Sie sind auf Seite 1von 31

En nuestro tema de hoy vamos a estudiar sobre la

gran batalla de Armagedón. Y vamos a abrir


nuestras Biblias, al libro de Apocalipsis, capítulo
16, y voy a leer los versículos 12 al 16. Esta es la
sexta plaga del libro de Apocalipsis. Hay siete
plagas y esta es la sexta. Dice: "El sexto ángel
derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el
agua de éste se secó, para que estuviese
preparado el camino a los reyes del oriente. Y vi
salir de la boca del dragón, y de la boca de la
bestia, y de la boca del falso profeta, tres
espíritus inmundos a manera de ranas; pues son
espíritus de demonios, que hacen señales, y van a
los reyes de la tierra en todo el mundo, para
reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios
Todopoderoso. He aquí, yo vengo como ladrón.
Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas,
para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.
Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama
Armagedón".
Ahora, no hay pasaje profético que haya
despertado mas interés que este tema sobre la
batalla del Armagedón. Yo he leído muchísimos
libros que se han escrito sobre las plagas de
Apocalipsis. Y he descubierto que la mayoría de
estos libros tratan asuntos como, quién es el
dragón, quién es la bestia, quién es el falso
profeta, quiénes son los reyes de la tierra y de
todo el mundo, quiénes son los reyes que vienen
del oriente, qué son los tres espíritus inmundos a
manera de ranas. Es decir, los comentarios tienen
mucho que decir en cuanto a todos estos
aspectos. Pero lo interesante es que en la vasta
mayoría de esos comentarios, hay un versículo, de
este pasaje que leímos, donde casi nada se dice
de él. Y creo que es el versículo mas importante
en este pasaje sobre Armagedón. Porque nos
demuestra que va a haber dos grupos de
personas en la batalla de Armagedón, y qué es lo
que determina que usted va a estar en un grupo o
que vaya a estar en el otro grupo. ¿A qué me
refiero? ¿Cuál versículo? Apocalipsis 16 y el
versículo 15. Como que se pierde este versículo
en los comentarios, y en los artículos que han
sido escritos sobre la batalla de Armagedón.
Dice allí: "He aquí", está hablando Jesús, "he
aquí yo vengo como ladrón. Bienaventurado el
que vela, y guarda sus ropas, para que no ande
desnudo, y vean su vergüenza". Interesante
versículo. Saben, lo extraordinario de este
versículo es que es el único lugar, en Apocalipsis,
donde Jesús habla entre el capítulo 3 y el capítulo
21. Es el único lugar directo a donde habla Jesús
entre el capítulo 3 y el capítulo 21. Si ustedes
tienen una edición de la Biblia que tienen las
palabras de Jesús en rojo, se van a dar cuenta de
eso. Es interesantísimo entonces notar que este
es el único versículo, entre el capítulo 3 y el
capítulo 21 donde habla Jesús. Quiere decir que
es algo de suprema importancia.
Notemos los elementos claves. Habla de
ropas. Habla de desnudéz. Y habla de vergüenza.
¿Adónde necesitamos nosotros regresar para
entender este versículo tan importante de la
Biblia? Tenemos que regresar a Génesis, el
capítulo 2 y el capítulo 3. Porque ahí es que por
primera vez encontramos las ideas de ropas,
desnudéz y vergüenza. Es decir, para entender
Apocalips 16:15, necesitamos entender, en primer
lugar, Génesis 2 y 3. Ahora, lo primero que quiero
que notemos al regresar a Génesis, es el hecho de
que Dios, y esto lo hemos estudiado muchas
veces, no necesariamente vamos a leer todos los
versículos, pero notamos que Dios colocó un
árbol en el huerto del Edén y le dijo al hombre
que no comiera de ese árbol. Hemos estudiado,
que encerrado en ese único mandamiento, se
encontraban todos los diez mandamientos de la
Ley de Dios.
Es decir, que cuando se violaba ese mandato
de Dios, de no comer del árbol, el hombre iba a
estar violando todos los diez mandamientos de la
Ley de Dios. Iba a deshonrar a su padre, iba a
codiciar la posición de Dios, iba a querer hacerse
Dios, iba a traer la muerte, iba a matar, iba a
cometer adulterio porque en vez de escoger a
Dios como su esposo estaría escogiendo a la
serpiente. Es decir, todos los mandamientos
estaban encerrados en ese único mandamiento.
Así que Dios le dijo al hombre: "Obedece
solamente a tu Creador. Guarda el mandamiento
que yo he dado, adonde estaban encerrados
todos los mandamientos.
En realidad, en Génesis 2 y los versículos 15
al 17, encontramos esas palabras: "Tomó, pues,
Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de
Edén, para que lo labrara y lo guardase. Y mandó
Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol
del huerto podrás comer; mas del árbol de la
ciencia del bien y del mal no comerás; porque el
día que de él comieres, ciertamente morirás". Dios
dice: "Si desobecedes mi ley, el resultado es que
vas a morir". Ahora, quiero que notemos la
condición original del hombre antes de que
desobedeciera a Dios.
Noten Génesis, el capítulo 2 y el versículo 25.
Vamos a estudiar la condición del hombre en su
estado de inocencia, su estado de perfección y
santidad, antes de que transgrediera la Ley de
Dios. Dice en Génesis, el capítulo 2 y el versículo
25, lo siguiente, hablando de Adán y Eva: "Y
estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no
se avergonzaban". ¿Ven la conexión con
Apocalipsis 16:15? Dice que estaban desnudos y
no se avergonzaban. Ahora, debo decirles que
estaban desnudos en lo que respecta a vestiduras
humanas. Es decir, ellos no tenían vestiduras de
seda, ni de lino, ni de gabardina, ni nada de eso.
