Sie sind auf Seite 1von 20

PROCESO DISCIPLINARIO – Patrullero de la Policía Nacional / CONDUCTA –

Ausentarse del lugar de facción o sitio donde presta su servicio sin permiso
o causa justificada / RÉGIMEN DISCIPLINARIO DE LA POLICÍA NACIONAL –
Marco normativo / DERECHO DISCIPLINARIO Y EL PENAL - Existen
importantes diferencias / OPERADORES DISCIPLINARIOS - Conducta
imputaba era la de ausentarse del sitio donde prestaba el servicio y no por el
abandono del lugar de facción / DEBIDO PROCESO Y LEGALIDAD EN
MATERIA DISCIPLINARIA – No vulnerado

En conclusión, el principio de legalidad no puede analizarse de manera abstracta


sino que se manifiesta a su vez en tres principios: (i) reserva de ley, (ii) tipicidad y
(iii) lex praevia. De acuerdo con los parámetros jurisprudenciales expuestos,
esta Corporación encuentra que las afirmaciones hechas por el demandante como
violatorias del derecho fundamental al debido proceso no tienen sustento fáctico ni
normativo, por lo menos por las siguientes tres razones: i) en la instancia
disciplinaria, la defensa nunca cuestionó la validez de los conceptos y mucho
menos de la idoneidad profesional de los médicos que los rindieron; ii) la parte
demandada pretende colocar en entre dicho la idoneidad de los profesionales que
emitieron su opinión sobre la salud mental del señor Correa y que concluyeron que
este no sufrió ninguna alteración mental que justificara su conducta, sin aportar
ninguna prueba sobre sus afirmaciones, sino únicamente con conjeturas sobre
dicha idoneidad; y iii) en instancia judicial, el Instituto Nacional de Medicina Legal y
Ciencia Forenses, por intermedio del médico especialista en psiquiatría, doctor
Omar de la Hoz, rindió concepto que permite concluir que no existió ninguna
alteración mental por parte del demandante que permita justificar su conducta, en
dicho dictamen se concluye: «Para el momento de la conducta investigada, el
examinado JAVIER HERNANDO CORREA GARZÓN, no presentó alteraciones
nosológicas que correspondieran a un trastorno mental desde la perspectiva de lo
forense, que le impidiera comprender y determinarse […]». Es decir, que este
último coincide con los conceptos anteriores en lo referente a que el demandante
no sufrió ninguna alteración mental y por tal razón, la pretendida falta de idoneidad
de los profesionales que emitieron los conceptos en el mismo sentido, alegada por
la parte demandante, queda sin sustento. Asimismo, se observa que en lo
referente al procedimiento disciplinario y el respeto de las ritualidades propias del
debido proceso, se brindó la garantía y oportunidad para ejercer el derecho de
audiencia y contradicción de los disciplinados, se respetaron todas las etapas
procesales de apertura, pliego de cargos y decisión, se concedieron los recursos
de ley, se hizo una valoración sistemática del material probatorio y se respetó el
principio de legalidad, en especial, porque el cargo disciplinario por el cual se
sancionó al demandante es claro, preciso, específico y se fundamenta en la ley
aplicable.

FALSA MOTIVACIÓN - Error en la apreciación y valoración de la prueba /


VALORACIÓN PROBATORIA – Sana Critica / TESTIMONIOS -
Responsabilidad imputada / MATERIAL PROBATORIO - Debidamente
evaluado y valorado

[E]n atención al sistema de la sana crítica y en especial, en aplicación de los


principios de la lógica de identidad, no contradicción y tercero excluido, esta
Corporación encuentra que del testimonio del comandante Hugo Ferney Arenas,
los informes rendidos por los médicos Rafael Hernando Salamanca Rodríguez y
Omar de la Hoz Matamoros, así como de la versión libre del señor Javier Correa ,
se debe concluir, como efectivamente lo dedujo la primera y segunda instancias
disciplinarias, la responsabilidad endilgada al señor Correa, referente a la
conducta de ausentarse del sitio donde prestaba su servicio sin permiso o causa
justificada o causal de inimputabilidad, violando con este actuar el deber previsto
en el numeral 27 del artículo 34 de la Ley 1015 de 2006. Por lo expuesto, esta
Sala considera que el cargo de falsa motivación por indebida valoración probatoria
no está llamado a prosperar, en razón a que en la investigación disciplinaria existe
suficiente material probatorio que fue debidamente evaluado y valorado tanto por
la primera como la segunda instancias disciplinarias, y del cual razonablemente
debía concluirse la responsabilidad del demandante.

FUENTE FORMAL: LEY 1015 DE 2006 – ARTICULO 31 NUMERAL 27

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

SUBSECCIÓN B

Consejero ponente: CARMELO PERDOMO CUÉTER

Bogotá, D. C., cinco (5) de julio de dos mil dieciocho (2018)

Radicación número: 11001-03-25-000-2012-00764-00(2534-12)

Actor: JAVIER HERNANDO CORREA GARZÓN Y OTROS

Demandado: NACIÓN-MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL, POLICÍA


NACIONAL

Acción : Nulidad y restablecimiento del derecho


Temas : Sanción disciplinaria de destitución e inhabilidad;
violación del debido proceso
Actuación : Sentencia (única instancia)

Agotado el trámite procesal de instancia y como no se observa causal de


nulidad que invalide lo actuado, la Sala se ocupa de dictar sentencia de mérito
dentro del proceso del epígrafe.

I. ANTECEDENTES

1.1 La acción (ff. 429-456). El señor Javier Hernando Correa Garzón junto
con algunos familiares, por intermedio de apoderado, en ejercicio de la acción
consagrada en el artículo 85 del Código Contencioso Administrativo (CCA),
demanda a la Nación- Ministerio de Defensa Nacional, Policía Nacional.

1.2 Pretensiones (ff. 330-331). Se declare la nulidad del acto


administrativo complejo, compuesto por las decisiones disciplinarias de
primera y segunda instancia proferidas el 11 y 20 de octubre de 2006,
respectivamente, por medio de las cuales se impuso la sanción al demandante
de destitución e inhabilidad para ejercer cargos públicos por el término de 10
años; así como de la Resolución 6290 de 27 de diciembre de 2006, con la cual
se ejecuta la sanción; todas ellas proferidas por la Policía Nacional.

Como consecuencia de lo anterior, y a título de restablecimiento del derecho,

2
solicita: i) el reintegro del demandante al mismo cargo que desempeñaba, o a
otro de igual o superior jerarquía, pero de funciones afines al que tenía en el
momento de producirse su retiro, con respeto de los ascensos a los que por
antigüedad tendría derecho; ii) se ordene el pago de salarios, sueldos, primas
legales, extralegales, convencionales, bonificaciones, vacaciones, reajustes o
aumentos de sueldos y descuentos de la caja promotora de vivienda militar y
demás emolumentos que el demandante dejó de percibir y que le
correspondían desde la fecha de su retiro hasta que se produzca su reintegro al
servicio activo y pago efectivo; iii) se ordene el pago a favor del señor Correa
Garzón de los gastos médicos, hospitalarios, farmacéuticos y demás que
requirió durante el tiempo que estuvo retirado de la entidad demandada; iv)
para efectos legales relacionados con las prestaciones sociales se ordene que
no ha existido solución de continuidad; v) el pago de perjuicios morales
equivalentes a 100 salarios mínimos legales mensuales vigentes; vi) el pago de
perjuicios por las condiciones de existencia equivalentes a 400 salarios
mínimos legales mensuales vigentes; vii) el pago de abogados, de acuerdo con
el tope máximo permitido en la tarifa de honorarios de profesionales del
derecho, contenidos en la Resolución 1 de 26 de junio de 2007; viii) por
modalidad de pago emergente equivalentes a: a) 3 millones por concepto de
abogado en el proceso penal que se adelantó en el juzgado 178 de instrucción
penal militar; b) 1 millón de pesos por concepto de abogado por la demanda
administrativa; c) 210.000 que fueron cancelados por el demandante por
concepto de depósitos judiciales; y d) 2.500.000 correspondiente a la venta de
una moto Yamaha.

