Sie sind auf Seite 1von 244

UNIVERSIDAD DE COSTA RICA

FACULTAD DE DERECHO

Tesis para optar por el grado de Licenciatura en Derecho

“Análisis comparado del tratamiento dado a la figura de la pena de muerte


en los sistemas de protección de Derechos Humanos Interamericano, Europeo
y Africano”

Presentado por:

Rodolfo Lizano Ramírez


Carné: B03468

Ciudad Universitaria Rodrigo Facio

San José, 2017


A don Ro, Tita, Vale, Anita, Andre,
Lita, mi mamá y a la vida.

i
"Y creéis que porque una mañana levanten una horca en sólo unos minutos, porque le pongan la
soga al cuello a un hombre, porque un alma escape de un cuerpo miserable entre los gritos del
condenado, ¡todo se arreglará! ¡Mezquina brevedad de la justicia humana! (...) Nosotros, hombres
de este gran siglo, no queremos más suplicios. No los queremos para el inocente ni para el
culpable."

Víctor Hugo

ii
Índice General
Tabla de abreviaturas ............................................................................................................... v
Resumen ................................................................................................................................. vi
Ficha bibliográfica...................................................................................................................viii
Introducción ............................................................................................................................. 1
Capítulo Primero: El desarrollo histórico de los Derechos Humanos y de los sistemas regionales
encargados de su protección ..................................................................................................... 6
Sección I. El desarrollo histórico y conceptualización de los Derechos Humanos .......................... 6
Sección II. El Derecho Humano a la vida; una concepción integral .............................................. 18
Sección III. Nacimiento y funcionamiento de los sistemas regionales de protección de Derechos
Humanos Interamericano, Europeo y Africano............................................................................. 32
A. Sistema Interamericano de Derechos Humanos .................................................................. 33
B. Sistema Europeo de Derechos Humanos .............................................................................. 42
C. Sistema Africano de Derechos Humanos. ............................................................................. 44
Capítulo Segundo: La figura de la Pena de Muerte ................................................................... 51
Sección I. ¿Qué es la pena de muerte y cómo se caracteriza? ..................................................... 51
A. Concepto y características .................................................................................................... 52
B. Métodos de aplicación .......................................................................................................... 53
C. Estadísticas a nivel mundial .................................................................................................. 57
Sección II. La pena de muerte en la historia del derecho ............................................................. 58
A. A nivel mundial...................................................................................................................... 58
B. El caso de Costa Rica ............................................................................................................. 66
Sección III. Argumentos sobre la aplicación de la pena de muerte .............................................. 73
A. Argumentos abolicionistas .................................................................................................... 74
B. Argumentos retencionistas ................................................................................................... 80
C. Argumentos mixtos ............................................................................................................... 84
Capítulo Tercero: La pena de muerte en la jurisprudencia emitida desde los sistemas de
protección de Derechos Humanos Interamericano, Europeo y Africano .................................... 87
I. Sistema Interamericano de Derechos Humanos ........................................................................ 88
A. Opiniones consultivas ........................................................................................................... 90
B. Sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos............................................ 92
C. Recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ....................... 122

iii
II. Sistema Europeo de Derechos Humanos ................................................................................ 125
A. Sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ................................................... 126
B. Comisión Europea de Derechos Humanos .......................................................................... 150
III. Sistema Africano de Derechos Humanos ............................................................................... 151
A. Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos ............................................... 152
IV. Diferencias y similitudes jurisprudenciales entre los sistemas regionales de protección de
Derechos Humanos ..................................................................................................................... 167
A. Similitudes ........................................................................................................................... 167
B. Diferencias........................................................................................................................... 171
Capítulo Cuarto: Otros esfuerzos para abolir la pena de muerte y “zonas de exclusión” .......... 175
I. El papel de la Comisión, Consejo y Comité de Derechos Humanos de la Organización de
Naciones Unidas .......................................................................................................................... 176
A. Casos resueltos por el Comité de Derechos Humanos de la ONU relacionados con la
aplicación de la pena de muerte ............................................................................................. 178
B. Recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU..................................... 182
II. Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos
Destinado a Abolir la Pena de Muerte ........................................................................................ 183
III. Otros tratados internacionales enfocados en la abolición la pena de muerte ...................... 186
IV. Análisis de Estados no sometidos a jurisdicciones supranacionales de Derechos Humanos 191
A. Estados Unidos de América................................................................................................. 191
B. República Popular de China ................................................................................................ 194
C. República Islámica de Irán................................................................................................... 196
Conclusiones ........................................................................................................................ 198
Recomendaciones ................................................................................................................ 210
A la carrera de Derecho de la Universidad de Costa Rica ........................................................... 210
A futuras investigaciones ............................................................................................................ 211
A los entes encargados de la promoción y aplicación de Derechos Humanos ........................... 211
Referencias bibliográficas ..................................................................................................... 213

iv
Tabla de abreviaturas

TÉRMINO ABREVIATURA

Derechos Humanos DDHH


Declaración Universal de los Derechos Humanos DUDH
Organización de las Naciones Unidas ONU
Pacto Internacional de Derechos Civiles y PIDCP
Políticos
Comité de Derechos Humanos de la Organización Comité DH
de las Naciones Unidas
Organización de Estados Americanos OEA
Unión Africana UA
Convención Americana de Derechos Humanos CADH
Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH

Corte Interamericana de Derechos Humanos CorteIDH


Convenio Europeo para la Protección de los
Derechos Humanos y de las Libertades Convenio Europeo
Fundamentales
Comisión Europea de Derechos Humanos CEDH
Tribunal Europeo de Derechos Humanos TEDH
Carta Africana de Derechos Humanos y de los Carta Africana
Pueblos
Comisión Africana de Derechos Humanos y de los CADHP
Pueblos
Corte Africana de Derechos Humanos y de los CorteADHP
Pueblos
Comité Internacional de la Cruz Roja CICR
Corte Penal Internacional CPI
Corte Internacional de Justicia CIJ

v
Resumen

La presente investigación, denominada “Análisis comparado del tratamiento dado a la figura de la


pena de muerte en los sistemas de protección de Derechos Humanos Interamericano, Europeo
Africano” se planteó como objetivo general determinar cuál ha sido la posición de los sistemas
regionales de protección de Derechos Humanos con respecto de la pena de muerte, en especial a
partir de las posiciones emitidas desde sus respectivos órganos jurisdiccionales.

El estudio que nos ocupa nace con la hipótesis de que el desarrollo de la jurisprudencia de los
sistemas regionales de protección de Derechos Humanos los ha llevado por seguir la teoría
abolicionista de la pena de muerte a partir de los derechos establecidos en sus cartas fundadoras.

Para la verificación de dicha hipótesis, se utilizaron dos metodologías, la analítica y la comparativa,


ambas enfocadas en aspectos doctrinarios (libros, revistas, tesis, artículos y publicaciones oficiales
de organismos internaciones y de sistemas regionales de protección de Derechos Humanos, tanto
físicas como electrónicas), normativos y especialmente jurisprudenciales.

La analítica consiste en descomponer la información en unidades más simples para a partir de ellas
llegar a conclusiones válidas, por su parte, la metodología comparativa o analógica se basa en
realizar comparaciones, según las semejanzas o diferencias que haya entre los objetos en estudio.

A través de estas metodologías, se aprovecharon las posiciones doctrinarias para extraer las
diferentes posiciones sobre la pena de muerte y cómo se ha visto reflejada en las decisiones de los
órganos decisores en tema de Derechos Humanos analizados en esta investigación.

La importancia del estudio de este tema radica en que en el marco de las relaciones humanas y los
ciclos que éstas viven, aunado a la influencia de discursos políticos con tintes populistas, el debate
sobre si es necesario o no instaurar la pena de muerte toma fuerza en las sociedades, en especial
ante oleadas de crímenes que son altamente reprochados en ellas.

Es, entonces, que surge la importancia de los sistemas regionales y la jurisprudencia que de ellos
se emite en pro de la interpretación de los convenios internacionales y de los derechos que en
ellos se contemplan.

vi
Como se verá en la presente investigación, África y Asia son las zonas geográficas donde más
ejecuciones por pena de muerte se cometen por años, por lo que es de resaltar la Carta Africana
de Derechos Humanos y de los Pueblos como una manera en que los gobiernos de los Estados
parte buscan poner un límite a las violaciones de derechos fundamentales en una zona donde, de
acuerdo con las estadísticas, es común su violación; con un menor número de ejecuciones por año,
pero no erradicada del todo, se encuentran el continente europeo y el americano, en este último
caso, debe señalarse el caso de Estados Unidos, país que firmó, pero no ratificó la Convención
Americana de Derechos Humanos y que, por ende, no se encuentra bajo la jurisdicción de la
misma, a pesar de encontrarse la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en la
ciudad de Washington.

Con el desarrollo de la presente investigación, se pretende establecer un estado de la cuestión


referente a la pena de muerte que permita dar una idea clara y concreta sobre qué está
sucediendo con esta figura alrededor del mundo, en específico, sobre las regulaciones emitidas
por parte de dichos organismos y así dar paso a una consideración universal que regule la
aplicación de esta figura.

Dentro de las principales conclusiones a las que llegó esta investigación destacan el avance que ha
existido en un intento de “humanización” de la pena de muerte, donde, si bien, ésta no es
deseable, se intenta regular de tal manera que su imposición no atente contras los derechos
fundamentales de los condenados, dentro de este proceso destaca la desaparición de métodos de
ejecución que antes eran comunes entre los diferentes Estados retencionistas y han quedado
únicamente en los libros de historia.

Asimismo, destaca la relación de otros derechos fundamentales con respecto de la pena de


muerte, no únicamente el derecho a la vida, como lo es el debido proceso, la prohibición de tratos
inhumanos y degradantes y el principio de non-refoulement, el cual nació del derecho de
refugiados.

Finalmente, se establece el cumplimiento de la hipótesis planteada, donde se ha mantenido el


apoyo al abolicionismo de la pena de muerte como el ideal al cual dirigirse, sin embargo, los
diferentes sistemas de protección de Derechos Humanos no se han manifestado de manera
tajante para caracterizarla unánimemente como un método per se inhumano y degradante,
quedando, por el momento, desaprovechada la oportunidad de pronunciarse en ese sentido.

vii
Ficha bibliográfica

Lizano Ramírez, Rodolfo. Análisis comparado del tratamiento dado a la figura de la pena de muerte
en los sistemas de protección de Derechos Humanos Interamericano, Europeo y Africano. Tesis de
Licenciatura en Derecho, Facultad de Derecho. Universidad de Costa Rica. San José, Costa Rica.
2017. viii y 235.

Director: José Thompson Jiménez.

Palabras claves: Pena de muerte, abolicionismo, abolicionismo de facto, abolicionismo parcial,


retencionismo, derecho a la vida, debido proceso, non refoulement, zonas de exclusión.

viii
Introducción

Justificación

En el marco de las relaciones humanas y los ciclos que éstas viven, aunado a la influencia de
discursos de carácter populista, el debate sobre si es necesario o no instaurar la pena de muerte
toma fuerza en las sociedades, en especial ante oleadas de crímenes que son altamente
reprochados.

Estas políticas de “mano dura” atentan contra Derechos Humanos que son internacionalmente
reconocidos por muchos Estados, lo cual ha llegado a crear un conflicto en diferentes
jurisdicciones en virtud del control de convencionalidad.

Es, entonces, que surge la importancia de las cortes regionales y la jurisprudencia que éstas
emitan en pro de la interpretación de los convenios internacionales y de los derechos que en ellos
se contemplan. África y Asia son las zonas geográficas donde más ejecuciones por pena de muerte
se cometen.

Sin embargo, no existe en Asia un organismo análogo a los que sí existen en América Latina,
Europa y África, quedándose rezagado en este ámbito, sin embargo, llama la atención que la Carta
Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, es una manera como los gobiernos de los Estados
parte de ésta buscan poner un límite a las violaciones de derechos fundamentales en una zona
donde, de acuerdo con las estadísticas, es común su violación.

Con un menor número de ejecuciones por año, pero no erradicada del todo se encuentran el
continente europeo y el americano, sin embargo, caso especial es el de Estados Unidos, país que
firmó, pero no ratificó la Convención Americana de Derechos Humanos y que, por ende, no se
encuentra bajo la jurisdicción de ésta, a pesar de haberse señalado la ciudad de Washington como
la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Como se puede observar de lo anterior, si bien, hay Estados que deciden omitir la existencia de
organismos centralizados que defienden los Derechos Humanos, un gran número de ellos se han
sometido a sus jurisdicciones, lo cual resulta de suma importancia para la defensa de los derechos
de los ciudadanos de cada uno de los Estados en las diferentes regiones.

1
Con el desarrollo de la presente investigación, se pretende establecer un estado de la cuestión
referente a la pena de muerte que permita dar una idea de qué está sucediendo con esta figura
alrededor del mundo, cuáles zonas la mantienen, cuáles la han abolido y si hay regulaciones a ésta
por parte de dichos organismos.

Objetivos generales y específicos

 General

1. Determinar cuál ha sido la posición de las cortes regionales de protección de Derechos


Humanos con respecto de la pena de muerte.

 Específicos

1. Presentar el desarrollo histórico de los sistemas regionales de protección de Derechos


Humanos.

2. Definir y analizar la figura de la pena de muerte y las teorías que giran a su alrededor.

3. Comparar las posiciones jurisprudenciales con las emitidas por los tribunales internacionales
pertenecientes a los sistemas interamericano, europeo y africano de Derechos Humanos con
respecto de la pena de muerte.

4. Analizar la aplicación de la pena de muerte en legislaciones no sometidas a jurisdicciones


internacionales.

5. Identificar cuál teoría con respecto de la pena de muerte es la que sigue cada uno de los
sistemas regionales estudiados para así establecer si existe convergencia o divergencia entre ellas.

Delimitación del problema e hipótesis

El tema de la pena de muerte ha sido controversial a lo largo de la historia por tratarse de una
sanción jurídica que conlleva por arrebatarle la vida a un condenado. Con el desarrollo de la
Organización de las Naciones Unidas y de los diferentes sistemas regionales de protección de
Derechos Humanos, se ha implementado un sistema universal que busca la prevalencia de la
dignidad del ser humano y, por ende, el aseguramiento de todos sus derechos, derivándose de la

2
voluntad de muchos Estados de comprometerse por medio de la firma de tratados
internacionales, a respetar lo que en dichas cortes se resuelva.

Es, entonces, que surge la necesidad de estudiar cuáles son las posiciones de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y la Comisión
Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos con respecto de la pena de muerte, siendo estos
los principales órganos encargados de resolver los casos dentro de cada sistema. Lo anterior, en
virtud -siendo lo siguiente lo que se desea lograr en esta investigación- de que al ser tribunales de
culturas jurídicas distintas, existe la posibilidad de que la concepción sobre el derecho a la vida y,
por ende, la aplicación de esta pena no sea la misma.

La situación práctica que da paso al problema de la presente investigación nace de dos premisas,
en primer lugar, existe, actualmente, un cuadro fáctico en la aplicación de la figura de la pena de
muerte que se podría caracterizar como fluctuante, es decir, hay países que la han abolido, otros
que la instauran o procesos mixtos (donde varía su aplicación dependiendo de las voluntades
políticas dominantes) y en segundo lugar, existen tres sistemas regionales de protección de
Derechos Humanos, a saber, el Interamericano, el Europeo y el Africano, a los cuales muchos
Estados se han sometido a sus respectivas jurisdicciones y, por ende, para someterse a lo dictado
en sus resoluciones. A partir de lo anterior, un estudio normativo y jurisprudencial de las
posiciones de cada uno de estos sistemas con respecto de la pena de muerte, como el que se
llevará a cabo en el presente trabajo final de graduación, pretende establecer claramente el
camino por seguir por cada uno de los Estados parte en pro de garantizar la defensa del Derecho
Internacional Público y los Derechos Humanos, los cuales protegen a cada persona por el simple
hecho de ser humano, sin importar sus características propias.

La hipótesis planteada para dar respuesta al problema anterior consiste en:

El desarrollo de la jurisprudencia de los sistemas regionales de protección de Derechos Humanos,


y de la puesta en práctica de la misma, los ha llevado a seguir la teoría abolicionista de la pena de
muerte a partir de los derechos establecidos en sus cartas fundadoras.

Metodología

Para el desarrollo de la presente investigación, se utilizaron los métodos analítico y comparativo.

3
El analítico consiste en descomponer la información en unidades más simples para a partir de ellas
llegar a conclusiones válidas, por su parte, el comparativo o analógico se basa en realizar
comparaciones, según las semejanzas o diferencias que haya entre los objetos en estudio.

El desarrollo de dichas metodologías se llevó a cabo por medio de 3 niveles de análisis: (i)
doctrinario, (ii) normativo y (iii) jurisprudencial.

El primero de ellos se aplicó estudiando la doctrina relativa al tema, aprovechando ésta para
extraer diferentes posiciones sobre la pena de muerte y cómo se ha visto reflejada en las
decisiones de las cortes de Derechos Humanos. Dentro de este ámbito se utilizaron libros, revistas,
tesis, artículos, publicaciones oficiales de organismos internaciones y de sistemas regionales de
protección de Derechos Humanos y documentos electrónicos.

En el segundo nivel, se analizaron los tratados internacionales que regulan el derecho a la vida y la
pena de muerte, así como algunas legislaciones donde el tema ha sido tratado.

Por último, como eje central de la presente investigación, se estudió y analizó la jurisprudencia
emitida por las cortes y comisiones Interamericanas, Europeas y Africanas con respecto de la pena
de muerte.

Forma como está estructurada la investigación

La presente investigación se compone de cuatro capítulos divididos de la siguiente manera:

El capítulo primero se denomina “El desarrollo histórico de los Derechos Humanos y de los sistemas
regionales encargados de su protección”, éste consta de una breve introducción relacionada con la
historia de los Derechos Humanos, posteriormente, se incluyó una referencia al derecho humano a
la vida en un sentido amplio y, por último, la historia y el funcionamiento de cada uno de los
sistemas regionales de protección de Derechos Humanos.

En el capítulo segundo se estudió, específicamente, la figura de la pena de muerte, lo anterior, con


el objetivo de entender las implicaciones de su utilización, asimismo, su aparición en distintos
momentos de la historia del Derecho así como un acápite relacionado con la abolición de la pena
de muerte en Costa Rica, los métodos más comunes a lo largo de la historia y en la sección final de
este capítulo se exponen las diferentes posiciones sobre la pena de muerte (abolicionista y
retencionista), los argumentos que las sustentan y el abolicionismo parcial y el de facto.

4
El tercer capítulo de esta investigación incluye el análisis de casos resueltos por los sistemas
regionales de protección de DDHH, con especial énfasis en la CorteIDH, el TEDH y la CADHP,
aunque de igual manera se hará una pequeña referencia a la CIDH y a la CEDH, mas no a la
CorteADHP en virtud de que no ha conocido de casos relacionados con este tema.

Finalmente, el cuarto capítulo consiste en el análisis de otros esfuerzos en pro de la abolición de la


pena de muerte, donde se destaca el papel del Comité de DDHH de la ONU. Finalmente, se
estudian los casos de Estados Unidos de América, la República Democrática de China y la
República Islámica de Irán como Estados no sometidos a un sistema regional como una manera de
analizar los efectos de dicha situación sobre la utilización de la pena de muerte dentro de cada
Estado.

5
Capítulo Primero: El desarrollo histórico de los Derechos Humanos y
de los sistemas regionales encargados de su protección
En el presente capítulo, se hará una referencia al nacimiento de los DDHH y su desarrollo histórico,
para así poder entender la relevancia que estos poseen dentro de las diferentes culturas jurídicas,
la interpretación y la aplicación que se les ha dado; además de lo anterior, la relación directa de
estos con la creación de tres sistemas regionales encargados de estudiar casos concretos de
violaciones a estos derechos cometidas por Estados, a saber: el Interamericano, el Europeo y el
Africano.

Debe tenerse en cuenta que el Derecho Internacional Público, cuya rama convencional se basa
jurídicamente en la Convención de Viena de 1969 sobre el Derecho de los Tratados, tiene su
eficacia en la voluntad de los Estados para someterse a los diferentes compromisos que se
plantean en niveles que van más allá de los propiamente domésticos, por lo que aquellos que han
expresado su intención de ingresar a una determinada jurisdicción, se someten, a partir de su
entrada en vigor, a lo que en ella se determine en los temas que les sean aplicables1.

Es, por lo anterior, que se hace necesario conocer la manera como cada uno de estos sistemas se
organiza y trabaja, permitiendo, entonces, al lector entender el contenido y las implicaciones de
cada uno de los capítulos de la presente investigación.

Además de lo mencionado, no es posible comprender los alcances del tratamiento que se le ha


dado a la pena de muerte sin conocer a fondo la interpretación que se le ha dado al (los) derecho
(s) que con la aplicación de dicha pena se podría (n) llegar a ver vulnerado (s). Este primer capítulo
consiste, entonces, en una contextualización que permite entender cómo la humanidad ha
avanzado hasta llegar a una madurez jurídica que reconoce derechos a cada ser humano por el
simple hecho de serlo y cómo han sido estos derechos reconocidos en diferentes cuerpos
normativos que dan paso a una protección jurisdiccional de cada uno de ellos.

Sección I. El desarrollo histórico y conceptualización de los


Derechos Humanos

Una de las principales discusiones jurídicas a lo largo de la historia es la contraposición entre el


iusnaturalismo y el positivismo. La primera de estas ramas supone que “…el origen de los DDHH no

1
Convención de Viena de 1969 sobre Derecho de los Tratados, artículos 2.a y 2.b.

6
reside en la ley positiva, sino que parte de la naturaleza propia del ser humano…”, por su parte el
positivismo aboga por que “…solo es derecho aquello que está escrito en un ordenamiento jurídico.
Por lo tanto, la única fuente del derecho, el único origen de la norma, se fundamenta en el hecho
de que está por escrito y vigente en un país, en un determinado momento histórico.”2

Dicha separación de concepciones no fue obstáculo para que en 1948 se firmara la DUDH, la cual
indica en su preámbulo que “Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen
por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de
todos los miembros de la familia humana…”3

El preámbulo de dicho cuerpo normativo muestra un corte de raíz a la discusión mencionada en


pro de avanzar en el alcance de un tratado internacional que satisficiera el interés de la mayoría
de Estados, en especial por el contexto histórico de la época (post II Guerra Mundial); lo cierto es
que la DUDH encuentra un balance al afirmar en el derecho positivo que los derechos le
pertenecen a todos los seres humanos y les son reconocidos como intrínsecos a su existencia.

Sin embargo, ésta no fue la primera vez que se tocó el tema de los DDHH ni que se empezaron a
reconocer libertades a las personas por el simple hecho de serlas, desde hace muchos años se
mostraron los primeros esbozos de lo que se podrían considerar como primeras manifestaciones
de una “rústica” concepción de los DDHH; ejemplo de lo anterior es la traducción de una frase del
antiguo Egipto que se lee “Observad la verdad y no la traspases, que no te lleve la pasión del
corazón. No calumnies a ninguna persona, importante o no”, tomado de las enseñanzas de
Ptahhotep a finales del III milenio antes de Cristo (a.C) en las normas para facilitar la vida en
sociedad destinadas al futuro visir del faraón4.

Asimismo, los antiguos griegos empezaron a discutir sobre la imparcialidad del juez (hoy
considerado un derecho humano como parte del debido proceso), así ha quedado probado en el
juramento de los heliastas en el Discurso contra Timócrates de Demóstenes al afirmar que

2
Amnistía Internacional, Grup d’Educació, “Historia de los Derechos Humanos”, Amnistía Internacional
Catalunya (2009) p. 18-19, URL http//: http://www.amnistiacatalunya.org/edu/pdf/historia/dudh-
historia.pdf
3
DUDH, preámbulo.
4
Amnistía Internacional, 21.

7
“Escucharé al acusador y al acusado con la misma imparcialidad y emitiré mi voto sobre el objeto
preciso de la denuncia”5.

El papel de los griegos fue fundamental toda vez que impulsaron la separación de lo racional de lo
irracional, incluyendo en los hechos una argumentación que pudiera justificar su existencia,
impulsando paralelamente la concepción de humanismo, con una suerte de principio de igualdad
ante la ley6.

Con el avance de las distintas civilizaciones, el desarrollo histórico generó que las religiones
monoteístas, también, hicieran sus aportes a la concepción actual de DDHH, así como las culturas
China e India, con pensamientos que giraron sobre la dignidad humana, pero interpretados desde
cada uno de sus puntos de vista (ejemplo de ellos son los diez mandamientos expuestos en La
Biblia Católica), todo lo anterior, aunado a la expansión de cada una de ellas derivadas del
colonialismo y feudalismo que caracterizó el diario vivir de muchas de las potencias.7

Uno de los momentos más importantes en la historia de la positivización de los DDHH fue la
promulgación de la Carta Magna de 1215 en Inglaterra por parte del Rey Juan, la cual nace como
un medio de contrapeso a sus poderes en virtud de los reclamos de gran parte de la nobleza, lo
cual se extendió posteriormente a más habitantes, deviniendo en la incorporación al texto
fundamental de dos temas esenciales, “…A) el respeto a los derechos de la persona; y B) La
sumisión del poder público a un conjunto de normas jurídicas.8”

Por un lado, en Europa, el aumento de las brechas sociales entre nobles, siervos y la iglesia,
promovido por el feudalismo, generó una clase media con cada vez mayores descontentos debido
a los beneficios con los que no contaban, generando manifestaciones en contra del sistema
operante y tratando de tener mayores alcances en sus derechos.9

Además de lo anterior, con respecto de los procesos judiciales, en el viejo continente era
característica la presencia de dos aspectos opuestos, el del renaissance y el de los atentados

5
Amnistía Internacional, 23.
6
Juan Antonio Travieso, Historia de los Derechos Humanos y Garantías, 2da edición (Buenos Aires: Heliasta,
1998): 31.
7
Amnistía Internacional, 31.
8
Marco Antonio Sagastume Gemmell, Introducción a los Derechos Humanos (Ciudad de Guatemala:
Guatemala, 2001): 8.
9
Amnistía Internacional, 31.

8
contra los DDHH, especialmente perpetuados por los sistemas inquisitorios donde la tortura se
encontraba presente persistentemente10.

Francia fue un punto fundamental para la creación de lo que hoy se conoce como DDHH, si bien,
la mayor muestra de lo expuesto anteriormente es la Revolución Francesa de 1789, no hay que
dejar de lado antecedentes en dicho Estado que permitieron fortalecer las ideas posteriormente
alcanzadas.

Años antes, en 1598, se había firmado el Edicto de Nantes, el cual alcanzó la pacífica existencia
dentro del Estado francés de católicos y protestantes, todo bajo una monarquía católica con un
alto poder, lo cual representa un gran avance dentro de la concepción del derecho humano a la
libertad religiosa. En los antecedentes inmediatos a la Revolución Francesa, era generalizado el
sentimiento desprotección de los DDHH de los habitantes, por lo que la propaganda electoral de
los candidatos a representantes se basaba en este tema11, lo anterior, generó que posterior a la
caída del régimen monárquico en 1789 se promulgara la Declaración de los Derechos del Hombre
y del Ciudadano, basada en tres principios esenciales, libertad, igualdad y fraternidad (liberté,
egalité et fraternité), momento a partir de la cual se empezó a considerar al ser humano como
merecedor de derechos sin importar su estrato social. A través de este cuerpo normativo se
avanzó en dos puntos esenciales con respecto de la conceptualización de los Derechos Humanos,
la positivización y la racionalización12.

Por otro lado, en América se empezó a vivir la colonia española y portuguesa a partir de 1492, con
una iglesia que bendecía las expediciones al “Nuevo Mundo” por ayudar a expandir el cristianismo
y que, por lo menos en el papel, respetaba los derechos de los habitantes originarios del
continente, ejemplo de esto fue la Bula papal Sublimis Deus de Pablo III, que en 1537 señaló que
“…aunque vivan fuera de la fe cristiana, pueden usar, poseer y gozar libre y lícitamente de su
libertad y dominio de sus propiedades…”. Esta labor de concebir a los “indios” como personas fue
apoyada por la Escuela de Salamanca y su mayor exponente, Francisco de Vittoria, quien les
reconoció derechos de igualdad, libertad y propiedad y atacó las Bulas de Donación emitidas por
Alejandro VI; por su parte, el continente africano también fue víctima del proceso colonizador, con

10
Travieso, 97.
11
Sagastume Gemmell, 11.
12
Travieso, 148.

9
pérdida de tierras en detrimento de muchos de sus habitantes y creación de colonias, en especial
francesas y británicas. 13

De Vittoria proponía que el Papa no tenía la facultad para disponer libremente de tierras que no le
pertenecían, refiriéndose a los terrenos americanos, lo anterior, ya que “…no tenía título jurídico y
teológico para ese cometido (…) pues carecía de potestad sobre estas”, negó además, la
posibilidad de basarse en un supuesto derecho de ocupación sobre dichas propiedades por la
mera conquista ya que eran previamente ocupadas por los nativos, quienes se desenvolvían con
pleno derecho sobre ellas14.

Posteriormente, con las revoluciones en Europa y tras siglos de colonialismo, la idea de derechos
para todas las personas se irrigó hacia otros continentes, tanto antes como durante los procesos
independentistas (influencias de constituciones políticas ya hechas de las cuales tomaban las ideas
para crear su propio ordenamiento constitucional), situación que creó, poco a poco, concepciones
nuevas de la mano de sociedades que dejaron de lado su estratificación tan marcada a nivel
jurídico como lo era el sistema feudal de la Europa medieval15.

Incluso, el último cuerpo constitucional que rigió en la Costa Rica colonial ya reconocía DDHH
como los de la libertad personal y el derecho de propiedad, sin embargo, negaba la libertad de
culto y estableció la religión católica como la oficial16 (norma que se encuentra, en la actualidad,
planteada en el artículo 75 de la Constitución Política de 1949).

Posterior a la separación de España y de la Diputación Provincial de Nicaragua y Costa Rica, este


último mantuvo por un breve periodo al Jefe Político español, Juan Manuel de Cañas, para
posteriormente, nombrar una Junta de Legados que gobernaría del 12 de noviembre al 1° de
diciembre de 1821, donde se promulgaría el Pacto Social Fundamental Interino de la provincia de

13
Amnistía Internacional, 37.
14
Travieso, 90.
15
Constitución de Cádiz de 1812, rigió en Costa Rica de 1812 a 1814 y de 1820 a 1821.
16
“Constituciones Españolas 1812-1978”, Congreso de los Diputados de España, accesado el 26 de enero de
2017,http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/Hist_Normas/ConstEsp1812_1978/C
onst1812, párrafo 3.

10
Costa Rica, heredando la mayoría de las disposiciones de los cuerpos constitucionales que lo
precedieron17.

Algunas implicaciones de las nuevas ideologías fueron la abolición de la esclavitud, tanto en


Estados europeos como americanos, unión de grupos de trabajadores que reclaman sus derechos
(influenciados por la obra “Manifiesto Comunista” de Karl Marx), la posibilidad de extender el
derecho al voto (no debe confundirse con sufragio universal, el cual también fue reclamado) y la
aprobación de la primera Convención de Ginebra sobre el derecho a la guerra y la creación del
Comité Internacional de la Cruz Roja.18

Así fue que a lo largo de la historia se vieron pinceladas de lo que hoy se han llegado a denominar
DDHH, siendo éste el tema sobre el cual girarían muchas discusiones jurídicas y políticas incluso de
la actualidad, muchas veces sobre los cuales no se han llegado a acuerdos y han impulsado las
decisiones de muchos Estados de decidir no ratificar tratados o de plantear reservas a los que ya
han firmado. Ejemplo de lo político que se torna el tema es el caso de Estados Unidos, quien
decidió no firmar el Estatuto de Roma que crea la Corte Penal Internacional para que sus labores
militares no se vieran diezmadas a causa de un posible proceso penal ante dicha jurisdicción.19

Después del desarrollo histórico y los momentos cuando han aparecido muchos de los derechos
reconocidos como DDHH, resulta necesario llegar a una caracterización de estos, por cuanto no es
posible estudiar uno o varios en específico sin conocer las características que per se le
corresponden.

Estos derechos se tratan de un enfoque jurídico donde “…han reconocido que todo ser humano,
por el hecho de serlo, tiene derechos frente al Estado, derechos que éste (sic), o bien tiene el deber
de respetar y garantizar o bien está llamado a organizar su acción a fin de satisfacer su plena
realización”20

17
Clotilde Obregón Quesada, Las Constituciones de Costa Rica Volumen I (San José: Editorial Universidad de
Costa Rica, 2007), 12-13. Ricardo Fernández Guardia, La Independencia (San José: Departamento de
Publicaciones de la Universidad de Costa Rica, 1971) 14-15.
18
Amnistía Internacional, 48-50.
19
Nicolás Boeglin, “10 años de la entrada en vigor del Estatuto de Roma”, La Nación, 10 de julio de 2012,
http://www.nacion.com/archivo/anos-entrada-vigor-Estatuto-Roma_0_1279872235.html.
20
Pablo Nikken, “El concepto de Derechos Humanos.” Instituto Interamericano de Derechos Humanos),
Estudios Básicos de Derechos Humanos, San José (1994) p.23.

11
Son entonces “…derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de
nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier
otra condición. Todos tenemos los mismos DDHH, sin discriminación alguna….”21

Como se puede apreciar de lo anterior, además de que los derechos sean atinentes a todos los
seres humanos, se desglosa un deber estatal de protegerlos, utilizando los recursos para que se
respeten o dejen de ser atacados.

Del deber de protección estatal que se deriva de la definición supra citada, surgen dos conceptos
que se engloban en dicha tarea, por un lado, el de respeto y por otro, el de garantía. Señala el
mismo autor que el primero de ellos se relaciona con que “…la actuación de los órganos del Estado
no puede traspasar los límites que le señalan los DDHH…” mientras que el segundo de estos
conceptos es mucho más amplio, “…impone al Estado el deber de asegurar la efectividad de los
DDHH con todos los medios a su alcance.”22

Este deber estatal resulta de gran importancia para esta investigación por cuanto la pena de
muerte es un tema que atañe a los 3 poderes que conforman un Estado, esta figura se establece
en el ámbito legislativo como pena al cumplimiento de ciertos supuestos fácticos, es aplicada por
medio el Poder Judicial a la hora de condenar a un imputado y, en muchos Estados, el Poder
Ejecutivo tiene ciertas facultades para evitar que estas condenas se lleven a cabo, como por
ejemplo, la figura del indulto, por lo que hay muchas vías por las cuales la pena de muerte puede
viajar cuando en un Estado se decide o no aplicarla.

Por la trascendencia, tanto histórica como jurídica, que tienen los DDHH, se encuentran varias
características que no son comunes al resto de derechos, sino que sus particularidades propias son
los elementos definitorios de su contenido y, por ende, de su aplicación.

Debe señalarse, entonces, que al hablar de DDHH, no se habla de la totalidad de los derechos de
los que una persona puede ser titular, ya que, al ser un ser social, pueden nacer una gran serie de
ellos a partir de sus relaciones con otros seres humanos, pero que no tengan las características

21
“¿Qué son los Derechos Humanos?” Naciones Unidas, Derechos Humanos, Oficina del Alto Comisionado,
accesado el 26 de enero de 2017, http://www.ohchr.org/SP/Issues/Pages/WhatareHumanRights.aspx, párr.
1.
22
Nikken, 42-43.

12
propias de los que aquí se estudian, como lo serían, por ejemplo, los que nazcan de relaciones
familiares, de la compra de un terreno o de un defecto de fábrica de un bien adquirido23.

(i) Universalidad, (ii) historicidad, (iii) progresividad, (iv) aspecto protector, (v) indivisibilidad y (vi )
eficacia directa, son las características propias de estos derechos24, además del (vii) Estado de
Derecho, (viii) transnacionalidad e (ix) irreversibilidad, todos derivados de la inherencia, es decir,
del hecho de que cada uno de ellos sea inherente a la mera existencia de las personas25.

(i) La universalidad se refiere a que no es relevante el lugar donde nació cada persona a la hora de
estudiar la aplicabilidad de los derechos, les son reconocidos con independencia de su origen,
raza, etnia o religión26;

(ii) La historicidad se relaciona con 3 puntos: el avance de las civilizaciones, sus necesidades y los
diferentes contextos sociales, aspecto que no se contrapone al primero, sino que se trata de un
reconocimiento de que los DDHH son el resultado de un proceso histórico que ha implicado el
avance de las diferentes culturas jurídicas27;

(iii) La progresividad es un concepto que se refiere al hecho de poder extender el ámbito de


protección de los DDHH a aquellos que antes no eran considerados como tales28, derivando en el
deber de “aplicar siempre la disposición más favorable a los derechos de las personas, por lo que
siempre debe aplicarse aquel instrumento que en mejor forma garantice el derecho, no
importando si la mayor garantía se encuentra en la norma interna del Estado o en la norma de
derecho internacional de los derechos humanos incorporada al derecho interno”;29

23
Héctor Faúndez Ledesma, El Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos, 3era ed (San
José: Instituto Interamericano de Derechos Humanos, 2004): 3.
24
Jorge Carpizo, “Los Derechos Humanos: naturaleza, denominación y características”, Cuestiones
Constitucionales, México (2011) http://www.scielo.org.mx/pdf/cconst/n25/n25a1.pdf, 17.
25
Nikken, 25.
26
“What are human rights?”, Consejo de Europa, accesado el 27 de setiembre de 2017,
http://www.coe.int/en/web/compass/what-are-human-rights-, párr. 12. Nikken, 25.
27
Carpizo, 19.
28
Nikken, 38.
29
Humberto Nogueira Alcalá, “Teoría y dogmática de los Derechos Fundamentales”, Serie Doctrina Jurídica
de la Universidad Nacional Autónoma de México 156 (2003): 70, URL: https://www.u-
cursos.cl/derecho/2015/1/D123D0851/1/material_docente/bajar?id_material=1012230
29
Naciones Unidas, Derechos Humanos, Oficina del Alto Comisionado, párr. 3.

13
(iv) El aspecto protector, relacionado con la universalidad, se refiera a que, si bien, en el devenir
histórico han existido fuertes presiones para que estos derechos no sean reconocidos, lo cierto es
que, también, protegen a los miembros de los grupos opositores a su reconocimiento30;

(v) La indivisibilidad hace referencia directa a la no posibilidad de separación del aprovechamiento


de los DDHH, todos funcionan como una unidad y no pueden ser totalmente aprovechados si se
limitan, por ejemplo, no es posible disfrutar del derecho a la vida de manera plena si no se le
reconoce a una persona el derecho a la salud31;

(vi) La eficacia directa se basa en la jerarquía de las normas jurídicas, donde “…los DDHH
reconocidos en la Constitución y en los instrumentos vinculan obligatoriamente a todos los poderes
públicos, así como a autoridades, grupos y personas, y para ello no es necesario que una ley
desarrolle los alcances de ese derecho humano, aun en el supuesto de que la Constitución señale la
existencia de esa ley.”32

(vii) El Estado de Derecho implica un límite al autoritarismo que puede llegar a darse dentro de un
gobierno, estableciendo que cualquier actuación debe llevarse a cabo basado en un pensamiento
pro defensa de los derechos de los administrados y no en su contra.33

(viii) La transnacionalidad no solo se refiere a la región de origen de las personas, sino que
también, es un concepto que va de la mano con la tendencia de muchos Estados a unirse en
tratados internacionales que protegen los DDHH, además del gran papel que han jugado las
organizaciones de diferentes tipos en las diferentes campañas de sensibilización en estos temas.34

(ix) La irreversibilidad tiene gran importancia en el ámbito del Derecho Internacional Público,
donde se plantean reservas a distintos tratados. Esta característica consiste en que no es posible
dejar de considerar la condición de estos derechos una vez que se han reconocido como tales35.

Estas características se han traspasado, también, a la categoría de los derechos fundamentales,


parte de la doctrina señala que estos últimos son aquellos que siendo reconocidos como DDHH,

30
Carpizo, 22.
31
Consejo de Europa, 11. Carpizo, 23.
32
Víctor Julio Viena Ortecho, “Los derechos fundamentales en el Perú”, Rodhas (2008): 16 citado en Carpizo,
23.
33
Nogueira Alcalá, 70.
34
Naciones Unidas, Derechos Humanos, Oficina del Alto Comisionado, párr. 3. Nikken, 36.
35
Nikken, 37.

14
han sido plasmados en las diferentes constituciones políticas, así denominados por ser la carta
fundamental sobre la cual giran los ordenamientos políticos y jurídicos de cada Estado, concepto
que ha sido desarrollado desde 1789 cuando se vieron las primeras consecuencias de la
Revolución Francesa36.

Es de tomar en cuenta que debido al hecho de que los derechos fundamentales son teóricamente
aquellos creados por la Constitución Política, de igual manera deben considerarse como
preexistentes en el momento cuando políticamente se decidió plasmarlos en un papel37.

Otra parte de la doctrina diferencia los DDHH de los Derechos Fundamentales en el sentido que le
otorga a estos últimos una valoración superior que a los primeros, impidiendo que los de carácter
fundamental puedan ser suspendidos desde ninguna circunstancia (tema que se desarrollará en
los siguientes párrafos), por lo que la diferenciación no nacería de si se encuentra plasmado o no
en un texto fundamental, sino que se adecuaría al marco valorativo donde existen bienes jurídicos
de mayor jerarquía que otros, por ejemplo, el comparar la prohibición de la tortura con respecto
de la libertad de expresión38.

A pesar de todo lo mencionado anteriormente, hay situaciones específicas y claramente definidas


donde es posible para un Estado limitar el disfrute de los Derechos Fundamentales por parte de
sus beneficiarios, sin embargo, para lograr este objetivo hay que tener en cuenta el contenido de
los “límites de los límites”, que se refieren a los requisitos formales y materiales con que deben
contar las leyes con capacidad limitadora de los derechos fundamentales.39

La doctrina divide estas limitaciones en 2 grandes áreas, las de carácter común y las llevadas a
cabo en estados de excepción40.

El primero de estos grupos se basa en la idea de que no puede haber un aprovechamiento de un


derecho que lesione los derechos de los demás, por lo que dichas libertades pueden ser
restringidas con el objetivo de no volver a un estado de naturaleza “hobbesiano”41.
36
“Derechos Humanos y derechos fundamentales” Comisión Nacional de los Derechos Humanos, México,
accesado el 30 de enero de 2017, http://stj.col.gob.mx/dh/descargables/pdf_seccion/concepto_3_2_2.pdf
37
Javier Jiménez Campo, “Derechos Fundamentales: Concepto y Garantías”, (1999): 24, citado en “Derechos
Humanos y derechos fundamentales” Comisión Nacional de los DERECHOS HUMANOS, México, accesado el
30 de enero de 2017, http://stj.col.gob.mx/dh/descargables/pdf_seccion/concepto_3_2_2.pdf.
38
Faúndez Ledesma, 4.
39
Luis Aguiar de Luque, “Los límites de los derechos fundamentales” Revista del Centro de Estudios
Constitucionales 14 (1993): 25, URL: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/1051173.pdf
40
Nikken, 47.

15
Por esta razón, las limitaciones comunes se basan en una idea de orden público que permita la
pacífica convivencia entre los seres humanos, concepto que se basa en los valores y principios que
rigen en una sociedad, totalmente dependientes de ésta, por lo que es esencial que dicho análisis
se realice desde el punto de vista de una sociedad que se rija por principios democráticos, pues de
lo contrario cualquier restricción, sin importar su contenido, resultaría legítima y la arbitrariedad
se apoderaría de las diferentes limitaciones42.

Son 2 los ámbitos que deben tomarse en cuenta a la hora de exigir formalidades en temas de
limitaciones, el del alcance y el de la forma propiamente dicha; en el primero de ellos se basa en la
idea de que es prohibido que ésta atente contra el contenido esencial del derecho, pues perdería
toda su significado y en el segundo de ellos debe tenerse en cuenta que se trata de restricciones
que solo entran dentro del ámbito de la reserva de ley43.

La Corte IDH interpreta que la ley es una “…norma de carácter general, ceñida al bien común,
emanada de los órganos legislativos constitucionalmente previstos y democráticamente elegidos, y
elaborada según el procedimiento previsto en las constituciones de los Estados Partes para la
formación de leyes”44.

De lo anterior se desprende una restricción muy importante a este tipo de limitaciones, donde es
prohibido, sin algún tipo de flexibilidad, proponer una limitación a derechos fundamentales que no
se derive de una ley que cumpla con todos los requisitos para ser considerada como tal, principio
que, en caso de ser violentado, anularía cualquier acto que intente establecer una limitación.

Por otro lado, se encuentran las limitaciones en estados de excepción, es decir, en situaciones
donde se presentan “situaciones de hecho que alteran la vida institucional y social, el
ordenamiento jurídico, y por ende, la paz y la estabilidad social. Por ellos, las instituciones de
excepción que surjan a raíz de este tipo de situaciones extraordinarias deben estar reguladas
jurídicamente de tal manera que las facultades o poderes que ejerzan los Estados en estas

41
César Hines, “Limitaciones de los Derechos Fundamentales”, Revista de Ciencias Jurídicas de la
Universidad de Costa Rica 106 (2005): 35.
42
Corte IDH, opinión consultiva OC-5/85 del 13 de noviembre de 1985, “La colegiación obligatoria de
periodistas”; párrafos 64 y 67.
43
Nikken, 48.
44
Corte IDH, opinión consultiva OC-6/86 del 9 de mayo de 1986, “La Expresión "Leyes" en el artículo 30 de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos”; párrafo 38.

16
circunstancias queden sujetos a ciertos principios jurídicos y a normas vinculantes en materia de
protección de los Derechos Humanos”45.

Es de destacar que en este caso sí es posible que el Gobierno sea el que la emita dependiendo de
la urgencia de la situación, idea que ha sido sostenida por la jurisprudencia interamericana, pues
de conformidad con las circunstancias del caso, puede ser el único medio posible para encontrar
una pronta respuesta46.

Ante tales limitaciones, es esencial que cumplan ciertos requisitos que eviten cualquier tipo de
arbitrariedad, a saber: (i) estricta necesidad, que sin ella no sea posible solucionar la situación, (ii)
proporcionalidad, debe haber directa relación entre los derechos suspendidos y la emergencia
suscitada, (iii) temporalidad, la limitación debe mantenerse únicamente durante la vigencia de la
emergencia; (iv) respeto a la esencia de los DDHH, no todos pueden ser suspendidos, y (v)
publicidad, deben ser utilizados los medios oficiales de cada Estado para anunciar la medida
tomada47.

Con respecto del punto cuarto de los requisitos antes mencionados, es necesario para la presente
investigación mencionar algunas normas jurídicas que se relacionan con el derecho a la vida, el
cual de igual manera es totalmente atinente a la figura de la pena de muerte y así tener claro el
papel de este derecho dentro de los estados de excepción y, por ende, bajo regímenes de
suspensión de derechos fundamentales.

Los artículos 27 de la CADH, el 4.2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el 15 del
Convenio Europeo son solo algunas de las normas que claramente establecen cuáles derechos son
inderogables y no susceptibles de suspensión, donde cabe destacar que algunos de los comunes
entre ellos son el derecho a la vida, a la integridad y la prohibición de la esclavitud.

Como se puede desprender de lo anterior, es claro que la vida es uno de los bienes jurídicos que
tiene mayor protección, tanto es así que es el capítulo que lidera las secciones de derecho penal

45
Florentín Meléndez, “Los Derechos Fundamentales en los estados de excepción según el Derecho
Internacional de los Derechos Humanos”, tesis para obtener el grado de Doctorado en Derecho por la
Universidad Complutense de Madrid (1997): 45; accesado el 30 de enero de 2017, URL:
http://biblioteca.ucm.es/tesis/19972000/S/0/S0038001.pdf
46
Corte IDH, Opinión consultiva OC-8/87 del 30 de enero de 1997, “El Hábeas Corpus bajo suspensión de
garantías”, párrafo 20.
47
Nikken, 51-52

17
especial en los diferentes códigos penales, además se trata del derecho que le da paso a todos los
demás ya que sin él no sería posible su disfrute.

Además de lo anterior, así como de la vida dependen muchos otros derechos, su interpretación va
más allá de un análisis que gire sobre su propio eje, por lo que el disfrute del derecho humano a la
vida implica un ámbito de protección que incluye a muchos otros derechos.

Es, entonces, que a partir de lo desarrollado en la presente sección, se procederá a estudiar el


derecho a la vida desde sus diferentes acepciones, no sin antes aportar una definición conclusiva
de la presente sección del concepto de “Derechos Humanos”, la cual considera el autor que abarca
la totalidad de los temas abarcados en los párrafos anteriores.

Esta definición es la brindada por el autor Faúndez Ledesma al afirmar que este concepto se
refiere a “…las prerrogativas que, conforme al Derecho Internacional, tiene todo individuo frente a
los órganos del poder para preservar su dignidad como ser humano, y cuya función es excluir la
interferencia del Estado en áreas específicas de la vida individual, o asegurar la prestación de
determinados servicios por parte del Estado, para satisfacer sus necesidades básicas, y que reflejan
las exigencias fundamentales que cada ser humano puede formular a la sociedad de que forma
parte”48.

Sin embargo, es menester señalar que el autor se separa de la parte referida al Derecho
Internacional, ya que en virtud de la inherencia de estos derechos, no sería válido afirmar que
dependen de un cuerpo normativo, aunque este último sea de carácter supranacional.

Sección II. El Derecho Humano a la vida; una concepción integral

Al hablar del derecho humano a la vida es necesario concebirlo no solo a partir del hecho de si una
persona está viva o no, ante lo cual es menester señalar que ni siquiera la ciencia ha logrado
determinar con certeza qué significa esto, pudiéndose mencionar, por ejemplo, las discusiones
clásicas sobre si una persona con muerte cerebral se puede considerar vivo en un sentido
amplio49.

48
Faúndez Ledesma, 6.
49
Viviana Martínez Pérez, “Muerte cerebral, un paso para la muerte clínica”, El Universal, 4 de diciembre de
2012, accesado el 2 de febrero de 2017, http://www.eluniversal.com.co/cartagena/vida-sana/muerte-
cerebral-un-paso-para-la-muerte-clinica-100672

18
Sin embargo, como todo concepto indeterminado en el Derecho, es necesario definirlo para que a
partir de ahí se analice cada caso en concreto, definición que no se ha establecido en las leyes ya
que, como tales, solo plantean la sanción a la violación de los derechos; ha sido por medio de
diferentes interpretaciones jurisprudenciales que se ha venido concretando el concepto de
derecho a la vida y todas las cuestiones que de éste se derivan.

En la presente sección de este capítulo, se hará un análisis sobre la conceptualización que se le ha


dado a este derecho, partiendo de la premisa de que “vida” no es solo respirar y tener un corazón
que late, sino que debe considerarse este derecho de manera integral para alcanzar un completo
goce y disfrute de cada uno de los demás.

Una definición integral del derecho a la vida la da la CorteIDH al afirmar que: “El derecho a la vida
es un derecho humano fundamental, cuyo goce es un prerrequisito para el disfrute de todos los
demás Derechos Humanos. De no ser respetado, todos los derechos carecen de sentido. En razón
del carácter fundamental del derecho a la vida, no son admisibles enfoques restrictivos del mismo.
En esencia, el derecho fundamental a la vida comprende, no solo el derecho de todo ser humano de
no ser privado de la vida arbitrariamente, sino también el derecho a que no se le impida el acceso a
las condiciones que le garanticen una existencia digna. Los Estados tienen la obligación de
garantizar la creación de las condiciones que se requieran para que no se produzcan violaciones de
ese derecho básico y, en particular, el deber de impedir que sus agentes atenten contra él”50.
(SUBRAYADO NO ES DEL ORIGINAL)

Como se puede apreciar de la anterior cita, las condiciones de vida por las que una persona
atraviesa son esenciales para determinar si disfruta plenamente de su derecho más esencial o si,
por el contrario, a pesar de seguir respirando y su corazón latiendo, podría estarse atentando
contra el mismo.

Son abundantes los tratados internacionales que plantean el derecho a la vida como un derecho
fundamental, se puede mencionar, inter alia, el artículo 3 de la DUDH, el artículo 2 del Convenio
Europeo, los artículos 4 de la CADH y de la Carta Africana y el artículo 6 del PIDCP.

50
CorteIDH, Caso de “Los niños de la calle” c. Guatemala; Serie C No 63; sentencia del 19 de noviembre de
1999, párrafo 144.

19
A pesar de la gran protección que en el papel se le da, tal y como se verá más adelante, en muchos
espacios lo que se hace es regular los contextos sobre los cuales se puede quitar la vida a una
persona, y más específico para la presente investigación, la manera como se establecen los
lineamientos para la aplicación de la pena de muerte.

De la definición expuesta se desprenden, entonces, dos ámbitos de acción por parte del Estado
para la protección de la vida, uno negativo y uno positivo, el primero de ellos consiste en la
prohibición de que la vida de las personas sea arrebatada arbitrariamente y el segundo consiste en
la tarea de los Estados de llevar a cabo todas las acciones que sean necesarias para protegerlo y
preservarlo, deber que no atañe únicamente el Poder Legislativo, sino a todo el gobierno, lo que
implica que los representantes estatales que atenten contra la vida también deben ser
investigados51.

A pesar de lo establecido anteriormente, el Poder Legislativo debe llevar la batuta a la hora de


proteger el derecho en estudio, juega un papel de gran relevancia en dicha tarea ya que debe
establecer medidas efectivas en la ley penal para desalentar y prevenir los posibles ataques contra
las personas, y en caso de que se dé el atentado contra la vida, debe proceder en todos los casos
la supresión, investigación y penalización de las violaciones a la ley. A nivel estatal debe proteger
la vida de aquellos individuos que se vean amenazados por los actos de otro particular o de los
mismos agentes estatales52.

Es menester mencionar que dichas medidas estatales lo comprometen a impregnarle el “effet


utile” (del italiano para “efecto útil”), es decir, no solo significa adecuar la normativa interna a las
diferentes convenciones, sino que dicha adecuación debe contar con los medios necesarios para
proteger los derechos reconocidos en dichos instrumentos internacionales53.

Por su condición de persona moral con una atribución enorme de facultades sobre los
administrados, al Estado se le exige un alto nivel de compromiso e incluso el ámbito de
responsabilidad es mayor que el exigible a un particular, esto se demuestra en el párrafo transcrito
a continuación: “…para establecer que se ha producido una violación de los derechos consagrados

51
Corte IDH, Caso Juan Humberto Sánchez c. Honduras, serie C No 99, sentencia de 7 de junio de 2003,
párrafo 110.
52
CADHP, Caso Organización Sudanesa de Derechos Humanos c. Sudán, comunicación 279/03-296/05 del 27
de mayo de 2009, párrafo 147.
53
CorteIDH, caso Bulacio c. Argentina, serie C No. 100, sentencia del 18 de setiembre de 2003, párrafo 142.

20
en la Convención, no se requiere determinar, como ocurre en el derecho penal interno, la
culpabilidad de sus autores o su intencionalidad y tampoco es preciso identificar individualmente a
los agentes a los cuales se atribuye los hechos violatorios. Es suficiente la demostración de que ha
habido apoyo o tolerancia del poder público en la infracción de los derechos reconocidos en la
Convención”54.

En el voto salvado de los jueces Cançado Trindade y Abreu Burelli en el caso de Los Niños de la
Calles contra Guatemala, extiende aún más el ámbito de responsabilidad estatal al darle
protección mayor a los miembros de poblaciones indefensas y vulnerables y establece que: “La
privación arbitraria de la vida no se limita, pues, al ilícito del homicidio; se extiende igualmente a la
privación del derecho de vivir con dignidad. Esta visión conceptualiza el derecho a la vida como
perteneciente, al mismo tiempo, al dominio de los derechos civiles y políticos, así como al de los
derechos económicos, sociales y culturales, ilustrando así la interrelación e indivisibilidad de todos
los Derechos Humanos”55.

Es tal la responsabilidad estatal que en pro de la defensa del derecho a la vida, debe tomar acción
en temas de protección ambiental, respuestas humanitarias a desastres naturales, hambruna,
prevención de la mortalidad maternal, (donde, según datos del Fondo de Naciones Internacional
de Emergencia de Naciones Unidas para la Infancia –UNICEF56-, en 2015 la tasa fue de 1.934 por
100.000 nacimientos vivos, lo cual representa alrededor de 410.000 muertes) y en general,
mantener un sistema de salud eficiente57.

Tal y como se desprende de los párrafos anteriores, tanto el sistema africano como el
interamericano de protección de DDHH le han dado una interpretación extensiva a este derecho,
considerándolo desde un punto de vista integral para poder así tratar de asegurar condiciones
mínimas de vida para quienes viven bajo sus respectivas jurisdicciones, sin embargo, a la hora de
analizar el papel del sistema europeo, no se encuentran consideraciones de este tipo en su carta

54
CorteIDH, caso Paniagua Morales c. Guatemala, Serie C No. 63, sentencia del 8 de marzo de 1998, párrafo
91.
55
CorteIDH, Caso de “Los niños de la calle” c. Guatemala; Serie C No 37 sentencia del 19 de noviembre de
1999, párrafo 4 del voto salvado.
56
ONU, “Trends in Maternal Mortality: 1990-2015: estimates by WHO, UNICEF, UNFPA, World Bank Group
and the United Nations Population Division”, http://data.unicef.org/wp-content/uploads/2015/12/Trends-
in-MMR-1990-2015_Full-report_243.pdf, accesado el 7 de febrero de 2017 (2015): 23
57
CADHP, “General Comment No 3 on the African Charter on Human and People´s Rights: The Right to Life
(Article 4)”, http://www.achpr.org/files/instruments/general-comments-right-to-
life/general_comment_no_3_english.pdf accesado el 7 de febrero de 2017 (2015): 7.

21
fundadora, sino que a la hora de juzgar un caso donde el derecho a la vida deba ser interpretado,
la idea desarrollada ha sido la de si las actuaciones de los Estados se apegan a principios generales
de protección de DDHH mas no como una conceptualización propia del derecho humano a la
vida58. Lo anterior, no significa que la protección dada a este derecho dentro del sistema europeo
sea menor, sino que su tarea de análisis de cuadros fácticos se ha desarrollado de manera
diferente a la de sus homólogos.

A pesar de lo anterior, hay dos conceptos que se revisten de gran importancia por el hecho de que
su aplicación ha logrado caracterizar cuál debe ser la actitud estatal frente a circunstancias
violatorias al derecho a la vida, ésta puede ser ramificada en dos partes: la necesidad y la
proporcionalidad.

Al hablar de necesidad, se ha establecido que debe demostrarse que la medida para atentar
contra la vida era “más que absolutamente necesaria”, lo cual implica que el uso de la fuerza letal
representaba la única vía para poner fin a un peligro inminente, situación que debe ser
demostrada en el proceso judicial que se lleve a cabo ante el Tribunal por parte de la
representación estatal, a quien le corresponde el onus probandi de demostrar que todas sus
actuaciones se llevaron a cabo de manera legítima59.

Por otro lado, la proporcionalidad de la medida tomada se refleja en el nivel de fuerza utilizado,
tiene estrecha relación con el principio de necesidad, pero además implica que la decisión de
quitar la vida a otra persona se base en un análisis de si ésta es acorde con el peligro que, desde el
punto de vista del agente estatal, el afectado podría llegar a generar60.

La posición del sistema Europeo de protección de DDHH convierte en aún más rigurosa la
protección del derecho a la vida, ya que corresponde a los entes estatales demostrar, más allá de
toda duda razonable, si su actuación se apegó a los principios exigidos para no considerar los
hechos en cuestión como una violación al artículo 2 del Convenio Europeo. ¨

58
Convenio Europeo, artículo 2.
59
TEDH, caso McCann contra Reino Unido, sentencia del 27 de setiembre de 1995, párrafo 213.
60
R. Clayton y H.Tomlinson, “The Law of Human Rights”, Oxford (2000): 278, citado en Consejo Europeo,
“The Margin Of Appreciation”,
https://www.coe.int/t/dghl/cooperation/lisbonnetwork/themis/echr/paper2_en.asp#P142_13640,
accesado el 13 de febrero de 2017.

22
De lo anterior se deriva, entonces, una regulación más concreta que general, permitiendo de igual
manera derivar conclusiones importantes sobre las concepciones manifestadas desde el sistema
de protección de DDHH europeo.

En otra arista y a pesar de toda la regulación mencionada anteriormente, un ámbito que es


necesario analizar y que no se puede dejar de lado es el de la guerra, el cual tiene como una de sus
principales características la gran cantidad de muertes que genera y donde para muchas personas
(incluso combatientes) no existe limitación legal alguna para restringir sus actuaciones.

A raíz de lo anterior nace el llamado ius in bello, el cual establece las reglas que deben cumplirse
durante los conflictos armados e intenta proteger de la mayor y mejor manera posible los
derechos de cada uno de los seres humanos que participan y son víctimas en ellos, es decir, busca
cómo reducir al mínimo sus consecuencias negativas61.

El Estatuto de Roma establece en su artículo 5 inciso c) que los crímenes de guerra entran dentro
de su jurisdicción, es decir, las violaciones al ius in bello se consideran como uno de los crímenes
de mayor trascendencia internacional, pero para saber si se ha violado o no el derecho en la
guerra, es necesario hacer referencia a los convenios de Ginebra. Este grupo de tratados
internacionales, juntos a sus protocolos adicionales consisten en el cuerpo normativo que se ha
encargado de proteger a combatientes, heridos, enfermos, civiles y todo el personal encargado de
realizar labores humanitarias dentro de un conflicto armado62.

Estos tratados han sido ratificados por 194 Estados y brindan un gran ámbito de protección al
derecho a la vida, donde llama la atención que lo hace desde el punto de vista integral que ha sido
desarrollado en esta sección, prohíben el asesinato de aquellos que se encuentren heridos o
enfermos, exigen además, que los prisioneros de guerra sean tratados con dignidad (que reciban
alimentos y alojamiento adecuado), establecen el deber de las partes en conflicto de permitir a los
civiles que se encuentren en los territorios ocupados por la guerra, desarrollar su vida cotidiana

61
CICR, “Jus ad bellum y Jus in bello”, https://www.icrc.org/spa/war-and-law/ihl-other-legal-regmies/jus-in-
bello-jus-ad-bellum/overview-jus-ad-bellum-jus-in-bello.htm accesado el 7 de febrero de 2017.
62
CICR, “Resumen de los Convenios de Ginebra de 1949 y sus Protocolos Adicionales”,
http://www.redcross.org/images/MEDIA_CustomProductCatalog/m17540812_Resumen-de-los-Convenios-
de-Ginebra-de-1949-y-sus-Protocolos-Adicionales.pdf, accesado el 7 de febrero de 2017 (2006): 1

23
con la mayor normalidad posible, son protegidos contra el homicidio y su dignidad debe
prevalecer sobre cualquier interés militar63.

Una gran discusión que se presenta en la doctrina del Derecho Internacional Humanitario se
relaciona con el carácter del conflicto armado, pues la división clásica se refiera a los internos y a
los internacionales, estableciendo determinados requisitos para cada uno, incluso hay conflictos
mixtos o internacionalizados64.

El problema que se presenta es determinar si esta protección supra mencionada aplica a los
clásicos conflictos internacionales, como la Primera Guerra Mundial, a los internos, como el
conflicto de Ruanda entre hutus y tutsis o a uno internacionalizado, como el conflicto de la ex-
Yugoslavia.

El artículo 3 común a los convenios de Ginebra soluciona esta discusión, y extiende la protección
de cada uno de estos convenios a los conflictos no internacionales, por lo que cada una de las
partes en cada conflicto, sin importar su carácter o naturaleza queda protegido, este numeral
indica: “En caso de conflicto armado que no sea de índole internacional y que surja en el territorio
de una de las Altas Partes Contratantes cada una de las Partes en conflicto tendrá la obligación de
aplicar, como mínimo, las siguientes disposiciones relativas a los conflictos no internacionales:

1) Las personas que no participen directamente en las hostilidades, incluidos los miembros de las
fuerzas armadas que hayan depuesto las armas y las personas puestas fuera de combate por
enfermedad, herida, detención o por cualquier otra causa, serán, en todas las circunstancias,
tratadas con humanidad, sin distinción alguna de índole desfavorable basada en la raza, el color, la
religión o la creencia, el sexo, el nacimiento o la fortuna o cualquier otro criterio análogo.
A este respecto, se prohíben, en cualquier tiempo y lugar, por lo que atañe a las personas arriba
mencionadas:
a) los atentados contra la vida y la integridad corporal, especialmente el homicidio en todas sus
formas, las mutilaciones, los tratos crueles, la tortura y los suplicios;
(…)

63
CICR, “Resumen de los Convenios de Ginebra de 1949 y sus Protocolos Adicionales”,
http://www.redcross.org/images/MEDIA_CustomProductCatalog/m17540812_Resumen-de-los-Convenios-
de-Ginebra-de-1949-y-sus-Protocolos-Adicionales.pdf, accesado el 7 de febrero de 2017 (2006): 2-4
64
Gerhard Werle, “Tratado de Derecho Penal Internacional”, 2da edición (Valencia, Tirant lo Blanch, 2011),
581.

24
c) los atentados contra la dignidad personal, especialmente los tratos humillantes y degradantes
(…)” (RESALTADO NO ES DEL ORIGINAL)

Hasta en una de las circunstancias más reprochables del ser humano como es la guerra existe una
regulación que protege el derecho a la vida como el más esencial de nuestra existencia, siendo
considerado como el que da paso al disfrute de los demás derechos, y aunque exista una dura
crítica al Derecho Internacional por su falta de coercitividad, cabe mencionar, por ejemplo, el caso
en la Corte Penal Internacional de la Fiscalía contra Jean Pierre Bemba Gombo, donde fue
condenado por crímenes de lesa humanidad y de guerra, donde se incluía el de asesinato65.

A partir de lo expuesto hasta el momento, es de determinar si el deber del Estado de ejercer una
efectiva protección del derecho humano a la vida o si, propiamente el derecho a la vida, han sido
elevados al rango de ius cogens, convirtiéndose en parte de las “normas imperativas del Derecho
Internacional Público”66.

La figura del ius cogens implica una obligatoriedad de respetar la norma que haya sido catalogada
como tal, es decir, no puede haber un tratado internacional cuyos postulados atenten contra una
regla perteneciente a este grupo, así expresado en el artículo 53 de la Convención de Viena de
1969 sobre el derecho de los tratados, el cual afirma que: “Es nulo todo tratado que, en el
momento de su celebración esté en oposición con una norma imperativa de derecho internacional
general. Para los efectos de la presente Convención, una norma imperativa de derecho
internacional general es una norma aceptada y reconocida por la comunidad internacional de
Estados en su conjunto como norma que no admite acuerdo en contrario y que sólo puede ser
modificada por una norma ulterior de derecho internacional general que tenga el mismo carácter.”

Del numeral supra mencionado se derivan dos elementos por estudiar con respecto del ius cogens,
por un lado, el cuantitativo y por otro, el cualitativo.

El primero de ellos debe analizarse desde el eje de cuál es el significado de lo dispuesto en el


artículo de comentario, con respecto de que una norma sea “…aceptada y reconocida por la

65
CPI, caso de la Fiscalía c. Jean Pierre Bemba Gombo. Sentencia de primera instancia del 21 de junio de
2016, párrafo 94.
66
Zlata Drnad D’Clément, “Las normas imperativas del derecho internacional general (ius cogens).
Dimensión Sustancial” Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba: 11 URL:
http://www.acaderc.org.ar/doctrina/articulos/artiuscogens/at_download/file

25
comunidad internacional de Estados…”, lo cual representa una gran dificultad por el hecho de que
no hay forma de determinar un porcentaje específico para que se cumpla dicho requisito, lo cual
podría ser, además arbitrario. La metodología propuesta para determinar el elemento cuantitativo
consiste en analizar el caso concreto y a partir de ahí iniciar un procedimiento de verificación de la
presencia de la norma en “todos los niveles del orden público internacional tutelar, regionales o
globales, demostrando así cómo se configura la aceptación y el reconocimiento de la comunidad
internacional como un conjunto…”67

La unanimidad no puede ser exigida para este elemento ya que abre la posibilidad de que con solo
un Estado que se encuentre en contra de incluir un derecho como parte del ius cogens generaría
que el postulado específico pierda su vigencia, situación que resulta muy riesgosa en el tema de
DDHH pues muchos quedarían desprotegidos con solo que una de las partes no la acepte (debe
tomarse, además en cuenta que, partiendo de la premisa de que “comunidad internacional” se
refiere a los miembros adscritos a la ONU, solo entrarían en dicho grupo las Convenciones de
Ginebra)68.

Por otro lado, el elemento cualitativo, referido a la intención de cada parte de que la norma en
cuestión sea parte del ius cogens y que no sea simplemente una norma con amplia protección,
pero que en su momento pueda ser transgredida69 (el sistema europeo solo mantiene 4 derechos
intocables en estados de excepción, por ejemplo).

