You are on page 1of 188

1

2
3
4
CONSEJO EDITOR

Dr. Julio Alegre Orihuela


Universidad Nacional Agraria La Molina
Departamento de Suelos

Ing. MS. Braulio La Torre


Universidad Nacional Agraria La Molina
Departamento de Suelos

Dr. Miguel Ara Gómez


Universidad Nacional Mayor de San Marcos (IVITA)

Ing. MS. Luís Zúñiga Cernades


Instituto de Cultivos Tropicales

Ing. MS. Enrique Arévalo Gardini


Instituto Cultivos Tropicales

Ilustraciones, compaginación y distribución editorial Sra. Jesús Gutiérrez Departamento Académico


de Suelos, Universidad Nacional Agraria La Molina y
Sra. Silvia Santander del Instituto Cultivos Tropicales
(Tarapoto, San Martín)

5
6
PRESENTACION

El comité organizador del XI congreso Nacional y IV Internacional de la Ciencia del Suelo. “Suelos:
Agricultura Sustentable, Biodiversidad y Agroforesteria para el Desarrollo Rural” bajo el auspicio del
Instituto de Cultivos Tropicales (ICT) y la sociedad Peruana de la ciencia del suelo a sintetizado en estas
memorias los trabajos científicos de especialistas nacionales e internacionales de la ciencia del suelo. Se
enfatiza en el manejo de los suelos conservando la agrobiodiversidad tanto de cultivos, pastos, forestales
y sistemas agroforestales para un desarrollo rural sustentable.

Se encontraran temas de fertilidad de suelos, donde los macronutientes y micronutrientes juegan un rol
importante en la nutrición de las plantas. Se incluyen temas de biodiversidad del suelo y el rol principal
de los microorganismos y macroorganismos en la descomposición de la materia orgánica y servicios
dentro de los diversos ecosistemas como reciclaje de nutrientes, reducción de gases efecto invernadero,
contaminación etc. Se enfatiza la biodiversidad de suelos en sistema agroforestales en donde el sistema
de cacao y café como cultivos eje vienen siendo promovidos en la amazonia peruana.
La evaluación de suelos mediante sistemas de clasificación y análisis químicos usando técnicas de
laboratorio están descritos en algunos trabajos de varias regiones del Perú y algunos suelos de Brasil,
Estados Unidos y México. También se incluye una guía muy sencilla de evaluación visual de los suelos que
ha sido validado en 7 países de Latinoamérica por la FAO y que en un futuro será validado en Perú.

Además se discuten temas de pobreza rural y como la sociedad científica puede reducir este problema
mundial. Se incluye también temas de conservación del medio ambiente y de cambio climático como
la evaluación del secuestramiento de carbono y como recuperar suelos degradados mediante sistemas
agroforestales.

Estas memorias son el aporte de muchos expertos nacionales e internacionales y se les quiere agradecer
por los esfuerzos que han realizado para mostrando sus experiencias y que siguiendo las pautas del
estudio del milenio podamos reducir los problemas de hambruna y pobreza en el mundo.

Dr. Julio Alegre Orihuela


Presidente de la Sociedad Peruana de la
Ciencia del Suelo

7
8
CONTENIDO

Presentación

Tema 1. Biodiversidad del suelo: Microbiología y Macrofauna de Suelos

Tema 2. Desarrollo de Sistemas Integrados de Recursos Naturales, Medio Ambiente y recuperación de


suelos Degradados

Tema 3: Fertilidad Física y Química de Suelos

Tema 4. Clasificación y Manejo y Conservación de Suelos

Tema 5: Misceláneos

9
10
XI CONGRESO NACIONAL Y IV INTERNACIONAL DE LA CIENCIA DEL SUELO
“Suelos: Agricultura Sustentable, Biodiversidad
y Agroforestería para el Desarrollo Rural”
San Martín, Tarapoto16 – 21 noviembre 2008.

AUDITORIO CASA DEL MAESTRO


Jr. San Martín 373-377

DOMINGO 16/11/2008

15:00 - 17:00 Inscripciones.


17:00 - 18:00 Inauguración Oficial.
18:00 - 19:30 Cóctel de Bienvenida.

LUNES 17/11/2008

08:00 - 08:30 Inscripciones Congreso – Pago Membresía SPCS.


08:30 - 09:00 Apertura oficial: Presidente SPCS y autoridades regionales.
09:00 - 10:15 CONFERENCIA MAGISTRAL
Rol de los Micronutrientes para una Agricultura Sustentable
Ph. D. Virupax, C. Baligar – USDA-ARS - EEUU
10:15 - 11:00 CONFERENCIA PUNTUAL
Manejo de los Nutrientes en Sistemas de café y cacao en Suelos Tropicales
Dr. Oscar Loli Figueroa – Jefe del Departamento de Suelos UNALM - Lima – Perú
11:00 - 11:30 Receso
11:30 - 12:15 Dra. Lina Lindell. – Universidad de Kalmar -Suecia.
Los efectos de la agricultura de tala y quema sobre la fertilidad de los suelos de la
Amazonia sub Andina – Perú
12:15 - 01:00 Dr. Rueda Luna – Universidad Autónoma de Puebla – México
Niveles de Extracción de N total, P, K, en cultivos de Brócoli (Brassica oleracea var.
Itálica, PLENK)
01:00 - 02:30 ALMUERZO
02:30 - 02:50 Ing. Ángel Luis Tuesta Pinedo. Instituto de Cultivos Tropicales ICT/NAS – USDA/ARS.
Perú.
Niveles de Fertilización Orgánica en Sacha Inchi (Plukenetia volubilis L.), bajo
condiciones de suelo ácido de San Martin.
02:50 - 03:10 Ing. Carlos E. Cabudivo. Cooperación para el Desarrollo de la Amazonia CODEA.
Iquitos - Perú
Tasa de descomposición y liberación de biomasa foliar en plantaciones forestales,
Puerto Almendra, Loreto Perú.

11
03:10 - 03:30 Ing. M.Sc. Luis, Zúñiga Cernades. Instituto de Cultivos Tropicales. ICT/NAS – USDA/
ARS -Perú
Evaluación preliminar del Cadmio (Cd) en suelos tropicales y almendras de cacao.
(Theobroma cacao.L) en la región San Martín y Amazonas.
03:30 - 03:50 Ing. Carlos Rengifo – Universidad Nacional de San Martín UNSM – Perú.
Estado nutricional de los suelos en plantaciones de cacao, en Bellavista: problemática
y alternativas de solución.
03:50 - 04:10 Ing. M.Sc. Raúl Palomino – Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga.
Ayacucho. Perú. Respuesta del jengibre (Zingiber officinalis R.) a niveles de NPK y
guano de isla a 1500 msnm
Ayacucho
04:10 - 04:30 Ing. Sergio Valdivia Vega – Universidad Privada Antenor Orrego. Perú.
Ciclo del Nitrógeno en el agroecosistema de la caña de azúcar (Saccharum., spp. Cv.
H32-8560) irrigada con “agua de cachaza”.
04:30 - 05:00 Receso
05:00- 05:20 Ing. M.Sc. Fernando Puertas. Universidad Nacional del Centro del Perú – Huancayo
Establecimiento de cultivos de cobertura y extracción total de nutrientes en un
suelo del trópico húmedo en la amazonia peruana.
05:20- 06:00 Exhibición de Posters. Stand: Corp. Bioquímica Internacional; Merck Peruana S.A.
Mesa redonda (simultánea) Nutrientes Orgánicos e Inorgánicos:
Dra. Carmen Felipe Morales, Casa Blanca – Pachacutec.
06:00- 07:30 Universidad Nacional de San Martín. UNSM. Perú.
Exhibición Cultural: Grupo de estudiantes. Danzas típicas de la amazonía peruana.

MARTES 18/11/2008.

08:00 - 08:30 Inscripciones Congreso – Pagos Membresía SPCS


08:30 - 09:00 Inscripciones y pagos para tour de campo
09:00 - 10:15 CONFERENCIA MAGISTRAL
El papel de la biodiversidad de suelos y como manejarla adecuadamente en
los sistemas Agrosilvopastoriles amazónicos.
Dr. Patrick Lavelle – Profesor de Suelos y Ecología, Universidad. Paris –
Francia.
10:15 - 11:00 CONFERENCIA PUNTUAL
Biodiversidad del suelo en sistemas de cacao en San Martín
Ing. M. Sc. Enrique Arévalo G – Instituto de Cultivos Tropicales, ICT/NAS -
USDA/ARS Perú
11:00 - 11:30 Receso
11:30 - 12:15 Ph.D. Marco Antonio, Marín Castro. Universidad Autónoma de Puebla,
México
Los hongos ecto-micorrizicos, generadores del recurso suelo, de la parte
poblana del Parque Nacional de Malintzi.
12:15 - 01:00 Ph.D. Pedro, O. Ruiz – Consultor, Centro Mundial de Agroforesteria – ICRAF –
Peru.
La Micorrizas: ¿Son importantes para los Sistemas Agroforestales de la
Amazonia?
01:00 - 02:30 ALMUERZO

12
02:30 - 02:50 Ing. M.Sc. Jorge Pérez – Servicios Medio Ambientales – Yurimaguas. Perú
Protección de sistemas agroforestales del ataque de defoliador de la hormiga
(Atta sp). En un Ultisol de Yurimaguas, Perú
02:50 - 03:10 Ing. M.Sc. Rafael Robles R.. Instituto de Cultivos Tropicales. ICT/NAS – USDA/
ARS Perú.
Influencia de dos sistemas de producción sobre el crecimiento de tres especies
forestales, tornillo (Cedrelinga cateniformes) capirona (Calicophyllum spruceanum)
y paliperro (Vitex pseudolia) en un Alfisol.
03:10 - 03:30 Ing. M.Sc. Hugo Huamani Yupanqui – Universidad Nacional Agraria de la Selva
UNAS. Perú.
Fuentes y niveles de materia orgánica en el rendimiento de dos cultivos secuenciales:
col china (Brassica sinensis L.) y fríjol (Phaseolus vulgaris L.) en Tingo María.
03:30 - 03:50 Ing. M.Sc. Rubén Munive Cerron – Universidad Nacional del Centro del Perú.
U.N.C.P. Huancayo.
Influencia de fitorreguladores hormonales en el crecimiento y rendimiento de
alcachofa (Cynara scolymus) bajo condiciones del Valle de Mantaro.
03:50 - 04:10 Ing. M.Sc. Guillermo Aguirre – Universidad Nacional Agraria, La Molina – UNALM.
Perú.
Reporte del Congreso Latinoamericano de la Ciencia del Suelo en León México
04:10 - 04:30 Ing. Sady García – Universidad Nacional Agraria, La Molina – UNALM. Perú
Biodiversidad del suelo en sistemas andinos.
04:30- 05:00 Receso
05:00- 05:20 Ing. Rolando Reyes Salazar – Palmas del Espino S.A. División de Plantación. - Perú.
Niveles óptimos foliares y fertilización de palma aceitera (Elais guinensis) en el Alto
Huallaga
05:20- 06:00 Exhibición de Posters. Stand: Corp. Bioquímica Internacional; Merck Peruana. S.A.
Mesa redonda (simultanea) Sistemas Agroforestales.
06:00- 07:30 Exhibición de Artesanías Nativas

MIERCOLES 19/11/2008

08:00 - 08:30 Inscripciones (Cena clausura).


08:30 - 09:00 Inscripciones tours-post tours (pagos de acuerdo al tours)
09:00 - 10:15 CONFERENCIA MAGISTRAL
Soil Fertility Evaluation And Control With Emphasis In The Ion Exchange Resin
Ph.D. Luis Ignácio Prochnow. International Plant Nutrition Institute – IPNI. – Brasil.
Piracicaba, Sao Paulo, Brasil.
10:15 - 11:00 CONFERENCIA PUNTUAL
Evaluación visual del suelo: Una herramienta práctica para medir sostenibilidad de
la agricultura.
Ph.D. José R. Benítes Jump – Director Ejecutivo INCAGRO – Perú.
11:00 - 11:30 Receso
11:30 - 12:15 Ph.D. José R. Davelouis Mc.Evoy - Asociación Peruana de Ingenieros Agrónomos
APIA – Lima
La pobreza rural en el Perú: Una solución científico – Práctica en el agro.
12:15 - 01:00 Ing. Gaspar Romero- Universidad Autónoma de Puebla – México
Efecto de Fertilizante y Pollinaza en el rendimiento de papa (Solanum tuberosus)
01:00 - 02:30 ALMUERZO.

13
02:30 - 02:50 Ing. Sergio Valdivia Salazar DANPER. TRUJILLO. SAC
Extracción de Macroelementos por el cultivo de Alcachofa (Cynara cardunculus L.
var. scolymus)(L.) en un suelo franco del valle del Virú.
02:50 - 03:10 Ing. Lily Tello Perazas – Universidad Nacional Agraria La Molina – UNALM. Perú
Evaluación de la eficiencia de fertilizantes cristalizados y mezclas físicas en un suelo
Entisol de la costa del Perú.
03:10 - 03:30 Quim. Carlos Alvarado V - Instituto de Cultivos Tropicales. ICT/NAS – USDA/ARS.
INCAGRO.
Caracterización preliminar de suelos en bosques secundarios de la amazonia
peruana como indicador de cacao (theobroma cacao) silvestre.
03:30 - 03:50 Ing. M.Sc. Luis, Zúñiga Cernades. Instituto de Cultivos Tropicales. ICT/NAS – USDA/
ARS. Perú
Respuesta a la aplicación de guano de isla, roca fosfórica, y sulfato de potasio en una
plantación de cacao (Theobroma cacao. L) hibrida y clonal (CCN-51)
03:50 - 04:10 Ing. M. Cerón – Universidad Nacional de San Marcos – UNSM - Perú
Caracterización preliminar de los suelos de Pozuzo, Pasco. Perú.
04:10 - 04:30 Ing. Astriht Ruiz Ríos – Universidad Nacional de San Martín – UNSM – Tarapoto –
Perú.
Micro propagación y Determinación Cromosómica del genero Croton productor de
Látex
04:30- 05:00 Receso
05:00- 05:20 Ing. M.Sc. Ruby Vega Ravello. Universidad Nacional Agraria La Molina – UNALM.
Perú.
Efecto de las fuentes fosfatadas en la producción de esparrago blanco (Asparagus
officinalis) en un aridisol bajo sistema de fertirrigación.
05:20- 05: 40 Ing. M.Sc. Beto Pashanasi Universidad Nacional de la Amazonía Peruana – UNAP.
Crecimiento de árboles maderables de tornillo (Cedrelinga catenaeformis) capirona
(Calliycophyllum spruceanum) y bolaina (Guazuma crinita) en asociación con
cultivos anuales
05:40- 06:30 Exhibición de Posters, Stand: Corp. Bioquímica Internacional; Merck Peruana. S.A.
Mesa redonda (simultanea) : Sistemas de cacao y otros sistemas perennes.
Ing. M.Sc. Luis Zúñiga – ICT/NAS- CICAD/OEA – San Martín – Perú.
06:30- 07:30 Cena de Confraternidad (en función de inscripción)

JUEVES 20/11/2008

08:00 – 07:00 Día de campo, Salida a diferentes tours de campo con almuerzo en el trayecto.
Tour 1: Salida 8:00 am – Regreso 5:00 pm
Estación Experimental de ICT/NAS- CICAD/OEA – USDA/ARS y campos
Estación Experimental del INIA – Porvenir – Juan Guerra – Tarapoto
Tour 2: Salida 8:00 am – Regreso 5:00 pm
Agricultores orgánicos de café y cacao y otros sistemas de uso de la tierra
Tour 3: Salida 7:00 am – Regreso 7:00 pm
Moyobamba: Sistemas de Arroz, Ganadería.
Tour 4: Salida 5:30 am – Regreso 7:00 pm
Yurimaguas (trópico húmedo, Amazónico): Visita de sistemas Agorforestales – INIA
Sistemas Agroforestales y Ganaderia – Universidad de la Amazonia Peruana
Sistemas de Pijuayo (Bactris gasipaes) – Palmito con agricultores locales. INIA

14
VIERNES 21/11/2008

08:00 - 08:30 Inscripciones


08:30 - 09:00 Inscripciones post tours
09:00 - 10:15 CONFERENCIA MAGISTRAL
El Manejo de sistemas agroforestales para la recuperación de los suelos y la
generación de servicios medio ambientales.
Ph.D. Julio Alegre – Profesor Universidad Nacional Agraria La Molina- UNALM - Perú
10:15 - 11:00 CONFERENCIA PUNTUAL
Sistemas de producción del pijuayo (Bactris gassipae) y bolaina en la Amazonia
Peruana
Ing. Julio Ugarte – Centro Mundial de Agroforesteria - ICRAF – Perú.
11:00 - 11:30 Receso
11:30 - 12:15 Ph.D. Luis Ignácio Prochnow. International Plant Nutrition Institute – IPNI. – Brasil.
Piracicaba, Sao Paulo, Brasil.
Production And Agronomic Effectiveness Of P Fertilizers To Improve The Use Of
phospate rocks.
12:15 - 01:00 Ph.D. Valdemar Medina. Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa. - Perú.
Calidad de materia orgánica en suelos de la irrigación majes, Arequipa – Perú.
01:00 - 02:30 ALMUERZO.
02:30 - 02:50 Ing. Tulio Medina – Instituto Nacional de Innovación Agraria. INIA – Lima. Perú
Agrobiodiversidad domesticación y clasificación tradicional de los suelos.
02:50 - 03:10 Ing. A. Trujillo – Universidad Nacional San Marcos – Lima. Perú
Caracterización mineralógica de los suelos del Valle del Río Chanchay – Lambayeque
por difractometria de rayos x y espectroscopia Mossbauer.
03:10 - 03:30 Ing. M. Mejía – Universidad Nacional San Marcos – Lima. Perú
Caracterización elemental de suelos por fluorescencia de rayos de energía
dispersiva.
03:30 - 03:50 Ing. Luis Yocya Fiestas. – Universidad Pedro Ruiz Gallo – Lambayeque Perú
Corrección atmosférica de las imágenes AVHRR del Satélite NOAA, aplicados a la
agricultura y sequía de la Costa Norte del Perú.
03:50 - 04:10 Ing. Julio Nazario – Universidad Nacional Agraria La Molina – UNALM - Perú
Clasificación de suelos como una herramienta para el manejo de los suelos.
04:10 - 04:30 Ing M.Sc. Alfonso Pablo Huerta Fernández – Consejo Nacional de Ciencia y
Tecnología. Perú
Los suelos y aptitud productiva agropecuaria de la provincia de Oxapampa.
04:30- 05:00 Receso
05: 00- 05:20 Ing M.Sc. Edgardo Alaluna Gutierrez - Molinos & Cía. S.A. Cañete – Perú.
Efecto de la fertilización con magnesio, azufre y zinc en maíz amarillo duro en
Quilmaná Cañete.
05:20 – 05:40 Exhibición de Posters, Stand: Corp. Bioquímica Internacional; Merck Peruana. S.A.
05:40 - 06:30 Sesión de la Sociedad Peruana de la Ciencia del Suelo.
06:30- 07:00 CLAUSURA DEL CONGRESO

15
16
CONTENIDO AUTO ORGANIZACIÒN Y FUNCIONAMIENTO DEL SUELO:

UN CONCEPTO CLAVE PARA ENTENDER EL PAPEL DE LA BIODIVERSIDAD Y


MANEJARLA ADECUADAMENTE EN LOS SISTEMAS AGRO-SILVOPASTORILES
AMAZONICOS

Patrick LAVELLE

Institut de Recherche sur le Développement


Museu Paraense Emilio Goeldi
CIAT-Colombia

La formación y dinámica de los suelos son el resultado de las interacciones entre el clima, la roca madre y los
organismos. Este paradigma fue formulado hace mas de 100 años por Dokuchaev y aunque actualmente
es aceptado por todos los especialistas de suelos, no ha sido realmente puesto en práctica al manejar los
suelos. Tanto los científicos como los usuarios de la tierra, agricultores, ganaderos o madereros, abordan
el suelo con enfoques demasiado específicos o tan solo monodisciplinarios; esa visión simplificada del
suelo no toma en cuenta sus múltiples naturalezas y funciones y tampoco logra evitar la inexorable
degradación de este recurso, tal como lo indican cruelmente las estadísticas (WRI, 2003). Es un reto
urgente entender el funcionamiento del suelo y poner en práctica el modelo básico de Dokuchaev para
diseñar técnicas de uso del suelo que sean realmente sostenibles, en las cuales el mantenimiento de la
biodiversidad es el primer e imprescindible paso.

En este trabajo, mostramos primero cómo el manejo “convencional” dominante, puede rápidamente
conducir a la degradación de los suelos; Basándonos en la literatura científica disponible, mostramos
también cómo la pérdida de biodiversidad en la fauna de los invertebrados -reales ingenieros del
ecosistema-, se relaciona con pérdidas de funciones microbianas y de los diferentes servicios ambientales
producidos por el suelo, que se manifiesta con un deterioro progresivo en la producción de alimentos o
fibras.

Presentamos aquí un modelo general de funcionamiento del suelo, que se desarrolla según la idea
primitiva de Dokuchaev, utilizando la teoría de la auto-organización (Kaufman, 1992; Perry, 1995).
Mostramos al suelo organizado en sub-sistemas formados de estructuras hechas con los elementos
minerales y de organismos que las habitan y/o las construyen, a diferentes escalas discretas. Estas
abarcan desde los micro-agregados formados por las colonias bacterianas, hasta las grandes unidades
(catenas de suelos y mosaicos de vegetación) observadas en el paisaje. Mostramos el funcionamiento
de estos sistemas, organizados como los engranes de un reloj mecánico, que en las más grandes escalas
producen una gran variedad de servicios ambientales, que mantienen los ecosistemas y pueden también
sostener a sus usuarios humanos. Explicamos también como un deterioro en cualquiera de los sistemas
auto organizados a una escala (los engranes) o la falta de interacciones biológicas, tróficas o no troficas,
(asimilado al “engrasado” entre engranes) entre ellos, puede disminuir progresivamente la eficiencia del
sistema completo, a veces en formas rápidas y hasta catastróficas.

Concluimos este trabajo con una reflexión sobre las opciones prácticas y las herramientas de monitoreo
que se tienen actualmente para implementar una gestión de suelos que permita satisfacer las necesidades
de los usuarios en una forma sostenible, no destructiva.

17
El inexorable deterioro de los suelos

Los suelos producen la mayoría de los servicios ambientales necesarios para el mantenimiento de los
ecosistemas y de las poblaciones humanas que viven de ellos. La producción de alimentos, fibras y otros
productos vegetales es la función más visible y manejada. Esa misma función se basa en otros dos grandes
procesos llevados a cabo en el suelo, el reciclaje de los nutrientes y la infiltración y almacenamiento del
agua. A esas tres funciones se añade la acumulación a corto y largo plazo de la materia orgánica, que
tiene un fuerte impacto sobre la regulación del clima. Se sabe que de las 5 Gt de C emitidas anualmente
por la combustión de los carburantes fósiles, 1.5 Gt están siendo actualmente absorbidos por los suelos
y la biomasa (MEA, 2005).

Las estadísticas del WRI reportan que, en el año 2003, el 66% de las tierras cultivadas en el mundo sufrieron
alguna degradación, calificada de severa o muy severa en 26% de ellas. En Amazonia, la degradación de
los suelos es una preocupación constante (Alegre et al., 1990). El caso de la degradación de los pastizales
por ejemplo, ha sido bien documentado. Con la carga de animales, a veces exagerada, aunque sea por
temporadas cortas, los suelos tienden a compactarse (Elsenbeer et al., 1999), con efectos significativos
sobre la dinámica del agua. Mendonça-Santos et al. (2006) por ejemplo, indican que la taza de infiltración
del agua, de 5.82 Ko (mm/h) bajo la vegetación nativa en “latossolos amarelos” (FAO ferralsols), ¨se reduce
hasta 0.52 en pastizales, pero puede también alcanzar 15.00 mm/h en las “terras pretas” heredadas de
antiguas prácticas indígenas. Una pérdida en la biodiversidad de los organismos del suelo siempre se
observa cuando el manejo del suelo disminuye la diversidad de las plantas o la abundancia de los recursos
en materia orgánica y cuando el trabajo físico del suelo destruye los habitats (Moreira et al., 2006); esa
disminución es preocupante porque significa un deterioro de los sistemas auto organizados, llevando en
algunos casos a deterioros espectaculares del suelo a gran escala (Chauvel et al., 1999).

Estos resultados muestran que mientras muchas prácticas convencionales pueden tener efectos muy
negativos sobre las funciones ecológicas de los suelos amazónicos, un manejo integrado del suelo puede,
por el contrario, mejorar sus diferentes funciones.

Un modelo multifuncional del suelo

El manejo “convencional” de los suelos fue diseñado en la época de la revolución verde, en la segunda
mitad del siglo XX. Ese tipo de manejo, totalmente enfocado a optimizar la función de producción de los
suelos, permitió responder positivamente al formidable reto de reducir el hambre, al mismo tiempo que
la población humana se duplicaba cada 30 años. Esto se hizo básicamente considerando el suelo como un
sustrato inerte que había que labrar para mantener condiciones físicas aceptables y eliminar las malezas
que se obstinaban en crecer; Los abonos químicos reemplazaban la lenta y escasa liberación de nutrientes
por los procesos de reciclaje; las semillas seleccionadas con sofisticadas técnicas podían aprovecharse
con niveles de nutrientes jamás alcanzables en los suelos naturales; pesticidas que trataban de controlar
las plagas estimuladas por la presencia en grandes densidades de las especies de plantas que mas les
gustaban, mientras que los predadores y competidores naturales estaban debilitados por el cambio
drástico de su medio ambiente. Sin embargo, es muy evidente ahora que el incremento espectacular de
los rendimientos se acompañó también de un deterioro a veces muy intenso de las demás funciones del
suelo, por no considerar a las comunidades naturales de micro y macro-organismos en sus opciones de
manejo.

18
los Se ha visto en el contexto de la Amazonia, que la presencia de la lombriz invasora Pontoscolex
corethrurus que biológicaerosióny que se ve efecto galerías y la deforestación fuerte disminución
de la fauna de termitas y hormigas con efectos descompactantes sobre el suelo, producen función
compactación una compactación espectacular del suelo, la formación de horizontes anaeróbicos en el
suelo desde los 10 cm. de profundidad, hasta casi un metro así como la formación de una costra dura e
casi impermeable en la superficie de los arcillosos. Como consecuencia aparecen áreas desnudas grandes
sin vegetación como manchas en forma significativa. a Este ejemplo ilustra la relación entre varios tipos
de procesos (biológicos y físicos en este caso), entre diferentes tipos de organismos (los ingenieros del
ecosistema con las raíces y los micro-organismos) y a través de diferentes escalas, cuando la acumulación
de actividades a pequeña escala (la producción de turrículos compactos por la lombriz), tiene efectos
emergentes en la escala superior de la parcela.

Estos sistemas de interacciones del suelo tienen las propiedades de los sistemas auto organizados tal
como lo definen Kaufman (1992) y Perry (1995), mismas que cumplen 5 propiedades esenciales:

1. Están caracterizados por un orden en donde el desorden parecería ser esperado: la organización de los
horizontes del suelo, la distribución de los poros entre clases de tamaño y su arreglo espacial, la estructura
de las comunidades de invertebrados y micro organismos son algunos de los numerosos ejemplos de
estructuras en los suelos;

2. En el suelo, las estructuras y los procesos se refuerzan mutuamente; es el caso por ejemplo del
mantenimiento de la porosidad estructural del suelo por los invertebrados y las raíces, que estimula sus
propias actividades, con retroalimentación positiva sobre el mantenimiento de condiciones adecuadas
de porosidad del suelo;

3. Los sistemas auto organizados en el suelo a diferentes escalas, mantienen orden dentro de las fronteras
en las cuales se desarollan éstas interacciones. Observaciones específicas tienden a mostrar que los
dominios funcionales de los ingenieros del ecosistema del suelo, es decir el volúmen de suelo que ellos
modelan por sus actividades (Lavelle et al., 2004), tiene límites conocidos que pueden estar identificados
por la observación de secciones finas de suelo, o indirectamente al mirar firmas espectrométricas
específicas de los macro agregados del suelo usando NIRS, espectrofotometría de reflexión de infrarojo
cercano, por ejemplo (Hedde et al., 2005).A una escala mas grande, las poblaciones de lombrices de tierra,
termitas o raíces están a menudo distribuidas en manchas dentro de las cuales el suelo tiene propiedades
y funciones notablemente específicas (Loranger et al., 1998; Lavelle and Spain, 2006) Los servicios
ambientales son propiedades emergentes en la escala de la parcela o del paisaje, de múltiples procesos,
que actúan a escalas mucho mas pequeñas, en los cuales los invertebrados y microorganismos del suelo
estan involucrados. Estos procesos estan implementados por sistemas de interacciones biológicas que se
desarollan a un número limitado de escalas discretas (Fig. 1, Lavelle et al., 2004).

4. Lejos del equilibrio, estos sistemas auto organizados están en un estado de meta-equilibrio:
experimentos de Barros et al. (2001), en suelos amazónicos, muestran que el funcionamiento físico
del suelo puede ser profundamente modificado cuando una perturbación modifica la actividad de los
invertebrados. Especies invasoras por ejemplo, pueden estimular fuertemente una función a expensas
de otras (por ej. Al producir estructuras compactas de gran tamaño o al mineralizar la materia orgánica
antes acumulada en las capas húmicas del suelo) de una forma que no permite que el ecosistema
sostenga su equilibrio dinámico (Migge-Cleian et al., 2006). Cuando técnicas agresivas de uso de la tierra
destruyen estas estructuras, las condiciones ambientales que ellas mantenían en sus esferas de influencia

19
pueden cambiar drásticamente; un ejemplo es la desaparición del control ejercido por las comunidades
de nemátodos del suelo sobre las mas agresivas especies fitoparásitas cuando se aplican nematicidas,
dejándolas sin competidores (Lavelle et al., 2004).

5. Finalmente, los sistemas naturales pueden estar considerados como una jerarquía de sistemas auto
organizados encajados unos dentro de otros, estabilizada por relaciones de cooperación enfocadas en
fronteras espaciales y temporales. El funcionamiento del suelo está considerado asi como una cadena
que relaciona procesos rápidos a pequeña escala con procesos mas lentos a escalas progresivamente
mas largas.
La analogía con máquinas esta basada en la observación de escalas discretas para las interacciones en
el suelo. Esa visión lleva a invalidar modelos que presentan el funcionamiento del suelo como una red
compleja de interacciones con organización estocástica.

Figura 1: Sistemas auto organizados a diferentes escalas interactuando entre escalas para la provisión de
servicios ambientales (Lavelle et al., 2004).

El manejo agro ecológico de los suelos

Amazonia es una zona muy especial del trópico en donde la diversidad de los sistemas agrosilvopastoriles
implementados es muy grande, así como la intensidad de la experimentación y de la innovación empujada
por múltiples proyectos institucionales o de ONG’s. Es también una zona de mega diversidad que pone
muchos retos a las actividades agro pecuarias. Es imprescindible conocer primero la biodiversidad para
poder manejarla. Los 5 paneles de este seminario abarcan las diferentes etapas del proceso, desde el
conocimiento de la biodiversidad (1) y de sus funciones ecológicas (2), hasta la evaluación de las
amenazas que sufre (3), las metodologías para evaluarla (4) y finalmente el manejo adecuado de este
complejo recurso.
El modelo propuesto puede servir como marco general para estas reflexiones, mientras los estudios de
casos contemplados y su aplicación (poniéndolo a prueba) ayudarán a adaptarlo y mejorarlo.

20
REFERENCIAS

Alegre, J.C., D.K. Cassel, and D.E. Bandy. 1990. Effects of land-clearing method and soil management on crop
production on the Amazon. Field Crops Research 24:131-141.
Barros, E., P. Curmi, V. Hallaire, A. Chauvel, and P. Lavelle. 2001. The role of macrofaune in the transformation
and reversibility of soil structure of an oxisol in the process of forest to pasture conversion. Geoderma
100:193-213.
Barros, E., Gimaldi, M., Sarrazin, M., Chauvel, A., Mitja, D., Desjardins, T., Lavelle, P., 2004- Soil physical degradation and
changes in macrofaunal communities in Central Amazon. Applied Soil Ecology, 26: 157-168.
Chauvel, A., M. Grimaldi, E. Barros, E. Blanchart, T. Desjardins, M. Sarrazin, and P. Lavelle 1999. Pasture degradation
by an Amazonian earthworm. Nature 389:32-33.
Elsenbeer, H., Newton, B.E., Dunne, T., Moraes, J.M. de, 1999. Soil hydraulic conductivities of latosols under
pasture, forest and teak in Rondonia, Brazil. Hydrological processes, 13, 1417-1422.
Hedde, M., P. Lavelle, R. Joffre, J.J. Jimenez , and T. Decaëns. 2005. Specific functional signature in soil macro-
invertebrate biostructures. Functional Ecology 19:783-795.
Kauffman, S.A. 1993. The Origins of Order Oxford University Press, Oxford.
Lavelle, P., M. Blouin, J. Boyer, P. Cadet, D. Laffray, A.T. Pham-Thi, G. Reversat, W.H. Settle, and Y. Zuily-Fodil. 2004.
Plant Parasite control and soil fauna diversity. C.R. Biologies:629-638.
Loranger, G., J.F. Ponge, E. Blanchart, and P. Lavelle. 1998. Impact of earthworms on the diversity of microarthropods
in a vertisol (Martinique). Biol Fertil Soils 27:21-26.
Perry, D.A. 1995. Self-organizing systems across scales. TREE 10:241-245.
Lavelle, P., and E. Lapied. 2004. Endangered earthworms of Amazonia. Pedobiologia 47:419-427.
Lavelle, P., and A.V. Spain. 2006. Soil Ecology Kluwer Scientific Publications, Amsterdam.
Moreira, F.M.S., J.O. Siqueira, and L. Brussaard. 2006. Soil Biodiversity in Amazonian and other Brazilian ecosystems.
Cab International, Wallingford, UK.
Mendonça-Santos, M.L., H.G. Santos dos, M.R. Coelho, A.C.C. bernardi, P.L.O.A. Machado, C.V. manzatto, and E.C.C.
Fidalgo. 2006. Soil and Land Use in Brazilian Amazon, p. 13-42, In F. M. S. Moreira, Siqueira, J.O., Brussaard,
L., ed. Soil Biodiversity in Amazonian and Other Brazilian Ecosystems. CAB International, Wallingford, UK.
Migge-Kleian, S., M.A. Mc Lean, J.C. Maerz, and L. Henegham. 2006. The influence of invasive earthworms on
indigenous fauna in ecosystems previously uninhabited by earthworms. Biological Invasions, 90, 21-29.

21
Micronutrients for Sustainable Agriculture

Baligar, V. C1. ; Arevalo, G. E.2; Alegre, J. C3 ; Loli Figueroa, O. O3;


and Zúñiga, C.L.2
1
USDA-ARS-Beltsville Agricultural Research Center, Beltsville, MD. USA Baligar@ars.usda.gov
2
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS), Jr. Santa María No 241, Banda de Shilcayo,
Tarapoto, Perú, e.arevalo.ict@terra.com.pe,
3
Universidad Nacional Agraria La Molina, Facultad de Agronomía, Departamento Académico de Suelos y
Departamento Académico de Fitotecnia, Lima, Perú, jalegre@lamolina.edu.pe, ololi@lamolina.edu.pe

ABSTRACT

The micronutrients essential for plant growth and reproduction are boron (B), copper (Cu), iron (Fe),
manganese (Mn), molybdenum (Mo) and zinc (Zn). These are referred as minor or trace metals.
Micronutrient deficiencies in crop plants are wide spread in many ecological regions of the world.
Micronutrient deficiency is major cause of yield decline in many parts of the world. It has been estimated
that close to 4 billion ha of the world’s ice free land area is subjected to mineral stresses for plants, with
14% of this area is being subjected to potential micronutrient stresses. Micro nutrient deficiencies are
wide spread in Ultisols, Oxisols, Entisols, Mollisols, and Aridisols soils of the world and these are the major
soil groups used for food production around the world.
Climatic factors (hot humid climate), excessive erosion, leaching and run-off of nutrients, bad
management practices (lack of fertilizer and lime inputs, improper tillage practices, intensive cultivation),
excess removal of cations by harvested crops, loss of organic matter and lack of soil vegetative cover have
contributed to lowering of natural soil pH and fertility. Reduce use of organic matter, use of high purity
macro nutrient fertilizers, use of marginal lands for crop production and high demand of modern crop
cultivars has increased the incidence of micronutrient deficiency in crop plants.
Plant acquisition of micronutrients is affected by numerous soils, plant, microbial and environmental
factors. Soil parent material, mineral containing micronutrients and soil formation process influence
micronutrient availability to plants. Factors such as soil pH, redox potential, biological activity, soil
organic matter, cation-exchange capacity and clay contents are important in determining the availability
of micronutrient in soils. In soil adsorption and desorption process determine the bioavailability of
micronutrients. Soil pH influences solubility, concentration in soil solution, ionic forms and mobility of
micronutrients in soil, and consequently acquisition of these elements by plants. With exception of Mo
increasing soil pH decreases the availability of micronutrients. Soil organic matter (SOM) has influence
on increase, decrease and no effect on micronutrients availability to plants. Soil chemical, physical
and biological factors have profound influence on SOM’s decomposition and retention and release
of soil micronutrients. The availability of most micronutrients tends to decrease at low temperatures
and moisture contents because of reduced root activity and low rates of dissolution and diffusion of
nutrients. Temperature can affect mobilization/immobilization reactions to increase/ decrease solubility
of organically bound micronutrients and their acquisition by plants. Low soil temperature and high
water and /or poorly aerated conditions may enhance micronutrient deficiencies in plants. Oxidation
and reduction in soil affect availability of micronutrients. Excess water (flooding) increases reducing
conditions there by increases micronutrient toxicities to plants.
Micronutrient deficiencies and toxicities are wide spread in many crops throughout the world.
Micronutrients are essential for proper physiological and biological functions in plant. The deficiency

22
of essential micronutrients induce abnormal pigmentation, size and shape of plants tissue, reduces leaf
photosynthetic rates, and leads to various detrimental conditions. Specific deficiency symptoms appear
on all plant parts, but deficiency symptoms appear initially and primarily on upper leaves or leaf tips.
These symptoms could be confused with drought, disease, insect and other damage. There appears to
be critical concentration ranges of micronutrients exists in soil for plants to show deficiency or toxicity
symptoms
Micronutrient uptake by roots depends on nutrient concentrations at root surface, root absorption
capacity, and plant demand. Micronutrient acquisition includes dynamic process in which mineral
nutrients must be continuously replenished in soil solution from the soil solid phase and transported
to roots as uptake proceeds. Micronutrients transport to roots, absorption by roots, and translocation
from roots to shoots occurs simultaneously, which means that rate changes of one process will ultimately
influences other processes involved in uptake. Mass-flow, diffusion and root interception are the major
process by which ions move from bulk soil to roots. Mass flow is the passive transport of minerals to roots
as water moves through soil and occurs when solutes are transported to roots with convective flow of
water (soil solution) from soil. Diffusion is the process where ions move from region of high concentration
to region of low concentration. Root interception is another process where root surface comes in direct
contact with mineral nutrients. Large parts of the micronutrients are supplied to the plant roots are
mostly through the mass flow.
The interaction of soil and plant factors influences the process of mineral flux in the soil. The major soil
factors that influence mineral flux are concentrations of mineral ions on exchange sites and soil solution,
soil buffer capacity, diffusion coefficient, type of clay, soil structure, and nature of organic matter, water
content and temperature. Plant roots induces changes in the rhizosphere such as pH, reducing capacity,
redox potentials, and root exudates (organic acids, sugars, non proteinogenic amino acids, enzymes) that
mobilize sparingly soluble mineral nutrients. Inter-intra specific differences, climatic conditions such as
light, temperature and rainfall, insect and diseases in plants influence plant micronutrient use efficiency.
Cultural practices and other management practices also have impact on plants ability acquire mineral
nutrients.
The root rhizospehere is usually associated with fungi, bacteria. These microbes in association with roots
induce chemical and microbiological changes in the rhizophere that affect micronutrient availability.
Arbuscular mycorrhizal fungi (AMF) associated with roots improve host plant nutrition by improving the
acquisition of P, Zn, Cu and Fe.
The AMF accomplish this primarily by extension of root geometry. Soil microbes mineralize SOM there by
releasing large amounts of essential mineral nutrients. Micro organisms at root surfaces may also affect
root morphology (main root and root hair density, surface area), and subsequently enhance or reduce
mineral absorption.
Mineral nutrients in plant tissue increase resistance by maximizing the inherent resistance
of plants, facilitating disease escape through increased nutrient availability or stimulated plant growth,
and altering external environments to influence survival, germination and penetration of pathogens.
Micronutrient concentrations in plants are important in host ability to resist or tolerate infectious
pathogens. The factors by which plant resist pests include physical (surface properties, hairs, color),
mechanical (fibers, silicon), and chemical and / or biochemical (stimulants, toxins, repellants) properties.
Mineral nutrients can affect these factors to some degree.
Both organic and inorganic micronutrient sources are used to correct deficiencies in soil. Soil
application includes band or broadcast applications before planting or foliar sprays during vegetative
growth. Foliar applications are used to supply micronutrients more rapidly for correction of severe
deficiencies commonly induced during the early stages of growth and are temporary solution to the
problem. Soil testing is being used as diagnostic tools to evaluate status of soil for micronutrient reserve

23
and amount that is available for plants. Various foliar and plant tissues chemical diagnostic test have
been developed to determine elemental status (critical, sufficiency and toxic levels). These soil and plant
chemical analysis tests have helped to develop recommendation practices for soil and foliar application
of various sources of micronutrients.
Development of micronutrient-efficient and/ or tolerant-resistant genotypes appears
promising for improving future crop production. Additional information is needed to improve
micronutrient recommendations especially for determining long-term availability, and to evaluate
macronutrient fertilizer effects on micronutrient availability. Extensive coverage of this topic could be
found in the following publications.

Key words: trace element, essential, toxic levels, rhizosphere, arbuscular mycorrhizal

REFERENCES

Barber, S. A. (1995) Soil nutrient bioavailability: Mechanistic approach. 2nd Ed wiley New York.
Barker, A. V and D. J. Pilbeam (2007) Handbook of plant nutrition. CRC-Taylor& Francis, Boca Raton, Fl
Epstein, E and A. J. Bloom (2005). Mineral nutrition of plants: principles and perspectives. 2nd Ed. Sinauer
associciates Inc Publishers, Sunderland MA.
Fageria, N. K. V. C. Baligar and R. B. Clark. (2002) Micronutrient in crop production. Advances in Agronomy
77:185-268.
Fageria, N. K. V. C. Baligar and C. A. Jones. (1997). Growth and mineral nutrition of field crops. 2nd edition
Dekker, New York.
Marschner, H,. (1995). Mineral nutrition of higher plants. Academic press, San Diego
Mengal, K and E. A. Kirkbay. (2001). Principales of plant nutrition. 5th Edition, Kluwer Academic Publisher
Dordrecht, The Netherlands.
Mortvedt, J. J., F. R. Cox., L. M. Shuman and R. M. Welch 9Ed) (1991). Micronutrients in agriculture. 2nd Ed
Soil Science Society of America., Madison, WI.

24
Establecimiento de cultivos de cobertura y extracción total de nutrientes en
un suelo de trópico húmedo en la Amazonía Peruana

Fernando Puertas1; Enrique Arévalo2; Luis Zúñiga2; Julio Alegre3; Oscar Loli3;
Hugo Soplin3; Virupax Baligar4

1
Universidad Nacional del Centro del Perú, Facultad de Agronomía, Departamento Académico de Cultivos y
Fitomejoramiento, Huancayo, Perú, fernando_puertas@yahoo.com.
2
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA), Jr. Santa María No 241, Banda de Shilcayo, Tarapoto,
Perú, e.arevalo.ict@terra.com.pe, luiszuniga@terra.com.pe
3
Universidad Nacional Agraria La Molina, Facultad de Agronomía, Departamento Académico de Suelos
y Departamento Académico de Fitotecnia, Lima, Perú, jalegre@lamolina.edu.pe, ololi@lamolina.edu.pe,
husovi@lamolina.edu.pe
4
U.S. Department of Agriculture / Agricultural Research Service, Beltsville Agricultural Research Center,
Beltsville, MD 20705; VC.Baligar@ars.usda.gov

RESUMEN

Con la finalidad de evaluar el establecimiento de cinco cultivos de cobertura y determinar su aporte


potencial a la fertilidad del suelo en función a la extracción total de nutrientes, se instaló un experimento
en la Estación Experimental “El Choclino” del Instituto de Cultivos Tropicales, ubicado en la región de
San Martín, Perú. Cinco cultivos de cobertura fueron sembrados: Arachis pintoi Krapov. & W.C. Greg,
Calopogonium mucunoides (L.), Callisia repens (Jacq.) L., Canavalia ensiformis (L.) y Centrosema
macrocarpum Benth. El porcentaje de cobertura alcanzado por Canavalia, fue significativamente superior
a los demás cultivos, logrando el cubrimiento total del suelo a los 90 días después de la siembra. La mayor
producción de biomasa foliar y radicular sobre la base de materia seca, se consiguió con Centrosema (9.61
t ha-1 y 2.76 t ha-1, respectivamente). Las cantidades de Nitrógeno (311 kg ha-1), Fósforo (24.97 kg ha-1)
y Potasio (155.61 kg ha-1) extraídas por Centrosema fue significativamente mayor a las extraídas por las
otras coberturas. Para las condiciones del ensayo, Canavalia fue el cultivo de cobertura más apropiado
como herramienta de manejo para reducir el crecimiento de vegetación espontánea y proteger al suelo
de la erosión al cubrir el suelo en menor tiempo. Para mejorar la fertilidad del suelo a través del reciclaje
de nutrientes se recomienda usar Centrosema, por presentar la mayor capacidad extractiva de nutrientes
del suelo y producir más cantidad de materia seca.

Palabras claves: porcentaje de cobertura, biomasa total, materia seca, nutrientes.

25
LAS MICORRIZAS: ¿SON IMPORTANTES PARA LOS SISTEMAS
AGROFORESTALES DE LA AMAZONÍA?
Pedro O. Ruiz1

Consultor particular en Biodiversidad del Suelo, ljwruiz@yahoo.com


1

RESUMEN

En la Amazonía peruana, la mayoría de las especies están asociadas simbióticamente con hongos de
micorriza arbuscular (HMA). Los efectos benéficos de las micorrizas en condiciones naturales, resultan
de uno o varios de estos mecanismos: 1) Capacidad de absorción de las raíces aumentada debido a
cambios morfológicos y fisiológicos en la planta; existe un aumento de la superficie del área de absorción,
mayor área del suelo explorada (el hongo actúa como una extensión de la raíz), mayor longevidad de
las raíces absorbentes, mejor utilización de nutrientes de baja disponibilidad, y mejor retención /
almacenamiento de nutrientes solubles, reduciendo la reacción con los coloides del suelo o pérdidas
por lixiviación, 2) Aumento en la movilización y transferencia de nutrientes (P, N, S, Cu, Zn) del suelo a
la planta, 3) Mejor desarrollo de microorganismos solubilizadores de P en la mico-rizósfera, 4) Aumento
en el establecimiento, nodulación y capacidad de fijación de nitrógeno atmosférico en leguminosas, 5)
Modificación en las relaciones planta-patógeno: las micorrizas influencian la colonización de las raíces por
otros microorganismos, reduce la susceptibilidad (o aumenta la tolerancia) de las raíces a los patógenos
del suelo tales como nemátodes, y hongos fitopatogénicos como Fusarium oxysporum, Fusarium
solani, Rhizoctonia solani y Macrophomina phaselolina. 6) Secreción de antibióticos y soporte de una
comunidad que compite o antagoniza microorganismos patógenos, por tanto ayudando a la represión
de enfermedades, 7) Aumento en la producción de hormonas de crecimiento de las plantas tales como
citoquininas y giberelinas, 8) Modificación de la relación suelo-planta-agua, promoviendo una mejor
adaptación de la planta a condiciones ambientales adversas (sequía, metales) y 9) Mejor agregación
de las partículas del suelo mediante la producción de Glomalina, que actúa como un pegante natural.
Sin embargo, en los programas de recuperación de suelos degradados donde se incluyen especies para
sistemas agroforestales, los HMA son generalmente ignorados, particularmente en las etapas iniciales de
crecimiento en el vivero, que puede ser por varios meses. Las respuestas obtenidas de las plantas al uso
de fertilizantes sin incluir a las micorrizas son posiblemente manifestaciones no reales de las plantas ya
que no se toma en cuenta a su simbionte natural. Resultados preliminares en cuanto al uso de rizósfera
y hojarasca descompuesta de Cedrelinga catenaeformis como inoculante de micorrizas en las especies
Simarouba spp. (marupa), Croton lechleri (sangre de grado) y Guazuma crinita (bolaina), en Pucallpa,
muestran una clara respuesta al crecimiento inicial de estas especies. El desarrollo de tecnologías
innovadoras basadas en el uso de micorrizas será importante para la producción de cultivos a nivel
comercial y/o industrial especialmente en áreas marginales de la Amazonía.

Palabras clave: Hongos de micorriza, viveros, inoculación, especies agroforestales, trópicos

26
CUANTIFICACIÓN DE BIOMASA Y CARBONO EN DOS SISTEMAS DE MANEJO
PARA LA PRODUCCION DE CACAO (Theobroma cacao L.)

Grández, O.M.1; Arévalo, G. E.1; Zúñiga, C. L.1; Robles, R.R1; Baligar, V.C.2
Bartra,C3.
1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.
2
USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA.
3
Universidad Nacional de San Martin UNSM/Tesista pre-grado.

Las reservas de carbono han tomado gran importancia actual en la agricultura moderna, siendo que,
aproximadamente 5% de éstas reservas de CO2 , se consumen en los procesos de fotosíntesis. El objetivo
de la investigación, es cuantificar la cantidad de biomasa y carbono en dos sistemas de producción
de cacao. (T. cacao L.); un sistema agroforestal de bosque con raleo selectivo y un sistema de manejo
tradicional (rozo, tumba y quema), asociado con especies forestales, ambos sistemas cuentan con 4 años
de edad.
Para cuantificar la biomasa se empleo el protocolo desarrollado por ICRAF. (Arévalo et. al, 2003), y para
cuantificar la biomasa producida por el cacao se utilizó un modelo alométrico, tomando como variable
de predicción el diámetro de tallo a 30 cm del suelo, (Ortiz, 2006). Los resultados obtenidos, muestran que
la biomasa total obtenida por el sistema agroforestal fue de 263.54 t ha-1, superior en 58.52% respecto
al sistema de manejo tradicional 109.08 t ha-1,. Las variables biomasa y carbono al ser concomitantes,
guardan semejante relación porcentual, en consecuencia el carbono almacenado por el sistema
agroforestal es mayor al sistema tradicional 118.59 t ha-1y 49.09 t ha-1 respectivamente.
En relación a la biomasa de cacao (T. cacao L.), cultivado con densidad de 1666ptas/ha bajo los dos
sistemas, se determinó que la mayor cantidad de carbono almacenado se presenta en el sistema
tradicional, 2.61 t ha-1, y menor cantidad en el sistema agroforestal 1.83 t ha-1; ello significa 29.88% de
diferencia. El efecto sugiere una relación directa en razón al índice de radiación fotosinteticamente
activa (FAR).

Palabras calve: Carbono, Biomasa, sistemas, agroforestal,

27
AGROBIODIVERSIDAD, DOMESTICACIÓN Y CLASIFICACIÓN TRADICIONAL DE
LOS SUELOS

Tulio Medina1
1
Ingeniero Agrónomo. Especialista en agrobiodiversidad. INIA. Sede Central La Molina, Lima. tmedina@
inia.gob.pe

RESUMEN

El Perú no es sólo un centro de biodiversidad, sino también posee una vasta diversidad cultural: 44
etnias y 14 familias lingüísticas (Estrategia Nacional de Diversidad, 2001). La suma de ambas ha dado
como resultado la agrobiodiversidad. Según el Convenio de Diversidad Biológica (Río de Janeiro, 1992),
la agrobiodiversidad es la diversidad relacionada a la agricultura y la producción de alimentos. Al Perú
también se le ha acuñado el titulo de centro de origen y diversificación de las especies, puesto que aquí
se han domesticado 182 especies de plantas, 5 especies de animales (Brack, 2001) y se han diversificado
varios cultivos y animales: maíz, plátano, equinos, ovinos, entre otros. ¿Quiénes lo hicieron? ¿Dónde lo
hicieron? ¿Cómo lo hicieron? Un intento de responder estas interrogantes es señalar que las culturas
locales desde antaño supieron domesticar plantas y animales, aún hoy en día lo hacen. De otro lado,
existen múltiples y complejos sistemas de clasificación de los suelos del Perú, donde también se halla
gran diversidad, característica principal de nuestro país. Sin embargo, estos sistemas de clasificación han
tomado en cuenta muy poco el conocimiento campesino sobre los suelos y su clasificación, por ejemplo
en Cusco, los agricultores de Paucartambo clasifican a los suelos en tres tipos: Yana allpa o suelo negro,
acco allpa o suelo arenoso y llanki allpa o suelo arcilloso (Revilla y Rayme, 2005).

En Mazán, Loreto, los agricultores clasifican a los suelos en barrial o suelos inundables, restinga o
suelos aluviales inundables y altura o suelos no inundables (Imán, 2006). Muchos de estos suelos que
son perfectamente conocidos por los agricultores no han sido debidamente descritos por la ciencia
convencional y se agrupan en los llamados suelos de protección, por encontrarse en fuertes pendientes
o zonas inundables. Sin embargo, con los resultados del Proyecto in situ1 podemos afirmar que ahí es
donde florecen los cultivos nativos del Perú con muchas variedades. En el año internacional de la papa, los
especialistas aún no se ponen de acuerdo si son más de 2000 o 3000 variedades. En maíz se han descrito
51 razas, el INIA conserva aproximadamente 1000 morfotipos de oca en su banco de germoplasma,
prueba tangible de la sabiduría campesina que ha logrado a través de una historia de 7000 años de
agricultura. En conclusión, las culturas nativas del Perú domesticaron plantas y animales, estimulados por
generar alternativas de desarrollo de una gran riqueza cultural sobre tecnologías de producción y formas
de utilización para satisfacer sus necesidades, en aquellos suelos del cual tienen amplios conocimientos
que nos falta explorar y discernir.

Palabras claves: agrobiodiversidad, morfotipos, razas, germoplasma, conocimiento nativo

28
APORTE DE N-P-K+-Ca+-Mg++ AL SUELO ATRAVES DE CUATRO LEGUMINOSAS
DE COBERTURAS EN SUELOS ACIDOS

Zúñiga, C. L.1; Grández, M. O.1; Arévalo, G. E.1; Robles, R. R1; Baligar, V. C.2
Garcia, A. A.3
1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú. ict@terra.com.pe: www.
ict-peru.org
2
USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA.
3)
Universidad Nacional de San Martin UNSM/Tesista pregrado.

