Sie sind auf Seite 1von 36

Pecados Respetables

Introducción 2
Desaparición del Pecado 3
La malignidad del Pecado 4
El Remedio para el Pecado 6
El Poder del Espíritu Santo 7
Instrucciones para Confrontar Nuestros Pecados 9
1. Impiedad 11
2. Ansiedad y Frustración 12
3. Falta de contentamiento 14
4. La Ingratitud 15
5. El Orgullo 17
6. Egoísmo 19
7. Falta de Dominio Propio 21
8. La Ira 23
8.1. Las consecuencias de la Ira 25
9. Envidia y Celos 27
9.1 Envidia, Celos y Pecados Similares (Parte 2) 29
10. Los Pecados de la Lengua 31
11. Mundanalidad 33
Y de aquí ¿a dónde vamos? 35

1
Introducción
Una introducción y base para nuestro estudio…

En el capítulo uno, hace mención de porque, a pesar del comportamiento que tenían los corintios, Pablo los
pudo llamar “santos.” (1 Co. 1:2, 2 Co. 1:1). “En la actualidad, la palabra santo se usa muy poco fuera de la
iglesia católica romana u ortodoxa.” Cuando referimos a una persona llamándole “santo” usualmente
pensamos en una persona “amable y llena de gracia que lee su Biblia a diario, ora, y es conocida por sus buenas
obras para los demás.” Esto nos lleva a preguntar, “¿cómo es que el apóstol Pablo pudo referirse a los caóticos
creyentes de Corinto como santos?” “La respuesta radica en el significado que tiene esa palabra en la Biblia.”

La frase de Pablo “a los santificados en Cristo Jesús y llamados a ser santos,” provienen de la misma familia de
términos griegos y significa literalmente “el que ha sido separado para Dios.” En español se diría algo así “a los
separados en Cristo Jesús, llamados a ser separados.” Cada creyente verdadero ha sido separado o apartado
por Dios, para él” (Tito 2:14; 1 Co. 6:19-20). Entonces, ¿cómo llegamos a ser santos, si no es por medio de
nuestra conducta? “Si juntamos estos dos pasajes podemos entender el significado de un santo. Es alguien a
quien Cristo compró con su propia sangre derramada en la cruz y lo ha separado para sí mismo para que sea
de su propiedad.”

“¿Qué significa, entonces, estar separados o apartados?” “Cada nuevo creyente ha sido apartado por Dios,
separado para él para ser transformado a la semejanza de su Hijo Jesucristo.” Así llegamos a entender como la
Biblia puede referirse a cada creyente como un santo posicionalmente delante de Dios por los cambios
realizados en su vida después de la salvación (2 Co. 5:17). Este cambio se describe de manera profética en
Ezequiel 36:26.

No pasan muchos momentos cuando no pecamos en pensamiento, actitud, palabra o hecho. Es una tendencia
de la carne, seguir los deseos engañosos de nuestro corazón (Gá. 5:17; 1 Pe. 2:11), estamos en un cambio
progresivo que nunca termina en esta vida. Esto podemos usarlo como una excusa para seguir pecando, una
tendencia de seguir haciendo lo malo, un pretexto para vivir en conformidad con nuestro pecado y así generar
los pecados respetables. “La guerra constante entre la carne y el Espíritu que se describe en [estos pasajes]
se libra todos los días en el corazón de todo creyente.”

De alguna manera todos somos parte de los corintios, santos llamados a ser santos, pues nuestro carácter,
obras, pensamientos, motivaciones, actitudes demuestran la presencia de pecado. “Podríamos resumir la carta
de Pablo con la siguiente declaración: ‘Ustedes son santos. Por favor, ¡Actuen como tales!” Todo pecado en
nuestra vida, toda conformidad con el, toda pequeña acción, actitud, pensamiento que vaya acompañado de
pecado, “es una conducta indigna de un santo, de un cristiano”, por lo tanto no hay pecado aceptable para los
santos, no hay pecado que no ofenda a Dios. “Uno de nuestros problemas es que no estamos conscientes de
que somos santos y mucho menos de la responsabilidad que conlleva esa nueva posición que exige que
vivamos como tales.” Todo pecado va en contra de la santidad de Dios, va en contra de lo que es y se espera
de nuestra santidad. “Así que sigamos adelante con nuestro estudio y hablamos del pecado y la forma en que
negamos que existe en nuestra vida.”

Desaparición del Pecado


2
En un libro escrito en el año 1973 llamado Whatever Became of Sin? (¿Qué Sucedió con el Pecado?), el autor
Karl Menninger escribió: “La palabra ‘pecado’, que parece haber desaparecido de nuestro vocabulario, fue un
término orgullosos, muy fuerte, siniestro y grave… Pero la palabra se ha ido. Casi ha desaparecido por
completo; tanto ella como lo que evoca. ¿Por qué? ¿Será que nadie peca? ¿O será que ya nadie cree en el
pecado?” El autor Peter Barnes escribió lo siguiente en un artículo titulado, “What! Me? A Sinner?” (“¡Cómo!
¿Yo? ¿Un Pecador?”): En la Inglaterra del siglo veinte, C. S. Lewis escribió: ‘El obstáculo que más encuentro es
el total desconocimiento que tienen acerca del pecado quienes me escuchan; no tienen la más mínima
noción de lo que este significa.’ Y en el año 2001, el erudito en el Nuevo Testamento D. A. Carson comentó
que el aspecto más frustrante de evangelizar dentro de las universidades es que los alumnos no tienen idea de
lo que es el pecado, ‘Saben muy bien cómo cometerlo, pero no entienden lo que significa.’” Estas citas sólo
confirman lo que es muy claro a la vista de los observadores: El pecado y todo lo que representa, literalmente
ha desaparecido de nuestra cultura.

Lamentablemente, la idea del pecado también ha desaparecido de muchas iglesias. De hecho, hemos dejado
de usar en nuestro vocabulario las palabras bíblicas fuertes acerca del pecado. La gente ya no comete adulterio,
ahora tiene una aventura. Los ejecutivos de las compañías no roban, sólo cometen fraudes. En nuestras iglesias
conservadoras, en muchos casos la idea del pecado se aplica sólo a aquellos que cometen pecados tan
flagrantes como el aborto, la homosexualidad y el homicidio, o los crímenes escandalosos de los ejecutivos de
empresas. Es muy fácil condenar a quienes cometen esos pecados tan obvios y al mismo tiempo ignorar
nuestros propios pecados de chisme, orgullo, envidia, amargura y lujuria.

Es común observar que estamos más preocupados

por el pecado de la sociedad

que por el que cometemos los santos.

De hecho, con frecuencia nos permitimos cometer lo que llamo pecados “respetables” o “aceptables sin ningún
remordimiento. Es muy fácil salirnos por la tangente diciendo que estos últimos pecados no son tan malos
como los más vergonzosos de nuestra sociedad. Pero Dios no nos ha dado autoridad para establecer
distinciones entre los pecados (Santiago 2:10).

Acepto que algunos pecados son más graves que otros. Según nosotros, es preferible que nos culpen de haber
mirado a una mujer con lujuria, a que nos acusen de adulterio (Mateo 5:27-28). Creemos que es preferible
enojarnos con alguien que matarlo. Pero el Señor dijo que el que asesina o se enoja con su hermano es
igualmente culpable de juicio (Mateo 5:21-22). Según nuestros valores humanos con sus leyes civiles,
consideramos que hay una gran diferencia entre un “ciudadano que cumple la ley” y que ocasionalmente
recibe una multa de tránsito, con alguien que vive una vida “sin ley”, en desacato y abierta rebeldía a todas las
leyes. Pero la Biblia no hace tal diferencia entre personas. Más bien, simplemente dice que el pecado, sin
excepción, es infracción de la ley (1 Juan 3:4).

En la cultura griega, la palabra pecado significaba originalmente “errar al blanco”, es decir no atinarle al centro
del blanco. Hay algo de verdad en esa idea en la actualidad. Sin embargo, en muchas ocasiones nuestros
pecados no se deben a nuestro fracaso por lograr algo [el blanco], sino a la ambición interna de satisfacer
nuestros deseos (Santiago 1:14). Decimos un chisme o codiciamos porque el placer momentáneo es mayor que
nuestro deseo de agradar a Dios.

El pecado es pecado. Aun los que toleramos en nuestra vida. Todos son graves delante de los ojos de Dios.
Nuestro orgullo religioso, la crítica, el vocabulario agresivo contra los demás, la impaciencia y el enojo; aún
3
nuestra ansiedad (Filipenses 4:6). Todos estos son pecados graves delante del Señor. Solo la obediencia
perfecta cumple el elevado estándar de la ley (Gálatas 3:10). Cristo fue hecho maldición por nosotros para
redimirnos de la maldición de la ley (Gálatas 3:13). Aún así, el hecho persiste: consentimos pecados en nuestra
vida que parecen insignificantes pero que merecen la maldición de Dios.

Si esta observación parece muy ruda y punzante para aplicarla a todos los creyentes, permítame responder
con rapidez diciendo que hay muchas personas piadosas y humildes que son las honrosas excepciones a esta
regla. De hecho, la paradoja es que esas personas cuyas vidas reflejan mejor el fruto del Espíritu son las más
sensibles y gimen internamente por los pecados “aceptables” que cometen. Pero también hay una gran
multitud que está pronto para juzgar el pecado flagrante de la sociedad y que, sin embargo, permanece
orgullosamente insensible a sus propios pecados. Y muchos de nosotros vivimos entre los unos y los otros. El
punto principal es que todos nuestros pecados, son reprensibles a la vista de Dios y merecen castigo.

La Malignidad del Pecado


¡Cáncer! Es una palabra aterradora que provoca una sensación de desmayo y, en muchas ocasiones,
desesperanza. Otro término para describir el cáncer es malignidad. En el ámbito médico esa palabra describe
un tumor que tiene un extraordinario potencial para crecer y se expande invadiendo los tejidos contiguos.
Sistemáticamente provoca metástasis en otros lados del cuerpo. Si se le deja sin atender, la malignidad tiende
a infiltrarse y extenderse por todo el cuerpo. Finalmente, provoca la muerte. No nos sorprende entonces que
el cáncer y la malignidad sean palabras tan temibles.

El pecado es una malignidad espiritual y moral. Si se la deja sin control, puede diseminarse por todo nuestro
interior y contaminar todas las áreas de nuestra vida. Y lo que es peor, con toda seguridad provocará una
“metástasis” a partir de nosotros y se extenderá hacia los creyentes que nos rodean. Nadie vive en una isla
espiritual o social. Nuestras actitudes, palabras, acciones y hasta nuestros pensamientos más íntimos, afectan
a nuestro prójimo.

Nuestra manera de hablar, sea acerca de otros o con ellos, destruye o edifica a los demás (Efesios 4:29).
Nuestras palabras pueden corromper la mente de los oyentes o pueden impartirles gracia. Ese es el poder de
nuestro hablar. Sin embargo, el pecado es mucho más que un hecho… es un principio o fuerza moral que se
anida en nuestro corazón y ser interior. El Apóstol Pablo llama a este principio la carne (o naturaleza
pecaminosa). Pablo habla de ella como si se tratara de una persona (Romanos 7:8-11; Gálatas 5:17).

La siguiente es una verdad que necesitamos entender muy bien:

Aunque nuestros corazones han sido renovados y hemos sido liberados del dominio absoluto del pecado, y
aunque el Espíritu de Dios mora dentro de nuestro cuerpo, el principio del pecado todavía nos acecha por
dentro y libra una guerra contra nuestra alma.

Si no reconocemos esa realidad desastrosa, estamos abonando una tierra fértil donde crecerán y florecerán
nuestros pecados “respetables” o “aceptables.” Los que somos creyentes tendemos a evaluar nuestro carácter
y conducta con base en el comportamiento moral de la cultura en que vivimos. Puesto que por lo general
vivimos bajo una norma moral más alta que la de la sociedad, es muy fácil sentirnos bien con nosotros mismos
y asumir que Dios siente exactamente lo mismo. Nos resistimos a reconocer la realidad de que el pecado
todavía mora en nosotros.

