Sie sind auf Seite 1von 54

Afrontar el miedo desde el "coaching"

Para abordar el miedo desde el Coaching, hay primero que definir qué es el Coaching.
Según la International Coach Federation (ICF), el Coaching profesional consiste en una
relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la
vida, profesión, empresa o negocios de las personas. Mediante el proceso de Coaching,
el cliente (coachee) profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora
su calidad de vida.

En cada sesión, el coachee elige el tema de conversación mientras el coach escucha y


contribuye con observaciones y preguntas. Este método interactivo crea transparencia y
motiva al coachee para actuar. El Coaching acelera el avance de los objetivos del coachee, al
proporcionar mayor enfoque y conciencia de sus posibilidades de elección. El Coaching toma
como punto de partida la situación actual del coachee y se centra en lo que éste esté dispuesto
a hacer para llegar a donde le gustaría estar en el futuro, siendo conscientes de que todo
resultado depende de las intenciones, elecciones y acciones del coachee, respaldadas por el
esfuerzo del coach y la aplicación del método de Coaching.

En segundo lugar, definimos el miedo, que según Redorta (2006, pg. 67) “es la emoción que
se experimenta ante un peligro real e inminente. El miedo es activado por amenazas a nuestro
bienestar físico o psíquico.”

En una sesión de Coaching, es importante saber los motivos y las motivaciones por las cuales
el coachee siente miedo. Asumiendo que una fobia no la puede curar un coach. Cuando un
coachee se somete a un proceso de Coaching, el coach tiene que buscar esos motivos y
motivaciones necesarias para que el coachee salga de su “zona de confort” en la que habita. O
lo que es lo mismo, su forma de vida o hábitos.

El coach tiene que entender, por un lado, que en un proceso de Coaching, todas las ideas
negativas tienen origen en algún temor, éste puede ser, racional o irracional. Y por otro, que a
la mayoría de las personas les gusta la emoción del riesgo y de desafío. Obviamente, el riesgo
debe de estar controlado, y el desafío debe ser alcanzable.

El miedo en el Coaching, suele estar relacionado con el miedo a salir de la “zona de


confort”, dicha zona es la que domina el coachee. En este sentido, la zona de confort está
fijada por pensamientos que limitan, los cuales paralizan cualquier tipo de cambio. Se trata
de la renuncia a tomar decisiones. Si no se toman decisiones, no se genera acción, y por ende,
no hay cambio.

¿A qué tiene miedo el coachee?

Tal y como expresa Tolle, (2001, pg. 53) “La mayor parte del sufrimiento humano
es innecesario. Es creado por uno mismo mientras la mente no observada maneje
nuestra vida”. Es decir, son las expectativas creadas, relacionadas con unas consecuencias que
en la mayoría de los casos no suelen llegar a producirse jamás, las que producen un
sufrimiento absurdo. Es lo que se denomina como, miedo irracional. O lo que es lo mismo,
peligros que no son reales basados en estímulos reales.

Hay cuatro tipos de representaciones que el coachee manifiesta, dichas representaciones son
respuestas del organismo ante el miedo. A saber, la emocional, la cognitiva, la conductual y la
fisiológica. En todo momento el coach tiene que estar atento a estas señales que el
coachee realiza para que el proceso de Coaching sea fructífero.

1
Según Mumford y Diez (2009, pg. 83-85) el coachee tiene cuatro tipos de temores: el fracaso, la
vergüenza, el rechazo y el triunfo:

 El fracaso, por la preocupación de fallar a los demás, o no considerarse lo


suficientemente bueno en la realización de algún cometido.

 La vergüenza, por no parecer inútil, estúpido o simplemente por no querer hacer el


ridículo.

 El rechazo, como anhelo de ser amado y apreciado. De ahí la necesidad de agradar


a los demás.

 Al triunfo, que aunque parezca extraño, las personas en muchas ocasiones no


quieren destacar, y prefieren ser “como todo el mundo”. Perciben el triunfo como
sentirse aislado… porque los demás te envidian.

No deja de ser una ironía el saber que para mitigar el temor, hay que enfrentarse a él y
vivenciarle.

¿Cómo puede superar el coachee el miedo?

El esquema mental del coachee consiste en generar un ciclo o circulo vicioso. Según
Ravier (2005, pg. 222-223) en cita a Linares, cuando dudamos de nuestra capacidad para
triunfar o suponemos que algo va a ir mal, estamos creando una profecía autorrealizada: si
anticipamos que va a suceder algo, en realidad estamos ayudando a que suceda. Por
desgracia, en los deportistas esto es frecuente. Las profecías autorrealizadas negativas son
barreras psicológicas que provocan un círculo vicioso: la expectativa de fracaso conduce a un
fracaso real, lo que rebaja la autoimagen e incrementa las perspectivas de fracasos futuros.

El coach tiene que irrumpir en el ciclo vicioso, para dar paso al ciclo o círculo virtuoso.

Se trata de hacerle ver al coachee de otra forma, ponerle unas gafas distintas de las
que actualmente está usando. Descubrirle otra forma de observar. Demostrarle que no
existen preguntas estúpidas, solamente se trata de responder a determinadas inquietudes,
que son legítimas, pero que no se atreve a preguntarse a sí mismo porque: o no encuentra la
pregunta, o tiene miedo a responderse.

Pensar, sentir y actuar con miedo contínuamente es poco práctico o eficiente. Y además de
eso, consume mucha energía, desgasta mucho porque el coste emocional que tiene es
muy alto. Si esto es así desde la lógica y si, además, el razonamiento es correcto, ¿por qué el
coachee sigue pensando, sintiendo y actuando con miedo?

La respuesta es simple y sencilla. Pero antes hay que aclarar cómo se pasa del círculo vicioso al
círculo virtuoso.

Si el ciclo vicioso consiste en la perdida de autoestima, confianza y autocreencia, el


ciclo virtuoso es su opuesto. Es decir, consiste en generar pensamientos positivos, no
extremistas del tipo “todo o nada”, evitando las generalizaciones y con la visión espacio-
temporal puesta en el “aquí y ahora”. Por lo tanto, el coach tiene que identificar los
pensamientos y emociones que sirvan de acicate para la acción que conlleve al cambio. Sin
embargo, activar el cambio, es muy complicado.

2
El paso del círculo vicioso al círculo virtuoso es la única forma que tiene el coachee de
superar el miedo.

¿Por qué el coachee actúa como actúa?

Gallwey (2010, pg. 124-126) define “la teoría del surco” en lo que respecta a los hábitos, en la
que explica que una forma de actuación aumenta la probabilidad de que se vuelva a reproducir
dicha actuación. Es decir, las pautas, llamadas surcos, tienen tendencia a repetirse. Y cuanto
más se repite la pauta, el surco se hace más profundo. Por tal motivo, es muy complejo salir
de los “surcos mentales” que son muy profundos. De hecho, un hábito adquirido es muy difícil
de romper. Tanto es así, que el autor comenta que “normalmente la batalla sólo se gana, si es
que se gana, después de mucha lucha y frustración, y después de un largo tiempo… es como
salir de una zanja. Sin embargo, existe una forma más natural de hacerlo. Un niño no intenta
salirse de un nuevo surco, ¡simplemente comienza uno nuevo!

Además de la teoría del surco, está la que define Ariely (2009, pg. 157-159) que es “la teoría
de mantener las puertas abiertas”. Consiste en distraerse en alcanzar el principal objetivo por
estar atento a otras opciones. Se lucha por mantener abiertas todas las posibles opciones, en
vez de centrarse en el objetivo. Es el tipo de pensamiento de: “por si acaso…”. Tal y como lo
expresa el autor, consiste en ir corriendo de aquí para allá entre cosas que podrían ser
importantes, para olvidamos de dedicar el tiempo suficiente a lo que ciertamente lo es.

Como decíamos, pensar, sentir y actuar contínuamente con miedo es poco práctico o eficiente.
Sin embargo, el razonamiento del coachee consiste en pensar, sentir y actuar con miedo “por
si acaso” surge algún imprevisto que descontrole todo lo que estaba “previsto”. El coachee
evoca el miedo frente al futuro y también frente a sus consecuencias. Lo que retroalimenta a
su vez ese círculo vicioso.

Nadie tiene la capacidad de anticiparse al futuro. Lo que sí se pueden hacer son


estimaciones de futuro teniendo en cuenta, y esto es lo realmente importante, que los
imprevistos van a surgir. El futuro es incierto. Tratar de anticiparse es bueno, lo que no merece
la pena es vivir con agonía continuamente por un futuro que ciertamente es desconocido…
¿alguna persona sabe el día y la hora exacta de cuándo se va a morir?

El concepto de cambio: acompañar al coachee a cambiar de surco

Según Launer (2007, pg. 36-38) en cita a Bateson, hay dos tipos de cambio en las personas.

Los cambios de nivel 1 se corresponden con la homeostasis. Son aquellos que permiten a
un sistema, a un ser vivo, mantener el equilibrio, su homeostasis, en un entorno dinámico.
Las modificaciones se efectúan al nivel de los elementos de un sistema y dependen de la
aptitud de éste para efectuar acciones autocorrectivas sobre los elementos internos y
externos que pudieran amenazar su equilibrio. Por tratarse de acciones a posteriori, hablamos
de retroacción.

El término homeostasis proviene inicialmente de la biología, y, en definitiva, se trataría


de poder cambiarlo todo para que nada cambie.

La característica de los cambios de nivel 2 es que el propio sistema se modifica o


resulta modificado. La autora expone el siguiente ejemplo: al acometer una rampa desde un
automóvil, el cambio de nivel 1 consistiría en acelerar el motor. El resultado será que el coche
irá cada vez más despacio, hasta que el motor se pare. El cambio de nivel 2, por el contrario,
consistirá en reducir la marcha, cambiando a una más corta, lo cual permitirá al vehículo actuar

3
progresivamente e ir cogiendo velocidad cuesta arriba. Continúa explicando que, en un
sistema humano, para poder efectuar cambios de nivel 2 es necesario modificar las reglas
internas de funcionamiento. Para ser efectivo, el cambio de nivel 2 requiere previamente una
nueva visión de la realidad, un cambio de premisas, de hipótesis básicas o de presuposiciones.
Y también, por supuesto, una revisión estricta de las ideas preconcebidas.

En definitiva, el cambio es inevitable, y por lo tanto, se puede conseguir cambiar. Lo


que significa, que el coach puede tocar la tecla correcta que lleve al coachee a la acción… No
es tarea fácil, pero sí alcanzable.

Herramientas del coach para ayudar al coachee a superar el miedo

Para Aranda (2010, pg. 233-241) son imprescindibles, y aclara que no únicas, dos tipos de
herramientas: las personales y las del proceso.

Las herramientas personales son: Acompañar, Aceptar sin enjuiciar, Confiar en la capacidad del
coachee, Atribuir valor, Focalizar el proceso, Otorgar el protagonismo al coachee y Auto-
revisarse.

Las herramientas del proceso son: Garantizar la confidencialidad, Generar confianza, Facilitar
aprendizaje, Favorecer permisos, Cuestionar, Conversar, Sintonizar la comunicación, Escuchar
empáticamente, Preguntar, Mantenerse en silencio, Cambiar la perspectiva, Retar a nuevas
posibilidades de acción, Mover al futuro (en el sentido de hacer cosas diferentes), Acordar
compromisos.

Con las herramientas adecuadas y un buen coach, se puede ayudar al coachee a superar el
miedo. Éste, suele estar anclado en suspensamientos limitadores y negativos. Y, además, el
coach debe ser consciente del aforismo: “no es posible cambiar sin hacer nada por cambiar”.©

BIBLIOGRAFÍA

Ariely, D. (2009). Las trampas del deseo. Cómo controlar los impulsos irracionales que nos
llevan al error. Ariel. Barcelona.
Bayón, F. et als. (2010). Coaching Hoy. Teoría general del Coaching. Editorial universitaria
Ramón Areces. Madrid.
Gallwey, T. (2010). El juego interior del tenis. 3ª Ed. Sirio. Barcelona.
Launer, V. (2007). Coaching. Un camino hacia nuestros éxitos. Pirámide. Madrid.
Mumford, J. y Diez, A. (2009). Coaching para dummies. 2ª Ed. Granica. Barcelona.
Ravier, L. (2005). Arte y Ciencia del Coaching. Su historia, filosofía y esencia. Dunken. Buenos
Aires.
Redorta, J. (2006). Emoción y Conflicto. Aprenda a manejar las emociones. Paidós. Barcelona.
Tolle, E. (2001). El poder del Ahora. Un camino hacia la realización espiritual. Gaia. Madrid.

4
Como no tener miedo al miedo
Lo que de verdad es cierto, una de las verdades irrefutables es que todos tenemos cien mil
millones de neuronas. Al menos eso dicen. Me imagino que alguien las habrá contado, aunque
realmente son demasiadas.

Si, digo demasiadas para el poco uso, o mejor dicho mal uso que hacemos de ellas.

Sé que estamos en tiempos de crisis, de incertidumbre, de cambios, de movimientos y cuantos


nombres le queramos dar a la situación que estamos viviendo, o a todas las situaciones que
estamos viviendo o nos quedan por vivir. Tantas como personas la están sufriendo. Se les
podrían poner nombres y apellidos.

El miedo puede ser bueno o malo, puede ser nuestro aliado o nuestro peor enemigo. Puede
llegar a ser paralizante e incluso mortal. Antes de entrar en materia me gustaría hacer una
diferenciación entre dos tipos de miedos: los que “suceden” y los que necesitan una “acción”.

Los que suceden son: miedo al envejecimiento, a la muerte, al abandono de los hijos a la
guerra, etc.

Y sobre los que nosotros si podemos actuar. No solo sobre ellos sino en ellos: tomar
decisiones, volver a estudiar, cambiar de trabajo, cometer un error, hablar en público, etc.

Es normal que tengamos miedo en situaciones de nuestra vida. Es un método de defensa ante
situaciones nuevas o estresantes.

Pero ¿que es el miedo? Definámoslo: El miedo o temor es una emoción caracterizada por un
intenso sentimiento habitualmente desagradable, provocado por la percepción de un peligro,
real o supuesto, presente o futuro. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural
al riesgo o la amenaza, y se manifiesta tanto en los animales como en el ser humano.

En el mercado laboral hacía más de catorce años que no se escuchaban despidos masivos, que
se creaba empleo, que llevábamos una vida estupenda y BOOM… de buenas a primeras vemos
como todo se tambalea, como se destruye empleo, amigos que han sido despedidos,
familiares que están preocupados por su trabajo, nadie compra por temor a lo que pueda
pasar y… pasamos de un extremo a otro de una forma no solo rápida sino explosiva. Casi sin
darnos cuenta. Como los cambios estacionales de Sevilla, del calor al frio de un día para otro.
Del verano al invierno en veinticuatro horas.

Un día nuestro piso costaba 300.000 euros y nos lo quitaban de las manos y al poco… nadie
lo quiere y no podemos venderlo. Solo son ladrillos pero al banco no le cuentes milongas.
“Que la cosa esta muy mal pero usted tiene un crédito que hay que pagar”. De creer que somos
ricos a la casi pobreza y un futuro incierto laboral y personal.

Hablaba de las neuronas en un principio, esas que alguien había contado, porque ellas pueden
ser ovejas asustadas o un ejército bien preparado y pertrechado.

5
NUESTRA MEJOR ALIADA: LA MENTE

Es curioso como la mente procesa los datos. La mente humana tiene dos partes fundamentales.
La parte consciente y la parte inconsciente. Lo que con frecuencia no advertimos, o no
conocemos o no sabemos, o no nos interesa o no queremos saber o no nos hemos
preocupado de saber, es que somos como pensamos. Me explicaré.

La consciencia toma todas las decisiones y el inconsciente adopta las disposiciones. La


conciencia determina “el qué” y la conciencia determina “el cómo”.

Dicho de otra manera, todos recibimos de la vida lo que esperamos recibir. Lo repito, “TODOS
RECIBIMOS DE LA VIDA LO QUE ESPERAMOS RECIBIR“. Si esperamos mucho recibimos mucho.
Si esperamos poco recibiremos poco. Si no ponemos ningún “qué” en nuestra conciencia, el
inconsciente queda libre y no tiene que preocuparse en disponer como.

Siempre que corremos un riesgo y entramos en un territorio poco familiar o nos colocamos
en el mundo de una manera nueva, experimentamos miedo. Muy a menudo ese miedo impide
que progresemos en nuestras vidas. El secreto consiste en sentir el miedo y hacerlo de todos
modos.

