Sie sind auf Seite 1von 21

Los mecanismos

biológicos de
transformación
DEL ESTRÉS Y LA OPRESIÓN
A LA RESPUESTA DE RELAJACIÓN
LOS MECANISMOS BIOLÓGICOS DE TRANSFORMACIÓN
Del estrés y la opresión a la respuesta de relajación

Copyright © 2016 Mindful Science


Autor: Jorge Benito
Diseño de portada: Jorge Benito
Maquetación: Jorge Benito

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro


puede ser reproducida o utilizada de ninguna forma ni por ningún
medio-gráfico, electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia o
información y sistemas de recuperación, sin permiso escrito
del propietario del copyright.

Conoce más en:


mindfulscience.es
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

Introducción
“Todo cambio en nuestro estado fisiológico viene acom-
pañado de un cambio apropiado en el estado mental emo-
cional, consciente o inconsciente; y lo mismo sucede a la
inversa, todo cambio en nuestro estado mental emocional,
consciente o inconsciente, viene acopañado de un cambio
apropiado en nuestro estado fisiológico.”
- Dr. Elmer Green, Mayo Clinic

E n este ebook vas a aprender acerca de los dos mecanismos bási-


cos que el cuerpo humano posee para enfrentar las situaciones
cotidianas: el modo de protección, representado por el sistema nervi-
oso simpático, y el modo de reparación, representado por el sistema
nervioso parasimpático.

Voy a introducir conceptos relativamente complejos de forma sen-


cilla y amena, de modo que al final de esta lectura entenderás per-
fectamente qué es el estrés, por qué se manifiesta con tanta fuerza en
tu vida, y qué puedes hacer para permitir que tu cuerpo active su con-
traparte, la llamada respuesta de relajación. Porque, aunque tal vez no
seas consciente de ello, el problema es que estás en medio: no estás
permitiendo que tu cuerpo-mente manifieste el equilibrio (homesosta-
sis) para el que está diseñado. No te preocupes, pronto o vas a entender
todo. De hecho, te va a resultar tan claro que te vas a preguntar por
qué nadie te habló de estos mecanismos naturales con tanta nitidez.

4
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

Cómo nos afecta el estrés


El estrés es un mecanismo biológico que nos ayuda a reactivarnos
energéticamente y enfocarnos cuando la situación a la que nos en-
frentamos requiere ajustes comportamentales. Por lo tanto, podemos
definir el estrés como cualquier situación que demanda un ajuste com-
portamental para dar respuesta a un evento determinado. O dicho de
otro modo: cualquier cambio trae consigo ciertas dosis de estrés.

Los humanos, al igual que cualquier otra especie, reaccionamos de


forma predecible ante situaciones que percibimos como amenazantes,
activando una respuesta automática que ha formado parte de nuestra
naturaleza durante millones de años. Esta respuesta se halla en nuestro
sistema nervioso autónomo.

El sistema nervioso de todos los animales vertebrados se divide


principalmente en dos subsistemas: el autónomo, que gobierna órga-
nos y glándulas y los procesos internos (circulación, digestión, me-
tabolismo, funciones endocrinas y respiración, aunque esta última es
un caso especial, como veremos más adelante) y el somático, que
controla músculos esqueléticos y movimiento a través de los nervios
raquídeos y craneales.

El sistema nervioso autónomo posee a su vez dos estados bási-


cos, llamados simpatía y parasimpatía. Ambos modos existen para
permitir que el ser humano afronte con garantías su supervivencia,
y el estado óptimo de salud psicofisiológica se correlaciona con el

5
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

equilibrio (homeostasis) entre ambos. Necesitamos, como el yin y


el yang, que ambos modos de nuestro sistema nervioso operen de
forma sinérgica.

Lucha o huida
La simpatía es el modo de emergencia o “lucha o huida”, concepto
que fue introducido por el doctor Walter Cannon de la Universidad de
Harvard. Este modo de protección está biológicamente diseñado para
activar estados de inseguridad, carencia, desconfianza, miedo, protec-
ción, ansiedad, juicio y comparación.

El sistema nervioso simpático se acciona en momentos de estrés,


miedo, ansiedad y excitación, y evolucionó gracias a que nuestros an-
cestros humanos activaron una respuesta de lucha o huida cuando su
supervivencia se vio seriamente amenazada. El estrés, por lo tanto, es
una respuesta fisiológica absolutamente necesaria para dar solución a
un conflicto que requiere de atención inmediata.

