Sie sind auf Seite 1von 39

0

INTRODUCCIÓN

Estos tiempos que vivimos son tiempos de retos, de enfrentarse a una realidad
contrastante a los valores del Reino de Dios. Vemos por toda nuestra nación un
ambiente de inseguridad, de inestabilidad social. Sabemos que somos parte de una
sociedad, y como cristianos estamos llamados a vivir como auténticos ciudadanos
que no solo promovemos estos valores, sino que vivimos inmersos en ellos.

En el Adviento, el nacimiento del Hijo de Dios es un signo fiel de la venida del


Reino de Dios a la tierra, somos testigos de la venida del Príncipe de la Paz, nuestro
Señor Jesucristo que, no solo nos visita; sino que viene a quedarse entre nosotros “Yo
estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Cfr. Mt 28, 20) y no es solo
una promesa; sino una realidad que se refrenda todos los días. El Príncipe vive y está
presente en nuestro mundo y en nuestra vida, Él es la fuente de la gracia que nos hace
movernos hacia el encuentro con la Paz verdadera, que sólo sus méritos nos puede
dar.

Es por eso, que en esta ocasión el material de Adviento lo hemos titulado “Ya
viene el Príncipe de Paz”1, y tiene como objetivo que “el joven descubra que, viviendo
los valores del Reino puede interiorizar en su rol social como constructor de la Paz,
sabiendo que, el nacimiento del Príncipe de Paz es la fuente de la gracia para ser
portador de la justicia, la verdad, el amor y la paz”.

Facilitamos este material que ha preparado el Departamento de Pastoral


Juvenil de la Arquidiócesis de Monterrey, para todos los que atienden y viven en
comunidades juveniles (grupos parroquiales, coros, movimientos eclesiales,
comunidades de fe, colegios, etc). El contenido está desarrollado en cuatro
momentos:

I. Somos constructores de la JUSTICIA.


II. Con Jesús, caminando hacia la VERDAD.
III. Jesús, el maestro del AMOR.
IV. Ya viene el Príncipe de PAZ

Hemos seguido el método ver, juzgar y actuar, que es el método con el que la
Iglesia hace el discernimiento de los signos de los tiempos. Recuerda que es una
propuesta que hay que aplicar a la realidad concreta de quienes participarán en él,
enriqueciéndola con tu creatividad.

Esperamos que este material sea de provecho para ustedes, sabiendo que la
luz de la gracia es su principal fuente de alegría ante la venida de Príncipe de Paz, que
nos ha nacido en Belén de Judá hace poco más de dos mil años.

Equipo Diocesano de Pastoral Juvenil


Área Formativa

1 Isaías 9, 5: Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado. Sobre sus hombros descansa el poder, y
su nombre es <<Consejero prudente, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de la paz>>.

Material de Adviento / 1
I. Somos constructores de la JUSTICIA.

“Pero a ustedes que me están escuchando les


digo: amen a sus enemigos, hagan el bien a los que
los odian, bendigan a los que los maldicen, oren
por los que los calumnian. Al que te hiera en una
mejilla, ofrécele también la otra; y a quien te quite
el manto, no le niegues la túnica. Da a quien te
pida, y a quien te quita lo tuyo no se lo reclames.
Traten a los demás como quieren que ellos los
traten a ustedes. Si aman a quienes los aman, ¿qué
mérito tienen? También los pecadores aman a
quienes los aman. Si hacen el bien a quienes los
tratan bien a ustedes, ¿qué mérito tienen? También
los pecadores hacen lo mismo.
Y si prestan a aquellos de quienes esperan recibir,
¿qué mérito tienen? También los pecadores se
prestan entre ellos para recibir lo correspondiente.
Ustedes amen a sus enemigos, hagan el bien y
presten sin esperar nada a cambio; así su
recompensa será grande, y serán hijos del Altísimo.
Porque él es bueno con los ingratos y malos. Sean
misericordiosos como su Padre es misericordioso”.

Lucas 6, 27-36

Objetivo: Profundizar en el valor de la justicia, con el ánimo de encontrar luces que


me lleven a descubrir que soy un verdadero constructor de la paz, y que desde mi
realidad puedo influir en el mundo que me rodea.

Desarrollo de la reunión

Dinámica: Lo justo y lo injusto.

Instrucciones
a) Pedir que se enumeren de 1 a 2 y forma dos equipos.
b) Un equipo, representará el tema de “La justicia en la ciudad”, y el otro equipo
“¿Cómo vivir en la justicia?”
c) Es importante motivar a que todos los integrantes de los equipos participen en
la representación.
d) El tiempo estimado para que se organicen los equipos para la representación
es de 20 a 25 minutos.
e) Cuando hayan terminado, diles que formen un semicírculo, e invítalos a
compartir qué es lo que experimentaron o sintieron durante la representación, y

2 / Material de Adviento
qué es lo que opinan de la justicia y la injusticia. Para guiar este momento,
puedes utilizar las siguientes preguntas:

¿Qué es la justicia para mí?


¿He sido justo o injusto en mí actuar?
¿Cómo vivo la justicia en mí vida?

Dinámica: ¿Y tú que aportas?

Instrucciones
a) Para esta actividad se trabajará nuevamente en 2 equipos, ya sea que formes
nuevos equipos o trabajes con los mismos de la anterior dinámica. Lo dejamos
a tu criterio.
b) El juego consistirá, en que cada equipo tendrá que hacer una fila con las cosas
(pertenencias) que traigan: llaveros, cintos, calcetines, gorras, etc. Ganará el
equipo que haga la fila más larga.
c) El tiempo estimado para esta actividad es de 3 a 5 minutos.
d) Para finalizar la dinámica, es importante tomar como referencia que durante la
dinámica, hubo quienes no aportaron nada o muy poco; pues no siempre
trabajamos al parejo de los demás. Puedes utilizar las siguientes preguntas para
aterrizar la dinámica:

¿Si mi equipo ganó es solo por nuestro esfuerzo o porque todos participamos?
¿Si mi equipo perdió fue porque no todos participamos?
¿Es justo que pocos hagan mucho o que muchos hagan poco?

Dinámica: Construyendo la Justicia

Material: Rotafolios y marcadores (uno para cada participante), cinta canela.

Instrucciones
a) Pedir que se coloquen un rotafolio en la espalda y entrégales un marcador a
cada uno.
b) Cada participante apuntará en los rotafolios de los demás pequeñas frases,
virtudes, actitudes, valores o actividades que deseen que sus compañeros
realicen para construir la justicia.
Por ejemplo: “Ora fuertemente”, “Ayuda sin medida”, “Reza el rosario”.

Material de Adviento / 3
Oración final

Señor Dios nuestro,


nos encomendamos a ti para que sea la luz de tu fuerza la que inspire nuestro obrar,
que sea tu Espíritu quien guie nuestras energías
para encontrarte a Ti en nuestros hermanos.

Señor danos docilidad ante tu voluntad,


que sepamos verte en nuestro prójimo para tratarlo con amor y justicia;
Tú eres el juez justo, quien conoce el corazón de todos y cada uno de nosotros,
infunde en nosotros el don de la paciencia, fortaleza, y sabiduría
para descubrir el plan que tienes para nuestra nación
que esta tan necesitada de tu justicia Señor.

Gracias Señor porque sabemos que nos escuchas


y que das a cada uno lo que mejor te parece
para entender el proyecto que nos has trazado
que está fundado en la libertad, la verdad, la justicia y la paz.

Que tu venida gloriosa sea para nosotros un signo indudable


de tu presencia entre nosotros,
que tanto nos has amado y que has dado en ofrenda tu propio Cuerpo y Sangre.
Gracias Señor por tu amor.

4 / Material de Adviento
Material de apoyo para el tema

En medio de la situación de inseguridad y violencia que venimos considerando y al


contemplar el panorama de nuestra sociedad, nos preguntamos: ¿Puede existir la paz
cuando hay hombres, mujeres y niños que no pueden vivir según las exigencias de la
plena dignidad humana? ¿Puede existir una paz duradera en un mundo donde
imperan relaciones —sociales, económicas y políticas— inequitativas, que favorecen a
un grupo a costa de otro? ¿Puede establecerse una paz genuina sin el
reconocimiento efectivo de la sublime verdad de que todos somos iguales en
dignidad, porque todos hemos sido creados a imagen de Dios, que es nuestro Padre? 2
¿Estamos consientes de esta realidad?

El evangelio de la justicia forma parte esencial del mensaje de Jesús, de lo que Él


enseñó y vivió. Sus actitudes y comportamientos son una postura permanente ante los
pobres y marginados de este mundo. Hoy en una sociedad dominada por la injusticia
y la desigualdad social, debe de constituir el centro de referencia de todo esfuerzo
evangelizador.

La justicia es la virtud moral que consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios
y al prójimo lo que les es debido. La justicia para con Dios es llamada “la virtud de la
religión”. Para con los hombres, la justicia dispone a respetar los derechos de cada uno
y a establecer en las relaciones humanas la armonía que promueve la equidad
respecto a las personas y al bien común. C.I.C.1807

“Todos los individuos y grupos intermedios tienen el deber de prestar su colaboración


personal al bien común. De donde se sigue la conclusión fundamental de que todos
ellos han de acomodar sus intereses a las necesidades de los demás, y la de que
deben enderezar sus prestaciones en bienes o servicios al fin que los gobernantes han
establecido, según normas de justicia y respetando los procedimientos y límites fijados
para el gobierno. Los gobernantes, por tanto, deben dictar aquellas disposiciones que,
además de su perfección formal jurídica, se ordenen por entero al bien de la
comunidad o puedan conducir a él”3.