4
El cáncer es una buena analogía para entender la manera en que opera el pecado en nuestra vida,
especialmente cuando nos referimos al que aceptamos y consentimos. El pecado aceptable es sutil en el
sentido de que nos engaña al pensar que no es tan malo o haciéndonos creer que no es pecado. Piense en los
pecados que consentimos como impaciencia, orgullo, resentimiento, frustración y auto-conmiseración. ¿Le
parecen odiosos y perniciosos? Tan peligroso es tolerar esos pecados en nuestra vida espiritual como ignorar
el cáncer que ha invadido nuestro cuerpo.

Hasta ahora hemos visto al pecado desde el punto de vista de cómo nos afecta. Vimos su tendencia maligna
en nuestra vida y en la de nuestro prójimo. Sin embargo, el tema más importante es cómo nuestro pecado
afecta a Dios. Alguien ha descrito al pecado como una traición cósmica. Si esto parece una exageración,
considere un momento lo que significa la palabra transgresión en la Biblia, en especial en Levítico 16:21. Su
significado es rebelión contra la autoridad, en este caso, la del Señor. Así que cuando digo un chisme, me estoy
rebelando contra Dios. Cuando albergo resentimiento contra alguien en vez de perdonar en mi corazón, estoy
en franca rebelión contra él.

En Isaías 6:1-8 el profeta tuvo una visión acerca de Dios en su grandiosa majestad. La triple repetición de la
palabra santo (v. 3) se dice que Dios es infinitamente santo. Cuando se usa para describir a Dios, el término
santo habla de su majestad infinita y transcendente. Describe su soberanía para reinar sobre toda la creación.
Por lo tanto, cuando pecamos, es decir, cuando violamos la ley divina en cualquier forma, ya sea que la
consideremos leve o no, nos rebelamos contra su soberana autoridad y su transcendente majestad. Para
decirlo en pocas palabras, nuestro pecado es un atentado contra el reino majestuoso y soberano de Dios.

Observe el uso de la palabra menospreciar en los versículos 2 de Samuel 12:9-10. Podemos ver entonces que
el pecado es menosprecio de la ley divina. Pero también entendemos que menospreciar la ley del Señor
significa despreciarlo a Él. Por tanto, cuando nos permitimos cometer cualquiera de los así llamados pecados
aceptables, no solamente damos evidencia de rechazar la ley divina, sino que al mismo tiempo
menospreciamos al Señor. Dios conoce nuestros pensamientos (Salmo 139:1-4). Esto significa que toda nuestra
rebelión, el menosprecio de Dios y su ley, la tristeza que provocamos al Espíritu Santo, la presunción de su
gracia y todos nuestros pecados, se llevan a cabo ante la presencia de Dios. El Señor perdona nuestro pecado
porque Cristo derramó su sangre por él, pero no lo tolera. Más bien, cada transgresión que cometemos, aun el
pecado sutil en el que ni pensamos, fue puesto sobre Cristo al llevar en sí la maldición de Dios en nuestro lugar.
Por sobre todas las cosas, en esto es en lo que radica la malignidad del pecado. Cristo tuvo que sufrir por causa
de él.

5
El Remedio Para el Pecado
John Newton escribió un hermoso himno llamado, “Sublime Gracia.” No obstante, en su juventud fue un
comerciante de esclavos y capitán de una nave que los transportaba desde África hacia los Estados Unidos de
América. Por cuestiones de salud, renunció a la vida en alta mar y se hizo oficial de aduanas. Estudió teología
y después se convirtió en ministro. Pero aún siendo pastor, Newton nunca pudo olvidar la terrible naturaleza
de su maldad cuando comerciaba con esclavos. Al final de su vida compartió con un amigo:

“Estoy perdiendo la memoria, pero sí recuerdo dos cosas:


soy un gran pecador y Cristo es un gran Salvador.”

Siglos antes, Saulo de Tarso se convirtió en el gran Apóstol Pablo pero también sentía culpable por haber
cometido graves pecados. Hechos 7:54-8:1 describe su complicidad en la lapidación de Esteban. Hacia el final
de su vida, Pablo escribió que en su vida había sido “blasfemo, perseguidor e insolente” (I Tim. 1:13). Pero en
este mismo contexto dijo I Timoteo 1:15. John Newton y el Apóstol Pablo se percibían como grandes
pecadores, pero con un grandioso Salvador. La mayoría de los creyentes no podemos identificarnos con
ninguno de ellos en cuanto a la gravedad de nuestros pecados pasados porque tal vez nunca hemos cometido
adulterio, asesinado, traficado de drogas o estafado a la empresa donde trabajamos. Sin embargo, aunque no
he cometido pecados grandes y escandalosos, sí he participado de chismes, he criticado a los demás, he
albergado resentimientos, he sido impaciente y egoísta, he desconfiado en Dios en situaciones difíciles, he
sucumbido al materialismo y aun he permitido que mi equipo favorito de fútbol se convierta en un ídolo para
mí. Tengo que estar de acuerdo con Pablo en que soy el primero de los pecadores. O para parafrasear las
palabras de John Newton: “Soy un gran pecador, pero tengo un gran Salvador”.

Tanto Pablo como Newton se describieron a sí mismos como pecadores, en el tiempo verbal presente. Ninguno
de ellos dijo fui; más bien dijeron que soy. Podemos estar seguros de que desde que se convirtieron hasta que
murieron, el carácter de Newton y Pablo se fue haciendo semejante al de Cristo. Pero el proceso de crecimiento
involucraba ser cada vez más conscientes y sensibles a las expresiones pecaminosas de la carne que todavía
influían en ellos. Por eso John Newton pudo decir: “Fui y todavía sigo siendo un gran pecador, pero tengo un
grandioso Salvador”. Y cuando empecemos a confrontar nuestros pecados aceptables, podremos decir lo
mismo.

El remedio de nuestro pecado, ya sea éste escandaloso o aceptable, es el evangelio en su aspecto más amplio.
El evangelio es un mensaje; estoy usando la palabra evangelio para definir la obra completa de Cristo durante
su vida, muerte y resurrección a favor nuestro y su obra actual en nosotros a través de su Espíritu Santo. Cuando
hablo del evangelio en su aspecto más amplio, me refiero al hecho de que el Señor, en su obra a favor nuestro
y en nosotros, nos salva del castigo del pecado, pero también de su dominio y poder reinante en nuestra vida.
A partir del capítulo 7 trataremos específicamente los pecados respetables en nuestra vida. Pero antes de
hacerlo, tenemos que examinar bien e evangelio. Esto es necesario porque:

En primer lugar, el evangelio solo es para pecadores (I Tim. 1:15). Pero la mayoría de los creyentes tienden a
pensar que el evangelio es para los incrédulos, para los que necesitan ser “salvos”. Sin embargo, aunque somos
verdaderos santos en el sentido de haber sido separados para Dios, todavía somos practicantes del pecado.
Así que el primer uso del evangelio como remedio para nuestros pecados es labrar el terreno de nuestros
corazones para que podamos ver nuestra iniquidad. Si estamos dispuestos a aceptar cada día nuestra
condición de pecadores necesitados del evangelio, nuestro corazón que consideramos muy justo queda
desprotegido y nos preparamos para enfrentar y aceptar la realidad de la impiedad que todavía reside en
nosotros.

6
En segundo lugar, el evangelio so sólo nos prepara para enfrentar nuestro pecado; también nos libera para
hacerlo. Generalmente, el hecho de reconocer nuestras iniquidades nos hace sentir culpables. Por supuesto,
nos sentimos culpables porque lo somos. Nuestro instinto es tratamos de minimizarlo. Pero no es posible
pretender resolver alguna manifestación particular de maldad, como la ira, hasta que reconozcamos
abiertamente su presencia e influencia en nuestra vida. Así que necesitamos tener la seguridad de que nuestro
pecado ha sido perdonado para comenzar a enfrentarlo y, claro, corregirlo después. Necesitamos tener la
seguridad de que ese [pecado] ha sido perdonado; es decir, que Dios ya no lo toma en cuenta. El evangelio nos
provea esa seguridad (Romanos 4:7-8). ¿Por qué Dios no nos inculpa de nuestro pecado? Porque es una deuda
que Él ya puso sobre Cristo (Isaías 53:6). En la medida en que entendamos en lo profundo de nuestro ser esta
gloriosa verdad del perdón divino de nuestros pecados a través de Cristo, quedaremos libres para enfrentar
honesta y humildemente las manifestaciones particulares del pecado en nuestra vida. Por eso es útil afirmar
cada día lo que Newton decía: “Soy un gran pecador, pero tengo un gran Salvador”.

En tercer lugar el evangelio nos motiva y da energía para enfrentar nuestro pecado. No es suficiente aceptarlo
con honestidad. Para usar una frase de las Escrituras, significa que debemos hacerlo morir (Rom. 8:13; Col.
3:5). No podemos comenzar a enfrentar la actividad del pecado en nuestra vida hasta que hayamos lidiado con
la culpabilidad que resulta de este. La seguridad de que Dios ya no nos inculpa de nuestros pecados produce
dos cosas. Primero, nos asegura que Él está por nosotros y no contra nosotros (Rom. 8:31). Dios no nos está
mirando desde su trono celestial diciendo “¿Cuándo vas a cambiar? ¿Cuándo comenzarás a erradicar ese
pecado?” Más bien, Él viene a nuestro lado diciendo: Vamos a enfrentar este pecado, pero mientras tanto
quiero que sepas que no te inculpo por él.” Dios ya no es nuestro Juez; ahora es nuestro Padre celestial, quien
nos ama con un amor infinito. Y aún más, la seguridad de que Dios ya no nos inculpa de pecado y que Él está
con nosotros en nuestra lucha contra este, nos produce una mayor gratitud por lo que ya ha hecho y está
haciendo a favor nuestro a través de Jesucristo.

Entonces, esta es la primera parte de las buenas nuevas del evangelio.

El Poder del Espíritu Santo


En [la lección] anterior vimos que Dios eliminó la culpa de nuestros pecados por medio de la muerte de su Hijo.
Él no nos perdonó porque sea blando con nosotros, sino porque su justicia ha sido satisfecha. El perdón
absoluto de nuestros pecados es tan real y firme como la realidad histórica de la muerte de Cristo. Es
importante entender esta maravillosa verdad del evangelio porque sólo podemos enfrentar nuestros pecados
“respetables” cuando sabemos que ya han sido perdonados. En ocasiones nos encontramos luchando con
alguna expresión particular de iniquidad y entonces nos preguntamos si el evangelio puede ayudarnos a
contrarrestar el poder que esta ejerce en nuestras vidas.

Para responder a esta [duda] debemos entender que la limpieza del poder del pecado se realiza en dos etapas.
La primera es cuando quedamos libres del dominio del pecado. Esto sucede de una vez y para siempre y es
completa para todos los creyentes. La segunda es la libertad de la presencia y actividad del pecado, la cual es
progresiva, continua y dura el resto de nuestra vida en esta tierra. Pablo nos ayuda a ver esa doble libertad en
Romanos 6. En Romanos 6:2 Pablo dijo que estamos muertos al pecado y en el verso 8, que estamos muertos
con Cristo. Es decir, a través de nuestra unión con Jesucristo en su muerte morimos a la culpabilidad del pecado,
y no solo a eso sino también morimos al poder que reinaba en nuestra vida. Sin embargo, Pablo también nos
insta en Romanos 6:12. ¿Cómo podría reinar el pecado si hemos muerto a él? Por decirlo de alguna manera,
seguimos librando una guerra de guerrillas en nuestro corazón. Pablo describió esa lucha en Gálatas 5:17.
Todos los días libramos esa batalla entre los deseos de la carne y los del Espíritu.