Tan pronto como el evento estresante aparece, se provoca la lib-


eración de la cascada del hipotálamo, la hipófisis y las hormonas
adrenales (el “eje hipotalamo pituitario adrenal” o “eje HPA”).
También se activan las glándulas suprarrenales para liberar epinef-
rina o adrenalina, así como los nervios simpáticos, que rocían con
norepinefrina todo el cuerpo.

6
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

El corazón es impulsado a latir más rápido para bombear 5 veces más


sangre por minuto. La sangre se dirige a extremidades y músculos para
garantizar la lucha o huida, mientras que se reduce en otras áreas me-
nos importantes. Por ejemplo, los vasos sanguíneos de los riñones y el
sistema digestivo se contraen.

Para aligerar la carga, la vejiga y los intestinos se abren, lo que deriva


en irritación y/o malestar estomacal. Las glándulas sudoríparas se abren
para enfriar el cuerpo y el vello de la piel se eriza.

En nuestro sistema respiratorio, pulmones y fosas nasales se abren y


la respiración se acelera, con lo que más aire penetra y más sangre pu-
ede ser oxigenada. Además nuestros sentidos se agudizan y nuestras
pupilas se dilatan (incluso podemos ver mejor en la oscuridad).

A nivel cerebral (específicamente a nivel del neocórtex), neuro-


químicos placenteros se bloquean para que la atención no se distraiga
a causa del placer. El pensamiento se centra intensamente en la iden-
tificación de la fuente de peligro y cualquier indicio de experiencias
pasadas se recupera de nuestra memoria.

Es definitivamente un momento de máxima reactividad: este no es


un tiempo para la reflexión, y mucho menos para actitudes compasi-
vas, altruistas o generosas. Nada de gratitud ni de procesos cerebrales
superiores. Nuestro pensamiento superior se desactiva: no podem-
os pensar con claridad. ¡No es momento de pensar, sino de salvar
nuestros preciosos traseros!

Cuando estamos relajados (sistema nervioso parasimpático) la san-


gre está circulando principalmente en cabeza y torso, es decir, las
áreas donde se encuentran los órganos vitales y nuestras funciones de
crecimiento. Pero bajo estrés no necesitamos crecimiento ni regener-
ación, así que se interrumpe el flujo de sangre hacia los órganos. En

7
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

lugar de ello, esta sangre se dirige, como ya hemos visto, a brazos y


piernas, que en definitiva son las partes del cuerpo que necesitan más
apoyo si queremos garantizar una buena lucha o huida.

Mantener nuestro crecimiento y desarrollo precisa del reemplazo di-


ario de miles de millones de células, lo que consume una considerable
cantidad de energía. En lucha o huida, el sistema nervioso simpático
detiene los mecanismos biológicos diseñados para que un organismo
crezca y se desarrolle porque esta energía debe emplearse en la lucha
o huida. Es un diseño inteligente perfecto y con pleno significado bi-
ológico.

La investigación muestra que el miedo, por sí solo, provoca más de


1.400 respuestas físicas y químicas conocidas y activa más de 30 hor-
monas diferentes. Una vez que el conflicto se ha resuelto, el sistema
nervioso regresa naturalmente a la parasimpatía.

El “síndrome de vida
moderna”
Los síntomas del estrés son en realidad parte de nuestro modo
supervivencia. Nuestro sistema nervioso evolucionó durante
miles de años para dar respuesta a multitud de enormes peligros
y responder con la velocidad del rayo a cualquier señal de amen-

8
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

aza, a menudo incluso antes de que seamos plenamente consci-


entes de ello.

El sistema nervioso simpático es, por lo tanto, absolutamente nece-


sario. Sin embargo, nuestra sociedad ha condicionado un estilo de vida
en el que los niveles de estrés no están equilibrados con los niveles de
restablecimiento y reparación asociados a la parasimpatía. Vivimos
en perpetuo estrés, algo especialmente alarmante si consideramos que
la gran mayoría de las enfermedades físicas y mentales tienen su ori-
gen en este desequilibrio nervioso causado por niveles inaceptables
de estrés.

El estrés ha sido definido por la OMS como una “Epidemia Mundi-


al”. En el año 2020, las cinco enfermedades mundiales más comunes
tendrán como factor subyacente el estrés (Murray y López, 1998). Las
encuestas muestran que el 80% de los trabajadores siente o ha sentido
estrés en su empleo.