Es, por estas razones, que el autor considera que, como solución a este punto, se deben tomar las
consideraciones de la Corte Internacional de Justicia y de la CorteIDH, las cuales plantearon la idea
de que se interpreten los casos concretos basados en los conceptos de Humanidad70 e Igualdad71
respectivamente. Estos conceptos son los ejes sobre los que gira el orden público internacional,
por lo que estudiarlo desde ese punto de vista permite que el caso concreto se estudie y se pueda

67
Pablo Echeverri, “Ius Cogen en sentido estricto y en sentido lato: Una propuesta para fortalecer la
consecución de la paz mundial y la garantía del Corpus Iuris Internacional de protección al ser humano”
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3851257, accesado el 8 de febrero de 2017, (2011): 213
68
Echeverri, 212
69
Echeverri, 212
70
CIJ, Caso del Canal de Corfú del Reino Unido contra Albania. Sentencia del 9 de abril de 1949, párrafo 22.
71
CorteIDH, caso “Condición Jurídica y Derechos de los Migrantes Indocumentados”, Serie A No. 18,
Opinión Consultiva OC-18/03 del 17 de setiembre de 2003, párrafos 97-101.

26
solucionar desde “directrices axiológicas universales”72, determinando así si la intención es la de
incorporarlo al ius cogens.

Como se desarrolló en párrafos anteriores, del artículo 53 de la Convención de Viena de 1969


sobre el derecho de los tratados se derivan cuestiones elementales para la forma de determinar el
elemento sustantivo que debe ser protegido a la hora de establecer si un tratado internacional
representa una amenaza a las normas imperativas del derecho internacional. Habiendo, entonces,
conceptualizado el ius cogens y las características propias de esta figura, es necesario ahora
determinar si los DDHH en general, y en específico, el derecho a la vida, son parte integral de este
grupo.

La doctrina73 es clara al indicar que no todos los DDHH forman parte del ius cogens, fenómeno que
se da en gran medida por lo estricto que ha sido este último en aceptar nuevos integrantes, sin
embargo, sí se considera que hay un núcleo duro de estos derechos que son protegidos dentro de
estas normas pétreas del derecho internacional, ya que como se explicó en la sección anterior, la
historicidad y la evolución son características propias de los derechos fundamentales74.

Pero, ¿cómo es posible determinar cuáles son los derechos que se consideran como ius cogens?

En la doctrina se plantean varias maneras para determinar cuáles DDHH se pueden incluir como
parte de esta categoría, la primera de ellas es verificar cada tratado ratificado por los Estados y
estudiar las disposiciones convencionales que permiten la violación al del derecho en específico; la
segunda se basa en la voluntad internacional de incluir como ius cogens la defensa de todos los
bienes jurídicos protegidos por el Derecho Penal Internacional, es decir, los derivados del artículo
5 del Estatuto de Roma en concordancia con los Elementos de los Crímenes75.

72
Echeverri, 215
73
Carloz Zelada, “Ius Cogens y Derechos Humanos: Luces y Sombras para una adecuada delimitación de
conceptos”, http://revistas.pucp.edu.pe/index.php/agendainternacional/article/viewFile/8239/8545,
accesado el 8 de febrero de 2017 (2002): 152.
74
Juana Inés Acosta y Ana María Duque, “Declaración Universal de Derechos Humanos, ¿norma de ius
cogens?”Revista Colombiana de Derecho Internacional 12 (2008):30, URL:
http://revistas.javeriana.edu.co/index.php/internationallaw/article/download/13917/11206
75
Erik Suy, “Les droit des tratés et le droits de l’homme“, citado en Antonio Blanc, “La violación de los
Derechos Fundamentales como crimen internacional”, Barcelona (1990): 116-25, citado en Carloz Zelada,
“Ius Cogens y Derechos Humanos: Luces y Sombras para una adecuada delimitación de conceptos”,
http://revistas.pucp.edu.pe/index.php/agendainternacional/article/viewFile/8239/8545, accesado el 8 de
febrero de 2017 (2002): 152.

27
Sin embargo, son dos los criterios predominantes para lograr llegar a una conclusión válida y con
un valor jurídico que respete el contenido de los DDHH y del ius cogens:

 El criterio de conceptualizar el “núcleo duro” por medio del estudio de los diferentes tratados
relacionados con estos derechos y ver cuáles son aquellos que pueden ser derogados y cuáles
se consideran como inderogables (en caso de estados de excepción por ejemplo), partiendo,
eso sí, de aquellos tratados en los que esta facultad se encuentre claramente estipulada
(excluyendo, por ejemplo, la Carta Africana que no contempla esta posibilidad).
En este caso, se pueden mencionar como ejemplo el artículo 3 común a los Convenios de
Ginebra, el 4.2 de Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el 15.2 del Convenio
Europea y el 27.2 de la CADH76.
 En contraposición a la teoría anterior, se encuentra una basada en el análisis histórico y
evolutivo de los DDHH, estableciendo así ciertas derivaciones de la clásica concepción de la
prohibición del genocidio como la norma más representativa del ius cogens. A manera de
ejemplo, se podría decir, entonces, que la prohibición de atentar contra el derecho a la vida
es tal por el ser una extensión de la prohibición establecida en el inciso a) del artículo 5 del
Estatuto de Roma. Pero además, esta posición eleva al rango de ius cogens derechos que no
forman parte de éste “núcleo duro” propuesto anteriormente. Verbigracia, el artículo 9 de la
DUDH, la cual, si bien, protege la libertad personal (derecho que puede ser suspendido en
estados de excepción de acuerdo con los tratados de DDHH mencionados), dicha norma
prohíbe intrínsecamente la arbitrariedad, situación que debe ser siempre evitada sin importar
las posibles situaciones limitadoras de derechos77.

Este último análisis permite realizar un estudio más apegado a la realidad, si bien es cierto, los
derechos inderogables forman este núcleo duro de protección, el devenir histórico y el avance de
las diferentes culturas jurídicas puede llegar a representar una limitación a las normas imperativas
del derecho internacional.

Es necesario tener cuidado a la hora de realizar estas determinaciones ya que la intención no es la


de crear un concepto que cubra tantos conceptos que finalmente termine perdiendo su esencia,
sin embargo, la primera teoría niega la inclusión de todas aquellas normas que no estén plasmadas

76
Zelada, 152.
77
Juana Inés Acosta y Ana María Duque, “Declaración Universal de Derechos Humanos, ¿norma de ius
cogens?” URL: http://revistas.javeriana.edu.co/index.php/internationallaw/article/download/13917/11206

28
en un texto normativo que las caracterice como inderogables; por otro lado, la segunda teoría
permite analizar los diferentes postulados normativos individualmente y derivar de ellos
cuestiones esenciales que deben ser protegidas para alcanzar una pacífica convivencia sin
importar la situación concreta que se viva en un momento determinado.

Debe señalarse que la segunda posición abre puertas a más derechos fuera del núcleo duro, lo
cual representa un gran avance en la defensa de todas aquellos seres humanos que son víctimas
de atentados contra sus prerrogativas inherentes a su mera existencia.

A pesar de lo anteriormente expuesto, es de especial mención el papel de la Corte IDH en el


desarrollo del concepto del ius cogens, en especial por el papel jugado por el juez Cançado
Trindade, quien a través de diferentes apreciaciones concurrentes ha expresado su punto de vista
sobre esta figura.

A través de sus consideraciones, el señor Cançado ha intentado extender el contenido material de


ius cogens, posibilidad que fue abierta por la Corte IDH al señalar que “…ciertos actos que fueron
calificados en el pasado como tratos inhumanos o degradantes, no como torturas, podrían ser
calificados en el futuro de una manera diferente, es decir, como torturas, dado que a las crecientes
exigencias de protección de los derechos y de las libertades fundamentales, debe corresponder una
mayor firmeza al enfrentar las infracciones a los valores básicos de las sociedades
democráticas…”78

Esta situación permite, en un primer momento, incluir dentro del concepto de “tortura” a
prácticas que en el pasado no se encontraban contenidas dicho término, dando paso a convertir
en inderogables a normas (de carácter negativo) que antes no se encontraban en este ámbito,
idea que nace del hecho de que la prohibición de la tortura se ha convertido en la norma de ius
cogens por antonomasia.

78
Corte IDH. Caso Cantoral Benavides c. Perú. Fondo. Sentencia de 18 de agosto de 2000. Serie C No. 69.
Párr. 99; citado en “La Ampliación del Contenido Material del Ius Cogens”, Antônio Augusto Cançado
Trindade, accesado el 28 de setiembre de 2017,
http://www.oas.org/es/sla/ddi/docs/publicaciones_digital_XXXIV_curso_derecho_internacional_2007_Anto
nio_Augusto_Cancado_Trindade.pdf , p. 3.

29
Sin embargo, sus aportes van más allá y permiten incluir dentro de este ámbito de protección
otros derechos que anteriormente no eran considerados como tales, en específico la protección al
principio de igualdad y no discriminación y al acceso a la justicia.

Dicha extensión nace a partir de la Opinión Consultiva número 18 sobre Condición Jurídica y
Derechos de los Migrantes Indocumentados supra mencionada79, a través de ésta “En el entender
de la Corte, el referido principio fundamental ingresó en el dominio del jus cogens, no pudiendo los
Estados discriminar, o tolerar situaciones discriminatorias, en detrimentos de los migrantes, y
debiendo garantizar el debido proceso legal a cualquier persona, independientemente de su status
migratorio”80.

En el mismo sentido, se pronunció sobre el derecho de acceso a la justicia, considerando el juez


Cançado que se trata de una extensión de la interpretación del principio mencionado en el párrafo
anterior, derecho que no puede quedar fuera de la protección del ius cogens como una
correlación directa entre los numerales 8 y 25 de la CADH. Esta posición fue expuesta en votos
disidentes y concurrentes en casos como los de Masacre de Pueblo Bello contra Colombia, López
Álvares contra Honduras y Baldeón García contra Perú, sin embargo, no fue hasta la resolución del
caso Goiburú y otros contra Paraguay donde la mayoría de la Corte IDH adoptó la tesis que se
había venido desarrollando81.

En dicho caso, se señaló en el voto de mayoría que “El acceso a la justicia constituye una norma
imperativa de Derecho Internacional y, como tal, genera obligaciones erga omnes para los Estados
de adoptar las medidas que sean necesarias para no dejar en la impunidad esas violaciones, ya sea
ejerciendo su jurisdicción para aplicar su derecho interno y el derecho internacional para juzgar y,
en su caso, sancionar a los responsables, o colaborando con otros Estados que lo hagan o procuren
hacerlo”82.

Estos avances jurisprudenciales son señalados por el señor Cançado Trindade como un elemento
de progreso en la búsqueda un Derecho Internacional que se encamine a la “atención de las
necesidades y aspiraciones de la humanidad como un todo”, dándole un gran protagonismo al ser

79
CorteIDH, caso “Condición Jurídica y Derechos de los Migrantes Indocumentados”.
80
Cançado Trindade, 6.
81
Cançado Trindade, 8-9.
82
Corte IDH. Caso Goiburú y otros c. Paraguay. Fondo, reparaciones y costas. Sentencia de 22 de setiembre
de 2006. Serie C No. 153. Párr. 131

30
humano como eje de los procesos ante el sistema internacional y que la concepción estatocéntrica
sea dejada de lado83.

De la mano de la Corte IDH, el Tribunal Penal Internacional para la ex – Yugoslavia ha sido el otro
tribunal de este carácter que se ha encargado de desarrollar el concepto del ius cogens más allá
del concepto tradicional (donde también estuvo presente el señor Cançado Trindade).

Se considera necesario hacer referencia al caso de la Fiscalía contra Delalic y otros de este tribunal
internacional, donde el órgano juzgador hace una correlación entre el ius cogens y la tortura, al
señalar que la prohibición a la tortura es una norma de ius cogens, absoluta e inderogable,
definiendo posteriormente a la “tortura” como “…cualquier acto por el que se cause dolor o
sufrimiento severo, físico o mental, causado intencionalmente por o por instigación de un oficial
público sobre una persona de la que desea obtener de ella o de un tercero información o confesión,
castigándola por un acto que ha cometido o que es sospechosa de haber cometido, o intimidándola
a ella o a terceras personas…”84

Del análisis anterior es de señalar que el derecho a la vida se encuentra protegido desde cualquier
punto de vista, es el derecho humano más importante, no únicamente por sí solo, sino que es
esencial para el disfrute de cada uno de los demás, éste se robustece por la protección dada en los
diferentes cuerpos normativos de las distintas ramas del derecho internacional e incluso se ha
introducido dentro del conjunto de normas con el mayor ámbito de inviolabilidad, lo cual implica
que, tanto los particulares como los Estados, tienen el deber jurídico de protegerlo, omisión que
generaría consecuencias jurídicas en cada una de las jurisdicciones que se han mencionado hasta
este momento, pudiendo concluirse que su protección forma parte del llamado ius cogens, es
decir, consiste en una norma pétrea del Derecho Internacional.

Sin embargo, con respecto de la aplicación de la pena de muerte, debe señalarse que
dependiendo de la interpretación que se le dé es que se podría considerar si su prohibición entra
dentro del ámbito del ius cogens, de conformidad con la doctrina y jurisprudencia actual, sería
necesario que se considere a esta figura como un trato inhumano y degradante para que se pueda
considerar como prohibida de conformidad con el ius cogens, en caso de que no sea estipulada

83
Cançado Trindade, 7.
84
Tribunal Penal Internacional para la Ex – Yugoslavia, caso de la Fiscalía c. Delalic y otros, No. IT-96-21,
sentencia de primera instancia del 16 de noviembre de 1998, párr. 454 y 455.

31
como tal, dependería del tratamiento jurisprudencial que se le dé para poder incluirla poco a
poco, basándose en la posibilidad abierta por la Corte IDH a partir del caso Goiburú contra
Paraguay y anteriormente con los votos del juez Cançado Trindade, los cuales representan un gran
avance con respecto de las normas inderogables del Derecho Internacional.

Sección III. Nacimiento y funcionamiento de los sistemas regionales


de protección de Derechos Humanos Interamericano, Europeo y Africano

Los sistemas regionales de protección de DDHH nacen como un medio de frenar arbitrariedades,
los cuales permitirán a los habitantes de Estados sometidos ante estas jurisdicciones tener la
tranquilidad de que existe un sistema más allá del doméstico que se encarga de proteger sus
derechos85.

Daniel Zovatto estableció que “…como resultado de un largo proceso evolutivo que se ha
concretado en la adopción de diferentes instrumentos de carácter internacional, se ha llegado a
conformar un Sistema Regional de promoción y protección de los derechos fundamentales del
hombre, en el que se reconocen y definen con precisión tales derechos, se establecen normas de
conducta obligatorias tendentes a su promoción y protección y se crean los órganos destinados a
velar por la fiel observancia de los mismos”86.

Es, por esta razón que, al dedicarse esta investigación a estudiar las posiciones de cada uno de
estos sistemas sobre la figura de la pena de muerte, es esencial conocer cuál fue el proceso para
su creación y la manera como estos se organizan, lo anterior, con el objetivo principal de entender
el alcance de las resoluciones que son emitidas por los distintos órganos de dichos sistemas.

Es menester señalar que cada uno de ellos posee una comisión y un órgano jurisdiccional (Corte o
Tribunal), sin embargo, no fueron creados de igual manera en cada uno de los 3 sistemas, ni tienen
las mismas funciones, por lo que el análisis histórico de cada uno de los sistemas permitirá
entender la ideología detrás de cada uno de ellos, demostrando, además las similitudes y las
diferencias derivadas de las diferentes culturas jurídicas a las que pertenecen y que regulan éstas.

85
Faúndez Ledesma, 17.
86
Daniel Zovatto, “Antecedentes de la creación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos” Estudios
y documentos (1985): 207, URL: https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/4/1996/12.pdf .

32
A. Sistema Interamericano de Derechos Humanos

Para ir a los inicios formales del Sistema Interamericano de protección de DDHH, es necesario
remontarse a la Novena Conferencia Internacional Americana llevada a cabo en Bogotá en 1948,
donde además, de aprobarse la resolución XXXI, fueron aprobadas la Carta de la OEA, el Pacto de
Bogotá, el Convenio Económico de Bogotá, los tratados sobre Concesión de los Derechos Políticos
y Civiles a la Mujer, la Declaración Americana de los derechos y Deberes del Hombre, entre otros87.
Es necesario señalar que la OEA es la sucesora de la Unión Internacional de Repúblicas
Americanas, creada en 1890, que además, se convirtió en la Unión Panamericana en 191088.

Sin embargo, con el objetivo de entender el avance los DDHH en la zona, deben mencionarse
elementos contextuales que se presentaron en el siglo XIX en el continente americano que
ejercieron una gran influencia en su desarrollo, dentro de ellos deben mencionarse la inclusión del
principio de igualdad como elemento esencial en las sociedades y la eliminación de la esclavitud
en la mayoría de los países americanos89.

La resolución mencionada en el párrafo trasanterior tenía como objetivo principal la creación de


un estatuto que creara un órgano verdaderamente eficiente, idea apoyada por el hecho de que no
existía derecho sustantivo que regulara sobre dichos tópicos, lo cual debía ser armoniosamente
concordado con el derecho interno –especialmente el constitucional- de cada uno de los Estados
partes90.

En dicho momento solo existía la CIDH, primer órgano que se creó dentro del sistema, la cual se
creó a partir de una resolución de la Resolución VIII de la Quinta Reunión de Consulta de la OEA,
imbuyéndose de una realidad translúcida y, por ende, con un enfoque mayor a la promoción de
los DDHH más que una fiscalización a sus posibles violaciones91.

El Comité Jurídico Interamericano, órgano encargado de la redacción del informe, llegó a la


conclusión de que no existía la madurez jurídica para crear un estatuto como el solicitado, por lo

87
Rafael Nieto Navia, Introducción al sistema interamericano de protección a los Derechos Humanos (San
José: Instituto Interamericano de Derechos Humanos, 1988), 31.
88
Haideer Miranda, Derechos Fundamentales en América Latina (San José, Editorial Jurídica Continental,
2015), 35.
89
Héctor Gross Espiell, “Estudios Sobre Derechos Humanos”, Editorial Civitas (1988): 72, URL:
http://pdf.usaid.gov/pdf_docs/PNABI801.pdf
90
Zovatto, 212.
91
Faúndez, 35.

33
que en la Quinta Reunión de Consulta llevada a cabo en Santiago de Chile en 195992, en esta
reunión se dispuso la creación de la CIDH a través de Resolución VIII supra mencionada93, tema
que ya se había ido incorporando en el pensamiento jurídico de cada Estado, en esta resolución se
delegó al Consejo Interamericano de Juriconsultos desarrollar dos ejes, por un lado, un proyecto
sobre DDHH y por otro, la creación de una corte de DDHH de carácter interamericano (junto a los
respectivos órganos que trabajarían a su lado). La CIDH fue creada en esta misma resolución94.

A partir de lo anterior se creó un Estatuto basado en el de la CIJ y la Carta de Roma relativa a la


creación de la TEDH, sistema en el cual existían dos órganos, la Comisión y la Corte95. El articulado
constaba de 88 artículos y la regulación de la nueva CorteIDH se encontraba entre el 65 y el 81, de
resaltar es el hecho de que existirían un número de jueces igual al de Estados miembros y estaba
prohibida la presencia de dos jueces de la misma nacionalidad, los encargados de conocer cada
caso serían 996.

En esta primera versión, no se establecía una sede fija, sino que se sesionaría donde se
considerara necesario y conveniente, la competencia no contenciosa no se encontraba estipulada,
no habría apelación para los fallos y en caso de que una de las partes lo requiriera, la misma Corte
interpretaría el punto en discusión97.

El proyecto fue llevado a una Conferencia Interamericana de carácter extraordinario llevada a


cabo en Río de Janeiro en 1965, en donde se presentaron 2 proyectos paralelos (chileno y
uruguayo). El proyecto de Chile obligaba a aceptar, tanto la competencia de la Comisión como de
la Corte, situación que dejaba de ser facultativa e incorpora la función consultiva, la cual podría ser
activada por 3 medios, por la Comisión, por cualquier Estado parte y por medio del Consejo de la
OEA98.

92
Miranda, 38.
93
Pedro Abraham Valdivia Dextre, “La Corte Interamericana, origen, historia y su relación con la tutela de los
derechos fundamentales en el Perú”, Revista Jurídica Docentia et Investigatio 12 (2010): 93, URL:
http://revistasinvestigacion.unmsm.edu.pe/index.php/derecho/article/download/10257/8994
94
Zovatto, 214.
95
Miranda, 41.
96
Zovatto, 215.
97
Zovatto, 220.
98
Valdivia Dextre, 93. Zovatto, 222.

34
Por su parte, el proyecto presentado por la representación uruguaya incluye dentro de la
competencia de la Corte, hechos relacionados con la libertad de trabajo, libertad sindical y de
enseñanza, derechos que no fueron contemplados en el texto original99.

Por medio de la Resolución XXVI, se aprobó enviar los 3 proyectos al Consejo de la OEA para que
introduzca al proyecto original las enmiendas que considerara necesarias en un plazo no mayor a
un año, tarea que fue encomendada a la Comisión de Asuntos Jurídico-Políticos, el cual, a la vez, lo
envió a la CIDH100.

En noviembre de 1966, fue entregada la primera parte del dictamen, la cual consistía en 19
artículos y en abril de 1967 se envió la sección pendiente. En este texto revisado, se establece la
CorteIDH como el principal órgano encargado de dar protección jurisdiccional a los DDHH, los
jueces (cuyo número final se estableció en 7) serían escogidos por el Consejo de la OEA por medio
de votación secreta y se le dio a la Corte la facultad para decidir sobre su competencia en los
diferentes casos101.

Con respecto de su conformación, se establecería un plazo de 6 años con posibilidad de reelección


para aquellos jueces que compusieran la Corte; además de que cuando uno de los candidatos al
puesto no alcanzaran la mayoría absoluta, en cada una de las votaciones que se realizara se iría
eliminando a quien alcanzara la menor cantidad de votos102.

En 1970, entró en vigor el Protocolo de Buenos Aires, instrumento que modificó la Carta de la
OEA103 y buscaba darle un asidero normativo convencional a la CIDH para que de esta manera su
existencia no derivara de resoluciones emitidas desde el interior del órgano continental104,
documento que positivizó el rango de la CIDH como “un órgano principal de la OEA” al que le
otorgó la tarea de “promover la observancia y protección de los derechos humanos y servir como
órgano consultivo de la Organización”105.

Sin embargo, dicho protocolo, que se denominó “Protocolo de Reformas a la Carta de la


Organización de los Estados Americanos”, no logró su objetivo de agilizar el proceso de protección

99
Zovatto, 222.
100
Zovatto, 226.
101
Zovatto, 234.
102
Zovatto, 238.
103
Nieto, 32.
104
Miranda, 40. Valdivia Dextre, 93.
105
Faúndez, 49.

35
de DDHH en el continente americano y más bien dejó para un momento posterior la redacción de
un documento el establecimiento de un órgano que, con carácter vinculante, pudiera ejercer esta
tarea106.

En la Conferencia Especializada sobre DDHH llevada a cabo en San José, Costa Rica, finalmente se
aprobó el texto y se creó la CorteIDH a través de la CADH, la cual entró en vigor desde el 18 de
julio de 1978 con el depósito de la undécima ratificación de un Estado Miembro de la OEA107.

Dentro de los últimos detalles que se le agregaron destacan el de que para ser juez de la CorteIDH,
es requisito sine qua non cumplir con todos los requerimientos necesarios para ser juez del Estado
parte del que provenga cada candidato; se incluyen los jueces ad hoc siempre que no hayan sido
nombrado jueces del mismo Estado y se abre la posibilidad para que la Corte IDH interprete, tanto
la CADH como otros tratados de DDHH108, vía que puede ser activada por los Estados miembros y
los órganos señalados en el entonces capítulo X109 de la Carta de la OEA110.

La CIDH es ampliamente conocida por ser una etapa previa al conocimiento de un caso por parte
de la CorteIDH, es decir, la primera etapa procesal para un caso contencioso en el sistema
interamericano es la CIDH.

Dicha función se encuentra establecida en el inciso f) del artículo 41 y la sección 3 del capítulo VII
de la CADH, en dichas normas se indica el procedimiento que se sigue ante la CIDH, la cual
revisará, de acuerdo con el artículo 46 del mismo cuerpo normativo, que la vía interna haya sido
agotada, que no se haya vencido el plazo de 6 meses, de que la víctima haya sido notificada de la
decisión final, que no se encuentre pendiente de otros procedimientos de arreglos internacionales
y que se haya identificado correctamente a quienes han sometido al conocimiento de la CIDH el
caso en cuestión. De relevancia es el hecho de que el agotamiento de la vía interna y el no
vencimiento del plazo no se exigirá cuando “a) no exista legislación interna del Estado de que se
trata el debido proceso legal para la protección del derecho o derechos que se alega han sido

106
Manuel Ventura Robles, Estudios sobre el sistema interamericano de protección de los Derechos Humanos
Tomo II (San José: Corte Interamericana de Derechos Humanos e Instituto Interamericano de Derechos
Humanos, 2011), 4.
107
Miranda, 40.
108
Corte IDH, “Interpretación de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre en el
marco del artículo 64 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos”, Serie A No.10, opinión
consultiva OC-10/89 del 14 de julio de 1989.
109
En la actualidad, capítulo XIII de la Carta de la OEA.
110
Zovatto, 237.

36
violados; b) no se haya permitido al presunto lesionado en sus derechos el acceso a los recursos de
la jurisdicción interna, o haya sido impedido de agotarlos, y c) haya retardo injustificado en la
decisión sobre los mencionados recursos”111.

Una vez que el caso ha sido presentado y cumple a cabalidad con los requisitos supra
mencionados, la CIDH estudia el fondo del asunto y emite una decisión, ésta se notifica al
peticionario y se le otorga un mes para que indique si desea someterlo al conocimiento de la Corte
IDH, en cuyo caso deberá presentar la teoría del caso de las víctimas y sus familiares, el
fundamento por el cual el caso es considerado de conocimiento de la Corte IDH y la petitoria
correspondiente a reparaciones y costas112.

Así es como la CIDH ejerce un papel verificador de requisitos, además de conocer el fondo del caso
y así determinar si existe o no una posible violación a los derechos reconocidos en el CADH, sin
embargo, a este órgano se le han asignado más funciones de la anteriormente expuesta, es así
como el artículo 41 de la CADH le asigna variadas tareas de carácter informativo, de imposición de
medidas de protección de DDHH y de rendición de cuentas a la Asamblea General de la OEA.

Por su parte, la CorteIDH, como órgano jurisdiccional, se encarga de interpretar y aplicar la CADH
en aquellos casos donde se hayan presentado supuestas violaciones contra DDHH cometidas por
Estados que hayan ratificado su jurisdicción, ante lo cual las presuntas víctimas se apersonan para
hacer valer sus derechos, solicitar que condenen al respectivo Estado por los hechos en cuestión y
además, pedir las respectivas reparaciones.

“Reparación” fue definido por la CIDH como el “… término genérico que comprende las diferentes
formas como un Estado puede hacer frente a la responsabilidad internacional en que ha incurrido.
Los modos específicos de reparar varían según la lesión producida: podrá consistir en la restitutio
in integrum de los derechos afectados, en un tratamiento médico para recuperar la salud física de
la persona lesionada, en la obligación del Estado de anular ciertas medidas administrativas, en la
devolución de la honra o la dignidad que fueron ilegítimamente quitadas, en el pago de una
indemnización, etc. En lo que se refiere a violaciones al derecho a la vida, como en este caso, la
reparación, dada la naturaleza del bien afectado, adquiere sobre todo la forma de una

111
Artículo 46.2 de la CADH.
112
Artículo 44 del Reglamento de la CIDH.

37
indemnización pecuniaria, según la práctica jurisprudencial de esta Corte (…). La reparación puede
tener también el carácter de medidas tendientes a evitar la repetición de los hechos lesivos”113.

Por otro lado, el papel no contencioso de la CorteIDH ha jugado un papel muy importante dentro
del sistema interamericano de protección de DDHH, el artículo 64 de la CADH establece cuáles son
los casos en que la Corte IDH tiene la facultad para emitir este tipo de pronunciamientos, a saber,
la ya mencionada función de interpretación de este mismo cuerpo normativo y de otros tratados
de DDHH y además, en su inciso 2), el estudio de la compatibilidad de la normativa interna con las
disposiciones convencionales; este tipo de resoluciones se conoce como opiniones consultivas, lo
que implica que no son una sentencia per se, sino que se trata de soluciones a consultas concretas
hechas por los Estados parte o por los órganos señalados en el capítulo XIII de la Carta de la OEA.

Un punto que no puede ser omitido es la jerarquía de la que goza cada uno de estos órganos,
señala el autor Ventura Robles que “Es un contrasentido que el único tribunal que existe en
América y que es el órgano judicial del Sistema Interamericano en materia de derechos humanos,
haya sido definido en su Estatuto, aprobado en el Noveno Período Ordinario de Sesiones de la
Asamblea General, como una “institución autónoma cuyo objetivo es la aplicación e interpretación
de la Convención Americana sobre Derechos Humanos”, a la cual no están sometidos todos los
Estados miembros, sino aquellos que han ratificado o se han adherido a la Convención y que han
declarado aceptar la competencia de la Corte. La Comisión, por tener definida en la Carta una
posición de órgano, promueve la observancia y la defensa de los derechos humanos en todos los
Estados miembros de la OEA, pese a que no cumple una función propiamente jurisdiccional como sí
lo hace la Corte”114.

Conociendo las funciones y la posición de cada uno de estos órganos dentro del sistema, es
necesario, entonces, definir qué tan vinculante es cada una de las resoluciones emitidas por estos
órganos, siempre partiendo de la premisa de que al someterse un Estado a la jurisdicción de este
sistema, se obliga a respetar las consecuencias jurídicas de su institucionalidad, lo que engloba sin
duda las resoluciones que de éste se emitan.

La doctrina ha desarrollado puntos de vista que se contradicen, por un lado, se encuentra la


posición basada en que las resoluciones emitidas por la CIDH cuentan con carácter vinculante, en

113
Corte IDH, caso Garrido y Baigorria c. Argentina, Serie C No. 39, sentencia de reparaciones y costas del 27
de agosto de 1988, párrafo 41.
114
Ventura Robles, 7.

38
razón de su función cuasi-jurisdiccional y por el debido proceso que conlleva una denuncia ante
dicho órgano, es decir, cumple con todas las formalidades de un proceso judicial y por ende, sus
resoluciones pueden equipararse con aquellas emitidas por órganos con este carácter115.

La Corte señaló que “en virtud del principio de buena fe, consagrado en el mismo artículo 31.1 de
la Convención de Viena, si un Estado suscribe y ratifica un tratado internacional, especialmente si
trata de Derechos Humanos, como es el caso de la Convención Americana, tiene la obligación de
realizar sus mejores esfuerzos para aplicar las recomendaciones de un órgano de protección como
la Comisión Interamericana que es, además, uno de los órganos principales de la Organización de
los Estados Americanos, que tiene como función ‘promover la observancia y la defensa de los
Derechos Humanos’ en el hemisferio”116

Esta posición jurisprudencial sostiene la teoría expuesta, basándose en la buena fe de los Estados
a la hora de ratificar un tratado internacional, lo cual los obliga a cumplir con lo ahí dispuesto.

Por otro lado, la posición contraria se basa en el artículo 51.1 de la CADH, el cual abre la
posibilidad de que la CIDH remita, posterior a su conocimiento, un caso a la Corte IDH; el
argumento que se deriva es que en caso de que las resoluciones de la Comisión fueran
vinculantes, la Corte no jugaría ningún papel dentro del sistema, pues el caso ha sido ya
solucionado en la primera etapa procesal. Esta idea se sostiene con la resolución de la Corte IDH
que indicó: “...el término ‘recomendaciones’ usado por la Convención Americana debe ser
interpretado conforme a su sentido corriente de acuerdo con la regla general de interpretación
contenida en el artículo 31.1 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados y, por ello,
no tiene el carácter de una decisión jurisdiccional obligatoria cuyo incumplimiento generaría la
responsabilidad del Estado. Como no consta que en la presente Convención la intención de las
Partes haya sido darle un sentido especial, no es aplicable el artículo 31.4 de la misma Convención.

115
Carlos Dunshee de Abranches, “La Corte Interamericana de Derechos Humanos”, La Convención
Americana Sobre DERECHOS HUMANOS (Washington 1980): 487 citado en Juan Carlos Hitters, “¿Son
vinculantes los pronunciamientos de la Comisión y de la Corte Interamericana de DERECHOS HUMANOS?
(control de constitucionalidad y convencionalidad)”, URL:
https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwiA
_7P_maLSAhUCrlQKHeJKAgsQFggZMAA&url=http%3A%2F%2Fwww.corteidh.or.cr%2Ftablas%2Fusuario%2F
mxrcelo%2Fr25295.pdf&usg=AFQjCNHCrJd75gJ_GRhBWtSBtZgRhhv13w&sig2=bnsxAFYIvk0vyJIhHr1A2Q&bv
m=bv.147448319,d.eWE, accesado el 21 de febrero de 2017: 136.
116
Corte IDH, caso Loayza Tamayo c. Perú, serie C No. 33, sentencia del 17 de setiembre de 1997, párrafo 80.

39
En consecuencia, el Estado no incurre en responsabilidad internacional por incumplir con una
recomendación no obligatoria”117.

La posición de este autor se ubica en la primera de las teorías, no tanto por el sentido
estrictamente positivista ya que no queda claro en la norma si la Comisión tiene la facultad de
emitir resoluciones vinculantes, sino por el contenido teleológico de la totalidad del sistema
interamericano, ya que si un Estado ha firmado un tratado con todas las formalidades del caso,
esta situación implica la aceptación y un reconocimiento de todas las consecuencias jurídicas que
del mismo se deriven118.

El segundo motivo por el cual se considera que la CIDH juega un papel vinculante es por el hecho
de la competencia material que la envuelve, los DDHH se encuentran en el eje de las discusiones
que ahí se desarrollen, por lo que la trascendencia de su contenido implica un gran respeto por lo
que se está resolviendo en el caso concreto.

Por último, debe quedar clara esta última posición (en especial con respecto de la función de la
Corte IDH si la CIDH tiene carácter vinculante). Para el autor, el hecho de que las resoluciones
emitidas por dicha comisión sean vinculantes, no resta importancia al papel que juega la Corte
como órgano jurisdiccional, sino que, por el contrario, le agrega valor a la función que ejerce.

La Corte IDH ejerce una tarea de conocer casos en que no se hayan cumplido efectivamente las
recomendaciones hechas por la CIDH, por lo que estas acciones u omisiones en contra de estas
últimas tienen consecuencias jurídicas para los Estados, y esta consecuencia se resume en otro
proceso donde se conocen las posiciones de las partes e incluso de la CIDH, la cual tiene el deber
de asistir a las respectivas audiencias, razones de las cuales se deriva la consideración expuesta en
los párrafos anteriores.

Por su parte, no hay duda sobre lo vinculantes que son las sentencias emitidas por la CorteIDH, ya
que como órgano jurisdiccional que rige a una serie de Estados que decidieron someterse a los
ámbitos de su competencia, las resoluciones emitidas son de cumplimiento obligatorio para cada

117
Corte IDH, caso Caballero, Delgado y Santana c. Colombia, Serie C No. 22, sentencia del 8 de diciembre de
1995, párrafo 67.
118
Luis Gamero Urmeneta, “Fuerza vinculante de las “recomendaciones” de la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos”, Los Derechos Humanos en el Sistema Interamericano (Setiembre 2005), URL
https://legamerou.files.wordpress.com/2010/05/fuerza-vinculante-de-las-recomendaciones-de-la-cidh.pdf,
accesado el 22 de febrero de 2017, página 8.

40
uno de ellos, sin embargo, surge la discusión de cuáles si hay o no efectos de irradiación de lo
resuelto a otros ámbitos.

La Corte IDH ha sido clara en este aspecto y ha sellado por la vía jurisprudencial cualquier
discusión que se pueda generar al respecto. En el caso de La Cantuta contra Perú, la CorteIDH
indicó que las sentencias tienen efectos de carácter inmediato y vinculante y que, por ende, la
sentencia de Barrios Altos (caso resuelto contra Perú que no había sido cumplido en un 100%) se
encontraba totalmente incorporada al sistema legal peruano119. Principio que, por ende. puede ser
aplicado a los demás casos ya que marca la CorteIDH una tendencia a no agotar sus resoluciones
en la parte aplicable al caso concreto, sino a expandir los efectos a situaciones similares,
imponiendo obligaciones a los 3 Poderes en los temas ya discutidos en el caso concreto120.

Además de lo anterior, es necesario definir cuáles son las consecuencias jurídicas para aquellos
Estados que no fueron parte de un proceso ante la CorteIDH. Debe destacarse que no hay una
norma legal ni posición jurisprudencial que se refiera a este asunto, por lo que la voluntad de
terceros Estados parte de cumplir con lo dispuesto en las diferentes sentencias de este órgano
jurisdiccional se basa en la buena fe derivada de los artículo 26 y 31 de la Convención de Viena de
1969 sobre el derecho de los tratados y no en una obligación jurídica establecida en la CADH, su
Reglamento o el Estatuto de la Corte IDH.

Por último, el análisis realizado en los párrafos anteriores debe aplicarse de igual manera a la
función no contenciosa (consultiva) de la Corte IDH, la cual emite estas opiniones por petición de
un Estado al tener una duda de interpretación de la CADH y de otros tratados de DDHH. Al igual
que en la sección anterior, no hay una norma jurídica que obligue a los Estados a cumplir con lo
ahí indicado, sin embargo y en especial para el que hizo la consulta, se convierte moralmente
vinculante en virtud del respeto a la CADH, y en menor medida, para el restos de los miembros del
sistema interamericano.

119
Corte IDH, caso La Cantuta c. Perú, serie C No 162, sentencia del 29 de noviembre de 2006, párrafo 186.
120
Juan Carlos Hitters, “¿Son vinculantes los pronunciamientos de la Comisión y de la Corte Interamericana
de Derechos Humanos? (control de constitucionalidad y convencionalidad)”, URL:
https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwiA
_7P_maLSAhUCrlQKHeJKAgsQFggZMAA&url=http%3A%2F%2Fwww.corteidh.or.cr%2Ftablas%2Fusuario%2F
mxrcelo%2Fr25295.pdf&usg=AFQjCNHCrJd75gJ_GRhBWtSBtZgRhhv13w&sig2=bnsxAFYIvk0vyJIhHr1A2Q&bv
m=bv.147448319,d.eWE, accesado el 21 de febrero de 2017: 147.

41
B. Sistema Europeo de Derechos Humanos

El sistema de protección de DDHH del continente europeo nace por medio de la Convención
Europea para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, la cual se
suscribió el 14 de noviembre de 1950 en Roma, Italia y entró en vigor en 1952, asimismo, fue
complementada posteriormente por diferentes protocolos adicionales.

Se pueden mencionar, inter alia, la Carta Social Europea, que incorporó derechos sociales y
económicos, el protocolo de 1952 que incluyó derechos de los padres a educar a sus hijos en
concordancia con sus creencias personales y organizar elecciones libres por voto secreto para
elegir a los miembros del Poder Legislativo y el de 1963 que incluye la prohibición de prisión por
deudas y la prohibición de expulsiones colectivas de extranjeros, entre otros121.

El proceso europeo fue mucho menos convulso y burocrático que el de sus homólogos
interamericano y africano (como se verá más adelante), esto favoreció a que el proceso de
adaptación a un nuevo sistema regional se desarrollara armónicamente entre lo dispuesto en la
Convención y los regímenes de derecho interno de cada una de los Estados parte.

Otro elemento contextual que se reviste de gran importancia es la post-guerra, Europa venía de
vivir una catástrofe en todos los ámbitos (político, estructural, económico, social, entre otros) y
sus consecuencias fueron un motivo para avanzar en la consecución del objetivo de fortalecer el
sistema122.

La institucionalidad inicial del sistema se basaba en 3 órganos, la Comisión, la Corte y el Comité de


Ministros del Consejo de Europa. Como funciones esenciales de la primera destaca la del deber de
admitir o no un caso y buscar, como una primera instancia, una solución pacífica a la controversia,
además de redactar un dictamen determinando si se presentó una violación de Convenio; por su
parte, la Corte pronunciaba sentencias con carácter definitivo relativas a los casos que la primera
le remitía, y por último, el Comité de Ministros del Consejo de Europa contaba con 2 tareas, a

121
Llanos Mansilla Hugo, “Teoría y Práctica del Derecho Internacional Público”, Tomo III (2011): 42-43, URL:
http://app.vlex.com.ezproxy.sibdi.ucr.ac.cr:2048/#
122
López Guerra Luis, “El sistema europeo de protección de Derechos Humanos”, Protección Multinivel de
Derechos Humanos (2013): 165, URL: https://www.upf.edu/dhes-
alfa/materiales/res/pmdh_pdf/PMDH_Manual.165-186.pdf

42
saber, tomar una decisión de carácter obligatorio sobre los casos que no se remitieran a la Corte y
vigilar el cumplimiento de las decisiones tomadas por el órgano jurisdiccional123.

Con el pasar de los años, este modelo tripartito empezó a verse colapsado por el aumento de
casos que llegaron a su conocimiento, mientras que en 1982 la Comisión conoció 400 casos, en
1997 llegó a 4750, por su parte, la Corte conoció 26 casos entre 1959 y 1976 y en 1997 emitió 200
sentencias124.

Por esta razón, la primera medida tomada fue la delegación de funciones en un solo órgano
(compuesto por varias cámaras o salas), el cual tendría carácter jurisdiccional, desapareció, por
ende, la Comisión, todo lo anterior, por medio del protocolo número 11.

El proceso consiste, entonces, en que la primera sala, compuesta por 3 jueces, estudia la
admisibilidad del caso, en caso de considerarse improcedente, de todas maneras se eleva a una
sala compuesta por 7 jueces, la cual se deberá pronunciar sobre la admisibilidad y el fondo. En
caso de que posterior a una sentencia se desee una nueva revisión del caso, se puede presentar el
recurso ante una cámara compuesta por 17 jueces (Gran Sala), la cual puede inhibirse en casos
que tienen que ver con violaciones graves al Convenio o de sus respectivos protocolos, también
tiene esta facultad cuando su resolución puede contradecir una resolución previa de la Corte, lo
anterior, en “beneficio de la sala superior”; finalmente el Comité de Ministros mantiene su
función de velar por la ejecución de las sentencias125.

En 2004, se aprobó el protocolo número 14 para agilizar el trabajo de la Corte de Estrasburgo (así
conocida por la ciudad francesa donde se estableció su sede) ya que de 1998 a 2001 la cantidad de
casos creció en un 130% y emitió su decisión 10.000 el 18 de setiembre de 2008 y para el 2016,
casi el doble había sido emitido126.

La Corte fue creada bajo el precepto de que las sentencias por ellas emitidas tendrían carácter
vinculante, esto con la premisa de que la voluntad de someterse a la jurisdicción supra estatal
represente la obligación de cumplir con lo dispuesto en las diferentes resoluciones.

123
Llanos Mansilla, 45.
124
Llanos Mansilla, 45.
125
Llanos Mansilla, 46.
126
“European Court of Human Rights. Historical Background”, Consejo Europeo, accesado el 2 de marzo de
2017, http://www.coe.int/en/web/tirana/european-court-of-human-rights

43
De gran importancia es el tema de las medidas provisionales, el cual solo está contemplado dentro
del Reglamento de la Corte sin indicar si son obligatorias o no; la interpretación de este tema se ha
analizado jurisprudencialmente e incluso basándose en dictámenes de la antigua CEDH127, el
órgano jurisdiccional europeo ha establecido que el no seguir las disposiciones relativas a medias
provisionales representa una violación clara al artículo 34 del Convenio Europeo, el cual indica
literalmente, en lo que interesa, “Las Altas Partes Contratantes se comprometen a no poner traba
alguna al ejercicio eficaz de este derecho”, refiriéndose esta redacción al acceso al sistema
regional128.

Al haber desaparecido la Comisión dentro del sistema, no hay más resoluciones que sean emitidas
por este órgano, sin embargo, es necesario hacer referencia al papel con el que contó en su
momento y que fue supra mencionado; éste puede ser caracterizado como conciliatorio.

Como órgano que basa su funcionamiento en un análisis de los casos para buscar una solución
amistosa entre las partes, la única manera como pudieran considerarse como obligatorias las
resoluciones emitidas por la CEDH es únicamente si se lograba un acuerdo que fuera homologado
por la misma Comisión, derivado de la buena voluntad de las partes de cumplir con lo ahí
acordado, en caso contrario, no se considera que cualquier otra resolución contara con el carácter
de vinculante puesto que tenía, además un papel instrumental, pues al estudiar el fondo se
emitían dictámenes, es decir, análisis del estado de la cuestión.

C. Sistema Africano de Derechos Humanos.

El sistema africano de protección de los DDHH fue creado aproximadamente 33 años después de
que se firmara la DUDH, específicamente el 27 de junio de 1981 se firmó (el 21 de octubre de 1986
entró en vigor) la Carta de Banjul o Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, el
objeto central de discusión fue el concepto de DDHH utilizado como eje de los movimientos
independentistas de la década de 1960; como resultado de estos movimientos, los nuevos Estados

127
TEDH, caso Mamatkulov c.Turquía, número 46827/99 y 46951/99, sentencia del 4 de febrero de 2005,
párrafo: 125.
128
López Guerra Luis, “El sistema europeo de protección de Derechos Humanos”, Protección Multinivel de
Derechos Humanos (2013): 173, URL: https://www.upf.edu/dhes-
alfa/materiales/res/pmdh_pdf/PMDH_Manual.165-186.pdf

44
empezaron a incorporarse a la ONU y a suscribir tratados relativos a DDHH, lo cual representó un
gran avance en la cultura jurídica de cada uno de ellos y del continente como tal129.

Además de lo anterior, otro elemento que atrasó la discusión y la entrada en vigor de la Carta de
Banjul, fue el enfoque que tenían muchos políticos para enfocar la atención en proteger la
soberanía estatal para así protegerse de acusaciones por violaciones a DDHH por hechos
suscitados entre 1970 y 1980130

Para hacer referencia a los antecedentes de ésta, es necesario mencionar la Conferencia sobre el
Estado del Derecho organizada por la Comisión Internacional de Juristas en Laos en 1961, en la
cual se propuso la idea de que “con el objetivo de otorgar efecto total a la Declaración Universal de
Derecho Humanos”, se invitaba a los Gobiernos africanos a considerar la opción de adoptar un
instrumento regional con este carácter131, lo cual era, además uno de los postulados establecidos
en la Carta Fundadora de la Organización para la Unidad Africana (OAU por sus siglas en inglés,
hoy Unión Africana).

En 1967, se llevó cabo un seminario en El Cairo, Egipto, donde se hicieron presentes Estados
africanos, miembros de la Liga Árabe, el Consejo Europeo y representantes de la ONU, en éste
hubo acuerdo sobre la necesidad de la creación de la CADHP y que era necesario que ésta tuviera
labores de promoción de los DDHH. A partir de lo anterior se iniciaron conversaciones y
negociaciones con dicho tema como eje central y no fue sino hasta 1979 que la OAU aprobó
designar la redacción de un borrador a un grupo de expertos, lo cual fue incentivado, además por
los aportes que fueron realizados durante el seminario realizado en ese mismo año en la ciudad de
Monrovia, Liberia132.

Finalmente la Carta fue aprobada en Nairobi, Kenia, en la 18ª Asamblea General de la OAU sin
ningún tipo de reserva ni cambio a las últimas alteraciones que se le realizaron en las reuniones de

129
Yuria Saavedra Álvarez, “El sistema africano de Derechos Humanos y de los pueblos. Prolegómenos”,
Anuario Mexicana de Derecho Internacional, volumen 8 (México 2008): 672, URL:
http://www.scielo.org.mx/pdf/amdi/v8/v8a20.pdf
130
Federación Internacional para los Derechos Humanos, “The African Court on Human and People’s Rights
towards the African Court of Justice and Human Rights” (2010): 18 URL:
https://www.fidh.org/IMG/pdf/african_court_guide.pdf
131
R.M. D’Sa, “The African Charter on Human and People’s Rights: Problems and Prospects for Regional
Action”, Australian Yearbook of International Law (Australia 1983): 104, URL
http://www.austlii.edu.au/au/journals/AUYrBkIntLaw/1983/3.pdf
132
R.M. D’Sa, 104-106.

45
ministros llevadas a cabo en Dakar, Senegal y Banjul, Gambia, donde se establecieron las funciones
del nuevo órgano y además, se impregnó un sentido africano a la Carta, lo cual empieza a
denotarse desde el preámbulo de ésta.

Un elemento esencial para entender el sistema africano se encuentra en el preámbulo de la Carta


de Banjul, el cual establece en su párrafo quinto: “Tomando en consideración de las virtudes de su
tradición histórica y los valores de la civilización africana que deberían inspirar y caracterizar su
reflejo en el concepto de Derechos Humanos y de los pueblos…”. Este punto característico es el
nivel de relativismo cultural que se intentó introducir en este cuerpo normativo, éste de igual
manera hace un balance con el concepto de universalidad que rige el ámbito de los DDHH y
permitió que los representantes de los diferentes Estados terminaran aceptando un régimen que
respetaba su propia cultura más allá de las imposiciones provenientes de Occidente133.

A partir de lo anterior, un estudio de este documento permite entender que, si bien, es un


documento con similitudes a otros tratados internacionales de DDHH, lo cierto es que se intentó
que su historia se viera reflejada en su articulado, por lo que se introdujeron derechos diferentes a
los contemplados tradicionalmente como parte de este tipo de tratados, denotándose la
influencia de la marginación socio-económica de la que ha sido víctima históricamente este
continente134.

Este sistema se diferencia de sus homólogos europeo y americano ya que en el mismo tratado que
le da vigencia se encuentran los derechos económicos, sociales, culturales y de los pueblos, tema
que se ha tratado por medio de protocolos adicionales en los primeros, así fue establecido en su
preámbulo al establecer que “…es esencial prestar especial atención al derecho al desarrollo y de
que los derechos civiles y políticos no pueden ser disociados de los derechos económicos, sociales y
culturales en su concepción y en su universalidad, y de que la satisfacción de los derechos
económicos, sociales y culturales constituye una garantía del disfrute de los derechos civiles y
políticos....”

Mozambique y Etiopía, con gobiernos de tendencia socialista, fueron los precursores de la


inclusión de la totalidad de los derechos y no dejar únicamente los de primera y segunda

133
Saavedra Álvarez, 674.
134
Saavedra Álvarez, 675.

46
generación desde el argumento de que el disfrute de los derechos individuales tiene como
requisitos sine qua non el reconocimiento de los derechos de los pueblos135.

La primera discusión interpretativa es con respecto de la palabra “pueblo”, ésta no fue definida en
la carta fundadora del sistema, del cual se ha considerado que no fue definido de manera
voluntaria y que dicha tarea se desarrollaría desde un punto de vista casuístico y teleológico por la
vía jurisprudencial, se pueden mencionar varias de las interpretaciones que se le han dado en los
diferentes casos, como la población de un Estado136, una minoría étnica137 o un pueblo específico,
como el de Ogoni138, región nigeriana; sin embargo, la tendencia ha sido la de ir considerando a los
pueblos como aquellos grupos de personas que comparten ancestros, origen étnico o una lengua
en común139, lo cual dependerá del asunto concreto en discusión.

Es tanta la importancia que en su momento se le dio a esta innovación jurídica, que los 53 Estados
africanos son parte del tratado, lo cual denota, por un lado, la voluntad política de cada uno de
ellos por respetar a cada ser humano por el simple hecho de serlo y, por otro, la influencia que
habían generado los otros sistemas. Solo existen dos documentos a los que este porcentaje de
Estados se han sometido, la Carta de comentario y la Carta Constitutiva de la UA; por cantidad de
ratificaciones, el segundo lugar lo ostenta la Convención de la UA relativa a Aspectos Específicos
de los Problemas de Refugiados en África con un total de 45140.

Este sistema de protección cuenta con dos órganos, la Comisión y la Corte, las cuales han jugado
un papel de gran relevancia en su tarea de defender los DDHH. Los artículos 30 y siguientes de la
Carta Africana crean y establecen la organización de la CADHP, cuya función principal es la de
recibir comunicaciones y quejas por parte de los Estados parte141.

La Comisión fue creada el mismo día cuando entró en vigor la Carta Africana, sin embargo, inició
sus funciones hasta el 2 de noviembre de 1987 cuando celebró su primer sesión en el Estado

135
Saavedra Álvarez, 677.
136
Tercer reporte de actividad de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, 1989-1990,
párrafo 14.
137
CADHP, comunicación 27/89-46/91-49/91-99/93, 31 de octubre de 1996.
138
CADHP, caso The Social and Economic Rights Action Center for Economical and Social Rights c. Nigeria,
comunicación No 155/96 del 27 de octubre de 2001, párrafo 62.
139
CADHP, caso Legal Resources Foundation c. Zambia, comunicación 211/98 del 7 de mayo de 2001,
párrafo 73.
140
“Legal Instruments” Comisión Africana de Derechos y de los Pueblos, accesado el 23 de febrero de 2017,
http://www.achpr.org/instruments/
141
Saavedra Álvarez, 677.

47
etíope, convirtiéndose, de conformidad con su Carta constitutiva, en el primer órgano de este tipo
en tener competencia para conocer de violaciones a derechos económicos, sociales y políticos, se
estableció su sede en Banjul, Gambia.

Sus funciones se pueden resumir en 4 tipos, (a) de promoción, (b) de protección, (c) de
interpretación y (d) otras142.

Dentro de las primeras es necesario remitirse al artículo 45 de la Carta, el cual, en el sub inciso a)
de su inciso 1) establece que este órgano tiene la facultad de “recopilar documentos, emprender
estudios e investigar los problemas africanos en materia de Derechos Humanos y de los pueblos,
organizar seminarios, simposios y conferencias, difundir información, alentar a las instituciones
nacionales y locales interesadas en los Derechos Humanos y de los pueblos, y , en su caso, dar sus
opiniones o hacer recomendaciones a los gobiernos”; lo anterior denota un papel que va más allá
de lo que se podría considerar un órgano cuasi-jurisdiccional.

Las funciones de protección se basan en los artículos 46 a 59 de la Carta y del 88 al 120 del
Reglamento de la CADHP. La primera de ellas son las comunicaciones interestatales, las cuales
busca la conciliación entre los Estados parte del conflicto después de una alegada violación a
DDHH, no tiene la facultad de imponer sus decisiones a los Estados pero se pueden utilizar sus
resoluciones como guía.

También, se encuentran en su funcionamiento “otras comunicaciones” de carácter individual,


donde los que denuncian la violación son particulares, ya sean personas, organizaciones no
gubernamentales, entre otros. Dentro de esta función, también, se encuentran los informes
periódicos, donde de acuerdo con el numeral 62 de la Carta, los Estados parte tienen el deber de
presentar un informe sobre todas aquellas medidas que hayan tomado en pro de la defensa de los
DDHH, para lo cual y para impulsar su debido cumplimiento, la Comisión emite una guía que sirva
para su formulación por parte del Estado143.

142
Saavedra Álvarez, 684-701.
143
Saavedra Álvarez, 687-697.

48
Cuando se habla de otras funciones, éstas se relacionan con buscar el debido cumplimiento de la
Carta y de todas aquellas que la Unión Africana le asigne, tomando en cuenta que la primera de
ellas se le fijó cuando todavía no se preveía la creación de un órgano con carácter jurisdiccional144.

Por su parte, la Corte fue creada por medio del Protocolo de la Carta Africana para el
Establecimiento de una CorteADHP, este documento fue adoptado en 1998 y entró en vigor el 25
de enero de 2004, en la actualidad, ha sido ratificado por 24 Estados, un número realmente bajo
considerando la cantidad de Estados africanos145.

Este nuevo órgano aparece como un medio para hacer exigibles los derechos, como se verá más
adelante, el papel de la Comisión implica una aprobación previa de las sanciones o
recomendaciones emitidas, por lo que con un órgano jurisdiccional de carácter regional se intenta
brindarle una solución a este aspecto.

Se le asignan dos tipos de funciones, por un lado, las contenciosas y por otro, las consultivas.

Las primeras de ellas se derivan de los casos presentados a la Corte por parte de los Estados y a
sus resoluciones se les denomina comunicaciones individuales e interestatales. Éste representa un
aspecto esencial de la Corte ya que dentro de sus atribuciones se encuentra la de conocer casos
que tengan relación con la aplicación de la Carta Africana, de su protocolo y de cualquier otro
instrumento relativo a DDHH146. Es entonces que este órgano tiene competencia para “…resolver
casos con base en cualquier tratado de Derechos Humanos, haya sido o no adoptado en el ámbito
de la Unión Africana, pero siempre y cuando sea vinculante para el Estado respectivo. Por lo tanto
si esta facultad se interpreta de una forma liberal, no habrá tema o área alguna de Derechos
Humanos que se encuentre fuera del ámbito de control de la Corte.147”

La función consultiva se basa en la emisión de opiniones relativa a consultas hechas por los
órganos de la Unión Africana, sus Estados miembros y aquellas organizaciones que sean
reconocidas por la primera, éstas tienen como eje central las disposiciones de la Carta Africana o

144
Saavedra Álvarez, 684-700,
145
“Legal Instruments” Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, accesado el 23 de febrero
de 2017, http://www.achpr.org/instruments/
146
Artículos 3, 5 y 34 párrafo 6) del Protocolo de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos
para el Establecimiento de una Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos.
147
Saavedra Álvarez, 705.

49
cualquier instrumento relativo a DDHH, con la limitación de que el asunto no puede estar siendo
conocido ante la Comisión Africana148.

Con respecto de lo vinculantes que pueden llegar a ser las resoluciones emitidas por estos
órganos, es necesario indicar que la Carta Africana y el Reglamento de la CADHP establecen la
facultad de esta última para dictar medidas de reparación más allá de los “casos especiales”, los
cuales son aquellos donde hayan sucedido violaciones de carácter grave y masivo de DDHH; sin
embargo, serán vinculantes después de que la Asamblea General de la Unión Africana las conozca
y las aprueba, sin este paso finalizado, no cuentan con dicho carácter149.

Al analizar lo vinculantes que pueden llegar a ser las sentencias de la CorteADHP resalta el hecho
de que se le atribuye a la Asamblea General de la Unión Africana la imposición de las sanciones
por incumplimiento para aquellos casos en que se haya cometido genocidio, crímenes de guerra y
de lesa humanidad150, por lo que las sanciones se basan en cuestiones políticas y económicas.

Las sanciones son emitidas por la Asamblea General de la Unión Africana, pero solo cuando haya
genocidio, crímenes de guerra o de lesa humanidad. Las sanciones se basan en temas de carácter
político y económico.

Por estas razones, en concordancia con la falta de ejecutoriedad característica del Derecho
Internacional Público y de la buena fe de cada parte en un tratado internacional, se considera que
las resoluciones emitidas por los órganos del sistema africano de protección de DDHH son de
carácter vinculante desde el punto de vista moral, mas no así desde un punto de vista coercitivo
donde se pueda obligar a las partes por cumplir con lo establecido.

148
Artículo 4 del Protocolo de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos para el
Establecimiento de una Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos.
149
Saavedra Álvarez, 708.
150
Artículo 4 inciso h) del Acta Constitutiva de la Unión Africana.

50
Capítulo Segundo: La figura de la Pena de Muerte
En el análisis inductivo que representa esta investigación, es momento de estudiar el instituto
sobre el que gira el análisis comparado que se pretende realizar, la pena de muerte.

El objetivo principal de este capítulo consiste en dar al lector una idea sobre sus diferentes
componentes, así como el desarrollo que ha tenido, tanto a nivel mundial como a nivel
costarricense.

Este estudio se reviste de importancia por cuanto para poder entender las implicaciones de las
diferentes resoluciones emitidas desde los diferentes sistemas regionales de protección de DDHH,
es necesario interiorizar lo que este concepto engloba, desde su idea básica hasta las diferentes
maneras de aplicarla, pasando por las consecuencias de los sentenciados en sus variadas
representaciones, tanto físicas como psicológicas.

Así mismo, se expondrán los argumentos que se han expresado, tanto para defender la aplicación
de la pena de muerte (retencionistas) como los que se basan en la erradicación de ésta
(abolicionistas), movimientos de los que se puede decir que no son los únicos en el abanico de
opciones, sino que es posible encontrar “áreas grises” o matices que combinan ideas de ambas,
por ejemplo, la abolición de la pena de muerte como regla, pero manteniéndola para delitos
previamente determinados.

Es de gran relevancia hilar a fondo de cada uno de estos argumentos por el hecho de que en
contextos socio-políticos convulsos151 es común escuchar discursos políticos que abogan por la
“mano dura”, donde el populum ignora el fondo jurídico, teleológico e incluso filosófico de los
postulados que con tanta pasión son defendidos, por lo que esta investigación, también, es
desarrollada para que de cierta manera funcione como un medio académico de exponer el
trasfondo de estos discursos y que las consecuencias de la aplicación de la pena de muerte sean
comprendidas, permitiendo al lector crear su propio criterio al respecto.

Sección I. ¿Qué es la pena de muerte y cómo se caracteriza?

Para iniciar el presente análisis, el primer paso consiste en establecer el contenido del instituto de
la pena de muerte y conocer la manera como los métodos son aplicados. A primera vista, aparece

151
O en otros casos, en cada campaña presidencial.

51
la posibilidad de que el concepto no merezca una discusión muy compleja, sin embargo, el estudio
de la caracterización derivada del primero, sí abre la puerta a una importante discusión jurídica
sobre la eficiencia relativa a su aplicación.

A. Concepto y características

En el ámbito legal, se considera que el concepto de “pena” se refiere a “…una consecuencia


jurídica del delito consistente en la privación o restricción de bienes jurídicos pertenecientes a quien
(…) ha sido declarado responsable por la infracción de los lineamientos que en su ordenamiento
jurídico ha establecido el Estado para el mantenimiento del orden social existente, considerando
como constitutiva de dicha infracción la comisión de una acción típica, antijurídica y culpable”152.

A partir de la definición anterior, es posible establecer que la pena de muerte es aquella pena
“…consistente en quitar la vida a un condenado mediante los procedimientos y órganos de
ejecución establecidos por el orden jurídico que la instituye”153.

Son varios los elementos que se desprenden del concepto supra mencionado, en primer lugar y tal
como su nombre lo indica, consiste en quitar la vida de un ser humano, es decir, por medio de
ésta, se afecta directamente el derecho humano a la vida amparado en normas legales que le dan
validez.

Sin embargo, los elementos posteriores son los que pareciera que intentan justificar su aplicación,
a saber, que sea establecida en un caso concreto por medio de disposiciones determinadas dentro
del sistema jurídico donde se ejecuta, basándose, entonces, en el principio de legalidad que le da
la validez necesaria para no ser considerada por sus defensores como violatoria de DDHH.

La pena de muerte se convierte, entonces, en un medio legítimo y aceptado para afectar el


derecho humano más importante de todos a partir de la creencia de la vigencia de la aplicación del
famoso adagio “diente por diente”, siendo aplicada muchas veces en sistemas donde el

152
Kathia Ponce Mendives, “Estudio Dogmático-Jurídico sobre la Pena de Muerte”, Tesis para optar por el
grado de Mágister en Derecho con Especialización en Ciencias Penales de la Universidad de Panamá (2000):
3, URL:
http://www.penjurpanama.com/v2/images/stories/Revistae/Doctrina%20en%20Derecho%20Penal/3-
%20Articulos%20de%20Revistas/Estudio%20dogmatico%20juridico%20sobre%20la%20pena%20de%20mue
rte.pdf
153
Miguel Contreras Nieto, “Los Derechos Humanos y la Pena de Muerte”, Revista del Órgano Informativo
de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México 46 (2000): 129, URL: https://revistas-
colaboracion.juridicas.unam.mx/index.php/derechos-humanos-emx/article/view/23502/21007

52
protagonista de los procesos judiciales es el jurado, órgano formado por legos que pueden verse
influenciados más por la opinión pública que por un posible conocimiento básico del derecho,
abriéndose, entonces, la posibilidad de la comisión de graves errores judiciales.

La idea anterior permite dar paso al análisis y estudio de las características de la pena de muerte,
de la cual no sobra decir que es una de las más polémicas a lo largo de la historia, en especial por
el pasar de los años, donde se ha ido impregnando en las sociedades una conceptualización más
interiorizada de los DDHH.

Sin importar la posición que cada uno tenga sobre su aplicación, es posible caracterizar la pena de
muerte como destructiva, irreparable y rígida154.

Con el primero de estos conceptos se hace alusión a que la pena de muerte literalmente destruye
al ser humano, ataca su vida directamente y lo desaparece, siendo el objetivo principal de sus
defensores, pues desde su punto de vista, se elimina de la sociedad a un individuo que no cumple
con los requisitos para formar parte de ella; por su parte, la irreparabilidad se asocia a la
imposibilidad material de revocar una condena una vez que se ha aplicado y, por último, se
considera rígida ya que es una pena que no es posible dividir155, caso contrario a la pena de cárcel,
en la que, si se cumplen ciertos supuestos, un porcentaje de la condena puede ser cumplido bajo
un régimen distinto156.

B. Métodos de aplicación

A partir de la conceptualización realizada en los párrafos anteriores, es momento de explicar


cuáles son los métodos históricamente más famosos de aplicación de la pena de muerte, sección
que más allá de ilustrar al lector, pretende convertirse en una reflexión sobre si es la voluntad de
nuestras sociedades continuar con la aplicación de una figura tan controversial.

Algunas de los principales métodos para aplicar la pena de muerte son: la horca, la guillotina, el
fusilamiento, la silla eléctrica, la lapidación, la decapitación, la cámara de gas y la inyección letal.

154
Contreras Nieto, 129.
155
Contreras Nieto, 129.
156
Código Penal de la República de Costa Rica, ley número 4573, artículos 64 y 65 sobre la Libertad
Condicional.

53
La horca consiste en que se cuelga al condenado a una cuerda, la cual se encuentra amarrada a un
cadalso (estructura fija), mientras un nudo corredizo es parte del otro extremo de la soga, el cual
se amarra al cuello. Al quitar el soporte que sostiene al condenado al suelo, el nudo se cierra y
genera la muerte por fracturas en las vértebras del cuello157. Egipto, Irán, Japón, Jordania, Pakistán
y Singapur son Estados donde su aplicación ha sido amplia158.

El 25 de abril de 1792, se aprobó la propuesta formulada por el señor Joseph Ignace Guillotin en la
Asamblea Constituyente del Estado francés de 1789 y se instauró el método de ejecución de la
guillotina, una cuchilla metálica que se ubica sobre una estructura de diferentes materiales y
colocada sobre un patíbulo, la cual, al soltarse, exactamente donde el condenado ubicó su cuello,
separando la cabeza del cuerpo159.

La figura del fusilamiento ha tenido como principales promotores a Bielorrusia, China, Somalia,
Taiwán, Uzbekistán y Vietnam; este método es principalmente utilizado en violaciones a las
normas militares, sin perjuicio de utilizarse en otras de carácter común. La principal manera de
aplicación es llevar al condenado con los ojos vendados frente a un pelotón de fusilamiento,
quienes se encargarán de dispararle, cuando a pesar de lo anterior no fallece, se procede a un
“tiro de gracias” por parte del encargado del pelotón160. Este método cuenta con una cuestión
muy llamativa consistente en que en la práctica, se ha optado por cargar todas las armas menos
una (ésta se carga con pólvora únicamente), así cada uno de los encargados de disparar viven con
“la ilusión de su propia inocencia”161.

La electrocución o silla eléctrica se trata de un método utilizado por primera vez el 24 de junio de
1889 en Nueva York; se transfiere una gran cantidad de voltaje por medio de una descarga
eléctrica al condenado, quien fue debidamente equipado con aparatos destinados a la conducción

157
Ponce Mendives, 21.
158
“Pena de Muerte: Los Métodos”, BBC, accesado el 21 de marzo de 2017,
http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_6037000/6037800.stm, párrafo 4.
159
Ponce Mendives, 21.
160
Ponce Mendives, 24.
161
Marino Barbero Santos, “Pena de Muerte (el ocaso de un mito), ediciones Depalma (1985): 117, citado en
Kathia Ponce Mendives, “Estudio Dogmático-Jurídico sobre la Pena de Muerte”, Tesis para optar por el
grado de Mágister en Derecho con Especialización en Ciencias Penales de la Universidad de Panamá (2000):
3, URL:
http://www.penjurpanama.com/v2/images/stories/Revistae/Doctrina%20en%20Derecho%20Penal/3-
%20Articulos%20de%20Revistas/Estudio%20dogmatico%20juridico%20sobre%20la%20pena%20de%20mue
rte.pdf

54
de la energía por todo su cuerpo, generando la muerte por la electrocución de órganos vitales,
pero además, por la gravedad de las quemaduras ocasionadas162.

La lapidación es considerada como uno de los métodos más dolorosos e inhumanos en que puede
ser aplicada la pena de muerte, se encuentra prevista en el derecho penal de Irán, Pakistán, Sudán
y Yemen, entre otros, especialmente para casos de adulterio, aunque su aplicación ha ido
quedando de lado163; consiste en lanzar piedras al condenado hasta que muera, situación que
choca con la capacidad del ser humano de aguantar fuertes golpes y, por ende, extiende el
sufrimiento.