7
En ese punto de nuestra lucha podemos llegar a pensar: Está muy bien decir que el pecado ya no tiene dominio
sobre mí, pero ¿qué de mi experiencia diaria con lo que aún queda en mí de la presencia y la actividad del
pecado? ¿Será posible que el evangelio también me limpie de eso? ¿Puedo esperar algún progreso en mi vida
al hacer morir los pecados sutiles con los que lucho? La respuesta de Pablo a esta cuestión tan vital se encuentra
en Gálatas 5:16. Andar en el Espíritu significa vivir bajo la influencia y el control del Espíritu, en dependencia
estrecha de Él. Pablo dice que si hacemos esto no satisfaremos los deseos de la carne. Hablando en términos
prácticos, vivimos bajo la influencia y el control del Espíritu cuando continuamente exponemos nuestra mente
a su voluntad moral y buscamos obedecerla tal como está revelada en las Escrituras. Y ¿qué otra actividad?
____________________

Hay un principio fundamental de la vida cristiana que yo he denominado el principio de la responsabilidad


dependiente. Es decir, somos responsables ante Dios de obedecer su Palabra y de hacer morir los pecados de
nuestra vida. Al mismo tiempo, nosotros no tenemos la capacidad de llevar a cabo esa responsabilidad. Cuando
andamos en el Espíritu, vemos que Él obra en y a través de nosotros para limpiarnos de los vestigios del poder
del pecado que tenemos. Nunca lograremos la perfección en esta vida, pero sí podemos ver algún progreso. Si
con toda sinceridad queremos enfrentar y corregir los pecados sutiles de nuestra vida, podemos estar seguros
de que el Espíritu Santo está actuando en y a través de nosotros para lograrlo Filipenses 1:6. La verdad es que
los tres miembros de la divina Trinidad están involucrados en nuestra transformación espiritual, pero son el
Padre y el Hijo quienes obran a través del Espíritu Santo que mora en nosotros I Corintios 6:19. No es necesario
creer de manera activa en esa gran verdad acerca del Espíritu Santo. Lo que sí necesitamos creer es que cuando
estamos procurando resolver nuestros pecados sutiles, no estamos solos.

Una de las formas en que esa divina persona obra en nosotros es produciendo convicción del pecado. Es decir,
Él hace que comencemos a aceptar que nuestro egoísmo, impaciencia o actitud de crítica en realidad son
pecados II Timoteo 3:16. Otra manera en que el Espíritu Santo trabaja en nosotros es capacitándonos y
dándonos la fuerza para confrontar nuestro pecado Romanos 8:13; Filipenses 2:12-13. Es decir, Él nos invita a
trabajar confiando en que está obrando en nosotros. En Filipenses 4:13 leemos la declaración de Pablo. Por
tanto, nunca debemos darnos por vencidos. Aunque parezca que no estamos mejorando, Él sigue actuando en
nosotros. Una manera más en la que el Espíritu Santo produce nuestra transformación es permitiendo
circunstancias en nuestra vida para hacernos crecer espiritualmente. Si somos propensos a estallar en ira
pecaminosa, se nos presentarán circunstancias que nos harán enojar. Si nos sentimos ansiosos con facilidad,
tendremos muchas oportunidades para enfrentar el pecado de la ansiedad. Dios no nos tienta para que
pequemos (Sant. 1:13-14), sino que permite circunstancias en nuestra vida que nos dan la oportunidad de
hacer morir algún pecado sutil en particular que se ha convertido en una característica de nuestra vida.
Romanos 8:28 es un versículo que muchos usamos para animarnos en tiempos difíciles. El “bien” del v. 28 se
refiere al v. 29 donde habla de que seamos conformados a la imagen del Hijo de Dios. Esto significa que el
Espíritu Santo está obrando en nuestra vida a través de las circunstancias que nos rodean para hacernos más
semejantes a Cristo.

Entonces, al estudiar la siguiente sección de este libro donde veremos con detalle los pecados aceptables,
consuélese. Recuerde que Cristo ya pagó por la penalidad de nuestros pecados y ganó el perdón de ellos.
Después, envió a su Espíritu Santo a residir en nosotros para capacitarnos y enfrentarlos. Asimismo, esté
preparado para humillarse.

8
Instrucciones para
Confrontar Nuestros Pecados
Hemos visto cuál es el remedio para el pecado así como el poder del Espíritu Santo que actúa a nuestro favor.
También vimos que debemos participar activamente para enfrentar nuestra iniquidad. El Apóstol Pablo
escribió que debemos “hacer morir” las diferentes expresiones del pecado en nuestra vida:

“Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne,
viviréis” (Rom. 8:13).

“Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y
avaricia, que es idolatría” (Col. 3:5).

Esto abarca tanto los pecados evidentes que tratamos de evitar, así como los que son más sutiles y tendemos
a ignorar. No es suficiente con aceptar que en efecto toleramos algunos de ellos. Tal vez nuestra actitud es
como la de otros que dicen: “después de todo, nadie es perfecto”. Pero enfrentar honestamente esos pecados
es muy diferente. No podemos continuar ignorándolos como en el pasado. Antes de estudiar algunas áreas
específicas de los pecados aceptables de los creyentes, quisiera presentar algunas instrucciones en cuanto a
cómo confrontarlos.

1. Siempre debemos poner cualquier pecado bajo la luz del evangelio.

Nuestra tendencia es que tan pronto como comenzamos a trabajar en un área de pecado en nuestra vida,
olvidamos el evangelio. Olvidamos que Dios ya ha perdonado ese pecado gracias a la muerte de Cristo.

“Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente
con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos
era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz” (Col. 2:13-14).

El Señor ha perdonado nuestros pecados, pero no solo eso sino que ha acreditado a nuestra cuenta espiritual
la justicia perfecta de Cristo. En todas las áreas de la vida en las que hemos desobedecido Jesús fue
perfectamente obediente. Él fue crucificado por nuestros pecados. Tanto en su vida sin pecado como en su
muerte expiatoria, Jesús fue perfectamente obediente y justo, y esa es la que nos ha sido acreditado a todos
los que creemos en Él.

“Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la
justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia”
(Rom. 3:21-22)

“ y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la
justicia que es de Dios por la fe” (Fil. 3:9).

No hay motivación más grande para confrontar el pecado de nuestra vida que saber estas dos gloriosas
verdades del evangelio.

9
2. Debemos aprender a depender del poder habilitador del Espíritu Santo.

Recuerde: es por medio de esa divina persona que podemos hacer morir el pecado. “porque si vivís conforme
a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis” (Rom. 8:13). No importa
cuánto hayamos crecido en lo espiritual, jamás lograremos superar nuestra necesidad constante del poder del
Espíritu Santo. Nuestra vida espiritual puede compararse con el motor de un aparato eléctrico. El motor hace
el trabajo, pero para funcionar depende del la fuente de poder externa que es la electricidad. Por tanto,
debemos cultivar una actitud de dependencia continua del Espíritu Santo.

3. Aunque dependemos totalmente del Espíritu Santo, al mismo tiempo debemos reconocer que tenemos la
gran responsabilidad de dar pasos prácticos para enfrenta nuestro pecado.

La sabiduría de un escritor antiguo nos puede ayudar: “Trabaja como si todo dependiera de ti, y al mismo
tiempo confía como si no trabajaras.”

4. Debemos identificar áreas específicas de pecados aceptables.

Al ir leyendo cada capítulo, pida al Espíritu Santo que le ayude a ver si existe algún patrón de pecado en su
vida. Algo que puede ayudarle a hacer morir el pecado es precisamente anticiparse a las circunstancias o
acontecimientos que lo provocan.

5. Debemos emplear algunas Escrituras específicas que se apliquen a cada uno de los pecados sutiles.

Debemos memorizar, reflexionar y orar por el contiendo de esos textos y pedirle a Dios que lo use para
capacitarnos a confrontar nuestro pecado. “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti”
(Sal. 119:11). Guardar significa depositar para una necesidad futura. Eso es lo que hacemos cuando guardamos
versículos bíblicos en nuestro corazón.

6. Debemos cultivar la oración para pedir por los pecados que toleramos en nuestra vida.

1. Orar por los pecados sutiles de manera planificada y consisten.


2. Orar brevemente cada vez que nos encontramos en situaciones que podrían inducirnos a cometer el pecado.

7. Debemos involucrar a otros creyentes en nuestras luchas contra el pecado sutil.

“Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su
compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante” (Ecl. 4:9-10).

Cuando llegue el momento en que empiece a seguir estas instrucciones recuerde que su corazón es el campo
de batalla entre su carne y el Espíritu “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es
contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis”(Gal. 5:17).

10
Pecados Respetables: 1. Impiedad
Cuando hablo sobre el tema de las áreas específicas de
pecados honorable, algunos dicen que el orgullo es la
causa y raíz de todos ellos. Sin embargo, creo que existe
otro pecado que es aún más básico, más común y que tal
vez es la verdadera raíz de todos los demás. Se trata del
pecado de la impiedad y en mayor o menor grado, todos
somos culpables de él. ¿Le sorprende esta declaración o
quizá se siente ofendido por ella? Nunca pensamos de
nosotros mismos como gente impía. Después de todo,
somos cristianos, no somos ateos o gente malvada.
Asistimos a la iglesia, evitamos caer en pecados
escandalosos, llevamos vidas muy respetables. Según
nuestro modo de pensar, los impíos son los que viven vidas abiertamente inmorales. Entonces, ¿cómo puedo
yo decir que todos los creyentes somos impíos en cierto grado?

Contrario a lo que generalmente se piensa, la impiedad y la maldad son diferentes. Alguien pude ser un
ciudadano amable y respetable y, al mismo tiempo, ser impío (Rom. 1:18). Observe que el apóstol Pablo hace
una diferencia entre impiedad e injusticia. La impiedad describe una actitud hacia Dios. Un ateo o un secularista
declarado es una persona obviamente impía, pero también lo son muchas personas moralmente decentes aun
cuando afirmen que creen en Dios. La impiedad puede definirse como un estilo de vida que no toma en cuenta
a Dios, ni su voluntad, ni su gloria, ni la dependencia de Él. Así que fácilmente podemos ver que alguien puede
tener una vida muy respetable y seguir siendo un impío en el sentido de que Dios es totalmente irrelevante en
su vida. Todos los días andamos entre tales personas. Quizá van a la iglesia varias horas el domingo, pero viven
el resto de la semana como si Dios no existiera. Lo triste de esto es que muchos creyentes también tendemos
a vivir sin pensar en Dios. En raras ocasiones pensamos en nuestra dependencia de Él o en nuestra
responsabilidad para con Él. En ese sentido, no hay diferencia alguna entre nuestro prójimo amable y decente,
pero incrédulo, y nosotros.

Si leemos con cuidado el NT podremos reconocer cuán lejos estamos de vivir a la altura del estándar bíblico
de la piedad (Stg. 4:13-15). El apóstol Santiago no condenó a la gente por hacer planes. Lo que sí condenó es
que lo haga sin reconocer que depende del Omnipotente. Hacemos nuestros planes sin reconocer nuestra total
dependencia del Señor para llevarlos a cabo. Esa es una manifestación clara de impiedad. De la misma manera,
pocas veces pensamos en la responsabilidad que tenemos ante Dios de vivir de acuerdo a su voluntad moral
según se revela en las Escrituras. Pocas veces pensamos en la voluntad divina (Col. 1:9-10). El apóstol Pablo
quiera que los colosenses fueran gente piadosa. ¿Se parecen las oraciones que hacemos por nosotros, nuestra
familia y amigos a la de Pablo a favor de los colosenses? ¿O son más como una lista de peticiones que
presentamos a Dios para que intervenga en las necesidades físicas y económicas de nuestros familiares y
amigos? Nuestras oraciones se centran en lo humano, no en Dios, y en ese sentido somos impíos hasta cierto
punto.

Según el apóstol Pablo, debemos vivir pensando que estamos en la presencia de Dios buscando agradarlo
en todo. Por ejemplo, observe lo que el mismo apóstol dijo a los esclavos de la iglesia de Colosas en cuanto a
cómo debían servir a sus amos para ser piadosos (Col. 3:22-24). El v. 23 establece el principio de que debemos
esforzarnos para vivir piadosamente en el contexto de nuestra vocación o profesión. ¿No es verdad que en
lugar de ello [muchos creyentes] desempeñan su trabajo como sus compañeros incrédulos o impíos que sólo

11
lo hacen para sí mismos, para que los asciendan o les aumenten el sueldo, sin la menor intención de agradar a
Dios?

O consideremos a la iglesia de Corinto (I Cor. 10:31). La palabra todo en el enunciado significa que se trata
de todas las actividades del día. Ese es el distintivo de una persona piadosa. ¿Qué significa hacer todo para su
gloria? Significa que cuando comemos, manejamos, compramos o nos relacionamos con los demás, tenemos
una meta doble. Primero, deseamos hacer todo lo que agrada a Dios. En segundo lugar, hacer todo para la
gloria de Dios significa que deseamos que todas las actividades del día honren a Dios ante los demás (Mt. 5:16).
¿Anhelamos de manera consciente y en oración darle gloria en lo que decimos o hacemos cada día? ¿O
actuamos sin tener consciencia del Creador? Alguien puede ser moral y correcto y estar ocupado en el servicio
cristiano, pero aun así puede mostrar poco o ningún interés en tener una relación íntima con Dios. Esa es una
de las evidencias de la impiedad.