La justicia es una virtud humana por medio de la cual el hombre da a cada quien lo
debido. La justicia busca el orden de las cosas y vigila el pleno respeto de los derechos
y deberes, en especial el respeto a la dignidad de la persona y del bien común 4.No es
solo dar a cada quien lo que se merece; sino juzgar con rectitud mi actuar para que
los demás también crezcan.

¿Cómo trae esperanza el nacimiento del Hijo de Dios? ¿Jesús es nuestra esperanza?
¿Con qué medio cuento para llevar la esperanza? Creer en Jesús entonces será un
signo fiel de nuestra espera. Saber esperar también es saber construir desde la justicia
el Reino de Dios en la tierra. Si solo nos quedamos con la justicia de los hombre no
llegaremos a amar, estamos llamados a ser parte activa de nuestra sociedad pero
tenemos que saber leer nuestra realidad, para elegir la justicia que nos lleva a la paz.

2 Cfr. QUE EN CRISTO, NUESTRA PAZ, MÉXICO TENGA VIDA DIGNA Exhortación Pastoral del Episcopado
Mexicano sobre la misión de la Iglesia en la construcción de la paz, para la vida digna del pueblo de
México, Marzo 2010, Número 217
3 JUAN XXIII, encíclica “Paz en la tierra” 1962.
4 CIC. Número 1807

Material de Adviento / 5
Cristo al nacer nos trae la verdadera paz, Él se hace pequeño para darnos vida, o sea
Dios actúa, ¿yo podré actuar desde la justicia entonces? Los valores que me llevarán a
actuar con justicia son:
 El respeto por los derechos de los demás
 Juzgar con buen criterio,
 Ser prudente ante el peligro,
 Ser observador del medio,
 Ser honesto en mis actos,
 Ser fiel a mi libertad,
 Defender la verdad.

Entonces la justicia será con en el fin de encontrarme con Dios, así podré manifestar a
Cristo que nos ha nacido, porque Él es nuestra luz en medio de todo sufrimiento. La
honradez con la realidad reclama una alteración de nuestra mirada: mirar desde el
otro y con los ojos del otro.

El compromiso por la justicia de la comunidad cristiana empieza haciendo el recorrido


del samaritano, siendo ella misma samaritana de corazón abierto, compasivo y
solidario, capaz de expresar las exigencias de la justicia en el compartir. Del mismo
modo que al samaritano “se le movieron las entrañas a compasión” y, por eso, se
acercó al prójimo maltratado, le vendó, lo subió a su caballo, le condujo al mesón y
cuidó de él, así también, ante el sufrimiento de los pobres, la Iglesia ha de verse
alterada; tiene que descabalgarse y cargar con el peso de la marginación. Para ello
no precisa muchos documentos, sino convertirse y convertir sus estructuras y sus
mediaciones, ajustar sus proyectos y estrategias pastorales, educar para la justicia y el
compromiso.

Entonces ¿cómo será una vida justa? ¿cómo poder decir que actúo con justicia?
Cuando actúo conforme a mi vocación de ser humano, entonces estaré en camino
de actuar con verdadera justicia, pero si veo las cosas desde Dios actuaré con una
justicia que me lleve al amor, y un verdadero amor en mi comunidad. Por ende amaré
en plenitud, y no confundiré el amor con un simple deseo de “querer amar” actuaré
conforme a la misericordia como nos los dice el apóstol Santiago en su carta “Hablen
por tanto, y obren como quienes han de ser juzgados por una ley de libertad, habrá
juicio sin misericordia para quien no ha sido misericordioso, mientras que la misericordia
actúa sobre el juicio” (Cfr. St. 2, 12-13), si actuamos con misericordia hacemos de
nuestra vida una vida justa, nuestros actos son lo que hablan por nuestra fe, tengamos
fe en quien nos nace en Belén, quien es la luz de nuestra esperanza.

6 / Material de Adviento
II. Con Jesús, caminando hacia la VERDAD.

“Yo soy el camino, la verdad y la vida.


Nadie puede llegar hasta el padre,
sino por mí”.
Juan 14, 6

Objetivo: Identificar en nuestra


vida, situaciones concretas en las
que vivamos el valor de la verdad,
y reconocer el seguimiento de
Jesucristo como el camino, que
viene darle sentido y felicidad a la
existencia humana.

Desarrollo de la reunión

Dinámica: Ver nuestra realidad.

Material:
 Cartulinas con la frase: “La verdad nos hará libres cuando…”
 Pegamento, tijeras, cinta adhesiva, marcadores de colores (material para
cada equipo).
 Música para ambientar (cuando elaboran las cartulinas con las frases y cuando
se va a colocar la imagen del niño Dios sobre las cartulinas).
 Una imagen de bulto, ya sea de plástico o cerámica del Niño Dios para
favorecer la visibilidad de esta durante la dinámica.

Instrucciones:
a) Formar equipos de entre 5 ó 10 jóvenes y reparte el material.
b) Proponer que cada equipo exprese en la cartulina su forma de pensar por
medio de dibujos o frases de acuerdo a la frase.
c) Una vez que hayan terminado, colocarán las cartulinas en un lugar visible.
d) Da un tiempo razonable, para que puedan observar el trabajo elaborado por
todos los equipos.
e) Cuando hayan terminado de observar las cartulinas de todos, el animador
leerá a los jóvenes la cita: Juan 8,31. “Si permanecen fieles a mi palabra,
ustedes serán verdaderamente mis discípulos; así conocerán la verdad y la
verdad los hará libres”, y motivará a los participantes a compartir entre ellos,
¿qué experiencia significativa les deja esta actividad, y de qué forma
demuestran que son discípulos de Jesús?
f) Para concluir este momento, las cartulinas se hacen “bola”, se maltratan y se
elabora una especie de “cama”, sobre la cual se colocará la imagen del niño
Dios.

Material de Adviento / 7
Dinámica: “Juzgando nuestra realidad, acrecentamos nuestro
conocimiento”.

Material:
 Una cobija para cada equipo.

Instrucciones:

a) Formar dos equipos. Cada equipo nombrará un coordinador o representante.


b) Cada equipo deberá de ocultar a uno de sus integrantes bajo la cobija, el
equipo contrario deberá de adivinar quién es el integrante oculto.
c) Es importante que cada equipo haga uso de su creatividad para ocultar a la
persona bajo la cobija, de tal forma que dificulte el adivinar su identidad.
d) Sale la persona oculta bajo la cobija junto con el representante o coordinador,
y el otro equipo debe de tratar de adivinar quién es la persona que está bajo la
cobija. El representante es el que dice si el otro equipo acierta o no.
e) Se invierten los equipos para que ambos participen.

Dinámica: “El camino de la verdad”.

Material:
 Cartulinas de las frases que aparecen en el Documento de trabajo No. 1.
 Etiquetas adheribles de colores.

Instrucciones:

a. Colocar en las paredes del salón las citas bíblicas o sobre el suelo haciendo un
camino que nos lleva al lugar en donde ha nacido el Niño Dios, semejante al
que aparece en la siguiente imagen.

b. Repartir una etiqueta adherible a cada joven.

8 / Material de Adviento
c. Invítalos a que recorran el camino de la verdad, y coloquen la etiqueta en la
cita bíblica con la que más se identifiquen.
d. Es importante, que como parte de la ambientación al final del camino,
coloques el niño Dios que se utilizó en la primera dinámica.

Oración final

Material:
 Copias del Documento de trabajo No. 2.

Instrucciones:

a. Esta oración será dirigida, teniendo como ambientación el camino


desarrollado en la dinámica anterior.
b. No olvides seleccionar con anterioridad a la persona que dirigirá la oración
(animador).
c. Para el rezo de la oración, hay que entregar a cada joven una copia del
Documento de trabajo No. 2

Material de Adviento / 9
Material de apoyo para el tema
La llegada gozosa del Jesús, viene a darle sentido a nuestra existencia, y a
transformar el ambiente y la realidad en la que vivimos.

En este tiempo de preparación, la Iglesia nos invita a hacernos partícipes de su


espera gozosa… de aquel que hace 2010 años ha venido a hacernos una invitación…
de continuar con la construcción e implementación del Reino de Dios aquí en la tierra,
y uno de los grandes pilares es “LA VERDAD”.

Jesús nos promete “si permanecen fieles a mi palabra, ustedes serán


verdaderamente mis discípulos; así conocerán la verdad y la verdad los hará libres (Jn
8,31). La verdad y la libertad usualmente van juntas, pues ambas son elementos
esenciales del amor.

La verdad como rectitud de la acción y de la palabra humana tiene por


nombre veracidad, sinceridad o franqueza. La verdad o veracidad es la virtud que
consiste en mostrarse verdadero en sus actos y en decir verdad en sus palabras,
evitando la duplicidad, la simulación y la hipocresía5.

En ocasiones las apariencias engañan, como cuando vemos la realidad “parcial,


cubierta y amorfa” y emitimos juicios ciertos o falsos, y en base a estos actuamos. Si
hablamos de verdad no pensamos en lo que los hombres tienen por verdadero, sino
en lo que Dios ha revelado como Verdad, en su Palabra. Una auténtica verdad
consiste en ser coherentes entre nuestros actos y nuestras palabras, evitar la
duplicidad, la simulación y la hipocresía. Cuando los hombres no viven en la verdad se
genera desconfianza, conflicto, daño severo al entorno familiar y a la paz social.

