You are on page 1of 2

Maríy chuqa’ ma Tru’

Mari’y chuqa’ ma Tru’ ye k’o pa


kachoch, kin latz’ rub’anön.

Jun q’ij ma Tru’ xuloq’ jun


äq. Mariy xpe royowal roma ma jun ta
nikiya’ wa.

Ma Tru’ xub’ij chara, chuxe’ le ch’at;


Maríy xub’ij chara: ¿ri itzel uxla’? Ma Tr La Hormiga y El Elefante
u’ nk’uluj chara. Ri Sanïk Chuqa’ Ri Tïx

María y don Pedro: Jun b’ey e k’o jun molaj taq sanïk, ye
tajin nkib’än jun kinimaq’ij, roma xtz’aqät
María y don Pedro vivían en una casa muy rujuna’ jun kachib’il, k’a ri’ xq’ax el ke
pequeña. Un día, don Pedro compró un taq ri’ jun tïx, man xerutzu’ ta ri taq
cerdo. María se enojó porque no había lugar sanïk xpa’e’ kan pa kiwi’. E k’iy taq
para el cerdo y le pregunta a don Pedro, dónde sanïk xerukamisaj kan, ri nik’aj chïk kac
lo pondría. Don Pedro le dijo que debajo de la hib’il xkichäp oq’ej, k’a te’ xpe jun xutz’
cama, María le dijo: ¿y el mal olor? Don Pedro ët chi k’o jun ti sanïk jotöl chi ruqul ri
le dijo: Ya se irá acostumbrando. tïx, k’a ri’ yesik’in nkib’ij chi re: ¡tapitz’
a’ chi ruqul!, ¡tapitz’a’ chi ruqul
takimisaj.¡takamisa

La Hormiga y El Elefante

En cierta ocasión había un grupo de hormigas,


estaban celebrando el cumpleaños de un
Amama’ compañero, de repente un elefante venía
caminando y sin darse cuenta se paró sobre
Xapon jun ache chojay, xub’ij: un grupito de hormigas. Mató a muchas
¿k’o ri amama’? Ma jun ta. hormigas, quienes se salvaron se pusieron a
llorar; de
¿Akuchi’ k’o wa ri amama’ k’a? Tajin n
b’anala’ pan awän. de repente uno de ellos vio que otra
Tú Abuelo: hormiguita estaba caminando en el pescuezo
del elefante; entonces las hormiguitas
Llegó un señor a la casa y preguntó a un niño: sobrevivientes le dijeron: ¡ahórcalo!, ¡ahórcalo!,
¿está tú abuelo? El niño le dijo que esta en la ¡mátalo!
milpa, porque pensó que el señor se estaba
refiriendo al gallo.
’il, ke ri’ jun q’ij chïk xusik’ jun chïk r
achib’il, ri ti ache janila xel ruk’u’x rom
a chi ri ache man nkowin ta nuloq’ ru
xajab’. Juk’ulaj ruxajab’ xub’än qa, k’a r
i’ xumäj rukusaxik, konojel ri winaqi’ jani
la nkitzu’, xpe jun ache kan xk’utuj kan
chi re achike roma jalajöj ruxajab’ ruku
san, xpe ri ache xub’ij chi

re: -
mani roma rïn man nqa ta chi nuwäch
kan junan nuxajab’ ninkusaj.
El Señor Que No Tenía Zapatos

Ri A Xwan En cierta ocasión existió un señor que no tenía


dinero para comprar sus zapatos. Salió de su
Te’ej: - casa, caminaba por el camino cuando
Rït a Xwan, wakami xa xe’ ichaj k’o. encontró un zapato; al siguiente día encontró
Xwan: - otro zapato, por eso el señor se alegró mucho,
matyox nute’, wakami rïn man ninwajo’ ya que por ser pobre no podía comprar
ta ri ichaj. zapatos. Ahora completó un par de zapatos,
Te’ej: - ¿Achike roma? pero de diferente estilo. Decidió usarlos y
Xwan: - nub’ij jun wachib’il chwe: darse un paseo, todas las personas se le
we rït natij ichaj xa räx ab’onil nab’än quedaban viendo, hubo un señor muy atrevido
pe. se le acercó y le preguntó: ¿por qué usas
zapatos de diferente estilo? Muy
Juan tranquilamente respondió: no me gusta usar
zapatos del mismo estilo.
Madre: - Le dice a Juan: hoy sol hay hierbas.
Juan: - Gracias madre, hoy no quiero hierbas.
Madre: - ¿Por qué motivo?
Juan: - un compañero me dijo: si comes
hierbas, tu rostro se pondrá verde.

Ri Ache Ma Jun Ruxajab’


El Señor Que No Tenía Zapatos

Ojer kan, pa jun tinamit k’o jun ti ache


ma jun ta rurajil richin nuloq’ ruxajab’.
Xel el chi rachoch, töq b’enäq pa b’
ey xusik’ el jun ruxajab’ man jun rachib

Related Interests