Las piedras deben ser lanzadas por un grupo de personas (incluidos los testigos si los hubo) con
piedras de un tamaño que puedan ser abarcadas por la mano. La doctrina y legislación que
defiende este método aboga por no enterrar ni amarrar al condenado si es hombre (situación
contraria a la mujer, la cual puede ser enterrada), en caso de que sean ambos condenados, uno de
ellos tiene la facultad de reclinar el cuerpo sobre el otro para “protegerle de las piedras”. Los
lanzadores se ubican en fila para evitar golpearse entre sí y la muerte es generada por lesiones
cerebrales y asfixia, entre otros164.

La decapitación se hace por medio de espada y su principal utilización se da en Arabia Saudí,


donde los delitos que se castigan con esta pena son: asesinato, adulterio, traición, sexo entre
personas homosexuales, narcotráfico, hechicería y brujería, y apostasía165. Un gran problema que
genera este método es la falta de habilidad de los verdugos, quienes ante el fallo en el primer
intento lo siguen haciendo hasta generar la muerte del condenado, generando un dolor extremo
en sus últimos minutos de vida166.

El método de la cámara de gas como medio para ejecutar la pena de muerte tiene dos vías de
aplicación, la primera de ellas consiste en colocar un recipiente con ácido en la parte inferior de

162
Ponce Mendives, 24 y 25.
163
“Por qué la lapidación es la peor ejecución”, El País, accesado el 27 de marzo de 2017,
http://elpais.com/diario/2010/09/20/sociedad/1284933601_850215.html, párrafo 6.
164
Delfina Serrano Ruano, "La lapidación como castigo de las relaciones sexuales no legales (zinā) en el seno
de la escuela Mālikí: doctrina, práctica legal y actitudes individuales frente al delito (ss. XI y XII)." Al-Qanṭara
26, no. 2 (2005): 451-452.
165
“¿Por qué hay una ola de ejecuciones en Arabia Saudita?”, BBC, accesado el 27 de marzo de 2017,
http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/12/151206_cultura_arabia_saudita_aumenta_ejecuciones_egn
166
“Decapitación”, Amnistía Internacional, accesado el 27 de marzo de 2017,
http://www.amnistiacatalunya.org/edu/es/historia/pm-decapitacion.html, párrafo 1.

55
una silla donde se encuentra el condenado, a la cual se le agrega posteriormente una pastilla de
cianuro167, la segunda en introducir a un condenado a un cuarto que es cerrado herméticamente y
se activan en ese momento los procedimientos para que el gas sea liberado, sustancia que llevan
rápidamente a la inconciencia del condenado168.

Por último, la inyección letal es el método más utilizado en la actualidad, el condenado es


amarrado a una camilla y se introduce por vía intravenosa al condenado la dosis necesaria para
quitarle la vida de pentotal sódico o de cloruro de potasio, el primero es un relajante que paraliza
todas las funciones que son necesarias para mantener la vida (en especial la respiración)169 y el
segundo detiene el bombeo del corazón. Se ha utilizado en China, Estados Unidos, Filipinas,
Guatemala y Tailandia170.

Los expuestos anteriormente son los métodos que son aceptados en la legislación de diferentes
Estados como válidos para ejecutar a un condenado a la pena de muerte, sin embargo, hay
muchos otros que han sido i) dejados de usar o ii) utilizados al margen de la ley171.

Un ejemplo (de muchos) cabe mencionar el garrote vil (o únicamente garrote), tuvo sus inicios en
la España del siglo XVII. La estructura consistía en un poste de madera que se clavaba al suelo y a
través del cual era traspasada una cuerda que formaba un nudo corredizo (la cual fue
posteriormente sustituida por una argolla metálica), ambos eran accionados por un torniquete, el
cual generaba presión en el cuello de la persona condenada hasta que sus vértebras cervicales
eran quebradas172.

Algunos otros son muerte por hambre en jaulas colgadas (o las prisiones modernas diseñadas para
el exterminio de los reclusos), verbigracia la cárcel marroquí de Tazmamart, utilizada por última

167
Amnistía Internacional, “La Pena de Muerte, Inglaterra (1979): 9 citado en Kathia Ponce Mendives,
“Estudio Dogmático-Jurídico sobre la Pena de Muerte”, Tesis para optar por el grado de Mágister en
Derecho con Especialización en Ciencias Penales de la Universidad de Panamá (2000): 3, URL:
http://www.penjurpanama.com/v2/images/stories/Revistae/Doctrina%20en%20Derecho%20Penal/3-
%20Articulos%20de%20Revistas/Estudio%20dogmatico%20juridico%20sobre%20la%20pena%20de%20mue
rte.pdf
168
Ponce Mandives, 25.
169
Ponce Mendives, 26.
170
“Pena de Muerte: Los Métodos”, BBC, accesado el 21 de marzo de 2017,
http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_6037000/6037800.stm, párrafo 1.
171
“Un catálogo espeluznante de formas de ejecución” Amnistía Internacional, accesado el 27 de marzo de
2017, http://www.amnistiacatalunya.org/edu/es/historia/pm-catalogo.html
172
Ponce Mendives, 22.

56
vez en 1991, desmembramiento de partes del cuerpo mediante el potro, la rueda o la tracción a
cargo de animales, crucifixión, empalamiento, arrastrar al condenado hasta la muerte por su
propia erosión, mutilaciones, lanzamiento del condenado desde un precipicio o desde un avión
(durante la dictadura chilena de Augusto Pinochet)173.

C. Estadísticas a nivel mundial

Nada de lo anteriormente expuesto puede ser comprendido si se queda en la teoría, por lo que
resulta de gran importancia estudiar la tendencia mundial respecto de la aplicación de la pena de
muerte, que de manera adelantada se puede decir que ha sido un número alto el de las condenas
y ejecuciones recientes.

Algunos datos estadísticos de relevancia, según el reporte de la organización no gubernamental


(ONG) Amnistía Internacional para el 2016, publicado en abril de 2017, son:

 Se ejecutaron 1.032 personas, alrededor de 600 menos que el año anterior, pero con el
alarmante dato de que las llevadas a cabo por China no han sido contabilizadas, pues no se
dan a conocer las estadísticas; se estima que son miles de ejecutados anualmente por
dicho Estado asiático; los métodos utilizados fueron la decapitación, el fusilamiento, el
ahorcamiento y la inyección letal.
 Además de lo anterior, el 87% de las ejecuciones (sin contar a China) fueron llevadas a
cabo por Arabia Saudí, Irán, Irak y Pakistán. En 28 Estados se dieron indultos (perdones de
la pena otorgados por el principal representante del Poder Ejecutivo) o conmutaciones
(transformación de la pena en una menos rigurosa). El número de condenas en 2016 fue
de 3.117 divididas entre 55 Estados, lo anterior para alcanzar, a nivel mundial, el número
de 18.848.
 Destaca, además el caso de Vietnam, Estado donde entre el 6 de agosto de 2013 y 30 de
junio de 2016 se ejecutaron a 429 personas, superado únicamente por China e Irán.
 Con respecto de grupos vulnerables es menester señalar que Irán ejecutó a 2 personas
que cometieron el delito siendo menores de edad y a nivel mundial se encontraban 78 en
el corredor de la muerte.
 Asimismo, se tienen datos concretos de 20 mujeres víctimas directas de la aplicación de la
pena de muerte, pero hay que señalar el papel de las mujeres como víctimas indirectas,

173
Amnistía Internacional, “Un catálogo espeluznante de formas de ejecución”.

57
quienes quedan a cargo muchas veces de hogares donde antes contaban con 2 ingresos
económicos, lo cual dificulta de sobremanera su vida y la de aquellas personas que se
encuentran a su cargo.
 Por región es menester señalar que en el continente americano solo Estados Unidos
practicó ejecuciones y por primera vez desde 2006, no se ubicó en la lista de los 5 países
que más aplicó la pena de muerte (ejecutó a 20 personas), además Barbados, Guyana y
Trinidad & Tobago sentenciaron a ciudadanos a dicha pena en el 2016.
 En el continente europeo, Bielorrusia fue el único relacionado con esta figura, retomando
su aplicación luego de una suspensión de 17 meses.
 El estudio llevado a cabo por esta ONG separa al continente africano en África
Subsahariana y el norte de África (uniendo este último con Oriente Medio), donde destaca
Egipto en el sexto Estado con más ejecuciones a nivel mundial. Por su parte, en la región
subsahariana hubo 22 ejecuciones en 2016 y las condenas se elevaron 1086 (443 en
2015)174.

Sección II. La pena de muerte en la historia del derecho

La figura de la pena de muerte ha atravesado por un convulso recorrido desde sus primeras
apariciones en la historia hasta la actualidad y la lucha de sus defensores por mantenerla se ha
encontrado llena de obstáculos de distintas índoles (filosóficos, legales, sociológicos, entre otros),
lo que es claro es que es una figura de la que no es posible establecer una fecha a partir de la cual
fue iniciada su aplicación.

Es, por lo anterior, que en esta sección se hará un resumen de los datos de mayor relevancia con
respecto de su aplicación en diferentes etapas de la historia con el objetivo de obtener un
conocimiento más profundo del devenir de este instituto clásico del Derecho Penal y donde el
Derecho Internacional Público ha empezado a ser protagonista a partir de la creación de los
sistemas de protección de DDHH.

A. A nivel mundial

A manera de introducción, es menester señalar que en la presente sección se hará un estudio


correspondiente a distintas culturas jurídicas antiguas que han ejercido influencia en el estado
174
“Pena de muerte 2016: Datos y cifras”, Amnistía Internacional, accesado el 27 de abril de 2017,
https://www.amnesty.org/es/latest/news/2017/04/death-penalty-2016-facts-and-figures/

58
actual del derecho (en especial el occidental), a saber: la babilónica, la griega, la romana, la
germánica, del derecho canónico y la española.

 El Código de Hammurabi

Del Código de Hammurabi, una de las primeras codificaciones en la historia del Derecho
(establecido aproximadamente en el año 1760 a.C. y basado en la Ley del Talión), se derivó la
popularmente conocida frase “ojo por ojo, diente por diente”, la cual consiste en el pensamiento
de que la venganza ante un hecho que afecte a una persona debe ser equivalente al perjuicio
causado y que, en la actualidad, se utiliza como una manera de defender la aplicación de la pena
de muerte.

En la regla 196 del Código se estableció que “Si alguno le saca un ojo a un hombre libre, se le
sacará un ojo;” asimismo en la regla 197, se indicó que: “Si alguno le fractura un hueso a un
hombre libre, se le romperá un miembro”175.

Este primer código se talló en un bloque de diorita de 2 metros y 25 centímetros de alto y el


tallado superior representa la imagen del Rey Hammurabi recibiendo la ley de las manos de
Samas, la deidad de los oráculos176.

Con respecto del ámbito de las sanciones penales, es menester señalar que recaía en el Estado la
administración de la justicia, pero sin embargo, al ser una normativa basada en la ley del talión
permitía que las sanciones fueran agravadas o mitigadas, dentro de las primeras cabe considerar
la extensión de responsabilidad en personas ajenas a quien causa el daño (familiares) y las
segundas, con sanciones pecuniarias177.

Cabe resaltar que, además de la reciprocidad de las sanciones con respecto del daño (lo cual
podría ser interpretado extensivamente a la pena de muerte), este instituto fue claramente
establecido como sanción para determinados supuestos fácticos de la norma número 19, en la que

175
Gabriel Franco, “Las Leyes de Hammurabi”, Revista de Ciencias Sociales de la Universidad de Puerto Rico
3 (1962): 351, URL: http://rcsdigital.homestead.com/files/Vol_VI_Nm_3_1962/Franco.pdf
176
Franco, 331.
177
Franco, 332.

59
se precisaba que cuando una persona encontraba a un esclavo que había escapado de su dueño y
lo escondía en su casa, se hacía merecedor de la pena de muerte178.

Asimismo, se estableció que “Si un hombre le imputa a otro actos de brujería pero no puede
probarlo, el que ha sido acusado de magia tendrá que acudir al divino Río y echarse al divino Río y,
si el divino Río se lo lleva, al acusador le será lícito quedarse con su patrimonio. Pero si el divino Río
lo declara puro y sigue sano y salvo, quien lo acusó se magia será ejecutado…”179.

Como se puede concluir de lo anterior, la pena de muerte ha sido un instituto presente desde los
inicios de la codificación del derecho, en este caso en la antigua Babilonia, sin embargo, es posible
encontrar apariciones históricas desde muchos años atrás, lo cual demuestra de la trascendencia
histórica que ha tenido con el pasar de los años y lo mucho que se puede arraigar a la cultura
jurídica universal, generando, por ende, dificultad a la hora de instaurar legislaciones con carácter
abolicionista.

 Derecho en la Grecia antigua

El Derecho penal de Grecia antigua se basó esencialmente en el Código Draconiano, emitido por el
Rey Dracón, se caracterizó por dos cuestiones esenciales, en primer lugar por la cantidad de
delitos que eran sancionados por medio de la pena de muerte y en segundo lugar, derivado de lo
anterior, la rigurosidad con que ésta era aplicada180.

El mismo Dracón indicaba que la pena de muerte era un castigo adecuado para las faltas leves (se
eximía de esta sanción a quienes se consideraran responsables de lo que hoy se conoce como
homicidio culposo y de instigación al suicidio181) y que no había encontrado una más severa para
las graves182.

178
Franco, 348.
179
Jorge Sáenz Carbonell, Elementos de Historia del Derecho (San José: Editorial ISOLMA, 2009): 117.
180
Osvaldo Ossandón Sermeño, “La pena de muerte y su fundamentación filosófico-jurídica”, tesis para
optar por el grado de Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile (2001): 15, URL:
http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/107262/de-ossandon_o.pdf?sequence=3
181
José Luis Menéndez Varela, “La Figura de Dracón en el Debate sobre el Origen del Estado Ateniense”
Revista de Ideas y formas políticas de la Antigüedad Clásica 13 (2001), 18 URL:
https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=8&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwiJ
zp2Mmr7TAhWBOiYKHRhDDsgQFghMMAc&url=https%3A%2F%2Fdialnet.unirioja.es%2Fdescarga%2Farticul
o%2F287577.pdf&usg=AFQjCNHeNwOpjCkZLssd-jEr_-qxkfjZiQ&sig2=f91mNXEXroqZG-_sxVUVBA
182
Eduardo Soto Díaz, “La condena a muerte de Sócrates”, Memoria de Prueba Universidad de Chile (1981):
25; citado en Osvaldo Ossandón Sermeño, “La pena de muerte y su fundamentación filosófico-jurídica”,

60
Posteriormente, se presentó la legislatura de Solón, quien redujo la cantidad de supuestos en los
que se aplicaría la pena de muerte, se incluyeron en esta lista los delitos de irreligiosidad,
sacrilegio, traición a la patria, corrupción administrativa, homicidio e incendio183.

El caso de mayor relevancia histórica fue el de Sócrates, quien fue acusado de irreligiosidad por
“no creer en los dioses en que la ciudad cree y de introducir otras (sic) demoniacas nuevas…” y
corromper jóvenes; fue ejecutado por medio de la ingesta de Cicuta, la cual adormece el sistema
nervioso hasta la muerte184.

 Derecho romano

Este derecho se caracterizó por un componente altamente religioso, donde la sanción era vista
como una “consecratio”, concepto referido al sacrificio que se hacía a los dioses. El condenado
penalmente debía ser ejecutado (el método más utilizado era la horca), momento que era
considerado como una “expiación de la comunidad de una culpa que pesaba sobre ella”185.

Antes de iniciar el estudio de esta sociedad, es necesario indicar que, salvo contadas excepciones
de delitos, las penas eran aplicadas dependiendo de los grupos sociales a los que pertenecían los
condenados, es decir, no era la misma condena si el delito era cometido por una persona libre, no
libre, ciudadano, no ciudadano, hombre o mujer186.

Destacan como delitos que conllevaban a la pena de muerte el parricidium (parricidio) y el


perduellio (alta traición) y dentro del proceso destacan la condena emitida por un grupo de
Magistrados que debía ser posteriormente revisada por una suerte de jurado que le daba la
firmeza a la sentencia, sin embargo, no se trataba de una posible segunda instancia, sino que la
decisión de los Magistrados tenía carácter provisional187.

tesis para optar por el grado de Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile
(2001): 16, URL: http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/107262/de-
ossandon_o.pdf?sequence=3
183
Ossandón Sermeño, 16.
184
Ossandón Sermeño, 17.
185
Marino Barbero Santos, Pena de Muerte (El Ocaso de un Mito), Buenos Aires: Ediciones Depalma, 1985),
59.
186
Javier Garrido Moreno, “La pena de muerte en la Roma antigua”, Kalakorikos: Revista para el estudio,
defensa, protección y divulgación del patrimonio histórico, artístico y cultural de Calahorra y su entorno 5
(2000): 51, URL: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/192209.pdf
187
Barbero Santos, 60

61
Posteriormente, se instauraron las questionaes, que consistían en tribunales ad hoc nombrados
para los casos concretos (derivados de la Lex Capurnia del año 149 a.C), los cuales con el desarrollo
histórico se convirtieron en permanentes. Esta nueva época amplió el ámbito de aplicación de la
pena de muerte, incluyéndose los crímenes de maiestatis (contra el emperador, por ejemplo
resultar perdedor en una batalla o cometer adulterio con su hija), de sicaris et veneficis (sicariato),
peculado y sacrilegio188.

Con el pasar de los años se aumentó la lista de crímenes que podían ser “merecedores” de la pena
de muerte, siendo finalmente los emperadores quienes decidían sobre su aplicación, violando el
principio de “nulla poena sine lege” y actuando de manera ultra legem189.

Destaca el hecho de que en la antigua Roma las ejecuciones eran públicas, dicha participación del
pueblo inició en la Roma primitiva, donde los habitantes se unían al reo desde la prisión hasta la
roca Tarpeia (sitio donde era precipitado), en la época imperial se depositó en el emperador esa
expresión de venganza y por medio de su representante se hacía presente en las ejecuciones, por
lo que dicha exposición fue la tendencia que marcó las ejecuciones en Roma190.

Los métodos más utilizados, además del supra mencionado, fueron la decapitación con hacha,
donde la cabeza del condenado se colocaba en la plaza del mercado y la crucifixión, suspendida
por Constantino como una muestra de respeto al cristianismo191.

Otros métodos utilizados fueron la “poena culleum”, la vivicombustión y la “bestiis obiectio”. La


primera de ellas consistió en arrojar al condenado por parricidio en un contenedor de cuero a un
río o al mar, iba acompañado por una víbora, una mona, un gallo y un perro, además de lo
anterior, su cabeza iba cubierta por piel de lobo y se le ponían zapatos de madera para que no
tuviera posibilidad de defenderse192. La segunda consistió en quemar al condenado y el tercero en

188
Barbero Santos, 61
189
Barbero Santos, 62
190
Garrido Moreno, 54
191
Barbero Santos, 64.
192
César Cervera, “La «pena del saco», el bestial castigo para los parricidas en la Antigua Roma”, ABC, 1 de
marzo de 2016, http:// http://www.abc.es/historia/abci-pena-saco-bestial-castigo-para-parricidas-antigua-
roma-201603010229_noticia.html

62
enviar al condenado a funcionar como carnada para las bestias protagonistas de los combates
públicos193.

Conforme eran modificados los regímenes en los que vivía el imperio romano, así también,
cambiaban las ejecuciones, en la época republicana todas las penas impuestas a los hombres
implicaban flagelación previa y a las mujeres generalmente se les despojaba de su vida por
hambre o por estrangulamiento, mientras que en la época imperial las mujeres podían ser
condenadas a cualquier pena menos a la crucifixión194.

 Derecho Germánico

La primera caracterización de las normas desarrolladas por los pueblos germanos fue el contenido
privado, es decir, las afectaciones son vengadas por la familia de la víctima, quienes tenían el
derecho y el deber de hacerlo, dicho deber implica que al no ejercerlo se deshonraba a la familia y,
por ende, se perdía el honor; esta situación fue modificada y se instauró la concepción de i) el
contenido público de los delitos con relación directamente proporcional con el fortalecimiento del
poder del Estado y ii) la influencia de la Ley del Talión que limitó la venganza a una afectación
equivalente a la sufrida195.

Con respecto de la influencia de lo privado en las relaciones humanas, es de tomar en cuenta que,
derivado de la estratificación social, ley penal estaba destinada a los esclavos, mientras que los
hombres libres no solían ser sujetos de estas condenas, por lo que solían resolver sus conflictos
por la vía privada; ésta es otra de las razones que dan paso a la incorporación al ámbito público de
estas situaciones, pues se intentaba reducir los niveles de violencia que abundaban en las
sociedades196.

La característica principal de este derecho es, contraria al derecho romano, la especificación clara
de cuál modo de ejecución de la pena de muerte corresponde a cada delito, siendo el de la horca
el más deshonroso y, por ende, el que aplica a los delitos más reprochables. Otro ejemplo es el de

193
Barbero Santos, 65.
194
Babero Santos, 66.
195
Barbero Santos, 69.
196
Pieter Spierenburg. "The spectacle of suffering." Executions and the evolution of repression: from a
preindustrial metropolis to the European experience, Cambridge 201, no. 8 (1984).

63
Holanda, donde se colgaba al reo de los 2 pies hasta muriera y para aumentar la deshonra se
colgaba junto a él a un gato o perro197.

Aquellos delitos que inicialmente tenían como consecuencia la pena de muerte eran el homicidio,
el hurto y la violación (otro grupo de delitos conllevaban a penas las relacionadas con la “pérdida
de la paz”)198.

Por su parte, la menos deshonrosa de todas era la decapitación, por lo que se consideraba como
una aplicación cargada de gracia cuando la misma se dictaba para quienes cometían los delitos
más graves199.

Algunos otros métodos para aplicar la pena de muerte dentro de este sistema fue el
descuartizamiento mediante hacha, el enrodamiento, la romana poena culleum (con gatos
sustituyendo los monos), ahogamiento, enterrar vivo al condenado (en especial a mujeres o a
hombres condenados por delitos contra ellas) y la muerte por fuego200.

El método más característico del derecho germánico es el enrodamiento, el cual consistió en


quebrar el cuerpo del condenado, tanto sus miembros como la columna vertebral, por medio de
una rueda a la que se encontraba atado201.

 Derecho Canónico

Con la frase Ecclesia abhorret a sanguine (de latín “La iglesia aborrece la sangre”), los seguidores
del Cristianismo mantenían la inviolabilidad de la vida humana como su máxima, incluso se
indicaba a los creyentes que ejercer puestos militares o que implicaran condenar a la pena capital
era un hecho incompatible con su fe; incluso en el Concilio de Elvira se emitió la resolución 73
donde se establecía que si un cristiano denunciaba a otra persona, y el resultado del proceso
judicial era la pena de muerte, al primero no se le daría la comunión (uno de los rituales de mayor
importancia para la fe católica) ni en el momento de su muerte202.

197
Barbero Santos, 71.
198
Barbero Santos, 70.
199
Barbero Santos, 72.
200
Barbero Santos, 71-73
201
Barbero Santos, 72.
202
Barbero Santos, 79-80.

64
La posición fue cambiando poco a poco y ya para el siglo V d.C. eran numerosas las figuras
influyentes que legitimaban la aplicación de la pena de muerte, desde San Agustín, pasando por
Santo Tomás de Aquino hasta por los seguidores de la escolástica de este último como por
ejemplo Alfonso de Castro, además de otros como Martín Lutero, quienes utilizaron versículos
bíblicos para justificarla (versículos 1 y 4 del Título XIII de la Espístola de San Pablo a los Romanos y
los versículos 10 y 11 del título XIX del Evangelio de San Juan, todo lo anterior perteneciente a la
Biblia Católica)203.

A partir de lo anterior, se introdujo en el mundo cristiano la aceptación de la pena de muerte en


especial con el inicio de la Inquisición española, se condenaba a la pena de muerte a aquellos que
eran acusados de herejía y hechicería, por lo que se ha considerado que el papel de la Iglesia
Católica ha sido un personaje protagonista en la expansión de la pena de muerte204.

Dentro de los principales métodos utilizados por la Inquisición para ejecutar a los condenados se
encuentran el Tormento de Agua, el cual consistía “…en tumbar a la víctima sobre una mesa,
atarle las manos y los pies, taparle las fosas nasales (en la mayoría de los casos) y, finalmente,
introducirle una pieza de metal en la boca para evitar que la cerrase bruscamente. A continuación,
(…) se le metían «ocho cuartos de líquido» por el gaznate. La sensación de ahogamiento era
insoportable y, en muchas ocasiones, hacía que la víctima se quedase inconsciente. «La muerte
usualmente ocurría por distensión o ruptura del estómago»…”205.

Además de lo anterior, se utilizaron otros métodos como la pera (oral, vaginal o anal), la Doncella
de Hierro y la Cuna de Judas206.

En razón del pensamiento desarrollado por la Inquisición, se puede mencionar que en las ciudades
alemanas de Würzburg y Bamberg se ejecutaron más de 1.000 “brujas” entre 1628 y 1630207. Cabe
señalar, además a los Estados pontificios (regidos por autoridad papal hasta 1870), donde era
requisito que el jefe de Estado de El Vaticano diera su visto bueno para la aplicación de la pena de

203
Barbero Santos, 82.
204
Domenico Schiappoli, “Diritto Penale Canonico”, Enciclopedia de Pessina (1905): 826, citado en Marino
Barbero Santos, Pena de Muerte (El Ocaso de un Mito), Buenos Aires: Ediciones Depalma, 1985), 59.
205
Manuel Villatoro, “Las torturas más sanguinarias y crueles de la Santa Inquisición”, Diario ABC, 7 de
diciembre de 2015, http://www.abc.es/historia/abci-torturas-mas-sanguinarias-y-crueles-santa-inquisicion-
201512040253_noticia.html
206
Villatoro.
207
Barbero Santos, 86.

65
muerte, pero si no había pronunciamiento en un plazo determinado, era viable legalmente
proceder con la ejecución208, ajustándose al actual concepto de silencio positivo.

 Derecho histórico Español

Es necesario establecer dos periodos, los de la Alta (influencia del Derecho Germánico) y la Baja
(influencia del Derecho romano y canónico) Edad Media209.

En la primera etapa se encuentran textos como el Liber iudiciorum (en el cual la pena de muerte
se aplicaba de manera moderada) y algunos Fueros, como por ejemplo, los de Castilla, Cuenca,
Baeza, Canes y Brihuega, por medio de los cuales se aplicaba la pena de muerte para delitos
previamente determinados y la venganza privada solo era viable si una autoridad había declarado
esta posibilidad210.

La introducción del Derecho Romano se da por medio de las 7 Partidas de Alfonso X el Sabio,
donde, si bien, se mantuvieron preceptos germánicos de lado, la pena de muerte se mantuvo,
también antiguos medios para aplicarlas como el culleum, siguieron vigentes en la regulación
española e incluso se acepta La ley del Talión, verbigracia en la Partida VII, título XXV, ley 10.211

Posteriormente, leyes como el Ordenamiento de Alcalá, el de Montalvo, las Leyes de Toro y de


Hermandad, así como la Inquisición, convivieron con las 7 Partidas, siendo este último cuerpo
normativo el preferido por los jueces212 (de gran influencia en la Costa Rica post-independencia).

B. El caso de Costa Rica

Son únicamente 3 las Constituciones Políticas de Costa Rica que no han contemplado la pena de
muerte dentro de su articulado, la Ley Fundamental del Estado Libre de Costa Rica de 1825 y las
de 1917213 y 1949, la cual rige en la actualidad.

208
Barbero Santos, 86.
209
Barbero Santos, 89.
210
Barbero Santos, 93.
211
Barbero Santos, 95.
212
“Las siete partidas del Rey Don Alfonso el Sabio: cotejadas con varios códices antiguos por la Real
Academia de la Historia”. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, accesado el 24 de abril de 2017,
http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/las-siete-partidas-del-rey-don-alfonso-el-sabio-cotejadas-con-
varios-codices-antiguos-por-la-real-academia-de-la-historia-tomo-3-partida-quarta-quinta-sexta-y-septima--
0/html/01fb8a30-82b2-11df-acc7-002185ce6064_692.htm .

66
Como referencia, es posible mencionar el artículo 29 de la Constitución Política de 1844 que
estableció: “No se impondrá pena de muerte sino en los casos que los que la ley establezca, y no
podrá establecerse sino para el asesinato u homicidio premeditado o seguro, y por delitos que
atenten directamente contra el orden público del Estado”.

Por otro lado, el artículo 45 de la Carta Magna de 1871 indicó que “La Pena de Muerte se
impondrá en la República en los casos siguientes: 1. En el delito de homicidio premeditado y
seguro, o premeditado y alevoso. 2. En el delito de alta traición; y 3. En las de piratería.”

El primer momento cuando se dio la abolición de la pena de muerte en Costa Rica fue por medio
del artículo 1° de la Ley de Garantías de 1877 (Decreto XLII del 17 de octubre de 1877), el cual
establecía que “La vida de los habitantes de Costa Rica es inviolable”, por medio de este acto,
Costa Rica se convirtió en ese momento, en el cuarto Estado a nivel mundial en abolir la pena de
muerte, precedido únicamente por Venezuela (1863), Colombia (1863)214 y San Marino (1865)215.
Sin embargo, Colombia la reinstauró posteriormente y la abolió de nuevo en 1910216, por lo que se
considera que Costa Rica fue el tercer Estado en abolirla completamente en la historia.

A pesar de lo anterior, no fue sino hasta el 26 de abril de 1882, por medio del Decreto Ejecutivo
número VII del señor Tomás Guardia, que se modificó el artículo 45 y se eliminó el 46 de la
Constitución de 1871 (antes de ponerla de nuevo en vigencia) y se abolió por completo la
aplicación de dicha sanción, momento cuando se empezó a considerar al señor Tomás Guardia
como el protagonista del abolicionismo costarricense217.

Con las 2 anteriores modificaciones, es necesario tener en cuenta que la abolición de 1877 se trata
de una abolición a nivel normativo (a nivel codificado), mas la realizada por el señor Tomás

213
Felipe Fernández, La pena de muerte en Costa Rica. Dos intentos por elevarla a precepto constitucional
1895-1917. Tomo N°1. (San José: Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica, 1984): 15
214
Mónica Carrillo Flórez, “Pena de Muerte en Colombia Visión Formal y Visión Real. Estudio de Caso: La
Masacre De El Salado”, Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario (2013), 13, URL:
http://repository.urosario.edu.co/bitstream/handle/10336/4725/1032421204-2013.pdf?sequence=1
215
“Pena de Muerte. Cronología” Amnistía Internacional Catalunya, accesado el 15 de abril de 2017,
http://www.amnistiacatalunya.org/edu/es/historia/pm-cronologia.html, párrafo 36
216
Política, El Espectador, “Hoy hace 100 años se abolió la pena de muerte en Colombia”, Diario El
Espectador, 12 de noviembre de 2010, http://www.elespectador.com/noticias/politica/articulo-234532-hoy-
hace-100-anos-se-abolio-pena-de-muerte-colombia
217
Clotilde María Obregón. El proceso electoral y el Poder Ejecutivo en Costa Rica: 1808-1998 (Editorial
Universidad de Costa Rica, 2000): 187

67
Guardia es la que eleva la inviolabilidad a la vida como precepto constitucional, tomando un
carácter general218.

Papel fundamental fue el que jugó la Primera Dama de la República, la señora Emilia Solórzano
Alfaro, quien recibió como regalo de aniversario de bodas por parte del presidente Guardia el
decreto mencionado. Como antecedente se debe señalar que el padre y tío de la señora Solórzano
fueron condenados al destierro y al fusilamiento respectivamente por intentar derrocar al
presidente Castro Madriz, hechos que la marcaron desde corta edad y que generaron que se
involucrara de gran manera en el tema, llegando a movilizar a grupos de mujeres con el objetivo
de protestar en pro de la defensa de la vida de presos con carácter militar. Por estas razones se
considera a la señora Solórzano la autora intelectual de la abolición de la pena de muerte en Costa
Rica y al señor Guardia como el autor material219.

En dicho documento se estableció la inviolabilidad de la vida humana como eje central de las
relaciones sociales a partir de ese momento (actualmente establecido en el artículo 21 de la
Constitución Política de 1949).

No puede dejarse de señalar que, si bien, el señor Guardia llegó a su segundo mandato por medios
ilegítimos, los avances que se lograron en el ámbito de los Derechos Humanos con respecto del
derecho a la vida son poco usuales para un “dictador”, distando mucho de los apelativos que se le
han asignado a lo largo de la historia220.

Sin embargo, como era de esperarse, el tema no quedaría ahí, sino que, a pesar de haberse
abolido, se hicieron varios intentos para que la figura de la pena de muerte volviera a estar
presente en el texto constitucional costarricense.

En 1895, se abre de nuevo el debate dentro del Poder Legislativo sobre si debía o no estar
presente la pena de muerte como precepto constitucional. Son dos las causas que dan paso a la
discusión, la primera de ellas: el homicidio del señor León Tessier, un reconocido ciudadano

218
Arias Castro, Tomás Federico. Entrevista realizada por el autor. Entrevista personal. San José, Costa Rica,
21 de abril de 2017.
219
“María Emilia Solórzano Alfaro: Autora Intelectual de la abolición de la pena de muerte en Costa Rica”,
Universidad para la Paz, accesado el 15 de abril de 2017,
http://www.monitor.upeace.org/archive.cfm?id_article=633, párrafos 2 y 5.
220
Arias Castro.

68
francés residente en territorio costarricense, lo cual se convirtió en elemento de agitación
social221.

La segunda de ellas, y la que el devenir histórico ha señalado como la real, fue que el presidente
de ese entonces, el señor Rafael Yglesias Castro, sufrió un atentado contra su vida el 15 de
setiembre de 1894 mientras cabalgaba por lo que, en la actualidad, se conoce como Paseo Colón;
el individuo que lo atacó, quien fue posteriormente identificado como Nicanor Araya Corrales, no
lo pudo impactar, pero en la investigación se demostró que se trataba de un miembro de un grupo
que intentaba derrocar al presidente Yglesias222.

Por lo supra expuesto, se considera que la muerte del señor Tessier fue una excusa para la
apertura del debate, mientras que la razón de fondo consistió en una manera del Gobierno de
buscar la forma de hacer pagar con la vida a quienes atentaran contra la vida del presidente223.

Desde el inicio de las discusiones había posiciones claramente marcadas, el diputado Loría afirmó
que más allá de las estadísticas que se presentaran, su posición iba acorde con la inviolabilidad de
la vida humana, razón por la cual no votaría a favor de la reforma224; en contraposición, el
diputado Orozco afirmaba que su experiencia en el estudio de muchos crímenes le daba sustento
a la teoría de que la instauración de la pena de muerte era necesaria para mantener el orden
social225, esbozándose de manera clara las tendencias abolicionistas y retencionistas dentro del
Poder Legislativo costarricense de dicha época.

En la sesión 35 de dicha Asamblea, se acordó, en el punto número 18 admitir el posible cambio al


artículo 45 de la Constitución Política de 1871 y en su artículo 20 se nombró a la Comisión que
dictaminaría sobre la nueva redacción del artículo referente a la protección al derecho humano a
la vida y la pena de muerte. Los diputados Andrés Sáenz, Leonidas Pacheco, Aguilar, Tinoco y Félix
Pacheco fueron los nombrados en dicho órgano226.

La Comisión creada dictaminó la necesidad de reinstaurar la pena de muerte en el ordenamiento


costarricense, se basó en criterios de defensa social y la ineficiencia del derecho penal de

221
Hernández, Tomo N° 1, 29
222
Rafael Obregón Loría, Conflictos Militares y Políticos de Costa Rica (San José, Imprenta La Nación, 1951),
82
223
Arias Castro.
224
Hernández, Tomo N° 1, 29
225
Hernández, Tomo N° 1, 33
226
Hernández, Tomo N° 1, 82

69
entonces, del cual se decía que, una vez solucionados sus defectos, podría dar paso al
restablecimiento de la inviolabilidad del derecho humano a la vida, por último, se estableció como
requisito sine qua non para la imposición de dicha sanción, que el condenado hubiera pasado por
un debido proceso227.

Finalmente, la Comisión propuso establecer la pena de muerte por el delito “premeditado y seguro
o premeditado y alevoso” y además, se propuso limitar la capacidad del Poder Ejecutivo de
conmutar la pena si el reo era menor de 21 o mayor de 70 años, si prestó o era hijo de una
persona que hubiera prestado servicios al país, si el condenado era de extrema ignorancia y
menguada inteligencia, si empezó a ejecutarse la pena y se interrumpió por motivos que no
tuviera responsabilidad el reo y si, cuando la pena debe ser ejecutada, existía en el país causa de
general regocijo228.

A pesar de lo anterior, el proyecto no pasó de ser más que una simple propuesta dentro del Poder
Legislativo tal y como consta en la Colección de Leyes y Decretos de 1895229, específicamente en la
sección del segundo semestre, donde no se encuentra en ninguna de sus páginas, el proyecto
mencionado, lo cual es muestra de que el proyecto fue archivado y, por ende, la intención de
reinstaurar la pena de muerte quedó suspendida230.

Otra prueba de lo anterior es que a la hora de analizar la Constitución Política de 1871 y sus
reformas, se puede ver claramente que la última reforma hecha al artículo 45 fue la del Decreto
VII de Tomás Guardia, determinando como precepto constitucional la inviolabilidad de la vida
humana, por lo que no se puede considerar el intento de 1895 por establecer la pena de muerte
en la Constitución Política como un proyecto fructífero231.

Años después, en la Asamblea Constituyente de 1917, después del golpe de Estado al señor
Alfredo González Flores, una Comisión de 5 expresidentes de la República redactó un proyecto de
Constitución Política, el cual incluyó un artículo habilitante de la aplicación de la pena de muerte.

227
Hernández, Tomo N° 1, 94-102
228
Hernández, Tomo N° 1, 102-105
229
Colección de Leyes y Decretos de 1895 de la República de Costa Rica.
230
Arias Castro.
231
Clotilde Obregón Quesada, Las Constituciones de Costa Rica Volumen IV (San José, Editorial UCR, 2007):
28

70
Estos hechos generaron gran discordia dentro de la población y en los diputados
Constituyentes232.

Por lo convulso del momento, la posición oficial del Gobierno fue dar a entender que muchas de
las intenciones de los grupos opositores a Tinoco (quien perpetró el golpe de Estado) podrían
terminar en muerte, por lo que se convirtió en una manera de decir que cualquiera que planeara
un ataque en su contra debía tener cuidado, pues esta pena sería aprobada233.

El protagonismo de la discusión legislativa se lo llevaron los señores Rogelio Fernández Güell,


periodista, filósofo, escritor y perteneciente al movimiento masón en Costa Rica y el abogado
penalista José Astúa Aguilar, quienes se encargaron de atacar la figura de la pena de muerte y
lograron que el Congreso no la estableciera dentro de la Carta Magna de 1917234.

Cabe destacar que ya la posición del señor Fernández Güell era conocida ya que, previamente, en
su obra, “Psiquis sin Velo”, escribió sobre la inviolabilidad de la vida humana y, posterior a sus
intervenciones dentro de la Asamblea Constituyente, incluso se hizo una marcha de obreros en su
honor235.

Finalmente, tras meses de discusión, por 34 votos en contra de la pena de muerte y 7 votos a
favor, se acordó respetar la inviolabilidad de la vida humana236. En este caso sin una Comisión
especial para estudiar el caso, pues la tarea de la Asamblea era propiamente la creación de una
nueva Constitución, no una reforma a la ya existente.

En la Asamblea Constituyente de la Constitución Política de 1949, el tema pareció estar bastante


claro, se defendió en ese entonces la inviolabilidad a la vida humana, cerrándose cualquier portillo
por establecer la pena de muerte como un precepto constitucional.

El Constituyente González Herrán, se manifestó en contra de utilizar el texto original de la


Constitución de 1871 para basar la nueva Carta Magna, manifestó que en la misma Constituyente
de 1917 se habían hecho modificaciones a la misma y en lo que interesa manifestó que “…se

232
Felipe Fernández, La pena de muerte en Costa Rica. Dos intentos por elevarla a precepto constitucional
1895-1917. Tomo N°2. (San José: Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica, 1984): 7
233
Arias Castro.
234
Eduardo Oconitrillo García, Rogelio Fernández Güell: Escritor, Poeta y Caballero Andante (San José:
Editorial Costa Rica, 1980): 95
235
Arias Castro. En ese sentido ver también Eduardo Oconitrillo García, 95-96.
236
Hernández, Tomo N°2, 70

71
establecía la pena de muerte para los delitos de homicidio bien calificado, tesis que no mereció la
aprobación de la Asamblea, combatida por hombres de la talla del gran penalista don José Astúa
Aguilar.…”237.

En el acta número 44 de esta Asamblea, el Constituyente Luis Felipe González Flores manifestó
que “Muchos han sido los progresos de nuestro Derecho Patrio adquirido gracias a las enmiendas
que se le han hecho a la Constitución y que la alejan del primitivo texto de 1871. Se reformó el
capítulo que mantenía la pena de muerte, estableciendo la inviolabilidad de la vida…”238
(SUBRAYADO NO ES DEL ORIGINAL)

Con la abolición del ejército en 1948, el paradigma social había llegado a un alto nivel de madurez
democrática, donde el cierre de la institución que hubiera tenido las facultades para aplicar la
pena de muerte fue un elemento más para que ésta no fuera tomada en cuenta en la Carta Magna
que nos rige en la actualidad (2017), donde además, de lo desagradable que podría llegar a ser un
fusilamiento, se prefirió un sistema carcelario eficiente que introdujera a los condenados a un
proceso de resocialización239.

Como se puede desprender, la cultura jurídica costarricense dejó de lado la posibilidad de


incorporar la pena de muerte dentro de su ordenamiento, alcanzando al 2017, 140 años desde la
abolición de dicha figura, por lo que pareciera que podría hablarse que se está ante un tema que
ha sido completamente superado en las discusiones actuales.

A pesar de lo anterior, el populismo punitivo que caracteriza las campañas políticas cada 4 años
bajo los discursos de “mano dura” contra la delincuencia busca mantenerla a flote y ha dado paso
a la creación de movimientos que abogan por la defensa de la reinstauración de la figura dentro
del ordenamiento240, promoviendo, por ende, en la población un sentimiento de abolición a la
inviolabilidad del derecho humano a la vida y de la reinserción social como fin del sistema penal.

237
“Actas de la Asamblea Nacional Constituyente de 1949 - Costa Rica Versión Digital Revisada por el Dr.
Rodolfo Saborío Valverde”, Centro de Estudios Superiores de Derecho Público-Costa Rica, accesado el 17 de
abril de 2017, http://www.cesdepu.com/actas.htm, acta número 52.
238
“Actas de la Asamblea Nacional Constituyente de 1949, acta número 44.
239
Arias Castro.
240
Bryan Castillo, “En Facebook: piden que haya pena de muerte en Costa Rica”, La Prensa Libre, 28 de junio
de 2016, https://www.laprensalibre.cr/Noticias/detalle/75099/en-facebook:-piden-que-haya-pena-de-
muerte-en-costa-rica

72
Si bien en Costa Rica, no se ha llegado a proponer formalmente una reinstauración de la figura, es
creciente el apoyo241, el cual se ha visto fortalecido no solo por los discursos políticos que
tácitamente podrían demostrar su apoyo, sino por discursos de políticos latinoamericanos que la
promueven expresamente.

El excandidato a la presidencia de Ecuador, Iván Espinel, abrió la posibilidad de dejar en manos del
pueblo la decisión de reformar o no el artículo 66 de su Constitución Política, el cual prohíbe la
aplicación de la pena de muerte, aceptando como consecuencia inmediata la denuncia al Pacto de
San José242, asimismo, la excandidata presidencial de Perú, Keiko Fujimori, defendía la aplicación
de la pena de muerte para determinados casos243; situaciones que permean la mentalidad de
quienes, influenciados por oleadas de crímenes, defienden la aplicación de institutos que han sido
dejados de lado desde hace muchos años.

Es posible concluir en la presente sección que el estado global actual de la pena de muerte en la
cultura jurídica costarricense se puede denominar como translúcido, es decir, ésta se encuentra
100% abolida por la legislación y, por ende, no hay forma de ver un lado más allá de la no
aplicación, pero latente dentro del pensamiento de una gran cantidad de la población, la cual la ve
como una posible y eficiente solución al problema de la inseguridad ciudadana que afecta al país.

Sección III. Argumentos sobre la aplicación de la pena de muerte

La clásica discusión sobre la pena de muerte ha generado dos grandes grupos, por un lado, los
abolicionistas, quienes abogan por la supresión total de la pena de muerte, es decir, que ni
siquiera debe ser aplicada en casos donde se cometan los delitos considerados como los más
reprochables por la sociedad.

Por otro lado, los no abolicionistas o retencionistas defienden la aplicación de este instituto como
medio para mantener el orden social, por último aparece, un tercer grupo considerado como

241
Álvaro Murillo, “Costa Rica empieza a creer en la violencia”, Diario El País, 16 de abril de 2008,
http://internacional.elpais.com/internacional/2008/04/16/actualidad/1208296801_850215.html
242
Redacción Política “Los abismos entre candidatos: Penas duras, armas, Defensa sin mujeres,
despenalización del aborto por violación”, Diario El Comercio, 29 de noviembre de 2016,
http://www.elcomercio.com/actualidad/especialistas-viabilidad-propuestas-polemicas-presidenciables.html
243
El Comercio Política “Keiko Fujimori a favor de pena de muerte a violadores de niños”, Diario El Comercio,
10 de febrero de 2016, http://elcomercio.pe/politica/elecciones/keiko-fujimori-favor-pena-muerte-
violadores-ninos-noticia-1877730

73
mixto, el cual busca utilizar la pena de muerte únicamente para delitos de suma gravedad, pero
como una excepción, no como la regla por seguir.

En la presente sección, se estudiarán los argumentos de cada una de estas teorías con el objetivo
de crear un enlace hacia al siguiente capítulo que permita entender cómo encaja cada una de
estas teorías dentro de las posiciones de cada uno de los sistemas de protección de DDHH a partir
de las resoluciones que dentro de los mismos son emitidas.

A. Argumentos abolicionistas

La posición abolicionista de la pena de muerte se basa en la inviolabilidad del derecho humano a la


vida (tema que fue desarrollado en el capítulo anterior), la imposibilidad de reparar los efectos de
la sanción en casos donde se da una condena errónea, la rigidez de la pena244 y la poca eficiencia
en la reducción de la criminalidad.

Esta línea argumentativa fue inicialmente promovida por el pensamiento de Cesare Beccaria,
quien, por medio de su obra “De los delitos y las penas”, se convirtió en el primer doctrinario en
generar un verdadero efecto sobre el colectivo en pro de la erradicación de la pena de muerte.

En la actualidad, el abolicionismo es una tendencia con una gran cantidad de seguidores, La


doctrina actual francesa ha sido congruente con las razones que justifican su desaparición, en
especial porque es acorde con normas constitucionales que buscan cómo asegurar los derechos
fundamentales a la vida y a la dignidad humana, de igual manera se asocian a criterios filosóficos,
sociológicos y criminológicos, así puede evitarse que se cometan errores judiciales y, por ende, la
posibilidad de rectificar errores judiciales en casos de condenas injustas245.

Beccaria atacó este instituto alegando que lo verdaderamente importante a la hora de establecer
una pena no es la intensidad, sino la extensión246, por eso defendía la cadena perpetua en
sustitución de la pena que en esta investigación se ocupa.

“…no hay nadie que, si reflexiona, pueda elegir la total y perpetua pérdida de la propia libertad,
por más ventajoso que pueda ser un delito. Por consiguiente, la intensidad de la pena de esclavitud

244
Contreras Nieto, 133.
245
Paolo Passaglia, L’abolition de la peine de mort. Une étude comparée (Pisa: Edizioni Mnemosyne, 2012)
p. 129.
246
Cesare Beccaria, De los delitos y las penas Edición 250 años Estudio preliminar y notas, 4ta ed. (Medellín:
Ediciones Nuevo Foro, 2015), 157.

74
perpetua, en sustitución de la pena de muerte, tiene lo que basta para remover cualquier ánimo
determinado.247” Con estas palabras defendía Beccaria su posición, la cual, además de velar por un
contenido de utilidad dentro de la pena, también demostró, a pesar de no ser su eje central
argumentativo, pinceladas de respeto por los DDHH.

Caracterizaba este autor a la pena de muerte como una “inútil prodigalidad de suplicios”, no la
consideraba un derecho del Estado, pues su objetivo final es destruir a un ser humano, argumento
que finalizó con las siguientes palabras: “¿Qué tienen que pensar los hombres al ver a los sabios
magistrados y a los graves sacerdotes de la justicia, que con indiferente tranquilidad hacen
arrastrar con lento aparato a un reo hacia la muerte; y que, mientras un desdichado se debate en
las últimas angustias, esperando el golpe fatal, pasa el juez, con insensible frialdad, y aun acaso
con secreta complacencia de la propia autoridad, a gustar de las comodidades y los placeres de la
vida?”248

Otro de los pensamientos que ha influido directamente en el desarrollo de la tendencia


abolicionista es el de José Martí, filósofo y político cubano, quien basó su argumentación en la
ineficacia de esta figura dentro de un ordenamiento jurídico que se considere justo. Dentro de la
recopilación de apuntes que se realizó después de su muerte destaca una crítica al pensamiento
de Alphonse Karr, defensor de la pena de muerte249.

Los principales postulados martianos con respecto de la pena de muerte se basan en la ineficacia
de la existencia de una figura tan controversial dentro de cualquier ordenamiento jurídico, lo
anterior, al indicar que “Le temen después de cometer el crimen –y ¿de qué sirve entonces el
temor?- pero sólo piensan en ella antes de cometerlo. Piensan en ella, piensan con terror en ella, -
pero la razón más vulgar dice que en el que es capaz de decidirse a matar, -subyuga, apaga la
probabilidad de una muerte que se concibe; pero a la que siempre cree escapar, -la satisfacción de
una ambición o una venganza bastante poderosa para llevarlo a aquella acción. Además, el que
mata, mata deliberadamente, - y entonces es criminal, -o mata en momentos de exaltación- y

247
Beccaria, 161.
248
Beccaria, 149, 151, 169.
249
Dialéctica que sería aprovechada para la redacción de Reinaldo Suárez Suárez, José Martí contra Alphonse
Karr: ¿De qué sirven vuestras leyes? (Santiago de Cuba: Editorial Oriente, 2009). URL:
https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=2&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwj
Wweukx-
zWAhWFZiYKHRMKAloQFggoMAE&url=https%3A%2F%2Farchivos.juridicas.unam.mx%2Fwww%2Fbjv%2Flib
ros%2F5%2F2272%2F6.pdf&usg=AOvVaw0tRh4_SodxbJAHuz4hNuUl

75
entonces es un desventurado. Si delibera antes de matar, y, sin embargo, mata, -prueba esto la
ineficacia de la pena. Y si mata en momentos de exaltación -y se le aplica la ley,-prueba esto su
bárbara crueldad. Y si sólo de estos dos modos se puede matar,-y para castigar el uno es ineficaz,-y
castigando el otro es injusta,- ¿por qué mata la ley?”250.

En el mismo sentido, señala José Martí que la pena ideal para sancionar al delincuente es la
reclusión ya que es a través de ésta que se es consecuente con un orden lógico basado en el hecho
de que la sociedad no es la que crea los cuerpos ni les otorga su sangre por lo que tampoco tiene
derecho para proceder a sus respectivas destrucciones, lo anterior, no implica que la cárcel per se
sea eficiente, ya que señala que, si bien, finalmente el presidio no cumple con su finalidad de
corregir, esto no es motivo suficiente para convertir a la pena de muerte en necesaria ni eficaz251.

Debe señalarse que Martí era creyente de la separación entre cuerpo y espíritu, defensor de la
perfección del alma a través de las distintas reencarnaciones, razón por la cual su rechazo a la
pena de muerte está estrechamente relacionado e influenciado con la convicción de un ser
superior al cual el ser humano anhela llegar252. Es, por lo anterior, que señala que el espíritu es
quien anima al cuerpo por actuar, por lo que castigar al cuerpo por un impulso del primero no es
una manera correcta de castigar a la parte del ser humano que decidió cometer el delito, sino que
el espíritu en esta encarnación es el que debe ser castigado253.

No es justicia, sino venganza lo que se plantea a través de la pena de muerte, la idea que priva
detrás de dicha sanción se basa en que se extrae al condenado de todo lo que ama y si esta
privación no sucede, se teme porque quien cometió el delito se beneficie de dichos goces, lo
anterior, se torna en una situación “inmoral, ineficaz, injusta, vengativa” a partir del tema de una
supuesta conveniencia social254.

Estos postulados de José Martí son de gran importancia a la hora de la formulación de la política
criminal de cualquier Estado ya que plasma en supuestos fácticos la existencia de la pena de
muerte, generando, por ende, las posibles consecuencias derivadas de un hipotético cuadro

250
José Martí, “Obras Completas”, Editorial de Ciencias Sociales de La Habana (1992): 22, URL:
http://biblioteca.clacso.edu.ar/ar/libros/marti/Vol21.pdf
251
Martí, 23 y 25.
252
Suárez, 84.
253
Martí, 23.
254
Martí, 24.

76
empírico y demostrando que su aparición dentro de un sistema jurídico no va a solucionar los
problemas de criminalidad de un país, tal y como es defendido por los retencionistas, tema que
será analizado en la siguiente sección.

Como se puede desprender de los posicionamientos anteriores, la condena capital es una pena
ineficaz e ineficiente, pero, además, debe señalarse que afecta directamente la psiquis del
condenado, obligándolo a atravesar un tormento psicológico en sus últimas horas.

Defienden los abolicionistas que la pena de muerte se trata del castigo más cruel, inhumano y
degradante, el cual se traduce en estados de angustia profunda generado por violencia física y
mental durante todo el proceso, en especial después de la condena. La violencia física se ve
demostrada, por ejemplo, en los casos practicados por medio de electrocución, se ha tenido que
dar más de un choque porque el condenado no muere en el primero255.

Además de lo anterior, estas “últimas horas” se pueden convertir, en semanas, meses o años, en
lo que se conoce el “Pabellón (o corredor) de la muerte”, figura que se refiere a la situación de un
condenado previa a su ejecución, donde pasa el tiempo esperando a que llegue la hora de su
muerte.

Este es otro argumento utilizado por los abolicionistas, el hecho de condenar a una persona a
muerte, sin saber el método que le será aplicado aunado a la incertidumbre de la espera se
convierte en un trato inhumano, cruel y degradante, situación prohibida por varios instrumentos
internacionales, incluso existe un tratado relativo a esta prohibición256, cuyo contenido podría
llegar a considerase como parte del ius cogens.

Es de destacar el caso de William Lee Thompson, quien fue condenado a pena de muerte en 1976
y, en la actualidad, sigue dentro del pabellón de la muerte, es decir, más de 40 años han pasado

255
Amnistía Internacional, La Pena de Muerte. Informe de Amnistía Internacional, (Barcelona: Producciones
Editoriales,1979), 3-8
256
Declaración sobre la Protección de Todas las Personas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles,
Inhumanos o Degradantes.

77
desde su condena inicial257, siendo el señor Lee uno de tantas personas que pasan una gran
cantidad de años de su vida únicamente esperando a que el Estado acabe con sus vidas.

Por otro lado, el argumento relacionado a las condenas erróneas se relaciona directamente con la
inviolabilidad del derecho a la vida, pues en el momento cuando se ejecuta una condena de
muerte no hay forma de retrotraer sus efectos, destruyendo cualquier posibilidad de revisión del
caso ante la aparición de pruebas nuevas, lo cual no sucedería si se diera la aplicación de cualquier
otra pena.

Es menester señalar que aproximadamente el 30% de las condenas a muerte llevadas a cabo en
Estados Unidos entre 1973 y 2000 fueron revocadas y 130 personas condenadas a muerte fueron
liberadas después de comprobarse su inocencia258, son muchos los casos que han llevado a los
abolicionistas por fomentar el debate sobre la utilidad de la pena de muerte, lo cual atañe
directamente, tanto a Estados sometidos a jurisdicciones supranacionales como a aquellos que
decidieron no formar parte de este conjunto.

Por último, los argumentos abolicionistas de la pena de muerte alegan que es una ficción creer
que al existir la pena de muerte dentro de la ley penal se genere como consecuencia lógica una
reducción en la tasa de criminalidad dentro de un Estado.

Esta teoría se desploma al comparar a Canadá (como Estado abolicionista) y a Estados Unidos de
América (como Estado retencionista). Al analizar las tasas de homicidios dolosos por cada 100.000
habitantes basados en el informe de la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito,
demuestra claramente que la tasa es mucho más alta en el país del sur, situación que sostiene el
punto expuesto por la teoría abolicionista, pues no es una consecuencia lógica de partir de la
premisa de que la relación entre la rigurosidad de las penas y el descenso en las tasas de
criminalidad es directamente proporcional259.

257
David Ovalle, “Miami’s condemned hope for new sentences as Florida Supreme Court weights death
penalty”, Miami Herald, 4 de junio de 2016, http://
http://www.miamiherald.com/news/local/community/miami-dade/article81787047.html
258
“32 años en el Pabellón de la Muerte” Observatorio de Derechos Humanos, accesado el 30 de marzo de
2017, http:// https://www.hrw.org/es/news/2009/03/17/32-anos-en-el-pabellon-de-la-muerte, párrafo 10.
259
Alejandro Guevara Arroyo, “¿Puede la pena de muerte disminuir la delincuencia violenta?”, Semanario
Universidad, 9 de abril de 2014, http://semanariouniversidad.ucr.cr/opinion/puede-la-pena-de-muerte-
disminuir-la-delincuencia-violenta/ .

78
Algunos ejemplos de Estados donde la presencia de la pena de muerte dentro de su política
criminal no ha reducido la tasa de homicidios son Bahamas, Guatemala y Jamaica260.

En general, la tendencia abolicionista prefiere otras penas sobre la ejecución de los condenados,
intenta enfocarse en las causas de la delincuencia como un medio para disminuir las tasas de
criminalidad en cada Estado y ciertos sectores también creen en la resocialización del condenado
(posición contraria a la de Beccaria que consideraba la cadena perpetua como el medio ideal para
castigar a quien comete el delito)261.

Así fue explicado por el Tribunal Constitucional de Sudáfrica cuando en 1995262, una vez finalizado
el Apartheid263, abolió la pena de muerte al indicar: “Nos engañaríamos a nosotros mismos si
creyésemos que la ejecución de (...) un número relativamente pequeño de personas cada año (…)
solucionaría un índice de delincuencia de proporciones inadmisibles. (…) Lo que más disuade de
cometer delitos es la posibilidad de que el infractor sea detenido, condenado y castigado. Es eso lo
que falta actualmente en nuestro sistema de justicia penal; el Estado debe intentar combatir la
ilegalidad actuando en ese ámbito y abordando las causas de la delincuencia.”264” (SUBRAYADO
NO ES DEL ORIGINAL)

Por último, si bien no es una idea generalizada, los abolicionistas también se oponen a la pena de
muerte argumentando que es más probable que esta figura sea aplicada a seres humanos
provenientes de las clases sociales más bajas o con determinados perfiles raciales, la primera de
éstas sustentada en la poca capacidad económica para pagar un abogado que interponga los
recursos necesarios para salvar la vida, y el segundo de estos argumentos basado en estadísticas
que demuestran que la mayor parte de los ejecutados en Estados Unidos (como uno de los países
que más aplica la figura) son afrodescendientes, generando una supuesta desventaja para este
grupo.

260
Amnistía Internacional, “Así no hay mayor seguridad. Delincuencia, seguridad pública y pena de muerte”,
Amnesty International Publications (2013): 21-23, URL:
https://www.amnesty.org/download/Documents/8000/act510022013es.pdf .
261
Beccaria, 161.
262
Corte Constitucional de Sudáfrica, caso del Estado c. Makwanyane y otro, serie CCT 3/94, 6 de junio de
1995.
263
Passaglia, 68.
264
Amnistía Internacional, “Así no hay mayor seguridad…”, 23.

79
Se estimó que para el 2011, el 42% de quienes esperan en el pabellón de la muerte para ser
ejecutados por el gobierno estadounidense eran personas afrodescendientes mientras que
únicamente representaban el 12% del total de la población del país norteamericano, asimismo, el
12% era de origen hispano y un 2% de otros grupos265, lo cual sustenta esta argumentación.

Esta tendencia abolicionista ha llevado a la fundación de muchas organizaciones encargadas de


fomentar la desaparición total de la pena de muerte en los diferentes sistemas, la principal de
ellas es Amnistía Internacional, Organización No Gubernamental (ONG) que anualmente publica
estadísticas y realiza campañas para dar a conocer la realidad del estado de este instituto a nivel
mundial.

Los esfuerzos y la influencia generada por grupos abolicionistas llevaron a que se estableciera el 10
de octubre como el Día Mundial contra la Pena de Muerte, instaurado como tal desde el 2001,
cada año se realizan conferencias sobre distintos temas relacionados con esta figura, como
pobreza (2017)266 terrorismo (2016), crímenes por droga (2015) y salud mental (2014)267.

En la actualidad, existen alrededor de 104 Estados abolicionistas completos, dentro de los que
destacan Argentina, Canadá, Costa Rica, Ruanda y Filipinas268.

B. Argumentos retencionistas

Los principales argumentos de quienes se encuentran a favor de mantener la pena de muerte se


pueden resumir en 3 grandes grupos: la seguridad colectiva, la intimidación y retribución269,
siendo que los fines anteriores se manifiestan en la eficiencia por alcanzar el orden y la seguridad
social por medio de la intimidación, que no hay un mejor método con el cual eliminar a los
individuos que se consideran que no encajan dentro de la sociedad, que evita a los condenados las
consecuencias negativas de la cadena perpetua270, que quien infringe la ley renuncia a su derecho

265
Yolanda Monge, “La pena de muerte en EEUU en frías cifras”, Diario El País, 20 de setiembre de 2011,
http://internacional.elpais.com/internacional/2011/09/20/actualidad/1316469618_850215.html
266
“15° Día mundial contra la pena de muerte: Pobreza”, World Coalition Against Death Penalty, accesado el
17 de octubre de 2017, http://www.worldcoalition.org/es/worldday.html, párr. 1.
267
“14º Día Mundial contra la pena de muerte: Terrorismo” Coalición Mundial contra la Pena de Muerte,
accesado el 17 de octubre de 2017, http://www.worldcoalition.org/es/worldday2016.html
268
“Pena de Muerte” Amnistía Internacional, accesado el 30 de marzo de 2017, http://
https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/temas/pena-de-muerte/
269
Barbero Santos, 19-23-31.
270
Contreras Nieto, 133.

80
a la vida y que el Estado tiene la facultad de quitar la vida, pues el contrato social ha dado dichas
facultades271.

“Ahórcalos y dejarán de ocurrir estas cosas”272, con estas palabras el señor Sushil Kumar Shinda,
Ministro del Interior de la República de la India, exponía su posición ante el Parlamento con
respecto a una persona acusada por la violación a una mujer que conmocionó al país273.

Esta frase resume de cierta manera las posiciones retencionistas, las cuales se basan en un intento
de símil del ideario plantado en la Ley del Talión del “diente por diente”, sin embargo, es necesario
hacer la nota de que no se trata de una identidad material, sino una de carácter valorativo, pues
se torna imposible que el delincuente sufra exactamente un acto igual al que cometió, como sería
un supuesto caso de rebelión274.

Por medio de la pena de muerte, los retencionistas creen en la idea de que es el medio idóneo
para mantener el orden social (partiendo de un concepto de idoneidad referido a que no hay otro
instituto que alcance los mismos resultados con menor desgaste para las partes, que en este caso
son el Estado y el condenado).

Durante épocas sociales convulsas, los pueblos se ven influenciados por discursos políticos que
promueven la “mano dura” ante las oleadas de criminalidad, y ¿cuál mejor ejemplo de mano dura
que la pena de muerte?

La tendencia retencionista aboga por la aplicación de esta figura en pro de defender a cada uno de
los habitantes de aquellos individuos que no se han adaptado a vivir en sociedad, por lo que lo
ideal para la mayoría es que desaparezcan y así evitar cualquier posible daño ulterior que pueda
ser generado a la colectividad.

271
Antonio Beristain, “Pro y contra la pena de muerte en la política criminal contemporánea”, Revista
Argentina de Ciencias Penales 6 (1977): 581, URL:
https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwji
pOPh4P_SAhUFJiYKHTR9Du0QFggbMAA&url=http%3A%2F%2Fwww.ehu.eus%2Fdocuments%2F1736829%2
F2012981%2F22%2B-%2BPro%2By%2Bcontra.pdf&usg=AFQjCNHgly6n81JKKB-
1yMZYBQQBQt3jUQ&sig2=9a4O5QNQPT8cGpKpUbQkKA .
272
Amnistía Internacional, “Así no hay mayor seguridad…”, 18.
273
Gardiner Harris y Hari Kumar, “Clashes Break Out in India at a Protest Over a Rape Case”, The New York
Times, 22 de diciembre de 2012, http//: http://www.nytimes.com/2012/12/23/world/asia/in-india-
demonstrators-and-police-clash-at-protest-over-rape.html .
274
Barbero Santos, 19-20.

81
El retencionismo defiende la idea de que cuanto más altas o rigurosas sean las penas dentro de un
sistema, la motivación de los delincuentes para cometer infracciones a la ley será menor, lo cual
genera un decrecimiento en la tasa de criminalidad (o por lo menos en los delitos de mayor
gravedad, en especial el de homicidio doloso –simple o agravado-), utilizando el caso de Singapur
como el ejemplo por antonomasia.

En dicho país asiático, la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes en 2013 fue de 0,2275,
situación que se genera donde la pena de muerte es aplicada ante una gran cantidad de delitos,
incluidos los relacionados con las drogas276. Ante esta situación, el ejemplo de este territorio que
ha logrado bajar los niveles de inseguridad es imputado directamente al establecimiento de la
pena de muerte para tan variada gama de delitos.

Con respecto de la no aplicación de otros tipos de penas, son tres los argumentos utilizados, en
primer lugar, destaca la tranquilidad de la que se reviste esta pena, es decir, una vez aplicada, no
es posible que el condenado vuelva a cometer el delito por el que se le condenó ni algún otro y,
por ende, la sociedad puede estar tranquila, pues ha sido eliminado 277, además de lo anterior, se
argumenta que beneficia al condenado por evitarle pasar una gran cantidad de tiempo recluido en
una cárcel y en tercer lugar, que implica un costo menor que mantener a una persona recluida de
por vida en un centro estatal, éste se financia con dinero de cada uno de los contribuyentes.

Al referirse al segundo de ellos, los retencionistas defienden la aplicación de la pena de muerte,


pues consideran que es mejor acabar con la vida de una persona que mantenerla en el sistema
carcelario, en el cual no se presentan las condiciones mínimas para una vida digna y donde el
proceso de resocialización no cumple realmente sus objetivos, sino que las cárceles se convierten
en escuelas para seguir delinquiendo278.

Con respecto del costo, el principal alegato es que se premia al delincuente con mantenerlo en un
espacio donde cuenta con techo, vestimenta y comida, sin preocupación alguna y donde no debe

275
"Los cinco países con más y menos homicidios en el mundo”, BBC Mundo, accesado el 30 de marzo de
2017, http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/04/140408_onu_informe_homicidios_mundo_jgc,
párrafo 22.
276
“Líderes mundiales exigen abolir pena de muerte para delitos de drogas”, Desutsche Welle, accesado el
30 de marzo de 2017, http://www.dw.com/es/l%C3%ADderes-mundiales-exigen-abolir-pena-de-muerte-
para-delitos-de-drogas/a-36474056, párrafo 5.
277
Barbero Santos, 19.
278
Pensamiento contradictorio pues no se buscan los medios para garantizar estos DDHH a quienes son
condenados a pasar muchos años en prisión.

82
pagar un solo centavo mientras el resto de la población trabaja día a día para pagar por el estilo de
vida que lleva el condenado por haber cometido el crimen.

Por último, considera esa teoría que el delinquir implica una renuncia expresa a los derechos
fundamentales, la cual, a la hora de pasar a la práctica, es aplicada a través de la voluntad
soberana que los ciudadanos han dado al Estado para que éste mantenga el orden que considere
necesario; por lo que es este Soberano, en pleno uso de sus facultades, quien decide a quién se le
debe privar del derecho fundamental a la vida279.

Esta tendencia considera no solo que la pena de muerte es un medio útil para el buen
funcionamiento de las sociedades, sino que es necesario e indispensable280 para alcanzar la paz
entre los ciudadanos.

Otro elemento que ha sido esencial para fortalecer la tendencia retencionista es la religión,
ejemplo de ellos son algunos Estados confesionales fundamentalistas regidos por la Sharia, los
cuales son mayoritariamente retencionistas; muestra de lo anterior, es que en 2011, 4 de los 6
países que más ejecuciones cometieron entraban dentro de este grupo281-282.

Como corolario de la presente subsección, es menester señalar que el principal argumento de esta
línea argumentativa es el miedo que genera en los administrados el cometer un delito que pueda
ser castigado con pena de muerte, por lo que el efecto disuasorio es el elemento esencial sobre el
que gira la teoría retencionista de la pena de muerte, así defendida por sus seguidores, quienes se
basan, además en el pensamiento de filósofos como Immanuel Kant, Friedrich Hegel y Jean
Jacques Rousseau.

En la actualidad, existen alrededor de 57 Estados retencionistas, dentro de los que destacan


Estados Unidos de América, China, Egipto, Guyana y Arabia Saudí283.