Este insostenible estado interior deriva frecuentemente en trastornos


de ansiedad. El 14% de la población mundial padece este trastorno,
y casi la mitad de los adultos han sufrido al menos un trastorno del
estado de ánimo a lo largo de su vida.

Cuando estrés, ansiedad y miedo son prolongados, las probabili-


dades de sufrir depresión aumentan dramáticamente. El consumo de
antidepresivos se ha triplicado en los últimos 10 años, y en el año
2020 la depresión severa se situará como la tercera causa de enferme-
dad en el mundo.

El cortisol, hormona liberada durante la activación del sistema nerv-


ioso simpático, inhibe el sistema inmunitario, impidiendo que este
realice sus funciones regeneradoras inherentes. Esta hormona tam-
bién puede causar que el cerebro se haga literalmente más pequeño, lo

9
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

que resulta en pérdida de conexiones sinápticas. Con esto decrece la


corteza prefrontal, relacionada con toma de decisiones, interacciones
sociales y otras funciones cerebrales superiores.

Mantener niveles de estrés elevados y constantes (estrés crónico)


resulta en una amplia variedad de patologías físicas y mentales, puede
afectar el tamaño del cerebro, su estructura y sus funciones hasta el
mismo nivel genético. Es decir, nuestra habilidad para responder ante
el estrés se hereda (Seong et. al 2011, Yehuda et al. 2014, Rodgers et
al. 2015). Unos progenitores que vivieron en constante desequilibrio
nervioso transmitirán esta deficiencia a su descendencia.

No son pocos los investigadores que están encontrando conexiones


entre una alta actividad simpática y el cáncer. Recientemente se ha
encontrado que el sistema linfático, que ayuda a transportar las célu-
las inmunes a diversas partes del cuerpo con el fin de luchar contra la
enfermedad, también juega un papel fundamental a la hora de trans-
portar las células cancerosas. Niveles de estrés elevados aumentan la
actividad linfática, haciendo que el sistema linfático distribuya más
eficientemente las células cancerosas. Una alta actividad simpática
favorece la propagación de células cancerosas (Le et al. 2016).

Nuestro sistema nervioso simpático se activa hoy con estímulos


muy diferentes a los de nuestros antepasados. Ya no hay serpientes a
la vuelta de la esquina ni tribus enemigas quemando nuestras chozas.
Hoy, una mudanza, una separación, un despido, una fuerte discusión,
una crisis financiera, una operación quirúrgica, un shock psicológico
o el simple hecho de vivir con miedo son las modernas fuentes de
estrés que han reemplazado a las antiguas amenazas. En multitud de
ocasiones, y debido principalmente a nuestra inconsciencia, nuestro
condicionamiento y nuestra inmadurez emocional, el sistema nervi-
oso simpático se mantiene activo por horas, días, semanas, meses o
incluso años, acumulando niveles de estrés tan inaceptables que aca-

10
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

ban derivando en multitud de fatalidades y trastornos. Nuestra falta de


conciencia empuja al cuerpo más allá de sus propios límites.

Para nuestro sistema nervioso, estrés, excitación, miedo y ansiedad


son esencialmente lo mismo, sólo es diferente la forma en que inter-
pretamos las sensaciones o contenidos mentales. De hecho, la mayoría
de los problemas serios causados por el estrés tienen un claro origen
mental: la amenaza no tiene por qué ser real. Basta con que nues-
tra mente imagine un peligro fatal para que nuestro sistema nervioso
simpático se active.

Es decir, son nuestros pensamientos los que mantienen los mecanis-


mos del estrés silenciosamente activos por períodos increíblemente
largos. Durante estos largos períodos el cuerpo no tiene permiso para
relajarse y regenerarse, pues la mente sigue absorbida por un con-
flicto que en nuestro interior permanece activo y debe dedicar una
gran cantidad de energía a resolverlo, de modo que esa energía no
puede ser utilizada en funciones regenerativas o funciones cognitivas
superiores.

Cuando la mente queda fijada en el conflicto, el cuerpo responde


de la única forma posible: manteniendo activo el sistema nervioso
simpático. La eterna lucha o huida.

