Sie sind auf Seite 1von 22

Terapia cto paii!

|,i v
familiar
Guía práctica
Ritvo/Glick

El libro que ahora tiene en su:; ni.iims u i ni r

serie editada por la Amanean / v« liiatiu 1

el título de Guía practica I sl.i mi i imnili, uní „ ,


estudiantes y profesionales en niedii in.i \< u\
cologíay, en general, paia Indos .MIIIUIIU IHUII
cuyo campo de acción se lolai; ,i i i
Como todos los libros de esl.i selle
reja y familiar Guia practica conllnnn lim indo im litn
tes avances sobre el tema almiil.irin . mi IIMUM i IIIIIM
precisa, organizados e ilusliailns en dnialliidu iigui i
esquemas y cuadros quo (Miiiiiiliin un.i lullimi lili* il
profesional además de (acllllai s ,iiin|n un ii i
novedoso formato de bolsillo.
En forma clara presenta los antnendmi
rapia familiar, características de las lamilla i ili
y disfuncionales, formas de evalu, > dl.n
curso del tratamiento, indicaciones v • »mi. i
nes. Abarca también cuestiones elle,c. , 1

el profesional ha de tomar en cuenta en su i


ño de la práctica clínica.

Títulos afines:

Terapia familiar: Modelos y técnicas; Sanche/ y


Gutiérrez
Terapia breve con parejas: Un entoquo
integrador; Gilbert
Sexualidad en la pareja; Álvarez-Gayou
Manejo del enfermo crónico y su familia
(sistemas, historias y creencias); Velasco
Cómo criar niños emocionalmente sanos
satisfaciendo sus cinco necesidades vitales iy
también las de los padres!, 2 edición; Newmark
a
10 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 1)

relación con los trastornos mentales. La terapia familiar se interesa prin-


cipalmente en las relaciones entre las personas y los vínculos que esta-
blecen estas relaciones y perturbaciones de la familia con los trastornos
físicos y mentales de los individuos y con contextos más generales en la
comunidad.

REFERENCIAS
La familia funcional
Anonymous. (1972) Towards the differentiation ofaselfin one's own family,
in Family ínteraction: A Dialogue Between Family Researchers and Family
Tberapists. Edited by Framo, J. L., New York, Springer, pp. 111-166.
Committee on the Family. (1970) Field ofFamily Therapy, Report No. 78.
New York, Group for the Advancement of Psychiatry, p. 534.
Hoffman, L. (1983) A co-evolutionary framework for systemic family therapy, Probablemente haya poca necesidad de destacar la impor-
in Diagnosis and Assessment in Family Therapy, The Family Therapy tancia general del matrimonio y la familia. Tales institucio-
Collections. Edited by Hansen, J.C., Keeney B. P., Rockville, M . D., nes sociales han existido en todos los lugares y en todos los
Aspen Publications, p. 42. tiempos como consta en la historia. Incluso ahora, pese a lo
Jackson, D. D. (1957) The question of family homeostasis. Psychiatr Q que se dice en ciertos ámbitos sobre su disolución, la familia
Suppl31, 79-90. y las relaciones conyugales, aunque en constante transfor-
Lewis, J. M . (1998) For better or worse: interpersonal relationships and mación, siguen claramente vigentes.
individual outcome. Am ] Psychiatry 755:582-589. No obstante, se han modificado las expectativas sobre
Minuchin, S. (1974) Families and Family Therapy. Cambridge, M A . , el matrimonio y la familia, sobre todo cuando se compara a
Harvard University Press. la familia tradicional con los cambios radicales que ha habi-
Minuchin, S., Baker, L , Rosman, B., et al. (1975) A conceptual model of do en este esquema. Para el matrimonio y la familia, la diver-
psychosomatic illness in children. Arch Gen Psychiatry 32:1031-1038. sidad de esquemas aceptados (cohabitación, familias no to-
Von Bertalanffy, L. (1968) General Systems Theory. New York, George talmente consanguíneas, familias monoparentales y familias
Braziller. de 2 y 3 generaciones) constituyen un motivo de incerti-
Wiener, N . (1948) Cybernetics, or Control and Communication in the Ani- dumbre, inestabilidad y ansiedad. Con todo, tal diversidad
mal and the Machine. Cambridge, MA, MIT Press. ofrece una riqueza de soluciones que no proporcionaría un
esquema más rígido. A cualquiera que participe en una tera-
pia familiar o de pareja debe advertírsele que no considere a
la familia desde una sola perspectiva.

LA FAMILIA COMO SISTEMA

Los matrimonios y las familias se diferencian de otros grupos


humanos en muchas formas: duración, intensidad y función
11
12 • Terapia de pareja y familiar {Capítulo 2)
La familia funcional • 13

de sus relaciones. Para los seres humanos, la familia constituye el grupo Cuadro 2-1. Procesos que caracterizan a las familias funcionales
más importante en relación con el desarrollo psicológico individual, la
1. Conexión y compromiso de los integrantes como unidad que se cuida y
interacción emocional y el mantenimiento de la autoestima. Para mu-
apoya mutuamente.
chos la familia es un grupo en el que se experimentan los amores y
2. Respeto por las diferencias y la autonomía individuales que promueve el
odios más intensos, y en el cual se disfruta de las satisfacciones más desarrollo y bienestar de los integrantes de cada generación, de los más
profundas y se padecen las desilusiones más dolorosas. Las característi- jóvenes a los más viejos.
cas de una familia (o de una pareja) como unidad son diferentes de la 3. En lo que tiene que ver con las parejas, relación caracterizada por el
simple suma de sus componentes. respeto mutuo, el apoyo y la participación equitativa del poder y las res-
Los integrantes de la familia suelen vincularse por lazos intensos ponsabilidades.
y duraderos derivados de experiencias pasadas, roles sociales, apoyo y 4. En lo referente a la crianza, protección y socialización de los hijos, y lide-
necesidades mutuos y expectativas. Hay factores que actúan constante- razgo y autoridad paterna/ejecutiva eficaz para el cuidado de otros miem-
mente para mantener el sistema familiar en equilibrio y evitar que ex- bros vulnerables de la familia.
perimente cambios demasiado fuertes o rápidos. 5. Estabilidad organizacional, caracterizada por la claridad, la congruencia y
La homeostasis familiar alude al concepto de que la familia es un las pautas de interacción predecibles.
sistema diseñado para mantener un estado relativamente equilibrado. 6. Adaptabilidad: flexibilidad para satisfacer las exigencias de cambio inter-
nas o externas, para afrontar debidamente el estrés y los problemas, y
Por tanto, cuando el sistema en su conjunto o cualquiera de las partes
para dominar los desafíos normativos y no normativos y las transiciones
que lo integran está sujeto a una fuerza desequilibrante, la retroalimen- durante el ciclo de vida.
tación restablecerá el equilibrio preexistente. Sin embargo, a menudo 7. Comunicación abierta caracterizada por la claridad en las reglas y expec-
es necesario que la familia pase a un nuevo equilibrio, lo que sucede en tativas, interacción placentera y diversidad de expresiones emocionales
momentos de transición durante el ciclo de vida de la familia o después y respuestas que manifiestan empatia.
de un cambio de vida importante (p. ej., cuando la madre regresa al 8. Procesos eficaces de resolución de problemas y conflictos.
trabajo) o de un trauma (p. ej., un accidente automovilístico en el que 9. Sistema de creencias compartidas que permite la confianza mutua, el
uno de los integrantes de la familia resulta lesionado y no puede conti- dominio de los problemas, la conexión con generaciones pasadas y fu-
nuar con sus roles normales). turas, valores éticos e interés por la comunidad humana en general.
Para que el sistema sea funcional, debe contar con ciertas caracte- 10. Recursos adecuados para la seguridad económica básica y el apoyo
rísticas. En el cuadro 2-1, se presentan 10 procesos que caracterizan a psicosocial en las redes de familiares y amistades y los sistemas comuni-
las familias funcionales —es decir, saludables o normales (Walsh, 1993). tarios y sociales generales.

CICLO DE VIDA CONYUGAL O FAMILIAR las familias en ocasiones se hallan mejor preparadas para enfrentar los
desafíos de una etapa que de otra.
Dado que una de las funciones medulares de la familia es preparar a los La capacidad de las parejas para comunicarse con claridad, resol-
hijos para la vida adulta, el sistema debe asegurar que los integrantes ver problemas y mantener una relación razonablemente libre de pro-
dominen varias tareas psicosociales relacionadas con fases específicas en yecciones y programas incompatibles se basa en las necesidades
cada etapa del ciclo de vida de la familia. Los estresores que ocurren intrapsíquicas de los individuos, los comportamientos reflexivos que
durante cualquiera de estas etapas pueden interferir en la consecución traen consigo de su familia de origen, la evolución de la dinámica con-
de las tareas normales del desarrollo. Aunque la capacidad de la familia yugal y el estado de desarrollo marital. Los ciclos de vida individuales y
para transitar debidamente de una determinada fase del desarrollo a familiares determinan ciertas pautas de estrés normativas, como se ex-
otra quizá dependa de cómo se hayan negociado las etapas anteriores, plica en los párrafos siguientes (cuadro 2—2).
14 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 2) La familia funcional • 15

Cuadro 2-2. Ciclo de vida de la familia y desarrollo adulto EL CICLO DE VIDA INDIVIDUAL
Edad adulta temprana (20 a 40 años de edad)
1 .a edad de los participantes adultos influye mucho en los asuntos conyuga-
20 a 30 años de edad
les y familiares. Las fases del desarrollo adulto pueden dividirse en términos
1. Establece una estructura de vida independiente (hogar, amigos, etc.)
generales en: edad adulta temprana (20 a 40 años de edad); edad adulta
2. Renegocia las relaciones con los padres
media (40 a 65 años de edad); y edad adulta tardía (65 años en adelante).
3. Toma la primera serie de decisiones en torno a la elección ocupacional
Entre los aspectos del desarrollo en la edad adulta temprana se
4. Explora la intimidad/sexualidad
hallan la salida del individuo de la familia de origen y el desarrollo de
5. Posiblemente enfrenta la paternidad
un sentido de identidad y estructura de vida, una trayectoria laboral o
Transición de los 30 años de edad profesional, y una relación íntima y comprometida. Durante la tercera
En ocasiones reconsidera las elecciones tempranas ("curso de corrección") década de vida,* cuando hay una necesidad de atender al mismo tiem-
1. Se establece en la estructura de vida elegida po todas las tareas del desarrollo, la relación que la persona sostenga
2. Profundiza el compromiso con el trabajo y las relaciones íntimas con los padres y el trabajo puede alterar profundamente tanto la elec-
3. Experimenta el sí mismo como un adulto completo ción conyugal como el desarrollo de la pareja. Las primeras relaciones
Edad adulta media (40 a 60 años de edad) amorosas en particular, quizá se desarrollen en respuesta a exigencias
paternas percibidas, a un deseo de probarse a sí mismo como adulto o
40 a 50 años de edad
a una necesidad de pareja para combatir los temores a la soledad. En la
1. Enfrenta las complejidades de formar parte de la generación al mando:
puede ser responsable de hijos o padres ancianos tercera década de vida, mucho tiempo y energía emocional llegan a
2. Transición de la mitad de la vida: reevalúa las metas de su vida, el trabajo canalizarse hacia el trabajo más que a las relaciones. Sin embargo, es
y las relaciones mayor la necesidad de asegurar los lazos emocionales, y la mayoría de
3. Se perdona los pecados de omisión y comisión las personas desarrollan relaciones intensas y de largo plazo para finales
de este periodo y desean establecer una familia poco después. Si sus
50 a 60 años de edad
elecciones los complacen, la cuarta década de vida puede ser un perio-
1. Se establece en la vida que eligió en la década anterior do particularmente estable y ordenado.
2. Acepta aquello en lo que se ha convertido Los aspectos de la mitad de la vida son complejos. El inicio de la
3. Enfrenta la condición de abuelo quinta década de vida no siempre es un periodo de crisis, pero suele
4. Enfrenta temas relacionados con la vejez y la mortalidad caracterizarse por una sensación de transición y una necesidad de reevaluar
Edad adulta tardía (60 años de edad en adelante) la propia estructura de vida después de 20 años de actuar como adulto.
60 años de edad en adelante Una sensación de mortalidad y de avance de la edad hace que muchas
1. Revisa su vida personas revisen su vida y reorienten ciertas partes de ésta. Como cónyu-
2. Deja de formar parte de la generación al mando ges, los individuos que atraviesan por la mitad de la vida probablemente
3. Halla función y dirección en un mundo que valora la juventud estén más dispuestos a olvidarse de obsesiones laborales y a cultivar una
4. Enfrenta los cambios físicos del envejecimiento mayor intimidad, u olvidar un enfoque familiar y orientarse más hacia el
mundo. Como parte de la revisión de su vida, algunas personas se dan
75 años de edad en adelante
Se enfoca en el funcionamiento pese al envejecimiento físico
* N. del E. La "tercera década de vida" alude al periodo que comprende de los 20
Fuente: reproducido de Glick, I. D., Berman, E. M., ClarkinJ. F. era/.. Marital and Family a los 30 años de edad, aproximadamente. Así se citan en este texto los diferen-
Therapy, 4 ed„ 2000. p. 63. Copyright 2000, American Psychíatric Press., Inc. Utilizado tes lapsos de la vida del individuo: primera década de vida (0 a 10 años), segun-
con autorización. da década de vida (10 a 20 años) y así sucesivamente.
16 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 2) La familia funcional • 17