La pregunta que debemos hacernos de manera honesta es la siguiente: ¿Cuan impío soy? ¿Cuántas
actividades diarias realizo que no tienen relación con el Señor? Si nuestro hábito impío de pensar es parte
integral de nosotros, ¿cómo podemos confrontarlo? Pablo escribió a Timoteo: “Ejercítate para la piedad” (I
Tim. 4:7). El entrenamiento implicaba, entre otras cosas, compromiso, consistencia y disciplina. Nuestra meta
en la búsqueda de la piedad debe ser vivir conscientes de que estamos ante la presencia de Dios cada segundo
de nuestra vida, que somos responsables ante Él y que a Él daremos cuentas. Ore para que Dios lo ayude a ser
más consciente de que vive cada día ante sus ojos que todo ven.

Pecados Respetables: 2. Ansiedad Y Frustración


La vida es difícil y, en ocasiones, muy dolorosa. Si estuviera de vacaciones y mi auto se descompusiera en el
camino, sería una situación difícil de afrontar. Si fuera víctima de un accidente y quedara discapacitado, sería
muy doloroso. Por supuesto sabemos que hay diferentes grados de dificultades y, hasta cierto punto, también
de dolor. Los problemas se dan en el contexto de las actividades rutinarias de la vida y las responsabilidades
cotidianas, pero el dolor es provocado por eventos fuera de lo común. Así que, en este capítulo nos vamos a
enfocar en las dificultades de la vida diaria y cómo reaccionamos con frecuencia ante la ansiedad y la
frustración.

Ansiedad
Hace algunos años busqué en todo el Nuevo Testamento cuáles son las
cualidades de carácter cristiano que se enseñan por precepto o por medio
de ejemplos. Encontré que son veintisiete. No le sorprenderá saber que el
amor es el que menciona más (50 veces). Pero sí le sorprenderá saber que
la humildad le sigue muy de cerca (40 menciones). No obstante, lo que en
realidad me asombró más fue saber que la confianza en Dios en todas las
circunstancias de nuestra vida se encuentra en tercer lugar (13 veces). Lo
opuesto de confiar en Dios se manifiesta en alguna de estas dos actitudes:
ansiedad o frustración. El pasaje más prominente en el que enseña sobre
el tema es Mateo 6:25-34, pues usa la palabra afán seis veces. Otra
expresión que el Señor Jesús utilizó en cuanto a la ansiedad es: “No
temáis”, o “no tengan miedo” (ej. Mt. 10:31; Lc. 12:7). Pablo reforzó esta
amonestación acerca de la ansiedad en Filipenses 4:6. Y Pedro nos exhortó
en I Pedro 5:7. Cuando usted y yo decimos a alguien “no te anfanés” o “no
temés” tratamos de amonestarlo y darle ánimo. Pero cuando Jesús (o Pablo
12
o Pedro) nos dicen: “No os afanéis”, lo hacen con la fuerza de un mandato moral. Es decir, la voluntad moral
de Dios es que vivamos sin ansiedad. O, para decirlo de manera más explícita, la ansiedad es un pecado.

Es pecado por dos razones. Primero, cuando somos presa de la ansiedad, mostramos que creemos que el
Altísimo no puede cuidar de nosotros y que no lo hará en la circunstancia que nos está preocupando.
[Segundo] El afán es pecado porque significa que rechazamos la provisión divina en nuestra vida. La provisión
de Dios puede definirse de forma sencilla diciendo que Él prepara todas las circunstancias y eventos del
universo para gloria de Él y beneficio de su pueblo. Tendemos a centrarnos en las causas inmediatas que nos
provocan ansiedad en vez de recordar que ellas están bajo el control soberano de Dios. Puesto que he tenido
que luchar con la ansiedad en [cierta] área de mi vida, he llegado a la conclusión de que mi ansiedad no se
debe a que desconfío de Dios, sino a mi falta de voluntad de someterme y aceptar con gozo su agenda para mi
vida. El mandato de Pablo de no estar afanosos va acompañado de la instrucción de orar en cualquier situación
que nos tiente a estar ansiosos Filipenses 4:6. Puede que usted sea o no tentado con frecuencia a caer en la
ansiedad como yo. Pero si así fuera, ¿puede usted reconocer cuáles son las circunstancias que lo hacen ponerse
ansioso?

Frustración
Un pecado relacionado con la ansiedad es el de la
frustración. Por un lado, la ansiedad incluye el temor,
pero la frustración implica estar a disgusto o enojado por
cualquier cosa o persona que se interponga en nuestros
planes. No acepto la actuación invisible de Dios en
cualquier cosa que enciende mi frustración. En el calor del
momento, tiendo a no pensar en el Señor sino que me
enfoco en la causa inmediata de mi frustración. El pasaje
de la Biblia que me ha ayudado a enfrentar la frustración
es el Salmo 139:16. “Todo aquello” se refiere no sólo a todos los días de mi vida, sino que incluye los eventos
y circunstancias de cada día. Este pensamiento produce gran ánimo y consuelo. Así que cuando algo sucede
que me produce frustración, puedo citar el Salmo 139:16 y decirle a Dios: “Esta circunstancia es parte de tu
plan para mi vida en este día. Ayúdame a reaccionar con fe, de manera que honre tu nombre y tu voluntad
providencial. Y, por favor, dame la sabiduría para saber cómo enfrentar esta situación que me está provocando
frustración”. Observe cuales son los recursos que podemos utilizar para afrontar la circunstancia que nos
produce frustración: la aplicación específica de las Escrituras y la dependencia del Espíritu Santo expresada a
través de la oración; estos nos ayudan a responder de manera piadosa. A continuación, pidámosle sabiduría
práctica para saber cómo enfrentar la situación. En ocasiones Dios utiliza eventos que nos producen frustración
para llamar nuestra atención o para ayudarnos crecer en un área específica.

La ansiedad y la frustración son pecados. No debemos tomarlas a la ligera o minimizarlas considerándolas sólo
reacciones para enfrentar los acontecimientos difíciles de este mundo caído. Es cierto que nunca lograremos
completa libertad de la ansiedad o frustración en esta vida. Pero tampoco debemos aceptarlas como parte de
nuestro temperamento.

13
Pecados Respetables: 3. Falta de Contentamiento
El descontento es el sentimiento que surge cuando las
circunstancias adversas se prolongan sin cambio alguno y no
podemos hacer nada para modificarlas. Es un hecho que las
advertencias más frecuentes de la Biblia contra el descontento
tienen que ver con el dinero y las posesiones, pero aquí me
gustaría hablar de un tipo de descontento que tal vez es más
común entre los cristianos comprometidos con Dios. Es decir,
la actitud que resulta de circunstancias que se alargan sin
cambiar y que se convierten en una prueba para nuestra fe.

> Un empleo que no satisface o por el que recibe un salario


bajo
> Soledad en la edad madura o vejez
> Infertilidad
> Infelicidad en el matrimonio
> Discapacidad física o salud precaria… y hay otras.

Sus circunstancias quizá sean mucho más difíciles que las que me han tocado vivir, pero la verdad es que lo
que determina si tenemos falta de contentamiento o no, es nuestra reacción a las circunstancias y no tanto el
grado de dificultad de ellas.

A fin y a cabo el descontento es un pecado.

El propósito fundamental de este estudio es ayudarnos a enfrentar la presencia de muchos de los pecados
sutiles que hay en nuestra vida y reconocer el hecho de que los hemos ido tolerando y aceptando cada vez
más.

Salmo 139:16 puede ayudarnos a enfrentar las circunstancias que pueden tentarnos a estar descontentos.
Mi embrión vieron tus ojos,
Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas
Que fueron luego formadas,
Sin faltar una de ellas.

Salmo 139:13 dice lo siguiente para quienes viven con discapacidades físicas.
Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre.

Job 1:21 nos ayuda cuando nos toca experimentar la decepción terrible y humillante.
y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el
nombre de Jehová bendito.

Al tratar con la falta de contentamiento, probablemente he tocado fibras sensibles. Quizá la situación se agrava
más porque he dicho que la falta de contentamiento es pecado. Tal vez usted está pensando: si él conociera
mí situación, no sería tan radical ni me sermonearía. Es verdad, no conozco su situación particular, pero he
luchado contra la falta de contentamiento y se ha esforzado por vencerla con las verdades bíblicas.

14
Pecados Respetables: 4. La Ingratitud
Lucas registra una ocasión en la que Jesús se encontró con
diez leprosos. Véase Lucas 17:13-19. Cuando leemos esta
historia pensamos: ¿Cómo pudieron aquellos nueve
hombres ser tan malagradecidos y no volver a darle
gracias a Jesús? Sin embargo, muchos de nosotros somos
culpables del mismo pecado de ingratitud.

Espiritualmente hablando, nuestra enfermedad era


mucho peor que la enfermedad física de la lepra. No
estábamos enfermos; estábamos muertos
espiritualmente. Pero en su gran misericordia y amor,
Dios nos atrajo hacia sí mismo y nos dio vida espiritual (Ef.
2:1-5). Además, perdonó nuestros pecados a través de la
muerte de su Hijo y nos cubrió con la justicia impecable del mismo Jesucristo.

El hecho de haber recibido la vida espiritual de Jesús es un milagro mucho más grande y sus beneficios son
infinitamente mayores que haber sido sanados de la lepra. No obstante, ¿cuántas veces hemos dado gracias
por nuestra salvación? ___________

Y si ha dado gracias, ¿lo hizo de manera superficial, como cuando mucha gente agradece por los alimentos, o
fue una expresión sincera de gratitud por lo que Dios hizo a favor suyo en Cristo? ___________

La verdad es que toda nuestra vida debería ser una constante acción de gracias. “ni es honrado por manos de
hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas” (Hechos
17:25).

Todo lo que somos y tenemos es un don de él.

Necesitamos estar atentos a la advertencia que Dios hizo a los Israelitas (Deut. 8:11-14, 17, 18).

La mayoría de la gente [espiritual] reconoce que todo lo que posee proviene de Dios, pero, ¿cuán a menudo
hace una pausa para agradecérselo? __________________

Uno de los pecados “aceptables” es no agradecer a Dios


la provisión temporal y las bendiciones espirituales que
nos ha prodigado ricamente, porque damos por hecho
que las merecemos. Es más, demasiados cristianos no
pensarían que este es un pecado. Sin embargo, Pablo
describe a la persona controlada por el Espíritu y dice:
“dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el
nombre de nuestro Señor Jesucristo” (Ef. 5:20).

Dar gracias al Creador por Sus bendiciones físicas y


espirituales no es sólo algo amable que hacemos, sino que
es la voluntad moral de Dios. Si no le damos a él lo que merece, entonces pecamos.

15
La vida está llena de eventos que nos retrasan, nos importunan, obstruyen y bloquean alguno de nuestros
planes. En medio de ellos, debemos luchar contra la ansiedad y frustración. Pero cuando Dios nos da la salida,
o cuando vemos su mano librándonos de la posibilidad de un evento parecido, debemos tomar un tiempo
especial para agradecérselo.

¿En Todas Las Circunstancias?

¿Debemos dar gracias a Dios cuando las circunstancias no resulten como nosotros esperábamos?

La respuesta es _____ por diferentes razones (1 Tes. 5:18). Pablo nos instruye a dar gracias EN toda
circunstancia, aun por las que no sentimos gratitud. ¿Nos está pidiendo Pablo que demos gracias
obligadamente y sólo por la fuerza de voluntad cuando nos sentimos realmente decepcionados? ________

La respuesta a la pregunta radica en las promesas divinas que encontramos en Romanos 8:28-29 y 38-39.

Pablo está diciendo que el Señor quiere que todas nuestras circunstancias, sean buenas o sean malas (pero en
el contexto que Pablo tiene en mente, está hablando específicamente de las malas), sean un instrumento de
santificación para hacernos crecer más y más a la semejanza de Jesús. Así que en situaciones que no resultan
de la manera que esperamos, debemos darle gracias a Dios porque él usará esa situación de alguna manera
para desarrollar en nosotros el carácter cristiano.

En resumen, debemos tratar de desarrollar el hábito de dar gracias a Dios constantemente. Pero por sobre
todas cosas, debemos agradecerle nuestra salvación y las oportunidades que tenemos para crecer
espiritualmente y ministrar.