Nosotros lo definimos como un “Síndrome de Vida Moderna”:


vivimos en la sociedad del miedo (al futuro, al pasado, al cambio, a
las relaciones, a uno mismo), del desequilibrio emocional, de la con-
fusión, la preocupación, la frustración, la inseguridad, la dependencia,
la pérdida de la confianza y la baja autoestima. Vivimos en un estado
inconsciente, distorsionado, ajenos a nosotros mismos. Desconecta-
dos de nuestra vida interior, tampoco sabemos cómo manejar las exi-
gencias de la vida exterior.

11
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

Multitud de pensamientos intrusos, lo que llamamos mente de


mono, generan tormentas mentales que conducen al dolor, el desequi-
librio y el sufrimiento. Repetimos los mismos errores, nos juzgamos,
criticamos y culpamos por ello. No sabemos qué hacer para salir de
este caos, y más pensamientos ruidosos nos hunden y nos impiden
emprender las acciones que nos llevarán a nuevos resultados.

Cada vez más gente nos reporta una pérdida de propósito y sentido.
Nuestra incapacidad para vivir en el presente genera gran confusión
acerca del porvenir, y las constantes intromisiones mentales -y emo-
cionales- provocan que hasta las situaciones cotidianas más normales
se conviertan en pesadas cargas para muchos.

Sensibilidad a información
negativa
El cerebro se mantiene por defecto en un estado vigilante asociado a
estados de ansiedad (Raichle et al. 2001), y detecta información nega-
tiva más rápidamente que la positiva. El miedo se percibe antes, ya
que la amígdala (una estructura del sistema límbico encargada entre
otras cosas de iniciar la respuesta del miedo, estrés, ansiedad o exci-
tación) ha estado evolutivamente más tiempo trabajando en ese sen-
tido, y las funciones cerebrales superiores son relativamente recientes
(Yang, Zald y Blake 2007). Se requieren cinco interacciones positivas

12
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

para lograr el mismo peso específico en el cerebro que una interac-


ción negativa (Gottman 1995). Es decir, debemos esforzarnos por fa-
vorecer interacciones positivas, gratificantes, puesto que el cerebro,
de forma natural, tiende a centrarse más en las negativas.

Se ha demostrado en diversos estudios (Segerstrom 2005, Seger-


strom et al. 2005, Nes et al. 2005), que un minuto entreteniendo un
pensamiento negativo deja nuestro sistema inmunitario en una situ-
ación delicada durante seis horas. El estrés, esa sensación de agobio
permanente, produce cambios sorprendentes en el funcionamiento del
cerebro y en la constelación hormonal: tiene la capacidad de lesionar
neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocam-
po. Y afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego san-
guíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisio-
nes adecuadas. Como ya hemos visto, vivir en constante estrés, miedo
o ansiedad nos vuelve más tontos.

Las memorias activan los mismos circuitos emocionales que las vi-
vencias. Un recuerdo provocará la misma reacción fisiológica que una
experiencia vivida en el momento presente. Por ejemplo, un episodio
aislado de depresión prepara nuestros circuitos cerebrales para que
futuros episodios depresivos vuelvan a suceder (Maletic et al. 2007).

De hecho, siguiendo esta tendencia de nuestro cerebro a ser más


sensitivo ante la negatividad, sabemos que las memorias negativas
son significativamente más numerosas que las positivas. El remedio
no es negar la memoria negativa, sino favorecer, preservar e incre-
mentar las positivas en el momento presente, pues las experiencias
positivas de hoy serán las memorias positivas de mañana.

Un valioso recurso contra la preocupación, el miedo y la negativi-


dad es llevar la atención a la respiración abdominal, que tiene por sí
sola la capacidad de producir cambios en el organismo. Favorece la

13
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora


la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios, entre mu-
chas otros beneficios. Sin embargo, sin un “músculo” del observador
consciente desarrollado (a través de prácticas contemplativas como
la atención plena), hacer esto será tremendamente complicado: in-
cluso dentro de la práctica introspectiva el cerebro nos lo pone cier-
tamente difícil y sigue rastreando lo negativo en nuestra memoria y
conciencia.

La respuesta de relajación
El sistema nervioso parasimpático es el llamado modo de restab-
lecimiento y reparación, que activa sentimientos de seguridad, rela-
jación, crecimiento, confianza, apertura, claridad mental, consciencia
objetiva, innovación y creatividad, presencia, plenitud, curiosidad y
aceptación.

El sistema nervioso parasmipático también se conoce como la “respu-


esta de relajación” (Benson, 1975). A través de la liberación de neuro-
transmisores, la respuesta de relajación relaja los músculos, reduce la pre-
sión arterial, disminuye el ritmo cardíaco y la respiración; la digestión se
normaliza y los órganos realizan sus funciones óptimamente.