cuenta de que están insatisfechas con su matrimonio y sostienen relacio- Si una pareja no ha tenido una relación sexual íntima antes de
nes extramaritales, se separan o divorcian. El final de la edad adulta tem- contraer nupcias, enfrentará la sexualidad y la reciprocidad durante los
prana puede ser una fuente de satisfacción, cuando las personas llegan a primeros meses del matrimonio. Las formas de comunicación y divi-
aceptar lo que son y lo que no son. Si el matrimonio es bueno, puede ser sión de tareas que se establecen en los primeros meses suelen ser difíci-
una fuente particular de consuelo y fortaleza durante este periodo. les de modificar posteriormente, de modo que es crucial abordar esto
Las tareas de la edad adulta tardía consisten en desarrollar un sen- de manera directa y clara.
tido de propósito para el resto de la vida y revisar la propia existencia. El matrimonio entre personas menores de 21 años de edad a me-
Como la esperanza de vida de muchos adultos mayores en la actualidad nudo representa la búsqueda de un progenitor sustituto, una forma de
se extiende hasta los 80 y 90 años, resulta difícil la tarea de hallar un salir de un hogar problemático o de vengarse del padre o la madre, o
propósito y una función en una sociedad que valora la juventud y deni- una búsqueda de seguridad. Algunos de estos matrimonios tempranos
gra la vejez. Son fundamentales pues, las interrogantes sobre cuánto funcionan adecuadamente y permiten que la pareja crezca, pero mu-
depender de los hijos adultos y cómo darle sentido a la vida. En virtud chos interfieren en el proceso de individuación, sobre todo si poco des-
de que las mujeres viven en promedio siete años más que los varones y pués del matrimonio vienen los hijos.
suelen casarse con hombres mayores que ellas, la población de adultos Los matrimonios que se dan durante el periodo usual (de los 21 a
ancianos consta principalmente de mujeres viudas y divorciadas, que 30 años de edad) se insertan en la serie de tareas diversas y complejas de
están sujetas a prejuicios sexuales y de edad y a la pobreza. la edad adulta temprana. Los matrimonios jóvenes son agitados por las
diversas tareas que se imponen los individuos al principio de la edad
FASE Y TAREAS DE LAS RELACIONES adulta. La competencia en la vida íntima, la vida laboral y la paternidad
deben desarrollarse al mismo tiempo. Los motivos de estrés más co-
En esta sección sobre el ciclo de vida de la familia, se analizan primero las munes en un matrimonio joven pueden listarse como: 1) el nacimiento
tareas asociadas con el comienzo de la familia y luego las concernientes al de los hijos, 2) la búsqueda de una unión conyugal igualitaria dentro de
ciclo de vida adulta que se relacionan con la forma de la familia. una cultura no igualitaria, 3) las transiciones importantes en las res-
ponsabilidades laborales y, por último, 4) la enfermedad de algún inte-
Cortejo y matrimonio temprano grante de la familia.
Los matrimonios entre personas de mediana edad difieren en fun-
Para muchas personas, la decisión más importante que toman en el ción de si se trata de un primer matrimonio de largo plazo o de uno
curso de su vida es la elección del cónyuge. La formación de la pareja se nuevo. Los matrimonios de largo plazo suelen verse amenazados por
realiza mejor cuando uno ha concluido las tareas de reestructurar las los primeros indicios de transición de la mitad de la vida, la salida de
relaciones personales con los padres, cuando uno ha aprendido lo sufi- los hijos del hogar y la aparición de alguna enfermedad. Como resulta-
ciente sobre sí mismo como para estar consciente de sus problemas do de esta diversidad, es probable que desarrollen una mayor solidez y
característicos propios, y cuando uno ha experimentado la libertad y profundidad, pero si sus bases son sólo superficiales, probablemente
aventura suficientes como para que las exigencias de una relación in- sufrirán. Los nuevos enlaces que ocurren durante la mitad de la vida
tensa se perciben como algo reconfortante y no restrictivo. Una nueva suelen ser segundas nupcias y pueden beneficiarse de los errores del
pareja que se prepara para el matrimonio debe establecer una identidad pasado. Es posible que ambos integrantes estén más relajados con su
como tal, desarrollar formas eficaces de comunicación y resolución de persona y su trabajo, y más disponibles para la vida familiar. Como
problemas, y empezar establecer una pauta común de relaciones con resultado de ello, tal vez resulte más sencillo criar a los hijos de segun-
los padres, amigos y compañeros de trabajo. A menudo es antes del das nupcias; sin embargo, los problemas relacionados con las familias
matrimonio cuando se toman las decisiones relacionadas con la sexua- no totalmente consanguíneas también llegan a complicar mucho las
lidad y se establece cierta pauta de relaciones íntimas. segundas nupcias.
18 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 2) La familia funcional • 19

Como sucede con los matrimonios que ocurren durante la mitad de Cuadro 2-3. Dimensiones de una relación
la vida, los que se establecen entre personas de edad avanzada pueden ser 1. Poder: ¿Quién está al mando? Éste es un ámbito complejo pues hay
por relaciones de hábito y conveniencia, o por vínculos profundos. En muchas clases de poder, que van de la experiencia, pasando por la coer-
etapas avanzadas de la existencia, los cónyuges normalmente han renun- ción física, a la costumbre. Si bien el poder puede compartirse de mu-
ciado a tratar de cambiar al otro y quizá sean más tolerantes. Con todo, el chas maneras, hay un acuerdo general en casi todas las parejas sobre
índice de divorcios incluso en este grupo de edad se ha elevado en los quién manda, si es imposible llegar a una decisión conjunta, y de quién y
últimos años. En muchos matrimonios que atraviesan por etapas avanza- cuáles son las necesidades prioritarias en la familia.
das de la vida, la jubilación del marido puede imponer cierto estrés a la 2. Cercanía o distancia: La pareja negocia qué tipo de distancia emocional
siente cercana e íntima y cuál demasiado distante.
unión conyugal, pero la salud y la enfermedad son los factores más deter-
3. Separación e intimidad; es decir, inclusión y exclusión: ¿A quién más
minantes del funcionamiento de la pareja en los años posteriores.
se considera parte del sistema conyugal? Este aspecto relacionado con
los límites se aplica no sólo a los parientes reales y otras personas, sino
Coalición de la pareja también al tiempo asignado a los intereses profesionales y recreativos.
4. Compromiso conyugal: Ambas partes necesitan sentir que están com-
El aspecto medular de la familia es la coalición de la pareja, es decir, el prometidas con la relación y que ésta constituye un aspecto primordial
trabajo conjunto de ambos cónyuges. Este término supone que los espo- en la vida de la pareja.
sos han podido desprenderse apropiadamente de los lazos que los unían 5. Intimidad, es decir, participación recíproca de las vulnerabilidades: Los
con su familia de origen y han logrado desarrollar su propia individuali- miembros de la pareja suelen ser diferentes en cuanto a la necesidad que
dad y valía personal, y una identidad como pareja. El matrimonio no es tienen de compartir las cosas verbalmente, pero para la mayoria de los cón-
solamente la unión de dos individuos; también es una síntesis de sus yuges ésta es una parte importante o esencial de su vínculo emocional.
familias de origen, cada una de la cuales tiene sus propias experiencias,
historia, estilo de vida y actitudes. Uno se casa no sólo con un individuo,
sino también con la familia de origen de esa persona. Aun cuando el clan factor determinante al parecer es que exista una correspondencia entre
familiar (o familia extendida) no esté presente físicamente, las pautas que roles y metas, es decir, alcanzar una determinada meta, ya sea que uno
experimentaran los cónyuges en su familia de origen influyen de manera lenga que optar por una pareja que sea igual o diferente a uno mismo.
inevitable en sus interacciones conyugales y familiares actuales. I .os factores relacionados con el temperamento y la personalidad son otro
El proceso de establecer una relación conyugal satisfactoria exige conjunto de determinantes clave.
acuerdos compartidos entre las dos partes relacionadas. Tales convenios En dos estudios recientes (Markman, según se cita en Talan, 1988;
pueden consistir en reglas explícitas, implícitas (que la pareja acordaría l'homas y Olson, 1993), se analizan los mejores indicadores de un
si fuera consciente de ellas) y aquellas que un observador advertiría, buen matrimonio. Markman, citado en Talan (1988), señala que éstos
pero que la pareja probablemente negaría. Las reglas centrales o básicas "comprenden comunicación, capacidad para resolver conflictos, com-
de las relaciones interpersonales se dan en las cinco dimensiones que se patibilidad de personalidades, expectativas realistas y acuerdo sobre
aprecian en el cuadro 2—3, las cuales determinan la calidad de una valores religiosos". Lo que es común en ambos estudios es la capacidad
relación (Lewis, 1998). de las parejas para resolver las diferencias y comunicar necesidades dife-
Las parejas que armonizan en variables como nivel socioeconómico; rentes. En la experiencia de los autores de esta obra, los matrimonios
antecedentes religiosos, étnicos y raciales; y actitudes y valores políticos y que parecen más estables en el tiempo son aquellos en que cada miem-
sociales suelen ser más afortunadas que las parejas que no tienen una bro de la pareja está dispuesto a que el otro influya sobre uno y a com-
buena correspondencia en estas variables. Sin embargo, la disimilitud y partir el poder. Entre los indicadores de divorcio se hallan "las evasivas,
complementariedad de los estilos de personalidad pueden, en la práctica, la crítica, la actitud defensiva y el desprecio del cónyuge" (Gottman y
mejorar una asociación, lo mismo que otros intereses secundarios. El Lcvenson, 1999).
20 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 2) La familia funcional • 21

