Sie sind auf Seite 1von 3

30 de enero de 2019

Asociación campesina del sur oriente del putumayo ACSOMAYO.


Corregimiento Puerto Vega municipio de Puerto Asís Putumayo Colombia.

Comunicado a la institucionalidad local, departamental, nacional y la comunidad


internacional.
Damos a conocer el siguiente contexto.
Manifestamos que al menos unas 650 familias de las comunidades ALTO SANTAMARIA,
PUERTO NUEVO, MEDELLIN, LA PAZ, LA PALMERA,SANTA MARIA MEDIO,
REMOLINO, VILLA VICTORIA,LA GERMANIA, LA PAILA Y LAS MALVINAS. Se
encuentran en desacuerdo por la erradicación manual forzada lo cual estas comunidades
se encuentran en asamblea permanente desde el pasado domingo 27 de enero del 2019

Manifestamos que un gran número de familias de estas comunidades están movilizadas


pacíficamente al interior de sus comunidades en asamblea permanente, por la
intervención de erradicación forzada en las comunidades. Estas familias la mayoría son
de las comunidades de zonas apartadas donde la presencia del estado hasta el momento
no ha llegado ni con inversión social productiva ni de infraestructura vial, lo cual hace
muy difícil que se pueda garantizar la producción y comercialización de los productos
agrícolas, para la sostenibilidad económica productiva que solvente el bienestar de las
familias, por ello estas familias están inmersas al sostenimiento económico sobre la
base de una economía ilícita como lo que significa el cultivar las plantaciones de hoja
de coca, dado a este flagelo estas familias manifiestan no ver tenido las garantías reales
para suscribir el acuerdo de sustitución voluntaria que se llevó a cabo con gobierno
nacional en el año 2018, estas familias reconocen los acuerdos de sustitución voluntaria
en el departamento del putumayo pero manifiestan que para ellos no hubieron las
garantías suficientes para entrar la totalidad de las familias a este programa, pero
también hay un gran antecedente, manifiestan las familias que si se acogieron a dicho
programa denominado PENIS que gobierno nacional no les está cumpliendo a cabalidad
con lo acordado y pactado en esa firma, que muchas familias que creyeron en el gobierno
nacional y erradicaron voluntariamente hoy están padeciendo múltiples necesidades,
como de educación para sus hijos, que ya se empieza aguantar hambre y enfermedades
por que los acuerdos han ido dilatándose cada día mas, que lo más mínimo que eran
brindar brigadas médicas para atender las familias luego del levantamiento voluntario no
se ha hecho, menos los planes comunitarios y ni que decir de los proyectos productivos
y de la reconversión económica. De esta manera en estos momentos estas familias
tanto los firmantes y los que por falta de garantías no firmaron hoy están siendo objeto
de un atropello económico integral, que si las instituciones locales departamentales y el
gobierno nacional no atiende esta problemática, esto puede desembocar en fuertes
desplazamientos masivos asía las cabeceras municipales, o las comunidades en su
desespero se podrían levantar en una gran oleada de protesta y movilización social si
gobierno no atiende esta realidad del sentir de las comunidades campesinas, por lo que
hasta el momento por la poca economía descendiente de alguna manera de las
plantaciones de hoja de coca medianamente se dinamiza la economía y existe una
solvencia economía directa e indirecta en todas las familias y la comunidad en general
que está siendo marginada y empobrecida por la falta de atención del estado colombiano,
entonces que va a suceder una vez más todas las familias en su totalidad queden
erradicada o cero plantaciones de hoja de coca, si bien reconocemos la ilegalidad
económica del sustento de estas familias, también sabemos de las carencias y
deficiencia de los medios de producción agraria en estas comunidades y el campo, por
tanto manifestamos, que es con el interés real del gobierno nacional para que entonces
estas familias puedan definitivamente, más que sustituir las plantaciones de coca
también puedan sustituir y erradicar la pobreza extrema y las necesidades más sentidas
en sus comunidades, y así entonces aportarle para alcanzar la paz justa y verdadera
para nuestros campesinos, es por esto que le exigimos al gobierno nacional que se
preocupe por activar de manera contundente la producción agrícola con todas las
garantías reales en las comunidades para la dignificación humana y el buen vivir de las
familias y comunidades campesinas en general. De no ser así siempre el campesinado
seguirá siendo esclavo de esta economía cocalera obligatoriamente por supervivencia y
cada día engrandeciendo más los grandes eslabones del narcotráfico y estimulando más
los contratos de erradicación forzada, haciéndose criminalizar para poderle llevar el pan
de cada día a sus familias.
Por esta cruda realidad que padecen nuestras comunidades al menos unas 650 familias
de varias comunidades exigen los siguientes:

1. Que gobierno nacional departamental y local y demás instituciones, atiendan y


escuchen las peticiones de las familias que por la erradicación forzada van a
quedar desamparadas de cualquier posibilidad económica y que se garantice el
no desplazamiento.

2. Que gobierno nacional suspenda la erradicación manual forzada en las


comunidades hasta mientras no avance con contundencia y eficacia y de manera
integral en la implementación de los acuerdos regionales pactados con los
campesinos, fruto de los acuerdos de paz con las FARC Y GOBIERNO
NACIONAL en la habana cuba, a lo que se denomina como PENIS.

3. Cumplimiento a lo ya pactado con las familias campesinas y se establezcan


nuevas coberturas para que nuevas familias puedan entrar voluntariamente con
mayor conocimiento al mismo programa de PENIS ya que esto debe ser una
política de estado y una alternativa para erradicar los cultivos de hoja de coca y
no se puede calificar como una sola opción que solo posibilito la entrada al
programa una sola vez como si la paz se la construyera en una sola opción y en
un solo mes.

4. Respeto por parte de la fuerza pública hacia las familias campesinas intervenidas
que por las necesidades y pobreza extrema a un se mantienen con estas
plantaciones ilícitas de coca.

5. Desmonte de las fuerzas de policía del ESMAT para las prácticas de erradicación
forzada en las comunidades campesinas para no generar pánico ni intervención
de la fuerza absurda en las familias campesinas humildes.

6. Hacemos un llamado a la defensoría del pueblo local y regional y demás entidades


defensoras de derechos humanos para que puedan revisar las condiciones de las
comunidades en materia de derechos humanos y poder minimizar cualquier
vulneración con relación a los mismos.

Por la unidad y la defensa de la vida en nuestro territorio la


asociación campesina del sur oriente putumayo ACSOMAYO
se solidariza con estas familias y comunidades y se
pronuncia contundentemente y apoya las movilizaciones
campesinas.

Verwandte Interessen