El uso de coberturas vivas es una práctica común en varios cultivos que favorecen el reciclaje de
nutrientes, retención de humedad y aporte de nitrógeno principalmente. El objetivo del ensayo fue
determinar el aporte de nutrientes por la biomasa de cuatro leguminosas de cobertura: Arachis pintoi y
Centrocema macrocarpum, (ciclo indeterminado) y Canavalia ensiformis y Calopogonium mucunoides,
(ciclo determinado) bajo condiciones de suelos ácidos. Se estableció un Diseño de Bloques Completos
al Azar (DBCA), con tres bloques y cuatro tratamientos (coberturas). Los resultados con respecto al
Nitrógeno (N), no muestra evidencias estadísticas para asumir diferencias entre las coberturas (p=0.2864),
aunque la cobertura C. macrocarpum mostró mayor aporte de N que el resto de coberturas (225.47 ±
45.50 kg ha-1) y C. muconoides con menor aporte (95.50 ± 8.01 kg ha-1). En relación al fósforo (P), tampoco
resulta diferencias significativas entre las coberturas (p= 0.2745), pero resulta importante indicar que C.
ensiformis ofrece mayor aporte de P (11.33 ± 3.52 kg ha-1) que el resto de coberturas. En cuanto al potasio
(K+) no existen diferencias significativas entre las coberturas (p=0.1380), pero muestra mayor aporte C.
macrocarpum que el resto de coberturas (153.59 ± 35.91 kg ha-1). Los tenores de calcio (Ca+), muestran
diferencias estadísticas entre las coberturas (p=0.0211), siendo C. macrocarpum la cobertura con mayor
aporte al resto de coberturas (160.37 ± 18.87 kg ha-1). Los tenores de magnesio (Mg++) muestra que no
existe diferencias estadísticas entre las coberturas (p=0.0614), sin embrargo, C. macrocarpum presentó
mayor aporte (27.28 ± 4.39 kg ha-1) que el resto de coberturas.

Palabras claves: Coberturas, Leguminosas, suelo ácido.

29
PROTECCIÓN DE SISTEMAS AGROFORESTALES DEL ATAQUE DEFOLIADOR DE
LA HORMIGA Atta sp. (HORMIGA CORTADORA DE HOJA) EN UN ULTISOL DE
YURIMAGUAS.

Jorge Miguel Pérez Vela1.

1 Investigador agroforestal Consultor Internacional email:

RESUMEN.

Los suelos de Yurimaguas son mayormente ácidos y de baja fertilidad natural. Estas condiciones químicas
del suelo imposibilitan conseguir cosechas con altos rendimientos, mientras no se apliquen enmiendas
nutritivas que abastezcan de nutrimentos suficientes al suelo. A este problema se suma otro de tipo
biológico como la hormiga Atta sp. , comúnmente conocido en esta zona como cortadora de hojas,
arrieras, ó curuhuiense. Por lo general, esta plaga pone en peligro todo tipo de cultivos en la zona de
Yurimaguas, ataca al caupí (Vigna sinensis), palma aceitera (Eleais guianensis), aguaje (Mauritia flexuosa),
yuca (Manihot sculenta), maíz (Sea mais), caoba (Switenia macrophylla), bolaina (Guazuma sp), rosa sisa
(Tagetes erecta) y otras especies tanto agrícolas como forestales.

En el año 1998, en el Centro de Investigación y Producción Agroforestal de Yurimaguas (de orden privado)
se iniciaron trabajos de investigación sobre el control de esta plaga, cuyo objetivo general fue, encontrar un
método de que permita proteger el establecimiento de los sistemas agroforestales del ataque defoliador
de la hormiga cortadora de hoja, durante su etapa de establecimiento en suelos ácidos. Mientras que los
objetivos específicos fueron: 1) Determinar la especie vegetal más apetecible por la hormiga cortadora de
hoja dentro de un sistema agroforestal cuyos componentes fueron Yuca, caoba y Rosa sisa. 2) Determinar
la frecuencia de ataque de hormiga cortadora de hoja en cada uno de las especies en estudio y diferentes
poblaciones de rosa sisa. 3) Determinar el beneficio agronómico y silvicultural de la “rosa sisa” en la etapa
de establecimiento de un sistema agroforestal.

Los resultados indican que en una asociación de caoba, yuca y rosa sisa, durante el primer año de
establecimiento de un sistema agroforestal, la hormiga cortadora de hoja tienen mayor preferencia por
la rosa sisa (98% de defoliación). Se supone que esta preferencia se debe, a que probablemente la rosa
sisa emite un tipo de feromona que la hormiga detecta con facilidad. Es posible que por esta razón la
frecuencia de ataque de la hormiga cortadora de hoja contra las plantas de rosa sisa fue de 676 veces
en solo noventa días; determinándose a demás, que a mayor población de plantas de rosa sisa, mayor
de foliación. De igual manera, el beneficio agronómico de la rosa sisa se midió en el rendimiento de la
Yuca. Se cosechó 5 toneladas en las parcelas sin rosa sisa y de 32 toneladas en las asociadas con rosa sisa,
demostrando un alto beneficio económico desde el punto de vista productivo. Las caobas no fueron
defoliadas, logrando un crecimiento en altura de 150 cm, sin interrupciones.

Palabras claves: rosa sisa (Tagetes erecta), defoliadores, agroforesteria

30
CUANTIFICACIÓN DE BIOMASA Y CARBONO EN DOS SISTEMAS DE MANEJO
PARA LA PRODUCCION DE CACAO (Theobroma cacao L.).
Grandez, M. O.1; Arévalo, G. E.1; Zúñiga, C. L.1; Robles, R.R1; Baligar, V. C.2
Bartra, C3.
1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.
2
USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA.
3
Universidad Nacional de San Martin UNSM/Tesista pre-grado.

Las reservas de carbono han tomado gran importancia actual en la agricultura moderna, siendo que,
aproximadamente 5% de éstas reservas de CO2, se consumen en los procesos de fotosíntesis. El objetivo de
la investigación, es cuantificar la cantidad de biomasa y carbono en dos sistemas de producción de cacao.
(T. cacao L.); un sistema agroforestal de bosque con raleo selectivo y un sistema de manejo tradicional
(rozo, tumba y quema), asociado con especies forestales, ambos sistemas cuentan con 4 años de edad.
Para cuantificar la biomasa se empleó el protocolo desarrollado por ICRAF. (Arévalo et. al, 2003), y para
cuantificar la biomasa producida por el cacao se utilizó un modelo alométrico, tomando como variable
de predicción el diámetro de tallo a 30 cm del suelo, (Ortiz, 2006). Los resultados obtenidos, muestran
que la biomasa total obtenida por el sistema agroforestal fue de 133.68 ± 38.65 kg ha-1, superior al sistema
de manejo tradicional 34.62 ± 4.05 t ha-1. Las variables biomasa y carbono al ser concomitantes, guardan
semejante relación porcentual, en consecuencia el carbono almacenado por el sistema agroforestal es
mayor al sistema tradicional 60.16 ± 17.39 t ha-1 y 15.58 ± 1.82 t ha-1 respectivamente. En relación a la
biomasa de cacao (T. cacao L.), cultivado con densidad de 1666 plantas ha-1 bajo los dos sistemas, se
determinó que la mayor cantidad de carbono almacenado se presenta en el sistema tradicional, 2.61 t
ha-1, y menor cantidad en el sistema agroforestal 1.83 t ha-1; ello significa 29.88% de diferencia. El efecto
sugiere una relación directa en razón al índice de radiación fotosinteticamente activa (FAR).

Palabras calve: Carbono, Biomasa, sistemas, agroforestal,

31
APORTE DE BIOMASA FOLIAR Y RADICULAR EN SUELOS ACIDOS A TRAVES DE
CUATRO LEGUMINOSAS DEL TROPICO

Zúñiga, C. L.1 ; Grández, O.M.1; Arévalo, G. E.1; Robles, R.R1; Baligar, V.C.2
Garcia, A.3
1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.
ict@terra.com.pe; www.ict-peru.org
2
USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA.
3
Universidad Nacional de San Martin UNSM/Tesista pregrado.

Los cultivos de cobertura han demostrado ser una tecnología exitosa para mantener y /o mejorar la
fertilidad del suelo, sirven como insumo orgánico para reciclar y hacer disponible los nutrientes del
suelo, entre otros beneficios. El presente ensayo tuvo por objeto determinar el aporte de biomasa al
suelo a través de cuatro coberturas leguminosas (Arachis pintoi,, Cannavalia ensiformis , Centrocema
macrocarpum , Calopogonium mucunoides). El Diseño experimental empleado corresponde a Bloques
Completos al Azar (DBCA), con cuatro tratamientos (coberturas) y tres replicas. El método de evaluación
se basó en lo descrito por ICRAF (2003), adaptada para determinar biomasa radicular y aérea utilizando
cuadrantes de madera de (0.25x0.25 m) y (1.0x1.0 m) respectivamente. La biomasa foliar y radicular
extraída fue llevada a estufa a 720C por 72 horas.

Los resultados de materia seca (MS) muestran que existen diferencias estadísticas entre las coberturas
(p=0.0249), y según el comparador LSD C. ensiformis presenta mayor contenido de MS (37.10 ± 0.99 %),
que las otras coberturas, comportandose estadísticamente igual, con una media de 27.86%. Con respecto
a la biomasa producida por las coberturas, existen argumentos estadísticos para afirmar diferencias
significativas (p=0.0171).

La cobertura C. macrocarpum, presenta mayor aporte de biomasa (10.09 ± 1.01 t ha ); mientras que las
coberturas A. pintoi, C. ensiformis y C. muconiodes aportan menor biomasa (6.77 ± 0.62. 5.42 ± 0.98 y
4.58 ± 0.17 respectivamente). A pesar de tener mayor porcentaje la cobertura C. ensiformis, la cobertura
C. macrocarpum es la que mayor biomasa aporta/ ha.

Palabras clave: Leguminosa, coberturas, biomasa, materia seca.

32
CRECIMIENTO DE ARBOLES MADERABLES DE TORNILLO (Cedrelinga
catenaeformis), CAPIRONA (Callycophyllum spruceanum) Y BOLAINA
(Guazuma crinita) EN ASOCIACIÓN CON CULTIVOS ANUALES.

Beto Pashanasi1 , Walker Díaz1 , Julio Alegre2

Universidad Nacional de la Amzonia Peruana Email: bpashansi@hotmail.com


1

Universidad Nacional Agraria La Molina


2

RESUMEN

Esta investigación se llevo a cabo en un bosque secundario enmalezado y degradado por el sobrepastoreo
de pasturas nativas en el km 18 de la carretera Yurimaguas – Tarapoto, en los terrenos de la Facultad de
Zootecnia. El suelo presento un rango de textura de franco a franco arcilloso, con un contenido de arcilla
de 10 a 16%, pH de 3.8 a 4.2, materia orgánica de 1.90 a 2.50 %, fósforo (P) de 2 a 5 ppm, y potasio ( K)
de 66 a 117 ppm.

En la preparación del terreno se uso el sistema tradicional de rozo, tumba y quema. El sistema tuvo tres
rotaciones de cultivos anuales (arroz (Oriza sativa)-yuca (Mandioca sp) -yuca) y al final una cobertura
permanente de centrosema (centrosema macrocarpum. Las especies forestales utilizadas fueron: Tornillo
(Cedrelinga catenaeformis), Capirona (Callycophyllum spruceanum) y Bolaina (Guazuma crinita).

El ensayo tuvo un diseño de Bloque Completo Randomizado al azar con 3 tratamientos y 3 repeticiones.
T1= Tornillo en monocultivo; T2= Tornillo + Capirona y T3= Tornillo + Bolaina. Los rendimientos obtenidos
en los cultivos anuales fue similar a lo obtenido por los agricultores; así el arroz tuvo un rendimiento
promedio de 1.7 t/Ha, yuca entre 38.8 a 20.0 t/ha en la segunda y tercera rotación del cultivo
respectivamente.

A los 27 meses de establecido el tornillo alcanzo una altura promedio de 3.83 m. en el T1, 4.75 m. en el T2
y en el T3 49.90 m. respectivamente; Capirona alcanzo una altura promedio de 2.42 m. y bolaina 4.34 m.
El tornillo esta creciendo mejor cuando se asocia con bolaina y capirona en estos primeros 27 meses de
crecimiento por la menor competencia que puede estar dándose entre estas especies mientras que las
plantaciones puras ejercen mas competencia entre ellas. Todavía se necesita evaluar estos sistemas en un
mayor tiempo así que los resultados son todavía preliminares.

Palabras claves: agroforesteria, asociación, maderables, recuperación

33
EL MANEJO DE SISTEMAS AGROFORESTALES PARA LA RECUPERACIÓN DE LOS
SUELOS TROPICALES Y LA GENERACIÓN DE SERVICIOS MEDIO AMBIENTALES

Julio Alegre1
1
Profesor Principal Universidad Nacional Agraria La Molina
Email: jalegre@lamolina.edu.pe

INTRODUCCION

El sistema de corte y quema o agricultura migratoria es el sistema predominante en los trópicos húmedos
del Perú y otros piases de la Amazonía. Este sistema consiste en la tumba de un bosque ya sea primario
o secundario para la siembra de cultivos y posterior abandono en barbecho por un tiempo variable
para volver nuevamente con cultivos. Este sistema de uso tradicional de la tierra pierde muy rápido su
productividad debido al deterioro de las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo. Además
es el sistema que causa mayor deforestación (Nye and Greenland, 1960; Sanchez and Buol 1975; Barrow
1991; Alegre and Cassel 1996, Hughton 1993).
Una de las formas más prácticas de mitigar la deforestación es proporcionar alternativas viables a los
agricultores que practican el sistema de tumba y quema. El ICRAF tiene como mandato global dentro
del sistema CGIAR ayudar a disminuir la deforestación, el agotamiento de las tierras y la pobreza rural
mediante el uso de mejores sistemas agroforestales (ICRAF 1996, 1998, ASB 2005).
La agroforestería representa probablemente el reto científico mas complejo del sistema de investigación
agrícola : como integrar cultivos anuales con árboles, pastos y animales en sistemas de producción, de
modo que la inevitable competencia por la luz, el agua, los nutrientes y daño físico, tenga como resultado
una producción sostenible, sin degradación del medio ambiente.
El objetivo de esta presentación es hacer una síntesis de la contribución al aumento sostenible de la
producción de los sistemas agroforestales en suelos ácidos e infertiles de los trópicos húmedos del
Perú. Además como otros sistemas a base de cacao puedan recuperar los suelos degradados y generar
servicios medio ambientales con el secuestramiento de carbono.

DINAMICA DE LAS PROPIEDADES DEL SUELO CON DIFERENTES SISTEMAS DE USO DE LA TIERRA
En este estudio se discuten algunas alternativas tecnológicas de uso de la tierra en los trópicos húmedos
del Perú y como cambian las propiedades químicas del suelo en los primeros 15 cm de la capa superficial
del suelo y su efecto en la productividad a largo plazo (10 años). (ICRAF, 1996, 1998).
El área de estudio está ubicado en la región amazónica en la provincia de Alto Amazonas, distrito de
Yurimaguas a una altura de 180 m.s.n.m. y con precipitaciones anuales de 2,200 mm y una temperatura
promedio de 260 C . El suelo es un Ultisol típico, silicio Iso-hipertérmico. La textura del suelo es franco
arenoso con porcentajes de arcilla no mayor de 20% en los primeros 15 cm de profundidad. . El nitrógeno
y la materia orgánica son bajos con alta acidez y con bajos niveles de cationes y fósforo y alta saturación
de aluminio.
Los sistemas de uso de la tierra estudiados fueron 6 (altos insumos, bajos insumos, agricultura migratoria,
multiestrato, producción de pijuayo y el bosque secundario), repetidos 3 veces en un diseño de bloques
completamente randomizados. Se tomaron muestras de suelo a diferentes profundidades antes de la
quema y 3, 6, 12, 24, 36, 48, 60, 72, 84 y 120 meses después de la quema para cada sistema de uso de la
tierra. Se evaluó la producción de cultivos anuales (arroz, caupí, yuca, maíz, soya, maní) y de los arboles
(fruto, leña) de acuerdo al tratamiento.

34
Con la quema se redujo la acidez y saturación de Al y aumentaron los niveles de Ca, mg, K, P y N pero
posteriormente de acuerdo al manejo con y sin insumos (cal y fertilizantes) estos fluctuaron con el tiempo
(Figuras 1, 2 y 3).
El sistema de altos insumos debido al encalado (cal dolomítica) y fertilizado (urea, cloruro de potasio
y superfosfato triple) mantuvo los niveles de nutrientes del suelo por encima de lo crítico y los otros
sistemas en las que no se usaron insumos se mantuvieron igual o por encima de los niveles del bosque
secundario que no fue tocado durante 10 años.
A partir del quinto año el Mg en el sistema de altos insumos empezó a declinar por el cambio de la fuente
de cal dolomítica a hidróxido de calcio que carece de Mg. Se tuvo que aplicar un reforzamiento de sulfato
de magnesio para los cultivos posteriores (Figura 1).
El potasio solo aumento inicialmente como consecuencia de la quema y después de 3 meses declinó y
esto se debió a la absorción por los cultivos, lixiviación y escorrentia. Sin embargo el K no bajo debajo de
los niveles del bosque secundario (Figura 1).
El carbono orgánico disminuyo ligeramente después que el bosque secundario fuera desmontado en
el primer año, pero después empezó a aumentar en todos los sistemas hasta fines del segundo año y
de aquí empezó a declinar en todos los sistemas excepto el bosque secundario. La disminución en los
sistemas agroforestales con pijuayo y multiestratos fue menor que en los sistemas con cultivos continuos
debido a que se adicionaron residuos orgánicos de las coberturas y hojarasca de los árboles (Figura 2).
Estos sistemas no presentaron ningún efecto mayor en el fósforo disponible comparado con el bosque
secundario, pero el sistema de altos insumos presento nivels de 3 a 6 veces más alto que el resto de los
sistemas debido a la fertilización frecuente con superfosfato triple. (Figura 2)
La acidez del suelo (Al intercambiable) y la saturación de Al declinó en el primer año después del desmonte
por efecto de las cenizas de la quema y después estos aumentaron progresivamente de acuerdo al sistema
de manejo (Figura 3). El bosque secundario que no se quemó mantuvo sus valores mas altos seguido de
los sistemas intervenidos sin insumos y presentándose los valores mas bajos el sistemas de altos insumos
por efecto del encalado continuo.
La productividad del sistema de multiestratos fue mayor debido a la diversidad de productos y al
eficiente reciclaje de nutrientes. (Cuadro 1).

35
36
37
38
Cuadro 1. Rendimiento de cultivos y árboles en el sistema de multiestratos en Yurimaguas, Perú.
AÑO DE COSECHA CULTIVO Y ARBOL RENDIMIENTO
1986
Arroz (t/ha) 1.62
Arroz (t/ha) 1.20
Caupi (t/ha) 0.90
1987
Arroz (t/ha) 0.77
Vainas de Inga (numero/ha) 11
1988
Vainas de Inga (numero/ha) 32,92
Leña de Inga (m3/ha) 62.2
Frutos de Araza (t/ha) 1.22
1989
Frutos de Araza (t/ha) 2.1
1990
Vainas de Inga (numero/ha) 6,737
Frutos de Araza (t/ha) 3.48
1991
Leña de Inga (m3/ha) 23.9
Frutos de Araza (t/ha) 0.73
Frutos of pijuayo (t/ha) 10.3
1992
Vainas de Inga (numero/ha) 10,49
Leña de Inga (m3/ha) 24
Frutos de pijuayo (t/ha) 6.8
1993
Vainas de Inga (numero/ha) 2,245
Frutos de pijuayo (t/ha) 6.2
1994
Frutos de pijuayo (t/ha) 5.45
1995
Fruitos de Araza (t/ha) 1.0
Frutos de pijuayo(t/ha) 9.5
1996
Frutos de pijuayo (t/ha) 5.0

Fuente: Alegre et al 1999


39
BARBECHOS PLANTADOS DE CICLO CORTO
Los agricultores de la Amazonía Peruana se ven forzados a reducir los períodos de barbechos o purmas de
10-15 anos a solo 3-5 anos debido a la presión sobre la tierra y cuyo resultado son los bajos Rendimientos
y una mayor deforestación. Los barbechos mejorados de ciclo corto son considerados como alternativas
para la intensificación de uso de la tierra y reducción de la deforestación. (ICRAF 1996, 1998).
Los objetivos principales son el de evaluar el efecto de los barbechos con arboles y coberturas de
leguminosas en el mejoramiento de la fertilidad del suelo y la reducción en la competencia por las
malezas comparado con el barbecho natural. También evaluar el efecto de los arboles fijadores y no
fijadores del N en el mejoramiento del suelo. El otro propósito del uso de barbechos es que ofrezcan otros
servicios como fruto, leña, medicina etc. La especie de Inga edulis da algunos de estos servicios (Alegre
et. al. 1998).
Esta investigación aplicada se está llevando en el campo de un agricultor en Yurimaguas que practica
la agricultura migratoria de corte y quema del bosque. Después de sembrar arroz y yuca lo abandonó
con barbecho natural. Los tratamientos que se están probando son: a) el barbecho natural, b) el árbol de
multipropósito Inga edulis sembrado a 1.5 x 1.5 m, c) Inga edulis (Guaba) con cobertura de Centrosema
macrocarpum que es una leguminosa herbácea, d) el árbol para maderaje de techos Colubrina sp con
cobertura de Centrosema y f ) Centrosema macrocarpum.
Estos barbechos mejorados se dejaron crecer por 3 años y durante este período se cosecharon los
productos como fruto y leña en el caso de Inga y palos de soporte para techo en el caso de la colubrina.
Todo residuo que quedó sobre la superficie se quemó y se sembró una rotación de maíz, caupí y arroz.
Ambas especies arbóreas se establecieron y crecieron bien con prácticas de deshierbos básales mínimos
en los primeros meses después del transplante. Los árboles de inga después de 3 años midieron en
promedio 6.79 m de altura y 6.6 cm de diámetro a la altura del pecho (dap) y los árboles de colubrina
midieron 9.2 m de altura con 9.34 cm de dap (Cuadro 2) .

Cuadro 2. Altura y diámetro de los árboles en el experimento de barbechos plantados en Yurimaguas, Perú.
1997 (un año) 1998 (tres años)
Tratamiento
Altura Diámetro Altura Diámetro

m cm m Cm
Inga 2.47 4.38 6.65 6.66
Inga + Centrosema 3.00 3.79 6.82 6.52
Colubrina 2.77 3.58 9.27 9.48
Colubrina + Centrosema 2.17 2.60 9.03 9.33
LSD(0.05) 0.24 0.46 0.94 1.14
SE 0.15 0.23 0.48 0.58

El barbecho natural presentó una diversidad de árboles siendo el predominante la ocuera ( Vernonia
baccharroides) y yanavara (Pollalestra discolor) con un promedio de crecimiento en altura de 4.24 m y con
2.9 dap. Ochentaiseis porciento del área fue cubierto por ocuera y 12% por yanavara. . Estas especies son
maderas blandas y son usados solo para lena. No se encontró especies de madera dura.
Centrosema permitió que en los barbechos de árboles se redujeran completamente las malezas con una
buena cobertura y 3.23 t ha-1 de hojarasca en el primer año y 9.04 t ha-1 en el segundo año.
La plantación de Inga sin cobertura después de 2 años presentó un promedio de 4 especies de malezas,

40
mientras que la colubrina presentó 8 especies de malezas diferentes. El bosque natural presentó 6 especies
de malezas. La colubrina por su poca área de copa y su crecimiento recto no protege bien al suelo y da
oportunidad para que las malezas prosperen. En el caso de iga la gran cantidad de hojarasca que produce
no permite el crecimiento de malezas a menos que sea defoliada por las hormigas cortadoras y es lo que
sucedió en algunas parcelas de este experimento. En estos tratamientos sin cobertura predominan las
malezas Homolepsi y Paspalum (torourco).
Después de dos años las malezas fueron reducidas en un 100% en los tratamientos con árboles y
coberturas y con las coberturas solas (Cuadro 3). Los barbechos naturales y los árboles solos debido a
la menor cobertura de la superficie del suelo presentaron malezas siendo mayor en el tratamiento con
colubrina sola e inga sola. La inga sola debido a la defoliación por las hormigas cortadoras presentaron
también alta biomasa de malezas.

Cuadro 3. Dinámica de malezas en biomasa (B) dado en kg/ha y número de especies


(S) en el experimento de barbechos mejorados en Yurimaguas, Perú.

2 3 24 36
Inicial
meses meses meses meses
Tratamiento B S B S B S B S B
Barbecho natural 581 12 107 12 63 9 390 5 1275
Inga 787 12 69 9 88 8 756 4 1287
Inga + Centrosema 847 8 81 7 78 10 0 0 0
Colubrina 1097 8 79 8 97 8 473 7 1881

Colubrina+ Centrosema 585 10 64 8 96 9 0 0 0

Centrosema 537 11 55 9 71 10 0 0 0
LSD (0.05) 656 4 51 3 66 4 665 2 1007
SE 341 2 26 2 33 2 327 1 503

Al final del tercer año los árboles de inga (4,444 arboles ha-1) produjeron en promedio 34.5 t ha-1 de leña y
los árboles de colubrina produjeron 1,111 palos para maderaje de techos o cercos con una biomasa total
de 24.8 t ha-1. La biomasa de inga que fue quemada en los barbechos con inga fue de 14.4 t ha-1 para las
ramas menores de de 2.5 cm de diámetro y de 3.7 t ha-1 para el total de hojas. Para colubrina la biomasa
total menor de 2.5 cm de diámetro que fue quemada, fueron de solo 6.0 t ha-1 y 1.2 t ha-1 para el total de
hojas. La producción total de ceniza después de quemar los barbechos fue de 1.24, 1.1, 0.86, 1.38, 1.31,
y 1.06 t ha-1 para el barbecho natural, inga, inga con centrosema, colubrina, colubrina con centrosema y
centrosema solo, respectivamente.
Los rendimientos del maíz fueron bajos en el barbecho natural y en los barbechos de inga con y sin
cntrosema y la clubrina sola, siendo no significativamente diferente entre ellos. Sólo el tratamiento con
clubrina combinado con cntrosema y cntrosema solo, tuvieron rendimientos que fueron significativamente
más altos que el resto. Una de las razones de estos bajos rendimientos fue debido a la alta cantidad de
biomasa extraída fuera del sistema como leña, la cual también lleva consigo gran cantidad de nutrientes
como Ca y Mg. La colubrina sola, no presentó buenos rendimientos debido a la presencia de malezas, pero
al combinarse con centrosema, estos rendimientos se duplicaron. centrosema parece ser la cobertura que

41
recupera más rápido la fertilidad y se comprueba por el mayor rendimiento del maíz.
Esta cobertura produjo bastante hojarasca durante los tres años de establecido y al quemarse, soltó
buena cantidad de nutrientes y de ahí la buena respuesta del maíz. La inga extrae muchos nutrientes y al
ser removido del sistema para ser usado como leña está agotando los nutrientes del suelo, especialmente
en Ca y Mg, así como fue encontrado por Szott y Palm en 1996. A pesar de que con algunos barbechos
mejorados no hubo diferencias en rendimientos, tanto para maíz como para caupí en comparación con el
tratamiento de barbecho natural, sí se dieron diferencias significativas en cuanto al beneficio económico,
ya que se obtuvieron frutos y leña con la inga y palos para maderaje de techos con la colubrina, que
presentan buenos precios en el mercado local. Con el barbecho natural de sólo 3 años sólo se obtuvo
pequeños árboles de madera suave y que sólo sirven para leña.

CULTIVOS EN CALLEJONES PARA LA CONSERVACION DE SUELOS


Esta bien demostrado que el uso de coberturas del suelo ya sean vivas o muertas, tanto traídos de otros
sitios o residuos de cultivos anteriores o las hojarascas de los árboles son muy eficaces en la conservación
del suelo y agua. (Alegre et al 1998). Si esto lo manejamos con plantaciones de surcos de contorno entonces
el beneficio en la conservación de los suelos es mayor. En un experimento localizado en Yurimaguas, Perú
en los mismos suelos ya descritos anteriormente se hizo un estudio de erosión del suelo sobre un área de
agricultura migratoria con pendientes del 20%. El objetivo principal fue medir la erosión del suelo y agua
en un sistema de cultivos continuos con bajos insumos y un cultivo en callejones en donde se intercalo
el árbol leguminosa Inga edulis plantado en surcos en contorno con cultivos. También se mantuvo una
parcela completamente sin vegetación para evaluar el potencial erosivo de las lluvias en esta región y otra
parcela dentro del bosque secundario. Otro objetivo fue el evaluar la productividad de ambos sistemas.

El sistema de evaluación fue el de las parcelas de escorrentía de 15 m de largo por 2 m de ancho tomándose
las medidas del agua de escorrentía y sedimentos de suelo por cada evento de lluvia durante 5 años.

En el Cuadro 4 se dan algunas propiedades físicas del suelo y como cambiaron estos por efecto de los
tratamientos. La densidad aparente (DA) en el cultivo solo fue significativamente mayor que el de cultivos
en callejones y estos mostraron valores de DA ,19% y 7.5% más altos respectivamente que el bosque
secundario (Cuadro 7). La conductividad hidráulica saturada siguió el mismo patrón de cambio al de la DA.
El cultivo solo, presentó una disminución del 82% y el cultivo en callejones disminuyó el 50% comparado
con el valor del bosque secundario.
Cuadro 4. Efecto del cultivo comparado con el cultivo en callejones sobre la densidad aparente (0 – 7.5 cm
de profundidad) y la conductividad hidráulica saturada después de 14 cultivos consecutivos en Yurimaguas,
Loreto – Perú.

Sistema Densidad Aparente Conductividad Hidráulica


(gr/cm3) (cm/h)
Cultivo annual solo 1.43 18.5
Cultivo en callejones 1.29 50.0
DLS (0.05) 0.06 6.3
Bosque secundario 1.20 99.8

Fuente: Alegre y Rao 1996


La pérdida de suelo y agua durante 5 años esta resumido en el cuadro 8 y este estuvo en función de de

42
la cantidad e intensidad de las lluvias, el estado del cultivo en cuanto a cobertura del suelo y el período
entre cultivo y cultivo. La pérdida de agua por escorrentía fue aproximadamente 7 veces mayor que la
pérdida en el sistema de cultivos en callejones en donde la hojarasca y la barrera vivas de inga impidieron
el escurrimiento. Comparado con el bosque secundario esta escorrentía para el cultivo solo y los cultivos
en callejones fue de 100 y 30 veces mayor respectivamente. La pérdida de suelo promedio durante 5 años
para el cultivo solo fue 13 veces mayor que el cultivo en callejones. Las pérdidas en el bosque secundario
fuerón mínimas mientras que en las parcelas desnudas estas fueron dos veces mayores que el cultivo solo
y 28 veces mayores que los cultivos en callejones.

Cuadro 5. Promedio de escorrentía y pérdida de suelo durante 5 años de evaluación en los sistemas en
cultivos anuales solos y cultivos en callejones comparados con el bosque secundario y la parcela desnuda
en Yurimaguas, Perú.

Tratamientos Promedio de 5 años


Escorrentía (mm)
Cultivos anuales solos 414
Cultivos en callejones 60
EE(+/-) 15
Bosque secundario 4.5
Parcela desnuda 838
Pérdida de suelo (t/ha)
Cultivos anuales 69
Cultivo en callejones 5
EE (+/-) 3
Bosque secundario 0.4
Parcela desnuda 140

Fuente: Alegre y Rao 1996

La fertilidad del suelo declinó después del desmonte del bosque secundario y el cultivo continuo durante
5 años con cultivos solos y se evidenció un 21% de reducción en carbono orgánico . El cultivo en callejones
mantuvo la fertilidad mucho mejor que el de cultivos solos.Mostró un 12% mayor de carbono orgánico
que el cultivo solo y solo 11% mas bajo que el bosque secundario. Los cationes disponibles y el fósforo
disponible fueron significativamente mejorados con el cultivo en callejones comparado con el cultivo
solo y el bosque secundario. Se redujo la saturación de aluminio en el cultivo en callejones y que se puede
deber al acomplejamiento del Al por la materia orgánica ocasionada por el material vegetal proveniente
de las podas y la hojarasca de la Inga.

Los rendimientos de 12 de los 16 cultivos no fueron significativamente diferentes y cuyos promedios de 8


cultivos de arroz (1.14 t/ha con cultivos solos y 1.23 kg/ha con cultivos en callejones), 6 cultivos de caupí
(0.57 t/ha con cultivos solos y 0.73t/ha con cultivos en callejones) y 1 cultivo de maíz (0.1 t/ha con cultivos
solos y 0.3 t/ha con cultivos en callejones). El maíz es muy suceptible a la alta saturación de Al y por eso los

43
rendimientos en ambos sistemas fueron muy bajos. La adición continua de residuos orgánicos por efecto
de las podas mejoró las propiedades físicas del suelo y el reciclaje de nutrientes.
El establecimiento y las podas regulares de los callejones requiere una labor adicional , sin embargo, ésto
no puede ser una limitación si el sistema va a intensificar el uso de la tierra y puede ahorrar mano de obra
que se requiere para el continuo corte y quema del bosque, practicado en la agricultura migratoria. Una
vez establecido el cultivo en callejones y luego de haber producido algunos cultivos, éstos callejones se
pueden dejar que crezcan libremente por lo tanto, se puede tener un barbecho enriquecido y mejorado
del suelo y se puede volver después de 2 a 3 años para hacer agricultura con cultivos anuales.

SISTEMA SILVOPASTORIL CON PIJUAYO (Bactris gasipaes)


Y CENTROSEMA (Centrosema macrocarpum).
El Bactris gasipaes (pijuayo) es plantado extensivamente por pequeños agricultores en la Amazonía por
sus frutos y ofrece oportunidades para un sistema integrado de arboles-animales usando una cobertura
herbacea y poniendo ganado vacuno al pastoreo. Entre las muchas especies de leguminosas evaluadas
en la región se encontró que la especie forrajera de Centrosema macrocarpum (centrosema) resiste
sombra y pastoreo.

En base a este conocimiento se evaluó en Yurimaguas un sistema silvopastoril con el fin de determinar
el efecto de los animales sobre la centrosema creciendo bajo una plantación de pijuayo. Se estudio a)
las propiedades físicas y químicas del suelo, b) la regeneración y productividad de la centrosema y su
reciclaje de nutrientes bajo pastoreo, c) la producción del pijuayo, y d) la ganancia de peso de los animales
al pastoreo.

El centrosema fue sembrado en Octubre de 1988 como una cobertura a un espaciamiento de 1 m entre
líneas por 0.50 m dentro de las líneas en una plantación de 6 años sobre un arrea degradada que fue
desmontado con un tractor de orugas (D6) . La densidad fue de 600 árboles por hectárea. El área fue
fertilizado uniformemente con aplicaciones al voleo de 20 kg. de P y 20 kg. de K ha-1 usándose como
fuentes la roca fosfórica y cloruro de potasio respectivamente. Estas son las dosis recomendadas para el
establecimiento de pasturas mejoradas en sitios degradados.
El estudio consistía en la evaluación de dos tratamientos: 1) pastoreo de centrosema por el ganado y 2)
no pastoreado y repetido tres veces con un diseño de bloque completamente randomizados. El pastoreo
empezó a los 18 meses después del establecimiento de centrosema en Abril de 1,990 con 2 terneros y
con una carga animal de 3.3 animales ha-1; seguido de un pastoreo rotacional de 9-14 días de pastoreo
y 28-30 días de descanso entre los tres bloques. La carga animal fue subsecuentemente reducido a 2.3
animales ha-1 hacia fines de la estación seca cuando la producción de centrosema declinó el cual permitió
la recuperación de la pastara. Esta carga animal se mantuvo hasta el final del experimento. Los animales
recibieron suplementos de sales minerales. Los suelos de las parcelas fueron monitoreados en un periodo
de 5-años para las propiedades físicas del suelo (densidad aparente, resistencia mecánica, infiltración y
contenido gravimétrico de agua) y propiedades químicas (cationes intercambiables, y P extractable) y la
producción de biomasa. También se evalúo la ganancia de peso de los animales.
La centrosema germino bien y cubrió el suelo en un 100% a los 8 meses de establecido. Sin embargo
los animales no fueron introducidos después de 18 meses cuando las plantas produjeron semillas y
asegurarse su persistencia después del pastoreo.Las parcelas no pastoreadas produjeron el doble de la
cantidad de biomasa de centrosema y hojarasca comparado con el pastoreado que empezó a inicios de
1991. (Cuadro 7).
La introducción de animales para el pastoreo de centrosema causo una reducción en la densidad

44
aparente y la resistencia mecánica en el tiempo; ni la sortividad ni el contenido gravimetrico de agua fue
afectado por el pastoreo. Estas observaciones indican que las adiciones de centrosema a la plantación de
pijuayo influenciaron las propiedades físicas del suelo debido a las adiciones regulares de la hojarasca y
actividad de las raíces.

El pastoreo de los animales juega un rol muy importante en la dinámica de los nutrientes así como afecta
la cantidad de hojarasca producida, su concentración de nutrientes y reciclaje de nutrientes. Adiciones de
centrosema redujo la acidez del suelo en un 35% y la saturación de Al en un 10% en un período de 5.5 años
independiente del pastoreo animal, probablemente debido a que los compuestos orgánicos adicionados
acomplejaron el Al. El estado de los nutrientes del suelo medidos por los cationes intercambiables, fósforo
extractable y carbono del suelo, no fue influenciado por la presencia de animales en el sistema dentro
del período de estudio.

La cantidad total de nutrientes en los tejidos de las pasturas disponibles fue siempre mayor en las parcelas
sin pastoreo debido a la mayor acumulación de biomasa (Cuadro 6 y 7) .

Cuadro 6. Efecto del pastoreo y no pastoreo en el contenido de nutrientes en la


biomasa total en Yurimaguas, Perú.

kg/ha
Tratamiento Años N P K Ca Mg
Pastoreo 90 204 13.6 150 103 11.0
91 137 8.2 70 78 12.4
92 156 9.7 92 72 11.2
93 139 8.4 107 61 9.3
94 131 8.3 140 69 11.3
Total 767 48.2 559 383 55.2
Sin pastoreo 90 261 17.4 191 132 13.0
91 261 13.9 104 115 19.1
92 281 17.2 167 143 19.2
93 242 14.4 193 97 15.3
94 254 14.5 200 129 19.0
Total 1299 77.4 855 616 86.5

Fuente: Arévalo et al 1998


La producción de frutos de pijuayo fue de solo un tercio a un cuarto de lo producido en los alrededores
debido a las pobres condiciones de suelo del lugar con alta acidez, compactado y bajo en nutrientes
(Cuadro 6). Sin embargo el pastoreo de animales con centrosema no tuvo efecto en la producción de
pijuayo. Lo animales ganaron peso en un rango de 426 a 456 g animal-1 dia-1 en el transcurso de los
años, los cuales son mucho mayores que lo obtenido en un sistema tradicional de pastoreo con pastos
naturales. El peso total en vivo de 1.2 t ha-1 acumulado en los 4 años en el tratamiento de pastoreo es una
fuente muy buena de ingresos adicionales. El estudio claramente demuestra la alternativa de recuperar

45
areas degradadas a través de un sistema silvopastoril centrosema-pijuayo, pero también se indica que
para aumentar los rendimientos del pijuayo será necesario adicionar fertlizantes a estos suelos pobres
en nutrientes.

Cuadro 7. Efecto del pastoreo y no pastoreo en la producción de la biomasa de Centrosema macrocarpum,


frutos de pijuayo y ganancia animal en un período de 4.75 años en Yurimaguas, Perú.

Sistema 1990 1991 1992 1993 1994


Biomasa de centrosema (t ha-1)
Pastoreo 7.8 10.7 11.9 10.7 4.9
Sin pastoreo 10.6 21.1 24.2 22.2 11.1
SED 0.30 0.43 0.39 0.33 0.50
Frutos de pijuayo (t ha-1)
Pastoreo 4.2 4.0 3.4 4.2 4.5
Sin pastoreo 3.8 4.0 3.2 3.8 4.3
SED + 0.30 0.43 0.39 0.33 0.50
Promedio de ganancia de peso animal (g animal-1 día-1 )
Pastoreo -- 426 456 440 455

Fuente : Arevalo et al 1998

SECUESTRAMIENTO DE CARBONO EN SISTEMAS DE CACAO


(THEOBROMA CACAO, L.) EN LA AMAZONIA PERUANA
El sistema tradicional de uso de la tierra en la amazonia Peruana es el sistema de corte y quema o
agricultura migratoria que esta deforestando un promedio de 250,000 has por año de foresta natural (INEI
1997) destruyendo una gran biodiversidad tanto de plantas como animales (Myers 2000) Este sistema
emite varios gases del efecto invernadero con predominancia del dióxido de carbono (CO2) y la única
forma de reducir esta contaminación es el de generar sistemas de agrarios de producción sustentables
basados en la agro-biodiversidad lo cuales puedan capturar estos gases y mantenerlos en sus biomasas
o en el suelo. Con el protocolo de Kyoto muchos países están reduciendo sus emisiones provenientes
de las industrias y algunos países desarrollados que no han firmado este protocolo están invirtiendo en
proyectos de captura de carbono en países en desarrollo como un servicio medio ambiental (CONAM
2005)
Todavía existen vacíos conceptuales y metodológicos en torno a la cuantificación de la biomasa
forestal y la captura de carbono de las especies que están formando parte de un sistema agroforestal ,
especialmente con cacao del cual no se tienen cifras precisas sobre el potencial de almacenamiento.
Esta investigación que se desarrollo para cuantificar con bases científicas el C capturado en la biomasa
aérea de sistemas agroforestales de cacao, se realizó con el objetivo principal de determinar la cantidad
de carbono que han sido captados en diversos sistemas agroforestales de cacao de diferentes edades en
asociación con otras especies forestales usadas como sombra y que le dan un valor aditivo al sistema.

46
Esta investigación fue desarrollada en el Departamento de San Martín en la provincia de Mariscal
Cáceres y la provincia de San Martín en Perú. Con un promedio anual de 1600 mm. de lluvia y 25 grados
centígrados de temperatura. Para la elaboración de la ecuación alométrica o modelo de biomasa aérea
para la especie del Theobroma cacao sp., se utilizaron 30 árboles con diámetros variables hasta los 30 cm.
de altura desde la base y edades de 1 hasta 40 años.(Arevalo et. al 2003).
Se evaluaron 12 sistemas de cacao de diferentes edades que fluctuaron desde los 5 años hasta 20 años.
Los sistemas fueron: 1) Theobroma cacao L (cacao) 5 años (a) –mango(Mangiferae indica L.)–pumaquiro
(Aspidosperma macrocarpum Martius) –coco ( Allagoptera arenaria) – papaya ( Carica papaya)–Fríjol de
palo (Cajanus cajan )-yuca ( Manihot esculenta ) , 2) cacao 12 a. – cedro (Cedrela sp.)–guaba (Inga edulis)
–shaina (Colubrina galndulosa ) 3) cacao 5 a.-guaba–café (Coffea arabica)-pumaquiro–papaya. 4) cacao 20
a.-guaba–mango capirona (Calycophyllum spruceanum (Bentham) Hooker). 5) cacao 20 a.-sierra pashaco
(Parkia spp. )–mandarina ( Citrus limonia)– guaba¬–pumaquiro–naranja (Citrus sinensis) –palto (Persea
americana)–cetico (Cecropia polystachya Trecul)–Ocuera (Piptocoma discolor (Kunth)Pruski). 6) Cacao 3
a.-Capirona – Guaba 7) cacao 3 a. –palta-guaba 8) Cacao 3 a guaba - guanábana (Annona muricata) 9)
Cacao 6 a 10) Cacao 6 a. - capirona -bolaina (Guazuma crinita) 11) Cacao de 8 a.-Capirona-bolaina- caoba
(Swietenia macrophylla G. King) 12) Cacao 8 a.-capirona- bolaina –café
Dentro de cada uno de estos sistemas se establecieron al azar cinco transectos en donde se evaluó la
biomasa arbórea y dentro de éstos transectos se establecieron cuadrantes también al azar para cuantificar
la biomasa herbácea y la biomasa de hojarasca.(3). Se realizaron análisis estadísticos con SAS mediante
regresiones simples y múltiples así como el modelo estadístico de tool box para ver la dispersión de los
datos.
Las reservas de carbono para los diferentes sistemas de cacao de acuerdo a la edad y los otros componentes
arbóreos fueron muy variables y estos fluctuaron desde 5.95 t /ha hasta 45.07 t/ha y los flujos desde 2
hasta 7. 03 t/ha/año.
Es importante notar que el manejo del cacao influenció bastante en las reservas y a pesar de que algunos
sistemas fueron más jóvenes mostraron mas reservas que los sistemas antiguos y esto por el inadecuado
manejo o problemas de plagas y malezas en algunos de los sistemas. (Cuadro 8)
Cuando comparamos el sistema tradicional de plantación de cacao con solo guaba como sombra
con otros en la que se incorporan otros componentes arbóreos para sombra estos hacen aumentar el
secuestramiento de carbono en un 60%.
Las reservas de carbono en el suelos para cada uno de estos sistemas es casi uniforme y fluctúan entre 100
a 120 t /ha hasta los 100 cm. de profundidad (2 y 3). En este ecosistema de trópico las mayores reservas de
carbono están en la biomasa en sistemas de bosques primarios (200 a 300 t C/ha) o bosque secundarios
antiguos (100 a 150 t C/ha) (1, 2 ,3 y 4). Después de cortado y quemado para recuperar estas reservas
perdidas, tomara mucho tiempo y la opción de sistemas agroforestales diversificados ofrece una buena
alternativa de recuperación. El manejo de las podas y las coberturas dentro de los sistemas hará que
se incremente las hojarascas así el reciclaje de los nutrientes y un mayor crecimiento y acumulación
de carbono. La eficiencia de uso de estos procesos necesitan ser mejor estudiados ya que cuanto mas
componente se integran a este sistema estos procesos se hacen mas complejos. Los programa alternativos
a la plantación ilegal de la coca (Erythroxylum coca), están usando estas
tecnologías de cacao con otras especies como sombra como un sistema sustentable.

47
Cuadro 8. Carbono fijado por los diferentes sistemas de cacao en San Martín, Perú.
Carbono total en
Flujo de carbono
Sistema de cacao la Biomasa Vegetal
en t/ha/año
(t/ha)
Cacao 20 años (a)-guaba – capirona- mango 44.85 2,3
Cacao 20 a.-guaba –mandarina-naranja-sierra
40.77 2
pashaco-palto-cetico
Cacao, 12 a.- cedro – shaina-guaba 45.07 3,8
Cacao, 12 a.-café –pucaquiro –papaya-guaba 44.68 3,7
Cacao, 12 a.-café –pucaquiro –papaya-guaba 13.56 7,03
Cacao de 8 a.- capirona, bolaina- caoba 13.38 3,29
Cacao 8 a. - capirona, bolaina-café 5.95 1,29
Cacao 6 a 16.94 2,61
Cacao 6 a- capirona- bolaina 28.98 5,8
Cacao, 5 a.- mango-pumaquiro-palmera-
14.49 3,22
papaya-frijol de palo- yuca-capirona.
Cacao 3 a- capirona – guaba 19.00 4,75
Cacao 3 a,- palta- y guaba 11.43 2,54

Convirtiendo Los flujos de C ha/año en flujos de CO2 para cada uno de los sistemas estos fluctuaron desde
7.28 t CO2 /ha hasta 25.77 t CO2 /ha para el cacao tradicional de 6 años solo con sombra de guaba y el
cacao de 8 años con sombra de tres árboles maderables respectivamente. Entonces si le ponemos precio
a cada tonelada de carbono con un promedio de 5 dólares por tonelada de CO2 se puede obtener US$
128.00 (dólares americanos), por t CO2 / ha / año.

CONCLUSIONES

1) Después de 10 años con un uso intensivo del suelo con diferentes sistemas agrícolas y agroforestales
los niveles de nutrientes del suelo se mantuvieron por encima o similar a los niveles del bosque
secundario que no fue tocado durante 10 años.
2) El reciclaje de nutrientes fue eficiente en los sistemas agroforestales en el que no se usaron insumos
externos.
3) La productividad de los sistemas agroforestales fue significativamente mayor que los sistemas con
cultivos solos.
4) Para el mejoramiento del suelo en cuanto a fertilidad y control de malezas para aumentar la
producción de los cultivos, es necesario usar como barbechos mejorados las especies arbóreas de
uso múltiple (reciclaje, fruto, madera, leña etc.) y que sean económicamente rentables de tal forma
que sea atractivo para el agricultor y lo pueda adoptar.
5) Después de 5 años de estudios se concluyó que el sistemas de cultivos en callejones es muy ventajoso
en suelos con pendientes protegiendolode la pérdida de suelo y agua y por ende de los nutrientes
haciendolo más sostenible.
6) El manejo agroforestal con sistemas silvopastoriles con una plantación perenne de Bactris gasipaes

48
con Centrosema macrocarpum pastoreado con bovinos durante 5 años mantuvo el sistema
productivo y las propiedades químicas y físicas del suelo mejoraron debido al manejo adecuado
con carga animal apropiada, pastoreo rotacional y mantenimiento de la fertilidad con aplicación de
fertilizantes.
7) Se puede concluir que los sistemas de cacao con especies forestales maderables y frutales,
presentaron una mayor acumulación de carbono almacenado en la biomasa aérea arbórea, a su vez
dichas sombras permanentes favorecen de manera constante la presencia de abundante hojarasca,
funcionando como principal agente de conservación del suelo y excelente controlador de maleza.
8) Los flujos de carbono para cada uno de los sistemas fluctuaron desde 2.0 a 7.03 t C / ha / año. El sistema
mas rentable para esta actividad es el de Cacao de 8 años con sombra de capirona (Calycophyllum
spruceanum (Bentham) Hooker), bolaina (Guazuma crinita) y caoba (Swietenia macrophylla G. King),
con un ingreso anual aproximado de US$ 128.00 dólares americanos, por t CO2 / ha / año.

REFERENCIAS
Alegre J.C. and D.K. Cassel. 1996. Dynamics of soil physical properties under alternatives systems to slash-
and-burn. Agriculture, Ecosystems Environment 58:39-48.
Alegre J.C. and M.R. Rao. 1996. Soil conservation by contour hedgerows of Inga edulis on slopes in the
humid tropics of Peru. Agriculture, Ecosystems, Environment 57:17-25.
Alegre J. C., Weber J.C., Bandy D.E. 1998. The potential of Inga species for improved woody fallows
and multistrata agroforest in the Peruvian Amazon Basin In. The genus Inga- Utilization (ed.: T.D.
Pennigton and E.C.M. Fernandez). TheRoyal Botanic Garden, Kew. Chapter 6. pp 87-100.
Alegre J, Ricse A, Arévalo, Barbarán J, Palm C. 2000. Reservas de carbono en diferentes sistemas de uso
de la tierra en la amazonía peruana. Consorcio para el Desarrollo Sostenible de Ucayali (CODESU)
Boletín informativo 12:8-9.
Arevalo L. ,Alegre C. , Bandy D.E. and Szott L. 1998. The effect of cattle grazing on soil physical and chemical
properties in a silvopastoral system in the Peruvian Amazon. Agroforestry System 40/2 pp 109/124.
Alegre, J.C., J. Smyth, J.C., Weber and D.E. Bandy 1999. Long-term evaluation of a prototype multistrata system
in the humid tropics of Peru. Memories of International Symposium on Multi-strata Agroforestry
Systems with Perennial Crops. Turrialba, Costa Rica, February 22-27. Pp 90-93.
Arevalo L. ,Alegre C. , Bandy D.E. and Szott L. 1998. The effect of cattle grazing on soil physical and chemical
properties in a silvopastoral system in the Peruvian Amazon. Agroforestry System 40/2 pp 109/124.
Arevalo. L. J, Alegre y C. Palm 2003. Manual de determinación de las reservas de carbono en los diferentes
sistemas de uso de tierras en Perú. ICRAF, CODESU, INIA, INRENA. Ediciones Grafica Miguel Alvarez.
34 pp.
ASB 2005 Alternatives to slash and burn in Peru .Summary report and synthesis of phase edited :D White s
Velarde ,Alegre J, and Tomich T ASB programme ICRAF 329 pp.
Barrow, C. J. 1991. Land degradation. Cambridge/London/New York. Cambridge University Press.
CONAM, 2001. Primera Comunicación Nacional del Perú para la Convención de las Naciones Unidades sobre
Cambio Climático. Lima, 118 p
Houghton, R.A. Unruh, J.D. and Lefebyre, P.A. 1993. Current land use in the tropics and its potential for
sequestering carbon. Global Biogeochemical Cycles 7: 305-320
ICRAF. 1996. Investigación Agroforestal para Desarrollar Sistemas Ecológicamente sostenibles en la Amazonía
Occidental. Reporte Final Enero 1994 a Diciembre 1995: Banco Interamericano de Desarrollo-
International Centre for Research in Agroforestry IDB/ICRAF ATN/SF 4375-R6 ICRAF, Lima, Perú
ICRAF. 1998. Respuesta a nuevas demandas tecnológicas, fortalecimiento de la investigación en agroindustria
y en el manejo de recursos naturales. Reporte final Enero 1996 a Junio 1998. Banco Interamericano de
Desarrollo- International Centre for Research in Agroforestry.

49
INEI. (Instituto Nacional de Estadística e Informática 1997. Estadística del medio ambiente Lima, Perú.
Myers , N., R.A. Mittermeier, C. G. Mittermeier , G.A.B da Fonseca, and J. Kent. 2000. Biodiversity hotspots for
conservation priorities. Nature (London) 403: 853-858.
Nye, P.H. and D.J. Greenland, 1960.The soils under shifting cultivation. Commonwealth Bureau Soils, Tech.
Comm. No 51. Harpedenden, England.
Szott, L.T. and C.A. Palm. 1996. Nutrients stocks in managed and natural humid tropical fallows. Plant and
Soil: 293-309

50
INFLUENCIA DE DOS SISTEMAS DE PRODUCCIÓN SOBRE EL CRECIMIENTO DE
TORNILLO (Cedrelinga cateniformis) CAPIRONA (Calicophyllum spruceanum) y
PALIPERRO (Vitex pseudolia) EN SUELOS ACIDOS.

Robles, R.R.1; Arévalo, G.E.1; Zúñiga, C. L.1; Grández, O.M.1; Baligar, V.C2.
1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.
Ict@terra.com.pe; www.ict-peru.org
2
USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA

El desarrollo de especies maderables de rápido crecimiento Calicophyllum spruceanum (capirona) y Vitex


pseudolia (paliperro) y de lento crecimiento Cedrelinga cateniformis (tornillo), responde a influencias
bióticas y abióticas del ecosistema donde se encuentran. El objetivo de la investigación, es comparar la
influencia de dos sistemas de producción de cacao, sobre el crecimiento de éstas especies. La Estación
Experimental, El Choclino, región San Martín. Se ubica en la zona de vida, Bosque Seco Pre-Montano
Tropical, altitud 460 msnm; precipitación 1100 mm/año; Tº, 26ºC y HRº 87%.

En un sistema de producción de cacao bajo bosque, y otro sistema de producción tradicional (rozo, tumba
y quema), se proyectó arreglos agroforestales en ambos sistemas. Las especies se plantaron con densidad
69 plantas/ha (12x12m), intercalada. Se tomaron datos biométricos de altura de planta y diámetro a la
altura del pecho (DAP) por dos años. Los resultados en el primer año muestran diferencias estadística
entre ambos sistemas (p=0.0026) en relación al tornillo y la variable altura; el sistema bajo bosque tiene
mayor altura 142.41 ± 64.08 cm. que el sistema tradicional 78.5 ± 25.40 cm.