El ciclo de vida de la familia en relación con los padres


y los hijos
2 años/
/ 2.5 / \

Aunque la estabilidad y la homeostasis son elementos importantes de / / años/ \


/ / 3.5 años . X
los sistemas conyugal y familiar, inevitablemente hay ottas fuerzas que / 16± años
modifican de continuo a la familia, llevándola en dirección del desarro-
llo y la diferenciación. Algunas de estas fuerzas constituyen la pauta de / / 7 años '
crecimiento conocida como ciclo de vida de la familia, el cual puede
concebirse como los sucesos de vida esperados por los que cursa la ma-
yoría de las familias en una secuencia bastante predecible, pero no in-
variable. Hay otros estresores que pueden concebirse como inesperados ?S/ 7 años /
en el sentido de que son extraordinarios; la mayoría de las familias no
por fuerza los experimenta, o bien, ocurren fuera de la secuencia nor- V 15± años

mal del ciclo de vida. 6.5 años /


El planteamiento longitudinal (lo que se conoce como planteamiento
tradicional del desarrollo de la familia) es análogo al ciclo de vida indivi-
dual (Duvall, 1967). Como sucede en el desarrollo individual, la familia
atraviesa por fases esperadas. En el cuadro 2-4 se aprecian las fases tradi- Fase Fase familiar Descripción de la familia
cionales. La figura 2-1 muestra el ciclo de vida de la familia y los años I Inicio de la familia Pareja casada sin hijos
que se asocian aproximadamente con cada fase (Duvall, 1967). II La familia cría a los hijos pequeños Desde que nace el primogénito hasta que cum-
III Familia con hijos en preescolar ple 30 meses
IV Familia con hijos en la escuela Desde que el primogénito cumple 30 meses
Hijos y cambios de función V Familia con hijos adolescentes hasta que cumple 6 años
V! Familia como centro de partida Desde que el primogénito cumple 6 hasta que
VII Familia en los años intermedios cumple 13 años
Si uno visualiza que en cada etapa del desarrollo se desarrolla una estruc-
VII Familia que envejece Desde que el primogénito cumple 13 hasta que
tura familiar diferente, es factible percatarse de que la mayoría de las cumple 20 años
Desde que el primogénito hasta que el hijo
menor dejan el hogar
Cuadro 2-4. Fases tradicionales del desarrollo de la familia Del nido vacío a la jubilación
De la jubilación a la muerte de ambos cónyuges
Formación de la pareja (amor, cohabitación o compromiso, matrimonio)
La familia cría a los hijos pequeños (desde que nace el primogénito hasta
Figura 2-1. El ciclo d e vida d e la familia
que cumple 5 años) F u e n t e : r e p r o d u c i d o d e G l i c k , I. D „ B e r m a a E. M „ C l a r k i a J . F, et oL
La familia con hijos en la escuela Marital and Family Therapy, 4 e d . , W a s h i n g t o n , D . C „ A m e r i c a n P s y c h i a t r i c
La familia con hijos adolescentes Press, 2000, p. 7 1 . C o p y r i g h t 2000, A m e r i c a n P s y c h i a t r i c Press, Inc. Utiliza-
La familia como un centro de partida (los hijos empiezan su propia estructura d o c o n autorización.
de vida adulta, por lo general, aunque no siempre, se marchan de casa)
La familia en sus años intermedios (lo que puede incluir la jubilación de uno familias modifica fundamentalmente su organización a fin de transfor-
o de ambos cónyuges y a menudo comprende la condición de abuelos) marse. Por ejemplo, la organización de la pareja conyugal se transforma
La pareja como parte de una familia de tres generaciones (incluye la even- de manera radical con el nacimiento del primer hijo, y la estructura de
tual muerte de uno de los cónyuges) esta tríada cambia necesariamente con el nacimiento de un segundo hijo.
22 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 2) La familia funcional • 23

La familia que tiene hijos de corta edad se caracteriza por la cerca- miento enfrenta la pérdida al promover la independencia y el desarro-
nía, la vinculación afectiva y el intenso enfoque interno en los infantes llo de nuevos apegos. La principal tarea de la familia consiste en conti-
o niños pequeños. A l adquirir el rol de padres, los cónyuges enfrentan nuar el proceso de dejar ir que empezará en la adolescencia, mismo que
nuevas responsabilidades. Los padres deben desarrollarse y revisar sus implica reestructurar y, al mismo tiempo, mantener la relación.
estrategias para satisfacer sus propias necesidades y las que van apare-
ciendo en sus hijos (Feldstein y Rait, 1990). La pareja debe aprender a
operar en una situación triangular y a negociar lo que con frecuencia TAREAS DE LA FAMILIA
son diferentes estilos de crianza de los hijos. Muy a menudo la madre es
quien se ocupa en mayor medida de la crianza de los hijos y reduce su A las familias puede considerárselas como laboratorios que permitirán el
actividad profesional, lo cual hace que la pareja negocie nuevos roles. desarrollo y mantenimiento social, psicológico y biológico de los integran-
La familia con hijos en edad escolar se abre a fuentes extrafamiliares tes de la familia. Al realizar esta función, las parejas y familias deben llevar
como la escuela, las familias de los amigos de los hijos y los nuevos a cabo tareas vitales, entre las que se hallan la satisfacción de las necesidades
compañeros. Conforme los hijos interactúan con personas externas a la físicas básicas (alimentación, refugio y vestido), el desarrollo de una coali-
familia, los padres quedan en libertad de retomar la búsqueda de sus ción familiar y la socialización de los hijos, y la resolución de crisis que
propios intereses. Se trata de un periodo en el cual los hijos y los padres puedan surgir en relación con la enfermedad y otros cambios de vida.
pueden volverse buenos compañeros y a menudo es un lapso cálido y
sencillo para la familia. Hasta los abuelos contribuyen a la apertura del PROVISIÓN DE NECESIDADES FÍSICAS BÁSICAS
sistema familiar ya que inician a los nietos en experiencias pertenecien-
tes a distintos contextos. Los aspectos relacionados con la disciplina, los Los terapeutas que trabajan con familias económicamente desfavorecidas
valores y la cantidad de libertad que se concede a los hijos en creci- reconocen de inmediato la importancia fundamental que tiene el he-
miento pueden convertirse en ámbitos de discusión importantes. Las cho de que se satisfagan las necesidades físicas y materiales básicas de
diferencias religiosas y culturales entre los padres deben negociarse (en las familias. El grado al que se satisfacen estas necesidades influye en
función del hijo) ya que este aspecto influye directamente en los ritua- todas las funciones complejas de la familia.
les y el funcionamiento de la familia.
Cuando los hijos llegan a la adolescencia, presionan para obtener CRIANZA Y SOCIALIZACIÓN DE LOS HIJOS
mayor autonomía. A l mismo tiempo, los padres empiezan a lidiar con
deseos contradictotios de cercanía y libertad de la familia. Los años de Para losfinesde este análisis, el término personalidad se define como la
la adolescencia suelen ser difíciles para muchas familias. Por primera adaptación de cada persona a las características biológicas que hereda al
vez, el adolescente parece estar en parte dentro y en parte fuera de la nacer y que interactúan con las exigencias de la familia y el mundo
familia. Afinde manejar las tareas de desarrollo de esta fase, la familia externo. Aunque buena parte de los temperamentos esenciales de los
debe ser fuerte, flexible y estar en condiciones de apoyar el crecimien- niños son innatos, la postura que adopten en relación con el mundo, su
to; sin embargo, para la mayoría de las familias, la adolescencia no es conocimiento de las normas culturales, y sus actitudes hacia hombres y
un periodo de caos y rebelión. Padres e hijos aún están vinculados y mujeres, se desarrollan en última instancia dentro de la familia y el
aprenden unos de otros en formas eficaces durante este lapso. A l mis- vecindario y por influencia de los medios de comunicación (principal-
mo tiempo, muchos padres también enfrentan los cambios en la salud mente la televisión). El descuido, los traumatismos o la educación caó-
de sus propios progenitores, lo que los hace sentir que están en medio tica a edad temprana pueden perjudicar permanentemente la estructu-
de las necesidades de sus hijos y de sus propios padres. ra y el funcionamiento cerebral.
Si la etapa de la adolescencia comprende los conflictos esperados Los niños aprenden de lo que son y hacen sus padres; debido a
sobre cuánto retener o cuánto dejar ir, la familia con hijos en creci- ello algunos aspectos del aprendizaje no pueden controlarse mediante
24 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 2) La familia funcional • 25

la educación. Un padre ansioso comunicará cierta ansiedad a su hijo, al cuestión medular es el microentorno de los hermanos, su mundo, el
margen de la habilidad de comunicación del progenitor. Sin embargo, cual existe en contraposición al de los padres. En las investigaciones
se sabe que son necesarias ciertas habilidades de crianza fundamentales realizadas en el decenio de 1990-99 (Reiss et al., 1991), se descubrió
para el desarrollo óptimo de los niños. que los hermanos manifiestan un ligero grado de semejanza en cuanto
a personalidad, pero esto al parecer se debe más a los genes que a las
USO DE TÉCNICAS DE CRIANZA INFANTIL experiencias que comparten. Por supuesto que, en las diferencias que
ACORDES CON LA EDAD distinguen a los hermanos a la larga —el llamado entorno no compar-
tido—intervienen otros factores, como serían los sucesos de vida que
Es necesario que los padres entiendan las capacidades de sus hijos a enfrentan, las percepciones que cada hijo tiene de los padres, las actitu-
diferentes edades a fin de criarlos adecuadamente. Por ejemplo, esperar des diferentes de los progenitores hacia los diferentes hijos y las amista-
que un hijo de un año demuestre paciencia y autocontrol o tratar de des que los hijos desarrollan (Reiss et al., 1991).
razonar con un hijo de tres años que está haciendo un berrinche, gene- La teoría acerca de la familia ha subrayado el importante rol que
rará enojo y confusión tanto en el menor como en el padre. Además, desempeñan los hermanos en el funcionamiento normal de la familia.
algunos padres pueden tener dificultades particulares con cierta fase Cada hermano tiene un rol crucial en el mantenimiento de la homeos-
debido a las experiencias que ellos mismos tuvieron en su familia de tasis de ese sistema familiar en particular. Los hermanos suelen trabajar
origen. Por ejemplo, un padre que fue promiscuo sexualmente en la en conjunto cuando sus padres están continuamente en desacuerdo o
adolescencia quizá sienta temor cuando su hijo llega a la adolescencia y se han divorciado, o cuando uno o ambos padres padecen una enferme-
manifieste desconfianza y un control excesivo sobre este último. dad mental grave. Ese lazo a menudo es el vínculo que mantiene la
funcionalidad de la familia cuando uno o ambos padres no pueden
MANTENIMIENTO DE LA COALICIÓN PATERNA desempeñar los roles paternos.
Y LOS LÍMITES GENERACIONALES Los terapeutas familiares consideran que aspectos como la lealtad,
el apego y el vínculo emocional son importantes y útiles para modificar
Para el conjunto de la familia, resulta benéfico que los padres tengan pautas disfuncionales. En las familias disfuncionales, los hijos suelen
muy claro que actúan como equipo en la crianza de los hijos y que los sostener relaciones igualmente disfuncionales como hermanos; por ejem-
roles de los adultos son distintos de los de los menores. Aunque los plo, los hermanos tal vez imiten la telación de los padres al pelear siem-
padres no concuerden en todo, debe haber ciertas pautas comunes y pre de la misma manera en que lo hacen los padres o siendo dominan-
congruentes en materia de crianza infantil. Aun cuando tengan des- tes como lo es uno de los progenitores. Lo primordial para el terapeuta
acuerdos, el hijo debe saber que hallarán la forma de resolver sus des- familiar consiste en percibir a cada hermano como individuo.
avenencias y no lo dejarán en el limbo. Los problemas surgen cuando En los modelos de tratamiento de la familia es factible incluir inter-
los padres tienen tantos conflictos que uno o ambos recurren al hijo en venciones centradas en los hermanos. En el tratamiento, el terapeuta
busca de apoyo, lo que pone al menor en una situación de conflicto de puede recurrir a los hermanos mayores como agentes de cambio o cen-
lealtades ("Si me pongo del lado de papá, mamá ya no me querrá") o en trarse en el conflicto entre hermanos. Cuando ha muerto uno de los
una situación en la que el menor asume un rol de cuidado de uno de los padres, los hermanos son importantes para mantenet el sistema familiar
padres y "se avergüenza del otro". y afrontar la pérdida del padre o la madre. Cuando uno de los hermanos
sufre un trastorno mental, los otros pueden ser fuentes activas de apoyo.
APOYO DE UNA COALICIÓN DE HERMANOS Además, los hermanos necesitan conocer información muy específica
sobre los trastornos del Eje I, como es la esquizofrenia, particularmente
La historia de la teoría del desarrollo ha descuidado mucho los roles su pronóstico y las dificultades resultantes en la comunicación y resolu-
que desempeñan los hermanos en las familias. A este respecto, una ción de problemas con los hermanos (Landeen et al., 1992).
26 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 2) La familia funcional • 27

