Sie sind auf Seite 1von 11

UNIVERSIDAD NACIONAL INTERCULTURAL DE LA

AMAZONÍA
FACULTAD DE INGENIERÍA Y CIENCIAS AMBIENTALES
CARRERA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGROINDUSTRIAL
TECNOLOGÍA POS COSECHA

CRECIMIENTOS Y MADURACIÓN DE LA GUAYABA

DOCENTE:
Ing. Leandro Lagunas Caleb

CURSO: tecnología pos cosecha

INTEGRANTES:
 MOZOMBITE MANUYAMA, Rosario

CICLO: V

FECHA DE ENTREGA: 26/06/18

YARINACOCHA – PUCALLPA

2018
CRECIMIENTOS Y MADURACIÓN DE LA GUAYABA
RESUMEN
Dentro de la familia Myrtaceae, la guayaba es la principal especie del género
Psidium por su importancia económica. La clasificación de la guayaba como fruto
climatérico o no climatérico es contradictoria, depende de la variedad. Los
diferentes estudios indican que a medida que transcurre el periodo pos cosecha, se
presenta pérdida de peso, aumento en los sólidos solubles y el pH, además se
disminuye la firmeza del fruto y el ángulo en el cual expresa significativamente el
cambio en el color de la epidermis y es un buen indicador del estado de madurez.
La tendencia de la acidez titulable y del contenido de ácido ascórbico es muy
variables, aumentando y/o disminuyendo durante el pos cosecha, según
características varietales. Los frutos de la guayaba son muy susceptibles al daño
por frío y a enfermedades generándose pardea miento (temperatura óptima de
almacenamiento 5-10ºC). El comportamiento pos cosecha está influenciado por las
características varietales, la edad de la planta y por las condiciones climáticas y de
cultivo a que hayan estado expuestos.

ABSTRACT
Within the Myrtaceae family, guava is the main species of the Psidium genus
because of its economic importance. The classification of guava as a climacteric or
non-climacteric fruit is contradictory, varying according to the variety. Different
postharvest studies have indicated that, as the postharvest period elapses, weight
loss, soluble solids and pH increase and fruit firmness and hue angle decrease. Hue
angle significantly expresses the change in the color of the skin and is a good
indicator of maturity. The trends of titratable acidity and ascorbic acid content are
highly variable, increasing and/or decreasing in the postharvest according to the
varietal characteristics. The guava fruits are very susceptible to chilling injury and
disease (optimal storage temperature is 5-10°C). The postharvest behavior is
influenced by varietal characteristics, the age of the plant and the climatic and
growing conditions.

I Introducción
La familia Myrtaceae está representada por aproximadamente 133 géneros y 3.800
especies. En el género Psidium, representado por aproximadamente 150 especies,
se destaca la guayaba por su importancia económica (Wilson et al., 2001). La
guayaba (Psidium guajava L.), se encuentra entre los 0 a 2.000 msnm, en una
amplia variedad de climas, con precipitaciones de 1.000 a 2.000 mm año-1,
temperaturas medias entre 20 y 30°C; requiere buena exposición solar (Solarte et
al., 2010a). Se cultiva comercialmente en muchos países tropicales y subtropicales
del mundo, siendo India el mayor productor, seguido por Pakistán, México y Brasil,
además son países productores Egipto, Tailandia, Colombia, Indonesia, Venezuela
Sudan, Bangladesh, Cuba, Vietnam, Malasia, Puerto Rico, Australia y Estados
Unidos (Singh, 2011).
Según Yam Tzec et al. (2010), la producción mundial de guayaba es
aproximadamente de 1,2 millones de toneladas, la India y Pakistán aportan el 50%,
México el 25% y el resto lo aportan otros países como Colombia, Egipto y Brasil.
Durante el año 2013 se cosecharon en Colombia 8.339 ha de guayaba, con
producción total de 69.096 mermeladas, fruta en almíbar, alimentos para niños,
refrescos, lácteos y panadería, la convierten en una de las frutas favoritas de miles
de millones de personas en todo el mundo, particularmente en los trópicos y en los
subtrópicos cálidos y se están volviendo cada vez más populares en los mercados
de Europa y América del Norte (Pérez-Gutiérrez et al., 2008; Vieira et al., 2008;
Singh, 2011).
Características generales
Nombre común: Guayaba

Nombre científico: Psidium guayaba.

Origen: América
Género: Psidium Myrtaceae.