279
Antonio Beristain, “Pro y contra la pena de muerte…”, 582.
280
Antonio Beristain, “Pro y contra la pena de muerte…”, 582.
281
Esta disertación se expone como un elemento objetivo a la hora de intentar caracterizar a los países
retencionistas y sus elementos en común, no busca la creación de cualquier clase de estereotipo, por lo
anterior, es necesario dejar claro que el islam y sus creyentes, merecen el mismo respeto que cualquier otra
religión, y así como concepciones fundamentalistas del mismo han llevado a situaciones lamentables,
también han llevado a las mismas consecuencias las interpretaciones fundamentalistas del cristianismo
(cruzadas) y otras religiones.
282
Passaglia, 150
283
Amnistía Internacional, “Pena de Muerte”.

83
C. Argumentos mixtos

Esta subsección puede considerarse como una derivación del primer grupo de argumentos por
consistir en la eliminación de la pena de muerte para diferentes supuestos, implicando, por ende,
una interpretación de la abolición que se podría decir que no tiene aplicación general dentro del
sistema jurídico.

En primer lugar, se encuentra la abolición parcial, ésta consiste en eliminar la figura del derecho
penal ordinario y mantenerla únicamente en el ámbito militar; en segundo lugar aparece la
abolición de facto, como su nombre lo dice, significa que en la práctica ha dejado de ser aplicada a
pesar de que en las leyes se sigue manteniendo la norma que faculta su ejecución284.

Por medio de la resolución número 62/149 de la Asamblea General de la ONU se solicitó al


Secretario General de la organización un informe sobre la aplicación de dicha resolución,
denominada “Moratoria del uso de la pena de muerte” y donde en su punto resolutivo b) se
exhortó a los Estados a brindar toda la información relativa a la pena de muerte dentro de cada
uno de ellos285.

En su informe, fueron definidos cada uno de los tipos de abolicionismos, delimitando de una
manera más integral su contenido, dicha resolución indicó:

“El llamamiento de la Asamblea General a que se establezca una moratoria de las ejecuciones
con miras a abolir la pena de muerte ha de examinarse a la luz de la práctica actual de los
Estados Miembros en relación con dicha pena. Con arreglo a la práctica adoptada en los
informes quinquenales, en el presente informe se clasifica a los países en completamente
abolicionistas, abolicionistas respecto de los delitos comunes, abolicionistas de facto o
retencionistas. Se consideran completamente abolicionistas los países que son abolicionistas
respecto de todos los delitos, ya sea en tiempo de paz o de guerra. Se entiende por abolicionistas
respecto a los delitos comunes los países que han abolido la pena de muerte para todos los
delitos comunes cometidos en tiempo de paz. En esos países la pena de muerte se mantiene sólo
(sic) en circunstancias excepcionales, como las que pueden existir en tiempo de guerra en

284
Shizou Wang, “Los esfuerzos contemporáneos en China para la abolición de la pena de muerte”, Hacia la
Abolición Universal de la Pena Capital (2010): 335-336, URL:
http://www.academicsforabolition.net/repositorio/ficheros/358_143.pdf
285
Resolución 62/149 del 18 de diciembre de 2007 de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

84
relación con delitos militares o los delitos contra el Estado, como la traición. Se consideran
abolicionistas de facto los países que mantienen la pena de muerte para los delitos comunes
pero que no han ejecutado a nadie el menos en los últimos 10 años. Todos los demás países se
consideran retencionistas, es decir, países en que la pena de muerte está en vigor y se llevan a
cabo ejecuciones, aunque es posible que en muchos de ellos las ejecuciones sean muy poco
frecuentes.286” (SUBRAYADO NO ES DEL ORIGINAL)

En la actualidad, según datos de Amnistía Internacional, existen 141 Estados abolicionistas en


total, de los cuales 37 son considerados como abolicionistas de facto o parciales.

Cabe destacar a países como Israel y El Salvador dentro de los abolicionistas parciales y a Corea del
Sur, Marruecos y Argelia dentro de los abolicionistas de facto287.

Especialmente para los abolicionistas de facto es posible concluir que se mantiene la figura en su
legislación por 2 razones esenciales que van de la mano, en primer lugar, por lo polémico de la
figura de la pena de muerte, la cual es utilizada como eje central de muchos discursos políticos y,
por otro lado, por la lentitud que representan los procedimientos de reforma de leyes en los
diferentes sistemas, lo cual impediría un cambio sustancial en los códigos penales que tienen la
figura hace ya bastantes años.

Con respecto de los abolicionistas parciales, se considera como una figura que intenta imponer un
valor superior a los bienes jurídicos que son violados en situaciones predeterminadas de carácter
extraordinario, lo cual representa un retroceso menor en su cultura jurídica en el sentido de que
no es un instituto que sea utilizado con normalidad en la vida social, sino que únicamente se ha
reservado para momentos que se salen de la cotidianeidad de una sociedad.

Sin embargo, es menester señalar varios aspectos del sistema de abolicionismo parcial, la violación
al derecho humano a la vida, el debido proceso y el cumplimiento de órdenes emitidas por un
superior.

286
Informe del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas sobre la aplicación de la
resolución 62/149 de la Asamblea General. Accesado el 3 de abril de 2017, URL:
https://www.amnesty.org/download/Documents/52000/act500192008spa.pdf
287
“The Death Penalty Worldwide”, medio informative Infoplease, accesado el 3 de abril de 2017, http://
https://www.infoplease.com/world/political-statistics/death-penalty-worldwide

85
No es relevante la manera ni el proceso como sea dictada la pena de muerte, siempre significará
una violación al derecho humano a la vida, por lo que, si bien, se reserva para casos
excepcionales, el ordenamiento sigue avalando dicha violación.

En segundo lugar, el caso de los tribunales militares debe ser profundamente analizado, pues es
posible que los juzgadores sean miembros del cuerpo de defensa de un Estado que no tengan el
conocimiento básico del Derecho y resuelvan un determinado caso basados en la experiencia de
campo y en una lectura somera de la ley militar, lo cual da paso a posibles violaciones al debido
proceso del imputado.

Por último, debe evitarse conocer los expedientes superficialmente, especialmente porque son
abundantes los casos donde los superiores giran órdenes a sus subordinados para que cumplan
con una tarea encomendada so pena de desobediencia a su superior (lo cual es duramente
juzgado en el ámbito militar288), por lo que si el acto que cometió bajo el cumplimiento de las
órdenes es juzgado posteriormente por la ley marcial, podría llegar a condenarse a un
subordinado a la pena de muerte, quien actuó bajo los supuestos antes expuestos289.

288
Libro segundo, título primero, capítulo I, artículo 93 del Código Penal Militar Colombiano.
289
Situación que ha sido solucionada en el Derecho Internacional Humanitario por medio del artículo 28 del
Estatuto de Roma.

86
Capítulo Tercero: La pena de muerte en la jurisprudencia emitida
desde los sistemas de protección de Derechos Humanos
Interamericano, Europeo y Africano
En el presente capítulo se analizarán temáticamente las posiciones jurisprudenciales que se han
emitidos desde los diferentes sistemas de protección de DDHH con respecto de la pena de muerte.

Es válido considerar que la aplicación de la pena de muerte representa un atentado contra la vida
de los condenados, sin embargo, tal y como se verá en el desarrollo de la presente sección, no es
éste el único derecho que se relaciona con este instituto.

Los diferentes órganos jurisdiccionales han emitido resoluciones donde se amplía el ámbito de
aplicación y de protección, consecuentemente incluyendo más derechos fundamentales
relacionados y, además, un mayor alcance a la protección de aquellas personas que por una
determinada razón se hayan visto expuestas a la imposición de esta pena en su contra.

Las situaciones que han llegado a conocerse dentro de los diferentes sistemas regionales que aquí
se estudian son de gran interés, tanto para este autor como para el lector, este estudio es un
instrumento para entender las variadas situaciones y contextos que viven muchos seres humanos
y que, a pesar de ser de contenido y origen tan variado, se denota la característica de
universalidad de los DDHH expuesta en el capítulo primero de esta investigación, pues sin
importar dónde sucedan los hechos que dan origen a los reclamos supranacionales, las
resoluciones están orientadas a proteger los derechos humanos de los peticionarios de manera
específica y de todos los habitantes de los Estados sometidos a estas jurisdicciones de manera
general bajo una línea relativamente similar entre las 3 jurisdicciones.

Es, por esta razón, que antes de hablar del fondo del tema que nos convoca, se hará un resumen
de los hechos que se denuncian en los casos más relevantes en cada sistema. Asimismo, es
menester indicar que el presente capítulo se dividirá en primer lugar por sistema regional y para
finalizarlo se hará un análisis de los temas que comparten y de los que difieren con la finalidad de
determinar si el ámbito de protección dentro de cada uno de ellos es el mismo y si es posible
establecer un marco común desde donde sentar bases que se precisen como normas pétreas del
Derecho Internacional Público.

87
I. Sistema Interamericano de Derechos Humanos

De conformidad con lo expuesto en el primer capítulo de este trabajo, debe mencionarse que el
Sistema Interamericano se encuentra conformado por 2 órganos esenciales, la CIDH y la Corte
IDH.

El papel de la segunda empieza en el momento cuando la primera remite los casos donde
considera que se han dado violaciones a los DDHH y no han sido subsanadas a pesar de sus
recomendaciones, por lo que le corresponde a la Corte, como órgano jurisdiccional, emitir una
sentencia final e inapelable donde determine si considera que existe dicha violación, en cuyo caso
se condena al Estado.

A partir del proceso supra mencionado y por la trascendencia de las resoluciones que se emiten,
en la presente sección se analizarán en su gran mayoría las sentencias de la Corte IDH en virtud de
que las decisiones de la Corte respectan de los casos que llegaron a la más alta instancia del
sistema por la no satisfacción de la CIDH con base en lo que consideraron violaciones de los
Derechos Fundamentales de los peticionarios.

Sin embargo, para que el lector tenga conocimiento de algunos casos que no han superado la
primera instancia (CIDH), finalmente se hará mención a algunos de ellos y se explicarán
mayormente los supuestos fácticos que dieron origen al reclamo.

De previo al estudio de los casos específicos, se procederá a analizar las disposiciones establecidas
en la CADH con respecto de la pena de muerte, para así conocer de manera clara las disposiciones
que rigen en este sistema al referirse a esta pena.

El artículo 4 de este cuerpo normativo señala que:

“1. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y,
en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida
arbitrariamente.

2. En los países que no han abolido la pena de muerte, ésta sólo podrá imponerse por los delitos
más graves, en cumplimiento de sentencia ejecutoriada de tribunal competente y de conformidad

88
con una ley que establezca tal pena, dictada con anterioridad a la comisión del delito. Tampoco se
extenderá su aplicación a delitos a los cuales no se la aplique actualmente.

3. No se restablecerá la pena de muerte en los Estados que la han abolido.

4. En ningún caso se puede aplicar la pena de muerte por delitos políticos ni comunes conexos con
los políticos.

5. No se impondrá la pena de muerte a personas que, en el momento de la comisión del delito,


tuvieren menos de dieciocho años de edad o más de setenta, ni se le aplicará a mujeres en estado
de gravidez.

6. Toda persona condenada a muerte tiene derecho a solicitar la amnistía, el indulto o la


conmutación de la pena, los cuales podrán ser concedidos en todos los casos. No se puede aplicar
la pena de muerte mientras la solicitud esté pendiente de decisión ante autoridad competente.”

Al analizar las cartas fundadoras de cada uno de los sistemas estudiados en la presente
investigación, es posible establecer que el artículo supra mencionado es el que le brinda la mayor
cobertura de protección a la figura de la pena de muerte, quedando a la vanguardia de la
protección de DDHH con respecto de este tema.

El inciso primero de este numeral establece una protección general al derecho a la vida, sin
embargo, se establecen 5 incisos más que se refieren específicamente a la pena de muerte,
incluyendo una serie de derechos que se revisten de gran importancia, como el principio de
legalidad y el debido proceso.

Además de lo anterior, se establece la imposibilidad de que se instaure dicha pena una vez que se
ha abolido y de que un delito de carácter político sea sancionado con la misma.

Finalmente, son de suma importancia los incisos quinto y sexto, el primero de ellos señala que
quien cometa un delito siendo menor de edad no puede ser sujeto de ser condenado a muerte, lo
anterior, basándose en el principio de interés superior del menor y en busca de su respectiva
resocialización. Dentro de esta protección incluye, también, a los mayores de 70 años y mujeres
embarazadas.

El inciso sexto de dicho artículo establece la posibilidad de que el condenado a muerte pueda
solicitar al Poder Ejecutivo la posibilidad de que ésta le sea conmutada o que sea indultado, figura

89
que le otorga al representante del Estado quitar la condena al solicitante y que sea modificada por
una menos gravosa. Esto representa un recurso extra que tiene el condenado para evitar ser
ejecutado, lo cual, ante una condena con las características de la que aquí se estudia, se convierte
en un Derecho Humano esencial para proteger su vida.

A. Opiniones consultivas

La Corte IDH emitió en 1983 una opinión consultiva con respecto de la pena de muerte,
denominada Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre
Derechos Humanos)290.

La consulta fue enviada por la CIDH basada en la última parte del artículo 4.2 de la CADH, el cual
indica en lo que interesa “…Tampoco se extenderá su aplicación a delitos a los cuales no se la
aplique actualmente”.

Dicha solicitud giró sobre dos preguntas esenciales, a saber:

“1. ¿Puede un Gobierno aplicar la pena de muerte a delitos para los cuales no estuviese
contemplada dicha pena en su legislación interna, al momento de entrar en vigor para ese Estado
la Convención Americana sobre Derechos Humanos?

2. ¿Puede un Gobierno, sobre la base de una reserva hecha al momento de la ratificación al


artículo 4, inciso 4 de la Convención, legislar con posterioridad a la entrada en vigor de la
Convención imponiendo la pena de muerte a delitos que no tenían esa sanción cuando se efectuó
la ratificación?"291

El cuadro fáctico que da origen al problema son las divergencias entre la CIDH y el Estado de
Guatemala ya que aunque la normativa interna del país no tomaba en cuenta la pena de muerte
para delitos políticos, sí lo hacía para delitos comunes conexos con los políticos, razón por la cual
había hecho una reserva al artículo 4.4 de la CADH. De conformidad con la reserva hecha, el
Estado guatemalteco consideraba que era posible incluir más delitos comunes conexos a delitos

290
Corte IDH. Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre Derechos
Humanos).
291
Corte IDH. Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre Derechos
Humanos). Opinión Consultiva OC-3/83 de 8 de septiembre de 1983. Serie A No. 3. Párr. 8.1 y 8.2.

90
políticos en la lista de aquellos merecedores de la pena de muerte, razón por la cual la CIDH
decidió elevar el caso a la Corte IDH292.

La Corte decidió extender el ámbito sobre el cual giraría su labor, así definió que “…es necesario
establecer dentro de qué contexto se prevé la posibilidad de aplicar la pena de muerte, lo que
equivale a abordar la interpretación del artículo 4 en su conjunto. En segundo lugar, deben
definirse los criterios generales que orienten la interpretación de una reserva que, aún estando
autorizada por la Convención, conduzca de alguna manera a restringir o debilitar el sistema de
protección consagrado en ella. Por último, es preciso resolver la hipótesis sometida a la Corte”293

Al analizar el caso, la Corte es clara al indicar que no debe existir duda sobre la prohibición que
versa en dicha disposición, por medio de la cual no se permite a los Estados establecer la pena de
muerte para delitos en los cuales no estaba prevista previamente, donde la única forma para
entender dicho numeral de otra manera sería por medio de una reserva, la que por cierto debería
ser compatible con la finalidad de la CADH294.

La Corte IDH procedió a analizar entonces, si la reserva que intenta hacer el Estado guatemalteco
cumple con dichos requisitos, para lo cual utiliza la Convención de Viena de 1969 sobre el Derecho
de los Tratados, la anterior señala que el único momento procesal oportuno para establecer la
reserva es en el momento de brindar su consentimiento en someterse a dicho ordenamiento295.

En opinión de la Corte IDH, es clara la prohibición de la CADH de extender en el futuro la aplicación


de la pena capital, por lo que si un Estado realiza una reserva al artículo 4 sin hacerla para el
numeral 2, la única posibilidad para tener incluida en su legislación la pena de muerte para delitos
políticos o aquellos que se relacionen directamente con ellos es que antes de la entrada en
vigencia de la CADH, ya la tuvieran incorporada296.

292
Corte IDH. Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre Derechos
Humanos). Párr. 10.
293
Corte IDH. Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre Derechos
Humanos). Párr. 47.
294
Corte IDH. Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre Derechos
Humanos). Párr. 59.
295
Corte IDH. Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre Derechos
Humanos). Párr. 64.
296
Corte IDH. Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre Derechos
Humanos). Párr. 70.

91
Manteniendo la línea argumentativa establecida en la opinión consultiva en estudio, procedió a
contestar las dos preguntas de la siguiente manera:

 Respuesta a pregunta 1: “Que la Convención prohíbe absolutamente la extensión de la


pena de muerte y que, en consecuencia, no puede el Gobierno de un Estado Parte aplicar la
pena de muerte a delitos para los cuales no estaba contemplada anteriormente en su
legislación interna”297.
 Respuesta a pregunta 2: “Que una reserva limitada por su propio texto al artículo 4.4 de la
Convención, no permite al Gobierno de un Estado Parte legislar con posterioridad para
extender la aplicación de la pena de muerte respecto de delitos para los cuales no estaba
contemplada anteriormente”298.

B. Sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos

Los casos contenciosos que han llegado a esta instancia son 6: (i) Hilaire, Constantine, Benjamin y
otros contra Trinidad y Tobago, (ii) Fermín Ramírez contra Guatemala, (iii) Raxcacó Reyes contra
Guatemala, (iv) Boyce y otros contra Barbados, (v) Tyrone Dacosta Cadogan contra Barbados y (vi)
Wong Ho Wing contra Perú.

Cuadros fácticos

A continuación, se exponen brevemente los hechos de cada uno de los casos recién mencionados:

 Hilaire, Constantine, Benjamin y otros contra Trinidad y Tobago:

El proceso nace de 3 peticiones diferentes, la del señor Hilaire, la de Constantine y otros y la de


Benjamin y otros. Después de las resoluciones sobre excepciones preliminares299, los procesos se
acumulan y se tratan en un solo expediente.

Los hechos de este caso se basan en la condena a muerte de 32 personas a partir de la Ley de
Delitos contra la Persona que regía en Trinidad y Tobago, la cual establecía como obligatoria la

297
Corte IDH. Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre Derechos
Humanos). Opinión a.1.
298
Corte IDH. Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre Derechos
Humanos). Opinión a.2.
299
Corte IDH. Caso Hilaire c. Trinidad y Tobago. Excepciones Preliminares. Sentencia de 1 de septiembre de
2001. Serie C No. 80; Corte IDH. Caso Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Excepciones Preliminares.
Sentencia de 1 de septiembre de 2001. Serie C No. 81 y Corte IDH. Caso Constantine y otros c. Trinidad y
Tobago. Excepciones Preliminares. Sentencia de 1 de septiembre de 2001. Serie C No. 82.

92
pena de muerte para todos aquellos casos en que se decretara que el imputado era responsable
por el delito de homicidio doloso. De los 32, uno de ellos fue ejecutado (el señor Joey Ramiah) y a
uno de ellos se le conmutó la pena (Wayne Matthews)300.

La ley supra indicada no le otorgaba ni al juez ni al jurado analizar el contexto bajo el cual se
cometían los hechos, por lo que se consideraba como una “pena de muerte obligatoria”. Además
se alegó por parte de los demandantes violaciones por lo extensos de los procesos judiciales, falta
de defensa técnica, hacinamiento en los sitios de detención donde fueron asignados después de la
condena, no garantizar el artículo 4.1 de la CADH relativo a la no arbitrariedad y el 4.6 del mismo
cuerpo normativo relativa al indulto y por irrespetar la medida cautelar de no ejecutar al señor
Ramiah301.

A manera de ejemplo relevante del tema de la no consideración del contexto sobre el que giran las
acciones penales que se estudian dentro del sistema de este Estado caribeño, cabe mencionar el
caso del señor Hilaire, quien fue condenado junto a Denny Baptiste por la muerte del señor
Alexander Jordan.

Jordan tenía privada de libertad en su casa a la señora Indravani Ramjattan (su esposa de acuerdo
con el derecho consuetudinario trinitense), ella estaba embarazada del señor Baptiste, compañero
de Hilaire; quienes a la hora de intentar liberar a Ramjattan, le dieron una golpiza que le generó la
muerte al señor Jordan302.

 Fermín Ramírez contra Guatemala:

El señor Fermín Ramírez fue detenido por vecinos de la localidad Las Morenas por haber violado y
asesinado a una menor de edad, posteriormente fue entregado a las autoridades policiales. Al
imputado se le condenó a pena de muerte por los delitos antes mencionados, sin embargo, en el
proceso existieron violaciones procesales importantes que impidieron al señor Fermín Ramírez

300
Corte IDH, caso Constantine y otros c. Trinidad y Tobago. Excepciones Preliminares, supra nota 1, hecho
número 15.
301
Corte IDH, caso Constantine y otros c. Trinidad y Tobago. Excepciones Preliminares, supra nota 1, hecho
número 20.
302
Corte IDH, Hilaire c. Trinidad y Tobago. Excepciones Preliminares, hechos 2, 3, 4 y 5.

93
defenderse adecuadamente, por lo que se alegó que su derecho de defensa fue violado por el
Estado303.

Dentro de los derechos que se consideraron violados destacan los establecidos en los artículos
8.2.b, 8.1, 8.2.c, 25, 4 y 1.1 de la CADH.304

 Raxcacó Reyes contra Guatemala:

El caso del señor Raxcacó Reyes surge de la imposición de la pena de muerte por haber sido
condenado por la comisión del delito de secuestro en perjuicio de un menor de edad, el cual fue
liberado sano y salvo por las autoridades estatales, sin embargo, su defensa alegó que la sanción
impuesta no se encontraba establecida para tales supuestos en el momento de que Guatemala
ratificara la CADH, por lo que dicha imposición contraviene con lo dispuesto en la normativa
interamericana305.

Se ha alegado, además que las condiciones del señor Raxcacó son inhumanas por lo que sufre de
problemas físicos sin recibir tratamiento médico adecuado y de padecimientos psicológicos por
encontrarse en el pabellón de la muerte306.

 Boyce y otros contra Barbados:

Este caso es similar al de Hilaire, Constantine, Benjamin y otros contra Trinidad y Tobago en el
sentido de que se condenó a los peticionarios a una pena de muerte de carácter obligatorio
derivada de una condena previa por homicidio, sin tomar en cuenta las situaciones que rodearon
los hechos307, esta pena en virtud de la artículo 2 de la Ley de Delitos contra la Persona de 1994308.

303
Corte IDH. Caso Fermín Ramírez c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de junio de
2005. Serie C No. 126. Párr. 54.1 y 54.14.
304
Corte IDH. Caso Fermín Ramírez c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 7.
305
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 15 de
septiembre de 2005. Serie C No. 133. Párr. 43.2 y 43.7.
306
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 43.20.
307
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas.
Sentencia de 20 de noviembre de 2007. Serie C No. 169. Párr. 2.
308
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 71.

94
Al elevar el caso a la Corte IDH, la CIDH sostuvo que Barbados violó los artículos 4.1 y 4.2 de la
CADH, así como el 5.1, 5.2 y 8.1 del mismo cuerpo normativo en relación con sus artículos 1.1 y
2309.

Destaca el hecho de que las órdenes de ejecución les fueron leídas a las víctimas mientras se
tramitaban sus apelaciones en el ordenamiento interno y sus procedimientos en el sistema
interamericano, atentando contra el debido proceso310.

 Tyrone Dacosta Cadogan contra Barbados:

El señor Dacosta Cadogan fue condenado en virtud de la misma ley mencionada en el caso
anterior, la defensa del imputado estableció en su proceso ante el sistema interamericano que la
salud mental del imputado no había sido evaluada para determinar su imputabilidad; de igual
manera se alegó que el señor Dacosta había consumido estupefacientes el día de los hechos, por
lo que no se encontraba en pleno conocimiento de las consecuencias jurídicas que acarrearían311.

Tanto este caso como el anterior se revisten de importancia por lo siguiente: una de las defensas
del Estado es que el artículo 2 de la Ley de Delitos contra la Persona no puede ser suprimido en
virtud del artículo 26 de la Constitución Político de Barbados, el cual impide estudiar la
constitucionalidad de las normas que se encontraran vigentes antes de la entrada en vigencia de
dicha Carta Magna (como es el caso de la imposición de la pena de muerte obligatoria”)312.

En su escrito de defensa, “…el Estado afirmó que “una ley existente [como el artículo 2 de la Ley de
Delitos Contra la Persona] jamás puede violar un derecho constitucional, ya que toda las leyes
existentes son constitucionales ipso facto.””313

 Wong Ho Wing contra Perú:

El señor Wong Ho Wing es un ciudadano chino que se encontraba en Perú, sobre el cual se aprobó
una orden de extradición por parte de la Corte Suprema de Justicia peruana, esta orden se basa en

309
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 3.
310
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 2.
311
Corte IDH. Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas.
Sentencia de 24 de septiembre de 2009. Serie C No. 204. Párr. 2, 3 y 86.
312
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr.
Párr. 68.
313
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr.
Párr. 68.

95
los delitos de contrabando, defraudación aduanera y cohecho, los cuales en su modalidad
agravada pueden conllevar a la pena de muerte314.

El ordenamiento jurídico peruano contiene el precepto de que cuando el Estado que solicita la
extradición podría condenar a pena de muerte al interesado, el primero debe dar garantía de que
esta figura no será aplicada315. En el presente caso se enviaron comunicaciones diplomáticas de
parte de China indicando que al señor Ho Wing no se le aplicaría dicha sanción316.

Análisis de fondo

A continuación, se expondrán, divididas por subtemas, las posiciones de la Corte IDH con respecto
a los aspectos relativos a la pena de muerte que han llegado a su conocimiento.

 Debido proceso

El debido proceso debe ser entendido como aquel conjunto de garantías en el que se le aseguren
al administrado todas las condiciones necesarias para que pueda defender sus intereses de
manera plena en un procedimiento en el que sea parte, ya sea administrativo y judicial, para que
de esta manera, no exista duda alguna sobre su validez.

A manera de referencia, cabe señalar que la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de
Costa Rica, ha establecido que son esenciales en “…todo procedimiento los siguientes requisitos,
que necesariamente deben cumplirse, a fin de garantizarle a las partes que intervienen, el efectivo
derecho de defensa, cuya ausencia constituye una grave afectación a estos derechos (debido
proceso y derecho de defensa): a) la notificación al interesado del carácter y fines del
procedimiento, más conocido como el derecho a la debida intimación e imputación, de donde se
hace necesario no sólo la instrucción de los cargos, sino también la posible imputación de los
hechos, lo que significa la indicación de la posible sanción a aplicar; b) el derecho de audiencia, que
comprende el derecho del intervenir en el proceso, a ser oído y oportunidad del interesado para
presentar los argumentos y producir las pruebas que entienda pertinentes; c) como derivado del
anterior, el estado de inocencia, que implica que no está obligado a demostrar su inocencia, de

314
Corte IDH. Asunto Wong Ho Wing respecto Perú. Medidas Provisionales. Resolución del Presidente de la
Corte Interamericana de Derechos Humanos de 24 de marzo del 2010. Párr. 9.
315
Corte IDH. Asunto Wong Ho Wing respecto Perú. Medidas Provisionales. Párr. 11.b.
316
Corte IDH. Asunto Wong Ho Wing respecto Perú. Medidas Provisionales. Resolución de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos de 4 de marzo de 2011.Párr. 4.

96
donde, la Administración está obligada a demostrar su culpabilidad; d) la oportunidad para el
administrado de preparar su alegación, lo que incluye necesariamente el acceso a la información y
a los antecedentes administrativos, vinculados con la cuestión de que se trate; e) el derecho del
administrado a una defensa técnica, que comprende su derecho a hacerse representar y asesorar
por abogados, técnicos y otras personas calificadas, como peritos; f) la notificación adecuada de la
decisión que dicta la Administración y de los motivos en que ella se funde; g) el derecho del
interesado de recurrir la decisión dictada, que conlleva el principio de la congruencia de la
sentencia; que en el caso de los procedimientos administrativos, comprende no sólo el derecho de
recurrir el acto final, sino también aquellos actos del procedimiento que tengan efecto propio y
puedan incidir en el derecho de defensa -el auto de apertura del procedimiento, la denegatoria de
la celebración de la audiencia oral y privada, la denegatoria de recepción de prueba, la aplicación
de medidas cautelares, la denegación del acceso al expediente, la reducción de los plazos del
procedimiento, y la resolución que resuelva la recusación-; h) el principio pro-sentencia, de donde,
las normas procesales deben aplicarse e interpretarse en el sentido de facilitar la administración de
justicia, tanto jurisdiccional como administrativa; y por último, y no menos importante, i) la
eficacia formal y material de la sentencia o fallo. También integran este derecho, el acceso a la
justicia en igualdad y sin discriminación; la gratuidad e informalismo de la justicia; la justicia
pronta y cumplida, es decir, sin retardo injustificado; el principio de la intervención mínima en la
esfera de los derechos de los ciudadanos; el principio de reserva legal para la regulación de los
derechos fundamentales (…), para la regulación de la materia procesal (…) y el principio del juez
regular (artículo 35 de la Constitución Política).”317 (RESALTADO ES DEL AUTOR)

Cabe resaltar que el debido proceso constituye un derecho fundamental en virtud de que protege
a las partes de un proceso judicial o administrativo, de arbitrariedades de las que puedan llegar a
ser víctimas, establecido como tal en el artículo 8 de la CADH.

La Corte IDH ha desarrollado este tema en cada uno de los casos que han llegado a su
conocimiento con respecto de la pena de muerte, lo cual de primera entrada permite derivar dos
conclusiones, la primera se refiere a la importancia que se le da a este aspecto procesal en la
imposición de la sanción más gravosa que puede establecerse en el derecho penal y la segunda

317
Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de la República de Costa Rica, resolución 2003-13140
de las 14:30 del 12 de noviembre de 2003.

97
está relacionada con la gran cantidad de fallas que se dan en el día a día en aquellos Estados que
mantienen la figura y que no la han abolido de facto.

El primer tema relativo al debido proceso se encuentra relacionado con los casos Hilaire,
Constantine y Benjamin y otros contra Trinidad y Tobago y Boyce y Dacosta Cadogan, ambos
contra el Estado de Barbados; éste se trata de una legislación que incluye la figura de la pena de
muerte como consecuencia necesaria de una sentencia previa de homicidio doloso, lo cual quiere
decir que, sin importar los elementos contextuales sobre los cuales se configuró la acción típica,
antijurídica y culpable (o el mens rea y actus reus, desde el punto de vista del derecho anglosajón),
la sanción que se impondría automáticamente sería la de la privación del derecho a la vida.

Dicha disposición fue considerada por este órgano jurisdiccional como violatorio a la CADH, pues
considera que a la hora de determinar la privación de la vida de un condenado deben estudiarse
elementos como las relaciones con la víctima, el móvil de los hechos, el contexto, los medios
utilizados, entre otros, para poder ponderar si la pena más gravosa es la aplicable, por lo que la
Ley de Delitos contra la Persona, que data de 1925 en Trinidad y Tobago, sanciona con la misma
pena hechos que pueden llegar a ser muy distintos318, es decir, con este tipo de normativa, no se
diferencian lo homicidios que deberían ser penados con pena de muerte y los que no319. El juez
García Ramírez denomina este tipo de ordenamientos como sistemas jurídicos “no evolucionados”
contraponiéndolos con aquellos que diferencian las penas dependiendo de la gravedad de los
hechos320.

Lo que no debe entenderse de la posición de la Corte IDH es que el artículo 4 de la CADH prohíbe
la aplicación de la pena de muerte, pero sí que los requisitos para que la aplicación sea acorde con
dicho cuerpo normativo se revisten de gran rigurosidad. Afirma la Corte que “…la pena capital no
es per se incompatible con la Convención Americana…” pero se hace la aclaración que esta no
debe estar establecida para delitos comunes y deja claro que su imposición “…está sujeta a ciertas
garantías procesales cuyo cumplimiento deberá ser estrictamente observado y revisado”321.

318
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Sentencia de 21 de junio de 2002. Serie C No. 94. Párr. 102 y 103. Corte IDH.
319
Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 54.
320
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Voto concurrente del juez García Ramírez, Párr. 10.
321
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr.
Párr. 50.

98
Es por los efectos irreversibles de la pena de muerte que se establecen requisitos más rigurosos
para su aplicación, por lo que es menester recordar que esta figura se caracteriza por su
imposibilidad de enmendar errores judiciales una vez que ha sido aplicada. En este sentido, la
Corte IDH ha manifestado lo siguiente:

“…el Tribunal observa que esta obligación es más exigente y amplia en aquellos procesos que
puedan culminar en la pena de muerte. Esto se debe a que dicha pena conlleva una privación del
más fundamental de los derechos, el derecho a la vida, con la consecuente imposibilidad de revertir
la pena una vez que ésta se ha llevado a cabo. De lo contrario, una violación del derecho a las
garantías judiciales del acusado en un caso de pena de muerte, tal como la de no proveerle medios
razonables y adecuados para su defensa, a la luz del artículo 8.2.c y 8.2.f de la Convención, podría
resultar en una privación arbitraria del derecho a la vida reconocido en el artículo 4 de la misma
(supra párrs. 55 a 59). Es decir, la omisión del Estado de adoptar todas las medidas necesarias para
garantizar un debido proceso en un caso de pena de muerte, indudablemente podría resultar en
una injusticia grave e irreversible, con el posible resultado de la ejecución de una persona, a la que
no se le brindaron sus garantías judiciales. En este sentido, el Tribunal ha señalado en múltiples
ocasiones que el objeto y propósito de la Convención, como instrumento para la protección del ser
humano, requiere que el derecho a la vida sea interpretado y aplicado de manera que sus
salvaguardas sean verdaderamente prácticas y efectivas (effet utile). Por lo tanto, el análisis
respecto de las garantías procesales que el Estado debió proveer al señor DaCosta Cadogan, debe
hacerse teniendo en cuenta esta amplia protección que corresponde al derecho a la vida.”322

Como corolario de lo anterior, este órgano jurisdiccional es claro en que el Pacto de San José debe
ser interpretado conforme al principio pro-persona, el cual implica “…limitar definitivamente su
aplicación y su ámbito, de modo que ést[a] (sic) se vaya reduciendo hasta su supresión final…”, tal
y como se estableció en la opinión consultiva OC-3/83323, mencionada párrafos atrás.

Del debido proceso debe necesariamente derivarse, como parte de su contenido esencial, el
principio de igualdad, en el que cada ser humano debe ser tratado con igualdad y sin

322
Corte IDH. Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas.
Párr. 85.
323
Corte IDH. Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre Derechos
Humanos). Opinión Consultiva OC-3/83 de 8 de septiembre de 1983. Serie A No. 3. Corte IDH. Caso Wong Ho
Wing c. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 30 de junio de 2015. Serie C
No. 297. Párr. 126.

99
discriminación alguna contraria a su dignidad324; con respecto de este tema en relación con la
pena de muerte, la posición de la Corte IDH es que el no tomar en cuenta las situaciones
específicas y el contexto en que se presenta el supuesto fáctico establecido en las normas en
cuestión, se genera una discriminación contra los imputados325.

A fin de cuentas, el debido proceso lo que busca es evitar arbitrariedades en las decisiones de
cualquier órgano decisor, la Corte IDH ha sido clara al establecer que una ejecución que se aplique
en violación del artículo 4.1 de la CADH deviene en arbitraria326, así las cosas, la pena de muerte
que es impuesta bajo las condiciones establecidas en los artículos de la Ley de Delitos contra la
Persona, tanto de Trinidad y Tobago como de Barbados son de este carácter327.

En su voto concurrente en el caso contra Trinidad y Tobago, el juez Cancado Trindade fue claro al
establecer que el hecho de actuar bajo el amparo de la ley no le resta el carácter de arbitraria a
una situación donde la ley “se sitúa por encima de todo razonamiento obedecendo (sic) tan sólo a
"un fortuito antojo de quien dispone del poder"”328

Un ejemplo de las arbitrariedades presentadas en estos procesos y en virtud del derecho de


defensa como parte del debido proceso, se dio en el caso del señor Dacosta Cadogan contra
Barbados, se presentaron ciertas circunstancias que de no haberse dado posiblemente ni siquiera
hubiera debido elevarse el caso ante el sistema interamericano de protección de DDHH, lo
anterior, en virtud de que al señor Dacosta se le negó la posibilidad de incluir nueva prueba a su
proceso, dentro de la que destacan estudios que demostraban su dependencia a sustancias
alcohólicas y un trastorno de personalidad anti social, lo cual hubiera cambiado el tipo penal
imputado originalmente por el de “manslaughter”, el cual no conlleva a la privación de su vida329.
Toda esta situación se presentó cuando existía prueba de dichos padecimientos, de la no
información dada ni a él ni a su defensor sobre la gratuidad de las evaluaciones de la salud mental

324
Así establecido, por ejemplo, en el artículo 33 de la Constitución Política de la República de Costa Rica.
325
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Párr. 105.
326
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Párr. 106.
327
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 57.
328
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Voto concurrente del juez Cancado Trindade, Párr. 12.
329
Corte IDH. Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas.
Párr. 81.

100
del señor Dacosta y la no solicitud del juez para que un experto brindara su opinión sobre la
situación personal del imputado, impidiéndole ejercer efectivamente su derecho de defensa330.

El juez García Ramírez hizo referencia a este tema al indicar que el juez tiene el deber, aun en el
proceso de carácter plenamente acusatorio, de disponer pruebas relacionadas con aspectos de
gran relevancia para la resolución del caso, en especial cuando la pena de muerte está presente
como derivación del análisis de las pruebas331.

En virtud del carácter de la sanción, se condenó al Estado de Barbados a informar a todas las
personas investigadas en un proceso penal de este tipo sobre la posibilidad de obtener evaluación
psiquiátrica gratuita332.

El caso del señor Dacosta no es el único donde se ha condenado a muerte al imputado en un


proceso donde los principios esenciales del debido proceso han sido violados de conformidad con
lo dispuesto en la CADH, de igual manera caso de Fermín Ramírez contra Guatemala fue uno de
este tipo.

Sin embargo, este caso se trata de falta de congruencia entre la acusación presentada en contra
del imputado y la sentencia final. En este caso se incluyó en el proceso un delito que no se le había
imputado al principio del proceso y en virtud de este nuevo tipo penal, se impuso la pena de
muerte. El juicio oral y público inició por la acusación de violación agravada de conformidad con el
artículo 175 del Código Penal de Guatemala, pero en la sentencia el juez decidió que los hechos
encuadraban en el tipo penal de asesinato establecido en el numeral 132 del mismo cuerpo
normativo333.

Algunos elementos por tomar en cuenta es que el dolo en dichos delitos varía dependiendo del
tipo penal, mientras que en el primero es “mantener acceso carnal, del que resulta la muerte del
sujeto pasivo” mientras que en el segundo es “matar, en alguna de las formas o a través de alguno
de los medios que la ley prevé a título de agravantes”, por lo que se establece que no es posible
considerar el cambio como una mera modificación, sino que trae consigo diferentes consecuencias

330
Corte IDH. Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas.
Párr. 88.
331
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Voto concurrente del juez García Ramírez, Párr. 18.
332
Corte IDH. Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas.
Párr. 105.
333
Corte IDH. Caso Fermín Ramírez c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 70.

101
jurídicas334, lo cual, de acuerdo con el punto de vista de la Corte IDH, es violatorio del principio de
congruencia y el derecho de defensa, deviniendo, por ende, en arbitraria.

A partir de lo anterior, el Estado guatemalteco, en el caso del señor Fermín Ramírez, atentó,
además contra el artículo 9 de la CADH en virtud de que se le impuso una pena más grave que la
aplicable en el momento de la comisión del delito, sin embargo, no es ésta la única razón por la
cual la Corte IDH determinó que infringió este cuerpo normativo. En la legislación guatemalteca se
introdujo como elemento agravante del tipo penal, “la peligrosidad del agente”335, lo cual atenta
contra los principios básicos de un sistema democrático de derecho y, por ende, contra el Pacto de
San José336.

Para el juez García Ramírez, es necesario tomar en cuenta varias referencia para determinar si se
está frente a un proceso imbuido de arbitrariedad que desemboca en la aplicación de la pena de
muerte, dentro de estos destacan, inter alia: “a) la prevención de pena de muerte, tabula rasa,
para cualesquiera homicidios intencionales, sin miramiento hacia las diversas características que
éstos revisten, como se ha dicho en puntos anteriores del presente Voto: este dato --la existencia
de una ley arbitraria-- tiñe de arbitrariedad las condenas y, por supuesto, las eventuales
ejecuciones; b) la aplicación de la pena de muerte mediante juicios que no satisfacen, en modo
alguno, ciertas exigencias del debido proceso legal, como son las concernientes al plazo razonable
para resolver la controversia y a la provisión de asistencia legal adecuada; c) la inoperancia real, en
los casos concretos, del derecho a solicitar --y, se entiende, a gestionar y sustentar-- la amnistía, el
indulto o la conmutación de la pena; y d) la ejecución de una persona (…) que se hallaba protegido
(sic) por medidas provisionales ordenadas por la Corte; una ejecución antes de que hubiera un
pronunciamiento de los órganos del sistema interamericano de protección de los derechos
humanos constituye --como dijera el Comité Judicial del Privy Council-- una “violación de los
derechos constitucionales” de los solicitantes.”337

Este tema se torna muy interesante en virtud de que finalmente no se establece, únicamente, la
responsabilidad del Estado por la aplicación de dicha norma, sino por no haberla suprimido, la
interpretación del artículo 2 de la CADH permite concluir que hay dos tipos de obligaciones

334
Corte IDH. Caso Fermín Ramírez c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 76.
335
Corte IDH. Caso Fermín Ramírez c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 94
336
Corte IDH. Caso Fermín Ramírez c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 96
337
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Voto concurrente del juez García Ramírez, Párr. 16.

102
estatales generales que nacen a partir de la ratificación de la CADH, la positiva referida a
“garantizar el ejercicio de los derechos en ella consagrados” y la negativa consistente en “evitar
promulgar aquellas leyes que impidan el libre ejercicio de estos derechos, y evitar que se supriman
o modifiquen las leyes que los protegen”338 De la consideración anterior es posible establecer que
la responsabilidad estatal no nace solo del Gobierno de turno que firme el tratado internacional y
el Poder Legislativo que lo ratifique, sino que se trata de un compromiso a futuro para todos
aquellos que resulten electos en dichos puestos de elección popular de apegarse a lo que se
establece en los acuerdos internacionales que hayan ratificado los gobiernos anteriores.

Es destacable que las disposiciones que tome el Estado deben tener effet utile para cumplir con lo
dispuesto en la CADH, lo cual incluye, a contrario sensu, la no expedición de regulaciones que
limiten el goce y disfrute de los derechos fundamentales, so pena de violar el artículo 2 de este
cuerpo normativo339.

La puesta en práctica de las normas sobre las que se basan los casos (por medio de la sentencia de
pena de muerte contra los demandantes) contra Trinidad y Tobago y Barbados –y no la mera
existencia- es lo que genera la violación al artículo 2 de la CADH en relación con el artículo 4 del
mismo cuerpo normativo, agravado en el caso de Boyce contra Barbados al existir lectura de las
órdenes de ejecución contra los condenados aun cuando existían trámites pendientes340, por lo
que aplicar las ejecuciones contravendría el artículo 1.1 del Pacto de San José, incluso la
notificación de dichas órdenes en casos donde exista una demanda dentro del sistema
interamericano viola el artículo 4 de la Convención, así como el artículo 5 relativo a los tratos
crueles341.

Asimismo, llama la atención la amplia cobertura que se le da al artículo 4 de la CADH, pues se ha


establecido que no es necesario que a los condenados se les haya ejecutado la pena de muerte
para considerar que este numeral ha sido violado, la sola existencia de la Ley de Delitos contra la
Persona es merecedora de ser considerada como violatoria del derecho a la vida por tratarse de

338
Corte IDH. Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas.
Párr. 68.
339
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Párr. 112 y 113.
340
Corte IDH. Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas.
Párr. 71. Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas.
Párr. 103.
341
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 114.

103
“leyes de aplicación inmediata” de conformidad con lo establecido en la Opinión Consultiva OC-
14/94342 de la Corte IDH343.

En el mismo sentido, se pronunció el juez Cançado Trindade al hacer referencia al Comité de


Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, el cual “ha consistentemente sostenido
que la imposición de la pena de muerte, al final de un juicio sin las garantías del debido proceso
legal, y sin la posibilidad de un recurso de revisión de la sentencia respectiva, constituye per se una
violación del derecho a la vida (en violación del artigo 6 del Pacto). Dicha violación se configura
independientemente de la ejecución o no de la pena de muerte, aunque los condenados estén
vivos. Se impone evitar un daño adicional.”344

El juez García Ramírez mantiene la misma línea argumentativa al afirmar que existe un camino (o
íter) por medio del cual se puede afectar un derecho, en este caso el derecho a la vida, por lo que
con uno de esos pasos este derecho fundamental se ve violado, en el caso de los procesos contra
Trinidad y Tobago y Barbados, la ley puesta en práctica por medio de las sentencias condenatorias
son suficientes para argumentar que se ha dado una violación al derecho establecido en el artículo
4 de la CADH345.

Sin embargo, llama la atención el cambio de criterio de este órgano jurisdiccional al manifestar en
sus sentencias una contradicción con respecto de este punto, lo anterior, pues en el caso del señor
Fermín Ramírez contra Guatemala se consideró que a pesar de que las garantías del debido
proceso no fueron respetadas, el demandante seguía con vida, por lo que en virtud de dicha
situación no se considera que el derecho establecido en el artículo 4.1 en relación con el 1.1 de la
CADH fue violado por el Estado346.

Por su parte, en el caso del señor Raxcacó contra Guatemala, la discusión giró sobre si era posible
aplicar la pena de muerte en un caso donde en el momento de aprobarse la CADH por parte del

342
Corte IDH. Responsabilidad Internacional por Expedición y Aplicación de Leyes Violatorias de la
Convención (Arts. 1 Y 2 Convención Americana sobre Derechos Humanos). Opinión Consultiva OC-14/94 de
9 de diciembre de 1994. Serie A No. 14.
343
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. 116. Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes C. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 41.
344
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Voto concurrente del juez Cancado Trindade, Párr. 18.
345
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Voto concurrente del juez García Ramírez, Párr. 6.
346
Corte IDH. Caso Fermín Ramírez c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 103.

104
Estado no estaba establecida dicha pena para el delito de secuestro, el cual es el que se le imputó
al peticionario.

Por una disposición legislativa, se reincorporó la pena de muerte para el delito imputado, sin
importar si como resultado del mismo se daba o no la muerte del secuestrado. Además de lo
anterior, el proceso para solicitar la clemencia por parte del Poder Ejecutivo fue suspendido por lo
que no existía un método claro para llevarlo a cabo, contraviniendo lo establecido en el artículo
4.6 de la CADH347.

Deben tomarse en cuenta dos elementos que son expresados por la CIDH en sus alegatos y que
son reiterados por la Corte en su decisión, (i) la fattispecie del delito de plagio varió desde que se
aprobó la CADH por parte de Guatemala, permitiendo establecer como sanción la pena de muerte
en el supuesto de cumplimiento, en contravención del artículo 4.2 del Pacto de San José y (ii) el
Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas estableció que delitos
que no conllevan la pérdida de vidas humanas no son objeto de aplicación de pena de muerte348.

Por las razones que han sido expuestas considera la Corte IDH que se ha dado una violación del
derecho a la vida.

Este punto se encuentra estrechamente unido con el debido proceso en relación con lo que el
autor llama “principio de legalidad interamericano”.

El artículo 4.2 de la CADH establece que: “En los países que no han abolido la pena de muerte, ésta
sólo podrá imponerse por los delitos más graves, en cumplimiento de sentencia ejecutoriada de
tribunal competente y de conformidad con una ley que establezca tal pena, dictada con
anterioridad a la comisión del delito. Tampoco se extenderá su aplicación a delitos a los cuales no
se la aplique actualmente.”

El principio acuñado anteriormente consiste en la seguridad de que una persona no será


condenada a muerte por delitos para los cuales ya no se considera esta pena como sanción por
dichos hechos, va de la mano con la seguridad jurídica, la cual permite al ser humano objeto de la
justicia tener la tranquilidad de que sus derechos fundamentales serán protegidos contra
arbitrariedades.

347
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 45.
348
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 66 y 69.

105
Como en cualquier ordenamiento jurídico progresista, es el principio de legalidad el que obliga a
los funcionarios por apegarse a los deberes que les impone la normativa, por ende, evitando que
existan arbitrariedades, como lo es el caso del señor Raxcacó, quien fue víctima de una
reimposición de la pena de muerte para un supuesto de hecho donde no se cumplen con los
requisitos establecidos en el artículo 4 de la CADH.

Es clara la posición de la Corte IDH en pro de la defensa del debido proceso y las diferentes
garantías que éste acarrea, es incluso más rígido cuando hay posibles condenas de muerte para los
imputados, por lo que la mínima arbitrariedad que se pueda llegar a presentar en estos procesos
es razón suficiente para suspender la aplicación de las posibles ejecuciones e incluso para obtener
una resolución de este órgano jurisdiccional orientada cambiar la pena impuesta a los solicitantes.

 Relación con tratos inhumanos y degradantes en el pabellón de la muerte

Un fenómeno ampliamente discutido con respecto de la pena de muerte es la (falta de) calidad de
vida que tienen aquellos que han sido condenados a la pena capital, no es temerario el argumento
abolicionista relacionado con el atentado que se da contra la psiquis de los condenados posterior a
la condenatoria, el cual puede tardar décadas antes de su ejecución, como se verá, a continuación,
la Corte IDH ha conocido casos donde las condiciones en que se mantienen a estas personas son
declaradas en contravención con el Pacto de San José.

Es deber señalar que en la región latinoamericana, las condiciones carcelarias per se, sin importar
si la condena es de muerte o no, son de hacinamiento e inhumanas, por lo que resulta de gran
relevancia el aporte que la Corte pueda dar en estos temas para mejorar las condiciones no solo
de los condenados a la pena capital, sino a todos los seres humanos que han sido privados de su
libertad (la cual parecería ser la línea argumentativa de las decisiones).

La posición general de la Corte IDH sobre las condiciones de detención de los privados de libertad
es que cada una de estas personas “…tiene derecho a ser tratada con dignidad y que el Estado
tiene la responsabilidad y el deber de garantizarle la integridad personal mientras se encuentra en
reclusión. En consecuencia, el Estado, como responsable de los establecimiento de detención, es el
garante de estos de los detenidos”349

349
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Párr. 165.

106
El deber del Estado es el de garantizar que las condiciones carcelarias sean acordes con los
diferentes tratados internacionales y en general con los DDHH, es clara la jurisprudencia en
señalarlo como el principal responsable de asegurar los derechos de cada uno de los habitantes (y
por ende, de los condenados penalmente).

La falta de cumplimiento de estas obligaciones lleva a la violación de la CADH, no pudiendo alegar


la representación estatal falencias de carácter pecuniario para justificar las posibles malas
condiciones que atenten contra los derechos de los condenados350, así reafirmado por el Comité
de Derechos Humanos de Naciones Unidas351.

De conformidad con lo anterior, se ha hecho la relación entre el artículo 5 de la CADH352, relativo a


la integridad personal, en virtud de que malas condiciones de detención pueden devenir en
afrentas contra la dignidad de los privados de libertad.

El elemento esencial para determinar si la detención representa una violación a este numeral es si
el método de privación de libertad no excede el “nivel inevitable de sufrimiento inherente de la
detención”353. Esta afirmación ha sido interpretada a partir de que es natural que la privación de
libertad conlleve una modificación del goce de otros derechos, mas dicha disminución en el
disfrute de dichas libertades debe ser rigurosa, sin embargo, hay derechos que bajo ningún
supuesto deben ser limitados, ni siquiera bajo la justificación de la privación de libertad, dentro de
estos la Corte IDH destaca la integridad personal y el debido proceso.354

Pero surge la pregunta sobre qué debe interpretarse como integridad personal, donde sin haber
una respuesta concreta que permita definirla, sí se brindan elementos que permiten establecer de

350
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 88.
351
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 96.
352
Artículo 5 de la CADH:
1. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral.
2. Nadie debe ser sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Toda persona
privada de libertad será tratada con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano.
3. La pena no puede trascender de la persona del delincuente.
4. Los procesados deben estar separados de los condenados, salvo en circunstancias
excepcionales, y serán sometidos a un tratamiento adecuado a su condición de personas no condenadas.
5. Cuando los menores puedan ser procesados, deben ser separados de los adultos y llevados ante
tribunales especializados, con la mayor celeridad posible, para su tratamiento.
6. Las penas privativas de la libertad tendrán como finalidad esencial la reforma y la readaptación social de
los condenados.
353
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas, párr. 88.
354
Corte IDH. Caso "Instituto de Reeducación del Menor" c. Paraguay. Excepciones Preliminares, Fondo,
Reparaciones y Costas. Sentencia de 2 de septiembre de 2004. Serie C No. 112. Párr. 154 y 155.

107
manera clara cuáles son los elementos que deben ser tomados en cuenta para determinar si las
condiciones de detención se apegan a la CADH.

Antes de pasar al contenido práctico de este derecho, a continuación, se hará mención a algunas
de las condiciones que tuvieron que vivir algunos de los peticionarios ante la Corte IDH en los
casos bajo estudio y que les generaron problemas de carácter físico y psicológico.

En la prisión de Glendairy en Barbados, la población carcelaria llegó a alcanzar el triple de su


máximo proyectado, no tenían techo ni paredes que les dieran privacidad a los reos, el tiempo
para salir de sus celdas era muy limitado, solo se les daban 15 minutos a diario para ir al baño, no
se les permitió tener contacto con sus familiares y amigos355 y se les daba un balde para que
hicieran en él sus necesidades al frente del resto de los demás reclusos356.

La Corte IDH cita varios organismos e instrumentos internacionales para interpretar las situaciones
que allí se conocieron en dichos casos, en primer lugar, se hace mención al Comité de Derechos
Humanos de Naciones Unidas que estableció que de conformidad con el artículo 7 del PIDCP357
cualquier condición que represente una amenaza a la salud debe ser considerada una violación a
dicho numeral358. En segundo lugar, se refiere a las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el
Tratamiento de los Reclusos, las cuales establecen las reglas básicas relativas al “alojamiento,
higiene, tratamiento médico y ejercicio de los reos privados de libertad” como elemento esencial
para determinar la congruencia de estas medidas con la CADH359.

Al estudiar las condiciones de detención, con el objetivo de determinar si son violatorias de la


CADH, la Corte estudia ciertos elementos que considera esenciales, inter alia, si existe o no
hacinamiento, si hay ventilación y luz natural, cama para reposar, condiciones higiénicas mínimas
y si los posibles aislamientos o comunicaciones se realizan con restricciones que exceden los
límites de lo razonable360. Asimismo, se considera como violaciones al derecho de la integridad

355
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 93 y
97.
356
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 85.
357
Artículo 7 del PIDCP: Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o
degradantes. En particular, nadie será sometido sin su libre consentimiento a experimentos médicos o
científicos.
358
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Párr. 166.
359
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 99.
360
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 95

108
personal el mantener a una persona en una celda reducida 23 horas al día, aislada, en oscuridad,
sin actividades asignadas, sin trabajar y sin estudiar361.

Con respecto de la afectación psicológica de los condenados, parte de los reclamos hechos a la
Corte IDH, además de los inherentes a las afectaciones físicas, consisten en las lecturas de órdenes
de ejecución aun cuando existían procesos en espera de ser resueltos ante el sistema
interamericano de DDHH.

Como se verá en la segunda sección de este capítulo, en Soering contra Reino Unido, caso icónico
del sistema Europeo de DDHH, se acuñó el término de “fenómeno del corredor de la muerte”, el
cual es adoptado por la Corte IDH y que consiste en “un período de detención prolongado en
espera y previo a la ejecución durante el cual el condenado sufre de angustia mental y está sujeto a
una tensión extrema y a trauma psicológico por la constante espera de lo que será el ritual de la
propia ejecución, implica un trato cruel, inhumano y degradante”362.

Peritajes presentados en el caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros contra Trinidad y Tobago
señalaban que las víctimas sufrían de terror y depresión derivados de la condena a la horca,
incluso viendo limitada su capacidad de dormir y comer por el estrés que causaba dicha
situación363. Este análisis científico demostró que la definición establecida en el párrafo anterior no
es una ocurrencia y que más bien se trata de situaciones que atraviesan diariamente los
condenados a muerte.

En virtud de que las condiciones inhumanas y degradantes que se presentan en los casos en
mención fueron declaradas por la Corte IDH como tales, es de gran importancia conocer cuáles
han sido las resoluciones de dichos casos con respecto de estos puntos para entender cuáles son
las maneras que este órgano considera como ideales para subsanar las acciones y omisiones de los
Estados en estos temas.

En general, la Corte IDH busca soluciones a este tema desde dos ámbitos, el primero es de
carácter general, como en los casos en que ordena al Estado demandado a mejorar las condiciones

361
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 96.
362
TEDH, caso Soering c. Reino Unido. Sentencia de 7 de julio de 1989. Serie A, Vol 161; citado en Corte IDH.
Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 97.
363
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Párr. 168.

109
del sistema penitenciario y que se ajuste al derecho internacional364, por otro lado, en temas
específicos de los demandantes, en las decisiones se llegó a establecer que se den los tratamientos
médicos necesarios y gratuitos con el objetivo principal de mejorar las condiciones de salud de los
afectados, así como garantizar los regímenes de visitas y en cumplimiento del artículo 5.6 de la
CADH, buscar la reincorporación de los condenados a la sociedad por medio de medidas
educativas y laborales que considere oportunas365.

El último aspecto señalado por los peticionarios en el caso Boyce y otros contra Barbados es con
respecto de los tratos inhumanos y degradantes, el cual se encuentra directamente relacionado
con los métodos de ejecución, alegando que la horca se trata de un método que atenta contra los
derechos fundamentales de los condenados, sin embargo, la Corte, políticamente y como órgano
colegiado, no entra a conocer dicho alegato en virtud de que las violaciones previas al debido
proceso per se violan el derecho a la vida establecido en el artículo 4 de la CADH366.

A pesar de lo anterior, el juez Cancado Trindade ha emitido votos concurrentes donde se refiere al
tema en cuestión, señalando que “…no hay método de ejecución de la pena de muerte que no sea
cruel, inhumano y degradante…”367

De lo anterior es posible colegir que en cualquier privación de libertad debe existir un mínimo de
garantías que respeten los DDHH de los condenados, pero en el caso de aquellos a quienes se les
ha impuesto la pena capital, debe tomarse en cuenta, además el estrés derivado de la condena
particular, el cual puede derivar en situaciones de depresión y trastornos alimenticios.

Este fenómeno no se presenta en el resto de condenas por existir la esperanza de obtener una
resocialización o por lo menos saber que la muerte no será consecuencia inexorable de la pena
impuesta, por lo que hay un deber extra por parte del Estado por asegurar las mejores condiciones
posibles a los condenados a muerte y así evitar este trauma.

Por último, debe señalarse que este tema no puede y no debe estudiarse separado de los otros,
pues mucho del estrés post condena de muerte se encuentra relacionado con afectaciones al

364
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Párr. 217.
365
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 135.
366
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 85.
367
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Voto concurrente del juez Cancado Trindade. Párr. 30.

110
debido proceso, como la lectura de órdenes de ejecución en momentos procesales no oportunos o
arbitrariedades a lo largo del proceso judicial.

 Conmutación, indulto y amnistía

El artículo 4.6 de la CADH establece que: “Toda persona condenada a muerte tiene derecho a
solicitar la amnistía, el indulto o la conmutación de la pena, los cuales podrán ser concedidos en
todos los casos. No se puede aplicar la pena de muerte mientras la solicitud esté pendiente de
decisión ante autoridad competente”. (RESALTADO ES DEL AUTOR)

Antes de analizar la posición de la Corte IDH sobre este punto, es necesario señalar que el artículo
abre una posibilidad para que el condenado presente su petición, mas no asegura que ésta deba
ser aceptada por parte del Poder Ejecutivo, se trata únicamente de la existencia de mecanismos
eficientes para la presentación de dichas solicitudes.

A partir de dicha consideración, la posición de la Corte IDH es que los procedimientos deben ser
“imparciales y adecuados” en relación con el artículo 8 de la CADH, relativo al debido proceso, por
lo que no se cumple con la disposición del 4.6 con permitir presentar la petición, sino que además
debe ser tramitada con las mismas garantías de cualquier otro proceso368. Por esta razón, el
Estado se encuentra obligado a establecer un proceso donde el condenado pueda manifestar
todos los detalles “que crea pertinentes para ser favorecido con el acto de clemencia”369.

La imparcialidad referida busca que el recurso para solicitar amnistía no sea una mera formalidad
que esté previamente destinada a fracasar370, sino que permita cumplir con lo establecido en el
párrafo anterior.

En el caso del señor Fermín Ramírez contra el Estado guatemalteco es de relevancia para este
tema, pues el Decreto 159, el cual establecía el método de solicitud de amnistía, fue derogado por
medio del Acuerdo número 33-2000, el cual, a su vez, fue publicado un día antes de la publicación
en el Diario Oficial de la resolución del recurso presentado por el peticionario, por lo que
desapareció cualquier mecanismo para la presentación de solicitudes de amnistía.

368
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Párr. 186.
369
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Párr. 188.
370
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Supervisión de Cumplimiento de Sentencia. Resolución de
la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 9 mayo de 2008. Párr. 63

111
A pesar de lo anterior, se tuvo por probado de parte de la Corte IDH que la posición estatal en la
resolución del recurso presentado por Fermín Ramírez era la de no reconocer competencia a
ningún organismo oficial para resolver dicho recurso371, estableciendo como fundamento la
derogatoria del Decreto 159372, por lo que se condenó a Guatemala por no cumplir con el requisito
establecido en el numeral 4.6 de la CADH y, por ende, a adoptar los mecanismos necesarios para
poder solicitarla373.

En el caso de Raxcacó contra Guatemala, en resolución emitida pocos meses después de la del
caso de Fermín Ramírez, se establecieron los requerimientos procesales que debe tener el
procedimiento que se vaya a instaurar en cumplimiento de dichas sentencias. Destacan dentro de
ellos el hecho de que quede claro cuál es la autoridad encargada de conocer y conceder el
beneficio, los supuestos en los que procede y el trámite que debe seguirse374.

Por último, debe mencionarse el caso de Boyce y otros contra Barbados, donde el Estado alegó
que por ley, al haber pasado 5 años desde la condena, no era posible ejecutar al señor Huggins y
que su pena sería conmutada en cumplimiento de dicho precepto375. Sin embargo, la Corte no
acepta esta automatización de la conmutación por lo que no considera que dicho argumento haya
sido suficiente para asegurar que el condenado no sería ejecutado, sino que exige un
pronunciamiento oficial que establezca esta condición, así fue establecido en la sentencia de la
Corte IDH376.

Este último caso demuestra que el proceso de solicitud establecido en el artículo 4.6 de la CADH
no es una mera formalidad tal y como lo estableció la Corte IDH, sino que, en caso de otorgarse,
exige una resolución firme para darle validez, logrando así un alto nivel de seguridad jurídica y que
las decisiones no sean etéreas, y tal como el anterior, se relaciona directamente con el debido
proceso, tornándose este último en un tema esencial en todos los aspectos relacionados con el
derecho penal e internacional.

371
Corte IDH. Caso Fermín Ramírez c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 105 y 107.
372
Corte IDH. Caso Fermín Ramírez c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 110.
373
Corte IDH. Caso Fermín Ramírez c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Reparación d).
374
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. ii.
375
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 18.
376
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 20 y
128.

112
 Extradición

En el sistema interamericano de DDHH no ha sido recurrente el tema de la extradición en relación


con la pena de muerte, como sí lo ha sido, por ejemplo, en el sistema europeo, sin embargo, el
caso de Wong Ho Wing contra el Estado peruano permite conocer la posición de la Corte IDH con
respecto de este punto, para iniciar esta sección debe quedar claro que, si bien, se enfoca en el
tema de extradición, no es posible separarlo de otros temas tratados en esta sección, como el
relativo al debido proceso y a las medidas cautelares.

En temas de extradición, el principio de no devolución o non-refoulement, es el que rige de


manera general, fue originalmente establecido como parte del Derecho de los Refugiados, pero ha
sido ampliamente aplicado no solo a este grupo, sino a todos aquellos que se vean envueltos en
procesos de extradición.

El principio se estableció originalmente en el artículo 33 de la Convención sobre el Estatuto de los


Refugiados de las Naciones Unidas de 1951, en el cual se indica que: “1. Ningún Estado
Contratante podrá, por expulsión o devolución, poner en modo alguno a un refugiado en las
fronteras de los territorios donde su vida o su libertad peligre por causa de su raza, religión,
nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social, o de sus opiniones políticas…”

Es a partir de ese momento que varios instrumentos internacionales de DDHH han decidido incluir
dentro de su ámbito de protección la imposibilidad de enviar a un ser humano a un Estado donde
sus derechos fundamentales se vean violados377.

Dentro de este grupo cabe mencionar a la CADH, la cual en su artículo 5 establece la prohibición
contra tratos inhumanos, crueles y degradantes y específicamente en el numeral 22.8 indica que
“En ningún caso el extranjero puede ser expulsado o devuelto a otro país, sea o no de origen,
donde su derecho a la vida o a la libertad personal está en riesgo de violación a causa de raza,
nacionalidad, religión, condición social o de sus opiniones políticas.”

377
En tal sentido ver Artículo 7 del PIDCP; artículo 3 de la Convención contra la tortura y otros tratos o penas
crueles, inhumanos o degradantes; artículo 3 de la Declaración sobre el Asilo Territorial de la Organización
de Naciones Unidas; artículo 8 de la Declaración sobre la protección de todas las personas contra las
desapariciones forzadas de las Naciones Unidas y el artículo 45 del Cuarto Convenio de Ginebra relativo a la
protección debida a las personas civiles en tiempos de guerra.

113
Asimismo, la Convención Interamericana para prevenir y sancionar la tortura, en su artículo 13.4
establece que el requisito sine qua non para que proceda un proceso de extradición es que no
exista una “presunción fundada” de que la vida del requerido se encuentra en riesgo, entre otros.

Con respecto del momento procesal cuando se conocen estos casos, es menester señalar que el
tema de la extradición debe ser analizado en un instante previo a su efectiva consumación, pues
es necesario garantizar sus derechos evitando que se produzcan daños irreparables, por lo que el
análisis que realiza la Corte IDH es condicionado, es decir, en si habría o no violación a los DDHH
en caso de que se cumpla con la supuesta hipótesis de que se extradite o no al requerido378.

En virtud de las protecciones que se han establecido y de la función previa de la Corte IDH de
definir si una posible extradición se encontraría o no acorde con la CADH, este órgano es claro al
indicar que no es suficiente con que los Estados se abstengan de violar el principio mencionado,
sino que es su deber tomar, además medidas positivas en estos casos379, por lo que es necesario
entonces definir cuáles son los pasos por seguir por los Estados al encontrarse ante un proceso de
extradición. Este órgano jurisdiccional hace referencia clara al deber de los Estados de no
extraditar a una persona a un Estado donde no sea seguro que no será sometido a los tratos
prescritos en el artículo 5 de la CADH380.

En este caso, existe un tratado de extradición entre China y Perú en el cual se obligan mutuamente
a extraditar a aquellas personas que sean solicitadas por el otro, sin embargo, fue establecida una
cláusula que señala que la extradición no debe ser contraria al sistema legal de la Parte Requerida,
por lo que, si bien, en el Estado peruano no ha abolido la pena de muerte en un cien por ciento,
solo se admite la imposición de esta pena para los delitos de traición a la patria y terrorismo, pero
además el mismo Código Procesal peruano prohíbe la extradición cuando el delito por el que se
solicita conlleve a la pena de muerte381.

El tema se ha tratado esencialmente por medio de las comunicaciones diplomáticas entre los
Estados en cuestión que permitan asegurar que el Estado requirente no aplicará la pena de
muerte contra el extraditado.

378
Caso Wong Ho Wing c. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 142.
379
Corte IDH. Caso Wong Ho Wing c. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de
30 de junio de 2015. Serie C No. 297. Párr. 128.
380
Corte IDH. Caso Wong Ho Wing c. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 127.
381
Caso Wong Ho Wing c. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 56 y 150.