MODALIDADES DE FAMILIA ALTERNAS Aproximadamente 40% de las parejas que cohabitan viven con
hijos de uno o ambos integrantes en una familia no totalmente con-
Las modalidades familiares que se derivan de los cambios en la condi- sanguínea (Issacs y León, 1988). En algunas investigaciones (Issacs y
ción de los compañeros son: 1) la cohabitación y las relaciones seriales, León, 1988), se señala que no debe ignorarse el hecho de que vivir con
2) la familia durante la separación y el divorcio, 3) las familias binucleares un padre biológico y su amante es una situación sumamente difícil para
y de un solo progenitor y 4) las familias constituidas a partir de nuevas los hijos, a quienes se les pide que se relacionen con una persona que
nupcias o no totalmente consanguíneas. Conforme se alarga el ciclo puede abandonarlos y que no tiene derechos reales para disciplinarlos o
vital y la esperanza de vida de la gente se extiende hasta los 50, 60 o criarlos. Algunas evidencias indican que son más probables las agresio-
incluso 70 años de edad adulta funcional, la posibilidad de que uno nes físicas y sexuales cuando en el hogar hay un adulto con quien no se
tenga una sola pareja, elegida a principios de su tercera década de vida tiene una relación biológica. En la medida de lo posible, la cohabita-
y que dure toda la vida, parece más remota que nunca. ción en casa con hijos producto de relaciones anteriores debería limi-
tarse a parejas permanentes o que están a punto de casarse.
RELACIONES SERIALES
SEPARACIÓN CONYUGAL
Algunas personas desarrollan una pauta de vida basada en relaciones
secuenciales, lo que comprende varias relaciones serias de largo plazo y La separación es una crisis de la vida familiar más o menos común. Aun-
puede incluir varios matrimonios con la creación y disolución de 2 o 3 que resulta emocionalmente traumática para los individuos implicados,
unidades familiares. A menudo resulta difícil determinar si este mode- puede servir como oportunidad para evaluar de nuevo el contrato conyu-
lo indica problemas emocionales y temor al compromiso, o un auténti- gal y las metas individuales. La separación durante las primeras etapas de
co crecimiento personal. un matrimonio quizá se deba a que lo que unió inicialmente a la pareja,
producto de la pasión o el capricho, carecía de bases sólidas y terminó por
COHABITACIÓN desvanecerse con la convivencia diaria, lo que genera desilusión y falta de
disposición a tratar de resolver los problemas. Para quienes se ven orilla-
En menos de una generación, el hecho de que dos personas vivan jun- dos a casarse como consecuencia de un embarazo, las recriminaciones
tas como amantes no casados ha pasado de ser un escándalo a un aspec- posteriores sobre las razones de la unión tal vez acarreen un periodo tor-
to normativo en EUA. Las parejas cohabitan por diversas razones, entre mentoso. Algunas personas se casan para alejarse del hogar paterno o por
las que se hallan la conveniencia, un matrimonio a prueba y un acuerdo desesperación de que nunca serán capaces de atraer a alguien más que se
de compromiso permanente en el cual, por motivos emocionales o eco- interese seriamente en ellas. Cuando pierden fuerza estos motivos subya-
nómicos, una pareja opta por no establecer un contrato conyugal legal. centes, los fundamentos del matrimonio se ven socavados. Hay muchas
La duración media de la cohabitación en E U A es de 1.3 años, y 59% de otras razones para que dos personas se separen, entre las que se hallan
estos acuerdos terminan en matrimonio (Graefe y Lichter, 1999). Las problemas psicológicos graves de uno u otro individuo, incompatibilidad
parejas que cohabitan cuentan con las ventajas y las desventajas de un y aventuras extramatrimoniales.
contrato de relaciones poco riguroso, lo que incluye una sensación de Para algunas parejas, las diferencias en el desarrollo adulto des-
libertad, de estar vigentes y de incertidumbre. Aunque las tareas básicas embocan en una situación en la cual las dos personas ya no tienen
de una coalición de pareja (p. ej., enfrentar la intimidad, el poder, los mucho en común. Los cónyuges cuyos hijos han crecido y abandona-
límites, la sexualidad) están presentes como en el caso de las parejas do el hogar tal vez no se acostumbren tan fácilmente a vivir juntos
casadas, la cohabitación, por definición, supone límites más permeables solos como matrimonio. Una vez que ha disminuido o desaparecido
con el mundo externo, lo mismo que cierto acuerdo en consideraciones el rol paterno, es posible que quede poca viabilidad emocional o fun-
como la permanencia —por ejemplo, el significado de su condición. cional en el matrimonio.
28 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 2) La familia funcional • 29

Si bien es natural pensar en la separación conyugal como un he- Cuadro 2-5. Etapas del proceso de divorcio
cho desafortunado, la separación y su posterior resolución pueden con-
1. La fase previa al divorcio, comprende desilusión e insatisfacción crecien-
siderarse como aspectos que ofrecen un potencial de crecimiento y trans- tes con el matrimonio y la consideración inicial de la posibilidad de di-
formación positivos. Ofrecen a la pareja la oportunidad de examinar vorciarse.
con toda objetividad su relación. Al mismo tiempo, los individuos se 2. La separación misma, consiste en mudarse de casa y enfrentar el pesar
hallan en condiciones de poner a prueba su capacidad para adaptarse a inmediato. Para muchas personas, se trata de un periodo de gran angus-
vivir solos. Esta separación, junto con las nuevas experiencias de vida tia emocional, confusión y dolor ("periodo desquiciante").
de índole diversa, con frecuencia permite que marido y mujer modifi- 3. El divorcio, que suele ocurrir al año o a los dos años siguientes. Durante
quen los comportamientos y emociones que tienen uno por otro en el este lapso, cada integrante de la antigua pareja enfrenta la reorganiza-
momento en que llegan a la reconciliación. Si los integrantes de la ción de su estructura de vida, los aspectos relacionados con la paterni-
pareja son incapaces de comunicarse o aprender uno de otro, la separa- dad o maternidad, la reorganización de las finanzas y la familia, su nueva
ción no resultará de gran ayuda, independientemente de si la pareja se condición en la comunidad y los asuntos legales derivados del divorcio.
reconcilia o no. La experiencia clínica señala que cerca de la mitad de 4. Para cada ex cónyuge, esta fase entraña reformar la identidad en el sentido
las parejas que se separan vuelven a unirse. Alrededor de la mitad de de dejar de ser parte de una pareja y convertirse en una persona soltera (el
esas parejas termina por divorciarse posteriormente (Kaplan, H . E. y divorcio psíquico). Las parejas que tienen hijos deben hallar formas de man-
tenerse en comunicación como padres mientras se separan como pareja.
Epstein, L., comunicación personal, 1980).

DIVORCIO zada se siente profundamente herida y lastimada, y el que rechaza suele


reaccionar con culpa y, por tanto, no es capaz de lamentar las pérdidas
El índice de divorcios en la mayor parte de los países industrializados ha reales. Entre las reacciones posteriores puede haber luchas feroces por
ido en aumento, aunque desde mediados del decenio de 1980-89, ha la patria potestad de los hijos, por el dinero o por la versión de lo que
mostrado indicios de haberse estabilizado. Si una relación conyugal ya y salió mal —estas batallas quizá tengan como finalidad el castigo o la
tiene el tiempo suficiente como para que se haya formado un verdadero S venganza, o incluso llegan a constituir una forma de mantener el con-
apego (se considera que unos dos años es un periodo razonable para ello), tacto con el cónyuge—. Para muchas personas, el apego (la necesidad
el divorcio es una de las experiencias más dolorosas en la vida de cual- de saber dónde está la otra persona, sentirse seguro en presencia del
quier persona. Se incluye aquí un análisis del divorcio porque, en muchas fi otro) puede durar mucho tiempo después de que se han perdido el
ocasiones, el divorcio es un paso positivo en el desarrollo de vida de un í¡ amor o el respeto, lo que genera intentos confusos de revinculación. El
individuo o de una familia. Muchos divorcios se inician cuando uno de I proceso de llegar a aceptarse uno mismo, reconocer la parte que a uno
los cónyuges es agresivo física, sexual o verbalmente. Terminar una unión le corresponde en la disolución matrimonial y empezar a salir de nuevo
de esta naturaleza suele ser parte de un proceso de maduración. con otras personas son aspectos que suelen provocar gran ansiedad.
El divorcio es un proceso y no un hecho que suceda de pronto y se
caracteriza por tener su propia trayectoria de desarrollo. En realidad, | LA FAMILIA MONOPARENTAL FUNCIONAL
representa una de una serie de transiciones que comienzan con la insa-
tisfacción conyugal y que quizá lleven o no a su fin el matrimonio.
Diversos autores (Bohanan, 1973; Kessler, 1975; Saks, 1979) han de-
lineado las etapas del divorcio, las cuales aparecen en el cuadro 2-5.
I
I
Una de las estadísticas sociales más asombrosas del decenio de 1990-99
fue el incremento de las familias monoparentales. Éstas se definen como
unidades familiares en las que sólo hay un progenitor por muerte, divor-
Aunque para algunas parejas el divorcio es una decisión mutua y I ció, separación del otro padre, o porque el hijo o los hijos nacieron fuera
relativamente libre de culpa, en casi todas las parejas uno de los inte- I del matrimonio. En una familia monoparental que ha sido producto del
grantes desea el divorcio más que el otro. Por lo común la parte recha- divorcio, el otro padre biológico suele estar disponible y comprometido.
30 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 2) La familia funcional • 31