Lo que realmente es emocionante utilizar de nuestra mente con sabiduría es que podemos
eliminar todas las excusas. Excusas obviamente inventadas por nuestros miedos. Lo único que
importa es como empleamos la mente indicándole a la conciencia lo que queremos hacer.

En otras palabras. El cambio no es más que la energía vital expresada como fenómeno natural
en el mundo físico (¿quién fue el primero en decir “la naturaleza es dinámica, no estática”?).
Para los humanos, el cambio se produce a cada momento, ya que continuamente creamos
vida a partir de nuestros pensamientos a medida que van fluyendo uno tras otro.

¿Hasta dónde le gustaría llegar?

¿A quién le gustaría conocer?

Piense en las respuestas e imagínese que no tiene ningún tipo de miedo. Quizá quiera conocer
a alguna persona. No tiene que ser famosa. Puede ser alguien que ve a menudo. Alguien que
le interesa. Imagínese hablando con esa persona. Imagine todo lo que conseguiría con esa
ACCION. ¿Lo ve? Fantástico verdad.

Ahora imagine que no hace nada y se queda como está. ¿Que ha conseguido?

Pues nada. La respuesta es muy sencilla. ¿Que prefiere? ¿Algo o nada? O quizá prefiere la
desazón de imaginárselo pero sin llegar a actuar. Sino son compatibles no ocurre nada. Lo hizo
y ya está.

¿Le gusta la incertidumbre? A mí realmente no. Prefiero actuar. Todo lo demás son excusas.
Somos expertos en eso.

Objetivos:

Piénselo y diga en voz alta lo que quiere. Grábelo en su mente.

¿Qué quiero?

¿Qué debo hacer realmente para conseguirlo?

He dicho hacer. ACTUAR.

6
“SI SIGUES HACIENDO LO MISMO SOLO OBTENDRAS MAS DE LO MISMO”.

“LOCURA ES PENSAR QUE CONSEGUIRAS RESULTADOS DIFERENTES HACIENDO LO


MISMO DE SIEMPRE”.

Los objetivos son como imanes. Nos atraen hacia ellos. Nos ponen a trabajar y sobre todo…
ponen al inconsciente de nuestra parte. Pero cuidado. El inconsciente es muy astuto. Como
vea que existen resquicios, alguna duda por pequeña que sea, pondrá en marcha sus
mecanismos de defensa y puede que nos haga olvidar eso que con tanta firmeza queríamos.
Un día queríamos perder 10 Kg. y al día siguiente, el día a día nos come y nos hemos olvidado
de ello. Como comentábamos antes, del verano al invierno en un día.

Anotar:

Un viejo dicho que yo aplico incesantemente es que “LO QUE NO ESTA ESCRITO NO EXISTE”.
El hecho de anotarlo nos incita a la acción. Es un paso concreto. Le dice al inconsciente que
estamos en ello, que hemos empezado a trabajar, que no bromeamos y que queremos
alcanzar nuestro objetivo. UN VIAJE DE MIL KILOMETROS COMIENZA CON EL PRIMER
PASO. Totalmente cierto.

Cuando escribimos un objetivo empeñamos nuestra mente y todo nuestro ser en conseguirlo.
Es más fácil olvidar un objetivo que “solo es una idea”. No algo que está escrito. Además al
escribirlo enviamos un mensaje a nuestra mente, sí esa que nos lo ha hecho olvidar, además
nos RECRIMINARA QUE NO SOMOS CAPACES DE NADA. QUE NO VALEMOS PARA NADA. Es
curioso el funcionamiento. Nosotros queremos una cosa, ella nos dice que no, o nos pone
trabas continuamente y cuando consigue que lo olvidemos nos dice que vaya tela. Nos
recrimina que no somos capaces. Habrase visto…

Pero todavía es más curioso. ¿Por qué realmente nos asusta el cambio? No entraré en este
artículo porque casi daría para escribir un libro, pero ¿porque nos asustamos?

Todos cambiamos. Ahora somos diferentes a como éramos hace un año, hace dos o incluso
hace una semana. A veces miro fotos de cuando era más joven y casi no me reconozco. No
físicamente, emocionalmente, etc. He cambiado. Como todos. Todo cambia, nada perdura.
Solo perdura el cambio.

Sí me gustaría que no se dejase engañar por su mente. Usted puede con ella. Puede con todo.
Solo tiene que hacerlo. No lo intente. Hágalo. Piense en lo que quiere conseguir. En lo que
quiere tener y apúntelo.

Cuaderno de objetivos:

Pienso que muchas veces el problema no es que deseemos mucho. Es que deseamos
demasiado poco.

Yo tengo un cuaderno de objetivos. Bastantes objetivos y siempre los tengo en mente. Es un


cuaderno “CAMBIANTE”. Y dale con el cambio. ¡Ya cambian hasta los cuadernos! Cambiante
en el sentido que cada vez quiero más cosas. Y no solo cosas materiales. Espirituales, de
crecimiento interior, de conocer, de viajar, DE CRECER, DE MEJORAR COMO PERSONA, COMO
PADRE…

EL PENSAMIENTO GRANDE ATRAE GRANDES RESULTADO. EL PENSAMIENTO MEDIOCRE


ATRAE RESULTADOS MEDIOCRES

7
Ya ya!! Seguro que están pensando. Si si… nos quiere vender la moto, seguro.

Créanme que no. Hasta hace poco trabajaba por cuenta ajena. Hacia lo mismo que hago ahora
con un sueldo fijo, estabilidad, etc.

Y decidí, que locura, emprender por mi cuenta. Lo pensé, lo maduré, lo planifiqué y… actué.
Como verán soy totalmente consecuente con lo que digo. ¿PERO EN ESTOS TIEMPOS? ¡CON
LA QUE ESTA CAYENDO!

Por supuesto que lo medité. Por supuesto que tuve miedo. Pero convertí a mi cerebro en mi
aliado. Puse mis cien mil millones de neuronas a trabajar como un autentico ejercito en un
solo objetivo. Mi futuro.

No es fácil. Lo sé. Incluso algunos dirán que es una locura. Me lo dijeron.

¡Realmente pensamos que somos capaces de llegar a la Luna, de viajar hasta lo más profundo
de los océanos y no somos capaces de cambiar! ¡De de encontrar un empleo! ¡De adelgazar!
¡De dejar de fumar!

Somos mucho más fuertes de lo que realmente pensamos. Solo nos hemos acostumbrado a
la comodidad. Nos hemos vuelto cómodos. Puede que sea eso.

Recuerdo una entrevista que leí hace un tiempo en la que le decían a un empresario de éxito
que lo que tenia era mucha suerte, a lo que él respondió:

“Sí. Y la verdad es que cuanto más trabajo más suerte tengo”.

No era suerte. Solo trabajo. Y planificación. Y superar sus miedos.

¿Qué ocurre? ¿El puede y los demás no? O ¿quizá pensamos que no somos lo suficientemente
buenos para conseguirlo?

Posiblemente si no hubiese sido por esta “transición” o “cambio” hubiese seguido como
estaba.

Pero se despertó en mi ese GIGANTE INTERIOR que todos llevamos y lo seguí. No sólo lo seguí
sino que lo alimente hasta llegar a lo que soy ahora. Pero todavía digo más. No solo a lo que
soy. Sino en lo que me convertiré. En lo que son ya no solo mis sueños sino mis objetivos de
vida o créanme que moriré en el intento. Hasta las últimas consecuencias. Debemos ser
conscientes que todo conlleva un riesgo, pero debemos luchar por lo que realmente
queremos.

¡Ah! ¡Por cierto! Por si aún no se lo he dicho soy coach personal y empresarial y se de lo que
hablo.

Todos y Cada uno de nosotros tenemos los increíbles recursos de nuestra mente. Como hemos
dicho se obtiene lo que se espera obtener.

Las únicas preguntas son:

¿Qué quiere usted?

¿Qué espera de si mismo?

Piense y actúe. Pero sobre todo actúe.

Como dijo el filósofo entre actuar y no actuar elija actuar:

8
“Si lo hace y no le sale bien le quedara la experiencia. Si no lo hace solo le quedara el
remordimiento”.

Y por último recuerde:

Hace tiempo alguien me dijo cuando le comente que me había equivocado en unas acciones
que hice, que no me había equivocado lo suficiente, a lo que le respondí ¿Qué quieres decir?

Es muy sencillo respondió el. Si te equivocas mucho significa que lo intentas mucho, que
luchas, que no te das por vencido. No solo que adquieres experiencia para no volver a
equivocarte en lo mismo. Te está permitido equivocarte en otras cosas. Pero actúa. Significa
que quieres crecer, que no te das por vencido. Recuerda a Edison cuando le recriminaban que
había fracasado mil veces antes de conseguir la bombilla. A lo que él decía,

“Yo no he fracasado mil veces. Solo he conseguido saber mil veces como no enciende
una bombilla”.

Busquen en su interior y despierten al gigante.

Pónganle el “despertador”. Que realmente haga su trabajo. Para eso está.

Yo lo hice. Y se nota el “cambio”. Se sentirán mejor. Más despiertos. Más felices.

Por favor piensen y mediten pero sobre todo actúen. ACTUEN SIEMPRE.

9
Deja que te cuente una Dinámica para enfrentarte a un miedo

Deja que te cuente una Dinámica para enfrentarte a un miedo Los miedos son los aspectos de
la cognición más temidos, son variados y de diferentes tamaños. Existen miedos pequeños que
son fácilmente superables o grandes miedos que nos acompañan a lo largo de toda nuestra
vida. Puedes tener miedo a múltiples cosas, a lo desconocido, a perder el trabajo, a que te deje
tu pareja, a tener éxito, a equivocarte, a la muerte, e incluso miedo a la propia vida. El miedo
es una emoción, y además es de las más básicas del ser humano y cómo tal nos da información
de como estamos por dentro, nos ayuda a tomar decisiones más acertadas y exitosas, y tiene
un valor incalculable para la supervivencia ya que cumple , entre otras, la función adaptativa.
Si no tuviéramos miedo moriríamos ya que nos ayuda a interpretar como peligrosas o no las
situaciones que nos vamos encontrando el nuestra vida, lo que nos permitirá decidir
acercarnos o alejarnos.

Si no tuviéramos miedo moriríamos.

Algunos miedos son reales y otros son fruto del aprendizaje (miedos aprendidos) o de la
imaginación (anticipación). Tienen relación con nuestro sistema de creencias, nuestros
patrones mentales y nuestros pensamientos, así en una situación desconocida nos ayuda a ser
cautos o a no acercarnos para no ponernos en riesgo. En definitiva, nos motiva y mueve para
alejarnos o nos bloquea y frena. Si tu miedo es irracional o excesivo puede que te encuentres
ante lo que en psicología y psiquiatría se denomina Fobia. Según lo define el DSM-V (Manual
Diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatría): “ Temor acusado y persistente que es
excesivo o irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situación
específicos (p. ej., volar, precipicios, animales, administración de inyecciones, visión de
sangre)”. Si este es tu caso, entonces puede que este ejercicio te ayude aunque si quieres
superar tu fobia te recomiendo que acudas a psicoterapia, ya que las fobias son incapacitantes,
producen síntomas de ansiedad y mucho malestar. Lo mejor de todo es que son curables en
un porcentaje muy elevado.

A mi me gusta siempre en las sesiones de coaching, formación en inteligencia emocional o


psicoterapia trabajar los miedos, y sobre todo reconocer cuánto de verdad, aprendido o
sobrevalorado hay en ellos. Ya que si los analizamos y los dejamos sentir descubriremos que
también son motor de cambio, así como impulsores y motivadores. Son nuestros aliados en la
toma de decisiones, en nuestra forma de ver el futuro y en nuestra forma de vida. Ahora me
gustaría compartir con todo vosotros una dinámica que diseñé para la presentación del libro
“ Mi cabeza la Piloto yo ” de una persona a quien aprecio y admiro mucho. Ella se llama Laura
Garher y es la creadora de la marca SANLA, que me encanta, no sólo por los diseños y frases
de sus camisetas, sino también por que es el fruto del trabajo duro y de la creatividad de su
creadora y su gran apoyo Blin.

Descripción de la dinámica: Paso 1– Caldeamiento: para empezar con el grupo hay que crear
el ambiente para la realización del ejercicio, esta fase en psicodrama se llama Caldeamiento y
es la más importante. Incluso más que la propia dinámica ya que permitirá a los asistentes
pasar de “lo real” al espacio del “como si”. Para ello haremos una introducción para crear

10
expectativa de lo que después realizaremos (a modo de sugestión). Paso 2– Les instaremos a
que piensen en un miedo, será mejor que elijan uno pequeño que no tenga asociada una gran
carga emocional y una vez elegido pasamos al siguiente paso. Paso 3– “Coge la hoja y en la
mitad izquierda dibuja, escribe, representa, garabatea, describe o como quieras plasma ahí tu
miedo (con total libertad ya que aquí vale todo). Cada uno lo creará en el “aquí y ahora” en el
modo en que él/ella se comunique preferentemente según su Sistema Representacional, lo
que nos proporcionará una importante información si este ejercicio lo estamos haciendo en
una sesión de Coaching o de Mentoring. Paso 4– Una vez “creado” el miedo, se les dice que
observen, lean o sientan lo que ellos mismos han dado vida en el papel. Paso 5– “Coge un
objeto personal que te transmita algo especial, fuerza, poder, amor, capacidad, etc… Cógelo
en tus manos, siéntelo, tócalo, cógelo, míralo y conecta con lo que te hace sentir en toda su
extensión. Con todas las emociones, recuerdos, palabras e imágenes que pertenezcan a ese
objeto”. El hecho de que el objeto sea un objeto personal con fuerte carga emocional nos da
una gran ventaja ya que el objeto que escogerá será un objeto en el que tenga uno o varios
anclajes (según concepto de anclaje de la Programación Neurolingüística) y así nosotros
utilizaremos este potente recurso personal para trasladar a las personas a estas emociones con
carga positiva de forma más natural y sencilla. Paso 6– será igual que el Paso 3 pero en esta
ocasión lo plasmarán en el lado derecho de la hoja, que es el que esta vacío. Si lo prefieres
puedes finalizar aquí la dinámica o bien si necesitas indagar algo más, o estás ante un trabajo
individual y no grupal, puedes pasar al último Paso, el 7. Paso 7– Les pedimos que doblen la
hoja por la mitad de manera que la representación del miedo y del objeto personal se toquen,
y es aquí donde les plantearemos la pregunta: ¿qué le dice tu objeto personal a tu miedo?. A
partir de aquí cada uno libremente puede continuar indagando a través del arte de preguntar
con preguntas al hilo o las que crea conveniente.

En esta dinámica puedes experimentar la capacidad que todos tenemos de cambiar nuestra
emocionalidad, es decir de pasar de sentir una serie de emociones, a pasar a sentir otras muy
diferentes. Nuestra capacidad de sustituir las emociones provocadas por el miedo, por las
emociones evocadas por un objeto personal, un objeto que para nosotros no es neutro y que
nos lleva a donde queremos estar/sentir. Recordar que desde la Inteligencia Emocional esto
tiene que ver con el trabajo en la competencia de la regulación emocional y más
concretamente con la competencia para autogenerar emociones positivas que según Rafael
Bisquerra “Es la capacidad para autogenerarse y experimentar de forma voluntaria y consciente
emociones positivas (alegría, amor, humor, fluir) y disfrutar de la vida. Capacidad para auto-
gestionar el propio bienestar emocional en busca de una mejor calidad de vida”.

Este es el poder que tiene nuestra mente y que cada uno de nosotros tenemos y podremos
utilizar. Si, todos lo tenemos y lo podemos desarrollar. Este ejercicio nos ayuda a tomar
consciencia de ese poder y sobre todo a utilizarlo para lo que queremos, cuando nosotros
queremos.

No te escondas de tus miedos, así no desaparecen.

No te olvides de probar la dinámica y contarme que tal te ha ido. ¡ Gracias por leerme !

11
¿Que es el miedo al rechazo? (1º parte)

Para poder superar algo, primero debemos conocer qué es el miedo al rechazo, ¿verdad?

Empezamos:

 Es un miedo irracional, de que los demás no nos aceptarán tal como somos, o por como
pensamos o por como actúamos.
 Este miedo hace que actuemos con una excesiva precaución, que dudemos
interminablemente en decir o hacer determinadas cosas ante los demás.
 Es un estado mental, que nos convierte en incapaces de hacer o decir lo que pensamos,
por miedo a la falta de aceptación o a la desaprobación de los demás.
 Es el estado en que se encuentran, quienes son dependientes de la aprobación,
reconocimiento o afirmación de otros para sentirse bien. Para sentirse adecaudos, están a
todas horas preocupados de la reacción de los demás cuando ellos hacen o dicen algo.