La auténtica verdad la encontramos en las Sagradas Escrituras, las cuales nos


iluminara para poder actuar conforme a la santa voluntad de Dios, por eso es
necesario tomar en cuenta los siguientes criterios para nuestra vida. La Biblia cumple
con los siguientes requisitos para considerarse auténticamente un camino para llegar a
Dios:
 Ha sido transmitida con precisión desde el tiempo en que fue escrita.
Es correcta al tratar de personajes y acontecimientos históricos. No confunde
nombres, sucesos ni fechas, y la arqueología confirma cada vez más su
exactitud.
 Está desprovista de absurdos científicos. No hay punto de la Biblia que sea
ridículo, a pesar de los grandes avances que ha tenido la ciencia en los últimos
tiempos.
 No solamente cumple lo anterior, sino que lo sobrepasa, y de manera
verificable. Tiene completa unidad y armonía, puesto que la historia que
encierran las Escrituras es de principio a fin una sola: la redención del hombre.

Jesús lo afirmó categóricamente: “Tu palabra es verdad.” (Juan 17:17).


Profundicemos en ella para poder llegar a ser verdaderamente sabios y experimentar
en nuestras propias vidas su poder transformador.

La verdad sobre Dios


Dios es el Creador, pero no es sólo el Principio y el Origen de todo lo creado. No, sino
como Origen tiene también derechos, derechos de autor, y esto en cuanto a su
creación, pero también muy en especial en cuanto a sus criaturas: nosotros, los seres
humanos. En las Sagradas Escrituras, la Biblia, nos ha comunicado sus pensamientos.

5 CIC 2468.

10 / Material de Adviento
La verdad sobre el hombre
Cada persona que se esfuerza sinceramente por llevar una vida de acuerdo con los
pensamientos de Dios, reconocerá que su vida está llena de alegría y de esperanza.
Llegará a entender que necesita un Salvador que le libra de toda situación de dolor y
angustia. Todo hombre se encuentra en camino de la santidad, en vías del amor,
donde nuestro fin último es alcanzar la unión plena con nuestro Creador. La única
verdad que convierte el corazón del ser humano es saber que es imagen y semejanza
de Dios, un hombre llamado al amor y capaz de responde a esta llamada de
santidad.

La verdad sobre el Salvador, Jesucristo


- Él es Hijo de Dios, desde la eternidad. Él es el Regalo de Dios para la humanidad.
- Se hizo hombre para vivir para Dios y morir para los hombres. Él es el único Salvador
del mundo.
- Él vino para buscar y salvar lo que está perdido. Él no vino a llamar a justos, sino a
pecadores para que se arrepientan. Él es el Salvador de todos los que confían en Él sin
reservas. Él será el Juez de los que "amablemente" le rechazaron.

La verdad sobre el juicio venidero


Nuestros yerros para con Dios, Él los llama claramente pecados. Por ello, un día,
tendrá que juzgar a todos aquellos que rechazaron a Jesucristo como su único
Salvador.
En la Biblia, en Hechos de los Apóstoles 17,30.31 encontramos esta severa
advertencia: Por eso, aunque antes Dios pasó por alto los tiempos de la ignorancia, en
este tiempo manda a todos los hombres, en todos los lugares, que se arrepientan; por
cuanto ha establecido un día en el que ha de juzgar al mundo con justicia por medio
del Hombre a quien ha designado, dando fe de ello a todos, al resucitarle de entre los
muertos".

La verdad sobre el amor de Dios


Dios es amor, por ello no desea juzgarnos. Dios es amor, por ello nos quiere
salvar. Dios es amor, por ello mandó a su Hijo al mundo. Dios es amor, por ello ha
juzgado a su Hijo por los pecados de los que creen en Él.
¿Queremos esto? ¿Lo quiere usted? ¿Lo quiero yo? ¿Cuál es nuestra respuesta
al amor de Dios?
La respuesta del apóstol Juan por ejemplo es: “En esto consiste el amor: no en
que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su
Hijo en expiación por nuestros pecados".

La verdad sobre el cielo


Dios no quiere que alguien se pierda, sino quiere que todos sean salvos. Él
desea tener un día a todos, por Jesucristo redimidos, con Él en el cielo: en la casa del
Padre. Este es el lugar de eterna felicidad en perfecta comunión con el Padre y con el
Hijo.

La paz tiene su fundamento en la apertura de las conciencias a la verdad. Una


persona que actúa conforme a la verdad reconoce sus errores; lo bueno como bueno,
y lo malo como malo. Habla sólo de lo que le consta y es un hombre de palabra que
cumple con lo que dice.

Material de Adviento / 11
III. Jesús, el maestro del AMOR.

Aunque hablara todas las lenguas


de los hombres y de los ángeles,
Si me falta el amor sería como bronce que
resuena o campana que retiñe.
Aunque tuviera el don de profecía
y descubriera todos los misterios
y la ciencia entera,
aunque tuviera tanta fe
como para trasladar montes,
si me falta el amor nada soy.
Aunque repatiera todo lo que poseo
e incluso sacrificara mi cuerpo para gloriarme,
si no tengo amor, de nada me sirve.
El amor es paciente y muestra comprensión.
El amor no tiene celos, no aparenta ni se infla.
No actúa con bajeza
ni busca su propio interés,
no se deja llevar por la ira y olvida lo malo.
No se alegra de lo injusto,
sino que se goza en la verdad.
Perdura a pesar de todo, lo cree todo,
lo espera todo y lo soporta todo.
El amor nunca pasará.
Las profecías perderán su razón de ser,
callarán las lenguas y ya no servirá el saber más elevado.
Porque este saber queda muy imperfecto, y nuestras profecías también son algo muy limitado;
Y cuando llegue lo perfecto, lo que es limitado desaparecerá. Cuando era niño, hablaba como
niño, pensaba y razonaba como niño. Pero cuando me hice hombre, dejé atrás las cosas de
niño. Así también en el momento presente vemos las cosas como en un espejo, confusamente,
pero entonces las veremos cara a cara. Ahora conozco en parte, pero entonces conoceré
como soy conocido. Ahora, pues, son válidas la fe, la esperanza y el amor; las tres, pero la
mayor de estas tres es el amor.

1ª. Corintios 13, 1-13

Objetivo: Que el joven, habiendo comprendido lo que es la justicia y la verdad,


descubra que está llamado a la unión íntima con Dios, a una vida de santidad que se
manifiesta en actos de caridad, viviendo en el amor.

Desarrollo de la reunión

Dinámica: Un test sobre eso de amar-me

Material: Copias del Documento de Trabajo No. 3, Plumas o lápices, cartulinas y


marcadores.

Instrucciones:
a) Para esta actividad forma equipos de trabajo de 5 a 10 personas como
máximo.

12 / Material de Adviento
b) Se reparte a cada uno el Documento de trabajo No. 3. Para que lo respondan
personalmente. Motiva este trabajo, resaltando la importancia de sincerase
consigo mismo.
c) Cada equipo busca un lugar apropiado, y cada participante trabaja
personalmente.
d) Es importante nombrar un animador para cada equipo, para que permanezca
junto a los miembros de su grupo y se preste al diálogo personal, esencial para
este momento.
e) Acabada la reflexión personal se ponen en común los resultados, y entre todos
hacen una pequeña síntesis, en una especie de decálogo, de razones por las
que es fundamental la autoestima. Se expresa de forma creativa en una
cartulina.
f) Puedes finalizar con estas palabras u otras semejantes: La palabra “Amor” está
presente en todas las lenguas del mundo. Quizás es una de las primeras
palabras que escuchamos siendo niños, y la que da más sentido a nuestra vida.
Para vivir como personas es esencial ser amado y amar.

Ser cristiano conlleva poner a la luz del evangelio todas las dimensiones de la
vida… Comencemos a conjugar el verbo AMAR, en primer persona: AMAR-ME.
La autoestima es fundamental para vivir y autorealizarse, y condición
indispensable para la amistad y el amor hacia los demás. Por algo, segundo
mandamiento tiene la formulación tan conocida: Ama a tu prójimo como a ti
mismo. “Somos a imagen de semejanza de Dios, llamados a vivir la santidad,
llamados a manifestar una vida de amor”.

Dinámica

Material: Proyector, Video de la canción “El Amor” de Tito El Bambino, copias del
Documento de trabajo No. 5.

Instrucciones:
a) Se considera conveniente conseguir el video de la canción que te
proponemos para este tema, pues nos logra dar algunas luces de lo que es el
amor. Si lo crees oportuno, puedes elegir otra canción. En caso de que no te
sea posible utilizar el video, incluimos en Documento de trabajo No. 4 en el que
aparece la letra de la canción que te proponemos.
b) Después de que hayas proyectado el video que te sugerimos, divide a los
participantes en equipos de 5 a 10 personas, y entrégales el Documento de
trabajo No. 5 para contestarlo en equipo.

Dinámica: La canción del amor.

Material: Copias del Documento de trabajo No. 5, lápices o plumas, música


instrumental.

Material de Adviento / 13
Instrucciones:
a) Reparte a cada joven una copia del Documento de trabajo No. 6, un lápiz o
pluma y diles que esperen a que tú des las instrucciones para vivir este
momento.
b) Realizar una pequeña interiorización, para crear un ambiente de reflexión.
c) En ese mismo ambiente de silencio, invítalos a leer y contestar de manera
personal el documento de trabajo.
Cuando hayan terminado, nos unimos en oración para pedirle a Dios que nos
ayude a crecer en el amor, amando, como Él nos ama.

Oración final

Instrucciones:
a) Te sugerimos, finalizar este tema con una oración comunitaria.
b) Forma un círculo con los jóvenes, e invítalos a compartir de forma voluntaria,
una pequeña oración.
c) Te sugerimos la siguiente oración para finalizar.