Descripción: es un arbusto siempre verde de la familia de las Myrtáceas,


frondoso que alcanza de 5 a 6 metros de altura en promedio, pero si se
maneja adecuadamente con podas, no sobrepasa los 3 m, la temperatura
ideal para su desarrollo oscila entre 23º y 28ºC, con lluvias bien distribuidas,
principalmente en la fase de brotación, floración y desarrollo de frutos para
que los mismos sean de buena calidad. No tolera heladas fuertes y
prolongadas. Los suelos deben ser del tipo areno-arcilloso, profundo, bien
drenado y con buen contenido de materia orgánica.

Tallo: cuando están tiernos son angulosos, su coloración se torna café claro,
cuando empiezan a madurar.
Hojas: nacen en pares, de color verde pálido, coreaceas y de forma
alargada, terminan en punta aguda con una longitud que oscila entre 10 y
20cm, posee vellosidades finas y suaves en ambos lados, con una
nervadura central y varias secundarias que resaltan a simple vista.

Flores: las flores nacen en las ramas más jóvenes, de 1 a 3 por nudo, tienen
gran cantidad de estambres y un solo pistilo.

Frutos: los hay redondeados y ovalados en forma de pera dependiendo de


la variedad, de la misma manera el color de l,a pulpa y la cascara. La
madurez se observa en la cascara cuando alcanzan un color verde
amarillento, o amarillo rosado.

Origen y Localización: la guayaba se considera originaria de América,


posiblemente de algún lugar de Centroamérica, el Caribe, Brasil o Colombia. Es
una especie que se encuentra prácticamente en todas las áreas tropicales y
subtropicales del mundo, se adapta a distintas condiciones climáticas pese a su
origen tropical, sin embargo, prefiere climas secos, se ubica en la franja paralela
al Ecuador, no más allá del paralelo 30 de ambos hemisferios, se adapta a
altitudes desde el nivel del mar hasta 1500 m sobre el nivel del mar. La especie
es sensible a bajas temperaturas. Los más altos rendimientos se obtienen con
temperaturas entre 23°c y 28°c.

Composición Nutricional: La guayaba es una de las frutas con mayor


contenido vitamínico (16 vitaminas diferentes). Contiene minerales como el
calcio, fósforo, hierro; sustancias albuminoides, ácido tánico, vitamina A, B1, B2,
B3 y C.

Los datos de la composición nutricional se deben interpretar por 100gr de


la porción comestible.
compuestos cantidad
calorías 51kcal
aguas 86.10g
proteínas 0.82g
grasa 0.60g
ceniza 0.60g
carbohidratos 11.88g
fibras 5.4g
Calcio 20mg
Hierro 0.31mg
Fosforo 25mg
Vitaminas c 183.5mg
Usos:
La fruta se consume en fresco. En la industria, el fruto se utiliza como materia
prima en procesos de confitería, repostería, elaboración de jugos, néctares y
bocadillos.
Particularmente tiene usos medicinales en el tratamiento de problemas
digestivos, catarro, tos y en afecciones de la piel. Se recomienda en casos de
caries, inflamaciones, escarlatina, hemorragia vaginal, heridas, hemorroides,
fiebre y deshidratación. El árbol es sembrado como sombra en el cultivo del café
y también es utilizado como madera.
Operaciones básicas de acondicionamiento:
Índices de Cosecha:
Las guayabas se cosechan en madurez fisiológica, en el estado verde-maduro
(cambio de color del verde oscuro al claro) en países donde los consumidores
las prefieren en este estado. En naciones donde los consumidores prefieren las
guayabas maduras, las frutas se cosechan en estados firme - maduro a
madurez media de consumo (más blandas) para un transporte de larga
distancia, o bien en plena madurez de consumo (amarillas y blandas) para
mercados locales.

Índices de Calidad:
El color, es un buen indicador de madurez; tamaño y forma, pueden ser
importantes en algunos mercados; ausencia de defectos, insectos y pudrición;
firmeza y grado de arenosidad debido a la presencia de células pétreas; color
de la pulpa, depende de la variedad y puede ser blanco, amarillo, rosa o rojo;
cantidad de semillas en la pulpa; intensidad del aroma; solidos solubles y
acidez.

La guayaba es una de las fuentes más ricas de vitamina C (150 a 400 mg por
100g de peso fresco) y algunas variedades también ricas en vitamina A.

