Sie sind auf Seite 1von 10

PRINCIPAL 1814/2015-IV.

En treinta de septiembre de dos mil quince, el licenciado


José Menuel Arreola Mendoza, Secretario del Juzgado, da cuenta
con el escrito registrado con el número de correspondencia 12978,
con dos copias y sin anexos. Conste.-

México, Distrito Federal, treinta de septiembre de dos mil


quince.
Agréguese a los autos el escrito de cuenta signado por la
apoderada de la parte promovente, por medio del cual, da
cumplimiento al requerimiento formulado por este órgano
jurisdiccional mediante proveído de veintiuno de septiembre de dos
mil quince.

Ahora bien, visto el escrito aclaratorio y la demanda de


garantías promovida por el **********, por conducto de su apoderada
**********, contra actos de la JUNTA ESPECIAL NÚMERO DIEZ DE
LA FEDERAL DE CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE, se provee:

De conformidad con el artículo 112 en relación con el 113 de la


Ley de Amparo Vigente, este Juzgado procede a examinar el escrito
inicial de demanda y escrito aclaratorio, a fin de determinar la
procedencia o, en su caso, improcedencia del juicio.

Los citados artículos 112 y 113 de la Ley de la Materia en


Vigor, establecen:

“…Artículo 112. Dentro del plazo de veinticuatro


horas contado desde que la demanda fue presentada, o
en su caso turnada, el órgano jurisdiccional deberá
resolver si desecha, previene o admite.
En el supuesto de los artículos 15 y 20 de esta Ley
deberá proveerse de inmediato.
Artículo 113. El órgano jurisdiccional que conozca
del juicio de amparo indirecto examinará el escrito de
demanda y si existiera causa manifiesta e indudable de
improcedencia la desechará de plano…”

De la lectura integral de las constancias que integran el


presente asunto, se observa que el acto que por esta vía impugna
consiste en la resolución de de veintidós de junio de dos mil
quince, dictado por el Presidente de la Junta Especial Número Diez
1
de la Federal de Conciliación y Arbitraje, en el sumario laboral
**********, en ejecución la resolución incidental de veintinueve de
mayo de la referida anualidad, emitida en la tercería de preferencia
de crédito, promovida por el ********************.

En mérito de lo anterior, quien provee estima que se actualiza


la causal de improcedencia prevista en el artículo 61, fracción
XVIII, de la Ley de Amparo, en relación con el diverso 113, ambos
de la Ley de Amparo, cuyo sentido literal, es:

"…Artículo 61. El juicio de amparo es improcedente:


(…)
XVIII. Contra las resoluciones de tribunales judiciales,
administrativos o del trabajo, respecto de las cuales
conceda la ley ordinaria algún recurso o medio de
defensa, dentro del procedimiento, por virtud del cual
puedan ser modificadas, revocadas o nulificadas…”

Ahora bien, en el caso concreto, es pertinente señalar que de


lectura integral de la demanda de amparo, se advierte que la parte
quejosa se inconforma esencialmente de la resolución de veintidós
de junio de dos mil quince, dictado por el Presidente
responsable en el que determinó, en lo que interesa, lo siguiente:

"…se procede a calcular el monto que se considera


como preferente de los actores, para efectos de
determinar que la hoy tercerista ocupa el segundo lugar
en la prelación de créditos una vez establecido el
monto preferente de crédito de los trabajadores sobre los
bienes sujetos a remate.

(…)

En ese tenor, las cantidades sumadas respecto de los


expedientes ****************************** ARREOJAN UN
ALCANCE LIQUIDO DE $19,525,398.00 (DIECINUEVE
MILLONES QUINIENTOS VEINTICINCO MIL
TRESCIENTOS NOVENTA Y OCHO PESOS 00/100
M.N.) SALVO ERROR U OMISIÓN DE CARÁCTER
ARITMETICO Y SOBRE LA QUE DEBE TOMARSE EN
EL REMATE DE LOS BIENES EMBARGADOS
CONFORME AL ARTÍCULO 113 DE LA LEY FEDEAL
DEL TRABAJO”
(…)

Queda comisionado el C. ACTUARIO A FIN DE QUE


NOTIFIQUE PERSONALMENTE A LAS PARTES Y BOLETIN
LABORAL A LA DEMANDADA GRUPO INDUSTRIAL NKS, S.A DE
C.V..- GIRESE ATENTO OFICIO AL CUARTO TRIBUNAL
COLEGIADO DE CIRCUITO (SIC) EN MATERIA DE TRABAJO DEL
PRIMER CIRCUITO, remitiéndole copia certificada del presente
acuerdo para su conocimiento.- Así lo proveyó y firmó la Lic. Andrea
Falcón Gutiérrez, Presidente de la Junta Especial Número Diez de la
Federal de Conciliación y Arbitraje.- DOY FE.”