1.3 Fundamentos fácticos. Refiere el apoderado que el demandante


ingresó como patrullero a la Policía Nacional desde el 22 de diciembre de
2002 hasta el 27 de diciembre de 2006, fecha en la cual fue retirado mediante
Resolución 6290 .

Sostiene que el 15 de julio de 2006, el mayor Jorge Enrique Morán Caicedo


rinde informe por el presunto abandono de puesto o facción del señor Javier
Hernando Correa Garzón.

Afirma que el proceso penal correspondió al juzgado 178 de instrucción penal


militar del departamento de Policía del Meta, quien mediante auto
interlocutorio de 10 de septiembre de 2007 cesa el procedimiento a favor del
señor Correa Garzón, por considerar que la conducta enrostrada de abandono
del puesto no se había configurado.

Agrega que debido a su destitución y a la falta de ingresos económicos, el


demandante se vio en la obligación de vender su motocicleta de marca
Yamaha RYS 115, modelo 2002.

1.4 Síntesis del hecho generador de la investigación disciplinaria. La

3
Policía Nacional ordena investigación disciplinaria contra d¡el demandante
por los hechos relacionados con que «[…] el 15 de Julio de 2005 a las 4:30
horas, el patrullero CORREA GARZÓN JAVIER HERNANDO, perteneciente
a la tercera sección del Escuadrón Móvil de Carabineros No. 18 encargada del
proceso de erradicación manual de cultivos ilícitos en la jurisdicción de Vista
Hermosa, quien dejó abandonado puesto y sitio de facción al igual que el fúsil,
material de guerra y uniformes en la base de patrulla, según lo informado por
el señor capitán BILLY FERNANDO BUSTOS AGUDELO Comandante del
distrito mediante polígama No. 005 del 150706, lo último que realizó el
patrullero fue servicio de centinela de las 23:00 a las 01:00 horas,
desconociéndose los motivos, lugar de ubicación y actividades que esté
realizando. Los mismos hechos antes descritos son informados por el señor
TE. HUGO FERNEY OSORIO en su informe de fecha 15 de Julio de 2006
ante la Oficina de Control Disciplinario Interno, en su calidad de comandante
de la Tercera Sección del EMCAR 18».

1.5 Disposiciones presuntamente violadas y su concepto. El apoderado


cita como normas violadas por los actos administrativos demandados, el
preámbulo y los artículos 1, 2, 5, 6, 13, 21, 25, 29, 48, 51, 90 y 125 de la
Constitución Política, las Leyes 734 de 2002, 1015 de 2006 y 131 de 1985, el
Decreto 1793 de 2000 y la Resolución 9857 de 1992.

El demandante aduce la ilegalidad de los actos administrativos, por cuatro


razones, así: i) los actos demandados vulneran los artículos 4 y 5 de la Ley
1015 de 2006, porque la conducta endilgada al demandante fue desplegada en
momentos en que este no estaba en cumplimiento de ningún deber funcional,
pues él se encontraba en su tiempo libre pero en disponibilidad, es decir, ya se
había retirado del servicio, tal y como lo concluyó en su decisión de
preclusión el juez 178 de instrucción penal militar; ii) se violó el debido
proceso y específicamente el derecho de defensa, en razón a que los
operadores jurídicos debieron haber acudido a un perito psiquiatra para
determinar el estado mental del demandante y no basarse en el concepto
emitido por el doctor Salamanca Rodríguez, porque dicho informe es
contradictorio y además no se encuentra probado que este profesional sea
psiquiatra, pese a que trabaja en el departamento de psiquiatría de la Policía
Nacional; iii) los actos demandados son una expresión de falsa motivación
porque realizan una indebida y contradictoria valoración probatoria, pues con
una pretendida aplicación del sistema de la sana crítica y las reglas de la
experiencia quiere hacer ver un estado de coherencia, que según la
interpretación del apoderado, era inexistente en el patrullero en el momento de
los hechos; y iv) los funcionarios desviaron sus funciones al haber adoptado
como propias las manifestaciones realizadas por el doctor Salamanca
Rodríguez.

1.6 Contestación de la demanda:

4
1.6.1 Ministerio de Defensa Nacional -Policía Nacional (ff. 476-488). La
entidad demandada, por intermedio de apoderado, se opone a todas las
pretensiones de la demanda, por las siguientes razones: i) el demandante no
identifica de manera concreta los hechos que fundamentan la demanda, con lo
cual busca que el juez administrativo realice una revisión integral y oficiosa de
toda la actuación disciplinaria, situación que es contraria al control especial y
restrictivo de esta clase de actos administrativos; ii) no existe indebida
valoración probatoria en los actos acusados, pues de la lectura de las
decisiones demandadas se puede observar que abunda un análisis integral de
todos los elementos probatorios recolectados; y iii) no existió violación del
debido proceso ni del derecho de defensa, pues los dictámenes periciales se
rindieron por profesionales de la psicología y la psiquiatría, que se hicieron
bajo la gravedad de juramento. Además, sostiene que sobre dichos informes el
demandante tuvo el derecho de contradicción, y por tal razón, no existe
violación de derecho alguno al no haberse practicado una prueba de medicina
legal que nunca se solicitó

Finalmente, formula la excepción de ineptitud sustantiva de la demanda


porque en su criterio el demandante no explica el concepto de la violación.

1.7 Período probatorio (ff. 490-493). Mediante auto de 15 de enero de 2014,


se abrió el proceso a pruebas y se tuvieron en cuenta los documentos allegados
por las partes con la demanda y su contestación.

El demandante radicó solicitud de nulidad contra el auto de pruebas, que fue


rechazado por improcedente.

1.8 Alegatos de conclusión (f. 534). Con proveído de 11 de agosto de 2017,


se corrió traslado a las partes para alegar de conclusión y recibir concepto del
Ministerio Público.

1.8.1 Parte demandada (ff.591-553). El apoderado de la Policía Nacional


presenta alegatos de conclusión en los que reitera los argumentos de la
contestación de la demanda. Solicita que sean denegadas las pretensiones de la
demanda.

Adicionalmente, hace algunas reflexiones conceptuales sobre la naturaleza


jurídica del procedimiento disciplinario, de los operadores disciplinarios y del
régimen especial de la Policía Nacional. Finalmente, cita algunos apartes
jurisprudenciales que considera deben ser tenidos en cuenta por el juez
administrativo al momento de fallar.