Pero no significa que no estaban vestidos. No
estaban vestidos con vestiduras humanas
artificiales, pero sí estaban vestidos.
Ahora, ustedes dicen, ¿de qué estaban
vestidos? La respuesta es que estaban vestidos de
una luz gloriosa de Dios. Ahora, hay muchos
textos que podríamos leer. Les voy a mencionar
algunos y luego vamos a leer uno
expecíficamente. En Génesis el capítulo 2 y el
versículo 25, como hemos visto, Dios dice que el
hombre estaba desnudo. Pero lo interesante es
que en el Salmo 8 y los versículos 5 y 6, se nos
dice que cuando Dios hizo al hombre, lo cubrió o
lo coronó de gloria y de lustre. Es decir, Dios
coronó al hombre con gloria, con la gloriosa luz
de Dios. Por eso dice que cuando el hombre pecó
quedó destituído de la gloria de Dios. Tenemos en
Apocalipsis 12:1, otro ejemplo, donde habla de
una mujer que representa la verdadera iglesia.
Está vestida de blanco. Pero las vestiduras
blancas, dice Apocalipsis, que son las vestiduras
del sol.
Es decir, sus vestiduras son blancas, pero es
la luz del sol la que la viste. En Mateo 17 y los
versículos 3 y 4 encontramos la transfiguración de
Jesús. Y dice que los mantos de Jesús le brillaban
como la luz del sol. Es decir, cuando la Biblia dice
que los ángeles, que Dios, que el hombre
originalmente, tenía vestiduras blancas, en
realidad estas vestiduras blancas eran vestiduras
de luz. ¿Y saben que cuando la Biblia dice que
Dios está vestido de blanco, también quiere decir
que está vestido con luz? Este texto yo lo quiero
leer. El Salmo 104, y los versículos 1 y 2, para que
ustedes se den cuenta que cuando la Biblia dice
que Jesús está vestido de blanco, en realidad está
vestido de luz.
Dice allí: "Bendice, alma mía, a Jehová.Jehová
Dios mío, mucho te has engrandecido; Te has
vestido de gloria y de magnificencia". Ahora
escuchen esto: "El que se cubre de luz como de
vestidura, que extiende los cielos como una
cortina". ¿De qué está vestido Dios según esto?
Dios está vestido de luz. Y así era con Adán y Eva,
antes de que pecaran. Cuando eran obedientes a
la ley de Dios. Cuando eran inocentes y estaban
en su condición de santidad. Estaban desnudos en
lo que se refiere a vestiduras artificiales
humanas, pero estaban cubiertos de la gloriosa
luz de Dios. Pero luego, Adán y Eva, como
sabemos, escogieron desobedecer la Santa Ley de
Dios. Es decir, desobedecieron, quebrantaron,
transgredieron la Ley de Dios. Y cuando
quebrantaron la Ley de Dios, inmediatamente se
realizó un cambio en Adán y Eva. Leamos en
cuanto a ese cambio en Génesis 3, y el versículo 7.
Dice allí:"Entonces fueron abiertos los ojos
de ambos", es decir, los ojos de Adán y Eva "y
conocieron" ¿que estaban qué? "desnudos"; pero
si la Biblia dice que en su estado de inocencia
estaban desnudos también. Debe ser que estaban
cubiertos con luz. Y ahora la luz se fue y se dan
cuenta que están desnudos. Así que dice que
"entonces fueron abiertos los ojos de ambos y
conocieron que estaban desnudos. El primer
resultado del pecado. ¿Y cómo procuraron
resolver el problema? Dice, "entonces cosieron
hojas de higuera, y se hicieron delantales". ¿Pero
saben algo interesante? Que aún después de
cubrir sus cuerpos con el delantal, todavía se
sentían desnudos. Noten lo que dicen los
versículos 9 y 10. Aunque se habían cubierto con
vestiduras artificiales, todavía se consideraban
que estaban desnudos. Dice en el versículo 9:
"Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo:
¿Dónde estás tú? Y él respondió: Oí tu voz en el
huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y
me escondí". Estaba escondido, pero ya estaba
cubierto con las hojas de higuera. Ya no estaba
desnudo, pero dice: "yo me siento desnudo".
Porque aunque tenía las hojas de higuera
artificiales, ¿qué era lo que no tenía? No tenía la
cobertura gloriosa de luz de Dios. Es decir, el
primer resultado del pecado fue desnudez. Y
cuando Adán y Eva procuraron cubrir la vergüenza
de su desnudez con hojas de higuera, de nada
sirvió, porque todavía estaban desnudos. Porque
no tenían la luz gloriosa de Dios. Y por lo tanto la
Biblia dice que Adán y Eva, se avergonzaban
porque no tenían la vestidura de luz y estaban
desnudos. ¿Ven la conección con Apocalipsis
16:15? Clara conección. Ahora, Dios prometió
como hemos estudiado, que él iba a mandar a un
Mesías, que iba a luchar contra Satanás y le iba a
vencer para devolverle a Adán y Eva y a todos sus
descendientes, lo que ellos habían perdido.
Vamos a Génesis, el capítulo 3 y el versículo
15, donde Dios le habla a la serpiente y hace esta
promesa a Adán y Eva. Génesis 3:15. Aquí está
hablando Dios a la serpiente: "Y pondré
enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente
y la simiente suya; ésta." es decir la simiente de la
mujer, "te heriá en la cabeza, y tú le herirás en el
calcañar".
