Sie sind auf Seite 1von 17
"iTULO_XXV JUICIOS MERCANTILES 8. 17.—Tribunales Ti"Redaccin de estore los juan mercanes. 176.—OBJETO DE LOS JUICIOS MERCANTILES.—Los juicios mercantiles tienen por objeto ventilar y decidir controversias que se deriven de los actos comerciales, es decir, de los que el Codigo de Comercio reputa como tales en el articulo 75, adicionado con dos fracciones conforme a la reforma de 23 de ‘mayo de 2000. EI procedimients mercantil preferente a todos es aquél que libremente’ convengan las partes, con las limitaciones que seftala el Codigo de Comercio, pugliendo ser un procedi- miento convencional, ante fribunales el cual se regiré por los articulos 1052 y 1053; 0 un procedimiento arbitral, regulado por el Titulo Cuarto del Libro Quinto del mencionado cédigo. 177.—TRIBUNALES COMPETENTES.—Los juicios mercantiles pueden ser promovidos, a eleccién del actor, ante los tribu- nales federales 0 ante los locales, por existir entre ellos la concurrencia de jurisdicciones a que hace referencia la frac- n I del articulo 104 de la Constitucién Politica de los Esta- dos Unidos Mexicanos. Para conocer de estos juicios, es competente, de acuerdo con el articulo 1104 del Codigo de Comercio, por su orden: I. El juiez del lugar que el deudor haya designado para ser re- querido judicialmente de pago; II. El juez del lugar designado en el contrato para el cumplimiento de la obligacién; si no existe sumisién expiesa, en la cual los interesados renuncien clara y terminantemente al fuero que la ley les concede, y para el caso de controversia, sefialan como tribunales compe- tentes a los del domicilio de cualquiera de las partes, del lu- as 284 MANUAL PRACTICO DEL LITIGANTE gar de cumplimiento de alguna obligacién contratd: ligacién contraida, o de la ubicacién de la cosa, seré competente el juez del domicilio del deudor, sea cual fuere Ia accion que se ejercite (reforma de 23 de mayo de 2000). Fuera de estos casos, es juez com: petente el del domicilio del deudor. Si éste tuviese v: como en el caso del articulo 77 de la Ley General de Titulos y Operaciones de Crédito, el juicio se promovera ante el juez del domicilio que elija el actor igual disposicién cons na la reforma al articulo 1091 del Cédigo de Comercio (23 de mayo de 2000); salvo lo dispuesto en contrario por las organicas aplicables. a En todos los casos de jurisdiccién voluntaria es compe- fente el juez del domiciio del que promueve. Para conocer le 1a reconvencién es competente el juez que conocé de la demanda principal. ae El juez que conozca de la quiebra 6 uiebra y suspension de pagos en concurso de acreedores es competente para conocer ile todos los juicios contra el fallido. Las cuestiones de competencia podrin ; : ‘odran promoverse por inhibitoria 0 por decinatoria, debiendo.proponere: derive del término concedido para contestar la demanda, cuyos pla. zos se inician a partir del dia siguiente a la fecha de e ee iguiente a la fecha de empla- La inhibitoria se intentaré ante el juez a ei juez a quien se con: dere competent, pidiendole que dij ofco a su ss eo, ma no serlo, para que remita testimonio de las actuaciones respectivas al superior, y el equirente también remifa lo a tuado por él al mismo tribunal de alzada para da la cuestién de competenci er La declinatoria se propond: i 1 Propondrd ante el juez que sé conside- re incompetente, pidiéndole que se abstenga del conocimien- to del negocio y remita testimonio de lo actuado al Superior Para que éste decida Ia cuestiin de competencia. Las cuestio- nes de competencia en ningtin caso suspenderan el proce miento principal ee eee 178.—MEDIOS_PREPARATORIOS.—Los._jui : . juicios mercantiles, pueden prepararse utilizando medios andlogos a los sonale: dos al tratar de los civiles. Consiiltense, al respecto, los ar- ticulos 1151 a 1167 del Cédigo de Comercio (reformados el JUICIOS MERCANTILES 285 24 de mayo de 1996), por lo que toca a los medios prepara- torios en general, y los articulos 1168 a 1193 del mismo orde- namiento (de los cuales se’ reformaron en 1a misma fecha: 1174; 1183; 1184; 1185; 1186; 1189; 1190 y 1193) por lo que toca a las providencias precautorias. 179.—CLASES DE JUICIOS MERCANTILE —Los juicios mer- cantiles son: ordinarios, ejecutivos y especiales que se en- cuentren regulados por cualquier ley de indole comercial, entre otros la quiebra y suspension de pagos actualmente re- gulada por la Ley de Concursos Mercantiles, en su Titulo Sexto. : Estos juicios se sujetardn a las reglas ordenadas por el articulo 1055 del Cédigo de Comercio, (reformado el 24 de mayo de: 1996) a saber: L. Todos los ocursos de las partes y actuaciones judi- jales deberin escribirse en idioma espaol; fécilmente legi- bles a simple vista, y ‘deberdn estar firmados por los que ervengan en ellos. Cuando alguna de las partes no supie- re 0 pudiere firmar, impondré su huella digital, firmando otra persona en su nombre y a su ruego, indicando estas cir- cunstancias; Il. Los documentos redactados en idioma extranjero deberan acompafarse con la correspondiente traduccién al espaiiol; | : IML, En las actuaciones judiciales, las fechas y cantidades se escribirin con letra, y no‘se