1.8.3 Concepto del Ministerio Público (ff. 567-574). La procuraduría tercera


ante esta Corporación pidió negar las pretensiones de la demanda, para lo cual

5
reflexionó que: i) el hecho de una ruptura amorosa no justifica poner en
peligro y abandonar el material de guerra, sin la debida custodia; ii) la
actuación del demandante fue consiente y con libre autodeterminación; iii) los
intentos del actor por socavar la credibilidad de los exámenes que le fueron
practicados, quedó sin sustento porque el dictamen proferido por el Instituto
Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses coincidió con los
diagnósticos anteriores; iv) en relación con la ilicitud sustancial de la
conducta, manifiesta que la ausencia no se limita al lugar de facción a la 1 p.
m., sino que debe considerarse que la misión tenía carácter permanente, lo
cual implicaba el concurso de todos los integrantes del escuadrón móvil de
carabineros 18.

II. CONSIDERACIONES DE LA SALA

2.1 Competencia. Conforme a la preceptiva de los numerales 1 y 13 del


artículo 128 del CCA y lo dispuesto por la sección segunda del Consejo de
Estado en autos de 4 de agosto de 20101 y 18 de mayo de 20112, este último
complementario del primero, esta Colegiatura es competente para conocer en
única instancia de las controversias como la presente, en las que se impugnan
sanciones disciplinarias administrativas que impliquen retiro temporal o
definitivo del servicio o suspensiones en el ejercicio del cargo, con o sin
cuantía, siempre y cuando se trate de decisiones proferidas por autoridades
nacionales.

2.2Actos acusados.

Decisión disciplinaria de primera instancia de 11 de octubre de 2006,


proferida por la jefatura de la oficina de control disciplinario interno de la
Policía Nacional, por medio de la cual se destituye e inhabilita por 10 años al
demandante.

Decisión disciplinaria de segunda instancia de 20 de octubre de 2006,


expedida por el inspector delegado regional siete de la Policía Nacional, en el
que se confirma la decisión de primera instancia.

Resolución 6290 de 27 de diciembre de 2006, emitida por la dirección general


de la Policía Nacional, con la cual se ejecuta la sanción disciplinaria.

2.3 Problema jurídico. Corresponde a la Sala determinar si los actos


administrativos acusados fueron expedidos con infracción de las normas
citadas en la demanda y con violación del debido proceso, de conformidad con
lo indicado en los hechos y en los cargos planteados en los antecedentes de
1
Consejo de Estado, sala plena de lo contencioso administrativo, sección segunda, auto de 4 de agosto de
2010, expediente: 2010-00163-00 (1203-10), magistrado ponente: Gerardo Arenas Monsalve.
2
Consejo de Estado, sala de lo contencioso administrativo, sección segunda, auto de 18 de mayo de 2011,
expediente: 2010-00020-00 (0145-10), magistrado ponente: Víctor Hernando Alvarado Ardila.

6
esta providencia.

2.4Pruebas relevantes. El procedimiento disciplinario.

i) El 6 de octubre de 2006, el jefe de la oficina de control interno


disciplinario de la Policía Nacional abrió investigación disciplinaria
contra el demandante.

ii) Al señor Javier Hernando Correa Garzón se le formuló el siguiente


cargo único, como violatorio del numeral 27 del artículo 34 de la Ley
1015 de 2006:

[…]

El señor Patrullero CORREA GARZÓN JAVIER HERNANDO, el 15 de


Julio de 2006, encontrándose adscrito al Escuadrón Móvil de Carabineros
No. 18, e integraba la tercera sección de dicha unidad policial, en misión
del servicio ordenada por el Comando del Departamento de Policía Meta,
mediante orden de marcha sin número de fecha 9 de julio de 2006, para la
vigilancia y seguridad en el proceso de erradicación manual de cultivos
ilícitos en jurisdicción del municipio de Villa hermosa, presuntamente sin
contar con autorización o permiso de sus superiores, decidió abandonar la
sección (base de patrullaje) que se encontraba en la vereda La Horqueta
(caserío); aprovechó el tiempo después de haber prestado servicio hasta las
01:00 horas, para dejar su fusil material de guerra y uniforme en el lugar de
descanso y ausentarse del lugar donde prestaba sus servicios al parecer sin
motivo ni causa justificada, novedad que fue verificada por el señor
Capitán BUSTOS AGUDEL BILLY FERNANDO Comandante del
EMCAR 18 y TE. HUGO FERNEY OSORIO, a las 04:30 horas, cuando
debía formar el personal para empezar el desplazamiento hacia los cultivos.

[…] (sic para toda la cita)

2.5 Excepción de ineptitud de la demanda. Se impone el estudio del medio


exceptivo de inepta demanda, el cual podría tener la virtualidad jurídica de
comprometer la procedibilidad de la acción.

Sobre la excepción de ineptitud de la demanda, considera el apoderado de la


Policía Nacional que esta no cumple los presupuestos del artículo 137 del
CCA, en especial en lo referente al concepto de la violación, ello en razón a
que en este apartado del escrito introductorio se hacen reproches a las normas
que estima vulneradas, sin que se explique los fundamentos de hecho y de
derecho.

En reciente jurisprudencia esta misma sección3 ha sostenido que solo es viable


proponer y declarar próspera la excepción previa de «ineptitud de la
demanda» en dos eventos: i) «la falta de cualquiera de los requisitos formales»
3
Consejo de Estado, sección segunda, subsección A, expediente: 250002325000201201393 01 (2370-2015),
magistrado ponente: William Hernández Gómez.

7
o ii) «por la indebida acumulación de pretensiones». Como consecuencia de lo
anterior, se ha aclarado que en relación con otras situaciones se debe acudir a
las demás excepciones previas previstas en el artículo 97-7 del Código de
Procedimiento Civil, reproducida en el artículo 100-5 del Código General del
Proceso, sin que haya vocación para realizar una denominación en términos
diferentes a los señalados por la ley.

En el presente caso, la excepción que propuso el apoderado de la Policía


Nacional hace referencia al primero de los eventos arriba enunciados, es decir,
a la falta de uno de los requisitos formales establecidos por el artículo 137 del
CCA, toda vez que considera que la demanda no cumple el numeral 4 de
dicho artículo, pues en su criterio el apartado del concepto de la violación de
la demanda no explica las razones por las cuales el acto administrativo es
ilegal.

Frente a esta excepción, la Sala encuentra que no le asiste razón a la parte


demandada, ello en atención a que una vez analizada la demanda y en especial
el capítulo concerniente al concepto de la violación, se evidencia que esta sí
colma los requisitos formales del artículo 137 del CCA, en especial porque en
el mencionado apartado se establecen de manera clara y precisa cuatro
argumentos jurídicos por los cuales el demandante considera que se debe
declarar la nulidad de los actos administrativos acusados.

Por lo expuesto, la Sala estima que resulta procedente el estudio de fondo del
asunto.