A estas unidades se les llama en general familias binucleares, y en ellas la Cuadro 2-6. Problemas familiares
crianza de los hijos sigue siendo una responsabilidad compartida, incluso en las familias monoparentales
en casas separadas. En 90% de las familias en las que un solo progenitor
Aislamiento social y soledad del progenitor.
tiene la responsabilidad única o casi exclusiva de los hijos, el progenitor
Posible torpeza en las relaciones amorosas y celos de parte de los hijos
normalmente es la madre; alrededor de 10% de todas las familias son
Exigencia por parte de los hijos pequeños de la presencia física continua del
monoparentales (U. S. Census Bureau, 1997). Este tipo de familias com-
progenitor
parten características similares pero pueden presentar distintos aspectos
Los hijos se valen por sí mismos y realizan una parte mayor de las respon-
dependiendo de si hay otro adulto en residencia, como puede ser un sabilidades domésticas debido a que el único progenitor sale trabajar
abuelo o un amante, o si el progenitor y el hijo (o hijos) están solos en la Los hijos se sienten diferentes de los demás niños por el hecho de ser parte
casa y sólo responden unos de otros. de una familia de un solo progenitor
Los hogares monoparentales formados después de un divorcio o un Menos oportunidad para el progenitor de analizar los pros y contras de las
fallecimiento atraviesan por un periodo de transición en el cual las es- decisiones, y obtener apoyo y retroalimentación cuando se toman las
tructuras de la familia tienen que replantearse y reformarse por comple- decisiones
to. Dependiendo de las necesidades del progenitor restante, puede haber Crisis y cambios generados por la introducción de una posible pareja o
un periodo de caos antes de que se reorganicen las tareas fundamentales compañero nuevo
de proveer alimento, refugio, organización y disciplina. La evaluación del
impacto que ejerce la ausencia del cónyuge en el resto de la unidad fami-
liar debe tomar en cuenta la fase de desarrollo de la familia en que ocurrió FAMILIAS MONOPARENTALES ENCABEZADAS
la ausencia, la duración de ésta, los sentimientos de los integrantes de la POR EL PADRE
familia restantes hacia el miembro ausente y los mecanismos a los que ha
recurrido la familia para afrontar la transformación de su mundo. A 13% de los padres se les concede la patria potestad exclusiva de sus
Al principio, todo esto puede parecer abrumador. Sin embargo, luego hijos en el momento del divorcio (Friedman, 1980), muy a menudo en
de cierto tiempo, la unidad familiar probablemente se haya reorganizado y juicios en los que se determina que la madre es incompetente o cuando la
haya alcanzado un nuevo equilibrio. Las familias binucleares quizá deban controversia se relaciona con hijos varones adolescentes, aunque en algu-
enfrentar la tarea de tratar con dos padres que están molestos uno con otro nos casos las madres han renunciado a la patria potestad para perseguir
pero que deben colaborar, cada uno de los cuales puede tener diferentes sus metas profesionales o emprender otra relación. Otras familias enca-
estilos de crianza. Las familias monoparentales en las cuales el padre es el bezadas por el padre se derivan de la muerte de la madre, un suceso
jefe del hogar parecen desenvolverse de la misma manera que aquellas en sumamente traumático para todos. La mayoría de los hombres divorcia-
las que la madre es lafiguraprincipal. Ser el único progenitor, o el progeni- dos exige el derecho a la patria potestad de sus hijos. Las madres a las que
tor que tiene la patria potestad o la residencia, genera problemas familiares se niega este derecho suelen mantener más contacto con sus hijos que los
como los que se presentan en el cuadro 2-6. padres que no gozan de la custodia. Muchos jóvenes estadounidenses
Aún hay muchas interrogantes sobre si la formación de la identi- menores de 18 años (muchos de ellos en edad preescolar) viven en la
dad resulta más difícil y las relaciones amorosas más complicadas para actualidad con su padre, y las cifras van en aumento. Debido a que cada
los hijos del divorcio, o si la incidencia en cierto modo mayor de pro- vez son más los varones que asumen los roles instrumentales de la pater-
blemas en estos individuos se debe a un divorcio enconado y a las ten- nidad, los padres argumentan que son tan capaces e indispensables para
siones financieras resultantes. Sin embargo, independientemente de si el desarrollo de sus hijos como las madres.
los hijos del divorcio tienen mayores problemas, un hogar tradicional En general, a la mayoría de los padres no les resulta tan fácil asu-
constituido por dos padres que son afectivos, no tienen conflictos y son mir la patria potestad de sus hijos como a las madres. Esto se debe al
estables, aún sigue siendo la mejor combinación para padres e hijos. hecho de que, incluso en la actualidad, sigue considerándose que la
32 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 2) La familia funcional • 33

mayor parte de los roles de crianza y domésticos corresponden a las NUEVAS NUPCIAS Y FAMILIA RECONSTITUIDA
madres. Sin embargo, después de un periodo inicial de aprehensión, (FAMILIAS NO TOTALMENTE CONSANGUÍNEAS)
los padres al parecer son capaces de asumir el rol de crianza en forma
tan eficaz como las madres (Friedman, 1980). En la medida en que Reconstituir una familia a partir de un segundo matrimonio exige toda
ambos progenitores logren colaborar (aunque vivan por separado), el una serie de ajustes de desarrollo complejos que se llevan varios años
ajuste de sus hijos manifestará una tendencia positiva. (Visher y Visher, 1996). Entre las tareas familiares de las familias
reconstituidas se hallan formar una nueva coalición paterna, establecer
nuevas tradiciones, negociar necesidades de desarrollo diferentes y crear
FAMILIAS BINUCLEARES Un sistema que permita muchos cambios continuos en la composición
del hogar y dentro del sistema general.
Si ambos progenitores están interesados en participar en la crianza Aquí se define el término "familia no totalmente consanguínea"
del hijo después del divorcio, la cuestión de compartir el tiempo y la como un hogar en el que hay dos adultos, de los cuales al menos uno
toma de decisiones resulta crucial. Desde el decenio de 1970-79 se tiene un hijo producto de una relación anterior (Visher y Visher, 1996).
han planteado muchas interrogantes sobte el tema de la residencia de I a cantidad de este tipo de familias en la población está estrechamente
los hijos. Originalmente, el axioma legal "en beneficio del hijo" pro- relacionada con el índice de divorcios, que se ha incrementado en más
ponía que uno de los progenitores debía hacerse cargo completamen- del triple desde 1972. Aproximadamente 65% de estas combinaciones
te de la patria potestad y la toma de decisiones. N o obstante, se ha familiares constan de hijos de matrimonios anteriores, por lo cual se for-
demostrado que esta disposición genera siempre grados más elevados man familias no totalmente consanguíneas. Los demógrafos pronostican
de desvinculación por parte del progenitor que no recibe la custodia, que, para el año 2010, las familias no totalmente consanguíneas serán la
en general el padre. Cuando los padres así lo acuerdan, la patria modalidad más común de unidad familiar (Visher y Visher, 1996).
potestad conjunta se ha convertido en la disposición aceptada de ma- Hay diferencias estructurales importantes entre las familias no
nera general en muchos Estados (EUA). Sin embargo, esto sólo sig- ¡¡ totalmente consanguíneas y otras formas de unidad familiar. Tales dife-
nifica poder de decisión semejante ante la ley. La patria potestad con- rencias no siempre las entienden cabalmente quienes se hallan en tales
junta, en la cual el hijo pasa una cantidad de tiempo aproximada- circunstancias y esto a menudo les genera mucho estrés durante las
mente igual en los hogares de ambos padres, tiene tanto ventajas como primeras fases de integración familiar antes de convertirse en una uni-
desventajas. Entre las diversas modalidades de establecer una patria dad funcional (Visher y Visher, 1996). Cada una de estas diferencias
potestad (física) conjunta se encuentran, cuando es factible geográ- estructurales impone ciertas tareas a los integrantes de la familia que
ficamente, hacer que los hijos alternen las semanas o los días en que deben dominar para que pueda ocurrir una integración adecuada. En el
vistan a cualquiera de los progenitores. Pese a la objeción de que tal cuadro 2-7, se presenta una lista de muchas de las tareas que enfrentan
disposición confunde y afecta a los hijos, para algunos de éstos resul- las familias no totalmente consanguíneas.
ta, al parecer, una solución aceptable. La dinámica de vida en la familia no totalmente consanguínea es
El aspecto más importante para los hijos probablemente sea man- distinta de la de las familias tradicionales. Estas diferencias no siem-
tener un contacto regular con cada uno de sus padres; esta ventaja pue- pre se entienden lo suficiente y, por tanto, se priva a los integrantes de
de ser mayor que las desventajas de tener dos hogates. Con todo, si los estas familias de la información, educación y apoyo necesarios. M u -
padres no hallan la manera de criar a sus hijos de manera amistosa, la chos cónyuges que han formado una familia en segundas nupcias y
sensación de deslealtad hacia cada progenitor y el caos de hallarse entre carecen de información sobre estos asuntos deciden disolver en forma
dos estilos de vida muy diferentes son muy difíciles de enfrentar para prematura su nueva relación antes de que se hagan patentes las re-
los hijos, en cuyo caso tal vez convenga reconsiderar la patria potestad compensas y satisfacciones de la vida en una familia no totalmente
con residencia exclusiva y visitas amplias. consanguínea.
La familia funcional • 35
34 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 2)

Cuadro 2-7. Tareas de las familias FAMILIAS DE HOMOSEXUALES Y LESBIANAS


no totalmente consanguíneas
I ,a mayoría de las familias de homosexuales y lesbianas están exigiendo
Hay muchas pérdidas y cambios a los que deben hacer frente eficazmente d derecho a mantener consigo a los hijos que han concebido en matri-
las familias. monios anteriores, a adoptar niños o, en el caso de las lesbianas, a criar
Se presentan ciclos de vida conyugal y familiares individuales discordantes .1 los hijos dentro de su unión. Estas familias enfrentan diversas tareas
que deben negociarse. Por ejemplo, si un hombre de 50 años de edad
singulares, como serían definir las funciones legales y emocionales del
que tiene dos nietos se casa con una mujer de 35 años que tiene dos
hijos pequeños, él sería al mismo tiempo abuelo, nuevo esposo y nuevo progenitor no biológico y enfrentar los efectos que la homofobia tiene
padre. sobre el hijo y la familia. No existe evidencia de que estas familias gene-
Hijos y adultos llegan con un historial de experiencias y convicciones de ren una proporción mayor de hijos homosexuales o problemáticos.
sus anteriores familias sobre lo que es correcto e incorrecto, lo que pue-
de generar diferencias de opinión que deben resolverse para que pue-
dan establecerse las nuevas tradiciones. REFERENCIAS
Las relaciones entre progenitor e hijo preceden a la relación de la nueva
pareja, de modo que debe desarrollarse en forma consciente un vínculo Bohannan, P. (1973) The six stations ofdivorce, in Love, Marriage andFamily:
emocional sólido en la pareja y nuevas relaciones con los demás inte- A Developmental Approach. Edited by Laswell, M . E., Lasswell, T. E.
grantes de la familia.
Chicago, IL, Scott, Foresman and Co.
Existe un progenitor biológico en algún lado en la realidad o en la memoria
Duvall, E. (1967) Family Devehpment. Philadelphia, Lippincott, pp. 44-46.
que dificulta el desarrollo de relaciones familiares de cooperación entre
los integrantes de la nueva familia. Feldstein, M . , Rait, D. (1990) Family assessment in an oncology setting.
Los hijos suelen ser integrantes de dos hogares y todos deben aprender a Cáncer Nursing 15:161-172.
enfrentar una composición hogareña cambiante y relaciones complejas. Friedman, H . J. (1980) The father's parenting experience in divorce. Am]
Los hijos se ven atrapados a menudo en conflictos de lealtad. Psychiatry 737:177-182.
Hay una relación legal mínima o nula entre el padrastro o madrastra y el Gottman, J. M . , Levenson, R. W. (1999) Whar predicts change in marital
hijastro o hijastra; por tanto, se percibe cierto riesgo en la formación de interaction over time? a study of alternative models. Fam Process 38:142-
nuevas relaciones que tienen poco sustento legal o social. 158.
Graefe, D., Lichter, D. (1989) Life course transitions of American children:
parenral profile. Family Relations 38:24-28.
FAMILIAS ENCABEZADAS POR ABUELOS Issacs, M . , León, G . (1988) Remarriage and its alternatives following
divorce: mother and child adjustment. / Marital Fam Ther 14:163-
En situaciones en las que ambos padres han muerto o en las que un 173.
progenitor soltero ha quedado incapacitado por dependencia a las dro- Kessler, S. (1975) The American Way of Divorce: Prescription for Change.
gas o enfermedad, los abuelos suelen hacerse cargo de los nietos. Esto Chicago, IL, Nelson-Hall.
se ha vuelto más común en ciertas zonas urbanas marginadas en las que Landeen, J„ Whelton, C , Dermer, S., et al. (1992) Needs ofwell siblings
el SIDA y la cocaína crack han cobrado muchas víctimas. Las necesida- of persons with schizophrenia. Hosp Community Psychiatry 43:266-269.
des de desarrollo discordantes de una persona que envejece y las de un Lewis, J. M . (1998) For better or worse: interpersonal relationship and
niño de corta edad activo, además del pesar por la ausencia paterna, individual outcome. Am J Psychiatry 755:582-589.
hacen que este sistema resulte difícil, pero viable. Entre las tareas tera- Reiss, D., Plomin, R., Hetherington, M . (1991) Genetics and psychiatry:
péuticas se hallan determinar el rol del padre en la vida del hijo y man- an unheralded window on the environment. Am ] Psychiatry 148:283-
tener el apoyo social y financiero para los abuelos. 291.
36 » Terapia de pareja y familiar
(Capítulo 2)