Asimismo, debemos darle gracias por la abundancia de bendiciones materiales que nos provee. Y luego, cuando
las circunstancias se tornan amargas y las cosas no resulten como hubiéramos querido, debemos hacerlo por
fe, por lo que él está haciendo a través de las circunstancias para transformarnos a la imagen de su Hijo.

“Cuando muere la gratitud sobre el altar del corazón del hombre, aquel es casi sin esperanza”

16
Pecados Respetables: 5. El Orgullo

De todos los personajes desagradables de la Biblia, probablemente ninguno


sea tan repulsivo como el fariseo que se creía muy justo en la parábola de
Jesús. Él oraba en el templo diciendo; “…Dios, te doy gracias porque no soy
como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este
publicano” (Lucas 18:11). Pero la ironía es que, al condenar a ese orgulloso
fariseo, podemos caer fácilmente en la misma actitud de creernos muy justos.

En esta lección trataremos el pecado del orgullo, pero no del orgullo en


general, sino de ciertas expresiones que son una tentación muy particular
para los creyentes. Se trata del orgullo de creernos muy justos, de pensar que
tenemos la doctrina correcta, de ser exitosos, o de tener un espíritu
independiente. Uno de los problemas del orgullo es que podemos verlo en
otros, pero no en nosotros. Estoy muy consciente de las palabras de Pablo
cuando dijo: “Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú
que predicas que no se ha de hurtar, ¿hurtas?” (Romanos 2:21).

ORGULLO POR CREERNOS MUY MORALES

Es fácil cometer este pecado de la superioridad moral y


de auto-justicia en la actualidad, cuando la sociedad en
general comete abiertamente o condona pecados
flagrantes tales como la inmoralidad, los divorcios
fáciles, el estilo de vida homosexual, el aborto, el
alcoholismo ya drogadicción, la avaricia y otros pecados
escandalosos. Pero dado que nosotros no cometemos
esos pecados tendemos a sentirnos moralmente
superiores y vemos con desdén y rechazo a quienes sí
los cometen. Puedo aventurarme a decir que, de todos
los pecados sutiles que trataremos en este estudio, el
más común de todos es el orgullo a la superioridad
moral, y sólo le gana el pecado de la impiedad. ¿Cómo podemos guardarnos de caer en este pecado? Primero,
desarrollando una actitud de humildad basada en la verdad que dice que “por la gracia de Dios soy lo que soy”.
Todos deberíamos decir con David: “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi
madre.” (Salmo 51:5). Otro medio por el cual podemos evitar el orgullo de sentirnos mejores es
identificándonos con el Señor ante la sociedad pecaminosa en que vivimos, “y dije: Dios mío, confuso y
avergonzado estoy para levantar, oh Dios mío, mi rostro a ti, porque nuestras iniquidades se han multiplicado
sobre nuestra cabeza, y nuestros delitos han crecido hasta el cielo” (Esdras 9:6). Al ver hoy en día a la sociedad
en su degradación moral, necesitamos asumir la actitud de Esdras. Hacerlo nos ayudará a no caer en la
tentación de creernos justos.

17
ORGULLO DE TENER LA DOCTRINA CORRECTA

Íntimamente relacionado con el anterior, está el orgullo doctrinal. Consiste en creer que nuestra doctrina es la
única correcta y que cualquiera que crea algo diferente tiene una teología inferior. Aquellos que nos
preocupamos por la doctrina somos muy susceptibles a caer en esta forma de orgullo. En otras palabras, esta
forma de orgullo se basa en la ignorancia; creemos que nuestro sistema particular de creencias, cualesquiera
que sean, es el correcto y adoptamos una actitud de superioridad espiritual sobre los que creen otra cosa. “En
cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos conocimiento. El conocimiento envanece,
pero el amor edifica” (1 Corintios 8:1). Pablo estaba de acuerdo con su “conocimiento”; es decir, con la creencia
doctrinal respeto a no comer carne sacrificada a los ídolos, pero los acusó de orgullo doctrinal; su
“conocimiento” los había envanecido. Si su convicción – ya sea calvinista, arminiana, dispensacionalista – o su
posición respecto a los últimos tiempos, o su rechazo a cualquier posición doctrinal le hacen sentirse superior
a quienes tienen otros puntos de vista, entonces usted está cometiendo el pecado de orgullo doctrinal.

ORGULLO DEL ÉXITO

“El alma del perezoso desea, y nada alcanza; mas el alma de los diligentes será prosperada” (Proverbios 13:4).
El apóstol Pablo exhortó a Timoteo en cuanto a su ministerio: “Procura con diligencia presentarte a Dios
aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” (2 Timoteo
2:15). Las escrituras también enseñanza que el éxito en cualquier área está bajo el control soberano de Dios.
“Jehová empobrece, y él enriquece; abate, y enaltece” (1 Samuel 2:7). La capacidad de victoria o éxito en
cualquier área proviene, en última instancia, de Dios. Desde el punto de vista humano, podría parecer que
hemos triunfado como resultado de nuestra gran tenacidad y trabajo arduo. Pero, ¿quién nos dio ese espíritu
emprendedor y el buen juicio para los negocios que nos permitió lograrlo? Dios. “Porque ¿quién te distingue?
¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido?” (1
Corintios 4:7) Por lo tanto, ¿qué tiene usted que no haya recibido? Nada.

Otro aspecto del orgullo del éxito es el deseo desmedido de que se nos reconozca. ¿Cuál es nuestra actitud
cuando hacemos bien un trabajo específico y no recibimos reconocimiento? ¿Estamos dispuestos a quedar en
el anonimato, trabajando para el Señor, o nos ponemos furiosos por la falta de alabanza? “Así también
vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que
debíamos hacer, hicimos” (Lucas 17:10).

ORGULLO DE TENER UN ESPÍRITU INDEPENDIENTE

Este se expresa en dos áreas principales: la resistencia a la autoridad, especialmente a la espiritual, y la


enseñanza. Por lo general estas dos actitudes van de la mano. Cuando somos jóvenes tendemos a pensar que
lo sabemos todo. “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas,
como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es
provechoso” (Hebreos 13:17).

18
Pecados Respetables: 6. Egoísmo
Podemos ser muy conocedores de la teología y correctos
en nuestra moralidad pero ser un fracaso en demostrar
las virtudes del carácter cristiano al cual Pablo llamó el
fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23). Podemos ser
ortodoxos en nuestra teología y sobrios en nuestra
moralidad y aun así estar tolerando en nuestra vida
algunos de los pecados sutiles y “aceptables” de los que
hemos hablado. Creo que todos tenemos “puntos ciegos”,
defectos de carácter, o pecados sutiles de los cuales no
estamos conscientes. Quiera Dios que los enfrentemos,
en especial el egoísmo que hay en nosotros.

Al estudiar este pecado, será de mucha ayuda comenzar presentando la verdad de que hemos nacido con una
naturaleza egoísta. Aún después de llegar a ser cristianos, todavía poseemos la carne que batalla contra el
Espíritu y una de sus manifestaciones as el egoísmo. Es difícil exponer el egoísmo porque es más fácil detectarlo
en los demás que en nosotros mismos. Además, hay distintos grados de él así como de la sutileza que
empleamos al demostrarlo. El egoísmo de una persona podría ser burdo y obvio. En general, a alguien así no
le importa lo que los demás piensen de él. Sin embargo, en la mayoría de nosotros sí nos importa la opinión de
los otros, así que nuestro egoísmo es más delicado y refinado.

El egoísmo se demuestra en muchas maneras, pero voy a centrarme en cuatro áreas que podemos observar
en nuestra vida como creyentes.

La primera es el egoísmo que se relaciona con nuestros


intereses. “no mirando cada uno por lo suyo propio, sino
cada cual también por lo de los otros” (Filipenses 2:4).
Cuando usó las palabras “lo de los otros,” Pablo se estaba
refiriendo, sin lugar a dudas, a las preocupaciones y
necesidades de los demás. ¿Cuáles son las cosas que nos
interesan? _________________

Usando cualquier ejemplo específico podemos ilustrar


nuestra tendencia de centrarnos de tal modo en nuestros
asuntos que mostramos poco o ningún interés en los de
los demás. Una buena prueba para medir el grado de
egoísmo que muestra por sus intereses sería que
reflexionara en alguna conversación que haya sostenido
con alguna persona (o pareja). Pregúntese cuánto tiempo
pasó hablando de sus intereses comparado con el tiempo
que invirtió en hablar de los de la otra persona. El egoísmo
demuestra que lo único que nos preocupa son nuestros asuntos. En 2 Timoteo 3:11-5, Pablo da una lista de
pecados realmente grotescos que se manifestarán en “los últimos días”, es decir, nuestra época actual. El
amante de sí mismo es una buena descripción de un egoísta. Está preocupado sólo en sí mismo y sus
conversaciones lo reflejan.

19
Una segunda área donde se demuestra el egoísmo es en
cuanto a nuestro tiempo. Este es un don precioso y cada
uno de nosotros poseemos sólo una cantidad
determinada de él cada día. Todos estamos muy
ocupados, así que es muy fácil volvernos egoístas con
nuestro tiempo. Podemos ser demasiado egoístas con
nuestro tiempo y también podemos serlo queriendo
tomar innecesariamente el tiempo de los demás. En
cualquier caso, estamos pensando solamente en nosotros
y nuestras necesidades. Es raro escuchar a alguien decir:
“yo haré tal cosa por ti”. No obstante la Biblia dice
“Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así
la ley de Cristo” (Gálatas 6:2). Esto incluye que podemos
hacer algo más por alguien que sólo lo que nos
corresponde.

Una tercera área donde se expresa el egoísmo es con nuestro


dinero. Este es un tema especialmente crucial para los
creyentes. El apóstol Pablo escribió en Romanos 12:15,
“Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.” Y el
apóstol Juan escribió en 1 Juan 3:17, “Pero el que tiene
bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y
cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en
él?” Si los tomamos juntos, estos versículos nos dicen que
debemos tener corazones compasivos hacia los que están en
necesidad y luego debemos poner esa compasión en acción
por medio de nuestras contribuciones. Debemos ser buenos
mayordomos del dinero y no gastar todo, o la mayoría, en
nosotros. Hacerlo así es ser egoísta con nuestro dinero y
evidenciamos que no nos interesan las necesidades de los
demás.

La cuarta área de egoísmo que estudiaremos es la


desconsideración. Esta característica puede mostrarse de
varias maneras. La persona desconsiderada nunca piensa
en el impacto que sus actos pueden tener sobre las demás
personas. Cuando somos indiferentes al impacto que
tienen nuestras acciones sobre los demás, estamos siendo
egoístas y desconsiderados porque sólo pensamos en
nosotros. También podemos ser desconsiderados en
cuanto a los sentimientos de los demás. La persona cuya
actitud es “digo lo que pienso, pésele a quien le pese” es
desconsiderada y egoísta.

Entonces, una persona que no es egoísta siempre equilibra sus necesidades y deseos con los de los demás.
Sospecho que todos tenemos inclinaciones egoístas de una u otra manera, porque todavía vivimos en la carne
pecaminosa que libra una batalla contra nuestra alma. Así que, por favor, no deseche este estudio como si no
aplicara a usted.

20
Pecados Respetables: 7. Falta de Dominio Propio
Como ciudad derribada y sin muro
Es el hombre cuyo espíritu no tiene rienda.

(Proverbios 25:28)

En los tiempos bíblicos, lo más importante para una


población eran los muros. Si estos estaban fracturados, el
ejército enemigo podía entrar y conquistarla.
Recordemos el relato de la caída de Jericó en el que Dios
provocó que los muros se derrumbaran y el ejército de
Israel pudo avanzar con facilidad y tomar la cuidad (Josué
6).

En la misma manera que una ciudad sin muros es


vulnerable ante un ejército invasor, así lo es la persona que carece de dominio propio, pues queda expuesta
a todo tipo de tentaciones. Lamentablemente, Salomón, que fue quien escribió esa verdad de Proverbios
25:28, comprobó con su vida en forma triste y dolorosa esas palabras. La Biblia registra que ese rey tuvo
seiscientas esposas y trescientas concubinas de todas las naciones de las cuales el Señor había dicho al pueblo
de Israel que no debían tomar mujeres (1 Reyes 11:1-3). Pero Salomón dio rienda suelta a sus pasiones e ignoró
por completo la prohibición divina. Puesto que era el soberano más poderoso de su época, tenía acceso a todo
lo que deseaba.