Recolección: se debe cosechar la fruta en las horas más frescas del día para
alargar su vida útil. En la cosecha de guayabas es importante tener en cuenta
los siguientes aspectos:

 Recolectar la fruta manualmente.

 Depositar las frutas suavemente en canastillas plásticas.


 Recolectar solo frutos sanos y en grado de madurez requerido, la fruta
enferma se debe recolectar independientemente.

 La fruta se debe llevar al sitio de acopio sombreado, ventilado, lejos de


fuentes de contaminación y de animales domésticos.

La fruta se debe dejar en la sombra, para evitar que se deshidrate y se


disminuya su vida útil. La mayoría de las frutas, al momento de la recolección
tienen entre 80 y 95% de agua; después de cosechada siguen transpirando, sin
la posibilidad de recuperar el agua perdida teniendo que recurrir a su contenido
interno; esta pérdida se traduce en pérdidas de peso en la fruta.

Control de Insectos: la guayaba es uno de los hospederos preferidos por las


moscas de la fruta y se le debe desinfestar para ser aceptada en muchos
países. Uno de los tratamientos para el control de insectos es el calor aplicado
por inmersión de las frutas en agua a 46°C por 35 minutos o por contacto de la
fruta con aire caliente a 48°C por 60 minutos.

Selección: se hace para retirar las frutas que presenten defectos,


enfermedades o plagas, que no se pueden comercializar.

Clasificación:

Consiste en agrupar los frutos que tengan las características comunes de


acuerdo con las exigencias del mercado como: dureza, color, tamaño, forma,
peso y sanidad.

Limpieza y desinfección: con esta operación se retira las impurezas del


fruto; esta labor se puede realizar por dos métodos:

 Limpiar fruta por fruta, empleando un trapo seco

 Retirar las impurezas empleando maquinas lavadoras con cepillos


giratorios y circulación de agua, este método se hace en el centro de
acopio; se requiere agua limpia y abundante.
Almacenamiento

El éxito del almacenamiento exige: un rápido descenso de la temperatura de


la guayaba, manteniéndola constante y conservando la humedad relativa de
90-95%.

Temperatura óptima

Para desacelerar el proceso de deterioro de la guayaba fresca la mejor


opción es aplicar bajas temperaturas, 8 -10° C para guayabas verde-
maduras y parcialmente maduras (vida potencial de almacenamiento = 2-3
semanas), de 5-8° C para guayabas completamente maduras (vida potencial
de almacenamiento = 1 semana).
CARACTERIZACIÓN FENOLÓGICA
La fenología del guayabo sigue las etapas de formación de renuevos, formación y
crecimiento de yemas reproductivas, flor abierta, flor seca, fruto cuajado, fruto verde
inmaduro, fruto verde maduro, fruto pintón y fruto en madurez organoléptica.
FENOLOGIA