114
Se establecieron 11 elementos que deben ser tomados en cuenta para darles validez a las
garantías diplomáticas que buscan asegurar la no aplicación de la pena capital contra el requerido:
“i) El hecho de que los términos de las garantías que le hayan sido comunicados o no [a la Corte].
(ii) El carácter, bien sea preciso, bien sea general y vago de las garantías diplomáticas. (iii) El autor
de las garantías y su capacidad, o no, de comprometer al Estado de acogida. (iv) En los casos en
que las garantías diplomáticas han sido ofrecidas por el Gobierno central del Estado de acogida, la
probabilidad de que las autoridades locales las cumplan. (v) El carácter legal o ilegal en el Estado
de acogida de los tratamientos respecto de los cuales las garantías diplomáticas han sido dadas.
(vi) El hecho de que procedan, o no, de un Estado contratante. (vii) La duración y la fuerza de las
relaciones bilaterales entre el Estado de envío y el Estado de acogida, incluida la actitud anterior
del Estado de acogida frente a garantías similares. (viii) La posibilidad, o no, de verificar
objetivamente el cumplimiento de las garantías ofrecidas mediante mecanismos diplomáticos u
otros mecanismos de control, incluida la posibilidad ilimitada de reunirse con los abogados del
demandante. (ix) La existencia, o no, de un verdadero sistema de protección contra la tortura en el
Estado de acogida y la voluntad de este Estado de cooperar con los mecanismos internacionales de
control (entre las que se encuentran las organizaciones no gubernamentales de defensa de los
derechos humanos), de investigar las denuncias de tortura y de sancionar a los autores de tales
actos. (x) El hecho de que el autor haya, o no, sido maltratado en el Estado de acogida. (xi) El
examen o la ausencia de examen por los Tribunales internos del Estado de partida [y/o] del Estado
contratante de la fiabilidad de las garantías diplomáticas”382.

Además de lo anterior, es necesario que las condiciones propuestas por el Estado sean reales y no
meramente de carácter formal, “…por lo cual la mera ratificación de tratados no es suficiente para
garantizar el no ser sometido a tortura. Asimismo, la existencia de normas internas que garanticen
el respeto a los derechos humanos (…) no es suficiente por sí mismo para garantizar una protección
adecuada contra tratos contrarios a la Convención”383.

En el caso concreto, al analizar las situaciones supra mencionadas en relación con las obligaciones
convencionales y las garantías diplomáticas otorgadas, consideró la Corte IDH que éstas
cumplieron con los requerimientos establecidos en la jurisprudencia internacional, el Gobierno

382
TEDH, Caso Othman (Abu Qatada) c. Reino Unido, No. 8139/09. Sentencia de 17 de enero de 2012, párr.
189 citado en Corte IDH. Caso Wong Ho Wing C. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas.
Párr. 180.
383
Caso Wong Ho Wing c. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 172.

115
asiático se comprometió a establecer un sistema de monitoreo para su cumplimiento, a informar a
Perú sobre el lugar de detención y a darle acceso y contacto al señor Wong Ho Wing con
diplomáticos peruanos384.

Además de lo anterior, la Corte IDH decidió que no existía riesgo de que el señor Wong Ho Wing
fuera condenado a muerte en China en virtud de una modificación de la legislación penal de dicho
Estado, por medio de la cual se eliminó dicha sanción para el tipo penal que se imputaba y se
instauraron en su lugar prisión y multas, por lo que por la retroactividad favorable del sistema
penal, no hay riesgo de que el peticionario sea condenado a muerte en caso de ser extraditado385.

Esta decisión de la Corte IDH se da a pesar de que, tal y como se vio en el capítulo segundo de esta
investigación, ni siquiera hay datos concretos sobre las estadísticas de ejecuciones en el Estado
asiático, pero se considera uno de los que más aplica este tipo de sanción, así fue indicado por la
CIDH en sus alegatos al afirmar que incluso se trata como secreto de Estado mas no se aportó
prueba suficiente para sostener dichas afirmaciones386, por lo que no se cumple el estándar de
riesgo establecido por el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, el cual se basa en que
el riesgo, para ser considerado como válido, debe ser previsible, real y personal387.

Es entonces que la Corte IDH decidió por mayoría, mas no por unanimidad, que en caso de
proceder con el proceso de extradición, el Estado peruano no violaría los derechos a la vida y a la
integridad física del señor Wong Ho Wing en virtud de que se han obtenido todas las garantías de
que no se le aplicará la pena de muerte, aunado a la reforma del sistema penal chino donde se
eliminó dicha sanción388. Además, en su punto dispositivo número 11, se estableció que el Estado
debía tomar una decisión a nivel interno de si procedería o no la extradición a la mayor brevedad.

Sin embargo, a pesar de lo dispuesto en la resolución de fondo, no sería válido afirmar que el
señor Wong Ho Wing puede ser extraditado sin respetarse sus garantías procesales, razón por la
cual el Presidente de la Corte IDH emitió una resolución de medidas cautelares en virtud de que el
peticionario se le extraditaría sin permitirle presentar un recurso para hacer valer sus derechos,

384
Caso Wong Ho Wing c. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 183.
385
Caso Wong Ho Wing c. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 148 y 151.
386
Caso Wong Ho Wing c. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 153.
387
Caso Wong Ho Wing c. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 157.
388
Caso Wong Ho Wing c Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Punto declarativo
número 2.

116
razón por la cual se ordenó suspender el proceso de extradición hasta que se cumpliera a
cabalidad y con el debido respeto a las garantías procesales establecidas en la CADH, con el punto
dispositivo número 11 de la sentencia de fondo del presente caso389.

 Medidas provisionales

En general, las medidas de carácter provisional tienen dos características esenciales, la primera de
ellas es la cautelar, la cual se refiere a que tienen por objeto la preservación de los derechos que
se encuentran en riesgo de ser afectados hasta que no se resuelva el caso contencioso, buscan,
por ende, asegurar la efectividad de la decisión final del proceso. Por su parte, las segundas son las
de carácter tutelar, las cuales son preventivas y buscan evitar daños irreparables a los derechos
fundamentales de los posibles afectados390.

Por su carácter provisional, únicamente tienen como finalidad asegurar el proceso y preservar los
derechos de las partes391. La Corte IDH no tiene la facultad de conocer el fondo del asunto cuando
conoce las medidas cautelares, únicamente debe estudiar la gravedad, urgencia y necesidad de
evitar posibles daños de carácter irreparable a los peticionarios392.

Aquellas que encuentran mayor relación con la pena de muerte son las segundas, sin embargo,
ambas se presentan en estos casos, concretizadas en prohibiciones de ejecutar las condenas a
pena de muerte393, lo anterior, por el hecho de que en caso de proceder con éstas, no habría
forma de darle validez a la decisión final de la Corte IDH, por lo que la irreparabilidad de su
aplicación genera que las previsiones que deban tomarse sean mayores.

Con respecto de este punto la Corte IDH fue clara al indicar en el caso de Wong Ho Wing contra
Perú que: “…la eventual aplicación de la pena de muerte impone la situación más extrema e
irreversible posible. En cuanto a la dimensión cautelar, la extradición del señor [Wong Ho] Wing
frustraría el cumplimiento de una eventual determinación de los órganos del sistema

389
Corte IDH. Caso Wong Ho Wing c. Perú. Solicitud de medidas provisionales. Resolución del Presidente de
la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 28 de mayo de 2016. Párr. 12, 24 y punto resolutivo
número 1.
390
Corte IDH. Asunto Wong Ho Wing respecto Perú. Medidas Provisionales. Resolución de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos de 28 de mayo de 2010. Párr. 4
391
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes y otros respecto Guatemala. Medidas Provisionales. Resolución de la
Corte Interamericana de Derechos Humanos de 30 de agosto de 2004. Párr. 6 y 7.
392
Corte IDH. Caso Wong Ho Wing c. República de Perú. Medidas Provisionales. Resolución de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos de 31 de marzo de 2014. Párr. 14.
393
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes y otros respecto Guatemala. Medidas Provisionales. Punto resolutivo. 1.

117
interamericano sobre la existencia de una violación a los artículos 8 y 25 de la Convención. En
efecto, si del examen de la denuncia interpuesta ante la Comisión se concluyera que existieron las
alegadas fallas en el procedimiento de extradición, el perjuicio ocasionado no podría ser
remediado. De tal modo, se afectaría de manera irreversible el derecho de petición consagrado en
el artículo 44 de la Convención Americana”394

Llama la atención la actuación del Estado de Trinidad y Tobago al ejecutar al señor Joey Ramiah
quien se encontraba protegido por medidas provisionales emitidas por la Corte supranacional, lo
cual se convirtió en sí mismo en un elemento más que suficiente para condenar al Estado por
contravenir la CADH, dicha actuación se consideró como deliberadamente arbitraria, ordenando
finalmente indemnizar a la esposa, a la madre y al hijo del señor Ramiah por los perjuicios
ocasionados por concepto de daño inmaterial395. En el presente caso había quedado clara la
finalidad de las medidas impuestas y que limitaban la actuación del Estado, señalándose que “para
no obstaculizar la tramitación del caso ante el sistema interamericano y prevenir daños
irreparables, el Estado no puede ejecutar la pena de muerte”396.

Asimismo, en el caso del señor Raxcacó contra el Estado guatemalteco, se estableció dentro de los
puntos resolutivos una nueva medida cautelar, como lo era la de no ejecutar a ninguna persona
condenada a muerte que tuviera pendiente un recurso de gracia solicitando amnistía al Poder
Ejecutivo397, lo cual demuestra la flexibilidad de estas medidas en virtud de que pueden ser
impuestas incluso en la sentencia de fondo.

Como se desprende de los casos anteriormente mencionados, la medida provisional por


antonomasia, en aquellos expedientes donde sea posible la aplicación de la pena de muerte, es la
suspensión inmediata de la aplicación del condenado, la cual es finalmente el eje sobre el que
giran los reclamos presentados ante el sistema interamericano, por lo que más allá de cualquier
lectura de órdenes de ejecución, si la Corte IDH ha ordenado la no ejecución, no es posible (de

394
Corte IDH. Asunto Wong Ho Wing respecto Perú. Medidas Provisionales. Resolución de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos de 1 de julio de 2011. Párr. 13,
395
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Párr. 200 y 216.
396
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Voto razonado del juez
Sergio García Ramírez. Párr. 20.
397
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Supervisión de Cumplimiento de Sentencia. Resolución de
la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 9 mayo de 2008. Párr. 57.

118
conformidad con la CADH) arrebatar la vida al condenado (sin perjuicio de violaciones a otros
derechos establecidos en dicho cuerpo normativo).

Sin embargo, tal y como se mencionó en párrafos anteriores, el caso de Trinidad y Tobago llamó la
atención de la Corte IDH y de la comunidad internacional, pues se irrespetó la decisión de
suspender la ejecución del señor Ramiah, contraviniendo las obligaciones adquiridas a la hora de
reconocer la competencia de este órgano jurisdiccional, lo cual representa una de las falencias del
Derecho Internacional Público con respecto de la falta de coercitividad.

Más allá de lo sucedido en dicho caso, en general, las medidas provisionales establecidas por la
Corte IDH han sido respetadas por los Estados y cumplen su finalidad esencial de asegurar el buen
llevar del proceso que se conoce, medidas que cuando se relacionan con la pena de muerte se
revisten de mayor importancia en virtud de la imposibilidad de devolver las cosas a su estado
previo a la ejecución de un condenado a muerte.

 Sobre las “cláusulas de exclusión”

El artículo 26 de la Carta Magna del Estado de Barbados, así como la sección 6 de la Constitución
Política de Trinidad y Tobago, establecen que ninguna ley vigente antes de su entrada en vigor
(1966 y 1976 respectivamente) puede ser declarada inconstitucional por tribunales internos, sin
importar si se consideran violatorias de DDHH398, como lo es el caso de las disposiciones relativas a
la imposición de la pena de muerte obligatoria de la Ley de Delitos contra la Persona de ambos
Estados, vigentes en el momento de la promulgación de dichas Constituciones Políticas, por lo que
a partir de estas “cláusulas de exclusión” se impide que la constitucionalidad (y convencionalidad)
de dichos artículos sea revisada399.

La Corte IDH es clara al afirmar que existen 2 tipos de obligaciones de los Estados, relacionadas,
tanto con la obligación de adoptar medidas legislativas para hacer respetar los DDHH como evitar
promulgar leyes que atenten contra los mismos400, tal como es el caso de las cláusulas de
exclusión que aquí se estudian401.

398
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 66.
399
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 75.
400
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 69.
401
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Párr. 152, c). Corte IDH. Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo,
Reparaciones y Costas. Párr. 73.

119
Sin embargo, la Corte IDH es clara al indicar que no es válido basarse en disposiciones de derecho
interno para hacer válido un incumplimiento de la CADH, en especial cuando la voluntad de
someterse a la jurisdicción interamericana fue la que convirtió a Barbados en parte del Pacto de
San José.

A partir de lo anterior, debe recordarse que la buena fe que rige en el Derecho de los Tratados de
conformidad con la Convención de Viena sobre este tema de 1969402 obliga a las partes
contratantes a respetar lo dispuesto en el texto del Convenio. Por esta razón, es que el artículo 2
de la CADH aparece en el papel, relativo a la adecuación del derecho interno en apego a la CADH.

La norma específica que genera la violación del artículo 4 de la CADH en estos casos es aquella que
impone la pena de muerte obligatoria para los delitos de homicidio, directamente relacionada con
la inimpugnabilidad en la vía interna, por lo que en virtud de la existencia de dichas cláusulas de
exclusión, se viola el Pacto de San José.

Este punto corresponde a un aporte de gran importancia a la presente investigación en virtud de


que demuestra la directa relación y aplicación de la Convención de Viena de 1969 sobre el
Derecho de los Tratados a la interpretación de los diferentes tratados, en este caso la de la CADH a
través de la jurisprudencia de la Corte IDH, pues se resuelve este aspecto basándose en una
obligación proveniente de una norma general que aplica a todos los tratados internacionales y que
supone el conocimiento de su contenido por parte de cada uno de sus miembros.

Lo anterior, hace referencia específicamente al artículo 27 de dicho cuerpo normativo, el cual


señala que “Una parte no podrá invocar las disposiciones de su derecho interno como justificación
del incumplimiento de un tratado…”, justamente el argumento utilizado por los representantes de
Trinidad y Tobago y Barbados.

Esta relación entre la CADH y la Convención de Viena que se presenta en el caso de las cláusulas
de exclusión señala dos puntos esenciales, por un lado, la buena fe que debe prevalecer entre las
partes y, por otro, la no posibilidad de violar los DDHH basado en legislación interna, la cual debe
concordarse con la CADH so pena de ser declarada en incumplimiento, lo cual se dará en casos de
no cumplir con un ordenamiento que respete a plenitud los derechos de los condenados a la pena
de muerte.

402
Convención de Viena de 1969 sobre el Derecho de los Tratados, artículo 26.

120
 Aspectos generales sobre la pena de muerte

En uno de los primeros acercamientos con el tema de la pena de muerte, es válido mencionar una
interpretación general hecha por la Corte IDH sobre el artículo 4 de la CADH, la cual se permite
citar:

“…se dispone que la pena de muerte no podrá imponerse sino para los delitos más graves (artículo
4.2 ) y por la otra, se excluye de modo absoluto su aplicación por delitos políticos o por delitos
comunes conexos con los políticos ( artículo 4.4 ). La circunstancia de que la Convención reduzca el
ámbito posible de aplicación de la pena de muerte a los delitos comunes más graves y no conexos,
es reveladora del propósito de considerar dicha pena aplicable sólo en condiciones
verdaderamente excepcionales. Por último, en relación con la persona del convicto, la Convención
excluye la imposición de la pena de muerte a quienes, en el momento de la comisión del delito,
tuvieren menos de dieciocho años o más de setenta y prohíbe su aplicación a mujeres en estado de
gravidez ( artículo 4.5 ) (…) En efecto, según el artículo 4.2 in fine, " tampoco se extenderá su
aplicación a delitos a los cuales no se la aplique actualmente " y, según el artículo 4.3, " no se
restablecerá la pena de muerte en los Estados que la han abolido". No se trata ya de rodear de
condiciones rigurosas la excepcional imposición o aplicación de la pena de muerte, sino de ponerle
un límite definitivo, a través de un proceso progresivo e irreversible destinado a cumplirse tanto en
los países que no han resuelto aún abolirla, como en aquellos que sí han tomado esa
determinación. En el primer caso, si bien la Convención no llega a la supresión de la pena de
muerte, sí prohibe (sic) que se extienda su uso y que se imponga respecto a delitos para los cuales
no estaba prevista anteriormente. Se impide así cualquier expansión en la lista de crímenes
castigados con esa pena. En el segundo caso, prohíbe (sic) de modo absoluto el restablecimiento de
la pena capital para todo tipo de delito, de tal manera que la decisión de un Estado Parte en la
Convención, cualquiera sea el tiempo en que la haya adoptado, en el sentido de abolir la pena de
muerte se convierte, ipso jure, en una resolución definitiva e irrevocable”403

A lo largo de la jurisprudencia de la Corte IDH, el juez García Ramírez ha ido más allá de lo resuelto
por la Corte IDH como órgano colegiado y es quien más ha expresado sus posiciones en votos
razonados o concurrentes, tratando siempre de dejar claros algunos aspectos generales sobre la
figura que considera pertinentes, por lo que el autor considera de suma importancia para la

403
Corte IDH. Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre Derechos
Humanos). Opinión Consultiva OC-3/83 de 8 de septiembre de 1983. Serie A No. 3. Párr. 54 y 56.

121
presente investigación hacer referencia a sus posiciones, pues a pesar de ser votos con el carácter
antes mencionado, siguen siendo parte de la jurisprudencia de la Corte IDH.

Es claro al indicar las diferentes limitaciones que a partir de la CADH se pueden establecer, a saber,
los límites son: “a) sustantivos, en relación con los delitos a los que se aplica (punto en el que
aparece el tema de la sanción capital obligatoria o necesaria); b) procesales, a propósito de las
características del enjuiciamiento y de los medios impugnativos o sustitutivos que debieran
observarse en este ámbito; c) subjetivos, en lo que toca a las personas --grupos o categorías de
personas -- a las que no es posible aplicar esa pena o que no podrían ser ejecutadas aun cuando se
les hubiese impuesto, y d) por razones de desarrollo progresivo, en cuanto se proscribe la
reimplantación de la pena capital una vez que ha sido suprimida”404.

Hace mención, además, de la tendencia abolicionista que ha seguido la Corte IDH desde su
creación y cómo las voluntades políticas de los Estados parte hacen que la puesta en práctica de
esta teoría sea mayor a lo largo del continente. En especial, se hace mención al Protocolo a la
Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a la abolición de la pena de muerte del 8
de junio de 1990, el cual establece en su preámbulo que es un derecho de todos los seres
humanos que se respeten sus vidas sin que exista derecho alguno para suspender dicho
derecho405.

Finaliza sus consideraciones generales señalando que a pesar de los avances en pro de la
supresión total de la pena de muerte, existen graves falencias e ironía a nivel mundial, ya que
considera contradictorio que la prohibición total de la pena de muerte no haya sido declarada
como parte del ius cogens, como sí lo es la prohibición de la tortura406.

C. Recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

La CIDH ha conocido algunos casos relativos a la pena de muerte donde, también, se han
comprobado violaciones a DDHH por parte de los Estados, sin embargo estas peticiones no han
llegado a ser conocidas por la Corte IDH.

404
Corte IDH. Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas.
Voto razonado del juez García Ramírez. Párr. 6.
405
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Voto razonado del juez
Sergio García Ramírez. Párrafos 10 y 11.
406
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Voto razonado del juez
Sergio García Ramírez. Párrafo 22.

122
Cabe mencionar el caso de Baptiste contra Granada por un caso de pena de muerte obligatoria
imputado al peticionario por ser el presunto responsable de la muerte de su madre, la defensa
estableció que el señor Baptiste buscaba evitar que la señora Annie Baptiste-Lambert lastimara a
su hermano menor, pero por un descuido, la señora murió ahorcada mientras le intentaba
amarrar las manos407.

La posición de la CIDH fue la de reconocer la pena de muerte obligatoria como contraventora de la


CADH y de la Convención de Viena de 1969 sobre del Derecho de los Tratados al no interpretar las
normas de buena fe en el sentido establecido de las norma, además de evitar arbitrariedades,
concepto que se define como aquel derivado de la naturalidad de la aplicación de las normas o de
la razón408.

En relación con el derecho a la vida, finalmente se condenó al Estado de Granada por la violación a
los artículos 4.1 y 4.6 de la CADH, pues además de la pena de muerte obligatoria, no se establecía
en su ordenamiento un proceso claro para que el condenado solicitara amnistía, indulto o
conmutación de la pena establecida409, ante lo cual se hicieron las recomendaciones
correspondientes para que se modificaran dichas disposiciones dentro de la legislación granadina.

Por otro lado, la CIDH ha conocido casos que no solo basan su fundamentación únicamente en la
CADH, sino que también, se hace referencia a la Carta de la Organización de Estados Americanos y
en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, específicamente al artículo 1,
el cual se refiere al derecho a la vida.

Tal es el caso de William Andrews contra Estados Unidos de América, en el cual se reclamó sobre
arbitrariedades en la imposición de la pena de muerte en virtud de que los imputados eran
afrodescendientes, mientras que, tanto la víctima como el jurado eran caucásicos, a quienes le
encontraron una servilleta con una nota que decía “Hang the Nigger’s” (“Cuelguen a los negros”),
situación sobre la cual no se le permitió interrogar al jurado por parte de la defensa técnica del

407
CIDH, Rudolph Baptiste c. Granada, Caso 11.743, Reporte Nº 38/00, OEA/Ser.L/V/II.106 Doc. 3 rev. at 721
(1999). Párr. 1 y 16-18.
408
CIDH, Rudolph Baptiste c. Granada, Caso 11.743, Reporte Nº 38/00, párr. 84.
409
CIDH, Rudolph Baptiste c. Granada, Caso 11.743, Reporte Nº 38/00, párr. 149 y 150.

123
señor Andrews410, el cual finalmente condenaría a muerte al señor Andrews, quien fue ejecutado
el 30 de julio de 1992411.

En la resolución, se consideró que se violó el derecho a la vida del señor Andrews en virtud de que
no se le aseguraron los medios ideales para que pudiera presentar las apelaciones
correspondientes contra la sentencia condenatoria, además de la garantías esenciales de no ser
privado de la vida arbitrariamente, de la imparcialidad del órgano juzgador y de igualdad ante la
ley412.

Por último, se hará referencia al caso de Lorenzo Enrique Copello Castillo y otros contra Cuba, en
el cual se denunció al Estado por la aplicación de la pena de muerte en contravención de garantías
procesales que permitieran a las víctimas ejercer plenamente su derecho de defensa413

Los hechos se basan en el secuestro de un “trasbordador” que sirviera para viajar a Estados
Unidos, ante la falta de gasolina a 45 kilómetros de la costa cubana se quedaron varados y
remolcados a tierra firme donde fueron condenados y 3 de ellos fusilados en virtud de haber sido
condenados por el delito de terrorismo414.

Finalmente, se declaró que el Estado cubano era responsable de la violación al artículo 1 de la


Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre por el arrebato de las vidas de los
fusilados, quienes no pudieron defenderse de la manera debida, razón por la cual la CIDH
recomendó modificar la legislación vigente para garantizar la eficiencia en los procesos judiciales y
reparar a los familiares de las víctimas415.

De los casos anteriores es posible establecer que la CIDH funciona más allá de una simple primera
instancia, desarrolla una labor de llevar a procesos de conocimiento a Estados no sometidos a la
CADH, pero sí a otros tratados internacionales de DDHH, donde si bien la práctica no le irradia el
carácter de ser vinculante, sí se sienta un precedente que permite establecer que un órgano

410
CIDH. William Andrews c. Estados Unidos de América, Caso 11.139, Reporte Nº 57/96, OEA/Ser.L/V/II.95
Doc. 7 rev. at 570 (1997). Párr. 3 y 4.
411
CIDH. William Andrews c. Estados Unidos de América, Caso 11.139, Reporte Nº 57/96, Párr. 27.
412
CIDH. William Andrews c. Estados Unidos de América, Caso 11.139, Reporte Nº 57/96, Párr. 177.
413
CIDH. Lorenzo Enrique Copello Castillo y otros c. Cuba, Caso 12.477, Reporte Nº 68/06 (21 de octubre de
2006). Párr. 1.
414
CIDH. Lorenzo Enrique Copello Castillo y otros c. Cuba, Caso 12.477, Reporte Nº 68/06 (21 de octubre de
2006). Párr. 15..
415
CIDH. Lorenzo Enrique Copello Castillo y otros c. Cuba, Caso 12.477, Reporte Nº 68/06 (21 de octubre de
2006). Párr. 124 y recomendaciones 1 y 2.

124
competente ha determinado que el Estado en cuestión ha violados DDHH reconocidos en
diferentes cuerpos normativos.

II. Sistema Europeo de Derechos Humanos

En la presente sección, se hará un análisis de las sentencias emitidas por el Tribunal Europeo de
Derechos Humanos en virtud de que es el principal órgano encargado de impartir justicia en este
ámbito.

Como se indicó en el primer capítulo de esta investigación, la Comisión Europea de Derechos


Humanos despareció con el objetivo de crear un contacto más directo entre los peticionarios y el
Tribunal, razón por la que como se hizo en la sección anterior, se hará una breve referencia a la
manera como el tema fue tratado por este órgano, diferenciándose de la CIDH en que
actualmente dicho órgano ya no existe.

Antes de proceder con la exposición de los cuadros fácticos de los casos en estudio, vale recordar
que el TEDH cuenta con la Gran Sala como una segunda instancia, la cual conoce de aquellos casos
que en la primera no fueron resueltos por unanimidad, lo cual deriva de situaciones en que hay
dudas sobre la interpretación del Convenio Europeo416.

Es, por lo anterior, que el enfoque principal de la presente sección se centrará en las decisiones
emitidas desde las diferentes salas del TEDH, incluidas entre ellas la Gran Sala, por su parte,
debido a la desaparición de la Comisión Europea de DDHH que solo se hará mención a los casos
Kirkwood, Osman y Soering, a modo de referencia, con el objetivo de analizar la posición del
extinto órgano.

De previo al estudio de los casos específicos, se procederá a analizar las disposiciones establecidas
en el Convenio Europeo con respecto de la pena de muerte, para así conocer de manera clara las
disposiciones que rigen en este sistema al referirse a esta pena.

416
“Tribunal Europeo de Derechos Humanos”, Childs’ Rights International Network (CRIC), accesado el 19 de
julio de 2017, https://www.crin.org/es/guias/onu-sistema-internacional/mecanismos-regionales/tribunal-
europeo-de-derechos-humanos

125
El artículo 2 de este cuerpo normativo señala que:

“1. El derecho de toda persona a la vida está protegido por la ley. Nadie podrá ser privado de su
vida intencionadamente, salvo en ejecución de una condena que imponga la pena capital dictada
por un Tribunal al reo de un delito para el que la ley establece esa pena.

2. La muerte no se considerará como infligida en infracción del presente artículo cuando se


produzca como consecuencia de un recurso a la fuerza que sea absolutamente necesario:

a) en defensa de una persona contra una agresión ilegítima;

b) para detener a una persona conforme a derecho o para impedir la evasión de un preso o
detenido legalmente;

c) para reprimir, de acuerdo con la ley, una revuelta o insurrección.”

El Convenio Europeo solo hace referencia a la pena de muerte en el inciso 1 del artículo supra
mencionado, específicamente con respecto del principio de legalidad al indicar que es necesario
que la ley establezca dicha pena para el delito por el que se ejecuta al condenado.

A pesar de lo que parecería ser una mera referencia, de este principio de legalidad es posible
derivar una gran serie de obligaciones para los Estados relacionadas con el debido proceso, por lo
que si bien este documento no establece en su cuerpo una gran articulado relacionado con la pena
de muerte, de su análisis es posible colegir deberes contra los cuales no puede atentar ninguno de
los Estados parte.

Como se verá más adelante, en este sistema de protección de DDHH se promulgaron los
protocolos 6 y 13 al Convenio Europeo, los cuales hicieron aportes importantes a la regulación de
la pena de muerte dentro de este continente.

A. Sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos

El caso del Tribunal Europeo de Derechos Humanos es interesante por haber llegado a su
conocimiento un vasta cantidad de casos sobre pena de muerte, siendo los principales temas de
discusión la extradición a un destino donde es aplicable la pena de muerte, decisiones sobre
condiciones de detención y una interesante interpretación sobre si los protocolos 6 y 13 al

126
Convenio Europeo modificaron el artículo 2 de dicho cuerpo normativo, eliminando, en caso de ser
así, cualquier posibilidad de aplicación de la pena de muerte en aquellos Estados sometidos a esta
jurisdicción.

Algunos de los casos resueltos por el TEDH son los de (i) Soering contra Reino Unido, (ii) Jabari
contra Turquía, (iii) Öcalan contra Turquía (resuelto en segunda instancia por la Gran Sala), (iv)
Bader y Kanbor contra Suecia, (v) Al Sadoon y Mufdhi contra Reino Unido, (vi) Babar Ahmad y
otros contra Reino Unido y (vii) Al Nashiri contra Polonia.

Cuadros fácticos

A continuación, se exponen brevemente los hechos de cada uno de los casos recién mencionados:

 Soering contra Reino Unido:

El señor Jens Soering fue detenido en Inglaterra en virtud de una solicitud de extradición emitida
por Estados Unidos de América por el delito de homicidio del matrimonio Haysom, padres de
quien fuera su novia en ese momento, por estos hechos era posible imponer la pena de muerte417.
Elizabeth Haysom, hija del matrimonio, fue declarada cómplice del crimen y condenada a 90 años
de prisión418.

En virtud de la eliminación de la pena de muerte en el Reino Unido, se intercambiaron notas


diplomáticas entre este Gobierno y el estadounidense donde el primero intentaba asegurarse que
no sería aplicada esta pena al señor Soering419. Sin embargo, las garantías otorgadas por Estados
Unidos no satisficieron ni a Soering ni al Lord Justice encargado de resolver una solicitud de
revisión judicial contra la prisión por extradición presentado por su defensa (a pesar de esto
rechazó dicha solicitud por considerarla prematura)420.

Parte de lo alegado por la defensa de Soering es que se aportaron pruebas de que él padecía de
trastornos mentales que le impedían entender las consecuencias de sus hechos, se estableció que
padecía de “locura a dos” lo cual no le permitía pensar racionalmente y, por ende, variarían las
consecuencias jurídicas, permitiéndole no ser condenado por asesinato, sino por homicidio, el cual

417
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, resolución del 7 de julio de 1989, párr. 11 y 13.
418
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 18.
419
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 15.
420
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 22.

127
no conllevaba la aplicación de la pena de muerte, sin embargo, el juez decidió no tener en cuenta
este informe como parte de las cuestiones por resolver421.

El Estado alemán, también, pidió la extradición del requerido debido a su nacionalidad alemana,
ante lo cual el señor Soering se encontraba de acuerdo422.

Se comprobó médicamente que el peticionario padecía del trastorno del corredor de la muerte en
virtud de los graves efectos psicológicos de los que era víctima423.

 Jabari contra Turquía:

En este caso la solicitante era una ciudadana iraní que había huido de su país por tener temores
fundados de ser condenada muerte por lapidación en virtud de la aplicación de la ley islámica que
castiga el adulterio a dicha pena.

La señora Jabari tenía planes de casarse con X (así denominado en la sentencia), situación que no
cayó bien en la familia del hombre, por lo que finalmente se casó con otra mujer, sin embargo,
Jabari y X siguieron manteniendo relaciones sexuales. Fueron detenidos en octubre de 1997
mientras caminaban por la calle y en el periodo de detención fue sometida a pruebas para
determinar si había tenido relaciones sexuales en algún momento de su vida424.

Cuando fue liberada con ayuda de su familia, intentó llegar a Canadá usando un pasaporte falso,
por lo que fue devuelta a Turquía, de donde había salido usando dicho documento y se le negó la
solicitud de asilo alegando que el plazo para interponerla es de 5 días a partir de su entrada al
país425.

Sobre la señora Jabari pesaba una orden de deportación, por lo que el ACNUR inició el proceso de
entrevistas y determinó que era merecedora del estatus de refugiada, el cual se le otorgó, sin
embargo, se mantuvo su orden de deportación por no existir ilegalidades en su emisión426.

421
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 21.
422
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 19 y 26.
423
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 25.
424
TEDH, caso Jabari c. Turquía, N° 40035/98, resolución del 11 de julio de 2000, párr. 9-12.
425
TEDH, caso Jabari c. Turquía, N° 40035/98, párr. 16.
426
TEDH, caso Jabari c. Turquía, N° 40035/98, párr. 18 y 20.

128
 Öcalan contra Turquía:

El señor Öcalan fue expulsado de Siria, posteriormente viajó a Grecia de donde fue expulsado 2
horas después de haber arribado y solicitado asilo, debido a esto se desplazó a Moscú donde su
petición fue aceptada, pero nunca implementada por el Poder Ejecutivo, siguió su travesía a través
de Italia donde fue ubicado en arresto domiciliario, Rusia y Grecia de nuevo, hasta que finalmente
fue enviado a Nairobi, Kenia, donde personal de la embajada griega lo recibió. De conformidad con
los comunicados oficiales, esta situación confundió a las autoridades kenianas por considerar que
Grecia había puesto en peligro su seguridad nacional427.

Autoridades turcas habían emitido órdenes internacionales de arresto acusando al señor Öcalan
de haber formado parte de un grupo enfocado en destruir la integridad territorial del Estado turco
y de haber instigado actos terroristas que terminaron con vidas humanas, por lo que al partir
desde la embajada griega al aeropuerto para abandonar Kenia, el vehículo que lo transportaba se
desvió del convoy y lo llevó a una nave donde autoridades turcas lo estaban esperando428.

Tras un viaje donde la vista del peticionario fue tapada hasta entrar en territorio turco, fue
enviado a la cárcel de İmralı, la cual se decretó como zona militar prohibida a su llegada para
asegurar su integridad, según la posición oficial del Estado429.

En su detención, se monitorearon sus conversaciones con su abogado, éstas se restringieron a 2


por semana y no le podían dar al señor Öcalan copia de su expediente, sin embargo, miembros del
Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y Tratos Inhumanos entrevistaron al imputado y
se encontraba en buen estado de salud y en una celda cómoda, pero su acceso limitado al aire
libre podría afectarlo psicológicamente430.

La Fiscalía pidió pena de muerte contra el imputado el 8 de junio de 1999 basado en el artículo 125
de su Código Criminal, sin embargo, diez días después la Asamblea Nacional modificó la
Constitución Política y excluyó de las cortes de seguridad nacional a los jueces y fiscales militares,
así como posteriormente, en 2001, se publicó la ley 4771 estableciendo que la pena de muerte

427
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, resolución del 12 de mayo del 2005, párr. 14-16.
428
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 17 y 18.
429
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 19 y 23.
430
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 30 y32.

129
solo podría ser impuesta en tiempos de guerra o inminente amenaza de ella y a aquellos
condenados a ésta por terrorismo, se les conmutaría la pena por cadena perpetua431.

Finalmente, la Corte de Seguridad Nacional y la de Casación, no encontraron motivos para no


aplicar la pena de muerte al señor Öcalan en virtud de intentar un Estado kurdo en territorio
turco, la gravedad de los hechos imputados (6036 ataques armados, 3071 ataques con bomba,
388 robos armados, 1046 secuestros), sus repercusiones, la violencia con la que se ejecutó y las
miles de muertes (4472 civiles, incluidos niños, mujeres y adultos mayores, 3874 soldados, 247
policías y 1225 guardias de ciudades)432.

Finalmente, la pena de muerte fue conmutada al señor Öcalan, sin embargo, la petición se basó en
la falta de imparcialidad de la que fue víctima en el proceso judicial interno, violando su derecho
fundamental al debido proceso.

 Bader y Kanbor contra Suecia:

En este caso, los peticionarios aplicaron en Suecia por condición de asilo el día siguiente a su
llegada desde Siria, el señor Bader es un musulmán suní de origen kurdo y vivió con su familia en
Líbano, durante una estadía en Siria, él y 3 de sus hermanos fueron arrestados en Alepo por 9
meses para obtener información de su otro hermano, quien huyó prestando su servicio militar.
Además se alegó que fue torturado y víctima de malos tratos en prisión y solo fue liberado
después de estar hospitalizado por esta misma situación. De vuelta en Beirut también fue
arrestado para preguntar sobre su hermano, detención que duraba pocos días; finalmente
decidieron volver a Siria433.

Su petición de asilo fue denegada y se ordenó su deportación a Siria debido a que su situación en
dicho Estado no los convertía en merecedores de dicha condición y no se demostró la alegada
persecución ya que era su hermano quien podría llegar a sufrirla, aunque el aplicante nunca llegó
a poder explicar por qué era tan importante para la policía poder encontrarlo, aunado al hecho de
que abandonó Siria legalmente434.

431
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 38 y 53.
432
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 46 y 49.
433
TEDH, caso Bader c. Suecia, N°13284/04, resolución del 8 de noviembre de 2005, párr. 10.
434
TEDH, caso Bader c. Suecia, N°13284/04, párr. 11.

130
Al señor Bader se le condenó en Suecia por comportamiento amenazante contra su hijo de 4 años
y su vecino, condena que incluyó una orden de deportación, sin embargo, la Corte de Apelaciones
eliminó este último punto por no considerar dicha acción como merecedora de tal
consecuencia435.

Una nueva solicitud de asilo fue presentada en enero 2004 en virtud de que al señor Bader se le
impuso una condena de muerte en Siria, in absentia, por considerarlo cómplice de homicidio436,
esto por haber dado a su hermano el arma con que habría matado a su hermanastro, quien habría
deshonrado a su hermana y, por ende, a su familia; la Corte siria tomó en cuenta su salida del país
como un elemento incriminatorio en su contra, pero se indicó en la sentencia que en casos de
ausencia el expediente podría ser reabierto437.

Toda esta información fue confirmada por la embajada sueca en Siria, pero no existió una fuente
confiable que informara cuántas ejecuciones se perpetraban por año, pero el abogado contactado
por la embajada informó que eran pocas las sentencias que terminaban con la muerte de los
condenados; por lo que finalmente se volvió a decidir que no existían situaciones que justificaran
el riesgo alegado por los peticionarios438.

 Al Sadoon y Mufdhi contra Reino Unido:

El presente caso nace en el contexto de la invasión a Irak por parte de Estados Unidos de América,
quien junto a Australia, Polonia y Reino Unido se encargaron de desarrollar esta operación militar,
la cual sería encabezada por el señor embajador Paul Bremer, por lo que era éste en quien recaía
todo el poder y aprobaba todas las decisiones administrativas y legislativas en la región, a Reino
Unido le correspondió la zona sur del territorio iraquí439.

En la norma número 7 emitida por la CPA (Autoridad Provisional de la Coalición) se estableció la


suspensión de la pena de muerte en Irak en su sección 3.1. En junio de 2004, se emitió por parte
del Consejo de Seguridad la Organización de las Naciones Unidas una resolución aprobando la
formación de un gobierno interino soberano en Irak, quien tomaría el control del país a partir del

435
TEDH, caso Bader c. Suecia, N°13284/04, párr. 15.
436
TEDH, caso Bader c. Suecia, N°13284/04, párr. 17.
437
TEDH, caso Bader c. Suecia, N°13284/04, párr. 19.
438
TEDH, caso Bader c. Suecia, N°13284/04, párr. 21-25.
439
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, resolución del 30 de junio de 2009, párr.
10 y 12.

131
30 de junio del mismo año, permitiendo la permanencia de las fuerzas multinacional (MNF por sus
siglas en inglés) a petición de la misma representación iraquí440.

Con el nuevo administrador estatal, la pena de muerte sería reinstalada en agosto de 2004 para
crímenes como homicidio y algunos crímenes de guerra. En el mes de octubre del mismo año se
crearía el Alto Tribunal Iraquí, el cual sería competente para conocer una determinada lista de
crímenes cometidos entre el 17 de julio de 1968 y el 1 de mayo de 2003, para estos juicios se
estableció una lista de derechos de todos aquellos que figuraran como imputados en dichos
procesos441.

Un memorando de entendimiento fue firmado entre Irak y el Reino Unido para que la MNF
pudiera detener, por motivos de seguridad, a aquellas personas que hubieran cometido hechos
delictivos durante el tiempo en que Irak adecuaba su sistema de detención442.

Alrededor del 23 de marzo de 2003, dos soldados británicos fueron emboscados en la región de Al-
Zubair en el sur de Irak por milicias iraquíes, sus cuerpos se encontraron enterrados en los
sedimentos de un edificio en dicha región. Fuerzas británicas detuvieron a los solicitantes entre
abril y noviembre de 2003, inicialmente detenidos en Camp Bucca, establecimiento
estadounidense y posteriormente trasladados a centros de detención británicos443.

El caso fue presentado al Panel Investigativo Especial de la Corte Criminal de Basra, el cual autorizó
la continuidad de la detención por parte de las MNF, al presidente del Alto Tribunal antes
mencionado se le presentaron cartas por parte de las familias de las víctimas para intentar evitar
la imposición de la pena de muerte a los peticionarios.444

El juicio inició el 11 de mayo de 2009 y se les imputó el delito de haber cometido homicidio contra
dos soldados británicos cuando estos ya se habían rendido445, en el transcurso del juicio se incluyó
otro cargo por tortura o tratos inhumanos y degradantes446, juzgamiento que finalmente concluyó

440
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 13, 15 y 19.
441
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 23 y 24.
442
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 25.
443
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 40 y 41.
444
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 46 y 50.
445
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 84.
446
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 86 y 87.

132
en que no había suficiente prueba para condenarlos por los hechos mencionados447, sin embargo,
esta sentencia fue apelada por la fiscalía, ante lo cual la Corte de Casación estableció que la
investigación estaba incompleta, por lo que decidió remitir el caso para un nuevo juicio, al
momento de iniciar el juicio los peticionarios se encontraban en custodia448.

 Babar Ahmad y otros contra Reino Unido:

Los peticionarios en este caso eran solicitados por el gobierno estadounidense por habérseles
imputado varios crímenes de terrorismo, por lo que la acción se basó en el riesgo que podrían
sufrir que se les aplicara la pena de muerte en caso de ser extraditados a Estados Unidos449.
Además de lo anterior, se alegó que las condiciones de detención a las que fueron expuestos en el
centro ADX Florence en Colorado, una vez que fueron enviados a Estados Unidos, no cumplían con
los requisitos mínimos establecidos por la jurisprudencia internacional

Dentro de los hechos que se alega que cometieron los peticionarios destaca el proveer de material
en favor el terrorismo, conspiración para cometer homicidio, lastimar personas o bienes ajenos en
territorio extranjero, yihad violenta en Afganistán e involucramiento en el bombardeo de la
embajada de Estados Unidos en Afganistán en 1998450.

 Al Nashiri contra Polonia:

Estados Unidos de América acusó al señor Al Nashiri de haber fungido como la mente maestra de
la célula de Al-Qaeda relacionada con el bombardeo contra una base protectora contra misiles de
la Marina estadounidense en la localidad de Aden en Yemen el 12 de octubre de 2000, estos
hechos generaron la muerte de 17 marineros estadounidenses y lastimó a 40 más451.

Asimismo, se considera que el señor Al Nashiri tuvo participación en las explosiones que sufrió un
transportador francés de petróleo, el MV Limburg, el cual generó que 90.000 barriles de este
líquido se derramaran en el Golfo de Aden452.

447
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 88.
448
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 88 y 89.
449
TEDH, caso Babar Ahmad y otros c. Reino Unido, N° 24027/07, 11949/08, 36742/08, 66911/09 y
67354/09, resolución del 10 de abril de 2012, párr. 8.
450
TEDH, caso Babar Ahmad y otros c. Reino Unido, N° 24027/07, 11949/08, 36742/08, 66911/09 y
67354/09, párr. 8, 10, 13 y 17.
451
TEDH, caso Al Nashiri c. Polonia, N° 28761/11, resolución del 24 de julio de 2014, párr. 45.
452
TEDH, caso Al Nashiri c. Polonia, N° 28761/11, párr. 46.

133
El señor Al Nashiri fue detenido en octubre de 2002 en Dubái y fue pasado a custodia de la Agencia
Central de Inteligencia (CIA), pasando por centros de detención en Afganistán, Tailandia y Polonia,
detenciones en las que los interrogatorios constaron, por ejemplo, en posiciones prolongadas de
pie contra una pared donde sus muñecas se encontraban amarradas a una barra o a un gancho en
el techo por dos días completos453.

Posteriormente, el peticionario fue trasladado a otra base estadounidense en Rabat, Marruecos


para luego ser reubicado en Guantánamo, devuelto a Rabat, luego a Rumania y finalmente
enviado a Guantánamo454. El 9 de diciembre de 2008 se inició la búsqueda por parte del Gobierno
de la pena de muerte contra el imputado por los hechos descritos anteriormente455.

La acción ante el TEDH por parte de Al Nashiri se basó en violaciones a los artículos 2, 3, 5 y 6 del
Convenio Europeo, así como al artículo 1 del Protocolo número 6 por haber permitido el Estado
polaco su traslado a centro de detención de la CIA a pesar del riesgo real de ser sujeto de tortura,
malos tratos, detención sin posibilidad de comunicarse, juicios en contravención del principio del
debido proceso y la imposición de la pena de muerte456.

Análisis de fondo

A continuación se expondrán, divididas por subtemas, las posiciones del TEDH con respecto de los
aspectos relativos a la pena de muerte que han llegado a su conocimiento.

 Debido proceso

El tema del debido proceso es esencial sin importar el tipo de procedimiento, ya sea judicial o
administrativo, por lo que el TEDH ha procedido a establecer como principio internacional la
misma posición establecida por la Corte IDH relativo a la rigurosidad con la que deben llevarse a
cabo los procesos en los que sea posible la imposición de la pena de muerte.

En el caso Öcalan contra Turquía, el TEDH fue claro al indicar que si, per se, en todos los procesos
deben ser respetadas las garantías del debido proceso, su observancia es todavía más importante

453
TEDH, caso Al Nashiri c. Polonia, N° 28761/11, párr. 83 y 85.
454
TEDH, caso Al Nashiri c. Polonia, N° 28761/11, párr. 103, 107-109.
455
TEDH, caso Al Nashiri c. Polonia, N° 28761/11, párr. 116
456
TEDH, caso Al Nashiri c. Polonia, N° 28761/11, párr. 3.i) y 3.ii)

134
en aquellos donde esté en juego la vida humana en virtud de la naturaleza irreparable de la pena
de muerte, considerado a este derecho como el de mayor relevancia457.

Resalta este tribunal la posición abolicionista relativa a las características propias de la pena de
muerte, específicamente la de no poder enmendar decisiones judiciales erróneas, como lo sería,
por ejemplo, el hecho de encontrar prueba nueva que cambie la pena impuesta; por lo que la
exigencia de un respeto total al debido proceso se debe procurar en el sentido de evitar arrebatar
una vida humana en aplicación del resultado de un juicio arbitrario458.

Las arbitrariedades en un proceso judicial pueden no solo derivar en el juicio injusto, sino que (en
relación con la siguiente sección), se abre una puerta que puede derivar en un gran sufrimiento
por parte de aquellos a quienes se les impone la pena capital, por lo que al existir la posibilidad de
que se aplique la ejecución, se puede presentar “…un significativo grado de angustia y miedo,
situando dicho tratamiento dentro del ámbito de aplicación del artículo 3 de la Convención…”459.

En el caso de Bader y Kanbor contra Suecia, referido a la condenatoria in absentia de los


solicitantes, se establecen varios elementos concernientes al debido proceso (de los cuales se
determinó que fueron violados en el proceso judicial sirio), inter alia, que no se presentó evidencia
oral durante el contradictorio y que toda la evidencia fue aportada por el Fiscal y ni el acusado ni
su defensa pudieron estar presentes en la vista, por lo que en virtud de lo sumario de un proceso
tan posible de afectar el derecho a la vida, se considera que dichos elementos son contrarios a un
debido proceso460.

La violación a un derecho fundamental, no puede ser considerada separada (o solitaria) con


respecto de sus afectaciones, es decir, si existe una violación al debido proceso, no implica que
este hecho no derive, por ejemplo, en tratos inhumanos y degradantes, así quedó establecido por
el TEDH al indicar que la angustia, miedo y la incerteza mencionados no puede ser separada de lo
injusto del proceso por estar la vida humana en juego461.

457
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 135.
458
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 136.
459
TEDH, caso Bader c. Suecia, N°13284/04, párr. 42.
460
TEDH, caso Bader c. Suecia, N°13284/04, párr. 47.
461
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 169.

135
Este tema se reviste de gran importancia por el hecho de que las decisiones del TEDH empiezan a
influir, tanto de manera directa como indirecta, en sistemas judiciales que, si bien, no están
sometidos a su jurisdicción, se ven afectados por las decisiones que desde este órgano se emiten.

Con lo anteriormente dicho, el autor se refiere, por ejemplo, a lo establecido en el caso de Al


Saddoon y Mufdhi contra Reino Unido, donde se determinó que un Estado parte violaría el artículo
5 del Convenio Europeo, relativo a la libertad y seguridad de las personas, si entrega al
peticionario a otro Estado donde se corra el riesgo de que estos derechos no le sean respetados,
riesgo que se ve manifestado, además en violaciones al debido proceso o al riesgo de imposición
de pena de muerte462.

No es posible tampoco hablar de debido proceso si no se contempla el tema de la objetividad del


órgano juzgador, éste incluye ser juzgado por un órgano independiente e imparcial, por lo que en
este caso se aplica la misma rigurosidad establecida para el derecho de defensa, procurando
siempre que se haga justicia en el mayor alcance del concepto, siendo ésta la única manera para
evitar que la arbitrariedad se encargue de privar de la vida humana a los enjuiciados463.

En el caso Öcalan, el cual ha sido el que más ha desarrollado el tema del debido proceso con
respecto de la pena de muerte, se emitió la sentencia condenando al Estado por la violación del
artículo 3 del Convenio Europeo en virtud de la imposición de la pena de muerte derivada de un
juicio que no cumplió con los requerimientos del debido proceso464. Esto demuestra una relación
intrínseca entre los numerales 2 y 3 del Convenio Europeo (posición similar a la de la Corte IDH),
pues por la condenatoria a muerte establecida en dicho juicio se sometió al condenado a más de 3
años de los efectos del corredor de la muerte.

Por otra parte, se toma en cuenta la posibilidad de los condenados a ejercer todos las acciones
posibles para solicitar una revisión de la sentencia condenatoria. En el caso Soering el TEDH
estableció una interesante apreciación para el plazo que corre entre la condena y la ejecución, el
cual, desde su punto de vista, debe extenderse por el tiempo suficiente para que el condenado
pueda interponer todos los recursos que la ley le ofrece para hacer valer sus derechos, sin

462
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 455 y 456.
463
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 166.
464
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 174 y punto resolutivo 10.

136
embargo, establece que, con la finalidad de evitar que se sufra del síndrome del corredor de la
muerte, el sistema jurídico no puede extender de sobremanera este periodo.465.

En el caso concreto, se hace referencia al régimen jurídico del Estado de Virginia, el cual establece
todos los medios para que nadie sea condenado de manera arbitraria, sin embargo, el Tribunal
Supremo estatal no consideró que la silla eléctrica generara “sufrimientos inútiles antes de la
muerte y sufrimientos emocionales en espera de la ejecución”466, por lo cual el TEDH procede a
analizar este tema del corredor de la muerte para externar su posición con respecto de los efectos
del corredor de la muerte.

Los plazos extremos se unen a la angustia y al temor de perder la vida, lo cual se combina con “su
edad y estado mental cuando cometió el delito”467, tema del que desprende la correcta apreciación
de la prueba, ésta debe ser estudiada en su totalidad por el órgano juzgador; como se estableció
en la descripción de hechos, la defensa del señor Soering aportó informes periciales que
demostraban que el imputado no estaba consciente de los efectos jurídicos de su actuar, los
cuales al no ser tomados en cuenta por el juez violentaron el derecho de defensa del señor
Soering.

Con respecto de los plazos, es menester señalar el caso de Jabari contra Turquía, relacionado con
el tema de la devolución de la solicitante al Estado Islámico de Irán. En Turquía el plazo para
solicitar asilo era de 5 días a partir de su arribo al país, lo cual fue considerado por el TEDH como
violatorio al artículo 3 del Convenio Europeo por tratarse de un plazo automático y mecánico, pues
consistiría en una manera de exponer a las personas a ser devueltas a un espacio físico donde
corren un riesgo de sufrir la pena de muerte, aunado al agravante de la posible condena a
lapidación, como se alegaba en el caso expuesto468.

Por otro lado, y como enlace para la siguiente sección, la pena de muerte impuesta en
contravención del debido proceso es una causal para que se presenten tratos inhumanos y
degradantes en el corredor de la muerte, lo cual atenta contra el numeral 3 del Convenio Europeo.

Como se puede apreciar de lo anterior, el debido proceso es siempre la piedra angular sobre la
cual gira el tema de la pena de muerte por una simple razón, la importancia del bien jurídico que
465
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 106.
466
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 48.
467
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 111.
468
TEDH, caso Jabari c. Turquía, N° 40035/98, resolución del 11 de julio de 2000, párr. 40.

137
se intenta tutelar y la imposibilidad material de reparar cualquier tipo de error judicial relacionado
con su imposición, por lo que en cada proceso donde ésta figure como posible sanción, es
menester que los principios rectores del derecho de defensa, entendido en un sentido amplio,
estén presentes con el fin de evitar cualquier tipo de arbitrariedad.

Por último, vale la pena mencionar la posición de los jueces Costa, Caflisch, Türmen y Borrego
Borrego en el caso de Öcalan, para quienes el tema de la imparcialidad e independencia de un
órgano juzgador que impone la pena de muerte no debe conocerse de conformidad con el artículo
3 del Convenio Europeo, sino que debe estudiarse a la luz del numeral 6, relativo a un proceso
equitativo469, sin embargo, ésta no ha sido la posición de la mayoría del TEDH que hace la relación
entre dichos hechos como causa directa de violaciones a la norma establecida en el numeral 3 del
Convenio Europeo.

Esta situación coincide con la posición de la Corte IDH con respecto del debido proceso, el cual le
da validez a las decisiones que, sin bien, no son deseables, imponen la pena de muerte como
consecuencia de los delitos cometidos.

 Relación con tratos inhumanos y degradantes en el pabellón de la muerte

A manera de introducción, vale la pena mencionar la posición general del TEDH con respecto de la
pena de muerte, ha señalado que “La Corte toma como punto de inicio la naturaleza del derecho a
no ser sometido a pena de muerte. La ejecución judicial implica la deliberada y premeditada
destrucción de un ser humano por autoridades estatales. Sin importar el método de ejecución, la
extinción de la vida implica dolor físico. Además, el conocimiento previo de la muerte por parte del
Estado debe inevitablemente dar paso a un intenso sufrimiento psicológico”470.

Sin embargo, al no ser posible por ahora la erradicación total de este instituto, es necesario
interpretar la manera como su aplicación vulnera de la menor forma los DDHH reconocidos en los
diferentes instrumentos internacionales.

El primer elemento por tomar en cuenta y del que nace una gran controversia a nivel mundial
sobre su existencia es el del pabellón (o corredor) de la muerte, el cual fue definido como el
“…conjunto de circunstancias a las que se expondría el demandante si, después de su traslado a

469
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, opinión conjunta parcialmente disidente de los
jueces Costa, Caflisch, Türmen y Borrego Borrego.
470
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 115.

138
Virginia para afrontar una acusación por asesinato, fuera condenado a muerte”471. Es decir, es
aquella situación previa a la aplicación de la pena de muerte a un condenado, donde puede ser
víctima de afectaciones psicológicas, psiquiátricas y hasta físicas.

En el caso concreto, se determinó que el plazo de duración entre una condena y una ejecución en
el Estado de Virginia era de entre 6 y 8 años, lo que implica que una persona se encuentra
expuesta ese mismo tiempo a “angustia y a la creciente tensión de vivir en la presente sombra de
la muerte”472, además de lo anterior se tomó en cuenta la situación específica de la prisión estatal
de Mecklenburg, determinando finalmente que si el señor Soering era enviado a dicho Estado se
vería expuesto a tratos de carácter inhumano y degradante473.

Es, entonces, que el TEDH ha expuesto los elementos básicos que deben ser tomados en cuenta
para determinar si una persona está sometiendo a los tratos prohibidos por el artículo 3 en
relación con el 2 del Convenio Europeo en el pabellón de la muerte.

A manera general, elementos como el método de pena de muerte establecido, las circunstancias
personales del condenado, la gravedad del delito y las condiciones de detención son factores para
analizar las posibles violaciones al artículo 3474, dicho numeral se convierte en uno de los más
importantes con respecto de la pena de muerte, pues de conformidad con lo expuesto por el
órgano juzgador, encierra los valores fundamentales de una sociedad democrática475.

Pero de igual manera nace un nuevo elemento para analizar la existencia de tratos inhumanos con
respecto de la pena de muerte: “La actual actitud de los Estados contratantes hacia la pena de
muerte es importante para apreciar si se traspasó el límite permitido de sufrimiento o de
degradación”476. De esta apreciación es posible concluir que puede existir un doble discurso en las
actuaciones de ciertos Estados, ya que si bien pueden manifestarse en contra de la pena de
muerte, no toma las decisiones legislativas para suprimirla o no mantiene las condiciones

471
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 81.
472
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 106.
473
Kealeboga N Bojosi, “The death row phenomenon and the prohibition against torture and cruel, inhuman
or degrading treatment”, African Human Rights Law Journal 4 (2004): 321, URL:
http://www.corteidh.or.cr/tablas/R21564.pdf
474
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 168.
475
TEDH, caso Babar Ahmad y otros c. Reino Unido, N° 24027/07, 11949/08, 36742/08, 66911/09 y
67354/09, párr. 200. TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 100. TEDH, caso Jabari c.
Turquía, N° 40035/98, resolución del 11 de julio de 2000, párr. 39.
476
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 104.

139
necesarias para la dignidad de los condenados, por lo que nace un factor esencial que permite
establecer violaciones al artículo 3 realizando un análisis cruzado entre lo que manifiesta y lo que
efectúa un Estado parte del Convenio Europeo.

Un ejemplo de este análisis se presentó en el caso de Jabari contra Turquía, donde la práctica
usual en casos de adulterio en el Estado que requería a la solicitante, era la condena a muerte por
lapidación. En su decisión, el TEDH indica que no logra convencerse de que en Irán dichas acciones
hayan dejado de ser reprendidas por la Ley Islámica, obteniendo pruebas de que la lapidación se
seguía manteniendo en dicho momento, razón por la cual finalmente consideró que existía un alto
riesgo de que la solicitante fuera sometida a este tipo de tratos477.

Otro ejemplo de lo anterior se dio en el caso de Al Nashiri contra Polonia, donde el TEDH tomó en
cuenta varios estudios de organizaciones internacionales para estudiar la posición de Polonia con
respecto de la pena de muerte y todas las situaciones que giran sobre ella. Tal es el caso del
informe emitido por Amnistía Internacional titulado “Desbloquear la verdad: la participación de
Polonia en el centro de detención de la CIA”, donde se indicó que Polonia había sido acusada de
facilitar la presencia de campos de detención de la CIA donde los detenidos eran torturados478,
asimismo se tomó en cuenta la resolución B70375/2011 del Parlamento Europeo donde se mostró
preocupación por la posibilidad de que a Al Nashiri se le impusiera la pena de muerte por parte de
Estados Unidos de América, solicitando a Polonia su intervención para que no se le impusiera
dicha pena479.

A partir de la calificación general establecida, el TEDH va más allá de este carácter e intenta
determinar elementos específicos para analizar la posibilidad de estar ante una posible violación
del artículo 3, siempre tomando en cuenta las necesidades relacionadas con la aplicación de una
condena de pena de muerte.

En primer lugar, es claro que la detención implica un nivel mínimo de sufrimiento y humillación
inevitables, por lo que estos no pueden ir más allá de lo normalmente esperable por una privación

477
TEDH, caso Jabari c. Turquía, N° 40035/98, párr. 41, 42 y punto resolutivo 1.
478
TEDH, caso Al Nashiri c. Polonia, N° 28761/11, párr. 176.
479
TEDH, caso Al Nashiri c. Polonia, N° 28761/11, párr. 276.

140
de libertad, en razón de lo anterior, este sufrimiento debe limitarse al máximo, por ejemplo, por
medio de un método de ejecución que no le genere al condenado un nivel extra de estrés480.

Esta posición fue desarrollada en el caso de Öcalan, donde los jueces Costa, Caflisch y Borrego
Borrego, en su opinión conjunta parcialmente disidente, establecieron que el trato inhumano
debe contar con un mínimo de severidad y que, para establecer si ha sido víctima de tratos
inhumanos, debe ser demostrado, más allá de toda duda razonable, que ha sufrido miedo y
angustia que lleguen a dicho nivel481, así decidido posteriormente en sentencias de mayoría482.

En segundo lugar, la separación del resto de privados de libertad por largos periodos puede llegar
a destruir la forma de ser del condenado, por lo que este confinamiento debe cumplir con ciertos
requisitos como no ser establecido de manera indefinida, sin embargo no se determina el plazo
máximo en el que puede estar en dicha condición483.

Por último, también juega un papel muy importante la salud del condenado, la cual se ve
directamente relacionada con las posibilidades de disfrutar tiempo al aire libre y con demás
actividades de esparcimiento. El TEDH ha resuelto casos donde se determinó que disfrutar
únicamente de una hora de ocio al día empeoraba la situación del privado de libertad, asimismo,
se le deben asegurar cuidados médicos que le permitan tener una vida digna; en estos casos los
problemas psiquiátricos son frecuentes, por lo que deben ser tratados con cuidados que eviten
que surjan sentimientos de inferioridad que deriven en problemas aún mayores en quienes
esperan la ejecución de la pena de muerte484.

El trato inhumano ha sido calificado por el TEDH como aquel que se ha aplicado “…con
premeditación durante horas y por haber causado «si no verdaderas lesiones, por la menos
intensos sufrimientos físicos y morales», y a la vez de «degradante» porque «por su naturaleza

480
TEDH, caso Babar Ahmad y otros c. Reino Unido, N° 24027/07, 11949/08, 36742/08, 66911/09 y
67354/09, párr. 201 y 202. TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 100.
481
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, opinión conjunta parcialmente disidente de los
jueces Costa, Caflisch, Türmen y Borrego Borrego.
482
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 121.
483
TEDH, caso Babar Ahmad y otros c. Reino Unido, N° 24027/07, 11949/08, 36742/08, 66911/09 y
67354/09, párr. 206 y 210.
484
TEDH, caso Babar Ahmad y otros c. Reino Unido, N° 24027/07, 11949/08, 36742/08, 66911/09 y
67354/09, párr. 213 y 215.

141
creaba en sus víctimas sentimientos de miedo, de angustia y de inferioridad que podían
humillarlas, rebajándolas y quebrantando en su caso su resistencia corporal o moral»”485

En este mismo sentido, es menester señalar que “algunas cortes han dado a la decisión una
construcción estrecha, insistiendo en los diversos factores atenuantes en afirmar que la detención
prolongada en el corredor de la muerte per se no constituye un trato inhumano y degradante o
castigo. La mayoría del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha tomado la posición
de que un retraso debe ir acompañado por otras circunstancias”486.

No comparte el autor esta posición ya que el hecho de encontrarse en una etapa posterior a una
condena representa, asimismo, una etapa donde el condenado espera a que su vida sea
arrebatada sin saber el momento exacto cuando esto sucederá, por lo es necesario darle una
interpretación amplia al concepto del “death row phenomenon”, posición que es compartida por
la CEDH en el caso Çinar contra Turquía487 y por votos concurrentes de algunos jueces.

El juez Trechsel ha establecido una posición muy clara con respecto de esta figura en relación con
los tratos inhumanos y degradantes al relacionarlos directamente con el artículo número 2 del
Convenio Europeo; señala la ironía de que mientras el artículo 3 prohíbe este tipo de tratos, el
mismo cuerpo normativo permite la pena de muerte, la cual es por sí misma un trato con este
carácter488. Afirma que esta situación ha venido cambiando con el devenir histórico del sistema
europeo de protección de DDHH al aprobarse los protocolos 6 y 13 al Convenio Europeo con
respecto de la aplicación de la pena de muerte en tiempos de paz y de guerra. Asimismo, el juez
Garlicki establece la relación entre dichos artículos al afirmar que el simple hecho de imponer la
pena de muerte representa una violación al artículo 3 del Convenio Europeo y no únicamente
cuando se considera que el debido proceso ha sido violado489.

485
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 100.
486
Schabas A. William, “The Abolition of Death Penalty in International Law”, Cambridge University Press
(2002): 275, URL:
https://books.google.co.cr/books?id=LGuT_DP4_eMC&pg=PA275&lpg=PA275&dq=soering+death+row+phe
nomenon&source=bl&ots=OfKn8m_kAw&sig=5H1PRiijB7njTnWujnFBVwEVM_s&hl=es-
419&sa=X&redir_esc=y#v=snippet&q=Soering&f=false
487
CEDH, caso Çinar c. Turquía, N° 17864/91, párr. 8-9; citado en Schabas A. William, p. 276.
488
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, voto particular disidente del señor Trechsel.
489
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, opinión parcialmente disidente del juez Garlicki.

142
 Extradición, deportación o cualquier otra forma de entrega de una persona a un
estado que le puede imponer la pena de muerte

Como regla general aplicada por el TEDH, se estableció que acarrea responsabilidad para un
Estado el deportar a una persona cuando hay elementos sustanciales para creer que, a su llegada
al país receptor, el requerido será sometido a tratos inhumanos relativos al artículo 3 del Convenio
Europeo, asimismo, la interpretación del artículo 2 de este mismo cuerpo normativo, así como del
numeral 1 del protocolo número 13 prohíbe la extradición o deportación a otro Estado cuando es
posible que la persona enfrente un riesgo real de ser sometido a pena de muerte490.

En concordancia con lo anterior, se reivindica el derecho de cada Estado de controlar la entrada,


residencia y deportación de aquellos extranjeros que ingresan a su territorio491, sin embargo, llama
la atención el TEDH con respecto de que en caso de no cumplir con lo establecido en la obligación
supra indicada, el Estado sería condenado por la violación al Convenio Europeo y de los
respectivos protocolos relacionados492.

En aplicación de la regla supra planteada, se analizó el caso de Al Nashiri contra Polonia, en el cual
se consideró al Estado como responsable de violar, tanto por acción como por omisión el artículo 2
del Convenio Europeo ya que existía un alto riesgo de que el investigado fuera condenado a
muerte por el tribunal militar que estudiara su caso, aunado al riesgo de la falta de imparcialidad a
la que podría verse sometido al haberse autorizado el envío del peticionario493.

Además de lo anterior, en casos donde la persona es sujeto de una “entrega extraordinaria”, así
llamado el proceso en el que es trasladada de una jurisdicción a otra para ser detenido e
interrogado, los principios básicos relativos a estos hechos deben ser interpretados a fortiori, es
decir, con mayor rigurosidad de la que se da en cualquier otro proceso494.

En este tema el caso Soering, también, generó una gran influencia, siendo el primero en
desarrollar el principio de non-refoulement dentro del sistema europeo de protección de DDHH495,
lo anterior, devino en un gran aporte a la posibilidad de extender este principio a otros temas que
490
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 123. TEDH, caso Soering c. Reino
Unido, N° 14038/88, párr. 91. TEDH, caso Jabari c. Turquía, N° 40035/98, párr. 38.
491
TEDH, caso Bader y Kanbor c. Suecia, N°13284/04, párr. 41.
492
TEDH, caso Bader y Kanbor c. Suecia, N°13284/04, párr. 42 y 48.
493
TEDH, caso Al Nashiri c. Polonia, N° 28761/11, párr. 578.
494
TEDH, caso Al Nashiri c. Polonia, N° 28761/11, párr. 588.
495
Soering’s Legacy”, Amsterdam Law Forum VU University, accesado el 15 de setiembre de 2017,
http://amsterdamlawforum.org/article/view/51/67, párr. 5.

143
no son únicamente referidos a pena de muerte, sino que a través de la interpretación del artículo
3 del Convenio Europeo es posible aplicarlo en otros contextos496.

La interpretación hecha en el caso de comentario es acorde con los numerales 3 del Convenio
Europeo, el 7 del PIDCP y 5 de la Carta Africana, convirtiendo a este principio como de carácter
fundamental, especialmente por el hecho de que no se encuentra explícitamente escrito en dichos
tratados, por lo que ha sido aceptado por la doctrina que la resolución en Soering fue el medio
esencial para interpretarlos de esta manera497.

Debe quedar claro que estas regulaciones aplican para diferentes grupos, como por ejemplo,
refugiados, asilados, prisioneros de guerra, detenidos criminales498, personas que son solicitadas
por extradición, entre otros, por lo que los procesos que se someten a estas reglas son muy
variados, donde destacan la extradición y las deportación.

En este sentido, se han planteado definiciones de diferentes grupos que pueden ser sometidos a
alto riesgo de violación de sus derechos en el supuesto de ser enviados a otro Estado, por ejemplo,
se considera al refugiado como aquella persona que fuera del país de su nacionalidad tiene un
miedo fundado de ser perseguido por razones de raza, nacionalidad, pertenencia a un grupo social
específico y que en virtud de dicho miedo no puede pedir ayuda en su país499 y a los detenidos,
diferenciados de los prisioneros de guerra, como aquellos que mientras se desarrollaba una
operación en el extranjero que no llegan a ser categorizadas como conflictos armados
internacionales, son detenidos por las fuerzas armadas por la posibilidad de que se haya cometido
un crimen500.