ORACION: Tu Espíritu Santo, Señor, infunda en nosotros la fuerza de sus dones


para que nos enseñe amar y querer lo que tú buscas,
y así nuestras acciones te serán gratas,
y nuestra voluntad estará siempre orientada a la tuya.
Te lo pedimos por Cristo Nuestros Señor. Amén.

14 / Material de Adviento
Material de apoyo para el tema

Hay dos rasgos que debemos de identificar, cuando hablamos del amor
verdadero, 1) Está centrado en el otro. El amor centrado en ti mismo, se convierte en
egoísmo. Es decir, el que ama, busca el bien de la persona amada. 2) El amor se
demuestra en actos. Por amor, somos capaces de hacer, lo que ordinariamente no
haríamos. Lo que considerábamos imposible, se convierte en posible, movidos por el
amor. "El amor es la vocación fundamental e innata de todo ser humano"(CIC 2392).

El amor impulsa a la persona a preocuparse por el bienestar del otro y a dar lo


mejor de sí mismo. Decía Juan Pablo II que “sólo una humanidad en la que reine la
civilización del amor podrá gozar de una paz auténtica y duradera” 6. Hay muchos
grupos hacia los cuales se manifiesta el amor de Dios. Veamos algunos de ellos
conforme a las Escrituras:

1. El amor de Dios se manifiesta hacía los miserables pecadores (Juan 3:16)


¿Qué tan grande puede ser el amor de Dios? ¡De tal manera, no tiene medidas,
solamente dio a su unigénito hijo por los pecadores!

2. El amor de Dios se manifiesta hacia sus santos (Juan 16:27, 17:23)


Jesús les habla a sus discípulos y les dice que el Padre los ama a ellos, porque ellos le
han amado a él. En la oración intercesora de Jesucristo en el capítulo 17 de Juan,
Jesús le pide al Padre que ame a sus santos como lo amó a él.

3. El amor de Dios se manifiesta en los desvalidos (Deuteronomio 10:18)


Una de las cosas, que Dios le pide a su pueblo es que haga justicia a los desvalidos. En
Santiago (1, 27), explica el apóstol lo que conlleva llamarse religiosos en este mundo.
Hay que visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones. En otras palabras
atender la necesidad de aquellos que vienen a nosotros buscando ayuda, como Dios
lo hace con nosotros mismos, cuando vamos a Él con alguna necesidad.

Hay diversas maneras en que vemos manifestado el amor de Dios. “Pues la


caridad es la virtud teologal por la cual amamos a Dios sobre todas las cosas por Él
mismo y a nuestro prójimo como a nosotros mismos por amor a Dios” 7. Dice en Juan
15:12 “Que su mandamiento, es: Que nos amemos los unos a los otros, como Él nos ha
amado.” El amor de Dios se perfecciona en los santos por medio de la obediencia (1
Jn 2:5). Sólo guardando la Palabra de Dios, permanecemos en su amor. Un hijo que no
obedece a su padre, no puede decir que lo ama. Un creyente que no obedece a
Dios no puede decir que lo ama. Jesús dijo en Juan 15:14 “Vosotros sois mis amigos, si
hacéis lo que yo os mando”.

La caridad, es decir, el amor, representa el mayor mandamiento social. Es el


camino del amor a Dios y al prójimo. Respeta al otro y sus derechos. Exige la práctica
de la justicia y es la única que nos hace capaces de ésta. Inspira una vida de entrega
de sí mismo: "Quien intente guardar su vida la perderá; y quien la pierda la conservará"
(Lc 17,33)

Sin duda alguna que lo que nos queda es subrayar la inseparable relación
entre el amor a Dios y al prójimo, ambos están estrechamente entrelazados, que la
afirmación de amar a Dios es en realidad una mentira si el amor se cierra al prójimo o

6 Tenemos que hablar, No. 17, p.5


7 Catecismo de la Iglesia Católica, 1822.

Material de Adviento / 15
incluso lo odia8. El amor al prójimo es camino para encontrar también a Dios, y cerrar
los ojos ante un hermano, nos convierte también como unos ciegos ante Dios.

Lo que salva es el amor. El amor hace posible que el dolor no nos queme, libra de
la desesperación, da vida, sostiene, cura, hace crecer, capacita para poder perder la
vida y entregarla. La salvación acontece en la historia, no desde los que tienen el
poder, sino desde los que aman... Saber permanecer y sufrir con y por el otro es lo
más importante que la vida puede enseñarnos. Desde aquí se descubre cómo es
posible que un dolor pueda llegar a ser dolor de parto, y no de aborto o de muerte.

En esta experiencia se nos ha revelado el Dios de Jesús: con nosotros, para


nosotros, a merced de nosotros y como nosotros.

88 Benedicto XVI, Deus Caritas Est, p.22

16 / Material de Adviento
IV. Ya viene el Príncipe de PAZ.

“Y tú niño, serás llamado


Profeta del Altísimo
Porque irás delante del Señor
para prepararle sus caminos,
Para decirle a su pueblo
lo que será su salvación.
Pues van a recibir
el perdón de sus pecados,
Obra de la misericordia de nuestro Dios,
Cuando venga de lo alto
para visitarnos cual sol naciente,
Iluminando a los que viven en tinieblas,
Sentados en la sombra de la muerte
Y guiar nuestros pasos
por un sendero de paz”.

Lucas 1, 76-80

Objetivo: Que el joven, habiendo conocido los valores del Reino, tome conciencia de
que estos valores son pilares para la paz, y que esto, lo lleve a comprometerse en la
construcción de ella, en medio del entorno en el que se desarrolla; para obtener una
clara vivencia de la paz que el Señor en su encarnación nos ha regalado.

Desarrollo de la reunión

Dinámica: Guerrilleros de la Paz.

Material: Documento de trabajo No 7, Documento de trabajo No. 8, Dos Biblias,


globos (del mismo color), una cartulina, cinta, hojas de máquina, 10 rotafolios, 2 botes
para basura.

Instrucciones:
El animador debe llevar hechas a la sesión al menos 20 palomas (con cartulina):
10 de un color y 10 de otro. Asimismo, ha de tener en cuenta el tamaño de las palomas,
pues cada una de ellas debe ocultar cada uno de los cañones del tablero del juego.
En cuanto al tablero de juego, se recomienda que, o bien se dibuje en una superficie
amplia (pizarrón), o bien se haga una ampliación del mismo. Te presentamos como
ejemplo el Documento No. 8.

a) Dividir a los jóvenes en dos equipos.


b) A cada equipo se le entregarán 10 palomas del mismo color. Como el que se
muestra en la imagen:

Material de Adviento / 17
c) Cada equipo, por turno, debe de ir escogiendo un número, en el cuál hay una
prueba que deben de hacer los dos equipos (Documento de trabajo No. 7). El
que resulte victorioso coloca una de sus palomas ocultando la casilla
correspondiente.
d) La puntuación es de 5 puntos por cada paloma que logren colocar.
e) Duración aproximada: 60 minutos.

Dinámica: Cristo es nuestra paz.

Material: Listón color blanco, seguritos o alfileres, cartones grandes de preferencia en


color blanco, de 2x2 mts. y plumones.

Instrucciones:

Para esta dinámica, es necesario preparar con anterioridad


pequeños listones blancos, como el que se muestra en la imagen.

a) Colocar en el suelo los dos cartones grandes con la frase:


“Cristo nuestra paz”. Ubica los cartones en lugares
distantes, estos serán la base que protegerá a los
integrantes que traerán colocados el listón de ser
prisioneros.
b) Es necesario que nombres un animador para esta
actividad.
c) Reparte a la mitad del grupo los listones blancos, con un
segurito o alfiler y pídeles que se lo coloquen del lado
izquierdo del pecho, junto al corazón.
d) Organizar dos filas, de tal forma que quede una frente a
otra.
e) Cuando el animador grite “Cristo danos la paz”, los integrantes que traen listón
correrán para intentar llegar a la base (los dos cartones), y los que no traen
listón correrán a atraparlos.
f) Los jóvenes que vayan siendo atrapados, irán quedando eliminados del juego.
g) Explicación: Los jóvenes que portan el listón simbolizan la sociedad que desea
la paz, que la buscan (por ello traen en su corazón el anhelo de encontrarla,
símbolo de esto es el listón junto al corazón). Los jóvenes sin listón representan
todo aquello que nos impide buscar la paz y que nos esclaviza (envidias
corrupción, ansias de poder, pereza etc.) Así solo estando unidos a Cristo

18 / Material de Adviento
Príncipe de Paz encontraremos la Paz verdadera y no seremos esclavos de los
obstáculos que no nos permiten encontrar dicha paz.
h) Profundiza con los jóvenes, con las siguientes preguntas:
- ¿Qué hay en mí que no permite que encuentre la paz?
- ¿Qué aporte hago yo para la construcción de la paz en mi interior, en mi
familia, en mi escuela o trabajo, en el medio en el que me desenvuelvo?

Dinámica: Mi encuentro con Cristo fuente de paz.

Material: Una vela blanca grande (que se distinga de las veladoras de vaso), imagen
de un Niño Dios, una Biblia, veladoras chicas de vaso, tierra, bolsas de papel en color
blanco de preferencia, marcadores.

Preparativos previos
Se preparará un altar de la siguiente manera:
a) La vela blanca, signo de Cristo que nos trae la luz de la paz, debe colocarse en
un lugar accesible y visible a todos.
b) Junto a la vela y también visible, debe de colocarse la imagen del niño Dios ye
un atril, la Biblia con el texto bíblico de (Lc. 1, 76-79).