En los diferentes estratos de desarrollo del cultivo en la región Oriente del Estado,
las curvas de crecimiento del fruto son claramente del tipo doble sigmoide que se
puede explicar cómo un crecimiento inicial rápido, enseguida un crecimiento
relativamente lento que según algunos muestreos coincidió con la fase de
endurecimiento de las semillas para terminar nuevamente con otra etapa de
crecimiento rápido hasta la cosecha. El período de diferenciación floral y floración
ocupa de 81 a 92 días en la localidad de 1,800 msnm; de 71 a 76 días en la
localidad de 1,550 m; de 48 a 54 días a 1,190 m y de solo 44 días a 700 metros. Lo
anterior hay que considerarlo por la duración del período de cosecha y los costos
que esto implica.
El crecimiento de fruto en la localidad de mayor altitud (1,800 msnm) ocupa entre
170 y 180 días; a 1,550 m entre 140 y 160 días; a 1,190 m entre 120 y 135 días y a
700 m menos de 120 días. Dentro de las características de calidad de frutos de
guayaba en el estado de corte verde maduro cabe destacar que los valores de
firmeza registrados son buenos con rangos entre 11 a 15 lib/pulg2 considerando
que una vez realizado el corte y dependiendo de las temperaturas de manejo
después de la cosecha, la firmeza se reducirá a valores de 6 a 10 lib/pulg2 ; de
igual manera son aceptables valores de 10-11 de sólidos solubles o azúcares
(°Brix) al momento del corte que a su vez se incrementarán después de la cosecha
a valores de 12- 15 °Brix en madurez para consumo.
En la localidad de 1,550 msnm el diámetro ecuatorial a la cosecha el fruto media
entre 5.3 y 5.9 cm; la longitud del fruto entre 6.3 y 6.6 cm; la firmeza estaba entre
11.1 y 17.6 lib/pulg2 y los sólidos solubles entre 9.9 y 12.7 °Brix. En una huerta a
1,350 msnm, el diámetro era de 5.8 cm, la firmeza era de 14.2 lib/pulg2 y los sólidos
solubles de 11.4 °Brix. A 1,190 metros el diámetro de fruto se encontraba entre 4.9 y
5.8 cm, la longitud del fruto entre 6.4 y 6.6 cm, la firmeza entre 7.8 y 12.8 lib/pulg2 y
los sólidos solubles entre 10.3 y 12.5 °Brix. En la localidad más baja (a 700 msnm),
el diámetro se encontraba a 5.5 cm, la firmeza a 8.0 lib/pulg2 y los sólidos solubles
a 12.0 °Brix (Luis, et al., 2003).
PROPAGACION DE LA PLANTA
Preparación de la cama de siembra. La cama de siembra deberá prepararse con 2
terceras partes de suelo de la región y una tercera parte de arena de río
complementada con 100 kilogramos de estiércol seco de res, o bien revolver 35 kg
de Urea ó 50 de Nitrato de amonio por cada tonelada de tierra mezclada.
Desinfección de la cama de siembra.
Se recomienda desinfectar el almácigo para evitar la presencia de malas hierbas,
hongos o plagas del suelo que impidan el buen desarrollo de las plántulas. Para
este fin el Bromuro de metilo es uno de los fumigantes más utilizados, el cual al
contacto con el aire se gasifica y actúa inmediatamente, permitiendo una
penetración adecuada en el suelo; se aplica dosis de 1 libra por cada 5 metros
cuadrados de suelo o bien 2 libras por metro cúbico, cubriéndose posteriormente el
suelo con plástico.
El fumigante se aplica de preferencia con un dosificador y se deja actuar durante 24
horas, luego se ventila durante siete días para después sembrar. Debe tenerse
cuidado al usarlo ya que es un gas muy venenoso que se extiende rápido, por lo
que se recomienda usar guantes y mascarilla para aplicarlo. Una vez desinfectado
el suelo se procede a preparar una cama de 20 a 30 centímetros de altura por un
metro de ancho y 10 metros de largo para facilitar el manejo; la época favorable
para establecerlo es entre febrero y abril, en lugares sin presencia de heladas y con
abundante agua para riego.
OBTENCIÓN DE LA SEMILLA.
La semilla de guayaba debe obtenerse de los mejores frutos de árboles
sobresalientes, vigorosos y sanos en estado sazón o maduro, de preferencia debe
prevenir de un solo árbol para mantener uniformidad en desarrollo y crecimiento.
Posteriormente las semillas son separadas de los frutos, lavadas y secadas
perfectamente a la sombra en un lugar ventilado; poseen una gran dureza que hace
que resista la masticación y la digestión a que se somete cuando es consumida por
los organismos diseminadores: hombre, ganado, roedores y aves; deben tener una
coloración cremosa, sin manchas o daños a las mismas.
GERMINACIÓN DE LA SEMILLA.
Para facilitar la germinación de la semilla se recomienda humedecerlas durante 2
semanas antes de la siembra, darle un remojón breve con ácido sulfúrico
