Sie sind auf Seite 1von 6

Discurso Histórico del Club Tricolor de Paine:

Chile es un país en el cual el fútbol ha sido desde hace más de un siglo el deporte más
popular, el más practicado y al que se le ha puesto más atención tanto en los medios de
comunicación, como en las conversaciones cotidianas. Esta realidad, se manifiesta a través
de una “cultura futbolística”, la cual en nuestro país está muy desarrollada. Esta cultura
implica ritos particulares, jergas y costumbres específicas, y muchas veces, vidas enteras en
torno a este deporte.

Con respecto a esta jerga futbolística, la investigación que hicimos y haré referencia a
continuación proviene principalmente de la necesidad de estudiar y conocer al equipo
Tricolor Municipal de Paine, el cuál se ha hecho conocido nacionalmente por la frase “más
malo que tricolor de Paine”, la cual desde hace ya mucho tiempo ronda en las bocas y en el
inconsciente colectivo del mundo del fútbol nacional, tanto profesional como amateur.

Nosotros tuvimos la oportunidad de conocer el club mas a fondo por un Trabajo final de la
Cátedra de Antropología, dictada por el Profesor Luis Campos en la Universidad de
Santiago de Chile, que fue entregado el jueves 13 de diciembre del 2012. Yo del grupo que
investigamos, era el único que vivía en Paine, y yo propuse tomar como tema Tricolor de
Paine y tratar de abarcarlo, digo tratar porque la historia de tricolor, un club con años de
historia, y que está inserto en la comuna de Paine iba a ser una tarea titánica y ambiciosa
frente a la alta carga académica de finales de semestre y el poco tiempo para dicho trabajo,
pero de todas formas nos propusimos investigar y enfocar el tema a lo que respecta a los
objetivos de la cátedra. Pero en la instancia de esta presentación traté de ser breve.

En nuestra investigación nos surgió la necesidad, entonces, de preguntarnos: ¿por qué es


Tricolor de Paine considerado el equipo más malo de Chile? ¿Cuáles son los antecedentes
históricos de este nefasto apelativo?

Según Eduardo Tamayo, actual secretario de la institución y ex presidente del club, todo
comenzó el año 1960, cuando un dirigente de la época, que a su vez era socio de Colo-
Colo, después de muchas gestiones por tratar de sacar a la luz al club Tricolor a nivel
nacional, consiguió gestionar un partido con la filial de Puente Alto de Colo-Colo; siendo
este partido una preliminar de otro encuentro en que se reinauguraba el Estadio Nacional,
en el cual el plato principal era el partido entre Colo-Colo contra Santos de Brasil. En el
partido entre el cacique y el elenco brasileño, se impuso la ventaja y el juego carioca al
mando del gran Pelé (en su mejor momento) frente al elenco nacional. En la preliminar
(que es en lo que nos interesa en este caso), Colo-Colo demostró su alta experiencia en
estas instancias, a pesar de haber jugado con suplentes, frente a Tricolor de Paine que era un
equipo novato en instancias de alta competencia, como es la primera división en el fútbol
chileno.

Frente a este hecho se presenta un sin número de versiones de acuerdo a cada testimonio en
torno al resultado del encuentro (que es el más significativo, ya que generó el mito
futbolístico del club). Sobre esto se presentan diversas versiones que van desde que Tricolor
perdió frente a los capitalinos 9-3, otros que plantean que la diferencia fue de 8-2, e incluso
en la memoria colectiva la cifra es capaz de aumentar a favor del cuadro Albo, llegando
incluso al 20-1.

Después de este suceso, la fama de derrotas y vergüenzas se fraguó con el paso de los años,
pero volvió a renacer abruptamente el año 2005, cuando el Presidente de Cobreloa en ése
entonces, Gerardo Mella, les profirió una arenga a sus jugadores, a causa del pobre
desempeño del equipo diciendo:

"Hay jugadores que todavía no dimensionan que están jugando en Cobreloa y no en el


Tricolor de Paine"1

Esta declaración, al salir a la luz pública, sacó nuevamente a flote aquella frase que desde
1960 circula frecuentemente en el lenguaje futbolístico: “este equipo es más malo que
Tricolor de Paine”. Si bien este dicho tiene una connotación negativa, ha dado fama por

1
http://www.lacuarta.com/diario/2005/03/03/03.10.4a.DEP.TRIPAINE.html
largo tiempo a un humilde club, proveniente de una zona eminentemente agraria de la
región metropolitana, apartada del mundanal ruido capitalino.

En consecuencia, podríamos afirmar que este famoso dicho no solamente transita en el


mundo privado del fútbol nacional, ya que en variadas ocasiones, esta frase pasa al ámbito
público fundamentalmente en los medios masivos de comunicación, generando todo tipo de
polémicas.

Tricolor de Paine es sin duda, el club más representativo en la historia de la comuna de


Paine, como nos dijo el señor Jorge Caneleo Trincado, actual presidente del club:

“Paine es conocido en todo lados por las sandías y por el Tricolor. Este equipo tiene
actualmente 103 años de vida”

Sin embargo, el club Aculeo es sin duda el más antiguo de la zona y al momento de nacer
aquel equipo que hoy conocemos como Tricolor Municipal de Paine, en la comuna ya había
varios equipos más tales como Hospital, Challay Boys, Deportivo Quillayes, Nacional
Ferroviario, Paula Jaraquemada, Unión Villa Alegre, Las Huacheras y Águila Sur.

