You are on page 1of 2

Capturar la evolución

La gestión digital de los activos


Anoche leí, entre las líneas de esta noticia
https://elpais.com/economia/2017/10/19/actualidad/1508431544_665570.html que publicaba El País
sobre la adjudicación exprés del Plan de Carreteras, como la revolución digital afectará al negocio
concesional en las vías españolas.

En pocas palabras, en los nuevos contratos se prevé incorporar el criterio de siniestralidad a los pagos
por disponibilidad de la carretera. Es fácil deducir que se está incorporando en una retribución a largo
plazo -hablamos de contratos con horizontes de hasta 30 años- una variable que no solo es apreciada
por cualquiera, sino que actualmente presenta las mayores expectativas de mejora. Porque algunas
marcas ya anuncian como un objetivo inmediato evitar todas las víctimas mortales entre los usuarios
de sus automóviles. El desarrollo del coche autónomo y la necesidad de atajar posibles reclamaciones
contra las marcas están ya haciendo el resto, y veremos un sector del automóvil mucho más seguro…
La apreciable mejora en la siniestralidad vendrá especialmente del incremento del grado de
inteligencia de los vehículos. Pero no hay que negar que los gestores de las carreteras también están
siendo muy inteligentes, al apalancar su negocio con esa evolución esperada.

En el agua hay oportunidades similares, siempre que el sector sepa aprovecharlas, y algunos actores
privados no se intenten aferrar al negocio concesional tradicional, mientras que otros del lado público
se empeñan en negar la colaboración privada, incluso a costa de la evolución tecnológica. Permanecer
en trincheras enfrentadas no favorecerá a los ciudadanos, ni en este, ni en ningún otro sector de
actividad o campo de responsabilidad. Mejor intentemos tender puentes.

https://pxhere.com/es/photo/1336625

El foco de la cuestión, en mi humilde opinión, debería ponerse en cómo hacer llegar la recompensa al
que realmente la merece, y en su cantidad justa. Es decir, a los trabajadores y organizaciones que se
esfuerzan por mejorar la vida de todos, sea reduciendo la siniestralidad en las carreteras, haciendo
que los servicios públicos sean más transparentes y eficientes, o asegurando que las infraestructuras
alcanzan su máxima vida útil con un rendimiento aceptable.

Un campo de conocimiento que recorre y reúne todas las cuestiones necesarias para esta evolución es
la gestión digital de los activos. Incluye muchos conceptos que se han ido poniendo de moda en los
últimos años: ciudades inteligentes, digitalización, resiliencia, sostenibilidad a lo largo del ciclo de vida,
control total de costes, sistemas de gestión, certificación / acreditación de trabajadores y
organizaciones, regulación del sector, inspección….

La normativa que está apareciendo sobre todas estas materias es inmensa, no solo en materia de
certificación como la ISO 55001 o la UNE 178303, sino en campos como el diseño para la durabilidad
de las infraestructuras (ISO 13823), la gestión del mantenimiento, los métodos de inspección, la
prestación de servicios….Así que muletas para apoyarse, haylas. Por tanto, la cuestión es más si
estamos preparados y dispuestos a asumir el cambio, o vamos a quedarnos inmovilizados.