emplearén abreviaturas ni se rasparain las frases equivocadas, sobre las que s6lo se pondré una linea delgada que permita la lectura, salvandose al fin con toda precisiOn el error cometido; IV. Las actuaciones judiciales deberén ser autorizadas bajo pena de nulidad por el funcionario pablico a quien co- rresponda dar fe 0 certificar el acto; 'V. Los secretarios cuidarén de que las promociones ori- ginales 0 en copias sean claramente legibles y de que los ex- pedientes sean exactamente foliados, al agregarse cada una de las hojas; rubricarén todas éstas en el centro de los escri- tos selléndolos en el fondo del cuaderno, de manera que se abarque las dos paginas; VI. Las copias simples de los documentos que se pre- 286 MANUAL PRACTICO DEL LITGANTE seen cates ¥ autorizadas por el secretaio, correrin tutos, quedando los originales en el seguro del tril nl, donde pod verios ln parte conta se pre, con Tos gai Seeretario daré cuenta al titular del tribunal junto SRues oficos, correspondencia; razones actuarials, prom Snes © cualquier escrito con proyecto de acuerdo recaldo a Srchos ac @ més tardar dentro del dia siguiente al de si Rresentacién, bajo pena de responsabilidad, conforme a las WsaP cables. El acuerdo que se prepare sera reservado, y ae tbunales Podrin'ordenar que se subsane toda faren en la substanciacién par: repulariar el prcediniento cmespondientes todos los juicios mercantiles, cuyos ritos son anélogos ipezardn a correr confor- er aus Jos eminos jude empezarén a correr ded ia siguiente a aquél en que hayan surtido ef i plazamiento 0 notificaciones y se contaté. gn ellos ol dia a Plezamient icaciones y se contard, en ellog el dia.de Las notificaciones i sas ‘ones personales surten’ efectos al ‘di Suiete del que se haya practcado,y las deids surten al di iguiente, de aquel en que se hubieren hecho por boletn, face © periédico judicial fijado en los estrados de lo ti unas al gual qu ls que se practiquen por sored tl aly ands existe la constanca de haberse entegado al eresado, os al dia siguiente de hi la tiltima en el periéd Mi del Dati Re faa periddico oficial del Estado o del Distrito Fe. de lind® € trate de Ia primera notifcacén, y ésta deba de facerse en otro Ingar al de I resdencin del buna, au- nentaré a los términos que sefale la ley o el juzgador, ala més por cada doscentosklometros por la feign gue exceda de clen, pudiendo el juez, segin las difiultades de Is gomunzaione,y ain los problems climaolgios tk ichos plazos, razonando debi tentardichos plazos,razonando debidamente su determina Todas las resoluciones sean di lucie an decretos de trémit. provisionales, definitivos o prey fas int tora deben ser cara, pretisasy congracntes co autos interlocu- recisas y congruentes con las promo- (Clos MERCANTILES 287 ciones de las partes, resblviendo sobre todo lo que éstas hayan pedido. Cuando el tribunal sea omiso en resolver todas las peticiones planteadas por el promovente de oficio o a simple instancia verbal del interesado, deberé dar nueva cuenta y resolver las cuestiones omitidas dentro del dia siguiente. Las sentencias definitivas también, deben ser claras, precisas y congruentes con las demandas y las contestaciones y con las dems pretensiohes deducidas oportunamente en el pleito, condénando 0 absolviendo al demandado, y decidiendo to- dos los puntos litigiosos que hayan sido objeto del debate. Cuando éstos hubieren sido varios, se hara el pronuncia- miento correspodiente a cada uno de ellos. Las sentencias interlocutorias deben dictarse y mandarse notificar como proceda conforme a la ley, dentro de los ocho dias siguientes a aquel en que se hubiere citado para dictar- se. Las sentencias definitivas deben dictarse y mandarse noti- ficar como proceda en derecho, dentro de los quince dias siguientes a aquel en que s¢ hubiera hecho citacién para s tencia, Sélo cuando hubiere necesidad de que el tribunal examine documentos: voluminosos, al resolver en sentencia definitiva, podré disfrutar de un término ampliado de ocho dias mas para los dos fines ordenados, anteriormente. Los decretos y los autos deben dictarse y mandarse noti- ficar como proceda, dentro de los tres dias siguientes al dltimo trimite, o de la presentacién de la promocién correspondiente, Los decretos, los autos y las sentencias serén necesariamen- te pronunciados y mandados notificar en los plazos de ley. Los articulos 70. 90. y 22 de la Ley General de Socieda- des Mercantiles sefialan la via sumarin para el ejercicio de las acciones que en ellos se expresan. Estas normas resultan, en. realidad, inoperantes, pues el Cédigo de Comercio no regula tal via. Pensamos, en consecuencia, que dichas normas sola- mente podran ser observadas en aquellos Estados cuyas le- gislaciones acepten la via sumaria, la cual serd aplicable supletoriamente en los términos del articulo 20. del Cédigo de Comercio, En aquellos otros, cuya legislacién no regule el jo sumario, o cuando las acciones mencionadas se ejerci- tan ante los tribunales federales la via procedente seré ordi- aria mercantil, pues de lo contrario se Ilegaré al absurdo de que la ley, por una parte conceda accién y, por otra niegue Ia via de ejercicio,