 Es una actitud de auto-censura, que coarta la creatividad, la productividad, la originalidad


e imaginación de quien lo padece.
 Es una fuerza que les impulsa a no ser quienes verdaderamente desean ser. La
dependencia a la aprobación de los demás, les hace perder su propia identidad. Procuran
estar de acuerdo con los demás en la forma de hablar, de vestirse, de opinar, de actuar y
de funcionar.
 Es un proceso en el que se autoobligan a actuar según los estereotipos, según lo que ellos
creen que el grupo, la familia o su pareja espera de ellos.
 Es una actitud que les priva de actuar, que les inmoviliza y les hace caer en conductas
autodestructivas. Fomentando el pensamiento irracional, el estancamiento y llegando a la
depresión.
 Es una fuerza impulsora a obeceder lo que creen que se espera de ellos, en cuanto a la
educación, a la elección de su profesión, al comportamiento en la familia, en el trabajo, no
sobresaliendo, no comprometiéndose con sus metas personales por miedo a que estas
no sean aprobadas por los demás.
 Es la acción de dar todo el poder a los demás, en detrimento de sus propios deseos y
necesidades. Las opiniones de los demás sobre ellos, se convierten en realidades.
 El miedo al rechazo es la pérdida de control sobre sus propias vidas, para vivir como los
demás esperan que ellos deberían vivir.

Características

Teniendo en cuenta, que el rechazo al que se teme puede ser de determinada persona, de un
grupo, de la familia, etc, no siempre se comportan igual. Cuando están con una persona o
grupo donde no temen ser rechazados, pueden comportarse abiertamente, y sin conductas
autodestructivas. No es así, cuando se encuentran frente a esa o esas personas con las que
temen ser juzgadas y no aceptadas por sus conductos. Por eso, en estas circunstancias,
cambian su comportamiento normal, por una conducta poco o nada asertiva.

¿Cómo se comporta una persona con miedo al rechazo?

 No poseen habilidades asertivas, su comportamiento asertivo en relación con


defender sus pensamientos, su postura, sus deseos, es nulo o casi nulo.

 Les cuesta expresar lo que sienten y no dicen abiertamente sus opiniones, sobretodo
cuando son diferentes a las de aquellas personas por las que necesitan ser aceptadas.

12
 Aceptan comportamientos o conductas que no comparten (droga, alcohol, etc) si con
eso creen que serán aceptadas.

 Pueden tener comportamiento pasivo/agresivo, si con ello evitan la comunicación


abierta de sus opiniones.

 Levantan barreras ante los demás, al no expresar sus sentimientos, dificultando así la
relación con otras personas, que no saben qué les ocurre.

 En solitario, tienen una gran cantidad de rabia, por tener una vida infeliz,
desafortunada.

 Aún recibiendo ayuda y alternativas para poder expresarse con asertividad, les costará
tomar la decisión de empezar a ser asertivos.

 Al usar continuamente máscaras ante los demás, se sienten confundidos con su propia
identidad.

 No se sienten capaces de ser naturales en los encuentros sociales, por lo que recurren
a poner excusas para no asistir.

 Aunque son infelices en este estilo de vida que han asumido como necesario para ser
aceptados, no son flexibles para mejorarlo o cambiarlo.

 No son honestos con ellos mismos sobre sus propias necesidades, y opiniones. Suelen
encontrar excusas para autoconvencerse de que este comportamiento es el adecuado.

¿Crees que actúas así con alguna persona de tu entorno? ¿Te aterra decir o hacer algo que tu
pareja desapruebe? ¿Te limitas en tus opiniones para no llevar la contraria en la escuela o el
trabajo? ¿Al llegar a casa te sientes mal por no haber actuado como internamente querías
actuar?

Si sientes que tu vida la controla el Miedo al Rechazo, puedes poner solución. No necesitas la
aprobación de los demás para ser una persona válida. YA LO ERES. ¿Quieres que trabajemos
en ello? Podemos hacerlo online, sin importar horarios ni el país donde residas.

¿Como se comportan con quien lo sufre?

El miedo al Rechazo, también es conocido como el Síndrome de Wendy. Y se manifiesta en


la absoluta necesidad de satisfacer al otro, por lo general, la pareja y/o familia. El miedo al
abandono por parte de la pareja, hace que una persona recurra a complacer en todo al otro,
incluso de manera irracional. Por lo general, se da más en mujeres que en hombres, y en
aquellas mujeres cuyas parejas puedan estar pasando por el Síndrome de Peter Pan. Ellas
asumen las responsabilidades que ellos no quieren aceptar.

A veces, cuando se tiene miedo al rechazo, se termina consiguiendo eso mismo que se teme.
¿Por qué?

Te pregunto… a tí que temes ser rechazado, ¿te apetecería estar con una persona que siempre
te da la razón, que parece un lacayo, que no tiene opinión propia, que no tiene personalidad?
Pues eso es lo que notan en ti aquellos por quienes temes no ser aceptado. Te cuento un poco
más sobre como lo ven ellos:

13
 Van perdiendo la valoración que tenían por ti.

 No reconocen todos los sacrificios que tú estás haciendo para ser aceptado.

 Pisotean tus derechos, ya que tu no les das valor, ¿por qué iban a dárselo ellos?

 Mantienen su conducta, y sus opiniones, su prepotencia, por lo que tú,


inconcientemente continúas actuando de la misma manera para obtener su
aprobación.

 Ignoran tus comentarios, ya que no te dan valor a ti, ¿por qué ibas a decir algo de
valor?

 Puede que hasta les resulte gracioso tenerte como un sirviente, doblegado.

 Se aprovechan todo lo que pueden, pidiendo favores, y cuando no te necesitan, se


deshacen de ti.

 Una vez que no les sirves, que ellos han cambiado y tu no te has dado cuenta, se
deshacen de ti.

Pero no todas las personas actuarán con quien teme al rechazo de la misma manera. Aquellos
que

son conscientes de su temor, de sus comportamientos, procurarán ayudarle:

 Animándole a que diga en voz alta, lo que murmura a solas.

 Animándole a ser más asertivos, aprendiendo a decir que no ante los abusos de los
demás.

 Le apoyan para que sea fiel a si mismo.

 Si han insistido mucho, y tu te has alejado para que no insistan más, terminan
cansandose de tu comportamiento.

 Se sienten sumamente frustrados, al comprobar que sus esfuerzos por ayudarte caen
en saco roto.

 Se terminan sintiéndo incómodos, y temerosos ante tus posibles comportamientos.

 Les resulta complicado hablar contigo, si al hablar solo lo haces quejándote de lo mal
que te tratan los demás.

 Son conscientes que estás atrapado en un círculo vicioso, perjudicial para tu


autoestima y se sienten incapaces de seguir ayudándote.

 Se alejan de ti.

Ya vez, tanto aquellos a quienes quieres agradar, como aquellos con quienes descargas tus
quejas por tu frustración al ser manipulado por otros, al final, si mantienes esta conducta, se
terminan alejando de ti.

¿Entonces, a qué esperas para quererte más? ¿A qué esperas para mejorar tu relación contigo
y aceptar que los demás pueden quererte tal cual tú deseas ser? Las personas, que nos quieren
por lo que hacemos, no suelen valorarnos por quien somos…. Deja de hacer cosas por esa
persona y verás como ya no le sirves. En cambio…. si aprendes a quererte, si trabajas en tu

14
autoestima y en tu autoconocimiento, se sorprenderán de la personalidad fascinante que
puedes demostrar tener. No temas… podemos trabajar juntos para superarlo!

Motivos del Miedo al Rechazo

Vamos a profundizar ahora en los motivos, las causas del miedo al rechazo. ¿Qué situaciones
dan origen a el tipo de comportamientos que produce este miedo? ¿Por qué son personas
sumisas, complacientes, faltas de asertividad? Puede haber distintas causas, por lo que no
todas son necesarias. Basta con una sola, para empezar…

 Baja autoestima

 No sentirse validado en su familia de origen.

 Falta de confianza y de asertividad.

 Haber crecido con personas excesivamente críticas, que todo lo han visto mal.

 Experiencias traumáticas de rechazo, en el colegio, en la familia, en el grupo de amigos,


con burlas por algún problema, defecto o por simple timidez.

 Personas que han sufrido el abandono por parte de sus progenitores

 No han tenido modelos apropiados en sus vidas, que les valoraran por como eran.

 Falta de seguridad en su propia personalidad, en su porpia identidad, que limita la


autoconfianza.

 Falta de asertividad al manejar las críticas, los conflictos o desacuerdos.

 Falta de habilidades sociales para adaptarse a grupos

 Han padecido aislaminento en algún peíodo de su infancia.

 No reconocen sus talentos o habilidades personales, no intentan aprender por miedo


a equivocarse y por ello creen menos en si mismos.

 No tienen conciencia sobre estar actuando guiados por el miedo al rechazo, incluso
esta hipótesis no les parece creíble.

 Tienen algún defecto físico (o creen tenerlo) y consideran que eso les hace menos
atractivos a los demás.

 Se han sentido toda su vida personas de segunda, diferentes, no merecedores de una


mejor alternativa de vida.

No hay nada, en una persona que padezca el miedo al rechazo, que le impida superarlo. Puede
trabajarse mediante ejercicios de Programación NeuroLingüistica en las circunstancias del
pasado (malos tratos, abandonos, críticas, rechazos, etc) para que estas no intefieran en la vida
normal en el presente, y también se puede potenciar la autcconfianza con otra serie de
ejercicios.

El taller Descubre tu Potencial con PNL, puede ser la solución que estabas buscando. ¿Por qué
esperar?

15
Preguntas Poderosas para el Miedo al Rechazo

Una buena manera de resolver este miedo, es profundizando en nuestro autoconocimiento.


Por eso, me gustaría compartir contigo unas cuantas preguntas, para que en calma, pienses
tus propias respuestas. Si te sientes motivado para cambiar, para superar este miedo, te
recuerdo que podemos trabajar juntos y resolverlo en muy poco tiempo. La Programación
NeuroLingüistica cuenta con ejercicios precisos y efectivos para aplicar en estas
circunstancias.

Puedes responder por escrito, o mentalmente, lo importante es que te autopreguntes y llegues


al fondo, para encontrar la causa de este miedo, para así poder trabajar para desenquistarla
de tu vida. SE PUEDE. Te lo aaseguro!!

Empezamos!

 ¿Cómo sientes que expresas este miedo?

 ¿Qué precauciones tomas cuando hablas con los demás?

 ¿Qué consigues con esto?

 ¿Qué pasaría si los demás te vieran tal como eres?

 ¿Qué se están perdiendo los demás, por no dejarte “ver”?

 ¿Cuáles son las opiniones que no puedes decir?

 ¿Cuáles son las acciones que no puedes emprender?

 ¿Cuál es la forma de vivir que los demás no aprueban?

 ¿Son desaprobables tus opiniones, acciones o necesidades?

 ¿Qué precio estás pagando en tu vida por no poder mostrarte como eres?

 ¿Quién tiene que darte permiso para mostrarte?

 ¿Crees que una decision tomada hace años aún es válida hoy en tu vida?

 ¿Aún tienes que ocultarte para que no se burlen de ti?

 ¿Como crees que debes comportarte para ser bien visto, para ser aprobado?

 ¿Con qué grupo humano sientes que tienes que identificarte?

 ¿A qué grupo te gustaría pertencer sin miedos, sin tapujos, siendo tu mismo?

 ¿Dentro de qué grupo humano te sientes a gusto?

 ¿Por qué deberias tú adaptarte a los demás y no los demás aceptarte como eres?

 ¿Qué cosas dejas de hacer o decir por miedo?

 ¿Qué precio pagas en tu vida personal al dejar de hacerlo o decirlo?

 ¿Cómo influye esto en tu salud, en tu vida social, en tu personalidad?

 ¿A quien o quienes le estás dando poder en tu vida y quitándotelo a ti?

16
 ¿Quieres sentirte mejor?

 ¿A qué esperas para empezar a valorarte y emprender el viaje hacia tu REAL YO?

Podemos trabajar juntos para romper estas barreras que te frenan, podemos trabajar para
mejorar tu vida, podemos eliminar los dolores del pasado y limpiar el camino hacia tu
prosperidad y tu libertad emocional.

El miedo es una emoción que solemos ocultar. Procuramos no pensar en los motivos, o en
como resolverla. Vivimos… condicionados por el miedo. Adaptados a él. Pero ¿sabes una cosa?
Puedes superar tu miedo. Escúchale y muestra tu comprensión hacia ti mismo.

Puedes pensar que estás hablando con un amigo, y preguntarte lo que le preguntarías a un
amigo que está pasando por esto. ¿Qué le recomendarías?

 Tú eres una persona valiosa. Aceptarte, incondicionalmente, es un primer paso para


superar cualquier obstáculo en la vida. En la vida habrá personas que nos rechacen,
pero lo peor que podemos hacer es rechazarnos a nosotros mismos. Tú eres una
persona que puede ser amada, tal cual eres, y no por como te comportas. Piénsalo.
Asúmelo. Ámate como eres.

 Cuanto menos quieras escuchar a tu miedo, más ruido hará. Más se esforzará porque
le prestes tu atención, porque le comprendas. Pregúntate: ¿qué es lo que necesita mi
miedo para avanzar? ¿De qué forma puedo ayudarle?

 Si cuando sientes miedo, lo que haces es culpabilizarte, autocastigarte, señalarte como


inútil por no poder afrontarlo, lo único que consigues es empeorar la situación. Para
superar el miedo necesitas escuchar a tu parte miedosa, hablarle con amor, con calma,
con paciencia, permitirle que tenga miedo y que te diga por qué lo tiene, que te diga
qué necesita que tu hagas por él para resolver este miedo. Asi como surgió dentro
tuyo, tú mismo eres capaz de aumentar tu confianza, para que se

Ejercicio Práctico

Y por último, terminando con esta serie de 7 artículos sobre el Miedo al Rechazo, te daré una
serie de ejercicios para poner en práctica. No dejes de hacerlos, pueden ser los que marquen
la diferencia en tu vida. Si quieres comentarlos conmigo, sabes que puedes hacerlo desde este
enlace. Contacto. o bien dejando un comentario en el blog

Para hacer este ejercicio es necesario que hayas leído los artículos anteriores, te tomará unos
minutos. ¿Tu vida no vale invertir esos minutos? Yo creo que si!!

Busca un cuaderno donde hacer los ejercicios por escrito. ES IMPORTANTE. ¿Acaso no te
importa mejorar? Yo creo que si!!!

Ponle nombre a tu miedo.

 En tu cuaderno escribe el nombre de aquellas personas o grupos cuyo rechazo temes.

17
¿Cómo te comportas?

 Escribe, teniendo en cuenta los artículos 1 y 2 y por supuesto, tu propia experiencia,


¿cómo

 te comportas? ¿Cómo expresas con cada persona tu miedo a no ser aceptado?

¿Cómo te gustaría comportarte?

 Si no tuvieras miedo a ser rechazado, si el miedo dejara de estar presente, ¿cómo te


gustaría ser, qué te gustaría decir, cómo te gustaría comportarte, cuáles serían tus
nuevos comportamientos, más sanos, mas positivos y más constructivos?

¿Qué pasaría?

 Ahora, escribe en tu cuaderno, como te sentirías si actuaras con esos nuevos


comportamientos. ¿Cómo cambiaría tu forma de relacionarte? ¿Qué ganarías? ¿Qué
de positivo habría ahora en tu vida? ¿Qué metas podrías alcanzar? ¿Qué cosas nuevas
podrías emprender?

¿Qué te lo impide?

 Pon por escrito, ¿qué obstáculos, sin incluir al miedo, te están impidiendo dar esos
pasos? ¿Hay otras circunstancias que te estén privando de actuar más asertivamente?
¿cuáles?

¿Son Pensamientos Irracionales?

 ¿Son obstáculos reales, problemas reales que debes solucionar? ¿Conversaciones


pendientes que te falta tener? ¿O son Pensamientos Irracionales? Aquí tienes
los pensamientos irracionales para leerlos.