Salts, C. J. (1979) Divorce process: inregration of theory. / Divorce 2:233-


240.
Talan, J. (1998) Living happily ever after? Newsday, April 12.
Thomas, V , Olson, D. (1993) Problem families and the Circumplex Mode:
observational assessment using the Clinical Rating Scale (CKS). JMa-
3
rital Fam Ther 79:159-176.
U.S. Census Bureau. (1997) Statistical abstract of the United States. Was-
Familias disfuncionales
hington, DC, U.S. Govetnment Printing Office.
Visher, E. B., Visher, J. S. (1996) Therapy with stepfamilies. New York,
Brunner/Mazel.
Walsh, E (1993) Conceptualizations of normal family processes, in Normal
Family Processes, 2nd Edition. Edited by Walsh E New York, Guilford,
p. 45.
PERSPECTIVAS ACTUALES
E n los capítulos anteriores se describió la organización y
d comportamiento de la familia funcional, usando para ello el
concepto de familia como sistema con sus propios ciclos de
vida y tareas. Este capítulo se centra en las perturbaciones
que ocurren en estos ámbitos y las formas en que las familias
se vuelven disfuncionales. Se analizan los tipos de perturba-
ciones que manifiestan los sistemas familiares disfuncionales:
creencias y mitos familiares problemáticos, sintomatología
individual, estresores del ciclo de vida e incapacidad de la
familia para realizar las tareas familiares.
¿Cómo se desarrollan los problemas? ¿Qué genera los
síntomas? ¿Quién empieza a darse cuenta de que hay un pro-
blema lo bastante estresante que necesita de una interven-
ción externa? Se trata de asuntos que intrigan a los teóricos
que estudian a las familias y preocupan al terapeuta familiar
cuando inicia la evaluación de una pareja o una familia.
Las explicaciones que dan los sistemas familiares a los
síntomas son tan numerosas como las corrientes de la teoría
y la práctica clínica, pero hay un pequeño grupo de hipótesis
que al parecer se confirman comúnmente (cuadro 3-1). El
indicador más firme de satisfacción general en la vida es la
calidad de la relación central de una persona. Además, "una
relación buena y estable amortigua la vulnerabilidad genética
37
38 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 3) Familias disfuncionales • 39

Cuadro 3-1. Explicaciones de los síntomas disfuncionales • >| K iones de la familia, sus integrantes manifiestan respuestas predecibles
relacionadas con el sistema familiar v estereotipadas entre sí y hacia el entorno extrafamiliar. A su vez, la
Los sintonías... familia se convierte en un sistema cerrado y sus integrantes se perciben
Quizá surjan como resultado de una comunicación o de pautas de .i sí mismos como sujetos controlados e impotentes (Papp, 1980). Así,
interacción problemáticas en la familia desde la óptica estructural, la definición que el terapeuta familiar hace
Posiblemente señalen un impasse (obstáculo insuperable) en un deter- de una familia patogénica es la de un sistema familiar cuyos mecanis-
minado momento del desarrollo en el ciclo de vida de la familia mos de adaptación y afrontamiento se han agotado. Los síntomas o
Es factible que sean parte de una solución conductual que falla en su desdichas de un integrante de la familia se insertan en el funcionamien-
cometido to problemático de la familia.
Tal vez reflejen problemas en la estructura y organización de la familia La dimensiones de la estructura familiar que merecen atención son
Llegan a expresarse cuando los aspectos de la vida de una familia se los límites, la jerarquía y las coaliciones de la familia. Como se expuso en
niegan o disocian el capítulo 1, Minuchin (1974) considera los límites en un continuo que
Pueden representar una falta de validación va de la amalgama a la desconexión. La amalgama es un estilo de parti-
Probablemente sean una expresión de alguna enfermedad médica o psi- cipación familiar cuyos límites dentro de la familia son muy permeables,
quiátrica subyacente pero los que hay entre ésta y el exterior suelen ser rígidos. En las familias
Quizá se relacionen simplemente con la falta de fortuna o mala suerte desconexas o desligadas, sólo un grado elevado de estrés puede repercutir
con la suficiente fuerza como para que active los sistemas de apoyo de la
familia (p. ej., una enfermedad grave o un intento de suicidio). Si los
a los trastornos médicos y psiquiátricos" (Lewis, J. M . , comunicación límites se relacionan con la proximidad, la dimensión de la jerarquía se
personal, mayo de 1998; para un análisis completo de este tema véase define en términos de la autoridad o influencia relativa que los integran-
Lewis, 1998). tes de la familia ejercen unos en relación con otros.
Los problemas en las alianzas o coaliciones representan otra faceta
ile las dificultades estructurales. En un sistema de tres personas, hav
PROBLEMAS ESTRUCTURALES muchas oportunidades de que dos se alien en contra del tercer integran-
te. Minuchin (1974) ha descrito tres diferentes tipos de triangulaciones:
En ocasiones, los síntomas de un individuo quizá puedan ser considera-
dos como reflejo de problemas organizacionales que existen en el matri- 1. Aquella en la cual los padres realizan demandas con la misma inten-
monio o la familia. Según Minuchin (1974), la estructura de la familia es sidad pero diferentes al hijo, cuya respuesta es la parálisis (incapaci-
dad para elegir), yendo de uno a otro de los padres (como interme-
el conjunto invisible de exigencias funcionales que organiza las interac- diario) o la rebelión.
ciones de los integrantes de la familia. Una familia es un sistema que opera 2. El rodeo es la triangulación en la cual se deja de lado el conflicto con-
mediante pautas transaccionales. Las transacciones repetidas establecen yugal para atender al hijo, sea con la finalidad de cuidarlo o porque
las pautas de cómo, cuándo y con quién relacionarse, y estas pautas sus- está necesitado o enfermo (protegerlo), o para atacarlo por compor-
tentan el sistema (p. 51). tarse mal (hostilizarlo y culparlo); esto exige que el hijo siga siendo
problemático para que los padres continúen evitando el conflicto.
En el modelo estructural de influencias propuesto por Minuchin, una 3. La coalición estable entre uno de los padres y el hijo, en la cual el
familia patológica podría ser aquella que "ante el estrés incrementa la progenitor y su vastago están estrechamente ligados, sea en respues-
rigidez de sus pautas y límites transaccionales, y evita o se resiste a ta a la participación marginal del otro padre o para bloquear que
explorar cualquier opción" (p. 55). Conforme se estrecha el margen de éste se involucre.
40 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 3) Familias disfuncionales • 41

Los problemas en la estructura de la familia pueden compararse con las desea tenerla en casa, pero el padre le dice que la está malcriando y que la
dificultades estructurales en una casa; si no se atienden a tiempo, los pequeña debe ir a la escuela. La discusión aumenta la ansiedad de la niña,
síntomas surgen gradualmente y pueden empeorar. de modo que vomita y con ello se le deja permanecer en casa. A la larga,
desarrolla una fobia hacia la escuela. Si este proceso da por resultado una
coalición entre la hija y la madre en contra del padre, el problema habrá
LA SOLUCIÓN COMO PROBLEMA modificado la estructura de la familia.
A veces, el problema es real, pero la solución ineficaz. Por ejem-
En el modelo aquí descrito, los síntomas se explican no por las faltas en plo, cuando un marido empezó a beber, la esposa trató de protegerlo
cada persona, sino por los problemas en las reglas de los sistemas o las encubriéndolo, reportándolo enfermo, etc. Este comportamiento le
pautas de interacción repetitiva. Todas las familias enfrentan proble- permitió a él seguir bebiendo, y la situación terminó por deprimirla a
mas cotidianos en la vida —cómo hacer que se realicen las tareas del ella. Cuando dejó de apoyarlo y le informó que lo abandonaría si su
hogar, de qué manera lograr que los hijos vayan a la escuela y realicen conducta continuaba, ella dejó de sentirse deprimida y él también dejó
su tarea, el modo de transigir cuando se presentan diferencias—. A l de beber. Cuando la solución que se intenta se convierte en el proble-
enfrentar un problema, cada integrante de la familia suele abordarlo ma, la forma de cambiar la situación consiste en hacer algo distinto.
con formas características de razonamiento, emoción y acción. Estas
respuestas iniciales pueden ser eficaces o no para ese problema en con-
creto. Si los integrantes de la familia no consiguen modificar la estrate- CREENCIAS Y MITOS FAMILIARES
gia de resolución de problemas cuando no funciona, probablemente
sigan repitiendo ese comportamiento ineficaz al grado de que un pro- Los individuos y las familias tienen sistemas de creencias que, en parte,
blema menor se convierte en uno grave. determinan sus emociones y conductas. Estas estructuras subterráneas
se conocen como mitos familiares. A menudo se ha descubierto que se
La Sea. A consideraba que los niños debían comer determinados alimentos trata de factores que contribuyen y mantienen las dificultades en las
y en cantidades específicas. Cuando su hijo no lo hacía, ella lo castigaba. El familias, y los terapeutas familiares deben estar conscientes de ellos a
hijo mayor, un chico dócil y con buen apetito, respondía comiendo como la fin de alcanzar una comprensión del comportamiento de las familias.
madre exigía. Sin embargo, el menor tenía un temperamento más desafian- Por ejemplo, en el caso anterior, el hecho de que la esposa creyera que
te y un apetito inestable; se negaba a comer. La Sra. A siguió aplicando la una buena mujer debe apoyar a su hombre hizo que le resultara impo-
misma estrategia de resolución de problemas basada en el castigo y el re- sible dejar de encubrir al marido. No fue sino hasta que terminó por
sultado fue una batalla extrema y, finalmente, un trastorno alimentario. deprimirse y que él perdió su trabajo a consecuencia del alcoholismo
que ella fue capaz de transformar lo que creía en "Afinde cuentas no
Este modelo plantea que el manejo ineficaz del problema original ocu- puedes permitir que otra persona destruya tu vida" y fue capaz de esta-
rre cuando: 1) se intenta una solución pero se niega que el problema blecer ciertos límites.
existe como tal y no se hace nada al respecto, 2) se intenta un cambio Ferreira (1963) define los mitos familiares como "una serie de creen-
para algo que es inalterable o inexistente o 3) la acción se adopta en el cias bastante bien integradas, compartidas por todos los integrantes de
nivel equivocado (Watzlawick et al., 1974). la familia, que conciernen a cada uno y a la posición que ocupan en la
En ocasiones, el problema es un conflicto en las estrategias de reso- familia y que ninguno de los participantes refuta, pese a las distorsiones
lución de problemas entre los integrantes de la familia. Por ejemplo, una de la realidad que pueden implicar de manera evidente" (p. 457). Las
niña permanece en casa resfriada durante una semana; su madre, que está repercusiones de la definición de Ferreira suponen mitos muy perso-
sola y aburrida, se siente feliz de tenerla en casa. Cuando la hija se ha nalizados y específicos de cada familia, en los cuales a los integrantes de la
recuperado del resfriado, protesta y dice que aún está enferma. La madre familia en lo individual se les escoge para determinados roles o profecías
42 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 3) Familias disfuncionales • 43