2.6 Caso concreto relativo al problema jurídico planteado. En lo que sigue


se estudiarán los argumentos expuestos en la demanda, la contestación y el
concepto del Ministerio Público, que serán agrupados en tres temas, así: i) se
verificará si los actos demandado vulneran los artículos 4 y 5 de la Ley 1015
de 2006, y si es cierto, como lo expone el apoderado de la parte demandante,
que la conducta endilgada a su representado fue desplegada en momentos en
que este no estaba cumpliendo ningún deber funcional porque se encontraba
gozando de su tiempo libre, tal y como lo concluyó en su decisión de
preclusión el juez 178 de instrucción penal militar; ii) se analizará si en el
presente caso, los actos demandados violaron el debido proceso y
específicamente el derecho de defensa, por el hecho de que los operadores
disciplinarios basaron su decisión en el concepto emitido por el doctor
Salamanca Rodríguez y no solicitaron un peritaje al Instituto Nacional de
Medicina Legal y Ciencia Forenses y además, sí esta circunstancia puede ser
considerada desviación de poder; y iii) por último, se examinará sí los actos
demandados son una expresión de falsa motivación por indebida y
contradictoria valoración probatoria.

8
2.6.1 Marco normativo -régimen disciplinario de la Policía Nacional. En
virtud de las funciones específicas que cumplen los miembros de la fuerza
pública (fuerzas militares y Policía Nacional), el constituyente en los artículos
217 (inciso tercero) y 218 (inciso segundo) de la Constitución Política, facultó
al legislador para determinar los regímenes disciplinarios especiales de tales
servidores.

En desarrollo de lo anterior, la Ley 1015 de 2006 fijó el régimen disciplinario


de la Policía Nacional y en el artículo 23 dispuso que son destinatarios de la
misma «… el personal uniformado escalafonado y los Auxiliares de Policía
que estén prestando servicio militar en la Policía Nacional; aunque se
encuentren retirados, siempre que la falta se haya cometido en servicio
activo»; el artículo 58 prevé que el procedimiento aplicable a los sujetos
pasivos del régimen disciplinario de la institución será el establecido en la Ley
734 de 2002, o la norma que la modifique.

Por consiguiente, las autoridades disciplinarias, en las actuaciones que


adelanten contra los destinatarios de la Ley 1015 de 2006, deben aplicar esta
normativa en lo concerniente a la parte sustancial y el Código Disciplinario
Único o Ley 734 de 2002 en el aspecto procedimental.

2.6.2 Presunta vulneración de los artículos 4 y 5 de la Ley 1015 de 2006.


Frente a la presunta vulneración de los artículos 4 y 5 de la Ley 1015 de 2006,
y a la pretendida antijuridicidad de la conducta endilgada al demandante, en
razón a que según su apoderado esta fue desplegada en momentos en que este
no estaba cumpliendo ningún deber funcional porque se encontraba gozando
de su tiempo libre pero en disponibilidad, tal y como lo concluyó en su
decisión de preclusión el juez 178 de instrucción penal militar; en primer
lugar, debe señalarse que el artículo 124 de la Ley 522 de 1992 (Código Penal
Militar vigente a la fecha de los hechos) definía el abandono de puesto en los
siguientes términos:

ABANDONO DE PUESTO.- El que estando en facción o de servicio abandone


el puesto por cualquier tiempo, se duerma, se embriague o se ponga bajo los
efectos de sustancias estupefacientes o psicotrópicas incurrirá en arresto de uno
(1) a tres años.

En concordancia con lo anterior y como lo manifiesta el demandante, en


decisión de 10 de septiembre de 2007, el juzgado 178 de instrucción penal
militar decidió cesar el procedimiento seguido contra el señor Javier Hernando
Correa Garzón, por el delito de abandono de puesto, consagrado en el artículo
124 de Código Penal Militar, con el siguiente argumento:

En el caso objeto de estudio se le endilga al procesado haber hecho abandono de


su puesto, no obstante se vislumbra que si bien el patrullero CORREA debía

9
estar en el sitio donde pernoctaba todo el grupo del EMCAR a la hora de los
hechos ya no tenía asignada ninguna función específica, ni prestaba un turno o
servicio, por cuanto este ya lo había finalizado, tal y como se confirma a través
del informe suscrito por el Mayor MORÁN de la novedad acaecida quien
manifiesta de forma escrita que el procesado ya había finalizado el turno.

Por otro lado, los operadores disciplinarios de primera y segunda instancia,


encontraron responsable disciplinariamente al demandante a título doloso, por
haber cometido la falta prescrita en el numeral 27 del artículo 34 de la Ley
1015 de 2006, que a la letra dispone:

ARTÍCULO 34. FALTAS GRAVÍSIMAS. Son faltas gravísimas las siguientes:

[…]

27. Ausentarse del lugar de facción o sitio donde presta su servicio sin permiso
o causa justificada.

Sobre dicha acusación, desde el fallo de primera instancia, el operador


disciplinario precisó sobre el objeto mismo de la investigación lo siguiente:

El despacho le aclara al investigado, en virtud a que el tipo disciplinario


contempla dos formas de comisión de la conducta, que la falta que se le atribuye
es ausentarse del sitio donde preste su servicio sin permiso o causa justificada.

En consecuencia, para analizar el cargo de la demanda, se tiene que destacar


que la jurisprudencia constitucional ha precisado4 que entre el derecho
disciplinario y el penal existen importantes diferencias 5, derivadas
fundamentalmente de los intereses que pretende proteger cada disciplina,
sobre el particular se ha considerado:

Así las cosas, cuando se adelanta un proceso disciplinario y uno penal contra
una misma persona, por unos mismos hechos, no se puede afirmar válidamente
que exista identidad de objeto ni identidad de causa, pues la finalidad de cada
uno de tales procesos es distinta, los bienes jurídicamente tutelados también son
diferentes, al igual que el interés jurídico que se protege. En efecto, en cada uno
de esos procesos se evalúa la conducta del implicado frente a unas normas de
contenido y alcance propios. En el proceso disciplinario contra servidores
estatales se juzga el comportamiento de éstos frente a normas administrativas de
carácter ético destinadas a proteger la eficiencia, eficacia y moralidad de la
administración pública; en el proceso penal las normas buscan preservar bienes
sociales más amplios.

“Si bien es cierto que entre la acción penal y la disciplinaria existen ciertas
similitudes puesto que las dos emanan de la potestad punitiva del Estado, se

4
Corte Constitucional, sentencias C-194-1995, magistrado ponente: José Gregorio Hernández Galindo
y sentencia C-618-1997, magistrado ponente: Alejandro Martínez Caballero, entre otras.
5
Respecto de las diferencias principales que se encuentran entre la tipicidad en el derecho penal delictivo y
en el derecho sancionatorio disciplinario, la jurisprudencia ha determinado básicamente las siguientes: (i) la
precisión con la cual deben estar definidas las conductas en las normas disciplinarias, y (ii) la amplitud que
goza el fallador disciplinario para adelantar el proceso de adecuación típica de las conductas disciplinarias en
los procedimientos sancionatorios.