Instrucciones:
a) Hay que entregar una bolsa de papel a cada joven, pídeles que escriban su
nombre con el marcador y que coloquen menos de un cuarto de tierra dentro
de la bolsa. El escribir el nombre y colocar la tierra, es un gesto “personal” y
simbólico para la dinámica, por lo que debe realizarla propiamente el
participante. Cuando hayan terminado, entrégales la veladora de vaso.
b) Pedir que se coloquen alrededor de la vela grande, invítalos a encender la
veladora directamente de la vela y a colocarla dentro de la bolsa de papel,
de tal forma, que se verá iluminado el nombre de cada uno.
c) Explicación: Cristo, en su nacimiento, nos transmite su luz que nos guía por los
caminos de la paz. Él es esa luz misma, que disipa las tinieblas, Él viene porque
quiere que todos gocemos de su paz. La Palabra se encarna para traernos luz
y paz (por ello se prepara ese altar con esos tres signos de Cristo).

La tierra es signo de todo aquello que corrompe el corazón del hombre,


además de ser signo de todo lo que nos arrebata la paz, es signo también de la
fragilidad humana que Cristo viene a levantar y dignificar.

La vela encendida es signo de nuestro corazón que es encendido por la luz de


Cristo, por el fuego que él viene a traer a la Tierra (Lc 12, 49), Cristo, paz y luz nos
dignifica, interiormente nos levanta, nos sana, nos da su paz. Así, con la
presencia de Cristo nuestro príncipe de paz dentro de nosotros (por eso se
coloca la vela encendida dentro de la bolsilla), podremos alcanzar esa paz
interior que tanto nos hace falta y que teniéndola la debemos de irradiar y
compartir en el exterior, por medio de nuestras acciones concretas que nos
llevaran a la paz exterior, con un compromiso personal que ayude a edificar la
paz. Cristo con su luz de paz nos hace brillar.

Material de Adviento / 19
d) En ese mismo ambiente de reflexión, invítalos a colocar con precaución sus
bolsas de papel en el piso y sentarse un momento para que finalicen las
actividades con la oración final.

Oración final

Material: Copias de Documento de trabajo No. 8, plumas o lápices.

Instrucciones:
a) Entregar la copia del Documento de trabajo No 8, la pluma y lápiz.
b) Invítalos a contestar de forma personal las preguntas del documento.
c) Rezar juntos la siguiente oración, que estará disponible en Power Point en el
Departamento de Pastoral Juvenil, donde podrás solicitarla.

¡Oh Señor!
Haz de mí un instrumento de tu paz;
Donde hay odio, lleve yo amor.
Donde hay ofensa, lleve yo perdón.
Donde hay discordia, lleve yo la unión.
Donde haya duda, lleve yo la fe.
Donde haya error, lleve yo la verdad.
Donde haya desesperación, lleve yo la esperanza.
Donde hay tristeza, lleve yo la alegría.
Donde hay tinieblas, lleve yo la luz.

¡Oh Maestro! haced que yo no busque tanto:


El ser consolado, sino consolar.
Ser comprendido, sino comprender.
Ser amado, sino amar.
Porque es dando que se recibe;
Perdonando que se es perdonado,
Muriendo que se resucita a la vida eterna.
(San Francisco)

20 / Material de Adviento
Material de apoyo para el tema

El hombre se encuentra inmerso en el tiempo; sin quedar exento de acontecimientos


violentos, de frustración, fracaso, dolor, desesperanza, angustia, soledad y
desconfianza y de sentir miedo ante tales circunstancias.

En barrios, colonias y en general en toda nuestra ciudad se respira la preocupación, la


gente se siente insegura de salir, existe un sentimiento de esclavitud y sometimiento
ante la inseguridad y lo que la causa,

Ante este mundo seductor, ya no se da el trato de persona a persona, nuestras


relaciones se han despersonalizado, pues dicho trato se basa por lo que hacemos y
gozamos, ya no es un encuentro de apertura al otro, ni de diálogo, ni de aceptación,
ni de intercambio de dones. Vales por lo que logras, vales por lo que tienes (títulos o
cualidades), son relaciones basadas en la utilidad cosificamos a la persona, solemos
encasillar de esta manera a la persona en su hacer, desvalorizándolo. Agregamos a
esto que nuestro entorno político y social se torna cada vez más dominado por el
dinero, las ansias de poder y las drogas, realidades notorias en las relaciones
interpersonales.

Podríamos pensar que nuestra sociedad no podría estar peor, que estamos a punto de
tocar fondo. Pero esto no sucede solo ahora ya ha sucedido antes; hace 2000 años,
un pueblo lleno de fe, esperanza y amor fue sometido a duras pruebas. El pueblo judío,
primero fue sometido a la esclavitud, sufrió opresión, humillación, dolor, muerte,
desesperanza. Después cuando en determinado momento creía que había
recuperado su fuerza como pueblo, perdió su libertad, nuevamente por un imperio
extranjero que le impuso sus costumbres y gobierno y que al final termino por destruir el
símbolo más importante para ellos, símbolo que les daba esperanza, como lo era el
Templo de Jerusalén.

Podríamos pensar que nuestra realidad, no se parece en nada a la del pueblo judío,
pero la verdad es que el miedo y terror en nuestros días es el mismo que provocó el
miedo y el terror hace 2000 años, el alejarnos de Dios y dejarnos llevar por el egoísmo.
El pueblo judío necesitaba de paz ante dicha circunstancia social que vivía, igual que
nosotros necesitamos de la paz, deseamos la paz.

¿Pueden existir hombres, capaces de negarse al amor, al ser amados y a amar? O es


simplemente una realidad que todos podemos llegar a experimentar a lo largo de
nuestra vida.

La sociedad judía creía vivir en el sinsentido al perder la riqueza de su pueblo y creían


que sus acciones les habían merecido esas situaciones, más aún, se creyeron lejos de
Dios. Pero fue en ese momento, cuando Dios se hizo más presente entre ellos, pues
Dios ama tanto al mundo que le envió a su Hijo Jesucristo, a restablecer la paz, la
concordia, el amor entre los hombres, y recordarnos que Él siempre estará dando
esperanza en medio de tanta oscuridad.

Pero ¿qué es la paz? La paz es en primer lugar, la presencia de Dios en cada uno,
manifestada dicha presencia en el obrar personal, en acciones concretas de amor. La
paz es estar con Dios. Respecto a la paz terrena “No podemos limitar la paz a la
ausencia de guerra”9 La paz terrena surge de la paz interior de estar constantemente
en comunión con Dios y florece cuando los individuos y la sociedad respetan los

9 Catecismo de la Iglesia Católica. Coeditores Católicos de México. Julio del 2006. Pág. 614

Material de Adviento / 21
derechos humanos de todas las personas, cuando la justicia social se vive
auténticamente.10

“La paz es una decisión personal de ser coherente y buscar hacer el bien en todas
nuestras acciones. La paz tiene un concepto rico porque tiene que ver con la calidad
de las relaciones entre los hombres y con la puesta en práctica del amor ágape:
entrega sacrificio y servicio; implica amar incluso hasta los enemigos. En otras palabras,
es el amor que no espera respuesta y busca el bien objetivo del otro. Definición de
paz”.11

Dicha paz se manifiesta en los actos de los hombres, en los actos incluso más comunes,
y cotidianos de la vida donde se aplica la vivencia de los fundamentos de la paz; el
amor, la justicia, la verdad y la libertad. Es pues en la responsabilidad, la honestidad,
en la recuperación de la familia que tan dañada se ha visto en la actualidad, en el
respeto para cada individuo y en el trato personal digno de cada hombre, es decir
dándole el valor a cada persona y asumiendo la responsabilidad que nos compete
frente al hermano, donde se vive y se encuentra la paz.

Año con año, celebramos el Adviento, nos preparamos para vivir la Navidad, pero
¿cómo descubrimos a Jesús actuando entre nosotros, si parece ser que la verdad se
confunde con la mentira? Si el camino se ha olvidado y hemos abandonado la
defensa de la vida, por la cultura de la muerte. ¿Qué tenemos que hacer? ¿Hacia
donde tenemos que mirar? Parece ser que buscamos la solución en todo el horizonte,
incluso hasta debajo de las piedras, pero estamos olvidando buscar en las alturas.

La respuesta nos la da la Madre de aquel “Príncipe de la Paz"12 cuando lo presenta en


las bodas y dice a los servidores “hagan lo que él les diga” (Jn. 5) y si Él nos dice “YO
SOY el camino la verdad y la vida” (Jn. 14, 6) nosotros hemos de pisar la huellas que Él
ha dejado. Hemos de aceptar con toda nuestra mente, libertad, entendimiento y
voluntad, que la vida que Él nos ha dado, vale la pena ser vivida.

¿Y cómo seguir estas huellas? Tenemos que reflejar la paz que Él nos trae con su
nacimiento y que tanto anhelamos vivir y transmitir en nuestro medio social.

Para esto, hay que primero gozar de la paz en nuestro interior, que obtendremos
únicamente en el encuentro cara a cara con Jesús a semejanza de los magos (Mt 2, 1-
12), reconociendo en Él, a Aquel que tiene que reinar en nuestras mentes y corazones.
Este encuentro es fundamental pues sólo Cristo puede llenar el corazón de la paz que
el hombre necesita. Menciona San Agustín “Nos hiciste Señor para ti y nuestro corazón
no descansará hasta estar contigo”, Cristo es ese descanso para el hombre, esa paz
que calma el corazón ante las adversidades y las heridas. Nos encontramos con Cristo,
fuente de paz, en la Eucaristía, pues es estar en común-unión con Cristo y los demás,
en la escucha de su Palabra; en la oración, en el diálogo intenso con Él para descubrir
que es lo que quiere de nosotros; en la vivencia del Sacramento de la Reconciliación,
pues aquel que experimenta el perdón y lo da es constructor de la paz, busca la paz
del corazón para estar bien con Dios y con sus hermanos.

