Sie sind auf Seite 1von 3

“NeuroNas espejo”

Las neuronas espejo son los diminutos milagros


gracias a los cuales atravesamos el día
- Marco Iacoboni

Las neuronas espejo fueron descubiertas en 1991 por el


grupo de investigación dirigido por Giacomo Rizzolatti al
estudiar el cerebro de monos macacos. Estas células
cerebrales especiales ubicadas en la corteza premotora
tenían la particularidad de que se activaban, no sólo
cuando el mono tomaba un objeto, sino también cuando
observaba la misma acción en una persona o en otro
mono.
Las neuronas espejo constituyen el sustrato cerebral de la tendencia automática a
imitar que nos caracteriza a los seres humanos, permitiendo a nuestro cerebro
correlacionar acciones propias con ajenas y dotarlas de un significado.
Con las neuronas espejo podemos entender a los demás y nos vinculan desde el
punto de vista mental y emocional. Se cree, además, que fueron fundamentales en
la evolución del lenguaje, dado que permiten imitar las vocalizaciones de los
demás e interpretar sus intenciones.

Imitación

Dos tipos de imitación con intenciones diferentes:

1. El profesor está explicando el proceso de resolución de un problema de forma


metódica en clase. Un alumno, cuyas creencias son negativas respecto a su
desempeño en la materia en cuestión, se siente más seguro siguiendo ese tipo de
resolución analítica y ordenada, por lo que es capaz de replicar ese procedimiento
en situaciones semejantes. Existe un referente.

2. El profesor está explicando el proceso de resolución de un problema de forma


desorganizada. Un alumno, cuyas creencias son negativas respecto a su
desempeño en la materia en cuestión, se siente desmotivado y se niega a seguir
las directrices marcadas por el docente. Se niega al referente.

En un estudio anterior al descubrimiento de las neuronas espejo, al analizar las


posturas de estudiantes y maestros en horas de clase habituales, se demostró que
cuanto mayor era la afinidad entre el profesor y sus alumnos éstos imitaban
inconscientemente más la postura de aquéllos. Respecto al aprendizaje, está claro
que se facilita a través de la observación, porque las neuronas espejo permiten al
cerebro estar preparado para imitar la acción observada. Afortunadamente,
el lóbulo frontal de nuestro cerebro actúa de inhibidor y nos evita imitar todo
aquello que observamos.

Empatía

Dos caras de la empatía:


1. El profesor entra sonriente y con energía en el aula. Explica historias con
entusiasmo y se genera un clima emocional positivo. Los alumnos sienten que es
consciente de sus necesidades, participan, están motivados y sonríen. Incluso
cuando reciben reprobaciones perciben un tono afectuoso. Se respira entusiasmo.

2. El profesor entra cabizbajo y resoplando en el aula. Explica nervioso y tenso,


con lo que se genera un clima de desconfianza. Los alumnos desconectan, no
participan y resoplan. Reciben reprobaciones con sarcasmo. Se respira
inseguridad.

El estado emocional del aula depende del profesor.


Las investigaciones al respecto han demostrado
que la comunicación no verbal, especialmente las
expresiones faciales, permiten a los alumnos
valorar, en muy poco tiempo, al docente que están
observando. De forma automática, las neuronas
espejo nos permiten comprender las intenciones y
sentimientos de las emociones de los otros
realizando una simulación de la expresión facial
observada y conectando con el sistema límbico a
través de la ínsula.

Gestos y lenguaje

Gestos diferentes:
1. Al enseñar la ecuación 2 + 3 = x + 1, el maestro acompaña su explicación con
gestos manuales que consisten en señalar los números del miembro de la
izquierda, pararse al llegar al igual y señalar, a continuación, los números del
miembro de la derecha.

2. Al enseñar la ecuación 2 + 3 = x + 1, el maestro acompaña su explicación con


gestos manuales que consisten en ir señalando, de forma seguida, cada número
de ambos lados de la ecuación.
Los gestos adecuados facilitan el aprendizaje y,
con el lenguaje, forman parte de un mismo
sistema. En experimentos en los que se pide a
los participantes que observen una historia y que
narren después lo que sucede, se ha
demostrado que las neuronas espejo se activan
de forma selectiva ante los gestos que
acompañan las explicaciones en detrimento de los gestos que no las reflejan, es
decir, hay un claro interés por los gestos que son importantes en las interacciones
entre personas.
En consonancia con la idea de que las neuronas espejo jugaron un papel
importante en el desarrollo del lenguaje, se descubrieron en una zona del cerebro
del mono que es la homóloga al área de Broca, una de las principales áreas
lingüísticas del cerebro humano. Y esta región se activa durante la imitación y la
observación de la acción.