ACCIÓN

Nada se resuelve si no entramos en acción. Para escalar una montaña hay que ir dando pasos.
Para cocinar un pastel, hay que encender el horno, preparar la masa, buscar un molde…. Para
cada cosa que deseamos conseguir, es necesario entrar en acción. El primer paso puede ser
difícil, pero como es escribir, y hacer este ejercicio, nadie puede dañarte. Nadie puede hacerte
ningún mal mientras escribe. Toma la decisión de valorarte, de ponerte primero en la lista de
personas importantes en tu vida. Cuídate, Trabaja en tu Vida, en tu Superación Personal, busca
frases positivas que te estimulen a sentirte mejor, cambia el pensamiento negativo, rodeáte de
personas que pueden apoyarte. No te quedes frustrado, quejándote de no avanzar. Si no das
ningún paso, eso es lo que obtendrás. NADA. ABSOLUTAMENTE NADA DE NADA, más que el
mismo dolor que sientes ahora en tu vida. En tí está la llave para cambiar este dolor. Si quieres,
podemos trabajar juntos, en una sesión tendrémos resueltos los pasos a dar.

18
100 preguntas poderosas para mejorar tu vida

Como una ayuda y aliento para seguir adelante, aquí comparto 100 preguntas poderosas que
puedes hacerte desde ahora mismo.

Haz de cuenta que estamos trabajando juntos durante un encuentro de coaching, y que te
acompaño formulándote las preguntas. Tu, sólo dedícate a responder y avanzar con tu mejor
disposición a cambiar.

Paso 1: Toma un cuaderno, anota las respuestas con todo detalle, y coloca el día y la hora en
que has trabajado con ese ítem.

Paso 2: Escribe la pregunta, y, a continuación, tu respuesta. Sigue una a una. Si no sabes qué
responder rápidamente, pasa a la siguiente. Puedes saltear preguntas, siempre que vuelvas a
ellas dentro de los 30 días desde el inicio.

Paso 3: Al completar la serie y responderla con honestidad, y poniendo en práctica lo que has
afirmado por escrito, observa en menos de un mes como empiezan a cambiar y ordenarse
distintos aspectos de tu vida.

Una sugerencia especial: evita hacerlo mecánicamente o aferrándote a tu mente: hazlo de


corazón, con sinceridad y transparencia.

Es probable que algunas preguntas sean incómodas en este momento. Es importante que
no te detengas en el proceso, y que sigas adelante.

Completa todo el ciclo de las 100 preguntas en 30 días corridos. Si te salteas días, necesitas
empezar a revisar nuevamente desde la pregunta número uno en adelante.

Y, lo fundamental: verifica a partir de los quince días de hacer estas respuestas a consciencia
avanzando cada día en más preguntas, cómo va moviéndose tu vida. Es posible que te
sorprendas si lo haces con entrega total y confianza en que tienes el poder de cambiar tus
pensamientos, el arma más poderosa con que cuentas.

Te deseo todo lo mejor en este proceso. Hazlo con constancia: no funciona si lo dejas por la
mitad. Si lo completas en 30 días corridos, y relees una y otra vez todo lo que has respondido,
prepárate para ver cambios importantes en varias áreas de tu vida.

¿Vamos?

1. ¿Quién soy?

2. ¿Para qué estoy en este mundo?

3. ¿Para qué hago lo que hago todos los días?

4. ¿Qué no estoy dispuesto a cambiar?

5. ¿Qué haré de diferente manera la próxima vez?

6. ¿A qué me estoy resistiendo?

7. ¿Qué haría si no pudiera fracasar?

8. ¿Cuáles son mis expectativas aquí?

19
9. ¿Cuáles son mis habilidades y talentos?

10. ¿Qué hábitos me están deteniendo?

11. ¿Hasta qué punto estoy comprometido con mi objetivo?

12. ¿Cuáles son mis recursos en esta situación?

13. ¿Qué es lo que más me motiva?

14. ¿En qué pierdo la noción del tiempo?

15. ¿Qué otras opciones tengo?

16. ¿Qué es lo mejor que podría suceder?

17. ¿Cómo y cuándo sabré que he alcanzado mi meta?

18. ¿Qué me impide conseguirlo?

19. ¿Qué más voy a hacer?

20. ¿Quién puede ayudarme?

21. ¿En quién me estoy convirtiendo?

22. ¿En qué áreas de mi vida no me siento satisfecho aún? ¿Cuáles son tus mayores
fortalezas?

23. ¿Qué estás haciendo que es interesante y por lo que estás animado?

24. ¿Qué es lo que más te divierte y te entretiene?

25. ¿Qué es lo que más te relaja y te permite centrarte?

26. ¿Qué actividades haces con regularidad que te ayudan a lograr tus objetivos?

27. ¿Qué haces bien que puede mejorarse todavía más?

28. ¿Cuáles son tus debilidades, defectos o limitaciones?

29. ¿Cuáles son tus miedos?

30. ¿Podrías decirme aquello que te preocupa que jamás admitirías en público?

31. ¿Cuántas veces has intentado avanzar hacia tu/tus objetivos y no lo has conseguido?
¿Por qué?

32. ¿Es eso que haces realmente importante para alcanzar tu objetivo, o podrías dejarlo
de lado y hacer otra cosa que sí lo fuera?

33. ¿Cómo te limitas/obstaculizas a ti mismo?

34. ¿Qué haces que no te permite avanzar? ¿Por qué?

35. ¿Qué te molesta o te limita a ser proactivo o más lanzado con el asunto?

36. ¿Qué estás tolerando en tu vida que te gustaría no tener que tolerar más?

37. Si pudieras eliminar algo de tu vida ¿Qué sería?

20
38. ¿Qué actividades haces con regularidad que no te ayudan a lograr tus objetivos? ¿Qué
haces mal que puede mejorarse?

39. ¿Qué has dejado por hacer para luego continuamente, que no has logrado hacer por
mucho tiempo, y por qué?

40. ¿Hay algún tabú o preconcepto que te limita a tomar acción?

41. Enfoque en Relaciones (de pareja, de negocios, etc.) - ¿Qué te molesta de tu relación?

42. ¿Qué te encanta de tu relación?

43. ¿Qué tienes que hacer para que la relación mejore?

44. ¿Qué tiene que ser/hacer/tener la otra parte para que relación actual mejore?

45. ¿Qué ha hecho la otra parte que no se lo has agradecido aunque se lo merece?

46. ¿Qué has hecho tu que no es agradecido por la otra parte?

47. ¿Qué te gustaría decirle, pero que por miedo o inseguridades no lo has hecho?

48. ¿Qué le falta a tu relación?

49. ¿Qué le sobra a tu relación?

50. Foco en metas y planes: ¿Cuáles son tus objetivos?

51. ¿A dónde quieres llegar y por qué?

52. ¿Son realistas tus objetivos?

53. ¿Son suficientemente ambiciosos para que no pierdas la motivación rápidamente?

54. ¿Qué te dice tu intuición sobre el objetivo que quieres alcanzar?

55. ¿Puedes describir con detalles el objetivo hasta el punto de que sea medible de alguna
manera?

56. ¿Cuáles serían tus objetivos a corto plazo si supieras que tienes solo 1 año más de
vida?

57. ¿Cuáles serían tus objetivos si supieras que tienes solo 1 mes de vida?

58. Imagina que han pasado 5 años y te sientes orgulloso por haber conseguido eso que
deseabas. Crea una lista con las 5 metas logradas que te hacen sentir orgulloso desde
ese futuro de éxito.

59. Imagina que hoy ya has alcanzado todos los objetivos que son realmente importantes
para ti ¿Qué te falta por cambiar?

60. Si la vida pudiera dividirse en áreas como salud, dinero, amor, familia, estado físico,
autoestima, carrera/negocios, realización personal y ocio, ¿me estaría dejando algún
área importante fuera?

61. ¿Cuál de las áreas o dimensiones de tu vida hay que trabajar porque necesitas
mejorarla lo antes posible?

21
62. Describe en una frase el objetivo más importante para ti. Si te dijera que puedes
conseguir aún más todavía, ¿cómo mejorarías ese objetivo?

63. Si pudieras añadir algo más en tu vida ¿Qué añadirías?

64. ¿Qué es eso que podrías hacer si no tuvieras problemas de dinero?

65. ¿Por qué?

66. Imagina que conseguiste el dinero que necesitabas para dejar tu trabajo y hacer eso
que tanto deseas; imagina que han pasado 3 años, ¿descríbeme con detalles que es
eso que has logrado por lo que te sientes orgulloso?

67. ¿Qué hace falta para que estés más motivado por hacer las acciones que has decidido
tomar para esta semana?

68. ¿Qué tienes que lograr para lograr la libertad financiera que te permitiría vivir el estilo
de vida que deseas?

69. ¿Qué es más importante para ti: el tiempo libre o el dinero? ¿Por qué?

70. ¿Por qué motivos quieres ser recordado cuando te mueras?

71. ¿Qué sería lo más valioso que pudieras obtener de esta sesión de coaching?

72. Si el área de tu vida que más ayuda necesita es “dinero”, describe: ¿qué quieres
conseguir con el dinero?

73. ¿Qué tendría que pasar en estos próximos días/meses para que al despertarte te
sintieras realmente feliz?

74. ¿Puedes listar qué necesitas conseguir en cada área de tu vida para que tu vida sea
perfecta?

75. ¿Qué hace falta para que estés más motivado para hacer las acciones que has decidido
tomar para esta semana?

76. Foco en definir acciones concretas: ¿Qué ha hecho la persona que ha logrado los
objetivos que tú quieres alcanzar?

77. ¿Cuáles son las acciones que tienes que tomar para obtener la información que
necesitas?

78. ¿Cuál es el siguiente paso?

79. ¿Describe detalladamente que harás esta semana para avanzar?

80. ¿Puedes hacer algo más?

81. ¿Si la persona que quieres ser estuviera en frente tuyo, que te recomendaría?

82. Haz una lista de al menos 10 cosas que te limitan para alcanzar tus objetivos

83. ¿Que debiera decirte yo como tu coach cuando te veo haciendo eso que te limita?

84. ¿Qué te gustaría que te dijeran los que te quieren bien cuando dudas acerca de ti
mismo?

22
85. ¿Qué te gustaría que te dijeran los que te quieren bien cuando sientes que estás
alcanzando tu éxito, lo que sea que para ti esto signifique?

86. ¿Para mejorar, que es lo que tiene que pasar?

87. ¿Qué puedes hacer para lograr el apoyo de aquellos que necesitas?

88. ¿Cómo sería tu estado emocional si tus planes se concretan?

89. ¿Qué harías una vez que lleves un año habiendo obtenido resultados extraordinarios
en tus objetivos?

90. ¿Cuál fue algún momento de tu vida donde obtuviste algún resultado que tu
consideras verdaderamente trascendente para ti?

91. ¿Qué aprendiste en ese momento trascendente de tu vida?

92. ¿Si no tienes los recursos necesarios para tomar las acciones que crees necesarias para
avanzar hacia tus objetivos? ¿Qué otras opciones tienes?

93. Si tuvieras más tiempo disponible para avanzar hacia tus objetivos ¿Qué harías
diferente?

94. Si tuvieras menos tiempo disponible para avanzar hacia tus objetivos ¿Qué harías
diferente?

95. ¿Qué crees que haría en tu lugar la persona que más admiras?

96. Si tuvieras en frente a la persona que ya ha logrado tus objetivos, ¿qué le preguntarías?

97. ¿Cuáles son los pasos o acciones que puedes tomar ya mismo para acercarte a tu
objetivo?

98. ¿Qué otra información te hace falta para saber qué pasos tomar?

99. Si supieras por arte de magia que todo lo que hagas en las próximas 4 semanas te
saldrá bien, ¿qué harías?

100. ¿Qué has logrado en tu vida hasta ahora por lo que te sientas realmente
orgulloso?

23
Tipos de preguntas en Coaching
Preguntas simples y abiertas

 ¿Qué quieres conseguir?

 ¿Qué te lo impide?

 ….

Las preguntas breves y sencillas tienen más impacto sobre los coachees, ya que no dan lugar
a perderse, no hacen pensar demasiado, sino que van al foco del asunto, son “minimalistas”.
No es lo mismo preguntar:

 ¿Qué opción prefieres?

Que:

 ¿De todas las opciones posibles que ahora mismo tienes sobre la mesa, cuáles crees que
son las más interesantes para ti?

Las preguntas abiertas se caracterizan porque invitan al cliente a abrir mucho más su
conciencia y buscar nuevas soluciones.

No son preguntas que se puedan responder con un “sí” o con un “no”. Cuando los coaches en
formación se inician el en mundo del coaching suelen cometer el error de hacer demasiadas
preguntas cerradas, lo que provoca que sus sesiones de coaching parezcan “conducidas” hacia
una dirección y en las cuales no hay una apertura real y suficiente por parte del coachee. En
coaching las preguntas abiertas se utilizan la mayor parte del tiempo, sobretodo porque
ofrecen al cliente un amplio abanico para crear nuevas posibilidades. Las preguntas abiertas
son ideales para empezar a hablar sobre un tema y profundizar en él. Podemos utilizar
preguntas cerradas para otros propósitos, pero son pocas veces las que se utilizan.

 ¿Te gustaría que tu equipo estuviera más motivado? (Cerrada)

 ¿Qué te gustaría conseguir con tu equipo? (Abierta) Esta pregunta no impone


limitación.

 ¿Estás motivada? (Cerrada) Esta pregunta no invita a profundizar

 ¿En qué medida estás motivada? (Abierta)

Una pregunta cerrada oportuna puede provocar o confirmar una decisión o conclusión.

 ¿Lo harás?

 ¿Lo comunicarás a tu socio?

Una pregunta cerrada realizada a destiempo hará que el cliente se bloquee y no pueda
profundizar en el tema que se está tratando.

24
Preguntas que invitan al coachee a decidir sus objetivos

 ¿Qué te gustaría conseguir?

 ¿Cuáles son tus objetivos?

 ¿Qué metas te has planteado?

 ¿Qué quieres?

 …

Preguntas que invitan a visualizar el futuro

 ¿Cómo te ves en diez años?

 ¿Cómo te gustaría ser?

 Si pudieras proyectarte hacia el futuro ¿Cómo te gustaría verte?

 ¿Cómo imaginas el futuro de este proyecto?

 Imagina el futuro ideal de esta relación ¿Cómo te gustaría que fuera?

 …

Preguntas que crean posibilidades

 ¿Qué pasaría si pudieras?

 ¿Qué pasaría si no hubiera límites?

 ¿Cómo sería el futuro si tu empresa innovara tanto como tú quieres?

 ¿Cómo sería todo si este conflicto no estuviera presente?

 ¿Con qué recursos te gustaría contar?

 …

Preguntas que sacan a la luz las limitaciones

 ¿Qué te lo impide?

 ¿Qué se está interponiendo en tu camino?

 ¿Qué limitaciones te encuentras?

 …

Preguntas que profundizan en los sentimientos y emociones

 ¿Cómo te sientes?

 ¿Cómo te hace sentir este conflicto?

 ¿Qué sientes cuando piensas en ello?

 ¿Qué emociones hay dentro de ti cuando hablas de esto?

 …

25
Preguntas que dan la responsabilidad al coachee

 ¿Qué resultados quieres conseguir hoy?

 ¿Qué vas a hacer?

 ¿En qué medida estás comprometido con esto?

 ¿Cómo te gustaría terminar esta sesión?

 …

Preguntas que hablan de la situación actual

 ¿Dónde te encuentras?

 ¿Del 1 al 10 cuál es tu nivel de satisfacción con tu salud?

 ¿Cuáles son las características de la situación actual?

 ¿Cómo te sientes en este momento?

 …

Preguntas que nos hablan de próximas acciones

 ¿Cuál es el próximo paso?

 ¿Qué acciones te ayudarían a conseguir tu objetivo?

 ¿Qué pequeño paso sería importante dar?

 ¿Qué vas a hacer de aquí a la próxima sesión?

 …

Preguntas que nos hablan de distintas opciones

o ¿Qué opciones tienes?

o ¿Que alternativas hay?

o ¿Qué distintos escenarios te puedes encontrar?

o ¿Qué formas tienes de abordar este asunto?

o …

Preguntas que nos hablan del plan de acción

 ¿Qué acciones habría que incluir en el plan?

 ¿Qué pasos serán necesarios para conseguir su objetivo?

 ¿Cuales serán los principales hitos en el camino?

 …

Preguntas para pedir permiso y profundizar

 ¿Puedo interrumpirte?

26
 ¿Puedo decirte qué me dice mi intuición?

 ¿Puedo hacerte una pregunta sobre este tema?

 ¿Te importa si intento reformular lo que he comprendido?

 ¿Puedo decirte lo que siento?

 …

Preguntas evocan a escenarios ideales

 ¿Cuál sería el mejor resultado?

 ¿Cuál sería el resultado ideal?

 En última instancia ¿Qué te gustaría conseguir?