que se cumplen a sí mismas, como el mito de que la "madre es la emocio- Cuadro 3-2. Mitos familiares
nal en la familia" o "nuestro hijo siempre se porta mal".
Si la vida no le ha funcionado bien como individuo, casarse mejorará todo.
Además de los mitos familiares específicos, la cultura promueve I a vida conyugal y familiar debe ser completamente feliz y cada individuo
algunos más; por tanto, muchos de éstos los comparten los integrantes en ella debe esperar que todas o la mayor parte de las gratificaciones se
de la familia y tal vez hasta el terapeuta. Este último debe ser sensible a deriven del sistema familiar.
las creencias que parezcan ser perjudiciales para el funcionamiento de Los cónyuges deben ser totalmente sinceros uno con otro todo el tiempo.
una familia y enfrentarlas; además debe entender que, en ciertas situa- Un matrimonio feliz es aquel en el cual no hay desacuerdos, y cuando los
ciones, algunos mitos favorecen el funcionamiento. En el cuadro 3-2, integrantes de la familia pelean significa que se odian.
aparecen algunos ejemplos de mitos o creencias. Los cónyuges deben ser lo menos egoístas posible y dejar de pensar en sus
propias necesidades individuales.
El común denominador de estos mitos es la idea de que hay cierto
sustituto a la labor, lenta, dolorosa, pero en última instancia, emocionan- Cuando algo anda mal en la familia, uno debe averiguar quién se está equi-
te, de conocer a la pareja como una persona diferente y a uno mismo vocando.
como un individuo que tiene distintas ideas y necesidades de soledad y de Cuando las cosas no marchan bien, siempre será de ayuda dedicar una
parte importante del tiempo a sacar a la luz heridas pasadas y presentes.
sentirse acompañado. Toda persona necesita de la retroalimentación po-
En una discusión conyugal, uno tiene razón y el otro se equivoca, y la meta de
sitiva, y nadie puede leer la mente lo suficientemente bien como para tales peleas debe ser que los esposos vean quién gana más puntos a su favor.
sustituir la comunicación clara. La separación y el divorcio pueden ser o Una buena relación sexual inevitablemente conducirá a un buen matrimonio.
no lo mejor para los hijos, y quizá se constituya o no en un fracaso del Los cónyuges entienden cada vez más sus mensajes verbales y no verba-
individuo (aunque la mayoría de la gente también lo perciba así). les, de modo que hay poca o ninguna necesidad de revisar las cosas uno
en relación con otro.
La retroalimentación positiva no es tan necesaria en los sistemas conyuga-
SISTEMA SOCIAL GENERAL Y DISFUNCIÓN les como la retroalimentación negativa.
"Y vivieron felices para siempre."
Cualquier cónyuge puede (y debe) rehacerse y remodelarse en la forma en
La teoría de los sistemas abarca no sólo a la familia, sino también a la que desee su pareja.
comunidad en su conjunto. La familia es básicamente un subsistema Todos saben cómo debe ser un marido y cómo debe ser una esposa.
de la comunidad y la cultura en las que está inserta. Si un matrimonio no funciona adecuadamente, tener hijos lo rescatará.
Con frecuencia, la cultura circundante ejerce una presión enorme en Independientemente de qué tan mal sea el matrimonio, debe mantenerse
unido por el bien de los hijos.
el sistema familiar. La correspondencia entre familia y cultura, en ciertos Si el matrimonio no funciona, una aventura extramatrimonial o un nuevo
lugares o en casos de inmigración, puede resultar problemática. Por ejem- matrimonio resolverán la situación.
plo, si una familia es la única familia judía que vive en un pequeño pueblo La separación y el divorcio representan un fracaso del matrimonio y de los
antisemita, probablemente establezca límites que en otra situación se cali- individuos que lo formaban.
ficarían como amalgamados, pero en este caso son necesarios para proteger
a los hijos. Una pareja en un matrimonio arreglado con una estructura de COMENTARIO: DESARROLLO DE SÍNTOMAS
roles muy tradicional que llega a E U A puede terminar destrozada si la EN UNA DETERMINADA PERSONA
mujer es la única que logra obtener un trabajo y salir a la nueva cultura.
Los roles de género tradicionales también determinan excesivamente Los sistemas conyugal y familiar, como sucede con los individuos, po-
la vida familiar. Una familia con una madre muy comprometida y un pa- seen pautas características para afronrar el estrés. La primera línea de
dre distante no sólo es una familia con problemas, sino el resultado final de defensa de la familia generalmente consiste en retomar y fortalecer las
una pauta histórica y cultural en la cual se exhorta a los varones a percibir su pautas de adaptación que la familia ha utilizado en el pasado. Si éstas
valor en términos económicos y a la mujer como la que cuida a los hijos. no están debidamente adaptadas, el tipo de perturbación que resulta
44 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 3) Familias disfuncionales • 45

quizá sea similar al carácter inflexible de un individuo que padece un Cuadro 3-3. Razones por las que un integrante
trastorno de personalidad. de la familia puede volverse sintomático
Si no se dispone de mecanismos de adaptación característicos o éstos
Susceptibilidad individual, es decir, predisposición genética: por ejemplo,
no permiten enfrentar debidamente la situación, uno u otro integrante de
un individuo que nació con una lesión cerebral y se encuentra bajo estrés
la familia quizá desarrolle síntomas manifiestos, los cuales pueden hacer familiar probablemente se torne sintomático. Las diferencias tempera-
que al individuo se le clasifique como malo o enfermo. Las instituciones de mentales innatas pueden contribuir a esto (Thomas y Chess, 1985). De
ayuda social apropiadas probablemente intervengan en un esfuerzo por igual modo, la disposición biológica a un trastorno del Eje I como la
enfrentar la expresión sintomática particular del individuo. Luego, el indi- esquizofrenia, el trastorno bipolar, el trastorno por déficit de atención
viduo asume el rol de paciente identificado. Muy a menudo, se pasa por con hiperactividad o un trastorno de aprendizaje en un niño también
alto o se atiende inadecuadamente el contexto familiar de donde emanaron crea una mayor vulnerabilidad a la enfermedad.
los síntomas del individuo. Al integrante de la familia "malo", "enfermo" o Situación familiar en el momento del nacimiento: por ejemplo, un padre
"loco" (según se le llame) se le atiende, tras lo que resulta intratable o mejora. cuyo hijo nació en el periodo en que murió su propio progenitor podría
servirse del recién nacido para hacer surgir los sentimientos que abriga
Si experimenta una mejora, pronto puede volverse sintomático de nuevo al
por la muerte del padre.
regresar al contexto familiar o propiciar que otro integrante de la familia se Enfermedad física del hijo: un hijo que padece una enfermedad crónica
torne sintomático. La perturbación familiar subyacente tendrá que tratarse. puede tener problemas familiares proyectados en él siempre que tiene
A menudo el portador del síntoma es vulnerable en el aspecto biológico. un episodio agudo. Además, la cantidad de atención que necesita el hijo
Así que uno de los principios más importantes de los terapeutas enfermo puede sesgar el funcionamiento de la familia, generando con
familiares es que suelen considerar al integrante de la familia sintomá- ello una infantilización del niño enfermo lo mismo que ira y resentimien-
to en los hermanos sanos.
tico como indicador de una perturbación generalizada en todo el siste-
Precipitante en el clan familiar: accidente o muerte relacionado de algún
ma familiar (Ackerman, 1958; Bateson etai, 1956; Bell, 1961; Carroll, modo con uno de los hijos más que con otro (p. ej., una hija mayor que
1960; Counts, 1967). Si el terapeuta pasa por alto o enfrenta estuvo con la abuela el día en que ésta tuvo un ataque cardiaco) puede
inadecuadamente la perturbación familiar más general, es probable que convertir a un miembro de la familia en foco de los problemas familiares.
los miembros de la familia sigan siendo sintomáticos. El sexo de un hijo quizá corresponda a una determinada dificultad del pro-
Los patrones de interacción en una familia no siempre pueden genitor: por ejemplo, si el padre se siente particularmente inepto con
relacionarse de manera clara con una determinada disfunción. Si bien otros varones, su hijo tal vez se torne sintomático.
Orden de nacimiento de los hermanos: el primogénito quizá reciba la carga
en la actualidad aún no se entienden a cabalidad las razones por las que
paterna más pesada, en tanto que el hijo menor suele ser consentido y
se manifiesta una perturbación específica en un sistema familiar o en se fomenta en él dependencia.
uno de sus integrantes, ciertas tendencias innatas y circunstancias de Mito familiar relacionado con un determinado individuo: quizá a ciertos in-
vida probablemente favorezcan el desarrollo de una u otra expresión dividuos en las familias se les conoce como el tonto, el inteligente, el
sintomática en determinados casos. perezoso, el guapo o el feo. Los nombres de pila o los apodos de los
De igual modo, todavía no se han establecido definitivamente los niños tal vez revelen estos mitos. A un hijo suele ponérsele el nombre
motivos por los que uno de los integrantes de la familia llega a ser sinto- del abuelo o el de otra persona significativa en el pasado de los padres y,
mático y no algún otro. Sin embargo, se han ofrecido diversas razones a su vez, porta un mito asociado con esa persona.
para explicar este fenómeno, las cuales aparecen en el cuadro 3-3.
Se ha señalado que en las familias con un funcionamiento menos muchos casos, se convertirá entonces en paciente identificado. El padre,
que óptimo, la madre es la primera en sufrir la incompetencia del sistema. que tradicionalmente tiene más fuentes externas de estima, suele ser el
Muy a menudo es la primera en angustiarse o llegar a ser sintomática. En último de la familia en volverse sintomático (Lewis et al., 1976).
niveles mayores de disfunción del sistema familiar, quizá sea un hijo quien El miembro sintomático de la familia quizá sea el chivo expiatorio
también comience a experimentar angustia y se torne sintomático. En del sistema familiar, en quien se subliman las dificultades familiares, o
46 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 3) Familias disfuncionales • 47