De lo antes transcrito se pone en evidencia que, el acto


reclamado fue dictado por el Presidente de la Junta Especial Número
Diez de la Federal de Conciliación y Arbitraje, en ejecución la
resolución incidental de veintinueve de mayo de la referida anualidad,
emitida en la tercería de preferencia de crédito, promovida por el
Servicio de Administración y Enajenación de Bienes, y que en contra
del mismo no promovió el recurso de revisión previsto en el
artículo 849, de la Ley Federal del Trabajo, tal y como lo manifiesta
bajo protesta de decir verdad la apoderada de la parte promovente
en el escrito aclaratorio de cuenta, por lo que en la especie se
actualiza la causa de improcedencia a la antes invocada.

En efecto, el dispositivo legal que al que se alude, dispone que


el juicio de amparo es improcedente en contra de las resoluciones de
tribunales judiciales, administrativos o del trabajo, respecto de las
cuales conceda la ley ordinaria algún recurso o medio de defensa,
dentro del procedimiento, por virtud del cual puedan ser modificadas,
revocadas o nulificada.

Ahora, en el caso a estudio, es menester señalar que del


acuerdo reclamado que obra en el original del tomo II de la Tercería
de Preferencia de Crédito del expediente laboral **********, se
advierte que el mismo fue emitido por el Presidente de la Junta
Especial Número Diez de la Federal de Conciliación y Arbitraje, y
que dicho procedimiento se encuentra en la etapa de ejecución, y
que la parte aquí promovente, es quien promovió la tercería en
comento, lo que implica que no es extraña al procedimiento judicial
del que emana el acto reclamado; así también, en su escrito
aclaratorio la apoderada de la promovente manifestó bajo protesta de
decir verdad de en contra de dicho acuerdo, no promovió medio de
impugnación diferente a la demanda de amparo que dio origen al
presente juicio

Es aplicable a lo anterior en lo conducente, la Jurisprudencia


50, emitida por el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la

3
Nación, publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta, Materia(s): Común, Novena Época, Fuente: Apéndice
(actualización 2001), Tomo VI, Común, Jurisprudencia Suprema
Corte de Justicia de la Nación, Página: 67, Tomo XIII, abril de 2001,
página 93, Pleno, tesis P./J. 39/2001, del tenor literal siguiente:

“PERSONA EXTRAÑA A JUICIO. CARECE DE TAL


CARÁCTER QUIEN COMPARECIÓ AL
PROCEDIMIENTO NATURAL, POR LO QUE DEBE
SOBRESEERSE EN EL JUICIO AL ACTUALIZARSE
LA CAUSAL DE IMPROCEDENCIA PREVISTA EN EL
ARTÍCULO 73, FRACCIÓN XVIII, DE LA LEY DE
AMPARO, EN RELACIÓN CON EL DIVERSO 114,
FRACCIÓN V, APLICADA EN SENTIDO CONTRARIO,
DEL PROPIO ORDENAMIENTO, AUN CUANDO HAYA
SIDO PROMOVIDO DENTRO DEL TÉRMINO
ESTABLECIDO EN EL ARTÍCULO 21 DE LA PROPIA
LEY. La sola circunstancia de que el afectado conozca
de la existencia del juicio en el que funge como parte y
comparezca al mismo, a pesar de no haber sido
legalmente emplazado, desvirtúa su carácter de persona
extraña al procedimiento, por lo que si promueve el juicio
de amparo indirecto, ostentándose con tal carácter, el
Juez de Distrito debe sobreseerlo con fundamento en el
artículo 74, fracción III, de la Ley de Amparo,
fundamentalmente porque el promovente ya no es
persona extraña al juicio por haber comparecido al
procedimiento ordinario, quedando en posibilidad de
defenderse dentro del contencioso y, en su oportunidad,
si es el caso, acudir al amparo directo, fundamentándose
la improcedencia en los artículos 73, fracción XVIII y 114,
fracción V, aplicada en sentido contrario, de la propia ley;
sin que lo anterior implique que el promovente del
amparo indirecto, por el hecho de ostentarse como
tercero extraño, quede al margen del término previsto en
el artículo 21 de la Ley de Amparo, esto es, al plazo de
quince días contados a partir del día siguiente al en que
tenga conocimiento del juicio, bajo el argumento de que
la falta o ilegalidad del emplazamiento sea una violación
de gran magnitud, pues si bien la improcedencia por
extemporaneidad o consentimiento tácito basado en los
artículos 21 y 73, fracción XII, del propio ordenamiento,
puede llegar a configurarse, tal circunstancia no se surte
necesariamente porque puede suceder que el afectado
por la falta de emplazamiento promueva el juicio de
garantías antes de que transcurra el plazo referido y en
tal supuesto no cabría sobreseer por inoportunidad de la
demanda, ya que seguiría en pie la otra causal”.