El sistema nervioso parasimpático está involucrado en “apagar” el


gasto innecesario de energía. La “respuesta de relajación” también
nos permite sentir todas esas emociones relacionadas con la alegría, la

14
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

risa y la paz de la mente. Bienestar. Incluso modifica la expresión de


nuestros genes y reduce el daño celular causado por el estrés crónico
(Dusek et al. 2008).

El sistema nervioso parasmipático está por lo tanto involucrado en


la recuperación, la curación y la seguridad interior. A medida que el
sistema nervioso parasmipático calma el cuerpo, nuestras funciones
inmunes recuperan la normalidad. Producimos glóbulos blancos de
nuevo y el sistema nervioso vuelve a un punto de equilibrio llamado
homeostasis.

Este modo está diseñado para reparar y replicar celularmente los da-
ños causados por la simpatía, puesto que una exposición prolongada a
los bioquímicos simpáticos deriva en degeneración (unas 4 ó 5 horas de
exposición son suficientes para generar daños severos). La parasimpa-
tía, el no hacer (el wu wei de los taoístas), el “me siento bien, seguro, en
paz”, es el antídoto al más terrible de los males modernos, y podemos
enseñarle a nuestro cuerpo a inducir este estado e invocar sus beneficios
a diario a través de la práctica continuada de la atención plena.

El Dr. Herbert Benson, un su obra “The Relaxation Response” (La


Respuesta de Relajación), describió este mecanismo natural del cuer-
po humano. Del mismo modo que poseemos un sistema que se activa
para dar una respuesta de lucha o huida, poseemos un sistema opuesto,
una contraparte biológica para asegurar la homeostasis. El Dr. Ben-
son describe cómo esta respuesta biológica se activa principalmente
a través de dos estrategias que pueden ser inducidas voluntariamente.

La primera de ellas es a través de la repetición. A través de una


palabra, frase, mantra, oración, canto, actividad muscular repetitiva
(yoga), o ritmo respiratorio constante, el sistema nervioso autónomo
se da permiso para relajarse.

15
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

La segunda forma, que está directamente asociada a la primera, es


regresar pasivamente a la repetición cada vez que un pensamiento
surge. Existen asimismo otros elementos igualmente importantes: un
ambiente tranquilo, una posición cómoda y una actitud pasiva.

En el caso de la actividad repetitiva, si tomamos el ejemplo de la


oración, el Dr. Benson descubrió que lo que activa la respuesta de
relajación no es su contenido religioso, sino la creencia que subyace
a esa actividad. Si creemos que la divinidad nos acoge, eso induce un
sentimiento de seguridad que activa una respuesta de relajación en el
sistema nervioso.

A lo largo de su carrera, los experimentos de comportamiento y


condicionamiento operante del Dr. B. F. Skinner de la Universidad de
Harvard mostraron una realidad impactante: altera el ambiente y pu-
edes controlar el comportamiento. Del mismo modo, actos voluntar-
ios de control mental pueden alterar los mecanismos “involuntarios”
de cuerpo como el mismo sistema nervioso autónomo. A pesar de las
reticencias de muchos científicos, hoy sabemos que podemos inducir
la parasimpatía a voluntad.

El estrés es generador de una presión arterial persistentemente alta,


lo que deriva en multitud de patologías. La circulación normal es vi-
tal para mantener un estado interno sano. Si le privas a la célula o
el tejido o el órgano de sus nutrientes esenciales, muere. Durante la
práctica de la meditación y la atención plena se reduce el consumo
de oxígeno. Cada célula usa la energía corporal quemando nutrientes.
Para hacerlo, usualmente utiliza el oxígeno que el torrente sanguíneo
le proporciona. El estado hipometabólico, o de metabolismo decreci-
do, es un estado de descanso y reparación, aunque los seres humanos
raramente alcanzan estados hipometabólicos donde las células con-
sumen menos oxígeno.

16
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

Durante el sueño, el consumo de oxígeno decrece lenta y progresi-


vamente, y tras 4 o 5 horas, llega a ser alrededor de un 8% menor al
estado de vigilia. Durante la meditación y la práctica contemplativa
como la atención plena, el consumo se reduce hasta el 20% durante
los primeros 3 minutos de práctica.

