Sie sind auf Seite 1von 3

“Una vida con Propósito”

por Rick Warren


40 Días con Propósito
1º día - “Todo Comienza con Dios”

“Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como árbol plantado junto a las aguas, que
junto a la corriente echara sus raíces, y no vera cuando viene el calor, sino que su hora estará verde; y en el año de sequía no se
fatigara, ni dejara de dar fruto”. Jeremías 17:7-8

“A menos que se dé por hecho la existencia de Dios, la búsqueda del propósito de vivir no tiene sentido”.
Bertrand Russell, ateo

El propósito de tu vida excede en mucho a tus propios logros, a tu tranquilidad, o incluso a tu felicidad. Es mucho más
grande que tu familia, tu carrera, o aun tu sueños y anhelos más vehementes. Si deseas saber por qué te pusieron en este planeta,
debes empezar con Dios. Naciste por su voluntad y para su propósito.
¿Qué quiero ser? ¿Qué debo hacer con mi vida? ¿Cuáles son mis metas, mis anhelos, mis sueños con el futuro? Enfocarnos
en nosotros mismos nunca podrá revelarnos el propósito de nuestra vida. La Biblia dice en el libro de Job 12:10 “En su mano está
el alma de todo ser viviente, y el hálito de todo el género humano”.

Fuiste creado por Dios y para Dios, y hasta que lo entiendas, tu vida no tendrá ningún sentido. Sólo en el encontramos
nuestro origen, nuestra identidad, nuestro sentido, nuestro propósito, nuestro significado, y nuestro destino. Cualquier otra ruta
termina en un callejón sin salida.
Podrías alcanzar todas tus metas y ser un triunfador de acuerdo con los estándares del mundo, y aun así no saber la razón para
la cual Dios te creó.
Dios no es tan sólo el punto de partida en tu vida, sino la fuente de ella.
“En El asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas, según el
designio de su voluntad” Efesios 1:11

2º día - “No eres un accidente”

Tu nacimiento no fue un error o infortunio, tu vida no es una casualidad de la naturaleza. Tus padres no te planificaron; Dios
lo hizo. A El no lo sorprendió tu nacimiento. Es más, lo estaba esperando. Mucho antes de que tu fueras concebido por tus padres,
fuiste diseñado en la mente de Dios. El pensó en ti primero. No es a causa del destino, ni de la casualidad, ni de la suerte, ni
tampoco es una coincidencia que este mismo instante estés respirando.
Dios diseñó cada característica de tu cuerpo. Eligió tu raza a propósito, el color de tu piel, tu cabello y cualquier otro detalle.
Hizo tu cuerpo a la medida, tal y como el quería. También dispuso todos los talentos naturales que posees y la singularidad de tu
personalidad.
El motivo de Dios para crearte fue su amor. La Biblia destaca: “Según nos escogió en El antes de la fundación del mundo,
para que fuésemos santos y sin manchas delante de El” Efesios 1:4

3º día - ¿Qué guía tu vida?

Todos tenemos algo que guía nuestras vidas.


Los diccionarios definen el verbo guiar como “mover, conducir o empujar”. Sea que conduzca un automóvil, claves algo o
golpees una pelota de golf, eres tu quien guía, empujas o mueves ese objeto en ese instante. ¿Qué es lo que guía tu vida?
Quizás lo que te guía en estos momentos sea un problema, un plazo o una exigencia. Puedes que seas guiado por una mal
recuerdo, un temor constante o una costumbre involuntaria. Hay cientos de circunstancias, razones y sentimientos que guían tu vida.

A muchos los guía la culpa. Se pasan toda la vida huyendo de sus errores y ocultando su vergüenza.
Quienes cargan culpas son controlados por sus recuerdos. Permiten que su futuro sea controlado por su pasado.

PDF Created with deskPDF PDF Writer - Trial :: http://www.docudesk.com


Somos el resultado de nuestro pasado, pero tenemos que ser prisioneros del mismo. El propósito de Dios no esta sujeto a tu
pasado. El, que convirtió a un asesino llamado Moisés en un líder y a un cobarde llamado Gedeón en un héroe valiente, también
puede hacer cosas increíbles con lo que te queda de vida.

“Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado. Bienaventurado el hombre a quien Jehová no
culpa de iniquidad, y cuyo espíritu no hay engaño”. Salmo 32:1-2

A muchos los guía la ira y el resentimiento. Se aferran a heridas que nunca logran superar. En vez de sacarse el dolor por
medio del perdón, lo repiten una y otra vez en sus mentes. Los que viven motivados por el resentimiento se “enclaustran” e
interiorizan su ira; otros “estallan” y explotan ante los demás.
A muchos los guía el temor. Sus temores pueden ser el resultado de una experiencia traumática, de falsas expectativas, de
haber sido criados en un hogar de disciplina rígida o incluso de una predisposición genética. Cualquiera que fuere la causa, las
personas condicionadas por el temor pierden la oportunidad porquen temen aventurarse a emprender cosas. Van a lo seguro, evitando
riesgos y tratando de mantener el statu quo.
“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el
que teme, no ha sido perfeccionado en el amor”. 1 Juan 4:18

A muchos los guía el materialismo. El deseo de adquirir se convierte en la meta principal de sus vidas. Este deseo de querer
siempre más se basa en la idea equivocada de que más tengas serás más feliz, más importante y vivirás más seguro, pero los tres
conceptos son erróneos. Las posesiones sólo proveen felicidad temporal. Como las cosas no cambian, tarde o temprano nos
aburrimos de ellas, entonces queremos otras nuevas, más grandes y más modernas.
El mito más común respecto al dinero es que cuanto más tengas, más seguro estarás. No es así. Se pueden perder las
riquezas por muchas razones que está fuera de tu control. La verdadera seguridad se fundamenta sólo en algo que no te pueden quitar:
Tu relación con Dios.