En el segundo año, no se observa diferencias significativas en ambos sistemas (p=0.0817) en relación a la


altura de tornillo 264 ± 0.89 y 203 ± 044 cm. El DAP resulta no significativo en ambos años. Las especies
capirona y paliperro, muestran diferencia significativa entre los sistemas (p=<0.0001) con respecto a la
altura y DAP, tanto el primer como el segundo año, mostrando mayor crecimiento en el sistema tradicional.
La tasa de crecimiento anual es mayor en el sistema tradicional, para las tres especies en estudio.

Palabras clave: Sistemas, agroforestal., Calicophyllum spruceanum; Vitex pseudolia; Cedrelinga


cateniformis

51
INFLUENCIA DE COBERTURAS VIVAS SOBRE LA TEMPERATURA DE UN
INCEPTISOL DISTRICO, REGION SAN MARTIN

Robles, R., R.1; Arévalo, G. E.1; Zúñiga, C. L.1; Baligar, V. C.2; Grandez, B. M.1;
Pinchi, F1.

Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.


1

USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA


2

Las coberturas vivas representan una alternativa de manejo para proteger el suelo, y ofrecen condiciones
para activar la población de microorganismos y el reciclaje de nutrientes, influenciando sobre la
temperatura del suelo. El ensayo se realizó en la Estación Experimental “El Choclino”. Se empleo un
diseno de Bloques Completos al Azar (DBCA) con Arreglo Factorial 6x3x2, cobertura (Arachis pintoi;
Calopogonium muconoides; Callisia repens; Cannavalia ensiformis; Centrocema macrocarpum; y Testigo;
factor A), hora de evaluación (factor B) y profundidad (factor C). Se instalaron geotermometros, en dos
profundidades (15 y 30 cm). Realizando tres lecturas por día (OMM 06:00 am, 12:00 pm y 06:00 pm).
Condiciones climaticas temperatura 27 ºC; precipitación 950 mm. El periodo de evaluación (enero –
junio, 2007) con 100% de cobertura.

Los resultados muestran diferencias altamente significativas entre las coberturas (p=< 0.0001) respecto
a la temperatura del suelo, C.mucunoides, C. macrocarpun y C. repens mostraron mayor reduccion de
temperatura del suelo, 0.6 a 1.81 ºC; mientras que las coberturas C.enciformis, A.pintoi y el Testigo
superan la temperatura media del suelo. Con respecto a las horas de evaluación también resultaron con
alta diferencia estadística (p=< 0.0001), mostrando que existe una tendencia creciente y significativa de
la temperatura entre las lecturas de 06:00 am y la de 06:00 pm.

Existe alta diferencia estadística con respecto a la interacción de los factores hora de evaluación y
profundidad (p=<0.0001), La temperatura del suelo se iguala en las dos profundidades al medio día pero
cambia inversamente la diferencia de temperaturas a la ultima hora de evaluación.

Palabras clave: Geotermómetro; cultivos de coberturas; Inceptisol districo.

52
MANEJO DE LOS NUTRIENTES EN LOS SISTEMAS DE CAFÉ Y CACAO EN LOS
SUELOS TROPICALES

Oscar Loli1
1
Profesor Principal Universidad Nacional Agraria La Molina

RESUMEN

Las plantas pueden ser abastecidas de nutrientes a partir del suelo, el mismo que interviene como
una fuente potencial nutricional; sin embargo los elementos que se encuentran en el suelo pueden
presentarse en diferentes formas, muchas de las mismas no son necesariamente de fácil absorción por
parte de la planta, por ello la presencia de los elementos en el suelo no aseguran necesariamente una
buena fertilidad.

Las características desarrolladas por el suelo afectan de una manera significativa la forma de presentación
de los elementos, es así que en condiciones de suelos del Trópico Húmedo predominan condiciones de
suelos de alta fragilidad, pues se encuentran predominantemente arcillas del tipo 1:1, con muy baja
concentración de materia orgánica, bajo poder tampón y concentraciones de hierro y aluminio que
podrían alcanzar los niveles tóxicos.

Las características de estos son desarrolladas por la incidencia de los factores de formación, los mismos
que son presentados a través de la incidencia de los procesos de formación de suelos. Es por ello que
en condiciones de suelos de selva se pueden encontrar también suelos de pH neutros o ligeramente
alcalinos (Tarapoto) los mismos que se desarrollan en mayor medida por el material madre. Sin embargo
la mayoría de suelos son de reacción ácida producida principalmente por la hidrólisis de los materiales
pres existentes, en los cuales por efecto del agua rompen la sustitución isomórfica, liberando el aluminio,
ello ocurre en condiciones de alta precipitación, por eso los suelos ácidos se presentan en condiciones de
sierra alto andina y selva.
.
El factor planta puede influir en la respuesta a las características de los suelos, pues ella desarrolla
propiedades que influyen en la forma de presentación de los elementos a través de la rizósfera, pues ella
va a permitir un desarrollo microbial diferente al característico del suelo, debido a los exudados orgánicos
que elimina a través del sistema radicular, los mismos que crean condiciones oxido reductivas, diferentes
al suelo en si. Se discutirán las necesidades de nutrientes de las plantaciones perennes de café y cacao y
la forma eficiente de aplicarlos para contrarrestar los factores limitantes en los suelos tropicales.

Palabras claves: rizosfera, esencialidad, nutrientes, suelos tropicales

53
MANEJO DE SUELOS DEGRADADOS MEDIANTE SISTEMAS AGROFORESTALES Y
FORESTALES EN LA CUENCA DEL AGUAYTÍA.

Auberto Ricse Tembladera. INIA1


1
Instituto Nacional de Investigación Agraria

RESUMEN

El INIA, durante 25 años de investigación desarrolló tecnologías forestales y agroforestales en la cuenca


del Aguaytía, los mismos que fueron validados en terreno de productores, con el objetivo es generar
entre la población rural una cultura de ahorro como un medio de acumulación de valor y riqueza para
el futuro, mediante árboles comerciales, cubriendo sus necesidades de corto y mediano plazo con
producción agrícola. El sistema consiste en la restauración de áreas deforestadas por la agricultura
migratoria, mediante plantaciones de especies forestales, cultivando entre las columnas de los árboles,
productos de pan llevar y frutales.

En el Bosque Nacional Alexander von Humboldt (Ucayali) en 1977 a través de la FAO se implemento el
primer experimento agroforestal, basado en un modelo “taungya”, con participación de 20 agricultores,
dos cultivos transitorios y plantación de 4 especies forestales, al siguiente año en una superficie de 20 ha
se implementó una réplica, aplicandose el sistema tradicional de rozo y tumba de árboles de un bosque
primario, de donde se aprovechó la madera comercial y se quemó los residuos en forma controlada,
después se plantó (a raíz desnuda) 16 especies forestales comerciales.

En otro escenario, en un terreno de topografía plano-ondulado, suelo degradado invadido por “braquiaria”,
se realizó trabajos preliminares de “re-vegetación” con plantación de guaba y cobertura intensiva de
mucuna, reforestándose un año después con shihuahuaco, tahuarí, caoba y marupá, en una superficie
de 300 ha. Con estas condiciones, al tercer año los árboles lograron 96 % de supervivencia y crecimientos
significativos: shihuahuaco 4.2 m de altura y 3.4 cm de diámetro; tahuarí amarillo, 3.2 m y 2.8 cm; marupá
4.3 m y 5 cm. Al final del primer año “guaba” (1,000 árboles/ha) produjo en promedio 4.5 t de leña y 4.5 t
de biomasa por ha/año.

El modelo “agrobosque”, en terreno con pendiente 0-30 %, el primer año ha producido 1.2 t de arróz, 1.0
t de frijol y 1.4 t de maíz; el segundo año, 0.9 t de semillas de “mucuna” y desde el tercer año se cosecha
0.8 t de almendra seca de cacao y 660 racimos de plátano por campaña. Desde el sexto año se establecio
“centrosema” para control de malezas. En 60 meses los árboles plantados con abonos orgánicos alcanzaron
las siguientes alturas: “shihuahuaco” 14.80 m; “tahuarí” 11.25 m; “tornillo” 13.20 m; “quillobordón” 9.25 m
y “caoba” 6.30 m.

En un sistema agroforestal en multiestratos en suelo aluvial, los resultados preliminares de 5 años de


crecimiento de cuatro especies forestales son: tornillo 6.5 m de altura y 3.2 cm de diámetro; shihuahuaco
6.8 m y 3.9 cm; bolaina blanca 13.2 m y 6.5 cm; guaba 12.5 m y 8.4 cm. Los productos obtenidos son 0.8
t de almendra de “cacao” (300 plantas) y 1,200 vainas de guaba. Los productos (arroz, frijol caupi, semillas
de mucuna, frutos de plátano y cacao) se vendieron en el mercado local, con ingresos de S/. 1,200.00
nuevos soles al tercer año, y S/. 1,600.00 nuevos soles al cuarto año.
En otro modelo “agrobosque” estratificado con especies maderables y no maderables en suelo degradado,

54
el primer año se cosechó productos para consumo: arroz, frijol y maíz; seguido durante 2 años de un
sistema plátano, piña, caña de azúcar, anona, guaba, pijuayo, para autosostenimiento. Desde el octavo
año el sistema produce látex de “sangre de grado”, mientras maduran 2 especies de árboles de madera
comercial, “tornillo” y “capirona”.

En 1998, se introdujo la especie “castaña”, instalado en un sistema agroforestal asociado con pijuayo y
árboles de caoba y pumaquiro, con dos tipos de cobertura: centrosema y kudzú. A 10 años de crecimiento,
castaña produjo los primeros frutos (promedio de 10 frutos por árbol), actualmente se encuentra en
floración por la presencia de “polinizadores” naturales. En el sistema también se cosecha un promedio de
300 racimos de pijuayo (2 campañas por año). El área estudiada, comprende la cuenca del río Aguaytía
de la región Ucayali. La Estación Experimental Anexo Forestal de INIA se encuentra localizado dentro
del Bosque Nacional Alexander von Humboldt, a 250 msnm. La temperatura promedio es 26.7º C; La
humedad relativa promedio es 78.9 %. La precipitación anual promedio es 3600 mm, con una estación
muy lluviosa (noviembre-marzo) y otra de menor precipitación (abril-octubre).

En este bosque se estudio los requerimientos edafológicos de las especies forestales y la calidad de
suelo, caracterizando tres tipos de suelos: Acrisol, Cambisol y Gleysol. Según esta caracterización, caoba
crece relativamente bien en su primera fase en Cambisol y Gleysols, pero no en Acrisol; tornillo tiene
un buen crecimiento inicial tanto en Acrisol como en Chromic Cambisol de fertilidad similar al Acrisol;
tornillo crece densamente, mientras que ishpingo y cedro crecen relativamente densos, moena y cumala
también crecen bien en Plinthic Acrisol (suelo fuertemente ácido); caoba y copaiba crecen vigorosamente
bien, mientras que yacushapana, estoraque, huayruro y lagarto caspi crecen de manera típica, en Vertic
Cambisol; las especies ishpingo, tornillo y cedro crecen relativamente bien en Chromic Cambisol.
Se concluye, que en los sistemas agroforestales en multiestratos, los individuos adultos de las especies
arbóreas como tornillo y shihuahuaco tienden a ocupar una determinada posición espacial dentro del
sistema, estas especies con sus copas situadas en estratos diferentes tienen ambientes distintos por
efecto de los individuos próximos. La especie shihuahuaco con 50 m de altura y 30 m de diámetro de
copa, emerge del estrato forestal superior, esta expuesta a una mayor intensidad de luz, menos húmeda y
mayor temperatura y velocidad del aire, en comparación con las especies inmediatas como quillobordón
y pumaquiro. La especie tahuarí situada más inferiormente, está creciendo con una intensidad de luz
menor, con una mayor protección contra la desecación (menor velocidad y menor temperatura) y una
mayor humedad atmosférica.

Asimismo, el flujo continuo de productos cosechados en los sistemas mas biodiversos como el multiestrato
protegen al suelo y lo hacen más productivo cuando se seleccionan las mejores combinaciones para
aprovechar el proceso de reciclaje; De igual manera, con el manejo adecuado de abonos orgánicos y
el reciclaje natural de las especies nativas en sistemas sin fertilizantes se controla el agotamiento y la
degradación del suelo en cuanto a nutrientes y biodiversidad del suelo.

En resumen, la agroforestería representa probablemente el reto científico mas complejo del sistema
de investigación agrícola: como integrar cultivos anuales con árboles, pastos y animales en sistemas de
producción, de modo que la inevitable competencia por la luz, el agua, los nutrientes y daño físico, tenga
como resultado una producción sostenible, sin degradación del medio ambiente.

Palabras claves: agrobiodiversidad, agrobosque,

55
CAMBIOS EN LA FERTILIDAD DE SUELOS, POR EFECTO DE LA QUEMA EN DOS
TIPOS DE SUELO Y VEGETACION DE BOSQUE SECUNDARIO
Y HELECHO (Theridium aquilinum. L)

Zúñiga, C. L.1; Arévalo, G. E.1; Robles, R., R.1; Baligar, V. C.2; Reyes. R. 1;
Ramírez, R1.
1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.
2
USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA

La práctica de rozo, tumba y quema en el trópico, es una actividad tradicional en los sistemas de agricultura
migratoria y de subsistencia, con la finalidad de evaluar el efecto de la quema en la fertilidad natural de
los suelos , se tomo como indicador dos tipos de vegetación natural en dos tipos de suelo. Un bosque
natural de 25 años, en un suelo Alfisol y un helecho (Theridium aquilinum) en un Inceptisol dístrico.

En ambos sistemas, se trazaron, transectos dirigidos de este a oeste, y se dividio en 10 subparcelas


(30x50m).; en cada subparcela se tomaron muestras de suelo antes y después de la quema, así mismo se
instaló 20 bandejas de zinc debajo de la hojarasca (50x50 cm) antes de la quema para colectar cenizas y
medir el aporte de nutrientes. El resultado de los análisis, muestra diferencias estadísticas significativas
entre ambos tipos de vegetación, según la Prueba de “t”, observando mayor disponibilidad de nutrientes
en el sistema de bosque natural (purma), influenciado por la mayor biodiversidad del sistema y mayor
volumen de biomasa,. No se observa un efecto significativo por la quema en cada sistema por separado.
El mayor aporte de cenizas se observa en el sistema de bosque natural 2.58 t ha-1, mientras que en el
sistema helechos, el aporte fue de 1.17 t ha-1;

Palabras clave: Suelos ácidos, quema, fertilidad. Theridium aquilinum. L

56
TRANSFERENCIA DE TECNOLOGIA Y DISEÑO DE SISTEMAS DE RIEGO POR
SURCOS PARA EL CULTIVO DE CACAO EN EL SUR DE COLOMBIA

Armando Torrente Trujillo


1
Ph.D. Profesor Titular, Universidad Surcolombiana – Avenida Pastrana Cra. 1ª. Neiva- Huila, Colombia. Grupo de
Investigación GHIDA. Director Regional Huila SCCS. armando.torrente@ghidausco.org, armator@usco.edu.co,

RESUMEN

En la agricultura moderna se exige tener racionalidad en las funciones de producción con el objeto de
obtener los mayores beneficios netos de la actividad agrícola y bajo la consideración de la sostenibilidad
de los recursos suelo-agua. Colombia es un país de amplia vocación cacaotera con 98.953 has en
producción y 47.893 ton de cacao, de la cual dependen económicamente 32.000 familias y se generan
aproximadamente 8.2 millones de jornales en forma directa e indirecta. Es por esta razón que el cultivo
del cacao (teobroma cacao L), tiene una connotación importante a nivel nacional tanto socio-económica
como ambiental. El cultivo de cacao se desarrolla en 23 departamentos en zonas entre los 0 y 1.200 msnm,
con temperatura media entre 22 y 28ºC y precipitación superior a 1500 mm; con pendientes entre 3 y 40
% localizadas en los valles interandinos y la zona andina Colombiana.

Por diversas razones entre ellas las oportunidades de mercado se hace interesante ampliar las áreas de
siembra de cacao, lo que generara buen posicionamiento de la región con respecto al riego tecnificado,
además del mejoramiento de la calidad de vida de los agricultores. Con la implementación del sistema
de riego por surcos, se busca satisfacer los requerimientos hídricos de los cultivos de Cacao, además de
hacer un mejor manejo de este recurso, disminuyendo costos con respecto a bombeos y turnos de agua.
El propósito son los estudios y la transferencia de tecnología en riego por surcos en el cultivo de cacao
clonado, para lo cual se procede al diseño, la construcción y la operación del sistema de riego para el uso
eficiente del agua y la sostenibilidad del sistema de producción agrícola.

La metodología consiste en el reconocimiento de las características físicas y químicas de los suelos, las
pruebas hidrodinámicas dirigidas a la instalación y manejo del riego por surcos, la determinación de los
parámetros de riego, la instalación del sistema de riego en parcelas, la capacitación y transferencia a
los agricultores. Se concluye que los agricultores involucrados en el Programa optaron por un cambio
en la cultura de riego superficial hacia la implementación del sistema de riego por surcos controlado;
además reconocieron la importancia del uso y aprovechamiento eficiente del recurso hídrico, y como
consecuencia la disminución de la perdida de suelo y de los problemas fitosanitarios del cultivo.
Palabras claves: Riego por surcos, cultivo de cacao, transferencia de tecnología.

57
INFLUENCIA EN EL REGIMEN DE TEMPERATURA DE SUELO POR DOS SISTEMAS
DE PRODUCCIÓN DE CACAO (Theobroma cacao. L ).

Robles, R., R.1; Arévalo, G. E.1; Zúñiga, C. L.1; Baligar, V. C.2; Grandez, B. M.1;
Pinchi, F1.
1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.
ict@terra.com.pe; www.ict-peru.org
2
USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA

El presente trabajo tiene por finalidad determinar la variación de temperatura del suelo bajo dos sistemas
de producción de cacao, condiciones de bosque raleado (1.5 has, 25 años) y un sistema tradicional, (rozo,
tumba, quema) durante un ano hidrologico. El ensayo se implemento en la Estación Experimental “El
Choclino”, San Martín.

Las condiciones ambientales registran temperatura promedio de 27 ºC ; precipitación de 950 mm; HR


75%., la plantación tiene una edad de 4 anos y densidad de 1666 ptas/ha (2x3m) con cinco genotipos de
cacao (CCN-51, H-35, ICT-1112, ICT-2162 e ICT- 1123) donde se instaló dos geotermometros por genotipo,
a profundidades (15 cm y 30 cm); las lecturas fueron diarias de acuerdo a la OMM (06:00 am, 12:00 pm
y 06:00 pm). Se utilizó el Diseño de Bloques Completo al Azar (DBCA) con Arreglo Factorial (2x6x3x2),
sistema (factor A), genotipo (factor B), hora de evaluación (factor C) y profundidad (factor D).

Los resultados preliminares, muestran que según el modelo propuesto los sistemas evaluados (factor A)
resultaron altamente significativos (p=<0.0001), con respecto a la temperatura del suelo en los meses
de enero, febrero, marzo y abril, El sistema de bosque raleado mostro mejores condición para mantener
el suelo con menor temperatura, con media de 23.41 ºC; asimismo, el diferencial termico entre bosque
raleado y ambiente es de 1.66 ºC , con media de 25.07 ºC. Mientras que en el sistema tradicional es de
1.0 ºC, Respecto a la hora de evaluación, no difiere estadísticamente entre las 06:00 am y las 12:00 pm;
mientras que a las 06:00 pm presento la mayor temperatura. Se tiene que en las profundidades evaluadas
(15 cm y 30 cm) la primera, tiene la menor temperatura del suelo en los dos sistemas evaluados.

Palabras clave: Temperatura del suelo, temperatura ambiental, sistemas de producción, geotermometros.

58
EVALUACION PRELIMINAR DE CADMIO (Cd) EN SUELOS TROPICALES Y
ALMENDRAS DE CACAO (Theobroma cacao. L) EN LA REGIÓN,
SAN MARTÍN Y AMAZONAS.

Zúñiga, C. L.1; Arévalo, G. E.1; Landsber, E.2. Baligar, V. C.3; Alvarado, C1;
Robles, R1.
1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.
ict@terra.com.pe; www.ict-peru.org
2
Programa Desarrollo Rural Sostenible2 /GTZ.
3
USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA

RESUMEN:

Actualmente el Perú, es uno de los mayores exportadores de cacao orgánico. Hacia: Holanda, Suiza,
Bélgica Francia, Italia, Alemania, entre otros; estos mercados son muy exigentes en calidad, atributos
tecnológicos y medioambientales de las almendras, con tenores permisibles de 0.5 ppm. de Cadmio (Cd)
(OMS/FAO, 1993). Se realizó un muestreo aleatorio simple en siete provincias en San Martin y dos de
Amazonas, para determinar la presencia de Cadmio en suelos y almendras de cacao con el objeto de
desvirtuar y/o prevenir canales de contaminación.

Los alimentos pueden asimilar cadmio a través de varias vías, siguiendo una cadena terrestre, el cadmio
puede pasar desde el suelo y el agua contaminados a los vegetales y de estos a los animales y al hombre.
Se planteó Identificar áreas y niveles de contaminación, en diferentes sistemas de cultivo de cacao. Las
muestras fueron colectadas en campos de 38 fincas cacaoteras y se analizó 228 muestras de suelo; los
resultados sugieren gran variabilidad espacial de los suelos respecto al contenido de Cadmio, tenores de
0.02 a 0.46 ppm con una media de 0.14 ppm. (crítico 0.35 ppm); la capa superficial, (0-5 cm), concentra
la mayor proporcion con medias de 0.21; 0.14 ppm, en Amazonas y San Martin. Asímismo, se analizó,
146 muestras de almendras de cacao de las cuales 101 (69.18%) dieron lectura 0.000 ppm (AA), el resto
presentó tenores de 0.10 a 2.97 ppm. en grano fresco; y 0.10 a 2.29 ppm. en granos de acopio, con medias
de 1.03 y 0.59 ppm respectivamente.

Palabras clave: Cadmio, Theobroma cacao, contaminación.

59
MICROPROPAGACION Y DETERMINACIÓN CROMOSOMICA DEL GENERO
Croton PRODUCTORAS DE LATEX

* Astriht Ruiz Ríos** María de Lourdes Tapia y Figueroa

RESUMEN

El presente trabajo de investigación tuvo como objetivos: Determinar las diferencias en el desarrollo in
vitro de yemas provenientes de plantas juveniles de Croton productoras de látex; evaluar la respuesta
a la aclimatación de plántulas de Croton de mejor comportamiento in vitro y determinar el número
cromosómico de individuos seleccionados del género Croton productores de látex. El medio de cultivo
para la introducción in vitro fue determinado evaluando el comportamiento de Croton draconoides en
cinco tratamientos cuyo medio básico fue el de Murashige y Skoog (MS) tomando en consideración de
que las especies en estudio pertenecen al mismo género.
Las yemas provenientes de plantas juveniles de Croton productor de látex color vino fueron las que mejor
comportamiento tuvieron en el medio de cultivo seleccionado (MS + 0.01mg/l de ANA + 0.1 mg/l de BAP y
AG3 + 20 ml de agua de coco) presentando mayor altura, número de hojas y porcentaje de sobrevivencia
en relación a Croton productoras de látex color rojo y ocre. Las plántulas de Croton productoras de látex
color vino, previamente enraizadas in vitro, fueron llevadas a aclimatación, probando cuatro substratos,
determinándose que las respuestas de las plántulas varían de acuerdo a la composición del sustrato, las
condiciones de riego (nebulización), control de hongos (benlate al 0.1%) y aplicación del bioestimulante
biogen 1 al 0.1%. El número cromosómico determinado en las plantas del género Croton productoras de
látex rojo, vino y ocre fue de 40.

Palabras claves: Croton, látex, in vitro, micropropagación, plántulas, explantes.

60
POBLACIÓN MICROBIANA DEL SUELO, ASOCIADA A LA RHIZOSFERA DEL
SISTEMA DE CACAO (Theobroma cacao L) CON COBERTURAS VIVAS

Márquez, D. K.1; Arévalo, G. E.1; Zúñiga, C. L.1; Baligar, V. C.2; Grandez, B. M.1;
Cayotopa, T. J 1.
1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.
Ict@terra.com.pe; www.ict-peru.org
2
USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA

RESUMEN

Con la finalidad de evaluar la población microbiana del suelo (PMS) asociada a la rhizosfera del cacao
con coberturas vivas en la E.E. El Choclino, Región San Martín, Perú. Fueron evaluados los sistemas de
cacao con: Arachis pintoi, Calopogonium mucunoides, Calisia repens, Canavalia ensiformis, Centrocema
macrocarpum y un testigo sin cobertura. Muestras de suelo fueron tomadas en cada parcela, en tres
profundidades (0-20, 20-40 y 40-60 cm) y se determinó la población inicial (PI) 2006 antes de establecer
el sistema y después de establecido 2007. Se utilizó el Diseño de Bloques Completos al Azar (DBCA) con
arreglo factorial (6x3). El análisis microbiológico se realizó en el laboratorio de fitopatología del ICT y se
determinó poblaciones de hongos, bacterias y nemátodos.

La PMS inicial, fue significativamente superior en A. pintoi (3.8 x 108 ufc.g-1). Un año después, A. pintoi redujo
la PMS a (7.1 x 107 ufc.g-1,) mientras que en C. macrocarpum la PMS fue significativamente mayor (1.8 x
108 ufc.g-1) así mismo se incrementó su PI (5.4 x 106 ufc.g-1) en 108%, de los c uales 60.40% son bacterias,
28.94% hongos y 10.65% nemátodos. C. repens (1 x 104 ufc.g-1) y A. pintoi (1 x 103 ufc.g-1) contienen, mayor
población de hongos y muestran diferencias estadísticas significativas con las demás coberturas. Así
mismo, A. pintoi alberga significativamente, mayor población de nematodos (121 indv.100 cc-1), seguido
de C. macrocarpum (83 indv.100 cc-1.). C. macrocarpum concentró, significativamente mayor población
de bacterias (1.8 x 108 ufc.g-1). Se observa también que la PMS, es influenciada significativamente por la
profundidad del suelo, siendo mayor a profundidad de 0 – 20 cm.

Palabras clave: Microorganismos suelo; Rhizosfera; Theobroma cacao L.

61
LOS HONGOS ECTOMICORRÌZICOS, GENERADORES DEL RECURSO SUELO,
DE LA PARTE POBLANA DEL PARQUE NACIONAL MALINTZI

Marco Antonio Marín Castro* 1 Virginia Silva Díaz,2 Gladys Linares Fleites1,
Cruz Montalvo Abel1, Romero Hernández Gaspar1 José Antonio Ticante
Roldán1
1
Departamento de Investigación en Ciencias Agrícolas. 2Postgrado en Ciencias Ambientales
del Instituto de Ciencias de la Universidad Autónoma de Puebla Email: cs000298@siu.buap.mx

RESUMEN

El Parque nacional Malintzi, es una montaña que regula las condiciones climáticas del altiplano Puebla
– Tlaxcala, estados del centro de la república mexicana, la montaña esta catalogada como área natural
protegida, no obstante ha sufrido el deterioro de su cobertura boscosa y del recurso suelo , los factores
a destacar son: la tala clandestina que conlleva la deforestación con la consecuente erosión de los suelos,
incrementada por el cambio de uso del mismo, los incendios forestales y el sobre pastoreo, como
consecuencia, la pérdida irreparable de especies forestales tanto de flora y fauna así como de recursos
no maderables generadores y remediadores del suelo, como son los hongos micorrízicos, es irreversible,
por lo tanto el objetivo del presente trabajo conlleva a la obtención y conservación en el laboratorio
del germoplasma de estos organismos con lo que a mediano y largo plazo, permitiría reincorporar
este recurso a su hábitat natural, mediante la micorrización in Vitro de plántulas de especies forestales
nativas, reforzando las campañas gubernamentales de reforestación. De igual importancia, el estudio de
la distribución de estos organismos, es decir su presencia o ausencia dentro del ecosistema nos permite
evaluar el grado de perturbación del parque y proponer las medidas preventivas a su deterioro.

Palabras Clave: Hongos ectomicorrízicos, Recurso suelo, Preservación

62
CALIDAD DE MATERIA ORGÁNICA EN SUELOS DE LA IRRIGACIÓN MAJES,
AREQUIPA – PERÚ.

Valdemar Medina*1, Guido Sarmiento*2, Carmelo Dazzi3, Ignazio Poma4.

Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, Perú.


1, 2

Universidad de Palermo, Italia.


3, 4

*1
vmedina@unsa.edu.pe *2
guisarmiento@yahoo.com

RESUMEN

Se estudió la materia orgánica (MO) de los suelos de la Irrigación Majes en las series Hospicio y Vítor; con
el propósito de establecer su calidad y dinámica en función del tiempo de cultivo. Fueron evaluados
perfiles de suelos con 0, 5, 10, 15, 20 y 25 años de manejo. Los parámetros de calidad de MO relacionados
al proceso de humificación se obtuvieron a través de fórmulas estandarizadas a nivel internacional.
El índice de humificación (IH) en el primer estrato de Hospicio fue mayor respecto a Vítor; a medida que
se incrementa la profundidad de suelo los valores de IH disminuyen. La relación de humificación (RH) en
ambas series son casi similares en en suelos labrados por 5, 10, 15 y 20 años. El grado de humificación
(GH) de Vítor es mayor respecto a Hospicio; los estratos inferiores presentan menor GH respecto a estratos
superiores.

La tasa de humificación (TH) es nula en suelos eriazos, en Vítor labrado por 5, 15, 20 y 25 años ofrecen
valores de TH mayores a Hospicio. La humificación total (H tot) en Vítor es mayor que Hospicio en suelos
trabajados durante 5, 15, 20 y 25 años. La tendencia de resultados determina que la serie Vítor en todos
los tiempos de uso registra menor MO respecto a Hospicio. Sin embargo, aún los niveles de MO de los
suelos evaluados se encuentran en niveles deficientes.

Palabras clave: calidad de materia orgánica, materia orgánica, suelos.

63
INTRODUCCIÓN
Los suelos de la Irrigación de Majes, edafológicamente presentan aptitudes para la agricultura intensiva,
tienen similar origen y morfología. Se han caracterizado diversas series de suelos, tales como: Vítor, Siguas,
Terraza, Majes, Pumicita, Pampas Altas, Pacarquinta, Molles y Hospicio; siendo las series extremas desde
el punto de vista de sus características y de sus posibilidades de manejo: la serie Vítor y la serie Hospicio,
estos terrenos se vienen cultivando desde hace 25 años y los últimos incorporados a la agricultura en los
últimos 5 años. Por otro lado, los retos actuales de la agricultura de ser sostenible y competitiva implican
el desarrollo de métodos apropiados para la evaluación y monitoreo del estado de las tierras, buscando
una ubicación adecuada para los cultivos, de manera que se logre mayor eficiencia en la producción y en
el uso de los recursos e insumos. En tal sentido el concepto de calidad de suelo se viene desarrollando
ampliamente en la ciencia del suelo y desde hace algunos años este concepto tiene una relación directa
con la selección de indicadores de la calidad de suelos más idóneos para un determinado suelo; en el
caso de zonas áridas la cantidad de materia orgánica del suelo como indicador apropiado era suficiente
para determinar su aptitud para la producción de cultivos; pero en los últimos años se ha introducido el
término de calidad de materia orgánica y se refiere a un conjunto de cualidades de la materia orgánica
del suelo en la forma de carbono orgánico total y especialmente relacionado al proceso de humificación
en el suelo. Los objetivos fueron: establecer la calidad de MO y evaluar su dinámica en función del tiempo
de cultivo.

MATERIALES Y MÉTODO
De acuerdo a la clasificación taxonómica, los suelos de las series Vítor y Hospicio seleccionados para el
presente estudio, son las siguientes (Medina, 2002):
Orden : Entisol Aridisol
Sub orden : Orthent Gypsid
Gran grupo : Torriorthent Petrogyspid
Sub grupo : Xeric torriorthent Xeric petrogyspid
Familia : Xeric torriorthent, arenoso Xeric petrogyspid arenoso
Serie : Vítor Hospicio

Se determinó puntos de muestreo en las parcelas, considerando el tiempo en que fueron iniciados en la
actividad agrícola los que se indican a continuación:
Cuadro 1: Tiempo de uso de parcelas en actividad agrícola, en la Irrigación Majes - 2007.
Sección Inicio de actividad Tiempo de actividad agrícola (años).

Sección Inicio de actividad Tiempo de actividad agrícola (años).


A 1982 25
B, C, B especializada 1987 20
D 1992 15
E(1, 2, 3 ,4 ,5, 6 y 7) 1997 10
E8, D 2002 5

64
Para establecer calidad de materia orgánica se realizaron las siguientes determinaciones:
¾¾ Carbono orgánico total (C org): Por oxidación mediante el método de Walkley y Black.
¾¾ Nitrógeno total (N tot): Por análisis elemental en Microkjeldalh.
¾¾ Carbono extraíble total (C ext): Por extracción con NaOH 0,1 N y NH4P2O7 0,1 N.
¾¾ Carbono de ácidos húmicos (CAH) y carbono de ácidos fúlvicos (CAF): Se determinaron por
separación alcalina y ácida.
Luego se ejecutó los siguientes cálculos:
¾¾ Carbono humificado: CAH + CAF
¾¾ Huminas (Hum): C org – C ext
¾¾ Relación carbono / nitrógeno: C org / N tot
¾¾ Carbono de sustancias no húmicas (CSNH): C ext – carbono humificado
¾¾ Relación ácidos fúlvicos/ ácidos húmicos (RAF/AH): CAF/CAH
¾¾ Grado de polimerización (GP): CAH/CAF
Los parámetros de humificación fueron obtenidos a través de las siguientes fórmulas:
¾¾ Indice de humificación (IH):
IH = CSNH / CAH + CAF
¾¾ Relación de humificación (RH):
RH (%) = Cext / C org x 100
¾¾ Grado de humificación (GH):
GH (%) = CAH + CAF / C ext x 100
¾¾ Tasa de humificación (TH):
TH (%) = CAH + CAF / C org x 100
¾¾ Humificación total (%) :
HT (%) = carbono humificado + huminas / C org x 100

RESULTADOS Y DISCUSION
En la presente investigación el proceso de humificación de la MO del suelo es un parámetro de
calidad muy determinante para su evaluación, de ahí que fueron considerados hasta cinco parámetros
relacionados: Indice de humificación (IH); relación de humificación (RH); grado de humificación (GH); tasa
de humificación (TH) y humificación total (Htot). Los resultados se ofrecen en el siguiente cuadro:

65
Cuadro 2: Parámetros relacionados a la calidad de la Materia Orgánica del suelo (C1-C6)

Cuadro 2: Parámetros relacionados a la calidad de la Materia Orgánica del suelo (C7-C12) – continuación-.

Registros sobre la humificación total (Htot) de la MO en las series de suelo Vítor y Hospicio representan
el contenido porcentual de sustancias húmicas (CAH+CAF+Huminas) del total de carbono orgánico
incluido en la estructura bioquímica de la MO. Entonces se trata de un factor de calidad muy importante
en la evaluación de su calidad y establece indirectamente el estado del proceso de humificación en que
se encuentran los suelos. La tendencia de resultados consignados en el cuadro 2; permite determinar

66
que en el primer estrato del perfil de suelo, la humificación total en Vítor presenta valores mas elevados
respecto a Hospicio en suelos trabajados durante 05, 15, 20 y 25 años; solo en suelos con 10 años de
laboreo Hospicio presenta mayor humificación respecto a Vítor. Los suelos eriazos en ambos casos al no
registrar materia orgánica tampoco se dan procesos de humificación. Otro aspecto que debe resaltarse
es que el valor máximo de humificación para Vítor (65,73%) se determinó en suelos labrados por 25 años;
en cambio para Hospicio la máxima humificación se registra en suelos trabajados por 10 años (63,97%).
Los valores de humificación a nivel del perfil de suelo en ambas series de suelo son absolutamente
variables. Trabajos similares son informados por Dell’Abate et al (2004); Ruiz et al (1997). Sobre el proceso
de humificación total de la materia orgánica en los suelos estudiados, y considerando su importancia
práctica conviene que las sustancias húmicas formadas a partir del carbono orgánico contenido en la MO
sea lo mayor posible; debido a que implicaría también un incremento de humus en los suelos estudiados.
Por otro lado, la variabilidad de resultados obtenidos en suelos trabajados durante 5, 10, 15, 20 y 25
años consideramos como justificable debido a que el laboreo de los mismos implica la realización de una
serie de prácticas culturales que varían la incorporación de fuentes de MO; asimismo, debe entenderse
que el proceso de humificación es muy complejo porque intervienen muchos factores que alteran este
proceso. Sin embargo, durante los primeros estadios de la humificación, la naturaleza y propiedades de la
materia orgánica del suelo vienen condicionadas principalmente por la propia composición química de
la biomasa aportada por los vegetales (Janzen, 2006).

CONCLUSIONES.
El índice de humificación (IH) en el primer estrato de Hospicio fue mayor respecto a Vítor; a medida que
se incrementa la profundidad de suelo los valores de IH disminuyen. La relación de humificación (RH) en
ambas series son casi similares en en suelos labrados por 5, 10, 15 y 20 años. El grado de humificación
(GH) de Vítor es mayor respecto a Hospicio; los estratos inferiores presentan menor GH respecto a estratos
superiores. La tasa de humificación (TH) es nula en suelos eriazos, en Vítor labrado por 5, 15, 20 y 25 años
ofrecen valores de TH mayores a Hospicio. La humificación total (H tot) en Vítor es mayor que Hospicio en
suelos trabajados durante 5, 15, 20 y 25 años. La tendencia de resultados determina que la serie Vítor en
todos los tiempos de uso registra menor MO respecto a Hospicio. Sin embargo, aún los niveles de MO de
los suelos evaluados se encuentran en niveles deficientes.

BIBLIOGRAFIA
1. DELL’ABATE M., LO PAPA G., POMPILI L., DAZZI C. y BENEDETTI A. 2004. Attivitá microbiológica e
qualita del suolo in una sequenza di suoli di pianura dell’ ambiente xerico Siciliano.Bollettino della
Societá Italiana della Scienza del suolo.
2. JANZEN, H.H. 2006. The soil carbon dilemma: Shall we hoard it or use it? Soil Biology & Biochemistry.
3. MEDINA, V. 2002. Suelos del Perú, con énfasis en suelos de Arequipa. Bollettino Della Società Italiana
Della Scienza del Suelo. 51 (1-2): 137-145 (2002). Sicilia. Italia.
4. RUÍZ M., ELIZALDE G. y PAOLINI J. 1997. Distribución de la materia orgánica asociada a microagregados
de suelos de dos toposecuencias. Agronomía Trop.Venezuela.

67
ENMIENDAS ORGANICAS EN EL CULTIVO DE SACHA INCHI
(Plukenetia volubilis L.)
BAJO CONDICIONES DE SUELOS ÁCIDOS EN SAN MARTÍN

Arévalo, E.1; Tuesta, A.1; Luna, V.1; Zúñiga, L1.

1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.
Ict@terra.com.pe; www.ict-peru.org

RESUMEN

Con el propósito de determinar niveles de eficiencia por la aplicación de enmiendas orgánicas en el


cultivo de “Sacha Inchi” (Plukenetia volubilis L.) bajo condiciones de suelo ácido (pH 4.5), se instaló un
experimento en la Estación Experimental del Instituto de Cultivos Tropicales; región de San Martín. Cuatro
niveles de enmiendas orgánicas fueron aplicadas, en cinco tratamientos: 2.5; 5; 7.5 t ha-1 de gallinaza
y 300 kg ha-1 de superguano (14-12-4-NPK), un testigo sin abonamiento; distribuidos en un diseño de
Bloques Completos al Azar, con tres repeticiones, se probó el ecotipo “Shanao” (lugar de procedencia).

Muestras de suelo se tomaron antes del trasplante y al finalizar el ciclo de cosecha, luego de 15 meses.
La floración se registró a los 80 días después del trasplante, período relativamente corto influenciado
posiblemente por las altas temperaturas registradas durante el crecimiento; El diámetro de tallo evaluado
al momento de la floración alcanzó valores de 20 a 24 mm; el peso de 100 semillas no mostró diferencias
significativas entre los tratamientos.

Los resultados sugieren diferencias significativas para peso total de frutos. 1,891 kg ha-1 ; número frutos
259,400 ha-1 y el rendimiento en grano 955.4 kg ha-1 como respuesta al tratamiento 7.5 t. ha-1 de gallinaza.
Desde el punto de vista productivo se puede observar que la aplicación de gallinaza a los niveles
estudiados en el presente experimento, promueven el incremento de rendimientos en grano del cultivo.

Palabras claves: Plukenetia volubilis L; ecotipo Shanao; gallinaza; oleaginosa.

68
“FUENTES Y NIVELES DE MATERIA ORGÁNICA EN EL RENDIMIENTO DE
DOS CULTIVOS SENCUANCIALES: COL CHINA (Brassica sinensis L.) Y FRÍJOL
(Phaseolus vulgaris L.) EN TINGO MARÍA”
Ing. M.Sc. Huamaní, Y. H,A.1; Ing. Manayay Ll. J. ; Ing. Rojas, M. A.

Universidad Nacional Agraria de la Selva UNAS-Tingo Maria


1

RESUMEN

El presente trabajo experimental se realizó en dos cultivos secuenciales, en el Sector de Afilador, ubicado
en el Distrito de Rupa Rupa, Provincia de Leoncio Prado, departamento de Huanuco. Latitud: 09º 17’ 59’’
Sur, Longitud: 76º 54’ 38’’ Oeste y Altitud: 660 m .s .n .m .Con la finalidad de determinar la mejor fuente y
el nivel óptimo de aplicación de materia orgánica en el rendimiento de Col china (Brassica sinensis L.). Y
del cultivo de fríjol (Phaseolus vulgaris L.)

Los tratamientos estaban conformados por la combinación de tres fuentes de materia orgánica (estiércol
de vacuno, malezas fresca y basura domestica biodegradable) y con tres niveles (30, 60 y 90 Tn/ha) más
un testigo; los que fueron adoptadas al Diseño de Bloque Completo al Azar con arreglo factorial de 3 x 3
+ 1 testigo adicional en 3 repeticiones. Se evaluó rendimiento, área foliar, número de hojas, diámetro de
copa y altura de planta.

De los resultados se llego a las siguientes conclusiones: a) para el cultivo de col china, con el tratamiento
90 Tn/ha de basura doméstica biodegradable y 90 Tn/ha de estiércol de vacuno se logró obtener el mejor
rendimiento (135.22 y 118.23 Tn./ha respectivamente). No fue posible estimar el nivel óptimo de materia
orgánica en las fuentes estiércol y basura. Mientras que para la maleza posiblemente la dosis óptima
sea de 57.68 Tn/ha. b) para el cultivo de fríjol Con el tratamiento 90 t/ha de estiércol de vacuno se logró
obtener el mayor rendimiento (2826.69 kg/ha), y mayor peso de 100 semillas.

Palabras claves: Materia Orgánica, col china, fríjol

69
ESTADO NUTRICIONAL DE LOS SUELOS EN PLANTACIONES DE CACAO DE LA
PROVINCIA DE BELLAVISTA: PROBLEMÁTICA Y ALTERNATIVAS DE SOLUCION

Rengifo, S. C1 & Pezo, P. M.B.1


1
Universidad Nacional de San Martín , caresa1704@yahoo.es

RESUMEN

Para determinar el estado nutricional de los suelos y proponer soluciones al problema de clorosis que
vienen afectando a plantaciones de cacao, se realizo el presente estudio en ocho comunidades de la
provincia de Bellavista, departamento de San Martín.El estudio se efectuó en 678 hectáreas de la margen
derecha del Río Sisa, ubicadas entre los paralelos 06º 47’30” y 07º 00’ 00” de Latitud Sur y entre los
meridianos 76º 40’ 00” y 76º 35’ 00” de Longitud Oeste, variando la altitud entre 324 a 434 msnm.

Se realizó determinaciones de textura, pH, conductividad eléctrica, carbonatos, materia orgánica, fósforo
y potasio disponibles, cationes intercambiables (Ca, Mg, K y Na) y algunos micronutientes (Fe, Cu, Zn y
Mn).Entre los factores limitantes para cacao, se encontró texturas muy pesadas, altos pH’s (7.7 a 7.9), altos
contenidos de carbonato de calcio (5.5 a 13.2 %), baja disponibilidad de hierro (15.7 a 47.20 ppm), y bajo
de manganeso (inferiores a 5.0 ppm).Para disminuir carbonatos y bajar el pH del suelo, aplicar yeso.

La deficiencia de hierro controlar aplicando EDTA u otro quelato al suelo. Aplicación foliar de quelatos
de hierro y manganeso pueden controlar la deficiencia de estos elementos si el crecimiento inicial de la
planta no ha sido afectado significativamente. Aplicación de sulfato de hierro (20 kg/ha) y la aspersión
de quelatos de hierro (4 kg/ha) puede corregir deficiencias severas. Deficiencias de manganeso corregir
utilizando 5 a 10 kg/ha de sulfato de manganeso.

70
EFECTO DE LA FERTILIZACIÓN CON MAGNESIO, AZUFRE Y ZINC EN MAÍZ
AMARILLO DURO EN QUILMANA CAÑETE

ALALUNA G. E1,; ROJAS B. R,D.2 & HUAMÁN A.J2

Molinos & Cía. S.A.


1

Instituto Rural Valle Grande programa de investigación y desarrollo de programa costa


2

Email: edgardoag@molicom.com.pe

RESUMEN EXTENDIDO

1.- OBJETIVOS
El objetivo del presente experimento es evaluar el efecto del NPK + Magnesio, Azufre y Zinc añadidos
mediante fertilizantes compuestos, en la producción de granos de maíz amarillo duro.

2.- MATERIALES

MATERIAL GENÉTICO:
La semilla empleada en el experimento es el híbrido AG 001 desarrollada por SEMENTES AGROCERES DO
BRASIL y presenta las siguientes características agronómicas:

yy Altura de Planta 2.00 m.


yy Floración femenina 95 días
yy Ciclo vegetativo 160 días (de Junio a Diciembre)
yy Altura de mazorca 1.30 m.
yy Rendimiento máximo 14,167 kg./ha
yy Mazorcas por planta 1.8
yy Longitud de mazorca 17.88 cm
yy Diámetro de mazorca 5.13 cm
yy Textura de Grano 1.58 (cristalino)
yy Color de grano Amarillo - Naranja
yy Número de hileras 14
yy Peso promedio de 250 granos 95.4 gramos

LUGAR:
El ensayo se realizó en el Fundo Experimental del Instituto Rural Valle Grande, de nombre Viñasol,
ubicado en el centro poblado de San Francisco, distrito de Quilmaná, provincia de Cañete, departamento
de Lima. Este fundo se encuentra en las coordenadas UTM X: 34605610, Y: 856258163 y a 115 m.s.n.m.
aproximadamente. El último cultivo sembrado en esta parcela fue MAIZ AG 001 (Experimento INPOFOS
2006), luego del cual el terreno descansó aproximadamente 5 meses antes de la siembra del presente
ensayo.

SUELO:
Como referencia de ensayos anteriores se puede mencionar que el suelo es un entisol de textura franco
arcillo arenoso con nivel medio de carbonato de calcio y ligera salinidad con un pH moderadamente
alcalino, bajo en contenido de materia orgánica y medio en fósforo disponible, mientras que por tratarse
de un suelo aluvial, el contenido de potasio disponible es alto.

71
DIMENSIONES:
yy Longitud de todo el lote experimental: 100 m
yy Ancho de todo el lote experimental: 100 m
yy Área total de todo el lote experimental: 10,000 m2
yy Longitud de cada unidad experimental: 30 m
yy Ancho de cada unidad experimental: 33.3 m
yy Área por cada unidad experimental: 999 m2
yy Área evaluada por cada unidad experimental: 783 m2
yy Área por cada tratamiento: 2,997 m2
yy Área de calles: 399.6 m2
yy Distanciamiento de siembra: 0.90 m. entre surcos y 0.33 m entre golpes de siembra
yy Número de semillas por golpe: 2 semillas
yy Plantas por hectárea: 67,340

HISTORIAL DEL CAMPO:


El cultivo sembrado antes fue maíz, correspondiente a la segunda etapa del presente ensayo. Los niveles
de fertilización fueron los mismos aplicados al actual.

3.- DISEÑO EXPERIMENTAL

3.1. TRATAMIENTOS:

Cuadro 1. Tratamientos del experimento


Nombre Descripción
Tratamiento 1 N+P+K
Tratamiento 2 N+P+K+Mg+S
Tratamiento 3 N+P+K+Mg+S+Zn

Cuadro 2. Aplicación de tratamientos


Kg./Ha.
Nutriente
T1 T2 T3
N 240 240 240
P2O5 120 120 120
K2O 150 150 150
MgO 50 50
S 61 91
Zn 3

Kg./Ha.
Fuente
T1 T2 T3
Urea 420 420 444

72
MAP normal 261 261
MES – Z 300
Cloruro de potasio 250 148 148
Sulpomag 278 278

3.2. PARAMETROS A EVALUAR:


yy Altura de planta a los 30, 60 y 90 días después de la siembra
yy Longitud de mazorca (cm.)
yy Rendimiento de mazorcas por planta (Nº Mazorcas/Planta)
yy Rendimiento de granos por planta (Kg.)
yy Rendimiento de granos por hectárea (Kg.)
yy Contenido de macro y micro nutrientes en hojas

3.3. DISEÑO ESTADÍSTICO UTILIZADO:

3.5 METODOLOGÍA DE EVALUACIÓN APLICADAS PARA CADA PARAMETRO DE ESTUDIO:

A) ALTURA DE PLANTA DESPUÉS DE LA SIEMBRA


En cada Unidad Experimental se marcaron 30 plantas, las cuales se evaluaron de la siguiente manera:
la primera evaluación a los 30 días después de la siembra (DDS), la segunda evaluación a los 64 DDS y
la tercera evaluación (110 DDS) se realizo al observar el 100% de la floración. En promedio las siembras
de maíz de esta época han presentado un retrazo en su crecimiento de 2 a 3 semanas, por efecto de
clima principalmente. Para realizar las mediciones se empleó una wincha métrica y un cuadernillo para
la anotación de los datos.

B) LONGITUD DE MAZORCA EN CENTÍMETROS


Se cosecharon separadamente las 30 plantas marcadas evaluadas de cada Unidad Experimental y se les
despancó por separado, tomándose las medidas de longitud de la mazorca desde la parte basal hasta la
parte apical.

C) RENDIMIENTO DE MAZORCAS POR PLANTA


El número de mazorcas se calculó tomando en cuenta las 30 plantas cosechadas. Se dividió el número de
mazorcas totales entre el número de plantas.

D) RENDIMIENTO DE GRANOS POR PLANTA EXPRESADOS EN KILOGRAMOS


Se procedió a cosechar 500 plantas al azar de cada repetición de los tratamientos. La elección de las
500 plantas se realizó considerando sólo las 29 líneas de plantas internas de cada unidad experimental
y dejando 8 líneas, 4 a cada lado como líneas amortiguadoras del efecto de borde. Las demás plantas
no evaluadas se despancaron y se secaron en forma tradicional, es decir, tendiéndolas en una patio y
expuestos al calor del sol.

E) RENDIMIENTO DE GRANOS POR HECTÁREA EN KILOGRAMOS


Luego del secado se procedió al desgrane utilizando una desgranadora manual. De acuerdo a la densidad
de siembra se calculó el rendimiento por cada Unidad Experimental y por hectárea para luego procesar
los datos y evaluar la respectiva significación.

73
F) CONTENIDO DE MACRO Y MICRONUTRIENTES EN HOJAS
Se tomo una muestra de 20 hojas de cada tratamiento, muestras que fueron procesadas por el laboratorio
de análisis de suelos, aguas y foliares del Instituto Rural Valle Grande. El método de evaluación empleado
fue el de J BENTON JONES, Jr. y los elementos evaluados fueron:
yy Macronutrientes: N, P, K, Ca, Mg, S.
yy Micronutrientes: Cl, Na, Fé, Cu, Zn, Mn, B

4.- RESULTADOS Y DISCUSIÓN

4.1. ALTURA DE PLANTA DESPUÉS DE LA SIEMBRA

Cuadro 3: Promedio de altura de plantas de maíz en tres momentos de evaluación

EDAD PLANTA N+P+K N+P+K+Mg+S N+P+K+Mg+S+Zn


30 DÍAS 11.7 11.8 11.7
64 DÍAS 33.0 35.6 38.5
110 DÍAS 179.1 188.5 187.4

Estadísticamente no se encontraron diferencias significativas entre tratamientos y bloques para el


parámetro de altura de la planta de maíz (ver cuadro 3), provenientes de la adición externa de Magnesio,
Azufre y Zinc en las 3 fechas de evaluación (30, 64 y 110 días después de la siembra). Es probable que los
niveles de estos elementos presentes en el suelo mismo, hayan proveído de forma suficiente al cultivo,
de manera que la técnica del elemento faltante en estas condiciones no permitió visualizar incrementos
de altura de planta. Sin embargo se debe de observar que hubo un retrazo en el desarrollo de las plantas,
este efecto fue causado por los días nublados y fríos del fenómeno de “la niña”. Debido a este retrazo la
última evaluación programada para los 90 DDS se postergó hasta los 110 DDS momento en el cual la
planta llego a plena floración.

4.2. LONGITUD DE MAZORCA

Cuadro 4: Longitud de mazorcas (cm.)

T1 T2 T3
TRATAMIENTO / BLOQUE
N+P+K N+P+K+Mg+S N+P+K+Mg+S+Zn
BLOQUE 1 14.1 14.4 15.2
BLOQUE 2 14.2 14.9 14.5
BLOQUE 3 14.5 14.2 14.1
PROMEDIO 14.3 14.5 14.6

Estadísticamente no se encontraron diferencias significativas entre tratamientos y bloques para el


parámetro de longitud de mazorca, provenientes de la adición externa de Magnesio, Azufre y Zinc

74
4.3. RENDIMIENTO DE MAZORCAS POR PLANTA

Cuadro 5: Rendimiento de mazorcas por planta (N° mazorcas/planta)


T1 T2 T3
TRATAMIENTO / BLOQUE
N+P+K N+P+K+Mg+S N+P+K+Mg+S+Zn
BLOQUE 1 1.7 1.7 1.8
BLOQUE 2 1.8 1.8 1.8
BLOQUE 3 1.7 1.9 1.9
PROMEDIO 1.8 1.8 1.8

Estadísticamente no se encontraron diferencias significativas entre tratamientos y bloques para el


parámetro rendimiento de mazorcas por planta , provenientes de la adición externa de Magnesio, Azufre
y Zinc.

4.4. RENDIMIENTO DE GRANOS POR PLANTA

Cuadro 6: Rendimiento de granos por planta (gr.)


T1 T2 T3
TRATAMIENTO / BLOQUE
N+P+K N+P+K+Mg+S N+P+K+Mg+S+Zn
BLOQUE 1 186.0 172.0 222.0
BLOQUE 2 180.4 206.4 202.0
BLOQUE 3 177.2 193.2 197.0
PROMEDIO 181.2 190.5 207.0

Para las condiciones del experimento, estadísticamente no se encontraron diferencias significativas entre
tratamientos y bloques para el parámetro rendimiento de granos por planta (ver cuadro 5), provenientes
de la adición externa de Magnesio, Azufre y Zinc

4.5. RENDIMIENTO DE GRANOS POR HECTÁREA EN KILOGRAMOS

Cuadro 7: Rendimiento de granos por hectárea (kg.)