Nuevamente, según lo explicado por el Sr. Tamayo, “El Tricolor” nació el año 1910,
inicialmente con el nombre de Bandera. Luego pasó por tres nombres más: Tricolor Royal
(1924), más tarde Tricolor Nacional (1927) y posteriormente, el 10 de Marzo de 1969, pasa
a llamarse definitivamente Tricolor Municipal de Paine.
Sus logros y éxitos no han sido pocos, mencionaremos a continuación los más
significativos:
Logros del club:

1965: Campeón Segunda División Regional Zona Central.


1969: Campeón Segunda División Regional Zona Central.
1990: Campeón Cuarta División.
1995: Campeón Local de Paine.
Logros Individuales:

Mejor Jugador Amateur de Chile: Ademir Reyes (1991)


Mejor Jugador Amateur de Chile: Miguel Aravena (1985)
Mejor Jugador Región Metropolitana: Sergio Olguín (1983)
Mejor Dirigente de la comuna: Eduardo Tamayo (1989)

Además de aquellos premios señalados anteriormente, por la historia del club han pasado
grandes personajes para el fútbol nacional. El más destacado de ellos es Atanasio Pardo,
primer chileno en jugar en el extranjero (1920) formando parte del Real Mallorca en
España, para posteriormente ser técnico de Unión Española en 1943, obteniendo el primer
título nacional de dicho club, con un gran desempeño y rendimiento (72.2%)2.

Otro jugador destacado, es José Sagredo3, actualmente en Naval, pero ya con una historia
en Palestino, Jugador que se formó en las canteras de Tricolor de Paine, es el actual orgullo
de su comuna. Otro ejemplo que está en los registros de los paininos es el de Delfín
Quintanilla, talentoso jugador que llegó a primera división con el Santiago Morning.

Estos antecedentes han posicionado a Tricolor como el equipo, sin duda, más importante de
su comuna. Así lo comenta nuevamente, Don Jorge Caneleo, cuando le pedimos que nos
contara sobre cuál era considerado el clásico contra el que jugaba Tricolor, por lo cual nos
dijo:
“El clásico es entre Tricolor y Ferroviario, pero, para los equipos chicos de la comuna
siempre es clásico jugar contra Tricolor de Paine”.

2
http://estadisticasfutbolchileno.netne.net/Campeones%20de%20Torneos%20de%20Liga.html
3
http://www.cooperativa.cl/jose-sagredo-volante-de-palestino-sub-17-el-conductor-tiene-que-ser-rapido-
mentalmente/prontus_nots/2011-08-09/102057.html (visitado el día 10-12-2012)
Sin embargo, lo que caracteriza verdaderamente a Tricolor de Paine no se encuentra adentro
de la cancha. Aquello que da vida y mantiene a este club está en la tradición familiar, y en
los lazos de amistad que se han formado desde su nacimiento hasta el presente. Según nos
cuenta Carlos Farías Aránguiz, actual Director Técnico de la tercera serie de adultos del
club:
“Todos los jugadores son amigos, y se conocen desde siempre; son
prácticamente familiares”.

Los vínculos nacidos a raíz de la presencia del club en la comuna painina han generado una
verdadera comunidad asociada al fútbol, la cuál no solo está ligada a una asociación de
amistad, sino que, con el correr de los años, ha configurado una red de familias que
preservan y dan tradición a este equipo, como nos explica nuevamente Juan Carlos Vidal:

“La mayor parte de la Hinchada de Tricolor de Paine corresponde a


familiares de los jugadores, y estos, a su vez, son también familiares de ex
jugadores, en su mayoría”.

Esta Tradición familiar que se ha ido formando poco a poco, ha generado un nivel de
cohesión muy fuerte, que año a año va en aumento. Tricolor de Paine para muchos
habitantes de la comuna significa no solamente aquello que ha dado sentido a sus vidas,
sino que además, aquello que muchas veces explica y revela sus más íntimas
tradiciones e historias familiares.

Para preservar este portentoso nexo familiar y futbolístico, el equipo pone gran parte de sus
esfuerzos en la formación de la cantera de Tricolor, la cuál tiene 3 categorías que van desde
4 a 8 años, luego de 9 a 12 y finalmente de 13 a 16. Jorge Caneleo nos aclara que esta
división de cadetes es gratuita, lo cuál explica la preocupación del club por estas nuevas
generaciones de jugadores, así como también el dar la posibilidad a muchos niños que
viven en riesgo social de alejarse de la marginalidad y salir adelante.
La presente investigación etnográfica, de la cual me he referido nos ha entregado varias
consideraciones. Primero hemos sido testigos de que aquel prejuicio famoso, que creíamos
podría haber afectado al desarrollo del club, en la práctica ha sido todo lo contrario. Le ha
dado una identidad marcada y lo ha hecho conocido en todo el país. Este prejuicio, además,
es, bajo nuestra opinión, absolutamente injustificado, ya que Tricolor de Paine ha sido y es
un equipo altamente competitivo que ha brindado muchas alegrías a su comuna, siendo el
más fiel representante de esta en el torneo local.

Luego, hemos podido notar, con mucha tristeza, la profunda crisis en la que se encuentra el
fútbol amateur actual, y la desigual distribución de recursos que existe entre el fútbol
profesional y aquel que no lo es, que además, paradójicamente, es aquel que practica una
mayor cantidad de chilenos.

Eduardo Tamayo, a quien ya hemos citado anteriormente, nos explicó: “Hace 15 años se
terminó con la subvención municipal y muchos Clubes locales tuvieron que retirarse de los
torneos”

Este es un tema netamente de voluntades políticas. Hemos sido testigos directos de la


manera en la que el fútbol no profesional aleja y presenta un escape a la marginalidad que
viven muchos paininos (y también muchos chilenos) que de otra manera no tendrían forma
de relacionarse y convivir sanamente entre ellos, lo cuál además significa dentro de la
comunidad de Paine un importante punto de reunión, de comunión y fuente siempre llena
de alegrías.