A muchos los guía la necesidad de ser aceptados. Desconozco todas las claves del éxito, pero tratar de agradar a todo el
mundo es una de las claves del fracaso. Ser influenciado por la opinión de los demás te garantiza perder los propósitos de Dios para tu
vida.
Hay grandes beneficios de vivir una vida con propósito:
1. Conocer tu propósito da sentido a tu vida. Isaías 49:4; Job7:6; Job 7:16; Jeremias 29:11; Efesios 3:20
2. Conocer tu propósito simplifica tu vida. Proverbios 13:7; Isaías 26:3; Efesios 5:17; Filipenses 3:13; Filipenses 3:15
3. Conocer tu propósito estimula tu vida.
4. Conocer tu propósito te prepara para la eternidad. Romanos 14:10,12; Juan 14:6

4º día - Creados para vivir por siempre

¡Seguramente Dios no hubiera creado un ser como el hombre para que sólo existiera por un día! No, no, el hombre fue creado
para la inmortalidad. Abraham Lincoln

La vida terrenal nos brinda muchas opciones, pero la eternidad sólo nos da dos: el cielo y el infierno. Tu relación con Dios en
la tierra determinará el tipo de relación que tendrás con El en la eternidad. Si aprendes a amar y a confiar en Jesucristo, el Hijo de
Dios, tendrás la invitación para esta toda la eternidad con El. Por otro lado, si rechazas su amor, perdón y salvación, pasarás la
eternidad apartado de Dios para siempre.
Una vez que comprendes que la vida es más que vivir el aquí y ahora, que es una preparación para la eternidad, entonces
comienza a vivir de una manera diferente. Cuando vive a la luz de la eternidad tus valores cambian, y eso te da la pauta de cómo
manejar toda relación, tarea y circunstancia. De repente muchas de las actividades, metas, incluso problemas, que parecían muy
importantes, se tornarán triviales, pequeños e insignificantes, como para que les prestes atención. Cuanto más te acerca a Dios, más
pequeña se ven las cosas.

Si toda tu vida consistiese sólo del tiempo que estarás sobre la tierra, te sugeriría que comenzaras a vivirla de inmediato.
Podrías olvidarte de ser bueno y de hacer lo correcto, y quizás no tendrá que preocuparte por las consecuencias de tus actos. Podrías
darte el gusto de dedicarte completamente a ti mismo porque a la larga tus actos no tendrían repercusión alguna. Ahora bien, y este es
el meollo del asunto, ¡la muerte no es tu fin! La muerte no es tu acabos, más bien es tu transición a la eternidad; de manera que hay
consecuencias eternas por todo lo que hagas en la tierra. Todo acto en nuestra vida toca alguna cuerda que vibrará en la eternidad.

La única ocasión en que la gente piensa en la eternidad es en los funerales, y suele ser de una manera superficial; ideas
sentimentales basadas en la ignorancia. Quizás pienses que seas morboso pensar en la muerte, pero en realidad es contraproducente
vivir negándola y no considerar lo que es inevitable. Sólo un necio puede andar por la vida sin prepararse para lo que todos sabemos
que debe ocurrir. Debes pensar más en la eternidad, no menos.
Citas Bíblicas: Eclesiastés 3:11; 2 Corintios 5:1; Filipenses 3:7; 1 Corintios 2:9; Mateo 25:34; Salmos 33:11; Eclesiastés 7:2;
Hebreos 13:14; 2 Corintios 5:6.

PDF Created with deskPDF PDF Writer - Trial :: http://www.docudesk.com


5º día – “La vida desde la perspectiva de Dios”

La manera en que defina tu vida determina tu destino. Tu manera de ver las cosas influirá en como empleas tu tiempo, tu
dinero, tus talentos y cómo valoras tus relaciones.

La gente expresa a menudo la perspectiva de sus vidas en la forma de vestir, las joyas, los automóviles, los peinados, los
adhesivos en los parachoques e incluso los tatuajes.

Resumen elaborado por:


Ing. Rubén Darío Estrella Sánchez, MBA
Evangelista Misionero y Maestro Teólogo
de la Iglesia Apostólica y Misionera, Inc.
Cavaliere dell’ordine al Merito della Repubblica Italiana
Ingeniero de Sistemas, Administrador, Teólogo y Maestro
rd_estrella@hotmail.com/restrella@pucmm.edu.do/rd_estrella@yahoo.com.mx

PDF Created with deskPDF PDF Writer - Trial :: http://www.docudesk.com

Verwandte Interessen