Finalmente, se creó una categoría general, la de “extranjero en necesidad de protección”, que son
aquellas personas que ha dejado su país de nacionalidad porque tienen un miedo fundado de ser
sentenciado a muerte o ser sujeto de tortura y tratos o castigos inhumanos y degradantes501, lo

496
TEDH, caso D. c. Reino Unido, N° 146/1996/767/964, resolución del 20 de abril de 1997, párr. 49.
497
Elihu Lauterpacht y Daniel Bethlehem, “The scope and content of the principle of non-refoulement:
Opinion”, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, (2001): 204
http://www.unhcr.org/protection/globalconsult/3b33574d1/scope-content-principle-non-refoulement-
opinion.html
498
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 131.
499
TEDH, caso Bader y Kanbor c. Suecia, N°13284/04, párr. 28.
500
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 102.
501
TEDH, caso Bader y Kanbor c. Suecia, N°13284/04, párr. 28.

144
cual amplía, entonces, el ámbito de protección a aquellos que cumplan con este requisitos más
allá de si ostentan un carácter migratorio o condiciones de detención específicas.

Es, entonces, que surgen ciertas medidas que pueden permitir a los Estados evitar ser condenados
en virtud de la entrega de una persona requerida por otro. El TEDH ha señalado que es deber del
Estado que tiene al requerido el tomar todos aquellos pasos que sean necesarios para impedir por
la vía diplomática la aplicación de la pena de muerte, esto incluso si ya se ha cumplido con el envío
de la persona502.

Pero, estas medidas no pueden ser meramente formales, sino que deben ser realmente eficientes
en la consecución de su finalidad. En el caso Soering se planteó la posibilidad por parte de Estados
Unidos de hacerle saber al juez, en el momento de dictar su condena, de los deseos del gobierno
británico de que la pena de muerte no fuera aplicada503, lo cual no fue considerado por el TEDH
como una medida que eliminara el riesgo de ser condenado y de sufrir del síndrome del corredor
de la muerte, en especial porque el fiscal había sido insistente en la solicitud de imposición de esta
condena504.

En este caso, surge, además el tema del sistema federal que rige sobre Estados Unidos, en el cual
la aplicación de ciertas leyes dependen únicamente de los jueces estatales y no así del gobierno
federal, por lo que una obligación adquirida por este último no compele al Estado de Virginia a
someterse a lo acordado por el representante del Poder Ejecutivo, por lo que los representantes
de dicho Estado eran los únicos que podían emitir medidas diplomáticas que cumplieran con los
requerimientos establecidos en la jurisprudencia internacional505.

Incluso, han existido varios tratados de extradición suscrito entre los representantes de Estados
Unidos y Reino Unido, donde constaba que: “Si el delito por el que se pide la extradición se castiga
con la pena de muerte según la legislación aplicable de la Parte requirente, mientras que la de la
Parte requerida no la establece en las mismas circunstancias, se puede denegar la entrega excepto
si aquella Parte da a ésta las suficientes seguridades de que no se cumplirá la pena capital”506.

502
TEDH, caso Al Nashiri c. Polonia, N° 28761/11, párr. 587.
503
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 97.
504
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 98.
505
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 69.
506
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 36.

145
Pero, fue la rigurosidad derivada de la importancia del derecho fundamental a la vida humana la
que evitó que las muestras de seguridad a las que Estados Unidos estaba acostumbrado a emitir
con la finalidad de asegurar la no aplicación de la pena de muerte al requerido fracasaran en el
caso del señor Soering, en especial porque se señaló que “no ha habido ningún caso en que se
haya comprobado la eficacia de dicha seguridad”507.

En el caso de Bader y Kanbor contra Suecia, tampoco se logró comprobar que Suecia hubiera
recibido garantías por parte del gobierno sirio que cumplieran con los requisitos requeridos por el
TEDH para asegurarse de que no se violarían los DDHH de los deportados, manteniéndose, por
ende, el riesgo de ser sometido a pena de muerte, por lo que se decidió que Suecia violaría las
normas internacional en caso de ser llevada a cabo la deportación de los solicitantes508.

Algunas de las medidas que pueden ser solicitadas por el Tribunal fueron propuestas por el
peticionario en el caso de Al Nashiri, donde se mencionan, por ejemplo, enviar una posición escrita
contra la pena de muerte a quien tenga la posibilidad de manifestar esta posición a quien impone
la pena, obtener seguridades diplomáticas de que no se aplicará la pena de muerte, establecer
medios de contacto entre el gobierno que envía a la persona y el centro de detención para
verificar las condiciones en que se encuentra el requerido y asegurar el derecho de defensa del
imputado509.

En otros casos, la realidad del Estado al que podría ser deportada una persona sería suficiente
para darse cuenta que su devolución devendría en una violación al Convenio Europeo, como es el
caso de Irán, donde el régimen de la Sharia impone la pena de muerte a aquellas personas
condenadas por adulterio, por lo que en este caso era claro el riesgo que se generaría si se
procedía con el envío de la señora Jabari hacia Irán510.

De igual manera se dio en el caso de Al Saddoon y Mufdhi contra Reino Unido donde, según
estadísticas aportadas por los solicitantes, el 35% de los condenados por crímenes de guerra en
Irak, habían sido condenados a muerte, por lo que el riesgo de enfrentar dicha pena era alto y
aunque se hicieron los intentos de obtener seguridades diplomáticas de que no serían ejecutados,

507
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 37.
508
TEDH, caso Bader y Kanbor c. Suecia, N°13284/04, párr. 45.
509
TEDH, caso Al Nashiri c. Polonia, N° 28761/11, párr. 584.
510
TEDH, caso Jabari c. Turquía, N° 40035/98, párr. 31.

146
no se pudieron obtener dichas comunicaciones por parte del gobierno iraquí511, ni siquiera con las
cartas enviadas por parte de la familia de las víctimas solicitando clemencia512.

Como se puede concluir, la práctica común en la jurisprudencia internacional es la de evitar por


todos los medios posibles la imposición de pena de muerte, esto por medio de la fuerza de la
diplomacia, sin embargo, se exige que las seguridades que brinden los diferentes Estados eliminen
el riesgo de aplicación de esta condena, como se dio por, ejemplo, en el caso de Wong Ho Wing
contra Perú en el sistema interamericano de DDHH.

 Protocolos 6 y 13

Los protocolos 6 y 13 al Convenio Europeo han representado una gran discusión sobre si, a partir
de su ratificación, el artículo 2.1 de este cuerpo normativo deja de ser aplicable a los Estados
parte.

El primero de ellos, denominado “Protocolo número 6 al Convenio para la Protección de los


Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales relativo a la Abolición de la Pena de
Muerte” se refiere la proscripción de la pena de muerte en tiempos de paz y el segundo,
denominado “Protocolo número 13 al Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de
las Libertades Fundamentales, relativo a la abolición de la pena de muerte en todas las
circunstancias” extiende dicha prohibición a cualquier situación, incluyendo tiempos de guerra y
prohibiendo cualquier excepción a esta norma.

El artículo 2.1 de la Cara Europea señala que: “El derecho de toda persona a la vida está protegido
por ley. Nadie podrá ser privado de su vida intencionadamente, salvo en ejecución de una condena
que imponga la pena capital dictada por un Tribunal al reo de un delito para que la ley establece
esa pena”.

Es entonces que entra el TEDH a desempeñar un papel interpretativo de gran importancia como
mecanismo evolutivo del derecho internacional. En este sentido, señaló que los Estados firmantes
han acordado dejar solo en el papel la estipulación de dicho numeral y proceder, por medio de
protocolos adicionales, a modificar la regulación que aplica a los miembros del Sistema Europeo
de protección de DDHH, esto por medio de la vía de la modificación voluntaria al aprobar el

511
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 101.
512
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 133.

147
protocolo adicional número 6 en 1983, dejando a discreción de cada Estado la decisión de cuándo
someterse a dicha regulación513, dándole validez a la ratificación de protocolos como medio para
cambiar la normativa de la Convenio Europeo.

Este abandono a la pena de muerte en tiempos de paz se ve reflejada en el gran apoyo que tuvo el
protocolo 6 en su momento, lo cual, además es una manifestación de la política del Consejo de
Europa que exigió como condición de ingreso a la Unión Europea la abolición de la pena de
muerte, convirtiendo a este continente en una zona libre de pena de muerte514.

Por medio de este protocolo sería posible seguir aplicando el 2.1 del Convenio Europeo ya que si
bien se limitó su aplicación, no fue contundente en eliminar la aplicación de la pena de muerte en
la totalidad de casos, como sí lo fue el protocolo número 13, el cual cerraría la posibilidad de
aplicar la pena de muerte, tanto en tiempos de paz como durante los de guerra, protocolo que de
igual manera promovió el avance de la tendencia abolicionista en el continente europeo515.

Sin embargo, el protocolo 13 no había sido ratificado por una cantidad de Estados tan grande
como la del 6 en los momentos cuando el TEDH estudió el tema, impidiendo entonces considerar
que ha habido una derogación general del artículo 2.1 de la Convenio Europeo516, por lo que ante
dicha imposibilidad, surge el análisis con respecto del artículo 3 del Convenio Europeo, relativo a
tratos inhumanos y degradantes, sobre si debe ser la pena de muerte considerada como una
afrenta contra este numeral.

En el preámbulo del protocolo 13 se establece que la abolición de la pena de muerte es esencial


para el reconocimiento de la dignidad humana, por lo que a contrario sensu puede determinarse
en primer lugar que esta pena atenta contra el derecho antes mencionado, pero aun así, seguiría
sin ser suficiente este hecho por la poca cantidad de firmantes.

513
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 103. TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N°
46221/99, párr. 163.
514
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 163.
515
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 164.
516
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 119.

148
Sin embargo, tal y como lo indica el juez Garlicki, a pesar del avance abolicionista derivado de las
ratificaciones de dichos protocolos, el TEDH ha escogido no posicionarse a favor de una
prohibición universal517.

Considera el autor que en virtud del contexto de los protocolos mencionados, la pena de muerte
debe ser considerada como una condena degradante para el ser humano en virtud de las
vejaciones de las que se es víctima una vez impuesta, por lo que si, por motivos políticos o
jurídicos, el TEDH no decide pronunciarse fehacientemente, es necesario que cada Estado tome
los avances manifestados y modifique su legislación interna adecuándola a cada protocolo,
logrando así continuar una interpretación evolutiva de los cuerpos normativos que permita
establecer un sistema realmente progresista de protección de los DDHH.

Además de lo anterior, considera el autor que, en la actualidad, sí es posible tomar como una
prohibición general la aplicación de la pena de muerte incluidos los tiempos de guerra, lo anterior
derivado del hecho de que con el pasar del tiempo han sido cada vez más los Estados que han
firmado el protocolo número 13, siendo, en la actualidad, 44 los Estados sobre los que aplican sus
efecto, quedando Austria como el único que lo firmó y no lo ratificó y Azerbaiyán y la Federación
Rusa como los únicos que ni siquiera lo llegaron a firmar518.

Así las cosas, se suscribe la interpretación del TEDH al afirmar que el desarrollo de los casos y la
jurisprudencia ha llevado a entender que la segunda frase del artículo 2.1 ha dejado de ser una
limitación para considerar la pena de muerte como un trato inhumano y degradante519, por lo que,
si bien, puede estar establecida en la ley, ese hecho no implica que la pena de muerte impuesta se
ajuste a la normativa internacional, abriéndose la posibilidad no solo de proscribirla, sino de que
sea interpretada como un acto inhumano y degradante de conformidad con el numeral 3 de la
Convenio Europeo.

517
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, opinión parcialmente disidente y parcialmente
concurrente del juez Garlicki, párr. 2.
518
Consejo Europeo, Chart of Signatures of Treaty 187, accesado el 27 de julio de 2017,
http://www.coe.int/en/web/conventions/full-list/-/conventions/treaty/187/signatures
519
TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 120.

149
B. Comisión Europea de Derechos Humanos

Con respecto del tema de pena de muerte, algunos de los casos más importantes son los de
Kirkwood, Osman y Soering, los 3 contra el Reino Unido, donde se iniciaron planteamientos
generales sobre la extradición en relación con esta sanción.

Los hechos del caso Kirkwood se basaron en la extradición del solicitante al Estado de California, al
oeste de Estados Unidos, donde era solicitado por la justicia, hechos que derivaron en la
resolución de la Comisión determinando que no existió una violación con el artículo 3 del
Convenio Europeo en virtud del posible fenómeno del corredor de la muerte, el estudio de este
órgano se hizo desde el punto de vista de las posibles afrentas al derecho a no ser tratado de
manera degradante en el momento previo a la ejecución, mas no entró a conocer sobre la figura
de la pena de muerte como tal520.

El extinto órgano, además señaló una incongruencia que desde su punto de vista existía en el
Convenio Europeo, la cual consistía en la existencia del artículo 3 de dicho cuerpo normativo
relativo a tratos inhumanos y degradantes, pero señalaba irónicamente la existencia de una norma
que permita arrebatar el derecho fundamental de mayor jerarquía, la vida humana521.

El caso de Osman se trató de una solicitud de extradición del solicitante por parte de Hong Kong,
el cual se encontraba en el Reino Unido, corriendo el riesgo de ser sometido a pena de muerte y a
tratos inhumanos y degradantes en virtud de la legislación china aplicable al caso522.

Finalmente, la Comisión resolvió que el riesgo de ser sometido a dichos tratos dependía de varios
factores hipotéticos mas no de un riesgo inminente como lo alegaba el peticionario, llegando a la
conclusión de que el Estado británico no violaría las normas internacionales en el supuesto de que
fuera enviado al país asiático523.

520
Jon Yorke, “Trato Inhumano y Abolición de la Pena de Muerte en el Consejo de Europa”, 324.
521
Comisión Europea de Derechos Humanos. Asunto Kirkwood c. Reino Unido, N° 10479/83, resolución del
12 de marzo de 1984, párr. 184. citado en Jon Yorke, “Trato Inhumano y Abolición de la Pena de Muerte en
el Consejo de Europa”, Academics for abolition, Universidad Ciudad de Birmingham (2016): 310 URL:
http://blog.uclm.es/academicsforabolition/files/2016/04/ap7.pdf
522
Comisión Europa de Derechos Humanos. Asunto Osman c. Reino Unido. N° 14037/88. Resolución del 13
de marzo de 1989.
523
Comisión Europa de Derechos Humanos. Asunto Osman c. Reino Unido. N° 14037/88. Resolución del 13
de marzo de 1989.

150
En el caso Soering, cuyos hechos fueron mencionados al inicio de esta sección, la Comisión hizo
referencia al caso Kirkwood y estudió elementos del proceso previo a la aplicación de la sentencia
de muerte en Estados Unidos, llegando a la conclusión de que en el pabellón de la muerte el estrés
es normal y no se comprobó un estrés extra al esperable en dicha situación ni mayor que el de
otros prisioneros y además, le da validez a lo expresado por la Corte Suprema de Virginia, la cual
afirmó que la muerte por silla eléctrica no consiste en una imposición innecesaria de dolor524.

Sin embargo, y a pesar de los análisis concretos de los hechos de cada caso, la interpretación
hecha por este órgano se basó en los principios generales que todavía hoy rigen en temas de
extradición y pena de muerte, donde su concepción más general consiste en que se establecerían
sanciones jurídicas contra un Estado que envíe a una persona a otra jurisdicción donde corra el
riesgo inminente de ser víctima de tratos inhumanos y degradantes o pena de muerte.

III. Sistema Africano de Derechos Humanos

Tal y como se expuso en el primer capítulo de la presente investigación, la Comisión Africana de


Derechos Humanos y de los Pueblos fue establecida por medio de la Carta Africana y es el único
órgano establecido formalmente por dicho cuerpo normativo525, por su parte, la CorteADHP fue
creada años después de la entrada en funcionamiento de la primera, iniciando sus funciones hasta
el 25 de enero de 2004526.

Al mes de julio de 2017, solo 8 Estados africanos habían reconocido la competencia de la


CorteADHP, situación que ha complicado su funcionamiento en razón de la voluntariedad que rige
en el Derecho Internacional Público, estos Estados son: Benín, Burkina Faso, Costa de Marfil,
Ghana, Malí, Malawi, Tanzania y Túnez527.

En razón de lo anterior y por la nula actividad relacionada con la pena de muerte que ha tenido la
CorteADHP, en esta sección se expondrá únicamente la posición de la CADHP sobre este tema, ya

524
Comisión Europea de Derechos Humanos. Asunto Soering c. Reino Unido. N° 14038/88. Resolución del 19
de enero de 1989. Párr. 141y 143.
525
Saavedra Álvarez, 683.
526
“Establishment of the Court”, Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, accesado el 4 de
agosto de 2017, párr. 3
527
“Welcome to the African Court”, Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, accesado el 31
de julio de 2017, http://www.african-court.org/en/, párr. 3.

151
que ha sido el único órgano en el sistema que ha manifestado algunas posiciones relacionadas con
la condena capital.

De previo al estudio de los casos específicos, se procederá a analizar las disposiciones establecidas
en la Carta Africana con respecto de la pena de muerte, para así conocer de manera clara las
disposiciones que rigen en este sistema al referirse a esta pena.

El artículo 4 de este cuerpo normativo señala que:

“Los seres humanos son inviolables. Todo ser humano tendrá derecho al respeto de su vida y de la
integridad de su persona. Nadie puede ser privado de este derecho arbitrariamente.”

Este artículo establece una protección general al derecho a la vida sin hacer referencia explícita a
la pena de muerte. Sin embargo, sí se establece la arbitrariedad en la privación de la vida humana
como un elemento violatorio de la Carta Africana, lo cual es aplicable a cualquier atentado contra
este derecho, incluyendo lógicamente aquellos casos donde la pena de muerte sea protagonista.

En razón de lo anterior, convendría estudiar entonces, en los casos que lleguen a conocimiento de
la CADHP o de la CorteADHP y donde se haya impuesto la pena de muerte, el nivel de
arbitrariedad que exista en las actuaciones que dan paso a la condena, además de enriquecerse
con los otros tratados internos que regulan la pena de muerte, así como de la jurisprudencia
internacional como fuente interpretativa de estos órganos.

A. Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos

En la presente sección se analizará la posición de la CADHP expuesta en los casos de (i) Achutan y
otros contra Malawi, (ii) Pen Internacional y otros contra Nigeria, (iii) Amnistía Internacional y
otros contra Sudán, (iv) Asociación Malawi África contra Mauritania, (v) Kazeem Aminu contra
Nigeria, (vi) Foro de Conciencia contra Sierra Leona, (vii) Interights y otros contra Botsuana, (viii)
Christopher Byagonza contra Uganda, (ix) Organización Sudanesa de Derechos Humanos y otro
contra Sudán e (x) Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro contra Egipto.

152
A continuación, se exponen brevemente los hechos de cada uno de los casos recién mencionados:

Cuadros fácticos

 Achutan y otros contra Malawi

En lo que atañe a la presente investigación, la acción que da inicio al presente proceso ante la
CADHP se basó en la detención de los señores Orton Chirwa y Vera Chirwa, el primero de ellos fue
un político malauí que vivió en el exilio en el Estado de Zambia desde que llegó al poder el
presidente Banda en Malawi528.

En 1981, fueron sustraídos por oficiales del Estado de Malawi y enjuiciados, proceso judicial que
terminó en la condena a muerte de los detenidos. Finalmente, tras las protestas internacionales, la
condena se conmutó a cadena perpetua, donde se les mantuvo en confinamiento, en el cual se les
brindó comida de mala calidad y malos cuidados médicos529.

 Pen Internacional y otros contra Nigeria

El señor Saro-Wiwa fue acusado junto a sus compañeros de haber incitado el asesinato de 4
miembros del Movimiento por la Supervivencia del Pueblo Ogoni (MOSOP por sus siglas en inglés),
entre ese momento y el inicio del juicio no le fue permitido tener asistencia letrada y ni siquiera se
les informó sobre los hechos imputado, finalmente se le condenó a él y 8 de sus compañeros a la
pena de muerte, ante lo cual se solicitó a la CADHP la emisión de medidas provisionales para evitar
que se ejecutara dicha condena530.

Dichas medidas se otorgaron y consistieron en que mientras se estudia el caso, las ejecuciones
debían ser suspendidas531, sin embargo, las condenas fueron confirmadas por el órgano superior y
el 10 de noviembre de 1995 los condenados fueron ejecutados secretamente en la prisión de

528
CADHP. Caso Achutan y otros c. Malawi. Aplicación número 64/92- 68/92-78/92. Comunicación del 27 de
abril de 1994. Párr. 2.
529
CADHP. Caso Achutan y otros c. Malawi. Aplicación número 64/92- 68/92-78/92, párr.3.
530
CADHP. Caso Pen Internacional y otros c. Nigeria. Aplicación número 137/94-139/94-154/96-161/97.
Comunicación del 31 de octubre de 1998. Párr. 4 y 8.
531
CADHP. Caso Pen Internacional y otros c. Nigeria. Aplicación número 137/94-139/94-154/96-161/97.
Párr. 8.

153
Puerto Harcourt, posteriormente se le informó a la Comisión que los detenidos habían sufrido de
detenciones arbitrarias, tortura y violaciones al debido proceso532.

 Amnistía Internacional y otros contra Sudán

En este caso, las organizaciones Amnistía Internacional, Comité Loosli Bachelard, Comité de
Derechos Humanos y Asociación de Miembros de la Conferencia Episcopal del Este de África
denunciaron las situaciones que se estaban viviendo en el Estado de Sudán.

Los hechos se basaron en el decreto número 2 de 1989 que establecía la posibilidad de detener a
un sospechoso de atentar contra la seguridad política o económica bajo el estado de emergencia,
acto jurídico emitido en un momento donde la Constitución Política de 1985, la cual protegía el
derecho a la libertad personal, se encontraba suspendida, se le otorgaba además, al Presidente la
facultad de ordenar arrestos de cualquier persona sin necesidad de justificación alguna, se crearon
jurisdicciones especiales para estudiar estos casos y se permitía la detención, sin acceso a un
abogado, por 72 horas, pero este plazo podía extenderse hasta por un mes533.

Además de lo anterior, se acusó al gobierno de llevar a cabo ejecuciones extra-judiciales contra


supuestos miembros del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán (SPLA por sus siglas en inglés),
sin juicio y sin investigación previa de los hechos alegados, estas ejecuciones fueron ejecutadas
por milicias apoyadas por el gobierno y en ningún momento se investigaron dichos hechos en la
vía interna534.

En la relación de hechos se estableció que la pena de muerte se establecía como la consecuencia


de muchos supuestos de hecho (tatbestand), incluidos delitos políticos, incluso para hechos
relacionados con la defensa de los derechos de los ciudadanos, como por ejemplo, organizar una
huelga, en estos juicios no era posible apelar la decisión ni tener representación legal535.

532
CADHP. Caso Pen Internacional y otros c. Nigeria. Aplicación número 137/94-139/94-154/96-161/97. Párr
10 y 11.
533
CADHP. Caso Amnistía Internacional y otros c. Sudán. Aplicación Número 48/90-50/91-52/91-89/93.
Comunicación del 15 de noviembre de 1999. Párr. 3.
534
CADHP. Caso Amnistía Internacional y otros c. Sudán. Aplicación Número 48/90-50/91-52/91-89/93. Párr.
8.
535
CADHP. Caso Amnistía Internacional y otros c. Sudán. Aplicación Número 48/90-50/91-52/91-89/93. Párr.
12.

154
Dentro de los hechos acusados se intentó demostrar que los tribunales no contaban con la
independencia necesaria y que el mismo gobierno se encargaba de imbuirlos de dicho carácter
parcializado ya que los tribunales ordinarios no estaban facultados para conocer dichos casos536.
La prueba aportada demostró que los prisioneros eran ejecutados después de un juicio sumario y
arbitrario, donde dentro de las víctimas de éstos también aparecían civiles desarmados537.

 Asociación Malawi África contra Mauritania

La publicación de “El Manifiesto de los negros-mauritanos oprimidos”, la cual manifestaba que


eran víctimas de discriminación racial, hizo que 21 personas fueran declaradas responsables de ser
parte de reuniones no autorizadas así como de distribuir propaganda que atentaba contra el
interés nacional. Este primer grupo de personas fue condenado a pesar de no contar con
asistencia letrada antes del juicio538.

El segundo proceso fue el del señor Abdoulaye Kébé, quien fue condenado a prisión por violar
normas militares por aportar estadísticas de la composición étnica del ejército que fue
posteriormente publicada en el manifiesto antes indicado539.

El tema no quedó ahí, sino que el 28 de octubre de 1987 se anunció un supuesto descubrimiento
de un plan para destituir al gobierno, donde todos los acusados formaban parte de los grupos
étnicos negros del sur del país, de donde provino justamente el comunicado. El proceso contra
estas personas fue dirigido por un oficial militar sin estudios en Derecho y donde no se permitió la
presentación de apelaciones, el cargo imputado fue el de “poner en riesgo la seguridad del Estado
por medio de la participación en planes destinados a derrocar al gobierno y provocar masacres y
saqueos entre los habitantes del país”.540

536
CADHP. Caso Amnistía Internacional y otros c. Sudán. Aplicación Número 48/90-50/91-52/91-89/93. Párr.
17.
537
CADHP. Caso Amnistía Internacional y otros c. Sudán. Aplicación Número 48/90-50/91-52/91-89/93. Párr.
48.
538
CADHP. Caso Asociación Malawi África c. Mauritania. Aplicación número 54/91-61/91-96/93-98/93-
164/97-196/97-210/98. Comunicación del 11 de mayo de 2000. Párr. 3.
539
CADHP. Caso Asociación Malawi África c. Mauritania. Aplicación número 54/91-61/91-96/93-98/93-
164/97-196/97-210/98, párr. 5.
540
CADHP. Caso Asociación Malawi África c. Mauritania. Aplicación número 54/91-61/91-96/93-98/93-
164/97-196/97-210/98, párr. 10.

155
Bajo el pretexto de haber sido encontrados cometiendo el delito in fraganti se les aplicó un
proceso sumario y 3 de ellos fueron condenados a muerte, sentencia que fue ejecutada 3 días
después de emitida541. Asimismo, se alegaron ejecuciones extra-judiciales y arrestos arbitrarios
contra miembros de este grupo étnico542.

 Kazeem Aminu contra Nigeria

El señor Aminu fue detenido arbitrariamente por las autoridades nigerianas debido a su inclinación
política (estuvo envuelto en un movimiento que buscaba la validación de unas elecciones que se
declararon nulas por el gobierno militar), se alegó que durante este tiempo sufrió de tortura y
malos tratos, donde además se le impidió tener acceso a tratamiento médico. Ante esta situación
el peticionario se escapó de su arresto543.

La defensa del señor Kazeem Aminu alegó que en virtud de los arrestos sufridos es posible
determinar que existe un riesgo contra su vida544.

 Foro de Conciencia contra Sierra Leona

La organización que aparece como parte actora en el presente caso lo hace en representación de
24 soldados que fueron ejecutados por haber participado en el golpe de Estado que derrocó al
gobierno del presidente electo Ahmed Tejan Kabah545.

Además de lo anterior, la Corte Marcial que los condenó impidió que los condenados a muerte
pudieran apelar la decisión, lo cual además, representaría una violación al artículo 7 de la Carta
Africana, relativo al debido proceso546.

541
CADHP. Caso Asociación Malawi África c. Mauritania. Aplicación número 54/91-61/91-96/93-98/93-
164/97-196/97-210/98, párr. 10.
542
CADHP. Caso Asociación Malawi África c. Mauritania. Aplicación número 54/91-61/91-96/93-98/93-
164/97-196/97-210/98, párr. 18.
543
CADHP. Caso Kazeem Aminu c. Nigeria. Aplicación número 205/97. Comunicación del 11 de mayo de
2000. Párr. 1-5.
544
CADHP. Caso Kazeem Aminu c. Nigeria. Aplicación número 205/97. Párr. 17.
545
CADHP. Caso Foro de Conciencia c. Sierra Leona. Comunicación número 223/98. Resolución del 6 de
noviembre de 2000. Párr. 1 y 2.
546
CADHP. Caso Foro de Conciencia c. Sierra Leona. Comunicación número 223/98. Párr. 4

156
 Interights y otros contra Botsuana

El representado, el señor Bosch, fue condenado por la Corte Suprema de Botsuana por el
homicidio de la señora Magdalena Wolmarans, mismo Tribunal que rechazó su recurso de
apelación547.

De conformidad con lo expuesto por la defensa del señor Bolsch, existían circunstancias
atenuantes como, por ejemplo, el hecho de que se tratara de un delito bajo un estado de emoción
violenta, además de que la sentencia fue emitida posterior a una indebida apreciación de la
prueba, en virtud de que no era posible establecer dicha responsabilidad más allá de toda duda
razonable, atentando, por ende, contra el principio de inocencia548.

 Christopher Byagonza contra Uganda

El presente caso se basa en una condena a muerte establecida contra el señor Byagonza, quien a
la hora de cometer los delitos de homicidio, tentativa de homicidio y robo agravado, era menor de
edad, pasando posteriormente alrededor de 20 años en el pabellón de la muerte549.

 Organización Sudanesa de Derechos Humanos y otro contra Sudán

La acción que da inicio al presente proceso se basó en una acusación contra el gobierno sudanés
por graves, masivas y sistemáticas violaciones a DDHH en contra de indígenas negros de la región
de Darfur, específicamente de las tribus Fur, Marsalir y Zaghawa, estas violaciones consistieron
asesinatos a gran escala, desplazamientos forzados y bombardeos por aviones militares en las
regiones mencionadas550. Estas acciones del gobierno sudanés tienen como otra causal una de las
declaraciones del Ejército/Movimiento Sudanés de Liberación, la cual contradijo la posición

547
CADHP. Caso Interights y otros c. Botsuana. Aplicación 240/01. Comunicación del 20 de noviembre de
2003. Párr. 2.
548
CADHP. Caso Interights y otros c. Botsuana. Aplicación 240/01. Comunicación del 20 de noviembre de
2003. Párr. 3 y 4,
549
CADHP. Caso Byagonza Christopher c. Uganda. Aplicación número 365/08. Citada en C. Anyangwe,
“Emerging african jurisprudence suggesting the desirability of the abolition of capital punishment”,
Universidad de Edinburgh (2015): 14. URL:
http://www.euppublishing.com/doi/pdfplus/10.3366/ajicl.2015.0108
550
CADHP. Caso Organización sudanesa de Derechos Humanos y otro c. Sudán. Aplicación número 279/03-
296/05. Comunicación del 27 de mayo de 2009. Párr. 2 y 3.

157
estatal, por lo que procedieron con ejecuciones extra-judiciales contra los insurgentes, así como
tortura, violaciones de mujeres y niñas y arrestos arbitrarios551.

 Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro contra Egipto

A los imputados se les acusó de los bombardeos en la ciudad de Nuweiba, donde 3 ataques con
bomba fueron ejecutados en varios hoteles donde murieron 157 personas y 34 resultaron
heridas552, se alegó que durante su detención fueron víctimas de tortura y malos tratos con el
objetivo de obtener su confesión relacionada con la participación en los ataques, donde no se les
permitió tener acceso a sus abogados553.

Finalmente, se les condenó con base en las confesiones obtenidas por los medios ilegítimos por
medio de un proceso donde no solo hubo anomalías de forma como la mencionada, sino que
también de fondo554. En dicho proceso, se intentó obtener prueba pericial para probar la tortura
alegada, sin embargo, se rechazó al principio y cuando se aprobó, el perito señaló que “debido al
largo periodo y al hecho de que las marcas no fueron examinadas en el momento que se
ocasionaron, no fue posible determinar con certeza la razón, modo o momento para dichas
marcas”555

Análisis de fondo

A continuación se expondrán, divididas por subtemas, las posiciones de la CADHP con respecto de
los aspectos relativos a la pena de muerte que han llegado a su conocimiento.

 Debido proceso

Tal y como ha sucedido en los dos sistemas anteriormente estudiados, el debido proceso se torna
fundamental para determinar si se está privando de la vida a una persona de manera arbitraria,
posición que ha sido suscrita de igual manera por la CADHP.

551
CADHP. Caso Organización sudanesa de Derechos Humanos y otro c. Sudán. Aplicación número 279/03-
296/05. Párr. 6
552
CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06.
Comunicación del 1 de marzo de 2011. Párr. 4.
553
CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06.
Párr. 7.
554
CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06.
Párr. 8.
555
CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06.
Párr. 16 y 21.

158
Lo anterior, de conformidad con el artículo 4 de la Carta Africana que señala que “…nadie será
privado de su vida arbitrariamente”. Derecho al que la CADHP le ha brindado un amplio espectro
de protección, considerándolo el derecho sin el cual los demás no podrían ser aprovechados,
incluyendo como parte del mismo la dignidad humana y a la subsistencia556.

La CADHP considera que este derecho es la “…fuente a través de la cual fluyen todos los otros
derechos, y cualquier violación a este sin un debido proceso representa una privación arbitraria de
la vida”557.

En este sentido, la CADHP ha señalado que los fundamentos del debido proceso se encuentran en
el análisis de los artículos 7 y 26 de la Carta Africana, relativos al acceso a la justicia y a la
independencia del sistema judicial558. La protección de este derecho se convierte en un deber para
el Estado, el cual debe ser interpretado ampliamente para que se eviten muertes arbitrarias por
parte de agentes estatales y una limitación para los supuestos en que el derecho a la vida puede
ser arrebatado, esta arbitrariedad incluye elementos como injusticias, falta de previsibilidad de las
consecuencias en las normas y faltas contra el debido proceso559.

Tal y como se ha desarrollado en la jurisprudencia internacional, uno de los elementos más


importantes para analizar el cumplimiento con un debido proceso es la imparcialidad del órgano
juzgador supra mencionada, sin embargo, la CADHP va más allá y determina que desde la
investigación de los hechos debe presentarse esta característica.

Así lo indicó al señalar que los investigadores deber ser totalmente independientes, se les deben
brindar todos los recursos necesarios para llevar a cabo sus labores y los resultados de la
investigación deben ser públicos, y será sobre estos últimos que se deben sentar las bases de la
posterior acusación560.

556
CADHP. Caso Organización sudanesa de Derechos Humanos y otro c. Sudán. Aplicación número 279/03-
296/05. Párr. 146.
557
CADHP. Caso Foro de Conciencia c. Sierra Leona. Comunicación número 223/98. Párr. 20.
558
CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06.
Párr. 195.
559
CADHP. Caso Organización sudanesa de Derechos Humanos y otro c. Sudán. Aplicación número 279/03-
296/05.Párr. 147.
560
CADHP. Caso Amnistía Internacional y otros c. Sudán. Aplicación Número 48/90-50/91-52/91-89/93. Párr.
51.

159
Basado en este principio, estableció que en Sudán, el hecho de que se conformaran comisiones de
investigación con miembros de las fuerzas de seguridad que se encontraban implicadas en los
hechos acusados no brindaba ningún tipo de garantía de que las investigaciones se llevarían a cabo
de manera imparcial561.

Otro tema relacionado con la imparcialidad de los órganos juzgadores relacionada con la pena de
muerte es el de la conformación de tribunales militares, sobre los cuales ha indicado el Comité de
Derechos Humanos de la ONU que el hecho de que los Tribunales Militares tengan jurisdicción
para juzgar a civiles relacionados con actos de terrorismo no garantiza la independencia de quien
decide, aunado al hecho de que no hay facultad para presentar un apelación ante un órgano
superior562.

Esta situación es una realidad dentro del continente africano, así establecido en la Resolución
sobre el Derecho al Debido Proceso y Asistencia Legal en África563, señalando que su función debe
estar imbuida del respeto a los estándares del debido proceso564. Esta apreciación es de gran
importancia en virtud de que no hay proceso alguno que pueda estar separado de los principios
esenciales de cualquier investigación, ni siquiera aquellas jurisdicciones especiales.

El tema mencionado se estudió en el caso de Foro de Conciencia contra Sierra Leona, donde se
ejecutaron a 24 soldados. Del juzgamiento se determinó que se violaron los principios esenciales
del debido proceso ya que se impidió que presentaran los recursos judiciales necesarios para
lograr que otra instancia competente estudiara su caso, derivando en la muerte de los condenados
pocos días después de que se emitiera la condenatoria y, por ende, violando el artículo 4 en
relación con el 7.1 de la Carta Africana; situación que se vio agravada además, por la
irreversibilidad de la que se reviste la aplicación de la pena de muerte565.

La posibilidad de apelar se ha establecido como elemento del debido proceso, así determinado en
la Guía y Principios de un Juicio Justo de la CADHP, el cual incluye una revisión del caso genuina y

561
CADHP. Caso Amnistía Internacional y otros c. Sudán. Aplicación Número 48/90-50/91-52/91-89/93. Párr.
51.
562
CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06.
Párr. 129.
563
Resolution on the Right to Fair Trial and Legal Assistance in Africa, adoptada por la CADH en su
vigesimosexta sesión ordinaria llevada a cabo del 1 al 15 de noviembre de 1999.
564
CADHP. Caso Foro de Conciencia c. Sierra Leona. Comunicación número 223/98. Párr. 17.
565
CADHP. Caso Foro de Conciencia c. Sierra Leona. Comunicación número 223/98. Párr. 18.

160
dentro de un tiempo prudente, tanto de los hechos como de las normas aplicables, convirtiéndose
entonces en un deber del Estado el adoptar todas las medidas necesarias para que sea posible
apelar las decisiones cuando se imponga la pena de muerte566.

En este sentido, siguiendo su línea jurisprudencial, definió que no permitir el acceso a la


presentación de apelaciones contra las sentencias constituye una violación al artículo 7.1 de la
Carta Africana, pues se trata de una “irregularidad procedimental”, condenando finalmente a
Egipto por no habilitar dicha posibilidad567.

Algunos otros elementos violatorios del debido proceso son señalados por la CADHP a través de su
jurisprudencia, es por ejemplo el hecho de que se ejecutaran personas condenadas a muerte a
pesar de que este órgano había solicitado que el Estado evitara causarles cualquier “perjuicio
irreparable” ya que se encontraba un proceso de carácter supranacional estudiando dicho caso568.

Sin embargo, no se trata de una línea jurisprudencial congruente, estos supuestos, también, se
presentaron en el caso de Interights contra Botsuana, donde el representante estatal indicó que
no había recibido el fax notificando la imposición de medidas provisionales, razón por la cual se
había ejecutado al condenado569. Finalmente, la CADHP decidió que el Estado no había violado
arbitrariamente el derecho a la vida del señor Bosch (víctima), contradiciéndose con la posición
manifestada en el caso anterior.

Más allá de lo anterior, ha existido congruencia en los demás temas analizados por la CADHP
relacionados con el debido proceso; el derecho a ser escuchado y poder exponer los elementos de
la defensa del imputado, también, se ha considerado por la CADHP como parte del debido
proceso, condenando al Estado de Malawi por violación del artículo 7.1.c al haber juzgado a los
señores Orton y Vera Chiwa sin posibilidad de ser defendidos por un abogado, pudiendo haber
derivado tal situación en una privación arbitraria de la vida de los peticionarios570.

566
CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06.
Párr. 221.
567
CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06.
Párr. 222 y 223.
568
CADHP. Caso Pen Internacional y otros c. Nigeria. Aplicación número 137/94-139/94-154/96-161/97.
Párr. 103.
569
CADHP. Caso Interights y otros c. Botsuana. Aplicación 240/01. Párr. 50.
570
CADHP. Caso Achutan y otros c. Malawi. Aplicación número 64/92- 68/92-78/92. Párr. 10.

161
Este punto, también, ha sido analizado a la luz de la petición de clemencia o indulto. En el caso de
Interights contra Botsuana, se alegó que la cabeza del Poder Ejecutivo actúa arbitrariamente al
decidir si otorga o no dicho beneficio, sin embargo, la CADHP estableció que ese no es un proceso
del que se pueda estudiar su arbitrariedad, en contraposición a aquellos juicios donde se otorga la
posibilidad de poder ser escuchado por un órgano juzgador. La clemencia es un acto discrecional
del presidente y aparece después de que se ha finalizado un proceso judicial (para el cual sí es
requerido el debido proceso), por lo que el derecho a presentarse a una audiencia a exponer las
respectivas defensas no es requerido en estos casos571. Ante esta situación la CADHP declaró que
el Estado no había violado arbitrariamente el derecho a la vida, generándose una contradicción
con la posición mencionada en el párrafo anterior.

De lo expuesto en los párrafos anteriores se puede establecer como línea general de la


jurisprudencia de la CADHP que aplicar sentencias de muerte que provengan de un proceso
viciado de violaciones al debido proceso conlleva a una privación arbitraria de la vida humana y,
por ende, a la responsabilidad internacional del Estado que la aplica572.

Con respecto de la obtención y apreciación de la prueba, son varios los elementos que se han
establecido, por un lado, la reafirmación de la ilegalidad de la prueba obtenida por medios
inidóneos, por ejemplo, a través de fuerza o coerción, incluso aquella recabada por medio de una
confesión después de haber mantenido a la persona incomunicada por un largo periodo,
imposibilitándola de ser utilizada elemento probatorio573.

Por otra parte, se estableció que la carga de la prueba en estos procesos recae sobre el Estado
denunciado, por lo que “Si el Estado no aporta evidencia que contradiga el alegato en su contra
sobre violaciones a Derechos Humanos, la Comisión lo tomará como probado o por lo menos
plausible”574.

Sobre la responsabilidad estatal en general, se han determinado dos puntos de gran interés, el
primero de ellos es que los Estados responsables por violaciones de DDHH relativas a la pena de

571
CADHP. Caso Interights y otros c. Botsuana. Aplicación 240/01. Párr. 43, 44 y 47.
572
CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06.
Párr. 231.
573
CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06.
Párr. 135.
574
CADHP. Caso Amnistía Internacional y otros c. Sudán. Aplicación Número 48/90-50/91-52/91-89/93. Párr.
52.

162
muerte tienen el deber de hacerse responsables de las consecuencias jurídicas que arraigan dichos
hechos aunque no haya posibilidad de restituir los daños causados575 y el segundo de ellos es que,
a pesar de que el Estado ya no sea gobernado por quienes causaron los daños, la responsabilidad
siempre va a existir, pues hereda las obligaciones internacionales adquiridas anteriormente576.

 Momento cuando se considera violado el artículo 4 de la Carta Africana

Este tema ha sido contradictorio dentro de la CADHP, ya que a partir de la jurisprudencia de ésta
se pueden derivar dos posiciones disintas, por un lado la relacionada con que la privación del
derecho a la vida no es un requisito sine qua non para considerar violado este derecho, mientras
que por otro, la posición basada en que si no ha habido una ejecución por parte del Estado no es
posible considerar que se ha violado el artículo 4.

Dentro del primer grupo se encuentran los casos de Byagonza Christopher contra Uganda y
Kazeem Aminu contra Nigeria.

En el primero de estos casos la CADHP estableció que, en virtud de la cantidad de años que el
señor Byagonza pasó en el pabellón de la muerte y por haber cometido los delitos imputados
siendo menor de edad, se considera violado su derecho a la vida establecido en el artículo 4 de la
Carta Africana577.

Por su parte, en el segundo caso, señaló que “La Comisión nota que el cliente del peticionario
(víctima) está vivo todavía pero escondiéndose por temor de su vida. Sería una estrecha
interpretación para este derecho pensar que solo podría ser violado cuando una persona es
privada de él. No podría decirse que el respeto por la vida y dignidad de una persona, que protege
este artículo, estaría protegido si hay un estado de miedo constante y/o amenazas…”578

Como podría concluirse de esta posición, es en situaciones especiales donde podría considerarse
que el derecho a la vida se ha visto violado a pesar de no habérsele arrebatado al peticionario, sin

575
CADHP. Caso Foro de Conciencia c. Sierra Leona. Comunicación número 223/98. Párr. 20.
576
CADHP. Caso Achutan y otros c. Malawi. Aplicación número 64/92- 68/92-78/92.. Párr. 11.
577
CADHP. Caso Byagonza Christopher c. Uganda. Aplicación número 365/08. Citada en C. Anyangwe,
“Emerging african jurisprudence suggesting the desirability of the abolition of capital punishment”,
Universidad de Edinburgh (2015): 14. URL:
http://www.euppublishing.com/doi/pdfplus/10.3366/ajicl.2015.0108
578
CADHP. Caso Kazeem Aminu c. Nigeria. Aplicación número 205/97. Párr. 18.

163
embargo, como se verá a continuación, la CADHP no utiliza una regla clara para determinar estos
casos.

Como parte del segundo grupo destaca el caso de Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales.
En éste, la CADHP acepta que las víctimas se encontraban en custodia de las autoridades egipcias
después de un proceso judicial que violó los derechos establecidos en los numerales 7 y 26 de la
Carta Africana, sin embargo, no consideró que el Estado era responsable de violar su derecho a la
vida ya que a los peticionarios no se les había ejecutado579.

El único medio que se podría tener para determinar cuál seguirá siendo la posición oficial de la
CADHP es la fecha de sus comunicaciones, siendo la más reciente la perteneciente al segundo
grupo, por lo que pareciera que las decisiones que se pueden esperar de este órgano son las de no
considerar violado el derecho a la vida si no se han ejecutado las respectivas condenas de muerte,
sin importar si otros derechos han sido violados y si en virtud de estas violaciones es que la víctima
se encuentra en dicha situación jurídica.

 Deber del Estado de proteger el derecho a la vida

Tal y como lo dicta la doctrina y la jurisprudencia internacional de los DDHH, hay obligaciones que
tienen los Estados para asegurar la más amplia protección posible a estos derechos, posición que
no ha sido dejada de lado por la CADHP.

Señala este órgano que, tanto los Estados como los actores no estatales pueden llegar a participar
en violaciones al derecho a la vida, sin embargo, hay una doble obligación que atañe al primero
con el objetivo de respetar dicho derecho, por un lado, la de respetar la vida de los administrados
per se, mientras que además, se le impone la obligación de proteger a las personas que se
encuentren bajo su jurisdicción de los actores no estatales, siendo la falta de diligencia una causal
de responsabilidad estatal580. Este deber estatal incluye, además el no dejar voluntariamente que
mueran aquellas personas que se encuentran bajo su custodia581.

579
CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06.
Párr. 232 y 233.
580
CADHP. Caso Organización sudanesa de Derechos Humanos y otro c. Sudán. Aplicación número 279/03-
296/05. Párr. 148
581
CADHP. Caso Pen Internacional y otros c. Nigeria. Aplicación número 137/94-139/94-154/96-161/97.
Párr. 104.

164
Esta situación no ha quedado solo en el papel, sino que en el caso de Organización Sudanesa de
Derechos Humanos y otro contra Sudán, el Estado fue condenado en virtud de que se comprobó
que no cumplió con el deber de proveer los mecanismos necesarios para proteger a la población
civil, tanto de sus fuerzas como de terceras partes582.

 Relación de la pena de muerte con la tortura y tratos inhumanos y degradantes

La CADHP ha conocido casos donde se ha derivado la muerte de condiciones de tortura y malos


tratos en casos donde se ha impuesto la pena de muerte, por ejemplo, se han denunciado
situaciones donde se han presentado casos de detenidos enterrados en arena y abandonados para
provocarles la muerte, choques eléctricos en los genitales, quemaduras en los cuerpos, atados de
manos desnudos mientras les echaban agua congelada y se les golpeaba con barras de hierro,
quemados o rociados con un polvo en los ojos y se les hundía la cabeza en agua sucia 583. En dicho
caso las detenciones se derivaron de procesos que fueron considerados por la CADHP como
violatorios del debido proceso de los imputados, por lo que además, de violarse el artículo 7 de la
Carta Africana, también se violó el numeral 5 de dicho cuerpo normativo y derivado de esto, el
artículo 4, relativo al derecho a la vida ya que las torturas conllevaron a la muerte de los
detenidos584.

Con respecto de los métodos de ejecución de la pena de muerte la CADHP recibió por parte de los
peticionarios en el caso de Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro contra Egipto el
alegato de que el mecanismo impuesto no debe ser excesivo y no debe causar más sufrimiento
que el estrictamente necesario, procurando el menos sufrimiento mental y físico por parte de los
condenados585, refiriéndose específicamente a la horca como método de ejecución, lo anterior, ya
que si ésta se aplica sin tomar en cuenta el peso de la persona puede derivar en una muerte lenta

582
CADHP. Caso Organización sudanesa de Derechos Humanos y otro c. Sudán. Aplicación número 279/03-
296/05. Párr. 168.
583
CADHP. Caso Asociación Malawi África c. Mauritania. Aplicación número 54/91-61/91-96/93-98/93-
164/97-196/97-210/98. Párr. 22, 23 y 116.
584
CADHP. Caso Asociación Malawi África c. Mauritania. Aplicación número 54/91-61/91-96/93-98/93-
164/97-196/97-210/98. Párr. 120.
585
CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06.
Párr. 119.

165
y dolorosa en virtud de que el cuello no cede inmediatamente, lo cual atentaría contra la dignidad
humana del ejecutado586.

Finalmente, la CADHP no se pronunció sobre su punto de vista acerca de la horca como método de
ejecución, en caso de que ésta sea aplicada sin tomar en cuenta las condiciones específicas del
condenado, puede derivar en una violación del artículo 4 en relación con los numerales 5 de la
Carta Africana y 1 de la Convención contra la Tortura y otros Tratos Inhumanos o Degradantes. Sin
embargo, en virtud de las consecuencias que acarrea una condena de pena de muerte, no es
necesario ir hasta el método de ejecución para considerar dicha sanción como una violación a la
prohibición de tortura y tratos inhumanos y degradantes.

Esta línea interpretativa fue la misma que estableció la CADHP, por ejemplo, con respecto de los
latigazos ordenados contra los peticionarios en el caso Curtis Francis Doebbler contra Sudán,
donde se ordenaron latigazos contra los peticionarios, quienes formaban parte de un grupo de
estudiantes universitarios que realizaban un picnic, por haber mujeres usando pantalón, besos
entre mujeres y que dichas mujeres bailaran, cruzaran piernas y hablaran con sus compañeros,
específicamente los delitos imputados fueron los de haber violado el orden público en virtud de
vestimenta impropia y actuaciones inmorales587.

En conclusión, puede establecerse que el artículo 4 de la Carta Africana, específicamente


relacionado con la tortura y los tratos inhumanos y degradantes, es violado cuando de las
condiciones de detención se establecen tratos inhumanos que deriven en la muerte del
condenado a muerte antes de su ejecución, de lo anterior debe decirse que se separa del tema
propio de la pena de muerte ya que se estudian los momentos anteriores a la ejecución y que la
CADHP es omisa, pues no hace relación directa con el pabellón de la muerte que sí desarrollaron
los otros dos sistemas regionales de protección de DDHH, únicamente se toca este tema en el caso
de Byagonza Christopher contra Uganda supra mencionado mas no se analizan a fondo sus
condiciones.

586
CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06.
Párr. 120.
587
CADHP. Caso Curtis Francis Doebbler c. Sudán. Aplicación número 236/00. Comunicación del 4 de mayo
de 2003. Párr. 1 -3 y 5.

166
IV. Diferencias y similitudes jurisprudenciales entre los sistemas
regionales de protección de Derechos Humanos

A partir de los análisis anteriormente expuestos, es posible establecer similitudes y diferencias


entre las diferentes resoluciones emitidas desde los órganos competentes de los diferentes
sistemas.

A continuación, se hará, a manera de resumen del presente capítulo, una exposición de los temas
en que las posiciones de la CorteIDH, el TEDH y la CADHP, o por lo menos en dos ellos, tienen las
mismas conclusiones para posteriormente establecer aquellas en las que se diferencian.

A. Similitudes

El tema esencial sobre el que todos los órganos estudiados han emitido resoluciones que van en la
misma línea es el del debido proceso, siendo éste el que le da la rigurosidad y la validez necesaria
a los juzgamientos en los que se impone la, no deseable, pero vigente, pena de muerte.

En todo momento se ha destacado la importancia del debido proceso y el derecho a la vida en


virtud de la irreversibilidad de la aplicación de esta condena, es decir, una vez aplicada no hay
forma de enmendar un error judicial o estudiar de nuevo el caso, por lo que es deber de quien
juzga el asegurar todas las garantías al imputado para evitar una violación a las normas esenciales
de cualquier proceso que se haga llamar imparcial, por lo que una condena a muerte derivada de
un proceso que no ha respetado las garantías judiciales representa necesariamente una privación
arbitraria del derecho humano a la vida588.

A través de la jurisprudencia internacional estudiada es posible colegir una caracterización


supranacional del debido proceso que permita definir las situaciones en las que este derecho se
está viendo violentado, en este sentido, se han establecido elementos comunes que son
considerados en las diferentes jurisdicciones como elementos integradores de dicho concepto.

588
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr.
Párr. 50. Corte IDH. Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y
Costas. Párr. 85. TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N° 46221/99, párr. 135 y 136. CADHP. Caso
Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06. Párr. 195.

167
Se pueden mencionar, inter alia, elementos como el derecho de contar con una defensa técnica en
los diferentes procesos589, la posibilidad de presentar prueba590 y que ésta sea analizada en su
totalidad, ser juzgado por órganos imparciales591, el respeto a la dignidad del imputado, la
ausencia de arbitrariedades592, la posibilidad de solicitar indulto, el principio de legalidad593, la
posibilidad de presentar recursos judiciales efectivos, si los plazos de cada proceso son excesivos
o, por el contrario, muy cortos para ejercer sus derechos594 y si la contravención puede dar paso a
tratos inhumanos y degradantes.

De igual manera hay elementos que, si bien, no se han expuesto en la jurisprudencia de los tres
sistemas regionales de protección de DDHH estudiados, esto se debe a que no han llegado a su
conocimiento casos que contemplen dichos supuestos, pero que a partir de las posiciones de uno
u otro es posible complementar aquellos temas que sí se han estudiado en los 3.

Dentro de este segundo grupo destacan la congruencia que debe constar entre la acusación y la
sentencia final del caso595, donde para el imputado debe existir la posibilidad de conocer y
defenderse de cualquier cambio que se haga dentro del tipo penal imputado (posición expuesta
por la CorteIDH), el riesgo que implica el ser condenado in absentia (caso conocido dentro del
TEDH) o la amenaza a la imparcialidad derivada de los tribunales militares (estudiado en la
CADHP).

Por su parte, otro de los temas que ha sido vastamente tratado es el de la posibilidad de envío de
una persona a otro Estado donde puede llegar a correr el riesgo de ser sometida a pena de muerte
o a tratos inhumanos o degradantes.

Se estableció en la jurisprudencia internacional el principio de que un Estado debe abstenerse de


enviar a una persona a otro si, por tal motivo, ésta corre el riesgo de ser sometida a pena de

589
Corte IDH. Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas.
Párr. 81.
590
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 111.
591
CADHP. Caso Foro de Conciencia c. Sierra Leona. Comunicación número 223/98. Párr. 17
592
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Voto concurrente del juez García Ramírez, Párr. 16. TEDH, Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía, N°
46221/99, párr. 166. CADHP. Caso Amnistía Internacional y otros c. Sudán. Aplicación Número 48/90-50/91-
52/91-89/93. Párr. 51.
593
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 66 y 69.
594
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 106.
595
Corte IDH. Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas.
Párr. 105

168
muerte, lo anterior como una analogía del principio de non-refoulement, sin embargo, en la
CorteIDH y el TEDH se ha señalado como requisito para que se proceda con el envío, la seguridad
diplomática por parte del Estado receptor de que la pena de muerte no será aplicada596, dichas
medidas deben ser realmente eficientes y no contemplarse como solo formalidades del
proceso597.

Se ha establecido como práctica internacional la firma de tratados de extradición entre Estados


donde se abre la posibilidad de que una parte le pueda pedir a la otra dichos requisitos con el fin
de evitar la aplicación de la pena capital, pero es deber señalar que esta situación no es un
impedimento para que los tribunales internacionales conozcan de las comunicaciones
diplomáticas en concreto y permitan determinar su posible eficiencia, lo cual da paso, además al
principio de que el análisis que realizan estos tribunales es previo al envío del requerido ya que
determinan si dicha situación sería violatoria de las respectivas cartas de DDHH598.

A pesar de lo anteriormente estipulado, también es deber de los Estados, en caso de haber


procedido con el envío de la persona requerida en contravención de sus obligaciones
internacionales, el asegurarse de que en el Estado receptor no sea condenado a la pena que aquí
se estudia, extendiendo el ámbito de protección incluso a momentos posteriores a la situación en
cuestión599.

Aunado a los dos temas anteriores, los tratos inhumanos y degradantes así como la tortura han
sido sujetos de análisis recurrentes dentro del análisis de la (in)compatibilidad de la pena de
muerte con el Derecho Internacional de los DDHH, además relacionado con las condiciones de
detención en el proceso de espera a la aplicación de la ejecución, situación que ha sido definida
como “fenómeno del pabellón de la muerte”600, tal y como lo estableció el TEDH en el caso de
Soering contra el Reino Unido.

596
TEDH, Caso Othman (Abu Qatada) c. Reino Unido, No. 8139/09. Sentencia de 17 de enero de 2012, párr.
189 citado en Corte IDH. Caso Wong Ho Wing C. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas.
Párr. 180
597
TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 37
598
Caso Wong Ho Wing c. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 142
599
TEDH, caso Bader y Kanbor c. Suecia, N°13284/04, párr. 42 y 48.
600
TEDH, caso Soering c. Reino Unido. Sentencia de 7 de julio de 1989. Serie A, Vol 161; citado en Corte IDH.
Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 97. TEDH, caso Soering c. Reino
Unido, N° 14038/88, párr. 81.

169
El concepto de la dignidad humana es el que rige el análisis de las condiciones de detención,
procediendo cada Tribunal a realizar un análisis casuístico para determinar, a partir del análisis de
la prueba, si los hechos que se denuncian son contrarios a dicho concepto. Sin embargo, al
tratarse de un concepto tan vago601, se estableció como método de análisis el nivel mínimo de
sufrimiento esperable de una condena, es decir, que ésta no sobrepase el nivel normal inherente a
una privación de libertad602.

Una posición no generalizada desde estos órganos, pero sí presente, tanto en denuncias como en
votos concurrentes y disidentes es la de considerar la pena de muerte en sí misma como un trato
inhumano y degradante, lo cual, si bien no es el voto de mayoría, sigue siendo parte de la
jurisprudencia emitida603.

En general, es considerado que la pena capital implica necesariamente la afectación psicológica de


los condenados, convirtiéndose en parte del denominado fenómeno del pabellón de la muerte, el
cual se extiende en todo el proceso previo a la ejecución, pudiendo extenderse por décadas, y por
ende, generando en los condenados las consecuencias antes dichas.

A manera general, es posible determinar dichas similitudes entre las posiciones de la Corte IDH, el
TEDH y la CADHP, sin embargo, es menester señalar que éstas fueron determinadas siempre que
contaran con un alto rango de elementos compartidos, sin embargo, existen muchos otros temas
donde realizan análisis de temas similares, pero con elementos diferenciadores que impiden que
sean tomadas en cuenta para incluirlas en la presente sección.

A pesar de lo expuesto, se puede establecer que la mayor similitud es la de utilizar sus cartas
fundadoras como base para fundamentar sus resoluciones, lo cual les brinda la posibilidad de
interrelacionar artículos con el objetivo de dar un mayor ámbito de protección a los derechos
involucrados en cada caso (como por ejemplo relacionar el debido proceso, los tratos inhumanos y
la pena de muerte).

601
TEDH, caso Babar Ahmad y otros c. Reino Unido, N° 24027/07, 11949/08, 36742/08, 66911/09 y
67354/09, párr. 201 y 202. TEDH, caso Soering c. Reino Unido, N° 14038/88, párr. 100.
602
Corte IDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 88.
TEDH, caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido, N° 61498/08, párr. 115.
603
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Voto concurrente del juez Cancado Trindade. Párr. 30.

170
De mayor importancia aun, comparten la tendencia de enriquecerse con jurisprudencia
proveniente desde otros sistemas, fomentando la universalidad de los DDHH, lo cual ha dado paso
a otorgar una gran protección al derecho humano a la vida en una línea argumentativa similar
desde diferentes regiones, complementada por las posiciones emitidas desde el Comité de
Derechos Humanos de la ONU.

B. Diferencias

Con respecto del presente aspecto, debe señalarse que la mayoría de discrepancias entre los
órganos se basan en cuestiones procesales o en cuestiones de interpretación de las normas, mas
debe quedar claro que éstas no se tratan de diferencias de fondo con respecto del derecho
protegido; del análisis jurisprudencial es válido concluir que la finalidad última de cada tribunal es
la de proteger en el mayor ámbito posible la vida de quienes acuden a los respectivos sistemas y
en ningún momento limitarlo, siendo la puesta en práctica de sus funciones lo que puede devenir
en las limitaciones.

Una diferencia esencial entre la función de cada uno de estos órganos se relaciona con la
dimensión espacial donde suceden los hechos que llegan a su conocimiento, la CorteIDH conoció,
en su mayoría, de situaciones donde la condena a muerte o las ejecuciones se dieron dentro de
Estados sometidos a su jurisdicción, con la excepción del caso de Wong Ho Wing contra Perú,
quien podría ser ejecutado en China, aspecto similar al vivido por la CADHP. Sin embargo, el
porcentaje de estos casos fue opuesto en el TEDH, ya que el único caso que conoció de una
posible ejecución en un Estado sometido a su jurisdicción fue en Öcalan contra Turquía, siendo la
mayoría los casos en territorios fuera de ella.

Considera el autor que el papel del TEDH se reviste de gran importancia ya que permite extender
los resultados de sus decisiones a Estados que no están sometidos a ningún organismo
supranacional de protección de DDHH, lo anterior, significa que es posible evitar la aplicación de
normas o métodos que atenten contra estos derechos por medio del cumplimiento de sentencias
del TEDH, mayormente relacionados con temas de devolución o envío de seres humanos a Estados
donde pueden llegar a correr riesgos contra su vida o integridad.

Lo anterior, no quiere decir que la CorteIDH y la CADHP no hayan repercutido en la cultura jurídica
de los Estados sometidos a sus respectivas jurisdicciones, sin embargo, la realidad social de cada

171
región es la que ha permitido al TEDH ejercer influencia más allá de los límites territoriales para los
que fue creado.

Un tema sobre el que existe una gran discusión, especialmente derivada de las posiciones de la
CorteIDH y la CADHP, es el del momento cuando se considera efectivamente violado el derecho
humano a la vida. Posición que ha sido congruente dentro del TEDH al afirmar que hay situaciones
que pueden atentar contra el artículo 2 del Convenio Europeo sin que necesariamente se haya
generado la muerte de la víctima.

Llama la atención, el hecho de que en ambos sistemas se han presentado graves incongruencias
entre lo manifestado por resoluciones emitidas en diferentes casos, pues mientras por un lado se
ha condenado a los Estados por violar el derecho a la vida en virtud de condenas a muerte
derivadas de violaciones al debido proceso sin necesariamente haber ejecutado al condenado604,
en otros casos se ha establecido que, si bien, se ha condenado a muerte a una persona sin
respetar el debido proceso, no se puede considerar violado el derecho a la vida, pues no se ha
aplicado la respectiva ejecución605.

Lo anterior, resulta de gran importancia ya que un elemento esencial dentro de cualquier sociedad
es el de la seguridad jurídica, por lo que en un ámbito tan importante como lo es el de los DDHH y
el Derecho Internacional Público, incongruencias de tal nivel dificultan poder saber cuál es la
posición oficial del principal órgano supranacional encargado de velar por su respeto, generando,
por ende, falta de credibilidad en su accionar y convirtiéndose en un argumento a favor de
aquellos que abogan por la no existencia de esta rama del Derecho con base en su falta de
coercitividad.

Antes de avanzar con el siguiente punto, es deber señalar la posición del autor con respecto de
este tema. La vida humana es un derecho que, tal y como se señaló en el capítulo primero de esta
investigación es merecedor de una concepción amplia e integral, tal y como fue considerado por la

604
Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Voto concurrente del juez García Ramírez, Párr. 6. CADHP. Caso Byagonza Christopher c. Uganda.
Aplicación número 365/08. Citada en C. Anyangwe, “Emerging african jurisprudence suggesting the
desirability of the abolition of capital punishment”, Universidad de Edinburgh (2015): 14. URL:
http://www.euppublishing.com/doi/pdfplus/10.3366/ajicl.2015.0108. CADHP. Caso Kazeem Aminu c.
Nigeria. Aplicación número 205/97. Párr. 18.
605
Corte IDH. Caso Fermín Ramírez c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Párr. 103. CADHP. Caso
Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación número 334/06. Párr. 232 y 233.

172
CADHP al definirlo como aquel sobre el que fluyen todos los demás derechos, por lo que
considerar que una persona vive por el hecho de que se corazón late y pueda respirar es una
concepción que se ha quedado atrapada en el tiempo y no ha interiorizado todas las circunstancias
que rodean su goce y disfrute globalizado.

El que existe una violación a las garantías del debido proceso y que de lo anterior se derive una
condena a muerte sí representa una violación al derecho humano a la vida, el que en la detención
previa a la ejecución se genere una grave afectación psicológica sí genera una afrenta contra el
mismo derecho, el mismo resultado se desprende si se toman en cuenta las afectaciones físicas
que son consecuencia de inhumanas condiciones de detención; por lo que el autor no comparte la
posición expresada en parte de la jurisprudencia relativa a que si no ha habido ejecución no es
posible considerar violado el derecho establecido en los numerales 4 de la CADH y de la Carta
Africana y 2 del Convenio Europeo, lo anterior, sin perjuicio de considerar violados otros derechos
establecidos en los cuerpos normativos mencionados.

En el mismo sentido, llama la atención la posición de la CADHP relacionada con las medidas
provisionales, las cuales tienen como finalidad evitar afectaciones a los DDHH de los peticionarios
mientras los órganos supra nacionales resuelven el caso en concreto. En el caso de Pen
Internacional y otros contra Nigeria se ejecutó a una persona que se encontraba cubierta por estas
medidas, absolviéndose posteriormente al Estado, quien señaló que no había recibido el fax que
imponía la medida en cuestión.

Esta posición contrasta con el resto de la jurisprudencia internacional, tanto la propia como la de
la CorteIDH606, la cual ha sido clara en imputar como arbitraria una ejecución llevada a cabo en
violación de una medida provisional destinada a proteger la vida de los peticionarios. Así en el
caso de Hilaire, Constantine y Benjamin contra Trinidad y Tobago incluso se indemnizó a la familia
del señor Joey Ramiah por su ejecución, quien se encontraba protegido por esta figura607.

De lo anterior, no considera el autor que el argumento de la representación del Estado de


Botsuana sea válido, pues no es posible que un Estado no conozca de la existencia de un proceso
establecido en su contra ante un órgano internacional, más aún, con conocimiento de lo anterior,

606
Corte IDH. Asunto Wong Ho Wing respecto Perú. Medidas Provisionales. Resolución de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos de 28 de mayo de 2010. Párr. 4
607
Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Voto razonado del juez
Sergio García Ramírez. Párr. 20.

173
en el curso normal de estos acontecimientos lo normal es que antes de ejecutar a uno de los
demandantes la mínima diligencia que puede haber tomado era la de revisar el expediente
respectivo, pues siempre existía la posibilidad de que dichas medidas hubieran sido emitidas.

Por estas razones, considera el autor que no es válido afirmar que por un error del fax respectivo
se hubiera ejecutado al señor Bosch608, ya que lo único que eso representó fue la falta de
diligencia de la representación estatal. Sin embargo, la CADHP no llevó a cabo el mismo
razonamiento, deviniendo finalmente en una absolutoria a favor del Estado de Botsuana y una
contradicción con la práctica usual dentro del derecho internacional.

Finalmente, existen otras diferencias entre las resoluciones emitidas desde los diferentes sistemas
regionales de protección de DDHH, sin embargo, éstas se deben a conocimientos de casos muy
específicos que solo se han presentado en regiones concretas, como por ejemplo el análisis de los
protocolos 6 y 13 al Convenio Europeo, en análisis del numeral 4 de la CADH o las ejecuciones
extra judiciales en el continente africano.

A manera de conclusión del presente capítulo, se ha confeccionado el siguiente cuadro que


permita al lector esquematizar las cuestiones estudiadas dentro de cada uno de estos órganos
internacionales con respecto a la pena de muerte y que facilite su comprensión:

Tabla 1. Cuadro comparativo de los principales temas tratados por la CorteIDH, TEDH y CADHP.

Tribunal Internacional
CorteIDH TEDH CADHP

Se torna incluso más relevante en casos sobre pena de muerte en virtud del derecho protegido, la vida. Violaciones al debido proceso devienen en arbitrariades
Debido proceso
dentro de los procesos judiciales.

Su análisis incluye la afectación psicológica del pabellón de la muerte, lo cual puede ser Se enfoca principalmente en las afectaciones físicas
Tratos inhumanos y considerado como un daño conexo a la condena de muerte. Lo anterior, sin perjuicio de las aunque ha tomado en cuenta la afectación del pabellón de
degradantes afectaciones físicas que puedan presentarse en el periodo previo a la ejecución aunado a las malas la muerte, sin embargo, no tan a fondo como los otros
condiciones de detención. sistemas
Han basado sus decisiones en el principio de que no se debe proceder con la extradición o cualquier No ha conocido casos donde se relacione el posible envío
Temas Extradición tipo de envío a un Estado en donde exista riesgo de que a la persona enviada o requerida se le de una persona a un Estado donde se le pueda llegar a
aplicará la pena de muerte. aplicar la pena de muerte.
Considera como violación arbitraria a la vida No es clara al determinar si la violación a las medidas
la ejecución de una persona que se Dentro de sus resoluciones no se hace énfasis a provisionales representa una privación arbitraria de la vida.
Medidas cautelares
encuentra protegida por medidas violaciones a las medidas provisionales. La línea genera es la de condenar en estos casos, pero se ha
provisionales. contradicho.
En general, se considera violado si el
proceso se encuentra viciado, pero no es No ha requerido que la víctima se encuentre fallecida Se ha contradicho en si el derecho a la vida se considera
Derecho a la vida
una posición generalizada, se han para establecer una violación al derecho a la vida. violado únicamente si se ha ejecutado a la víctima.
presentado excepciones.