• • Cuatro elementos claves en este
versículo.
• • En primer lugar, dice que hay una
mujer.
• • En segundo lugar, dice que hay una
serpiente.
• • En tercer lugar, hay enemistad.
• • Y en cuarto lugar, hay dos simientes,
o descendientes.
Cuatro elementos. Una mujer, una serpiente,
enemistad y dos simientes. Y lo que Dios le está
diciendo a Satanás es: "Tú le has quitado, la
envoltura de luz al hombre, tú le has quitado todo
lo que yo le di, pero yo te quiero decir que yo voy
a mandar al mundo a un libertador. Ese libertador
te va a hacer la guerra. En el proceso de la guerra
tú lo vas a herir. Le vas a herir el calcañar. Pero te
va a salir caro por que él te va a aplastar la
cabeza". Dios estaba prometiendo la venida del
Mesías. Ahora, la pregunta clave es, ¿cómo es que
esta simiente le iba a aplastar la cabeza a
Satanás? ¿Cómo iba a restaurar al hombre a la
condición en la cual se encontraba originalmente,
donde no se iba a sentir desnudo? ¿Cómo iba Dios
a cubrir la desnudez del hombre que era el
resultado de la transgresión y de la desobediencia
a la ley de Dios? ¿Cómo iba a hacerlo Dios?
Bueno, el mismo libro de Génesis nos tiene la
respuesta. Génesis, el capítulo 3 y el versículo 21.
Fijense que ellos se habían tapado con hojas de
higuera, pero ahora Dios va a cubrir la vergüenza
de su desnudez con otra cosa. Dice en Génesis
3:21: "Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer
túnicas de pieles, y los vistió". Es decir, Dios les
quitó las hojas de higuera y los cubrió con pieles
de animales. Ahora yo pregunto, ¿qué tenía que
suceder para conseguir la piel del animal? El
animal tenía que ser sacrificado. Y fijense que
dice, pieles, plural, porque eran dos pecadores.
Dos corderos, probablemente fueron sacrificados.
Y fijense dos características del cordero. El
cordero tenía que ser sin mancha ni mácula. Y
luego ese cordero sin mancha y sin mácula tenía
que ser sacrificado por el pecado en lugar del
pecador. Eso, representaba el hecho de que el
Mesías que iba a venir, iba a ser un cordero
perfecto porque iba a vivir una vida perfecta. Y
luego, Jesús, el Cordero de Dios, iba a morir
pagando la deuda que tenemos nosotros. Es
decir, Jesús iba a vivir la vida perfecta que exige la
ley y que yo no le puedo dar a la ley. Y Jesús iba a
sufrir la muerte que exige la ley contra el
pecador, para que yo no tenga que sufrir esa
muerte. Y el resultado es que Jesús, por su vida
perfecta y por su muerte perfecta por el pecado,
iba a cubrir la vergüenza de nuestra desnudez.
Dios estaba mostrando como lo iba a hacer.
Le dijo a Satanás: "Te voy a aplastar la
cabeza. ¿Y sabes cómo lo voy a hacer? Mandando
una simiente. ¿ Y sabes que va a hacer esa
simiente? Va a vivir una vida perfecta que la ley le
exige al hombre. La va a vivir en lugar del
hombre. Y la muerte que el hombre debe sufrir, él
la va a sufrir en lugar del hombre. Y de esa
manera, el hombre, la desnudez del hombre,
nuevamente va a ser cubierta". Qué linda promesa
esta, ¿verdad que sí? Ahora, necesitamos ir a una
historia que encontramos en Génesis, el capítulo
4.
Ustedes estarán diciendo, ¿qué tiene esto
que ver con Armagedón? Está bien, tiene uno las
ropas, tiene uno la desnudez y tiene uno la
vergüenza. ¿Pero como conecta uno esto de
Génesis con Apocalipsis 16? A eso vamos a ir.
Tenemos la historia en Génesis, el capítulo 4, de
Caín y Abel. ¿Saben ustedes que esta la primera
ilustración en la historia de Génesis 3:15? Porque
en esta historia tenemos los mismos elementos
que en Génesis 3:15. Tenemos una mujer, que es
Eva. Tenemos enemistad entre dos hermanos.
Tenemos una serpiente, porque en 1 Juan 3:12
dice, "no como Caín que era del maligno". Es
decir, Caín estaba obrando en nombre del
maligno. Y tenemos en esta historia dos simientes
que están enemistados. Es decir los mismos
cuatro elementos de Génesis 3:15. Y en realidad
tenemos aquí la primera batalla de Armagedón de
la historia. Vayan conmigo a Génesis, el capítulo
4, y vamos a analizar esta historia punto por
punto. Génesis 4, el versículo 1 y también el
versículo 2.
Yo quiero preguntarles. ¿Ustedes creen que
Caín y Abel sabían que era necesario sacrificar
animales? ¿Que eso representaba la venida del
Mesías? ¿Creen ustedes que ellos lo sabían, que
Dios les había dicho? Vamos a encontrar que así
era. Porque ellos habían, indudablemente, oído la
historia de Adán, de que se habían sacrificado dos
animales y Dios había tomado las pieles y les
había hecho ropas. Y que Dios les había explicado
que eso significaba que el Mesías iba a venir a
morir por los pecados de ellos. Ahora, noten lo
que dice Génesis 4:1: "Conoció Adán a su mujer
Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por
voluntad de Jehová he adquirido varón". Nace
Caín, el mayor de los dos. Indudablemente Adán y
Eva pensaban que había la posibilidad de que este
fuera el Mesías prometido, nacido de la mujer.