Una vez precisado lo anterior, como se apuntó, es de


señalarse que en términos de la fracción y numeral antes invocados,
esta instancia Constitucional, resulta improcedente, en virtud de que
el impetrante de garantías no agotó el principio que establece ese
artículo en relación con el diverso 107, fracción III, incisos a) y b), de
la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que se
conoce como principio de definitividad en el juicio de garantías,
consistente en que, previamente al ejercicio de la acción
constitucional, debe agotar los medios ordinarios de defensa que
prevén los preceptos aplicables, pues de no ser así el juicio de
amparo es improcedente.

Se afirma lo anterior, atento al hecho de que el artículo 849 de


la Ley Federal del Trabajo, prevé que el recurso de revisión procede:

“Artículo 849. Contra actos de los presidentes,


actuarios o funcionarios, legalmente habilitados, en
ejecución de los laudos, convenios, de las resoluciones
que ponen fin a las tercerías y de los dictados en las
providencias cautelares, procede la revisión.”

Por tanto, de acuerdo a lo establecido por el precepto legal en


cita, es claro que el acto reclamado pudo ser combatible a través de
la revisión; y la parte agraviada, previamente a promover el presente
juicio de amparo, se encontraba constreñida a agotar el medio
ordinario que establece la Ley Federal del Trabajo; esto es, la
revisión, medio de defensa que permite modificar el acuerdo que
hoy se reclama; y al no hacerlo así, faltó al principio de definitividad
que rige en el juicio de amparo, en mérito del que el acto reclamado
fue dictado por el Presidente de la Junta Especial Número Diez de la
Federal de Conciliación y Arbitraje, en ejecución la resolución
incidental de veintinueve de mayo de la referida anualidad,
emitida en la tercería de preferencia de crédito, promovida por el
Servicio de Administración y Enajenación de Bienes

Sirve de apoyo a lo anterior, la tesis jurisprudencial 2a./J.


95/2002, emitida por la Segunda Sala de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación, consultable en la página 374, del Tomo XVI,
Materia: Laboral, del Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta, correspondiente al mes de agosto de 2002, Novena Época,
de texto y rubro siguientes:

“REVISIÓN EN EL JUICIO LABORAL. PROCEDE EN


CONTRA DEL AUTO DICTADO POR EL PRESIDENTE
DE LA JUNTA DE CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE EN
LA ETAPA DE EJECUCIÓN DEL LAUDO, EN EL QUE
5
RESUELVE SOBRE LA PRESCRIPCIÓN DE LA
ACCIÓN PARA EJECUTARLO, POR LO QUE DEBE
AGOTARSE PREVIAMENTE A LA PROMOCIÓN DEL
JUICIO DE AMPARO. El artículo 849 de la Ley Federal
del Trabajo establece la procedencia del recurso de
revisión en contra de los actos emitidos por los
presidentes, actuarios o funcionarios legalmente
habilitados, en los supuestos de ejecución de los laudos,
convenios y resoluciones que ponen fin a las tercerías;
así como en contra de los dictados en las providencias
cautelares. Ahora bien, si el acto reclamado consiste en
la resolución dictada por el presidente de una Junta de
Conciliación y Arbitraje, en la etapa de ejecución del
laudo, por la cual resuelve sobre la prescripción de la
acción para ejecutarlo, es necesario que antes de la
promoción del juicio de amparo se agote el recurso de
revisión previsto en el citado precepto, toda vez que
dicho acto fue emitido dentro del procedimiento de
ejecución, como lo señalan los dispositivos 617 y 618 de
la referida ley, pues a través de ese medio de
impugnación podrá revocarse, modificarse o anularse tal
acto presidencial y, con ello, cumplir con el principio de
definitividad que rige la procedencia del juicio de
garantías, como deriva de lo establecido en la fracción
XIII del artículo 73 de la Ley de Amparo.”
De igual forma, apoya a lo anterior, la Tesis XXVII.1o.5 L,
emitida por el Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito,
consultable en la página 1731, Tomo XVIII, Materia Laboral, del
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, correspondiente al
mes de Agosto de 2003, Novena Época, cuyo rubro y texto dicen:

“DEMANDA DE AMPARO CONTRA ACTOS


DICTADOS EN EJECUCIÓN DE LAUDO. PROCEDE
SU DESECHAMIENTO SI PREVIAMENTE A SU
INTERPOSICIÓN, NO SE AGOTÓ EL RECURSO DE
REVISIÓN PREVISTO EN EL ARTÍCULO 849 DE LA
LEY FEDERAL DEL TRABAJO. Si bien es cierto que la
Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación, en la tesis de jurisprudencia número 147,
consultable en la página 121 del Tomo VI, Materia
Común, del Apéndice al Semanario Judicial de la
Federación 1917-2000, de la voz: "DEMANDA DE
AMPARO. LA POSIBILIDAD DE UN RECURSO, NO ES
OBSTÁCULO PARA ADMITIRLA.", ha sostenido el
criterio de que la existencia de un posible recurso contra
los actos reclamados, motivo de un juicio de garantías,
no es óbice para admitir y tramitar la demanda de
amparo, sino que, por el contrario, es conveniente
hacerlo, a fin de estudiar debidamente la cuestión, sin
perjuicio de que después se dicte el sobreseimiento que
corresponda, si del resultado del estudio respectivo
apareciere realmente la existencia de alguna causa de
improcedencia, también lo es que, en la especie, esos
razonamientos no son aplicables, pues tratándose de
actos de los presidentes de las Juntas de Conciliación y
Arbitraje, dictados en ejecución de laudos, procede el
recurso de revisión a que se refiere el artículo 849 de la
Ley Federal del Trabajo, por lo que no se está ante la
presencia de un posible recurso, sino más bien ante la
certeza de su existencia, por lo que no existe obstáculo
alguno para que el Juez de Distrito deseche la demanda
de garantías si previamente no se agota tal recurso de
revisión ante la autoridad que prevé el numeral 850,
fracción I, de la Ley Federal del Trabajo.”
Ahora bien, existe una excepción al principio de definitividad,
establecido en la fracción VII, del artículo 107, constitucional,
tratándose de un tercero extraño a juicio, no obstante ello, al ser la
parte promovente en la tercería de preferencia de crédito que dio
origen al acto reclamado, no podría ubicarse en este supuesto, toda
vez que puede hacer uso de recursos o medios de defensa ordinarios
para lograr hacer valer sus derechos en el juicio en mención.

Sirve de apoyo en lo conducente, la Jurisprudencia 2a./J.


114/2000, Instancia: Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia
de la Nación, Novena Época publicada en el Semanario Judicial de la
Federación y su Gaceta, XII, Diciembre del 2000, Página: 417, que
señala:

“TERCERÍA EXCLUYENTE DE PREFERENCIA. PARA LA


PROCEDENCIA DEL JUICIO DE AMPARO EN CONTRA DEL
AUTO DICTADO POR EL PRESIDENTE DE UNA JUNTA DE
CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE QUE LA DESECHA, NO ES
NECESARIO AGOTAR EL RECURSO DE REVISIÓN A QUE SE
REFIERE EL ARTÍCULO 849 DE LA LEY FEDERAL DEL
TRABAJO. El aludido precepto de la legislación laboral federal
establece la procedencia del recurso de revisión en contra de los
actos de los presidentes, actuarios o funcionarios legalmente
habilitados en los supuestos siguientes: a) en ejecución de los
laudos; b) en ejecución de los convenios; c) en ejecución de las
resoluciones que ponen fin a las tercerías; y d) los dictados en las
providencias cautelares. Ahora bien, si el acto reclamado consiste
en la resolución dictada por el presidente de una Junta Local de
Conciliación y Arbitraje que desecha una tercería excluyente de
preferencia, no es necesario para la procedencia del juicio de
amparo agotar el recurso de revisión previsto en el artículo 849 de
la Ley Federal del Trabajo por no preverse dicho supuesto en la
ley, ya que este medio ordinario de impugnación sólo procede
en contra de los actos de los presidentes dictados "en
ejecución" de las diversas resoluciones que ponen fin a las
tercerías, emitidas por el Pleno, por la Junta Especial o por la de
Conciliación que conozca del juicio principal en términos de lo
dispuesto en el artículo 977 de la propia ley.”