concentrado o bien hervir las semillas durante 5 minutos, con lo que se reduce el
tiempo requerido para la germinación sin disminuir el porcentaje de nacencia.
Cuando se desee almacenar semilla deberá mantenerse a una temperatura entre 4
y 7 °C y una humedad relativa del 65 %; la vida útil de la semilla en estas
condiciones puede durar hasta 1 año, sin disminuir sus características cualitativas y
germinan de 2 a 3 semanas después de que se siembran, aunque algunas pueden
tardar hasta 8 semanas (Hartmann y Kester, 1981; Hayes, 1960).
SIEMBRA.
La siembra se realiza sobre la cama en surcos transversales de un centímetro de
profundidad y 20 centímetros de separación entre surcos. Las semillas previamente
desinfectadas se sembrarán a “chorrillo” y cubiertas con una capa fina de tierra.
Posteriormente al nacer las plantitas se realiza un raleo, dejando las más vigorosas
a una distancia de 5 centímetros entre plantas. Trasplante a bolsas de polietileno.
Cuando la plántula tenga entre 12 y 15 centímetros de altura se deberá trasplantar
a bolsas de polietileno negro con medidas de 25 X 35 cm, especialmente si se
desea injertar o para facilitar su traslado a cualquier otro lugar; además de hacer
menos costosa la labor de extracción de plantas y reducir el daño en las raíces. El
suelo que tengan estas bolsas deberá ser como el de la cama de siembra y
desinfectándose previamente.
Para poder manejar fácilmente las bolsas se deben 8 ubicar en bloques de tres
filas, dejando un pasillo de 80 centímetros de ancho entre bloques (Hartmann y
Kester, 1981).
Selección de la vareta.
La vareta debe proceder de árboles seleccionados por su sanidad y productividad,
de ramas que no presenten flor ni fruto y debe tenerse la seguridad que
corresponde al cultivar que se quiere multiplicar. La vareta colectada se requiere
que tenga entre 0.8 y 1.2 cm de diámetro, por lo cual se deberá utilizar
inmediatamente para evitar su deshidratación; en caso de no ser posible, se
pueden mantener en la parte inferior interna del refrigerador envueltas en papel
periódico, franela o aserrín húmedos, dentro de una bolsa de plástico bien cerrada.
Dicho material en estas condiciones de temperatura entre (2 y 7 °C) puede durar
hasta 3 meses, sin perder su viabilidad. Injertos utilizados. Debido a lo delgado de
la corteza del árbol de guayabo, el éxito en la enjertación ha constituido el factor
principal en el lento desarrollo comercial de este cultivo; ya que con el uso de esta
técnica pudiera llegar a intensificarse y homogeneizarse clonalmente como en otras
especies frutícolas (Chandler, 1962). Es recomendable injertar el patrón a los 12 o
14 meses de edad o cuando éste tenga alrededor de un centímetro de grosor a la
altura donde se va a injertar (15 y 25 cm del suelo).
Los injertos más comunes y que han dado mayor prendimiento son los siguientes:
Forkert (del 88 al 96 % de prendimiento), de parche (del 65 al 85 % de éxito) y
escudete (del 60 al 80 % de prendimiento) (Norton, 1987).
a) Injerto Forkert.
Es una modificación al injerto de parche, el cual consiste en realizar un corte curvo
de 1.5 centímetros de largo y dos cortes verticales paralelos de 2.5 cm y una
separación de 1.2 cm en el porta injerto y además es conservada una tercera parte
de la corteza que servirá para detener la yema.
Posteriormente se realiza el corte similar en la vareta donadora de la yema, la cual
es insertada en la porta injerto. Dicha yema se prepara unos 15 días antes de esta
actividad, lo cual consiste en eliminar las hojas y ápices de las ramas que están
cambiando del color verde al café y que no tengan fruta o estén enfermas, lo cual
estimulará a la yema 9 a engrosarse y a facilitar su elección para el injerto. Es
importante que la corteza se separe fácilmente para facilitar la inserción de la yema,
la cual es fuertemente ligada en el lugar con una cinta plástica y el porta injerto es
cortado sólo de 6 a 8 hojas arriba de la yema.
Cerca de un mes después, se hace una incisión en el tallo de 5 a 7.5 cm sobre la
yema y la planta se dobla para forzar la yema a brotar. Cuando la yema ha crecido
varias pulgadas, se corta el exceso de la porta injerto inmediatamente arriba del
brote. El crecimiento de la yema se acelera en la estación lluviosa (Morton, 1987;
Sam son, J. A. 1989).
b) Injerto de parche.
También en este injerto se requiere que la corteza de la porta injerto, como el de la
vareta donadora de yemas, se desprenda con facilidad. Este consiste en realizar un
corte rectangular de 2 X 3 centímetros para obtener un pedazo de corteza, el cual