Pero no fue el único hijo. Noten el versículo 2:
"Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue
pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra".

Pronto se empieza a ver que estos dos


jóvenes, aunque nacieron de la misma madre, en
realidad son dos simientes distintas. En realidad,
Abel es la simiente de la mujer, por su carácter.
Mientras que Caín refleja el carácter de la
serpiente. Porque en 1 Juan 3:12 dice que Caín
era del maligno. Es decir, estos dos jóvenes
empiezan a manifestar dos diferentes caracteres.
Lo que indica que, cuál simiente somos, no
depende de, dónde nacemos, sino que depende
qué clase de carácter tenemos. No es dónde
nacemos ni de quién nacemos ni cómo nacemos
sino, qué escogemos hacer con nuestra vida, lo
que determina de quién somos simiente. Entonces
nacen estos dos muchachos, y dice que uno
cuidaba ovejas, que era Abel. Y el otro era
labrador de la tierra. Volvamos a Génesis 4, y
vamos a mirar el versículo 3: "Y aconteció
andando el tiempo", ahora escuchen esto, "que
Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a
Jehová".
Yo pregunto, ¿es eso lo que Dios había
pedido? ¿Qué había pedido Dios? Dios había
pedido que se trajese un animal. Que se
sacrificase el animal. ¿Estaba Caín
desobedeciendo a Jehová? Claro que sí. ¿Estaba
adorando a Jehová como él quería, en vez de
adorar a Jehová como Dios había mandado? Claro
que sí. El dice: "Dios dice que yo traiga un
cordero, pues yo lo que voy a traer, yo soy
agricultor, yo voy a traer es, los frutos de la
tierra". Es decir, desobedece a Dios y viene a
adorar a Jehová como él quiso. No como Dios
mandó. Empezamos a distinguir qué clase de
carácter tenía Caín. Era desobediente a los
mandatos de Dios. Y adoraba a Dios como él
quería. No como Dios había mandado. Y algunos
dicen, "Pastor, ¿usted cree que Caín sabía que
tenía que traer un animal y desobedeció a Jehová
de todas maneras? Claro que sí. Déjenme
compartirles las razones.
No vamos a leer los versículos todos porque
no hay el tiempo. Pero se los voy a mencionar. En
Génesis 3:21, se nos dice que se habían
sacrificado animales para cubrir la vergüenza de
la desnudez de Adán y Eva. No cabe duda alguna
de que Caín y Abel habían escuchado la historia,
de cómo Dios había cubierto la desnudez de Adán
y Eva. Además de eso, en Santiago 4 y el versículo
17, escuchen bien, dice: "el pecado está en el que
sabe hacer lo bueno y no lo hace". Santiago 4:17:
"El pecado está en el que sabe hacer lo bueno y
no lo hace". Ahora yo pregunto, ¿Caín pecó?
Noten lo que dice en Génesis 4, y el versículo 7.
Dios le dice a Caín: "Si bien hicieres, ¿no serás
enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a
la puerta". ¿Qué es el pecado? Transgresión a la
ley. Pero el pecado también está en el que sabe
hacer lo bueno y no lo hace. ¿Está diciéndole Dios
aquí a Caín que está en peligro de cometer
pecado? Claro que sí. Pero para cometer pecado el
primero tiene que saber lo que es bueno y no
hacerlo. Porque una de las definiciones del
pecado es, "el que sabe hacer lo bueno y no lo
hace".
Ahora, algunos eruditos dicen que Dios no
aceptó el sacrificio de Caín, porque Caín tenía una
mala actitud. No era el sacrificio en sí sino que
era una mala actitud de Caín. Eso no es lo que
dice la Biblia. En Hebreos el capítulo 11:4, se nos
dice que Abel ofreció mas excelente sacrificio que
Caín. ¿Están escuchando lo que dije? No era su
actitud. Era el sacrificio que trajo, que era
superior, Hebreos 11 y el versículo 4. Además de
eso , ya vimos en Génesis 4:7, que Dios le dice a
Caín, "si tú haces bien, tú vas a recibir bendición,
pero si tú haces mal, el pecado está a la puerta".
Noten que el problema de Caín no era su actitud
sino el actuar mal o el hacer mal. Porque Dios
dice, "si tú haces mal, el pecado está a la puerta".
No tenía que ver con la actitud mala de Caín, sino
que tenía que ver con sus acciones. La acción de
traer lo que Dios no había mandado y adorar a
Dios como él quería. Además de eso, en 1 Juan
3:12. se nos dice claramente, que las acciones de
Caín eran malas. Dice allí: "No como Caín, que era
del maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué
causa le mató?" ahora escuchen esto, "porque sus
obras eran malas, y las de su hermano justas".
¿Era la actitud de Caín la que era mala? No. Eran
sus actos los que eran malos. ¿Dios había pedido
qué cosa? Dios había pedido el sacrificio de un
animal. Y Caín, a sabiendas, desobedece lo que
Dios ha revelado, y viene y adora a Dios no como
Dios ha mandado, sino como él quiso.
Ahora, quiero que noten un par de detalles
muy interesantes en Génesis 4, y el versículo 4.
Leamos el 3 para el contexto. Dice: "Y aconteció
andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la
tierra una ofrenda a Jehová". Y ahora escuchen
esto. "Y Abel trajo también de los primogénitos de
sus ovejas, de lo más gordo de ellas". O como
dicen algunas versiones, trajo también su grasa.