probablemente sea el más débil de complexión o en lo psicológico, el tientes, los delitos violentos o una muerte en la familia. Los sistemas conyu-
más joven o el más sensible de la familia. El paciente identificado puede gal y familiar, como sucede con los individuos, tienen pautas características
ser el integrante más interesado o más activo en el proceso de transformar para afrontar el estrés. La primera línea de defensa de la familia normal-
a la familia; por ejemplo, algunos adolescentes quieren "salvar" a sus pa- mente consiste en retomar y fortalecer las pautas de adaptación caracterís-
dres porque éstos no se llevan bien. Una hipótesis sobre el funcionamien- i icas a las que la familia ha recurrido en el pasado. Si estas respuestas limitan
to de la familia es que estos hijos pueden empezar a robar para que los rígidamente la experimentación y una reacción flexible, el tipo de pertur-
atrapen y con ello hacer que toda la familia converja en su ayuda. bación quizá sea similar a su análogo en términos individuales —el carácter
inflexible de un individuo que tiene un estilo de personalidad rígido.
Cualesquiera que sean las particularidades de la disfunción fami-
PROBLEMAS DEL CICLO DE VIDA Y DISFUNCIÓN liar, resumir el ciclo de vida individual de la familia ayuda a elucidar sus
idiosincrasias y ofrece un marco de referencia a partir del cual sea facti-
Aunque algunas familias lidian continuamente con los problemas du- ble dar inicio a la terapia adecuada (Cárter y McGoldrick, 1988).
rante su vida, otras sólo experimentan dificultades durante determina-
dos periodos del ciclo de vida. Una familia está sujeta a la presión inter- PESAR NO RESUELTO
na de los cambios en el desarrollo de sus propios integrantes y subsistemas
y a la presión externa de las exigencias por adecuarse a instituciones 1 .a muerte de uno de los padres o hijos en la familia suele generar proble-
sociales significativas que ejercen impacto en sus miembros. Los pro- mas familiares, sobre todo cuando no se da el proceso de duelo. Con
blemas familiares episódicos pueden estar relacionados con: 1) una in- Irecuencia, se detiene el desarrollo de la familia y ésta permanece en el
capacidad para afrontar adecuadamente las tareas de la fase por la que limbo en el momento de la muerte, incapaz de avanzar o lamentar verda-
atraviesa la familia, 2) la necesidad de pasar a una nueva fase familiar y deramente el fallecimiento. Esto suele expresarse en un ritual familiar —
3) el estrés provocado por sucesos idiosincrásicos inesperados. por ejemplo, si un niño muere cerca de Navidad, la familia tal vez no
En el caso de las crisis normales y esperadas en la vida familiar, la pueda celebrar esta fecha durante años o tal vez insista en que el ritual de
incapacidad de una familia para dominar las tareas presentes puede ser Navidad sea exactamente igual que antes de que muriera el niño, mucho
la causa de la expresión de los síntomas. Por ejemplo, lo ideal es que dos después del momento en que el ritual debería haberse modificado para
personas alcancen una determinada etapa en su propio desarrollo perso- adecuarlo a los otros hijos—. La muerte por nacimiento sin vida o aborto
nal, lo mismo que en las relaciones con su familia de origen, antes de puede ejercer el mismo efecto. Muy a menudo la familia necesita hablar
estar preparadas, como individuos independientes, para considerar el de la muerte, hallar la forma de lamentarla y permitirse seguir viviendo.
matrimonio. En la medida en que los individuos y la unidad conyugal no
dominen adecuadamente ésta y otras etapas previas, tendrán dificultades SECRETOS TÓXICOS
para enfrentar los desafíos actuales. La misma hipótesis puede aplicarse a
cada una de las fases de la familia, razón por la cual la habilidad de una Las familias quizá lleguen a tener secretos que conocen algunos de sus inte-
familia en una determinada etapa tal vez no se transfiera necesariamente grantes y otros no (p. ej., la madre y la hija, mas no el padre, saben que la
a capacidades similares en la siguiente fase de desarrollo. hija sufrió una violación), que todos saben pero que nadie admite (papá es
Aunque las transiciones de desarrollo esperadas tal vez resulten alcohólico) o del que casi todos son conscientes o sospechan pero que no
estresantes para los integrantes de la familia, los cambios inesperados o reconocen (mamá tiene una aventura). Los secretos impiden la comunica-
idiosincrásicos también llegan a ser difíciles de manejar. Los sucesos inusuales ción clara, sesgan las coaliciones y desconciertan a los hijos que saben que
en el ciclo de vida de la familia probablemente rebasen las capacidades de algo anda mal pero no saben qué. Los secretos contribuyen a dar un aire de
afrontamiento de los sistemas familiares. Entre los ejemplos comunes de irrealidad a la familia, lo cual generalmente se considera que dificulta el
esos sucesos se hallan el desempleo, las enfermedades catastróficas, los acci- desarrollo y la comprobación de la realidad por parte de un niño.
48 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 3) Familias disfuncionales • 49

El terapeuta debe hallar la forma de abrir cuidadosamente el secre- • UNU idad para cambiar de una modalidad de funcionamiento a otra.
to, dedicando tiempo a apoyar a todos en la familia. Pocas veces conviene I \e tener un matrimonio en el que la intimidad esté ausente,
que las personas mantengan un secreto familiar importante en la familia. prio en el cual los cónyuges funcionen bien, como "compañeros de
i ii.n to", en la crianza de los hijos y en el mantenimiento operativo del
luí]jar. También es posible tener un matrimonio en el que el sexo y la
REALIZACIÓN DE TAREAS pasión estén mucho más presentes, pero en el cual las batallas feroces
EN LA FAMILIA DISFUNCIONAL pin asuntos de poder y control dificulten o vuelvan imposible que se
luga gran cosa. Conforme la pareja se vuelve más disfuncional, la ira y
Varias deficiencias en el desempeño de las funciones familiares generan la rabia superan a los sentimientos positivos, la comunicación y la con-
tensiones, distorsiones, problemas y síntomas en la vida familiar. Las prin- src ución de las tareas, lo que deja a la pareja en una batalla constante o
cipales tareas de la familia consisten en satisfacer las necesidades físicas li.u e que uno de los cónyuges domine por completo al otro.
básicas de sus integrantes, desarrollar una coalición conyugal funcional y
criar a los hijos. En la familia disfuncional, estas tareas no se manejan o si CRIANZA Y SOCIALIZACIÓN DE LOS HIJOS
se manejan es en forma diferente y menos adaptativa que en las familias
saludables. La realización de tareas en la familia quizá se vea comprometida Resulta difícil enfrentar las necesidades constantes de los hijos cuando se
por un entorno insoportable, por una enfermedad física o mental de uno o está abrumado por conflictos conyugales, enfermedades individuales o
más integrantes de la familia, o por un conflicto grave entre sus miembros, .ulicción, racismo o miseria. Cuanto más desvinculados estén los padres
sobre todo en la diada conyugal o entre los cuidadores adultos. de la parte en ellos mismos que es capaz de criar y ofrecer protección, más
se descuidará o se utilizará al hijo para que cuide de los padres, responsabi-
SATISFACCIÓN DE LAS NECESIDADES FÍSICAS lizándolo de las tareas caseras o del apoyo emocional de uno de los proge-
DE LOS INTEGRANTES nitores. La forma extrema de esto es el incesto, en el cual el hijo se con-
vierte en un objeto sexual sustituto. Por otra parte, los niños de 4 o 5 años
La incapacidad para satisfacer las necesidades físicas de la familia debe de edad pueden verse inducidos a tratar de animar a un progenitor depri-
considerarse particularmente en situaciones de guerra, pobreza o depre- mido, a prepararse sus propios alimentos —pues los padres lo han olvi-
sión económica. Preservar la integridad familiar ante la miseria grave dado— o a tratar de proteger a un niño menor del abuso.
exige ingenio y entereza. Sin embargo, la incapacidad para satisfacer las Los integrantes de las familias disfuncionales quizá manifiesten esti-
necesidades materiales básicas llega a presentarse incluso cuando la si- los de razonamiento y comunicación que resultan particularmente difíci-
tuación financiera es holgada si los cuidadores adultos están "ausentes", les para los niños, lo que comprende ideas impertinentes, proyectivas o
debido a drogadicción o alcoholismo, psicosis, violencia o porque están extrañas. En algunas familias, las emociones de los hijos se niegan, con-
tan absortos en sus propias preocupaciones que hacen caso omiso de tradicen, ignoran o castigan de manera constante, lo que genera depre-
quienes se hallan bajo su cuidado. sión, rabia y una sensación de aturdimiento en los menores.
No obstante, debe reconocerse que tratar con algunos menores tam-
ASPECTOS RELACIONADOS CON EL SEXO, bién resulta muy difícil y que la tarea de criarlos puede ser formidable. Los
LA INTIMIDAD Y EL COMPROMISO: niños que tienen temperamentos difíciles o alguna forma de lesión cerebral
CÓMO MANTENER UN MATRIMONIO FUNCIONAL (como trastorno por déficit de atención con hiperactividad, autismo o tras-
torno generalizado del desarrollo) o algunas modalidades de psicosis infan-
El matrimonio es una de las pocas relaciones humanas que opera en til exigen reservas extraordinarias de paciencia y atención. Los padres de un
dos niveles: como relación amorosa y como asociación económica fun- hijo así deben mantener un entorno tranquilo y estructurado ante el cons-
cional. De manera que exige un conjunto complejo de habilidades y la tante desafío. Si no comparten el compromiso de invertir tiempo extra o si
50 • Terapia de pareja y familiar (Capítulo 3)

no llegan a un acuerdo sobre cómo tratar a sus hijos, éstos pueden generar
conflictos importantes en matrimonios que, por lo demás, funcionarían
dentro de la normalidad. Otros niños tal vez no resulten difíciles para am-
bos padres, pero es posible que en otros, su temperamento no logre ajustar-
4
se al de uno de los padres. Por ejemplo, un chico muy activo y travieso
probablemente no embone con una madre temerosa y depresiva, la cual se Cómo realizar
llevaría mejor con un hijo más dócil y tranquilo; o bien, un niño tímido y
retraído podría ser una gran desilusión para un padre atlético y demandan- una evaluación familiar
te, quien posiblemente trate de hacerlo más fuerte ejerciendo una severi-
dad con él que tal vez deje cicatrices permanentes.

REFERENCIAS

Ackerman, N . (1958) Psychodynamics offamily Ufe, diagnosis and treatment


in family relationships. New York, Basic Book.
Bateson, G., Jackson, D., Haley, J., Weakland, J. (1956) Toward a theory
of schizophrenia. Behav Sci 7:251-254. LLa evaluación de un matrimonio o de una familia debe
Bell, J. E. (1961) Family group therapy. Public Health Monograph No. 64. entenderse como un proceso continuo que se inicia con el
Washington, DC: U.S. Department of Health, Education and Welfare, primer contacto, pero que no necesariamente termina en un
Public Health Service. determinado momento. Es útil para el terapeuta hacer una
Carroll, E. J. (1960) Treatment of the family as a unit. Pa Med 63:57-62. lormulación inicial con el fin de entender de algún modo lo
Cárter, B., McGoldrick, M . (1988) Conceptual overview, in The Changing que está mal, pues esto le ayuda a recabar datos y formular
Family Life Cycle: A Framework for Family Therapy, 2nd Edition. Edited hipótesis; no obstante, en un sentido más amplio, la evalua-
by Cárter, B., McGoldrick, M . New York, Gardner Press, pp. 3-25. ción suele ser una parte inextricable de la terapia misma. Si
Counts, R. (1967) Family crisis and the impulsive adolescent. Arch Gen los pacientes pueden escuchar y analizar sus historias, su si-
Psychiatry 17:74. tuación presente cambiará.
Ferreira, A. J. (1963) Family myths and homeostasis. Arch Gen Psychiatry Conforme el terapeuta recaba datos, plantea hipótesis
£457-463. basadas en un marco de referencia conceptual. El terapeuta
Lewis, J. M . (1998) For better or worse: interpersonal relationships and debe asignar prioridades y ponderar las diversas variables
individual outcome. Am J Psychiatry 755:582-589. que están implicadas y, al mismo tiempo, establecer una
Lewis, J. M . , Beavers, W. R , Gossett, J. T., et al. (1976) No Single Thread: estrategia de intervención general. Cabe esperar que la in-
Psychological Health in Family Systems. New York, Brunner/Mazel. tervención en cuestión conduzca a las metas deseadas de la
Minuchin, S. (1974) Families andFamily Therapy. Cambridge, MA, Harvard terapia. En este proceso, se reúnen más datos que sirven
University Press. para confirmar, modificar o refutar las hipótesis, estrate-
Papp, P. (1980) The Process of Change. New York, Guilford. gias y tácticas originales. Después, estas formulaciones pos-
Thomas, A., Chess, S. (1985) Temperament and Development. New York, teriores se someten a prueba en la matriz de las sesiones
Guildford. familiares conforme se recaban más datos.
Watzlawick, R, Weakland, J., Fisch, R. (1974) Change: Principies of Problem
Formation and Problem Resolution. New York, W W Norton.