10
originan en la violación de normas que consagran conductas ilegales, buscan
determinar la responsabilidad del imputado y demostrada ésta imponer la
sanción respectiva, siguiendo los procedimientos previamente establecidos por
el legislador, no es menos cierto que ellas no se identifican, ya que la acción
disciplinaria se produce dentro de la relación de subordinación que existe entre
el funcionario y la Administración en el ámbito de la función pública y se
origina en el incumplimiento de un deber o de una prohibición, la omisión o
extralimitación en el ejercicio de las funciones, la violación del régimen de
inhabilidades, incompatibilidades, etc., y su finalidad es la de garantizar el buen
funcionamiento, moralidad y prestigio del organismo público respectivo. Dichas
sanciones son impuestas por la autoridad administrativa competente o por la
Procuraduría General de la Nación, ente que tiene a su cargo la vigilancia de la
conducta oficial de los servidores estatales.6

En razón a la diferencia existente entre la finalidad del derecho disciplinario


y el derecho penal, no es extraño que la misma conducta de un servidor
público que da origen de manera simultánea a investigaciones de estos dos
tipos de responsabilidades resulte con decisiones disímiles (condenatoria y
absolutoria). En el caso concreto se encuentra que el tipo penal consagrado
en el artículo 124 de la Ley 522 de 1992, es más restringido que la conducta
disciplinaria consagrada en el numeral 27 del artículo 34 de la Ley 1015 de
2006, de allí la diferencia en el resultado de las investigaciones.

En este sentido, es necesario destacar que la conducta penal del artículo 124
del Código Penal Militar circunscribe el delito únicamente a la acción de
que «El que estando en facción o de servicio abandone» y la conducta
disciplinaria tipificada en el numeral 27 del artículo 34 de la Ley 1015 de
2006 se refiere a dos conductas « Ausentarse del lugar de facción o sitio
donde presta su servicio», es decir, que mientras la norma penal tipifica
únicamente el ausentarse de la facción o de servicio activo, la falta
disciplinaria tipifica dos conductas: la de ausentarse del servicio activo o
lugar de facción7 y además la de ausentarse del sitio donde se presta el
servicio.

Por lo expuesto, se considera que no le asiste razón al demandante, en


cuanto que desde la primera instancia los operadores disciplinarios fueron
precisos en aclarar al disciplinado que la conducta que se imputaba era la de
ausentarse del sitio donde prestaba el servicio y no por el abandono del lugar
de facción.

Como consecuencia de lo anterior, esta Corporación considera que no existe


violación alguna por parte de los actos acusados de los artículo 4 8 y 59 de la
6
Corte Constitucional, sentencia C-244 de 1996, magistrado ponente: Carlos Gaviria Díaz.
7
Según lo estipulado en el reglamento de servicio de la guarnición la facción se define como la «función
determinada dentro de los servicios de seguridad y vigilancia»
8
Aartículo 4. Ilicitud sustancial. La conducta de la persona destinataria de esta ley será contraria a derecho
cuando afecte el deber funcional sin justificación alguna.
9
Artículo 5. Debido proceso. El personal destinatario de este régimen será investigado conforme a las leyes
preexistentes a la falta disciplinaria que se le endilga, ante funcionario con atribuciones disciplinarias

11
Ley 1015 de 2006, ello en consideración a que la conducta desplegada por el
demandante sí constituye una ilicitud sustancial, pues fue contraria a sus
deberes de permanencia en la sección (base de patrullaje) y no son
violatorias del debido proceso, en especial del principio de legalidad, porque
como se demostró, dicha actuación sí estaba consagrada como una falta
disciplinaría gravísima en el numeral 27 del artículo 34 de la Ley 1015 de
2006.

2.6.3 Debido proceso y legalidad en materia disciplinaria. Frente a la


cuestión de si los actos demandados violaron el debido proceso y
específicamente el derecho de defensa, por el hecho de que los operadores
disciplinarios basaron su decisión en el concepto emitido por el doctor
Salamanca Rodríguez y no solicitaron un peritaje al Instituto Nacional de
Medicina legal y Ciencias Forenses y además si esta circunstancia puede ser
considerada desviación de poder; debe señalarse que los artículos 29 de la
Constitución Política, 5 de la Ley 1015 de 2006 10 y 6 de la Ley 734 de 2002
establecen la garantía del debido proceso.

Conforme a dicha normativa, el debido proceso comprende un conjunto de


principios materiales y formales de obligatorio acatamiento por parte de los
operadores disciplinarios, en cuanto constituyen derechos de los sujetos
disciplinables que se traducen, entre otras cosas, en la posibilidad de
defenderse, presentar y controvertir pruebas e impugnar las decisiones que los
afecten; cuando ello no ocurre el sancionado puede acudir ante el juez de lo
contencioso-administrativo en demanda de nulidad de las decisiones
adoptadas por los funcionarios administrativos, si se evidencia una violación
del debido proceso.

La Corte Constitucional11 al respecto ha sostenido: «Las garantías


establecidas en virtud del debido proceso administrativo, de acuerdo a la
jurisprudencia sentada por este alto Tribunal, son las siguientes: «(i)ser oído
durante toda la actuación,(ii) a la notificación oportuna y de conformidad con
la ley, (iii) a que la actuación se surta sin dilaciones injustificadas, (iv) a que
se permita la participación en la actuación desde su inicio hasta su
culminación, (v) a que la actuación se adelante por autoridad competente y
con el pleno respeto de las formas propias previstas en el ordenamiento
jurídico, (vi) a gozar de la presunción de inocencia, (vii) al ejercicio del
derecho de defensa y contradicción, (viii) a solicitar, aportar y controvertir
pruebas, y (ix) a impugnar las decisiones y a promover la nulidad de aquellas
previamente establecido y observando las garantías contempladas en la Constitución Política y en el
procedimiento señalado en la ley. La finalidad del proceso es la prevalencia de la justicia, la efectividad del
derecho sustantivo, la búsqueda de la verdad material y el cumplimiento de los derechos y garantías debidos a
las personas que en él intervienen.
10
«Por medio de la cual se expide el Régimen Disciplinario para la Policía Nacional». El artículo 58 de esta
ley preceptúa: «El procedimiento aplicable a los destinatarios de la presente ley, será el contemplado en el
Código Disciplinario Único, o normas que lo modifiquen o adicionen.»
11
Corte Constitucional, sentencia T-051 de 2016, magistrado ponente: Gabriel Eduardo Mendoza Martelo.

12
obtenidas con violación del debido proceso.»

En concordancia con lo anterior, la Corte Constitucional 12 ha destacado los


elementos constitutivos de la garantía del debido proceso en materia
disciplinaria, se han señalado, entre otros: i) el principio de legalidad de la
falta y de la sanción disciplinaria; ii) el principio de publicidad; iii) el derecho
de defensa y especialmente el derecho de contradicción y de controversia de
la prueba; iv) el principio de la doble instancia; (v) la presunción de
inocencia; vi) el principio de imparcialidad; vii) el principio de non bis in
idem; viii) el principio de cosa juzgada; y ix) la prohibición de non reformatio
in pejus.

Por otra parte, en el campo disciplinario, el principio de legalidad se encuentra


consagrado en diversas disposiciones constitucionales: i) en los artículos 6° y
29 que establecen que los servidores públicos no pueden «ser juzgados sino
conforme a las leyes preexistentes», y que «sólo son responsables por
infringir la Constitución y la ley»; ii) al disponer los artículos 122 y 123 que
los servidores públicos en el ejercicio de sus funciones se someterán a los
comportamientos descritos en la Constitución, la ley y el reglamento y que, en
todo caso, «no habrá empleo público que no tenga funciones detalladas en la
ley o reglamento»; y iii) en el artículo 124 que le asigna al legislador la
potestad normativa para crear, modificar o derogar el régimen de
responsabilidad al que se someten los servidores del Estado. Esta última
norma dispone que: «la ley determinará la responsabilidad de los servidores
públicos y la manera de hacerla efectiva»13.