Ahora, ¿por qué es importante eso? Trajo los
primogénitos y ofreció la grasa. ¿Cómo sabía Abel
que debía ofrecer los primogénitos y que debía
quemar la grasa en el altar si Dios no se lo reveló?
Saben ustedes que mas adelante, en el sistema de
sacrificios de Israel, Dios mandó a traer los
primogénitos, y mandó a quemar la grasa en el
altar.
Es decir, Abel sabía. Dios había mandado que
era lo que había que traer. Si ustedes quieren
textos para eso, Levíticos 27:26, en el sistema de
sacrificios, dice que Israel tenía que traer los
primogénitos para sacrificar. Y en Levíticos 4:26,
dice que se tenía que presentar para consumir la
grasa delante de Jehová. Y además de eso, en
Hebreos 9:22, dice que, sin derramamientos de
sangre, no hay remisión de pecados.
Tres problemas entonces que tenía Caín.
1. 1. Número 1: Caín rechazó a Jesús,
porque rechazó ofrecer el sacrificio.
2. 2. En segundo lugar: Desobedeció el
mandato explícito de Dios.
3. 3. Y en tercer lugar: Adoró a Dios, pero
le adoró, no como Dios mandó, sino
como él quiso.
¿Están captando algo interesante? Ahora, yo
quiero preguntarles. Tanto Caín como Abel,
¿profesaron seguir a Dios? ¿Eran religiosos los
dos? Claro que sí. La Biblia dice que eran
hermanos. Es decir, esta era una batalla entre
hermanos, que es muy importante. Yo pregunto,
¿los dos eran religiosos? Cómo no. ¿Los dos
levantaron un altar? Claro que sí. ¿Los dos
trajeron una ofrenda? ¿Los dos profesaban ser
religiosos y adorar a Jehova? Cómo no. ¿Dónde
radicaba la diferencia entre Caín y Abel? Muy
sencillo. Abel, obedeció el mandato de Dios y
adoró como Dios dijo. Dios dijo: "Trae un animal",
y Abel trajo el animal. Pero Caín desobedeció el
mandato explícito de Dios, y adoró a Dios, no
como Dios mandó, sino como él quería. ¿Será
posible que en los últimos días esas va a ser las
características que dividan los dos grupos en el
planeta tierra? ¿Será que al final de la historia va a
haber también dos grupos de personas religiosas
que profesan adorar a Jehová, que son hermanos,
pero que un grupo obedece a Dios y adora a Dios
como Dios mandó, mientras que el otro grupo,
desobedece el mandato explícito de Dios y adora
a Dios como quiere? Mas adelante en el tema
vamos a hablar un poco mas de eso.
Ahora, noten lo que dice el capítulo 4
nuevamente, y el versículo 4, la última parte. Dice
en la última parte del versículo 4: "Y miró Jehová
con agrado a Abel y a su ofrenda". Ahora, ¿cómo
fue que Dios demostró que él aceptaba la ofrenda
de Abel? El texto no lo dice, pero si miramos el
resto de la Biblia sabemos como fue que Dios
mostró. Algunos eruditos, lo que pasa es que no
estudian con cuidado la Biblia, dicen que la forma
como se supo es porque el humo del sacrificio de
Abel se fue para arriba, mientras que el humo del
sacrificio de Caín se fue para abajo. Qué
interesante especulación. Pero el resto de la Biblia
nos dice como sucedió. Cuando Dios aceptaba un
sacrificio, llovía fuego del cielo, para consumir el
sacrificio sobre el altar. Les doy las referencias.
Levíticos 9:24, cuando se inauguró el tabernáculo
en el desierto, se colocaron sacrificios sobre el
altar, decendió fuego y consumió los animales
que estaban sobre el altar. 2 Crónicas 7:1, cuando
Salomón inauguró el templo, puso también sobre
el altar sacrificios y llovió fuego del cielo y
consumió los sacrificios. En 1 Crónicas 21:26,
David invocó el nombre de Jehová, habiendo
sacrificado el animal, cayó fuego del cielo y
consumió el sacrificio. Y ustedes saben que en los
días de Elías, sacrificó varios animales, los colocó
sobre el altar 1 Reyes 18:37, 38, y dice que Dios
aceptó el sacrificio lloviendo fuego del cielo para
consumir el sacrificio. Es decir, Dios sobre el
sacrificio del obediente, mandó fuego que
consumió el sacrificio.
Y el sacrificio de Caín, ni una chispa. Y claro,
la Biblia nos dice que hubo una reacción de parte
del desobediente y el falso adorador. El que
profesaba seguir a Jehová, a Jesús, pero que en
realidad lo estaba rechazando por sus
actuaciones. Noten lo que dice Génesis 4:5. Dice:
"Pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda
suya". Y ahora escuchen, "Y se ensañó Caín en
gran manera y decayó su semblante". Es decir,
puso la cara larga. Pero usó una expresión que
conocemos muy bien. Estaba furioso. Estaba
furioso con su hermano y estaba furioso con Dios,
porque no había recibido la bendición de Dios.
¿Será posible que en los últimos días los hijos de
Dios van a ser bendecidos, su pan va a ser
seguro, sus agua va a estar segura, mientras que
los que rechazan la verdadera adoración y
quebrantan los mandamientos de Dios van a estar
padeciendo hambre y sed, y eso va a ensañar a
esa gente contra Dios y contra el remanente final?
Obviamente que sí. Así que se enfurece.