Fuente: Elaboración propia con información extraída de las posiciones jurisprudenciales emitidas desde la CorteIDH, el TEDH y la
CADHP.

608
CADHP. Caso Interights y otros c. Botsuana. Aplicación 240/01. Párr. 50.

174
Capítulo Cuarto: Otros esfuerzos para abolir la pena de muerte y
“zonas de exclusión”
En este capítulo final se volteará la mirada hacia el sistema universal de DDHH, el cual se estudiará
en un sentido amplio, es decir, más allá de la ONU únicamente.

Con el objetivo de complementar los capítulos anteriores, se remitirá al lector al Consejo y al


Comité de DDHH de la ONU, los cuales han jugado un papel esencial en resolución de casos
relativos a pena de muerte, en especial aquellos relacionados con el tema de la extradición a un
territorio donde la vida del requerido pueda ser arrebatada por medio de la aplicación de una
resolución judicial y al debido proceso.

Asimismo, se hará mención a diferentes tratados internacionales que han abolido o por lo menos
limitar la aplicación de la pena de muerte, creándose un cuerpo normativo supranacional
realmente amplio que ha intentado impregnar la tendencia abolicionista en los diferentes Estados
que se someten o que se ven influenciados por estas jurisdicciones.

El punto anterior es de gran importancia, pues se convertirá en un medio para que en el futuro los
tribunales internacionales tengan cada vez más elementos que funcionen como fuentes
interpretativa del Derecho Internacional, dando paso a la creación de una serie de normas que
incluso podrían llegar a ser consideradas como ius cogens derivadas de la universalidad con que se
empiezan a impregnar estas normas.

Finalmente, en virtud de la existencia de 3 sistemas regionales de protección de DDHH, los cuales


influyen directamente en la cultura jurídica de aquellos Estados sometidos a sus respectivas
jurisdicciones (o incluso más allá), se analizará la realidad de la pena de muerte en 3 Estados
referentes del retencionismo, posición contraria a la propuesta por estos sistemas.

Este análisis final permitirá determinar por medio de estadísticas si realmente existe un influencia
clara de los tribunales internacionales con respecto del tema de la pena de muerte o si es un tema
que se queda en el papel, es decir, si la falta de sometimiento a un órgano supranacional puede
ser un factor que impulse la aplicación de la pena de muerte irrestrictamente, a estas zonas se les
denominará “zonas de exclusión”.

175
I. El papel de la Comisión, Consejo y Comité de Derechos Humanos
de la Organización de Naciones Unidas

El Consejo de DDHH de la ONU, el cual nació por medio de la resolución 60/251 de la Asamblea
General de la ONU del 15 de marzo de 2006, se compone de 47 Estados miembros, los cuales se
elegirán de forma directa en votación secreta de la Asamblea General y su composición se basará
en una distribución geográfica equitativa de la siguiente manera: 13 Estados africanos, 13 de Asia,
6 de Europa oriental, 8 de América Latina y el Caribe y 7 de Estados de Europa occidental y “otros
Estados”609.

Por medio de la resolución supra mencionada, se señala que las decisiones del Consejo de
Derechos Humanos se regirán por los principios de universalidad, imparcialidad, objetividad y no
selectividad, diálogo internacional y cooperación610.

En general, se puede señalar que el Consejo de Derechos Humanos tiene como función principal la
de “fortalecer la promoción y protección de los derechos humanos y para hacer frente a
situaciones de violaciones de los derechos humanos y formular recomendaciones sobre ellos”611.

Además de lo anterior, en dicha resolución se recomendó al nuevo órgano que solicitara a la


antigua Comisión de Derechos Humanos que fuera disuelta el 16 de junio de 2006 en su
sexagésimo segundo periodo de sesiones612, desapareciendo finalmente el 25 de marzo del mismo
año, durante el mismo periodo de sesiones donde se adoptó la resolución que creó al Consejo613.

Este extinto órgano fue creado en 1946 y contaba con 53 Estados miembros, sin embargo, estos
miembros se elegían con 28 votos, las postulaciones eran presentadas por medio de los grupos

609
Resolución 60/251 de la Asamblea General de la ONU, del 15 de marzo de 2006, punto decisorio número
7.
610
Resolución 60/251 de la Asamblea General de la ONU, del 15 de marzo de 2006, punto decisorio número
4.
611
Consejo de Derechos Humanos, Oficina del Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas
para los Derechos Humanos, accesado el 21 de agosto de 2017,
http://www.ohchr.org/SP/HRBodies/HRC/Pages/AboutCouncil.aspx, párr. 1-3.
612
Resolución 60/251 de la Asamblea General de la ONU, del 15 de marzo de 2006, punto decisorio número
13.
613
Comisión de Derechos Humanos, Oficina del Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas
para los Derechos Humanos, accesado el 21 de agosto de 2017,
http://www2.ohchr.org/spanish/bodies/chr/, línea 3.

176
regionales y se reunía únicamente una vez al año (contrario al Consejo que lo hace mínimo 3 veces
por año y puede reunirse en cualquier momento)614.

Como se puede apreciar, por medio del Consejo se vino a crear un órgano que le diera mayor
dinamismo a la protección de los DDHH desde la ONU, tratando de dejar en el pasado a un órgano
tan burocrático como lo era la antigua Comisión de DDHH, la cual, si bien, contaba con funciones
con carácter de gran relevancia, debía ser mejorada para adaptarse a la realidad mundial.

Esta evolución se ha dado, en parte, gracias a la aparición del Comité Asesor del Consejo de
Derechos Humanos de la ONU, el cual se compone de 18 miembros. Dentro de sus principales
funciones destacan las de asesorar al Consejo sobre asuntos de forma y fondo que le sean
solicitados, puede proponer nuevos temas de investigación y no está facultado para adoptar
resoluciones615.

Por su parte, el Comité de Derechos Humanos, es el órgano encargado de conocer de las


denuncias que se hagan por violaciones al PIDCP, así establecido en el primer protocolo facultativo
a este cuerpo normativo, siendo el de mayor importancia, pues es el que resuelve sobre las
situaciones en concreto que son denunciadas.

Ante este órgano deben ser presentados, de manera anual, informes por parte de los Estados
donde informen sobre el cumplimiento con los derechos establecidos en el PIDCP y está
compuesto por expertos independientes616. En total está compuesto por 18 expertos
independientes por un plazo de 4 años, pueden ser re-electos y no representan al país de su
nacionalidad, sino que actúan a título personal617.

En la presente sección, se analizará en su mayoría, el papel que ha desempeñado el Comité de


DDHH con respecto de la pena de muerte en virtud de que es el órgano al cual los Estados partes
del PIDCP le han reconocido la competencia para conocer de denuncias derivadas de violaciones a
dicho cuerpo normativo.

614
Consejo de Derechos Humanos, La ONU y los derechos humanos, accesado el 21 de agosto de 2017,
http://www.un.org/es/rights/overview/hrcouncil.shtml, párr. 2-5.
615
Human Rights Council Committee, Office of the High Commissioner for Human Rights, accesado el 21 de
agosto, http://www.ohchr.org/EN/HRBodies/HRC/AdvisoryCommittee/Pages/AboutAC.aspx, párr. 2.
616
Comité de Derechos Humanos, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos
Humanos, accesado el 23 de agosto de 2017, http://www2.ohchr.org/spanish/bodies/hrc/, párr. 1 y 2.
617
Human Rights Committee, Office of the High Commissioner for Human Rights, accesado el 23 de agosto
de 2017, http://www.ohchr.org/EN/HRBodies/CCPR/Pages/Membership.aspx, párr. 2.

177
Sin embargo, en la sub-sección final se hará referencia a algunas de las posiciones expuestas por el
Consejo de Derechos Humanos.

A. Casos resueltos por el Comité de Derechos Humanos de la ONU relacionados


con la aplicación de la pena de muerte

Con el objetivo de conocer las posiciones generales que ha emitido este órgano, se hará referencia
a los casos (i) A.R.J contra Australia, (ii) Brown contra Jamaica, (iii) Chitat contra Canadá, (iv)
Johnson contra Ghana y (v) Kindler contra Canadá.

Cuadros fácticos

A continuación, se exponen brevemente los hechos de cada uno de los casos recién mencionados:

 A.R.J. contra Australia

El peticionario era miembro de un buque iraní y fue arrestado en Australia por importación y
posesión ilegal de dos kilos de resina de cannabis, por lo que fue condenado a 5 años y 6 meses de
prisión en el Estado oceánico, ante dicha condena se emitió un periodo de 2 años y 6 meses de
prueba en prisión sin libertad condicional, el cual venció el 7 de octubre de 1996618.

Ante dicha situación, se presentó una solicitud de refugio, la cual fue rechazada, tanto en primera
como en segunda instancia por no considerarse que existiera riesgo en caso de ser enviado a Irán,
sin embargo, al estar los hechos imputados directamente relacionados con un órgano
gubernamental, podría ser juzgado de nuevo en dicho Estado, donde los delitos relacionados con
drogas pueden llegar a ser castigados con pena de muerte619.

Se indicó en la denuncia que proceder con el envío hacia Irán atentaría contra el artículo 6 del
PIDCP relativo al derecho a la vida y que establece las regulaciones relativas a la pena de
muerte620.

618
Comité DH. Caso A.R.J. c. Australia. Comunicación N° 692/1996, UN Doc. CCPR/60/D/692/1996, del 6 de
febrero de 1996, párr. 2.1
619
Comité DH. Caso A.R.J. c. Australia. Comunicación N° 692/1996, párr 2.6, 2.7 y 3.1.
620
Comité DH. Caso A.R.J. c. Australia. Comunicación N° 692/1996, párr 3.2.

178
 Brown contra Jamaica

El presente caso se basó en la condena a muerte del señor Christopher Brown, a quien se condenó
por el asesinato de Alvin Smith. En la denuncia se indicó que se mantuvo detenido al señor Brown
por más de 2 semanas sin que se formularan cargos en su contra y sin acceso a su defensa técnica,
se le prometió asistencia médica a cambio de que firmara una confesión, se mantuvo en el
pabellón de la muerte 9 meses después de la primera condena y año y 9 meses después de la
repetición del juicio, además de verse expuesto a condiciones inhumanas y degradantes en la
celda en la que fue encerrado mientras se tramitaba su proceso621.

Finalmente, se denunció que en el Estado jamaiquino existía la pena de muerte de manera


automática para ciertos delitos (incluido el imputado), por lo que eliminar la posibilidad del juez de
considerar las circunstancias del caso, implicaba una arbitrariedad en contra de todos aquellos que
fueran condenados a esta pena622.

 Chitat contra Canadá

El señor Chitat era requerido por el Gobierno de Estados Unidos para someterlo a juicio por 19
delitos, entre los cuales destacaban el de secuestro y homicidio, para los cuales podría
corresponder la pena de muerte623.

La extradición del señor Chitat fue aprobada y llevada a cabo por el Estado canadiense, el cual
rechazó los recursos interpuestos por el peticionario, lo anterior, dejando de lado el Tratado de
Extradición entre Canadá y Estados Unidos que rige entre las partes, donde se estableció que una
parte puede negarse a extraditar a una persona cuando en el Estado receptor pueda llegar a ser
condenado a pena de muerte y en el Estado que lo envía el delito no es penado de dicha manera y
sin tomar en cuenta que Canadá abolió la pena de muerte en 1976 en la mayoría de los casos,
quedando vigente únicamente para algunos delitos de carácter militar624.

621
Comité DH. Caso Brown c. Jamaica. Comunicación N°. 775/1997, UN Doc. CCPR/C/65/D/775/1997, del 11
de mayo de 1999. Párr. 2.1, 3.2, 3.6 y 3.7.
622
Comité DH. Caso Brown c. Jamaica. Comunicación N°. 775/1997, párr. 3.11.
623
Comité DH. Chitat c. Canadá, Comunicación N° 469/1991, UN Doc. CCPR/C/49/D/469/1991, del 7 de
enero de 1994. Párr. 2.1.
624
Comité DH. Chitat c. Canadá, Comunicación N° 469/1991, párr. 2.1-2.3 y 2.5.

179
 Johnson contra Ghana

El señor Johnson fue condenado a muerte por el homicidio de un ciudadano estadounidense, la


cual era la única sentencia posible para estos supuestos (de conformidad con la sección 46 de su
normativa penal625.

Dentro de la denuncia se alegó que la pena de muerte obligatoria representaba un trato inhumano
y degradante y violaba el derecho a no ver privado el derecho a la vida de manera arbitraria, lo
cual se encuentra protegido por la Constitución Política de Ghana626.

 Kindler contra Canadá

Este caso es similar al anterior, pero con la diferencia de que contra el señor Kindler ya pesaba una
recomendación de imponer la pena de muerte por parte del jurado, quedando pendiente que el
juez la adoptara, razón por la cual el condenado escapó de prisión antes de que se dictara la
sentencia y fue detenido posteriormente en Quebec, territorio canadiense627.

Al igual que sucedió en el caso anterior, el peticionario fue extraditado a Estados Unidos el mismo
día cuando se rechazó su solicitud de revisión ante el Tribunal Supremo de Canadá, estableciendo
que la extradición no violaría los derechos establecidos en la Carta de Derechos Humanos de
Canadá.

Análisis de fondo

A continuación, se expondrán, divididas por subtemas, algunas de las posiciones del Comité de
Derechos Humanos de la ONU con respecto de los aspectos relativos a la pena de muerte que han
llegado a su conocimiento.

 Debido proceso

Tal y como ha sido constante en la jurisprudencia internacional relacionada con la pena de muerte,
el debido proceso ha sido esencial para estudiar el apego de aquellos casos donde se haya
impuesto dicha pena al sistema universal de DDHH.

625
Comité DH. Caso Johnson. c. Ghana. Comunicación N° 2177/2012, UN Doc. CCPR/C/110/D/2177/2012,
del 6 de mayo de 2014. Párr. 2.1.
626
Comité DH. Caso Johnson. c. Ghana. Comunicación N° 2177/2012, párr. 2.3.
627
Comité DH. Caso Kindler c. Canadá, Comunicación N° 470/1991, UN Doc. CCPR/C/48/D/470/1991, del 30
de julio de 1993. Párr. 2.1.

180
Uno de los principales elementos señalados como una clara violación al debido proceso en
relación con la pena de muerte es el no poder recurrir una sentencia que imponga la pena de
muerte, lo cual limita el derecho de defensa del condenado628.

Sin embargo, hay puntos en los que el Comité decide no pronunciarse al tema general, sino con
respecto del caso concreto, como por ejemplo, al no considerar que la pena de muerte automática
represente una privación arbitraria a la vida humana en el caso Brown contra Jamaica,
simplemente realiza una descripción del sistema legal jamaiquino, donde destaca la falta de
argumentación del abogado y, por ende, no considera que exista una privación arbitraria de la vida
con respecto a este punto.629

Sin embargo, por medio de la resolución 2177/2012630 relativa al caso de Johnson contra Ghana sí
se hizo referencia a que la imposición automática de la pena de muerte representa una privación
arbitraria a la vida, lo cual puede ser interpretado como un avance derivado del devenir histórico y
del avance de los diferentes órganos encargados de pronunciarse con respecto de los DDHH.

Finalmente, se establecen aspectos importantes como la obligación del Estado de brindar un


recurso efectivo, evitar que se produzcan violaciones en el futuro y la obligación del Estado de dar
los servicios médicos necesarios para que los condenados no sufran afectaciones en su salud631, sin
embargo, no establecen que la permanencia en el pabellón de la muerte represente per se un
atentado contra el PIDCP632.

 Extradición

El Comité señaló que si un Estado deporta a una persona a un Estado donde sea posible que corra
el riesgo de ser sometida a pena de muerte estaría cometiendo una violación al PIDCP633.

De lo anterior es menester señalar que en el caso de A.R.J. contra Australia, no era posible que se
le aplicara la pena de muerte al peticionario en el territorio australiano, sin embargo, en su posible

628
Comité DH. Caso Brown c. Jamaica. Comunicación N°. 775/1997, párr. 6.16.
629
Comité DH. Caso Brown c. Jamaica. Comunicación N°. 775/1997, párr. 6.15.
630
Comité DH. Caso Johnson c. Ghana. Comunicación N° 2177/2012, párr. 7.3.
631
Comité DH. Caso Brown c. Jamaica. Comunicación N°. 775/1997, párr. 6.14.
632
Comité DH. Caso Brown c. Jamaica. Comunicación N°. 775/1997, párr. 6.12.
633
Comité DH. Caso A.R.J. c. Australia. Comunicación N° 692/1996, párr 6.9. Comité DH. Chitat c. Canadá,
Comunicación N° 469/1991, párr. 14.2.

181
destino sí existía dicha probabilidad, lo cual de igual manera resultaría en una violación al numeral
6 del PIDCP634.

En esta línea argumentativa, la posición del Comité en estudio ha sido más restrictiva con respecto
de la interpretación del derecho a la vida, remitiéndose más a la pruebas en los casos concretos
que en el desarrollo de la conceptualización de los diferentes derechos relacionados con la pena
de muerte.

Ejemplo de lo anterior es no considerar a Canadá como responsable de la violación de ninguna


disposición establecida en el PIDCP en el caso Kindler635, mientras que en el caso Chitat incluso
urgió al Estado para que utilizara todos los medios que estuvieran en su poder para evitar la
imposición de la pena de muerte636.

A partir de lo anterior se puede ver que el principio de non-refoulement, que ha sido protagonista
en los sistemas regionales antes estudiados, también ha sido utilizado en los procesos conocidos
por este órgano, lo cual le da un soporte al principio mencionado y, por ende, convirtiéndolo en la
piedra angular sobre la cual gira el tema de la extradición.

B. Recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Por su parte, es menester señalar que las posiciones emitidas desde el Consejo (antes Comisión)
de Derechos Humanos de la ONU, no se han derivado de casos contenciosos como los anteriores,
sino que consisten en recomendaciones con respecto de temas y Estados específicos.

Ejemplo de lo anterior son las resoluciones A/HRC/25/11, A/HRC/25/16 y A/HRC/26/16 donde el


Consejo recomendó a los Estados de República Centroafricana, Congo y Camboya para que
suscribieran el Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos Destinado a Abolir la Pena de Muerte637.

Por su parte, el Comité de Derechos Humanos por medio de la resolución CCPR/C/IDN/CO/1


recomendó al Estado de Indonesia que eliminara de su código penal los delitos relacionados con

634
Comité DH. Caso A.R.J. c. Australia. Comunicación N° 692/1996, párr 6.11.
635
Comité DH. Caso Kindler c. Canadá, Comunicación N° 470/1991, párr. 18.
636
Comité DH. Chitat c. Canadá, Comunicación N° 469/1991, párr. 18.
637
Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, resoluciones A/HRC/25/11, A/HRC/25/16 y
A/HRC/26/16, del 6 de enero de 2014.

182
drogas como merecedores de la pena de muerte638, en el mismo sentido, se pronunció con
respecto de los delitos relacionados con la homosexualidad en Mauritania639.

Como se puede apreciar, el papel de esto órganos es de gran relevancia por su amplia cobertura
geográfica y por la gran variedad de temas sobre los que trabaja, generando un gran aporte a la
cultura jurídica mundial y, en específico, apoyando a la creación de interpretaciones universales
sobre la pena de muerte.

Considera el autor que el paso de la Comisión al Consejo fue de gran importancia para evolucionar
un sistema de muy vieja data, con las consecuencias que dicha situación generaban, como por
ejemplo, lo lento de los procesos y aplicación de interpretaciones que habían quedado de lado,
permitiendo al nuevo órgano progresar con respecto de los temas que le atañen y no amarrarse a
posiciones anteriormente emitidas.

II. Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de


Derechos Civiles y Políticos Destinado a Abolir la Pena de Muerte

Este protocolo nace por medio de la resolución 44/128 del 15 de diciembre de 1989 de la
Asamblea General de la ONU, el cual, en el momento de realizar la presente investigación, contaba
con 84 ratificaciones y además 2 Estados lo han firmado mas no lo han ratificado, Angola y
Madagascar640.

Dentro de los principales postulados planteados dentro de este cuerpo normativo se puede
destacar en primer lugar la apreciación hecha en su preámbulo, relativa a la relación directamente
proporcional que existe entre la abolición de la pena de muerte y el respeto a los DDHH, la
dignidad humana y el goce del derecho a la vida641.

En segundo lugar, parece ser tajante en su artículo 1 al suscribir la proscripción total de esta
condena, específicamente señala que: “1. No se ejecutará a ninguna persona sometida a la

638
Comité DH. Observaciones finales sobre el informe inicial de Indonesia. Resolución CCPR/C/IDN/CO/1 del
21 de agosto de 2013.
639
Comité DH. Observaciones finales sobre el informe inicial de Mauritania. Resolución
CCPR/C/MRT/CO/1del 21 de noviembre de 2013.
640
“Second Optional Protocol to the International Covenant on Civil and Political Rights, aiming at the
abolition of the death penalty”, United Nations Treaty Collections, accesado el 10 de agosto de 2017,
https://treaties.un.org/Pages/ViewDetails.aspx?src=TREATY&mtdsg_no=IV-12&chapter=4&clang=_en#top
641
Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, destinado a abolir
la pena de muerte, preámbulo.

183
jurisdicción de un Estado Parte en el presente Protocolo. 2. Cada uno de los Estados Partes
adoptará todas las medidas necesarias para abolir la pena de muerte en su jurisdicción”642.

A pesar de lo anterior, establece en el numeral siguiente la posibilidad que tiene cada Estado
firmante de ejercer reservas a este tratado, donde si bien se permiten en casos excepcionales,
específicamente en tiempos de guerra en relación con delitos de alta gravedad y de carácter
militar, por lo que se abre la posibilidad de que la pena capital sea aplicada, sin embargo, para que
dichas reservas sean válidas es deber de los Estados haberlas hecho en el momento de suscribir.
En este mismo sentido, otra obligación que deben respetar los Estados parte es la de informar al
Secretario General de la ONU el momento cuando en su territorio inicia y finaliza un estado de
guerra643.

Para entender la aplicación de este protocolo, es necesario hacer referencia al Protocolo


Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos aprobada por medio de la
resolución 2200 A (XXI) del 16 de diciembre de 1966 (entró en vigor el 23 de marzo de 1976), el
cual estableció la competencia del Comité de Derechos Humanos de la ONU para conocer de
aquellos casos en que se considera violado un derecho establecido en el PIDCP por parte de un
Estado parte644.

En este sentido, el Segundo Protocolo reitera la competencia del Comité de DDHH de la ONU no
solo para conocer de aquellos casos establecidos en las aparentes violaciones al PIDCP645 y sus
protocolos, sino que también para recibir informes anuales por parte de los Estados parte donde
indiquen la manera como se han adaptado para cumplir con las estipulaciones de este tratado646.

Este tratado se reviste de gran importancia en el sentido de que es el único cuerpo normativo con
carácter universal que se ha enfocado en prohibir la pena de muerte, va más allá que cualesquiera
acuerdos regionales, amplía su rango de aplicación a permitir que cualquier Estado parte del PIDCP

642
Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, destinado a abolir
la pena de muerte, artículos 1.1 y 1.2.
643
Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, destinado a abolir
la pena de muerte, artículos 2.1 y 2.3.
644
Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, artículo 1.
645
Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, destinado a abolir
la pena de muerte, artículo 4.
646
Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, destinado a abolir
la pena de muerte, artículo 3.

184
tenga la posibilidad de suscribirlo y fomentar la expansión de la tendencia abolicionista de la pena
de muerte a nivel mundial.

Cabe resaltar que el PIDCP es uno de los tratados que cuenta con más ratificaciones, lo cual
representa lógicamente una gran diversidad de culturas jurídicas representadas en este cuerpo
normativo. Dicha situación representa una oportunidad para el Segundo Protocolo Facultativo al
PIDCP de convertirse en un generador de cambio en la cultura jurídica mundial.

Con respecto de las reservas, deben mencionarse los Estados de Azerbaiyán, Brasil, Chile, Chipre,
El Salvador, Grecia, Guinea-Bissau y Moldavia como aquellos que utilizaron esta figura, España y
Malta las aplicaron pero posteriormente las retiraron. La mayoría de estas reservas se refirieron al
artículo 2, quedando facultados para aplicar la pena de muerte en tiempos de guerra y donde
hayan constado delitos militares graves647.

Falta mucho por avanzar, sin embargo, casi el 50% de los Estados que ha ratificado el PIDCP648 ha
suscrito su segundo protocolo facultativo, esto representa un gran acuerdo entre una vasta
cantidad de Estados con respecto a un tema que ha sido altamente controversial a lo largo de la
historia reciente.

El protocolo facultativo que aquí se ocupa debe ser utilizado como medio de interpretación para
todos los organismos supranacionales encargados de la protección de DDHH en pro de la
consecución del fin último de lograr el respeto a la dignidad humana de toda la población mundial,
si bien, el Derecho Internacional Público es carente de coercitividad, la realidad es que las
presiones internacionales pueden llevar a que un Estado termine aceptando la obligación de
respetar los DDHH y consecuentemente ratificando un determinado tratado, por lo que nace
paralelamente un deber para todos aquellos Estados que creen en la abolición de la pena de
muerte generar las presiones que tenga a su alcance para lograr dicho objetivo.

Lo anterior, no debe dejar de lado el papel fundamental que juegan la CADH, el Convenio Europeo
y la Carta Africana, ya que de éstas nace la posibilidad de que los casos sea conocidos en los
tribunales regionales competentes, por lo que su función esencial es la trabajar de la mano con

647
“Second Optional Protocol to the International Covenant on Civil and Political Rights, aiming at the
abolition of the death penalty”, United Nations Treaty Collections, accesado el 10 de agosto de 2017,
https://treaties.un.org/Pages/ViewDetails.aspx?src=TREATY&mtdsg_no=IV-12&chapter=4&clang=_en#top
648
169 al momento de realizarse la presente investigación.

185
este protocolo facultativo más que trabajar subsidiariamente, lo cual es muestra de la
característica de universalidad de los DDHH.

III. Otros tratados internacionales enfocados en la abolición la pena


de muerte

Como muestra del trabajo en conjunto que se ha intentado establecer desde el sistema universal
de DDHH, otros tratados internacionales han sido emitidos para alcanzar la proscripción
generalizada de la pena de muerte.

Uno de ellos es el Protocolo a la Convención Americana de Derechos Humanos Relativo a la


Abolición de la Pena de Muerte aprobado en el vigésimo periodo ordinario de sesiones de la
Asamblea General de la OEA el 6 de agosto de 1990.

Este acuerdo establece en su artículo 1 que “Los Estados Partes en el presente Protocolo no
aplicarán en su territorio la pena de muerte a ninguna persona sometida a su jurisdicción”.

Asimismo cabe resaltar que de 35 posibles firmantes, únicamente 13 lo han ratificado,


específicamente los siguientes Estados: Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Ecuador, Honduras,
México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Llama la
atención la ausencia de Colombia, Perú y la totalidad de islas caribeñas649.

A dicho cuerpo normativo se le hicieron 2 reservas, una por parte de Brasil y otra de Chile, ambas
relacionadas con su facultad para poder aplicar la pena de muerte en aquellos casos en que se
hayan comprobado casos de delitos graves de carácter militar en tiempos de guerra650.

Con respecto del continente europeo, los protocolos 6 y 13 al Convenio Europeo han sido los
tratados internacionales que más influencia han generado sobre la concepción de la pena de
muerte, tal y como se expuso en el capítulo anterior, por lo que solo se hará referencia al
contenido de ésta.

649
“Estado de firmas y ratificaciones. A-53 Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos
relativo a la abolición de la pena de muerte” Departamento de Derecho Internacional, OEA, accesado el 10
de agosto de 2017, http://www.oas.org/juridico/spanish/firmas/a-53.html, párr. Cuadro explicativo.
650
“Estado de firmas y ratificaciones. A-53 Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos
relativo a la abolición de la pena de muerte” Departamento de Derecho Internacional, OEA, accesado el 10
de agosto de 2017, http://www.oas.org/juridico/spanish/firmas/a-53.html, párr. 1 y 2.

186
El protocolo 6 del Convenio Europeo estableció la proscripción de la pena de muerte de manera
general, mas no hizo ningún tipo de especificación, por lo que el protocolo 13 procedió a prohibir
la pena capital incluso en tiempos de guerra, este último cuenta en la actualidad con 44 Estados
que ratificaron su contenido y, por ende, se han obligado a no utilizar este tipo de penas contra los
condenados penalmente651.

En el continente africano no se ha aprobado algún tratado relativo a la abolición de la pena de


muerte más allá de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, sin embargo, en
virtud de dicha situación, la CADHP ha emitido varias resoluciones enfocadas en la abolición de la
aplicación de la pena capital.

La primera de éstas fue la decisión tomada en la vigésima sexta sesión ordinaria de la Asamblea
General de la CADHP llevada a cabo del 1ero al 15 de noviembre de 1999 en Kigali, Ruanda, por
medio de la cual se establecieron 2 puntos esenciales, en primer lugar exige a los Estados parte a
cumplir con todas las garantías procesales en aquellos procesos donde exista un imputado en
riesgo de ser condenado a pena de muerte y, en segundo lugar, invita a los Estados que aun
mantenían la pena de muerte a limitar su imposición, considerar la aplicación de una moratoria y
considerar una posible abolición de la pena de muerte652.

La segunda fue emitida en la cuadragésima cuarta sesión ordinaria llevada a cabo del 10 al 24 de
noviembre de 2008 realizada en Abuja, Nigeria y se trata de la resolución 136, la cual invitó a los
Estados parte a establecer una moratoria a la pena de muerte653.

Dentro de las principales estipulaciones expuestas en dicha resolución se establece: Exhortar a los
Estados parte que aún mantienen la pena de muerte a cumplir en su totalidad las obligaciones
derivadas de la Carta Africana y respetar las garantías judiciales en todos los procesos donde se
pueda imponer la pena de muerte, impulsar a los Estados parte a establecer una moratoria en la
ejecución de sentencias de muerte, llamar a los Estados parte que aún no lo han hecho a ratificar

651
Consejo Europeo, Chart of Signatures of Treaty 187, accesado el 27 de julio de 2017,
http://www.coe.int/en/web/conventions/full-list/-/conventions/treaty/187/signatures
652
CADHP, Resolución 42(XXVI)99: Resolución instando a los Estados Parte para prever una moratoria sobre
la pena de muerte. Tomada en la 26ta sesión ordinaria llevad a acabo del 1 al 15 de noviembre de 1999 en
Kigali, Ruanda.
653
CADHP, Resolución 136: Resolución invitando a los Estados Parte para establecer una moratoria sobre la
pena de muerte. Tomada en la 44ta sesión ordinaria llevada a cabo del 10 al 24 de noviembre de 2008 en
Abujat, Nigeria.

187
el Segundo Protocolo Adicional al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos Destinado a
Abolir la pena de muerte, llamar a los Estados parte a incluir en sus reportes periódicos
información sobre los pasos encaminados hacia la abolición de la pena de muerte e implorar a los
Estados parte a apoyar al Grupo de Trabajo sobre Pena de Muerte de la CADHP en su trabajo hacia
la abolición de la pena de muerte en el continente africano654.

Lo anterior, demuestra la voluntad que ha existido en el continente africano desde su sistema


regional de protección de DDHH para buscar la abolición de la pena de muerte, reforzándose con
resoluciones emitidas desde otros organismos, especialmente el Consejo de Derechos Humanos
de la ONU.

Asimismo, son de destacar los medios alternativos que ha utilizado la CADHP para generar un
pensamiento abolicionista en la cultura jurídica de los Estados parte, con esto se refiere el autor
específicamente al papel del Grupo de Trabajo sobre Pena de Muerte de la CADHP, el cual fue
creado en la trigésimo sétima sesión ordinaria de este órgano llevada a cabo en 2005655, el cual
emitió un documento oficial denominado “Estado de la Cuestión sobre la Pena de Muerte en
África”656

En este documento se hace un análisis social, jurídico e histórico sobre la pena de muerte en el
continente africano, para finalizar posteriormente exponiendo sobre las posibles ventajas de una
moratoria a esta pena, la más importante de todas es la de funcionar como un antecedente de una
abolición total, pues tras varios años de moratoria, sería muy difícil para un Estado el reestablecer
las ejecuciones657.

Sin embargo, en la práctica no ha sucedido así, ya que a pesar de las moratorias, se han dado casos
de Estados que retoman dicha sanción como algo meramente normal y sin problema alguno, en

654
CADHP, Resolución 136: Resolución invitando a los Estados Parte para establecer una moratoria sobre la
pena de muerte. Tomada en la 44ta sesión ordinaria llevada a cabo del 10 al 24 de noviembre de 2008 en
Abujat, Nigeria. Puntos 1-5.
655
“Working Group on Death Penalty and Extra-Judicial, Summary or Arbitrary killings in Africa”, Comisión
Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, accesado el 11 de agosto de 2017,
http://www.achpr.org/mechanisms/death-penalty/, párr. 1.
656
Grupo de Trabajo sobre Pena de Muerte en África, “Estado de la Cuestión sobre Pena de Muerte en
África”, Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, (2011), URL:
http://www.achpr.org/files/news/2012/04/d46/study_question_deathpenalty_africa_2012_eng.pdf
657
Grupo de Trabajo sobre Pena de Muerte en África, “Estado de la Cuestión sobre Pena de Muerte en
África”, p. 47.

188
especial porque la moratoria no se da en el ámbito legislativo, sino que son posicionamientos del
Ejecutivo que puede variar con cada cambio de gobierno658, ejemplos de estos son Camerún, quien
retomó la pena de muerte tras 11 años sin aplicarla, Libia, después de 23, Burundi, tras 12 años y
las islas Comoras, tras 22 años659.

Finalmente, el estudio señala 3 medios por los cuales pueden alcanzarse la abolición de la pena de
muerte, a nivel constitucional, a nivel legal o a nivel de suscripción de tratados internacionales y
posteriormente, adecuando la legislación interna a dichas obligaciones supranacionales,
prefiriendo cualquiera de estos dos, pues hacen que la posibilidad de reinstaurarla sea más
estrecha660.

De igual manera debe mencionarse la Carta Africana sobre Derechos y Bienestar del Niño, la cual
prohíbe la aplicación de la pena de muerte a aquellas personas que fueran menores de edad en el
momento de cometer un delito tipificado como merecedor de la pena capital y a las mujeres
embarazadas o que fueran madres de niños o jóvenes661.

Estos resultados generan un planteamiento fáctico alejado de una tendencia abolicionista en


territorio africano, lo anterior, desde el punto de vista de los gobiernos, sin embargo, es
esperanzador el papel que ha jugado la CADHP como un órgano encargado de impulsar la
erradicación total de la pena de muerte, sobre la cual es posible afirmar que seguirá presente en
África, pero sobre la cual nacen cada vez más movimientos en contra.

Desde la Liga Árabe también se han hecho intentos por crear un organismo suprarregional de
protección de DDHH, intención que nace por medio de la Carta Árabe de Derechos Humanos, la
cual fue creada en 1994 por parte del Consejo de la Liga de Estados Árabes y modificada el 23 de

658
Grupo de Trabajo sobre Pena de Muerte en África, “Estado de la Cuestión sobre Pena de Muerte en
África”, p. 48.
659
Grupo de Trabajo sobre Pena de Muerte en África, “Estado de la Cuestión sobre Pena de Muerte en
África”, p. 49.
660
Grupo de Trabajo sobre Pena de Muerte en África, “Estado de la Cuestión sobre Pena de Muerte en
África”, p. 54.
661
Artículo 5.3 y 30.

189
mayo de 2004662, a partir de su sétima ratificación empezaría a surtir efectos, hecho que se dio con
la firma de Emiratos Árabes Unidos663 (15 de marzo de 2008)664.

Este documento establece 3 disposiciones relativas a la pena de muerte, especilamente en sus


numerales 6, 7.1 y 7.2. Específicamente, señala que esta pena solo puede ser impuesta para
aquellos delitos que se revistan de la mayor gravedad, seguido de un debido proceso y con la
posibilidad de solicitar indulto. Asimismo, prohíbe la aplicación en menores de edad excepto en
aquellos casos en que las leyes internas de cada Estado dejen abierta esta posibilidad y, por
último, se prohíbe la pena de muerte en mujeres embarazada o en periodo de lactancia hasta un
máximo de 2 años después del parto, donde siempre debe prevalecer el interés superior del
niño665.

En el mismo sentido, se intentó establecer una Corte Árabe de Derechos Humanos como órgano
jurisdiccional que conozca de las violaciones que se cometan contra la Carta Árabe de Derechos
Humanos, lo anterior, por medio del Estatuto de la Corte Árabe de Derechos Humanos adoptado
en su centésimo cuadragésima segunda sesión por medio de la resolución 7790, E.A. (142) C 3,
07/09/2014666.

Este estatuto no ha sido ratificado por los Estados necesarios, razón por la cual no ha entrado en
vigor, sin embargo, se espera que tenga su sede principal en Bahréin y que esté compuesta por
entre 7 y 11 jueces667.

Si bien, es plausible el intento de parte de la Liga Árabe por instaurar un sistema regional de
protección de Derechos Humanos, es menester señalar que es omiso en varios puntos, en especial
la falta de voluntad de los Estados para someterse a una jurisdicción supranacional y el no respeto

662
International Center for Not-for-Profit Law (ICNL), “Arab Charter on Human Rights 2004”, Revista de
Derecho Internacional de la Universidad de Boston 24:147 (2006): 148, URL:
http://www.icnl.org/research/library/files/Transnational/arabcharter2004en.pdf
663
“Alta Comisionada encomia ratificación para entrada en vigor de Carta Árabe de Derechos Humanos”,
Centro de Noticias ONU, accesado el 16 de agosto de 2017,
http://www.un.org/spanish/News/story.asp?NewsID=11458#.WZUAK1F97IU, párr. 2.
664
“La Liga Árabe”, Child Rights International Network, accesado el 16 de agosto de 2017,
https://www.crin.org/es/guias/onu-sistema-internacional/mecanismos-regionales/la-liga-arabe.
665
Carta Árabe de Derechos Humanos, art. 6, 7.1 y 7.2.
666
“English Version of the Statute of the Arab Court of Human Rights”, Arab Center for International
Humanitarian Law and Human Rights Education, accesado el 16 de agosto de 2017,
https://www.acihl.org/texts.htm?article_id=44&lang=ar-SA
667
“Civic Freedom Monitor: League of Arab States”, International Center for Not-for-Profit Law (ICNL),
accesado el 16 de agosto de 2017, http://www.icnl.org/research/monitor/las.html

190
al derecho a la vida de los menores de edad, al permitir aplicar la pena de muerte a aquellas
personas que cometieran el delito perteneciendo a dicho grupo etario.

Por último, es necesario señalar que dentro del sistema universal de protección de DDHH se
emitió la resolución A/RES/71/187 de la Asamblea General de la ONU el 19 de diciembre de 2016,
por medio de ésta se estableció una moratoria a las ejecuciones de pena de muerte (tendencia
que se ha venido planteando en dicho órgano cada 2 años aproximadamente), además de
asegurar el ejercicio del derecho a solicitar indulto, reducir los supuestos en los que se puede
imponer la pena de muerte y evitar imponerla a menores de 18 años668.

IV. Análisis de Estados no sometidos a jurisdicciones


supranacionales de Derechos Humanos

Con el objetivo de analizar los efectos de los sistemas regionales de protección de DDHH, la
sección final de esta investigación tiene como objetivo esencial el contrastar aquellos Estados que
no se han sometido a alguno de estos tratados internacionales, por ende, no viéndose sometidos
al cumplimiento de órdenes internacionales que intenten imponer una interpretación específica
sobre el derecho humano a la vida, como lo sería el caso de la pena de muerte.

Por esta razón, se ha escogido un Estado representativo de diferentes regiones, por lo que sobre
Estados Unidos, China e Irán girará la presente subsección.

A. Estados Unidos de América

En primer lugar se procederá a analizar el caso de Estados Unidos de América, el cual se rige por
un sistema federal, es decir, existen leyes específicas que aplican para cada uno de sus Estados y
otras federales que rigen a todos por igual, se trata entonces de “…un acuerdo de unión entre
varias entidades territoriales llamadas estados o provincias que delegan parte de su autonomía en
un organismo u autoridad general: el Estado. Los estados conservan su soberanía, leyes y
autoridades propias”669; encontrándose la regulación de la pena de muerte, en el caso de Estados
Unidos, en normas pertenecientes, tanto al primer como al segundo grupo.

668
Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, Moratoria al Uso de la Pena de Muerte,
resolución 71/187 adoptada el 19 de diciembre de 2016.
669
“Federalismo y centralismo”, Portal Académico Universidad Autónoma Nacional de México, accesado el
11 de agosto de 2017,

191
Debe establecerse, entonces, una diferenciación entre las ejecuciones estatales y las federales,
destacándose con respecto de estas últimas que la ejecución se lleva a cabo sin importar si en el
Estado donde se cometió el delito se permitía o no la imposición de esta condena, siendo éste uno
de los efectos de las características de un Estado de carácter federal.

En Estados Unidos existen entre 41 y 43 supuestos en los que las leyes federales imponen la pena
de muerte, predominando aquellos en que se tiene la muerte como protagonista de la acción
cometida por el condenado, sin embargo, hay 2 delitos para los que se impone la pena capital que
no requieren esta consecuencia, (i) traficar grandes cantidades de drogas y (ii) atentar, autorizar o
recomendar la muerte de un oficial, testigo o miembro del jurado en casos de Empresas
Criminales Conjuntas, sin importar si finalmente se logra provocar la muerte670, hechos que
derivan en una discusión sobre la constitucionalidad de dichas penas.

Federalmente, se han ejecutado a 37 personas desde 1927, únicamente 3 desde 1963. Llama la
atención que el gobierno federal construyó un centro de ejecuciones en Terre Haute, Indiana, por
lo que sin importar dónde se cometió el delito, es en dicho Estado que se practican dichas
ejecuciones671.

Otro hecho relevante a destacar es que en 1972 se estableció una moratoria a la aplicación de la
pena de muerte a partir de la sentencia del caso Furman contra Georgia, en este caso, el imputado
fue condenado a muerte por haber disparado involuntariamente el arma que poseía mientras
robaba una casa contra su propietario, situación que fue declarada como inconstitucional por la
Corte y señalando que los Estados debían reformularse sus estatutos para evitar imposiciones
discriminatorias672, finalmente fue reinstalada en 1976 con la resolución del caso Gregg contra
Georgia673.

http://portalacademico.cch.unam.mx/alumno/historiademexico1/unidad4/estadoNacionMexicano/federalis
moCentralismo
670
“Federal Laws Providing for the Death Penalty”, Death Penalty Information Center, accesado el 16 de
agosto de 2017, https://deathpenaltyinfo.org/federal-laws-providing-death-penalty
671
“Federal Laws Providing for the Death Penalty”, Death Penalty Information Center, accesado el 16 de
agosto de 2017, https://deathpenaltyinfo.org/federal-laws-providing-death-penalty
672
"Furman v. Georgia" Oyez, Accesado el 16 de agosto de 2017. https://www.oyez.org/cases/1971/69-
5030.
673
“Death Penalty Fast Facts”, CNN, accesado el 16 de agosto de 2017.
http://edition.cnn.com/2013/07/19/us/death-penalty-fast-facts/index.html

192
Con el devenir histórico, las estadísticas en el territorio norteamericano con respecto de la pena
de muerte se han tornado interesantes, en especial por la gran cantidad de ejecuciones presentes
en ciertos años, por ejemplo en la década de los años 30 del siglo XX, donde se practicaron
aproximadamente 167 ejecuciones por año674.

El 2016 se convirtió en el año donde se presentó la menor cantidad de ejecuciones desde 1991
(20), a pesar de que 31 Estados mantienen vigente esta pena, además se presentó una reducción
de 39% con respecto del año anterior en la cantidad de sentencias condenatorias a muerte,
representando, además un 90% menos que el año donde más se impusieron, 1996 con 315
condenas675.

Vale señalar, además que para finales de 2016, 2905 personas se encontraban en el pabellón de la
muerte, incluyendo a 2 del Estado de Nuevo México que ya abolió la pena de muerte, de igual
manera es destacable el hecho de que es la primera vez en 40 años donde no hubo un solo Estado
que impusiera más de 10 condenas a muerte, siendo California el que más impuso (9) y, por
último, fueron los Estados de Texas y Georgia los que acumularon el 80% de las ejecuciones en
territorio estadounidense en 2016676.

Otro punto por tomar en cuenta es la declaratoria de inconstitucionalidad de la ejecución de


personas menores de edad (o que hubieran cometido el delito siendo menores de edad) por
medio de la resolución del caso Roper contra Simmons de 2005677, entre 1985 y 2003, dos
menores de edad habían sido ejecutados678.

El caso del Estado de Arkansas es de gran interés en virtud de que en un principio se ordenó la
ejecución de 7 condenados en 10 días para llevarlas a cabo antes de que el producto que se utiliza
para aplicar la inyección letal caducara, sin embargo, solo 4 de estos fueron ejecutados por
suspensiones, tanto de carácter federal como estatal, de las órdenes de ejecución. Estos procesos
de derivaron de la demanda por parte de la compañía farmacéutica contra el Estado de Arkansas

674
“Death Penalty Fast Facts”, CNN.
675
“The Death Penalty in 2016: Year End Report”, Death Penalty Information Center, accesado el 16 de
Agosto de 2017, https://deathpenaltyinfo.org/documents/2016YrEnd.pdf, pág. 1.y 3.
676
“The Death Penalty in 2016: Year End Report”, Death Penalty Information Center. Pág. 2 y 3.
677
"Roper v. Simmons." Oyez. Accessed August 16, 2017. https://www.oyez.org/cases/2004/03-633.
678
“Death Penalty Fast Facts”, CNN.

193
donde indicó que este último le había comprado las sustancias sin señalar que tenían dicho fin679;
esta situación demuestra una tendencia de humanización de la pena de muerte, más allá de la
posición retencionista estadounidense.

Estados Unidos firmó el PIDCP, pero le hizo una serie de reservas enfocadas en restringir sus
efectos sobre la pena de muerte680, además firmó la CADH, pero no la ratificó681.

B. República Popular de China

El caso de China es realmente impactante por la cantidad de ejecuciones que se practican


anualmente en su territorio, si bien, se mantiene como secreto de Estado el número oficial, se
calcula que en este país asiático se llevan a cabo alrededor del doble de lo que suma el resto de
ejecuciones a nivel mundial682.

El artículo 2 de la Ley sobre Protección de Secretos de Estado de 1988 le dio una gran libertad al
gobierno para establecer qué entra dentro de dicho ámbito, indicando que son considerados
como tales “asuntos que afecten la seguridad e intereses del Estado”, lo anterior, aunado a la
posición del Administrador Nacional de la Protección de Secretos de Estado y de la Corte Suprema
del Pueblo de 1995 donde señalaron que las estadísticas, anuales y mensuales, de casos
relacionados con la imposición, ratificación o imposición de la pena de muerte son considerados
como ultra secretos683.

Un ejemplo de lo anterior es la documentación de 931 personas ejecutadas entre 2014 y 2016, sin
embargo, de estos solo el 15% constaba en las bases de datos oficiales del gobierno chino684, lo

679
Pablo de Llano, “Una jueza federal bloquea la ejecución en cadena de siete presos en Arkansas”, El País,
15 de abril de 2017,
https://elpais.com/internacional/2017/04/15/estados_unidos/1492223165_053410.html
680
“International Covenant on Civil and Political Rights”, United Nations Treaty Collections, accesado el 17
de agosto de 2017, https://treaties.un.org/Pages/ViewDetails.aspx?src=TREATY&mtdsg_no=IV-
4&chapter=4&clang=_en
681
Tratados Multilaterales, Departamento de Derecho Internacional de la OEA, accesado el 17 de Agosto de
2008, https://www.oas.org/dil/esp/tratados_B-
32_Convencion_Americana_sobre_Derechos_Humanos_firmas.htm
682
“China is the world's top executioner, but it doesn't want you to know that”, CNN, accesado el 17 de
agosto de 2017, http://edition.cnn.com/2016/04/06/asia/china-death-penalty/index.html
683
Amnistía Internacional, “China’s Deadly Secrets”, Amnistía Internacional (2017): 15, URL:
https://www.amnesty.org/download/Documents/ASA1758492017ENGLISH.PDF
684
“Pena de muerte: China, el mayor verdugo del mundo, debe reconocer el nivel “grotesco” del uso que
hace de la pena capital”, Amnistía Internacional, accesado el 17 de agosto de 2017,

194
cual es una muestra clara del ocultamiento de información que es protagonista con respecto de la
pena de muerte en China.

La única manera de llegar a un estimado es por medio de organizaciones independientes que


desarrollan esta tarea por sus propios medios y lidiando contra las trabas estatales que impiden su
acceso a la información.

La estadística más reciente es la de Death Penalty Worlwide, organización desarrollada como un


grupo de estudio de la Universidad de Cornell, la cual ha sistematizado la información de cada
Estado con respecto de la pena de muerte685.

Se señaló que para el 2015 se ejecutaron aproximadamente 2400 personas, lo cual representa una
tasa per cápita de 1 cada 565.500 habitantes, lo cual es un mero aproximado mas no un número
contundente ni oficial que permita dar una idea clara del número concreto de ejecuciones
practicadas, el número fue similar en los años 2014 y 2013, en 2012 se estimó en 3000 y en 2007
se calculó que el total rondó las 6500 ejecuciones686.

Además de lo anterior, destaca el hecho de que se ha comprobado la existencia de medios de


obtención de prueba que no cumplen con las garantías con las que debería contar cualquier
proceso judicial, es decir, se han presentado violaciones graves al debido proceso, como obtener
confesiones por medio de tortura687.

El Estado chino contempla 46 supuestos para los cuales se puede imponer la pena de muerte,
donde destacan delitos no violentos y económicos688, como por ejemplo, el caso del señor Wong
Ho Wing contra Perú ante la Corte IDH, estudiado en el capítulo tercero de la presente
investigación; sin embargo, en el periodo transcurrido entre 2008 y 2014, 10 fueron los delitos que
desembocaron en la pena de muerte para quienes los cometieron, destacan el homicidio

https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/noticias/noticia/articulo/pena-de-muerte-china-el-mayor-
verdugo-del-mundo-debe-reconocer-el-nivel-grotesco-del-uso-qu/, párr. 10.
685
Cornell Center on the Death Penalty Worldwide, Cornell Law School, accesado el 17 de agosto de 2017,
https://www.deathpenaltyworldwide.org/
686
Death Penalty Database. China, Death Penalty Worldwide, accesado el 17 de agosto de 2017,
https://www.deathpenaltyworldwide.org/country-search-post.cfm?country=China
687
La pena de muerte en 2016: Datos y cifras. Amnistía Internacional, accesado el 17 de agosto de 2017,
https://www.amnesty.org/es/latest/news/2017/04/death-penalty-2016-facts-and-figures/ párr. 13.
688
Amnistía Internacional, “China’s Deadly Secrets”, p. 13.

195
agravado, secuestros que no derivaron en la muerte del rehén, espionaje, tráfico de drogas y
delitos de carácter económico689.

Finalmente, cabe resaltar que el Estado chino firmó el PIDCP desde el 5 de octubre de 1998, sin
embargo, al 2017 no lo ha ratificado690.

C. República Islámica de Irán

Este Estado se ha convertido en uno de los principales defensores de la aplicación de la pena de


muerte, siendo además, muy cuestionado por los métodos utilizados, en especial la lapidación, por
ser considerada como un trato inhumano y degradante.

Sin embargo, la exposición de los condenados a estos tratos es utilizada por el Estado como un
elemento que agrava la pena, es decir, es posible que de acuerdo con la gravedad del delito
cometido (desde el punto de vista del sistema jurídico iraní) se imponga una pena de muerte que,
además incluya ser sometido a tratos degradantes como parte de la misma691.

Dentro de los principales métodos utilizados destacan la horca, el fusilamiento, la lapidación y


empujar al condenado desde un punto alto para que muera por el golpe al caer; la última
decapitación documentada data de 2001692.

De acuerdo con los datos brindados por Amnistía Internacional, en 2016 se llevaron a cabo 567
ejecuciones, mientras que para el mes de agosto de 2017, se habían practicado 349, pudiendo
esperarse a partir de dicha tendencia que superara el total del año inmediatamente anterior, sin
embargo, es de destacar que los datos oficiales son turbios, por lo que los números son
estimaciones con base en los datos que se han podido obtener693.

El homicidio, tráfico de drogas, secuestro, violación, adulterio, posesión de drogas y apostasía son
algunos de los delitos que el código penal iraní califica como merecedores de la pena de muerte.
De lo anterior hay que destacar dos puntos, el primero de ellos es que no exigen que solo se

689
Death Penalty Database. China, Death Penalty Worldwide, accesado el 17 de agosto de 2017,
https://www.deathpenaltyworldwide.org/country-search-post.cfm?country=China
690
“International Covenant on Civil and Political Rights”, United Nations Treaty Collections.
691
Death Penalty Database. Iran, Death Penalty Worldwide, accesado el 17 de agosto de 2017,
https://www.deathpenaltyworldwide.org/country-search-post.cfm?country=iran
692
Death Penalty Database. Iran.
693
Death Penalty Database. Iran.

196
aplique la pena de muerte para los delitos que impliquen arrebatarle la vida a otro ser humano y el
segundo la imposición de pena de muerte de manera automática694, situación similar a la
denunciada en el caso de Boyce contra Barbados ante la Corte IDH.

Algunas estadísticas relevantes sobre lo anterior que se pueden mencionar es que en 2012, el 76%
de las ejecuciones se debieron a delitos relacionados con drogas, donde se sanciona como delito
una situación que en gran cantidad de Estados es considerada como una enfermedad; por su
parte, el 9% de las ejecuciones llevada a cabo en 2010 se relacionaban con violaciones, sin
embargo, grupos defensores de DDHH han denunciado la utilización de esta causal para ocultar la
persecución contra personas pertenecientes a la comunidad LGTTTBIQ695.

Otro dato por tomar en cuenta es que dentro de Irán están excluidos para ser ejecutados las
personas que cometieran el delito siendo menores de edad, los enfermos mentales y las
embarazadas, sin embargo, a enero de 2016, se tenían datos de 49 menores de edad que se
encontraban en el pabellón de la muerte696, contradiciéndose la práctica con lo establecido en la
norma.

Cabe resaltar finalmente que la República Islámica de Irán firmó el PIDCP desde 1968 y lo ratificó
en 1975697.

694
Death Penalty Database. Iran.
695
Death Penalty Database. Iran.
696
“Iran is sentencing children and teenagers to death”, Aminsitía Internacional Reino Unido, accesado el 17
de agosto de 2017, https://www.amnesty.org.uk/iran-juvenile-offenders-death-row-execution, párr. 3.
697
“International Covenant on Civil and Political Rights”, United Nations Treaty Collections, accesado el 17
de agosto de 2017, https://treaties.un.org/Pages/ViewDetails.aspx?src=TREATY&mtdsg_no=IV-
4&chapter=4&clang=_en

197
Conclusiones

A manera de conclusión de la presente investigación, es menester señalar varios puntos que se


derivan del análisis que se ha realizado a lo largo de ésta, para los cuales se demostrará la
influencia que han generado las diferentes posiciones relacionadas con la pena de muerte sobre
cada uno de ellos.

La historia del Derecho en general y, en específico, la de los DDHH, no es ajena al paso del tiempo
y con ello a verse influenciada por el cambio en las diferentes concepciones sobre temas
específicos, como por ejemplo, el derecho a la vida y el reconocer la plenitud de derechos como
seres humanos a todas las personas a pesar de los delitos que hayan cometido.

El primero de los temas antes mencionados es esencial a la hora de realizar un análisis comparado
como el desarrollado en esta investigación, es válido partir de la premisa de que al hablar sobre
pena de muerte, el derecho a la vida es el que se encuentra directamente relacionado con su
aplicación, sin embargo, se deja de lado que detrás de la imposición de dicha condena debe haber
un proceso previo donde haya habido un contradictorio, presentación de prueba, una sentencia
fundamentada, posibilidad de recurrir dicha resolución, entre otros.

De lo anterior es claro que no es solo el derecho a la vida, existe una serie de derechos colaterales
que se ven directamente relacionados con la imposición de la pena de muerte, los cuales, como se
verá más adelante, son analizados desde la resolución de diferentes casos dentro de los sistemas
Interamericano, Europeo y Africano de DDHH.

Continuando con el tema del derecho a la vida, una de las principales conclusiones a las que arriba
el autor es el gran ámbito de cobertura que se incluye dentro de dicho concepto. Atrás quedó la
concepción rígida relacionada con que basta que una persona respire y su corazón late para que se
encuentra con vida, lo anterior, sin tomar en cuenta las condiciones en las que dicho ser humano
se desenvuelve o si, por ejemplo, se está ante un caso de muerte cerebral; a manera de referencia
debe señalarse que ni siquiera la ciencia ha logrado llegar a respuestas claras sobre este asunto,
quedando pendiente de resolver la interrogante sobre el momento exacto cuando inicia la vida.

Considera el autor que la aparición de los sistemas regionales de protección de DDHH ha sido un
motor para la ampliación de la cobertura del derecho a la vida, ejemplo de ello son las posiciones
relativas a las condiciones de hacinamiento en los centros de detención, donde es considerado

198
que un atentado contra la dignidad de los privados de libertad va de la mano con un atentado
contra su vida698.

Específicamente, con el tema que nos atañe, según la posición mayoritaria, el derecho a la vida se
puede ver afectado incluso si no se ha ejecutado la pena de muerte, es decir, la muerte derivada
de una condena judicial no ha sido considerada por la mayoría de las resoluciones como requisito
sine qua non para considerar violados los diferentes tratados internacionales de DDHH que
protegen la vida.

En este desarrollo que se ha venido presentando a través de la historia, en virtud de la concepción


de universalidad de los DDHH, se ha dado paso a una “humanización” de la pena de muerte. Con
esto el autor se refiere a que, si bien, es considerado, por parte de las diferentes cortes
internacionales, como no deseable el mantenimiento de esta figura en las diferentes legislaciones,
en muchos Estados que la mantienen se han utilizado nuevos métodos que impidan al condenado
obtener un sufrimiento mayor que el que ya, per se, recibe a través de la imposición y posterior
aplicación de la condena.

Mientras que en el pasado la variedad de métodos variaba considerablemente, muchos de ellos


realmente impactantes e imbuidos de tortuosos últimos minutos de vida (por ejemplo la poena
culleum del Derecho Romano), en la actualidad, hay Estados que han dejado de lado la intención
de incluir el ensañamiento en la ejecución, se puede mencionar el caso de Estados Unidos de
América, el cual ha intentado aplicar las inyecciones letales a través de químicos que eviten
sufrimiento en los ejecutados, asimismo, ha actuado el Estado guatemalteco al establecer este
mismo método como el oficial699.

Con respecto de este mismo tema, es de señalar que partiendo del hecho de que el Derecho
Internacional Público, por su naturaleza, no puede ser coercitivo, es aún más complicado ejercer
influencia directa sobre Estados que no están sometidos directamente a una jurisdicción
supranacional como los sistemas aquí estudiados, por lo que, si bien, se considera que la
lapidación utilizada en algunos Estados fundamentalistas atenta contra los DDHH por tratarse de
un trato inhumano y degradante, no es posible hacer que estos dejen de utilizarla. Sin embargo, sí

698
CorteIDH. Caso Instituto de Reeducación del Menor c. Paraguay. Excepciones Preliminares, Fondo,
Reparaciones y Costas. Sentencia de 2 de septiembre de 2004. Serie C No. 112, párr. 159 y punto declarativo
número 5.
699
Artículo 7 del Decreto No. 100-96 del 30 de octubre de 1996.

199
ha sido posible evitar ejecuciones de este tipo a través de la prohibición de envío de una persona a
un Estado donde puede llegar a ser sujeto de una pena de muerte.

A pesar de lo anterior, lo que debe quedar claro es que los sistemas regionales de protección de
DDHH utilizan los medios que tienen a su alcance para evitar las violaciones a las respectivas cartas
protectoras de derechos fundamentales, sin embargo, su alcance no es infinito, sino que se
encuentran limitados por un ámbito de competencia territorial, razón por la cual el fomentar la
expansión de la concepción de universalidad de estos derechos se convierte en una tarea para el
Derecho Internacional Público.

La pena de muerte, como figura históricamente controversial, ha sido criticada por su


irreparabilidad y rigidez, pero además, por los efectos adversos que se generan a aquellos a
quienes les es impuesta, específicamente en lo que se refiera al “síndrome del pabellón de la
muerte”, concepto acuñado por el TEDH en el caso de Soering contra Reino Unido.

En contraposición al tema mencionado párrafos atrás, un tema que no ha podido ser solventado
por la aparición de los sistemas regionales de protección de DDHH es el referido a la
deshumanización previa a la ejecución, específicamente, los largos periodos que transcurren antes
de que las penas sean aplicadas.

Las resoluciones de los 3 sistemas estudiados se han referido a las condiciones a las que es
sometido un condenado entre el momento cuando es condenado y cuando se le aplica dicha pena
(o se le conmuta, indulta, u otros), ha sido debidamente probado en dichos casos que el
peticionario normalmente es víctima de afectaciones, tanto físicas como psicológicas

Con respecto de este punto, la labor de las cortes internacionales ha sido la de denunciar y crear
conciencia sobre la dura realidad que atraviesan las personas condenadas a la pena de muerte. La
estancia en el pabellón de la muerte representa una situación de incerteza jurídica que le genera
al condenado un alto nivel de estrés que además, deriva en detrimento físico, por lo que no
puede considerarse que la afectación que sufren los condenados es de un solo tipo ni solo sobre
esta persona, debe mencionarse como daño colateral la afectación que sufren los seres queridos
del condenado al no saber qué pasará con su vida ni en qué momento ésta le será arrebatada.

Esta afectación se ve incrementada en virtud de lo largos que pueden llegar a ser los procesos
judiciales, lo cual es causado básicamente por dos motivos, en primer lugar por los propios

200
sistemas jurídicos y los largos periodos de resoluciones que los caracterizan, pero por otro como
consecuencia de la gran cantidad de recursos que son presentados por los condenados tratando
de obtener una conmutación de la pena o un indulto.

Lo anterior, se ha intentado solucionar asegurando recursos efectivos dentro de cada sistema, con
esto se garantiza que la estancia en el pabellón de la muerte atente lo menos posible contra los
derechos de los condenados, creándose una paradoja, pues si los tiempos de resolución se
reducen, más rápido se aplica la pena de muerte, mientras que si hay plazos mayores en el
pabellón, más dura el condenado con vida, esta preocupación ha sido manifestado en ese mismo
sentido por el Comité de DDHH de la ONU al considerar que el argumento del pabellón de la
muerte podría alentar a los Estados a ejecutar a los condenados más rápido700.

Ante esta paradoja, la solución ideal propuesta no puede ser otra más que la de erradicar
totalmente la pena de muerte, evitando los vejámenes que genera; sin embargo, ante su
inminente utilización en la actualidad, siendo menester señalarse que no es posible considerar que
el pabellón de la muerte sea considerado como una estancia donde el condenado pueda gozar
realmente del derecho a la vida, por lo que se elimina la premisa de que plazos extensos per se
sean considerados como apegados al Derecho Internacional de los DDHH por extender la vida de
los condenados, concepción que se ajusta a etapas históricas que han sido superadas gracias a la
aparición de los sistemas regionales de protección de DDHH.

En razón de lo anterior, y en convergencia con lo señalado por el TEDH en el caso de Soering


contra el Reino Unido, considero de gran importancia el aporte realizado por la jurisprudencia
internacional al estudiar las repercusiones sobre el derecho a la vida, en sentido amplio, que
genera el pabellón de la muerte, procurando evitar violaciones a los DDHH de aquellos
condenados a la pena de muerte en el plazo previo a su ejecución.

Tal y como se ha señalado, el principal aporte que se hace por parte de los sistemas regionales de
protección de DDHH con respecto de la pena de muerte es el señalar la relación directa que existe
entre la pena de muerte y un serie de derechos más allá del derecho a la vida.

700
Schabas A. William, 275.

201
Son dos los aspectos que son planteados por los diferentes órganos juzgadores de los sistemas
regionales de protección de DDHH como los de mayor relevancia, el debido proceso y, como
derivación del anterior, la imparcialidad con la que se debe juzgar a los imputados.

Su trascendencia se deriva de que, si bien, hay temas que se relacionan con pena de muerte, son
temas casuísticos (no por eso menos importantes), como por ejemplo, los casos en que se alegan
tratos inhumanos o los análisis de los protocolos 6 y 13 al Convenio Europeo; los que a partir de
este párrafo nos ocupan, se tratan de los que deben aparecer en cada uno de los procesos
judiciales, no importa el tema del que se trate, pero fortalecido en estos casos por el hecho de que
al existir la posibilidad de que se imponga la pena de muerte, el control debe ser aún mayor.

Los sistemas regionales de protección de DDHH se han encargado por basar sus decisiones en las
características propias de la pena de muerte, su irreparabilidad y rigidez generan que una decisión
judicial que la imponga debe estar exhaustivamente irradiada de un alto respeto a los principios
básicos del debido proceso.

La idea anterior se relaciona con la concepción de la pena de muerte como la más gravosa de
todas las que existen, erradicada incluso de las jurisdicciones que se encargan de conocer los
delitos de mayor trascendencia internacional como lo es la de la CPI, asimismo de los tribunales
internacionales para Ruanda y la antigua Yugoslavia, quedando manifiesta en sus cartas
fundadoras la teoría abolicionista de la pena de muerte. Es, por esta razón, que esta pena debe
someterse a exámenes más rigurosos antes de ser impuesta.

Es, en este momento, cuando el papel de los sistemas regionales de protección de Derechos
Humanos cobra gran importancia ya que se convierte en un mecanismo extra nacional (no ad hoc,
sino permanente) que ha fungido como verificador del cumplimiento de los principios esenciales
del debido proceso en casos donde se corre el riesgo de que al condenado se le imponga la pena
de muerte, ejemplo de este punto son los casos de Benjamin, Hilaire, Constantine y otros contra
Trinidad y Tobago.

Dicho caso es de gran relevancia en virtud de que estableció como una violación a la CADH la
existencia de normativa interna que impusiera obligatoriamente la pena de muerte para el
homicidio, esto sin tomar en cuenta las circunstancias del caso, abriendo el portillo para que el
tema del debido proceso fuera un elemento esencial de estudio en los casos subsiguientes.

202
Del tema del debido proceso se deriva el de la imparcialidad del órgano juzgador, el cual podría
llegar a ser manejado por quienes representan al propio gobierno o tenga intereses políticos, por
lo que dentro de un sistema que se ha corrompido de esta manera no es posible que un
condenado pueda esperar objetividad en la sentencia que le impone, convirtiéndose el órgano
regional en el único juzgador posible que pueda determinar si el peticionario se enfrenta a un
posible arrebatamiento arbitrario de su vida; sin el control antes mencionado los administrados se
encontrarían expuestos a un estado de inseguridad jurídica que solo puede ser dispersado con el
apoyo de las respectivas cortes o comisiones regionales.

El papel de estos órganos ha intentado extenderse lo más posible con tal de evitar ejecuciones
siempre que la decisión se ubique dentro de sus competencias legalmente establecidas por medio
de la voluntad de los Estados parte, es así como su derecho interno se ve afectado directamente
por las resoluciones que desde ellos se emite.

En este orden de ideas, se han visto afectadas las relaciones que existen entre diferente Estados,
específicamente, cuando se está frente a un posible envío de una persona a otro donde la vida se
puede poner en riesgo (como lo sería el caso donde si entra a dicho territorio es posible que se le
imponga la pena de muerte).

El principio de non-refoulement propio del derecho de los refugiados tal y como se mencionó en
esta investigación, también es posible aplicarlo a situaciones donde un Estado solicita la
extradición de un ser humano que persigue por un delito cometido dentro de su jurisdicción, lo
cual implica que el Estado que tiene al requerido tiene la facultad de evitar proceder con el envío
en caso de que sea probable la imposición de la pena de muerte como consecuencia jurídica de las
acciones por las que se persigue a la persona.

Es posible concluir con respecto de este tema que el fomento de dicho principio es uno de los
principales aportes que han realizado los organismos regionales de protección de DDHH; es una
realidad que, en la actualidad, existe a nivel mundial una crisis de refugiados, a quienes es posible
proteger por medio de estas resoluciones a través de una aplicación extensiva de las resoluciones
de los casos concretos estudiados.

A partir de lo anterior, es deber de cada Estado verificar la situación concreta de cada uno de los
solicitantes antes de tomar una decisión sobre el estatus migratorio de cada solicitante, quedando

203
impedido a desproteger a estos seres humanos que huyen de las situaciones de sus propios
Estados y, si es el del caso, podrían verse expuesto a ser ejecutados, reforzándose el deber de
quien decide sobre la condición de refugiado de determinar incluso la posición de hecho (y no solo
la expuesta en el papel) del Estado receptor.