T1 T2 T3
TRATAMIENTO / BLOQUE
N+P+K N+P+K+Mg+S N+P+K+Mg+S+Zn
BLOQUE 1 12.4 11.467 14.800
BLOQUE 2 12.027 13.76 13.467
BLOQUE 3 11.813 12.88 13.133
PROMEDIO 12.08 12.702 13.800

Como consecuencia de la ausencia de efecto de los tratamientos en la producción de granos por planta,
tampoco hubo efecto sobre la producción de granos de maíz por hectárea, pero a medida que se
incorpora mas nutrientes el rendimiento aumenta.

75
4.6. CONTENIDO DE MACRO Y MICRO NUTRIENTES EN HOJAS

La evaluación del contenido de macro y micro nutrientes en hojas se realizó en tres oportunidades y los
resultados son los siguientes.

Durante el primer análisis de hojas realizado a los 40 DDS se observó, que a nivel de tratamientos no
se presentaban diferencias estadísticas significativas, pero a nivel de bloques se identificó diferencias
estadísticas significativas solo en Na

Durante el segundo análisis de hojas realizado a los 83 DDS se observó, que a nivel de tratamientos no
se presentaban diferencias estadísticas significativas. Pero a nivel de bloques se identificó diferencias
estadísticas significativas solo en Fe
Durante el tercer análisis de hojas realizado a los 124 DDS se observó que a nivel de tratamientos no se
encontraron diferencias estadísticas significativas. A nivel de bloques se identificó que a excepción del Ca
y el Mg, todos los demás elementos no presentaban diferencias estadísticas significativas

5.- CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

1. Estadísticamente no se encontraron diferencias significativas como efecto del NPK + Magnesio,


Azufre y Zinc añadidos mediante fertilizantes compuestos, en la producción de granos de maíz
amarillo duro.
2. Realizar pruebas con diferentes niveles de magnesio bajo las mismas condiciones climáticas.
3. Realizar pruebas de respuesta al Zinc, teniendo como fechas de siembra los meses de mayo o junio
en donde las temperaturas son más bajas, y por ende la deficiencia Zinc es más notoria.

76
RESPUESTA A LA APLICACIÓN DE GUANO DE ISLA, ROCA FOSFÓRICA Y
SULFATO DE POTASIO EN UNA PLANTACIÓN DE CACAO (Theobroma cacao)
HÍBRIDA Y CLONAL (CCN 51)

Zúñiga, C. L.1 ; Arévalo, G. E.1; Altamirano, E1 ; Melgarejo, T. A 2.& Baligar, V. C.3


Benito S,J4; Grandez, N.W1

1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.
Ict@terra.com.pe; www.ict-peru.org
2
Departamento de Entomología y Fitopatología, Universidad Agraria La Molina, Lima – Peru.
3
USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA
4
Instituto Nacional de Investigación Agraria INIA

Resumen.

En el Perú, varios investigadores, han demostrado los beneficios económicos de la aplicación de


fertilizantes inorgánicos al cacao (Theobroma cacao), pero la fertilización aún no es una práctica extendida
especialmente entre los pequeños agricultores. El objetivo de este estudio fue comparar el rendimiento
y la respuesta a las principales enfermedades de una plantación de cacao hibrida y otra clonal (genotipo
CCN-51) a tres fórmulas de abonamiento con guano de isla, roca fosfórica y sulfato de potasio. En parcelas
de 16 plantas, se aplicaron, una vez por campaña, tres dosis (kg ha-1): guano de isla 125, 250 y 500; roca
fosfórica 63, 126 y 252 y sulfato de potasio 55, 110 y 220. Durante el periodo de evaluación de 21 meses, en
la plantación CCN-51, ninguna de las dosis ensayadas mostró incrementos significativos del rendimiento
comparado a la parcela sin-fertilización; asimismo, la cantidad de tejido afectado por Crinipellis roreri,
C. perniciosa y Phytophthora spp., no fueron alterados. Las respuestas al abonamiento en la plantación
hibrida fue más evidente, destacan los dosis mas altas al incrementar el número de mazorcas totales,
pero también la cantidad de tejido enfermo. Aunque, tampoco no hubo diferencias significativas en el
rendimiento de almendra seca.

Additional keywords: frosty pod rot, witches´ broom, black pod, fertilizer.

Introducción

El cultivo de cacao, representa una de las actividades económicas más importantes de la amazonia
Peruana, se estima que un poco mas 20 000 pequeños agricultores se dedican a esta actividad (Ministerio
de agricultura – Oficina de Información Agraria, 2003). En los últimos años, el rendimiento promedio de
almendra seca de cacao se ha incrementado de 300 a 549 kg ha-1, gracias al decido apoyo de las instituciones
gubernamentales y no-gubernamentales en la generación, transferencia y adopción de tecnologías de
manejo integrado del cultivo (Arévalo et al., 2004). Entre las tecnologías que mayor atención ha merecido
se encuentra el control integrado de las tres principales enfermedades del cacao, la pudrición parda, la
escoba de bruja y la moniliasis causados por Phytophthora sp., Crinipellis perniciosa y Crinipellis roreri,
respectivamente. Esta estrategia de control integrado se basa en la propagación de genotipos promisorios
locales o internacionales (Arévalo et al., 1996), remoción de tejido enfermo (Soberanis et al., 1999), podas
de rehabilitación (Aranzazu y Lama, 1991; Arévalo et al., 2004), manejo de sombra (Krauss and Soberanis,

77
2001a), aplicación de micoparasitos y fungicidas (Krauss and Soberanis, 2001b; Krauss and Soberanis,
2002). Sin embargo, los bajos precios del cacao y la susceptibilidad, a las principales enfermedades, de
la mayoría de los genotipos cultivados hacen difícil persuadir a los agricultores a continuar o adoptar al
cultivo de cacao como fuente de ingreso económico.
Por otro lado, otros aspectos del manejo del cultivo han recibido muy poca atención, por ejemplo la
fertilización en diferentes sistemas de manejo y su relación con las principales enfermedades. En el
cultivo cacao, la sombra reduce los requerimientos nutritivos de la planta debido al balance fisiológico
entre la parte aérea y la capacidad de absorción de las raíces reciclándose continuamente en un sistema
energético cerrado semejante a un bosque natural (Beer, 1987; Beer et al., 1998; Duguma et al., 2001).
Sin embargo, algunos trabajos de fertilización han demostrado ligeros incrementos del rendimiento
y de la rentabilidad del cultivo (Ahenkorah et al., 1987; Bonaparte, 1975; Zuñiga et al., 2006?; Krauss
and Soberanis, 2002); aunque no se ha considerado el tipo de propagación de la plantación donde se
realizaron estos ensayos.
De acuerdo a la forma de propagación del cacao, puede existir plantaciones hibridas y clonales
propagadas por semillas y por injerto, respectivamente. Debido a que este cultivo es una especie de
polinización abierta, cuando un agricultor decide instalar una plantación nueva, a veces selecciona las
mejores semillas de sus mejores árboles pero las plantas resultantes, a menudo, son de baja calidad
producen bajos rendimientos y son susceptibles a plagas y enfermedades. Por lo tanto, la única forma
de tener árboles uniformes y de alta calidad es mediante la propagación vegetativa resultando en una
plantación clonal con plantas hijas exactamente iguales a la planta madre. Pero, si se conoce el genotipo
de los progenitores es posible aprovechar el vigor hibrido de los progenitores genéticamente diferentes.
Este tipo de hibridación, conocido como artificial, posee características de alta productividad y tolerancia
a enfermedades; sin embargo, es cara y a menudo no es accesible para pequeños agricultores.
El objetivo del presente estudio fue comparar el rendimiento y la respuesta a las principales enfermedades
de una plantación de cacao hibrida y otra clonal (genotipo CCN-51) a tres fórmulas de abonamiento con
guano de isla, roca fosfórica y sulfato de potasio.

Materiales y métodos

El estudio se llevó a cabo en un campo de cacao compuesto por plantas propagadas por semilla (hibridas)
y por injerto (clonal). El campo estuvo ubicado en la zona de Huicungo cerca a Juanjui. Esta provincia,
esta situada en el lado oriental de la cordillera de los Andes a una altitud de 350 msnm. Recibe una
precipitación promedio anual de 1710 mm con una temperatura promedio anual de 24ºC (máximo 31.7,
mínimo 20.2) y una humedad relativa media de 78%% (Corporación Peruana de Aeropuertos y Aviación
Comercial, 2006). El ensayo se estableció en dos parcelas compuestas de plantas híbridas y clonales. El
distanciamiento entre ambas parcelas fue <100 m y tuvieron un área aproximada de 0.25 ha. En ambas
parcelas, los árboles de cacao estuvieron espaciados a 3 m x 3 m y los árboles de sombra, compuesta
principalmente por cedro (Cedrela odorata), a 10 m x 6 m. El campo de cacao, estuvo rodeado de
árboles forestales, especialmente de patiperro (Vitex spp.). La plantación híbrida de 10 años de edad
estuvo compuesta por híbridos provenientes de Brasil de progenitores desconocidos, mientras que la
plantación clonal de 3 años de edad estuvo únicamente compuesta por el genotipo CCN-51 (Colección
Castro Naranjal, 51) que se origino de la cruza de una planta F1 de ICS-95 x IMC-67 con un clon nativo del
oriente ecuatoriano denominado Canelos (Campo y Andía, 1997).

Ambas plantaciones de cacao, fueron conducidos bajo un esquema de tecnología media, que incluyen
podas de mantenimiento (eliminación de brotes basales, secundarios u ortotrópicos) y las malezas

78
fueron removidas manualmente cada tres meses. Adicionalmente al control cultural consistente en la
remoción, cada dos semanas, de tejido enfermo en todos los tratamientos incluidos el testigo, se realizó
un abonamiento anual de una mezcla de fertilizantes. La mezcla se aplicó en corona alrededor de 16
plantas que conforman una parcela experimental. En la fertilización, se utilizó guano de isla, roca fosfórica
y sulfato de potasio como fuentes de nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio, respectivamente. Las dosis
aplicadas (kg ha-1) fueron: guano de isla 125, 250 y 500; roca fosfórica 63, 126 y 252 y sulfato de potasio
55, 110 y 220.

Las parcelas experimentales, en donde se aplicaron los tratamientos en estudio más un testigo sin-
fertilización, fueron arregladas bajo un diseño estadístico de bloques completamente al azar con cuatro
repeticiones. Las evaluaciones se realizaron en los cuatro árboles centrales de cada parcela experimental
para evitar áreas sobrefertilizadas (efecto de borde). La fertilización se realizó al inicio de la máxima
floración (noviembre). La evaluación del efecto en la incidencia de las principales enfermedades y en
el rendimiento por árbol de cacao, se inició en diciembre del 2003 y se prolongó hasta agosto del 2005
del siguiente modo: cada dos semanas se cosechó mazorcas sanas y enfermas de cualquier edad, se
registró el número de mazorcas afectadas por C. roreri, C. perniciosa y Phytophthora sp. También se contó
el número de mazorcas asintomáticas de cualquier edad que quedaron en el árbol después de cada
evaluación, el número de mazorcas muertas menores de 8 cm de largo conocidas como ´cherelle wilt´
(Evans, 1981), número de escobas verdes, escobas secas y cojines florales afectados por C. perniciosa y el
peso de almendra seca.

Utilizando el programa estadístico SAS Institute versión 8, los datos fueron analizados mediante el análisis
de variancia de distribución normal (continuos) o de acuerdo a una distribución de Poisson (contadas)
corregida para sobre-dispersión. Las medias de los datos continuos fueron comparadas utilizando el
estadístico de Duncan, para las contadas se utilizó chi-cuadrado y para identificar significancia entre
tratamientos para una misma fecha de evaluación se empleó la prueba pareada de r “r-pair” (SAS Institute,
1999).

Resultados

En general, en la plantación clonal hubo un número reducido de tejido enfermo. En ambas campañas
evaluadas, el promedio de mazorcas, cojines florales y brotes vegetativos enfermos por árbol fue inferior
a 0.5. En ninguna de las campañas evaluadas, las fórmulas de abonamiento ensayados tuvieron efecto
sobre el número de mazorcas afectadas por C. roreri, Phytophthora sp., y C. perniciosa. Asimismo,
ningún tratamiento tuvo efecto sobre el número de cojines florales y brotes vegetativos afectados por C.
perniciosa (Cuadro 1). Sin embargo, en ambas campañas evaluadas, el número de mazorcas afectadas por
el desorden fisiológico “cherelle wilt” fue significativamente reducido (p<0.05) por la aplicación de 250,
126 y 110 kg ha-1 de guano de isla, roca fosfórica y sulfato de potasio, respectivamente.

Aunque el la campaña 2005, en todos los tratamientos incluido el testigo, el número de mazorcas afectadas
por “cherelle wilt” se incremento significativamente (p<0.05) en mas de 350%. En ambas campañas, el
testigo sin-fertilización mostró el mayor número de mazorcas afectadas por esta enfermedad fisiológica
(Cuadro 2).

79
Cuadro 1. Número de mazorcas, cojines y brotes vegetativos enfermos árbol-1 en la plantación clonal
registradas durante dos campañas.

Cantidad (kg ha-1) C. roreri Phytophthora Crinipellis perniciosa


de guano de isla, Mazorcas Mazorcas Mazorcas Cojines brotes
roca fosfórica y
sulfato de potasio,
2004 2005 2004 2005 2004 2005 2004 2005 2004 2005
respectivamente
125, 63 y 55 1.0a 0.3a 0.8ª 0.8a 0.0a 0.0a 0.0a 0.3a 0.0a 0.0a
250, 126 y 110 0.0a 0.0a 0.0a 1.0a 0.0a 0.0a 0.0a 0.3a 0.0a 0.8a
500, 252 y 220 1.0a 0.5a 1.5a 1.3a 0.0a 0.0a 0.0a 1.8a 0.3a 0.5a
Sin-fertilización 0.0a 0.3a 0.3a 2.0a 0.8a 0.0a 0.0a 0.8a 0.0a 0.8a

Las plantas no fertilizadas y las fertilizadas con 250, 126 y 110 kg ha-1 de guano de isla, roca fosfórica
y sulfato de potasio, respectivamente. Mostraron incrementos significativos (p<0.05) en el total de
mazorcas registradas por árbol de una campaña a otra. Aunque, en ambas campañas no hubo diferencias
significativas entre los tratamientos ensayados. El número de mazorcas cosechadas sanas y el peso de
almendra de los árboles fertilizados y no-fertilizados, no mostraron diferencias significativas entre sí en
ninguna de las campañas evaluadas (Cuadro 2).

Cuadro 2. Número de mazorcas árbol-1 con desorden fisiológico, total mazorcas registradas, mazorcas
sanas y rendimiento de almendra seca en la plantación clonal durante dos campañas.

Cantidad (kg ha-1) de Almendra


Mazorcas
guano de isla, roca cherelle wilt Total mazorcas seca
sanas
fosfórica y sulfato de (kg árbol-1)
potasio, respectivamente 2004 2005 2004 2005 2004 2005 2004 2005
125, 63 y 55 9.0ac 36.7bd 169.9a 248.1ab 22.5a 25.3a 1.4a 1.7a
250, 126 y 110 6.2a 31.8b 150.0a 234.8b 25.2a 24.9a 1.1a 1.8a
500, 252 y 220 8.2ac 37.4bd 191.9a 237.7ab 22.1a 26.8a 1.3a 1.8a
Sin-fertilización 9.4c 41.2d 168.5a 260.2b 19.2a 25.7a 1.3a 1.8a

En la plantación hibrida, las respuestas al abonamiento fueron más evidentes. El número de mazorcas
afectadas por C. roreri se incrementó significativamente (p<0.05) de una campaña a otra en todos los
tratamientos en estudio incluido el testigo sin-fertilización, en promedio se incrementó en 228%. Sin
embargo, las plantas fertilizadas (kg ha-1) con 250 de guano de isla, 126 de roca fosfórica y 110 de sulfato
de potasio, redujeron significativamente (p<0.05) el número de mazorcas afectadas por C. roreri en 42.6%
y 21% en las campañas 2004 y 2005, respectivamente (Cuadro 3). En las plantas fertilizadas, en promedio,
el número de mazorcas afectadas por Phytophthora sp., se incrementó de 0.5 a 2.0 mazorcas enfermas
por árbol de la campaña 2004 al 2005.
En todas las plantas fertilizadas, el número de mazorcas afectadas por C. perniciosa se redujo
significativamente (p<0.05) en la segunda campaña evaluada (en promedio 56%), especialmente en
los árboles fertilizados con 500, 252 y 220 kg ha-1 de guano de isla, roca fosfórica y sulfato de potasio,

80
respectivamente. Sin embargo, el número de cojines florales y brotes vegetativos (verdes y secos) con
síntomas de escoba de bruja se incrementó significativamente (p<0.05) de la campaña 2004 al 2005, en
todos los tratamientos incluido el testigo sin-fertilización. A diferencia de la campaña 2005, en el 2004
destacan los árboles fertilizados (kg ha-1) con 250 de guano de isla, 126 de roca fosfórica y 110 de sulfato
de potasio por tener los menores valores de mazorcas, cojines y brotes con síntomas de escoba de bruja
(Cuadro 3).

Cuadro 3. Número de mazorcas, cojines y brotes vegetativos enfermos árbol-1 en la plantación hibrida
registradas durante dos campañas.

Cantidad (kg ha-1) C. roreri Phytophthora Crinipellis perniciosa


de guano de isla, Mazorcas mazorcas Mazorcas cojines Brotes
roca fosfórica y
sulfato de potasio, 2004 2005 2004 2005 2004 2005 2004 2005 2004 2005
respectivamente
125, 63 y 55 6.7ac 18.7d 0.3a 1.8b 3.3ac 1.0b 13.3c 24.8b 10.1a 14.1a
250, 126 y 110 3.9a 18.0d 1.2b 1.5b 2.8ac 5.3e 2.5a 15.0d 5.7ad 19.9b
500, 252 y 220 8.8c 26.1b 0.0a 2.5b 11.8d 2.0be 4.8a 32.4b 14.6a 26.3bd
Sin-fertilización 6.8c 22.8b 1.8b 1.5b 5.9a 2.2ae 12.4c 20.5bd 21.5c 35.6d

El número de mazorcas con desorden fisiológico se incrementó en 48% en todos los tratamientos
incluido el testigo, especialmente en los árboles que fueron fertilizadas con las dos primeras fórmulas
de abonamiento estudiadas. Por otro lado, el número de mazorcas totales registradas por árbol, se
incrementó en 21% entre 2004 y 2005. Aunque este incremento no fue estadísticamente significativo
(p>0.05), las plantas fertilizadas con las dosis más altas reportaron los máximos niveles de mazorcas
totales (Cuadro 4).

Cuadro 4. Número de mazorcas árbol-1 con desorden fisiológico, total mazorcas registradas, mazorcas
sanas y rendimiento de almendra seca en la plantación híbrida durante dos campañas.

Cantidad (kg ha-1) de Almendra


Mazorcas
guano de isla, roca cherelle wilt Total mazorcas seca
sanas
fosfórica y sulfato de (kg árbol-1)
potasio, respectivamente 2004 2005 2004 2005 2004 2005 2004 2005
125, 63 y 55 5.7a 14.8b 184.7ab 208.0b 23.8a 22.4a 1.2a 1.4a
250, 126 y 110 19.4c 26.0d 219.7c 241.5bc 25.9ac 22.6a 1.4a 1.5a
500, 252 y 220 11.0a 15.6ab 228.1ac 308.9a 29.3c 21.7a 1.7a 1.4a
Sin-fertilización 9.7a 11.3ab 155.5b 198.1b 24.0ac 18.9a 1.4a 1.4a

En la campaña 2004 el número de mazorcas sanas en las plantas fertilizadas (kg ha-1) con 500 de guano
de isla, 252 de roca fosfórica y 220 de sulfato de potasio, se incrementó en 22%, respecto al testigo sin-
fertilización. Pero, en la campaña 2005, en todos los tratamientos ensayados el número de mazorcas

81
sanas se redujo en 20% (Cuadro 4). Sin embargo, el rendimiento de almendra seca se mantuvo invariable
en ambas campañas evaluadas y en todos los tratamientos ensayados.

A lo largo del periodo de evaluación, la precipitación tuvo un comportamiento típico con un total anual
de 2 220 mm año-1. En la provincia de Juanjui, cerca a Huicungo, la precipitación anual se distribuye a
través del año con una estación lluviosa muy marcada entre octubre a mayo. Los meses de de julio a
septiembre son los mas secos (Fig. 1).

Fig. 1. Precipitación mensual del periodo evaluado 2003/2005 (barras sombreadas), precipitación
acumulada del año 2004 y enero-agosto 2005 (líneas oscuras) y promedio histórico 1995 – 2004 (barras
blancas).

A lo largo del periodo de evaluación, la plantación clonal CCN-51, mostró un reducido número (<1)
de mazorcas, cojines florales y brotes vegetativos afectados por las tres principales enfermedades. Sin
embargo, el número de mazorcas con pudrición parda varió desde 0.2 a 1.2 árbol-1 y las mazorcas con
“cherelle wilt”, al inicio de la evaluación, se alcanzaron a 3 árbol-1 luego decrecieron y en las últimas
20 semanas se elevaron a 6 mazorcas árbol-1. Por el contrario, en la plantación híbrida la cantidad de
tejido afectado por las tres principales enfermedades es mayor. Entre las semanas 30 – 40 y las últimas
20 semanas del periodo evaluado, se observaron las mayores cantidades de tejido afectado por C.
roreri, C. perniciosa y “cherelle wilt”. Existen picos significativos (p<0.05) de mazorcas con monilia en las
últimas 20 semanas y de escoba de bruja 35 semanas después de iniciado la evaluación, en especial en
las plantas que fueron fertilizadas con 250, 252 y 220 kg ha-1 de guano de isla, roca fosfórica y sulfato
de potasio, respectivamente. La cantidad de mazorcas con pudrición parda fue ligeramente inferior,
pero no significativa, a la plantación clonal. El número de cojines florales y brotes vegetativos verdes y
secos afectados por C. roreri, se mantuvo por encima de uno árbol-1 durante la mayor parte del periodo
de evaluación, pero destacan picos de hasta 6 cojines y brotes afectados árbol-1 a 75 y 65 semanas,
respectivamente, después de iniciado la evaluación (Fig. 2).

En cuanto a los parámetros productivos, el número de mazorcas totales registrados en la plantación


clonal varío en un rango de 10 – 30 árbol-1 sin mostrar picos significativos a lo largo del todo el periodo

82
evaluado; por el contrario, en la plantación híbrida existe un pico significativo de mazorcas totales por
árbol aproximadamente 25 semanas después de iniciado el periodo de evaluación, especialmente en las
plantas que recibieron las dos fórmulas de abonamiento mas altas. El número de mazorcas cosechadas
sanas es variables para las plantas clonales, se muestra un pico significativo que alcanza a 8 mazorcas
sanas árbol-1 aproximadamente 50 semanas después de iniciado el experimento. En este caso también
en plantas que fueron fertilizadas con las dosis ensayadas mas altas (Fig. 3).

Fig. 2. Efecto de las fórmulas de abonamiento (kg ha-1 de guano de isla, roca fosfórica y sulfato de potasio,
respectivamente) a lo largo del periodo de evaluación en las tres principales enfermedades de cacao. a)
número de mazorcas infectadas por C. roreri; b) número de mazorcas infectadas por Phytophthora sp.;
c) número de mazorcas infectadas por C. perniciosa; d) número de mazorcas infectadas con el desorden

83
fisiológico “cherelle wilt”; e) brotes vegetativos verdes y secos infectados por C. perniciosa y f ) número
de cojines florales infectadas por C. perniciosa. Líneas continuas (plantación clonal) y líneas discontinuas
(plantación híbrida).

Fig. 3. Efecto de las fórmulas de abonamiento (kg ha-1 de guano de isla, roca fosfórica y sulfato de potasio,
respectivamente) a lo largo del periodo de evaluación en el a) número de mazorcas totales producidas
por árbol y b) número de mazorcas cosechadas sanas. Líneas continuas (plantación clonal) y líneas
discontinuas (plantación híbrida).

Discusiones

Las plantaciones bajo sombra como cacao, café y té, mantienen su productividad por muchos años; sin
embargo, se han reportado casos de disminución de la fertilidad en plantaciones de cacao (Ayanlaja,
1987; Ekanade, 1987a; Ekanade, 1987b) y se han reconocido causas socioeconómicas y biofísicas como los
factores de este declinio (Ahenkorah et al., 1987; Beer et al., 1990). El establecimiento de la plantación, es
una fase crítica durante el cual el cultivo requiere únicamente inversión sin proveer ingresos económicos.
Las grandes plantaciones de cacao a menudo se establecen desde el inicio con cultivos de cobertura
utilizando leguminosas, mientras que, los pequeños productores asocian con cultivos alimenticios de
ciclo corto. Este sistema de producción responde a razones estrictamente socioeconómicas, permitiendo
obtener ingresos en un periodo corto (Hernández, 1991b). Sin embargo, el pequeño agricultor debe
ser capaz de fertilizar su campo a fin de recuperar la fertilidad del suelo y mejorar las condiciones de
desarrollo del cultivo aun joven. Si no se realiza esta labor, las plantas desarrollarán débiles disminuyendo
su potencial productivo e incrementando su predisposición a plagas y enfermedades. Bajo este contexto,
se justifica la necesidad de establecer programas de recuperación de la fertilidad de los suelos cacaoteros
para mantener niveles óptimos de productividad.
El presente ensayo fue desarrollado en un año representativo, bajo condiciones características de las
regiones donde se cultiva cacao en Suramérica (Alvim, 1981) y se observó un típico ciclo de producción
(Hernández, 1991b).
En el Perú, varios investigadores, han demostrado los beneficios económicos de la aplicación de
fertilizantes inorgánicos al cacao (Zuñiga et al., 2006?; Krauss and Soberanis, 2002; Ram y Arévalo, 1996).
Pero la fertilización no es una práctica común, debido a razones estrictamente económicas, ya que más

84
del 80% del área productiva esta conformado por pequeños agricultores. Sin embargo, la aplicación
de fuentes nutricionales menos costosas puede constituir una excelente alternativa a los fertilizantes
inorgánicos. Nuestro objetivo fue recomendar a pequeños agricultores que cultivan cacao propagado
clonalmente o por semillas (híbridos), una fórmula de abonamiento que mejore la producción y reduzca
la moniliasis, la escoba de bruja y la pudrición parda, basado en guano de isla, roca fosfórica y nitrato de
potasio.

Aunque no se realizó una comparación estadística en la cantidad de tejido enfermo entre ambas
plantaciones, debido a la diferencia de edad muy marcada (ver materiales y métodos), se puede apreciar
marcadas diferencias en el número de mazorcas y tejido afectado por moniliasis y escoba de bruja entre la
plantación híbrida y la clonal. Estos resultados demuestran que el genotipo CCN-51 posee resistencia a C.
roreri y C. perniciosa; pero susceptibilidad a Phytophthora sp. como fue demostrado por Campo y Andía
(1997) y Pires (2003). Por otro lado, ninguna de las dosis de fertilización ensayada tuvo efecto significativo
sobre la respuesta de la plantación clonal a las tres principales enfermedades y al rendimiento de almendra
de cacao. Sin embargo, el número de mazorcas con el desorden fisiológico “cherelle wilt” fue reducido en
34 y 23%, comprado al testigo, entre las campañas 2004 y 2005 al aplicar (kg ha-1) 250 de guano de isla,
126 de roca fosfórica y 110 de sulfato de potasio. Estos resultados, probablemente se expliquen, por la
corta edad de la plantación CCN-51 ya que las plantas de cacao alcanzan los óptimos niveles productivos
y por lo tanto óptimas respuestas a la fertilización partir de los 8 años de edad (Hernández, 1991).

En la plantación híbrida, compuesta de genotipos desconocidos, se observa un comportamiento mas


heterogéneo, el número de mazorcas afectadas por C. roreri se redujo en 56%, en los árboles fertilizados
con 500, 252 y 220 kg ha-1 de guano de isla, roca fosfórica y sulfato de potasio, respectivamente. El trabajo
de Krauss and Soberanis (2002) reporta que la fertilización con 500 g de guano de isla y 200 g de cloruro
de potasio por planta redujo en 2.5% la incidencia de moniliasis, pero esta diferencia no fue significativa.
En contraste, Zuñiga et al. (2006?) encontraron que la dosis de fertilización 30-90-120 kg ha-1 de N, P y K,
respectivamente. Logran reducir la incidencia de moniliasis hasta en 16% y la tasa de desarrollo de esta
enfermedad en 37%, comparado con los testigos no-fertilizados. El número de cojines florales y brotes
vegetativos (verdes y secos) con síntomas de escoba de bruja se redujeron en 53.3 y 59%, respectivamente
en los árboles fertilizados (kg ha-1) con 250 de guano de isla, 126 de roca fosfórica y 110 de sulfato de
potasio. En contraste Krauss and Soberanis (2002) aplicando 500 g de guano de isla y 200 g de cloruro de
potasio planta-1 redujeron en 18% la incidencia de mazorcas afectadas por C. perniciosa.

La diferencias, aunque no significativas (p>0.05), en los rendimientos de plantas fertilizadas y no


fertilizadas obtenidas en este ensayo, coinciden con trabajos que han demostrado que el cacao al igual
que otros cultivos umbrófilos responden modestamente a experimentos de fertilización y no es posible
detectar diferencias estadísticas con ensayos de niveles de fertilizantes (Ahenkorah et al., 1987; Bonaparte,
1975; Zuñiga et al., 2006). La sombra reduce los requerimientos nutritivos de la planta debido al balance
fisiológico entre la parte aérea y la capacidad de absorción de las raíces reciclándose continuamente en
un sistema energético cerrado semejante a un bosque natural (Beer, 1987; Beer et al., 1998; Duguma et
al., 2001). Sin embargo, especialmente en la plantación híbrida, las dosis ensayadas más altas, lograron
incrementos significativos en el número de mazorcas totales árbol-1. Pero, también se incrementó, aunque
no significativamente, la cantidad de tejido enfermo. Krauss and Soberanis (2002) encontraron que la
fertilización de plantaciones bajo sombra de mas de 30 años de edad con 500 g de guano de isla + 200 g
de cloruro de potasio por planta, incrementa el porcentaje de mazorcas totales y el rendimiento absoluto
en 11 y 3%, respectivamente. Zuñiga et al. (2006) lograron incrementos del rendimiento por árbol hasta
en 29% en plantas jóvenes de cuatro años de edad.

85
Del análisis a lo largo del periodo de evaluación de cada enfermedad en cada tipo de plantación, se
observa que en las últimas 20 semanas (mayo y agosto 2005), en la plantación clonal CCN-51, el número
de mazorcas afectadas por Phytophthora sp. muestra un ligero incremento; mientras que las mazorcas
con “cherelle wilt”, alcanzan significativos incrementos. Esta misma tendencia se aprecia en las plantación
hibrida. Aunque en este último caso, también se incrementó el número de mazorcas afectadas por C. roreri
y C. perniciosa y los brotes y cojines afectadas por C. perniciosa. Este incremento en la cantidad de tejido
enfermo fue debido a las altas precipitaciones de los meses de marzo y abril del 2005. En el Perú, varios
trabajos han demostrado que los picos de tejido enfermo son el resultado de las altas precipitaciones
caídas 30 o 60 días antes (Soberanis et al., 1999; Arévalo, 1992; Hernandez, 1991b).

En cuanto a los parámetros productivos, el número de mazorcas totales registrados en la plantación clonal
no mostró picos significativos a lo largo del todo el periodo evaluado; por el contrario, en la plantación
híbrida hubo un pico significativo de mazorcas totales por árbol aproximadamente 25 semanas después
de iniciado el periodo de evaluación, especialmente en las plantas que recibieron las dos fórmulas de
abonamiento mas altas. El número de mazorcas cosechadas sanas es variables para las plantas clonales,
se muestra un pico significativo que alcanza a 8 mazorcas sanas árbol-1 semana-1 aproximadamente 50
semanas después de iniciado el experimento. En este caso también en plantas que fueron fertilizadas con
las dosis ensayadas mas altas.

Literatura citada.

Ahenkorah, Y., Halm, B.J., Appiah, M.R., Akrofi, G.S., and J.E.K. Yirenkyi. 1987. Twenty years´ results from a
shade and fertilizer trial on Amazon cocoa (Theobroma cacao) in Ghana. Experimental Agriculture
23: 31-39.
Alvim, P. 1981. Recent studies on the environmental physiology of cocoa. In: Proceedings of the Seventh
International Cocoa Research Conference, Douala, Cameroon, 5-12 November, 1979.
Aranzazu, F., y D. Lama. 1991. Rehabilitación y renovación de plantaciones de cacao. In: Hernández, T., ed.
Cacao; Sistemas de Producción en la Amazonia Peruana. Tingo María, Perú. PNUD.
Arévalo, E., García, L., Krauss, U., Ríos, R., Zúñiga, L., y J. Adriazola. 1996. Mejoramiento genético para el
control de enfermedades del cacao en el Perú. International Workshop on the Contribution of
Disease Resistance to Cocoa Variety Improvement, 1999. Bahía, Brazil: Ingenic, 127–133.
Arévalo, E., Zuñiga, L., Arévalo, C., y J. Adriazola. 2004. Cacao; Manejo Integrado del Cultivo y Transferencia
de Tecnología en la Amazonía Peruana. Instituto de Cultivos Tropicales. Chiclayo, Perú.
Arévalo, E. 1992. Estudio de la Moniliasis del Cacao Causada por Moniliophthora roreri (Cif. & Par.) Evans et
al. en la Selva Norte del Perú. M.Sc. Tesis, Universidad Nacional Agraria de la Molina, Lima, Perú.
Ayanlaja, S.A. 1987. Rehabilitation of cocoa (Theobroma cacao L.) in Nigeria: physical and moisture
retention properties of old cocoa soils. Tropical Agriculture (Trinidad) 64: 237.
Beer, J. 1987. Advantages, disadvantages and desirable characteristics of shade trees for coffee, cacao and
tea. Agroforestry Systems 5, 3–13.
Beer, J., Bonnemann, A., Chavez, W., Fassbender, H.W., Imbach, A.C., and I. Martel. 1990. Modelling
agroforestry systems of cacao (Theobroma cacao) with laurel (Cordia alliodora) or poro (Erythrina
poeppigiana) in Costa Rica: V. Productivity indices, organic material models and sustainability over
ten years. Agroforestry Systems 12: 229–249.
Beer, J., Muschler, R., Kass, D., and E. Somarriba. 1998. Shade management in coffee and cacao plantations.
Agroforestry Systems 38: 139-164.

86
Bonaparte, E.E.N.A. 1975. Yield gradients in cocoa (Theobroma cacao L.) shade and fertilizer experiments.
Acta Horticulturae 9: 251-257.
Campo, E.C., y F.C. Andía. 1997. Cultivo y Beneficio del Cacao CCN-51. Quito, El Conejo. Ecuador.
Corporación Peruana de Aeropuertos y Aviación Comercial S.A. 2006. Web: www.corpac.org – revisado
Febrero del 2006.
Duguma, B., Gockowski, J., and J. Bakala. 2001. Smallholder cacao (Theobroma cacao Linn.) cultivation
in agroforestry systems of West and Central Africa: challenges and opportunities. Agroforestry
Systems 51: 177-188.
Ekanade, O. 1987a. Spatio-temporal variations of soil properties under cocoa interplanted with kola in a
part of the Nigerian cocoa belt. Agroforestry Systems 5: 419–428
Ekanade, O. 1987b. Small-scale cocoa farmers and environmental change in the tropical rain forest regions
of southwestern Nigeria. Journal Environment Management 25: 61–70.
Evans, H.C. 1981. Pod rot of cocoa caused by Moniliophthora (Monilia) roreri. Phytopathological Papers,
vol. 24, Commonwealth Mycol. Inst, Kew, UK.
Hernandez, T.1991a. Fructificación y periodicidad de las cosechas. In: Hernández, T., ed. Cacao – Sistemas
de Producción en la Amazonía Peruana. Programa de Promoción Agroindustrial y Desarrollo Rural
Alternativo, Proyecto de Promoción Agroindustrial AD/PER/86/459, UNFDAC – UNDP/OSP, Tingo María,
Perú.
Hernandez, T. 1991b. Cacao – Sistemas de Producción en la Amazonía Peruana. Programa de Promoción
Agroindustrial y Desarrollo Rural Alternativo, Proyecto de Promoción Agroindustrial AD/PER/86/459,
UNFDAC – UNDP/OSP, Tingo María, Perú.
Krauss, U., and W. Soberanis. 2001a. Rehabilitation of diseased cacao fields in Peru through shade
regulation and timing of biocontrol measures. Agroforestry Systems 53: 179-184.
Krauss, U., and W. Soberanis. 2001b. Biocontrol of cocoa pod diseases with mycoparasite mixtures.
Biological Control 22: 149-158.
Krauss, U., and W. Soberanis. 2002. Effect of fertilization and biocontrol application frequency on cocoa
pod diseases. Biological Control 24: 82-89.
Ministerio de Agricultura – Oficina de Información Agrícola. 2003. Estadísticas Agrarias. on-line. www.
minag.org. Revisado. Enero 2006.
Pires, J.L. 2003. Avaliacao Quantitative e Molecular de Germoplasma para o Melhoramento de Cacaueiro
con Enfase na Productividade, Qualidade de Frutos e Resistencia a Doencas. (Tese de Doutorado).
Vicosa. Universidad Federal de Vicosa.
Ram, A., y E. Arévalo. 1997. Manejo Integrado para el Control de la Moniliasis del Cacao en el Perú. Proyecto
Piloto: Asesoría e Investigación Para el Desarrollo Integral Andino-Amazónico AID-GTZ, Lima, Perú.
SAS Institute. 1999. SAS for Window, Release 8.0. User’s Guide; Statistics. Inc. Cary, NC.
Soberanis, W., Ríos, R., Arévalo, E., Zuñiga, L., Cabezas, O., and U. Krauss. 1999. Increased frequency of
phytosanitary pod removal in cacao (Theobroma cacao) increases yields economically en eastern
Peru. Crop Protection 18: 677-685.
Zuñiga, L., Arévalo, E., et al. 2006. Producción y epidemiología de Moniliophthora roreri en una plantación
joven de cacao con fertilización nitrogenada y potásica. In press.

87
FORMULA Y MOMENTO DE APLICACION DE FERTILIZANTES PARA EL MANEJO
DE SEIS VARIEDADES DE PIÑA (Ananas comosus)

Tuesta, A1. Arevalo, G. E1. Zuñiga, C. L1. Sanchez, R1. Ramírez, R1.
1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.

RESUMEN

El cultivo de piña es una oportunidad económica con excelente perspectiva comercial en el mercado
fresco y para la industria. Con el propósito de evaluar la respuesta a la formula y momento de aplicación
de fertilizante en seis variedades de piña para mejorar la producción y productividad, se instaló un
experimento en la Estación Experimental del Instituto de Cultivos Tropicales, provincia y región San
Martín.

Se empleó el Diseño de Bloques Completos al Azar (DBCA); en tres bloques, tres repeticiones y seis
tratamientos (T1, cayena; T2, zamba; T3, pucallpina; T4, local; T5, hawaiana; y T6, golden.); con una
densidad de 33,333 ptas/ha. (0.40x0.50 y 1 m). Muestras de suelo fueron tomadas antes de la siembra y
al finalizar el ensayo, para observar cambios en la dinámica de nutrientes. Los tratamientos recibieron tres
golpes de fertilizante, con la siguiente formulación:35-88-33-11 de N-P-K-S (60 días siembra); 60-60- 60,
N-P-K; (120 días); y N-P-K; 40-40-100 (180 días). Se efectuó la inducción floral a 350 días de sembrado,
utilizando Acido-2-cloroetil-fosfónico, 3 cc/litro de agua; la floración se produjo entre 14 y 40 días después
de la inducción, mostrando precocidad T2, (14 días) y floración tardía T5, (40 días).

La concentración de azúcares mostró diferencia altamente significativas entre tratamientos sobresaliendo


el T6 y T4 con 15.16 y 14.48 ºBrix, respectivamente; el T2, tuvo 9.9 ºBrix. Desde el punto de vista productivo
se observa que la aplicación de dosis altas de fertilizante es efectiva en la calidad rescatando el efecto
adicional de tolerancia al déficit hídrico por efecto de la nutrición mineral.

Palabras clave: Fórmula, fertilizante, Ananas comosus.

88
EFECTO DE LAS FUENTES FOSFATADAS EN LA PRODUCCION DE ESPARRAGO
BLANCO EN UN ARIDISOLS BAJO SISTEMA DE FERTIRRIGACION

Ruby Vega Ravello(1), Sven Villagarcía Hermoza(1), Oscar Loli Figueroa(1)

Docentes de la UNALM Email: rvega@lamolina.edu.pe


1

RESUMEN

La zona de irrigación de Virú no reúne las características de un “suelo ideal”, su pH alcalino genera
condiciones adecuadas para la baja disponibilidad del fósforo, limitando su absorción por la planta, lo
que repercute en su normal desarrollo y en el rendimiento; por lo que se planteó evaluar el efecto de dos
fuentes fosfatadas (mineral y mineral-orgánica) en la producción del espárrago blanco en un Aridisols
bajo sistema de fertirrigación. Del análisis estadístico se obtuvo que con la fuente mineral la producción
total de materia seca por el follaje es superior; mientras que en la absorción total de fósforo por el
follaje sobresale la fuente mineral-orgánica. Por otro lado, es indiferente el efecto de las fuentes sobre el
rendimiento del espárrago blanco, la producción total de materia seca por el turión y la absorción total
de fósforo por el turión.

Palabras claves: Irrigación, espárrago blanco, fuentes fosfatada mineral, fuentes fosfatada mineral-
orgánica, Aridisols.

Materiales y Métodos

El experimento se desarrolló en la quinta campaña de un campo de espárrago blanco (Asparagus


officinalis L.) en un Aridisols de la irrigación Virú, es un suelo arenoso, de pH moderadamente básico,
baja salinidad y PSI de 6.9%, con bajo contenido de materia orgánica y carbonatos, alto nivel de fósforo
y potasio disponible, baja capacidad de intercambio catiónico, alta saturación de bases con predominio
del potasio y deficiencia en calcio.

El agua de riego proviene del río Santa, su clasificación es C2S1. Esta agua es de baja salinidad, apta
para el riego porque no registrar problemas de sales, es de pH ligeramente ácido, sin nitratos y con baja
concentración de cloruros. Tiene un RAS de 0.76, la que la clasifica como S1, no contiene carbonatos y
el contenido de Boro es de 0.3 ppm. Las fuentes fosfatadas fueron de origen mineral y mineral orgánica
aptas para un sistema de fertirrigación. La fertilización nitrogenada se complementó con úrea y nitrato
de amonio, y la potásica con cloruro de potasio. El diseño empleado fue Bloques Completos al Azar, y se
usó la prueba de DLS a 0.05 de significación. Los parámetros evaluados fueron: rendimiento del espárrago
blanco, producción total de materia seca por el follaje, absorción total de fósforo por el follaje, producción
total de materia seca por el turión y absorción total de fósforo por el turión

Resultados.
Del análisis estadístico (α=0.05) se obtiene que no hay diferencia significativa entre la fuente mineral y
la mineral-orgánica en el rendimiento del espárrago blanco, la producción total de materia seca por el
turión y la absorción total de fósforo por el turión.
La producción total de materia seca por el follaje se ve favorecida por la fuente mineral; y la fuente mineral
orgánica produce un efecto positivo en la absorción total de fósforo por el follaje

89
Discusión
La tendencia en la mayoría de cultivos supone que la producción del órgano cosechado está relacionada
directamente a la biomasa aérea, dado que es la fábrica proveedora de nutrimentos. Sin embargo, a
pesar de haber obtenido mayor producción total de materia seca por el follaje con la fuente mineral,
los resultados obtenidos indican que el contenido foliar no afecta directamente al rendimiento del
espárrago blanco, y que el órgano de reserva funciona como un intermediario en el suministro de
nutrimentos para la formación de los turiones, por lo que con ambas fuentes no se genera diferencia
en el rendimiento, producción total de materia seca por el turión y la absorción total de fósforo por el
turión. Este comportamiento predominará mientras se mantenga en el follaje un adecuado equilibrio en
las concentraciones y relaciones de los nutrientes para que los procesos metabólicos cumplan su normal
desarrollo, y se produzca las cantidades necesarias de fotosintatos que se necesita almacenar en la corona
para asegurar altos rendimientos.
La morfología del espárrago obliga a que los fotosintatos elaborados en el follaje sean traslocados
eficientemente hacia la corona; puesto que este órgano de reserva es la principal fuente abastecedora
de nutrientes para la producción de turiones. El aporte del fósforo y otros elementos para enriquecer
y lograr altos contenidos en el follaje no representa un elevado rendimiento, dado que la característica
morfológica del cultivo exige asegurar la mayor acumulación de estas sustancias, lo que permitirá
disponer de cantidades óptimas de los nutrimentos durante la formación de los nuevos brotes.
La fuente organomineral como consecuencia de las condiciones favorables originadas por el componente
orgánico incrementa la capacidad de intercambio catiónico, aumenta la disponibilidad de nutrientes y
su absorción; por lo tanto, suministra natural y equilibradamente durante su mineralización el fósforo
asimilable y otros nutrientes, que conlleva a mayores concentraciones foliares bajo adecuadas relaciones
entre los elementos; asimismo, hay mayor absorción de nitrógeno, y su incremento incentiva la
producción de biomasa foliar al estimular la fotosíntesis, y reduce el rendimiento al disminuir el trasloque
debido a que la corona no dispone de contenidos óptimos de nutrientes para abastecer la demanda del
nuevo brote.

Conclusiones
La fuente mineral y la fuente mineral orgánica favorecen al rendimiento del espárrago blanco, la
producción total de materia seca por el turión y absorción de fósforo por el turión.
Con la fuente mineral se logra la mayor producción total de materia seca por el follaje.
La mejor absorción total de fósforo por el follaje se obtiene con la fuente mineral.
El rendimiento del espárrago blanco depende directamente de la respuesta biológica del turión, que
recibe una indirecta influenciada de la absorción y concentración de nutrientes de la parte aérea del
cultivo.

Referencias Bibliográficas

1. Castillo, H. 1999. Evaluación de la concentración de nutrimientos en la solución del suelo, raíces y


hojas del cultivo de Espárrago (Asparagus officinalis L.) cv. UC 157 F1, en función del tiempo. Tesis
UNALM.
2. Del Solar, M. 2001. Evaluación de Fertilizantes Fosfatados Edáficos y de Fertirrigación en suelos
arenosos de irrigación. Tesis UNALM.
3. Delgado de la Flor, Montauban, R; Hurtado, F. 1993. Cultivo de Espárrago. Proyecto TTA – UNALM.
4. García, S. 1998. Abonados de fondo, sostenimiento y complementos foliares en Esparragueras de
Ica. Tesis UNALM.
5. Luna, J. 1972. Estudio comparativo sobre aprovechamiento de Fósforo de diferentes fuentes

90
fosfatadas por la alfalfa y la cebada. Tesis UNALM.
6. Sánchez, J. 1992. Requerimientos de suelo, nutrición mineral y fertilización del cultivo de
espárrago. UNALM. Lima, Perú.
7. Rengel, Z. 1999. Mineral Nutrition og Crops. Fundamental Mechanisms and Implications. Food
Product Press. New Cork, USA.
8. Ullilén, J. 1998. Comparativo entre fuentes y niveles de Fósforo y Potasio en el rendimiento de
Espárrago Verde UC 157 – F1. Tesis UNALM.
9. Vera, E. 1977. Evaluación biológica de cuatro fuentes fosfatadas de diferente grado de solubilidad
con y sin materia orgánica a tres niveles de P2O5 en un suelo de Costa central de pH 8.2 en los
cultivo de papa var. Mariva y maíz híbrido PM 204. Tesis UNALM.
10. Wong, R. 1969. Evaluación de fuentes Fosfatadas aplicadas en condiciones diferentes de Suelos y
en Invernadero. Tesis UNALM.
11. Zamora, C. 1974. Los Suelos, uso y problemas de las tierras áridas del Perú. ONERN. Lima – Perú.
12. Zapater, J. 1961. Estudio de invernadero sobre la asimilación del fósforo del superfosfato.
13. Zevallos, M. 1992. Máxima Capacidad de Adsorción de Fósforo en dos Suelos Alcalinos de la Costa
Central y dos del Valle de Huanuco. Tesis UNALM.

91
PRODUCTION AND AGRONOMIC EFFECTIVENESS OF P FERTILIZERS TO
IMPROVE THE USE OF PHOSPATE ROCKS
Luís Ignácio Prochnow*1

nternational Plant Nutrition Institute, Brazil Program Director, Rua Alfredo Guedes, 1949, Ed. Racz Center,
1I

Sala 701, 13.416-907, Piracicaba, São Paulo, Brazil; e-mail: lprochnow@ipni.net

Amounts of high premium quality PR to produce conventional acidulated phosphate fertilizers (SSP,
TSP, MAP, DAP) are rapidly decreasing worldwide. As the phosphate industry becomes more dependent
on lower quality PR ore, higher levels of phosphate impurity compounds can be expected in the final
acidulated phosphates (Mullins and Sikora, 1995). These impurities are generally water-insoluble forms of
Ca-P or Fe-Al-P and their composition is determined by the mineralogical constitution of the ore and also
by the process of fertilizer production (Gilkes and Lim-Nunez, 1980).
There has been some concern regarding the effect these impurity compounds may have on P-fertilizer
effectiveness. Gilkes and Lim-Nunez (1980), for example, state that raw materials and manufacturing
procedures used to produce SSPs should be studied to limit the development of impurities, mainly the
compounds Ca(Fe, Al)H(HPO4)2F2.2H2O and (Fe, Al)(K, Na)H8(PO4)6.6H2O. In fact, preliminary agronomic
studies showed some Fe-Al-P compounds in acidulated P fertilizers to be, when applied per se, less-effective
when compared to the water-soluble phosphate (WSP) compounds normally found in superphosphates
and ammonium phosphates (Gilkes and Lim-Nunez, 1980; Prochnow et al., 2003a). Legislation in some
parts of the world has established the minimum legal content of water-soluble P (WSP) in acidulated P
fertilizers (Brasil, 1982; Official Journal of the European Communities, 1975).
When impurity compounds are mixed with reagent-grade MAP or MCP, under experimental conditions to
simulate acidulated P fertilizers, the results suggested that these fertilizers may contain higher proportions
of impurity compounds than expected and normally used (Bartos et al., 1992; Mullins and Sikora, 1995;
Prochnow et al., 2008).
Mullins and Sikora (1995) conducted a study utilizing water-insoluble impurities isolated from two
commercial TSP fertilizers (manufactured from Florida and Moroccan PR) to determine if soil pH affects
the requirement for WSP to reach maximum yield. Triple superphosphate fertilizers were simulated by
mixing the fertilizer impurities with MCP to supply approximately 0, 20, 40, 60, 80 and 100% of the AOAC
available P as MCP (AOAC, 1999). In a greenhouse study using wheat [Triticum aestivum (L.)], the simulated
TSP fertilizers required as little as 37% WSP to reach maximum yields when applied at a soil pH of 5.4,
whereas at soil pH 6.4 the fertilizers required at least 63% WSP for maximum yields. To achieve 90% of
maximum yield the values were of only 23% and 38% for pH 5.4 and 6.4, respectively. The authors stated
that the pH dependence suggests that part of the P in the water-insoluble P fractions of TSP fertilizers
may be some type of Ca phosphate compound(s), although no chemical characterization was provided
on these compounds.
Prochnow et al. (2008) conducted another study with four non conventional acidulated phosphate
sources produced from Brazilian PR. The requirement for WSP was once again source and pH dependent.
At a soil pH of 5.2, the fertilizers required 73 to 95% WSP to reach the maximum dry-matter yield, while
they required 60 to 86% WSP at pH 6.4. To reach 90% of the maximum yield, all superphosphate fertilizers
required < 50% WSP (Table 1, Figure 1). It should be noted that the results show that higher levels of water
insoluble P as compounds of the type Fe-Al-P can be tolerated in acidulated P fertilizers when applied to
slightly acid soils than when applied to strongly acid soils, while, as shown by Mullins and Sikora (1995),
the opposite was true when the water insoluble P fraction is composed by forms of Ca-P.
As can be noticed, the results of several studies consistently show that it is not always necessary to have
high water solubility as required by legislation in many countries.

92
Research has provided already valuable information regarding the possible agronomic use of some
non-conventional acidulated phosphate fertilizers. As a result, legislation was modified as to make
the presence of water insoluble phosphate compounds more flexible. In Europe, the legislation was
changed to decrease the requirement for water solubility in TSP. Instead of 93% the limit was lowered
to 85%. In Brazil new categories of P fertilizers were added to the legislation as to legally permit the
commercialization of fertilizers containing lower WSP amounts, as compared to regular conventional SSP,
TSP, MAP and DAP.
It is necessary to recognize that a great variety of new non conventional products may be offered in
the future due to differences in PR chemical composition and process of production. An example
of differences in chemical composition of SSPs, and how to evaluate in percent basis the different
compounds in this type of fertilizer, can be found in the publication of Prochnow et al. (2003b). Accessing
this type of information for the various fertilizers will be essential. Due to distinct chemical composition
the fertilizers will have to be tested and approved individually. A better understanding of how the water
insoluble P compounds will form, the final chemical composition of the P fertilizers, and also how these
different non conventional fertilizers will react in the soil is essential for P fertilizer producers, legislators
and final users to obtain and manage these heterogenous fertilizers in a cost-effective manner. Only
agronomic research will provide the necessary guidance. Better utilization of PR is anticipated as a result
of this type of research.

References:
AOAC. 1999. Official methods of analysis. 16th ed., 5th revision, Association of Offical Agricultural Chemists,
Volume I, Arlington, VA.
Bartos J.M., G.L. Mullins, J.C. Williams, F.J. Sikora, and J.P. Copeland. 1992. Water-insoluble impurity effects on
phosphorus availability in monoammonium phosphate fertilizers. Soil Sci. Soc. Am. J. 56:972-976.
BRASIL, Ministério da Agricultura. Secretaria Nacional de Defesa Agropecuária. 1982. Portaria 01 de 04/83;
Portaria 03 de 12/06/86. Inspeção e fiscalização da produção e do comércio de fertilizantes, corretivos,
inoculantes, estimulantes e biofertilizantes destinados à agricultura; legislação e fiscalização. Brasília,
88p.
Gilkes, R.J., and R. Lim-Nunez. 1980. Poorly soluble phosphates in Australian superphosphates: their
nature and availability to plants. Aust. J. Soil Res. 18:85-95.
Mullins, G.L., and F.J. Sikora. 1995. Effect of soil pH on the requirement for water-soluble phosphorus in
triple superphosphate fertilizers. Fert. Res. 40:207-214.
Official Journal of the European Communities. 1975. Council directive on the approximation of the laws of
the member states relating to fertilizers. Off. J. Eur. Commun. 19 (No l 24):21.
Prochnow, L.I.; Chien, S.H.; Carmona, G.; Dillard, E.F.; Henao, J.; Austin, E.R. 2008. Plant availability of
phosphorus in four superphosphate fertilizers varying in water-insoluble phosphate compounds.
Soil Science Society of America Journal, 72:462-470.
Prochnow, L.I., E.F. Dillard, E.R. Austin, S.H. Chien, and C.G. Calvo. 2003b. Modal analysis to estimate the
composition of single superphosphates. Comm. Soil Sci. Pl. Analysis 34:2131-2147.
Prochnow, L.I.; Chien, S.H.; Taylor, R.W.; Carmona, G.; Henao, J. & Dillard, E.F. 2003a. Characterization and
agronomic evaluation of single superphosphates varying in iron phosphate impurities, Agronomy
Journal. 95:293-302.