También decrece el lactato en sangre, una substancia relacionada


con la ansiedad y que se libera masivamente durante una respuesta de
lucha o huida. En 1967, los doctores F. N. Pitts, Jr. Y J. N. McLure,
Jr., de la Universidad de Washington, encontraron que introducir lac-
tato a pacientes ansiosos provocada en casi todos los casos un ataque
de ansiedad. En solo 10 minutos de meditación, los niveles de lactato
decrecen significativamente. Además, nuestro “cerebro” del abdomen
le ordena a nuestras neuronas estomacales que produzcan benzodiaz-
epinas, relajantes ansiolíticos que inducen el sueño y descontracturan
los músculos.

El mindfulness o atención plena combina varias técnicas diseñadas


para enviar a nuestro cerebro una señal de seguridad, lo que permite
la activación del sistema parasimpático, una respuesta de relajación
que tiene conexión directa con la introspección: la energía va hacia
adentro.

17
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

Transformación
mente-cuerpo
Nuestro cuerpo-mente, como todo en la naturaleza, busca constan-
temente el equilibrio. Esta tendencia hacia la armonía es algo que su-
cede en nuestro cuerpo de forma natural. Sin embargo, nuestro estilo
de vida ha propiciado que nuestros mecanismos naturales de tansfor-
mación no puedan operar óptimamente.

Todos los seres humanos poseemos estos mecanismos naturales de


transformación mente-cuerpo. Podemos recuperar estas capacidades
innatas para manifestar armonía, claridad, propósito, apertura, con-
fianza, coherencia, consistencia, serenidad, creatividad, compasión
y presencia. Equilibrio, salud y bienestar son parte de tu repertorio
originario. Podemos encontrar la calma en medio de la tormenta.

La atención es una cualidad humana básica que nos permite conec-


tar con lo que nos sucede interior y exteriormente. La práctica contin-
uada de la atención plena es el cultivo de la claridad, la comprensión
y la compasión. Al movilizar los recursos internos que ya posees, los
mecanismos naturales mente-cuerpo trabajan activamente en tu san-
ación y tu equilibrio.

En el contexto de tu salud física y mental, la atención plena es una


estrategia de eficacia probada utilizada tanto en el campo de la ciencia
médica como en las terapias cognitivo-conductuales de tercera gener-

18
Los mecanismos biológicos de transformación   mindfulscience.es

ación. También está cerca de incluirse en las guías de tratamiento del


dolor más reputadas del mundo: por el momento, el Centro de Control
y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) lo reconoce
como alternativa recomendable al tratamiento farmacológico y con
opiáceos del dolor.

Así que, si nos permitieras hacerte una sola recomendación para re-
cuperar el equilibrio natural de tu cuerpo-mente, sería que comiences
cuanto antes a practicar regularmente mindfulness o atención plena.
Anímate a comenzar con el Reto de Mindfulness que encontrarás en
nuestros contenidos y experimenta por ti mismo los increíbles benefi-
cios avalados por la comunidad científica internacional.

19
Acerca del autor:
Jorge Benito
A caballo entre el mundo de la investigación y la aplicación prác-
tica, Jorge Benito dirige Mindful Science, donde explora la conex-
ión mente-cuerpo y el desarrollo de nuestras capacidades humanas a
través de sencillas estrategias avaladas por la ciencia que conducen
a la transformación de nuestra biología, nuestra forma de pensar y
nuestro comportamiento.

Autor del libro “Educar para Sanar: ciencia y conciencia del nuevo
paradigma educativo”, Jorge también escribe regularmente para pub-
licaciones online como PsyCiencia y colabora en el desarrollo de una
nueva tecnología de biofeedback.

Mindful Science
Nuestra vida moderna está llena de demandas, preocupaciones,
agobios, crisis y conflictos. A pesar de estas incomodidades, nuestro
cuerpo-mente puede crear desde dentro la base de nuestro equilibrio.
Todos tenemos la responsabilidad de cultivar nuestras capacidades y
virtudes humanas para manejar armoniosamente nuestras vidas. Solo
así crearemos una humanidad bella, libre y esplendorosa.

Mindful Science es una empresa conducida con el firme compro-


miso de proporcionar enseñanzas de enfoque práctico que nos permi-
tan aprender acerca de la conexión mente-cuerpo, los mecanismos de
transformación naturales que todos poseemos, y la verdad de nuestra
propia naturaleza.
mindfulscience.es