para el cumplimiento de los
roles específicos que se le
encomiendan. Desde un sentido subjetivo el honor importa la conciencia y el sentimiento
que tiene
la persona de su propia valía y prestigio; reputación y la propia estimación son sus dos
elementos
constitutivos [en igual sentido se ha pronunciado el Tribunal Constitucional en la sentencia
18-1996-
ATC]. Señala además, dicho instrumento normativo-jurisprudencial que el derecho al honor
no sólo
0 es un derecho fundamental sino que está configurado como un límite especial a las
libertades de información, expresión, opinión y difusión del pensamiento mediante la
palabra oral o escrita o la
imagen por cualquier medio de comunicación social, es decir, tiene naturaleza de libertad
negativa.
SEGUNDO: En el presente caso particular es materia de juzgamiento hechos calificados por
la querellante como delito de Difamación, consistentes básicamente en haber proferido en
la plaza principal de ILO que la querellante es una persona enferma y que ha estado
internada en un manicomio y no es una persona normal.
TERCERO: Concuerdo que la expresión “loca” (en esos términos) por parte de la querellada
no aparece en el sustrato fáctico de la querella, que equivale a una acusación (véase
fundamentos de
C hecho punto 11.2); por lo que no puede ser materia de enjuiciamiento, aunque dada la
referencia a diversos internamientos en sanatorio mental fácilmente y de manera
contextualizada se podría inferir que atribuyó a la querellante la calidad de persona
enferma mental o “loca” como se acepta en el argot popular. En cambio la expresión
relativa al internamiento de la querellante en un manicomio sí aparece en el soporte
magnético, aunque de manera condicional o por referencias de tercera persona , como
afirma la imputada, quien declaró lo siguiente: --- * ...lo que yo tengo de referencia por
parte de él (haciendo alusión a la persona de Rolando Zeballos Nuñez) de que ella ha estado
tres veces internada en el manicomio, es lo que me ha dicho y voy a averiguar en qué
manicomio, por que él me ha dado los nombres. Voy averiguar...” como aparece transcrito
en el fundamento cuarto de la resolución superior acordada por mayoría.
CUARTO: Consecuentemente, no hace falta mucho esfuerzo intelectual para que bajo
criterios de
sentido común o reglas de la experiencia se pueda entender que las declaraciones de la
querellada
sentido común o máximas de experiencia, sólo personas insanas ingresan repetidas veces a
un manicomio). Considero que dichas expresiones sí califican como agraviantes al honor y
buena reputación de la actora (aunque el tipo penal únicamente requiere el peligro
concreto de afectación al honor), en la medida que se hace alusión a su estado de salud
psicológica de manera persistente, dando por hecho que estuvo internada en un sanatorio y
que lo único que le falta averiguar es el lugar donde lo estuvo. No debe perderse de vista el
contexto en que acaecieron los hechos, es decir dentro de un clima hostil, de rivalidad, de
denuncias, juicios y demandas entre ambas partes a raíz de problemas de índole
sentimental.
QUINTO: En tal virtud, estimo que la realidad del delito de Difamación se encuentra
suficientemente acreditada, así como la responsabilidad penal de la querellada; por lo que
corresponde ratificar el
fallo condenatorio de primera instancia, con fines preventivos y de resocialización.
SEXTO: No tengo duda que en el presente caso, además del dolo (conciencia y voluntad), la
inculpada actuó con animus difamandi, toda vez que por vía de descarte, no se advierte
animus jocandi (no lo dijo en broma), narrando (no se encontraba explicando alguna
situación), defendendi (no se encontraba en alguna audiencia judicial), retorquendi (no
estaba devolviendo algún agravio inmediato), consulendi (no se encontraba aconsejando ni
informando algo de interés colectivo)., ni animus corrigendi (no pretendía corregir a
nadie). Es importante recordar que la querellada no ha informado haber actuado con otro
tipo de ánimo o intensión especial (¿qué otro ánimo pudo haber tenido
la imputada?). Adicionalmente a dicho criterio depurativo o de despeje de posibles
intenciones de la agente, cabe señalar que la encartada profirió las expresiones enjuiciadas
no de manera aislada o y momentánea, sino sistemáticamente dirigiéndose a la persona de
la querellante como su enemiga,
contrincante o rival, contra quien descargó toda una secuencia de violencia verbal, lo que
no debe
ser tolerado judicialmente en aras del mantenimiento de la paz social. Por tales razones,
MI VOTO es por:
CONFIRMAR la sentencia condenatoria de primera instancia que impuso a SONIA
MERCEDES ORDOÑEZ MAMANI un año de pena privativa de libertad, por el delito de
Difamación previsto en el
art. 132 del Código Penal en agravio de Carmen Graciela Lopez Lazo; con lo demás
que contiene.
O DE AMAT PERALTA TAN

/
Abog Veny Vaclelio Moa 000041000009
SPESIALISTA :(10) - MODI
DE MOQUEGUA NETO