93
Table 1. Segmented regression models for P sources in each soil pH condition describing the relationship
between dry-matter yield of wheat (DMY, y = g pot-1) or relative yield of wheat (RY, y = %) and the rate of
P applied (x, mg kg-1) for the monocalcium phosphate (MCP) and relative yield of wheat (RY, y = %) and
the percentage of water-soluble P (x = %) for the P sources triple superphosphates (TSP) produced from
Tapira phosphate rock (PR) (TSP 1), TSP produced from Jacupiranga PR (TSP 2), single superphosphate
(SSP) produced from Araxa PR (SSP 1), and SSP produced from Patos de Minas PR (SSP 2). Regression
models are plotted in Figure 1.

† Standard error for comparing predicted values.


‡ Rate of P (mg P kg-1) needed to obtain the plateau or 90% of the plateau of the segmented model.
§ Percentage of water-soluble P (WSP) needed to obtain the plateau or 90% of the plateau of the
segmented model.
(Prochnow et al., 2008)

94
Figure 1. Relative dry-matter yield of 101 day old wheat plants at initial soil pH values of 5.2 and 6.4 as
affected by the percentage of water-soluble phosphorus (WSP) for the P sources (A) triple superphosphate
(TSP) produced from Tapira phosphate rock (PR), (B) TSP produced from Jacupiranga PR, (C) low-quality
single superphosphate (SSP) produced from Araxa PR, and (D) low quality SSP produced from Patos de
Minas PR, applied at a rate of 40 mg available P kg-1 soil. Arrows show the WSP percentage needed to
reach the plateau. Segmented models and plateau values are given in Table 1.
(Prochnow et al., 2008)

95
NIVELES DE EXTRACCIÓN DE NITRÓGENO TOTAL, FÓSFORO Y POTASIO EN
CULTIVO DE BRÓCOLI (Brassica oleracea var. italica, PLENCK)

Rueda Luna R.1, Vázquez Ramírez R.1, Romero Hernández G.1, Calderón
Fabián E.1 y Cortés Reyes M.2.
1
Profesor Investigador del Departamento de Investigación en Ciencias Agrícolas del Instituto de Ciencias de
la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. 14 sur N° 6301 Colonia San Manuel. C.P. 72570. Puebla, Pue.
México. Tel. (222) 2 29 55 00 Ext.7347; Fax. 7351. email rolando.rueda@icbuap.buap.mx
2Escuela de Biología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Resumen

El cultivo de brócoli en México ha tenido un crecimiento sostenido en las últimas décadas, centralizándose
principalmente en la región del bajío (Guanajuato). No obstante, en los últimos años el brócoli ha llegado
a otras zonas del país. Particularmente, el Estado de Puebla participa con el 6.17 % de la producción
nacional; razón por la cual, entre otros factores, se hace necesario llevar a cabo estudios encaminados a la
extracción de nutrientes del brócoli, ya que hasta el momento no existe información de este tipo.

En el presente trabajo se evaluó la extracción de nitrógeno total, fósforo y potasio en cultivo de brócoli
(Brassica oleracea var. italica, Plenck) cv. Pinacle, con una densidad de 4 plantas/m2, en una zona de
transición de clima templado a clima cálido. El muestreo se realizó a los 85 días después del trasplante,
una vez que las inflorescencias estaban en el momento de cosecha.

Se utilizó un diseño factorial incompleto conocido como Matriz Plan Puebla II para 3 factores con 5 niveles
de nitrógeno (100, 140, 150, 170 y 200 kg/ha), 5 de fósforo (60, 90, 100, 120 y 150 kg/ha) y 5 de potasio
(00, 30, 40, 50 y 80 kg/ha).

En la producción global se encontró una mejor respuesta con el rango de exploración de 170 kg/ha de
nitrógeno, 90 kg/ha de fósforo y 50 kg/ha de potasio.

Palabras clave: brócoli, dosis, extracción.

96
NIVELES DE EXTRACCIÓN DE NITRÓGENO TOTAL, FÓSFORO Y POTASIO EN
CULTIVO DE BRÓCOLI (Brassica oleracea var. italica, PLENCK)

Rueda Luna R.1, Vázquez Ramírez R.1, Romero Hernández G.1, Calderón
Fabián E.1 y Cortés Reyes M.2.
1
Profesor Investigador del Departamento de Investigación en Ciencias Agrícolas del Instituto de Ciencias de
la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. 14 sur N° 6301 Colonia San Manuel. C.P. 72570. Puebla, Pue.
México. Tel. (222) 2 29 55 00 Ext.7347; Fax. 7351. email rolando.rueda@icbuap.buap.mx
2Escuela de Biología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Introducción

Diversos estudios demuestran que las extracciones de nutrientes efectuadas por las plantas de brócoli
son muy variables en función de la variedad que se trate y, por tanto, del volumen de órganos formados
(Maroto, 2002 y Bianco, 1990). Así, Maroto (2002) plantea extracciones medias por hectárea de 175 kg de
N, 60 de P2O5, 200 de K2O, 115 kg de CaO, 15 kg de MgO y 45 kg de S. Bianco (1990) obtuvo la máxima
producción de inflorescencias principales en cultivares de brócoli de ciclo largo con 200-300 kg/ha de
N, para el fósforo entre 50-80 kg/ha de P2O5, mientras que se recomienda suministrar K2O en suelos
donde el K disponible es inferior a 80 ppm. Magnífico (1979) estudiando la extracción de nutrientes en un
cultivar tardío de brócoli, llegó a la conclusión de que en total absorbe 559-23-723 kg/ha respectivamente
de N-P-K, y para producir 1 tonelada de inflorescencia principal necesita 17-0.7-22.4 kg de N-P-K, del cual,
sólo el 22% de materia verde corresponde a la inflorescencia.

La extracción de nutrientes en cultivo de brócoli también depende del crecimiento vegetativo, alcanzando
la mayor velocidad de absorción de N, P y K en el periodo de máximo crecimiento foliar, el Ca durante
el periodo de mayor crecimiento de inflorescencias y la de Mg se mantiene constante durante todo el
periodo de cultivo (Rincón et al., 1999). En diversos trabajos se ha evaluado la cantidad de nitrógeno a
aplicar para obtener los máximos rendimientos, variando según las condiciones de cultivo y cultivares.
Toivonen et al. (1994) llegaron a la conclusión de que dosis moderadas de nitrógeno 125-250 kg de N/
ha se consigue un tamaño de pellas óptimo para su comercialización. Barbeta (1993) para conseguir
producciones de 13.7 ton/ha de inflorescencias principales en condiciones de riego por gravedad se
extraen 285 kg/ha de N, 85 kg/ha de P2O5, 258 kg/ha de K2O, 166 kg/ha de CaO y 30 kg/ha de Mg.
Asimismo, la dosificación del nitrógeno tiene un efecto significativo sobre el peso medio de las pellas
secundarias (rebrotes) en cultivos conducidos en riego por goteo (Pomares, 1997).

El cultivo de brócoli en México ha tenido un crecimiento sostenido en las últimas décadas, centralizándose
principalmente en la región del bajío (Guanajuato). No obstante, en los últimos años el brócoli ha llegado
a otras zonas del país. Particularmente, el Estado de Puebla participa con el 6.17 % de la producción
nacional; razón por la cual, entre otros factores, se hace necesario llevar a cabo estudios encaminados a
la extracción de nutrientes del brócoli, ya que hasta el momento no existe información de este tipo. Este
trabajo tiene como objetivo evaluar la extracción de macronutrientes (N, P y K) en un cultivo de brócoli
con riego por gravedad.

97
Material y métodos

La investigación se llevó a cabo en el Municipio de Tepeyahualco de Cuauhtémoc, localizado en la parte


centro del Estado de Puebla. Sus coordenadas son los paralelos 18º 47´48” y 18º 49´12” de latitud norte y
los meridianos 97º 50´06” y 97º 53´18” de longitud occidental. El clima es C (w0) (w) templado subhúmedo
con lluvias en verano, la temperatura media anual se ubica entre 12 y 18º C, la precipitación del mes
más seco es menor de 40 mm (INEGI, 2000). El experimento se efectuó en un cultivo de brócoli (Brassica
oleracea var. italica), cv. Pinacle. El análisis de suelo reportó un pH de 7.9, 1.6 % de M. O., textura franco
arcillosa, 0.03 % de Nt, 12 ppm de fósforo, 14.0, 1.0, 0.4 y 11.0 mEq/100 g de suelo respectivamente de
Ca, Mg, Na y K.

Se utilizó un diseño factorial incompleto conocido como Matriz Plan Puebla II para 3 factores con 5 niveles
de nitrógeno (100, 140, 150, 170 y 200 kg/ha), 5 de fósforo (60, 90, 100, 120 y 150 kg/ha) y 5 de potasio (00,
30, 40, 50 y 80 kg/ha) con un total de 16 tratamientos y 3 repeticiones (Turrent, Laird, 1980). Se realizaron
las siguientes determinaciones: nitrógeno total (Micro-Kjeldahl), fósforo (Jackson modificado) y potasio
(flamometría). Las determinaciones se realizaron sobre inflorescencias principales (pellas) y follaje, una
vez alcanzado el tamaño comercial. El arreglo topológico fue de 80 x 30, con una densidad de plantación
de 41,666 plantas/ha. La fertilización se realizó en 3 etapas: en preplantado se aplicó 1/3 del nitrógeno y
todo el fósforo, a los 22 días 1/3 del nitrógeno y la mitad del potasio y a los 42 días se aplicó el resto del
nitrógeno y del potasio.

Resultados y discusión

En el cuadro 1, se observa que el tratamiento número 11 (200-120-50) es el que registra un mayor


contenido de nitrógeno total tanto en inflorescencia como en follaje. También se observa que en todos
los tratamientos a los que les fue aplicada la dosis de nitrógeno de 170 kg (tratamientos 5, 6, 7, 8, 13 y 15)
registran altos contenidos de nitrógeno total y los mayores contenidos de esta serie se registran cuando
las dosis de fósforo son de 90 y 120 kg/ha y la dosis de potasio es de 50 kg/ha.

Cuadro 1. Influencia de la fertilización nitrogenada, fosfórica y potásica en la extracción de Nt en pella y


follaje de brócoli.

Extracción de Nt Extracción de Nt
Dosis NPK Dosis NPK
Tratamiento kg/ha Tratamiento kg/ha
kg/ha Pella Follaje kg/ha Pella Follaje
1 140-90-30 103.46 115.76 9 150-100-40 100.49 74.06
2 140-90-50 89.8 102.02 10 100-90-30 79.75 72.84
3 140-120-30 121.85 130.14 11 200-120-50 125.12 163.1
4 140-120-50 116.15 125.78 12 140-60-30 111.98 115.02
5 170-90-30 143.15 152.48 13 170-150-50 110.78 118.1
6 170-90-50 140.38 118.68 14 140-90-00 73.28 72.68
7 170-120-30 125.83 142.14 15 170-120-80 118.98 122.48
8 170-120-50 116.66 154.43 16 00-00-00 52.02 57.14

98
Los mayores contenidos de fósforo en inflorescencia y en follaje, los encontramos en los tratamientos
12(140-60-30), 5(170-90-30), 6(170-90-50), 1(140-90-30), 8 (170-120-50) y 10 (100-90-30) en orden
descendente y el tratamiento 14(140-90-00) registra la menor acumulación después del testigo (00-00-
00). En la mayoría de los tratamientos de mayor acumulación aquí registrados, la dosis aplicada de fósforo
fue de 90 kg/ha, excepto la dosis que no contiene potasio (cuadro 2).

Cuadro 2. Influencia de la fertilización nitrogenada, fosfórica y potásica en la extracción de P2O5 en pella


y follaje de brócoli.
Extracción de P2O5 Extracción de
Dosis NPK Dosis NPK
Tratamiento kg/ha Tratamiento P2O5 kg/ha
kg/ha Pella Follaje kg/ha Pella Follaje
1 140-90-30 16.177 7.56 9 150-100-40 15.021 11.27
2 140-90-50 10.961 11.387 10 100-90-30 13.86 11.858
3 140-120-30 15.885 12.05 11 200-120-50 13.226 10.325
4 140-120-50 17.775 10.14 12 140-60-30 21.6 16.406
5 170-90-30 20.227 9.781 13 170-150-50 14.734 11.463
6 170-90-50 18.248 11.466 14 140-90-00 10.424 10.533
7 170-120-30 15.498 12.36 15 170-120-80 14.356 10.65
8 170-120-50 15.84 10.444 16 00-00-00 5.676 4.28

En el cuadro 3, se observa un mayor peso tanto en follaje como en inflorescencia al incrementar la dosis
de potasio. Los 7 tratamientos que registran los mayores contenidos en inflorescencia y follaje, son los
tratamientos 15, 2, 6, 4, 13, 8 y 11 en orden descendente y coinciden con las aplicaciones más altas de
este elemento (80 y 50 kg/ha).

Cuadro 3. Influencia de la fertilización nitrogenada, fosfórica y potásica en la extracción de K2O en pella


y follaje de brócoli.

Extracción de K2O Extracción de K2O


Dosis NPK Dosis NPK
Tratamiento kg/ha Tratamiento kg/ha
kg/ha Pella Follaje kg/ha Pella Follaje
1 140-90-30 35.05 31.5 9 150-100-40 38.765 27.907
2 140-90-50 34.181 34.795 10 100-90-30 31.284 26.54
3 140-120-30 43.474 39.363 11 200-120-50 34.984 36.783
4 140-120-50 46.054 45.24 12 140-60-30 42.93 33.526
5 170-90-30 40.454 35.633 13 170-150-50 36.836 31.373
6 170-90-50 42.415 32.106 14 140-90-00 27.209 23.701
7 170-120-30 38.868 32.274 15 170-120-80 45.014 42.6
8 170-120-50 36.3 41.776 16 00-00-00 20.196 16.692

99
En general, el ANOVA, muestra diferencias significativas entre tratamientos para un nivel de confianza
de 0.05, para el caso de extracción de nitrógeno total. Sin embargo, no se encontraron diferencias
significativas para los niveles de extracción de fósforo y potasio.

Conclusiones

De acuerdo a los datos obtenidos y una vez hecho el análisis agronómico de los mismos, podemos sugerir
que la dosis de 170-90-50 está cercana a una dosis óptima de aplicación para cultivo de brócoli para la
zona de Tepeyahualco de Cuauhtémoc, Puebla, en ciclo de cultivo de otoño-invierno. Para el caso del
potasio se sugiere el nivel de 50 kg/ha, a pesar de que la planta siga acumulando este elemento a dosis
de 80 kg/ha, debido a una mejor interacción que este tendría con los niveles de acumulación de fósforo
y nitrógeno total.

Referencias bibliográficas

INEGI. 2000. Anuario Estadístico del Estado de Puebla, Tomo II, México.
Barbeta, E. 1993. Extracción de nutrientes por el cultivo de bróculi en riego por inundación y por goteo.
Trabajo Fin de Carrera. UPV-EUITA, Valencia.
Bianco, V.V. Orticoltura. 1990. ed. Pátron editore. Bologna, Italia.
Magnífico, V., Lattanzio, V., y Sarli, G. 1979. Growth and nutrient removal by brócoli. J. Amer. Hort. Sci.
104(2):201-203.
Maroto, J.V. 2002. Horticultura herbácea especial. Ed. Mundi-Prensa. Madrid.
Pomares, G. F. 1997. Cultivo de la coliflor y bróculi. Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación.
Generalitat Valenciana. pp.77-88.
Rincón, L., Sáez, J., Pérez Crespo, J. A., Gómez López, M. D. y Pellicer, C. 1999. Crecimiento y absorción de
nutrientes del brócoli. Prod. Prot. Veg. 14(1-2).
Toivonen, P.M.A., Zebarth, B.J. y Bowen, P.A. 1994. effect of nitrogen fertilization on head size, vitamin C
content and storage life of brócoli. Can. J. Plant. Sci. 74:607-610.
Turrent, A. F. y Laird, R. J. 1980. La Matriz Plan Puebla, para ensayos sobre prácticas de producción de
cultivos. Agrociencia, vol. 19, CP, Texcoco, México.

100
EVALUACION DE LA EFICIENCIA DE FERTILIZANTES CRISTALIZADOS Y
MEZCLAS FISICAS EN UN SUELO ENTISOL DE LA COSTA DEL PERU

Ruby Vega Ravello(1), Lily Tello Peramás(1), Sven Villagarcía Hermoza(1)

Docentes UNALM Email: evega@lamolina.edu.pe


1

RESUMEN

La investigación se realizó en el campo experimental del Laboratorio de Fertilidad de Suelos de la


Universidad Nacional Agraria La Molina (UNALM) entre los meses de enero y marzo (verano) del 2003. El
objetivo fue evaluar la eficiencia de fertilizantes compuestos importados y los mezclados físicamente en
la UNALM sobre la producción de materia seca de acelga (Beta vulgaris L. var. Fordhook Giant) en un suelo
Entisol característico de las zonas de irrigación de la costa del Perú con una textura franco arenoso. En
el grupo de fertilizantes compuestos preparados en la UNALM, 20-20-20 presento las producciones más
elevadas; y Sapesa Azul, las más bajas.

Palabras claves: Fertilizantes compuestos cristalizados, fertilizantes compuestos edáficos, mezclas físicas.

Materiales y Métodos

El sustrato utilizado en las macetas de 4 kilos presentó un pH ligeramente básico, ligeramente salino,
niveles bajos en materia orgánica y nitrógeno y niveles medios en fósforo y potasio disponible. Otra
característica de este suelo fue la baja capacidad de intercambio catiónico con baja retención de cationes
y alta saturación de bases predominando el calcio pero bajo en magnesio.
El agua de riego para las macetas proviene de la zona de Huachipa, su clasificación es C3. Esta fuente es de
mediana calidad y presenta mediano riesgo a la salinidad. Es de pH ligeramente alcalino, sin problemas
de nitratos y baja concentración de cloruros. Tiene un RAS de 0.56, la que la clasifica como S1. Presenta
una concentración de bicarbonatos considerados como de mediana restricción para su uso como agua
de riego, con un bajo contenido de Boro.
Se utilizó fertilizantes compuestos importados del tipo edáfico (aplicación directa al suelo como Kemira
azul y Nitrofoska azul) y del tipo cristalizado (para aplicación vía fertirriego como Kemira ferticare y
Mágnum P44); y fertilizantes compuestos preparados en la UNALM, a partir de mezclas físicas con fuentes
edáficas (Sapesa Azul) y cristalizadas (Sapesa Ferticare, Sape Mágnum y 20-20-20).
El experimento se diseñó en Bloques Completamente al Azar utilizando la prueba de DLS (Diferencia
Límite de Significación) a 0.05 de probabilidades. Se encontraron diferencias significativas en la
producción total de materia seca (follaje + raíz).
Resultados y Discusión
En la Figura 1. se observa que el Kemira ferticare obtuvo la mayor producción de materia seca por la
planta, seguido de la 20-20-20, y el Sape Magnun; ello se debe a que el Kemira ferticare es altamente
soluble, aporta nutrientes adicionales, es de baja conductividad eléctrica y no presenta impurezas,
sino que acidifica el medio permitiendo que los nutrientes puedan estar en su forma disponible para el
cultivo; no obstante, los resultados en las otras fuentes cristalizadas, tanto preparadas en la UNALM como
importadas, se encuentra variaciones no significativas estadísticamente.

101
La menor producción la encontramos con los tratamientos testigos: el 0-0-0, 0-P-K y 0-0-0 + 0.5% MO.
Cuando comparamos los fertilizantes compuestos preparados en la UNALM, la fuente 20-20-20 obtuvo la
mayor producción de materia seca por la planta, seguido del Sape Magnum y Sapesa ferticare, En ambos
grupos, fertilizantes compuestos preparados en la UNALM e importados, es notoria la superioridad de las
fuentes cristalizadas frente a las edáficas.

Figura 1. Producción total de materia seca por la planta (g/maceta 4Kg)

Para el grupo de fertilizantes compuestos con ley 12-12-17, la mayor producción la encontramos en el
Kemira Azul, seguido del Nitrofoska Azul, y el Sapesa Azul (diferencias no significativas).
En aquellas fuentes con ley 18-18-18, los resultados arrojan el mejor rendimiento con el Kemira ferticare,
seguido por el Sapesa ferticare (diferencias no significativas) En los fertilizantes compuestos de ley 18-
44-0, los valores indican que el Magnum P44 y Sape Magnum no presentan diferencias significativas.

Conclusiones
- Los fertilizantes compuestos importados cristalizados con respecto a sus semejantes preparados en la
UNALM tuvieron igual comportamiento
- El fertilizante compuesto cristalizado importado, Kemira ferticare, manifiesta las mejores respuestas
productivas en materia seca total por la planta.
- En el grupo de fertilizantes compuestos preparados en la UNALM, 20-20-20 tiene las producciones más
elevadas; y Sapesa Azul, las más bajas.

102
Referencias Bibliográficas

1. Bolaños, S. 1998. Evaluación de la eficiencia de los fertilizantes simples y compuestos en el


cultivo de Maíz (Zea mays) bajo condiciones de invernadero. Tesis UNALM. 46 p.
2. Carmelino, S. 2001. Evaluación de fertilizantes compuestos minerales y organo-minerales en dos
suelos de irrigación usando maíz como indicador bajo invernadero. Tesis UNALM. 70 p.
3. Clemente, E. 2007. Evaluación de la eficiencia de fertilizantes solubles aplicados vía edáfico
y solución en un suelo arenoso bajo condiciones de invernadero utilizando como cultivos
indicadores Maíz y Acelga. Tesis UNALM. 75 p.
4. FAO; IFA. 2002. Los fertilizantes y su uso. 4ta Edición. Roma. 77 p.
5. Huamanyauri, S. 2006. Evaluación de la eficiencia de fertilizantes importados y nacionales en
suelo arenoso cultivado. Tesis UNALM.
6. Kemira. 2003. Fichas Técnicas de Fertilizantes. Finlandia.
7. Maya, C. 2001. Evaluación de la eficiencia de los fertilizantes compuestos en un suelo arenosos
utilizando como cultivos indicadores al maíz (Zea mays L.) y a la lechuga (Lactuca sativa L.). Tesis
UNALM. 42 p.
8. Tomassini, L; Nuñez, A. 2000. Efectos de fertilizantes simples y compuestos en el rendimiento la
calidad de dos cultivares de tomate. Anales científicos UNALM. Volumen 44. Julio – Setiembre.
Lima – Perú. 135 – 149.

103
EFECTO DE FERTILIZANTE Y POLLINAZA EN EL RENDIMIENTO PAPA.

Gaspar Romero H1 Abel Cruz M., Marco Antonio Marín C., Víctor Tamaríz F y
Rolando Rueda L.
1
Departamento de Investigación en Ciencias Agrícolas del Instituto de Ciencias de la Benemérita Universidad
Autónoma de Puebla. 14 sur 6301, Colonia San Manuel, Puebla, Pue. México Apdo. postal 1292, Tel.(222)2 29-
55-00 ext. 7354; Fax(222)2 29-55 00 ext. 7351E-mail: cs001037@siu.buap.mx

RESUMEN.

En el Estado de Puebla los productores de papa no cuentan con paquetes tecnológicos específicos para
cada tipo de suelo, clima y manejo. El uso de agroquímicos y en particular los fertilizantes no tienen ninguna
normatividad tecnológica, esto implica que no se aplican correctamente las cantidades adecuadas de
fertilizantes; por ejemplo, cuando las dosis aplicadas son deficientes se refleja en el desarrollo clorótico
de las plantas de papa; ó por el contrario, cuando se aplican dosis excesivas promovemos un desarrollo
exuberante del follaje, en ambos casos se tiene como consecuencia menor producción.

La papa ocupa el sexto lugar de importancia como alimento del pueblo mexicano. Sus rendimientos
a nivel nacional son de 17 t ha-1. Producción muy inferior a lo obtenido en E.U.A. (36 t ha-1) y Canadá
(27 t ha-1). Actualmente en México se siembran anualmente 73,000 hectáreas con elevados costos de
producción (que fluctuaron desde 1500 dólares hasta 3000 dólares en el año 2001), los cuales dependen
del nivel de tecnología de los productores. El problema de la zona de estudio se refleja en sus bajos
rendimientos muy cercanos a 17 t ha-1, los cuales se deben principalmente a los bajos niveles de fertilidad
de los suelos. Esta deficiencia de nutrimento ha sido consecuencia de una explotación sin enfoques de
sustentabilidad, aplicando día con día mayores cantidades de fertilizantes químicos sin incorporación
de materia orgánica, agravando así la condición física, química y biológica del suelo, para resolver este
problema se plantea en la metodología el uso de pollinaza, abonos orgánicos y composta.

El objetivo general fue incrementar en 8 t ha-1, los rendimientos tradicionales de papa de la zona de
referencia, de 17 t ha-1 a 25 t ha-1, en una superficie de 1600 hectáreas, mediante el desarrollo y aplicación
de nuevos paquetes tecnológicos generados específicamente para cada productor. El objetivo particular
fue reducir los costos de producción en un 25% mediante el uso de dosis óptimas económicas de
fertilizantes, abonos orgánicos é insumos.

La metodología consistió en: delimitación de la zona de estudio, recopilación de la información;


organización y participación de los productores; selección de las parcelas experimentales; muestreo
de suelos; preparación y análisis físico y químico de los suelos; y el establecimiento de las parcelas
experimentales. Los resultados de nuestro Departamento de Investigación en Ciencias Agrícolas del
Instituto de Ciencias de la Universidad Autónoma de Puebla, demostraron que se puede producir 40 t
ha-1 de papa.

Palabras clave: papa, fertilizante, pollinaza.

104
EFECTO DE LA FERTILIZACIÓN N-P-K. EN EL CULTIVO DE ARVEJA
(Pisum sativum L.) VAR. PECHO PALOMA, EN UN SUELO ALUVIAL DE LA
PROVINCIA DE BARRANCA, MEDIANTE LA TÉCNICA
DEL ELEMENTO FALTANTE, EN CONDICIONES DE INVERNADERO.

Silvera, Celia (1), Loli, Oscar (2)


1
Ing. Agron. en el Area de Suelos, UNASAM-Sede Barranca
Email: celinasilvera@hotmail.com
2
Ing. Agron. Dr. Departamento de Suelos, UNALM
Email: ololi@lamolina.edu.pe.

Resumen

Los nutrientes (N,P,K) juegan un rol muy importante en la fertilización del cultivo de Arveja, ya que la
deficiencia o exceso del uso de estos elementos puede reducir en forma drástica el rendimiento. Los
suelos de Barranca presentan altos contenidos de ciertos elementos nutritivos las que no son tomadas en
cuenta, por la falta de práctica del uso del análisis de suelos, siendo materia de la presente investigación.

La investigación consistió en evaluar la respuesta del cultivo de Arveja a la aplicación del NPK mediante
la técnica del elemento faltante, se utilizó el Diseño Completamente al Azar con 03 repeticiones. Se utilizó
macetas de 4.0 kg. cultivándose 02 plantas/maceta durante 60 días. Los parámetros fueron los siguientes:
0-0-0, N-0-0, 0-P-0, 0-0-K, N-P-0, 0-P-K, N-0-K y NPK Se determinó Materia Seca y el contenido de NPK. Los
resultados fueron los siguientes: En las variables evaluadas no se encontraron diferencias significativas en
Tratamientos y Bloques, en la Prueba de Duncan, existen diferencias significativas, donde el tratamiento
NPK (10.11grs) supera significativamente a los demás tratamientos.

Los rendimientos relativos más bajos fueron 0-P-0 (5.56 grs), N-0-0 (6.88 grs.), N-P-0 (7.31 grs.) 0-P-K (7.85
grs.) respecto al Tto. 0-0-0 (7.85 gr.). Los tratamientos superiores al Tto. 0-0-0 fueron N-0-K (8.0 grs), 0-0-K
(8.31grs.) respectivamente. De esta forma se determinó que el suelo aporta nutrientes a la planta y que
no necesariamente se debe aplicar formulaciones estandarizadas (60- 40- 0) pudiendo producir ciertos
desbalances nutricionales, siendo importante tener en cuenta el análisis de suelos a fin de optimizar el
uso de fertilizantes químicos y productividad.

Palabras claves : elemento faltante, N,P,K, Pisum Sativum, fertilización.

105
EFECTO DE FERTILIZANTE Y POLLINAZA EN EL RENDIMIENTO DE PAPA.

Gaspar Romero H.,1 Abel Cruz M., Marco Antonio Marín C,,Víctor Tamaríz F. y
Rolando Rueda L.
1
Departamento de Investigación en Ciencias Agrícolas del Instituto de Ciencias de la Benemérita Universidad
Autónoma de Puebla. 14 sur 6301, Colonia San Manuel, Puebla, Pue. México Apdo. postal 1292, Tel.(222)2 29-
55-00 ext. 7354; Fax(222)2 29-55 00 ext. 7351. E-mail: cs001037@siu.buap.mx

INTRODUCCION.

En México se ha incrementado el uso de fertilizantes químicos, insecticidas, herbicidas, fungicidas; y otros


agroquímicos como: adherentes, repelentes, etc., sus aplicaciones se han intensificado a tal grado que
para producir algunos cultivos como el tomate, chile y papa, son necesarias aplicaciones durante todo el
ciclo vegetativo; por ejemplo, para el cultivo de papa se aplica al tubérculo ácido giberélico (activol) para
romper la dormancia; el tratamiento fitosanitario al suelo utiliza productos químicos comerciales como
Furadán, Monceren. Para el control de plagas y enfermedades del follaje durante el desarrollo del cultivo,
se usa Tamarón, Gusation, Manzate, Daconil, Curzate y Captan 50.

De igual manera se requiere de grandes volúmenes de fertilizantes para la producción de papa, dosis de
200 kg ha-1 de N, 300 kg ha-1 de P2O5 y 400 kg ha-1de K2O, estas dosis incrementan los costos de producción
y tienen efectos contaminantes en la capa arable del suelo; en algunos casos la literatura ha reportado
que se llegan a contaminar los mantos freáticos y acuíferos. Sin duda alguna la producción agrícola
actual sin el uso de fertilizantes y agroquímicos es prácticamente imposible, ya que los suelos sometidos
durante décadas al monocultivo de maíz han extraído los nutrientes, empobreciendo a los suelos a tal
grado que actualmente es indispensable el uso de fertilizantes para obtener buenos rendimientos; de
igual manera la dosis y el deficiente uso de agroquímicos ha propiciado que las plagas y enfermedades
sean más resistentes a su control. Por ende la respuesta del cultivo a la aplicación de fertilizantes, control
de plagas, enfermedades y malezas es significativo en el incremento de su producción. Ante este marco
conceptual, una alternativa de solución al problema es el uso de abonos orgánicos (estiércol de bovino,
pollinaza y composta), con el fin de reducir costos de producción e incrementar los rendimientos. Al
respecto, los fertilizantes químicos y su interacción con otros abonos orgánicos han tenido respuestas
satisfactorias en su uso y manejo.

MATERIALES Y METODOS.

En el presente trabajo se muestran dos experimentos de campo que se describen a continuación:


Experimento No. 1. Fertilización e incorporación de pollinaza sobre el rendimiento de papa. La
investigación se realizó en el Municipio de San Nicolás Buenos Aires, Puebla, en la parcela de un
productor, el muestreo de suelos fue de tipo sistemático y se tomaron 18 muestras simples para formar
una muestra compuesta; los análisis físicos y químicos de los suelos fueron: textura; materia orgánica;
reacción del suelo; nitrógeno total; fósforo por el método de Olsen; potasio; calcio; magnesio y sodio. Los
análisis químicos del estiércol fueron nitrógeno total por el método de Kjeldhal y fósforo por el método
de Jackson. El diseño de tratamientos fue la Matriz Plan Puebla II, para cuatro factores experimentales, los

106
espacios de exploración fueron: nitrógeno de 0 a 194 kg ha-1, fósforo de 0 a 290 kg ha-1; potasio de 0 a
250 kg ha-1, y pollinaza de 0 a 25 t ha-1.

El paquete tecnológico es recomendado por Romero (2000), el cual se basa en información experimental
de campo y en las experiencias de los productores de papa en el estado de Puebla; y se detalla a
continuación: (a) Preparación del suelo; (b) Surcado; (c) Incorporación de composta; (d) Aplicación de
fertilizantes al momento de la siembra; (e) Siembra; (f ) Aplicación de agroquímicos al momento de la
siembra; (g) Tapado de la semilla; (h) Riegos; (i) Aplicación de agroquímicos; (j) Subsuelo o aporque; (k)
Control de malezas; (l) Desvare o corte del follaje; (m) Cosecha.

Experimento No. 2. Fertilización y aplicación de composta sobre el rendimiento de papa, el diseño


experimental fue de bloques al azar, los factores de estudio y espacios de exploración fueron: nitrógeno
de 60 a 240 kg ha-1; fósforo de 100 a 310 kg ha-1; potasio de 100 a 300 kg ha-1; y composta de 0 a 30 t ha-1.
Los análisis estadísticos para estimar los rendimientos consistieron en un análisis de varianza, prueba de
Tukey y finalmente se realizó un análisis económico con base al criterio de capital ilimitado. El paquete
tecnológico usado fue el mismo que se detalló en el experimento No. 1.

RESULTADOS Y DISCUSION.

Experimento No. 1. En el Cuadro 1 se tienen en forma resumida los siete mejores tratamientos de un
total de 28, la mayor producción de papa de 42.720 t ha-1 se obtuvo con el tratamiento (122 kg ha-1 de
nitrógeno; 170 kg ha-1 de fósforo; 204 kg ha-1 de potasio y 7 t /ha-1 de pollinaza). El tratamiento testigo sin
fertilizante ni pollinaza registró el menor rendimiento de papa.

Cuadro 1. Rendimiento de papa por efecto de fertilizante y pollinaza, para la región de San Francisco La
Mata, Puebla.

TRATAMIENTO
RENDIMIENTO (t ha-1)
(Dosis de Fertilizante)
N P2O5 K2O Pollinaza Calidad de papa
(kg ha-1) (t ha-1) 1ª 2ª 3ª Ripio Total
122 170 159 13 16 11.22 5.22 2.66 35.11
122 170 204 7 9.22 14.55 10.83 8.11 42.72
122 230 159 13 8.11 10.99 11.49 7.12 37.72
122 230 204 7 13.27 9.55 7.05 4.5 34.38
122 230 204 13 13.49 10.16 8.22 4.22 36.11
194 230 204 13 15.83 7.33 3.33 4.16 30.66
156 290 204 0 10.11 10.77 9.49 3.22 35.61

El tratamiento que obtuvo el mayor ingreso neto fue: 122 kg ha-1 de nitrógeno; 170 kg ha-1 de fósforo; 204
kg ha-1 de potasio y 7 t ha-1 de pollinaza, con un ingreso de 2,512 dólares por hectárea (Cuadro 2).

107
Cuadro 2. Rendimiento de papa, ingreso total, costos fijos, variables y totales e ingreso netos, para la
región de San Francisco La Mata, Puebla.

TRATAMIENTO Rendimiento Ingreso


Ingreso
total total de Costos
(Dosis de Fertilizante) neto
de papa papa

N P205 K20 Pollinaza Fijo Variable Total


(Dls
(kg ha-1) (t ha-1) (t ha-1) (Dls ha-1) (Dls ha-1)
ha-1)
122 170 159 13 35,111 3.511 1.519 329 1.848 1.663
122 170 204 7 42,721 4.272 1.519 241 1.760 2.512
122 230 159 13 37,721 3.772 1.519 348 1.867 1.905
122 230 204 7 34,387 3.438 1.519 260 1.779 1.659
122 230 204 13 36,11 3.611 1.519 357 1.877 1.734
194 230 204 13 30,666 3.066 1.519 376 1.895 1.171
156 290 204 0 35,61 3.561 1.519 174 1.694 1.867

Cuadro 3. Rendimiento de papa por efecto de fertilizante y composta, e ingreso neto, para la región de
San Francisco La Mata, Puebla.

TRATAMIENTO Ingreso
RENDIMIENTO (t ha-1)
(Dosis de Fertilizante) neto
N P205 K20 Composta Calidad de papa
(kg ha-1) (t ha-1) 1ª 2ª 3ª Ripio Total (Dls ha-1)
180 100 300 0 15,83 20,27 4,72 40,82 1.844
180 240 300 20 13,71 21,5 5,58 40,79 1.843
120 170 200 0 14 20,61 6,28 40,89 1.848
120 170 200 10 1,02 12,74 21,94 9,44 45,15 2.040
120 170 200 10 12,86 22,22 7,69 42,77 1.933
180 240 100 0 3,5 12,32 20,12 3,88 39,82 1.799
180 100 300 20 12,22 19,76 6,27 38,25 1.741

Experimento No. 2. En el Cuadro 3 se observan en forma resumida los siete mejores tratamientos de un
total de 25, la mayor producción de papa se obtuvo para el tratamiento (120 kg ha-1 de nitrógeno; 170 kg
ha-1 de fósforo; 200 kg ha-1 de potasio y 10 t ha-1 de composta), con un ingreso neto económico de 2,040
Dls por hectárea.

Estas recomendaciones de fertilizantes concuerdan con las dosis reportadas por Rubio (1997), en su
articulo, señala que las dosis de nitrógeno recomendadas en México coinciden con las de otros países;

108
los requerimientos de nitrógeno generalmente son menores de 200 kg./ha., y que los excesos de
nitrógeno pueden retrasar la época de tuberización de las plantas, alargar el ciclo vegetativo y promover
un crecimiento exuberante del follaje y menor rendimiento de tubérculos. La calidad de fritura de los
tubérculos, determinada por su densidad especifica y su contenido de azúcares reductores, también
puede ser afectada negativamente por los excesos de nitrógeno.

CONCLUSIONES.

El cultivo de papa presentó una respuesta positiva en campo a la aplicación de fertilizantes (N, P y K) e
incorporación de pollinaza.

La composta interaccionó positivamente con el fertilizante, y se reflejó en el incremento del rendimiento


y mejor calidad de la papa. Se recomienda a los productores mezclen la composta y el fertilizante, con
el objeto de reducir sus costos de producción, incrementar sus rendimientos y mejorar las propiedades
físicas químicas de sus suelos.

LITERATURA CITADA.

Romero, H.G., 2000. Paquetes tecnológicos del cultivo de papa para la región de San Nicolás Buenos Aires,
Libres y Guadalupe Victoria, Pue. (Inédito).
Rubio, C.O.A., 1997. Nutrición del cultivo de papa. Simposium Internacional de la papa. INIFAP.SAGAR.

109
EXTRACCIÓN DE MACROELEMENTOS POR EL CULTIVO DE ALCACHOFA (Cynara
cardunculus L. var scolymus (L.), EN UN SUELO FRANCO DEL VALLE DE VIRU

Sergio Valdivia Salazar1


1
Ingeniero Agrónomo, Investigación & Desarrollo - DANPER TRUJILLO SAC, svaldivia@danper.com

RESUMEN

Se realizó un estudio para conocer la cantidad de macroelementos que extrae la alcachofa en un suelo
franco del valle de Virú. El campo en estudio estuvo ubicado en el Sector Santa Elena, Provincia de Virú,
Región La Libertad, sembrado con alcachofa sin espinas var. Lorca, bajo riego por gravedad. La gran
importancia de los macroelementos en la nutrición mineral de la alcachofa cultivada en diferentes
texturas de suelos y sistemas de riego, hizo necesario el estudio de la extracción de estos, de modo de
tener referencias de las necesidades de estos nutrientes para una ha sembrada con alcachofa que en total
se estimo produce 132.0 t de biomasa verde, con una distribución de 75% de biomasa aérea, 8% de raíces
y 17% de capítulos .

El muestreo se realizo a los 0, 46, 77, 119, 158 y 200 días a partir del transplante en el lote bajo estudio,
considerando a la biomasa aérea (tallos y hojas) y a la parte subterránea (raíces absorbentes y reservantes),
pero a partir del 3er muestreo se separo la biomasa aérea de los capítulos presentes debido al inicio de la
cosecha. La curva extracción de macroelementos muestran el incremento en el tiempo de la extracción
de nutrimentos influenciado por el porcentaje de materia seca y la concentración presente de estos en los
diferentes estadios del cultivo, basado en la estimación de una hectárea..

En los diferentes órganos vegetativos se muestra el comportamiento esperado de la disminución del


porcentaje de humedad según se incrementan los días del cultivo, siendo importante tener presente
la disminución del % Humedad inicial de 91.7 % a 80.8 % en los capítulos cosechados. La biomasa
seca estimada por hectárea fue de 15186 kg en follaje, 3266 kg en raíces y 2596 kg en capítulos para
una extracción total de 21047 kg/ha. La extracción de macroelementos considerando las hojas, tallos,
capítulos y raíces fue de 244 kg ha-1 de N, 75 kg ha-1 de P2O5, 797 kg ha-1 de K2O, 189 kg ha-1 de Ca, 62 kg
ha-1 de Mg y 44 kg ha-1 de S. La extracción por tonelada de capítulo, considerando el rendimiento bruto
obtenido de 22.4 t ha-1 es para los macroelementos de 10.9 kg ha-1 de N, 1.7 kg ha-1 de P2O5, 35.6 kg ha-1
de K2O, 8.5 kg ha-1 de Ca, 2.8 kg ha-1 de Mg y 1.9 kg ha-1 de S.

Palabras claves: Alcachofa, (Cynara scolymus L.., macroelementos, microelementos, Virú

110
SOIL FERTILITY EVALUATION AND CONTROL WITH EMPHASIS IN THE ION
EXCHANGE RESIN

Luís Ignácio Prochnow*1


1
International Plant Nutrition Institute, Brazil Program Director, Rua Alfredo Guedes, 1949, Ed. Racz Center,
Sala 701, 13.416-907, Piracicaba, São Paulo, Brazil; e-mail: lprochnow@ipni.net

A good and responsible program for nutrient management in agricultural production systems should
always start by evaluating the soil condition to provide such elements to crops, and also evaluate the
environmental aspects associated with the program. Although many methods exist (among others: plant
symptoms evaluation, microbiological techniques, greenhouse and field response curves, plant tissue
evaluation and Diagnosis and Recommendation Integrated System - DRIS) the soil chemical analysis is the
most used procedure worldwide for crop nutrient management. The main reasons for the popularity are:
(1) anticipates soil chemical management, (2) reliable when properly adjusted, (3) ease to use on routine
basis, and (4) high cost – benefit ratio.
The proper adjustment of laboratory chemical analysis (methodology) generally requires years of
agronomic experimentation and is specific to the soils tested. The main steps leading to safe soil chemical
recommendations (lime, gypsum and fertilization) are: (1) definition of right methodology for soils in
the region (correlation studies), (2) sufficiency level adjustment (calibration studies), and (3) rates of soil
inputs specific to each sufficiency level (response curves).
Step 1 is nutrient specific and carried out in greenhouse conditions with soil samples representing
the target region. The goal is to choose the best methodology by correlating the analysis results, by
each promising methodology, to the dry-matter yield (DMY) or nutrient uptake. The most accurate
methodology to predict soil nutrient status is selected.
In step 2, which takes place at field conditions, the goal is to adjust the results for the methodology
selected in step 1 to the plant response, generally in terms of yield. The procedure, ideally repeated
through years, makes possible to split the results in sufficiency levels. For example, 0 – 4, 5 – 10, and
11 – 20 mg/dm3, of a certain plant nutrient would relate to 0 – 50, 51 – 80 and 81 – 100% relative yield
of a certain crop. The sufficiency levels would be specified as very low, low and medium, respectively. A
common procedure would also be to specify other two sufficiency levels: high for values already reaching
100% relative yield (in our example, 20 mg/dm3) to the double value (40 mg/dm3) and as very high
amounts higher than two times the high value, in this case more than 40 mg/dm3.
With the sufficiency levels established the researchers would then study at field conditions the rates of
different inputs to be applied (response curves) to each crop. Figure 1 shows a conceptual model for P2O5
definition. Note that the lower the amount of available P in the soil, higher the requirement for fertilizer
P. Economics of fertilizer should be applied to these studies as to have the most economical rate applied
to each sufficiency level. As a final output of all these studies the results are organized in mathematical
models or flipcharts tables, as the one showed in Table 1. Note that each recommendation would be the
best rate of nutrient (response curve study) for a certain soil sufficiency level (calibration study) defined
to a specific soil chemical analysis methodology (correlation studies).
Many different methodologies exist for different nutrients worldwide, with each created based on
principles for a certain group of soils. As an example, some procedures were created to evaluate the
bioavailability of P in alkaline soils. Phosphorus, among all nutrients, due to its complex reaction in
soil systems, is the most studied nutrient in terms of soil chemical evaluation. As a consequence, many
methodologies exist and are applied in different areas of the world.

111
Back in the 60’s the methodology utilized for soil P bioavailability evaluation in São Paulo, Brazil, was
based on the principle of acid extraction (H2SO4 0.05 N) but the prediction of such bioavailability was
poor in many cases, with under or super estimation for many situations. The decision was to look for a
new laboratory methodology. The studies were carried out by researchers at the Agronomic Institute of
Campinas, who found out in literature the promising method of ion exchange resin. Recognized already at
that time as a good indicator of soil P bioavailability, the resin was not used on routine basis due mainly to
difficult operation at laboratory condition. The process was tedious with too much time and equipments
involved. The researchers were able to create new equipments and adapt the methodology to use in
routine basis and, besides the analysis of P, evaluate also K, Ca and Mg. Today, this is the suggested method
of analysis in parts of Brazil with technical publications for lime, gypsum and nutrient recommendation
after years of agronomic field experimentation (Raij et al., 1996).
The resin (Figure 2) employed in the procedure is constituted of an H – C chain, artificially produced to
present high charge density, which translates into high cation or anion exchange capacity. The principle
behind is of adsorption of nutrients to the resin charges. The chemical elements will, during agitation
of soil and resin samples, slowly move from soil solution to the resin, which will consequently decrease
the element concentration in solution, forcing other labile forms to move to solution and then to resin.
In the process positive charged nutrients (K, Ca and Mg) move to the resin with negative charges, while
HPO42- and H2PO4- move to the resin with positive charges. The mechanism is similar to plant element
absorption with labile forms moving from different soil compartments to the root system and then into
the plant.
Some advantages of using the resin are: accuracy in evaluating soil nutrients, multi nutrient extraction,
low cost, ample range of sufficiency levels (e.g., 0-6, 7-15, 16-40, 41-80 and > 80 mg/dm3 of P for very
low, low, medium, high and very high, respectively), and more reliable P evaluation in soils receiving
phosphate rock (in comparison with acid procedures, which super estimate the soil P bioavailability).
In conclusion, the ion exchange resin presents a new alternative of soil chemical evaluation, which it is
believed can better serve nutrient management in many parts of the world, most especially with high
prices of fertilizer. Only agronomic research, specific to the soils of targeted regions, can lead the way to
the most appropriate methodology and most adequate nutrient management.

References:
Raij, B. van; Cantarella, H.; Quaggio, J.A. and Furlani, A.M.C. Recomendações de adubação e calagem
para o estado de São Paulo, 2.ed. Campinas, Instituto Agronômico & Fundação IAC, 1996. 285p. (Boletim
Técnico, 100).

112
Figure 1. Conceptual model for P2O5 best rate definition for each sufficiency level (low, medium and high)

Figure 2. Sampling the ion exchange resin for P, K, Ca and Mg chemical analysis.

Table 1. Flipchart table for definition of fertilizer rates (P2O5 and K2O) for corn at seeding as a function of
yield potential and nutrient status in the soil by the ion exchange resin method

P resin, mg/dm3 Exchangeable K+ resin, mmolc/dm3


Yield Nitrogen
0-6 Jul-15 16-40 > 40 0-0.7 0.8-1.5 1.6-3.0 > 3.0
t/ha N, kg/ha -------------- P2O5, kg/ha ------------ ---------------- K2O, kg/ha ----------------
2-4 10 60 40 30 20 50 40 30 0
4-Jun 20 80 60 40 30 50 50 40 20
6-Aug 30 90 70 50 30 50 50 50 30
8-Oct 30 90 60 40 50 50 50 40
10-Dec 30 100 70 50 50 50 50 50

(1) High yields of corn in soils with very low contents of P resin are unlikely even with high rates of P
fertilizer (Raij et al., 1996).

113
LOS EFECTOS DE LA AGRICULTURA DE TALA Y QUEMA SOBRE LA FERTILIDAD
DE LOS SUELOS DE LA AMAZONIA SUBANDINA, PERÚ

Lina Lindell*1, Mats Åström2

School of Pure and Applied Natural Sciences, University of Kalmar, Kalmar, Sweden
1, 2

*University of Kalmar, School of Pure and Applied Natural Sciences, SE-391 82 Kalmar, Suecia, Dirección de
e-mail: lina.lindell@hik.se

RESUMEN AMPLIADO

Introducción

Una de las mayores fronteras de deforestación en la Cuenca Amazónica esta situada a lo largo de la falda de
los Andes Orientales (Lepers et al., 2005). Desde hace mucho tiempo atrás el departamento de San Martin
(Figura 1) sufre por una de las tasas más altas de deforestación en el Perú. La ampliación de la frontera
agrícola es una amenaza seria para los bosques de esta zona. Al comienzo de este siglo aproximadamente
13300 km2 de bosque primario ya había sido talado, lo cual corresponde a la tercera parte de la cobertura
boscosa original (Reategui, 2004). El objetivo de este estudio fue investigar los efectos de la agricultura de
tala y quema sobre las propiedades químicas de los suelos (Entisoles e Inceptisoles) de esta región. Este
conocimiento es esencial para poder desarrollar métodos sobre obtener y mantener niveles satisfactorios
de la fertilidad de los suelos, uno de los factores más importantes de las variables que tienen que ver con
el desarrollo sostenible en la Amazonia Subandina.

a) b)



Figura 1. a) Los dos lugares de muestreo en el departamento de San Martin, Perú. Un sito en la cuenca
fluvial llamado Sisa (este) y uno en la cuenca Saposoa (oeste). El color gris indica las zonas no cubiertas por
bosque (Reategui, 2004). b) Imagen satelital del sitio de muestreo en Sisa. SPOT © CNES 2005, distribución
Spot Image S.A.

Método
Las muestras de suelo (0 hasta máx. 60cm de profundidad) fueron tomadas en dos cuencas fluviales
(Saposoa y Sisa) de San Martín, Perú (Figura 1). Se analizaron los macro y micronutrientes así como una
cantidad grande de otros elementos del suelo de ochenta localidades correspondientes a bosques

114
primarios y secundarios, plantaciones de café, pastos y campos recientemente quemados (Figura 2).
Además los agricultores fueron entrevistados sobre el manejo histórico de cada campo. Los análisis
químicos básicos fueron realizados según métodos estándar en el laboratorio Instituto de Cultivos
Tropicales (ICT) en Tarapoto, Perú. El laboratorio Acme en Canadá ejecutó los análisis multielementales
para determinar concentraciones totales (Aqua Regia) y potencialmente disponibles por las plantas
(acetato de sodio). Los análisis estadísticos realizados se basaron en métodos no parametricos de Mann
Whitney, Kruskal Wallis, comparación múltiple de Dunn-Bonferroni y Análisis de Componente Principal
(PCA) de tipo Spearman (α=0.05).

a) Pasto (al frente) y bosque primario (al fondo) b) Campo recientemente quemado


c) Plantación de café d) Bosque secundario

Figura 2. Las cinco diferentes coberturas de suelo incluidas en este estudio. Foto: a-c) Karin Olsson d) Lina Lindell

Resultados
Los rangos de las propiedades investigadas fueron similares en todas las cinco coberturas estudiadas.
De hecho, no hubo diferencias significativas entre las clases de cobertura para la gran mayoría de los
indicadores de fertilidad estudiados como pH, materia orgánica (MO), capacidad de intercambio catiónico
(CICe), nitrógeno (Ntot), fósforo (Ptot), saturación de bases (SB) y acidez intercambiable (Ali) (Tabla 1).
Estos resultados no coinciden con la mayoría de las publicaciones sobre el cambio de uso de la tierra
a través de la tala y quema de bosques los cuales han mostrado un aumento inicial del pH y las bases
intercambiables (Reiners et al., 1994), compactación (Alegre et al., 1986) y degradación de la calidad del
suelo (Mainville et al., 2006), y recuperación de suelo bajo bosque secundario (Farella et al., 2007). Se
encontró que los cambios de la fertilidad del suelo con la edad de cada uno de las coberturas actuales
resultaron ser mínimos (resultados no mostrados) lo cual coincide con los conclusiones de varios otros
estudios (McGrath et al., 2001; Numata et al., 2007).

115
Tabla 1. Promedios de las características químicas y físicas de suelos superficiales (0-10cm) según el lugar
y el tipo de cobertura. Por cada cuenca, las diferencias significativas son indicadas por letras diferentes
siguiendo los datos.

SISA (n=50) SAPOSOA (n=30)


A B C D E A B C D E
Densidad (g/cm3) 1.0 1.0 1.0 1.0 1.0 1.0 1.0 1.0 1.0 1.1
pH 6.1 6.1 6.3 6.3 5.4 4.6 5.6 5.5 5.3 5.8
SB (%) 99.5 99.4 99.7 99.5 99.4 20.0 77.0 76.3 52.9 95.3
Cai (meq/100g) 18.0 15.2 18.5 15.5 14.2 1.8 9.0 10.5 2.8 6.6
Mgi (meq/100g) 1.6 1.7 1.8 1.6 1.4 0.5 0.8 0.8 0.7 0.9
Ki (meq/100g) 0.2ab 0.6a 0.3ab 0.4ab 0.2b 0.1* 0.2* 0.1* 0.2* 0.1*
Ali (meq/100g) 0.1 0.1 0.1 0.1 0.1 6.0 1.6 2.4 1.8 0.5
CICe (meq/100g) 19.8 17.8 19.8 17.9 15.8 8.2 13.8 14.9 10.7 8.2
CE (dS/m) 0.2ab 0.3a 0.2ab 0.2b 0.1b 0.1b 0.3a 0.1ab 0.0b 0.1ab
Ptot (%) 0.06 0.06 0.06 0.05 0.05 0.04 0.04 0.04 0.04 0.04
Pi (ppm) 8.9 13.3 18.9 11.7 8.4 11.0* 14.1* 5.6* 6.8* 11.6*
MO (%) 5.2 4.9 6.0 5.6 4.6 2.8 3.5 3.2 2.9 3.1
Ntot (%) 0.4 0.3 0.3 0.3 0.3 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2
N-NO3 (ppm) 2.3ab 2.8a 2.0ab 1.1b 2.2ab 13.0ab 31.5a 7.2ab 2.7b 4.8ab
N-NH4 (ppm) 17.2 13.8 11.9 11.0 13.1 7.9 7.4 7.7 10.8 6.9
Fei (ppm) 15.0b 23.5ab 14.0ab 19.0ab 28.5a 102.3 46.0 33.5 47.5 33.5
Mni (ppm) 70.8 53.5 42.0 47.5 45.5 54.0 108.0 57.0 138.5 62.5
Zni (ppm) 2.5 1.5 2.4 2.2 1.9 0.6 0.8 0.7 0.5 0.6
Cui (ppm) 0.1 0.1 0.1 0.1 0.1 0.1 0.1 0.1 0.2 0.1
Coi (ppb) 51.0 48.5 38.0 32.0 87.5 134.0 57.0 78.5 169.0 78.5
Motot (ppm) 0.7 1.1 1.0 0.8 0.8 0.8 0.8 0.8 0.8 0.7
Arena (%) 31.5 24.9 24.4 29.7 37.4 47.8 29.7 31.7 40.3 42.5
Limo (%) 29.0 29.4 29.9 31.2 31.3 21.1 27.7 28.1 29.8 25.3
Arcilla (%) 38.6ab 44.9a 44.4ab 37.2ab 28.1b 31.1 38.4 46.2 31.4 31.6

Parámetros escritos en negrita son diferentes entre las dos cuencas. A=bosques primarios; B=Campos
quemados; C=plantaciones de café; D=pasto; E=bosques secundarios. Tot=total, i=intercambiable, *=
diferencia significativa por Kruskal Wallis pero no según Dunn-Bonferroni
Es probable que la ausencia de diferencias entre las clases de cobertura sea causada por las grandes
variaciones naturales geoquímicas en la zona Subandina. El pH varió entre 3.8 y 7.4 y mostró una
correlación fuerte con el contenido de calcio (k≥0.8). Además calcio, estroncio, bario y magnesio fueron

116
por mayor parte fuertemente asociados el uno al otro lo cual es indicativo de presencia de roca calcaría
(Salminen et al., 2005). Sin embargo, en ambas cuencas el suelo de campos quemados presentaba niveles
elevados de conductividad eléctrica (CE), potasio (Ki) y nitratos (N-NO3). Los nitratos fueron elevados
hasta una profundidad de mínimo 30 cm en Sisa y 60 cm en Saposoa lo cual indica que estuvieron en
proceso de lixiviación.