7
En efecto, tal como se consideró al resolver la contradicción de
tesis 41/1999, que dio origen al criterio jurisprudencial que se invoca,
el recurso de revisión procede en contra de las resoluciones de
los presidentes, en ejecución de las resoluciones que ponen fin
a las tercerías, lo que implica en todo caso que exista previamente
una resolución que ponga fin a la tercería que debe, en términos del
artículo 977 de la legislación federal del trabajo, ser dictada por el
Pleno, por la Junta Especial o por la de Conciliación que conozca del
juicio principal, por lo que sólo procederá el recurso de revisión en
contra de la resolución que el presidente dicte en ejecución de la
diversa resolución que haya puesto fin a la tercería, es decir, cuando
el presidente actúa en su calidad de ejecutor de dichas resoluciones.

Como se advierte de lo siguiente:

“En consecuencia, el recurso de revisión procede en contra


de las resoluciones de los presidentes, en ejecución de las
resoluciones que ponen fin a las tercerías, lo que implica en todo
caso que exista previamente una resolución que ponga fin a la
tercería que debe, en términos del artículo 977 de la legislación
federal del trabajo, ser dictada por el Pleno, por la Junta Especial o
por la de Conciliación que conozca del juicio principal, por lo que
sólo procederá el recurso de revisión en contra de la resolución
que el presidente dicte en ejecución de la diversa resolución que
haya puesto fin a la tercería, es decir, cuando el presidente actúa
en su calidad de ejecutor de dichas resoluciones.”

Ahora, si como en el caso en estudio, el acuerdo de veintidós


de junio de dos mil quince, fue dictado por el Presidente de la Junta
Especial Número Diez de la Federal de Conciliación y Arbitraje, en
cumplimiento a la diversa resolución de Tercería Preferente de
Crédito, resulta incuestionable que previo a acudir a esta instancia
constitucional debió agotar el recurso de revisión previsto en el
artículo 849, de la Ley Federal del Trabajo, y por lo que resulta
improcedente el juicio de amparo intentado, en términos de la
fracción XVIII, del artículo 61, en relación con el diverso 113, ambos
de la Ley de Amparo.

En consecuencia, es evidente que en la especie se actualiza la


causal de improcedencia antes invocada se desecha de plano la
presente demanda.

NOTIFÍQUESE PERSONALMENTE A LA PARTE


PROMOVENTE.
Así lo resolvió y firma la Licenciada Rebeca Patricia Ortiz
Alfie, Jueza Quinto de Distrito en Materia de Trabajo en el Distrito
Federal, ante el licenciado José Menuel Arreola Mendoza,
Secretario con quien actúa. Doy Fe.

JRR

Se hace constar que la presente foja corresponde al auto de fecha treinta de


septiembre de dos mil quince, dictado en el cuaderno principal del juicio de amparo
1814/2015-IV, promovido por el **********. Conste.

Revisó y cotejó todos y cada uno de los datos en la presente resolución, asimismo da
fe de que el presente acuerdo y su promoción se incorporaron al expediente
electrónico que obra en el Sistema Integral de Seguimiento de Expedientes, y que los
archivos electrónicos correspondientes coinciden en su totalidad con las presentes
constancias.

EL SECRETARIO.

LIC. JOSÉ MENUEL ARREOLA MENDOZA

9
El licenciado(a) José Menuel Arreola Mendoza, hago constar y certifico que en
términos de lo previsto en los artículos 8, 13, 14, 18 y demás conducentes en lo
relativo de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública
Gubernamental, en esta versión pública se suprime la información considerada
legalmente como reservada o confidencial que encuadra en el ordenamiento
mencionado. Conste.