Pero, en vez de ejercer dominio propio, ignoró sus propias palabras de sabiduría que sus pasiones se
desbordaran. Salomón pagó un alto precio por su falta de dominio propio. Sus mujeres apartaron su corazón
de Dios. Fue por esa causa que el Señor dividió su reino en los días de su hijo Roboam.

Proverbios y las cartas del Nuevo Testamento tienen mucho que decir acerca del dominio propio. Pablo lo
menciona como uno de las demostraciones del fruto de Espíritu (Gal. 5:22-23) y también lo incluye en la lista
de los desenfrenos que serán característicos de los últimos días (2 Tim. 3:3). Por otro lado, en varias ocasiones
en sus dos cartas, Pedro instó a los creyentes a ser sobrios, o auto controlados (1 Pe. 1:13; 4:7; 5:8; 2 Pe. 1:5).

A pesar de la enseñanza bíblica del dominio propio, sospecho que esta es una virtud que no recibe atención
concienzuda de parte de la mayoría de los cristianos. Hemos establecido límites en nuestra cultura cristiana
con los cuales evitamos cometer ciertos pecados abiertos, pero dentro de esas fronteras podríamos decir que
vivimos como se nos antoja. Pocas veces nos negamos a satisfacer nuestros deseos y emociones. La falta de
dominio propio bien podría ser uno de nuestros pecados “respetables”. Y al tolerarlo nos hacemos más
vulnerables a otros más.

¿Qué es el dominio propio? Es el control prudente o gobierno de nuestros deseos, apetitos, impulsos,
emociones y pasiones. Es saber decir “no” cuando debemos hacerlo. Es la moderación de los deseos y
actividades legítimas y un freno absoluto en las áreas que son a todas luces pecaminosas.

El dominio propio que aparece en la Biblia abarca todas las áreas de la vida y requiere una guerra incesante
contra las pasiones de la carne que batallan contra nuestra alma (1 Pe. 2:11). Podríamos decir que el dominio
propio no es dominarnos por nosotros mismos gracias a nuestra fuerza de voluntad, sino que es el control
de uno mismo gracias al poder del Espíritu Santo que opera en nosotros.

21
Aunque debemos ejercer dominio propio en todas las áreas de la vida, en este estudio vamos a estudiar tres
aspectos donde los cristianos fallan con demasiada frecuencia.

El primero es el de comer y beber de mas. A lo que me refiero


es la tendencia constante de ceder ante nuestros deseos de
ingerir ciertas comidas y bebidas. No estoy tratando de hacer
sentir culpables a los que les encanta comer helados o beber
gaseosos, o a quienes les encanta ir a su cafetería favorita a
tomar café todos los días. A lo que me refiero es la falta de
dominio propio, a la tendencia de controlar nuestros deseos
de tal manera que estos nos controlen, en vez de ser nosotros
quienes los controlemos.

Una segunda área de falta de dominio propio es el carácter


del cristiano. A algunos se les conoce por ser enojones o de
mecha corta. Los estallidos del temperamento están dirigidos,
por lo general, a cualquiera que hace algo que nos desagrada.
Miren las advertencias contra la persona de mecha corta
en Proverbios 14:17 y 16:23. Santiago amonesta a los
creyentes a ser tardos para airarnos (1:19).

La tercera área en la que muchos cristianos carecen de


dominio propio es en el área de las finanzas personales. No
sólo los que están endeudados fallan en el ejercicio del
dominio propio en cuanto a lo que gastan. Mucha gente
adinerada, incluyendo algunos creyentes, gastan en todo lo
que su corazón desea. Son como el escritor de Eclesiastés
2:10.

Hay otras áreas en las que necesitamos aprender a


autocontrolarnos, así que le animo a reflexionar en su propia
vida. ¿Hay deseos, apetitos o emociones que, en cierta medida
están fuera de su control?

22
Pecados Respetables: 8. La Ira

Por lo general manifestamos nuestra ira con las


personas que más amamos; es decir, nuestro
cónyuge, hijos, padres y hermanos, así como con
nuestros verdaderos hermanos en Cristo dentro de la
iglesia. En una ocasión conocí a un creyente que era
el epítome de la gracia hacia las demás personas,
pero de continuo estaba airado contra su esposa e
hijos. Afortunadamente, después de algunos años
Dios lo redarguyó y le ayudó a resolver su ira.

¿Qué es la ira? Muchos de nosotros podríamos decir: “No puedo definirla, pero la reconozco cuando la veo,
especialmente si se dirige hacia mí”. Mi diccionario define la ira diciendo simplemente que es un fuerte
sentimiento de desagrado acompañado de antagonismo. Añadiría que por lo general va acompañada de
emociones, palabras y acciones pecaminosas que hieren al objeto de nuestra ira.

El tema de la ira es amplio y muy complejo, y el propósito de este estudio no es tratarlo a fondo. Para
mantenernos dentro del objetivo de ayudarnos a confrontar los pecados que toleramos en nuestras vidas, voy
a centrarme en el aspecto de la ira que inconscientemente consideramos como un pecado “respetable. Para
lograr ese propósito, necesito mencionar el tema de la ira justificada.

Algunas personas razonan diciendo que su ira es justa. Creen que tienen derecho a estar enojadas,
dependiendo de la situación. ¿Cómo sabemos si nuestra ira es justa o no? En primer lugar, la ira justa surge
de una percepción correcta de la verdadera maldad; es decir, de una violación a la ley moral de Dios. Se centra
en Él y su voluntad, no en nosotros y la nuestra. En segundo, la ira justa siempre se autocontrola. Jamás provoca
que alguien pierda la cabeza o discuta de manera vengativa. El enfoque central de la enseñanza bíblica acerca
de esa emoción tiene que ver con nuestras reacciones de ira pecaminosa ante las acciones o palabras de los
demás. El hecho de que respondamos al pecado real de otro no significa que nuestra ira sea justa.

Otro tema en cuanto a la ira que no es parte del propósito de este libro es la de la persona que está airado de
continuo, o cuya ira le hace abusar verbal o físicamente de otros. Esa persona necesita recibir buena consejería
bíblica y pastoral. Así que mantenemos nuestro enfoque en lo que podríamos llamar ira común, la cual
aceptamos de alguna manera como parte de nuestra vida, pero que en realidad es pecado ante los ojos de
Dios.

Al enfrentar nuestra ira necesitamos reconocer que nadie nos provoca a ella. Quizá las palabras o acciones
de alguien podrían ser un pretexto para enojarnos, pero la verdadera causa radica muy dentro de nosotros,
generalmente en nuestro orgullo, egoísmo, o deseo de controlarlo todo.

Podemos enojarnos porque alguien nos maltrata. O alguien dice un chisme a nuestras espaldas y cuando nos
enteramos nos enojamos. ¿Por qué? Muy probablemente porque nuestra reputación o carácter están en tela
de duda. Una vez más la causa es el orgullo.

18 Criados, estad sujetos con todo respeto a vuestros amos; no solamente a los buenos y afables, sino
también a los difíciles de soportar.

23
19 Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias
padeciendo injustamente.
20 Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo
soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios.
(1 Pedro 2:18-20)

Las instrucciones de Pedro para los esclavos son una aplicación específica de un principio bíblico más general:
Debemos responder a cualquier trato injusto como si viniera del Señor. ¿Se encuentra esta situación difícil o
trato injusto bajo el control soberano de Dios, y él en su infinita sabiduría y bondad lo está utilizando para
conformarme más a la imagen de Cristo? (Romanos 8:28; Hebreos 12:4-11).

Con demasiada frecuencia nuestra respuesta


inmediata a una acción injusta es la ira pecaminosa.
Pero después del momento difícil, podemos decidir
si vamos a continuar airados, o podemos reflexionar
en las preguntas que he sugerido y permitir al
Espíritu Santo que erradique nuestro enojo.

Así que, ¿cómo tenemos que manejar la ira de tal


forma que honre a Dios?

1. Debemos reconocerla sabiendo que es


pecaminosa. Necesitamos arrepentirnos no sólo de
la ira, sino también del orgullo, el egoísmo y la
idolatría.
2. Después, necesitamos cambiar nuestra actitud hacia la persona o las personas cuyas palabra o
acciones la provocaron. (Efesios 4:32; Colosenses 3:13) Si ya externando nuestra ira, procuremos que
nos perdone la persona a quien herimos con nuestro enojo.
3. Finalmente, debemos entregar a Dios la ocasión de nuestra ira. Debemos aceptar que cualquier
situación que nos tiente a airarnos puede llevarnos a una ira pecaminosa por un lado, o bien, a Cristo
y su poder santificador.

Al principio de este estudio admití que el tema de la ira es complejo y que el propósito no es agotarlo. Pero
espero que le haya ayudado a reconocer que la mayoría de nuestro enojo es pecaminoso, y aunque lo
justifiquemos y toleremos en nuestra vida, no es aceptable delante de Dios.

24
Pecados Respetables: 8.1. Las Consecuencias de la Ira
Necesitamos profundizar un poco más en el tema de la ira y sus terribles consecuencias. Tendemos a pensar
que la ira se da en episodios, que nos enojamos y luego se nos pasa. En ocasiones nos disculpamos con la
persona objeto de nuestra ira y en otras no. Pero de alguna manera, el ofendido, con disculpas a no, se
sobrepone a su reacción defensiva, ya sea que haya sido una manifestación externa o un resentimiento interno,
y la vida sigue su curso. La relación se ha visto afectada, pero no interrumpida. Esta no es una manera agradable
de vivir con otros, pero es tolerable. Así es como demasiados creyentes ven el pecado de la ira. Han llegado a
aceptarla como parte de su vida.

Sin embargo, la Biblia no es tan ligera cuando trata de la ira. Es más, dice que la erradiquemos en Efesios 4:31
y Colosenses 3:8. Es claro que la ira no es una buena compañía. Por lo general se le asocia con los que
consideraríamos pecados graves y, de hecho, es causa de algunos de ellos.

En este estudio vamos a ver algunas consecuencias de largo plazo de la ira a las cuales he llamado las “malas
hierbas de la ira”. Escogí de manera deliberada la frase malas hierbas porque generalmente es algo que
queremos erradicar. Las malas hierbas de la ira no son benignas, sino dañinas. ¿Cuáles son algunas malas
hierbas que provienen de la ira no resuelta?

El Resentimiento: Surge cuando nos aferramos a la


ira. Por lo general, es algo que se internaliza y crece
en el corazón de quien ha sido maltratado de alguna
manera y que se cree incapaz de hacer algo al
respecto. Es más difícil resolver el resentimiento que
la ira expresada externamente, porque la persona
continúa sin resolver las heridas y resintiendo el mal
trato.

La Amargura: es el resentimiento que ha crecido


hasta convertirse en una animosidad persistente.
Podría suceder que el resentimiento se disipara con
el tiempo, pero la amargura continúa creciendo,
empeorando y desarrollando un mayor grado de
dolor. Generalmente es la reacción de largo plazo de un mal real o percibido porque el enojo inicial no se
resolvió.

La Enemistad y la hostilidad: básicamente son sinónimos y


denotan un nivel más alto de dolor y animosidad de la
amargura. Mientras que esta se puede disfrazar con un
comportamiento civilizado, la enemistad y la hostilidad por lo
general se expresan abiertamente, ya que se busca denigrar o
hablar con maldad del objeto del odio. Es más, la amargura
puede quedar guardada en el corazón, pero la enemistad y la
hostilidad por lo general diseminan en veneno por doquiera e
involucran a otras personas.

25
El Rencor: para explicar cuán profunda es la animosidad y la mala voluntad que implican estas palabras, en dos
pasajes de Génesis (27:41; 50:15), la Biblia usa el término aborrecer en vez de rencor. En cada instante de su
mención, la palabra se asocia con vengarse del objeto del odio. Quizá en la actualidad no asociamos el odio
con planear matar a alguien. Sin embargo, muchas veces la gente sí planifica, aunque sólo sea mentalmente,
maneras de desquitarse de la persona que odia. Por eso, Pablo pensó que era necesario escribir esta
exhortación de Romanos 12:19-21.