Los datos de macronutrientes son consecuentes con aquellos anteriormente determinados de los suelos
de San Martin (Torres, 2004). Sin embargo, los suelos de Sisa fueron identificados como relativamente
fértiles con menor acidez y mayor contenido de nutrientes. Efectivamente, se dieron mayores diferencias
significativas en fertilidad entre los dos sitios estudiados que entre las diferentes coberturas (Tabla
1). En conclusión, la fertilidad del suelo en la zona investigada es determinada principalmente por las
propiedades del material parental (dominado por capas rojas) y en forma secundaria por el tipo y la edad
de la cobertura de acuerdo al sistema de uso actual de la tierra.

Referencias

Alegre, J.C., Cassel, D.K. and Bandy, D.E., 1986. Effects of Land Clearing and Subsequent Management on
Soil Physical-Properties. Soil Science Society of America Journal, 50(6): 1379-1384.
Farella, N., Davidson, R., Lucotte, M. and Daigle, S., 2007. Nutrient and mercury variations in soils from
family farms of the Tapajo’s region (Brazilian Amazon): Recommendations for better farming.
Agriculture Ecosystems & Environment, 120(2-4): 449-462.
Lepers, E. et al., 2005. A synthesis of information on rapid land-cover change for the period 1981-2000.
Bioscience, 55(2): 115-124.
Mainville, N. et al., 2006. Decrease of soil fertility and release of mercury following deforestation in the
Andean Amazon, Napo River Valley, Ecuador. Science of the Total Environment, 368(1): 88-98.
McGrath, D.A., Smith, C.K., Gholz, H.L. and Oliveira, F.D., 2001. Effects of land-use change on soil nutrient
dynamics in Amazonia. Ecosystems, 4(7): 625-645.
Numata, I. et al., 2007. Temporal nutrient variation in soil and vegetation of post-forest pastures as a
function of soil order, pasture age, and management, Rondonia, Brazil AGRICULTURE ECOSYSTEMS
& ENVIRONMENT, 118(1-4): 159-172.
Reategui, F.R., 2004. Zonificación ecológica económica de la región San Martin - Forestal, Gobierno
Regional de San Martín, Grupo Técnico de la ZEE, Instituto de Investigaciones de la Amazonía
Peruana, IIAP.
Reiners, W.A., Bouwman, A.F., Parsons, W.F.J. and Keller, M., 1994. Tropical Rain-Forest Conversion to Pasture
- Changes in Vegetation and Soil Properties. Ecological Applications, 4(2): 363-377.
Salminen, R., Batista, M.J., Bidovec, M., Demetriades, A., et al., 2005. Geochemical Atlas of Europe, Part 1:
Background Information, Methodology and Maps., Foregs.
Torres, R.E., 2004. Zonificación ecológica económica de la región San Martín - Suelos y Capacidad de
Uso Mayor de las Tierras, Gobierno Regional de San Martín, Grupo Técnico de la ZEE, Instituto de
Investigaciones de la Amazonía Peruana, IIAP.

Palabras claves: deforestación; bosque húmedo tropical; potasio; nitrato; variación espacial

117
CARACTERIZACION ELEMENTAL DE SUELOS POR FLUORESCENCIA DE RAYOS
DE ENERGÍA DISPERSIVA

M. Mejia; J. Bravo1
1
Laboratorio de Análisis de Suelos, Facultad de Ciencias Físicas Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
Av. Venezuela Cuadra 34 S/N Lima 01 Perú. Email: JBRAVOC@unmsm.edu.pe

RESUMEN

El presente trabajo reporta el avance logrado en muestro laboratorio en el desarrollo de la técnica de


fluorescencia de rayos de energía dispersiva utilizando un equipo portátil para determinar la composición
elemental de muestras de suelos. Este equipo permite la identificación de elementos de número atómico
igual o mayor que 13 (aluminio) y posee una sensibilidad del orden de 100 ppm. Este análisis elemental
es importante como diagnóstico previo para el análisis de suelos por otras técnicas analíticas como
difractometría de rayos X, entre otras.

Para este fin se viene desarrollando un programa de simulación de estos espectros que permite
identificar y cuantificar los elementos presentes en las muestras. Se presentará una descripción sucinta
de este método. También se presentará una comparación con los resultados obtenidos utilizando otros
programas de análisis disponibles en el mercado.

Palabras Claves. Suelos, fluorescencia de rayos X, energía dispersiva, simulación.

118
CARACTERIZACION MINERALOGICA DE LOS SUELOS DEL VALLE DEL
RIO CHANCAY, LAMBAYEQUE, POR DIFRACTOMETRÍA DE RAYOS X Y
ESPECTROSCOPIA MÖSSBAUER

1
A. Trujillo ; 1M. Mejia; 1J. Bravo; 2E. Rufasto; M. Cerón1.
1
Laboratorio de Análisis de Suelos, Facultad de Ciencias Físicas Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Av.
Venezuela Cuadra 34 S/N Lima 01 Perú. Email: JBRAVOC@unmsm.edu.pe
2
Laboratorio de Suelos, Facultad de Agronomía Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo .Lambayeque.

RESUMEN

El presente trabajo reporta los resultados preliminares del análisis de dos horizontes provenientes del
perfil de una calicata seleccionada de la localidad de Sialupe pertenecientes al Valle del Río Chancay -
Lambayeque, mediante las técnicas de difractometría de rayos X (DRX) y espectroscopia Mössbauer por
transmisión (EMT). El uso de la técnica de DRX es útil en la identificación de las fases cristalina presentes
en la muestra. El cuarzo y algunos filosilicatos como Montmorillonita e Illita son minerales usualmente
presentes en suelos y son identificados por DRX. En este trabajo las muestras fueron preparadas en polvo
y reportan la presencia de filosilicatos, cuarzo y micas.

La espectroscopía Mössbauer permite identificar los componentes mineralógicos que contienen hierro
(como óxidos, arcillas y minerales de arcilla) que pudiesen encontrarse en estado cristalino o amorfo. Los
reportes de EMT muestran sitios de hierro adjudicados a filosilicatos como Montmorillonita e Illita como
las fases predominantes que contienen hierro; además se observa la presencia de Muscovita y Caolinita.

Este trabajo constituye un estudio preliminar, parte de un trabajo de cooperación entre el Laboratorio de
Análisis de Suelos de la Facultad de Ciencias Físicas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y
La Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo de Lambayeque; donde se espera
poder concretar el estudio de las muestras pertenecientes a más sitios del Valle del Río Chancay.

Palabras Claves. Suelos, arcillas, difractometría de rayos X, espectroscopía Mössbauer.

119
CICLO DEL NITRÓGENO EN EL AGRO-ECOSISTEMA DE LA CAÑA DE AZÚCAR
(Saccharum spp., cv. H32-8560) IRRIGADA CON “AGUA DE CACHAZA”

Valdivia. V. S,1 & Valdivia. S. S,2

Universidad Privada Antenor Orrego, E-mail: svaldiviav@upao.edu.pe


1

AGROLAB, E-mail: agrolab11@hotmail.com


2

RESUMEN

En el presente estudio fueron evaluadas las ganancias y pérdidas de N en el cultivo de caña de azúcar
irrigado con “agua de cachaza”. La investigación se realizó en los campos Palmillo 3, Viudas y Montejo
de Casa Grande, y en el Campo 3 de Cartavio, todos ellos localizados en el valle del Río Chicama. Estos
suelos son aluviales, presentan un perfil de desarrollo edafogenético incipiente y tienen textura media a
moderadamente fina. Según la clasificación norteamericana “Soil Taxonomy”, estos suelos pertenecen al
orden Entisols, suborden Fluvent y gran grupo Ultifluvent.

Las entradas (ganancias) de N disponible vía agua de irrigación fueron alrededor de 60 a 142 kgNha-1.
Además, el 1% del N total del suelo está como N inorgánico (disponible) inicialmente presente en el
suelo, lo cual representa entre 139-203 kgNha-1. Adicionalmente, de 137 a 201 kgNha-1 pueden llegar a ser
disponibles por mineralización durante el periodo de crecimiento.

Las pérdidas (salidas) de N fueron las extraídas por la parte aérea de las plantas, la cual varió de 200-344
kgNha-1, siendo el 75% removido por la caña quemada cosechada que va a la fábrica (150-258 kgNha-1),
y el resto (25%) perdido vía la quema realizada antes de la cosecha (50-86 kgNha-1), y finalmente, el N
extraído por los tocones, rizomas y raíces, fue de 65.5-118 kgNha-1.

En el agroecosistema estudiado, las entradas totales dentro del suelo son estimados en 336-546 kgNha-1
y las extracciones en 266-462 kgNha-1, el balance está a favor de las ganancias de N, en un promedio de
77 kgNha-1. Resultados de numerosos experimentos de campo han demostrado que no hay respuesta a
la fertilización nitrogenada en campos irrigados con “agua de cachaza”.

Palabras claves: Ciclo del N, Caña de Azúcar, “Agua de Cachaza”

120
LABRANZA CERO CON RIEGO POR GOTEO EN EL CULTIVO DE MAÍZ Y FREJOL
BAYO MOCHICA EN EL DEPARTAMENTO DE LAMBAYEQUE

Pedro Injante Silva *1

Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA). Vista Florida Chiclayo Lambayeque.


e-mail: vflorida @inia.gob.pe, hugoinjante@hotmail.com

RESUMEN

En el INIA – Vista Florida, se realizó un ensayo en campos de labranza cero, con riego por goteo y con
diferentes porcentajes de paja de arroz como cobertura de suelo, en un diseño de bloques completos al
azar en 04 repeticiones, con el fin de evaluar 15 híbridos comerciales de maíz, los parámetros a evaluar
fueron: requerimiento de agua, rendimiento, sanidad y calidad de grano. Se utilizó el método SAS para las
evaluaciones estadísticas. Se encontraron diferencias significativas entre híbridos e interacciones hibrido
x porcentajes de la paja de arroz, y sus rendimientos. Se hizo la rotación maíz con fríjol Bayo Mochica,
obteniéndose 03 campañas de 13 meses, el rendimiento promedio del maíz y fríjol fue de 10 y 2,8 t/ha,
respectivamente.

Se pudo determinar que en los campos de maíz el uso de cobertura del suelo al 100% redujo el consumo
de agua a 3300 m3, con respecto a los campos que sin cobertura consumen 5500 m3. Mientras que en los
campos de fríjol con cobertura del suelo el consumo de agua fue de 2200 m3 y sin cobertura es de 2800
m3 respectivamente. La interacción del hibrido de maíz con labranza cero y el uso de paja de arroz como
cobertura del suelo con riego por goteo, es de suma importancia para los valles de Costa norte que tienen
estrés hídrico. Además, es conveniente que se incluyan evaluaciones en la captura del carbono en los
campos de labranza cero y con riego por goteo, a fin de conocer su aporte de carbono (C02) al suelo.

Palabras clave: consumo de agua, cobertura, cultivos anuales, costa norte

121
LA CLASIFICACIÓN DE SUELOS COMO HERRAMIENTA EN EL MANEJO DE
SUELOS

Julio C. Nazario Ríos1


1
Ing. MS. Profesor del Departamento de Suelos – Universidad Nacional Agraria La Molina. e-mail: jnazario@
lamolina.edu.pe

RESUMEN

La clasificación de suelos tiene como objetivo principal agrupar suelos de similares características y
propiedades. Esta clasificación puede estar basada en principios científicos así como también prácticos,
pero ambos deben servir al agricultor para realizar una gestión adecuada de su suelo.

La clasificación científica o natural se basa en los procesos de formación (génesis) del suelo, presencia
de determinados horizontes y características de diagnóstico, así como en los regímenes de humedad y
temperatura. En la actualidad existen diversos sistemas de clasificación científica: como el de los Estados
Unidos (Soil Taxonomy), WRB – FAO, el Brasileño, etc. El problema de estas clasificaciones radica en que
es efectuada solo por los especialistas en suelos, y además en su terminología, la cual muchas veces no
es entendida por las personas que no son expertos en la materia, requiriéndose del asesoramiento de un
edafólogo para su interpretación.

Por otro lado, las clasificaciones prácticas pueden ser establecidas por cualquier persona. Así, se podría
clasificar los suelos de un valle en arenosos, francos, limosos y arcillosos, sin necesidad de ser edafólogo.
También es frecuente escuchar a los agricultores manifestar que dentro de su fundo o predio, un suelo
produce bien y el del costado no, o que este suelo es apropiado para un cultivo X y el otro para un cultivo
Y. En esos casos, se está haciendo clasificación de suelos.

Existe un concepto que no debe confundirse con el de suelo que es el de tierra. Puede existir un suelo
muy bueno pero como tierra no lo es. El suelo es parte de la tierra puesto que ésta abarca, aparte del
suelo, a la atmósfera, geología, relieve, hidrología, etc. Por ejemplo, puede haber un suelo fértil, rico en
nutrientes, pero como tierra no es apropiado para cultivos anuales puesto que se encuentra ubicado
sobre una ladera de fuerte pendiente, lo cual lo vuelve susceptible a la erosión hídrica si se halla en una
zona lluviosa.

En síntesis, la clasificación de suelos o tierras debe servir al agricultor, en primer lugar, para decidir qué
sembrar, y en segundo lugar, para establecer su plan de manejo de suelos que esté acorde con el tipo de
suelo o tierra que disponga. Estos son principios del ordenamiento territorial que constituyen la base para
el desarrollo de una región.

Palabras claves: clasificación, fertilidad, ordenamiento.

122
EVALUACIÓN VISUAL DEL SUELOS: UNA HERRAMIENTA PRÁCTICA PARA
MEDIR SOSTENIBILIDAD DE LA AGRICULTURA.

José R. Benites Jump1


1
Director Ejecutivo de INCAGRO. Dirección de e-mail: Jose.Benites@incagro.gob.pe

RESUMEN AMPLIADO

Introducción

Las propiedades físicas del suelo son muy importantes para mantener la productividad del suelo.
La degradación de estas propiedades tiene efectos considerables sobre el crecimiento de las plantas,
apreciables sobre todo cuando analizamos la relación suelo-planta, su rendimiento y la calidad de sus
cosechas, sin olvidar el abastecimiento de nutrientes que el suelo ofrece a la planta.

El deterioro de las propiedades físicas ocurren tras muchos años de prácticas inadecuadas de cultivos; sin
embargo, tratar de corregir este daño toma más tiempo y se hace muy costoso. A su vez, esta degradación
aumenta el riesgo y los daños causados por la erosión hídrica y eólica con serios perjuicios para la sociedad
y el medio ambiente. Salvaguardar el recurso suelo para las generaciones futuras es la tarea principal de
todos los que trabajan en el manejo sostenible de las tierras. No obstante a menudo, no se presta mucha
atención a:
• el papel básico de la calidad del suelo en la eficiencia y sostenibilidad de la producción,
• el efecto de la calidad del suelo como reflejo del margen de ganancia total de la producción de la finca,
• a necesaria planificación a largo plazo para mantener una buena calidad del suelo,
• el efecto de las decisiones en el manejo del suelo que influyen en la calidad del suelo.

La forma como se manejan los suelos de la finca tiene un efecto determinante en la cantidad y calidad de
las cosechas, y de forma marcada sobre las ganancias a largo plazo.

Principios y conceptos

Las evaluaciones visuales de las cualidades y características del suelo proporcionan un método práctico,
semi cuantitativo y de bajo costo para evaluar y efectuar un seguimiento efectivo a las características del
suelo, comparadas con medidas de campo y de laboratorio. El método de evaluación visual del suelo
(EVS) fue desarrollado para suministrar a los agricultores, expertos en manejo de tierras y autoridades
reguladoras, una herramienta simple que les permita determinar y efectuar un seguimiento de la
condición del suelo rápidamente, de bajo costo, fiable y muy eficaz.

Para justificar el uso del EVS como herramienta de evaluación de las características del suelo de los predios
agrícolas y de otras unidades de tierra, se han efectuado comparaciones entre el EVS contra las medidas
convencionales de caracterización de las propiedades y calidad de los suelos, basados en los análisis de
laboratorio. Esto se ha efectuado en una amplia gama de tipos del suelo con distintas combinaciones
de rocas madres, clima, topografía, y también bajo diversos usos del suelo y prácticas de manejo. Todas
las evaluaciones de las características del suelo mediante el método de la EVS fueron correlacionadas
estadísticamente con las evaluaciones de laboratorio (Shepherd 2000).

123
Todos los índices de la EVS se correlacionan con las características del suelo medidas en laboratorio (figuras
1-6). Los valores de la estructura del suelo medidas con la EVS se correlacionaron significativamente con
la distribución del tamaño de agregados secados en la estufa; la conductividad hidráulica saturada (Ksat)
y la permeabilidad del aire estuvo ligeramente correlacionada a la macroporosidad y a la densidad de
volumen y débilmente correlacionado con la estabilidad de los agregados (Fig. 1-3). Los índices de la
EVS de la porosidad del suelo fueron correlacionados significativamente con el tamaño y la distribución
de los agregados y la macroporosidad, y débilmente correlacionados con la densidad aparente (Fig.
4). Los valores del color fueron correlacionados significativamente con el contenido total de carbono
y ligeramente correlacionados al contenido mineralizable del N anaeróbico de los suelos minerales
convencionalmente cultivados (Fig. 5-6). La relación de color del suelo es significativa sólo para aquéllos
suelos convencionalmente cultivados estructurados y/o con cantidades altas de materia orgánica, y que
no muestran evidencias visuales de anaerobicidad. Los valores de moteado del EVS se correlacionaron
débilmente con la macroporosidad.

Fig. 1 Correlación entre los valores de la estructura medidos por la EVS con el tamaño promedio de la
distribución de los agregados secados en la estufa

Fig. 2 Correlación entre los valores de la estructura EVS y la conductividad hidráulica saturada.

124
Fig. 3 Correlación entre la estructura EVS con la permeabilidad al aire

Fig. 4 Correlación entre la porosidad EVS con la macroporosidad

Fig. 5 Correlación entre el color EVS y el carbón orgánico

125
Fig. 6 Correlación entre el color EVS con el N anaeróbico mineralizable

Estas correlaciones indican que el método EVS es una herramienta confiable y defendible para determinar
las características dominantes del suelo de manera semi cuantitativa, y que se puede utilizar conjuntamente
con, y en complemento de, los procedimientos cuantitativos a nivel de fincas o nivel de otras escalas de
tierra. Los agricultores y las autoridades reguladoras pueden utilizar el EVS para determinar la condición
de su economía de los factores no visibles que están debajo del suelo, y así evaluar la eficacia de sus
prácticas de manejo y sus programas de buenas prácticas en sus predios agrícolas.

El Método de Evaluación Visual (EVS)

El Método de Evaluación Visual (EVS), esta basado en la observación de importantes propiedades del
suelo (textura, estructura, consistencia, color, porosidad, costras superficiales, cobertura, presencia de
lombrices, etc.) tomados como indicadores del estado de la calidad, los que se ordenarán en una tarjeta de
calificación. Los indicadores del suelo son indicadores dinámicos, capaces de cambiar bajo los regímenes
de manejos diferentes y presiones de uso del suelo, siendo sensibles al cambio. Ellos advierten de forma
rápida los cambios en las condiciones del suelo y constituyen una herramienta de supervisión eficaz.

A cada indicador le corresponde una calificación visual (CV) de acuerdo a la escala siguiente: 0 = (Pobre),
1 = (Moderada) y 2 = (Buena); la asignación de estos valores a cada indicador, dependerá de la calidad
del suelo observada en la muestra tomada en cada parcela comparada con el suelo de las tres fotografías
mostradas en el manual de guía de campo. La puntuación visual es flexible, de forma que si la muestra
que usted esta evaluando no coincide con alguna de las fotografías, pero tenga similitud con alguna de
ellas, usted puede asignarle una puntuación intermedia, por ejemplo 0.5 o 1.5. Como en el suelo pueden
presentarse algunos indicadores relativamente más importantes para la calidad del suelo que otros, los
indicadores EVS los tiene en cuenta, proporcionando un factor en una escala que varía de 1, 2, y 3. El total
de la puntuación de los indicadores evaluados, provee un valor que indica la calidad de un suelo: bueno,
moderado o pobre. A menudo los resultados de esta práctica ayudan a conocer que cualidades del suelo
constituyen una limitante productiva y permiten planificar acciones correctivas o paliativas para mejorar
su rendimiento.

126
Guía de campo

El presente artículo está acompañado por una guía de campo en donde se describe las herramientas
necesarias a ejecutar, el método de la EVS, el procedimiento, la preparación, la información del sitio, la
observación inicial, la toma de muestra y las diferentes pruebas (textura del suelo, estructura y consistencia
del suelo, porosidad del suelo, color del suelo, número y color del moteado del suelo, conteo de lombrices,
profundidad de penetración de la raíz, escurrimiento superficial, costra superficial y cobertura superficial,
y erosión del suelo).

Conclusiones

La correlación significativa entre las calificaciones de la EVS y las propiedades del suelo demuestran que
es posible medir lo que se ve. Estas correlaciones indican que la EVS puede proporcionar una medición
semi-cuantitativa válida de la calidad del suelo. Siendo rápido y barato, la EVS permite cubrir áreas grandes
del paisaje rápidamente, y también áreas que deben caracterizarse cuantitativamente. Puede usarse por
consiguiente junto con, y complementario a, medidas del laboratorio cuantitativas para caracterizar y
supervisar propiedades del suelo y calidad del suelo en la finca y en el ámbito regional.
El método EVS ha sido validado por el autor de esta nota en proyectos de FAO en Argentina, Nicaragua,
Cuba, Tanzania, Eritrea, Uzbekistan, Tajikistan, Rusia e Italia.

Referencias

Benites, J. 2007. Medidas de mejoramiento y conservación de suelos (Evaluación de Suelos). Cuba.


(Proyecto TCP/CUB/3002). FAO.
Benites, J. 2005. Promotion of CA for SARD (Project GCP/RAF/390/GER). FAO.
Benites, J. 2005. Enhanced productivity of cotton-wheat systems in Uzbekistan (TCP/UZB/3001). FAO.
Benites, J. 2005.Introduction of Conservation Agriculture - Phase II Eritrea (project TCP/ERI/0170 & TCP/
ERI/3005).FAO.
Benites, J. 2005. Sustainable agriculture in Karakalpakstan (Project TCP/UZB/2903). FAO
Benites, J. 2005. Fortaleciendo la capacidad local para un manejo sostenible en Nicaragua (Evaluación
Visual de Suelos) (Proyecto TCP/NIC/3001). FAO.
Benites, J. 2003. Evaluación Visual de Suelos en Argentina (Proyecto LADA). FAO
Shepherd, G., F. Stagnari, M. Pisante and J. Benites. 2008. Annual crop, olive orchard, vineyard, wheat and
orchard visual soil assessment guides. FAO.
Shepherd, T. G. 2000: Visual soil assessment. Volume 1. Field guide for cropping and pastoral grazing on
flat to rolling country. horizons.mw/Landcare Research, Palmerston North. 84 p. ISBN 1–877221–
92–9

Palabras claves: suelos, evaluación visual, propiedades físicas, textura del suelo, estructura y consistencia
del suelo, porosidad del suelo, color del suelo, cobertura superficial, erosión del suelo.

127
CORRECCIÓN ATMOSFÉRICA DE LAS IMÁGENES AVHRR DEL SATÉLITE NOAA,
APLICADOS A LA AGRICULTURA Y SEQUÍA DE LA COSTA NORTE DE PERU
Luis Yocya Fiestas 1, Joel Rojas Acuña 2, José Carlos Eche LLenque 3
Eleazar Rufasto Campos 3, y José Fernández Calderón 1
1
Laboratorio de Física – Departamento de Física; Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas - Universidad
Nacional Pedro Ruiz Gallo; Calle Juan XXIII 391 – Ciudad Universitaria – Lambayeque – Perú Email:erufasto@
hotmail.com
2
Laboratorio de Teledetección - Departamento de Física Interdisciplinaria,
Facultad de Ciencias Físicas - Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
3
Laboratorio de Suelos - Departamento Académico de Suelos
Facultad de Agronomía - Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo – Lambayeque

RESUMEN

El modelo de predicción de la sequía propuesto por la UNPRG-UNMSM sobre la costa norte de Perú
(Lambayeque, Piura y Tumbes) usa datos imágenes NDVI (índice de vegetación de diferencia normalizada)
medidas de las imágenes AVHRR de la serie de satélites NOAA en el periodo 1981 a 2003.

El equipo de investigación estadounidense “Global Inventory Modeling and Mapping Studies” (GIMMS:
http://glcf.umiacs.umd.edu/data/gimms/) de la Universidad de Maryland procesó las imágenes al
producto NDVI. En el periodo 2004 a 2007, las imágenes AVHRR del satélite NOAA-16,17 y 18 obtenidas
de “Comprehensive Large Array-data Stewardship System” (CLASS: http://www.class.noaa.gov) y del
Instituto del Mar de Perú (IMARPE) aun no han sido procesadas. El Laboratorio de Teledetección (LABTEL)
ha elaborado algoritmos para determinar el producto NDVI a partir de registros realizados por el sensor
AVHRR en el periodo 2003 – 2007, siguiendo los mismos pasos que el equipo GIMMS, es decir: calibración
radiométrica, filtrado de nubes, corrección atmosférica, calculo del NDVI, corrección geométrica para la
costa norte de Perú.

El objetivo de este trabajo es la corrección atmosférica de las imágenes del sensor AVHRR/3 de la serie
de satélites NOAA-16, 17, y 18 utilizando el modelo de corrección atmosférica SMAC (Simplified Method
for the Atmospheric Correction = Método Simplificado para la Corrección Atmosférica), para eliminar
la influencia de la atmósfera en el rango visible que es producido por la dispersión y absorción de las
partículas que componen la atmósfera. Para evaluar los resultados de la corrección atmosférica usando
el modelo SAMC, se compararan los resultados con los obtenidos por otros modelos de corrección
atmosférica, tales como: el modelo de corrección atmosférica 6S – Second Simulation of a Satellite Signal
in the Solar Spectrum (Francia) y el modulo FLAASH sobre el software ENVI – IDL 4.3 para comprobar su
exactitud. Imágenes que una vez corregidas se pueden usar en aplicaciones a la agricultura en temas de
estudios de desertificación, monitoreo de vegetación, monitoreo de la sequía entre otros.

Palabras claves: AVHRR, NOAA, Corrección Atmosférica, SMAC, 6S, FLAASH.

128
DETERMINACIÓN DE SUELOS DEGRADADOS MEDIANTE TÉCNICAS DE
TELEDETECCIÓN EN LA MICROCUENCA DEL RÍO DELFÍN - POZUZO

Tulio Chávez1, Jorge Llosa1, Rafael Robles2, José Pasapera3, Carlos Eche4
1
Instituto de Investigación y Capacitación Agraria, Pozuzo, Perú tchaveze@terra.com
2
Dpto. Recursos Naturales Renovables, Universidad Nacional Agraria de la Selva, Tingo María, Perú.
3
Comisión Nacional de Investigación y Desarrollo Aeroespacial, Lima, Perú
4
Departamento de Ciencias Físicas, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú

RESUMEN

Los objetivos del presente trabajo, permiten determinar suelos degradados mediante técnicas de
teledetección en la Microcuenca del río Delfín, distrito de Pozuzo. Se caracterizaron los niveles de
degradación de suelos usando datos espaciales del sensor CCD del satélite CBERS-2. Las imágenes de
satélite han sido corregidas radiometricamente, atmosféricamente, permitiendo obtener valores de
reflectancia de la superficie terrestre. Las mediciones de campo fueron llevadas a cabo en cuatro áreas
experimentales que representaron los diferentes niveles de degradación para ser analizadas y clasificadas
en base a las respuestas espectrales.

Se determinó el Índice de Degradación de Suelos (IDS) basado en los conceptos de degradación y se


demostró que esté índice ha tenido mejores resultados comparados con el Índice de Vegetación Diferencial
Normalizada (NDVI) en la caracterización de los niveles de degradación. El IDS se desarrollo usando todas
las bandas del visible del espectro electromagnético y algoritmos matemáticos. Los resultados muestran
que el IDS proveen una buena precisión para el monitoreo de la degradación de suelos (kappa=0.90).

El uso de los mapas temáticos, pendientes, altitud y análisis de los suelos (textura, pH, materia orgánica,
capacidad de intercambio catiónico, Fósforo, Potasio) obtenidos de las 12 muestras tomadas en campo
y localizados con un Sistema Posicionamiento Global (GPS) han sido utilizados para la evaluación,
validación y fotointerpretación de nuestros resultados. Por lo tanto se determinó que existen 4 niveles de
degradación de suelos: no aparente, leve, moderado y severo.

Palabras claves: Degradación de suelos, Teledetección, CBERS-2, IDS, NDVI, Reflectancia,


Fotointerpretación.

Introducción
La degradación de suelos es definida como la pérdida o la reducción de la utilidad potencial y
productividad de las tierras. Su evaluación pasa por realizar el inventario de los indicadores de la
degradación y se relacionan principalmente con el suelo, la vegetación y el agua. Los indicadores físicos
y biológicos de la vegetación pueden ser caracterizados y vigilados con imágenes de satélite y con esto
deducir las condiciones fisicoquímicas de los suelos. En la Microcuenca del río Delfín, distrito de Pozuzo,
en los últimos años está experimentando cambios muy importantes como el incremento de áreas con
suelos degradados producto de la agricultura y ganadería extensiva, esto ha generado la necesidad de
desarrollar técnicas espaciales que ayuden a cuantificar y monitorear la degradación de los suelos para su
intervención. El objetivo general del presente trabajo permite evaluar índices espectrales para estudiar la
degradación de suelos a partir de imágenes de satélite CBERS-2/CCD.

129
Materiales y métodos

Área de estudio. El estudio fue realizado en la Microcuenca del Río Delfín, que se encuentra ubicada en
el distrito de Pozuzo, provincia de Oxapampa, departamento de Pasco. Geográficamente se sitúa entre
los paralelos de 10º04’00” y 10º07’00” de latitud sur y los meridianos 75º03’00’’ y 75º52’00’’ de longitud
oeste. La localización y caracterización de las áreas experimentales se llevaron a cabo entre trabajos
de campo y laboratorio. Se identificaron 4 áreas experimentales con ciertos niveles de degradación de
dimensiones de (100 x 100 m) por cada unidad muestral, que fueron las más representativas y fácilmente
visualizados en la imagen satelital; su localización fue mediante la georreferenciación con un Sistema de
Posicionamiento Global (GPS).

En observaciones de campo, se identificaron y clasificaron cuatro niveles degradación: (a) Degradación


no aparente: parte de la superficie del suelo es caracterizada por presentar una vigorosidad de color
verde oscuro, que está conformada por bosques primarios y secundarios. Estos suelos han sido utilizados
en la agricultura y actualmente están en un proceso de descanso, (b) Degradación leve: estos niveles
están afectados por prácticas ganaderas, la mayor parte de la superficie del suelo tiene una dominancia
de tierras con pasturas, la vegetación existente presenta una vigorosidad de color verde claro en toda
el área, existe compactación y un porcentaje bajo de suelos desnudos, (c) Degradación moderada:
gran parte de la superficie del suelo presenta una vegetación de color verde amarillento, su apariencia
fenológica no es saludable, está afectada por el sobre pastoreo de la ganadería, alta compactación de
los suelos, existe presencia de malezas, escasa vegetación sana, poseen gran cantidad de materia seca,
(d) Degradación severa: los suelos se manifiestan en su mayoría con superficies afectadas por erosión,
extremada presencia de malezas como rabo de zorro (Andropogon sp), shapumba (Pteridum sp) y
cortaderas (Axonopus sp), vegetación con colores de hojas amarrillas, deterioro físico extremo de los
suelos causados por la actividad ganadera (compactación) y la actividad antrópica intensa con técnicas
culturales inadecuadas y laboreo de suelos en zonas de pendiente.

Preprocesamiento digital de la imagen CBERS-2/CCD. La imagen fue adquirida de un satélite Brasilero


CBERS-2/CCD del 04 julio de 2006, cuyo proceso incluye su corrección radiométrica y geométrica, con la
implementación de un algoritmo en un lenguaje de programación en el IDL y ENVI.

Clasificación y determinación de índices espectrales. La clasificación mediante el método estadístico


de Mínima Distancia incorporado en el Software ENVI, que consiste en agrupar píxeles homogéneos
y clasificarlo en una sola clase. El Índice de Degradación de Suelos (IDS) está definido en un espacio
bidimensional de 3 bandas del visible, que fue desarrollado según XIAO et al.(2005) para imágenes
MODIS, y esto se adaptó para imágenes del satélite CBERS-2, en base a los trabajos de campo y análisis
de laboratorio.
Ecuación (1):
Donde R, G, B, son el rojo, verde y azul de las bandas del visible de las imágenes del sensor CCD que
corresponde a las bandas 3, 2 y 1.

El Índice de Vegetación de Diferencial Normalizada (NDVI) desarrollados por Jakson et al. (1983), un
índice muy utilizados en trabajos de teledetección que esta definido por 2 bandas espectrales, uno en el
visible y otro con el infrarrojo próximo, de la ecuación (2).
Donde NIR es el infrarrojo próximo, R es el rojo que corresponde a la banda 4 y 3 de las imágenes del
sensor CCD.

130
Resultados y Discusión

Los suelos no degradados presentan mayor absorción de energía en el azul (B1) y en el rojo (B3); con
una elevada reflectancia en el verde (B2) y en el infrarrojo próximo (B4). Estas características espectrales
ayudaron a caracterizar los diferentes niveles de degradación, esto se explica por las condiciones de la
superficie terrestre en el momento de la toma de la escena satelital, las vegetaciones más densas presentan
una baja reflectancia, por la alta absorción de la energía que ocurre; al igual que los suelos oscuros y
con contenidos altos de humedad según HUETE et al. (2002). En las bandas del rojo y del infrarrojo
se distinguen estos efectos; con confusiones de los niveles de degradación, a causa de la pérdida de
vigorosidad vegetal (amarillamiento); tal efecto es causado por el deterioro de los cloroplastos según
RAO et al. (1978); también estas variaciones de reflectancia se ven directamente afectadas por el déficit en
agua en las plantas, concentraciones de materia orgánica, limitando la fotosíntesis y crecimiento según
TUCKER (1980) y HUETE et al. (2002).

Figura1.Curva de reflectancia de suelos con diferentes niveles de degradación

Se observa (Fig.2) que el IDS ha sido clasificado en 12 clases espectrales al igual que el NDVI, los valores
IDS se encuentran en rangos de 0 a 0.02, donde los colores rojos están indicando la presencia de ciertos
niveles de degradación haciendo más severo cuando se aproximan a 0.02, y, los otros colores señalan la
presencia de suelos no degradados con valores bajos acercándose al cero. El NDVI tiene valores en el rango
de -1 a 1, los valores que se aproximan a 1 indican suelos que tienen una densa vegetación y los valores que
se acerquen a -1 señalan la presencia de superficies alteradas o degradadas según ADAMS et al. (1995). El
uso del NDVI no es factible para estudios de la degradación de suelos, porque existe mucha confusión en
las respuestas espectrales de la vegetación y los suelos, sin poder diferenciar los niveles, las confusiones
de las respuestas espectrales es producto de la topografía del terreno, que afectan bruscamente al NDVI,
distorsionando los valores de los objetos reflejados, caso que no ocurre en las zonas planas.

131
Figura 2. Condiciones de superficies determinadas por: (1) IDS y (2) NDVI

El IDS permite agrupar cuatro clases distintas que corresponden a diferentes niveles de degradación, con
rangos espectrales que varían según los niveles en: no aparentes desde (0.0-0.016), leve (0.0161-0.0168),
moderadas (0.0169-0.0175), severa (0.0176-0.02). El uso de los resultados de la fotointerpretación,
pendientes, altitud y los análisis fisicoquímicos de los suelos de 12 muestras tomadas y localizadas con un
Sistema de Posionamiento Global en el campo fueron las herramientas utilizadas para la validación de los
resultados. En el análisis de la fotointerpretación, muestran resultados que las zonas de mayor pendiente
donde existe prácticas agrícolas o ganaderas, se presentan degradaciones severas de suelos, que fueron
distinguidas con altos índices de IDS.

Al igual el análisis fisicoquímico de los suelos (Cuadro 1.) muestran que los mapas de las condiciones de
la superficie también dependen sobre las características fisicoquímicas de los suelos de las diferentes
clases. Puede ser visto claramente que los niveles bajos de degradación es caracterizados por los bajos
contenidos de arcilla y altos porcentajes de materia orgánica. La degradación severa de los suelos es
caracterizados por altos porcentajes de de arcilla y bajos contenidos de materia orgánica. Basados sobre
estos resultados, el IDS es interesante para la evaluación de las condiciones de la superficie de los suelos
y abre nuevas perspectivas para estudios similares.

Cuadro 1. Descripción estadística de las características fisicoquímicas de los diferentes niveles de


degradación de suelos.

132
Conclusiones

El presente estudio de investigación provee la oportunidad para estudiar los estados de la degradación
de suelos usando el índice IDS. Nuestros resultados muestran la exactitud de monitorear la degradación
con coeficiente de kappa=0.90, que representa un grado de clasificación excelente. La validación y
evaluación del IDS están basadas en datos de campo y en la fotointerpretación. Los resultados globales
muestran la realidad del terreno con suficiente precisión y puede ayudar a tomar decisiones en planes
de conservación de los suelos. El IDS es conceptual y metodológicamente simple, una herramienta con
un algoritmos útil para mapear la degradación usando datos de sensores remotos. Sin embargo el NDVI
un índice muy utilizados para monitorear los estados de la vegetación, sufre confusión al momento
de caracterizar los niveles de degradación de suelos, este efecto se debe a la topografía de terreno.
Las técnicas de teledetección hoy disponibles, ayudan a obtener información de la superficie terrestre
de una forma rápida y económica. A diferencia de los trabajos de campo que requieren de tiempo y
demanda de mucho de dinero obtener información a grandes escalas. Actualmente las salidas de nuevos
sensores hyperespectrales permiten tener muchas aplicaciones con la respuesta espectral, el IDS puede
ser adaptado y mejorado si se trabajara con estos sensores.

Referencias bibliográficas

ADAMS, J.B., SABOL, D.E., KAPOS, V., ALMEIDA FILHO, R., ROBERTS, D.A., SMITH, M.O., GILLESPIE, A.R. 1995.
Classification of multiespectral images based on fractions of endmembers: Applications to land-
cover change in the Brazilian Amazon, Remote Sensing of Environment, 52: 137-154.
ANTUNES, M.A.H., JÚNIOR, J.B.T. 2005. Calibração do sensor CCD-CBERS II com dados do ASTER. In: Anais
XII Simpósio Brasileiro de Sensoramiento Remoto, Goiãnia, Brasil, INPE. 775-781
BARCELLOS, A. 1986. Recuperação de pastagens degradadas. Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuaria
(EMBRAPA-CPAC). 38 p.
COHEN, J., 1960. A coefficient of agreement for nominal scales. Edu. Psychol. Meas.20(1), 37-46.
CONGALTON, R.G., 1991. A review assessing the accuracy of classifications of remotely sensed data. Rem.
Sens. Environ. 37, 35-46.
CHANDER, G., MARKHAM, B.l. 2003. Revised Landsat-5 TM Radiometric calibration procedures and
postcalibration dynamic ranges. IEEE transactions on Geoscience and Remote Sensing. 41(11):
2674-2677.
CHAVEZ, P.S. 1996. Image-based atmospheric corrections: revisited and improved. Photogrammetric
Engineering and Remote Sensing. 62(9): 1025-1036.
GRAETZ, R.D. 1996. The Use of Remote Sensing for Land Degradation and Desertification Monitoring in
the Mediterranean. Luxembourg: Office for Official Publications of the European Communities. 233
p.
HILL, J., HOSTERT, P., TSIOURLIS, G., KASAPIDIS, P., UDELHOVEN, Th., DIEMER, C. 1998. Monitoring 20 years
of increased grazing impact on the Greek island of Crete with earth observation satellites. Journal
of Arid Environments. 39(ae980392): 165-178.
HUETE, A.R., ESCADAFAL, R. 1991. Assessment of biophysical soil properties through spectral
descomposition techniques, Remote Sensing of Environment, 35:149-159.
HUETE, A.R., GAO, X., KIM, H.J., MIURA, T., BORGHI, C., OJEDA, R. 2002. Characterization of land degradation
in central Argentina with hyperspectral AVIRIS and EO-1 data. Publication, No. 987. Thailand.
INPE-INSTITUTO NACIONAL DE PESQUISAS ESPACIAIS. 2006. [En línea]: INPE, (http://www.dgi.inpe.br,
imágenes de satelite CBERS-2. 5 JUL. 2006).

133
JACKSON, R.D. 1983. Spectral indices in n-space, Remote Sensing of Environment. 13: 409-421.
MACEDO, M.C.M., ZIMMER, A.H.1993. Sistema pasto-lavoura e seus efeitos na productividade agropecuária.
In: Anais do II Simposio Sobre Ecosistema De Pastagens. Jaboticabal: FUNESP, UNESP, SP, p. 216-
245.
MARKHAM, B.L., BARKER, J.L.1986. Landsat MSS and TM post calibration dynamic ranges, exoatmospheric
reflectances and at-satellite temperatures. Earth Observation Satellite Co., Lanham, MD, Landsat
Tech. Note 1. p. 3-7.
MULDERS, M.A. 1987. Remote Sensing in Soil Science, Amsterdam (Elsevier). 379 p.
RAO, V.R., BRACH, E.J., MACK, A.R. 1978. Crop discriminability in the visible and near infrared regions.
Photogrammetric Engineering and Remote Sensing. 44(9), 1179-1184.
RIVAS, R.M., Diagnóstico ecológico silvicultural de las especies arbóreas de uso agroforestal en Pozuzo,
Tesis, UNALM, Perú. 257p.
ROSA, R. 2003. Metodología de coleta de dados radiométricos em pastagens do gênero “Brachiaria”
com diferentes estágios de degradação. XI Simpósio Brasileiro de Sensoriamento Remoto. Belo
Horizonte, Brasil, INPE, p. 2483-2491.
SOBRINO, J. 2000. Teledetección. Servicio de publicaciones de la Universidad de Valencia. Madrid, España. 467 p.
STONER, E.R y BAUMGARDNER, M.F.1981. Characteristic variation in reflectance of surface soils. Soil Sci.
Soc. Am. J.45. p 1-44.
TUCKER, C.J. 1980. Radiometric resolution for monitoring vegetation: How many bits are needed.
International Journal of Remote Sensing. 1(3), 241-254.
XIAO, J. Y., SHEN, Y.J., TATEISHI, R. 2005. Development of topsoil grain size index for monitoring
desertification in arid land using remote sensing. International Journal of remote sensing. Japan.
p. 1-4.
YOUNIS, M.T., GILABERT, M.A., MELIÁ, J. 1999. La dinámica de la vegetación como indicador de la
desertificación en la cuenca del Guadalentín, SE España. Revista de Teledetección. Valencia, España.
p 1-4.

134
LOS SUELOS Y APTITUD PRODUCTIVA AGROPECUARIA DE LA PROVINCIA DE
OXAPAMPA

Alfonso Pablo Huerta Fernández 1


1
Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
E mail: phuerta@concytec.gob.pe

Resumen

El presente informe está referido a los estudios de suelos y evaluación de la aptitud productiva
agropecuaria de las tierras de Oxapampa, desarrollada en el período comprendido de Enero a Julio
del año 2008 en Oxapampa. Trabajos realizados en el marco de la Zonificación Ecológica Económica
(ZEE) de la provincia de Oxapampa, tomando como base la información de la primera fase de ZEE del
Proyecto de Fortalecimiento Institucional para la Planificación Territorial de la Región Pasco (FIPTER).
Siendo el objetivo fundamental determinar la aptitud productiva agropecuaria y caracterizar las unidades
ecológicas económicas que permitan la utilización del suelo con orientación sustentable.

Palabras clave: Aptitud agropecuaria, ecológica económica, sustentable

Introducción

En base a la información de los estudios de la primera fase de la Zonificación Ecológica y Económica


(ZEE) de Oxapampa, realizados por el equipo profesional de especialistas del Proyecto de Fortalecimiento
Institucional para la Planificación Territorial de la Región Pasco (FIPTER), registrada en la base de datos del
Sistema de Información Geográfica (SIG) mediante el proceso informático con el programa computacional
Arcview 3.3, apoyado en las imágenes de satélite LANDSAT TM (Thematic Mapper, Mapeador Temático
Multiespectral), se estudió los suelos y evaluó la aptitud agropecuaria de las tierras de Oxapampa con el
propósito de definir las características que deben marcar su utilización.

Materiales y Métodos

Siguiendo las metodologías guiadas por el reglamento nacional de zonificación ecológica y económica
(ZEE) emanada del Consejo Nacional del Medio Ambiente (CONAM) y aprobada por la Presidencia del
Consejo de Ministros, se procede a la evaluación de los recursos naturales con especificidad referente a la
aptitud agropecuaria, cuya valoración contempló las siguientes variables estudiadas:

a) Capacidad de Uso Mayor de las Tierras;


b) Geomorfología;
c) Ecosistemas, Zonas de vida y vegetación natural

Estas variables, desde la perspectiva científica y tecnológica, fueron revisadas detalladamente, cruzando
información con otras variables como geología, hidrología, clima, uso actual de las tierras y el aspecto
socioeconómico de los territorios.
Siguiendo con el proceso metodológico del estudio, tomando como referencia de los trabajos de Huerta

135
et al. (1991) , se asignó con criterio técnico el peso correspondiente (puntuación) a cada variable y a juicio
valor los coeficientes de ponderación.

Resultados y Discusión

Los valores asignados y las ponderaciones realizadas posibilitaron llegar al resultado de categorías y
extensiones de las unidades ecológicas y económicas con aptitud agropecuaria que en su conjunto suman
una extensión total aproximada de 275 841 ha, cifra importante que representa el 16 % de la superficie
total del territorio de Oxapampa, estimado en 1 754 321 hectáreas. Proceso que ha permitido modelar
la aptitud agropecuaria representado cartográficamente (ver figura 1, Mapa de Aptitud Productiva
Agropecuaria) y dando lugar a la caracterización de las 15 Unidades Ecológicas Económicas (UEE).

En general los suelos muestran un rango de fertilidad natural de niveles medio a bajo, coincidiendo en el
caso de nivel bajo con los estudios de Galvez (2003) , que informa acerca de los suelos de Oxapampa en
el sentido de que predominan los suelos de fertilidad natural baja.

Figura 1. Mapa de aptitud productiva agropecuaria

1
Estudio de capacidad e impacto en sos del Rey Católico. Zaragoza-España
1
Estudio de suelos. Proyecto de acción climática. Oxapampa

136
Conclusiones y Recomendaciones
1. En general la aptitud agropecuaria de las tierras de Oxapampa responden a las categorías de medio
a muy bajo, en razón a que básicamente las características físicas, químicas y biológicas de los suelos
limitan su calidad agrológica, influenciados por las condiciones geomorfológicos de fuertes pendientes
en los ecosistemas de selva alta y por las áreas vulnerables a inundaciones en selva baja y también por las
condiciones climáticas de alta precipitación que se registran en el ámbito de esta zona amazónica.

2. La modelización realizada, con participación de las variables: Capacidad de uso mayor de las tierras,
geomorfología y ecosistemas, zonas de vida y vegetación natural, permite apreciar en el mapa cartográfico
de aptitud agropecuaria, las potencialidades productivas de cada unidad económica y ecológica de
Oxapampa, que a partir de ello será posible desarrollar la microzonificación y consecuentemente el
ordenamiento territorial.

3. El área de aptitud agropecuaria en su conjunto es relativamente reducido en comparación con la


superficie de aptitud forestal, situación natural por tratarse de una zona de vida de montaña con mayor
potencial de bosque; sin embargo se encuentran asociaciones de tierras, que constituyen un potencial
para las actividades de producción forestal, pastos y cultivos en limpio.

4. Preliminarmente las unidades ecológicas y económicas 3, 6 y 8 son las que tienen aptitudes
agropecuarias de mejor categoría, calificadas de Moderado Medio a Medio, es decir como las mejores
unidades respecto al conjunto de unidades al nivel de provincia Oxapampa. Estas UEE´s están ubicadas
en los valles de los ríos Pichis con sus afluentes el Azupizú y el Nazarategui; y Palcazú con su afluentes los
ríos: Iscozacín, Chuchurras, Lagarto y Mayro.

5. Se recomienda la ejecución de estudios de microzonificación y ordenamiento territorial que permitirán


el uso racional de los recursos naturales con proyectos de desarrollo sustentable.

Referencias Bibliográficas

Gobierno Regional Pasco, Gerencia Sub Regional Oxapampa. 2006. Línea base física: Capacidad de uso
mayor de tierras. FIPTER – Oxapampa.

Galvez P. 2003. Estudio de suelos. Proyecto de acción climática. Oxapampa. 65 pp.

Huerta A. P., J. Plaza y A. Mohamed. 1991. Estudio de capacidad e impacto en sos del Rey Católico. Centro
Internacional de Altos Estudios Agronómico Mediterráneos. Instituto Mediterráneo de Zaragoza - España.
pp. 9.

ONERN. 1982. Clasificación de las tierras del Perú. Lima – Perú. 163 pp

137
CARACTERIZACIÓN PRELIMINAR DE LOS SUELOS DE POZUZO

M. L. Cerón L1.; J. A. Bravo C1.; A. Trujillo Q1, T. Chávez E.2


1
Universidad Nacional Mayor de San Marcos- Facultad de Ciencias Físicas. Laboratorio de Análisis de Suelos.
Email: malucelo@hotmail.com
2
Universidad Nacional Agraria de la Selva- Tingo Maria- Perú

RESUMEN

En el presente trabajo se reporta la caracterización preliminar de muestras de suelos de la localidad de


Oxapampa, Distrito de Pozuzo, Departamento de Pasco, cuyo estudio está motivado por su pérdida
de fertilidad producto de su mal manejo por el hombre. Para esta caracterización se utilizan diferentes
técnicos analíticas y análisis físico-químicos, cuyos resultados permitirán tomar medidas correctivas para
recuperar dichos suelos.

Se extrajeron 28 muestras, de las cuales se han estudiado y clasificado las siguientes: M-76, M-77,
M-78, M-79 y M-81. Las técnicas experimentales empleadas fueron: difractometría de rayos X (DRX),
espectroscopia Mössbauer por transmisión (EMT) y los análisis físico-químicos para determinar: textura,
pH, materia orgánica y capacidad de intercambio iónico (CIC). Los resultados obtenidos por DRX exhiben
que las muestras M-76, M-77 y M-78 presentan fases asociadas a cuarzo y montmorillonita.

La muestra M-79 presenta cuarzo, illita y goethita. Los resultados obtenidos por EMT muestran que M-76
presenta dos dobletes cuadrupolares asociados a sitios estructurales ocupados por Fe presentes en la
illita y montmorillonita; asimismo un doblete de Fe+3 asociado a un sitio todavía no determinado y un
sexteto magnético adjudicado a la hematita; las muestras M-77 y M-78 presentan los mismos sitios de
Fe. Se pretende complementar los resultados con la técnica de fluorescencia de rayos X (FRX) para su
análisis elemental.

Los análisis físico-químicos de las muestras M-76 y M-77 presentan un pH ligeramente ácido, mientras
que M-78 a M-81 muestran un pH más ácido, lo cual limita la absorción de nutrientes en las plantas. En
todas las muestras su CIC muestra características de su condición de suelos degradados.

Palabras claves: suelos degradados, caracterización mineralógica, espectroscopia Mössbauer,


difractometría de rayos X.

138
CARACTERIZACION PRELIMINAR DE SUELOS EN BOSQUES SECUNDARIOS
DE LA AMAZONIA PERUANA, COMO INDICADOR DE
CACAO (Theobroma cacao) SILVESTRE

Alvarado, C1 ; Arévalo, G. E.1; Zúñiga, C. L.1; Baligar, V.


1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.
Ict@terra.com.pe; www.ict-peru.org
2
USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA

RESUMEN:

La región alta de la cuenca amazónica alberga una gran diversidad de especies del género Theobroma, sin
embargo existe el riesgo de pérdida de este material, por deterioro de su hábitat natural. Con el propósito
de evaluar algunas características edáficas y comprender el comportamiento de genotipos silvestres de
cacao y su relación con el suelo, se caracterizó la fertilidad natural de estos. Se tomaron 190 muestras en
un área de 100 km2, a profundidad de 20 cm, en siete cuencas tributarias del Amazonas, (ríos Aypena,
Marañón, Ungurahui, Pastaza, Ungumayo, Nucuray, y Urituyacu) ubicadas entre las coordenadas 4º 43`
58.7`` y 5º 11` 51.1`` de latitud sur y 75º 23` 42.9`` y 76º 26` 35.2`` de longitud oeste; altitud 97 y 144
msnm; en las provincias de Alto Amazonas, Daten del Marañón; región Loreto.

Los resultados sugieren gran variabilidad espacial de los suelos, de reacción fuertemente ácida (pH
4.33) a moderadamente alcalino (pH 8.21). En la zona del Marañón se encontró muestras con pH entre
7.02 y 8.21 y presencia de carbonatos 6.97%. Esto sugiere interacción con la disponibilidad de fósforo.
En cuanto al fósforo (P) los resultados indican tenores de 4.56 a 30.24 ppm; así mismo se tiene que la
acidez intercambiable (Al+++) con tenores de 0.46 a 7.94 (meq/100 g suelo). Que interaccionan con
la diponibilidad de fósforo, lo que puede apreciarse en las zonas de Ungumayo (7.21 a 23.69 ppm), y
Nucuray (5.98 a 33.83 ppm). Los niveles de potasio (K+) son bajos, menores a 100 ppm, en 80.5% de
las muestras evaluadas. Todas las muestras acusan niveles bajos de N (< 0.34%). El 93% de las muestras
presenta saturación de bases superiores al 70%.

Palabras clave: Theobroma cacao, cacao silvestre, genotipos, suelos.

