Sie sind auf Seite 1von 2

Leõ ha anguja:

El león y el ratón
Peteĩ jey osẽ haitýgui peteĩ anguja ha ojejuhu peteĩ leõ tuichaitereíva ndive.

Leõ ohechávo ichupe ho’useterei.

– Anína che’u leõ.


Ikatúnte peteĩ árape reikotevẽ cherehe.

Leõ ombohovái:

– ¡Mba’e che piko aikotevẽta nderehe, nemichĩeterei ningo!

Leõ ohechávo mba’e michĩmi ipy’akangypaite ha opoi ichugui.


Peteĩ ára, anguja ohendu ongyryry vaipaitéva.

Upéva karai leõ.

Og̃uahẽvo oĩháme, ohecha leõ ñuhã ryepýpe.


– ¡Che roguenohẽta upégui!- he’i anguja.

– ¿Nde? Nemichĩeterei, nandepu’akamo’ãi.

Anguja oñepyrũ oñamindu’u iñapytĩháre ha leõ isãso.

Upe guive, ha’ekuérantema angirũ ojohayhúva.


El león y el ratón:

Érase una vez un ratón que salió de su madriguera y se encontró un enorme león.

El león quería comérselo.

– Por favor, león no me comas.


Puede que un día me necesites.
El león le respondió:

– ¿Cómo quieres que te necesite, con lo pequeño que eres?

El león se apiadó al ver cuán pequeño era el ratón y lo soltó.


Un día, el ratón escuchó unos rugidos terribles.
Era el señor león.

Cuando llegó al lugar, encontró al león atrapado en una red.

– ¡Yo te salvaré! – dijo el ratón.

– ¿Tú? Eres demasiado pequeño para tanto esfuerzo.

El ratón empezó a roer la cuerda de la red t el león pudo salvarse.

Desde aquella noche, los dos fueron amigos para siempre.