Este cultivo y crecimiento de la vida interior personal en Cristo trae la paz, pues él la
trae a sus discípulos, a los que están junto a Él, (Lc 24, 36) <<La paz con ustedes>> por
lo tanto comenzamos a transmitir la paz interior en el discipulado, pues el que ha
tenido un encuentro con Cristo y conoce la paz, no puede actuar egoístamente y no
transmitirla a los demás, sino por el contrario estamos llamados a ser fuentes de paz

10 Tenemos que hablar. “Tres letras y un solo deseo: la paz” Revista N° 17 pág. 4
11 Ibíd.
12 Isaías 9,5

22 / Material de Adviento
para los demás en el que hacer de nuestra vida cotidiana, tenemos que ser pues,
discípulos de paz.

Exteriormente podemos transmitir la paz en la responsabilidad en cada una de


nuestras labores cotidianas, en el cumplimiento de nuestros deberes familiares y
sociales, en la búsqueda constante de la verdad y en su vivencia, en la vivencia de la
caridad, el amor. Todas estas cosas nos ayudan a construir la paz.

Material de Adviento / 23
Documento de trabajo No. 1
En Jesucristo la verdad de Dios se manifestó toda entera. Algunas luces que
podemos mencionar sobre esta “verdad”, las tomamos de la Sagrada Escritura:

"Lleno de gracia y de verdad" (Jn 1,14), él es la "luz del


mundo" (Jn 8,12), la Verdad (Jn 14,6).

El que cree en él, no permanece en las


tinieblas (Jn 12,46).

Seguir a Jesús es vivir del "Espíritu de verdad" (Jn 14,17)


que el Padre envía en su nombre ( Jn 14,26) y que
conduce "a la verdad completa" (Jn 16,13).

El discípulo de Jesús, "permanece en su palabra", para


conocer "la verdad que hace libre" ( Jn 8,31–32) y que
santifica ( Jn 17,17).

Jesús enseña a sus discípulos el amor incondicional de


la Verdad: "Que tu palabra sea sí, cuando es sí; y no,
cuando es no. Lo que pasa de ahí, viene del
maligno." (Mt 5,37)1.

24 / Material de Adviento
Documento de trabajo No. 2

Isaías 9,5-6

Animador: Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha


dado, el señorío reposará en su hombro, y se llamará
“admirable consejero”, Dios-Poderoso”, “Siempre-Padre”,
“Príncipe de Paz”. Grande es su señorío y la paz no tendrá
fin sobre el trono de David y sobre su reino, para restaurarlo
y consolidarlo por la equidad y la justicia. Desde ahora y
hasta siempre, el celo de Yahvé Sebaot hará eso.

Todos: Señor Jesús, tu nos dices que eres el camino, la verdad y la vida… permítenos
caminar siempre contigo, ayúdanos a ser promotores de la verdad en nuestra vida y
danos la fortaleza para soportar cada adversidades en este caminar. Por Cristo nuestro
Señor.

Isaías 9,5-6

Animador: Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha


dado, el señorío reposará en su hombro, y se llamará
“admirable consejero”, Dios-Poderoso”, “Siempre-Padre”,
“Príncipe de Paz”. Grande es su señorío y la paz no tendrá
fin sobre el trono de David y sobre su reino, para restaurarlo
y consolidarlo por la equidad y la justicia. Desde ahora y
hasta siempre, el celo de Yahvé Sebaot hará eso.

Todos: Señor Jesús, tu nos dices que eres el camino, la verdad y la vida… permítenos
caminar siempre contigo, ayúdanos a ser promotores de la verdad en nuestra vida y
danos la fortaleza para soportar cada adversidades en este caminar. Por Cristo nuestro
Señor.

Isaías 9,5-6

Animador: Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha


dado, el señorío reposará en su hombro, y se llamará
“admirable consejero”, Dios-Poderoso”, “Siempre-Padre”,
“Príncipe de Paz”. Grande es su señorío y la paz no tendrá fin
sobre el trono de David y sobre su reino, para restaurarlo y
consolidarlo por la equidad y la justicia. Desde ahora y hasta
siempre, el celo de Yahvé Sebaot hará eso.

Todos: Señor Jesús, tu nos dices que eres el camino, la verdad y la vida… permítenos
caminar siempre contigo, ayúdanos a ser promotores de la verdad en nuestra vida y
danos la fortaleza para soportar cada adversidades en este caminar. Por Cristo nuestro
Señor.

Material de Adviento / 25
Documento de trabajo No. 3
UN TEST SOBRE ESO DE AMAR-ME

Instrucciones: Rodea con un círculo la respuesta correspondiente.


1. ¿Te crees capaz de realizar los trabajos y encargos tan bien como cualquier
otra persona?
NO _____ ? _____ SI_____

2. ¿Te sientes, en general, seguro/a de ti mismo?


NO _____ ? _____ SI_____

3. ¿Consideras que generalmente resultas simpático/a a los demás?


NO _____ ? _____ SI_____

4. Tienes mucha confianza en las decisiones que tomas para creer que son
correctas?
5. NO _____ ? _____ SI_____

6. ¿Crees que estás construyendo una buena opinión de ti mismo/a?


NO _____ ? _____ SI_____

7. Los demás consideran útil tu presencia?


NO _____ ? _____ SI_____

8. ¿Generalmente estás convencido/a de hacer lo que deseas?


NO _____ ? _____ SI_____

9. Estás satisfecho/a de tu aspecto externo?


NO _____ ? _____ SI_____

10. ¿Tienes una dosis, al menos normal, de amor propio?


NO _____ ? _____ SI_____

11. ¿Piensas que tu personalidad resulta atractiva para el otro sexo?


NO _____ ? _____ SI_____

12. ¿Crees tener muy pocos motivos para sentirte satisfecho/a en la vida?
NO _____ ? _____ SI_____

13. ¿Te consideras frecuentemente un fracasado/a?


NO _____ ? _____ SI_____

14. ¿Sufres por algún sentimiento de inferioridad?


NO _____ ? _____ SI_____

15. ¿Piensas y deseas frecuentemente ser otra persona, diversa de la que eres?
NO _____ ? _____ SI_____

16. ¿Te sientes presa de temor o pánico al pensar que debes de hablar en
público?
NO _____ ? _____ SI_____

17. Hay muchas cosas de tu personalidad que cambiarías si pudieras?


NO _____ ? _____ SI_____

26 / Material de Adviento
18. Te avergüenzas frecuentemente de ciertas acciones?
NO _____ ? _____ SI_____

19. Mirando fotografías tuyas, ¿no te sientes a gusto y piensas que, en general, no
se ajustan a la realidad y sales desfavorecido/a?
NO _____ ? _____ SI_____

20. ¿Algún familiar te hace sentir que no eres suficientemente bueno/a?


NO _____ ? _____ SI_____

21. Cuando te ves criticado por alguien te sientes profundamente molesto? Piensas
muchas veces cuál es tu valor como persona?
NO _____ ? _____ SI_____

22. ¿Cuándo otras personas hablan bien de ti, te cuesta aceptar que sean
sinceras?
NO _____ ? _____ SI_____

23. ¿A veces no expresas opiniones o críticas ante el temor de que otros puedan
reírse o te critiquen?
NO _____ ? _____ SI_____

24. Eres tímido/a y no sabes bien qué hacer cuando estás delante de un grupo
grande de personas?
NO _____ ? _____ SI_____

25. ¿Te sientes inclinado/a a considerarte menos que las personas que te
presentan, aunque existan objetivamente elementos para verlas como
superiores?
NO _____ ? _____ SI_____

26. ¿Te muestras reservado/a con los desconocidos por pensar que no
comprenderán lo que podrías decir?
NO _____ ? _____ SI_____

27. ¿Encuentras difícil comportarte de tal manera que merezcas la a población o


suscites interés en los otros?
NO _____ ? _____ SI_____

28. ¿Te das cuenta de que muchas veces finges ser mejor de lo que eres en
realidad?
NO _____ ? _____ SI_____

29. ¿Frecuentemente te entran muchas dudas respecto a tu capacidad de amar?


NO _____ ? _____ SI_____

30. ¿Alguna vez piensas que no serás nunca capaz de hacer bien algo
importante?
NO _____ ? _____ SI_____

Material de Adviento / 27
VALORACION DEL TEST
Suma todos los valores de las diferentes respuestas conforme a las puntuaciones
siguientes:
NO= 1 ?= 0.5 SI= 0

Según estos valores, la suma de las respuestas estará comprendida entre 0 y 30 puntos.

-La zona intermedia (15-30 puntos) representa el justo equilibrio.


- Cuanto más se acerca la puntuación a 0, más cerca se está del complejo de no
amarse, o ser una persona que no tiene una buena opinión de sí misma.
-Cuando más cerca se está de los 30 puntos, por el contrario, tenemos confianza en
nosotros mismos, y podemos aparecer incluso como una persona presuntuosa.

28 / Material de Adviento
Documento de trabajo No. 4
EL AMOR
Tito “El Bambino”

El amor es una magia...


una simple fantasía...
es como un sueño...
que al fin lo encontré...
es como una luz...
que se esparce por el alma...
y recorre como el agua...
hasta que llena el corazón...