La Contienda: describe el conflicto abierto o animadversión entre partidos, es decir, entre grupos opositores
y no tanto entre individuos. Por eso hablamos de “pleitos de iglesia” o “rencores familiares”. Con frecuencia
sucede entre cristianos que se creen muy justos y que nunca consideran la posibilidad de que sus actitudes o
palabras altisonantes contribuyan a una contienda. Según su forma de pensar, el partido rival es el que siempre
está mal y el que provoca la contención.

Las descripciones anteriores de las nocivas “malas hierbas de la ira” no tienen como propósito ser sólo
definiciones de un diccionario. Lo que quiero es que veamos que cuando la ira no se resuelve, es pecaminosa
y muy peligrosa espiritualmente hablando. Si repasa todas las hierbas que ella produce, verá que provoca una
escalada de disensiones y sentimientos negativos. La ira nunca es estática. Si no se resuelve, se convertirá en
resentimiento, amargura, hostilidad y odio que inducirán a la venganza. No nos sorprende que Pablo haya
dicho “No se ponga el sol sobre vuestro enejo” (Ef. 4:26).

26
Pecados Respetables: 9. Envidia y Celos
La envidia es el dolor que sentimos, y que a veces va
acompañado de resentimiento, por las ventajas que otra
persona tiene. Nos gustaría tener las mismas
oportunidades, lo cual nos lleva a la codicia. Lo que
resentimos es que esa persona obtenga algo que nosotros
no tenemos. Pero no sólo envidiamos a otra gente. En
general, hay dos situaciones que nos provocan envidia.
Primero, tenemos la tendencia a envidiar a aquellos con
quienes tenemos un trato cercano. Segundo, envidiamos
a otros precisamente en las áreas que más valoramos. La
razón por la que nos sentimos tentados a envidiar a
quienes se destacan más, es que tenemos tantas cosas en
común que las diferencias nos molestan.

Algunos padres podrían envidiar a otros cuyos hijos son mejores estudiantes o deportistas, o que tienen
mejores trabajos. Podríamos envidiar a un amigo que tiene una casa más bonita o que compró un auto más
caro que el nuestro. Las posibilidades de envidiar a otros son interminables. Cuando nos comparamos con otra
persona cuyas circunstancias son mejores que las nuestras, nos enfrentamos a la tentación de envidiarla. Quizá
ni siquiera queremos estar en las mismas circunstancias de nuestro vecino o amigo; simplemente resentimos
que tenga mejores cosas. Cuando seamos tentados a la envidia, reconozcamos que es pecado. Sin duda, este
es muy sutil y menos grave, pero aun así, se menciona en las listas de pecados viles que incluyó Pablo en
Romanos 1:29 y Gálatas 5:21.

Muy relacionado con la envidia está el pecado de los


celos. Es más, en ocasiones usamos ambos términos
como sinónimos. Pero hay una sutil diferencia que nos
puede ayudar a ver cuán pecaminoso es nuestro corazón.
Los celos se definen como intolerancia a la rivalidad.

Hay ocasiones legítimas en las que podemos tener celos,


como cuando alguien quiere enamorar a nuestra esposa.
Por otro lado, Dios declara que él es un Dios celoso que
no tolera que adoremos a otro que no sea él (Éxodo 20:5).

Los celos pecaminosos surgen cuando tenemos que


alguien se convierta en una persona igual o superior a nosotros. La ilustración más famosa de la Biblia es la de
los celos del rey Saúl contra David. Después de que este mató a Goliat, las mujeres de Israel cantaban (I Samuel
18:7). Por supuesto que Saúl se enojó porque le otorgaron mayor reconocimiento a David que a él. A partir de
ese momento lo consideró su rival y siempre estaba celoso de él. Nosotros también podemos tener celos si
hemos recibido la bendición de Dios en alguna área de nuestra vida o ministerio y luego otro demuestra con
su trabajo a resultados que es superior a nosotros. Pareciera que siempre hay un joven que llega y es más listo
o más talentoso que nosotros. Cuando esto sucede, nos podemos poner celosos. No queremos que alguien
más obtenga el éxito o bendiciones de Dios que nosotros hemos recibido.

Entonces, ¿cómo podemos confrontar la tentación de envidiar a de sentir celos de los demás?

27
Primero, y como sucede con muchos otras pecados sutiles, podemos confiar en la soberanía de Dios
reconociendo que él es quien de manera soberana nos da los talentos, habilidades y dones espirituales. No
solo hay diferencias en los talentos y dones, sino que también las hay en las clases de bendiciones que recibirán
de Dios. Todo proviene de Señor, él es quien empobrece y enriquece, humilla y exalta (I Samuel 2:7). Es Dios
quien levanta a uno y humilla a otro (Salmo 75:7).

Una segunda arma contra la tentación de tener celos es


recordar que todos los creyentes “somos un cuerpo en
Cristo, y todos miembros los unos de los otros” (Ro.
12:5). Miren el versículo 10.

Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto


a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.

En vez de envidiar a quienes nos aventajan o de sentir


celos por quienes nos superan de alguna manera,
debemos reconocerlos y honrarlos puesto que todos
somos miembros del mismo cuerpo de Cristo.

Tercero, debemos entender que si gastamos nuestra energía emocional en la envidia o los celos, perdemos
de vista lo que Dios podría hacer en nuestra vida. Dios tiene un lugar y un plan que él quiere cumplir en cada
uno de nosotros. Ciertamente, algunos trabajos obtienen mayor reconocimiento que los demás, pero todos
son importantes para el plan de Dios.

28
Pecados Respetables: 9.1. Envidia, Celos y Pecados
Similares (parte 2)
Como estudiamos en la lección anterior, la envidia es el dolor que sentimos, y que a veces va acompañado de
resentimiento, por las ventajas que otra persona tiene. Nos gustaría tener las mismas oportunidades, lo cual
nos lleva a la codicia. Lo que resentimos es que esa persona obtenga algo que nosotros no tenemos.

CELOS

Muy relacionado con la envidia está el pecado de los celos que se definen como intolerancia a la rivalidad.

COMPETITIVIDAD

Relacionado con la envidia y los celos está el espíritu de


competitividad. Es decir, el afán que algunos tienen por
ser el que gana siempre o el más importante en
cualquier campo en el que esté. La competitividad
comienza a una edad temprana en la vida. Los niños
pueden enojarse o molestarse cuando no ganan un
simple juego infantil. Pero no solo los niños tienen ese
problema. Hay hombres adultos que en algunas áreas son cristianos ejemplares, pero pierden la cabeza cuando
su equipo o el de su hijo son derrotados en un juego. La competitividad es básicamente una expresión de
egoísmo. Es la necesidad de ganar sin importar el costo. Ciertamente no es una actitud que refleje que amamos
a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Muchas veces, hemos elevado la competitividad a la altura de una
virtud. Enseñamos a nuestros hijos, de manera directa o por el ejemplo, que es bueno ser competitivo, ya que
es la manera en que podemos conquistar al mundo.

No obstante, me pregunto si el espíritu de competitividad es una virtud cristiana. Creo que el énfasis de la
Biblia está en hacer lo mejor que podemos (II Timoteo 2:15). Debemos realizar nuestro trabajo con alegría
(Colosenses 3:23) que, dicho de otra forma es hacerlo de la mejor manera. Es evidente que “lo mejor” no
siempre es igual para toda la gente. Algunos han recibido la bendición de tener más habilidad, inteligencia o
dones espirituales. Alguien podría argumentar que Pablo avaló tácitamente la competitividad en I Corintios
9:24. Pero la analogía termina cuando el Apóstol menciona el premio. En una carrera solamente un corredor
gana y recibe el premio. En la vida cristiana, todos podemos recibir el premio. Permítame aclarar que no estoy
escribiendo contra la competencia amistosa, sino contra el espíritu competitivo que siempre quiere ganar o
ser el mejor. Pero cualquier sea la competencia, la pregunta que el niño, adolescente o sus padres deben
hacerse no es “¿ganamos?”, sino: “¿hicimos lo mejor que pudimos?”.

Ahora bien, usted puede ver que hay una relación íntima entre la envidia, los celos y la competitividad.
Tendemos a envidiar al compañero que nos ha aventajado en un área que es importante para nosotros.
Estamos celosos de la persona que nos supera. Y estos dos promueven un espíritu de competencia que dice:
“Yo debo ganar siempre o ser el número uno en todo”.

29
CONTROL

La envidia, los celos y la competitividad pueden catalogarse bajo una sola palabra: rivalidad. En vez de vernos
unos a otros como miembros del cuerpo de Cristo, fácilmente podemos adoptar la actitud de considerarnos
rivales que debemos competir contra los demás. Hay un pecado sutil más que podemos incluir en este grupo
y es de querer controlar a los demás para nuestro beneficio o para obtener lo que queremos. En las relaciones
interpersonales siempre hay uno que tiene una personalidad fuerte o dominante. Si no tiene cuidado, puede
ser el que controle la relación. Con frecuencia uno quiere tomar todas las decisiones y se enoja si no se hace lo
que él dice. En vez de someterse a los demás (Efesios 5:21), tiene una necesidad imperiosa de controlarlos.
Claramente, esto surge del egoísmo. La dificultad para reconocer este pecado es que el controlador es el último
en darse cuenta de su tendencia malsana. Si usted es una persona controladora, quizá le sea difícil dejar de
hacerlo por causa de su comportamiento en el pasado. Así que usted debe demostrar una humildad verdadera
cuando pregunte. Después, en vez de ponerse a la defensiva o atacarlos de palabra cuando sean sinceros con
usted, tenga la sabiduría de aceptar lo que le digan y tómelo como proveniente de Dios.

30
Pecados Respetables: 10. Los Pecados de la Lengua
Al hablar con la gente de los pecados “respetables” o “aceptables”
que toleramos, siempre había alguien que fruncía el ceño y decía:
“ah, ¿algo así como el chisme?”. Es evidente que este es el primer
pecado de los creyentes que nos viene a la mente, así que debe ser
muy común entre nosotros porque lo seguimos tolerando en nuestra
vida.

Sin embargo, aunque la práctica del chisme es muy común, no es el


único pecado de la lengua. En esta categoría también debemos
incluir mentiras, calumnias, críticas (aunque sean verdad), palabras
ásperas, insultos, sarcasmos y ridiculizar a otros. Tenemos que decir
que cualquier forma de hablar que hiere a otra persona, sea que
estemos hablando de esa persona o con ella, es un pecado de la
lengua.

La Biblia está llena de advertencias contra los pecados de la lengua. Tan sólo el libro de Proverbios contiene
unas sesenta amonestaciones. Por otra parte, Jesús advirtió que daremos cuentas a Dios de toda palabra ociosa
que salga de nuestra boca

“Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del
juicio.” (Mateo 12:36)

Y también está el famoso pasaje de Santiago 3 que habla de los efectos pecaminosos de la lengua. El escritor
dice que la lengua es como un pequeño fuego que destruye un gran bosque y que es un miembro muy pequeño
pero que contamina todo el cuerpo. No obstante, el pasaje de la Biblia que más me ha ayudado a enfrentar los
pecados de la lengua es Efesios 4:29. Este versículo es la aplicación del principio de “despojaos/vestíos” que el
apóstol Pablo introdujo en Efesios 4:22-24. Este consiste en que debemos despojarnos de las características
pecaminosas del viejo hombre y, al mismo tiempo, ser diligentes en vestirnos de las virtudes de gracia que
corresponden a la nueva criatura en Cristo.

Al estudiar Efesios 4:29 encontramos que no debemos permitir que salgan de nuestra boca palabras
corrompidas. No sólo son insultos u obscenidades; incluyen los diferentes tipos de hablar que mencioné
anteriormente. Observe que la prohibición de Pablo es absoluta: Ninguna palabra corrompida. Ninguna. Esto
significa decir no al chisme, al sarcasmo, a la crítica, a las palabras ásperas. Debemos erradicar de nuestro
hablar toda palabra pecaminosa que destruya a otra persona. Piense en lo que sería la iglesia de Cristo si todos
lucháramos por aplicar esta amonestación de Pablo.
31
Al tratar los pecados de la lengua, comencemos con el
primero en que la gente piensa: el chisme, que consiste
en diseminar información desfavorable acerca de
alguien, aunque esa información sea verdadera. Sin
embargo, el chisme por lo general está basado en un
rumor, lo que empeora el pecado. Practicar el chisme
alimenta nuestro ego pecaminoso, especialmente cuando
la información que estamos compartiendo es negativa
porque nos hace sentir muy justos en comparación con el
otro. Efesios 4:29 dice de que partes del habla debemos
despojarnos y también qué debemos ponernos. Debemos
hablar palabras que edifican e imparten gracia a los que
nos escuchan. Por tanto, cuando estemos tentados a
decir algún chisme debemos preguntarnos: Lo que voy a decir, ¿va a edificar o va a destruir a la persona de
quien voy a hablar?

