Sie sind auf Seite 1von 1

Monición

Misa del Jueves 30-11-2018

Bienvenida
Apreciados hermanos en Cristo, sean todos bienvenidos a éste encuentro con el Señor. Nosotros somos los
bienaventurados por ser invitados a compartir el banquete de bodas del Cordero. Tomemos pues conciencia de
que hemos venido a revestirnos de la Santidad de aquel que dio su vida por la salvación de todos y dispongamos
con humildad nuestro corazón para vivir a plenitud éste misterio. Nos ponemos de pie para recibir a nuestro
celebrante.

Monición Pre-Lecturas
La palabra de Dios nos invita hoy a desterrar definitivamente de nuestra vida todo aquello que ofende
profundamente el corazón de Dios y a no burlarnos de su misericordia, puesto que así como Jerusalén rechazó
al dueño de la vida y de la alianza y se hizo idólatra de sus costumbres legalistas, recibió sobre sí el juicio de
Dios que terminó por destruirla. Jesús nos llama a su banquete celestial, y para ello debemos ser radicales ante
las corrientes liberales de éste mundo y del mal que buscan corromper la conciencia humana y destruir la vida
y la familia. Escuchemos con atención el mensaje de salvación que Dios nuestro Padre trae a nosotros sus
hijos, herederos de su reino.

Peticiones
1. Por la Santa Iglesia de Dios, luz entre las tinieblas de éste mundo corrompido por el relativismo moral y la
destrucción de los valores, para que siempre sea fiel como esposa del Cordero al llamado recibido de sembrar
la esperanza, defender la vida y la familia y de santificar a sus fieles. Oremos
2. Por nuestros líderes políticos y gobernantes, para que busquen fomentar en la sociedad el respeto a la
dignidad de la persona humana, el valor de la familia, la educación integral en todas sus etapas y la dignificación
del trabajo humano. Oremos
3. Por nuestras familias, para que los padres hagan valer su autoridad y busquen sembrar en el corazón de sus
hijos los valores del evangelio y sean un reflejo del Dios que en sí mismo es familia en amor. Oremos.
4. Por nosotros, los invitados al banquete de bodas de Cristo, nuestro Salvador, para que el Señor nos conceda
siempre paz de espíritu y un corazón siempre dispuesto a vivir la voluntad del Maestro, en cualquier entorno y
aspecto de nuestra vida. Oremos
Post-Comunión (Reflexión)
Ser fieles a la alianza que hemos hecho con Dios a través de Jesucristo es más que simplemente buscar vivir
decentemente a los ojos del mundo. Implica renunciar a todo aquello que puede perturbar la paz de mi hogar y
alejarme de Dios. Es hacer un buen uso de nuestra libertad para con Dios y los hermanos, comprendiendo que
debo ser instrumento de salvación para otros, iniciando por nuestro testimonio de vida. Vivamos el resto de la
semana dispuestos a defender nuestra fe y siempre visualizando a Cristo y a la herencia que esperamos recibir,
perseverando hasta el final. Feliz semana.