Adicionalmente, en el campo del derecho disciplinario la Corte Constitucional


ha señalado que existen particularidades importantes respecto del alcance de
este principio y en esa medida se ha admitido cierta flexibilidad14, la cual no es
absoluta, pues no puede ser ilimitada de forma que conduzca a la arbitrariedad
de la administración en la imposición de sanciones, por lo cual se vulnera este
principio «cuando se advierta vaguedad, generalidad e indeterminación en la
actuación del legislador, en la identificación de la conducta o en la sanción a
imponer, de manera que no permitan establecer con certeza las consecuencias
de una conducta»15.

En conclusión, el principio de legalidad no puede analizarse de manera


abstracta sino que se manifiesta a su vez en tres principios: (i) reserva de ley 16,

12
Corte Constitucional, sentencia T-1034 de 2006, magistrado ponente: Humberto Antonio Sierra Porto. En
igual sentido, las sentencias C-310 de 1997, magistrado ponente: Carlos Gaviria Díaz; C-555 de 2001,
magistrado ponente: Marco Gerardo Monroy Cabra; T-1102 de 2005, magistrado ponente: Jaime Araujo
Rentería; y T-330 de 2007, magistrado ponente: Jaime Córdoba Triviño, entre otras.
13
Corte Constitucional, sentencia C-818-2005, magistrado ponente: Rodrigo Escobar Gil
14
Corte Constitucional, sentencia T-1039 de 2006, magistrado ponente: Humberto Antonio Sierra Porto
15
Corte Constitucional, sentencia C-853 de 2005, magistrado ponente: Jaime Córdoba Triviño. Ver también
las Sentencias C-343 de 2006 y C-507 de 2006, magistrado ponente: Manuel José Cepeda Espinosa.

13
(ii) tipicidad17 y (iii) lex praevia18.

De acuerdo con los parámetros jurisprudenciales expuestos, esta Corporación


encuentra que las afirmaciones hechas por el demandante como violatorias del
derecho fundamental al debido proceso no tienen sustento fáctico ni
normativo, por lo menos por las siguientes tres razones: i) en la instancia
disciplinaria, la defensa nunca cuestionó la validez de los conceptos y mucho
menos de la idoneidad profesional de los médicos que los rindieron; ii) la
parte demandada pretende colocar en entre dicho la idoneidad de los
profesionales que emitieron su opinión sobre la salud mental del señor Correa
y que concluyeron que este no sufrió ninguna alteración mental que justificara
su conducta, sin aportar ninguna prueba sobre sus afirmaciones, sino
únicamente con conjeturas sobre dicha idoneidad; y iii) en instancia judicial,
el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencia Forenses, por intermedio
del médico especialista en psiquiatría, doctor Omar de la Hoz, rindió concepto
que permite concluir que no existió ninguna alteración mental por parte del
demandante que permita justificar su conducta, en dicho dictamen se
concluye: «Para el momento de la conducta investigada, el examinado
JAVIER HERNANDO CORREA GARZÓN, no presentó alteraciones
nosológicas que correspondieran a un trastorno mental desde la perspectiva de
lo forense, que le impidiera comprender y determinarse […]». Es decir, que
este último coincide con los conceptos anteriores en lo referente a que el
demandante no sufrió ninguna alteración mental y por tal razón, la pretendida
falta de idoneidad de los profesionales que emitieron los conceptos en el
mismo sentido, alegada por la parte demandante, queda sin sustento.

Asimismo, se observa que en lo referente al procedimiento disciplinario y el


respeto de las ritualidades propias del debido proceso, se brindó la garantía y
oportunidad para ejercer el derecho de audiencia y contradicción de los
disciplinados, se respetaron todas las etapas procesales de apertura, pliego de
cargos y decisión, se concedieron los recursos de ley, se hizo una valoración
sistemática del material probatorio y se respetó el principio de legalidad, en
especial, porque el cargo disciplinario por el cual se sancionó al demandante
es claro, preciso, específico y se fundamenta en la ley aplicable.

2.6.4. Falsa motivación por error en la apreciación y valoración de la


16
En materia disciplinaria, la jurisprudencia de la Corte Constitucional y del Consejo de Estado ha establecido
que el señalamiento de los comportamientos reprochables disciplinariamente, así como las sanciones, los
criterios para su fijación y los procedimientos para adelantar su imposición, corresponden a una materia que
compete desarrollar de manera exclusiva a la ley, y a disposiciones con fuerza de ley.
17
En aras de preservar el principio de reserva de ley, es para el legislador un imperativo constitucional fijar
en la ley disciplinaria, como mínimo: (i) los presupuestos básicos de la conducta típica que será
sancionada, (ii) las remisiones normativas o los elementos determinables cuando se haya previsto un tipo en
blanco, (iii) los criterios por medio de los cuales se puede precisar con claridad y exactitud la
conducta, (iv) las sanciones y las pautas mínimas que permitan su imposición y (v) los procedimientos que se
adelanten para garantizar que su establecimiento se hará conforme a las exigencias mínimas del debido
proceso
18
Adicionalmente, a las personas no se les puede aplicar una descripción de la conducta sancionada efectuada
con posterioridad a la realización de la misma, porque ello desconocería el principio de lex praevia.

14
prueba. Desde el punto de vista general, conforme a los artículos 84 y 85 del
Código Contencioso Administrativo (Decreto 1 del 1984), que consagraban
las acciones de nulidad simple y nulidad y restablecimiento del derecho, los
actos administrativos pueden ser impugnados, ente otras causales, por falsa
motivación del acto.

Acorde con ello, el Consejo de Estado19 ha indicado que los motivos de un


acto administrativo constituyen uno de sus fundamentos de legalidad, a tal
punto, que cuando se demuestra que estas razones que se expresan en el acto,
como fuente del mismo, no son reales, no existen o están distorsionadas, se
presenta un vicio que invalida el acto administrativo, llamado falsa
motivación.

Por ello, ha explicado20 que el vicio de nulidad es el que afecta el elemento


causal de la decisión, relacionado con los antecedentes de hecho y derecho
que facultan su expedición y, por lo tanto, el impugnante tiene la carga de
demostrar que lo expresado en el acto administrativo no corresponde a la
realidad.

Según lo precedente, esta Corporación21 ha afirmado que la falsa motivación


del acto ocurre cuando: i) se presenta inexistencia de fundamentos de hecho o
de derecho en la manifestación de voluntad de la Administración Pública; ii)
los supuestos de hecho esgrimidos en el acto son contrarios a la realidad, bien
sea por error o por razones engañosas o simuladas; iii) porque el autor del acto
le ha dado a los motivos de hecho o de derecho un alcance que no tienen y iv)
porque los motivos que sirven de fundamento al acto no justifiquen la decisión

Sobre la falsa motivación en materia disciplinaria, resulta pertinente indicar


que si bien, con anterioridad, la jurisprudencia del Consejo de Estado había
señalado que el control judicial de los procesos disciplinarios no se trata de
una tercera instancia en la cual se pudieran practicar pruebas que no fueron
pedidas en el procedimiento disciplinario y que sirvieron de sustento para la
decisión en sede administrativa, se impone la valoración de las practicadas,
para desentrañar si se presentó un defecto fáctico que amerite la anulación de
los actos sancionatorios, puesto que si en el procedimiento disciplinario se
burló el derecho de defensa o el debido proceso al encartado, aquel no tiene
otro recurso distinto para demostrar tal vulneración.