139
LA POBREZA RURAL EN EL PERÚ: UNA SOLUCIÓN CIENTÍFICO – PRÁCTICA EN
EL AGRO
José R. Davelouis Mc.Evoy1
1
1er. Vicepresidente de la APIA. Dirección de e-mail: jdavelouis@yahoo.com

RESUMEN AMPLIADO

Introducción

La pobreza y la pobreza extrema son males endémicos en nuestro país, ocasionado por diversas causas,
como la falta de Asistencia Técnica a los pequeños agricultores y minifundistas por parte del estado
peruano; la falta de infraestructura, como las vías de comunicación, almacenes, etc.; los altos costos de
producción; las fluctuaciones de precios del mercado; y la falta de educación, entre otros. Pero la principal
causa es el empobrecimiento de los suelos, por la sobre explotación y la no reposición de los nutrimentos
que extraen los cultivos en las cosechas.

Los suelos ácidos de la sierra (50%) y de la selva (90%) e infértiles, fruto del mal manejo que le dan a
éstos los minifundistas y pequeños agricultores, no benefician la fertilidad de los mismos, la que se
considera como una de las principales causas de la baja productividad y rentabilidad de los cultivos, y
como consecuencia de ello, se completa el círculo de pobreza-desnutrición-ignorancia.

En el Este y Sur-Este de África, se han obtenido resultados exitosos de recuperación de la fertilidad de los
suelos, a través del uso de insumos orgánicos (“Cultivos en Callejones”) con fertilizantes minerales (“Roca
Fosfórica de Minjingu – África”), produciendo efectos en el incremento de los niveles de nutrimentos en
el suelo y por ende en la productividad agrícola. Otros efectos positivos fueron la producción de leña “in
situ”, la captura de nitratos lixiviados, el reciclaje de los nutrimentos, el mejoramiento de las propiedades
físicas del suelo y la captura de carbono (Sánchez y Jama, 2000).

El éxito del África se debe en parte a la aplicación en el campo de los minifundistas, de los resultados de
investigación conducidos, parte en Perú (Davelouis, 1973; 1980; Davelouis y Cano, 1976; Davelouis et al.,
1977; Convenio Fosbayóvar, 1974) y parte a través de la Red Internacional de Investigación en Suelos
Tropicales, liderada por la Universidad Estatal de Carolina del Norte, EE.UU. y el INIA-MINAG, a través de
25 años de investigación en suelos ácidos infértiles de la Amazonía peruana. Lamentablemente, este
Convenio se interrumpió por parte del gobierno peruano en la década de los 90. A la fecha, el estado
peruano no ha podido recuperar el sitial que tenía la Estación Experimental San Ramón, Yurimaguas, en
el mundo científico, sede central de las investigaciones peruanas en la Amazonía (IIAP, 1996), por falta de
visión y de recursos.

La pobreza en el Perú puede reducirse considerablemente si se utilizan racionalmente los recursos


naturales que posee el país, como la “Roca Fosfórica de Sechura” ó “FOSBAYÓVAR” (Davelouis, 1973,1995a;
Convenio Fosbayóvar, 1974), en los suelos ácidos de sierra y selva, a un costo mucho menor que los
fertilizantes comerciales solubles , los que se han incrementado considerablemente, entre 40% a 140%,
en el último año (S/.213/t FDA; S/.122/t ST; S/. 146/t Úrea S/. 142/T KCl; S/.121/t NA; precios de Setiembre
de 2008), así como a través del uso de los abonos verdes (Davelouis 1990, 1995b; Davelouis y Sánchez,
1989), conjuntamente con la adopción de los “Cultivos en Callejones”, especialmente en la selva (IIAP,

140
1996), los que proveen los demás nutrimentos esenciales para las plantas, como el nitrógeno, el potasio
y otros, a través de los insumos orgánicos producidos en las parcelas de los agricultores, ahorrándose el
costo en fertilizantes.

En el Perú tenemos 10,000 millones de toneladas de Roca Fosfórica con 31% de P2O5 (Fosbayóvar)
en el Desierto de Sechura, Piura, de buena calidad en finura, solubilidad y contenido de nutrimentos,
comparable con la de Marruecos, la mejor del mundo. El Fosbayóvar es prácticamente un “Guano de
Islas” sin nitrógeno, por su ley (30% P2O5; 40% CaO, Fe, Zn, Cu, Mn, etc.) y su origen sedimentario, del
Cuaternario, que la identifica como una roca fosfórica “blanda” y muy reactiva en el suelo, por poseer
además un alto contenido de carbonatos (hidroxy-fluor-carbonato-apatita), siendo muy apreciada por
los agricultores que la han usado en los suelos ácidos del valle de Junín y Cajamarca (Davelouis y Cano,
1976).

La recuperación de parte de los 10 millones de hectáreas de suelos ácidos infértiles abandonados después
de ser deforestados, en la Amazonía peruana, se puede lograr a través de la aplicación de abonos verdes
con bajo contenido de lignina y polifenoles (Davelouis, 1990; Davelouis y Sánchez, 1989), para producir
rendimientos aceptables y mantener al agricultor en la “chacra”, por más de una campaña agrícola, sin
tener que migrar a otra zona para cortar más bosque, con el fin de producir sus alimentos, y obtener leña
para su cocina. Se favorece además el reciclaje de nutrimentos y el mejoramiento de las propiedades
físicas del suelo (Alegre et al., 1986).

Resultados Fosbayóvar

1.- En las zonas Agrarias II (Cajamarca) y X (Junín), se obtuvieron buenos resultados en papa, maíz,
trigo (Cuadros 1 al 4) y pastos (no mostrado) con las aplicaciones de Fosbayóvar, a diferentes dosis,
combinado con diferentes fuentes, a distintas formas de aplicación (no mostrado).
2.- Los incrementos de rendimiento fueron de 30 a 200% en los cultivos mencionados, en las localidades
de Junín y Cajamarca, en las zonas bajo riego, en los valles y en las zonas alto andinas (no mostrado). El
Fosbayóvar mostró un buen efecto residual superando al fertilizante fosfórico comercial y produciendo
del 50 al 70% de rendimiento adicional en la segunda campaña agrícola (Cuadros 1 y 3).
3.- La dosis recomendada de Fosbayóvar varía de 100 a 200 kg P2O5/ha cada dos campañas agrícolas
con adiciones previas de 10 a 20 t/ha de residuos orgánicos y estiércol de animales (guano de ovino
en sierra).
4.- Con riego se obtuvo 50 t/ha de papa en un campo de dos hectáreas en Santa Rosa de Ocopa, en el valle
del Mantaro, con la dosis de 150 kg/ha de P2O5 (Cuadro 1). El agua de riego aplicada oportunamente y
durante todo el cultivo es fundamental para incrementar la productividad de las cosechas.
5.- Se obtuvo una buena respuesta en pasturas asociadas de gramíneas con leguminosas en pastizales
alto andinos y de jalca, y en pasturas cultivadas de rye grass con tréboles y rye grass con alfalfa en
Junín y Cajamarca; y en pasto elefante y pangola en Oxapampa (no mostrado. UNALM, Convenio
Fosbayóvar, 1977)
6.- La efectividad agronómica del Fosbayóvar es muy buena en suelos bajos en fósforo disponible (< 7
ppm P, Olsen) y ácidos infértiles (< pH 6.0). La acidéz de los suelos ayuda a solubilizar al Fosbayóvar,
transformando el fósforo de la apatita [Ca10 (PO4 ) 6X 2] en formas solubles mono y dicálcicas (HPO4=
y H2 PO 4-) disponibles para ser absorbidas por los pelos radiculares de las plantas.
7.- La dosis de 150 kg P2O5/ha aplicada al surco produjo la mayor rentabilidad económica (Cuadros 3 y 4)
y ésta fue superior con Fosbayóvar que con Superfosfato de Calcio simple, en más de 30 experimentos
de campo en papa, maíz y trigo, en dos campañas agrícolas (1974-75 y 1975-76) en Junín (Zona Agraria

141
X) y Cajamarca (Zona Agraria II), siendo el costo del Fosbayóvar el 50 a 60% del de Superfosfato de
Calcio simple.

Abonos Verdes

1.- Los abonos verdes complejaron al aluminio del suelo (Ultisol de Yurimaguas, pH 4.2, 86% de aluminio
cambiable, en la capa de 0 a 20 cm. de profundidad) manteniéndolo inactivo durante dos meses
en condiciones de climas cálidos-lluviosos (Údicos, Isohipertérmicos), tiempo suficiente para el
desarrollo y profundización de las raíces de los cultivos sensibles a la toxicidad de este elemento en
el suelo, como el maíz. Este tiempo permitió la mayor explotación del agua y nutrientes del suelo en
profundidad y aseguró la cosecha.
2.- A menor contenido de lignina y polifenoles, mayor y más veloz es la descomposición del material
vegetal incorporado en el suelo, ó abono verde y mayor es su efecto sobre el complejamiento del
aluminio en la solución suelo, mayor es el incremento del calcio y magnesio cambiables y mayor el
incremento de rendimento de maíz grano. La relación C/N no se comportó como un parámetro eficaz
que indique estos efectos positivos.
3.- La ventaja de los abonos verdes sobre el encalamiento de los suelos, es que no se produce ninguna
variación del pH del suelo con la aplicación de abonos verdes (no mostrado). Con el encalado se
corre el riesgo del “sobre-encalamiento” por parte del agricultor, con las consecuencias negativas del
mismo.
4.- El efecto sobre la disminución en los contenidos de aluminio en la solución suelo (Cuadro 5) y de
aluminio cambiable, y sobre el incremento del contenido del calcio y magnesio cambiables y el
incremento del rendimiento de maíz, durante cuatro cultivos consecutivos, fue producido con
mayor eficiencia y en órden decreciente por los abonos verdes: paja de arroz > Pueraria (kudzu) >
Desmodium > Vigna (caupí) > Inga (guaba ó pacae).
5.- Con la paja de arroz se disminuyó en 50% el aluminio en la solución suelo (Cuadro 5), el calcio y
magnesio cambiables incrementaron 27%, y el rendimiento de maíz grano al 15% de humedad fue
equivalente al 88% del obtenido en las parcelas encaladas.
6.- Con los abonos verdes ensayados en Yurimaguas, Alto Amazonas, Loreto, entre 1987 y 1988, se obtuvo
los siguientes rendimientos de maíz grano al 15% de humedad y sus equivalencias en porcentajes de
incremento sobre el testigo sin cal (la parcela del agricultor): Paja de arroz, 2.7 t/ha/campaña ó 200%
de incremento; Pueraria (kudzu), 2.3 t/ha/campaña ó 155% de incremento; Desmodium, 2.0 t/ha/
campaña ó 122% de incrementol; Vigna (caupí), 1.5 t/ha/campaña ó 67% de incremento; Inga (pacae)
1.0 t/ha/campaña ó 11% de incremento sobre el testigo sin cal (datos no mostrados). La parcela sin
encalar sólo produjo 0.9 t/ha de maíz grano.

Recomendaciones

1.- Con aplicación conjunta de Fosbayóvar (equivalente a un Guano de Islas sin nitrógeno), e insumos
orgánicos como enmiendas, y a la vez proveedores de nutrimentos esenciales para los cultivos,
se puede lograr cambios positivos en la recuperación de la fertilidad de los suelos, en el corto y/o
mediano plazo.
2.- Con el uso del Fosbayóvar y los insumos orgánicos, se puede alcanzar la seguridad alimentaria de las
poblaciones rurales agrícolas, como minifundios y pequeña agricultura.
3.- Con la aplicación de los insumos orgánicos y el Fosbayóvar, se puede disminuir la desnutrición y la
pobreza en el Perú, de igual forma como lo logrado en el Este y Sur Este de África.

142
4.- Igualmente, se puede disminuir la tala de bosques en la Amazonía y cultivar los campos en barbecho o
descanso que se acostumbran dejar en la sierra del Perú, para recuperar su fertilidad.
5.- Con la aplicación de estas tecnologías se puede contribuir a la preservación del ambiente en las áreas
de pequeña agricultura y minifundio.
6.- Se recomienda realizar ensayos de fertilización e instalación de campos demostrativos de minifundistas
y pequeños agricultores, con la aplicación de Fosbayóvar en diferentes cultivos anuales, perenes,
arbustos, árboles y pasturas nativas y sembradas, a diferentes pisos altitudinales, en las demás
Regiones del país., que no han sido ensayadas, y con preferencia en suelos ácidos y de bajo contenido
de fósforo en la sierra y selva, que son donde mejor productividad y retorno marginal se obtiene
con este fertilizante natural, orgánico y de bajo costo. En resumen este es “EL FERTILIZANTE DE LOS
POBRES.

Cuadro 1. Resultados experimentales en la Zona Agraria X (Junín). Convenio Fosbayóvar.

Cultivo Rendto Datos % testigo Dosis pH P % Localidad


t/ha sin P P2O5/ ppm M.O.
ha
200 FB
Papa 21 En ladera 210 5 4 4.0 Yanallpa
50 SS
Efecto 200 FB
Papa 15 152 5 4 4.0 Yanallpa
residual 50 SS
Efecto 160 FB
Papa 15 77 7 4 1.3 Chupaca
residual 40 SS
Efecto
Papa 20 53 150 FB 5 8 2.0 Ocopa
residual

Papa 25 42 300 FB 5 6 2.4 Ocopa

Papa 5 Sequía 21 150 FB 6.6 4 1.2 Chupaca

Papa 7 Sequía 11 150 FB 5.7 8 1.8 Ahuac

Papa 50 Riego 4 150 FB 6.8 6 2.5 Ocopa

Trigo 2 9 450 FB 5 8 2.0 Ocopa

Maíz 5 27 40 FB 6.7 8 2.3 Pichanaqi

143
Cuadro 2. Estudio económico de papa Renovación en Santa Rosa de Ocopa, Junín, 1974-1975 (S/.104/Kg
P2O5-FB; S/.174/kg P2O5 SS). Convenio Fosbayóvar

RM: VPM/
Nivel P2O5 Incremen Produc PM:Incre kg papa/ VPM:PM x
CM
CM: In
to del cremento
precio kg S/. utili
Kg ha-1 nivel de ción mento de kg P2O5 del costo
papa dad x S/.
P2O5 por kg FB
t/ha producción ó SS en fertili.
t/ha
0 47.7
150 FB 150 49.8 2.1 332 189000 15600 12.1
300 FB 150 50.6 0.8 169 72000 15600 4.6
450 FB 150 54.0 3.4 120 306000 15600 19.6
150 SS 150 50.9 3.2 339 288000 26100 11.0

Cuadro 3. Resultados experimentales en la Zona Agraria II (Cajamarca). Convenio Fosbayóvar

% sobre
Rendi Dosis
el testigo
Cultivo miento Datos sin P P2O5/ pH P M.O. Localidad
t/ha ha ppm %
Porcón
Papa 11 76 150 FB 5.3 4 2.4
km 16
Porcón
Papa 17 75 150 FB 5.3 5 2.2
km 17
Porcón
Papa 18 70 100 FB 5.4 1 2.0
km 16
Efecto Porcón
Papa 16 70 300 FB 5.6 7 2.6
Resid. km 12
Papa 13 40 150 FB 5.2 3 3.2 Chota
Caja
Papa 17 16 200 FB 5.0 3 2.6
bamba
Papa 2.5 40 150 FB 5.1 9 3.6 Porcón
Papa 5.7 14 80 FB 6.7 11 1.2 Chilacat
Caja
Trigo 6.9 Riego 11 40 FB 5.0 3 2.6
bamba

144
Cuadro 4. Estudio económico de papa Renacimiento en Chota, Cajamarca, 1974-1975 (S/.104/

Increm. RM: VPM/


Nivel P2O5 Produc PM:Increm kg papa/ VPM:PM x CM: In
nivel CM
cremento
S/.
precio kg del costo
Kg/ha P2O5 ción Producc. kg utilidad
papa por kg FB
x S/.
ó SS
t/ha t/ha P2O5 en fertili.
0 9.42
150 FB 150 13.28 13.86 89 347400 15600 22.3
300 FB 150 11.06 - 2.22 37 -199800 15600 - 12.8
450 FB 150 13.79 2.73 31 245700 15600 15.8
150 SS 150 13.59 4.17 91 375300 26100 14.4

Cuadro 5. Características de los abonos verdes y contenido de Al en la solución suelo (mmol/l). Promedio
de cuatro cultivos de maíz (Testigo sin cal: 0.72 mml/l; Testigo con cal: 0.17 mmol/l). Experimento de
campo: EE Yurimaguas, 1986-88)

mml/lAbono
Lignina Polife. 1.7 t MS/ 3.3 t MS/ 6.7 t MS/ Efecto
Verde
C/N
(AV) % % ha/ ha/ ha/ AV
cultivo cultivo cultivo
Arroz 5.4 0.7 56 0.81 0.51 0.36 0.56
Desmodium 6.2 3.6 19 0.84 0.60 0.48 0.64
Pueraria
8.8 1.1 33 1.02 0.63 0.66 0.77
(Kudzu)
Vigna (Caupí) 13.8 1.7 23 0.90 0.69 0.63 0.74
Inga (Guaba) 16.5 3.4 16 1.05 0.75 0.81 0.87
Efecto
Niveles MS --- --- 56 0.92 0.64 0.59 ---

Referencias

Alegre, J.C, D.K. Cassel and D.E. Bandy. 1986. Effects of land clearing and subsequent management on soil
physical properties. Soil Sci. Soc. Am. J. 50:1026-1031.
Convenio Fosbayóvar UNALM-INIA-Minero Perú. 1974. Estudio de las aplicaciones de la Roca Fosfórica de
Sechura (Fosbayóvar) en la agricultura del país.

145
Davelouis, J.R. 1973. Efecto del fósforo y de la finura de la roca fosfórica de Sechura, del encalado y del
tiempo de incubación sobre el rendimiento y la absorción de fósforo por el sorgo. Tesis Magíster
Scientiae. Escuela de Graduados UNALM.
Davelouis, J.R. 1980. Efecto del encalado y del fósforo del Fosbayóvar en el pH y en la neutralización del
aluminio en un Ultisol de Pucallpa. Anales Científicos UNALM. XVIII (1-4): 269-279.
Davelouis, J.R. 1990. Green Manure Applications to Minimize Aluminum Toxicity in the Peruvian Amazon.
Ph.D. Thesis, North Carolina State University.
Davelouis, J.R. 1995a. Disminución de la pobreza rural con el uso de un fertilizante fosfórico natural
económico: Fosfatos de Sechura. IV Congreso Nacional y I Internacional de la Ciencia del Suelo.
Huancayo, Perú. 1er. Premio Estéban Campodónico Figallo, por servicios a la sociedad peruana.
Lima, Perú.
Davelouis, J.R. 1995b. Disminución de la deforestación de los Bosques Húmedos Tropicales de la Amazonía.
IV Congreso Nacional y I Internacional de la Ciencia del Suelo. Huancayo, Perú. 1er. Premio Estéban
Campodónico Figallo, por servicios a la sociedad peruana. Lima, Perú.
Davelouis, J.R. y M. Cano. 1976. Avances de las investigaciones realizadas a través del Convenio Fosbayóvar
durante las campañas agrícolas 1974-75 y 1975-76.
Davelouis, J.R. and P.A. Sanchez. 1989. Green manure decomposition and aluminum in soil solution in
an Ultisol of Yurimaguas. 81st. Annual Meeting of the American Society of Agronomy, Las Vegas,
Nevada, U.S.A.
Davelouis, J.R., Arca, M.N., Estrada, A. y M. Cano. 1977. Efecto del encalado en la utilización del fósforo del
Fosbayóvar en un Ultisol de Pucallpa. Anales Científicos UNALM. XI(1-4): 137-147.
IIAP, 1996. Yurimaguas, Tierra Germinal: Tecnologías de Manejo de Suelos para el Siglo XXI. Parte I:
Tecnología, Influencia y Propuesta; ParteII, Resúmenes de Tesis de Maestría y Doctorado. Parte III:
Fichas Técnicas.
UNALM, Programa de Forrajes, Convenio Fosbayóvar. 1977. Los fosfatos de Sechura en la Producción
Forrajera.
Sánchez, P.A. and B.A. Jama. 2000. Soil fertility replenishment takes off in east and southern Africa.
International Symposium on Balanced Nutrient Management Systems for the Moist Savanna and
Humid Forest Zones of Africa. Cotonou, Benin.

146
“INFLUENCIA DE FITORREGULADORES HORMONALES EN ELCRECIMIENTO Y
RENDIMIENTO DE ALCACHOFA (Cynara scolymus L.) BAJO CONDICIONES DEL
VALLE DEL MANTARO”

Rubén Munive Cerrón1 & Edmundo Catacora Pinazo2

Docente de la Facultad de Agronomía – UNCP – Huancayo rmunive21@hotmail.com


1

Investigador del INIEA - Donoso – Huaral.


2

RESUMEN

Con el objetivo de cuantificar la efectividad de los bioestimulantes (Fitaminas, Gib-bex, y Cito-gib) en el


crecimiento, desarrollo y rendimiento en alcachofa (Cynara scolymus L.) en las diferentes fases fenológicas
del cultivo y recomendar su uso generalizado; se evaluaron plantas de alcachofa sin espinas variedad
‘Lorca’. El ensayo se realizó en la E.E.A. Mantaro de la Universidad Nacional del Centro del Perú, ubicado
en el distrito de El Mantaro (3 350 msnm), provincia de Jauja, región Junín. Para fines del presente estudio
se localizaron al azar cinco lotes de 100 m2 cada uno (cuatro para tratamientos y un testigo), evaluándose
los surcos centrales (20 plantas). Se realizaron tres aplicaciones de bioestimulantes.

En campo se realizó medición de la parte aérea de las plantas. Los resultados sobre altura de planta
muestran diferencia significativa entre los lotes aplicados con bioestimulantes (92,55 cm) comparado
con el testigo (57,73 cm); lo que significa un incremento en altura de planta de 34,82 cm; es decir 37,62%
de crecimiento superior con la aplicación de los bioestimulantes. En las evaluaciones sobre diámetro de
planta se registra 152,19 cm de diámetro en los lotes aplicados con los bioestimulantes, en comparación
con el lote testigo que registra un diámetro de 120,68 cm; es decir un crecimiento mayor en 31,52 cm,
que en de porcentaje significa 20.71% de eficacia mayor de cobertura foliar de los lotes tratados con
bioestimulantes. Con relación a longitud de hoja se observa que en los lotes aplicados con bioestimulantes
un crecimiento de 103,33 cm en comparación con el lote testigo que registró 77,64 cm; que significa 25,69
cm más de longitud de hoja; es decir 24,86%.

Con relación a la cosecha se informa que normalmente en el Valle del Mantaro la cosecha dura 16 semanas.
Durante el presente año por condiciones climáticas desfavorables (heladas) se han realizado cosechas
en 12 semanas, hecho que han afectado los rendimientos en 30% aproximadamente. En cosecha se
ha evaluado el número y peso de cabezuelas por categorías (diámetro ecuatorial de cabezuelas). Con
relación al número de cabezuelas por planta se observo diferencia significativa, en los lotes aplicados
con bioestimulantes (11,33 cabezuelas) en comparación con el lote testigo (8,90 cabezuelas); lo que
significo un 21,45% mayor en el número de cabezuelas de calidad procedentes de los lotes aplicados con
bioestimulantes. Las evaluaciones sobre peso de cabezuelas, reportaron un mayor peso de cabezuelas
por planta, observándose diferencia significativa en la producción de cabezuelas en los lotes aplicados
con bioestimulantes (434,56 g por planta) en comparación al lote testigo (343,93 g por planta); lo que
significo un 20,85% mas de peso de cabezuelas de calidad procedentes de los lotes aplicados con
bioestimulantes. En términos de rendimiento significo 6,34 t/ha en los lotes aplicados con bioestimulantes
en comparación al lote testigo que alcanzó solo 3,98 t/ha es decir se obtuvo un 37,23% mayor en la
producción con la utilización de los bioestimulantes.

Palabras claves: Bioestimulantes, Fitaminas, Gib-bex, Cito-gib

147
BIOMASA Y CARBONO ALMACENADO EN UN SISTEMA DE MANEJO
MEJORADO DE CACAO EN LA SELVA ALTA PERUANA

Arévalo, G. E.1; Zúñiga, C. L.1; Grandez, M. O.1Robles, R.R1; Baligar, V. C.2


Melgarejo R.T3
1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.
2
USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA.
3
Universidad Nacional Agraria La Molina.

INTRODUCCION
A nivel mundial, el uso de combustibles fósiles y el cambio en el uso del suelo son considerados como
las dos principales fuentes netas de CO2 en la atmósfera, relacionadas con el cambio climático global
(Mintzer, 1992). La colonización y la apertura de nuevas vías de comunicación terrestre abren los
bosques de los márgenes de la amazonía. Seguidamente, los colonos cambian el uso de la tierra a
través del rozo y la quema para fines agrícolas, extracción de productos forestales, y, en muchos casos
para el establecimiento de pasturas. Las pérdidas en términos de biodiversidad y emisiones de gas que
causan el efecto invernadero son de nivel global como consecuencia de tales conversiones (Fujisaka et
al., 1998). A nivel local, los diferentes cambios en el uso de la tierra provocan cambios fundamentales
en los agroecosistemas y en las comunidades de plantas como pérdida de la biodiversidad y reducción
de especies forestales valiosas. Los bosques tropicales al cubrir una extensa área y ser ecosistemas
extremadamente dinámicos, regulan la cantidad de CO2 en la atmósfera mediante la fijación del mismo y
su reincorporación al ciclo normal (Dixon, 1995). El tiempo en el que el CO2 se encuentra constituyendo
parte de la biomasa del bosque hasta que es enviado nuevamente a la atmósfera o al suelo se considera
como carbono almacenado (Dixon et al., 1994).
Lapeyre et al. (2004) cuantificaron la cantidad de carbono almacenado en varios sistemas de uso de la
tierra en la amazonia peruana. Sus resultados demuestran que un bosque primario almacena 50 y 80%
mas carbono que un bosque secundario de 50 y 20 años, respectivamente. Mientras que en los sistemas
agroforestales de café y cacao, la acumulación de carbono llega a un rango de 19 – 47 t ha-1 dependiendo
de la edad del cultivo, especies forestales y tipo de suelo. Los sistemas agrícolas locales de maíz, arroz,
etc., almacenan poco carbono (≈ 5 t ha-1) y liberan gases de efecto invernadero al utilizar agroquímicos, y
al quemar rastrojos (Lapeyre et al., 2004).
En este estudio, se examina la presencia de especies de arbóreas, arbustivas y herbáceas y se cuantifica
la biomasa total en un sistema de cultivo mejorado del cacao desde antes de instalar el cultivo hasta dos
años después. El estudio, fue conducido para comprender mejor los cambios en las especies de plantas
y su biomasa y las implicaciones de estos cambios en el uso de la tierra que sigue la secuencia desde
bosque a un sistema de cultivo.

MATERIALES Y METODOS
Ubicación y descripción del sistema evaluado
El área de estudio se ubicó, en el departamento de San Martín, provincia de Tarapoto, distrito de La
Banda de Shilcayo, en el sector El Choclino, a 3 km del distrito. Geográficamente el sitio experimental se
encuentra entre las coordenadas 35º27´98” este y 92º83´85.3” norte y a una altitud de 286.7 msnm., con
una extensión aproximada de 3.5 ha. Según el mapa ecológico del Perú, el lugar de estudio se encuentra
dentro de la zona de vida de Bosque Seco Pre-Montano Tropical, la precipitación promedio anual es de

148
1250 mm con temperatura promedio de 26ºC y una humedad relativa promedio de 87%. El pH del suelo
osciló entre 5.4 a 6.3. El relieve es abrupto en algunos sectores con pendientes mayores a 50%, pero en su
mayoría predomina una pendiente menor de 50%.
El presente estudio se evaluó entre enero y marzo de los años 2004, 2005 y 2006. Antes de
instalar el cultivo de cacao (enero – marzo, 2004), la vegetación fue una purma de 25 años de edad donde
existieron especies forestales, palmeras, lianas y herbáceas. La instalación del sistema de manejo mejorado
del cacao (BMS) se inició en marzo del 2004 con actividades de rozo y tumba selectiva de arbustos y
árboles hasta lograr un aproximado de 50% de sombra; posteriormente (ese mismo año) se procedió a las
siembra de plátano (6 x 3 m) y cacao (2 x 3 m).

Metodología de evaluación
Con la finalidad de facilitar las labores del inventario forestal dentro de la parcela, el área de
trabajo (≈ 3.5 ha) se dividió en bloques de 100 m x 100 m (3 bloques). Para facilitar el registro de datos,
en cada bloque, se trazaron cuatro líneas secundarias separadas en 20-m para formar transectos de
aproximadamente 200 m2 haciendo un total de 5 transectos en donde se trazaron las cuadriculas para las
evaluaciones de la biomasa (Fig. 1).
La metodología de evaluación que se utilizó fue la desarrollada por el ICRAF siguiendo los
procedimientos del manual de determinación de las reservas totales de carbono (Arévalo et al., 2003). Esta
metodología se basa en la determinación de la biomasa total mediante el uso de ecuaciones alométricas
para árboles y arbustos y en la toma de muestras en forma disturbativa del sotobosque, cultivos, pastos,
hierbas y hojarasca (Arévalo et al., 2003; Wooner et al., 2000). La estimación de la biomasa y el cálculo de
carbono retenido fueron realizados utilizando los coeficientes y volúmenes para árboles vivos y muertos
en pié, árboles muertos caídos propuestos por Brown (1997), Fujisaka et al. (1997) y Callo-Concha et al.
(2001).

Análisis estadístico
La comparación de los cambios de biomasa total y carbono almacenado para cada uno de los
años evaluados se realizó mediante el uso de diagramas de caja y la prueba de comparación estadística
de medianas no-paramétrica de Mann-Whitney. Para estos cálculos se utilizó el programa estadístico
Minitab (Minitab Inc., 2000).

RESULTADOS Y DISCUSION
Reservas de carbono y su variación en el tiempo
En la Fig. 2, se muestra las reservas de carbono que acumuló cada tipo de biomasa aérea en tres
periodos evaluados. En el primer año de evaluación, antes del rozo selectivo para la instalación de cacao,
la cantidad de carbono almacenado en los árboles vivos fue de 36.2 t ha-1 y en el 2005 se incrementó a
40.2 t ha-1; sin embargo, un año después la cantidad de carbono almacenado se redujo a 31.8 t ha-1. En
cuanto a los árboles muertos en pie, antes del rozo, la cantidad de carbono almacenado fue de 1.7 t ha-1,
en el 2005 se incrementó a 7.1 t ha-1 y al final del periodo evaluado este llegó a 4.0 t ha-1. La cantidad
de carbono en los árboles caídos antes de la instalación de cacao, fue nula, al siguiente año, alcanzó a
33.7 t ha-1 y un año después se redujo a 21.2 t ha-1. La cantidad de carbono cuantificado en la biomasa
compuesta por arbustos y herbáceas fue homogénea durante los tres periodos evaluados y varío entre
0.4 – 0.6 t ha-1. El carbono almacenado en la hojarasca se incrementó desde 3.8 a 6.1 t ha-1 un año después
de instalar cacao y a 9.2 t ha-1 dos años después de haber instalado el cultivo. En la biomasa total el
carbono acumulado se incrementó de 41.6 a 75.6 t ha-1 un año después de instalar el cacao; sin embargo,
dos años después se redujo a 66.6 t ha-1.

149
Fig. 1. Detalle de la parcela experimental (manejo bajo bosque de cacao), de acuerdo a la metodología
propuesta por el Centro Mundial de Agroforesteria (ICRAF) (Arévalo et al., 2003).

Recientemente Lapeyre et al. (2004) han reportado acumulaciones de carbono de 47 t ha-1 en un sistema
de cacao de 15 años. Nuestros resultados demuestran que las acumulaciones fueron mayores apenas dos
años después de instalar el cacao. Esta marcada diferencia se debe a que el bosque secundario donde
se instaló el cacao no fue intensivamente disturbado y tampoco se realizó el rozo y la quema (RQ), el RQ
ha sido reportado como una de las formas mas significativas de pérdidas de biomasa vegetal (Nye and
Greenland, 1960; Ewel et al., 1981; Kauffman et al., 1995). Por el contrario, se realizó un rozo selectivo
tratando de ralear el bosque a fin de aprovechar la sombra natural existente que el cultivo de cacao exige
(Beer et al., 1998).
La carencia de biomasa de árboles caídos al inicio del periodo de evaluación y luego el incremento
significativo se explica por el rozo selectivo que se realizó antes de instalar el cacao. Por otro lado, el
incremento de carbono en la biomasa de hojarasca se debe a los restos de plantas de plátano que
quedaron después de las cosechas.

Fig. 2. Carbono almacenado en los distintos tipos de biomasa y en el total de biomasa durante los tres años
evaluados. Los valores son promedios de 4 datos y las líneas en las barras son los errores estándares.

150
Las reservas totales de carbono almacenado no especifica la dinámica de este carbono en el sistema, un
simple análisis del flujo anual de captura de carbono durante el periodo evaluado (Lapeyre et al., 2004),
permitió mostrar que antes de la instalación del cacao, el bosque secundario de aproximadamente 25
años tuvo un flujo de carbono de 1.7 t ha-1 año-1; sin embargo un año después de instalar el cacao
el flujo del carbono anual llegó a 34 t ha-1 año-1, aunque a los dos años el flujo fue – 9 t ha-1 año-1.
De acuerdo a los resultados reportados por Lapeyre et al. (2004) el flujo de carbono para un bosque
secundario de 20 años fue de 3.1 t ha-1 año-1 y para sistema de cacao de 3.15 t ha-1 año-1, nuestros
resultados demuestran que el bosque secundario de 25 años, donde se instaló el cacao, probablemente
haya sido sometido a constantes extracciones de árboles maderables (descremado) durante los últimos
años antes de establecer el cacao. De otro lado, el flujo elevado de carbono anual registrado en el 2005
y posterior caída de este flujo un año después, es explicado por la siembra de plantas de plátano como
cultivo temporal para aprovechar el suelo e incrementar la sombra para el cacao y posterior extracción de
las plantas de plátano después de la cosecha.

En la Fig. 3, se muestra la captura de carbono por cada tipo de biomasa durante los tres años evaluados.
El carbono almacenado por los árboles vivos destaca significativamente del resto de la biomasa aérea
en los tres años evaluados. Aunque el aporte mas significativo fue en el año 2004, antes de instalar el
cacao. Estos resultados coinciden con trabajos realizados (Lapeyre et al., 2004; Callo-Concha et al., 2001)
en diferentes tipos de sistemas que incluyen bosques primarios, secundarios, agrosistemas como el café,
cacao y cultivos intensivos anuales. En todos estos sistemas el mayor aporte de biomasa provino de los
árboles vivos. En el año 2004 los árboles vivos aportaron cerca del 85% del carbono total, mientras que el
aporte de los árboles caídos fue nulo. En los dos años siguientes, el aporte de los árboles vivos continuó
siendo el más importante, aunque el aporte de los árboles caídos alcanzó a 39 y 32%, para el 2005 y 2006,
respectivamente.

Fig. 3. Porcentaje de captura de carbono de acuerdo al tipo de biomasa aérea evaluada.

151
Dispersión de las reservas de carbono durante el periodo evaluado
En la Fig. 4, se muestra las comparaciones de los aportes de carbono por los diferentes tipos de biomasa.
El contenido de carbono de los árboles vivos, muertos en pie y caídos; así como, el contenido de carbono
en los arbustos y herbáceos no fueron significativamente superiores entre los años evaluados. Sin
embargo, el contenido de carbono en la hojarasca fue significativamente superior en los años 2005 y
2006 comparado a los registros del 2004. De otro lado, los datos de biomasa y carbono registrados en los
transectos muestran una alta dispersión, probablemente debido a la alta variabilidad del sistema. Lapeyre
et al. (2004) reportaron alta variabilidad en los datos de biomasa y carbono provenientes de transectos
evaluados en bosques primarios y secundarios. La variabilidad de nuestros datos probablemente este
explicada por las manipulaciones que se realizaron al sistema, por ejemplo la instalación de cacao, plátano
y las labores culturales que conllevan al manejo del cacao como podas y fertilización. Otra de las fuentes
de variabilidad es el relieve del campo y la variabilidad innata del suelo.

Fig. 4. Comparación de los contenidos de carbono en los diferentes tipos de biomasa. A carbono
contenido en la biomasa compuesta por árboles vivos; B carbono contenido en la biomasa en árboles
muertos en pie; C carbono contenido en la biomasa de los árboles muertos caídos; D carbono contenido
en la hojarasca; E carbono contenido en la biomasa de los arbustos y herbáceas y F carbono contenido
en la biomasa total. La línea en negrita dentro de las cajas indica la mediana, la caja cubre el 50% de las
observaciones, y las líneas verticales indican el rango de los datos. Letras diferentes indican diferencias
significativas entre cada año evaluado según la prueba no-paramétrica de Mann-Whitney.

152
El análisis de este trabajo de investigación provee indicios de que el manejo de una plantación de
cacao bajo un sistema de bosque sin realizar rozo y quema, no solo contribuye a evitar la perdida de
diversidad en las purmas y la pérdida de suelos, sino a elevar los niveles de almacenamiento de carbono
en los diferentes tipos de biomasa que conforma este sistema como los árboles, arbustos, herbáceos y
hojarasca.
Los esfuerzos para mantener los bosques a nivel de pequeños agricultores cultivadores de cacao pueden
ser más efectivos si estos estarían enfocados a instalar nuevas áreas de cacao en purmas o bosques
secundarios sin realizar el rozo y la quema. Aunque, inicialmente no se obtendrá beneficios económicos
por la ausencia de un cultivo anual, el beneficio de la acumulación de carbono será significativo teniendo
en cuenta el interés cada vez mayor de la comunidad internacional en este servicio ambiental.

LITERATURA CITADA
Arévalo, L., Alegre, J., y C. Palm. 2003. Manual de reservas de carbono en diferentes sistemas de uso de la tierra.
Grafica San Miguel.
Beer, J., Muschler, R., Kass, D., and E. Somarriba. 1998. Shade management in coffee and cacao plantations.
Agroforestry Systems 38: 139-164.
Brown, S. 1997. Estimating Biomass and Biomass Change of Tropical Forests. FAO Forestry Paper 134. Food
Agriculture Organization. Rome, Italy. 54p.
Callo-Concha, D., Krishnamurthy, L., y J. Alegre. 2001. Cuantificación de carbono secuestrado por algunos
SAF´s y testigo, en tres pisos ecológicos de la amazonía del Perú. In: Simposio Internacional Medición y
Monitoreo de la Captura de carbono en Ecosistemas Forestales 18-20 Octubre del 2001, Valdivia, Chile.
23p.
Dixon, R.K. 1995. Agrofosrestry system: sources or sinks of greenhouse gases?. Agroforestry Systems 31: 99-
116.
Dixon, R.K., Brown, S., Houghton, R.A., Solomon, M.A., Trexler, M.C., and J. Wisniewski. 1994. Carbon pools and
flux of global forest ecosystems. Science 263: 185-190.
Ewel, J., Berish, C., Brown, B., Price, N., and J. Raich. 1981. Slash and burn impacts on a Costa Rican wet forest
site. Ecology 62: 816-829.
Fujisaka, S., Castilla, C., Escobar, G., Rodríguez, B., Veneklaas, E.J., Thomas, R., and M. Fisher. 1998. The effects of
forest conversion on annual crops or pastures: estimates of carbon emissions and plant species loss in a
Brazilian Amazon colony. Agric. Ecosyst. Environ. 69: 17-26.
Fujisaka, S., Escobar, G., and E.J. Veneklaas. 2000. Weedy fields and forest: interactions between land use and the
composition of plant communities in the Peruvian Amazon. Agriculture, Ecosystems and Environment
78: 175-186.
Kauffman, J., Cummings, D., Ward, D., and R. Babbitt. 1995. Fire in the Brazilian Amazon: I. Biomass, nutrient
pools, and losses in slashed primary forests. Oecologia 104: 397-408.
Lapeyre, T., Alegre, J., y L. Arévalo. 2004. Determinación de las reserves de carbono de la biomasa aérea en
difrentes sistemas de uso de la tierra en San Martín, Perú. Ecología Aplicada 3: 35-44.
Minitab Statistical Software for Windows. Release 13.1. Minitab Inc.
Mintzer, I.M. 1992. Confronting Climate Change. Risks Implications and Responses. University Press,
Cambridge.
Nye, P., and D. Greenland. 1960. The soil under shifting cultivation. Tech. Commun. No. 51. Commonwealth
Agric. Bur., Harpenden, UK.
Wooner, P.L., Palm, C.A., Alegre, Castilla, C., Cordeiro, D.G., Hairiah, K., Kotto-Same, J., Moukam, A., Ricse, A.,
Rodriguez, V., and M. van Noordwijk. 2000. Slash-and-burn effects on carbon stocks in the humid tropics.
In: Global Climate Change and Tropical Ecosystems. Lal, R., Kimble, J.M., and B.A. Stewart (eds.). Pp: 99-
115. CRC Press. Inc. Boca Raton, USA.

153
BIOMASA Y NUTRIENTES MINERALES APORTADOS POR TRES COBERTURAS
LEGUMINOSAS Y CAMBIOS EN LA FERTILIDAD Y MICROBIOLOGÍA DE UN
INCEPTISOL DISTRICO.

Arévalo, G. E.1; Zúñiga, C. L.1; Grandez, M. O.1; Baligar, V. C.2


Melgarejo R.T3
1
Instituto de Cultivos Tropicales (NAS-ICT/CICAD-OEA/USDA-ARS) San Martín, Perú.
2
USDA-ARS Sustainable Perennial Crops Laboratory, BARC- Beltsville MD 20705 USA.
3
Universidad Nacional Agraria la Molina.

RESUMEN
Los objetivos de este trabajo fueron medir la cantidad de biomasa y de nutrientes minerales aportados por
dos coberturas perennes (Arachis pintoi y Centrosema macrocarpum) y una cobertura anual (Cannavalia
ensiformis) y el efecto sobre algunas propiedades químicas y biológicas de un suelo ácido de la selva alta
peruana con predominancia de la maleza Ptridium aquilinum. La cantidad de biomasa y nutrientes aportados
se midió a los 7 y 18 meses después de la siembra de las coberturas y la propiedades químicas y poblaciones
de bacterias y hongos se evaluó antes de la siembra y 18 meses después. Los aportes de biomasa foliar de las
tres coberturas variaron entre 5.32 a 9.64 tn ha-1 7 meses después de la siembra pero a los 18 meses alcanzan a
11.89 y 15.37 tn ha-1 para A. pintoi y C. macrocarpum, respectivamente. Se ha encontrado una relación directa
entre producción de biomasa y aporte de nutrientes. Las cantidades de macronutrientes (N, P, K, Ca y Mg) y
de micronutrientes (Zn, Cu, Mn, Fe y B) aportadas por la biomasa de las coberturas fueron mas altas 18 meses
después de la siembra. Todas las coberturas reciclan cantidades apreciables de nutrientes sobresaliendo el
Ca y el K; sin embargo, los aportes de C. macrocarpum son mas altos aunque, estas no son significativamente
diferentes a los aportes de A. pintoi. En promedio, la mayoría de las propiedades químicas del suelo mejoraron
después de establecer las coberturas aunque, también se incrementó los contenidos de Al e H. Las poblaciones
bacterianas se mantuvieron invariables 18 meses después de establecer las coberturas, pero las poblaciones
fungosas se redujeron significativamente comparado a las poblaciones iniciales antes de la siembra.

Introducción
En la selva alta peruana, existen aproximadamente 38 millones has de suelos ácidos de baja fertilidad natural
cuya limitaciones son predominantemente de orden químico (Rodríguez, 1995). La mayoría de estos suelos
fueron utilizados para el cultivo de coca (Erythroxylum coca) y luego fueron abandonadas dando lugar a suelos
degradados de ladera donde predominan plantas herbáceas como Ptridium aquilinum, Andropogon bicornis,
A. leuchostachys y Dichranopteris flemosa (Barrios and Trejo, 2003). Tradicionalmente, estos suelos son
considerados como pobres y poco aptos para la instalación de cultivos perennes (Barrios and Trejo, 2003); sin
embargo, si se establecen medidas de recuperación de la fertilidad es posible sembrar cultivos perennes como
el cacao (Thebroma cacao). Una de estas medidas es la siembra de coberturas, especialmente leguminosas, que
aportan significativas cantidades de biomasa vegetal y nutrientes al suelo (Snapp et al., 2005). En Tingo María,
en un suelo con una pendiente superior a 100%, la siembra de las leguminosas Desmodium heterophyllum,
Centrosema hibrida, Desmodium ovalifolium y Desmodium heterophyllum permitieron estabilizar el suelo y
posteriormente sembrar achiote (Bixa orellana) o especies forestales (Rodríguez, 1995).
Por otro lado, después de la quema al inicio del establecimiento de un sistema de cultivo perenne, la erosión
del suelo y la pérdida de fertilidad pueden ser considerablemente altas; sobre todo, si está acompañada de
métodos inapropiados de eliminación de malezas (Lal, 1979; Lal, 1986). En el cacao, las pérdidas por erosión, en
general, tienden a ser bajas, excepto en plantaciones cultivadas en pendientes y sin sombra y cuando el cacao

154
es joven (Roskoski et al., 1982). En Malasia, bajo monocultivo de cacao, se reportaron pérdidas de suelo de 11 mg
ha-1 año-1, pero cuando se sembró Indigofera spicata como cobertura las pérdidas fueron muy bajas (Hashim
et al., 1995). En cacaotales establecidos con plátano y con el uso de herbicidas, las perdidas de suelo alcanzaron
a 70 mg ha-1 año-1 (Hudson, 1986). Por ello, la tendencia actual, es enfocarse en generar suficientes cantidades
de residuos orgánicos con altos contenidos de N, mediante la introducción de leguminosas fijadoras de N en lo
primeros estadios de crecimiento de un cultivo perenne (Baijukya, 2004). Una de las principales ventajas de las
leguminosas fijadoras de N2 dentro de un sistema de cultivo es que, cuando los residuos se descomponen, estos
aportan sustantivas cantidades de N al suelo (Giller, 2001; Kang et al., 1999). La mayoría de los agricultores de la
selva alta peruana, dentro de sus chacras, poseen áreas con suelos degradados que pueden ser incorporados
a la producción de cacao, pero se requiere de una estrategia que permita mantener una adecuada cobertura
del suelo y un aporte constate de biomasa vegetal junto con una liberación constante de nutrientes al suelo
que asegure el establecimiento del cultivo y minimice las pérdidas por erosión, especialmente en los primeros
estadios de crecimiento del cultivo. Por ello, los objetivos del presente trabajo de investigación fueron evaluar
la cantidad de biomasa y de los principales nutrientes aportados por tres especies de coberturas y su efecto
sobre las principales características químicas y biológicas de un suelo cubierto por P. aquilinum comparado a
dos testigos: uno con fertilización nitrogenada y otra sin-fertilización.

MATERIALES Y MÉTODOS
Instalación del experimento
El presente experimento se desarrolló en la Estación Experimental del Instituto de Cultivos Tropicales (ICT) “El
Choclino”, en una superficie aproximada de 1.0 ha. Se compararon dos coberturas perennes (Arachis pintoi y
Centrosema macrocarpum), una cobertura anual (Cannavalia ensiformis) y dos testigos sin cobertura: uno con
fertilización nitrogenada (50 kg ha-1 de urea) y otro sin fertilización en un diseño de bloques completamente
al azar con tres repeticiones. Las parcelas fueron de 48 m de largo por 10 m de ancho. El suelo fue clasificado
dentro del Orden Inceptisol con aprox. 10% de pendiente, típico de un suelo degradado con predominancia
de la maleza Pteridium aquilinum que habita suelos ácidos. La preparación para el estudio empezó en Julio del
2004, cuando se realizó la quema del material vegetal existente. Las coberturas se establecieron entre 23 de
Noviembre y 08 de Diciembre del 2004 utilizando distanciamientos de 0.50 m x 0.50 m con una densidad de
40 000 golpes ha-1. No se realizó ninguna aplicación de enmienda química u orgánica, limitándose las labores
culturales básicamente de deshierbos manuales (cada 2 meses).

Biomasa, contenido de nutrientes y análisis químico y biológico del suelo


La biomasa total (foliar y radicular) de las coberturas se determinó dos veces: uno, siete meses después de la
instalación (2005) y otro, a los 18 meses (2006). Debido a que C. ensiformis es una planta anual, no se calculó
la biomasa para el año 2006. Todo el material vegetal se cortó al ras del suelo dentro de un cuadrante 1.0 m x
1.0 m colocados aleatoriamente en tres puntos por parcela (biomasa foliar) y de un cuadrante de 0.25 m x 0.25
m de los primeros 10 cm de profundidad (biomasa radicular); posteriormente se recolectó y peso el material
vegetal fresco, luego se secó a estufa a 72°C por 3 días para estimar la biomasa potencial que se incorporará
al suelo. Muestras de tejido foliar seco y muestras de suelo de tres profundidades (00-20, 20-40 y 40-60 cm)
fueron enviados al laboratorio de análisis de suelos, agua y plantas de la Universidad Nacional Agraria La
Molina para determinar el contenido de los principales nutrientes en el follaje (2005 y 2006) y en el suelo (2004
y 2006). Utilizando los rendimientos de biomasa potencial y los porcentajes de elementos nutritivos en el tejido
foliar, se calcularon las cantidades de elementos potenciales a incorporarse al suelo (kg ha-1). Las poblaciones
bacterianas y fungosas fueron evaluadas a tres profundidades del suelo antes de la quema y después de 18
meses de instalado las coberturas, en ambos casos se utilizó la metodología de diluciones en placa. En el caso
de hongos se utilizó placas conteniendo el medio de cultivo papa sacarosa agar (PSA) y en el caso de bacterias
se utilizó el medio agar nutritivo (AN). Las placas fueron incubadas a temperatura ambiente por siete días para

155
el caso de hongos y 24 horas para el caso de bacterias. Los resultados de ambas poblaciones se expresaron en
ufc g-1 de suelo.

Análisis de datos
Se realizaron análisis de variancia con la cantidad de biomasa producida por cada cobertura y con el contenido
de nutrientes en la biomasa seca y en el suelo. Previo al análisis se realizaron pruebas de homogeneidad de
variancias de los grupos de datos para comprobar su distribución normal. Las poblaciones de bacterias y
hongos fueron transformados a log10 antes del análisis de variancia. Los datos fueron analizados utilizando
el Sistema de Análisis Estadístico (Statical Análisis System, SAS) versión 8.1 (SAS Institute, 2000) y el Minitab
versión 13.1. (Minitab Inc., 2000).

RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Biomasa de las coberturas y contenido de nutrientes
La precipitación durante los meses de evaluación de las coberturas se muestra en la Fig. 1., la cantidad de
lluvia caída durante el año 2005 fue ligeramente superior a los otros periodos evaluados aunque, en general la
precipitación mensual en todo el periodo de evaluación estuvo dentro del rango normal para climas de selva
alta. Aunque la cantidad de biomasa foliar aportada por C. macrocarpum siete meses después de la siembra
no fue significativamente superior a las a las otras coberturas, junto a A. pintoi, fueron las que aportaron
mayor cantidad de biomasa radicular en ese mismo periodo (Cuadro 1). 18 meses después de la siembra, la
producción de biomasa foliar se incrementó en 102 y 59% para A. pintoi y C. macrocarpum respectivamente
pero, el incremento de biomasa radicular fue solo 61 y 14% para ambas especies. En promedio ambas
leguminosas alcanzaron a 13.6 t ha-1 de aportes de biomasa seca. Los valores de biomasa seca aportados
por las tres leguminosas estudiadas variaron entre 5.32 y 15.37 t ha-1 coincidiendo con resultados obtenidos
por Calegari (1990), Bulisani et al. (1992) y Borkert et al. (2003). De otro lado, las coberturas perennes como A.
pintoi y C. macrocarpum otorga una ventaja adicional en el tiempo de suplir mayor cantidad de biomasa al
sistema en comparación a las coberturas anuales como C. ensiformis; sin embargo, es importante destacar que
la competencia es un serio problema de las leguminosas perennes (Bransaeter et al., 1998).
En cuanto al aporte de macronutrientes, se observa una relación directa entre producción de biomasa y
cantidad de nutrientes aportados. Recientemente Borkert et al. (2003) encontró una relación directa (r2>0.9)
entre el aporte de N, P, K, Ca, Mg, Zn, Mn y Cu y las cantidades de biomasa en varias coberturas leguminosas
entre ellas Mucuna aterrima. Las cantidades de N aportados por cobertura se incrementan en promedio de
131.2 (7 meses después de la siembra) a 308.1 kg ha-1 (18 meses después de la siembra) sobresaliendo A.
pintoi y C. macrocarpum. Es ampliamente conocida la asociación de las leguminosas con bacterias fijadoras de
N (Paul and Clark, 1989) los valores de N encontrados en este estudio coinciden con los reportados para otras
leguminosas por Calegari (1990), Derpsch et al. (1991) y Derpsch e Calegari (1992). Por otro lado, las cantidades
de Ca y K en las tres coberturas y en los dos periodos evaluados, siempre son más altas que las cantidades de
P y Mg. Estas mismas tendencias se observaron en estudios realizados en Colombia asociando yuca (Manihot
sculenta) con Centrosema acutifolium y A. pintoi (Zhiping et al., 2004).

156
Fig. 1. Promedio de precipitación mensual durante los meses de evaluación de las coberturas.
Las cantidades de micronutrientes aportados por las coberturas 18 meses después de la siembra son más
altas que las aportadas a los 7 meses de edad. Aunque los aportes de micronutrientes, especialmente Zn, Cu y
Mn, de C. macrocarpum son ligeramente superiores no hay diferencias significativas comprado a los aportes
de A. pintoi (Cuadro 1). Borkert et al. (2003) encontraron cantidades semejantes de Zn, Cu y Mn en algunas
coberturas leguminosas (Cajanus cajan, Cannavalis aterrima y Vicia sativa).

Cuadro 1. Biomasa y nutrientes aportados por tres coberturas en dos periodos evaluados después de la instalación.

Coberturas
Variables Arachis Cannavalis Centrosema Centrosema
Arachis pintoi
pintoi ensiformis macrocarpa macrocarpa
Biomasa seca 2005* 2006*
(t ha-1) (7 meses) (18 meses)
Follaje 5.89(4.49)a 5.32(2.07)a 9.64(3.09)a 11.89(1.46)a 15.37(2.13)a
Radicular 2.48(0.44)a 1.49(0.20)b 2.80(0.42)a 4.00(1.56)a 3.19(0.62)a
Macrolementos (kg ha-1)
N 131.94 86.18 175.51 280.60(46.84)a 335.65(68.27)a
P 8.25 5.32 11.57 13.48(0.69)a 16.40(2.35)a
K 110.14 76.08 164.90 199.75(2.06)a 227.01(61.06)a
Ca 128.99 97.36 199.62 171.61(23.37)a 243.92(19.83)a
Mg 32.98 14.36 25.07 47.56(1.19)a 41.00(4.94)a
Microelementos (g ha-1)
Zn 0.15 0.14 0.17 0.38(0.054)a 0.40(0.032)a
Cu 0.09 0.08 0.14 0.13(0.023)a 0.15(0.015)a
Mn 0.89 0.89 1.12 1.08(0.328)a 2.28(0.739)a
Fe 7.22 2.23 3.73 13.05(1.79)a 29.73(26.08)a
B 0.88 0.22 0.59 0.84(0.896)a 0.42(0.046)a
Promedios seguidos por letras diferentes (entre especies de coberturas) difieren significativamente entre si, según la prueba comparativa de
medias de Duncan (p<0.05). Los números en paréntesis son las desviaciones estándares.
* periodos evaluados después de la instalación de las coberturas.