 Imagina que han pasado un par de años, todo ha salido como querías y nos volvemos a
encontrar ¿Qué has hecho para conseguirlo?

 …

Preguntas que hablan del peor escenario

 ¿Cual es el peor escenario posible?

 ¿Qué pasaría si no lo consigues?

 ¿En qué medida estas preparado para fallar en este asunto?

 ¿Qué podría ser lo peor?

 …

Preguntas sobre éxitos pasados

 ¿Cuál fue tu comportamiento en una situación similar en la que tuviste éxito?

 En alguna situación similar a la actual en el pasado ¿Cómo conseguiste salir con éxito?

 Aunque sea en diferente contexto, ¿Cuándo tuviste la fuerza de voluntad necesaria para
superar un asunto similar?

 …

Preguntas que añaden metáforas útiles

 Escuchándote tengo la sensación de que tienes una pesada carga a la espalda ¿Cómo
sería si en su lugar tuvieras unas estupendas alas?

 Tengo la impresión de que estás metido en una ciénaga con el barro hasta las cejas
¿Cómo sería si pudieras nadar en un mar abierto y cristalino?

 …

Preguntas que invitan a cambiar de perspectiva

 ¿Cómo solucionaría una persona en la que confías este asunto?

 ¿Qué consejo te darías a ti mismo?

27
 Si esto le estuviera ocurriendo a uno de tus hijos en el futuro ¿Qué consejo le darías?

 Si vieras esta situación y la trataras con más sentido del humor ¿Qué solución le darías?

 Imagina que eres un vendedor muy exitoso ¿Qué harías en esta situación?

 …

Preguntas para desestructurar la forma de pensar del cliente

 ¿A qué obedece este comportamiento tuyo?

 ¿Cuál es el denominador común de los últimos conflictos que has vivido?

 ¿De qué forma todo lo que me estás diciendo hoy comparte cierta similitud?

 Cuando dices esto ¿Qué fuerza interior tuya está actuando?

 ¿Qué parte de ti no estás teniendo en cuenta?

 …

Preguntas que invitan a elegir

 ¿Qué opción de las tres prefieres?

 ¿Qué camino vas a tomar, el A o el B?

 Entre resolver el conflicto, aceptarlo o resignarte, ¿qué prefieres?

 ¿Vas a reaccionar de forma inmediata o prefieres esperar?

 …

Preguntas que ayudan a iniciar una sesión

 ¿Qué tal te encuentras?

 ¿Qué quieres trabajar hoy?

 ¿Qué te gustaría hacer hoy?

 ¿De qué te gustaría que hablásemos?

 ¿En qué podemos trabajar juntos?

 ¿Cuál es el resultado que te gustaría obtener de esta sesión?

 ¿Cómo puedo ayudarte?

 ¿Qué quieres conseguir en esta sesión?

 ¿Qué esperas hoy de mí?

 …

Preguntas para profundizar en la experiencia

 ¿Cómo te sientes cuando eso ocurre?

 ¿Qué hiciste para que eso ocurriera?

28
 ¿Qué consecuencias tuvo?

 ¿Qué factores habían en esa situación?

 ¿Qué es para ti…?

 ¿Qué sientes al enfrentarse a una situación como esta?

 …

Preguntas que ayudan a tomar conciencia

 ¿De qué te das cuenta?

 ¿De qué eres consciente ahora?

 ¿Qué has aprendido?

 ¿Cuál es la conclusión que sacas de todo esto?

 …

Las preguntas poderosas son la clave del desarrollo de los coachees. Mediante la utilización
de las preguntas los coaches ayudan a los clientes a desarrollar todo su potencial ofreciendo
un cambio de perspectiva significativo.

25 Preguntas Poderosas que te harán cambiar


…El caso es que no podemos llegar al éxito si no nos hacemos preguntas; preguntas
poderosas.

En mi trabajo, las preguntas poderosas son imprescindibles para poner al cliente frente al
camino que desea andar. De hecho, el coaching no existiría sin la posibilidad de preguntar. Al
preguntarnos, estamos abriendo en la mente una nueva puerta, una nueva perspectiva, un
nuevo camino. Dejamos a un lado las excusas paralizadoras y comenzamos sentir la fuerza de
las nuevas posibilidades.

No todas las preguntas sirven para lo mismo. Observarás a continuación que hay preguntas
para diagnosticar tus fortalezas, debilidades, para definir tus objetivos, definir tus acciones, etc.

A continuación te detallo una lista de preguntas poderosas que te servirán para comenzar a
ponerte en acción y acercarte a tus metas. Espero que seas sincero/a con tus respuestas; al fin
y al cabo, no responder con sinceridad solo te servirá para engañarte a ti mismo/a.

Diagnóstico de fortalezas:

– ¿Qué actividades haces con regularidad que te ayudan a lograr tus objetivos?

– ¿Qué haces bien que puede mejorarse todavía más?

– ¿Qué estás haciendo que es interesante y por lo que estás animado?

29
Diagnóstico de debilidades:

– ¿Cuáles son tus miedos?

– ¿Qué haces que no te permite avanzar? ¿Por qué?

– ¿Qué estás tolerando en tu vida que te gustaría no tener que tolerar más?

Definiendo objetivos:

– ¿A dónde quieres llegar y por qué?

– ¿Son realistas tus objetivos?

– ¿Cuáles serían tus objetivos a corto plazo si supieras que tienes solo 1 año más de vida?

– Imagina que hoy ya has alcanzado todos los objetivos que son realmente importantes para
ti ¿Qué te falta por cambiar?

– ¿Qué hace falta para que estés más motivado por hacer las acciones que has decidido tomar
para esta semana?

– ¿Por qué motivos quieres ser recordado cuando te mueras?

– ¿Qué tendría que pasar en estos próximos días/meses para que al despertarte te sintieras
realmente feliz?

Definiendo acciones:

– ¿Qué ha hecho la persona que ha logrado los objetivos que tu quieres alcanzar?

– ¿Cuáles son las acciones que tienes que tomar para obtener la información que necesitas?

– ¿Si la persona que quieres ser estuviera en frente tuyo, que te recomendaría?

– ¿Cuáles son los pasos o acciones que puedes tomar ya mismo para acercarte a tu objetivo?

– Si supieras al 100% que no fracasarías, ¿qué estarías haciendo en este momento?

Creando perspectiva. Cambiando el patrón:

– ¿Por qué puedes estar agradecido actualmente?

– ¿Hay alguien que aprecies o admires que tenga una visión opuesta o muy diferente a la tuya?
Cuéntame cómo ve este asunto.

– ¿Por qué decidiste que esa era la mejor opción?

– ¿Qué has aprendido de esto / de esa experiencia?

– ¿Qué pasaría si sigues en la misma dinámica?

– ¿Qué pasaría si cambias tu modo de ver las cosas?

– ¿Cómo sabes que lo que piensas es verdad?

30
Es evidente que hay muchísimas más preguntas poderosas y, dependiendo de la situación
actual del cliente así como de su avance, se van realizando otras distintas, pero seguro que si
comienzas a responder de forma sincera esta pequeña lista, empezarás a descubrir la fuerza
de las mismas.

¡¿Te animas a responderlas?! Escríbeme para saber qué tal te ha ido.

25 preguntas de coaching personal que ponen rumbo a tu objetivo

por David Muela Regidor

Si estás leyendo este post es porque de alguna forma estás queriendo conseguir algo. Si es
así, lee con detenimiento estas preguntas de coaching personal para acercarte a tu objetivo.

Seguro que si eres un lector asiduo de alguna forma sientes que eres un fraude debido a los
3 miedos principales del síndrome del impostor: miedo a no tener suficiente conocimiento, a
mostrarte y a fracasar. Por lo que te pondré ejemplos genéricos para que puedas aprender a
crearte buenos objetivos y tú deberás ir consiguiendo salir de tu zona de confort, poco a poco,
para que no te dé miedo ir a por ellos.

Lo bueno que tiene el coaching es que no te impone nada.

Eres tú mismo el que toma consciencia de las alternativas (y no problemas como lo llaman
en las terapias) que tienes para conseguir esa meta que te has marcado.

Si te apetece escuchar mejor el podcast puedes hacerlo a través de este enlace:

Hay dos tipos de preguntas que usamos normalmente los coach que si me permites te muestro
a continuación.

31
Tipo de preguntas de coaching personal
¿Por qué en el proceso de coaching se hacen preguntas en vez de, como se hace en las
terapias, explicar qué se debe hacer para mejorar?

Lo primero que consigues con preguntas es la atención plena del cliente o coachee.

Lo segundo es que, al no ser muy común hacer preguntas, consigues aumentar el interés de
la persona por el proceso.

Lo tercero es que gracias a las preguntas de coaching personal generas sintonía con el
cliente.

¿Y esto a qué es debido?

Las personas odiamos que nos digan lo que tenemos que hacer.

No aceptamos las críticas (ni siquiera las constructivas), por lo que gracias a las preguntas bien
realizadas generamos reflexión y aumentamos la creatividad del cliente.

Por todo lo anterior, junto con la idea de que gracias a las preguntas generamos un buen
feedbackcon el cliente debido a que mostramos interés por su problema, conseguimos un
mayor acercamiento que muchos terapeutas.

Por último, generamos mayor atención y concentración ya que implicamos al coachee a


darnos una solución o respuesta acorde a lo analizado hasta el momento de su problema.

Normalmente se utilizan dos tipos de preguntas en el coaching aunque lo normal es utilizar la


primera debido a que así aumentamos la creatividad de la persona.

Preguntas abiertas

Suelen ser, como te he comentado antes, las más comunes que se utilizan en un proceso de
coaching ya que dan mayor juego a la persona para analizar la situación.

¿Por qué los coach utilizamos este tipo de preguntas?

Como te dije antes, el objetivo de las preguntas es que hable el cliente para intentar
comprender el problema que hace que no avance.

Obviamente sin ningún tipo de juicio de valor o crítica de lo que nos están contando para
que no se sienta juzgado.

Se utilizan los pronombres interrogativos qué, dónde, cómo, cuándo, cuál o con quién o
para qué.

Como habrás observado no se utiliza el pronombre por qué ya que puede catalogarse como
ofensivo y puede implicar algún tipo de juicio.

Un ejemplo sería: ¿qué objetivo tienes en esta sesión?

Preguntas cerradas

El otro tipo, menos utilizado, son las preguntas cerradas que suelen empezar con un verbo en
vez de con el pronombre interrogativo.

¿Por qué normalmente no se utiliza este tipo de preguntas?

32
Porque suelen limitar mucho o enmarcar una respuesta e incluso algunas veces el
coachee puede sentirse coaccionado a dar un tipo de respuesta concreta.

Además, estas preguntas suelen dar el tipo de respuesta tipo “sí”, “no”, “tal vez” por lo que no
son muy clarificadoras al no ser que quieras asegurarte de que has entendido una respuesta
concreta y quieres que te lo aclare.

Todo fluye a través de preguntas poderosas (que ahora te explico qué son) que te hacen
ampliar tu punto de vista de partida.

Vamos por partes, como siempre hago, y te explico primero qué son las preguntas poderosas.

Qué son las preguntas poderosas

Para empezar te diré que son preguntas de coaching personal que se le hace al coachee (el
cliente) para que él mismo encuentre sus propias conclusiones, soluciones o la
información que necesita para avanzar.

¿Pero no son iguales que las demás preguntas, David?

No sólo es por el tipo de pregunta. Más bien es cuándo se dice y el qué se dice.

El coach normalmente tiene que estar en modo escucha hallando incongruencias en el


razonamiento del coachee.

¿Por qué se hace esto? Porque solemos almacenar en los argumentos creencias
limitantes que limitan a los coachee.

Características de una pregunta poderosa

Antes de nada hay que pensar que las preguntas se hacen para que la persona recapacite la
situación o problema que tiene y halle una solución a su problema.

Una vez mi coach me dijo que para tomar una buena decisión lo único que se necesita es una
buena pregunta.

La respuesta es lo de menos, pero si es la pregunta exacta, entonces la persona tarde o


temprano acaba hallando la solución a su problema.

Debe ser corta

Cuando el coachee está contando su problema, no tiene mucho tiempo de atención por lo
que no puede ser muy larga ya que perdería la mitad del mensaje que se le quiere transmitir.

Un ejemplo no recomendable sería: “¿De las 5 alternativas: 1. cambiar de trabajo, 2. buscar


otro trabajo, 3. hablar con tus jefes, 4. hacerte autónomo y 5. compatibilizarlos con las
anteriores, qué solución crees que es la correcta?”.

Debe ser clara

Tiene que ser fácil de entender y clara. No hacer falta dártelas de erudito. El proceso de
coaching no consiste en decir “mira todo lo que sé yo y tú, coachee insignificante, pues no
tienes que recorrer camino todavía”.

Lenguaje debe ser claro para el receptor que lo recibe y si se puede ser más sencillo, mejor
que mejor.

33
Un ejemplo que no sería recomendable sería: “¿Cómo crees que conseguirás tu objetivo si no
disciernes a nivel holístico y de forma ecléctica las alternativas que tienes?”.

Debe ser precisa

El coach tiene que pensar en un objetivo claro. Es decir, lo primero que tiene que pensar es
en una sola idea por pregunta ya que si no, el coachee puede sentirse confundido.

Un ejemplo poco recomendable sería: “¿Crees que lo puedes hacer de otra forma y si no es
así, cómo puedes mejorar esta?”.

¿A cuál de las dos respondes primero? Genera confusión.

Cómo usar las preguntas de coaching personal en el proceso

Como sabes (y si no, te lo explico yo, je, je, je), el coaching, por decirlo de forma reducida, es
una herramienta para conseguir un objetivo concreto.

El coach es un experto en el proceso pero no necesariamente tiene que conocer o ser


experto en tu temática.

¿Cómo funciona entonces?

Come te he ido explicando en toda la entrada, a través de preguntas de coaching personal


que te irá soltando el coach en el momento idóneo y de forma sistemática para que tú, que
eres el especialista en tu temática, des con la clave para seguir creciendo en tu desarrollo
tanto personal como profesional.

Te voy a mostrar uno de los modelos más comunes para conseguir entender el proceso y te
daré 25 preguntas de coaching personal para tu propio autocoaching.

Modelo GROW

Este método pretende generarte conciencia y a la vez que busques soluciones o


alternativas para alcanzar tu objetivo.

Por eso este proceso está dividido en 4 pasos que tienes que seguir de forma sucesiva para
hacerlo de forma correcta.

Goal o meta a dónde se quiere llegar

Parece extraño empezar por a dónde se quiere llegar pero el autor dice que es mejor así para
que de alguna forma no tengas ningún sesgo o limites tus objetivos culpa de la realidad en la
que estás.

Así que si has llegado hasta aquí, es el momento de imaginar a toda potencia y dite a ti mismo
qué quieres conseguir.

Pongo las 6 preguntas poderosas que te quiero regalar para que tú mismo empieces con el
proceso del coaching:

1. ¿Qué te gustaría conseguir en un año?

2. ¿Qué te gustaría ser en los próximos 12 meses?

34
3. ¿Qué te gustaría tener que ansías en los próximos 6 meses?

4. ¿Quién te gustaría ser dentro de 5 años?

5. ¿Qué problema te gustaría arreglar que no has hecho hasta ahora para los
próximos 3 meses?

6. ¿Cómo te imaginas una vez que lo has conseguido?

Si lo que quieres es reinventarte y hallar tus propósito de vida, pregúntate qué crees que
quieres ser.

Imagina cómo se viviría de lo que quieres ser y recrea ese escenario.

Realidad o situación actual

Ahora tenemos que volver a la realidad en la que estás viviendo y sé sincero contigo mismo.

Esto no es una competición. Es tu vida y para avanzar debes ser honesto contigo mismo por
lo que dite dónde te encuentras actualmente en el objetivo que te quieres marcar.

Te dejo otras 6 preguntas de coaching personal para que empieces a construir tu futuro:

1. ¿Dónde te encuentras actualmente para ese objetivo?

2. ¿Del 1 al 10 dime cómo estás en ese objetivo actualmente?

3. ¿Qué es lo que más te molesta de esa situación?

4. ¿A quién más de tu familia repercute esta situación?

5. ¿Qué es lo más importante con lo que tienes que ponerte manos a la obra ahora?

6. ¿Qué es lo más urgente que tienes que hacer ya?

Si crees que ha llegado la hora de actuar para que no te sucedan complicaciones como el
síndrome de burnout sigue los otros 2 puntos.

Opciones y estrategias para conseguir el objetivo

Este punto es el estratégico. En este apartado hay que mirar posibles escenarios u opciones
que tienes para no tomar la primera que te surja.