De encontrar comprobada la errónea valoración probatoria, se demuestra una


falsa motivación, en tanto la realidad probada contraviene los supuestos
fácticos a los que hacen referencia los actos demandados, es decir, se desvirtúa

19
Consejo de Estado, sección primera, sentencia de 14 de abril de 2016, expediente
25000232400020080026501, magistrada ponente: María Claudia Rojas Lasso.
20
Ibidem
21
Ibidem

15
la legalidad de los actos administrativos, que se presume, y se prueba la causal
de nulidad, por falsa motivación, o por la vulneración de los derechos
fundamentales del disciplinado, tal como lo señaló el Consejo de Estado, en la
sentencia de 18 de marzo de 201022, en los siguientes términos:

[… ] la relación entre el proceso disciplinario y el procedimiento contencioso


administrativo, esto es, las cargas argumentativas del demandante en el
enjuiciamiento contencioso administrativo y el papel del juez frente al proceso.
Partiendo de que el control del juez administrativo sobre el acto disciplinario es
pleno, como ya lo ha resaltado la Sala, la especificidad del proceso disciplinario
conduce a que la presunción de legalidad que se predica de todo acto
administrativo, adquiera particular relevancia frente al acto sancionatorio
disciplinario.

El juez de la legalidad del acto, debe verificar si la interpretación jurídica


efectuada por el titular de la acción disciplinaria se enmarcó dentro de los
parámetros hermenéuticos, o si excedió los límites de la actividad disciplinaria.
No se trata de que el control de legalidad de ese acto administrativo de
naturaleza especial sea un control restringido, pero siendo el procedimiento
disciplinario un verdadero procedimiento, con etapas, partes, formulación de
cargos, descargos, etapa probatoria, fallo, etc., el control judicial contencioso
administrativo de ese acto definitivo no puede constituir una instancia más
dentro de la actuación.

Esta tesis fue reiterada por esta sección en sentencia de 5 de septiembre de


201223, en la que discurrió así:

[…]´

Corresponde entonces a la Jurisdicción Contenciosa Administrativa, entre otras


cosas, verificar que la prueba recaudada en el tramite disciplinario se haya
ajustado a las garantías constitucionales y legales, es decir, la acción de nulidad
resulta ser un momento propicio para la exclusión de la prueba manifiestamente
ilícita o producida con violación al debido proceso o de las garantías
fundamentales, o sea, para aquella en cuya práctica se han trasgredido los
principios básicos rectores de esa actividad imprescindible para el ejercicio del
derecho de defensa. Entonces, en línea de principio puede predicarse que el
control que a la jurisdicción corresponde sobre los actos de la administración,
cuando ésta se expresa en ejercicio de la potestad disciplinaria, debe mantenerse
al margen de erigirse en un nuevo momento para valorar la prueba, salvo que en
su decreto y práctica se hubiere violado flagrantemente el debido proceso, o que
la apreciación que de esa pruebas haya hecho el órgano disciplinario resulte ser
totalmente contra evidente, es decir, reñida con el sentido común y alejada de
toda razonabilidad. Por lo mismo, el control judicial del poder correccional que
ejerce la Procuraduría General de la Nación, no puede ser el reclamo para que se
haga una nueva lectura de la prueba que pretenda hacer más aguda y de mayor
alcance, pues esa tarea corresponde a las instancias previstas en el C.D.U. y es
en principio ajena a la actividad de la jurisdicción. En síntesis, debe distinguirse
radicalmente la tarea del Juez Contencioso que no puede ser una tercera
22
Consejo de Estado, sentencia de 3 de febrero de 2011, expediente: 250002325000200402982-01 (1384-06).
Además, de la sala plena de lo contencioso administrativo, sentencia de 11 de diciembre 2012, expediente:
11001-03-25-000-2005-00012-00.
23
Consejo de Estado, sala de lo contencioso administrativo, sección segunda, subsección A, sentencia del 5
de septiembre de 2012, expediente: 11001 0325000 2010 00183 00 (1305-2010), magistrado ponente:
Gustavo Eduardo Gómez.

16
instancia del juicio disciplinario, y tal cosa se ha pretendido con la demanda
contencioso administrativa de que hoy se ocupa la Corporación, demanda que
por tanto está condenada al fracaso.

[…]

Sin embargo, desde la sentencia de 26 de marzo de 201424, el Consejo de


Estado ha precisado el anterior criterio jurisprudencial respecto del control
judicial ejercido por esta jurisdicción, sobre los actos y procedimientos
administrativos disciplinarios en sede de nulidad o nulidad y restablecimiento
del derecho, en los siguientes términos:

Por mandato de la Constitución Política y la ley, el control judicial ejercido por


la jurisdicción contencioso-administrativa sobre los actos y procedimientos
administrativos disciplinarios en sede de nulidad o nulidad y restablecimiento
del derecho es un control integral y pleno, que se aplica a la luz de la
Constitución y del sistema legal como un todo, en los aspectos tanto formales
como materiales de las actuaciones y decisiones sujetas a revisión, y no se
encuentra limitado ni por las pretensiones o alegaciones de las partes. Como se
recalcará más adelante, el mandato constitucional de prevalencia del derecho
sustancial en las actuaciones de la administración de justicia (art. 228, C.P.),
aunado a la prevalencia normativa absoluta de la Constitución Política en tanto
norma de normas (art. 4, C.P.) y al postulado de primacía de los derechos
fundamentales de la persona (art. 5, C.P.), obliga en forma imperativa a los
Jueces de la República -incluyendo al Consejo de Estado y a la totalidad de la
jurisdicción contencioso-administrativa- a dar una implementación práctica
integral a los mandatos del constituyente, y al sistema jurídico-legal vigente
como un todo, en cada caso individual que se someta a su conocimiento a través
de los medios ordinarios de control que consagra el CPACA.

[…]

Al respecto, esta Colegiatura en la sentencia de unificación de 9 de agosto de


2016 de la sala plena25 sostuvo que «No es comparable, ni de lejos, el titular
de la acción disciplinaria de naturaleza administrativa con el rango y la
investidura de un juez de la República», providencia que igualmente marcó el
afianzamiento de la pauta interpretativa de 2014 en el sentido de que el control
ejercido por la jurisdicción de lo contencioso-administrativo sobre los actos
administrativos de naturaleza disciplinaria es de carácter integral, el cual
comporta una revisión legal y constitucional, sin que alguna limitante restrinja
la competencia del juez, entre otras razones, porque la presunción de legalidad
del acto administrativo sancionatorio es similar a la de cualquier acto
administrativo y porque la interpretación normativa y la valoración probatoria
realizada en sede disciplinaria es controlable judicialmente en el marco que
impone la Constitución y la ley. El control integral a que alude el citado fallo
se enuncia así:
24
Consejo de Estado, sala plena, sección segunda, subsección A, sentencia del 26 de marzo de 2014,
Radicación 263 de 2013, magistrado ponente: Gustavo Eduardo Gómez Aranguren.
25
Consejo de Estado, sala plena de lo contencioso administrativo, sentencia de 9 de agosto de 2016, radicado
11001-03-25-000-2011-00316-00 (1210-2011), magistrado ponente: William Hernández Gómez (E).