Y luego Dios trata de razonar con Caín como
trata de razonar con aquellos hoy, que adoran a
Dios como les conviene, que desobedecen a Dios,
revelándoles la verdad y tratando de decirle:
"Miren, si ustedes sencillamente hacen lo que yo
digo no va a haber ningún problema. Voy a
bendecir el sacrificio de ustedes también". Noten
Génesis 4:6, 7 "Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por
qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu
semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido?
y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta;
con todo esto, a ti será su deseo, y tú te
enseñorearás de él". En realidad lo que está
diciendo es que el pecado tiene ganas de entrar
para enseñorearse de ti. Pero tú debes dominar el
pecado, haciendo el bien. Pero Dios, al razonar
con Caín, no pudo persuadirlo ni convencerlo.
Caín no estaba arrepentido. Se volvió altanero
contra Dios. Y dice que Caín hizo algo terrible. Se
desquitó con Dios matando a su hermano.
Noten Génesis 4:8. "Y dijo Caín a su hermano
Abel: Salgamos al campo" Es decir, Caín y Abel
ahora hablan. Me imagino que Abel le habrá dicho
a su hermano: "Mira, si tú ofreces el sacrificio que
Dios mandó, Dios te va a bendecir a ti también. Si
tú adoras a Dios, como Dios ha mandado todo te
va a ir bien". Y Caín dice: "¿Quién eres tú para
enseñarme a mi, si yo soy tu hermano mayor? Tú
tienes que escuchar lo que yo digo. Yo no tengo
que escucharte a ti". Y dice allí en Génesis el
capítulo 4, y el versículo 8 que algo terrible
sucedió. "Y dijo Caín a su hermano Abel:
Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos
en el campo, Caín se levantó contra su hermano
Abel, y lo mató". Un hermano matando al otro
hermano. El obediente, que adoraba a Dios como
Dios mandó, siendo muerto por el desobediente,
que adoró a Dios como el quiso. ¿Están viendo
que el punto de contensión aquí es adoración? Es
la obediencia o desobediencia a los
mandamientos de Dios.
Nada tiene que ver con el petróleo del Medio
Oriente. Nada tiene que ver con árabes contra
judíos. Yo pregunto, ¿hay árabes buenos y malos?
¿Y hay judíos malos y buenos también? Entonces
si usted dice que la guerra final es entre árabes y
judíos usted está diciendo que es una guerra de
buenos y malos contra buenos y malos. La Biblia
indica que la primera batalla fue entre dos
diferentes caracteres. Uno obediente, que adoró
como Dios mandó y el otro desobediente, que
adoró como él quiso, no como Dios mandó.
¿Están entendiendo lo que estoy diciendo? Es
decir, que la batalla tenía que ver con obediencia
y desobediencia. Y escuchen bien, es interesante
que siete veces ahí en Génesis 3:4, se usa la
palabra hermano para describir la relación entre
Caín y Abel.
Noten lo que dice en Génesis el capítulo 4, y
los versículos 9 y 10. Dice allí: "Y Jehová dijo a
Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él
respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi
hermano?" Altanero, ¿verdad? No estaba
arrepentido de haber matado a su hermano."Y él
le dijo: ¿Qué has hecho?" Ahora escuchen bien.
"La voz de la sangre de tu hermano clama a mí
desde la tierra". Ahora, ¿qué significa eso que la
voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde
la tierra? Yo pregunto, se había cometido una
gran injusticia, ¿quién era el bueno aquí? ¿Caín
era el bueno o Abel era el bueno? Abel era el
bueno. Y sin embargo, el bueno muere y el malo
vive. ¿Era necesario rectificar esta situación? Claro
que sí. ¿Era necesario que se le hiciera justicia? Sí.
Lo que está diciendo esto es que la sangre de
Abel estaba clamando a Dios para que se le
hiciera justicia. Porque se había cometido una
gran injusticia. El obediente y verdadero adorador
fue matado por el desobediente y el falso
adorador. Pregunto, ¿será que eso se va a repetir
al final de la historia otra vez? Oh, claro que sí.
Ahora, noten lo que dice Génesis el capítulo 4 y el
versículo 11. Dios le dice a Caín:
"Ahora, pues, maldito seas tú de la tierra, que
abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de
tu hermano". Y luego el versículo 15 nos dice que
Dios hace algo especial con Caín. Dice: "Y le
respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que
matare a Caín, siete veces será castigado.
Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no
lo matase cualquiera que le hallara".
¿Qué recibió Caín, el desobediente y el que
practicó falsa adoración?
Recibió una marca.
¿Será posible que en los días finales los
desobedientes van a recibir una marca?

¡Oh! Ustedes saben que sí. En el libro de


Apocalipsis se encuentra. Ahora, escuchen bien.
Vamos a hacer la aplicación de esta historia. Esta
historia es la primera batalla de Armagedón. La
única diferencia entre el principio y el fin es que
al principio la batalla era entre dos individuos.
Mientras que al final de la historia va a ser
entre dos grupos de alcance mundial. Un grupo
tendrá el carácter de Abel, y el otro grupo tendrá
el carácter de Caín. Un grupo adorará a Dios como
Dios mandó, el otro grupo va a desobedecer los
mandatos explícitos de Dios y va a adorar a Dios,
no como Dios mandó sino como ellos quieren.
Esos son los dos grupos. Es decir, el grupo
obediente, son los que están cubiertos con el
manto, mientras que los que están desnudos son
aquellos que son desobedientes a Dios y adoran a
Dios como a ellos les conviene. Saben ustedes
que en el libro de Apocalipsis hay interesantes
contrastes. Por ejemplo, en Apocalipsis tenemos
dos trinidades.
• • Yo no sé si ustedes sabían eso. Hay
dos trinidades. Está el Padre, el Hijo y el
Espíritu Santo, en el capítulo 1.