Y va creciendo y creciendo
como nubes en el cielo
dando vueltas por el mundo
es increíble,
así es el amor,
y al fin lo encontré. (2)

El amor te ciega
aunque a veces te engaña.
El amor es pureza
si es que alguien tu amas.
El amor te atrapa,
y del nunca escaparás,
sólo tienes que aprender amar, amar. (2)

Y va creciendo y creciendo
como nubes en el cielo
dando vueltas por el mundo
es increíble,
así es el amor,
y al fin lo encontré. (2)

El amor te ciega
aunque a veces te engaña.
El amor es pureza
si es que alguien tu amas.
El amor te atrapa,
y del nunca escaparás,
sólo tienes que aprender amar, amar. (2)

El amor es una magia...


una simple fantasía...
es como un sueño...
que al fin lo encontré...
es como una luz...
que se esparce por el alma...
y recorre como el agua...
hasta que llena el corazón...

Material de Adviento / 29
Documento de trabajo No. 5

Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles,


si no tengo amor, soy como una campana que suena o platillo que retumba.
Y aunque tuviera el don de hablar de parte de Dios
y conociera todos los misterios y toda la ciencia;
y aunque mi fe fuera tan grande como para trasladar montañas,
si no tengo amor, nada soy.
Y aunque repartiera todos mis bienes a los pobres
y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, de nada me sirve.
El amor es paciente y bondadoso;
No tiene envidia, ni orgullo ni arrogancia.
No es grosero ni egoísta, no se irrita ni es rencoroso;
No se alegra de la injusticia, sino que encuentra su alegría en la verdad.
Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
El amor nunca pasará.
Terminará el don de hablar de parte de Dios,
cesará el don de expresarse en un lenguaje misterioso,
y desaparecerá también el don del conocimiento profundo.
Porque ahora conocemos el don imperfecto,
lo mismo que es imperfecta nuestra capacidad de hablar de parte de Dios,
pero cuando venga lo perfecto, desaparecerá lo imperfecto.
Cuando yo era niño, hablaba como niño, razonaba como niño;
al hacerme hombre, he dejado las cosas de niño.
Ahora vemos por medio de un espejo y oscuramente;
pero un día veremos cara a cara.
Ahora conozco imperfectamente, pero un día conoceré como Dios mismo me conoce.
Ahora permanecen estas tres cosas: la fe, la esperanza, el amor,
pero la más excelente de todas es el amor.
1ª. Corintios 13, 1-13

La caridad da la que aquí habla el Apóstol, aunque parece mirar sobre todo al
prójimo, no es ese amor o simpatía que nace a veces espontáneamente en nosotros,
buscando los bien de otros hombres, sino un amor que trasciende todo lo creado y se
remonta hasta el Creador. Tiene su raíz en Dios, que fue quien nos amó primero, a cuyo
amor trata de corresponder. En ese arranque de amor de Dios, como no puede ser
menos, van incluidos también todos los hombres a quienes El tanto ha amado, sin
distinción de razas ni simpatías naturales, hasta el punto de que el amor a Dios y el
amor al prójimo no son sino dos manifestaciones de una misma caridad13.

Cuando alguno de nosotros nos enamoramos, deseamos compartir el gozo y la alegría


que hay en nuestro corazón. El amor no se puede ocultar. Un verdadero amor se
expresa en obras, palabras, en acciones concretas.

PARA COMPARTIR…

1. ¿Cómo le demuestras a alguien que lo amas?


2. ¿El que ama, lo oculta o lo da a conocer? ¿Porqué?
3. ¿Tú amas? Si respondiste “SI”, ¿cómo es ese amor que
experimentas? ¿Ese amor te lleva a amar cada día más a tus
semejantes?

13 Cf. La Biblia comentada, VI Hechos y San Pablo, p.434.

30 / Material de Adviento
Documento de trabajo No. 6

Piensa en cómo transmites el amor de Dios a las personas que te rodean. Escribe tu
reflexión como una ayuda para ser, mejor transmisor del amor de Dios.

1. Yo manifiesto amor a ______________________ siendo paciente cuando


__________________________________________________________________________.
2. Necesito mostrar bondad hacia___________________________ especialmente
cuando __________________________________________________________________.
3. En lugar de envidiar a ____________________________ el amor me ayudará a
__________________________________________________________________________.
4. Cuando me nace ser grosero con _____________________ el amor me recordará
que ______________________________________________________________________.
5. Cuando _______________________ me hace ____________________________________
no debo guardar rencor porque ____________________________________________.
6. El amor me impulsa a perdonar y buscar la reconciliación cuando
__________________________________________________________________________.
7. Al alegrarme con la verdad, cambiará mi actitud de
__________________________________________________________________________.
8. Comunico el amor de Dios a ________________________ cuando sufre,
ayudándole en ___________________________________________________________

Piensa en cómo transmites el amor de Dios a las personas que te rodean. Escribe tu
reflexión como una ayuda para ser, mejor transmisor del amor de Dios.

1. Yo manifiesto amor a ______________________ siendo paciente cuando


__________________________________________________________________________.
2. Necesito mostrar bondad hacia___________________________ especialmente
cuando __________________________________________________________________.
3. En lugar de envidiar a ____________________________ el amor me ayudará a
__________________________________________________________________________.
4. Cuando me nace ser grosero con _____________________ el amor me recordará
que ______________________________________________________________________.
5. Cuando _______________________ me hace ____________________________________
no debo guardar rencor porque ____________________________________________.
6. El amor me impulsa a perdonar y buscar la reconciliación cuando
__________________________________________________________________________.
7. Al alegrarme con la verdad, cambiará mi actitud de
__________________________________________________________________________.
8. Comunico el amor de Dios a ________________________ cuando sufre,
ayudándole en ___________________________________________________________

Material de Adviento / 31
Documento de trabajo No. 7

1. A cada equipo se le entregará una cuartilla de papel, en la que aparece el término


paz en diferentes idiomas. Tendrán 20 segundos para memorizar el mayor número de
conceptos, pasando posteriormente a un pequeño examen por parte del animador.
Gana la prueba el equipo que más palabras correctas acierte.

Idioma PAZ Idioma PAZ


Alemán Friedden Checo Mir
Danés Freds Finlandés Rauhan
Francés Paix Holandés Vrede
Húngaro Beké Indonesio Berdamai
Inglés Peace Italiano Pace
Portugués Paz Albanés Paque

2. Un integrante de cada equipo, durante un minuto y a modo de presentador,


anuncia al mundo entero la gran noticia de que se ha logrado la paz mundial. El
joven, que lo haga con mayor originalidad y dramatismo, se hará con la prueba para
su equipo.

3. En un minuto y en una hoja en blanco, cada equipo escribe armas de paz tales
como una sonrisa, un abrazo, el diálogo, un saludo, un beso... El equipo que, al acabar
el minuto, tenga un mayor número de palabras correctas se hace con la prueba.

4. El animador utiliza para esta prueba la primera parte de la Oración de Paz de San
Francisco de Asís. Lee la primera parte de cada línea y los equipos, por turno, irán
completando la palabra que falte. Gana el equipo que más palabras correctas diga.

Señor,
hazme un instrumento de tu paz:
allí donde haya odio, que ponga el (amor)
allí donde haya ofensa que yo ponga el (perdón)
allí donde haya discordia que yo ponga la (unión)
allí donde haya error, que yo ponga la (verdad)
allí donde haya desesperación, que yo ponga la (esperanza)
allí donde haya tinieblas, que yo ponga la (luz)
allí donde haya tristeza, que yo ponga (alegría)

Señor,
hazme un instrumento de tu paz:
allí donde haya odio - que ponga el (amor)
allí donde haya ofensa - que yo ponga el (perdón)
allí donde haya discordia - que yo ponga la (unión)
allí donde haya error - que yo ponga la (verdad)
allí donde haya desesperación - que yo ponga la (esperanza)
allí donde haya tinieblas - que yo ponga la (luz)
allí donde haya tristeza - que yo ponga (alegría)

32 / Material de Adviento
5. Combate de sonrisas: Cada equipo cuenta, durante un tiempo máximo de 1
minuto, un chiste blanco. Aquel equipo que desprenda más sonrisas entre los
participantes ganará la prueba.

6. Gana esta prueba quien encuentre primero en la Palabra de Dios y lea para todos,
la bienaventuranza que Jesús dijo y que hace referencia a la paz: “Dichosos los que
construyen la paz, porque serán llamados hijos de Dios” (Mt 5, 9).

7. Se deja a los equipos dos minutos para que preparen un anuncio publicitario en el
que promocionen la paz. Posteriormente lo escenifican. El equipo que haga mejor
puesta en escena, será el ganador.

8. Comodín pacífico: El equipo que diga este número, automáticamente gana esta
prueba, sin hacer un reto.

9. Cada equipo escribe en un tiempo máximo de cuatro minutos una carta de 10


líneas, dirigiéndose a un político. Hay que tratar de convencerle cómo con la guerra
no se consigue nada, y que hay otras armas que se pueden utilizar y que contribuyen
a lograr la paz entre todos los pueblos. El equipo que demuestre mayor poder de
convicción en sus palabras, ganará la prueba.

10. Se entrega a cada equipo 5 rotafolios. Cada equipo deberá de escribir en los
rotafolios una acción que atente contra la paz y que se dé en su entorno (escuela,
familia, barrio.) A continuación se coloca un bote de basura a cierta distancia, y por
turno cada joven lanza el papel (arrugado, simulando una pelota) al interior de la
papelera. El equipo que logre introducir primero en el bote las 5 acciones violentas
ganará la prueba.

11. Versículo oculto: Se entrega a cada equipo un papel con una frase incompleta
sobre la paz. El primer equipo que complete el mensaje ganará la prueba.