Quiero explicarte una cosa que mi coach me explicó a mí: nunca tomes menos de 3 opciones
ya que 1 es una obligación y 2 es un dilema.

Grábatelo a fuego para no caer en el error de tomar una mala decisión en el futuro.

Te dejo las 6 siguientes preguntas de coaching personal para tu proceso:

1. ¿Qué alternativas tienes para ese objetivo?

2. ¿Qué has intentado y que no te ha funcionado para este objetivo?

3. ¿Dime entre 3 y 5 escenarios que pueden ocurrir para ese objetivo?

4. ¿Cuáles son tus fortalezas para ese objetivo?

35
5. ¿En quién te puedes apoyar para conseguir ese objetivo?

6. ¿De todas las alternativas cuál prefieres que ocurra?

Espero que te ayuden estas frases para seguir avanzando en tu proyecto de vida.

Lo que sí me gustaría explicarte es que una buena decisión está genial que se medite, pero no
tengas parálisis por análisis y no termines de ejecutar la acción que es lo que se desea en el
proceso de coaching.

La W de partículas interrogativas en inglés de qué se va a hacer, cómo, cuándo…

Tienes 3 puntos y ahora llega el momento de hacer un correcto plan de acción enmarcando
todo el autocoaching que has hecho hasta ahora.

De qué sirve ser consciente a dónde quieres llegar, dónde estás actualmente y las posibles
alternativas que tienes si no las divides en acciones más pequeñas para irlas consiguiendo
poco a poco.

Te voy a dar las siguientes 5 preguntas poderosas para que cierres este proceso con el objetivo
que te quieras marcar:

1. ¿Cuándo lo vas a hacer?

2. ¿Cómo lo vas a hacer?

3. ¿Cuáles son las acciones necesarias para llegar a tu objetivo?

4. ¿Cómo sabrás que has llegado?

5. ¿Qué hitos tendrás en el camino para saber que te estás acercando?

¿Qué te ha parecido el proceso?

Imagino que sencillo, pero no olvides que estas son sólo 25 preguntas, pero si contratas a un
coach (como a mí, je, je, je) tendrás cientos de ellas más para generar ese cambio.

Para conseguir un objetivo es necesario tener una estrategia, un acompañante en el que te


puedas apoyar y destruir todos los miedos y creencias limitantes.

Si crees que necesitas a alguien puedes ver mis sesiones de coaching y haremos el viaje
juntos para que consigas tus objetivos y tengas claridad en el camino.

Otro aporte es este post de 10 estrategias para descubrir qué puedo hacer con mi vida y
cambiar de rumbo laboral para que te ayude a hallar tus propósito de vida.

¿Te ha gustado esta entrada sobre las preguntas de coaching personal? Déjame un comentario
en el cajetín de abajo.

36
PREGUNTAS

Todos podemos entender que lo que buscamos en la vida son respuestas. En el colegio, por
ejemplo, nos premiaban por dar buenas respuestas y frecuentemente nos regañaban cuando
hacíamos preguntas que muchas veces eran valoradas como incómodas o inapropiadas.
También como adultos somos más valorados en la medida en que ofrecemos respuestas.
Pareciera que vivir en la respuesta es una actitud vital saludable.

No obstante, en esta distinción planteamos que vivir buscando respuestas de manera


constante es, en cierto sentido, vivir abiertos a hacernos preguntas. De hecho, lo único que
busca respuestas en este mundo, es una pregunta. Una pregunta es una actitud proactiva de
búsqueda. Puede además ir acompañada de preguntas adicionales, opuestas, contradictorias,
alternativas… una pregunta puede incluso convivir con una respuesta, es su réplica… de hecho
se construye sobre respuestas.

Sin embargo, una respuesta no está cómoda con otras respuestas adicionales si no son
complementarias. Las respuestas alternativas son incómodas y las respuestas opuestas son,
directamente, intolerables. Una respuesta que acepte más preguntas flotando a su alrededor,
no será reconocida como una respuesta hecha y derecha.

Una respuesta es una puerta que se cierra, una certeza, un lugar que se esclarece y que queda
consolidado. Es una elección, es decir sí, a algo y, como consecuencia, decir no a todo lo demás.

Todos podemos compartir una misma pregunta, sin embargo, en el momento en que
empezamos a dar respuestas, nos diferenciamos. La pregunta es universal, mientras que la
respuesta nos divide y nos enfrenta.

Una respuesta bien consolidada, no está interesada en el diálogo o en el debate. Al contrario,


prefiere la imposición, porque busca ganar adeptos. No escucha, porque no está dispuesta a
ser modificada, no acepta matices, salvo tal vez aquellos que sean complementarios y que no
causen conflicto.

Desde esta perspectiva, vivir en la respuesta es vivir en la ilusión de habitar territorios


conocidos, escenarios consolidados, con vocación de perennes y rígidos. Es vivir necesitando
que las cosas estén controladas, que sean predecibles, que no quede espacio para la
incertidumbre.

Sin embargo, vivir en la pregunta requiere mantenerse abierto, indagando en el entorno,


buscando otras opciones. Implica estar dispuestos a revisar nuestros escenarios y a
modificarlos siempre que sea preciso, es vivir sabiendo que nada puede ser controlado, que el
futuro es impredecible y que está bien que sea así.

El hombre que vive y construye su existencia alrededor de las respuestas, no puede dialogar
ni escuchar y por tanto sus conversaciones serán de defensa o de ataque y estarán regidas,
sobre todo, por el miedo. Difícilmente aprenderá algo nuevo, porque tenderá a negar y a no
querer ver nada que ponga en cuestión sus esquemas. El escenario de cada día es una
construcción tan sólida y consolidada, que apenas permite ver nada de lo nuevo que está
pasando realmente alrededor. Aquello que no está en el guión, no existe. Y cuando esto no es
posible, porque la realidad a veces es muy tozuda y nos confronta, entonces su mundo se
romperá y entrará en crisis. Esa expresión cotidiana de “se me han roto los esquemas” es un
ejemplo de ello: “Yo tenía todas mis respuestas bien colocadas, cada una en su sitio y ahora
nada parece encajar”.

37
El habitante de la respuesta no se relaciona bien con la novedad y lo desconocido, prefiere
rellenar estos espacios con respuestas provisionales, incoherentes y falsas, antes que dejar
espacio al vacío y a la incertidumbre. En vez de afrontar una pregunta, preferirá la seguridad
de una respuesta global y pacificadora: “Hay cosas que no tienen respuesta y sobre las cuales
no hay que preguntarse, son así y punto”. El hecho de declarar que no hay respuesta, es en sí
ya una respuesta.

Vivir en la respuesta es vivir en el reduccionismo de la elección de un solo camino. Es vivir el


futuro como una proyección del pasado, un espacio controlado y predecible, aun cuando no
sea el más deseado, en lugar de aceptar la incertidumbre de verlo como un lugar de infinitas
posibilidades.

Nuestros juicios son, en realidad, respuestas. Y nuestras creencias más profundas, más y más
respuestas.

Vivir en la pregunta requiere aceptar la respuesta en su justa dimensión, como una explicación,
una posibilidad, una alternativa, un juicio, algo sobre lo que podemos construir, siempre que
no se convierta en nuestro dueño.

La pregunta es libre, abierta, acepta alternativas y no tiene miedo a escuchar. Es una mirada al
futuro, una apertura de mente, corazón y voluntad. Una aceptación humilde de la
incertidumbre y de la posibilidad de estar equivocado y fallar.

Se escucha desde la pregunta y se dialoga desde la pregunta. El otro aparece ante mí cuando
me aventuro a ir más allá de mi ego, el reino de las respuestas y me adentro en el mundo más
allá de mis fronteras, el reino de la pregunta.

Sólo en la pregunta puedo obtener la compañía de los otros, en la respuesta sólo puedo
mirarme al espejo de mi propia imagen distorsionada en un monólogo domesticado. Si
pregunto y voy al encuentro del otro, podré volver a mí mismo y darle al espejo la oportunidad
de devolverme una imagen genuina.

Al final, vivir en la pregunta es vivir sabiendo que cada respuesta es tan sólo una parada en el
camino temporal, un lugar de paso, un apoyo puntual en un momento dado que después se
disipará para abrir espacio a la siguiente pregunta.

38
¿QUÉ TIPO DE PREGUNTAS HACER EN UNA SESIÓN DE COACHING DE IMAGEN?

Como todos los coaches, una de las competencias clave a desarrollar es la Capacidad de hacer
Preguntas.

Creo que de todas las habilidades es la piedra filosofal de esta profesión.

Y aunque parezca evidente es todo un entrenamiento. Llegar a tener un “buen músculo”


para hacer preguntas poderosas a tus clientes que les ayuden a encontrar soluciones,
recursos nuevos, nuevas perspectivas, es un reto, sí. Y sobre todo, que ésas preguntes ayuden
a: tener mayor conciencia de sí mismosy de la imagen que proyectan.

Como hemos estado viendo estas últimas semanas, la clave para no orientar ni asesorar está
precisamente ahí: en que el cliente se auto-cuestione, acompañado por el profesional.

Hay muchos tipos de preguntas: abiertas, cerradas, circulares, con reencuadre, que ayudan a
poner nombre a los sentimientos y emociones…y un sinfín de posibilidades más. Estará en la
maestría personal, conseguir un impacto positivoen tus sesiones.

Hoy compartiré contigo cómo aplicamos las preguntas en los procesos de Coaching de
Imagen. Las dividiré por grandes bloques con ejemplos:

Preguntas de Contraste:

En Coaching de Imagen usamos la imagen en sus múltiples facetas: imagen interna,


fotografía, técnicas visuales manuales, collages, estilismo y corporalidad…

Pongo como primer bloque este tipo de preguntas porque cualquier representación del
cliente es útil para hacer preguntas:

– En relación a cómo se ve a sí mismo en una fotografía, ante del espejo, en


una visualización interna o meditación o dibujado por sí mismo en un gráfico… Son preguntas
retóricas sobre lo que es evidente que se pueden hacer en 2º o 3ª persona o ambas:

 ¿A quién ves ésa imagen?

 ¿Cómo es su vida?

 ¿Cuales son sus fortalezas? ¿Y áreas de mejora?

 ¿Qué necesita para avanzar?

 ¿Cuál es el objetivo que desea conseguir “en realidad”?

– En relación al cuerpo y sus manifestaciones:

 ¿Qué información te está dando la postura que tienes ahora mismo?

 ¿Cómo se relaciona tu forma de alimentarte con tus emociones?

 ¿Qué sientes que expresan el movimiento de tus manos cuando hablas?

– En relación a sus tareas sugeridas, mapas mentales, paneles, vision boards, tableros de
inspiración, etc.

 Si pudieras asociar una palabra a cada color que has escogido, ¿qué significado
tendría para ti tu tablero?

39
 De las imágenes que has seleccionado: ¿con cuál te sientes más identificado y por
qué?

 ¿Cuál crees que es el mensaje global que transmite tu tarea y cuánto tiene que ver
con tu meta?

– En relación a su forma de vestir, uso del color, tipos de combinaciones, uso de accesorios,
complementos, adornos y demás.

 ¿De qué manera influyen tus prendas clásicas en tu forma de pensar?

 ¿Qué pasaría si usaras complementos creativos?

 ¿Qué significa para ti “ir elegante“ y cómo afecta a la relación contigo mismo y con
los demás?

Reencuadres de opinión de otros:

Este tipo de preguntas ayudan a tomar perspectiva sobre uno mismo y básicamente tratar
de “verse” desde fuera o a través de los demás. Tanto aquello que nos gusta como lo
que rechazamos en los demás, contiene información sobre nosotros mismos. Aquí algunos
ejemplos:

 ¿Qué opinas de las personas que consideras de “estilo romántico“?

 Ok; y una vez que lo has descrito, ¿qué crees que compartes o rechazas de ello? ¿Y
cómo funcionan ésas características en tu vida?

 Has comentado que te cuesta convivir con personas que son más creativas que tú
porque “te ponen nervioso”; déjame preguntarte: ¿cuánta creatividad hay en tu vida y
cómo te relacionas con ella?

Preguntas sobre resistencias = recursos

Cuestionar los obstáculos durante un proceso es importante; saberlos identificar da la


capacidad de encontrar los recursos que necesita el cliente para superarlos. En este punto
debemos ser cuidadosos y ser conscientes de las resistencias totalmente normales que
pueden causar estas preguntas:

 ¿Qué te impide mostrarte tal y como eres?

 ¿Cómo quieres abordar lo que te limita?

 ¿Qué necesitas para superar este bloqueo?

 ¿Cuál sería tu siguiente paso sentirte mejor en relación a tus obstáculos?

Preguntas abiertas, cerradas y circulares

Ya sabes: si son de respuesta corta o de sí o no, ayudan a focalizar, tomar decisiones y


promover la honestidad con uno mismo.

La más útiles al fin y al cabo son las preguntas abiertas porque el coachee puede desarrollar
más información y encontrar nuevos puntos de vista.

Ahora, en Coaching de Imagen las preguntas estrella son las circulares: este tipo de
cuestiones buscan la relación entre elementos. ¿Y por qué son las reinas del método?

40
Porque la Imagen siempre está compuesta por un conjunto de elementos: tanto la
apariencia externa, la forma de vestir como la propia visión de uno mismo (creencias, valores,
comportamientos, emociones)

Es una herramienta ideal para encontrar mayor sensación de coherencia, auto-


comprensión e integración.

 ¿Qué crees que tienen en común tu falta de Asertividad, con tu alimentación y tu


estilo?

 ¿Cómo se relaciona tu emoción de enfado, con los colores que usas normalmente y
tu forma de comunicarte?

 Con lo que ya sabes de ti ¿Cuál crees que es la intención de tu forma de vestir y cómo
te impulsa hacia tus objetivos?

Preguntas dirigidas a la emoción

Podemos tener un diálogo racional y “parecer” que llegamos a buen puerto. Pero si no
exploras las emociones, tu coaching se puede quedar cojo.

Detrás de cada emoción hay un mensaje: sabemos que hay emociones universales que
vienen a contarnos cosas importantes, como son
la Alegría, Tristeza, Enfado, Asco, Miedo y Sorpresa. Ahora, “siempre”, haz preguntas para
que el cliente descubra por sí mismo, qué le pasa, sea comprensivo consigo mismo y
descubra primero cómo ayudarse a sí mismo.

 ¿Qué sientes que hayas perdido? ¿te haya limitado? ¿te falten recursos?¿te ha
sorprendido?

A veces las emociones se presentan en la sesión y las cuenta el cliente pero su cuerpo sí. Y
esto lo digo únicamente para invitarte a hacer preguntas directas o indirectas sobre su
corporalidad.

 ¿Ahora mismo, cómo estás tu cuerpo? ¿qué emoción quiere expresar? Te invito a
escuchar lo que te dice, tómate tu tiempo…

 ¿Te has dado cuenta de cuándo tiendes a cruzar las piernas? ¿Qué sientes cuando lo
haces y cuanto te ayuda a darte cuenta de lo que necesitas?

 Y un largo, etcétera.

Sobre el compromiso, beneficios y precios

Son preguntas directas que sitúan muy bien al cliente en “el estado actual” y le proyectan
al “estado deseado”. Pueden ser muy reveladoras:

 ¿Cuál sientes que es el compromiso real con la meta que quieres alcanzar? De 0 a 100,
por ejemplo.

 ¿Qué ganarías si consiguieses el trabajo que quieres y pudieras desarrollar tu pasión?

 ¿Y qué perderías si no te enfocaras a ello?

 ¿Qué beneficio “positivo” crees que mantiene tu estilo de comunicación?

 ¿Qué “precio” crees que pagas por evitar el cambio?

41
Sí, son muy directas

Preguntas sobre el propósito, el sentido y la utilidad del modelo de éxito:

Según la PNL (Programación Neurolingüística) “toda conducta tiene una intención


positiva” y esto es una revelación que si tenemos en cuenta, facilitará mucho.

Como has visto antes, descubrir los beneficios que obtienes, aún en los casos de
comportamientos poco útiles, sirve descubrirlos.

Si te das cuenta que el beneficio de no dedicarte a lo que te apasiona es por ejemplo: “la
comodidad”, al hacerlo consciente podrás irla a buscar a otro escenario que no sea el de la
queja, el miedo o la frustración y verte secuestrado por ése estado. Es decir, si sabes que
quieres seguridad, busca recursos que te aporten en el futuro inmediato la comodidad y
confianza que buscas: formación, mentoría, colectivos, información, lecturas.

