Sie sind auf Seite 1von 7

Universidad Nacional Autónoma de México

Facultad de Filosofía y Letras


Colegio de Literatura Dramática y Teatro

EDWARDO CAMACHO

Teorías Escénicas 1

Profesor: Dr. Armando Partida

LA ESCENA MEDIEVAL

El teatro de cualquier época tiene como punto de partida el registro en papel de lo

que se va a escenificar, dado que de esta manera es como puede trascender en el

tiempo, por ejemplo el texto o la dramaturgia se materializarán en la escena.

El teatro de la Edad Media no fue como hoy lo concebimos, a nivel de

escritura no existían los textos dramáticos formales, su corte era completamente

profano y religioso para tener un efecto moralizante en la sociedad; nace de los ritos

religiosos. Lo que sí se escribían eran misterios, moralidades y milagros, la intención

era recrear las narraciones bíblicas. De acuerdo con Silvio D’amico (1961), el único

drama entero que llegó hasta nosotros fue Christus patiens.

Una de las mayores exponentes del teatro medieval fue Hrosvita de

Gandersheim, una monja que se encargó de escribir algunas comedias sobre la

castidad en los pecadores redimidos. Como menciona Jimenez & Ceballos (1985,

pág. 20), ella misma explica a sus hermanas sus temas devotos:

1
Edwardo Camacho. LA ESCENA MEDIEVAL

Hay muchos católicos, y nosotras mismas no podemos eximirnos enteramente de la

imputación, que, atraídos por la pulida elegancia del estilo de los autores paganos,

prefieren sus obras a las Sagradas Escrituras. Hay otros que aunque están

profundamente apegados a los escritos santos y no tienen ninguna relación con la

mayoría de las producciones paganas, hacen una excepción en favor de Terencio,

y, fascinados por el encanto de la manera, se arriesgan a ser corrompidos por la

perversidad del asunto.

(Jimenez & Ceballos, 1985)

El propósito general de este tipo de teatro fue evangelizar, de hecho los primeros

sitios en los que se llevaban a cabo las representaciones eran iglesias, dado que en

esta época los edificios teatrales no existían. Sus representaciones se

desprendieron de la homilía sagrada cuando se empezó a dialogar con los

estudiantes (D'amico, 1961, pág. 134).

Un elemento característico de las representaciones escénicas de esta época

es la escena simultánea, eran varias zonas escénicas a la vez que permitían jugar

con el tiempo. Ésta se dividía en tres compartimentos que cada uno tenía su puerta

de acceso. Algunas zonas fungían como lugares del infierno, huertos, montes,

sepulcros y cielos.

En cambio, la plena libertad de errar en el tiempo y en el espacio ofrecía al autor

medieval la posibilidad de mostrar todo lo que quería, de hacer que todos los

acontecimientos ocurrieran a la vista del espectador, en suma, de hacer un teatro no

ya tan narrado, sino efectivamente actuado.

(D'amico, 1961, pág. 144)

2
Edwardo Camacho. LA ESCENA MEDIEVAL

Planta del escenario medieval simultáneo.

Imagen recuperada de Jimenez & Ceballos, 1985, pp. 22.

En Inglaterra se utilizaron escenarios circulares y semicirculares, en el centro se

representaban los misterios y los espectadores se sentaban alrededor en unos

bancos.

3
Edwardo Camacho. LA ESCENA MEDIEVAL

Imagen recuperada de Jimenez & Ceballos, 1985, pp. 24.

Las mansiones fueron los espacios escénicos más representativos del teatro

medieval, dado que eran unas plataformas decoradas en línea recta. Cada mansión

representaba un lugar distinto para los efectos de la narración dramática y llegaron

a alcanzar una longitud de hasta cien metros (Jimenez & Ceballos, 1985, pág. 25).

4
Edwardo Camacho. LA ESCENA MEDIEVAL

Imagen recuperada de Jimenez & Ceballos, 1985, pp. 25.

Las plataformas medievales tenían varias mansiones que representaban el cielo, el

infierno y el purgatorio, las diferencias dependían de las narraciones a representar;

en la imagen de arriba podemos apreciar que del lado derecho está el infierno y del

izquierdo está el cielo.

Además de las mansiones fijas había unas parecidas que tenían ruedas

debajo de las plataformas, se les conocían como carros triunfales (Jimenez &

Ceballos, 1985, pág. 27). Como menciona D’amico (1961, pág. 143), el escenario

medieval no representa un lugar, representa el universo; es decir, muchos lugares,

y no uno después del otro, sino ofreciéndolos todos […] a la vista del espectador.

Imagen recuperada de Jimenez & Ceballos, 1985, pp. 27.

El sistema de escenificación múltiple o montaje simultáneo fue una de las

contribuciones medievales al teatro. […] se fue adoptando otro artificio mediante el

cual las mansiones se colocaban sobre plataformas con ruedas (a las que llamaban

5
Edwardo Camacho. LA ESCENA MEDIEVAL

Carros Triunfales) y se llevaban de un grupo a otro de espectadores. Forma

Trashumante de teatro con reminiscencias de Tespis, y antecedentes de las carretas

españolas.

(Jimenez & Ceballos, 1985, págs. 26-27)

Respecto a los actores de esta época se dice que de forma primitiva el sacerdote

fue quien ejecutaba la actuación (D'amico, 1961, pág. 138) de personajes, se puede

decir que eran alegorías, por ejemplo, la avaricia, la lujuria, la vanidad, etc. Los

actores no eran profesionales, eran personas reclutadas sin fines de lucro, todos

eran hombres y hacían a todos los personajes, incluidos los femeninos. Los actores

se prestaban al oficio por el amor de Dios; a lo más, se les indemnizaba por gastos

hechos o por el jornal de trabajo perdido; o bien se les daba comida y bebida

(D'amico, 1961, pág. 144).

Otros elementos escénicos de importancia era la música, las manifestaciones

canónicas y culturales de los dramas litúrgicos habían comenzado a utilizar la

música como un elemento necesario, uno de los mayores ejemplos es el Misterio

del Elche, en él se aprecia todo un espectáculo visual que contiene mecanismos

que suben y bajan a los actores mientras toda la escena va acompañada de

ambientación musical.

Como se puede apreciar, en teatro medieval había mucha espectacularidad

en las representaciones, ya se tenía conciencia de la producción masiva que se

necesitaba para ejercer el culto de forma artística. Sus mecanismos como la

maquinaria que ocupaban los ejecutantes, los grandes instrumentos musicales, la

iluminación con velas en las iglesias hacían que lo mítico cobrara forma en el ritual.

6
Edwardo Camacho. LA ESCENA MEDIEVAL

Lo valioso de este teatro, como en el teatro actual, es que le apostaba a tener

injerencia en su sociedad y no se conformaba sólo con sorprender o entretener a

quien lo presenciaba.

BIBLIOGRAFÍA

D'amico, Silvio. (1961). Historia del teatro dramático (Vol. I). México: Manuales
Uteha.

Jimenez, S., & Ceballos, E. (1985). Técnicas y teorías de la dirección escénica


(Vol. I). México: UNAM.