• • Y luego está el dragón, la bestia y el
falso profeta. Es decir, en Apocalipsis hay
dos trinidades que representan los dos
lados.
• • En Apocalipsis también hay tres
ángeles en cada lado. Porque en el lado
de Satanás dice que sale de la boca del
dragón, y la bestia y del falso profeta,
tres espíritus inmundos a manera de
ranas. Y los espíritus inmundos son
ángeles caídos.
• • Pero Dios también tiene tres ángeles.
Se vieron tres ángeles volar por en medio
del cielo según Apocalipsis, el capítulo
14. El propósito de los mensajes de los
tres ángeles de Dios es reunir a toda la
raza humana en el lado de Dios.
• • El propósito de los tres espíritus a
manera de ranas, según Apocalipsis
16:14, es reunir a toda la tierra en
rebelión contra Dios.
• • Es interesante notar también que en
Apocalipsis hay dos marcas. Está la
marca de la bestia que distingue los
falsos adoradores y los que desobedecen
la ley de Dios. Y está el sello de Dios que
distingue a los obedientes a Dios y
aquellas personas que adoran al Creador
del cielo, la tierra, el mar y las fuentes de
las aguas.
• • Y en Apocalipsis hay dos grupos que
siguen a dos diferentes líderes. En
Apocalipsis 14:1, dice, que los fieles
siguen al Cordero por donde quiera que
vaya. Mientras que en Apocalipsis 13:3,
dice que los rebeldes, marcharon o
siguieron en pos de la bestia. Dos
grupos, caracterizados por Caín y Abel.
Y permítanme compartir con ustedes que en
Apocalipsis, tenemos nosotros esta idea de lavar
las vestiduras y blanquearlas en la sangre del
Cordero, volviendo otra vez a la idea de Génesis.
No lo vamos a leer por la premura del tiempo,
pero en Apocalipsis 7:14, hablando de la gran
muchedumbre dice: "estos son los que han lavado
sus vestiduras y las han blanqueado en la sangre
del Cordero". Es decir, han aceptado de verdad a
Jesús.

Pero yo pregunto, ¿cómo se manifiesta esa


aceptación de Jesús?
Se manifiesta por practicar la verdadera
adoración.

Porque en Apocalipsis 14:6, 7, hablando de


los mismos que han blanqueado sus ropas en la
sangre del Cordero, están cubiertos con el manto
glorioso de Dios, que es la verdadera aceptación
de Jesús, se nos dice en Apocalipsis 6 y 7: "vi otro
ángel volar por en medio del cielo que tenía el
evangelio eterno para predicarlo a los que moran
en la tierra. A toda nación, tribu, lengua y pueblo,
diciendo en alta voz, temed a Dios y dadle gloria
porque la hora de su juicio ha llegado", y ahora
escuchen, "y adorad a aquel que ha hecho el cielo,
la tierra, el mar y las fuentes de las aguas".
Es decir, los que siguen a Dios, tienen sus
mantos blanqueados en la sangre del Cordero.
Han recibido a Jesús. Están cubiertos, su
desnudez, del pecado. Pero eso se manifiesta por
el hecho de que adoran al Creador, en su santo
Sábado, dicho sea de paso, como Dios ha
mandado. No solo eso, sino que los que siguen a
Dios, guardan su ley. Obedecen sus
mandamientos. Apocalipsis 14:12, el mensaje del
tercer ángel, nos dice esto:
"Aquí está la paciencia de los santos, aquí
están los que guardan los mandamientos de Dios
y la fe de Jesús".
Y Apocalipsis 12:17, nos dice que Satanás va
a estar airado al final de la historia contra los que
guardan los mandamientos de Dios. ¿Y saben lo
interesante? Apocalipsis 12:17 es el cumplimiento
de Génesis 3:15. Porque están los mismos cuatro
elementos. Leamos Apocalipsis 12:17.
¿Recuerdan los cuatro elementos, al
principio? Dice:
• • "Entonces el dragón se llenó de ira
contra la mujer"; ¿hay una mujer en ese
versículo? Oh, hay una mujer.
• • "Y se fue a hacer guerra", ¿hay un
dragón o una serpiente también? Oh, una
mujer y una serpiente, Génesis 3:15. "Y
se fue a hacer guerra", ¿enemistad
también? Oh, claro que sí.
• • "Contra el remanente de la simiente
de ella", oh, ¿hay simiente también? Claro
que sí.
Entonces la batalla entre Caín y Abel se
amplía en la batalla final entre el dragón y la
mujer y su descendiente. Es la misma batalla. Solo
que al principio eran dos personas. ¿Al final qué
es? Al final son dos grupos de alcance mundial o
global. ¿Están entendiendo lo que estoy diciendo?
Ahora, escuchen bien. ¿Ustedes recuerdan como
clamaba la sangre de Abel para que se le hiciera
justicia? Yo pregunto, durante la Edad Media,
¿murieron muchos de los verdaderos hijos de
Dios, quemados en la hoguera por la inquisición,
por ejemplo? Claro que sí. ¿Fue justo eso? No.
¿Quiénes ganaron aparentemente? Aparentemente
ganaron los que practicaban falsa adoración y
desobedecían a Dios y perdieron los que fueron
quemados en la hoguera.
¿Saben que Apocalipsis habla de ese grupo,
igualito que en Génesis, que la sangre clama?