En las sesiones de Coaching de Imagen es recurrente encontrarnos con clientes que se dan
cuenta que detrás del cambio de imagen que buscan hay una necesidad de cambiar su
modelo de éxito, que en definitiva radica en “cómo quieren ser amados” y en consecuencia
“cómo quieren presentarse ante el mundo”.

Las preguntas claves aquí sería:

 ¿Qué es lo más importante para ti del cambio de estilo que buscas?

 ¿Cuál es el sentido de querer mostrar en tu vida, entorno y trabajo una versión de ti


renovada?

 Si tuvieras ya, ésa imagen que anhelas, ¿a qué te dedicarías o contribuirías al mundo?
¿Qué propósito de vida pondrías en marcha?

Espero que te sirvan estos ejemplos de preguntas, siempre es más frío leerlo que estar cara a
cara experimentándolo en primera persona.

Aún así te invito a que las pongas en marcha; al final es el tiempo y la práctica lo que te hará
dejar de mirar el manual y ser más intuitivo con las preguntas. Si estás empezando, apóyate
en estas recomendaciones y poco a poco verás que ganarás en confianza y utilidad para tus
clientes.

¿Qué tipo de preguntas te han llamado más la atención y quieres poner en marcha ya en
tus sesiones?

42
Las 20 Preguntas Poderosas y Las 8 Débiles para romper creencias
Todas las preguntas que realizamos conllevan supuestos e ideas que deben ser aceptadas para
que la pregunta tenga sentido. Las preguntas dirigen la atención hacia ciertas áreas y la
alejan de otras. Por ejemplo, ¿cuál es la gravedad de la situación? contiene el supuesto de que
la situación es grave. O la pregunta, ¿cuál es la mejor opción para resolver esta
situación?contiene el supuesto de que tienes más de una elección, y de que la situación tiene
una solución.

Es muy importante que prestes atención al tipo de preguntas, que formulas a menudo, para
encontrar los supuestos que haces de forma inconsciente. Recuerda que las preguntas
evocan estados emocionales.

Preguntas para enfocar el cambio

Las preguntas que comienzan con un por qué suelen ser menos poderosas y tienden a
enfocarse en el pasado sin ayudar a pasar a la acción. Por ejemplo, en vez de
preguntarte: ¿por qué tengo tan mala suerte?, es más proactivo preguntarse: ¿cómo puedo
evitar esta situación en el futuro? O en vez de preguntarte: ¿por qué me pasa siempre lo mismo?

Una pregunta que empieza con un por qué puede ser poderosa si la enfocamos a
identificar nuestros valores. Por ejemplo, ¿por qué hice esto? ¿Qué fue importante aquí para
que hiciera esto?

Las preguntas que empiezan con qué y cómo son más poderosas. Es más probable que se
enfoquen en el presente, en una situación concreta y que lleven a la acción. Una excepción
es:¿qué debería hacer?, aunque resulta mejor formulada así: ¿qué es lo que quiero hacer?

Las 8 Preguntas Débiles más comunes

 ¿De quién es la culpa?

 ¿Por qué hicieron esto?

 ¿Por qué no puedo hacer esto?

 ¿Por qué me sucedió a mí?

 ¿Cuál es la solución?

 ¿Qué les hizo actuar así?

 ¿Qué necesito para lograrlo?

 ¿Qué me aporta esta experiencia?

Las 20 Preguntas más Poderosas

Veamos, a continuación, algunos ejemplos de preguntas poderosas:

 ¿Qué no estoy dispuesto a cambiar?

 ¿Qué haré de diferente manera la próxima vez?

 ¿A qué me estoy resistiendo?

 ¿Qué haría si no pudiera fracasar?

43
 ¿Cuáles son mis expectativas aquí?

 ¿Cuáles son mis habilidades y talentos?

 ¿Qué hábitos me están deteniendo?

 ¿Hasta qué punto estoy comprometido con mi objetivo?

 ¿Cuáles son mis recursos en esta situación?

 ¿Qué es lo que más me motiva?

 ¿En qué pierdo la noción del tiempo?

 ¿Qué otras opciones tengo?

 ¿Qué es lo mejor que podría suceder?

 ¿Cómo y cuándo sabré que he alcanzado mi meta?

 ¿Qué me impide conseguirlo?

 ¿Qué más voy a hacer?

 ¿Quién puede ayudarme?

 ¿En quién me estoy convirtiendo?

 ¿En qué áreas de mi vida no me siento satisfecho aún?

En resumen, las preguntas poderosas están orientadas hacia el futuro y conducen a la acción.
Están orientadas hacia la meta y no hacia el problema, y preguntan qué en lugar de por qué.
Es importante recordar que contienen supuestos positivos y útiles acerca de la situación.

44
¿CUÁLES SON LAS TRES RAZONES, EN ORDEN DE IMPORTANCIA, POR LAS QUE
LAS PERSONAS CONTRATAN UN COACH?

1. Transformar su psicología

2. Rendir cuentas

3. Conocimiento

La mayoría de los coach que conozco son personas con una alta experticia en un área:
negocios, fitness, salud, arte, etc. Basados en esa experticia, se lanzan al mercado como coach
de negocios, fitness, etc. sosteniendo la práctica en su conocimiento.

Sin embargo, el conocimiento es una parte importante, mas no es la más importante en un


proceso de coaching.

Primero, necesitas estudiar sobre la psicología humana.

Un coach debe saber sobre psicología. La razón es muy simple: cuando una persona contrata
a un coach, en la mayoría de los casos esa persona sabe lo que tiene que hacer, sin embargo,
no lo está haciendo.

El problema principal no es conocimiento, el problema principal es psicología.

En segundo lugar, forzarte como individuo a rendir cuentas es una práctica magnífica para
lograr tus objetivos. En muchos casos yo, ya sabiendo 100% lo que tengo que hacer, he
contratado un coach para rendir cuentas en el proceso y asegurarme que haría lo que me
comprometí a hacer.

Si alguna vez has tenido un coach de fitness, estoy seguro de que has experimentado llegar a
niveles superiores de desempeño. ¿Por qué? porque ese coach primeramente transformó tu
psicología (rompió tus barreras limitantes), es segundo lugar te forzó a dar lo máximo de forma
constante porque tenías que rendirle cuentas en cada sesión y, en tercer lugar, te dio un
conocimiento (estrategia, tácticas, perfeccionó tu ejecución y forma) que te permitió
desarrollar un nivel totalmente diferente de resultados.

Rendir cuentas es un proceso que se da naturalmente en tu práctica como coach y el


conocimiento es algo que estoy seguro tenías en el momento que decidiste ser un coach.
Ahora conversemos un poco sobre psicología.

El poder más grande de un coach es llevar al cliente a un proceso de reflexión y


transformación de pensamiento.

Y la mejor manera que conozco para lograr ese proceso, es a través de preguntas.

¿Por qué preguntas? Porque es la herramienta más poderosa para activar el proceso de
reflexión de tu cliente y lograr que él o ella lleguen a las conclusiones necesarias.

En la mayoría de los casos, la labor de un coach no es decirle al cliente lo que debe hacer, sino
más bien permitir que el cliente llegue a sus propias conclusiones, rompa sus propios
pensamientos limitantes y que obtenga la revelación por él mismo.

Un coach mediocre habla todo el tiempo, un gran coach pregunta todo el tiempo.

Por ello, hoy te dejo 7 preguntas que multiplicarán tu poder como coach. Según Michael
Bunglay Stanier, autor del libro “The Coaching Habit: Say less, ask more & change the way

45
you lead forever“, el poder de una pregunta abierta es que lleva a la conversación a niveles
profundos rápidamente.

PREGUNTA #1: ¿QUÉ ESTÁ OCUPANDO TU MENTE?

Esta pregunta te permite entrar en el problema de forma efectiva. A veces pasamos demasiado
tiempo hablando de temas tangentes al problema real y, en consecuencia, podemos como
coach empezar un proceso de corregir el problema incorrecto. Por ello, ve al grano y
pregúntale a tu cliente: ¿Qué está ocupando tu mente?

Esto permitirá que tu cliente te diga directamente cuál es el problema, qué es lo que le
preocupa. También te permite entrar a la conversación desde el punto de vista del cliente y
eliminar cualquier idea preconcebida de la situación. (Por ejemplo: puedes pensar que tu
cliente necesita ayuda en su carrera profesional cuando realmente su problema principal es en
su matrimonio).

PREGUNTA #2: A PARTE DE LO QUE ME CONTASTE, ¿QUÉ MÁS ESTÁ OCUPANDO TU


MENTE?

Esta segunda pregunta es esencial porque te permite descubrir el problema real y profundizar
en el mismo. La respuesta a la primera pregunta normalmente es un poco superficial. La
respuesta a la segunda pregunta te da un indicativo del problema real.

Adicionalmente, esta pregunta permite que el cliente haga el trabajo de profundizar por él
mismo. A este punto dejas a un lado el problema “que suena bonito” y te muestra “la verdad”.

PREGUNTA #3: ¿QUÉ ES LO QUE REALMENTE QUIERES?

Al preguntarle a tu cliente ¿Qué es lo que realmente quieres? lo lleva a definir el objetivo final.
La única manera de comenzar a trabajar una estrategia para pasar del punto A (problema
actual) al punto B (situación ideal) es definir claramente cuál es ese punto B.

Nunca, como coach, debes asumir o dictar cuál es ese punto B. Tu cliente puede querer
quedarse como supervisor toda su vida, o puede querer llegar a ser presidente de la
corporación. Un cliente puede querer sentirse físicamente sano, mientras otro quiere
desarrollar abdominales 6-pack.

La pregunta 1 y 2 te muestras dónde estás. La pregunta 3 te muestra a dónde vas.

PREGUNTA #4: ¿CUÁL ES EL VERDADERO RETO EN ESTA SITUACIÓN?

Como coach, lo que yo deseo ver como respuesta a esta pregunta es que mi cliente asuma la
responsabilidad del reto que está enfrentando. Si, al cliente responderme, me da una lista de
excusas o culpa a otros o situaciones externas, busco llevarlo a un proceso de reflexión donde
pueda comprender que hasta que no asuma la responsabilidad del lugar donde se encuentra
(punto A), nunca podremos comenzar a caminar al punto B.

También esta pregunta permite iniciar una conversación para entender cuál es el verdadero
reto que necesitamos superar: ¿nuevos hábitos? ¿falta de conocimiento en algún tema?
¿consistencia? ¿Cuál es el verdadero reto a resolver?

PREGUNTA #5: ¿QUÉ NO ESTÁS VIENDO EN ESTA SITUACIÓN?

Al definir el punto A, punto B y el reto que necesitamos superar, estamos listos para comenzar
a caminar. Sin embargo, es importante preguntarse ¿Qué no estás viendo en esta situación?

46
Ésta pregunta permite poner el plan de acción en la lupa, volver al proceso de reflexión para
determinar si por alguna razón, obviamos algo importante y tenemos algún punto ciego en el
plan que estamos creando.

Por ejemplo, en los negocios, muchas veces ejecutamos planes de acción sin pensar cómo
reaccionaría la competencia, y pensamos que las condiciones del mercado se mantendrán de
la misma forma que cuando definimos nuestro plan. Si bajas tus precios, ¿Qué pasaría si tu
competencia te sigue y baja los precios aún más? ¿Estás dispuesto(a) a destruir tu margen de
utilidad y continuar en la batalla por participación de mercado?

La pregunta #5 te permite entrar en ese nivel de reflexión y conversación con el objetivo de


modificar tu plan y fortalecer tu creencia en el mismo, porque sabes que estudiaste bien la
mayoría de los escenarios.

PREGUNTA #6: AL ESCOGER ESTE CAMINO ¿A CUÁLES OTROS CAMINOS LE ESTÁS


DICIENDO QUE NO?

Una de las claves del éxito, es decirle “no” a muchas cosas para poder decirle “si” a unas pocas.
La labor de un buen coach es asegurar que su cliente está consciente de esta realidad.

Necesitas que él mismo te diga las cosas que decidió decirle que “no” para poder
comprometerse con el “si” del camino escogido.

Por ejemplo, un individuo puede haber llegado a la conclusión que debería escribir un libro.
Mi labor como coach es hacerle entender el compromiso que eso implica y que él mismo
decida a priori, todo lo que dejará a un lado para lograr su objetivo de convertirse en autor
(no irá a fiestas e invitaciones por un año, cancelará los sábados de fútbol, etc.)

PREGUNTA #7: DE NUESTRA CONVERSACIÓN ¿QUÉ FUE LO MÁS ÚTIL PARA TI?

Luego de una sesión de coaching que puede durar desde 30 minutos hasta un par de horas,
es importante cerrar logrando dos objetivos: en primer lugar, que el cliente pueda recordar los
puntos más importantes (decisiones, barreras mentales descubiertas y eliminadas, epifanías,
etc.) y, en segundo lugar, que el cliente pueda confirmar con sus propias palabras que tú como
coach, sí le estás agregando valor.

Debido a que estás cobrando honorarios como coach, siempre es importante que el cliente
esté claro en el beneficio que está recibiendo, por eso es clave terminar la sesión con esa
pregunta.

Si alguna vez estás interesado en mi servicio de coaching (no es un servicio económico y no está
diseñado para la mayoría de las personas – está diseñado principalmente para empresarios que
quieren llevar sus negocios a un nuevo nivel de crecimiento) puedes solicitar información aquí.

47
¿Qué es el coaching?

Resumen: ¿Qué es el coaching? Ejemplo del entrenador de deporte y 2 citas. Elementos básicos
del coaching: un desarrollo de capacidades y un objetivo. 5 puntos sobre el proceso de coaching.
Principales corrientes del coaching hoy. El Coaching Emocional de ISIE.

El coaching es una disciplina que se ha abierto paso aceleradamente en los últimos años,
lo que nos indica que ha llegado a cubrir un hueco, una necesidad, de algo que era necesario
y que se encontraba sin cubrir. En la educación también está abriéndose un lugar, de modo
que se le encuentran múltiples posibilidades.

¿Qué es el coaching? Comienzo con una explicación de Rafael Echevarría que es también una
explicación del origen del coaching: «El coaching nace en el campo de los deportes (…) El
coach deportivo se hace cargo de un deportista o de un equipo, planteándose como objetivo
alcanzar en ellos niveles máximos de desempeño (…) El coaching como disciplina genérica
busca llevar a terrenos diferentes el tipo de resultados que, en su campo, generaba el coach
deportivo». No conocemos equipo de futbol o de baloncesto, incluso de los muy pequeños
sin su entrenador. Coach significa precisamente eso entrenador. Con un objetivo concreto, el
entrenador busca que sus jugadores sean capaces de dar el máximo rendimiento.

El rendimiento que busca el coaching no se encuentra ya en el ámbito físico-deportivo, sino


en cualquier ámbito que implique el desarrollo personal y de las capacidades de las personas.
En palabras de Viviane Launer, que ha sido la primera presidenta de la International Coach
Federation en España, coaching sería: «El arte de facilitar el desarrollo potencial de las
personas y de los equipos para alcanzar objetivos coherentes y cambios en profundidad».
Aparecen los dos elementos: un desarrollo de capacidades de las personas y un objetivo,
ambos elementos esenciales del coaching, y que siempre están presentes. Tenemos un
desarrollo de personas y tenemos un objetivo claro hacia el que caminar y en cuya consecución
se van a desarrollar esas capacidades. El objetivo indicaría un camino y recorrer ese camino
hace que se desarrollen unas capacidades concretas. Ya tenemos el coaching definido.

Con lo dicho hasta ahora, voy a hacer un resumen en 5 puntos de lo que sería un proceso de
coaching, puntos que sirven para la gran mayoría de las escuelas de coaching:

1. El Coaching es un proceso.
2. Está relacionado con el desarrollo individual o grupal, no se trata de simple
información.
3. Trata de que se cubra el vacío entre donde se está y donde se quiere llegar a estar,
entre lo que se es y lo que se quiere y se puede llegar a ser.
4. Trata de la fijación y consecución de metas activando y/o desarrollando los recursos
de la persona.
5. Se trata de ir más allá de donde solemos ir, de desarrollar el potencial, de alcanzar
mayores niveles de desempeño.

Existe ya una amplia gama de enfoques del coaching, Ontológico, Co-activo, Sistémico, con
PNL, Modelo anglosajón, Integral, Transformacional, cada corriente tiene sus características y
sus posibilidades. Por esto es necesario, antes de emprender un proceso de coaching y sobre
todo antes de aplicarlo en la escuela, escoger el enfoque y los profesionales con experiencia
más adecuados a nuestras necesidades y enfoques, tanto personales, como de la organización.
En ISIE hemos desarrollado un enfoque que denominamos «Coaching Emocional», tenemos

48
ya muchos años de experiencia y en nuestra experiencia es especialmente adecuado para
aplicarlo en la educación. De esto hablaré en entradas sucesivas.