17
[…] 1) La competencia del juez administrativo es plena, sin “deferencia
especial” respecto de las decisiones adoptadas por los titulares de la acción
disciplinaria. 2) La presunción de legalidad del acto administrativo
sancionatorio es similar a la de cualquier acto administrativo. 3) La existencia
de un procedimiento disciplinario extensamente regulado por la ley, de ningún
modo restringe el control judicial. 4) La interpretación normativa y la
valoración probatoria hecha en sede disciplinaria, es controlable judicialmente
en el marco que impone la Constitución y la ley. 5) Las irregularidades del
trámite procesal, serán valoradas por el juez de lo contencioso administrativo,
bajo el amparo de la independencia e imparcialidad que lo caracteriza. 6) El
juez de lo contencioso administrativo no sólo es de control de la legalidad, sino
también garante de los derechos. 7) El control judicial integral involucra todos
los principios que rigen la acción disciplinaria. 8) El juez de lo contencioso
administrativo es garante de la tutela judicial efectiva […].

Con base en esta orientación jurisprudencial, debe la Sala examinar si los


actos de carácter sancionatorio proferidos por la Policía Nacional en ejercicio
del poder disciplinario, demandados en este proceso, son una expresión de
falsa motivación por indebida valoración probatoria.

En el caso bajo estudio, la decisión proferida por la primera instancia estudió


el material probatorio obrante en el proceso y analizó los argumentos de
inimputabilidad expuestos por la defensa, en un apartado del acto
administrativo que tituló «Análisis jurídico probatorio de los argumentos de la
defensa». Sobre el particular reflexionó:

Basados en el testimonio del doctor RAFAEL HERNDO SALAMANCA


RODRIGUÉZ, en su calidad de médico psiquiatra, que por demás ha tratado al
investigado en consulta, se llega a la conclusión inequívoca, que el patrullero
CORREA GARZÓN JAVIER HERNANDO, para la fecha y hora de los hechos
era consciente de la ilicitud de su comportamiento.

Valga decir además, que ese convencimiento del despacho no surge tan solo de
la declaración del médico psiquiatra, sino del desarrollo mismo de los
acontecimientos:

En primera instancia, nótese como el señor Patrullero CORREA GARZÓN


JAVIER HERNANDO, para la fecha de los hechos, entre las 7 y 8 de la noche
estuvo dialogando con el señor Capitán BILLY FERNANDO BUSTOS
AGUDELO para solicitarle permiso para desplazarse a Villavicencio porque
tenía problemas, tal y como el mismo investigado lo describe, hecho
corroborado por la declaración del señor TE. OSORIO ARENAS HUGO
FERNEY, permiso que le es negado en el momento, porque debía solicitarse la
autorización correspondiente de los mando superiores.

[…]

Las reglas de la sana crítica nos indican que estos son actos propios de una
persona lúcida, sin trastorno mental alguno, al punto que el policía prevé salir en
traje de civil y no uniformado, pues era conocedor sin lugar a dudas del grave
riesgo que representaba para su vida e integridad física realizar semejante
desplazamiento en horas de la noche; y desde una zona donde el orden público
se encuentra gravemente alterado por la acción de grupos al margen de la ley.

18
Por su parte, la segunda instancia sobre el análisis probatorio y la
responsabilidad del demandante, consideró:

Es visible a folios 51 a 55, como el fallador de primera instancia realiza un


detallado análisis de los argumentos de la defensa y se centra en el tema de la
inimputabilidad, donde toma como referente las declaraciones vertidas por la
Dra. GLORIA VILLAREAL, Psicóloga y Dr. RAFAEL SALAMANCA,
Psiquiatra, profesionales de la salud, requeridos por la defensa y quienes fueron
los que trataron en forma directa al policía. Observados en su conjunto los
testimonios técnicos de los doctores, el a quo considera que si bien es cierto se
han presentado problemas de salud mental, como consecuencia de una ruptura
amorosa, no se evidencia la pérdida de la conciencia u otra sintomatología o
patología que hubiere generado una inimputabilidad, por el contrario, se
menciona que el policía era consciente de la ilicitud de su comportamiento. Eso
es tan cierto que ni el médico psiquiatra o Psicóloga, le otorgan incapacidad
para trabajar, una vez acude a consulta ni en posteriores eventos. Por lo tanto y
hasta ese momento encontramos que el Fallador sí realizó una valoración de las
pruebas testimoniales de la defensa

Conforme a lo anterior, y en atención al sistema de la sana crítica y en


especial, en aplicación de los principios de la lógica de identidad, no
contradicción y tercero excluido, esta Corporación encuentra que del
testimonio del comandante Hugo Ferney Arenas, los informes rendidos por
los médicos Rafael Hernando Salamanca Rodríguez y Omar de la Hoz
Matamoros, así como de la versión libre del señor Javier Correa, se debe
concluir, como efectivamente lo dedujo la primera y segunda instancias
disciplinarias, la responsabilidad endilgada al señor Correa, referente a la
conducta de ausentarse del sitio donde prestaba su servicio sin permiso o causa
justificada o causal de inimputabilidad, violando con este actuar el deber
previsto en el numeral 27 del artículo 34 de la Ley 1015 de 2006.

Por lo expuesto, esta Sala considera que el cargo de falsa motivación por
indebida valoración probatoria no está llamado a prosperar, en razón a que en
la investigación disciplinaria existe suficiente material probatorio que fue
debidamente evaluado y valorado tanto por la primera como la segunda
instancias disciplinarias, y del cual razonablemente debía concluirse la
responsabilidad del demandante.

2.6 Otros aspectos procesales.

2.6.1 Condena en costas. No se procederá a ello respecto de la parte vencida,


dado que en el prisma del artículo 171 del CCA no se advierte, en síntesis,
abuso en la actuación, en la medida en que, como lo ha sostenido esta
Corporación26, la oposición carece de temeridad porque quien la presentó le
asiste un fundamento razonable. Tampoco se detecta una injustificada falta de
colaboración o proceder con interés meramente dilatorio que conduzca a
26
Consejo de Estado, sentencia de 18 de febrero de 1999, expediente: 10775, magistrado ponente: Ricardo
Hoyos Duque.

19
considerar que incurrió en una conducta reprochable que la obligue a correr
con los gastos realizados por la otra parte para obtener un pronunciamiento
judicial.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, sala de lo contencioso


administrativo, sección segunda, subsección B, administrando justicia en
nombre de la República y por autoridad de la ley, de acuerdo con el Ministerio
Público,

FALLA:

1º Declárase no probada la excepción de ineptitud de la demanda, de acuerdo


con lo expuesto.

2º. Niéganse las súplicas de la demanda, de conformidad con las razones


expuestas en la parte motiva.

3º. No condenar en costas a la parte demandante.

4º. En firme esta providencia, archívense las diligencias, previas las


constancias y anotaciones que sean menester.

Notifíquese y cúmplase.

Este proyecto fue estudiado y aprobado en sala de la fecha.

CARMELO PERDOMO CUÉTER

SANDRA LISSET IBARRA VÉLEZ CÉSAR PALOMINO CORTÉS

Relatoria JORM

20