You are on page 1of 7

��10 hábitos matutinos

que usan los genios

para despertar el cerebro

por Jim Kwik,


autor de

EN BUSCA DEL
SUPERCEREBRO

¡Saludos, comunidad de Mindvalley!

Soy Jim Kwik,


de Kwik Learning.

Como siempre, estoy para enseñarles


a aprender rápidamente.

Me suelen preguntar...

«Jim, ¿cómo despiertas tu cerebro


cada día para lograr un mayor éxito...

mayor nivel de concentración,


mayor nivel de productividad?»

Así que los llevaré por


mi rutina matutina...

Lo primero que hago al despertar


es seguir un proceso...

para recordar mis sueños.

Dirán, «Jim, ¿por qué quieres


recordar tus sueños?»

Y la razón es que solemos pasar el día


aprendiendo y trabajando,

resolviendo problemas, en el trabajo,


en la vida, en todo lo demás...

Al dormir, la mente no se detiene...

el subconsciente sigue trabajando


en esos problemas,

y se nos ocurren ideas


y soluciones increíbles,

pero el reto es que por la mañana,


la mayoría no podemos recordarlos.

Voy a enseñarles cómo lograrlo.

Lo segundo que hago


después de despertar...

es levantarme y hacer mi cama.

Dirán, «Jim,
¿cómo ayuda eso al cerebro?»

Por dos razones: primero, porque


un ambiente limpio es importante.

Cuando limpiamos
el escritorio, la oficina

o el dormitorio,
nuestra mente se aclara.

Y la segunda razón es porque


hay que empezar el día con éxito...

porque en la manera que hacemos algo,

hacemos todo lo demás.

Comencemos con excelencia.

Tómense dos minutos para hacer su cama...

y es genial, porque al volver


al final del día

completan el ciclo, de vuelta al éxito.

Lo tercero que hago es tomar mucha agua.

El cerebro es mayormente agua,


80% de agua,

y las personas deshidratadas


emplean tanta agua,

y es tan importante para el cerebro


que estemos hidratados...

el reto es que usamos mucha agua


mientras dormimos,

así que me hidrato muy bien,


temprano al despertar.

Luego, ¿qué hago?

Me lavo los dientes.

Me dirán, «Jim, ¿por qué cepillarse

hace bien al cerebro?»

Lo que se hace es lavarse


con la otra mano.
Está demostrado que usar
la mano no dominante

para comer o lavarse los dientes,

mientras el cuerpo se mueve,


¡el cerebro se pone a bailar!

Al lavarnos los dientes con


la mano contraria, se crean

más conexiones neuronales


dentro del cerebro.

Lo siguiente que hago son ejercicios


de respiración profunda.

Además de la hidratación,
otra cosa buena para el cerebro

es el oxígeno.

Muchas personas se cansan,


se aturden...

y ¿cómo combaten la fatiga mental?

Lo primero es llevar oxígeno al cuerpo.

A ver... el cerebro es apenas


un 2% del peso corporal, en promedio,

pero consume 20% de los nutrientes


y del oxígeno,

entonces es muy importante


hacer ejercicios

de respiración profunda.

En los programas
hablaremos de eso también.

¿Qué hago después en


mi rutina matutina?

Me preparo un té.

Yo lo llamo
«té para el cerebro».

Lleva centella asiática, ginkgo biloba,


melena de león,

tiene algunos ácidos grasos esenciales...

buenos ingredientes que estimulan


la concentración y la memoria.
Ahora, mientras me tomo el té, ¿qué hago?

Lo que hago es llevar un diario,

porque si queremos estimular


el poder del cerebro

es importante
tomar notas.

He creado todo un proceso


y les enseñaré

los mejores métodos de tomar notas


y hacer notas

para preparar un plan para


todo el día,

y también para que escriban


las cosas

por las que se sienten


más agradecidos.

Yo hago esta tarea de gratitud


en mi diario,

porque creo que el cerebro


realmente hace crecer la gratitud,

porque si no podemos apreciar las cosas


que ya tenemos,

no vamos a recibir
aquellas que tanto deseamos.

¿Por qué me dedico a dar gracias


por las mañanas?

Bueno, pongo en un pizarrón


las visiones,

metas y cosas
que deseo lograr;

pero también tengo uno de gratitud...

con aquello que más


agradezco en la vida.

Si de momento
quieren sentirse agradecidos,

simplemente vean todo lo


que tienen en la vida

y que el dinero no puede comprar.


La gratitud también es
buena para el cerebro.

Vi un artículo en la
portada de la revista Time...

sobre unas monjas extraordinarias que


habían vivido 80, 90 y más años, y

yo quería saber de dónde


venía su longevidad.

Una mitad provenía de su gratitud,


su fe emocional...

y la otra, con el hecho de que ellas


fueron estudiantes toda la vida.

Ambos factores combinados


son muy, muy poderosos.

Después de eso, estoy tomando


el té, escribiendo mi diario,

porque muchos genios


llevaron un diario...

Leonardo da Vinci, Einstein,


Marie Curie...

Todos estos diarios


que ahora quieren estudiar.

¿Acaso hay genios escribiendo diarios


porque son genios? ¿O es al revés?

¿Es acaso porque llevan un diario

que se convierten en genios increíbles


en su campo?

Cuando termino de tomar el té


y escribir en mi diario,

lo siguiente que hago son


unos ejercicios matutinos.

No es todo el ejercicio que haré


en el día, sino 3 o 4 minutos

de ejercicio de alta intensidad,


para estimular el ritmo cardíaco.

Porque lo que es bueno para el


corazón, suele ser bueno para la cabeza.

Y cuando acelero
mi ritmo cardíaco
lo que sucede es que
fluye más sangre hacia mi cerebro

y más oxígeno...

y eso es muy, muy importante.

¿Y qué hago después?

Me preparo un batido de energía


para el cerebro.

«Jim, ¿y qué es ese batido?»

Existen alimentos que


son muy buenos para el cerebro,

y les enseño a memorizar


esos alimentos.

¿Y cómo se hacen?
Pongo todo en la licuadora.

Le pongo, ciertas frutas


como blueberries...

Yo las llamo «fruta para el cerebro».

Hay otras como el aguacate,


excelentes para el cerebro.

Obviamente, la hidratación también.

Hablaremos de todos estos ingredientes


en otro vídeo.

Y mientras tomo mi batido para


energía cerebral ¿qué hago?

Me pongo a leer...

20 a 30 minutos al día de una


lectura específica,

porque los líderes


son lectores.

Me dirán «¡no puedo


leer un libro por semana!"

porque una persona promedio


solo lee uno o dos libros al año,

pero el Director de una compañía lee unos


4 a 6 libros al mes, ¿verdad?

Sería ideal leer


un libro a la semana.
Recuerden, primero creamos los hábitos

y luego los hábitos nos hacen a nosotros.

Hagan que su primera hora del día


sea de provecho a su cerebro,

y tendrán éxito el resto del día.

��RECIBE MÁS DE JIM KWIK


en mindvalley

mindvalley
SÉ PARTE DE LA COMUNIDAD��