es reemplazado por otro del mismo tamaño que incluye la yema del cultivar
deseado. Para la realización de cortes iguales puede ser utilizada una navaja de
doble filo, posteriormente se procede a amarrar con cinta de plástico de abajo hacia
arriba, cubriendo todo el injerto, pero sin cubrir la yema. Una vez que ha iniciado el
prendimiento de la yema, se corta la parte superior de la porta injerto unos 2
centímetros arriba del injerto, para forzar el desarrollo de la yema. A los 4 meses de
realizado el injerto, la planta estará en condiciones de trasplantarse al lugar
definitivo (Hartmann y Kester, 1981; Jagtiani et al., 1988).
c) Injerto de escudete.
También llamado en “T”, debido a que en la porta injerto son practicados dos cortes,
uno horizontal y otro vertical, en donde con la navaja se debe dejar abierta la
corteza para recibir la yema, dicha abertura tendrá una forma de T. Para la
obtención de las yemas se utilizarán ramas en su parte media que han empezado a
cambiar del color verde al café, las cuales tendrán de 2.5 a 4 centímetros de largo.
Posteriormente se insertan en la abertura realizada en la porta injerto, hasta que
ambas coincidan y se procede a amarrar con cinta plástica procurando que los
cortes queden bien cubiertos, pero con la yema expuesta. Una vez que se observó
el prendimiento de la yema, se corta la parte superior de la porta injerto, justamente
arriba del injerto realizado, para forzar el desarrollo de la yema. Este 10 método se
recomienda realizarlo a finales del invierno o a principios de primavera, que es
cuando los resultados han sido más satisfactorios (Hartmann y Kester, 1981; Larios
et al., 1995). Estacado en verde. Se utilizan ramas de madera blanda, las cuales
tienen el inconveniente de no producir raíz principal, por lo que pueden ser
derribados por vientos fuertes en los primeros 2 ó 3 años de edad del árbol. Estas
ramas son de 3 a 6 meses de edad, todavía con la forma cuadrangular con tres
nudos y con las hojas removidas de la parte basal; estas estacas se deben tratar
con el 2 % de ácido indo butírico en talco y colocadas bajo humedad o aspersión
constante (5 segundos de niebla por cada 90 segundos) y con temperatura de 27
°C en la base de la estaca.
Lo anterior nos proporciona el 80 % de enraizamiento en alrededor de 45 días. Es
preferible para este método utilizar estacas de árboles de 5 años de edad, que de
10 o más, ya que es mayor el enraizamiento. Después de 4 o 6 meses las plantas
deben estar listas para plantarse en la huerta. De todos los sistemas de
propagación, es el más apropiado, ya que permite obtener un gran número de
plantas con las mismas características del cultivar en un plazo relativamente corto
(Jagtiani et al., 1988; Larios et al., 1995).
Acodo aéreo. Presenta el mismo inconveniente del método anterior de producir
plantas sin raíz principal, con poca distribución y superficialmente. Se seleccionan
ramas de 1 a 2.5 cm de grosor, a las cuales se les hace un anillo aproximadamente
a 50 cm abajo del ápice con una navaja hasta el nivel de la corteza y de 1.5 a 4 cm
de espesor, el cual es retirado el cambium debe ser raspado y en el mismo lugar
aplica un enraizado comercial (Radix o Rootone) para una emisión rápida de raíces.
Posteriormente esta porción extraída es cubierta con musgo esfangíneo de unos 5
cm de diámetro y 10 de longitud, posteriormente humedecido y protegido con un
plástico transparente atado de ambos extremos.
Con este proceso las raíces aparecen a los 45 ó 60 días, y cuando se observa una
proliferación abundante de estas se corta ligeramente abajo del anillo. Ya sin el
plástico, la planta obtenida es podada hasta un 50 % de longitud y colocada en
bolsas de 11 polietilenos de 25 X 35 cm con suelo previamente desinfectado
(<biblio>).

Bibliografía citada
1. Fuentes V. R.; Granda M.; Lemes C.; Rodriguez C. Estudios fenológicos en
plantas medicinales XII. Rev.Cubana Planta Med. 2001. 3: 87-92.
2. Salazar D.; Melgarejo P.; Martınez R.; Martínez J.; Hernandez F.; Buerguera M.
Phenological stages of the guava tree (Psidium guajava L.). Sci. Hortic.. 2006. 108:
157-161.
3. Salinero M. C; Vela P.; Sainz M. J. Phenological growth stages of Kiwi fruit
(Actinidia deliciosa ‘Hayward’). Sci. Hortic.. 2009. 121: 27-31.
4. Fournier L. A. Di Stefano J. F. Variaciones climáticas entre 1988 y 2001 y sus
posibles efectos sobre la fenología de varias especies leñosas y el manejo de un
cafetal con sombra en la ciudad de Colon de Mora. Costa Rica. Agron. Costarric..
2004. 28 (1): 101- 120.