Comparte esto:

Las preguntas poderosas (1). Plantearse la meta.

Resumen: La PNL es una de las corrientes que más ha influido en el coaching. Tiene una
dinámica desarrollada que se llama de las preguntas poderosas. Comenzamos con el primer
paso: plantearse la meta.

La PNL, «Programación Neuro-Lingüística es el estudio sistémico de la comunicación humana.


Es el modelado de la excelencia y la manera de comprender como llegar a resultados
extraordinarios e impulsar a las personas a llegar a su máximo potencial» (Joseph O’Connor).
La PNL ha influido mucho en el coaching y es quizá la corriente más seguida. Pues bien de la
PNL procede el método de las preguntas poderosas, que, en la práctica de ISIE, es un método
sencillo para iniciar la práctica del coaching, a la que pone como un armazón, un esqueleto
básico. Es un modo de recorrer los 5 pasos del coaching de un modo coherente y hacer avanzar
a la persona hacia su meta de un modo natural, sencillamente planteándole preguntas.

Primer paso: plantearse la meta.

Las preguntas poderosas serían las siguientes:

1. ¿Cómo podemos optimizar nuestro tiempo hoy? (al comienzo de una entrevista)

2. ¿Cuál es tu meta?

3. ¿Cómo sería si la alcanzaras?

4. ¿Qué verás, oirás, sentirás?

5. ¿Cómo se dará cuenta otra persona?

6. ¿Cómo te puedo ayudar yo en eso?

Estas preguntas sirven tanto para la ayudar a establecer la meta general del proceso como la
de la sesión. Cuando el objetivo del proceso ya está establecido y por tanto ya se ha trabajado
con la meta, realmente no es tan necesario hacer todo lo que indico aquí. El coach debe decidir
qué es oportuno y qué no.

Como se puede ver, con las preguntas poderosas se trata de que la persona viva
anticipadamente la meta. Esta es la función del coach en este primer paso. Llevar a la persona
a la que está haciendo coaching a vivir, a sentir con antelación las mismas sensaciones y
emociones que experimentará cuando llegue a la meta. Si se trata de una meta real y para la
persona es importante conseguirla, el sistema emocional ya la ha valorado así y le ha asociado
emociones agradables. Que la persona las sienta. Desde ahí se puede comenzar a trabajar.

La huella de la PNL se advierte en que se siguen las 3 vías por las que las sensaciones llegan a
nosotros: visual, auditiva y kinestésica. Son las vías clásicas de los sentidos. Los sentidos son
cinco, a la vista y el oído hay que añadir, tacto, olfato y gusto. La PNL ha reunido estos 3
sentidos en la sensación somática o corporal, en la vía kinestésica.

Esta también la referencia social: ¿Cómo se dará cuenta otra persona? ¿Cómo se darán cuenta
los demás? Se trata de que la persona tome conciencia de los efectos en los demás de

49
conseguir la meta: qué cambios van a advertir. No estamos todavía en el chequeo ecológico
de la meta que viene más adelante, al final de la sesión para establecer la meta.

Hay además otras dinámicas para trabajar la meta, aquí solo queremos indicar las preguntas
poderosas.

Las metas pueden ser de 3 tipos:

1. Mejora en un área, mejora general, mantenimiento. En educación esto serían metas


académicas.

2. Relacionales: contacto, respeto, aceptación, reconocimiento

3. Afectivas: regulación, afrontamiento, identidad

Las preguntas poderosas. Las barreras.

Resumen: el tercer paso son los obstáculos, es visualizar aquello que nos impide lograr esa meta.
Se trata de localizar esas barreras y ver el modo de superarlas, destinando los recursos necesarios.

Los barreras o dificultades son el 3º paso de los 5 que integran una sesión de coaching.

Se trata de anticipar y eliminar las barreras u obstáculos. Estas barreras son o


barreras externas, digamos objetivas, lo que significa que están ahí para cualquier observador.
Y barreras internas, como serían personal falta de organización, miedos, autoimagen débil o
negativa, sentimiento de no valer, de no merecer, etc. En el trabajo real ambas se confunden,
porque las barreras objetivas dependen de la valoración que hacemos de ellas. Digamos que
son objetivas, pero su altura como obstáculo en nuestro camino lo ponemos nosotros.

Las preguntas poderosas con respecto a las barreras serían las siguientes:

1. ¿Cómo haces para NO darte lo que necesitas?

2. ¿Qué podría impedir tu éxito con esta meta?

3. ¿Qué barreras prevés o conoces ya?

4. ¿Qué te frena? ¿Qué necesitas superar?

5. ¿Qué es lo que te falta, qué necesitarías para superar la barrera?

6. ¿Qué debería ser diferente para que pudieras?

7. Cada vez que encontramos la forma de superar un obstáculo (IDENTIFICAR AL MENOS


TRES), preguntar: ¿qué te motivaría a continuar?

La primera pregunta es una bofetada en la cara con el estilo de la Gestalt: si no tienes algo ya
es porque no has querido tenerlo hasta ahora. Si es tan importante para ti porque no estás ya
en el camino para conseguirlo, aún más porque no has llegado ya al final de ese camino. La
vida son elecciones, esas elecciones indican nuestros valores reales, lo que verdaderamente
nos importa, lo cierto es que si ahora esa meta es importante es porque hasta ahora no lo ha
sido: cuál ha sido tu elección previa que ha impedido realizar esta. Eso es lo que has hecho
para no darte lo que necesitas.

Es muy importante localizar los obstáculos del camino, los hay, al menos un camino a recorrer,
lo que implica al menos tiempo para recorrerlo, una cierta forma física, y algunos recursos…

50
La localización es básicamente emocional: aquellas cosas a las que emocionalmente le damos
relieve. El coach deberá estar muy atentos a la voz de su cliente que indica que hay un
obstáculo, y profundizar en la emoción que hay debajo… Habitualmente un miedo, algo que
le pone en riesgo, sea del tipo que sea. Este es el punto de encuentro de barreras internas y
externas.

Una vez establecidas que barreras encontramos, hay que investigar los “recursos” requeridos
para sobrepasarlas: tiempo, energía, dinero, personas. Son preguntas muy concretas que el
coach debe hacer a la persona.

Estamos en una etapa que brinda la oportunidad de desarrollar el potencial de la persona. En


el coaching el camino es tan importante como la meta, no se trata solo de conseguir un
objetivo, sino de que la persona consiga un objetivo. Lógicamente al hacerlo aprende.

La tarea del coach es ayudar a la persona a confiar en sus propias posibilidades, en su potencial
a desarrollar.

Las preguntas poderosas: el compromiso

Resumen: Sin compromiso no hay coaching, por ello el 5º paso del coaching emocional es
realizar un compromiso. Con esta entrada terminamos esta serie de entradas sobre las preguntas
poderosas, que son un modo sencillo de armar el esqueleto de una sesión de coaching.
Recomiendo recorrerlas en orden. Utiliza la opción buscar en el blog y pon la categoría coaching.

El quinto paso del coaching consiste en realizar un compromiso. Estamos en el último paso de
esos 5 que constituyen el esqueleto de una sesión de coaching. Este es fundamental porque
si no hay compromiso no hay coaching. Cada sesión debe terminar con un compromiso por
parte de la persona que realiza el proceso. Esta se compromete con el coach a realizar alguna
acción.

Con su profundidad habitual Aristóteles une movimiento y vida. Como seres vivos estamos
hechos para la acción. Quizá la educación en su tradición más rancia nos ha hecho creer que
la teoría, las ideas son lo importante, pero somos seres vivos que necesitan moverse, actuar,
las ideas deben terminar en acción, en compromiso. La filosofía de la izquierda Hegeliana lo
vio ya claro en el siglo XIX. Para el marxismo lo importante era la praxis, traducir las ideas en
acción. Las ideas mismas son acción.

El coaching aplica esta idea profunda de un modo sencillo: quien realiza el proceso debe
comprometerse con ese proceso y debe salir de cada sesión con un compromiso y entre sesión
y sesión debe cumplirlo, debe realizar acciones para avanzar hacia su meta. Si no lo hace así
de un modo repetido, el coach debe interrumpir el proceso. No tiene sentido sentarse a hablar
cada semana o cada quince días, si después no se producen cambios. Es gastar el tiempo del
coach y el dinero y el tiempo de su cliente. Debe ser muy exigente con esto, igual que debe
dejar muy claro cuál es el compromiso al terminar cada sesión.

Teniendo en cuenta esto, las preguntas poderosas referentes al compromiso son:

1. ¿De qué te has dado cuenta?

2. ¿Qué te llevas?

3. ¿Qué vas a hacer?

51
4. ¿Cómo? ¿Con qué plan de acción?

5. ¿Cuándo vas a hacerlo?…

6. ¿Cuál es el paso más importante/urgente?

Las 3 preguntas obligatorias para un coach, que condensan realizar el compromiso son
precisamente: ¿qué, cómo y cuándo… vas a hacer? Sin estas preguntas y este compromiso
no hay coaching. No me importa repetir esta idea.

La segunda pregunta de lista: «¿qué te llevas?», es importante para recoger lo trabajado en la


sesión y para que la persona tome conciencia de lo que se ha avanzado y como está
marchando el proceso. Le produce la sensación de que se avanza, porque constata en cada
sesión cuál o cuáles han sido esos avances.

¿De qué manera puedo yo mantenerte responsable de tus compromisos? El coach debe
terminar la sesión con su propio y personal compromiso con el proceso.

Las preguntas poderosas (2). El presente.

Resumen: Estamos haciendo el esqueleto de una sesión de coaching utilizando las preguntas
poderosas (de PNL) . El presente es el segundo paso. Se trata de una forma natural de ir centrando
las acciones necesarias para alcanzar una meta. El presente es lo que sucede ahora que me hace
plantearme cambiar.

El presente es el segundo paso de los 5 que integran una sesión de coaching. Las
preguntas poderosas con respecto al presente serían las siguientes:

1. ¿Cómo describes la situación presente?

2. ¿Cómo ocurre?

3. ¿Cuándo se manifiesta más? ¿menos?

4. ¿Qué ventajas tiene para ti que la situación sea como es ahora?

5. ¿Qué desventajas?

6. ¿Cómo lo estás haciendo para NO darte lo que necesitas?

7. ¿Qué hay que ya funciona?

8. ¿Qué hiciste para lograrlo?

9. ¿Tienes o podrás conseguir los recursos que necesitas para lograrlo

La meta está antes del presente porque el presente admite muchas lecturas, muchísimas, ya
que tiene la profundidad de la realidad que se está viviendo, luego un espesor enorme. Se
trata de leer el presente en función de la meta, del objetivo fijado para el coaching. Esta
finalización inscribe una tendencia desde la que es posible leer el presente. Sin finalidad, sin
un para qué, todas las lecturas se hacen posibles, que es lo mismo que decir que ninguna
lectura es posible. Sin para qué, sin meta la persona se encuentra perdida en el presente.

Sin embargo si existe la meta, y es una meta importante para la persona, el sistema emocional
va a valorar con gran agudeza los elementos del presente conectados con esa meta, tanto los

52
que la facilitan como los que la dificultan. En realidad la meta es la solución para la situación
del presente. Si el coach lo hace adecuadamente puede ir llevando a la persona a analizar el
presente de esa forma tendencial, dirigida a una meta y en función de ella.

Se trata por tanto de encontrar en concreto, bajando a los detalles, sin dejar hablar en genérico,
que hay que posibilita la meta, que hay que la hace necesaria o mejor deseable para la persona
que se la está planteando y que hay que la obstaculiza.

En realidad en este nudo del presente están como en semilla los elementos que se van a
desarrollar a continuación en la sesión, el coach debe acompañar a la persona a descubrirlos.
Se trata de un recorrido, no de un análisis, si por análisis se entiende un proceso racional. Se
trata de que la persona haga un recorrido existencial por la situación presente tal como la
percibe, es decir, con las emociones y sentimientos que experimenta en ella.

La pregunta 6 es una aportación de la Gestalt que presupone que si algo nos interesa de
verdad (está el hecho de que nos lo hemos planteado como meta) lo tendríamos ya a no ser
que haya algún obstáculo. Si algo es alcanzable (elemento de cualquier meta) hay algo que ha
hecho que no lo tengamos hasta ahora… y no nos podemos evadir de nuestra responsabilidad
en retrasarlo, en no haberlo conseguido ya.

El recorrido del presente lleva seguramente a algunas situaciones del pasado. El pasado solo
interesa porque influye en el presente y para entender cómo ha llevado a él. El coaching no es
un buceo del pasado, sino un plantearse el tiempo hacia adelante, hacia una meta, es un
camino que vamos a emprender. Pero, por ejemplo, la forma física que tenemos para
emprender ese camino es algo que viene de nuestro entrenamiento y este viene del tiempo
pasado y va a influir en nuestra meta. Ese es el pasado que nos interesa, el que está influyendo,
positiva o negativamente, en el ponerse en camino para la meta.

Los 5 pasos del coaching

Resumen: el coaching es una conversación. Las conversaciones nos organizan (en esto sigo a
Rafael Echevarría). Se realiza en 5 pasos: objetivo, presente, dificultades, opciones, compromiso.
Acaba siempre en un compromiso. El coaching es acción, no es elucubración, ni consideración,
ni información.

El coahing es en su práctica una conversación entre 2 o más personas, en la que una hace de
coach, es decir de entrenador, es decir busca que la persona o personas que acuden a él logren
sus metas.

Me parece que puede ayudar a entender este aspecto de diálogo o conversación una
definición Rafael Echeverría (sociólogo y filósofo chileno) que a mí me gusta mucho: «Una
organización es una red dinámica de conversaciones en conversación con su entorno». Una
persona puede considerarse también una organización, que se plantea metas y que se
encuentra en conversación con el entorno.

Me parece que si se entiende la afirmación se puede entender en qué sentido el coaching es


una conversación: es una conversación que busca la eficacia, la realización práctica, que busca
resolver las dificultades que nos impiden conseguir las metas, impulsarnos hacia nuestro
objetivo. Por todo ello el coaching es una conversación muy concreta. Una conversación
abocada a la acción

53
Para poder ser así, la conversación que es cada sesión de coaching (y todo un proceso de
coaching en su conjunto) se concreta en 5 pasos, que resultan naturales en una conversación
que busque lograr un objetivo. Esos 5 pasos son:

Objetivo. No solo el proceso tiene un objetivo, cada sesión lo tiene, un objetivo que es como
una etapa del proceso. En cada momento hay que saber hacia dónde vamos.

1. Presente. Hay una situación real, lo que está sucediendo. Esta toma de conciencia,
este saber realmente donde estamos, cómo está la situación es una de las claves del
coaching y parte fundamental de cada sesión.

2. Obstáculos o dificultades que están impidiendo llegar a la meta, si no hubiera estos


obstáculos ya tendríamos ese objetivo que deseamos. Determinar con precisión que
impide llegar es muy importante, no vaya a ser que queremos más alguno de los
obstáculos que la meta y esa es la razón de que no avancemos hacia ella.

3. Opciones. Nunca hay una sola posibilidad, abrir posibilidades es la herramienta más
importante del coaching. Ver los diferentes caminos que nos puede posibilitar alcanzar
nuestra meta.

4. Compromiso. Acabar siempre con un compromiso. Una conversación que no acaba


en compromiso es tiempo perdido. El compromiso es lo que nos hace avanzar y
realmente lo que especifica que una conversación es coaching y no cualquier otra
cosa. No es hablar por hablar, es un hablar que organiza nuestro mundo, que es
práctico.

La naturalidad de la conversación del coaching se desarrolla del siguiente modo: Hipótesis de


partida: quiero conseguir algo. Primero analizo ese algo que quiero conseguir y en qué va ser
beneficiosos para mí. Una vez decidido como importante, analizo el presente, cómo está la
situación en relación con ese algo que quiero conseguir. Al analizar así el presente me doy
cuenta de los obstáculos que me impiden conseguir ese objetivo. Entonces repaso las opciones
que tengo, teniendo en cuenta las dificultades, para sobrepasarlas y llegar de todos modos al
objetivo. Llegados a este punto decido cuál es la mejor opción y establezco un plan de acción.
Ahí está mi compromiso.

Entiendo perfectamente que hay otras escuelas de coaching que utilizan otros pasos, otra
secuenciación, esta es la que utilizamos en el ISIE donde practicamos coaching emocional y
llevamos ya muchos años de experiencia.

54