Noten Apocalipsis 6:9 al 11. Está hablando de los
mártires de la Edad Media. Y dice allí: "Cuando
abrió el quinto sello, vi bajo el altar", porque la
sangre se echaba al lado del altar, Levítico 4:7,
dice que la sangre de los sacrificios se echaba a la
base del altar. "Cuando abrió el quinto sello, vi
bajo el altar las almas de los que habían sido
muertos por causa de la palabra de Dios y por el
testimonio que tenían". Y ahora escuchen esto, "Y
clamaban a gran voz", No son ellos los que están
clamando en realidad. ¿Qué es lo que está
clamando, si comparamos Génesis? Su sangre, el
alma es la sangre, el alma es la vida. La vida o el
alma está en la sangre, lo que está clamando es la
sangre. Y dice: "Y clamaban a gran voz diciendo:
¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no
juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran
en la tierra?"
¿Es eso lo que pidió Abel, la sangre de Abel?
¿Rogó que se le hiciera justicia? Claro que sí. Pero
ahora escuchen. Estos son los mártires de la Edad
Media. ¿Pero saben que en el futuro va a haber
otro grupo de mártires, los que no van a adorar a
la bestia ni a su imagen ni van a recibir la marca?
Van a ser degollados, según dice Apocalipsis el
capítulo 20, por ser fieles a Dios.
Dice en el versículo 10: "Y clamaban a gran
voz diciendo: "¿Hasta cuándo, Señor, santo y
verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en
los que moran en la tierra?" Y ahora escuchen: "Y
se les dieron vestiduras blancas", simbólicamente
Dios está diciendo: "No se preocupen que ustedes
están seguros. Están sanos y salvos". "Y se les dijo
que descansasen todavía un poco de tiempo", es
decir, tienen que todavía dormir un rato y dormir
¿significa estar qué? Estar muerto. Y dicho sea de
paso, si están durmiendo no pueden estar
clamando. No son ellos los que están clamando.
¿Está clamando qué cosa? La sangre. "Y se les
dieron vestiduras blancas y se les dijo que
descansasen todavía un poco de tiempo" ahora
escuchen, "hasta que se completara el número de
sus consiervos y sus hermanos, que también
habían de ser muertos como ellos".
Es decir, ese grupo de mártires, se dice:
"Descansen, ustedes están seguros, tienen sus
vestiduras blancas, dice, pero en el futuro va a
haber otro grupo. Cuando se complete el grupo
de los mártires, entonces voy a vengar la sangre
de todos ustedes a la misma vez". Y la Biblia
enseña que se va a hacer resucitándolos de los
muertos. Quiero preguntarles, ¿será que los
rebeldes al final de la historia también van a
recibir una marca? Claro, todo esto es
coincidencia, ¿verdad? Ustedes saben que no es
coincidencia.
Génesis es la mejor forma de explicar la
batalla de Armagedón, sobre qué se está
peleando. Ahora escuchen. El libro de Apocalipsis
dice que sobre los rebeldes que adoran a la bestia
y no a Dios, pero aunque profesan adorar a Dios,
los que quebrantan los mandamientos de Dios, en
vez de guardar los mandamientos de Dios, van a
recibir la marca de la bestia. Y algunos dicen: "Ay,
pero Pastor, la marca que se le dio a Caín era una
marca de protección, que no lo podían matar. En
cambio la marca de la bestia no es una marca de
protección. Sí lo es. Porque dice en la Biblia que
cualquiera que tenga la marca de la bestia no lo
van a matar. Los que no reciben la marca de la
bestia, puede ser que los vayan a matar. ¿Pero
saben lo que es interesante? No importa que lo
maten a uno en esta vida. No interesa. Porque en
realidad Dios dice:
"Yo te voy a resucitar de los muertos, por
haber sido fiel. Así que cuidado con recibir la
marca de la bestia, que es lo mismo que la marca
de Caín. ¿Me están entendiendo lo que estoy
diciendo? Ahora, escuchen bien. Tenemos ya que
llegar a la conclusión de lo que estamos
hablando. ¿Será que al final de la historia la gran
batalla va a ser entre dos grupos que profesan
adorar a Dios? La Biblia enseña eso.Escuchen bien.
Saben ustedes que a través de la historia los
peores enemigos del pueblo de Dios, son otros
que se dicen pueblo de Dios.
• • Por ejemplo. Caín profesaba servir a
Dios y mató a su propio hermano.
• • Yo pregunto, ¿quiénes eran los peores
enemigos de los profetas en el Antiguo
Testamento? Oh, los filisteos y los
babilonios. No señor. ¿Quiénes? ¡El
mismo pueblo a quien eran enviados que
estaban en apostasía!
• • ¿Quién acabó con la vida de Jesús? Oh,
los Romanos odiaban a Jesús. Los
romanos no odiaban a Jesús. ¿Quién
odiaba a Jesús? El mismo pueblo que vino
a salvar.
• • Yo pregunto, ¿quién atacó a la iglesia
verdadera durante los 1260 años? Fue
una iglesia ¿que profesaba ser qué?
Cristiana.
• • Y en los últimos días, escuchen bien,
se nos dice en San Juan, el capítulo 16 y
los versículos 1 y 2, y vamos a leer esto.
Será nuestro último texto. San Juan 16:1
y 2, nos dice Jesús, está hablando Jesús a
sus discípulos pero también a nosotros,
lo siguiente: Estas cosas os he hablado
para que no tengáis tropieso.
• • Os
expulsarán de las sinagogas", que son las
iglesias, "y aún viene la hora que
cualquiera que os mate, pensará que
rinde servicio a Dios". Que le están
haciendo un favor a Dios. Mis hermanos
y mis hermanas, apreciadas visitas,
asegurémonos de estar en el lado de
Dios.