157
Propiedades químicas del suelo
En general, la mayoría de las propiedades químicas estudiadas no sufrieron variaciones significativas por
efecto de los tratamientos estudiados. En promedio, las propiedades químicas evaluadas mejoraron después
de la instalación de las coberturas comparado a la evaluación inicial antes de la instalación del experimento;
por ejemplo, se incremento el pH del suelo y los contenidos de P, K, Mg aunque, los contenidos de Ca y la
capacidad de intercambio catiónico (CIC) no sufrieron cambios notables, también se incremento los niveles
de acidez del suelo (Al+H). Sin embargo, el pH, el contenido de Mg así como, la CIC e incluso los niveles de
Al+H no varían significativamente entre tratamientos en las tres profundidades de suelo medidas (Cuadro 2). El
contenido de MO entre 40 – 60 cm de profundidad del suelo sembrado con C. ensiformis es significativamente
superior a las otras coberturas y a los testigos. Por otro lado, los contenidos de P significativamente más
bajos se observaron entre 20 – 40 cm de profundidad en la parcela testigo con fertilización nitrogenada.
Los contenidos de Ca variaron significativamente entre tratamientos en las dos últimas profundidades de
suelo, destacando el tratamiento con fertilización nitrogenada. En cuanto a las variaciones dentro de cada
tratamiento comparando las propiedades químicas en las tres profundidades evaluadas, en la mayoría de
ellas existen diferencias significativas, aunque estas tendencias son semejantes a las observadas antes de
la instalación del experimento (Figs. 1 y 2). Sin embargo, el contenido de K se incremento notablemente en
todos los tratamientos, esto probablemente se debe al aporte de la ceniza derivada de la quema al instalar el
experimento. Muchos estudios han demostrado que la actividad de rozo y quema incrementan los niveles de
nutrientes en el suelo (Nye and Greenland, 1964; Seubert et al., 1977; Tiessen et al., 1992; Giardina et al., 2000)
básicamente por la transferencia de nutrientes contenidos en la ceniza de la vegetación quemada (Nye and
Greenland, 1964). De la misma forma, los niveles de Al y H se incrementaron significativamente comparado
al inicio del experimento. Por el contrario, la capacidad de intercambio catiónico se redujo marcadamente,
especialmente a profundidades superiores a 40 cm (Fig. 2).

Poblaciones microbianas del suelo


Las poblaciones bacterianas, aparentemente no sufrieron cambios después de 18 meses de establecer las
coberturas aunque, existen diferencias significativas entre tratamientos. En las tres profundidades evaluadas,
las poblaciones bacterianas de A. pintoi son significativamente mayores a las otras coberturas incluido los
testigos (Fig. 3A). Por otro lado, las poblaciones fungosas en las tres profundidades de suelo estudiadas
se redujeron notoriamente después de 18 meses de establecer las coberturas; sin embargo, no existen
diferencias significativas entre las poblaciones dentro de los tratamientos ensayados en las profundidades 00
– 20 y 40 – 60 cm. Entre 20 – 40 cm, la población fungosa de la parcela testigo con fertilización nitrogenada
es significativamente mayor que las demás coberturas y el testigo absoluto (Fig. 3B). Varios estudios han
demostrado que las coberturas leguminosas afectan las poblaciones de hongos y bacterias en el suelo no solo
al permitir la asociación simbiótica con bacterias fijadoras de N sino mediante el incremento de la actividad
radicular y aportes de C, las coberturas mejoran la agregación del suelo y mantienen una cantidad disponible
de C comparado al manejo tradicional del suelo (Miller and Dick, 1995). Adicionalmente, la distribución y
la actividad de la biomasa microbial pueden ser afectadas por el cultivo de cobertura, especialmente si los
microorganismos dentro de un tamaño de agregado responden a los residuos aportados por las estas (Mendes
et al., 1999).

Cuadro 2. Efecto de las coberturas sobre algunas propiedades químicas del suelo, después de dos años
de cultivo.

158
Promedios seguidos por letras diferentes (entre especies de coberturas) difieren significativamente entre si, según la prueba comparativa de
medias de Duncan (p<0.05). Los números en paréntesis son las desviaciones estándares.

159
160
161
De acuerdo a los resultados encontrados en el presente trabajo de investigación, las diferencias en cuanto
a aportes de elementos químicos al suelo por las diversas especies de cobertura, es posible inferir que
las especies ensayadas pueden ser utilizadas para evitar o prevenir el agotamiento de suelo, reponiendo
los nutrientes esenciales extraídos por el cultivo de cacao en sus primeras fases de desarrollo. De acuerdo
a Hartemink (2005) la remoción de nutrientes de cacao incluye el rendimiento (almendras y mazorcas)
inmovilización en los tallos y ramas y lixiviación de nutrientes por debajo de las zonas de raíces. En
promedio, un rendimiento de 1 000 kg de almendra seca de cacao extrae 20, 4 y 10 kg ha-1 año-1 de N, P
y K, respectivamente; sin embargo, si se remueven las mazorcas, las cantidades extraídas se incrementan
a 35, 6 y 60 kg de N, P y K, respectivamente (Aranguren et al., 1982). Estos nutrientes removidos cada
año pueden ser parcialmente repuestos por las coberturas. Por otro lado, los nutrientes inmovilizados
en los tallos y ramas del cacao y de los árboles de sombra, se consideran como nutrientes perdidos para
el sistema y se excluyen del ciclo de nutrientes. Esta inmovilización es particularmente importante en
cacaotales jóvenes (Wessel, 1985) de ahí la necesidad de suplir estas demandas mediante aportes de las
coberturas. Sin embargo, es importante considerar que las coberturas, especialmente perennes, poseen
un problema de competencia muy serio (Brandsaeter et al., 1998) que debe ser corregida mediante
supresión química (Vrabel, 1983) o mecánica (Brandsaeter et al., 1998; Grubinger and Minotti, 1990).
Asimismo, aunque las pérdidas de nutrientes por lixiviación en cacaotales jóvenes son bajas, comparadas
a los cultivos anuales, es importante reducir estas perdidas mediante cultivos de cobertura. De otro
lado, los agricultores necesitan conocer mejor los efectos de los residuos de las coberturas en la calidad
y cantidad de microorganismos, N y C para que puedan realizar mejores decisiones sobre la especie a
elegir, manejo de los residuos y los tiempos de establecimiento. Existen compensaciones evidentes entre
cultivos de cobertura que tienen enormes potenciales de producir biomasa de baja calidad, por ejemplo
poaceas, y los que producen moderadas cantidades de residuos de alta calidad, por ejemplo leguminosas
(Snapp et al., 2005). Muchos agricultores conocen los beneficios de los cultivos de cobertura, pero no
siempre están en la capacidad de afrontar la inversión inicial que esto implica.

162
LITERATURA CITADA
Aranguren, J., Escalante, G., and R. Herrera. 1982. Nitrogen cycle of tropical perennial crops under shade
trees. I. Coffee. Plant and Soil 67: 247–258.
Baijukya, F.P. 2004. Adapting to change in banana-based farming systems of Northwest Tanzania The
Potencial rol of herbaceous Herbaceous Legumes. PhD Thesis. Wageningen University, The
Netherlands.
Barrios, E., and M.T. Trejo. 2003. Implications of focal soil knowledge for integrated soil management in
Latin America. Geoderma 111: 217-231.
Borkert, C.M., Gaudèncio, C. de A., Pereira, J.E., Pereira, L.R., e A. de Oliveira. 2003. Nutrientes minerais na
biomassa da parte aérea em culturas de cobertura de solo. Pesquisa Agropecuária Brasileira 38:
143-153.
Brandsaeter, L.O., Netland, J., and R. Meadow. 1998. Yield, weeds, pests and soil nitrogen in a white
cabbage-living mulcho system. Biological Agricultura and Horticulture 16: 291-309.
Bulisani, E.A., Costa, M.B.B. da., Miyazaka, S., Calegari, A., Wildner, I. do P., Amaro, T.J.C., e A. Mondardo. 1992.
Adubação verde nos Estados de São Paulo, Paraná, Santa Catarina e Rio Grande do Sul. In: Adubação
verde no Sul do Brasil (Calegari, A., Mondardo, A., Bullisani, E.A., Wildner, L. do P., Costa, M.B.B. da.,
Alcantara, P.B., Miyasaka, S., e T.J.C. Amado, eds.), pp 57-206. Assessoria e Serviços a Projetos em
Agricultura Alternativa, Rio de Janeiro.
Calegari, A. 1990. Plantas para adubacao verde no Paraná. Londrina: Instituto Agronòmico do Paraná.
Boletín Técnico: 35, 1-37.
Derpsch, R., e A. Calegari. 1992. Plantas para adubação verde de inverno. Londrina: Instituto Agronômico
do Paraná, (Circular, 73). 80 p.
Derpsch, R., Roth, C.H., Sidras, N., and U. Köpke. 1991. Controle da erosão no Paraná, Brasil: sistemas
de cobertura do solo, plantio directo e preparo conservacionista do solo. Eschborn: Deutsche
Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit. (Sonderpublikation der GTZ, 245). 272 p.
Giardina, C.P., Sanford, R.L., and C. Dockersmith. 2000. Changes in soil phosphorus and nitrogen during
slash-and-burn clearing of dry Tropical forest. Soil Science Society of America Journal 64: 399-405.
Giller, K.E. 2001. Nitrogen Fixation in Tropical Cropping Systems (2nd edition). CAB International
Wallingford, UK.
Grubinger, V.P., and P.L. Minotti. 1990. Managing white clover living mulch for sweet corn production with
partial rototilling. American Journal of Alternative Agriculture 5: 4-12.
Hartemink, A.E. 2005. Nutrient stocks, nutrient cycling, and soil changes in cocoa ecosystems: A review.
Advances in Agronomy 86: 288-253.
Hashim, G.M., Ciesiolka, C.A. A., Yuso, W.A., Nafis, A.W., Mispan, M.R., Rose, C.W., and K.J. Coughlan. 1995.
Soil erosion processes in sloping land in the east coast of Peninsular Malaysia. Soil Technology 8:
215–23.
Hudson, N. 1986. Soil Conservation. BT Batsford Limited, London.
Kang, B.T., Cávense, F.E., Tian, G.T., and G.O. Kalawole.1999. Long-term alley cropping with tour hedgerow
species on an alfisols in south-west Nigeria: Affect on crop performance, soil chemistry properties
and nematode population. Nutrient Cycling in Agroecosystems 54: 145-155.
Lal, R. 1979. A brief review of erosion research in the humid tropics of Southeast Asia. In: Soil Conservation
and Management in the Humid Tropics (D.J. Greenland and R. Lal, eds.), pp. 203–212. Wiley,
Chichester.
Lal, R. 1986. Conversion of tropical rainforest: Agronomic potential and ecological consequences.
Advances in Agronomy 39, 173–264.
Mendes, I.C., Bandick, A.K., Dick, R.P., and P.J. Bottomley. 1999. Microbial biomass and activities in soil
aggregates affected by winter cover crops. Soil Science Society of America Journal 63: 873-881.

163
Miller, M., and R.P. Dick 1995. Dynamics pf soil C and microbial biomass in whole soil aggregates. Applied
and Environmental Microbiology 64: 970-975.
Minitab Inc. 2000. Minitab Statistical Software for Windows. Release 13.1. Minitab Inc.
Nye, P., and D. Greenland. 1964. Changes en the soil after clearing tropical forest. Plant and Soil 31: 101-
112.
Paul, E.A., and F.E. Clark. 1989. Soil Microbiology and Biochemestry. (2nd edition). Academic Press. San
Diego, California. 340 p.
Rodríguez, F. 1995. El recurso del suelo en la Amazonía Peruana, diagnostico para su investigación
(Segunda aproximación). Instituto de Investigaciones de la Amazonia Peruana Documento Técnico
No. 14. Iquitos, Perú, 58 p.
Roskoski, J.P., Bornemisza, E., Aranguren, J., Escalante, G., and M.B.M. Santana. 1982. Report of the work
group on coffee and cocoa plantations. Plant and Soil 67: 403–407.
SAS Institute. 2000. SAS Systems for information delivery for Windows. Release 8.12. SAS Inst., Cary, NC.
Seubert, C., Sanchez, P., and C. Valverde. 1977. Effects of land clearing methods on soil properties of an
ultisol and crop performance in the Amazon jungle of Peru. Tropical Agriculture (Trinidad) 54: 307-
321.
Snapp, S.S., Swinton, S.M., Labarta, R., Mutch, D., Black, J.R., Leep, R., Nyiraneza, J., and K. O’Neil. 2005.
Evaluating cover crops for benefits, costs and performance within cropping system niches.
Agronomy Journal 97: 322-332.
Tiessen, H., Salcedo, I., and E. Sampaio. 1992. Nutrient and soil organic matter dynamics under shifting
cultivation in semi-arid northeastern Brazil. Agriculture Ecosystems and Environment 38: 139-151.
Vrabel, T.E. 1983. Effects of suppressed white clover on sweet corn yield and nitrogen availability in a living
mulch cropping system. PhD Thesis (Diss. abstr. DA 8321911), Conell Univ., Ithaca, NY.
Wessel, M. 1985. Shade and nutrition of cocoa. In: Cocoa (G. A. R. Wood and R. A. Lass, eds.), 4th edition.
Longman Scientific and Technical, Essex.
Zhiping, Q., Rao, I., Ricaurte, J., Amezquita, E., Sanz, J., and P. Kerridge. 2004. Root distribution effects on
nutrient uptake and soil erosion in crop-forage systems on Andean Hillsides. Journal of Sustainable
Agriculture 23: 39-50

164
EVALUACIÓN VISUAL DEL SUELO

GUÍA DE CAMPO

JOSÉ R. BENITES JUMP


Director Ejecutivo de INCAGRO
www.josebenites.com

165
INTRODUCCIÓN
Las propiedades físicas del suelo son muy importantes para mantener la productividad de la tierra.
La degradación de estas propiedades tiene efectos considerables sobre el crecimiento de las plantas,
apreciables sobre todo cuando analizamos la relación suelo-planta, su rendimiento y la calidad de sus
cosechas sin olvidar el abastecimiento de nutrientes que el suelo ofrece a la planta.

El deterioro de las propiedades físicas ocurren tras muchos años de prácticas de cultivos, sin embargo
tratar de corregir este daño toma más tiempo y se hace muy costoso. A su vez, esta degradación aumenta
el riesgo y los daños causado por la erosión hídrica y eólica con serios perjuicios para la sociedad y el
medio ambiente. Salvaguardar el recurso suelo para las generaciones futuras es la tarea principal de
todos los que trabajan en el manejo sostenible de las tierras.

No obstante a menudo, no se presta mucha atención a:


• el papel básico de la calidad del suelo en la eficiencia y sostenibilidad de la producción,
• el efecto de la calidad del suelo como reflejo del margen de ganancia total de la finca,
• la necesaria planificación a largo plazo para mantener una buena calidad del suelo,
• el efecto de las decisiones en el manejo del suelo que influyen en la calidad del suelo.

La forma como se manejan los suelos de la finca tiene un efecto determinante en el carácter y calidad de
las cosechas de grano, y de forma marcado sobre las ganancias a largo plazo. Los productores necesitan
herramientas fiables, rápidas, y fáciles que sirvan de ayuda para evaluar las características de los suelos,
en particular para obtener cosechas de granos crecientes y para la toma de decisiones correctas que
conlleven al manejo sostenible de la tierra.

El Método de Evaluación Visual (EVS)

El Método de Evaluación Visual (EVS), esta basado en la observación de importantes propiedades del
suelo (textura, estructura, consistencia, color, porosidad, costras superficiales, cobertura, presencia
de lombrices, etc.) tomados como indicado res del estado de la calidad, los que se ordenaran en una
tarjeta de calificación. Los indicadores del suelo son indicadores dinámicos, capaces de cambiar bajo los
regimenes de manejos diferentes y presiones de uso del suelo, siendo sensibles al cambio, ellos advierten
de forma rápida los cambios en las condiciones del suelo y constituyen una herramienta de supervisión
eficaz.

La Calificación Visual (CV)

A cada indicador le corresponde una calificación visual (CV) de acuerdo a la escala siguiente: 0 =
(Pobre),
1 = (Moderada) y 2 = (Buena); la asignación de estos valores a cada indicador, dependerá de la calidad
del suelo observada en la muestra tomada en cada parcela comparada con el suelo de las tres fotografías
mostradas en el manual de guía de campo. La puntuación visual es flexible, de forma que si la muestra
que usted esta evaluando no coincide con alguna de las fotografías, pero tenga similitud con alguna de
ellas, usted puede asignarle una puntuación, por ejemplo 0.5 o 1.5. Como en el suelo pueden presentarse
algunos indicadores relativamente más importantes para la calidad del suelo que otros, EVS los tiene en
cuenta, proporcionando un factor en una escala que varía de 1, 2, y 3. El total de la puntuación de los
indicadores evaluados, provee un valor que indica la calidad de un suelo: bueno, moderado o pobre.

166
A menudo los resultados de esta práctica ayudan a conocer que cualidades del suelo constituyen una
limitante productiva y permiten planificar acciones correctivas o paliativas para mejorar su rendimiento.

HACIENDO LA EVALUACIÓN

Herramientas necesarias para desarrollar el método (EVS).

Para la Evaluación Visual del Suelo (EVS) se requieren las siguientes herramientas y equipos:

• Una pala plana, cuya espada debe medir 20 centímetros para


excavar y extraer la superficie del suelo.
• Una cubeta plástica (aproximadamente de 45 x 35 x 25
centímetros) para depositar el suelo con el que se va a
efectuar la prueba.
• Un cuadro o caja de madera (aproximadamente de 26 x 26 x
20 centímetros) para ajustar en el fondo de la cubeta.
• Una bolsa plática transparente (aproximadamente de
75 x 50 centímetros) para extender el suelo, después de
fragmentado.
• Un cuchillo de aproximadamente 20 centímetro de largo.
• Un frasco de agua, para evaluar la clase textural del suelo en
el campo.
• Una cinta métrica, para medir la profundidad efectiva.
• La guía del campo, para hacer las comparaciones fotográficas.
• Tarjetas de calificación, para anotar las calificaciones visuales por cada indicador.

PROCEDIMIENTO

¿Cuándo efectuar la prueba (EVS)?

La prueba debe llevarse a cabo cuando el suelo tenga una humedad adecuada (límite inferior de
plasticidad). Si no está seguro de la humedad, haga la “prueba del gusano”. Tome un poco de suelo en la
palma de la mano y enróllelo con los dedos intentando formar un tabaquito que alcance 50 mm de largo
y 4 de diámetro (grueso). Si el suelo cruje o se rompe antes de terminar o si no puede formar el tabaquito
(por ejemplo, cuando el suelo es arenoso) significa que el suelo tiene una humedad suficiente para hacer
la prueba. En cambio si logra hacer el gusano, es señal que el suelo esta demasiado húmedo para hacer
la prueba.

Preparación

Duración- La realización de esta prueba toma aproximadamente 25 minutos por sitio. Escoja tres o cuatro
sitios para una valoración representativa de la calidad del suelo de la parcela o finca.

Muestra de referencia- Tome una muestra del suelo bajo el cerco o un área protegida comparable. Esto
ayudará a conocer la coloración natural de ese suelo sin los efectos del cultivo intensivo, esta muestra
también permite comparar la estructura y porosidad del suelo.

167
Los sitios- Se deben seleccionar sitios representativos de toda la parcela o finca. Evite áreas que hayan
tenido un mayor tráfico que el resto del campo. La EVS también puede usarse para evaluar los efectos del
tráfico continuado sobre la calidad del suelo. Pueden seleccionarse, por ejemplo, las huellas dejadas por
las ruedas (callejones) y sus resultados compararlos con áreas que han estado sometidas a menor tráfico,
por ejemplo, las zonas inmediatas a las plantas. Esto permite establecer comparaciones entre ambos sitios
de observación. Anote siempre la posición de los sitios evaluados para poder supervisarlos en el futuro.

La información del sitio

Complete la información del sitio evaluado en la sección al inicio de la tarjeta de calificación. También
anote cualquier aspecto especial que usted crea pertinente del sitio en el lado inverso de la tarjeta, aquí
puede anotar también cualquier información que le permita ubicar el sitio con facilidad en ocasiones
posteriores.

Efectuando la Evaluación Visual

Observación inicial. Excave un agujero pequeño aproximadamente de 20 x 20 cm cuadrados por 30 cm


de profundidad, con una pala o azada, y observe la uniformidad del suelo incluyendo capas friables o
compactas. Un cuchillo puede ser utilizado para esta observación.
Toma de la muestra. Si la superficie del suelo aparece uniforme, extraiga con la pala una mota o cuadro
de 20 x 20 x 30 cm cúbicos de profundidad. Esta muestra proporciona suficiente suelo para evaluar la
mayoría de los indicadores de calidad del suelo.
Usted puede tomar una muestra a cualquier profundidad del suelo que usted desee, pero debe
asegurarse que su muestra sea equivalente a 20 cm cúbicos. Si, por ejemplo, los primeros 10 cm de la
superficie del suelo esta compactada y desea evaluar esta condición, extraiga dos muestras de 20 x 20 x
10 cm cúbicos con una pala. O, si se presentara de 10 - 20 cm de profundidad una suela o piso de arado
y desea evaluar esta condición, remueva los primeros 10 cm de tierra y excave dos muestras de 20 x 20
x 10 cm. Note que tomando un cubo de 20 cm inmediatamente debajo del mantillo también puede dar
valiosa información sobre la condición del subsuelo y sus implicaciones para el crecimiento de la planta
y prácticas de dirección de cosecha
La prueba de los fragmentos. Deje caer la muestra de la prueba un máximo de tres veces de una altura de
1 metro hacia el cuadro de madera puesto en el fondo de la cubeta plástica. Luego transfiera el suelo hacia
la bolsa plástica grande y posiciónelos de forma que los terrones o agregados más grandes y aguzados
estén en un extremo y los agregados más finos en el otro extremo. Distribuya los agregados en la bolsa
plástica de manera que ocupen toda su superficie con una altura similar.
Sistemáticamente anote en la tarjeta de calificación, asignando un valor o calificación visual (EVS) para
cada indicador, comparando el suelo puesto en la bolsa plástica con el de las fotografías y la descripción
presente en la guía del campo.

168
INSTRUCCIONES PARA LA EVALUACIÓN DE LA CALIDAD DEL SUELO
EN CULTIVOS ANUALES

TARJETA DE CALIFICACIÓN
Indicadores visuales de la calidad del suelo en cultivos anuales

Calificación visual CV Factor Valor


Indicadores visuales de 0 = Condición pobre
la calidad del suelo 1 = Cond. moderada
2 = Condición buena
Textura del suelo x3
(pag. 5)
Estructura y consistencia del suelo x3
(pag. 7)
Porosidad del suelo x3
(pag. 8)
Color del suelo x2
(pag. 9)
Número y color del moteado del suelo x2
(pag. 10)
Conteo de lombrices (Nro = ) x3
(pag. 11) (Tamaño Prom. = )
Profundidad de penetración de la raíz x3
(pag. 12) ( m)
Escurrimiento superficial x1
(pag. 14)
Costra superficial y cobertura x2
superficial
(pag. 15)
Erosión del suelo (pag 16) x2
(eolica/hídrica)
ÍNDICE CALIDAD DEL SUELO (Suma de valores)
EVALUACIÓN DE LA CALIDAD DEL SUELO ÍNDICE DE CALIDAD DEL SUELO
Pobre < 15
Moderada 15 – 30
Buena > 30

169
TEXTURA DEL SUELO

• Tome una muestra pequeña de la capa superficial del suelo que sea representativa del subsuelo.
Humedézcala con agua hasta el máximo de plasticidad y amásela entre los dedos índice y el
pulgar hasta destruir los agregados. Evalúe la textura del suelo según el criterio dado en la tabla
de la siguiente página intentando moldear con la masa de suelo una bola o pelota. Una persona
con experiencia será capaz de evaluar la textura directamente estimando los porcentajes de
arena, limo y arcilla y la clase textural obtenida usando como referencia el diagrama textural de
abajo.
• Hay ocasiones en que el valor de la clase textural asignada necesitará ser modificado debido a
la naturaleza de un calificador textural. Por ejemplo, si el suelo tiene un porcentaje bastante alto
de materia orgánica (humus) con 15-30%, se cambia el valor de la clase textural por otro (0 a 1 o
1 a 2). Si el suelo tiene un contenido significativo de gravas o piedras, reduzca el valor de la clase
textural por un valor medio.
• Hay ocasiones en que el valor de la clase textural asignada necesitará ser cambiado debido a la
preferencia específica de un cultivo por una clase textural particular. Por ejemplo, el espárrago
prefiere un suelo con una textura franco arenosa y por lo que el valor de la clase textural se
cambiará por un valor medio de 1 a 1.5 basado en la preferencia textural específica de la planta.

La textura del suelo esta definida por el tamaño de las partículas minerales. Específicamente, se refiere
a la proporción relativa del tamaño de varios grupos en el suelo, i.e. arena, limo y arcilla. La arena es el
fragmento que tiene un tamaño de la partícula mayor de 0.06 mm; el limo varía entre 0.06 - 0.002 mm
mientras el tamaño de la partícula de arcilla es menor de 0.002 mm. La textura influye en el comportamiento
del suelo de varias maneras, notablemente a través de su efecto en la estructura del suelo, la retención de
agua, la aireación, el drenaje. la temperatura, y el suministro y retención de nutrientes. Un conocimiento
de la clase textural y la profundidad potencial que puede alcanzar permite una valoración aproximada
de la capacidad de retención de agua total del suelo, uno de los mayores indicadores de producción de
la planta.

170
Calificador visual
Clase textural Descripción
(CV)
2 Franco Harinosa, ligeramente granular y pegajoso, sin grietas. Se puede
(Bueno) limoso moldear una bola cohesiva que se fisura cuando se aprieta.

1.5 Franco Gránulos moderadamente pegajoso y plástico. Se puede


(Mod. bueno) Arcilloso moldear una bola cohesiva que se deforma sin fisurarse al
apretarse.
1 Franco Muy granosa y harinosa ligeramente arenosa. Se puede moldear
(Moderado) arenoso una débil bola cohesiva que se fisura cuando se aprieta.

0.5 Arena Arena franca: Presenta un grano muy arenoso y áspero. Casi se
puede moldear una pelota pero esta se desintegra cuando se
aprieta el suelo entre los dedos.
(Mod. pobre) franca, Arcilla: Tacto muy liso, muy uniforme y muy plástica. Se moldea
una bola cohesiva que se deforma sin fragmentarse.
Arcilla
0 Arena Grano muy arenoso y áspero, no permite moldear una bola.
(Pobre)

171
ESTRUCTURA Y CONSISTENCIA DEL SUELO

• Sobre las calles o espacio entre surcos remueva 20 cm de suelo con la pala.
• Para hacer la prueba de fragmentación tome una muestra del suelo y déjela caer un máximo
de tres veces de una altura de un metro hacia la base firme ubicada en el fondo de la cubeta
plástica.
• Si terrones grandes se separan después de la primera o segunda caída, déjelos caer
individualmente de nuevo una vez o dos veces. Si un terrón se estrella y fragmenta en pequeños
agregados en la primera o segunda caída, no necesita hacerlo de nuevo. No deje caer cualquier
pedazo de suelo más de tres veces. Parta cada terrón a mano a través de cualquier fractura o
hendidura.
• Luego transfiera la tierra hacia la bolsa plástica grande.
• Mueva los fragmentos más grandes al extremo superior y los más finos al extremo inferior. Esto
proporciona una medida de la distribución y tamaño de los agregados. Compare la distribución
resultante de los agregados con las tres fotografías de abajo.

La buena estructura del suelo es importante para el crecimiento de los cultivos de granos anuales. Regula
la aireación del suelo y el intercambio gaseoso, el movimiento y almacenamiento de agua, la temperatura
del suelo, penetración y desarrollo de las raíces, movilización de nutrientes, resistencia a la degradación
estructural y la erosión del suelo. La buena estructura del suelo aumenta la posibilidad de sembrar a
tiempo, minimiza la labranza en términos de tiempo en horas y el costo de la misma.
La evaluación de la estructura del suelo se basa en el tamaño, forma, porosidad y abundancia relativa
de los agregados del suelo y de los terrones. La estructura de los suelos pobres se presenta en forma
de bloques grandes, densos, angulares (aristas vivas) o sub-angulares, necesitándose mucha fuerza para
fraccionarlos; en cambio aquéllos suelos con una buena estructura presentan agregados finos, porosos,
sub-angulares (aristas amelladas) y semiredondeados (nuciformes).

BUENA CONDICIÓN CV = 2 CONDICIÓN MODERADA CV= 1 CONDICIÓN POBRE CV = 0


El suelo presenta una estructura El suelo presenta una proporción Estructura del suelo dominada por
pulverizable con predominio de significativa (50 %) de terrones densos, bloques grandes, densos, angulares
agregados finos sin presencia firmes y de agregados friables, finos. o terrones sub-angulares, con muy
significativa de terrones. pocos agregados finos.

172
POROSIDAD DEL SUELO

• Con la pala, saque una rodaja de tierra a un lado del agujero creado para tomar la muestra, o
tome varios terrones para calificar la estructura y consistencia del suelo.
• Examine la porosidad de la muestra, comparándola con las tres fotografías.
• Examine la porosidad y particularmente la macroporosidad (el número de poros grandes),
influencian el movimiento de aire y agua en el suelo.

Es importante evaluar la porosidad del suelo así como la distribución del tamaño de las partículas del
suelo. Los suelos con buena estructura tienen una porosidad alta entre y dentro de los agregados, pero las
tierras con las unidades estructurales grandes (terrones) no tienen macroporos, solo pocos microporos,
por consiguiente un suelo con esas características no tiene una adecuada aireación. En consecuencia
tiene muchas limitaciones, tanto para el crecimiento de las raíces de la planta, como para el movimiento
de agua dentro del suelo. El resultado final es la mala nutrición de las plantas, débil crecimiento de los
cultivos y en consecuencia bajos rendimientos.

BUENA CONDICIÓN CV = 2 CONDICIÓN MODERADA CV = 1 POOR CONDITION VS = 0


Los terrones o agregados de los suelos La presencia de microporos y Los terrones no presentan macroporos
se presentan con muchos macroporos macroporos dentro y entre los terrones y predominan los microporos dentro
dentro y entre los agregados y pocos ha disminuído significativamente, pero del terrón, la superficie se observa lisa,
microporos, lo que se asocia a una aún se observan al ver de cerca los masiva y con aristas o ángulos afilados
buena estructura del suelo. agregados consolidados. al romperse.

173
COLOR DEL SUELO
► Compare el color de un manojo de tierra del sitio de estudio con el suelo de referencia tomado
de debajo de la cerca o lugar protegido más cercano.
► Utilizando las tres fotografías y los criterios presentados más abajo, compare el cambio relativo
del color de suelo que ha ocurrido entre ambas muestras. El color del suelo puede variar
marcadamente entre diferentes suelos, por lo que tome las fotografías como ilustración de los
cambios relativos de color más que de los colores reales que debe esperar.

El color de suelo es un indicador muy útil de la calidad del suelo pues puede proveer una medición indirecta
de otras propiedades del suelo que no son fácilmente observables y medibles. En general, cuanto más oscuro
es el suelo, mayor es la presencia de materia orgánica. El cambio de color puede dar una idea general de los
cambios en materia orgánica bajo una determinada forma de uso y manejo del suelo. La materia orgánica
en el suelo juega un papel importante en la mayoría de los procesos biológicos, químicos y físicos que
ocurren en el suelo, lo que determina colectivamente la salud del suelo. Promueve la infiltración y retención
del agua, ayuda a desarrollar y estabilizar la estructura del suelo, reduce el impacto del paso de ruedas y
cultivadoras y minimiza el daño potencial de la erosión eólica e hídrica. La materia orgánica, además, provee
el recurso importante de alimento para los organismos del suelo y es una reserva importante de nutrientes
para las plantas. Su declinación reduce la fertilidad y el potencial nutritivo del suelo, y las necesidades de
nitrógeno, fósforo, potasio y sulfuro de los cultivos aumentan marcadamente. El resultado es la dependencia
en el uso de fertilizantes para mantener el nivel de nutrientes.
El color del suelo también puede ser un indicador útil del drenaje y grado de aireación del suelo. Además de
la materia orgánica, la forma química (o estado de oxidación) del hierro (Fe) y manganeso (Mn) influyen en
él. Los colores marrón, marrón amarillento, marrón rojizo y rojo en el suelo indican buena aireación y buen
drenaje en los que el Fe y Mn presentan los estados de oxidación férrico (Fe3+) y manganico (Mn3+). Los
colores grisaceo-azulados pueden significar que el suelo tiene un drenaje y aireación pobres, condiciones
que llevan al Fe y Mn a estado ferroso (Fe2+) y manganoso (Mn2+). Una aireación pobre y una acumulación
prolongada de agua llevan a una serie de procesos químicos y bioquímicos de reducción que producen
toxinas como (hydrogen sulphide, carbon dioxide, methane, ethanol, acetaldehyde and ethylene) que dañan
al sistema de raíces. Esto reduce la capacidad de las plantas de absorber aguas y nutrientes causando una
pérdida de vigor. La decaída de las raíces puede ocurrir también como resultado de pestes y enfermedades
incluyendo los Rhizoctonia, Pythium y Fusarium en suelos propensos a estancarse.

BUENA CONDICIÓN VS = 2 COND. MODERADA VS = 1 CONDICIÓN POBRE VS = 0


Suelo oscuro que se parece al del suelo El color es algo más pálido que el del El color es significativamente más
tomado en la cerca o lugar protegido. suelo de referencia, sin embargo el pálido que el del suelo de referencia.
cambio no es mayor.

174
MOTEADO DEL SUELO

• El moteado son manchas o sectores de otro color intercalado con el color dominante del
suelo. Examine el número, tamaño y color de las manchas del suelo tomando una muestra
(aproximadamente 10 cm de ancho x 15 cm de largo x 20 cm de profundidad) del lado del pozo y
compare con las tres fotografías presentadas. El cuadro de porcentaje en esta página lo ayudará
a determinar el porcentaje del suelo ocupado por manchas.

La cantidad y color de las manchas del suelo da una indicación del drenaje y aireación del suelo. También
son una alerta temprano a la declinación de la estructura del suelo debido al pasaje de ruedas o la
sobreexplotación. La pérdida de estructura del suelo reduce el número de canales y poros que conducen
agua y aire y, como consecuencia, puede resultar en estancamiento y deficiencia de oxígeno por tiempo
prolongado. El desarrollo de condiciones anaeróbicas (falta de oxígeno) disminuyen el hierro (Fe) y
manganeso (Mn) de su formas férrica (Fe3+) y manganesica (Mn3+) que son marrones-naranjas a sus formas
ferrosa (Fe2+) y manganosa (Mn2+) que son grisaceas. Las manchas aparecen como sombras anaranjadas o
grisaceas debido a los diferentes grados de oxidación y la disminución de Fe y Mn. A medida que aumenta
la pérdida de oxígeno, predominaran las manchas naranjas y luego las grises. La abundancia de manchas
grises indican un suelo drenado y aireado pobremente en gran parte del año. La presencia de algunas
manchas naranjas y grises (10-25%) indican un suelo drenado y aireado imperfectamente con ocasional
estancamiento de agua. Pocas manchas naranjas indican un suelo moderadamente bien drenada, y la falta
completa de manchas indican un drenaje bueno.
Una aireación pobre reduce la toma de agua e induce al secado de las plantas. También puede reducir la
toma de nutrientes, en especial nitrógeno, fósforo, potasio y sulfuro. Además, una aireación pobre retrasa
el procesamiento de residuos orgánicos, lo que puede causar reacciones químicas y bioquímicas que
producen elementos tóxicos a las raíces. Suelos muy manchados, pobremente aireados, pueden desarrollar
hongos como Rhizoctonia, Pythiym y Fusarium que llevan a la muerte de raíces. Las enfermedades y la mala
toma de agua y nutrientes conducen a plantas con vigor decaído y crecimiento deficiente. Si su puntaje
visual por la cantidad y color de las manchas es igual o menor a uno, debe airear el suelo.

BUENA CONDICIÓN VS = 2 COND. MODERADA VS = 1 CONDICIÓN POBRE VS = 0


Ausencia general de manchas. El suelo presenta algunas (10-25%) El suelo tiene abundantes (>50%)
de manchas de tamaño medio manchas de tamaño medio a grande,
predominantemente naranjas . de color naranja y especialmente gris.

175
LOMBRICES

• Cuente las lombrices manualmente en la muestra tomada para analizar la estructura del suelo,
y compare con las cantidades en la tabla en esta página. Las lombrices varían en tamaño y
número dependiendo de las especies y la estación, por lo que de realizar comparaciones anuales,
el conteo de las lombrices debe realizarse en el mismo momento del año preferiblemente en
invierno. Las cantidades de lombrices del cuadro refieren a una muestra de 20 cm cúbicos de
tierra. En general las cantidades de lombrices se reportan en metros cúbicos; el resultado de la
muestra de 20 cm debe multiplicarse por 25 para dar con la cantidad por metro cúbico.

Las lombrices son un buen indicador de la salud biológica y la condición del suelo porque su cantidad y
tipo son afectados por las propiedades del suelo y el manejo de la tierra. Cuando excavan, se alimentan,
digieran y depositan, las lombrices tienen una influencia importante sobre las propiedades químicas,
físicas y biológicas de la tierra. Trituran y descomponen residuos de plantas, convirtiéndolo en materia
orgánica y liberando nutrientes minerales. En comparación con tierra sin procesar por lombrices, la
presencia de nitrógeno en tierra depositada por lombrices es cinco veces mayor, el fósforo es de tres a
siete veces más abundante, el potasio lo es once veces y el magnesio tres veces; también aumentan el
calcio y molibdeno disponibles, aumenta el pH, la materia orgánica y el agua contenidas. Las lombrices
actúan como factores biológicos aereantes y acondicionadores físicos del suelo, mejorando la porosidad
y aireación del suelo, la estructura y la estabilidad de los terrones. Ayudan más aún al crecimiento de las
plantas secretando hormonas de crecimiento y aumentando la densidad y el grado de desarrollo de las
raíces a través de los conductos ricos en nutrientes. Como consecuencia, la presencia de lombrices puede
aumentar significativamente el grado de crecimiento y el rendimiento del cultivo.
Las lombrices también aumentan la población actividad y diversidad de los microbios del suelo, los
cuales tienen un papel importante en la descomposición de la materia orgánica y la formación de humus,
además de liberar también hormonas de crecimiento, proveer de nutrientes y reducir la incidencia de
pestes y enfermedades. El beneficio colectivo de microbios aumenta el rendimiento del cultivo así como
reduce la necesidad de fertilizantes.
La cantidad de lombrices está determinada por la disponibilidad de alimentos como materia orgánica
y microbios de la tierra, los cultivos presentes, la cantidad y calidad de residuos en la superficie, la
humedad y temperatura del suelo, textura, aireación, nutrientes incluyendo niveles de calcio, y los tipos
de fertilizante y nitrógeno usado. Es conveniente una buena variedad de especies tanto en la superficie
donde absorben los residuos allí presentes como en el subsuelo donde se bajan y mezclan los residuos y
la materia orgánica en profundidad.

Cal. Visual Cantidad de lombrices


(VS) (por cada 20 cm cúbicos de tierra)
2 (Bueno) > 30 (preferentemente con al menos 3 especies)
1 (Moderado) 15–30 (preferentemente con al menos 2 especies)
0 (Pobre) < 15 (predominantemente 1 especie)

176
PROFUNDIDAD EFECTIVA DE LAS RAÍCES

• Evalúe la profundidad efectiva o potencial de las raíces excavando un pozo de forma de observar
en el lado la profundidad a la que se llega hasta la aparición de una capa limitante o restrictiva
si la hubiera, y compare la profundidad con los números del cuadro en esta página. A medida
que cava el pozo, note la presencia de canales nuevos y viejos de raíces, canales de lombrices y
fisuras por los que las raíces pueden extenderse. También observe si el suelo es demasiado gris
por estancamiento de agua, o si hay una transición abrupta a un material muy fino arenoso, lo
que dificulta el desarrollo de las raíces.
• Puede realizar una estimación somera de este indicador observando los factores señalados arriba
en un drenaje o cualquier corte ya presente en la tierra aledaña.

La profundidad efectiva es la profundidad de enraizamiento máxima o potencial a que las raíces de un


cultivo pueden llegar y aprovechar los nutrientes presentes. Indica la habilidad del suelo de mantener
una condición idónea para la colonización de las raíces de las plantas. Una profundidad del suelo
adecuada es muy importante para los cultivos de granos. La profundidad efectiva deseable depende de
varios factores incluido la lluvia anual promedio, su distribución estacional y si el cultivo es en secano o
bajo riego. Mientras mayor sea la profundidad de enraizamiento, mayor será la capacidad de retención
de agua del suelo, sobre todo en períodos secos donde las raíces pueden acceder a las reservas de agua
de la profundidad, lo que aliviara el stress de agua, asegurando la supervivencia de los cultivos sin riego.
La exploración de un volumen grande de suelo por los sistemas de raíces profundos también permite
acceder a una mayor cantidad de macro y micro elementos, reforzando el crecimiento, el rendimiento
y la calidad de la cosecha. Por el contrario, una capa que ofrezca fuerte resistencia a la penetración
restringe el desarrollo de la raíz, limita la captación de nutrientes, reduce la eficiencia del fertilizante y
aumenta la pérdida por lixiviación de los nutrientes disueltos en el agua a donde las raíces no acceden.
También aumenta la susceptibilidad de la planta a las enfermedades. Los cultivos con un sistema de raíces
profundo y vigoroso, ayudan a elevar el contenido de materia orgánica y la actividad biológica del suelo
en profundidad.

Cal. Visual
Profundidad efectiva (m)
(VS)
2.0 (Bueno) >0.8
1.5 (Mod. Bueno) 0.6 – 0.8
1.0 (Moderado) 0.4 – 0.6
0.5 (Mod. Pobre) 0.2 – 0.4
0 (Pobre) <0.2

La profundidad efectiva de las raíces se extiende hasta la punta del cuchillo; allí
el suelo está sumamente compacto y firme sin raíces o canales de raíces viejas,
ninguna galería de lombrices de tierra y sin ninguna fisura o grieta por donde las
raíces puedan penetrar.

177
IDENTIFICANDO LA PRESENCIA DE UN PIE DE ARADO

► Examine la tierra para buscar un pie de arado clavando con


rapidez un cuchillo en el lado del pozo utilizado para medir
la profundidad de las raíces; se debe comenzar cerca de la
superficie y luego sistemática y rápidamente bajar hasta
el piso del pozo. Observe cuan fácil o difícil le es clavar el
cuchillo. Un pie de arado desarrollado es compacto y firme,
por lo que será extremadamente resistente a la penetración
del cuchillo. Preste particular atención a la tierra cercana a
la superficie.

► Una vez que ha identificado la posible presencia de un pie


de arado por un aumento significativo de la resistencia al
cuchillo, mida cuan desarrollado está. Extraiga una muestra
grande y analice su estructura, porosidad y moteado,
así como la presencia de raíces, acorde a lo explicado en
páginas anteriores. Luego compárelo con los criterios y
fotografías de esta página.
Identificando si hay pie de arado con el
uso de un cuchillo

NO HAY PIE DE ARADO PIE DE ARADO PIE DE ARADO FUERTEMENTE


La tierra tiene una resistencia a la MODERADAMENTE DESARROLLADO
penetración de cuchillo baja. Raices Tiene una resistencia alta al cuchillo. El
nuevas y viejas, canales de lombrices DESARROLLADO
Tiene un resistencia moderada al suelo es muy compacto y maziso (sin
y fisuras son comunes. El suelo una estructura visible) y tiene mínima
superficial es pulverizable, con una cuchillo. El suelo es firme con una
estructura debil y porosidad moderada porosidad (calificador visual de 0).
estructura visible y un calificado visual No se observan canales de lombrices,
de porosidad buena (≥1.5). (0.5–1). Hay pocos canales de lombrices
o raíces viejas y nuevas, así como pocas raíces nuevas o viejas, ni fisuras. Puede
fisuras. Puede ocurrir algún moteado ocurrir algun moteado naranja o gris.
naranja o gris. En la foto se indica el pie En la foto se indica el pie de arado
de arado moderadamente desarrollado fuertemente desarrollado con una
con una flecha. flecha.

178
ENCHARCAMIENTO SUPERFICIAL

• Evalúe el grado de encharcamiento de la superficie basado en su observación, determinando


el tiempo que tomo en desaparecer el agua encharcada después de un periodo lluvioso o de
una lluvia intensa y compárelas a los calificadores expuestos en la tabla de abajo. Los cultivos
de granos son muy vulnerables cuando el suelo esta saturado, sobre todo cuando las plantas
están en las fases activas de crecimiento de sus raíces y la parte vegetativa, momento en que la
transpiración aumenta notablemente.
• La tolerancia del sistema de raíces al encharcamiento también depende de varios factores
incluidos la época del año y el tipo de cultivo. La tolerancia al encharcado depende mucho de
la temperatura del suelo y del aire, del tipo y de la condición del suelo, la fluctuación del manto
freático y la severidad de la anaerobiosis (o anoxia), un factor gobernado por el contenido de
oxígeno inicial del suelo y del consumo de oxígeno por las raíces.

El encharcamiento y su duración en el tiempo indican la velocidad de infiltración del suelo, y el tiempo


que el suelo permanece saturado. La sobresaturación prolongada disminuye el oxígeno. Las condiciones
anaeróbicas debido a la sobresaturación desarrollan e inducen una serie de reacciones químicas y
bioquímicas que producen productos tóxicos que afectan a las raíces de las plantas.
La pobre aireación producto de la saturación del suelo, también pueden aumentar la putrefacción de
las raíces y los patógenos del suelo, reduciendo la habilidad del sistema de raíces de superar los efectos
dañinos de dichos patógenos. Entre las enfermedades de las plantas que normalmente ocurren como
resultado de la pobre aireación y la saturación de los suelos se incluyen la Rhizoctonia (Rhizoctonia solani)
y el Phythium (Pythium ssp.) que producen la putrefacción. Los nutrientes y la captación de agua también
se ven reducidas como resultado del daño al sistema radical y en general se afecta el vigor de la planta
enferma y se reducen los rendimientos. Además de las enfermedades de la raíz y el estrés de la planta,
inducidas por la pobre aireación y la saturación prolongada del suelo, se pueden generar cultivos menos
resistentes al ataque de los insectos tales como los áfidos, gusano del ejército y gusano del corte.

Calificador visual
Encharcamiento superficial en suelo saturado
(CV)
Nro de días Descripción
2 (Bueno) ≤1 Ninguna evidencia de charcos de
agua en la superficie después de
transcurrido un día de la caída de
una lluvia intensa sobre un suelo
casi saturado o ya saturado.
1  (Moderado) 2–3 Encharcamiento superficial
moderado presente hasta tres días
después de transcurrida una lluvia
intensa sobre un suelo cerca de la
saturación o ya saturado.
0 (Pobre) >5 Encharcamiento superficial
significativo que se mantiene
más de cinco días después de
transcurrida una lluvia intensa sobre
un suelo cerca de la saturación o ya
saturado.

179
COSTRA SUPERFICIAL Y COBERTURA SUPERFICIAL

• Evalúe el grado de la costra superficial y la cobertura superficial comparándolas a las fotografías


que se ponen abajo. La costra superficial se evalúa mejor después de que a un período húmedo
le sigue un período seco antes de cultivarlo.

La costra superficial reduce la infiltración del agua y su almacenamiento en el suelo, aumentando el


escurrimiento. La costra superficial también reduce la aireación causando condiciones anaeróbicas,
prolongando la retención del agua cerca de la superficie lo que puede estorbar el acceso de la maquinaria
durante meses. La costra superficial se presenta como una delgada capa de suelo de textura fina,
pobremente estructurada y con una débil estabilidad de los agregados.
La presencia de una cobertura vegetal superficial creada después de segar los rastrojos es auxiliar al
cultivo sucesor antes que su dosel cierre, previniendo la formación de costras superficiales y minimizando
la dispersión de la superficie del suelo por la lluvia o el riego. También ayuda a reducir la costra superficial
interceptando las gotas de lluvia antes de que estas puedan golpear los agregados del suelo y apretar
la superficie del suelo. La cobertura vegetal de la superficie y su sistema de raíces devuelven materia
orgánica al suelo y promueven la vida del suelo, aumentando el número de lombrices de tierra y su
actividad. La acción física de las raíces, la fauna del suelo y las deyecciones que ellos producen promueven
el desarrollo de la estructura del suelo, su aireación y drenaje, y no permiten o minimizan la formación de
costras superficiales. Como resultado, la tasa de infiltración y el movimiento del agua a través del perfil
del suelo aumenta, decrecen el escurrimiento, la erosión del suelo y el riesgo de inundación. Las raíces
de la cobertura también reducen la erosión del suelo estabilizando la estructura del suelo superficial
manteniéndola en el lugar durante los eventos lluviosos de gran intensidad. La superficie necesita estar
cubierta en más del 70% para dar una buena protección, mientras que una cobertura ≤30% proporciona
una protección pobre. La cobertura superficial reduce notablemente el riesgo de erosión eólica
también.

CONDICIÓN BUENA CV = 2 CONDICIÓN MODERADA CV = 1 CONDICIÓN POBRE CV = 0


Pequeña o ninguna presencia de costra La costra superficial presenta un La costra superficial presenta un
superficial; o la cobertura vegetal espesor de 2 – 3 mm, agrietado de espesor > 5 mm es casi continua
superficial es mayor o igual a 70%. forma significativa; o la cobertura con pequeñas grietas; o la cobertura
superficial es mayor de 30% y menor superficial es igual o menor de 30%.
de 70%.

180
EROSIÓN DEL SUELO

• Evalúe del grado de erosión del suelo basado en la evidencia visual actual junto con el
conocimiento de cómo el sitio estaba en el pasado, en base al criterio de las fotografías dadas
abajo.

La erosión del suelo reduce la productividad potencial del mismo a través de la pérdida de nutrientes,
reduciendo la profundidad efectiva de las raíces y disminuyendo la capacidad de retención del agua
disponible. La erosión del suelo puede tener también un efecto significativo para los alrededores del lugar,
incluyendo la reducción de la calidad del agua a través del incremento de los sedimentos, contaminando
con nutrientes y coliformes los arroyos y ríos.
Cuando se cultivan los suelos susceptibles a la erosión la degradación es considerable asociado a la pérdida
de materia orgánica y la estructura del suelo, causando la formación de costras superficiales debidas al
laboreo y disminuye la infiltración y permeabilidad del agua a través del perfil del suelo, causado por
el incremento del escurrimiento superficial. Si la superficie del suelo queda desprotegida en zonas de
pendientes, grandes masas de suelos pueden ser arrastradas por la erosión hídrica manifestándose
erosión laminar, por surcos y en cárcavas. La restauración de estos daños requiere a menudo el uso
maquinaria pesada, y el costo de las mismas puede ser prohibitivamente caro.
La posibilidad de erosión hídrica en terrenos inclinados es determinada por varios factores que incluyen:
el porcentaje de la cobertura vegetal de la superficie del suelo, la cantidad e intensidad de la lluvia, la tasa
de infiltración y permeabilidad de agua a través del perfil del suelo, la pendiente y la naturaleza de los
estratos del subsuelo y la roca subyacentes.

CONDICIÓN BUENA CV = 2 CONDICIÓN MODERADA CV = 1 CONDICIÓN POBRE CV = 0


Poca o ninguna erosión hídrica. Las La erosión hídrica es moderada La erosión hídrica constituye un
profundidades de la superficie del suelo presentándose erosión laminar y en problema mayor, presentándose
en las áreas de cuesta son <15 cm más surcos de forma significativa. Las erosión laminar, en surcos y en cárcavas
profundo que en la cresta. La erosión profundidades del suelo de la superficie o zanjones. La superficie en las áreas de
eólica no es una preocupación: sólo en las áreas de la cuesta son 15-30 la cuesta está a más de 30 centímetros
algunas partículas de polvo pequeñas centímetros mayor que en la cresta. de profundidad que en las crestas. La
emanan del cultivador cuando el día La erosión eólica es moderada, siendo erosión eólica es mayor. Pueden ocurrir
es ventoso. El viento mueve el material significativa solo en días de mucho grandes nubes del polvo al laborar el
pero queda dentro del campo. viento, dónde las partículas de polvo suelo en días de mucho viento.
que emanan del cultivador pueden ser
trasportadas.

181
MANEJO DEL SUELO PARA CULTIVOS ANUALES
Un buen manejo de los suelos condiciona el crecimiento óptimo de los cultivos para producir cosechas de
altos rendimientos, sobre todo durante los períodos de desarrollo críticos de las plantas. Para lograr esto, las
prácticas de manejo deben garantizar las buenas condiciones del suelo para el crecimiento de las plantas,
en particular la aireación, la temperatura, los nutrientes y el suministro de agua. El suelo necesita tener
una estructura que promueva un sistema de raíces eficaz que aumente al máximo el aprovechamiento del
agua y los nutrientes. Una buena estructura del suelo también promueve la infiltración y el movimiento
del agua a través del perfil, minimizando la formación de charcos, el escurrimiento y la erosión del suelo.

La practica de Agricultura de Conservación (incluyendo los sistemas de no labranza y mínima labranza


que permitan la creación y establecimiento de coberturas temporales y residuos de cosechas en la
superficie) proporciona sistemas de manejo de suelos que protegen la superficie del suelo de la erosión,
conserva el ambiente, suprime las malezas, reduce los costos de producción y refuerza la calidad del
suelo. La Agricultura de Conservación ayuda a reducir el escurrimiento del agua y la erosión del suelo,
también mejora las características físicas del suelo, mantiene el contenido de materia orgánica, reanima
la actividad biológica (sobre todo el la cantidad de lombrices de tierra) y aumenta la biodiversidad de los
microorganismos. Reduce el tráfico de la maquinaria minimizando la compactación que se produce en las
huellas de las ruedas, no se crean microdepresiones ni pies de arado. Mejora el trafico de la maquinaria e
implementos y facilita la siembra a tiempo, siendo menos dependiente esta de las condiciones climáticas
extremas del periodo lluvioso o seco.

Por otro lado la Agricultura Convencional tiene un impacto negativo sobre el ambiente, reduciendo el
contenido de materia orgánica, generando degradación de la estructura del suelo, aumento de la erosión
y altera de forma adversa la microflora y microfauna reduciendo sus biomasas al disminuir el número
y cantidad de especies. La diferencia fundamental entre la Agricultura Convencional y la práctica de la
Agricultura de Conservación se relaciona con la sostenibilidad del medio ambiente y económica. A largo
plazo, los efectos negativos de la Agricultura Convencional son acumulativos, mientras que los efectos
acumulativos a largo plazo de la Agricultura de Conservación son considerados positivos.

Siembra directa de un cultivo anual en un campo protegido Siembra de maíz en líneas con cero labranza en un campo
contra la erosión por una cobertura de paja lograda con el protegido por una buena cobertura de residuos.
uso del herbicida.

Recolecta de granos de
un cultivo anual seguida
inmediatamente por una
siembra directa sobre el
rastrojo que queda, para
el próximo cultivo

182
183
184
185
186
187
188