Como se desprende de lo anterior, la importancia de este tema es, entonces, que dicha
interpretación es aplicable a todas las personas que son sujeto de ser enviados a otro Estado, ya
sean extraditables, detenidos en situaciones especiales (como la ocupación británica en Irak) o los
refugiados.

Dicha relevancia se ubica, por ejemplo, en el posicionamiento del TEDH en el caso de Al-Nashiri
contra Polonia donde extendió la responsabilidad estatal a tratar de evitar la pena de muerte a
pesar de haber permitido la salida del peticionario de su territorio, lo cual establece un gran
precedente, pues no será válido para los Estados demandados “lavarse las manos” alegando que
el peticionario ya no se encuentra bajo su jurisdicción.

En este sentido, es válido afirmar que los intereses políticos de cada Estado deben quedar en
segundo plano cuando se trata de una posible violación de DDHH, prevaleciendo la situación que
atraviesan estas personas en específico antes que el deseo de un gobierno de hacer valer una
norma específica que puede llegar a ser contraventora de un tratado internacional relativo a estos
temas, en especial en un tema tan trascendente como el derecho a la vida humana en relación con
la pena de muerte.

No sería válido finalizar esta sección sin dedicar algunos párrafos al caso de Soering contra el Reino
Unido, el cual es trascendental a la hora de estudiar el tema de la pena de muerte, es el caso más
emblemático del sistema europeo de protección de DDHH y uno de los de mayor importancia a
nivel mundial.

Soering fue pionero en dos aspectos, señalando los efectos adversos del “síndrome del pabellón de
la muerte”, el cual es un trato inhumano y degradante, pero además, el principio de non-
refoulement adquirió un nivel de mayor desarrollo en el ámbito de protección territorial del TEDH
y de la jurisprudencia de éste como fuente interpretativa de los sistemas de protección de DDHH.

Por extensión del artículo 3 del Convenio Europeo se prohíbe la expulsión por parte de un Estado
de una persona que pueda verse sometida a tratos inhumanos y degradantes o a pena de muerte,

204
como era el caso del señor Soering, quien obtuvo todas las garantías de la representación
diplomática estadounidense de que dicha pena no le sería aplicada.

Resulta de gran importancia, además porque dicha resolución es la piedra angular sobre la cual se
extiende el principio de non-refoulement a otros casos donde un ser humano podría verse
enfrentado a un trato inhumano y degradante, ejemplo de lo anterior sería el de un enfermo que
en el Estado que lo reciba no pueda ser beneficiario de un tratamiento de la misma calidad a la
que se le daba en el continente europeo701, estableciendo el TEDH que es su deber imbuir al
artículo 3 del Convenio Europeo para que permita estudiar otros casos y el contexto general de
cada uno de los solicitantes702.

A pesar de esta serie de aportes que ha generado el Derecho Internacional a partir de casos
relativos a la pena de muerte, hay un tema en específico sobre el que no existe consenso que el
autor considera que debe ser unificado para dar mayor sostén a la conceptualización que se ha
creado alrededor de la pena de muerte desde los diferentes sistemas, específicamente el de no
existir unanimidad sobre el momento cuando se puede considerar violado el derecho humano a la
vida si no se ha llevado a cabo la aplicación de la pena de muerte.

Como se mencionó párrafos atrás, la ampliación del rango de cobertura de la protección del
derecho a la vida ha sido un aporte fundamental con respecto de la pena de muerte, sin embargo,
se han presentado casos donde a pesar de que el órgano juzgador considera que han existido
arbitrariedades a lo largo del proceso, por no haberse ejecutado al condenado, no se ha violado el
derecho a la vida.

Esta posición es restrictiva, pues si bien es cierto, no ha sido constante, sí se ha determinado en


algunos de los casos conocidos en los sistemas interamericano y africano que no hay violación al
derecho a la vida a pesar de que se han emitido sentencias condenatorias a pena de muerte
derivadas de un proceso viciado de irregularidades relativas al debido proceso (así aceptado por la
mayoría de los juzgadores).

El punto anterior se convierte en un reto para los sistemas estudiados en virtud de que no tiene la
misma repercusión a nivel internacional que un Estado sea condenado por violar el debido

701
“Soering’s Legacy”, párr. 25.
702
TEDH, caso D. c. Reino Unido, N° 146/1996/767/964, párr. 49.

205
proceso de un condenado que su derecho a la vida, en especial porque no se toma en cuenta que
el primero es un paso en el íter de la violación del segundo, el cual le generaría un mayor reproche
y, por ende, un mayor nivel de coercitividad al Derecho Internacional Público y de los DDHH.

Finalmente, con respecto de la hipótesis que da inicio a la presente investigación, debe señalarse
que ésta se cumple, toda vez que la posición generalizada de los diferentes sistemas regionales de
protección de DDHH es la de apegarse a la teoría abolicionista de la pena de muerte.

Sin embargo, deben señalarse varios puntos importantes con respecto de este tema. El primero de
ellos es que el pensamiento abolicionista no se expresa de manera tajante en los votos de
mayoría, tal y como podría esperarse de cualquier sistema que se enfoca en proteger los DDHH y
reconoce la universalidad de estos, sino que expresa la desaparición de la figura como algo
deseable y no como un deber de los Estados, derivándose, por ende, en que quede abierta la
posibilidad de que ésta pueda ser aplicada bajo un “régimen de protección de Derechos
Humanos”, como sería por ejemplo el de los artículos 4 de la CADH y 2 del Convenio Europeo, los
cuales hacen referencia directa a ella, pero no la suprimen.

No puede dejar de mencionarse que los protocolos adicionales (tal y como se hará referencia en
los próximos párrafos) han representado un gran avance sobre este punto, a pesar de lo anterior,
desde la óptica jurisprudencial, considera el autor que subsanar la omisión anteriormente
mencionada representaría un gran avance en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

De igual manera han sido omisos en referirse a la pena de muerte como un trato inhumano y
degradante sin importar el método que se aplique, tal y como sí ha sido manifestado en alguno
votos concurrentes como los del juez Sergio García mencionados en el tercer capítulo de la
presente investigación, lo cual sería un paso de gran importancia en pro de la abolición de esta
figura en el derecho contemporáneo.

Con dichas posiciones, se considera que se daría un gran avance en imponer una concepción
universal de la pena de muerte como contraria a la dignidad humana y así erradicarla de la
totalidad de los sistemas jurídicos.

En segundo lugar, son plausibles los intentos que dentro de estos sistemas se han impulsado para
aprobar protocolos adicionales a diferentes tratados sobre DDHH, como el PIDCP, el Convenio
Europeo y la CADH con la finalidad de abolir la pena de muerte, los cuales reúnen una gran

206
cantidad de ratificaciones, permitiendo, desde el ámbito normativo, compensar la ausencia del
posicionamiento firme sobre la no viabilidad de la pena de muerte que se le achacó párrafos atrás
a los diferentes órganos regionales.

Es de especial atención el caso del continente europeo, donde los protocolos 6 y 13 han obtenido
un alto porcentaje de aceptación entre sus miembros, derogando tácitamente la disposiciones del
artículo 2 del Convenio Europeo que permiten su aplicación y haciendo prácticamente imposible
que dentro de la jurisdicción del TEDH sea posible utilizar la pena de muerte.

Asimismo, son de resaltar las posibles implicaciones positivas que tendrá en un futuro la creación
de un sistema árabe de DDHH, lo cual representa un gran avance a nivel mundial en especial por
ser el medio oriente una zona donde se practica una alta cantidad de ejecuciones, sin embargo,
éste se encuentra en proceso de creación y será necesario el paso del tiempo para conocer los
efectos prácticos que tendrá la concreción de dicho plan, convirtiéndose en una labor, tanto para
los Estados parte de la Carta Árabe como para la Asamblea General de la ONU el impulso a la
creación de esta jurisdicción.

Con el objetivo de finalizar la presente investigación, deben señalarse algunas estadísticas que
refutan la posición retencionista que alega que la pena de muerte se trata de un medio para
reducir la criminalidad, el cual se convierte finalmente en un discurso demagógico que no hace
más que fomentar una ideología punitivista alejada de garantizar los DDHH de cada uno de los
habitantes del planeta, omitiendo, además la resocialización como fin último del Derecho Penal, el
cual se ve influenciado directamente por lo decidido por cada uno de estos órganos
internacionales.

No comparto de ninguna manera el argumento retencionista relacionado con que la existencia de


la pena de muerte en el ordenamiento jurídico representa por sí misma un disuasivo que conlleve
a una disminución inmediata de las tasas de criminalidad, lo anterior, en virtud de que existen
tanto Estados abolicionistas con números realmente bajos y retencionistas donde este aspecto es
alto.

La Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito publicó en 2014 el Estudio Mundial
sobre el Homicidio donde se recopilaron estadísticas de países de las diferentes regiones del
mundo con respecto de la presencia de este delito y las tasas del mismo por cada 100.000

207
habitantes703. Dentro de algunas de las estadísticas que se pueden mencionar, destacan las
siguientes:

Tabla 2. Tasas de homicidios por cada 100.000 habitantes.

ÁFRICA
Estado Abolicionista/Retencionista Tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes
Egipto Retencionista 3.4
Zimbabue Retencionista 10.6
Argelia Abolicionista de facto 0.7
Sudáfrica Abolicionista 31.0
AMÉRICA
Estado Abolicionista/Retencionista Tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes
Bahamas Retencionista 29.8
Jamaica Retencionista 39.3
Canadá Abolicionista 1.6
Costa Rica Abolicionista 8.5
El Salvador Abolicionista 41.2
Nicaragua Abolicionista 11.3
ASIA
Estado Abolicionista/Retencionista Tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes
Arabia Saudita Retencionista 0.8
Irán Retencionista 4.1
Palestina Retencionista 7.4
Pakistán Retencionista 7.7
Corea del Sur Abolicionista de facto 0.9
Vietnam Abolicionista 3.6
EUROPA
Estado Abolicionista/Retencionista Tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes
Bielorrusia Retencionista 5.1
Rusia Retencionista 9.2
Albania Abolicionista 5.0
Alemania Abolicionista 0.8
Lituania Abolicionista 6.7
República Checa Abolicionista 1.0

703
Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito, “Estudio Mundial sobre el Homicidio 2013”,
publicación de la Organización de las Naciones Unidas No. 14.IV.1 (2014), URL:
https://www.unodc.org/documents/gsh/pdfs/2014_GLOBAL_HOMICIDE_BOOK_web.pdf

208
OCEANÍA
Estado Abolicionista/Retencionista Tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes
Australia Abolicionista 1.1
Nueva Zelanda Abolicionista 0.9
704
Fuente: Creación propia obtenida de datos obtenidos de UNODC, Amnistía Internacional y Death Penalty Center .

Es menester señalar que la distinción por zona geográfica no es solo por una mera cuestión de
orden, sino que la idea detrás de este tema es la de demostrar que no es la presencia o ausencia
de la pena de muerte la que determina el nivel de criminalidad, sino que son las características
propias de cada Estado y región las que conllevan a tasas altas o bajas de homicidios.

Como se ve en el cuadro, existen muchos países retencionistas con tasas de criminalidad mucho
más altas que muchos de los abolicionistas, por lo que no es posible generalizar y aplicar el criterio
de que es la pena de muerte el elemento para disuadir a los criminales a cometer los respectivos
delitos.

En virtud de lo anterior, debo indicar que no hay una prueba clara para defender el argumento
basado en que retener la pena de muerte dentro de un ordenamiento jurídico disminuirá las tasas
de criminalidad.

Como corolario de la presente investigación, debe señalarse que la pena de muerte es por sí
misma una violación al Derecho Internacional de los Derechos Humanos y no hay escenario
posible donde ésta deba ser mantenida, se considera que ésta es un trato inhumano y degradante
en virtud de la gran cantidad de padecimientos que le genera al condenado; coincide esta posición
con la que ha intentado establecer la jurisprudencia internacional, sin embargo, por motivos que
permiten ser esclarecidos contundentemente, no ha mantenido una línea clara sobre esta
consideración.

A pesar de lo anterior, es la posición abolicionista la que impera en los diferentes sistemas


regionales de protección de DDHH, así como en el sistema universal, permitiendo la permanencia
de este instituto, pero con la imposición de una gran serie de limitaciones, quedando pendiente el
posicionamiento tajante en su contra que permita incluir la prohibición de su aplicación como
parte del ius cogens.
704
Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito; Amnistía Internacional, “Así no hay más
seguridad…”; “Abolitionist and Retentionist Countries”, Death Penalty Information Center, accesado el 6 de
setiembre de 2017. https://deathpenaltyinfo.org/abolitionist-and-retentionist-countries

209
Recomendaciones

A continuación, se expondrán algunas recomendaciones derivadas de la presente investigación


enfocadas en tres ámbitos, en primer lugar a futuras investigaciones, en segundo, a la carrera de
Derecho de la Universidad de Costa Rica y, por último, a los entes encargados de la promoción y
aplicación de Derechos Humanos.

A la carrera de Derecho de la Universidad de Costa Rica

1. Fomentar la inclusión de los DDHH en las lecciones de Derecho Internacional Público (no
únicamente en el curso de Derecho Constitucional IV, donde éstos se estudian de modo general)
como un tema directamente relacionado con su aplicación mas no a través de un único enfoque,
sino que debe realizarse un complemento entre ambos que permita al estudiante entender las
limitaciones de esta rama del Derecho con relación a la universalidad de los derechos que
corresponden a todos los seres humanos.

2. Incluir en los planes de estudio del énfasis en DDHH el análisis de situaciones relacionadas con
pena de muerte con el objetivo de que el estudiante tenga comprensión de que a pesar de que en
Costa Rica esta figura desapareció hace muchos años, es una realidad que atraviesan muchos
Estados a nivel mundial y sobre los cuales se siguen generando jurisprudencia relevante no solo
para esta figura, sino que extensivamente para muchos otros temas relacionados con los DDHH.

3. Incluir en los cursos relacionados con DDHH el análisis de la jurisprudencia emitida desde los
sistemas africano y europeo encargados de su protección que permita crear concepciones más
globales sobre los temas en específico que se estudian, lo anterior, para que el estudiante no se
quede únicamente con resoluciones pertenecientes al sistema interamericano, sino que su
concepción se profundice a partir del estudio de sentencias y recomendaciones provenientes de
otras culturas jurídicas.

4. Abrir el debate sobre la viabilidad de la implementación de la pena de muerte con la finalidad


última de que el estudiante tenga la posibilidad de exponer y escuchar los argumentos
abolicionistas y retencionistas desde la óptica de los DDHH.

5. Impulsar el garantismo como mecanismo de aseguramiento de la puesta en práctica y defensa


de los DDHH para todos los seres humanos, pensamiento penal que va de la mano con la

210
resocialización como fin último del Derecho Penal y que deja de lado la concepción
deshumanizada de que quien delinque pierde sus derechos fundamentales.

A futuras investigaciones

1. Queda pendiente para futuras investigaciones la determinación clara de las razones concretas
por las que no hay unanimidad en establecer la pena de muerte como un trato inhumano y
degradante per se, ya que, en la actualidad, únicamente se ha tratado en votos salvados y
concurrentes o en resoluciones que, si bien, se toman por unanimidad, no han sido sostenidas por
la jurisprudencia internacional en las subsiguientes resoluciones.

2. Asimismo, para futuras investigaciones se recomienda retomar el tema del abolicionismo parcial
y de facto, específicamente, para establecer si en los Estados que mantienen estos tipos de
abolicionismo existen las condiciones propicias para proceder a aplicar uno total y así determinar
si las posiciones establecidas desde los sistemas regionales aquí estudiados han generado
influencia en dichos pasos o si, por el contrario, no han propiciado cambio alguno.

3. Posicionar el tema de la Carta Árabe de Derechos Humanos como un gran avance en la


universalidad de los DDHH, lo anterior, con el objetivo de fomentar su desarrollo y expandir al
continente asiático la concepción de estos derechos que en muchos Estados y en sus respectivas
Constituciones Políticas no son compartidas.

4. Profundizar el tema del pabellón de la muerte como un punto esencial en cualquier estudio que
se realice con respecto de la pena de muerte y complementarlo con otras áreas del saber,
específicamente, con la psicología y la psiquiatría.

A los entes encargados de la promoción y aplicación de Derechos


Humanos

1. En Costa Rica, a pesar de la abolición de la pena de muerte desde hace más de un siglo, es
posible aplicar el presente estudio para recomendar a los entes estatales encargados de
poblaciones vulnerables, como lo son los privados de libertad y los inmigrantes, el aseguramiento
del respeto a sus DDHH. Con respecto de los primeros (Ministerio de Justicia), evitar la aplicación
de tratos inhumanos y degradantes dentro de los centros penitenciarios y, con respecto de los
segundos (Ministerio de Seguridad), velar porque el principio de non-refoulement se aplique
exhaustivamente, en específico evitando la devolución de personas a sus países de origen donde

211
exista la mínima posibilidad de que le sea impuesta la pena de muerte o corra riesgo su vida en
general.

2. A las organizaciones no gubernamentales (ONGs) y al Instituto Interamericano de Derechos


Humanos (IIDH) como instituciones encargadas de proteger y fomentar la universalidad de los
DDHH, realizar campañas de concientización en la población, en especial en épocas electorales,
que les permita entender la trascendencia de los discursos que atentan con los DDHH y la
trascendencia negativa que tendrían en caso de que lleguen a ponerse en práctica.

3. Promover la concepción integral del derecho humano a la vida basada en que es éste el
requisito sine qua non para el goce y disfrute de todos los demás derechos, por lo que estar vivo
no implica únicamente respirar, sino una serie de situaciones que aseguren la dignidad de cada
uno de los seres humanos.

4. A la Organización de las Naciones Unidas, impulsar que más Estados suscriban los diferentes
tratados internaciones (o sus respectivos protocolos) con el objetivo de abolir la pena de muerte,
lo cual se podría trabajar en conjunto con cada uno de los Estados, por el lado de la organización, a
través de conferencias especializadas en el tema, mientras que cada uno de los miembros, a través
de sus respectivos cuerpos diplomáticos.

5. Al Consejo de Derechos Humanos, fomentar la inclusión de la prohibición de la utilización de la


pena de muerte como parte del ius cogens en virtud de ser un trato inhumano y degradante.

212
Referencias bibliográficas
Resoluciones

a) Sistema Interamericano de Derechos Humanos

1. CIDH. Caso Lorenzo Enrique Copello Castillo y otros c. Cuba. Caso 12.477. Reporte Nº
68/06 (21 de octubre de 2006).

2. CIDH. Caso Rudolph Baptiste c. Granada. Caso 11.743. Reporte Nº 38/00,


OEA/Ser.L/V/II.106 Doc. 3 rev. at 721 (1999).

3. CIDH. Caso William Andrews c. Estados Unidos de América. Caso 11.139. Reporte
Nº57/96, OEA/Ser.L/V/II.95 Doc. 7 rev. at 570 (1997).

4. CorteIDH. Asunto Wong Ho Wing respecto Perú. Medidas Provisionales. Resolución


del Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 24 de marzo del
2010.

5. CorteIDH. Asunto Wong Ho Wing respecto Perú. Medidas Provisionales. Resolución de


la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 4 de marzo de 2011.

6. CorteIDH. Asunto Wong Ho Wing respecto Perú. Medidas Provisionales. Resolución de


la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 1 de julio de 2011.

7. CorteIDH. Caso Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Excepciones Preliminares.


Sentencia de 1 de septiembre de 2001. Serie C No. 81.

8. CorteIDH. Caso Boyce y otros c. Barbados. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones


y Costas. Sentencia de 20 de noviembre de 2007. Serie C No. 169.

9. CorteIDH. Caso Bulacio c. Argentina. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia del 18


de setiembre de 2003. Serie C No. 100.

10. CorteIDH. Caso Caballero, Delgado y Santana c. Colombia. Medidas provisionales.


Sentencia del 8 de diciembre de 1995. Serie C No. 22.

11. Corte IDH. Caso Cantoral Benavides c. Perú. Fondo. Sentencia de 18 de agosto de
2000. Serie C No. 69.

12. CorteIDH. Caso Constantine y otros c. Trinidad y Tobago. Excepciones Preliminares.


Sentencia de 1 de septiembre de 2001. Serie C No. 82.

13. CorteIDH. Caso Dacosta Cadogan c. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo,


Reparaciones y Costas. Sentencia de 24 de septiembre de 2009. Serie C No. 204.

213
14. CorteIDH. Caso de “Los niños de la calle” c. Guatemala. Sentencia del 19 de noviembre
de 1999. Serie C No 63.

15. CorteIDH. Caso Fermín Ramírez c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas.


Sentencia de 20 de junio de 2005. Serie C No. 126.

16. CorteIDH. Caso Garrido y Baigorria c. Argentina. Sentencia de Reparaciones y Costas.


Sentencia del 27 de agosto de 1988. Serie C No. 39.

17. Caso Goiburú y otros c. Paraguay. Fondo, reparaciones y costas. Sentencia de 22 de


setiembre de 2006. Serie C No. 153.

18. CorteIDH. Caso Hilaire c. Trinidad y Tobago. Excepciones Preliminares. Sentencia de 1


de septiembre de 2001. Serie C No. 80.

19. CorteIDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros c. Trinidad y Tobago. Fondo,
Reparaciones y Costas. Sentencia de 21 de junio de 2002. Serie C No. 94.

20. CorteIDH. Caso Instituto de Reeducación del Menor c. Paraguay. Excepciones


Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 2 de septiembre de 2004.
Serie C No. 112.

21. CorteIDH. Caso Juan Humberto Sánchez c. Honduras. Excepción Preliminar, Fondo,
Reparaciones y Costas. Sentencia de 7 de junio de 2003. Serie C No 99.

22. CorteIDH. Caso La Cantuta c. Perú. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia del 29 de
noviembre de 2006. Serie C No 162.

23. CorteIDH. Caso Loayza Tamayo c. Perú. Fondo. Sentencia del 17 de setiembre de 1997.
Serie C No. 33.

24. CorteIDH. Caso Paniagua Morales c. Guatemala. Fondo. Sentencia del 8 de marzo de
1998. Serie C No. 63.

25. CorteIDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia
de 15 de septiembre de 2005. Serie C No. 133.

26. CorteIDH. Caso Raxcacó Reyes c. Guatemala. Supervisión de Cumplimiento de


Sentencia. Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 9 mayo de
2008.

27. CorteIDH. Caso Raxcacó Reyes y otros respecto Guatemala. Medidas Provisionales.
Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 30 de agosto de
2004.

214
28. CorteIDH. Caso Wong Ho Wing c. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y
Costas. Sentencia de 30 de junio de 2015. Serie C No. 297.

29. CorteIDH. Caso Wong Ho Wing c. Perú. Solicitud de medidas provisionales. Resolución
del Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 28 de mayo de
2016.

30. CorteIDH. Caso Wong Ho Wing c. República de Perú. Medidas Provisionales.


Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 31 de marzo de 2014.

31. CorteIDH. Condición Jurídica y Derechos de los Migrantes Indocumentados. Opinión


Consultiva OC-18/03 del 17 de setiembre de 2003. Serie A No. 18.

32. CorteIDH. Interpretación de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del


Hombre en el marco del artículo 64 de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos. Opinión consultiva OC-10/89 del 14 de julio de 1989. Serie A No.10

33. CorteIDH. Opinión consultiva OC-5/85 del 13 de noviembre de 1985. La colegiación


obligatoria de periodistas. Serie A No. 5.

34. CorteIDH. Opinión consultiva OC-6/86 del 9 de mayo de 1986. La Expresión "Leyes" en
el artículo 30 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Serie A No. 6.

35. CorteIDH. Opinión consultiva OC-8/87 del 30 de enero de 1997. El Hábeas Corpus bajo
suspensión de garantías. Serie A No. 8.

36. CorteIDH. Responsabilidad Internacional por Expedición y Aplicación de Leyes


Violatorias de la Convención (Arts. 1 Y 2 Convención Americana sobre Derechos
Humanos). Opinión Consultiva OC-14/94 de 9 de diciembre de 1994. Serie A No. 14.

37. CorteIDH. Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana
sobre Derechos Humanos). Opinión Consultiva OC-3/83 de 8 de septiembre de 1983.
Serie A No. 3.

38. CorteIDH. Restricciones a la pena de muerte (Arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana
sobre Derechos Humanos). Opinión Consultiva OC-3/83 de 8 de septiembre de 1983.
Serie A No. 3.

b) Sistema Europeo de Derechos Humanos

1. Comisión Europa de Derechos Humanos. Asunto Osman c. Reino Unido. N° 14037/88.


Resolución del 13 de marzo de 1989.

2. Comisión Europea de Derechos Humanos. Asunto Kirkwood c. Reino Unido, N°


10479/83, resolución del 12 de marzo de 1984.

215
3. Comisión Europea de Derechos Humanos. Asunto Soering c. Reino Unido. N°
14038/88. Resolución del 19 de enero de 1989.

4. TEDH. Caso Al Nashiri c. Polonia. N° 28761/11. Resolución del 24 de julio de 2014.

5. TEDH. Caso Al Saddoon y Mufdhi c. Reino Unido. N° 61498/08. Resolución del 30 de


junio de 2009.

6. TEDH. Caso Babar Ahmad y otros c. Reino Unido. N° 24027/07, 11949/08, 36742/08,
66911/09 y 67354/09. Resolución del 10 de abril de 2012.

7. TEDH. Caso Bader c. Suecia. N°13284/04. Resolución del 8 de noviembre de 2005.

8. TEDH. Caso D. c. Reino Unido, N° 146/1996/767/964. Resolución del 20 de abril de


1997.

9. TEDH. Caso Jabari c. Turquía. N° 40035/98. Resolución del 11 de julio de 2000.

10. TEDH. Caso Mamatkulov c. Turquía. Número 46827/99 y 46951/99. Sentencia del 4 de
febrero de 2005.

11. TEDH. Caso McCann contra Reino Unido. Sentencia del 27 de setiembre de 1995.

12. TEDH. Caso Othman (Abu Qatada) c. Reino Unido. No. 8139/09. Sentencia de 17 de
enero de 2012.

13. TEDH. Caso Soering c. Reino Unido. N° 14038/88. Resolución del 7 de julio de 1989.

14. TEDH. Gran Sala, caso Öcalan c. Turquía. N° 46221/99. Resolución del 12 de mayo del
2005.

c) Sistema Africano de Derechos Humanos

1. CADHP. Caso Achutan y otros c. Malawi. Aplicación número 64/92- 68/92-78/92.


Comunicación del 27 de abril de 1994.

2. CADHP. Caso Amnistía Internacional y otros c. Sudán. Aplicación Número 48/90-50/91-


52/91-89/93. Comunicación del 15 de noviembre de 1999.

3. CADHP. Caso Asociación Malawi África c. Mauritania. Aplicación número 54/91-61/91-


96/93-98/93-164/97-196/97-210/98. Comunicación del 11 de mayo de 2000.

4. CADHP. Caso Byagonza Christopher c. Uganda. Aplicación número 365/08.

216
5. CADHP. Caso Foro de Conciencia c. Sierra Leona. Comunicación número 223/98.
Resolución del 6 de noviembre de 2000.

6. CADHP. Caso Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales y otro c. Egipto. Aplicación
número 334/06. Comunicación del 1 de marzo de 2011.

7. CADHP. Caso Interights y otros c. Botsuana. Aplicación 240/01. Comunicación del 20


de noviembre de 2003.

8. CADHP. Caso Kazeem Aminu c. Nigeria. Aplicación número 205/97. Comunicación del
11 de mayo de 2000.

9. CADHP. Caso Legal Resources Foundation c. Zambia, comunicación 211/98 del 7 de


mayo de 2001.

10. CADHP. Caso Organización Mundial contra la Tortura c. Ruanda, comunicación No.
27/89-46/91-49/91-99/93 del 31 de octubre de 1996.

11. CADHP. Caso Organización Sudanesa de Derechos Humanos c. Sudán, comunicación


279/03-296/05 del 27 de mayo de 2009.

12. CADHP. Caso Organización sudanesa de Derechos Humanos y otro c. Sudán. Aplicación
número 279/03-296/05. Comunicación del 27 de mayo de 2009.

13. CADHP. Caso Pen Internacional y otros c. Nigeria. Aplicación número 137/94-139/94-
154/96-161/97. Comunicación del 31 de octubre de 1998.

14. CADHP. Caso The Social and Economic Rights Action Center for Economical and Social
Rights c. Nigeria, comunicación No 155/96 del 27 de octubre de 2001.

15. CADHP. Resolución 136: Resolución invitando a los Estados Parte para establecer una
moratoria sobre la pena de muerte. Tomada en la 44ta sesión ordinaria llevada a cabo
del 10 al 24 de noviembre de 2008 en Abujat, Nigeria.

16. CADHP. Resolución 41: Resolución sobre el debido proceso y asistencia legal en África,
adoptada en su vigesimosexta sesión ordinaria llevada a cabo del 1 al 15 de noviembre
de 1999.

17. CADHP. Resolución 42(XXVI)99: Resolución instando a los Estados Parte para prever
una moratoria sobre la pena de muerte. Tomada en la 26ta sesión ordinaria llevada a
cabo del 1 al 15 de noviembre de 1999 en Kigali, Ruanda.

217
d) Corte Penal Internacional

1. CPI. Caso de la Fiscalía c. Jean Pierre Bemba Gombo. Sentencia de primera instancia
del 21 de junio de 2016.

e) Corte Internacional de Justicia

1. CIJ. Caso del Canal de Corfú del Reino Unido contra Albania. Sentencia del 9 de abril de
1949.

f) Tribunal Penal Internacional para la Ex – Yugoslavia

1. Tribunal Penal Internacional para la Ex – Yugoslavia. Caso de la Fiscalía c. Delalic y


otros. No. IT-96-21. Sentencia de primera instancia del 16 de noviembre de 1998.

f) Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas

1. Comité DH. Caso A.R.J. c. Australia. Comunicación N° 692/1996. UN Doc.


CCPR/60/D/692/1996, del 6 de febrero de 1996.

2. Comité DH. Caso Brown c. Jamaica. Comunicación N°. 775/1997. UN Doc.


CCPR/C/65/D/775/1997, del 11 de mayo de 1999.

3. Comité DH. Caso Johnson. c. Ghana. Comunicación N° 2177/2012. UN Doc.


CCPR/C/110/D/2177/2012, del 6 de mayo de 2014.

4. Comité DH. Caso Kindler c. Canadá. Comunicación N° 470/1991. UN Doc.


CCPR/C/48/D/470/1991, del 30 de julio de 1993.

5. Comité DH. Chitat c. Canadá. Comunicación N° 469/1991. UN Doc.


CCPR/C/49/D/469/1991, del 7 de enero de 1994.

6. Comité DH. Observaciones finales sobre el informe inicial de Indonesia. Resolución


CCPR/C/IDN/CO/1 del 21 de agosto de 2013.

g) Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas

1. Resolución 44/128 del 15 de diciembre de 1989.

2. Resolución 60/251 del 15 de marzo de 2006.

3. Resolución 62/149 del 18 de diciembre de 2007.

4. Resolución 71/187 del 19 de diciembre de 2016.

5. Resolución A/HRC/25/11 del 6 de enero de 2014.

218
6. Resolución A/HRC/25/16 del 6 de enero de 2014

7. Resolución A/HRC/26/16 del 6 de enero de 2014.

h) Cortes nacionales

1. Corte Constitucional de Sudáfrica. Caso del Estado c. Makwanyane y otro. Serie CCT
3/94, 6 de junio de 1995.

2. Corte Suprema de Georgia, Estados Unidos de América. Caso Roper c. Simmons. Oyez.
Accesado el 16 de Agosto de 2017. https://www.oyez.org/cases/2004/03-633.

3. Corte Suprema de Misuri, Estados Unidos de América. Caso Furman c. Georgia. Oyez.
Accesado el 16 de agosto de 2017. https://www.oyez.org/cases/1971/69-5030.

4. Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de la República de Costa Rica.


Resolución 2003-13140 de las 14:30 del 12 de noviembre de 2003.

Tratados internacionales

1. Acta Constitutiva de la Unión Africana.

2. Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos.

3. Carta Árabe de Derechos Humanos.

4. Carta de la Organización de Estados Americanos.

5. Carta Fundadora de la Organización para la Unidad Africana

6. Carta Social Europea.

7. Convención Americana de Derechos Humanos.

8. Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

9. Convención de Viena de 1969 sobre Derecho de los Tratados.

10. Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades
Fundamentales.

11. Cuarto Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en
tiempos de guerra.

12. Declaración sobre el Asilo Territorial de la Organización de Naciones Unidas.

219
13. Declaración sobre la Protección de Todas las Personas contra la Tortura y Otros Tratos
o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

14. Declaración sobre la protección de todas las personas contra las desapariciones
forzadas de las Naciones Unidas.

15. Declaración Universal de los Derechos Humanos.

16. Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

17. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

18. Protocolo a la Convención Americana de Derechos Humanos Relativo a la Abolición de


la Pena de Muerte.

19. Protocolo de Buenos Aires.

20. Protocolo de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos para el


Establecimiento de una Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos.

21. Protocolo de la Carta Africana para el Establecimiento de una Corte Africana de


Derechos Humanos y de los Pueblos.

22. Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

23. Protocolo número 11 al Convenio Europeo para la Protección de los Derechos


Humanos y de las Libertades Fundamentales.

24. Protocolo número 13 al Convenio Europeo para la Protección de los Derechos


Humanos y de las Libertades Fundamentales.

25. Protocolo número 14 al Convenio Europeo para la Protección de los Derechos


Humanos y de las Libertades Fundamentales.

26. Protocolo número 6 al Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos
y de las Libertades Fundamentales.

27. Reglamento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

28. Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos,
destinado a abolir la pena de muerte.

Cuerpos normativos nacionales

1. Código Penal de la República de Costa Rica.

220
2. Código Penal Militar Colombiano.

3. Constitución de Cádiz de 1812.

4. Constitución Política de la República de Costa Rica.

5. Decreto No. 100-96 del 30 de octubre de 1996 de la República de Guatemala.

Libros

1. Amnistía Internacional. “La Pena de Muerte. Informe de Amnistía Internacional”


(Barcelona: Producciones Editoriales,1979).

2. Barbero Santos Marino. “Pena de Muerte (El Ocaso de un Mito)”. (Buenos Aires:
Ediciones Depalma, 1985).

3. Beccaria Cesare. “De los delitos y las penas”. Edición 250 años Estudio preliminar y
notas, 4ta ed. (Medellín: Ediciones Nuevo Foro, 2015).

4. Colección de Leyes y Decretos de 1895 de la República de Costa Rica.

5. Faúndez Ledesma Héctor. “El Sistema Interamericano de Protección de los Derechos


Humanos”. 3era ed (San José: Instituto Interamericano de Derechos Humanos, 2004).

6. Fernández Felipe. “La pena de muerte en Costa Rica. Dos intentos por elevarla a
precepto constitucional 1895-1917”. Tomo N°1. (San José: Asamblea Legislativa de la
República de Costa Rica, 1984).

7. Fernández Felipe. “La pena de muerte en Costa Rica. Dos intentos por elevarla a
precepto constitucional 1895-1917”. Tomo N°2. (San José: Asamblea Legislativa de la
República de Costa Rica, 1984).

8. Fernández Guardia Ricardo. “La Independencia” (San José: Departamento de


Publicaciones de la Universidad de Costa Rica, 1971).

9. Hines César. “Limitaciones de los Derechos Fundamentales”. Revista de Ciencias


Jurídicas de la Universidad de Costa Rica. (2005).

10. Miranda Haideer. “Derechos Fundamentales en América Latina” (San José, Editorial
Jurídica Continental, 2015).

221
11. Nieto Navia Rafael, “Introducción al sistema interamericano de protección a los
Derechos Humanos” (San José: Instituto Interamericano de Derechos Humanos, 1988).

12. Nikken Pablo. “El concepto de Derechos Humanos.” (Instituto Interamericano de


Derechos Humanos. Estudios Básicos de Derechos Humanos: San José, 1994).

13. Obregón Quesada Clotilde. “El proceso electoral y el Poder Ejecutivo en Costa Rica:
1808-1998”. (San José: Editorial Universidad de Costa Rica, 2000).

14. Obregón Loría Rafael. “Conflictos Militares y Políticos de Costa Rica”. (San José,
Imprenta La Nación, 1951).

15. Obregón Quesada Clotilde, “Las Constituciones de Costa Rica Volumen I” (San José:
Editorial Universidad de Costa Rica, 2007).

16. Obregón Quesada Clotilde. “Las Constituciones de Costa Rica Volumen IV”. (San José,
Editorial UCR, 2007).

17. Oconitrillo García Eduardo, “Rogelio Fernández Güell: Escritor, Poeta y Caballero
Andante”. (San José: Editorial Costa Rica, 1980).

18. Passaglia Paolo. “L’abolition de la peine de mort. Une étude comparée”. (Pisa: Edizioni
Mnemosyne, 2012).

19. Sáenz Carbonell Jorge. “Elementos de Historia del Derecho”. (San José: Editorial
ISOLMA, 2009).

20. Sagastume Gemmell Marco Antonio. “Introducción a los Derechos Humanos” (Ciudad
de Guatemala: Guatemala, 2001).

21. Serrano Ruano Delfina. "La lapidación como castigo de las relaciones sexuales no
legales (zinā) en el seno de la escuela Mālikí: doctrina, práctica legal y actitudes
individuales frente al delito (ss. XI y XII)." Al-Qanṭara 26, no. 2 (2005).

22. Spierenburg Pieter. "The spectacle of suffering." Executions and the evolution of
repression: from a preindustrial metropolis to the European experience. Cambridge
201, no. 8 (1984).

222
23. Travieso Juan Antonio. Historia de los Derechos Humanos y Garantías. 2da edición
(Buenos Aires: Heliasta, 1998).

24. Ventura Robles Manuel. “Estudios sobre el sistema interamericano de protección de


los Derechos Humanos Tomo II” (San José: Corte Interamericana de Derechos
Humanos e Instituto Interamericano de Derechos Humanos, 2011).

25. Werle Gerhard. “Tratado de Derecho Penal Internacional”. 2da edición (Valencia,
Tirant lo Blanch, 2011).

Sitios Webs

1. “¿Qué son los Derechos Humanos?” Naciones Unidas, Derechos Humanos, Oficina del
Alto Comisionado. Accesado el 26 de enero de 2017.
http//:http://www.ohchr.org/SP/Issues/Pages/WhatareHumanRights.aspx

2. “14º Día Mundial contra la pena de muerte: Terrorismo”. Coalición Mundial contra la
Pena de Muerte. Accesado el 17 de octubre de 2017.
http://www.worldcoalition.org/es/worldday2016.html

3. “15° Día mundial contra la pena de muerte: Pobreza”. World Coalition Against Death
Penalty. Accesado el 17 de octubre de 2017.
http://www.worldcoalition.org/es/worldday.html

4. “32 años en el Pabellón de la Muerte” Observatorio de Derechos Humanos. Accesado


el 30 de marzo de 2017. https://www.hrw.org/es/news/2009/03/17/32-anos-en-el-
pabellon-de-la-muerte.

5. “Abolitionist and Retentionist Countries”, Death Penalty Information Center, accesado


el 6 de setiembre de 2017. https://deathpenaltyinfo.org/abolitionist-and-retentionist-
countries

6. “Actas de la Asamblea Nacional Constituyente de 1949 - Costa Rica Versión Digital


Revisada por el Dr. Rodolfo Saborío Valverde”. Centro de Estudios Superiores de
Derecho Público-Costa Rica, accesado el 17 de abril de 2017.
http://www.cesdepu.com/actas.htm

7. “Alta Comisionada encomia ratificación para entrada en vigor de Carta Árabe de


Derechos Humanos”. Centro de Noticias ONU. Accesado el 16 de agosto de 2017.
http://www.un.org/spanish/News/story.asp?NewsID=11458#.WZUAK1F97IU

223
8. “Chart of Signatures of Treaty 187. Consejo Europeo. Accesado el 27 de julio de 2017.
http://www.coe.int/en/web/conventions/full-list/-
/conventions/treaty/187/signatures

9. “Civic Freedom Monitor: League of Arab States”. International Center for Not-for-
Profit Law (ICNL). Accesado el 16 de agosto de 2017.
http://www.icnl.org/research/monitor/las.html

10. “Comisión de Derechos Humanos”. Oficina del Alto Comisionado de la Organización de


las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Accesado el 21 de agosto de 2017.
http://www2.ohchr.org/spanish/bodies/chr/

11. “Comité de Derechos Humanos”. Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas
para los Derechos Humanos. Accesado el 23 de agosto de 2017.
http://www2.ohchr.org/spanish/bodies/hrc/

12. “Consejo de Derechos Humanos”. La ONU y los derechos humanos. Accesado el 21 de


agosto de 2017. http://www.un.org/es/rights/overview/hrcouncil.shtml

13. “Consejo de Derechos Humanos”. Oficina del Alto Comisionado de la Organización de


las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Accesado el 21 de agosto de 2017.
http://www.ohchr.org/SP/HRBodies/HRC/Pages/AboutCouncil.aspx

14. “Cornell Center on the Death Penalty Worldwide”. Cornell Law School. Accesado el 17
de agosto de 2017. https://www.deathpenaltyworldwide.org/

15. “Death Penalty Database. China”. Death Penalty Worldwide. Accesado el 17 de agosto
de 2017. https://www.deathpenaltyworldwide.org/country-search-
post.cfm?country=China

16. “Death Penalty Database. Iran”. Death Penalty Worldwide. Accesado el 17 de agosto
de 2017. https://www.deathpenaltyworldwide.org/country-search-
post.cfm?country=iran

17. “Decapitación”. Amnistía Internacional. Accesado el 27 de marzo de 2017.


http://www.amnistiacatalunya.org/edu/es/historia/pm-decapitacion.html

18. “English Version of the Statute of the Arab Court of Human Rights”. Arab Center for
International Humanitarian Law and Human Rights Education. Accesado el 16 de
agosto de 2017. https://www.acihl.org/texts.htm?article_id=44&lang=ar-SA

19. “Establishment of the Court”. Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos.
Accesado el 4 de agosto de 2017. http://www.african-court.org/en/index.php/about-
us/establishment

224
20. “Estado de firmas y ratificaciones. A-53 Protocolo a la Convención Americana sobre
Derechos Humanos relativo a la abolición de la pena de muerte”. Departamento de
Derecho Internacional, OEA. Accesado el 10 de agosto de 2017.
http://www.oas.org/juridico/spanish/firmas/a-53.html

21. “European Court of Human Rights. Historical Background”. Consejo Europeo. Accesado
el 2 de marzo de 2017. http://www.coe.int/en/web/tirana/european-court-of-human-
rights

22. “Federal Laws Providing for the Death Penalty”. Death Penalty Information Center.
Accesado el 16 de agosto de 2017. https://deathpenaltyinfo.org/federal-laws-
providing-death-penalty

23. “Federalismo y centralismo”. Portal Académico Universidad Autónoma Nacional de


México. Accesado el 11 de agosto de 2017.
http://portalacademico.cch.unam.mx/alumno/historiademexico1/unidad4/estadoNaci
onMexicano/federalismoCentralismo

24. “General Comment No 3 on the African Charter on Human and People´s Rights: The
Right to Life (Article 4)”. Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos.
Accesado el 7 de febrero de 2017 (2015).
http://www.achpr.org/files/instruments/general-comments-right-to-
life/general_comment_no_3_english.pdf.

25. “Human Rights Committee”. Office of the High Commissioner for Human Rights.
Accesado el 23 de agosto de 2017.
http://www.ohchr.org/EN/HRBodies/CCPR/Pages/Membership.aspx

26. “Human Rights Council Committee”. Office of the High Commissioner for Human
Rights. Accesado el 21 de agosto de 2017,
http://www.ohchr.org/EN/HRBodies/HRC/AdvisoryCommittee/Pages/AboutAC.aspx

27. “International Covenant on Civil and Political Rights”. United Nations Treaty
Collections. Accesado el 17 de agosto de 2017.
https://treaties.un.org/Pages/ViewDetails.aspx?src=TREATY&mtdsg_no=IV-
4&chapter=4&clang=_en

28. “International Covenant on Civil and Political Rights”. United Nations Treaty
Collections. Accesado el 17 de agosto de 2017.
https://treaties.un.org/Pages/ViewDetails.aspx?src=TREATY&mtdsg_no=IV-
4&chapter=4&clang=_en

225
29. “Iran is sentencing children and teenagers to death”. Amnistía Internacional Reino
Unido. Accesado el 17 de agosto de 2017. https://www.amnesty.org.uk/iran-juvenile-
offenders-death-row-execution

30. “Jus ad bellum y Jus in bello”. CICR. Accesado el 7 de febrero de 2017.


https://www.icrc.org/spa/war-and-law/ihl-other-legal-regmies/jus-in-bello-jus-ad-
bellum/overview-jus-ad-bellum-jus-in-bello.htm.

31. “La Ampliación del Contenido Material del Ius Cogens”. Antônio Augusto Cançado
Trindade. Accesado el 28 de setiembre de 2017.
http://www.oas.org/es/sla/ddi/docs/publicaciones_digital_XXXIV_curso_derecho_int
ernacional_2007_Antonio_Augusto_Cancado_Trindade.pdf.

32. “La Liga Árabe”. Child Rights International Network. accesado el 16 de agosto de 2017.
https://www.crin.org/es/guias/onu-sistema-internacional/mecanismos-regionales/la-
liga-arabe

33. “La pena de muerte en 2016: Datos y cifras”. Amnistía Internacional. Accesado el 17
de agosto de 2017. https://www.amnesty.org/es/latest/news/2017/04/death-penalty-
2016-facts-and-figures/

34. “Las siete partidas del Rey Don Alfonso el Sabio: cotejadas con varios códices antiguos
por la Real Academia de la Historia”. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Accesado
el 24 de abril de 2017. http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/las-siete-partidas-
del-rey-don-alfonso-el-sabio-cotejadas-con-varios-codices-antiguos-por-la-real-
academia-de-la-historia-tomo-3-partida-quarta-quinta-sexta-y-septima--
0/html/01fb8a30-82b2-11df-acc7-002185ce6064_692.htm .

35. “Legal Instruments”. Comisión Africana de Derechos y de los Pueblos. Accesado el 23


de febrero de 2017. http://www.achpr.org/instruments/

36. “María Emilia Solórzano Alfaro: Autora Intelectual de la abolición de la pena de


muerte en Costa Rica”. Universidad para la Paz. Accesado el 15 de abril de 2017.
http://www.monitor.upeace.org/archive.cfm?id_article=633

37. “Pena de muerte 2016: Datos y cifras”. Amnistía Internacional. Accesado el 27 de abril
de 2017. https://www.amnesty.org/es/latest/news/2017/04/death-penalty-2016-
facts-and-figures/

38. “Pena de Muerte. Cronología”. Amnistía Internacional Catalunya. Accesado el 15 de


abril de 2017, http://www.amnistiacatalunya.org/edu/es/historia/pm-cronologia.html

39. “Pena de muerte: China, el mayor verdugo del mundo, debe reconocer el nivel
“grotesco” del uso que hace de la pena capital”. Amnistía Internacional. Accesado el

226
17 de agosto de 2017. https://www.es.amnesty.org/en-que-
estamos/noticias/noticia/articulo/pena-de-muerte-china-el-mayor-verdugo-del-
mundo-debe-reconocer-el-nivel-grotesco-del-uso-qu/, párr. 10.

40. “Pena de Muerte”. Amnistía Internacional. Accesado el 30 de marzo de 2017.


https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/temas/pena-de-muerte/

41. “Second Optional Protocol to the International Covenant on Civil and Political Rights,
aiming at the abolition of the death penalty”. United Nations Treaty Collections.
Accesado el 10 de agosto de 2017.
https://treaties.un.org/Pages/ViewDetails.aspx?src=TREATY&mtdsg_no=IV-
12&chapter=4&clang=_en#top

42. “Soering’s Legacy”. Amsterdam Law Forum VU University. Accesado el 15 de


setiembre de 2017. http://amsterdamlawforum.org/article/view/51/67

43. “The Death Penalty in 2016: Year End Report”. Death Penalty Information Center.
Accesado el 16 de agosto de 2017,
https://deathpenaltyinfo.org/documents/2016YrEnd.pdf

44. “The Death Penalty Worldwide”. Informative Infoplease. Accesado el 3 de abril de


2017. https://www.infoplease.com/world/political-statistics/death-penalty-worldwide

45. “The Margin Of Appreciation”, Consejo Europeo. Accesado el 13 de febrero de 2017.


https://www.coe.int/t/dghl/cooperation/lisbonnetwork/themis/echr/paper2_en.asp#
P142_13640

46. “Tratados Multilaterales”. Departamento de Derecho Internacional de la OEA.


Accesado el 17 de agosto de 2008. https://www.oas.org/dil/esp/tratados_B-
32_Convencion_Americana_sobre_Derechos_Humanos_firmas.htm

47. “Trends in Maternal Mortality: 1990-2015: estimates by WHO, UNICEF, UNFPA, World
Bank Group and the United Nations Population Division”. ONU. Accesado el 7 de
febrero de 2017. http://data.unicef.org/wp-content/uploads/2015/12/Trends-in-
MMR-1990-2015_Full-report_243.pdf.

48. “Tribunal Europeo de Derechos Humanos”. Childs’ Rights International Network (CRIC).
Accesado el 19 de julio de 2017. https://www.crin.org/es/guias/onu-sistema-
internacional/mecanismos-regionales/tribunal-europeo-de-derechos-humanos

49. “Un catálogo espeluznante de formas de ejecución”. Amnistía Internacional. Accesado


el 27 de marzo de 2017. http://www.amnistiacatalunya.org/edu/es/historia/pm-
catalogo.html

227
50. “Welcome to the African Court”. Corte Africana de Derechos Humanos y de los
Pueblos. Accesado el 31 de julio de 2017. http://www.african-court.org/en/

51. “What are human rights?”, Consejo de Europa, accesado el 27 de setiembre de 2017,
http://www.coe.int/en/web/compass/what-are-human-rights-.

52. “Working Group on Death Penalty and Extra-Judicial, Summary or Arbitrary killings in
Africa”. Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos. Accesado el 11 de
agosto de 2017. http://www.achpr.org/mechanisms/death-penalty/.

53. “Derechos Humanos y derechos fundamentales”. Comisión Nacional de los Derechos


Humanos, México. Accesado el 30 de enero de 2017.
http//:http://stj.col.gob.mx/dh/descargables/pdf_seccion/concepto_3_2_2.pdf

Obras disponibles en medios virtuales

1. Acosta Juana Inés y Duque Ana María. “Declaración Universal de Derechos Humanos,
¿norma de ius cogens?”. Revista Colombiana de Derecho Internacional 12 (2008). URL:
http://revistas.javeriana.edu.co/index.php/internationallaw/article/download/13917/
11206

2. Aguiar de Luque Luis. “Los límites de los derechos fundamentales” Revista del Centro
de Estudios Constitucionales 14 (1993). URL:
https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/1051173.pdf

3. Amnistía Internacional, Grup d’Educació. “Historia de los Derechos Humanos”.


Amnistía Internacional Catalunya. (2009). URL
http://www.amnistiacatalunya.org/edu/pdf/historia/dudh-historia.pdf

4. Amnistía Internacional. “Así no hay mayor seguridad. Delincuencia, seguridad pública


y pena de muerte”. Amnesty International Publications (2013). URL:
https://www.amnesty.org/download/Documents/8000/act510022013es.pdf .

5. Amnistía Internacional. “China’s Deadly Secrets”. Amnistía Internacional (2017). URL:


https://www.amnesty.org/download/Documents/ASA1758492017ENGLISH.PDF

6. Anyangwe C. “Emerging african jurisprudence suggesting the desirability of the


abolition of capital punishment”. Universidad de Edinburgh (2015). URL:
http://www.euppublishing.com/doi/pdfplus/10.3366/ajicl.2015.0108

7. Beristain Antonio. “Pro y contra la pena de muerte en la política criminal


contemporánea”, Revista Argentina de Ciencias Penales No. 6 (1977). URL:
https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&ua
ct=8&ved=0ahUKEwjipOPh4P_SAhUFJiYKHTR9Du0QFggbMAA&url=http%3A%2F%2Fw

228
ww.ehu.eus%2Fdocuments%2F1736829%2F2012981%2F22%2B-
%2BPro%2By%2Bcontra.pdf&usg=AFQjCNHgly6n81JKKB-
1yMZYBQQBQt3jUQ&sig2=9a4O5QNQPT8cGpKpUbQkKA

8. Carpizo Jorge. “Los Derechos Humanos: naturaleza, denominación y características”.


Cuestiones Constitucionales, México No 25. (2011). URL:
http://www.scielo.org.mx/pdf/cconst/n25/n25a1.pdf

9. Carrillo Flórez Mónica. “Pena de Muerte en Colombia Visión Formal y Visión Real.
Estudio de Caso: La Masacre De El Salado”. Universidad Colegio Mayor de Nuestra
Señora del Rosario (2013). URL:
http://repository.urosario.edu.co/bitstream/handle/10336/4725/1032421204-
2013.pdf?sequence=1

10. CICR. “Resumen de los Convenios de Ginebra de 1949 y sus Protocolos Adicionales”.
(2006).
http://www.redcross.org/images/MEDIA_CustomProductCatalog/m17540812_Resum
en-de-los-Convenios-de-Ginebra-de-1949-y-sus-Protocolos-Adicionales.pdf

11. Congreso de los Diputados de España. “Constituciones Españolas 1812-1978”. URL:


http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/Hist_Normas/Const
Esp1812_1978/Const1812

12. Contreras Nieto Miguel. “Los Derechos Humanos y la Pena de Muerte”. Revista del
Órgano Informativo de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México 46
(2000). URL: https://revistas-colaboracion.juridicas.unam.mx/index.php/derechos-
humanos-emx/article/view/23502/21007

13. Drnad D’Clément Zlata. “Las normas imperativas del derecho internacional general
(ius cogens). Dimensión Sustancial”. Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales
de Córdoba. URL:
http://www.acaderc.org.ar/doctrina/articulos/artiuscogens/at_download/file

14. Echeverri Pablo. “Ius Cogen en sentido estricto y en sentido lato: Una propuesta para
fortalecer la consecución de la paz mundial y la garantía del Corpus Iuris Internacional
de protección al ser humano”. (2011).
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3851257.

15. Federación Internacional para los Derechos Humanos. “The African Court on Human
and People’s Rights towards the African Court of Justice and Human Rights” (2010).
URL: https://www.fidh.org/IMG/pdf/african_court_guide.pdf

229
16. Franco Gabriel. “Las Leyes de Hammurabi”. Revista de Ciencias Sociales de la
Universidad de Puerto Rico. No 3 (1962). URL:
http://rcsdigital.homestead.com/files/Vol_VI_Nm_3_1962/Franco.pdf

17. Gamero Urmeneta Luis. “Fuerza vinculante de las “recomendaciones” de la Comisión


Interamericana de Derechos Humanos”. Los Derechos Humanos en el Sistema
Interamericano (Setiembre 2005). URL
https://legamerou.files.wordpress.com/2010/05/fuerza-vinculante-de-las-
recomendaciones-de-la-cidh.pdf

18. Garrido Moreno Javier. “La pena de muerte en la Roma antigua”. Kalakorikos: Revista
para el estudio, defensa, protección y divulgación del patrimonio histórico, artístico y
cultural de Calahorra y su entorno. No. 5 (2000). URL:
https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/192209.pdf

19. Héctor Gross Espiell. “Estudios Sobre Derechos Humanos”. Editorial Civitas (1988).
URL: http://pdf.usaid.gov/pdf_docs/PNABI801.pdf

20. Grupo de Trabajo sobre Pena de Muerte en África, Comisión Africana de Derechos
Humanos y de los Pueblos. “Estado de la Cuestión sobre Pena de Muerte en África”.
(2011). URL:
http://www.achpr.org/files/news/2012/04/d46/study_question_deathpenalty_africa_
2012_eng.pdf

21. Hitters Juan Carlos. “¿Son vinculantes los pronunciamientos de la Comisión y de la


Corte Interamericana de Derechos Humanos? (control de constitucionalidad y
convencionalidad)”. URL:
https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&ua
ct=8&ved=0ahUKEwiA_7P_maLSAhUCrlQKHeJKAgsQFggZMAA&url=http%3A%2F%2Fw
ww.corteidh.or.cr%2Ftablas%2Fusuario%2Fmxrcelo%2Fr25295.pdf&usg=AFQjCNHCrJd
75gJ_GRhBWtSBtZgRhhv13w&sig2=bnsxAFYIvk0vyJIhHr1A2Q&bvm=bv.147448319,d.e
WE

22. Informe del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas sobre la
aplicación de la resolución 62/149 de la Asamblea General. Organización de las
Naciones Unidas. URL:
https://www.amnesty.org/download/Documents/52000/act500192008spa.pdf.

23. International Center for Not-for-Profit Law (ICNL). “Arab Charter on Human Rights
2004”. Revista de Derecho Internacional de la Universidad de Boston 24:147 (2006).
URL: http://www.icnl.org/research/library/files/Transnational/arabcharter2004en.pdf

230
24. Kealeboga N Bojosi, “The death row phenomenon and the prohibition against torture
and cruel, inhuman or degrading treatment”, African Human Rights Law Journal 4
(2004): 321, URL: http://www.corteidh.or.cr/tablas/R21564.pdf

25. Lauterpacht Elihu y Bethlehem Daniel, “The scope and content of the principle of non-
refoulement: Opinion”, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados,
(2001): 204 http://www.unhcr.org/protection/globalconsult/3b33574d1/scope-
content-principle-non-refoulement-opinion.html

26. Llanos Mansilla Hugo. “Teoría y Práctica del Derecho Internacional Público”. Tomo III
(2011). URL: http://app.vlex.com.ezproxy.sibdi.ucr.ac.cr:2048/#

27. López Guerra Luis. “El sistema europeo de protección de Derechos Humanos”,
Protección Multinivel de Derechos Humanos (2013). URL: https://www.upf.edu/dhes-
alfa/materiales/res/pmdh_pdf/PMDH_Manual.165-186.pdf

28. Martí José. “Obras Completas”. Editorial de Ciencias Sociales de La Habana (1992).
URL: http://biblioteca.clacso.edu.ar/ar/libros/marti/Vol21.pdf

29. Meléndez Florentín. “Los Derechos Fundamentales en los estados de excepción según
el Derecho Internacional de los Derechos Humanos”. Tesis para obtener el grado de
Doctorado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid (1997). URL:
http://biblioteca.ucm.es/tesis/19972000/S/0/S0038001.pdf

30. Menéndez Varela José Luis. “La Figura de Dracón en el Debate sobre el Origen del
Estado Ateniense”. Revista de Ideas y formas políticas de la Antigüedad Clásica 13
(2001). URL:
https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=8&cad=rja&ua
ct=8&ved=0ahUKEwiJzp2Mmr7TAhWBOiYKHRhDDsgQFghMMAc&url=https%3A%2F%
2Fdialnet.unirioja.es%2Fdescarga%2Farticulo%2F287577.pdf&usg=AFQjCNHeNwOpjC
kZLssd-jEr_-qxkfjZiQ&sig2=f91mNXEXroqZG-_sxVUVBA

31. Nogueira Alcalá Humberto. “Teoría y dogmática de los Derechos Fundamentales”.


Serie Doctrina Jurídica de la Universidad Nacional Autónoma de México 156 (2003).
URL: https://www.u-
cursos.cl/derecho/2015/1/D123D0851/1/material_docente/bajar?id_material=10122
30

32. Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito. “Estudio Mundial sobre el
Homicidio 2013”. Publicación de la Organización de las Naciones Unidas No. 14.IV.1
(2014), URL:
https://www.unodc.org/documents/gsh/pdfs/2014_GLOBAL_HOMICIDE_BOOK_web.
pdf

231
33. Ossandón Sermeño Osvaldo. “La pena de muerte y su fundamentación filosófico-
jurídica”, tesis para optar por el grado de Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales
de la Universidad de Chile. (2001). URL:
http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/107262/de-
ossandon_o.pdf?sequence=3

34. Ponce Mendives Kathia. “Estudio Dogmático-Jurídico sobre la Pena de Muerte”. Tesis
para optar por el grado de Mágister en Derecho con Especialización en Ciencias
Penales de la Universidad de Panamá (2000). URL:
http://www.penjurpanama.com/v2/images/stories/Revistae/Doctrina%20en%20Dere
cho%20Penal/3-
%20Articulos%20de%20Revistas/Estudio%20dogmatico%20juridico%20sobre%20la%2
0pena%20de%20muerte.pdf

35. R.M. D’Sa. “The African Charter on Human and People’s Rights: Problems and
Prospects for Regional Action”, Australian Yearbook of International Law (Australia
1983). URL http://www.austlii.edu.au/au/journals/AUYrBkIntLaw/1983/3.pdf

36. Saavedra Álvarez Yuria, “El sistema africano de Derechos Humanos y de los pueblos.
Prolegómenos”, Anuario Mexicana de Derecho Internacional, volumen 8 (México
2008). URL: http://www.scielo.org.mx/pdf/amdi/v8/v8a20.pdf

37. Schabas A. William, “The Abolition of Death Penalty in International Law”, Cambridge
University Press (2002): 275, URL:
https://books.google.co.cr/books?id=LGuT_DP4_eMC&pg=PA275&lpg=PA275&dq=so
ering+death+row+phenomenon&source=bl&ots=OfKn8m_kAw&sig=5H1PRiijB7njTnW
ujnFBVwEVM_s&hl=es-419&sa=X&redir_esc=y#v=snippet&q=Soering&f=false

38. Shizou Wang. “Los esfuerzos contemporáneos en China para la abolición de la pena de
muerte”, Hacia la Abolición Universal de la Pena Capital (2010). URL:
http://www.academicsforabolition.net/repositorio/ficheros/358_143.pdf

39. Suárez Suárez Reinaldo. “José Martí contra Alphonse Karr: ¿De qué sirven vuestras
leyes?” Santiago de Cuba. Editorial Oriente. 2009. URL:
https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=2&cad=rja&ua
ct=8&ved=0ahUKEwjWweukx-
zWAhWFZiYKHRMKAloQFggoMAE&url=https%3A%2F%2Farchivos.juridicas.unam.mx%
2Fwww%2Fbjv%2Flibros%2F5%2F2272%2F6.pdf&usg=AOvVaw0tRh4_SodxbJAHuz4hN
uUl

40. Valdivia Dextre Pedro Abraham. “La Corte Interamericana, origen, historia y su
relación con la tutela de los derechos fundamentales en el Perú”, Revista Jurídica
Docentia et Investigatio 12 (2010) URL:

232
http://revistasinvestigacion.unmsm.edu.pe/index.php/derecho/article/download/102
57/8994

41. Viena Ortecho Víctor Julio. “Los derechos fundamentales en el Perú”. Rodhas (2008).
citado en Jorge Carpizo, “Los Derechos Humanos: naturaleza, denominación y
características”, Cuestiones Constitucionales, México (2011) URL:
http://www.scielo.org.mx/pdf/cconst/n25/n25a1.pdf

42. Yorke Jon. “Trato Inhumano y Abolición de la Pena de Muerte en el Consejo de


Europa”, Academics for abolition. Universidad Ciudad de Birmingham (2016). URL:
http://blog.uclm.es/academicsforabolition/files/2016/04/ap7.pdf

43. Zelada Carloz. “Ius Cogens y Derechos Humanos: Luces y Sombras para una adecuada
delimitación de conceptos”. (2002). URL:
http://revistas.pucp.edu.pe/index.php/agendainternacional/article/viewFile/8239/85
45,

44. Zovatto Daniel. “Antecedentes de la creación de la Corte Interamericana de Derechos


Humanos”. Estudios y documentos (1985). URL:
https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/4/1996/12.pdf

Noticias digitales

1. Actualidad Política. “Líderes mundiales exigen abolir pena de muerte para delitos de
drogas”. Deutsche Welle. 21 de noviembre de 2016.
http://www.dw.com/es/l%C3%ADderes-mundiales-exigen-abolir-pena-de-muerte-
para-delitos-de-drogas/a-36474056

2. Alejandro Guevara Arroyo. “¿Puede la pena de muerte disminuir la delincuencia


violenta?”. Semanario Universidad. 9 de abril de 2014,
http://semanariouniversidad.ucr.cr/opinion/puede-la-pena-de-muerte-disminuir-la-
delincuencia-violenta/ .

3. Álvaro Murillo. “Costa Rica empieza a creer en la violencia”. Diario El País. 16 de abril
de 2008.
http://internacional.elpais.com/internacional/2008/04/16/actualidad/1208296801_85
0215.html

4. BBC Mundo. “Pena de Muerte: Los Métodos”. BBC. 10 de octubre de 2006.


http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_6037000/6037800.stm

5. Bryan Castillo. “En Facebook: piden que haya pena de muerte en Costa Rica”. La
Prensa Libre. 28 de junio de 2016.

233
https://www.laprensalibre.cr/Noticias/detalle/75099/en-facebook:-piden-que-haya-
pena-de-muerte-en-costa-rica

6. Caroline Hawley. “¿Por qué hay una ola de ejecuciones en Arabia Saudita?”. BBC. 8 de
diciembre de 2015.
http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/12/151206_cultura_arabia_saudita_aum
enta_ejecuciones_egn

7. César Cervera. “La «pena del saco», el bestial castigo para los parricidas en la Antigua
Roma”. ABC. 1 de marzo de 2016. http://www.abc.es/historia/abci-pena-saco-bestial-
castigo-para-parricidas-antigua-roma-201603010229_noticia.html

8. CNN Library. “Death Penalty Fast Facts”. CNN. 19 de julio de 2013.


http://edition.cnn.com/2013/07/19/us/death-penalty-fast-facts/index.html

9. David Ovalle. “Miami’s condemned hope for new sentences as Florida Supreme Court
weights death penalty”. Miami Herald. 4 de junio de 2016.
http://www.miamiherald.com/news/local/community/miami-
dade/article81787047.html

10. El Comercio Política. “Keiko Fujimori a favor de pena de muerte a violadores de niños”.
Diario El Comercio. 10 de febrero de 2016.
http://elcomercio.pe/politica/elecciones/keiko-fujimori-favor-pena-muerte-
violadores-ninos-noticia-1877730

11. Gardiner Harris y Hari Kumar. “Clashes Break Out in India at a Protest Over a Rape
Case”. The New York Times. 22 de diciembre de 2012. http//:
http://www.nytimes.com/2012/12/23/world/asia/in-india-demonstrators-and-police-
clash-at-protest-over-rape.html .

12. James Griffith. “China is the world's top executioner, but it doesn't want you to know
that”. CNN. 7 de abril de 2017. http://edition.cnn.com/2016/04/06/asia/china-death-
penalty/index.html

13. Manuel Villatoro, “Las torturas más sanguinarias y crueles de la Santa Inquisición”.
ABC. 7 de diciembre de 2015. http://www.abc.es/historia/abci-torturas-mas-
sanguinarias-y-crueles-santa-inquisicion-201512040253_noticia.html

14. Mariangela Paone. “Por qué la lapidación es la peor ejecución”. El País. 20 de


setiembre de 2010.
http://elpais.com/diario/2010/09/20/sociedad/1284933601_850215.html

234
15. Nicolás Boeglin. “10 años de la entrada en vigor del Estatuto de Roma”. La Nación, 10
de julio de 2012, http://www.nacion.com/archivo/anos-entrada-vigor-Estatuto-
Roma_0_1279872235.html.

16. Pablo de Llano. “Una jueza federal bloquea la ejecución en cadena de siete presos en
Arkansas”, El País. 15 de abril de 2017.
https://elpais.com/internacional/2017/04/15/estados_unidos/1492223165_053410.h
tml

17. Política, El Espectador. “Hoy hace 100 años se abolió la pena de muerte en Colombia”.
Diario El Espectador. 12 de noviembre de 2010.
http://www.elespectador.com/noticias/politica/articulo-234532-hoy-hace-100-anos-
se-abolio-pena-de-muerte-colombia

18. Redacción Política. “Los abismos entre candidatos: Penas duras, armas, Defensa sin
mujeres, despenalización del aborto por violación”. Diario El Comercio. 29 de
noviembre de 2016. http://www.elcomercio.com/actualidad/especialistas-viabilidad-
propuestas-polemicas-presidenciables.html

19. Redacción."Los cinco países con más y menos homicidios en el mundo”. BBC Mundo.
accesado el 10 de abril de 2014.
http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/04/140408_onu_informe_homicidios_mu
ndo_jgc

20. Viviana Martínez Pérez. “Muerte cerebral, un paso para la muerte clínica”. El
Universal. 4 de diciembre de 2012. http://www.eluniversal.com.co/cartagena/vida-
sana/muerte-cerebral-un-paso-para-la-muerte-clinica-100672

21. Yolanda Monge. “La pena de muerte en EEUU en frías cifras”. Diario El País. 20 de
setiembre de 2011.
http://internacional.elpais.com/internacional/2011/09/20/actualidad/1316469618_85
0215.html

Entrevistas

1. Arias Castro, Tomás Federico. Entrevista realizada por el autor. Entrevista personal.
San José, Costa Rica, 21 de abril de 2017.

235