Sie sind auf Seite 1von 2

¿Qué hago si me despiden del empleo?

A mucha gente les toma por sorpresa su despido del empleo y regularmente les afecta en casi
todos los aspectos de su vida por no estar preparados, quedando en una situación tan vulnerable
que cualquiera puede intentar aprovecharse de tal circunstancia y para evitar cometer errores al
ser despedidos, sugiero considerar los siguientes factores:

1. CALMA. Si se tenía la oportunidad de conservar el empleo o de conseguir una buena


negociación de la liquidación laboral, se pierde cuando el trabajador despedido se altera y deja de
atender lo que le conviene. Por otro lado, si el patrón es agresivo, es en la medida de su miedo, ya
que al despedir sabe que está adquiriendo un riesgo laboral, aún teniendo renuncia firmada,
entonces el empleado debe permanecer implacable frente a amenazas e inclusive insultos, a
menos que esté en verdadero peligro su integridad física y en tal caso, se abre la vía penal por
extorsión y privación ilegal de la libertad.

2. CALCULAR. El tema del despido finalmente se traducirá tarde o temprano en dinero contra la
firma de ciertos documentos que liberen a la empresa o patrón de responsabilidad. Lo ideal es
contar con un asesor que calcule la liquidación con varios escenarios de negociación y le prepare
una estrategia a la medida.

3. UBICARSE. Muchas veces el trabajador piensa que el mundo se le va a venir encima cuando
enfrenta un conflicto de trabajo con su patrón, ignorando que en realidad puede ser todo al revés.
Además es preciso considerar la posibilidad del patrón de pagar una liquidación completa, pues no
es lo mismo cobrarle a una empresa trasnacional que a la tienda de la esquina.

4. INFORMARSE. El hecho de contar con el consejo de un especialista es importante antes, durante


y después de cualquier conflicto laboral, hay detalles que la gente pasa desapercibidos, pero el
experto sabrá cómo manejar los riesgos de uno u otro lado.

5. ASEGURAR. No hay peor forma de negociar que con prisa, el proceso de negociación de la
liquidación laboral culmina con la entrega de lo prometido al trabajador y éste firma los
documentos que liberan al patrón de responsabilidad. Muchas personas son engañadas con la
promesa de liquidaciones cuantiosas y firman su renuncia por anticipado y luego no les pagan, por
eso, cualquier acuerdo debe respetar el famoso “dando y dando” para evitar abusos.

La mejor forma de afrontar un posible despido es con la mentalidad de dejarse guiar por el destino
y saber aprovechar las oportunidades que éste plantea, como en caso del propio despido, de otra
forma, vendrán las preocupaciones, el conflicto y las lamentaciones.

Finalmente es importante observar lo que reflejamos frente a un eventual despido, pues si se


muestra preocupación o coraje, el patrón podrá sacar provecho y desestabilizarnos, pero si
proyectamos seguridad, actuando con calma y siendo firmes, será muy difícil darle entrada al
abuso y en cambio, podremos dirigir la negociación, teniendo en cuenta varios escenarios
incluyendo el juicio, si no se da un acuerdo sobre la liquidación.

Autor: abogmelo