S _ _ a _ _ _ t _ / p _ _ _ _ s / t_ _ e _ / p _ _ / s _ / _ u / l _ /
pr _ _ _ _ c _ _ _ _ s;

“Solamente puedes tener paz si tú la proporcionas” (Marie Ebner-Eschenbach)

12. Cada equipo hace tres aviones de papel (de pasajeros, no de combate) y los
decora con una bandera que simbolice para ellos algún aspecto de la paz. A
continuación se traza una línea y, desde ese punto, irán lanzándolos al aire. El
participante que llegue más lejos con su avión obtiene como recompensa la victoria
de la prueba para su equipo.

13. Se les entrega una frase desordenada. El equipo que consiga formar las frases en el
menor tiempo posible ganará la prueba. Ejemplo:
camino /para/paz/la/No/camino/es/hay /el/es/paz/la

“No hay camino para la paz, la paz es el camino” (Gandhi)

14. Cada equipo dispone de un minuto para inventar un eslogan sobre la paz.
Después, a modo de “grito de guerra” cada equipo lo expresa a la asamblea. Gana el
equipo que mejor lo haga.

Material de Adviento / 33
15. Comodín pacífico: El equipo que diga este número, automáticamente gana esta
prueba, sin hacer un reto.

16. Cada equipo busca en la Palabra de Dios (concretamente en el evangelio de


Lucas-Infancia) una frase que haga referencia a la paz. El primero que lo logre ganará
la prueba.
“Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad.”
(Lc 2, 14).

17. Combate de sonrisas: A cada equipo se le entregan 3 globos del mismo color. A
continuación cada equipo escribe en un pequeño trozo de papel una arma de
destrucción. Meten cada papel en un globo, lo inflan y lo atan. A su vez el animador
infla otros dos globos (también del mismo color) e introduce, en uno la palabra Guerra
y en el otro la palabra Paz. Finalmente ponen todos los globos en medio de la sala y
cuatro participantes por equipo los hacen estallar sentándose encima de ellos. El
participante que encuentre la palabra “Paz” gana la prueba para su equipo.

18. Esta prueba consiste en cantar entre todo el equipo una canción que hable sobre
la paz. El equipo que mejor lo haga se hará con la prueba.

19. Cada equipo escenifica durante un minuto una situación cotidiana de violencia. A
su vez pone en escena una solución pacífica. Gana el equipo que lo haga con mayor
realismo y originalidad.

20. El animador para esta prueba, ha tenido que estar muy atento a los comentarios y
diálogos de los jóvenes durante el juego. Les explica cómo los insultos, los tacos, las
blasfemias, las reacciones violentas... son un atentado contra la paz, y cómo entre
todos, con palabras amables y gestos pacíficos, podemos contribuir a hacer un
mundo más pacífico. El equipo que, a juicio del animador, se haya dirigido a sus
compañeros sin insultos y sin palabras groseras se hará con la prueba.

34 / Material de Adviento
Documento de trabajo No. 8

1 2 3 4 5

6 7 8 9 10

11 12 13 14 15

16 17 18 19 20

Material de Adviento / 35
Documento de trabajo No. 9

- ¿Cómo me preparo en este Adviento para recibir la Paz de Cristo en mi corazón?

-¿Qué acciones concretas realizaré para ser portador de paz y reflejar la paz de Cristo
esta Navidad?

-
¿Cómo me preparo en este Adviento para recibir la Paz de Cristo en mi corazón?

-¿Qué acciones concretas realizaré para ser portador de paz y reflejar la paz de Cristo
esta Navidad?

- ¿Cómo me preparo en este Adviento para recibir la Paz de Cristo en mi corazón?

-¿Qué acciones concretas realizaré para ser portador de paz y reflejar la paz de Cristo
esta Navidad?

36 / Material de Adviento
ANEXO
“El adviento tiempo de espera”

Significado del Adviento:


Al celebrar la Iglesia el Adviento, te invita a meditar en la venida del Señor. Dicha
venida se nos presenta en tres dimensiones:
 Adviento Histórico:
Es la espera en que vivieron los pueblos que ansiaban la venida del Salvador.
Va desde Adán hasta la encarnación, abarca todo el Antiguo Testamento.
Escuchar en las lecturas a los Profetas, nos deja una enseñanza importante
para preparar los corazones a la llegada del Señor. Acercarse a esta historia es
identificarse con aquellos hombres que deseaban con vehemencia la llegada
del Mesías y la liberación que esperaban de él.

 Adviento Místico:
Es la preparación moral del hombre de hoy a la venida del Señor. Es un
Adviento actual. Es tiempo propicio para la evangelización y la oración que
dispone al hombre, como persona, y a la comunidad humana, como
sociedad, a aceptar la salvación que viene del Señor. Jesús es el Señor que
viene constantemente al hombre. Es necesario que el hombre se percate de
esta realidad, para estar con el corazón abierto, listo para que entre el Señor. El
Adviento, entendido así, es de suma actualidad e importancia.

 Adviento Escatológico:
Es la preparación a la llegada definitiva del Señor, al final de los tiempos,
cuando vendrá para coronar definitivamente su obra redentora, dando a
cada uno según sus obras. La Iglesia invita al hombre a no esperar este tiempo
con temor y angustia, sino con la esperanza de que, cuando esto ocurra, será
para la felicidad eterna del hombre que aceptó a Jesús como su salvador.

Esta celebración manifiesta cómo todo el tiempo gira alrededor de Cristo, el mismo
ayer, hoy y siempre; Cristo el Señor del tiempo y de la Historia.

El Adviento: Inicia con las vísperas del domingo más cercano al 30 de Noviembre, en
este año comienza el día 28 de noviembre y termina antes de las vísperas de la
Navidad. Los domingos de este tiempo son 4 los cuales, nos van acercando cada vez
más en la riqueza de su vivencia y su liturgia a la preparación de la venida del Señor.
Los días del 16 al 24 de diciembre (la Novena de Navidad) tienden a preparar más
específicamente las fiestas de la Navidad.

El color de los ornamentos del altar y la vestidura del sacerdote es el morado, igual que
en Cuaresma, que simboliza austeridad y penitencia. Son cuatro los temas que se
presentan durante el Adviento:

I Domingo, la vigilancia en espera de la venida del Señor.


Durante esta primer semana las lecturas bíblicas y la predicación son una invitación
con las palabras del Evangelio: "Velen y estén preparados, que no saben cuándo
llegará el momento".

Es importante que, como jóvenes de esperanza, junto con nuestra familia nos
hagamos un propósito que nos permita avanzar en el camino hacia la Navidad; ¿qué
te parece si nos proponemos revisar nuestras relaciones familiares? Como resultado
deberemos buscar el perdón de quienes hemos ofendido y darlo a quienes nos hayan

Material de Adviento / 37
ofendido para comenzar el Adviento viviendo en un ambiente de armonía y amor
familiar. Desde luego, esto deberá ser extensivo también a los demás grupos de
personas con los que nos relacionamos diariamente, como la escuela, el trabajo, los
vecinos, etc. Esta semana, en familia al igual que en cada comunidad parroquial,
encenderemos la primer vela de la Corona de Adviento, color morada, como signo de
vigilancia y deseos de conversión.

II Domingo, la conversión, nota predominante de la predicación de Juan Bautista.


Durante la segunda semana, la liturgia nos invita a reflexionar con la exhortación del
profeta Juan Bautista: "Preparen el camino, Jesús llega" y, ¿qué mejor manera de
prepararlo que buscando ahora la reconciliación con Dios? En la semana anterior nos
reconciliamos con las personas que nos rodean; como siguiente paso, la Iglesia nos
invita a acudir al Sacramento de la Reconciliación (Confesión) que nos devuelve la
amistad con Dios que habíamos perdido por el pecado. Encenderemos la segunda
vela morada de la Corona de Adviento, como signo del proceso de conversión que
estamos viviendo.

Durante esta semana puedes buscar en los diferentes templos que tienes cerca, los
horarios de confesiones disponibles, para que cuando llegue la Navidad, estés bien
preparado interiormente, uniéndote a Jesús y a los hermanos en la Eucaristía.

III Domingo, el testimonio, que María, la Madre del Señor, vive, sirviendo y ayudando
al prójimo.
Coincide este domingo con la celebración de la Virgen de Guadalupe, y
precisamente la liturgia de Adviento nos invita a recordar la figura de María, que se
prepara para ser la Madre de Jesús y que además está dispuesta a ayudar y servir a
quien la necesita. El evangelio nos relata la visita de la Virgen a su prima Isabel y nos
invita a repetir como ella: "Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a
verme?.

Sabemos que María está siempre acompañando a sus hijos en la Iglesia, por lo que nos
disponemos a vivir esta tercer semana de Adviento, meditando acerca del papel que
la Virgen María desempeñó. Te proponemos que fomentes la devoción a María,
rezando el Rosario en familia, uno de los elementos de las tradicionales posadas, que
inician el próximo día 16. Encendemos como signo de espera gozosa, la tercer vela,
color rosa, de la Corona de Adviento.

IV Domingo, el anuncio del nacimiento de Jesús hecho a José y a María.


Las lecturas bíblicas y la predicación, dirigen su mirada a la disposición de la Virgen
María, ante el anuncio del nacimiento de su Hijo y nos invitan a "Aprender de María y
aceptar a Cristo que es la Luz del Mundo". Como ya está tan próxima la Navidad, nos
hemos reconciliado con Dios y con nuestros hermanos; ahora nos queda solamente
esperar la gran fiesta. Como familia debemos vivir la armonía, la fraternidad y la
alegría que está cercana celebración representa. Todos los preparativos para la fiesta
debieran vivirse en este ambiente, con el firme propósito de aceptar a Jesús en los
corazones, las familias y las comunidades. Encendemos la cuarta vela color morada,
de la Corona de Adviento.

38 / Material de Adviento