Otro pecado relacionado con el chisme es la calumnia, que consiste en declarar algo falso o malinterpretar
algo acerca de una persona con el propósito de difamarla o dañar su reputación. En general, la motivación
que está detrás de la calumnia es la ventaja que podemos obtener sobre la otra persona. En realidad la
calumnia es mentira. Usualmente pensamos que es decir algo falso y quizá la mayoría de nosotros no lo
hacemos. Sin embargo, somos muy buenos para mentir por medio de la exageración, o diciendo verdades a
medias o lo que llamamos “mentirillas blancas”, que es mentir pensando que no habrá consecuencias.

Por otro lado, la crítica es hacer comentarios acerca de una persona que quizá son ciertos, pero que no es
necesario mencionar. Las preguntas que debemos hacernos respeto a ese tipo de comentarios son:

 ¿Es amable lo que voy a decir?


 ¿Es necesario que lo diga?
 ¿Realmente tengo que decir este?

No sólo pecamos por lo que decimos acerca de alguien, sino por la manera en que hablamos unos a otros. El
hablar pecaminoso incluye palabras ásperas, sarcasmos, insultos y poner en ridículo a los demás. El común
denominador de todas estas formas negativas de hablar es que tienden a rebajar, humillar y herir a la gente.
Ese tipo de palabras por lo general provienen de una actitud de impaciencia o ira (Mateo 12:34). Esto significa
que, aunque hablemos de los pecados de la lengua, nuestro verdadero problema radica en el corazón. Detrás
de todo chisme, calumnia, crítica, insulto o sarcasmo, está un corazón lleno de pecado. La lengua es tan sólo
el instrumento que revela lo que hay en él. Si usted y yo queremos vestirnos de la nueva criatura en semejanza
a Dios, andando en verdadera rectitud y santidad, debemos usar Efesios 4:29 como uno de nuestros principios
rectores. Recuerde: estamos hablando acerca de un pecado real. El tipo de palabras de las que hemos hablado
en este estudio podrían parecernos aceptables, pero ante Dios son pecaminosas.

32
Pecados Respetables: 11. Mundanalidad
La mundanalidad es un concepto que significa diferentes
cosas para distintas personas. Debemos entender que la
mundanalidad es mucho más que una lista de actividades
prohibidas o el uso de las comodidades de la época
moderna. Hay dos pasajes de las Escrituras que nos ayudan
a entender el concepto de la mundanalidad. El primero es
1 Juan 2:15-16 donde el Apóstol nos exhorta a no amar al
mundo.

No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si


alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque
todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos
de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino
del mundo.

Hay otro pasaje del apóstol Pablo que nos ayuda a entender cuáles son los aspectos “aceptables” de la
mundanalidad. El pasaje es 1 Corintios 7:31, “y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen;
porque la apariencia de este mundo se pasa.” Diversas traducciones utilizan diferentes términos para
transmitir la misma idea, pero la advertencia consiste en que podemos utilizar las cosas legítimas de este
mundo, pero no darles más importancia de la que deben tener.

Basado en la advertencia de Pablo, he definido la palabra mundanalidad como estar pegado a, involucrado
en, o preocupado por las cosas de esta vida temporal. Lo que hace que nuestra actitud hacia ellas sea
mundana es el valor que les concedemos. Las cosas que valoramos más deben ser las “cosas de arriba”
(Colosenses 3:2). Es decir: las espirituales, tales como la Biblia, la oración, el evangelio, la obediencia a Dios, el
cumplimiento de la gran comisión y, por sobre todas las cosas, Dios mismo. Entenderemos mejor lo que es la
mundanalidad con esta definición secundaria: “La mundanalidad consiste en aceptar valores, moralidad y
prácticas de la sociedad incrédula, aunque decente, que nos rodea sin discernir si son bíblicos”. La
mundanalidad es seguir el corriente de la sociedad que nos rodea mientras esta no sea abiertamente
pecaminosa. Voy a limitar nuestra discusión a tres áreas en las que creo que hemos aceptado este pecado:
dinero, inmoralidad e idolatría. En las tres áreas vamos a limitar el estudio a lo que a nosotros nos parece
aceptable.

Dinero

Jesús dijo: “No podéis servir a Dios y a las riquezas”


(Mateo 6:24). Parece que en la vida de muchos creyentes
el dinero está por encima de Dios. Pero el Señor y las
riquezas no son opciones equivalentes, porque la Biblia
dice: “ porque raíz de todos los males es el amor al dinero,
el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” (1 Timoteo 6:10).
Si el dinero toma la preeminencia en nuestra vida, Dios no pierde, sino nosotros. En última instancia, él no
necesita nuestro dinero. Si lo gastamos en nosotros mismos, nos convertimos en pordioseros espirituales.
Debemos recordar que todo lo que poseemos, aun la habilidad de ganar dinero, proviene de Dios
(Deuteronomio 8:17-18). Ofrendar al Señor al menos el 10 por ciento de lo que él nos ha dado es una
demostración visible de que lo reconocemos así y se lo agradecemos. Finalmente, debemos recordar la infinita
generosidad del Señor al darse a sí mismo por nuestra salvación. Pablo quiso estimular la generosidad del los
33
corintios escribiendo 2 Corintios 8:9, “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor
a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.” Nuestras
ofrendas deben reflejar el valor que le damos a su entrega por nosotros.

Inmoralidad

Sin duda usted está preguntando cómo es que la


inmoralidad puede considerarse un pecado respetable. Lo
hacemos siguiendo lo que un amigo mío llama
inmoralidad vicaria. ¿Disfrutamos leyendo en secreto
acerca de la inmoralidad de otras personas cuya conducta
sexual se expone en periódicos y revistas semanales? Si es
así, nos estamos involucrando en la inmoralidad vicaria. Si
vamos al cine o vemos programas de televisión sabiendo
que habrá escenas explícitas de sexo o leemos novelas
sabiendo que contienen narraciones sexuales, estamos
cometiendo inmoralidad vicaria. Es muy obvio que el
mundo que nos rodea disfruta de este tipo de cosas. Esta es un área en la que los valores y las prácticas
aceptables para la sociedad que nos rodea son contrarios a las Escrituras. Luego está el área del vestido
deshonesto. Al salir de casa, me doy cuenta de la moda de las mujeres de todas las edades cuya intención
explícita es atraer las miradas lascivias de los hombres. Hay dos áreas en las que podemos ser mundanos
cuando hablamos de este tema. Primero, muchas mujeres cristianas, y las jóvenes en especial, están usando la
misma ropa que se utiliza en el mundo incrédulo (1 Timoteo 2:9). Para los hombres, el problema radica en que
reaccionamos a la forma de vestir provocativa con miradas cargadas de lujuria. En ambos casos somos
mundanos. Tenemos dos armas en esta lucha Proverbios 27:20 y Romanos 6:21

Idolatría
Es obvio que en la actualidad no adoramos ídolos de
madera, metal o piedra. Nuestro problema es lo que
algunos han llamado “ídolos de corazón”. En este
sentido, un ídolo puede ser cualquier cosa que
consideramos de mucho valor a tal grado que consume
toda nuestra energía emocional y mental, o bien,
nuestro tiempo y nuestros recursos. Puede ser cualquier
cosa que tenga más importancia que nuestra relación con
Dios o nuestra familia. En 2 Corintios 5:9 el apóstol Pablo
presenta un principio que nos permitirá liberarnos de la tentación de idolatrar nuestra carrera.

Entonces, ¿cómo podemos enfrentar nuestra tendencia a la mundanalidad? No es decidiendo que ya no


seremos mundanos, sino comprometiéndonos a ser más piadosos. Necesitamos sentir tal amor por Dios, que
no haya lugar en nuestro corazón para las cosas de este mundo.

34
Pecados Respetables: Y de aquí, ¿a dónde vamos?
Si usted me ha acompañado hasta aquí, se habrá dado cuenta de que hemos trabajado temas bastante difíciles.
Vimos en detalle muchos de los pecados sutiles que toleramos en nuestra vida. Quizá por momentos esta
lectura fue dolorosa. Espero que así haya sido porque eso significa que usted ha sido lo suficientemente
honesto y humilde como para aceptar que hay algunos de esos pecados en su propia vida. Eso nos da
esperanza. Recuerde 1 Pedro 5:5, “Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.”

Las primeras declaraciones del Sermón del Monte (Mateo 5:1-7) deben animarnos. Los pobres en espíritu y los
que lloran son los que están conscientes de su pecaminosidad. Gracias a ello, son mansos y humildes en sus
actitudes y acciones hacia los demás, y tienen hambre y sed de la justicia que todavía no alcanzan. Toda su
actitud es lo opuesto a la persona orgullosa, moralmente superior y justa en su propia opinión. Sin embargo,
Jesús dijo que ellos (los que NO son orgullosos) son bienaventurados.

Al narrar sus parábolas, el Señor Jesús creó personajes para dar énfasis a sus enseñanzas de manera que sus
oyentes se sintieran impelidos a hacer algo. Considere la parábola del fariseo y el recolector de impuestos que
oraban en el templo (Lucas 18:9-14). A los ojos de los judíos, no podía haber mayor contraste entre un fariseo
y un odiado recaudador de impuestos. Necesitamos ser honestos y humildes y admitir los pecados sutiles que
cometemos para experimentar el amor que proviene del perdón de esos pecados. Pero también debemos
enfrentarlos y resolverlos. El peor de los pecados, en términos prácticos, es negar que esos pecados sutiles
existan en nuestra vida. El primer paso para lidiar con cualquier de los pecados mencionados es reconocerlos
y arrepentirnos de nuestra actitud. Más bien, para utilizar la terminología de Pablo, “haced morir” esos pecados
sutiles (Romanos 8:13; Colosenses 3:5).

35
Aquí hay una lista de los pecados sutiles de los que hemos hablado:

 Impiedad
 Ansiedad y Frustración
 Falta de Contentamiento
 La Ingratitud
 El Orgullo
 El Egoísmo
 La Falta de Dominio Propio
 Impaciencia e Irritabilidad
 La Ira
 Las Consecuencias de la Ira
 El juzgar a los demás
 Envidia, Celos y pecados similares
 Los pecados de la lengua
 La mundanalidad

Al repasar esta lista, continúe pidiéndole a Dios que abra sus ojos al pecado que ha estado tolerando o que se
ha negado a reconocer pero que está presente en su vida. No hay sustituto alguno para la humildad y la
confesión sincera de pecado, pues este es el primer paso para enfrentarlo.

¿Ha pedido a otras personas que evalúen si hay pecados sutiles en su vida? Si no lo ha hecho, este sería un
buen momento para hacerlo. Aparte tiempo para estar con su cónyuge, hermano, o un buen amigo. Pídale que
le hable con honestidad. Asegúreles que no se pondrá a la defensiva o que cuestionará su evaluación. Tan sólo
escuche, no responda.

Recuerde que nuestra santificación progresiva, esto es, despojarnos del pecado y vestirnos a la semejanza de
Cristo, está cimentada en dos piedras fundamentales: la justicia de Cristo y el poder del Espíritu Santo. Siempre
mire a Cristo y su perfecta justicia para saber dónde se encuentra usted, sabiendo que es aceptado ante Dios.
Recuerde: si usted está unido a Cristo, el Señor lo ve envuelto en su justicia perfecta. Siempre acuda al Espíritu
Santo para que lo capacite a enfrentar el pecado que hay en su vida y para producir en usted su fruto espiritual.

El mundo que nos rodea nos observa, aunque ridiculice nuestros valores y rechace nuestro mensaje. Quizá
pensemos que los demás no perciben nuestros pecados sutiles, pero sí lo hacen. Reconocen nuestro orgullo,
ira o critica. Piensan que somos gente “supersanta” o piensan que somos hipócritas, porque no practicamos lo
que predicamos. Confrontar nuestros pecados “aceptables” en humildad y sinceridad puede ayudar mucho a
erradicar esa imagen de nosotros. Finalmente, permítame insistir en las palabras de I Pedro 5:5 “Dios resiste a
los soberbios, y da gracia a los humildes.”

36